Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   3rd Mayo 2015, 01:41

Cuando preguntó por el traje me miré de arriba a abajo. La verdad es que el diseño de ese traje era impecable. Nunca se lo agradecería a Xavier lo suficiente. Inspeccioné con la mirada poco a poco los rincones, las texturas, los distintos materiales.
- Digamos que soy parte de esa gente que sale a patearle el culo a los malos. Me llaman Celsit ahí fuera.- y la miré con una sonrisa medio triste - Aunque puede que ahora mismo tenga una de ellos en mi sofá y le haya pagado la cena- había que reconocerlo. Mi trato con esa niña había sido ESPECIALMENTE peculiar. Primero, mi desconfianza, que en ella no había aparecido. Puede que porque en el único momento en el que podía haberlo sentido mi sensación de autorrepulsión me la nublara. Pero el caso es que no había aparecido. Luego el hecho de que... yo sabía que ahora tenía relación con... un... demonio. Pero me había protegido.... No sé. Estaba relacionada con los malos, pero se había comportado como una buena y no sabía lo que pensar.
Aunque si algo me impulsó a fiarme de ella fue el hecho de que midiera poco más de un metro. Pero no se me olvidaba lo que había visto en la tienda.

Y por lo visto a ella tampoco - No soy una elemental. Aunque así llamamos en mi otro trabajo a los que tienen el poder de controlar un elemento pero son como yo. - esperé a ver si había comprendido la frase, que venía a significar. "No, aunque los que son mutantes también y controlan un elemento reciben ese nombre por nuestra parte también" A pesar de que los definíamos así, conocía la existencia de elementales de origen no mutante, y pensé que ella se refería a ellos. - Soy una mutante. Y gracias a mis genes "defectuosos" puedo hacer cosas prodigiosas- Me planteé hablarle de la mansión pero... No quería involucrar más de lo que había hecho mi vida privada en el conocimiento de la pequeña. Tal vez les pusiera en peligro, y eso era lo único que quería evitar en ese momento. Por eso la abandoné en el pasado, sería muy necio fastidiarla ahora en una idiotez.

La comida reposaba poco a poco. Me levanté para agarrar la botella que había quedado encima de la mesa y beber el último trago. Tras comprobar que no me sentía tan pesada le acerqué la botella a Kim por si quería beber un poco y me quedé ya con los pies clavados en el suelo. - Cuando quieras, estoy contigo- dije limpiándome con el dorso del antebrazo una gota de agua que me caía por la barbilla.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   7th Mayo 2015, 21:51

- Hielo y fuego. ¿Hay algo más que sepas hacer? ¿Volar, o algo así? - pregunté, interesada.

Pero no porque quisiera hacerle una ficha completa. No necesitaba saber todo de ella, ni tampoco que me explicase sus poderes, pero si tenía alguna habilidad más, podría estar algo más tranquila respecto hasta qué punto tendría que protegerla esta noche. Porque sí, pese a lo que todos podáis pensar, era yo quien iba a protegerla a ella. Conocía a los mutantes, más de vista que de otra cosa. Había tenido encuentros con algunos, incluso había tenido algún mano a mano, pero distaban tanto unos de otros, con sus cualidades, sus poderes y sus habilidades, que decir que habías conocido a un mutante era tan genérico como si un humano te dijera: "¡He visto un animal!". Vale, tío. ¿Pero cual? ¿Un oso? ¿Una hormiga? ¿Un ornitorrinco? ¿Un unicornio? Como si fuera lo mismo un escarabajo pelotero que una ballena.

- Esta es la última advertencia que voy a hacerte. Tómatelo en serio. - le dije, adelantándome en sofá para que me colgaran los pies, dispuesta a levantarme en cualquier momento. La miré con gesto grave, uno de esos del tipo "He vivido mucho más de lo que debería,lo suficiente como para perturbar a un veterano de Vietnam" - Lo que vamos a hacer va a cambiarte, y lo hará para siempre. No quiero que te arrepientas a medio camino, porque ya será tarde. Si hacemos esto, tienes que estar dispuesta. Tienes que hacer lo que te diga, por mucho que creas ver, o que creas oír. Si quemo vivo a un hombre, tu no me detienes. Si te digo que degüelles a un bebé, lo degüellas. ¿Entiendes eso?- dije, clavando en ella una mirada de ceño levemente fruncido, de pura concentración. - Puede que tardes en volver a dormir. No te preocupes. Es algo normal. También es posible que tengas pesadillas durante un tiempo. Cuando esto acabe, procura no pensar en ello. Enciérralo en algún rincón de tu mente, si puede ser cerca de su nombre, de su cara, o de lo que has sentido cuando te ha susurrado al oído. Intenta verlo de tal manera que las dos experiencias vayan de la mano.- le aconsejé, al tiempo que me levantaba. Me puse delante de ella en un par de pasos y la miré desde abajo, como no podía ser de otra manera. - ¿Estás dispuesta?- Pregunté, esperando su afirmación. - Pues en marcha. - añadí en cuanto me la dio, directa a la salida.

------------------------

Ya era bastante de noche cuando salimos de casa. Bajamos por la escalera de incendios hasta un callejón anexo, y a partir de ahí nos movimos en la noche como dos ratones silenciosos, intentando evitar una manada de gatos. Si veíamos demasiada gente, parábamos y esperábamos en las sombras, hasta encontrar la siguiente por la que movernos. Corríamos en algunos tramos, íbamos de puntillas en otros. Así hasta alejarnos de la zona céntrica, buscando las calles de los suburbios. Yo tenía muy clara la zona, y también mi objetivo. Al llegar a un callejón resguardado, que lindaba con la calle de las prostitutas, me detuve en seco. Me asomé por la esquina, viendo a las primeras mujeres caminando mientras enseñaban el tanga, o se abrían las camisas para enseñar los pechos a los coches que pasaban por ahí con los faros encendidos (gente que no tenía que estar alli y primerizos) o apagados (clientes veteranos). Me volví a meter hacia el callejón. Hacía rato que me martilleaba la cabeza con la urgencia del encargo de Mephisto, y no creía que pudiera posponer su llegada mucho más. Miré a Celsit a los ojos y la cogí de la mano, andando un tramo para que se pusiera detrás de un contenedor.

- No se... tu quedate aquí, ¿vale? - le dije, apretándole la mano en un gesto de apoyo que me salió sin pensar.

Luego me alejé unos metros de ella y me quedé en el centro del callejón, de espaldas. Me sentía observada, y siempre que me transformaba en esa cosa, muchas veces ni siquiera era consciente. Tenía que intentar relajarme, y dejar que la voz de mi cabeza se hiciera más fuerte. Cerré los ojos y respiré con fuerza. Allí estaba, cristalina. Su voz, pidiéndome que hiciera algo por él. Tuve que concentrarme con todas mis fuerzas en no luchar, como solía, contra esa necesidad. Mi respiración empezó a acelerarse, al notar cómo se acercaba a mí. Me recorrió un escalofrío, y un sudor frío empezó a caerme por las sienes. Empecé a hiperventilar, y en un momento dado, cerré los puños con fuerza, se me escaparon algunos gemidos en la respiración como si fuese a empezar a llorar, y entonces...

- ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAH!- un grito en la noche, que al llegar al final, se distorsionó, volviéndose inhumano.

Con un estallido de fuego, que dejó ladrillos calientes, asfalto fundido, y calor a su alrededor, el espectro hizo acto de presencia. Llevaba el cañón de confeti transmutado a la espalda, unas botas con puntas de acero y pinchos, un tutú como el carbón, calcinado en algunas zonas, una chupa de cuero, y una cadena que atravesaba su torso desde el hombro izquierdo a la cadera derecha. Sus menudos huesos desnudos refulgían por el fuego que los envolvía, de una naturaleza muy distinta al que Celsit estaba habituada, y su cráneo lleno de magulladuras se giró hacia ella, con aquellas dos cuencas como pozos de brea, en los que si te metías demasiado hallabas la perdición. La miró largo rato, tras el contenedor de esquinas requemadas, y con un leve gesto de la cabeza, le indicó que se acercara. Puso el dedo índice sobre su sonrisa imborrable, como pidiendo silencio, y luego se asomó por la esquina de la calle. Esperó durante unos segundos, observando, y luego, su pequeño dedo enhiesto señaló a una de las prostitutas.

Cuando tomabas unos segundos para comprobar la mercancía de ese festival de la carne, te dabas cuenta de los defectos y virtudes de cada chica en concreto. Sin embargo, esa a la que el espectro señalaba, tomaba pronto distinción entre las demás. Su figura torneada habría estado a la altura de cualquier lumie de lujo, sin embargo, estaba haciendo la calle. En contra de las demás, llevaba un vestido blanco, ajustado, sí, pero que solo mostraba un generoso escote que dejaba entrever dos hermosos pechos morenos, como el resto de su piel. Una belleza poco habitual en estados unidos, de pelo castaño y oscuro, cejas gruesas, ojos profundos y labios carnosos, con un delicioso lunar en el sitio perfecto. Estaba maquillada y arreglada, pero en contrapartida, cuando la falda subía más de la cuenta, la recolocaba para insinuar, bajándola con cierto azoramiento inocente. Parecía buscar con la mirada, como si no fuera mas que una mujer en el lugar equivocado, que esperaba a alguien que debía recogerla. Un hombre con traje arrugado y corbata negra se acercó a ella y le acarició el codo. Ella le observó con cierto miedo en los ojos, que intentó disimular luego con una sonrisa. Tímida al principio, dejó que él la susurrara al oído. Luego asintió con la cabeza, obediente y le cogió del brazo, y ambos se perdieron en el interior de un callejón, alejándose de ahí a buen paso. Al llegar a una esquina, el hombre la subió a un coche, y aunque parecía reticente, aceptó, y ambos se alejaron de ahí.

El espectro se dio la vuelta, como si su objetivo no estuviera alejándose de allí a velocidad ascendente. Rebuscó entre la basura que había alrededor, y encontró algo que podía servir. Una tabla de planchar, le habían arrancado las patas y estaba partida por la mitad. Cogió las dos mitades y las depositó en el suelo. Miró a la mujer fijamente, y luego señaló la tabla, dejándole entender que se subiera encima. Cuando lo hizo, se subió a continuación, y con una oleada abrasadora, la materia se transformó, juntando los trozos, carbonizándola, y dibujando en su superficie calaveras que parecían moverse y chillar, imbuidas por el tipo de color azul propio de las llamas naturales. La tabla de surf se elevó suavemente, unos centrímetros del suelo, impulsadas por lenguas de fuego que parecían provenir de la parte trasera inferior de la tabla. Tras unos segundos que utilizó para comprobar su estabilidad, el jinete dobló las rodillas, y al inclinarse hacia delante, de un acelerón salieron propulsados del callejón, y elevando la parte delantera de la tabla, tomaron el giro que les permitía iniciar la persecución de quien, a los ojos del fantasma, era a todas luces un culpable.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   13th Mayo 2015, 20:48

¿Tanta disposición tenía que ofrecer? La expresión de descuartizar a un bebé sobró en aquel diálogo. De hecho me hizo sentir todo lo incómoda que podía después de todo lo ocurrido. Entonces un rápido análisis se me pasó por la cabeza. Mi vida había sido demasiado intensa. ¿De verdad necesitaba eso? ¿No sería de soportar en mi conciencia el peso de un deseo? Y recordé esas manos y esa...voz..
Debía ir.

Tal vez tuviese que hacer cosas horribles. Pero prefería morir siendo yo que traicionarme para no vivir mal. Haría lo que me pidiese, pero lo haría a mi manera. Y eso en ningún lugar conocido era traición sino costumbre. Me puse la capucha, guardé un poco de chocolate en uno de los compartimentos de mi cinturón y abrí la puerta cerrando detrás de mí. Aquella noche tocaba volver por la ventana.

A medida que caminábamos el terreno era más hostil y descorazonador. ¿En serio esta gente estaba así? ¿Por qué no acudían a fundaciones o asociaciones que les echasen una mano? No era tan ingenua como para pensar que había un sitio para todos pero sí para pensar que había otro modo de vida. Vagabundos, pobres, prostitutas, traficantes y chulos reinaban nuestro entorno. Desde luego no es un sitio donde una niña debiera ser corriente. Aunque después de todo lo acontecido con esa chica... No sabía lo que pensar. Aunque mi modo de actuar tomó su propio camino cuando la pequeña me observaba, empática y consolándome. ¿Ella a mí? Esa situación no era tolerable. Yo estaba en la patrulla X. Yo salvaba gente, no me dejaba asustar. Yo no era así y no lo sería nunca más.
Desde entonces estuve mucho más pendiente a mi expresión facial. Después de eso obedecí a la pequeña y esperé en el contenedor que me acompañaba con un dulce aroma a vino camuflado por unos cuantos pescados podridos.

Entonces tuve la oportunidad de contemplar en alta definición lo que hace unas cuantas horas. No quería creerlo, o más bien intentaba engañarme, pero después de eso mi estúpido intento de autoconvicción se vió en una amenaza. TENÍA que creerlo. Era una necesidad de supervivencia y no tenía más remedio ni otro sitio por donde cogerlo. Las ropas, el rostro, la voz.... Tortita ya no estaba. Ahora sólo un amasijo de huesos, cadenas y fuego me miraba desde lejos. Sentí un profundo pesar en mí. Era como mirar al juez del mismísimo satanás. Sentía cómo todo por lo que alguna vez me sentí culpable me volvía a recorrer la mente escena tras escena.
De mi trance de culpabilidad me sacó el gesto que hizo, llevándose sus falanges desnudas hacia donde debían estar sus labios, indicando silencio. Agité la cabeza, como si sirviese para alejar los malos pensamientos, y me acerqué agachada y veloz pero sin hacer el más mínimo ruido.

Sólo hubo dos segundos desde que me puse a su lado hasta que me señaló a una prostituta, pero me pareció tiempo suficiente para observar de cerca cada cicatriz de su cráneo y comprender, que este mundo era de caramelo para ella en comparación a todo lo que habría pasado...

Me pareció sorprendente la capacidad de calma que aparentaba. Me señaló a aquella pequeña prostituta, luz de un vertedero, que se marchaba impotente en el coche de un hombre que seguramente la despreciase. La calma con la que actuaba ella era increíble. La vió marchar sin inmutarse, controlando la calma y el plan en todo momento.
Lo que pasó a continuación me hizo sentir como cuando le enseñaba a un mutante las cosas preciosas que podía hacer con mi poder. No sólo valía para ser "heroína". Los poderes son parte de un ser humano, y estos sonc apaces de cosas increíbles. La pequeña hizo una jodida tabla de surf de una de planchar... Era PERFECTA y LEVITABA. En fin... Quién pudiera.
Yo, inevitablemente, desconfiaba. ¿Quién no lo haría en esa situación? No tenía otra opción y ya había establecido relación con la niña. Pero no con eso.
No abrí la boca en ningún momento, obedeciendo a la necesidad de silencio que me daba el...la... ¿calavera? Bueno...Eso.
Me subí, di pequeños botes sobre mis rodillas para comprobar la resistencia y me agaché, agarrándome de los bordes. Aparte de que se ganaba estabilidad, seguiría los giros mucho mejor. Era increíble que pudiese hacer cosas así, y que pilotase de tal manera un medio de transporte que ni existía.

Al principio me desestabilicé, no caí pero tardé en controlar el equilibro. Luego recordé una de tantas técnicas de circo. Abdomen activo, hombros alineados y rodilla izquierda al pecho. Controla el equilibrio con los brazos...Eso es...
Nos íbamos acercando al coche y poco a poco pensé en cómo podía ayudar. Había que detenerlos o seguirles y pensé que si les seguíamos, seguramente implicase un hotel, lo que significa civiles, que se traduce como inocentes y se lee "gente que no se lo merece". Así que cuando el coche dio un giro, y lo único que le quedaba era una línea recta hacia el descampado de un desguace, toqué mi mano de forma intermitente al suelo para no quemar las yemas contra el asfalto y fui congelando todo lo rápido que pude el suelo que pertenecía a las ruedas de la parte trasera del coche. Mi intención era que el coche perdiese el control y acabase en el descampado, pensé que de esa forma no volcaría y nadie saldría herido y así fue.
Un volantazo a la izquierda, otro a la derecha y el coche continuó haciendo eses en un callejón que llevaba al desguace. Con ruidos repetitivos y vibrantes pasó del asfalto a la tierra empedrada mientras aplastaba algunos secos hierbajos de camino. El coche se detuvo, acompañado de unos cuantos gritos de maldición y una de las puertas de aquel coche se abrió.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   13th Mayo 2015, 22:36

El seguimiento fue directo. Rápido hasta tal punto que nadie pudo percatarse del causante de la estela de fuego que aparecía a su paso, y que poco a poco se consumía, dejando tan sólo una marca quemada en el asfalto. La mutante tuvo la suerte de concentrarse en mirar hacia la tabla mientras procuraba encontrar el modo de mantener el equilibrio, pues seguramente si hubiera intentado observar hacia los laterales, se hubiera encontrado una masa informe de borrones que pasaban a toda velocidad. Se había librado de un buen mareo, aunque es posible que sus cualidades circenses le ayudaran también a mantener el mareo a raya. Sacando una de sus manos, y dando toques leves al asfalto, consiguió producir un derrapaje al coche que lo sacó de la carretera y le obligó a detenerse en un descampado. Ambas sobre la tabla se precipitaron siguiendo la estela de polvo que había dejado el coche. Se oyeron maldiciones y una de las puertas del coche se abrió, dejando entrever un pie. En el momento en que ellas descendían de la tabla, el jinete acariciando suavemente su superficie con sus falanges desnudas mientras ésta aún levitaba, y las calaveras parecían titilar expectantes, se hizo el más absoluto silencio.

La calavera llameante, impertérrita, contempló aquel pie detenido en un avance que en inicio parecía imperioso. Se oyó un solo susurro, y el pestilente poder demoníaco se dispersó por todas partes. La puerta del coche se cerró con una fuerza que a punto estuvo de levantar el coche, arrancando de cuajo la pierna a medio sacar, cercenándola a la altura de un tobillo sangrante que quedó sobre el suelo. El coche comenzó a botar con salvajismo, no el tipo de movimiento que podrían haber sufrido los amortiguadores con algo como el sexo. Golpes, gritos terribles, todo en menos de un instante. Un grito desgarrador, de hombre.

El fantasma no aguardó ni un instante. Levantando su mano derecha, de la que salió despedida una cadena que se clavó en la puerta, tiró de ella arrancándola de los goznes como si aquello no hubiera sido más difícil que arrancar la hoja de papel de una libreta, salió despedida y calló tras ellas con un estruendo metálico.

No le hizo falta insistir para que la criatura saliera de su escondrijo. Un rostro horrorizado y demacrado de hombre se veía apoyado sobre el cabecero del asiento del conductor y dirigía su mirada hacia las dos mujeres preparadas para librarle del sufrimiento en que se había visto inmerso. Le habían arrancado la ropa, y su torax había sufrido varios arañazos profundos. Sobre su cuerpo, frenética, rebotaba la figura de la mujer desnuda de la prostituta morena. Estaba salpicada de sangre y parecía mantener un incesante corcoveo de caderas propio de la penetración. El hombre no la miraba, observaba a las dos mujeres con los ojos ausentes, embrujado por el encanto de la demoníaca criatura. Ella comenzó a gritar, pero en lugar de hacerlo cercana al clímax, como cabría esperar de la situación que aparentaba, lo hacía como si sufriera de una intensa necesidad, que automáticamente se convirtió en ansiedad y pronto en angustia. Giró solo un instante su rostro para mirar a las intrusas, y clavó sus manos en el rostro de él, atravesando carne y hueso, haciendo que él pusiera los ojos en blanco. Todo aquello sucedió en menos de un par de segundos, que fue lo que tardó la reacción de sus perseguidoras.

El vengador fantasma dirigió una de sus cadenas hacia ambos cuerpos, los rodeó y constriñó, arrastrándolos hacia fuera del coche dejándolos a unos metros de ambas. Arrancó el asiento y con él a ambos cuerpos, pero nada hizo que se separaran ni que se detuviera lo que para cualquiera habría supuesto la clara observación de un coito, sin embargo, aquello distaba mucho de ser lo habitual. La imagen ante sí era tan sólo una pequeña muestra de hasta qué punto podía algo como el sexo distorsionarse cuando quien participa de él es un demonio. Inmovilizada por la cadena, no cesó sus movimientos, e incluso intensificó su proceso de deglución, utilizando para ello los arañazos del torso de él, que le brindaban la sangre que ella absorbía por la piel, al contacto con su pecho. La calavera en llamas continuó atrayéndolos, dispuesta a acabar con la demonio mientras aún estuviera alimentándose. Él se condenó al no salir del coche cuando tuvo la ocasión. No había modo de salvarlo. Nada detiene a un súcubo cuando ha empezado a comer.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   14th Mayo 2015, 00:44

Para mi sorpresa, el golpe seco de la puerta al cerrarse incluía un crujido y ruido húmedo. Sangre, hueso roto. En efecto opuesto a paralizarme, aquello me hizo entrar por completo en la mentalidad de misión, y comprender que requerían de nuestra ayuda. La pequeña se puso en marcha mientras yo observaba la situación. Fue muy rápido y reaccioné acorde a los reflejos de la pequeña. Ambos cuerpos se encontraban ahora llenos de sangre, tierra y polvo, y parecía no importarle a la bestia que debíamos... ¿capturar? ¿matar? No lo sé, pero entre el aroma a sangre, los berridos de aquella asesina histérica y el hecho de que muriera un inocente, o lo que parecía un inocente me estaba volviendo loca. Corrí hacia el cuerpo casi en convulsiones de la prostituta, apoyé mi mano en su cabeza y en cuestión de un segundo el grito cedió. El frío saliendo de la palma de mi mano se condensó en la melena y el rostro, casi desfigurado de esa mujer, provocando una gran bola de hielo imperfecta alrededor de su rostro. Hielo puro, macizo y madre, alrededor de lo que era el origen de los gritos de esa histérica. Me incliné tras comprobar que no se movía en unos segundos y le congelé también las manos sangrientas, empapadas en sangre de su víctima que también se derramaba por el pecho de el hombre. Me incliné hacia él sin perder de vista la mirada de la mujer, ahora fría, apoyé dos de mis dedos sobre el cuello del hombre, me separé, miré a la calavera y negué con la cabeza un par de veces.

- Perdón por mi "novatismo" pero... ¿Qué hacemos ahora?- y miré a las cuencas de la calavera a la que poco a poco me iba acostumbrando. No hace falta que diga que de una adorable niña asiática que viste muy mona y se hace llamar como un postre lo ÚLTIMO que te esperas es que sea el guardián del diablo....

Me quedé pensando sobre la posibilidad de tener que volverle a ver. Debía ser fuerte pero... El pecado era el pecado.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   18th Mayo 2015, 22:21

La chica reaccionó con admirable rapidez, y antes de que el fantasma vengador pudiera hacer ningún tipo de movimiento más, se lanzó contra la pareja. Escarcha brotó del rostro de la criatura y también de entre sus manos, deteniendo en seco esas secciones de su cuerpo, a pesar de lo cual, sus caderas continuaron corcoveando sobre las del hombre muerto. Era difícil creer que una vez así, él mantuviese una erección, pero así era. El poder demoníaco así lo facilitaba cuando se trataba de seres que basaban su predación en la lujuria. Como respuesta a la pregunta de su improvisada acompañante, en un movimiento de la cadena el jinete empotró ambos cuerpos contra la estructura del coche, con un golpe tan brutal que aboyó el vehículo como si hubiera estado hecho de papel. Eso detuvo los movimientos de la súcubo, pero no por haber conseguido acabar con ella.

Incluso con aquel tremendo golpe, el sonido de desgarro dió comienzo a la segunda parte de su ritual alimentario. La pelvis del hombre fue literalmente arrancada por una sección de espinas que la antinatural mujer de cabeza congelada hizo brotar de su sexo, salpicando de sangre el perímetro y mostrando la estructura de sus entrañas y sus músculos, desprendidos de los huesos a los que naturalmente deberían haber estado unidos. Tragó con un inquietante sonido, y volvió a la carga, arrancando esta vez el hueso de la cadera, partiendo al hombre en dos. Una vez se desprendió de su presa, la cadena se destensó, y con un rápido movimiento la mujer dobló su cuerpo en extrañas posiciones librándose del agarre. Se colocó boca arriba, sustentada hecha un arco hacia atrás, apoyada sobre pies y manos, y alzó la cabeza de un modo que un cuello humano jamás habría permitido, trepando por el arrugado coche. El hielo de Sasha se había quebrado con el golpe, y aunque el proceso le había hecho perder dos dedos de una mano, uno de otra, y casi la mitad del cuero cabelludo, la criatura no se detuvo. Inclinó la parte baja de su cuerpo, agarrando con esa extraña dentadura la porción mas grande del hombre que aún le quedaba al alcance, y se alejó de allí a una velocidad apenas perceptible para ambas, esquivando el segundo lanzamiento de una cadena llameante por parte del Ghostrider.

- Porqué no se lo come...- gruñó lúgubre la calavera, entre dientes. Subió de nuevo a la tabla en llamas, esperando a la mujer, y comenzó a avanzar a la carrera sobre el rastro del demonio. No le sería difícil localizarla por toda la sangre que desprendía el medio torso. - Sólo hay un motivo por el que un súcubo no acabe la comida. Crías. - Ejecutaron un giro, encontrando aquel cuerpo que trepaba entre los accidentes de terreno, basuras y restos del descampado. Como una araña de cuatro patas buscando el amparo de la oscuridad. - Mantente alerta.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   19th Mayo 2015, 19:24

Tras mis inútiles esfuerzos por hacer que eso parase, comprobé que estaba jugando con algo que quizá se me hacía grande. A lo que yo estaba acotumbrada a enfrentarme solía parar si les congelas la cabeza. Y entonces un crujido húmedo rebotó en mis oídos. Dios.... qué asco...
La peste a sangre, sus movimientos, las posiciones. Podía notar poco a poco cómo se me revolvía el estómago.

Antes de que pudiera hacer nada, la calavera estampó ambos cuerpos con la puerta haciendo que el hielo se resquebrajase y varias virutas de chapa saliesen desperdigadas aparentemente sin herir a nadie más que a ella. Pero no paraba. No podía quitar la vista de sus caderas, ese vestido blanco ahora plagado de carmesí. Se revolvía sobre su propio cuerpo sin ningún pudor, en el ángulo en el que se estaba colocando pude ver esos... dientes desagradables que podría haberme ahorrado conocer. Su cara apuntaba directamente a nosotras y estaba completamente retorcida.

- ¿Por qué n-- se me atragantó mi duda antes de poder seguir. Notaba cómo la lengua me tiraba hacia atrás. Oh mierda. Nonononononono. Por favor por favor por favor....

Miré a un trozo de asfalto sin nada. Sólo las piedras que lo componían intentando no concentrarme en el olor y pensando en otra cosa. Fracaso total. Mi garganta se calentaba, tenía la boca seca y mi lengua parecía haber sufrido de rigor mortis. Me llevé una mano al estómago intentando concentrarme.

- Un segundo, intento no vomIUMP- rápidamente calenté mi cuerpo por dentro, haciendo que la comida se quemase y abrí la boca para que el humo saliese. En cuestión de segundos no quedaban náuseas, ni agonía por el vómito. Había conseguido ahorrármelo aunque dudé mucho que el recuerdo estuviese ahí por poco tiempo.  

Me monté a la tabla echando aire por la boca, aún con ligera humareda y asentí a.... ella.

- Lo siento. No estoy acostumbrada a ver esto todos los días. Me han hecho perder parte de una pizza y el sabor que se me queda es repugnante. Esto no va a quedar así...- dije mirando el rastro que había dejado, con una mancha ligeramente borrosa al fondo que se movía alejándose de nosotras. - Supongo que ahora no tengo nada que perder, dale caña- y me volví a agarrar para mantener el equilibrio.

A medida que avanzábamos me mantuve alerta a mi alrededor, buscando más movimiento aparte de nuestra presa. No sabía cuántas crías puede tener una de esas ni con qué. Mejor estar MUY atentos. Uno de los cacharros que ella saltó era un guardabarros de metal y alargué la mano, con cuidado de no desequilibrarnos por el camino y me cargué al hombro la pieza. Seguramente me sería de utilidad.

Era la mejor pizza del mundo.... Me cago en la puta.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   24th Junio 2015, 01:20

Esa mujer tenía por fuerza que haber tomado parte en situaciones de peligro anteriores. Resultaba imposible imaginar que un civil no sintiera náuseas ante la imagen de un pie amputado de cuajo, o la idea de una mujer fornicando con un cuerpo muerto. Su intento de vomitar distrajo durante un instante al Ghost Rider, lo cual facilitó la huida de la criatura. Como si tuviese un horno interno comparable al del Fantasma de la Venganza, de su boca brotó una humareda espesa que delató lo que había hecho para evitar que su cuerpo expulsara lo que había ingerido. La calavera no mostró alteración alguna. Se mantuvo en silencio mientras esperaba que la chica tomara una decisión, que fue automática. No tuvo intención de parar o rendirse. Subidos de nuevo a la tabla, se lanzaron en persecución del demonio que a pesar de su extraña complexión, marchaba a gran velocidad.

Durante uno instantes lo único que fueron capaces de oír fue el sonido generado por sus propios cuerpos al cortar el aire, pero segundos después, una nube de siseos comenzó a perseguirlos. El esqueleto ejecutó un giro arriesgado, apartándose del camino más sencillo, al tiempo que una extraña nube de criaturas se abalanzaba por el rumbo que momentos antes habían llevado. Si no se hubieran apartado del camino, habrían sido engullidos por aquella extraña neblina que ahora resonaba con la fuerza de cientos de sonidos secos, como taconeos de varios tacones de aguja. Se detuvieron a una distancia prudencial, suspendidos en el aire, mientras cientos de criaturas formaban un diminuto mar negro entre los pliegues de metal de los coches apilados entre ellos, deslizándose siguiendo el rastro de la sangre que su madre había dejado al arrastrar la presa hasta su nido.

- ¿Has visto alguna vez un pez abisal?- el tono era severo como si estuviera dándole la clave para conservar la vida - Eso no es una cabeza. Sólo lo parece. - expresó, escueto como solía. No era más que un cebo. Sólo eso. - Apunta al abdomen. Déjate guiar por donde tengan los dientes. Procura evitar sus púas. Se clavarán en tu carne. - fué su única advertencia, antes de iniciar de nuevo el descenso.

Pasearon sobre aquel banco de crías de súcubo que continuaban corriendo tras la madre, como un pequeño ejército. La estela de la tabla quemó a algunas de ellas, produciendo un chillido en la noche comparable al de un centenar de gatos al ser atropellados. El resto de crías los contemplaron, esquivaron e iniciaron una acción evasiva que incluía huir entre los rincones, separarse y tratar de lanzarse contra ellos de vuelta, dispuestos a clavarles las enormes mandíbulas. Por su corta edad, aún eran incapaces de alimentarse por sí mismos, ni tampoco tenían capacidad suficiente como para utilizar el poder que, desarrollados, les ayudaría a pasar desapercibidos. No sabían como funcionaba aún su camaleonismo, ni podían hacerse pasar por una presencia humana. Mucho mejor para su improvisada acompañante. Seguro que tendría muchos menos problemas en matar, ahora que parecían un enjambre de monstruos dispuestos a devorarla.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   5th Agosto 2015, 00:02

El aire me golpeaba la cara y me obligaba a entrecerrar los ojos. Miré la nuca huesuda de... Dioses, aún no sé cómo llamarlo.
De ella.
Me daba escalofríos aún. Pensar que una niña de la calle tenga trato con demonios y le hagan esto... Pero a la vez pensar de lo que ella era capaz me hacía tener sentimientos encontrados... Más que encontrados boxeando entre ellos.

Un silbido extraño me vino desde atrás, lo justo para poder ver un grumo inmenso de cosas que nos perseguían. Era como una manada de agujas y punzones enmarañados contra nosotras.
Nos detuvimos, había que pensar rápido de nuevo. Ante su pregunta simplemente asentí, concentrada en lo que venía. Parecían aliens sacados de la peli más cutre de terror... Pero daban mucho más asco y miedo. Y cuando quieren devorarte ya es el clímax.

Agarré en cuanto nos pusimos en marcha un cubo de latón abandonado que había en uno de los callejones, lo prendí en llamas y lo tiré con fuerza contra el suelo, detrás nuestra. Vi sus cuerpos de molusco rebotar en pedazos ardientes mientras soltaban chispas. Bien, no parecía tan difícil. Sólo tenía que perder el control. Cerré los ojos, suspiré hondo y me concentré.
Acostumbrada a la pastelería, a las misiones, a mi día a día... Había aprendido a controlar mi poder, lo que en parte suponía forzarme, ya que mi verdadero poder es activar la temperatura extrema. ¿Pero ahora? Ahora podía tocar sin miedo. Aunque parecía una locura, hundí mi mano en esa marabunta mientras conducía ella. A medida que notaba los roces y algún corte en la mano, cada cría que yo tocaba ardía en combustión espontánea al contacto conmigo. Cuando llevas una vida normal cuesta mucho recordar que eres un arma de destrucción masiva...

Y mientras veía esos monstruos arder, un pensamiento me surcó la mente. ¿Qué pintaba yo en todo eso? ¿Por qué estaba sufriendo eso? Dijo que me ayudaría a olvidarme del demonio y lo único que estaba haciendo era distraerme y meterme con ella en una de SUS obligaciones. No tenía pinta de llegar a ningún sitio, y empezaba a cabrearme.

Pero por el momento mi vida corría peligro, y sería mejor concentrarse.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   6th Agosto 2015, 13:32

Las crías de súcubo tenían un hambre atroz, y bien sabían que por su gran número, no todas comerían de la presa que la madre les iba a facilitar esa noche. Esas criaturas eran como cucarachas, criaban deprisa y se alimentaban sin importar su parentesco. De hecho, en caso de hambruna, no serían las primeras ni las últimas que utilizarían la carne de su madre como alimento. En la parte posterior las crías fueron siguiéndolos con rapidez, y de frente, a medida que se acercaban, brotaron nuevas nubes de esos bichos que les obligaron a meterse en una especie de nube. Con una detonación, el fuego del Ghost Rider comenzó a propulsarlos con aún mayor velocidad, quemando los que quedaban bajo la tabla, mientras la mujer detrás hacía lo propio con otras. Los pequeños gritos agónicos se suspendieron en el aire viciado, mientras el humo se acumulaba. Olía a carne quemada, tal como si hubiese sido humana. Tomo aliento y cargó la boca con una bocanada de fuego infernal, que se expulsó en forma de lengua de fuego, haciendo espacio para que pudieran ver y maniobrar por donde iban.

La madre entró en el campo de visión en ese mismo momento, reptando entre el metal. Alargando el brazo hacia delante, de la palma de hueso blanco salió proyectada una cadena con un garfio, que se clavó en la carne, justo en el cráneo falso de la criatura, produciendo el dolor suficiente como para que chillara, y así, soltase los restos del cadáver. Las crías se sintieron naturalmente atraídas hacia la carne, y olvidaron al objetivo potencial sobre la tabla para volcar su voracidad en el cadáver que había arrastrado hasta ese momento. El súcubo chilló, y dejó atrás a las crías, tratando de esconderse, pero el Ghostrider comenzó a tirar de él. Al verse arrastrado, rotó sobre si mismo, desencajando el brazo del Fantasma Vengador, con un crujido terrible. Con los apéndices afilados trató de quebrar la cadena, pero no fue capaz. Con un nuevo crujido, el brazo se encajó en su lugar natural, y ayudándose con las dos manos, empezó a recoger la cadena, haciendo que el súcubo colgara de ella.

La tabla comenzó a desestabilizarse mientras el demonio trataba de liberarse de su atadura. Tras recorrer una sección de terreno que los alejara de las crías, la criatura optó por aferrarse firmemente a algo, enganchó dos de sus apéndices, clavándolos en el metal de la caja de un camión como si fuera de mantequilla, y eso les hizo detenerse en seco. Estuvieron a punto de caer, de no ser porque la tabla se suspendía de manera sobrenatural con fuego infernal.

- Vamos a acabar con esto. - añadió la calavera bajando la tabla hasta el suelo y cediéndole la cadena. - Inmovilízalo. - ordenó, mientras se acercaba a la criatura, y la tabla volvía a convertirse en dos trozos de tabla de planchar, con un fogonazo. La criatura chillaba, mientras un líquido parduzco y coagulado brotaba de la herida de su cráneo. Pronto sería el momento para ella de entenderlo.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   13th Agosto 2015, 18:20

El chispazo que provocó el fuego de la calavera y el mío me cegó durante un momento, pero aun así, al girar el rostro pude ver la nube de humo y la carne derritiéndose de esas criaturas infernales. Giré el rostro y hundí mi nariz en mi hombro intentando inútilmente que no me llegase el olor que, de no ser porque no me quedaba nada, me habría hecho vomitar. Aún antes de poder concentrarme en el repugnante aroma, tuve que prescindir de mis manos para taparme los oídos. Los cientos de chillidos de las crías eran soportable. Eran tantos que lo acababan convirtiendo en sonido ambiental, pero la madre... Supe que lo era simplemente antes de verlo. Predominaba en todos los sentidos por encima de las crías. Me giré y vi la calavera enganchando con un garfio encadenado el cuerpo de lo que quedaba de la prostituta, ya desprendido del cadáver humano.
Se revolvía, se removía y gritaba, gemía.. No paraba de resistirse.

Era el mundo de ella, yo ahí no podía hacer otra cosa salvo esperar a recibir algún tipo de instrucción. Era totalmente desconocido para mí. La tabla se movió en algunas ocasiones de ocasiones y luché con éxito por mantener el equilibrio. Era todo en lo que me podía concentrar.

Finalmente, tierra firme, se me hizo extraño no seguir levitando y me pareció que tenía pesos en los pies al recolocarme. Me levanté volviendo a colocarme la capucha y agarré la cadena que conservaba una sensación cálida. Le di un par de vueltas con cada brazo, viendo lo que le había ocurrido a ella, para evitar que me los desencajase. No me preocupé por quien llamaba "tortita", la calavera tenía marcas de disparos y parecía no sentir dolor, imaginé que un brazo roto debía ser lo mismo. Sostuve firme, haciendo fuerza con los hombros, mirando a la criatura que se aferraba a la vida desesperada. Siempre pensé que sentiría pena en situaciones así, y me sorprendí a mi misma al ver que no. Que sentía que estaba haciendo lo correcto. Me volvió a la mente todos los olores, las sensaciones y.. las voces que había oído aquel día. Era lo correcto, definitivamente.

Al fin, la orden que estaba esperando. Simplemente cumplí con lo que se esperaba de mí. Ella debía actuar. Para asegurar la inmovilización de la criatura empecé a congelar la cadena con una capa de hielo bastante importante. Eslabón por eslabón se petrificaba la unión entre el bicho y yo hasta que llegó a la base de su cabeza, donde de nuevo sentiría el frío impidiéndole el movimiento.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   3rd Septiembre 2015, 09:46

La súcubo quedó inmovilizada mientras exhalaba un nuevo grito, esta vez de terror. que le atravesaran el falso cráneo sólo era un problema menor para ella, pero cuando se supo inmovilizada, presintió lo que se avecinaba. Resbaló de la caja del camión cayendo al suelo, y tratando de arrebujarse contra el metal. Sus patas intentaron hacer fuerza, rascando el suelo, levantando la tierra y moviendo algunos restos metálicos, como intentando entrar por debajo, pero su cabeza estaba inmovilizada, y no podía desprenderse de ella sin un tremendo dolor, y sin quedar lisiada de por vida de un modo que le dificultaría en gran medida alimentarse. Buscaba desesperada una solución que no llegó.

- Hagas lo que hagas, no dejes de mirarla. - dijo, sin separar apenas los dientes. Sasha estaba a punto de cambiar para siempre, a un precio muy alto. La calavera sujetó a la criatura, con aquella extraña forma humana aún, mientras se acercaba a ella.

Para los seres avernales, cuyo camuflaje es sinónimo de supervivencia, renunciar a él es como pedir que extirpen una parte de sí mismos. Sería lo mismo que pedir a un espía que se dejara leer la mente. Para aquellos que no comparten la misma necesidad suena a algo absurdo, pero el motorista fantasma se veía inmerso en ese tipo de situación, y comprendía muy bien lo que estaba a punto de obligar a hacer a esa criatura. Acercándose a ella, afianzó los pies en el suelo, apretó las falanges y la contempló con las cuencas vacías.

- Quítatela. - le dijo simplemente. El súcubo le dirigió un gruñido amenazados desde su boca inferior. Trató de emplear algún tipo de táctica para amedrentarlo, que consistía en mover los apéndices hacia él, como si fuera a pincharle, pero en su situación, no era más que algo desesperado. - Quítatela. - volvió a repetir, haciendo que el súcubo respondiera con un grito. No hacía falta comprender el idioma que usaran esas bestias. De alguna manera, ese último chillido quería decir "Antes la muerte". La mano del Ghostrider apuntó entonces hacia la criatura, y de ella, salió proyectada una oleada de fuego que quemó a la mujer, envolviéndola en llamas tenues. La criatura aulló de dolor, pero el motorista controlo la llamarada para que no se quemara hasta las cenizas, si no controlarla en su nivel de resistencia. Lo justo para producirle un dolor insoportable que no la mataría. El fantasma era un vengador, un equilibrador. Sus sentencias eran claras a la hora de ejecutarse. Era la primera vez que torturaba a una criatura. - ¡QUITATELA!- sentenció, con un tono que recordaba la campana mas grave del día del juicio final.

Después de estertorar durante unos segundos, la criatura se rindió. Con un lamento profundo, se tendió sobre el suelo, y su piel comenzó a quemarse, haciendo ascender ceniza, como si estuviera hecha de papel. A medida que la magia de su cobertura se deshacía, el fuego que la hacía sufrir se extinguía, dando lugar a su verdadera imagen. Una nube de vapor sin olor alguno se desprendió de su cuerpo, cubriéndolo de su vista. A medida que se fue disipando, su forma real empezó a aparecer. Sus partes visibles recordaban al cuerpo humano, sin embargo no había orden en ellas, su estructura distaba mucho de ser la correcta. Entrañas expuestas, huesos abiertos apenas cubiertos de piel, creando extraños pétalos, como si de una flor retorcida se tratara. Desde luego, si existía un Dios allí arriba, no deseaba que algo así sucediera. Pero lo más perturbador eran las cuencas de sus ojos. Antes llenos de placeres y seducción, ahora solo había en su fondo vacío un brillo intenso. Uno que Sasha fue capaz de reconocer en el mismo instante en que lo vio. Ese resplandor violáceo la hizo sentir un deseo hueco, dormido, y recuerdos de un hombre que acarició su pelo por la espalda, pero a su vez, sus ojos se daban cuenta de que aquello no correspondía en modo alguno con la realidad. Como mucho, le permitía reducir la náusea hacia lo que veía. Esos ojos vacíos le prometían aventuras, diversión, pasiones prohibidas. Casi... Conseguían hacerte lamentar su muerte. Pero sus propios ojos y su razón la mantenían convencida de que lo que veía no era mas que un monstruo. Algo terrible que jamás debió haber existido, que provenía del lugar mas terrible y enfermo de la creación. A medida que su forma se extinguía, el cuerpo de la criatura continuó cambiando. Sus facciones humanas empezaron a desaparecer. Sus ojos quedaron reducidos a dos puntos rojos, carentes de sentimiento, su piel se volvió de color pardo, y sus dientes se afilaron. Toda su humanidad quedó reducida a la nada, y entonces, no hubo arrepentimiento. No hubo lástima. Sólo repugnancia. Sus extremidades se alargaron y reblandecieron como si no fueran más que músculo elevado a fuerza de voluntad, y mientras continuaba desangrándose y el líquido parduzco encharcaba el suelo, mirando hacia ellas soltó su último aliento. Una de sus extremidades se levantó, y cayó, salpicando en su sangre. Luego no volvió a moverse.

- ¿Lo entiendes ahora? - musitó la calavera, volviendo hacia donde se encontraba la mujer, recogiendo el garfio, y reventando en el proceso el falso cráneo de la criatura, haciendo que poco a poco se convirtiera en ceniza. La capacidad de seducción de los demonios siempre se caracterizaba por ese aura, esa especie de brillo en sus ojos que hacía garantías de satisfacción de todo lo que aquel que miraba pudiera llegar a imaginar. Pero ahora ella sabía que en realidad, aquello no existía. Dentro de esos ojos, no había nada. No había empatía, ni humanidad, ni sentimiento alguno que pudiera hacer realidad cuanto prometían. La imagen se clavó en las retinas de Sasha, y se introdujo en su cerebro, grabada con fuego. - Cada vez que le veas, recordarás esto. Cada vez que sientas ese poder, el horror te ayudará a mantenerlo bajo control. no puedo prometerte que consigas superarlo, pero tu guardia ante ÉL jamás volverá a estar baja. - dijo mientras volvía a mirar al extinto súcubo, ahora una nube de polvo entremezclada en el suelo. Sus crías se extinguirían sin su madre. No podían alimentarse por sí mismas.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   8th Septiembre 2015, 14:02

Y de nuevo, como llevaba haciendo un buen rato salvo por pequeñas intervenciones, me quedé al margen. Desviando la mirada de vez en cuando, intentando convencerme a mí misma de que no tenía estómago para eso. Aunque la curiosidad o el... morbo, me incitaba a mirar. No era cuestión de simple intriga. Debía saber el resultado del esfuerzo, de lo que la calavera era capaz de hacer. Intentaba fingir que no me afectó. Disimular el asco y el deseo de no volver a ver algo ni parecido. Pero no pude.

Fue entonces cuando la calavera dio su razonamiento por el cual sí me había ayudado.
- ¿Mi guardia no volverá a estar baja?- dije con tono sarcástico, soltando después un bufido parecido a una risa. Tenía ganas de dejarlo estar. De olvidar ese maldito día, de pedirle a Chavier que lo hiciera. Sólo quería hacer como que no había pasado, comer y dormir. Sin embargo, algo dentro de mí me dijo que no podía dejarlo así. No sólo me sentía estafada y utilizada, además me había convertido en algo vulnerable - Es decir, que ahora, cuando sienta lujuria por su culpa, el terror me mantendrá a raya... ¡¡QUÉ GRAN AYUDA!! - grité sarcástica- Es mucho mejor... ¡¡dónde va a parar!! Ahora no sólo será capaz de manipularme, sino que viviré horrorizada por su imagen... Y te he acompañado en tu trabajo. ¿Cuál es la parte que me corresponde del sueldo? ¿Debo rendirle pleitesía también?- miraba a las cuencas vacías buscando respuestas que evidentemente no tenía. Tal vez pensase que era una desagradecida, que no merecía nada. Tal vez me dejase sola y puede que fuese lo mejor. No lo sé. Tenía una sola cosa clara, estaba furiosa.

Pegué una patada a un cubo de latón que había por allí cerca, mandándolo a tomar por culo y me senté abrazando mis rodillas, con los ojos cerrados, intentando disuadir todas las ideas de mi mente sobre aquella jornada. Pensé en el demonio y automáticamente me vino esa imagen a la cabeza, haciendo que se me estremeciera todo el cuerpo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   8th Septiembre 2015, 23:32

El espectro dejó que se desahogara, que sacara fuera toda la rabia. Cada persona era distinta, y luchaba sus batallas de diferente manera. Él había vivido el horror y la conmoción desde muchas perspectivas, una por cada portador que se hubiera visto obligado a enfrentar las terribles circunstancias a las que alguien como él debía hacer frente. La mujer pateó el cubo, tras soltarle un discurso cargado de ira sobre que la había utilizado. Sería capaz de reconocer los sentimientos de la mujer incluso aunque hubiera carecido de su poder de visión, puesto que precisamente la furia y la rabia era lo que le alimentaban. Sasha, como toda respuesta, recibió esa expresión inamovible, con su sempiterna sonrisa grabada en hueso blanco. Tras unos momento de asueto y espacio personal, que el espectro le permitió, se acercó a ella.

- El horror está en todas partes. No es la primera vez que te enfrentas a él. - dijo, sin moverse del sitio, mientras su fuego aún crepitaba - Admites que hay guerras, violaciones y asesinatos. Niñas siendo raptadas de sus hogares para prostituirse y niños muriendo de hambre. - hizo una pausa, mientras mantenía sus cuencas vacías enfocadas en ella. - ¿Sabes cual es la única diferencia entre el horror que has presenciado hoy, y el que vives cada día? - preguntó el espectro, andando hacia ella, prendiendo el rastro de fuego en cada huella que dejaba atrás - Que a éste no estás acostumbrada todavía. - sentenció.

Esa era la única verdad universal. La desgracia se asume mientras sea lejana. La tragedia pierde su fuerza por la repetición. La única manera de hacer que su mente sobreviviera al horror era enfrentarlo, hacerle comprender que hiciera lo que hiciera, siempre habría algo ahí fuera. Por mucho que lo lamentara, no le había quedado otra solución.

- Llegará ese momento. Esto que has visto hoy no es distinto de lo que pasa cada día, en algún lugar. No saberlo no hace la amenaza más irreal. - volvió a hablar, tan cerca de ella que si quisiera podría haberle dado un puñetazo. - Descarga tu furia conmigo, ya que yo soy el responsable. Pero puedes tener una certeza de lo que ha ocurrido. Algo que sabes tan bien como yo...- susurró, al tiempo que alzaba una mano sobre su cabeza de ojos cerrados. El sonido de una deflagración hizo desaparecer su presencia. El terror no dura siempre. - dije, posando una mano sobre su cabeza, tratando de propiciarle una caricia cálida en la medida de lo posible. Aunque era cierto que el miedo era capaz de perdurar, con el tiempo y la costumbre, se suavizaba hasta ser sólo un eco sordo. Como con todas las tragedias y horrores de la vida, no había mas al respecto que se pudiera hacer.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   14th Septiembre 2015, 20:14

Todo, absolutamente todo lo que escuché me parecieron una sarta de estupideces. Había malgastado una noche en peleas, sufrimiento e inutilidad. En ver mierdas desagradables que hubiesen hecho vomitar a un forense. No, evidentemente no era la primera vez que me enfrentaba al terror pero... Era muy distinto.

Noté mis fuerzas flaquear...Estaba llegando ese momento que tanto temía. Cuando mi ira se relaja y deja paso al llanto inconsolable.

Entonces recitó una sarta de desgracias que me parecieron innecesarias. Tenía razón. No estaba acostumbrada, igual que tampoco lo estaba al demonio. Y no me parecía que el arma que decía haberme dado fuese de utilidad. Apoyé mi espalda contra una pared y me dejé caer hasta sentarme y acurrucarme en mis rodillas, llorando ya. Escuché unos pasos pequeños acercarse, supuse que era ella. No levanté la cabeza hasta que noté su mano y el cambio de su voz. Abrí los ojos más de lo que creía haberlo hecho. Era como si finalmente hubiese comprendido que la niña y la calavera eran la misma cosa. Como si acabase de hacerlo en ese instante y sólo en ese momento.

Mis brazos agarraron el cuerpo pequeño de la niña en un abrazo haciendo que se acercase a mí quizá con violencia y la abracé por la cintura. No era el abrazo más cálido, pero era ligeramente reconfortante. Me quedé abrazada a ella llorando durante no sé cuánto tiempo, la verdad... Pero ella se quedó conmigo. Tampoco sé si mis brazos le dejaron otra opción...

Cuando dejé mis brazos caer la miré secándome las lágrimas. Extendí una mano mientras me levantaba, ofreciéndosela para que me la cogiera.

- Ha sido un día duro... Vámonos a casa- dije esperando a que viniera conmigo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   21st Septiembre 2015, 22:04

Lloró. Ojalá yo hubiera hecho sólo eso cuando me enteré. Destrocé todo lo que había a mi alcance, lloré y me enfurecí de tal manera que me partí una mano golpeando cosas. Estuve desorientada todo el día, y por la noche, me atropellaron varios coches. Pero eso no importa ahora.

Noté que sus brazos me apretaban contra ella, y me asusté por un segundo, pensando que iba a darme una paliza. No es que fuese a pasarme nada, a esas horas esa cosa no permitiría que sufriera daños físicos graves. Era mas bien por lo que ella pudiera hacerse al tomar represalias. Esa noche ya tenía malas experiencias de sobra como para añadir la de urgencias, esperando que la curaran. Lo que Sasha se hiciera difícilmente tendría arreglo, además, trabajaba con las manos. Pero en lugar de eso, me atrajo estrechándome contra ella. Se quedó así, abrazada a mí. Hacía tanto tiempo que nadie me abrazaba así que estuve durante unos instantes sin reaccionar. Luego, cerré los ojos, concentrando todos mis esfuerzos en no ver en ella a la yo de hace veinte años, lo cual me habría hecho llorar también. Incluso dentro del cuerpo de una niña, tengo cabeza suficiente como para saber que verme deshecha era lo último que Sasha necesitaba. Levanté los brazos, acariciando su nuca con una mano, y su espalda con la otra. Procuré ser lo mas conciliadora posible. Invertí todas mis fuerzas hacerle sentir que no estaba sola, que entendía que había pasado una experiencia de lo mas traumática, y que en caso de necesitarlo, podría contar conmigo. Intenté hacer que sintiera todo aquello que me habría podido consolar y no había tenido, tras aquella primera noche viviendo un infierno.

- No vas a estar sola, Sasha.- dije, apretando el entrecejo, procurando que mi voz sonara tan segura como fuera posible teniendo en cuenta que resultaba infantil.- Yo te ayudo. - esa frase me costó un buen rato de silencio y respirar profundo. Si alguien me hubiese dicho eso entonces... ni se que habría hecho.

Ni se cuanto tiempo estuvimos así, pero si fuera por mi, no lo bastante. La gente tiende a acariciarte la cabeza, pellizcarte las mejillas y abrazarte por cualquier cosa cuando tienes pinta de niña, pero nadie te abraza como lo estaba haciendo ella. No como yo lo necesitaba.

No le respondí cuando lo dijo, sólo asentí con la cabeza, le di la mano, y empezamos a caminar. Encima del suelo había aun restos volatilizándose, manchas de aceite y olor a polvo. Hasta entonces no me había dado cuenta de hasta qué punto era deprimente el ambiente. Salimos del desguace, y empezamos a andar por los suburbios. No dijimos absolutamente nada en todo el trayecto. Antes de darme cuenta estábamos de nuevo en el piso de Sasha. Era como si hubiera habido un salto temporal. Ni siquiera recordaba cómo había llegado hasta allí.

- Sé que te sonará imposible ahora, pero deberías dormir. - le sugerí, metiendo mis manos en los bolsillos. Luego, fui a beber agua, cogiendo la botella de la nevera. Después me acerqué a ella y se la alcancé, con toda seguridad tendría la boca seca.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   25th Septiembre 2015, 21:57

Intenté recomponerme, me sequé las lágrimas, eché el pelo hacia atrás y me volví a poner la capucha y la media máscara. Si hay una cosa que me dolía reconocer era que la pequeña tenía razón, y comprendía por qué no quería dejarse ayudar por nadie. Cuando comprendí que estaba hecha para estar sola... y lo buena persona que eso le hacía ser.


¿Individualmente? Me dolía todo lo ocurrido. Sin duda fue un día que cambió mi vida, mi percepción del mundo y por supuesto, mi comportamiento. Fue un punto clave en mi vida, una de las peores sensaciones que he tenido. Fue como... la primera vez que se muere un ser querido. Sentía que algo se me había sido arrebatado, algo que no volvería por muy fuerte que lo desease o por mucho que gritara. Comprendí que debía vivir con ese pedazo de mí que se había llevado el demonio.

Agarré su diminuta mano y caminamos a casa, la ruta se vio ensonorizada por borrachos y las sirenas de alguna urgencia que no me incumbía. Lloré un par de veces por el camino, nada escandaloso sino todo lo contrario, con el rostro impávido y como si las lágrimas cayendo fuesen algo natural en mi gesto.

Llegué y me sentía asquerosa - Creo que primero necesito una ducha, y aunque te parezca increíble quiero terminarme esas pizzas que se han quedado ahí- tal vez no tuviese la mente más fría del mundo, pero tenía buen estómago y consumía mucha energía, la necesitaba, además podía concentrarme en el ejercicio físico que acababa de hacer y podría imaginar una sensación de hambre.

Fui a la habitación y me quité el traje, dejándolo en su cajón correspondiente con el candado de hielo. Volvió al fondo del armario. Desnuda me acerqué a tortita. - ¿Por qué no te vienes? Apuesto a que hace mucho que no te pones guapa - dije intentando sonar amable. Las frases eran de Sasha, la de siempre, pero el tono aún decía que sentía muy a flor de piel lo ocurrido. No sé si lo propuse para tener una distracción y no quedarme a solas bajo el agua con mis pensamientos. Abrí el grifo del agua y tal cual salía me metí mojándome el pelo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   16th Octubre 2015, 13:08

Nada es fácil para nadie. Es algo que se me olvidaba a menudo. La gente tenía sus historias, sus propios problemas, y aunque a veces no lo tuviera presente había gente ahí fuera que estaba jodida, y cuando digo jodida quiero decir aún peor que yo, aunque parezca difícil. El caso es que acabas comprendiendo que si te quedas, lo mejor que puede pasar es algo como eso. Una sola tarde conmigo había convertido a Sasha, una mujer animosa y con ganas de ayudar, con sus propios problemas y sus comederos de cabeza, en un manojo de nervios triste y desconsolado. Eso es todo lo que mi compañía podía aportar a los demás, desde que empezara el marcaje de Mephisto. Fuera donde fuera, cuando empezaba a sentirme segura y reconfortada, cuando alguien me tendía una mano en serio, lo arruinaba todo. A veces creía que ese era su único cometido en el mundo.

Por eso tenía que alejarme de gente como ella. Gente altruista que sólo quería aportar su granito de arena para ayudar a los demás. Cuando estabas en mi situación encontrabas a muchas personas dispuestas a eso. Pero era tan difícil tirar de mi, cuando cargo con este lastre. Lo triste es que acabas siendo consciente de hasta qué punto es fácil aplastar el espíritu de una persona. Era otra de las cosas que alimentaban mi odio por él. Podía chasquear los dedos y hundir por completo tu vida. Eso no estaba bien. No era justo. Nadie debería tener tanto poder.

- Vale. - respondí, volviendo a dejar la botella en la cocina.

Se metió en su habitación y oí que me llamaba. Al entrar, me encontré con ella desnuda. Me sentí violenta al darme cuenta de que no podía apartar la mirada de su cuerpo, moreno y bien torneado. Era muy atractiva, una chica preciosa... y yo la envidiaba por eso.

- ¿Estas segura?- pregunté.

Ante su afirmación, me metí con ella en el baño. Me desvestí y me metí en la ducha. En realidad no me hacía falta ducharme, lo había hecho esa mañana en su pastelería, pero a veces uno siento como si se queda un rato debajo de la ducha los problemas se van por el desagüe. No era el caso, claro. Esto no iba a irse con un poco de agua.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   21st Octubre 2015, 12:38

El agua empezó a resbalar por mi pelo, sienes,  mandíbula y cuello hasta que ya estaba totalmente empapada. La pequeña entró conmigo a la ducha mientras me enjabonaba la cabeza. Me quedé con la mirada perdida repasando los acontecimientos por nombre. La tienda, Jenny pidiendo su café, la mancha del mostrador que no salía... Y eso me parecía un día de mierda ¿eh... ?

Claro que nadie me diría lo de  la pequeña en el mostrador, el demonio. La calavera estallando, la  lujuria y el asco, la misión...

En fin, repasando el día desde el despertador  hasta el agua de la ducha. Pude sentir por dentro una tristeza profunda un poco más asumida. Fue como llegar a casa después de un funeral. Sentí como si las cosas se asentasen. Era un hecho.Yo volvía a estar en casa después de aquello, a nadie le importaba y la vida seguiría... ¿Pero cómo no puede pararse el mundo por algo así?
Fue ante ese pensamiento cuando me di cuenta de que por mi cara resbalaban gotas de lágrimas mezcladas con el agua.

Pero entonces, no sé de dónde, me salió una chispa de esperanza. Tal vez fue por empezar a digerirlo, aunque apostaría más por la reflexión que me asaltó  después. Miré a la pequeña entrar en la ducha. Ese cuerpecito aparentemente indefenso y vulnerable... Y lo que había detrás... ¿Ella lidiaba con esto todos los días? ¿Tenía esa fortaleza? Y mientras le miraba los hombros y la nuca, fijando mi vista especialmente en una vértebra que se le marcaba al final del cuello, le di vueltas. ¿Cuántos años tendría? Que un demonio se apodere de una niña no es de extrañar, al fin y al cabo es la mente más manipulable.  Que la utilice para estos trabajos puede ser, es pequeña y rápida, difícil de golpear. Pero ¿cuánto tiempo habría pasado desde que la pequeña mortal se convirtiese en eso hasta que aprendiese acontrolarlo?  ¿La calavera le hacía inmortal?  

Me quedé tan absorta en los pensamientos que no me di cuenta de que un goterón de espuma de champú se me resbalaba por el borde de la ceja hasta meterse de lleno en el ojo.
-AAAAAAAAAAAAAAAAH!! - sorbí aire entre los dientes después del berrido - Coooooññññññio... - metí la cara debajo del chorro de agua - SU PUTA MADRE CÓMO ESCUECE!- Seguía gritando mientras encogía la cara y apretaba los ojos todo lo que podía . De verdad, escocía de cojones. Parecía que el champú estuviese hecho de menta con wasabi y jalapeño.
Me aclaré poco a poco y una vez ya estuve bien (con el ojo más rojo que la mermelada) me enderecé y terminé de aclararme. Miré a la peque y me eché a reír  yo sola.
Vale, había valido la pena. Me había quedado tuerta de por vida, pero valía la pena.  

- Oye Tortita... Sé que no te gusta hablar de ti pero...¿Cuánto tiempo llevas.. Osea... ¿Cuántos años tienes? Años de verdad. No los que tiene tu cuerpo. - se lo pregunté en un tono neutral, completamente objetivo. No llevaba compasión ni temor en la pregunta. Era pura curiosidad.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   21st Octubre 2015, 16:08

Agua caliente. Sé que después de todo lo que le había hecho pasar a Sasha era muy egoísta tener pensamientos como la suerte que tenía de poder bañarme con agua caliente, pero de verdad la gente no sabe hasta qué punto los pequeños placeres de su vida están en su propia casa. Un colchón que no estuviese húmedo, unas sabanas nuevas, comida recién hecha, agua caliente... Para mi cada una de esas cosas era un auténtico lujo, y no podía reprimir la felicidad que me producía poder acceder a alguna de vez en cuando. Por otra parte, era difícil obviar el hecho de que Sasha estaba muy tocada, y casi me parecía una traición hacia ella estar contenta por algo que ella me había dado, cuando mi presencia había provocado tanto malestar.

Me solté el pelo y me lo froté, aprovechando el agua que me caía y ne salpicaba. Como yo era mas bajita, mucha de esa agua venía del cuerpo de ella, pero no importaba en realidad. Me quedé allí, quieta, notando el contacto con el agua, hasta que se puso a gritar. Ella chilló, yo me asusté y cuando me di cuenta de porqué era, fui yo quien empezó a berrear.

- ¡¡AGUA, AGUA, AGUA, AGUA, ÉCHATE AGUA, AGUAAAAAAAAA!! - le dije mientras hacía un cuenquito con las manos y le echaba el agua en la cara, y ella se aclaraba con la ducha. Lo cual es bastante difícil teniendo en cuenta la diferencia de altura, realmente. Entonces ella se puso a reír, y a mi se me dibujó una media sonrisa entre incómoda e incrédula, porque a decir verdad, no sabía muy bien qué hacer, o a qué venía de pronto tanta carcajada.

Es muy posible que simplemente ese momento hubiera sido lo que necesitaba. Un poco de dolor y estupidez para darse cuenta de que la vida seguía. Era difícil saber hasta que punto un chiste tonto podía hacerte sonreír en el peor momento, y en muchas ocasiones eso era precisamente lo que uno necesitaba. Aunque luego te creyeras un gilipollas total por reírte por esas mierdas.

Pero entonces me hizo la pregunta. Me quedé mirándola a los ojos pero luego lo dejé. Empecé a aclararme el pelo en silencio, sintiéndome un poco mal conmigo misma. Por una parte no quería empezar a mostrarme para nada. Cuanto menos supiera de mi, mejor. Por otra, siempre me pasaba lo mismo con la gente a la que veía cuando aparecía esa cosa. Yo conocía sus pecados. Resultaba un poco injusto ponerme en ese plan.

- Veinte años...- tome aire y suspire. Mi tono era totalmente neutral. - Desde que pasó. - no expliqué nada mas.

Se que podría resultar absurdo, pero convencerme a mí misma de decir eso me costó toda mi fuerza de voluntad. Estaba demasiado acostumbrada a olvidar, al menos de cara para afuera, todo lo que tuviera que ver conmigo misma.

- ¿qué tal tu ojo?- pregunté después mirándola. - Bueno. No está tan mal. Siempre puedes ponerte un parche pirata. - dije, sonriéndola un poco.

Pensamientos positivos. Eso nos hacía falta ahora.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   23rd Octubre 2015, 10:20

El ojo me escocía horrores, aunque ya se empezaba a calmar poco a poco. Tenía el ojo que parecía haber cogido conjuntivitis, pero sólo en uno. Me aclaré el pelo del todo y me enjaboné el cuerpo rápidamente. Entonces respondió a mi pregunta.
¿Tenía veinte años?
Me quedé petrificada. Intenté imaginarme de todas las formas posibles lo que sería tener veinte...¿veintisiete quizá? de años totales y estar atrapada en el cuerpo de una niña... Las parejas, el amor, la de cosas que se estaba perdiendo... Si lo hubiese sabido cualquier otro día me hubiese echado a llorar por ella sin quererlo, pero creo que aquel día lo había  soltado todo ya. Además ella no lo necesitaba.

Aunque sea un poco exagerado, creo que sufrí el efecto "campo de concentración".  Está demostrado que las personas ingresadas en los campos ayudaban a los que llevaban más tiempo allí. Y creo que fue por la sensación de que ahora los nuevos sentían los que los más veteranos llevaban sintiendo durante meses. Y se genera una especie de empatía inmediata, mezcla del "cuando yo lleve ese tiempo, quiero que me cuiden a mí" y del saber que es una sensación  horrible, bizarra y repugnante.
Eso creo que es lo que  me pasó con ella. Yo viví un día a su lado y me pareció el peor de mi vida. O casi. Ella vivía  así, pero no solo eso... Llevaba viviéndolo veinte años...

Salí de mis pensamientos y de mi trance cuando preguntó por  mi ojo. Me agaché y se lo enseñé retirando un  poco con la punta de mi dedo el párpado de abajo. -Seguramente sería como esas capitanas de las pelis que es más severa que cualquiera de los hombres de todo Nasáu-  Y le sonreí. Esta  vez sinceramente. No para encubrir mi dolor ni para camuflarme detrás de algo. Decidí regalarle lo que le quedaba de noche a tortita. Mañana no me tocaba trabajar y estaba dispuesta a dormir hasta el desmayo, así que podía dedicarle el tiempo necesario a ella. Sería su primera fiesta de pijamas.

Me salió el impulso de  salpicarle con  agua y hacer un comentario como "AQUÍ LLEGA LA TORMENTA, GRUMETES" Pero entonces me di cuenta de que... Es que tenía mi edad. Seguramente incluso era mayor que yo.  Borré  de mi cabeza poco a poco esos impulsos y me comporté, o lo intenté, como si estuviese con  una buena amiga de mi generación.
Me aclaré con calma y  le pasé la ducha por encima  aclarándole a ella también, con cuidado de que no sufriera el mismo accidente que yo. Luego cogí un poco de mascarilla y después de echarme yo le  empecé a echar a ella masajeándole la cabeza. Nos aclaramos juntas y al salir  puse un pie en  la alfombrilla mientras el agua  se evaporaba antes de poner el otro pie fuera. Cogí una toalla que tenía colgando y se  la di a Tortita mientras buscaba en los cajones una de manos limpia para que se la pusiera en el pelo.

- Toma, esta para el pelo y te secas el cuerpo con la grande- le dije mientras iba a la habitación a por algo de ropa - Voy a por algo de ropa, a ver qué te puedo conseguir y a vestirme yo. Ve  secándote- le dije mientras salía por la puerta. Cogí lo primero que tenía por ahí, una camiseta grande para  mí y una que me quedaba justa a mí para dejársela a ella, seguro que le quedaba como un vestidito. Volví muy rápida, con una camiseta grande puesta y en bragas y a ella le dejé  la mía. - Vas a tener una noche de  mimos y caprichos- dije mientras agarraba un spray de keratina y un cepillo para peinarla  - ¿Preparada  para ponerte guapa?-

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   29th Octubre 2015, 11:41

Su ojo era como el de un cocainómano después de una Rave al que le habían ofrecido crack. Pero por lo menos la rojez se pasaría siempre y cuando dejara de toquetearse el ojo, porque si se lo rascaba o seguía frotándolo con el dedo iba a acabar haciéndose una conjuntivitis de tres pares de cojones. Nos aclaramos, y luego empezó a echarme mas potingues en el pelo. Suavizante. ¿quién inventaría esa patochada? Nos aclaramos con el agua templada y salimos de la ducha, y para cuando quise darme cuenta, Sasha me tendía las toallas suaves para que me secara. El agua se evaporó de encima de su cuerpo. Ale, ya estaba seca.

- Tiene que molar ser tú. - le dije, sin pensar. - Podrías andar descalcita encima del círculo polar ártico. ¡Imaginate! Serías la única persona del mundo capaz de eso. ¡Es guay!- comenté, mientras me secaba el pelo con la toalla pequeña. Aunque para mi no era tan pequeña. A veces pasan por mi mente imágenes de cosas que molan, no soy capaz de contener la imaginación la mitad de las veces. Quizá sea parte de pasarme la vida ensoñando cosas guays para compensar las pesadillas. Que se yo. - Si te tiraran agua hirviendo a la cara no te quemarías, ¿no? ¿Y nadar en lava? ¿Podrías nadar en lava? ¡Cualquier espectáculo de las vegas te pagaría una pasta por algo así!- Es imposible. Cuando estoy así es mejor dejarme hasta que se me agoten las ideas.

Mientras ella iba a por la ropa, yo me quedé allí secándome. Me miré de puntillas en el espejo, y cometí el error de mirar esos ojos rasgados de color verde amarronado que siempre me devolvían la mirada... y me eché a llorar. Sin ningún motivo. Por norma general, evitaba mirarme a la cara, sobretodo después de que apareciera el fantasma. Las emociones estaban muy a flor de piel. Al notar que Sasha volvía me tapé con la toalla echando la cabeza hacia delante y sequé los ojos con rapidez. Vamos, recomponte. No pasa nada.

Toda la sensación de culpa, de tristeza y de miedo desapareció cuando la vi armada cepillo en mano con un spray. La Miré extrañada, enseñando ese paleto partido. Una noche de mimos. Una noche de caprichos. Dios, quería tener todo eso, pero en lugar de decírselo retrocedí un par de pasos, asustada sin motivo. Aquello me daba muy mala espina. Solía pasarme esas cosas cuando... se me erizó el pelo de la nuca. No, no, no. Eso estaba totalmente mal.

- Sasha, te agradezco todo lo que estás haciendo por mi. De verdad que si. Pero tengo que irme. - dije atropellada, aquello me estaba poniendo los dedos de punta por una sensación que solía venir siempre que alguien me estaba tratando bien. Siempre que empezaba a bajar la guardia, a tomar cierta confianza con alguien. - Si sigues siendo amable conmigo, va a venir. - la miré directamente a los ojos, con una firmeza inamovible. En ellos podía leer que prefería acabar en el rincón mas asqueroso y podrido del infierno que volver a obligarla a pasar por eso. Era un contrareloj. Mephisto acabaría apareciendo para fastidiarlo todo. No podía hacerle pasar por eso. Otra vez no.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   29th Octubre 2015, 13:49

Miré con los ojos muy abiertos a la pequeña cuando empezó a elucubrar sobre mis poderes. - S-sí bueno..si...La única no pero... Sí... supongo  que también...?- dije  mirándola extrañada. Pero qué ocurrencias tenía esta mujer...

- Gracias Pan, prefiero seguir con mi vida "normal" -  dije ante la proposición de las vegas. Supongo que era  por el mismo motivo por el que ella no aprovechaba el ghostrider  para ganar dinero.

Estaba super  ilusionada, contenta de pasar un tiempo con la tortita. Pero de nuevo... la sensación de que la habían castigado con soledad. Mis  ojos  se clavaron en  ella de manera fija, permantente y severa. - Que venga- dije sin miramientos. - Entiendo  que  te  alejes del  mundo  por protegerles, porque no sepan. Pero yo ya conozco. Ya he visto. Estoy segura de que no he visto ni la punta del iceberg, pero  no me importa. Si hay alguien fuera de tu mundo  que  pueda hacer algo por ti,  soy yo.- dije sentándome en la taza y cogiéndola para sentarla sobre mis piernas para empezar  a echarle  el spray. - Tú me has advertido. Has hecho lo que podías, es un riesgo que estoy dispuesta a correr por ti.- dije aun firme, tratando de borrar la expresión seria de mi rostro. Le cepillaría el pelo,  le echaría perfume y si ella quería, dormirían juntas.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   2nd Noviembre 2015, 15:01

Me quedé allí, sin saber qué hacer ni que decir. Antes de poder darme cuenta, estaba sentada en sus rodillas y estaba pasando el cepillo por la mata de pelo negra que tenía.Con los ojos abiertos en una expresión de confusión total, me quedé en shock durante al menos un par de minutos. Había demasiadas cosas que no era capaz de entender. Cómo, o porqué, una persona a la que le había arruinado la vida se encontraba en disposición de enfrentarse de nuevo a la terrible sensación de verse cara a cara con el motivo. Como ella misma había dicho sólo conocía la punta del iceberg, y lo que quedaba dentro del mar de horror era tan grande que podría tocar el fondo de las fosas marianas.  Sabía que su decisión estaba inducida por el desconocimiento. Como un niño que le dice a su padre que le acompaña a la guerra, porque juntos pueden hacer cualquier cosa.

Pero sólo el hecho de que se ofreciera hizo que mi corazón se sintiera tan cálido como para tener miedo. La sensación de amenaza no desaparecería hasta que me alejara de Sasha, pero incluso aunque lo hiciera, ya no tenía otra opción que asegurarme de que podía protegerla, si algún día la pasaba algo. No era la primera en mi lista, ni sería la última... sólo tenía que preocuparme por ella en la distancia que fuese segura para que se mantuviese a salvo de los intereses de ÉL.

Mientras me mordía los labios con fuerza y contenía mis ganas de sollozar o hipar, dejé que las lágrimas silenciosas me descendieran las mejillas, y se perdieran en el pecho de la camiseta que me había dejado para vestirme. Después de peinarme, le pedí que me dejara hacerlo, y tras cepillarle la sedosa melena de dos colores, fuimos a la cocina a comer. Durante un rato y de algún modo, no hablamos más que de tonterías. De las veces que había pasado ante su pastelería deseando comerme hasta la última miguita de todo lo que había en el escaparate, de lo chula que era su casa, de las batallitas que vivía en los refugios con los vagabundos, y de cómo las mejores personas que había conocido jamás estaban viviendo en el arroyo. Vimos un rato la teletienda, riéndonos de lo absurdos que eran los anuncios y cuando por fin cortó la emisión, nos fuimos a la cama. Me tumbé entre las mullidas sábanas y ella me acarició el pelo hasta que me quedé dormida.

...

Como si me asfixiaran, desperté acuciada por una sensación de miedo intenso. Tenía el pelo empapado a causa del sudor, y respiraba agitadamente. A mi lado Sasha dormía con expresión de agotamiento, pero pacífica. Me eché la mano al pecho, donde el corazón me bombeaba, haciendo ese martilleo constante en mis oídos. Creí ver en la oscuridad del cuarto unos ojos amarillos, mirándome. Sacudí la cabeza, y desaparecieron. Quizá solo estuvieran en mi mente. El camión de la basura aún estaba pasando. No debía quedar mucho para que amaneciera. Miré a Sasha, me mordí el labio y deposité un beso en su frente, que apenas la hizo revolverse. Ni sabía el tiempo que hacía que yo no besaba a nadie. Con la delicadeza con la que era capaz de escurrirme de los sitios, como si fuera una sombra, me deslicé de la cama, me vestí corriendo y recogí mis cosas. A punto de salir por la puerta, vi la mesa de la cocina, con los restos de las cajas de la noche anterior. Me subí a la banqueta, después de buscar un boli y un trozo de papel, dejé doblada sobre la mesa la camiseta que me había prestado, y sobre ella el trozo de papel en el que sólo pude escribir con una letra bastante desastrosa un mensaje.

"언젠가 나는이 멀리 얻을 것이다. 한편, 싸움은 계속된다."*

Luego, cerré la puerta tras de mí, y no miré atrás. Esa noche ambas descubrimos algo que nos hizo bien a ambas. Pasara lo que pasara, no estábamos tan solas.

[* Algún día conseguiré acabar con esto. Mientras tanto, sigue luchando. ]

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]   

Volver arriba Ir abajo
 
Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Gimi, Gimi, Gimi, Gimi [Celsit y libre]
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Fénix... [LIBRE]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: