Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Barbara Gordon
Birds of Prey
Birds of Prey
avatar

Mensajes : 581
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 30
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Oracle
Nombre real: Barbara Joan Gordon
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   22nd Diciembre 2015, 19:10

Off rol:
 

Sonreí cuando vi el regalo de las chicas para Bruce. No pude evitar pensar que era muy acertado; a él siempre le habían gustado los perros, posiblemente porque reunían las cualidades que más valoraba: fidelidad, lealtad, valor. En cambio, los gatos solían exasperarlo; una sonrisa divertida acudió a mis labios al pensarlo. Aquello tenía más de un significado.

- Hagamos un brindis. Brindemos por el mejor cumpleaños de Bruce Wayne, y porqué vengan muchos más como éste.

Dick alzó su copa para brindar, y el resto de invitados lo imitaron. Yo no fui la excepción. Durante unos segundos, el aire se llenó del "chin chin" del cristal contra cristal. Bebí un sorbo del burbujeante champán, sintiendo un cosquilleo en la base de la lengua al tragar.

Me sentía mejor ahora. Tal vez la bebida dorada tuviera algo que ver, aunque realmente no había tomado demasiada. Seguramente tuviera más que ver con el hecho de estar rodeada de mi familia, de personas en las que confiaba ciegamente. Y sentía que todo aquello hacía al homenajeado un poco más feliz.

- Por muchos años más, Bruce. - añadí al brindis de Dick, con una sonrisa.

_________________


:We are the Night:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 672
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 39
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   17th Enero 2016, 06:06

Los primeros en acercarse luego de mis palabras fueron Anthony y Virginia, pero compartimos poco mas que un saludo cordial, tampoco teniamos mucho mas que compartir Anthony habia sido muy claro y abierto ya en el cementerio, considerada la extensión de su inteligencia emocional, y Virginia seguramente elegiria algún otro momento para hablarme, notaba que no queria hablar por encima de las palabras de Anthony, al menos, no en este dia. Helena les siguió, ágil, y parecia haber estado alli siempre, aunque no la habia notado cuando recién llegaba, probablemente se habia mantenido alejada hasta este momento. Me saludo y extendió su mano hacia mi, junto con unos muy formales buenos deseos para mi. Me la quede mirando unos instantes, ponderandola. Mi historia con Helena Bertinelli no habia sido una buena, quise enseñarle algunas cosas, incluso que trabajara conmigo en sus inicios, pero sencillamente era demasiado violenta, estaba llena de una necesidad insaciable de vengarse que opcaban a cualquier otra intención por mas buena que fuese pero eso, como todo lo demás, habia sido en un pasado que ahora no era el que los presentes y yo comaprtiamos. Ella se veia mucho mas joven que la Helena que yo conocí, casi como cuando ella comenzaba sus dias de vigilante, como cuando pensaba que tenia una oportunidad de abandonar esos sentimientos de venganza y hacer algo mejor...¿Quizás Omega me estuviese dando una segunda oportunidad de intentarlo?

- Te lo agradezco Helena...- Mencioné en un tono de voz tan bajo como el que ella estaba usando, estrechando su mano con firmeza para que entendiera que mis intenciones eran sinceras. - Te agradezco haber venido...- Compuse una sonrisa, pero a decir verdad no sabia que mas hacer a partir de ese punto. Conclui ese saludo y antes de que pudiese reaccionar, estaba correspondiendo el suave abrazo de Diana. Ya habiamos hablado en el cementerio, aunque no me habia dado su regalo aun, ¿Que podria tener Diana que fuera tan valioso como para atesorarlo, pero que pensara que podia ser regalado? Le sonrei y asenti para agradecerle sus palabras, mientras me llagaban las palabras de Richard, que tomaba una copa y la golpeaba suavemente con una cuchara, con unos modales que rara vez le habia visto, tanto asi que una sonrisa se me hizo inevitable. Tomé una copa de champagne y la alcé junto con los presentes antes el brindis de Richard, y lo miré a él y a Barbara cuando añadió sus propios deseos. Habia una felicidad palpable en el aire.

- Aprendieron bien, no pude anticipar nada de todo esto...¿Pasaron mucho tiempo planeandolo? - Imagino que Cassandra y Caroline tuvieron bastante que ver también, lo mismo Alfred, pero de todos modos no era lo mas importante. Mucha gente que me apreciaba se habia tomado la molestia de montar esta celebración para que al menos uno de mis cumpleaños fuese especial. Les sonreí a ambos, quedandome cerca de ellos mientras los demás invitados hablaban, queria pasar aunque fuese unos momentos mas con ambos, habian sido años sin verlos.

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"



Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo

- Batlamida -


Última edición por Bruce Wayne el 17th Enero 2016, 06:20, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 35
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   17th Enero 2016, 06:07

Cuando Caroline vio las mariposas, hizo silencio, con una expresión de genuina incredulidad ante lo que veia. Era asombrosa, habia visto cosas increibles, y cosas terribles, todas fuera de lo que una persona normal veria en su vida, y sin embargo, trataba de tomar las mariposas con las manos cuidadosamente, fascinada con lo que acababa de hacer Dragoslav, con la inocencia de una niña de su edad, como si todo lo que hacia como Robin quedase en un rincon de su mente mientras Caroline Kelley era plenamente ella misma. Cuando las mariposas se disiparon y el canto habia pasado, le di un beso en la mejilla a mi novio, fui a darle su regalo a Bruce, y luego de que todos lo saludaran, le di un abrazo, silencioso, no necesitabamos muchas mas palabras que esas. Habia podido darle un regalo al hombre que me habia enseñado tantas cosas, pude hablar con Barbara, pude ser yo misma, tener en un mismo lugar a toda la gente que conocia y apreciaba y ademas estaba presente el hombre que amaba. Bruce no era el unico que estaba teniendo un dia increible.

- Disculpen...- Interrumpí un instante a Drago y a Diana en su conversación, no queria hacero, pero era necesario. - Iré a avisarle a Zatanna que puede comenzar el show de magia...espero que les agrade...- Acoté con una sonrisa sincera, mirandolos. Diana no habia sido suave conmigo en un principio, le costaba reconocerme como lo que era, y tendia a verme como a la Cassandra de su dimensión, seguramente una versión de mi que nunca habia dejado el manto de Batgirl. Solia sucederme con todas las personas que me habian conocido en sus dimensiones, pero no me dolia pensarme unica, en verdad, jamás podria desearle a ninguna otra Cassandra tener que pasar por el infierno que yo pase, y mis épocas como Batgirl estuvieron cargadas de una poca pero valiosa inocencia que mi etapa como Batwoman no tuvo jamás. En cierto modo, agradecia el saber que esa Cassandra no habia sufrido tanto, pero aun asi no iba a desistir de probarle a Diana que estaba a la altura de la Liga de la Justicia tanto como lo esta Bruce pero hoy no es el dia.

- Antes de irme, esa que esta alli...- Le señalé a Drago en dirección de Helena con una sonrisa casi juguetona en el rostro, me sentia una adolescente denuevo cuando hacia estas cosas era bonito. -...se llama Helena, y es mi amiga, la conoci durante una investigación...mafia, dificil, pero sobrevivimos...- Sonreí para que no se preocupara, aunque muy en el fondo, aun me frustraba no haber podido atrapar a DeadShot. No importaba, no era el dia para estar pensando en aquellas cosas. - Habla poco...pero la aprecio mucho, en el fondo...es una buena persona...- Miré a Diana y mantuve mi sonrisa, esperndo que se sintiera un poco mejor. - Gracias por venir...eres...muy importante para Bruce...aunque no lo diga...- Yo sabia cuanto la apreciaba, cuanto lo hacia en verdad con todos sus compañeros de la Liga, pero tenia muy claro cuan dificil se le hacia expresarlo. No hay vez en la que no le cuente de lo que me he enterado en la Atalaya y él no demuestre genuino interes, incluso cuando le hablo de cosas cotidianas, en el fondo, los quiere y se preocupa.

Me despedi de ambos, besé la mejilla de Dragoslav y me alejé del grupo de invitados, pasando a un lado del escenario que dominaba todo aquel lugar. Todo el equipo habia sido montado e instalado ya, aunque no veia demasiadas cosas, imagino que Zatanna no las necesita. Titus corrio entre las personas y se puso a mi lado, Caroline seguramente perdida entre la muchedumbre, estaba emocionada desde el primer minuto de este dia, nunca imaginó que veria tantas personas en esta casa, yo tampoco.

- Es la hora, Zatanna...- Dije, luego de tocar la puerta dos veces, y me di la vuelta al oir ruidos dentro del trailer, regresando con el grupo lentamente. Para cuando todo comenzara, yo ya estaria alli. Nadie imaginaba la sorpresa que la maga tenia preparada, no me habia contado nada a mi tampoco. En el fondo, estoy emocionada, nunca he visto un show de magia.


-------------------------------------------------------------

A continuación, Zatanna posteará su show de magia y luego yo introduciré la música que Drago trajo como regalo, de manera que todos puedan tener chicha como para hacer sus posts y ya demos comienzo directamente al baile.

Esta será la ultima parte del evento, masomenos dos rondas mas, pero no mas, ¡Tengan a bien rolear todo lo que tengan pendiente! Si necesitan mas rondas, me avisan, pero creo que con dos alcanzará.

¡Saludos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
103ZatannaZatara
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/01/2015
Localización : En el mundo de la magia.

Ficha de Personaje
Alias: La gran Zatanna
Nombre real: Zatanna Zatara
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   7th Febrero 2016, 21:49

-Ajustes de sonidos.-
-Completos.
-Ajustes de luces.-
-Completos.
-Musica.-
-Completo.
-¿Ya montaron todo el escenario, y revisaron que los pilares esten en equilibrio?-
-Si, señora.
-Maravilloso.-

Tome un vaso de Whisky rebajado con muchisima Coca-Cola y segui esperando en mi silla, mientras afuera la fiesta se desarrollaba. Cassandra, la actual Batwoman, me habia contactado para decirme que era la fiesta de cumpleaños de Bruce y que queria darle una sorpresa, asi que... como ese dia lo tenia libre, y podia darle un buen regalo, decidi hacerle un show de magia a Batman como agradecimiento por su amistad. Sabia que seria dificil pues estaba enfrentandome a una de las personas mas escepticas del mundo, pero seguramente podria sacarle una sonrisa.

Lleve a todo mi equipo que me acompañaba en las giras y montamos un pequeño escenario en los jardines de la mansion, que aunque era claro para un espectaculo, no se sabia especialmente para que era. Los tecnicos estaban trabajando desde temprano, y aunque yo llegue un poco tarde, la fiesta aun no habia empezado, asi que tenia tiempo para pensar en la rutina de este espectaculo... y al fin, todo estaba claro. Solo esperaba que mi cometido funcionase y a todos los invitados le gustase la rutina.

Mientras esperaba, tomando mi bebida con suma lentitud, tocaron la puerta. Me levante y asome la cabeza... Era Cassandra, asi que le abri la puerta. -¿Ya es la hora? Perfecto. En cinco minutos empiezo-. -Mire al jefe de mi equipo tecnico para que diera las señales de preparación y asintio, saliendo del automovil junto a Cassandra. Cuando por fin quede sola, tome mi sombrero, un cambio de ropa y con un chasquido de dedos, mi maquillaje empezo a trabajar sobre mi cara sin que yo tuviera que hacerlo.

Por fuera, llegue a escuchar la voz de mi presentador que por un microfono decia: -Primera llamada, esta es primera llamada.

Yo seguia cambiandome mientras el maquillaje trabajaba magicamente, hasta que por fin termino y volvio a sus estuches sin que yo los hubiera ni tocado. Me coloque mis botas, el sombrero y la varita y tome un ultimo trago a mi bebida, para salir con suma calma del trailer y caminar hacia el escenario. La gente ya se estaria sentando, asi que mi anunciador dijo. -Segunda llamada, esta es segunda llamada.

Me puse a esperar, mirando que mis compañeros del equipo terminaran los ultimos detalles. Les levante el pulgar, y me coloque detras del escenario hasta que por fin, el presentador dijo: -Tercera llamada, comenzamos.


Musica:
 

Las luces se apagaron y el telon se abrio. Yo camine firme hacia adelate, al ritmo de la musica que empezaba tranquila, y cuando esta empezo a subir su ritmo... -¡Sagaleicrum! -- Las luces se prendieron y todos pudieron ver una rafaga de murcielagos salir volando de mis brazos, perdiendose primero entre el publico y luego hacia los arboles aledaños a la propiedad de la mansion. -¡Bienvenidos sean todos al espectaculo de la unica, la inigualable, Zatanna Zatara! -Me incline frente al publico y vi los rostros de los invitados. No me inmute, pero es algo extraño tener a Tony y a su novia en uno de mis shows, al mismo tiempo que otras personalidades... Y claro, el mismisimo Bruce Wayne.

Nueva musica:
 

La musica se detuvo, y empezo a sonar otra composicion. Yo baje la mirada, tome con mucha teatralidad mi sombrero y me lo quite, mostrando el hueco vacio a mi publico, para luego sacudirlo hacia mi izquierda, sacudirlo hacia la derecha, voltearlo y hacer todo tipo de movimientos fuertes sobre este. Conforme lo hacia, mi gesto se iba volviendo mas duro, como si me estuviese enojado de que algo no estuviera saliendo. Pero mi rostro se cambio a una sorpresa cuando, tras unos toques impercetibles, del sombrero salio mi varita magica. Apunto estaba de caer, cuando estire mi pierna derecha para cogerla con la parte superior de mi pie, lanzarla hacia arriba en una agil patada y tomarla con la mano derecha mientras en la izquierda se sostenia mi sombrero.

Tome la varita magica como una espada, y apunte hacia el publico. -¡Serolf ed solatep naveull euq !-- Sacudi la varita magica, y encima de ellos empezo a caer una suerte de petalos de todos colores y formas. Caian de manera vertical sobre sus cabezas, piernas, hombros. -El dia que tu naciste, nacieron todas las flores... --Mencione, mirando a Bruce con una sonrisa de lado y me di la vuelta. Me incline rapidamente, como si andara a cuclillas, y un panel debajo del escenario se abrio de forma que mi cuerpo tapara esa imagen, para sacar una caja con muchos simbolos de esoterismo, dandole un aspecto casi de comedia antigua.

De la caja saque una espada, haciendo un esfuerzo dramatico, para luego levantarla con las dos manos, girarme y frente al publico, clavarla en el suelo de manera vertical. Me volvi a girar y saque otra espada, mientras en voz baja murmuraba. -Sadapse sal ed dadevarg al raluna. --Y haciendo el mismo amago, la espada quedo clavada... en el aire. La punta de la misma daba con la punta de la empuñadura, en una especie de escalera muy alta. La espada se mantenia en el aire, sin moverse hacia ningun lado. Me gire por una mas, la levante... Pero obviamente, no alcanzaba. Asi que me la colgue a la espalda y empece a trepar poniendo los pies en los dos soportes de la primera espada, colocando mis manos en los mismos de la segunda, empezando a hacer fuerza en mis brazos para despues doblar mi tronco hacia arriba y en una agil pirueta, colocar mis pies sobre el soporte de la segunda espada. Estaba a varios metros sobre el suelo apoyandome de un objeto que volaba magicamente, asi que, las luces y los efectos de sonido estaban ayudando bastante a que el show tuviera un poco mas de dramatismo. -Sadapse sal ed dadevarg al raluna-- Volvi a mencionar en voz baja y coloque la tercera espada frente a mis pies, doblandome un poco. Y entonces, quedo frente a mi una tercera espada que flotaba de manera horizontal a la misma altura que la punta de la empuñadura. Parecia una especie de punto para hacer clavados bastante macabro.

Camine sobre el filo de la espada flotante hasta llegar cerca de la punta, sosteniendo un pie adelante y otro detras. Cuando llegue a mi limite, estire mis brazos hacia los lados en un gesto de magnificiencia y mire hacia mi publico abajo, sonriendoles. Tome entonces mi sombrero, lo voltee y lo tire frente a mi, cayendo este bocarriba con el agujero mirando hacia el cielo. Estire mis brazos, chasquee los dedos en el aire y me deje caer de manera vertical como una flecha, para ser absorbida por mi sombrero. Las espadas tras de mi cayeron, y viaje a traves del agujero magico que era mi sombrero hacia detras de mi publico para aparecer detras de ellos. -Taaraaaaan. -La luz me apunto y todos debieron voltear para encontrarse conmigo.

_________________

El que no cree en la magia, nunca la encontrara.
-Roald Dahl-

Color: MediumVioletred
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 672
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 39
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   12th Febrero 2016, 22:40

En cuanto el humo y los resplandores terminan, y Zatanna acaba su espectaculo, el telón se cierra lentamente y un silencio impera en aquel lugar. En cuanto los invitados van poniendose de pie y alejandose de las sillas, los camareros se acercan a tomarlas y acomodarlas en un semicirculo cercano adonde ahora dos de las mesas de comida han sido reemplazadas por sendas mesas dulces repletas de postres, pasteles y otras delicias, poco a poco indicando que se acerca el final de la celebración.

Lo primero que sucede, el Sol ya comenzando a hacer su descenso hacia la linea del horizonte, es que se oye el suave rumor de madera, de ruedas, de las tablas del escenario soportando un peso mucho mayor que el anterior. Los postres son cortas, servidos en la mesa, puestos al alcance de quien los quiera tomar, y es media hora más tarde que el telón vuelve a abrirse sin avisos, llamando la atención pero por la presencia de los musicos en el escenario. Todos ellos luminarias, quizás desconocidos para la mayoria de los presentes, pero aun asi, una oportunidad unica en la vida de poder apreciar la reunión de todas esas grandes mentes artisticas. Uno de ellos da la pauta cuando nota que todos los miran, y con ello, comienza a sonar la primera de las piezas aquella con la que saludan y celebran al agasajado.



Luego de que concluye, los músicos se toman un momento para inclinar sus cabezas en saludos a la audiencia, dándoles el tiempo de expresarse como deseen ante la pieza que acaban de tocar para tan exclusiva audiencia. Clásico, si, pero lo que saben que le place al que está cumpliendo años. Se acomodan una vez más en sus asientos aunque uno se pone de pie, dispuesto a dirigir a dos de los presentes en la diminuta pero notable orquesta. En un instante su mano comienza a moverse, y los dos hombres le siguen con sus violines, de cuando en cuando oyéndose sonidos de otros instrumentos previamente grabados y preparados para que la calidad sea optima para este atardecer. El piano acompaña de cuando en cuando, la música cambia rápidamente, no se busca el baile, se propone, se sugiere con mano dulce y experta, se invita con suaves palabras hechas sonido, son fragmentos de un tiempo lejano, fragmentos de una música que ya no suele oirse, pero que no por ello pierde su belleza.


Tras un tiempo de tocar esa bella música, finalmente se detienen, no abruptamente, sino con un suave dejo instrumental. Todos se sientan esperando que el silencio se asiente un poco entre los presentes. El hombre que está al piano acomoda sus partituras y con suavidad comienza a tocar una canción. No es la verdadera, improvisa, pero sus notas y sus dedos se mueven para arrancarle un genuino Jazz al instrumento, sabía que tan especial era esa música para el castaño, la mujer que habia pagado sus servicios se lo había mencionado el hombre que los habia contactado también estaba alli, era avezado en el mundo del arte musical, habia reunido precisamente a quienes debia para el mejor espectaculo posible. El hombre sonrió y se dedico a su musica.


La tonada paso de tranquila a precipitada rítmica, acelerada, vertiginosa, pero como todo lo que arde con intensidad fue breve. Cuando concluyó, se puso de pie y agradeció a la audiencia junto con los demás, y asi fue que se retiraron habiendo provisto la música para la que habían sido invitados, regalando a los presentes con notas bajas y agudas, ritmos suaves y mas alegres. Wayne Manor no parecia ella misma ante un show como ese, tan invitador a la vida en un lugar que parecia incapaz de sacudirse de encima el vaho neblinoso de la muerte.


...El escenario quedo vacio pero el telón no se cerró, ni las luces se apagaron, como si faltase algo mas, algo que ni siquiera la organizadora comprendia...

------------------------------------------------------------

Ahora si, pueden usar todo esto que narre como material para la siguiente ronda junto con el show de magia Smile

¡Gracias por la paciencia!

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"



Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo

- Batlamida -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1246
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   15th Febrero 2016, 00:39

Cuando Cassandra regresó junto al grupo, Drago ya no estaba allí, y por más que lo  buscó, no fue capaz de encontrarlo por ningún sitio. Una cierta sensación de tristeza se apoderó de ella; ¿se había marchado así, de repente, sin despedirse? ¿la había dejado sola en su primer espectáculo de magia? A lo largo de su atribulada infancia, Cassandra había tenido pocas oportunidades de disfrutar de las pequeñas cosas que para los demás son tan normales, aquellas que llenan de ilusión a un niño, como los espectáculos de magia, así que, en cierto sentido, aquellos iban a ser los ojos con los que disfrutara del espectáculo: los ojos de una niña, y le daba pena no poder disfrutar de ese momento junto a su amado, pero no podía llamarle ahora y preguntarle qué había pasado; el espectáculo estaba a punto de comenzar...

Zatanna inició su show, lleno de luces y maravillas, captando de inmediato la atención del público, aunque Cassandra sólo pudo disfrutarlo a medias tratando de averiguar los motivos que podían haber llevado a Dragoslav a abandonar la fiesta de manera tan repentina. Su inseguridad no paraba de jugarle malas pasadas, y aquella vez no sería una excepción...

El espectáculo terminó, y mientras los músicos que Drago había contratado como regalo para Bruce se situaban en su lugar sobre el escenario, se inauguró el buffet de postres. Cassandra trató de contactar con Dragoslav en vano, pues el bosnio no le cogía el teléfono.

El sol comenzaba a ponerse en el horizonte cuando los músicos empezaron a tocar, amenizando lo que quedaba de la velada con exquisita maestría. Cuando llegó la parte del vals, numerosas parejas jóvenes salieron a bailar, pero Cassandra seguía sola, y, en aquella situación, la soledad no hizo más que incrementar su tristeza.

La luna ya estaba alta en el cielo cuando el famoso "Hit the road, Jack" tocado diestramente al piano dio por concluido el baile iniciando una despedida a una velada inolvidable a, como no podía ser menos, ritmo de jazz.

Una vez la animada canción hubo concluido, los músicos saludaron y se bajaron del escenario, pero, para sorpresa de Cassandra, el telón permaneció abierto. ¿Qué diablos...? Cassandra conocía a la perfección el guión de lo que debían tocar, se suponía que todo había terminado ya... ¿o no?

La noche se llenó de comentarios satisfechos por parte de los invitados, que sonreían complacidos por la agradable velada y formaban cola para despedirse de Bruce mientras recogían sus abrigos y demás pertenencias. Los focos que iluminaron el escenario fueron apagándose de manera gradual, y, de pronto, una luz iluminó con fuerza el lugar central del escenario donde se ubicaba el piano. Y allí, sentado en el taburete, con un micrófono en la mano, se encontraba Drago...

- Señoras y señores -comenzó, mirando con intensidad a Cassandra, con una leve sonrisa en el rostro que no pudo disimular-, quisiera daros las gracias por haber pasado junto a nosotros ésta noche, tan especial para nuestro anfitrión, Bruce Wayne.

Al mencionar su nombre, un foco se desplazó para iluminar al millonario, quien, con una copa de champán en una mano y la otra dentro del bolsillo del esmoquin, sonreía con naturalidad, como si ya se esperase algo así.

- Y, aunque ésta es su noche especial, sé que no le importará que le robe unos momentos para dedicárselos a una de las personas más importantes de su vida... y de la mía -dijo volviendo a mirar a Cassandra.

>>No hace ni tres meses, mi mundo era completa oscuridad hasta que, como un rayo de luz que atraviesa la noche, la conocí. Capturó mi atención de inmediato, y aunque por aquél entonces apenas sabía nada de ella, ni cuál era su nombre ni dónde podía encontrarla, pasó desde aquél momento a ser la dueña y señora de mis pensamientos, y mis sueños... ¿El amor a primera vista existe? No lo sé, pero yo no podía dejar de pensar en ella. Así que... dejé salir todo lo que ella me evocaba de la única manera que sé hacerlo... -los dedos de la mano que no estaba ocupada en sostener el micrófono se deslizaron sobre el teclado y comenzaron a perfilar unas cuantas notas simples, pero llenas de sensibilidad y belleza-. Empecé a tocar, y, poco a poco, aquella mujer misteriosa y maravillosa de la que no sabía nada comenzó a tomar forma... la forma de una canción. Cassandra: ésta es tu canción.


Tras finalizar los últimos compases, se levantó y saltó de la tarima para llegar ante Cassandra.

- Mi amor -empezó tomándola de las manos-: Sé que no hace ni tres meses que nos conocemos, y que sólo hemos estado juntos durante poco más de un mes y medio... Pero siento como si hubiese sido una vida entera. Es tal la complementariedad y la unión que siento contigo, y han sido tan maravillosas éstas semanas que no tengo la menor duda de que deseo prolongar ésta felicidad durante el resto de mi vida...

Tras decir ésto, sacó del bolsillo de su chaqueta una cajita que tendió hacia ella. Al abrirla, un anillo de oro blanco con una piedra blanca engarzada resplandeció ante todos.

- La primera vez que nos vimos en la mansión me dijiste que había belleza tras mi máscara -susurró el mutante sacando el anillo de la caja-. Ésta gema es lo que mejor simboliza el amor que sentimos. Parece ser una piedra blanca normal y corriente, pero... cuando le da la luz...

Movió el anillo de manera que la luz de la luna incidiera directamente sobre él y una miríada de preciosos destellos azulados alumbraron la noche. Era algo mágico.

- La unión de la noche y la luz... -musitó, tomando con delicadeza la mano de ella para deslizar el anillo en su dedo anular. Encajaba a la perfección-. Desde que te conozco soy mejor persona, y quiero creer que yo te hago brillar de la misma manera que tú me haces brillar a mí. Cassandra Caín -sus dedos se entrelazaron con los de la mujer al tiempo que la aproximaba más hacia él-: ¿Quieres casarte conmigo y ser mi compañera? No tienes que contestarme ahora, ni dentro de un mes ni en un año. Te he esperado toda mi vida y no me importa esperarte el tiempo que haga falta.

Un foco de luz se encendió nuevamente sobre el piano, aunque ésta vez no había nadie sentado ante él, y la misma melodía de antes comenzó a sonar:


Drago sonrió y, acercándola hasta pegar su cuerpo al suyo, le susurró:

- Hice algunos arreglos orquestales y le pedí a los músicos que la tocaran para mí.

Había preferido hacerlo así en lugar de que la tocaran en directo porque no quería que personal ajeno a la mansión fuera testigo de aquella proposición de matrimonio. Drago era un mutante reconocido, y podía traerle problemas a Bruce si se hiciera público que su futuro yerno era uno de ellos. Prefería dejarlo todo dentro de la intimidad del círculo más cercano de Cassandra, aunque para eso tuviera que emitir una reproducción previamente grabada en estudio, y estaba seguro de que Bruce también lo agradecería.

- ¿Quieres bailarla conmigo?

Y, extendiendo el brazo izquierdo de ella con su diestra, la rodeó por la cintura con la otra mano y comenzó a guiarla en un maravilloso baile en el que la oscuridad les rodeaba, opacando a los demás invitados al tiempo que destellos de luz multicolor alumbraban sus pasos y formaban maravillosos efectos de ensueño mientras los diversos instrumentos parecían danzar también a su alrededor; los arcos de violines, violas, contrabajos y violonchelos se movían como tocados por un músico invisible, las cuerdas de las arpas se cimbreaban como movidas por el viento al servicio de los dos amantes en la que sin duda sería la noche más especial y mágica de sus vidas...

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 35
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   11th Marzo 2016, 05:17

Me acomodé en mi asiento al regresar, dejando el de Dragoslav libre a mi lado para cuando quisiera venir. Fue como si todo lo demás se desvaneciera en el instante en que Zatanna salió al escenario y los murcielagos volaron desde sus mangas, ¡Nunca habia visto nada igual! Una música ritmica comenzó a llenar todo el lugar. Habia visto magia antes, pero no magia para hacer feliz a las personas, solo magia para luchar, para hacer daño a otros, y esto era, uhm...¿"Refrescante"? Que bonita palabra, si, esa, quiero usar esa. Cuando dijo lo de las flores rei para mis adentros, nunca habia oido nada como eso, y me imaginaba a Bruce con su tipico gesto adusto sentado en un campo de florecillas bailando alegremente como en las caricaturas, pero duro poco, Zatanna enseguida comenzó a tomar espadas de una caja repleta de simbolos mágicos y me quedé boquiabierta un instante cuando las espadas comenzaron a clavarse en el aire, ¡Y se estaba subiendo a ellas! ¡Va a saltar! Tuve que hacer mucho esfuerzo para no levantarme de mi asiento cuando se disponia a dar el salto. Lo hizo: Arrojó su sombrero al suelo, saltó, desapareció por el agujero, y me di la vuelta junto con todos cuando escuché su voz detrás nuestro, me dolian las manos por la fuerza con la que aplaudia, el corazón me daba saltos, habia sido...increible.

La silla vacia a mi lado me tomó por sorpresa, era como si durante el espectaculo me hubiese trasladado a otro mundo. Me puse de pie junto con todos y me separé del grupo, comenzando a buscar a mi novio por la mesa dulce. Pedí a Alfred mi telefono celular  para poder llamarlo, pero nada no contestaba y no lo veia en ninguna parte, era como si nunca hubiese estado. Mi corazón se acelera, ya no por emoción, sino por miedo, el miedo que me da que le haya sucedido algo, ¿Como podia ser? Estamos en mi casa, en la de Bruce, no deberia sucedernos nada, nuestras identidades estan bien guardadas, nadie aqui nos delataria. Me llevé una mano a la frente y cerré los ojos suspirando, se que habia prometido que no pensaria en estas cosas el dia de hoy, pero no puedo no hacerlo, mi mente está preparada para pensar de esta manera. Me separo de la mesa y camino en los alrededores del baile, voy detrás del escenario, miro hacia la penumbra de la tarde que esta perdiendose, pero nada, no lo veo por ninguna parte, y sin embargo, no quiero preocupar a Bruce, se que esta fiesta se acabaria de ser asi. Los minutos se hicieron casi una hora, dos, caminé de regreso a la casa, nada en absoluto. Cuando volví y vi que el baile estaba terminandose, ya estaba casi al borde del llanto, o de correr a ponerme mi traje y salir volando hacia Gotham en su busqueda. Las luces del escenario se encendieron una vez mas y mis preocupaciones se fueron mientras una mezcla de alegria, sorpresa y molestia tomaban su lugar: Alli estaba Drago, sano y salvo, agradeciendo a todos por haber estado aqui en este dia pero...tomando unos momentos de su tiempo para dedicarselos a...a mi...

...Los miré a todos, sorprendida, y lo miré a él, mientras las luces me iluminaban y él tomaba la palabra y hablaba de mi, de como lo habia cautivado, de como me habia quedado en sus pensamientos después de ese primer encuentro. Sabia que me recordaba de aquella primera vez, pero nunca me podria haber imaginado la intensidad con la que se acordaba de mi, con la que me habia llevado consigo. Aun sin un nombre que susurrar, sin un aroma que recordar, sin un tacto que añorar, me habia extrañado, me habia deseado y añorado de la misma forma que él habia estado conmigo todo ese tiempo antes de aquella noche en que volvi a verlo. Y las notas eran dulces, y sus palabras hermosas, y mis mejillas eran el camino terso y pálido de decenas de lágrimas sinceras, con los compases me veia joven, dejada por otra, veia la tragedia me veia sola frente a las llamas, la ruina, me veia abrazando el cuerpo de Tim, acunando a Steph en sus ultimos momentos, vuelto el dolor y lavado enseguida por la primera vez que Caroline me ofreció acompañarme a vigilar Gotham, o la primer sonrisa que Bruce me dedico, la primera vez que volví a ver a Richard y a Barbara, tantas cosas y sin embargo, brillaba entre ellas aquella primera noche en la mansión, aquella vez donde me atreví a escuchar a mi corazón y a seguir el rastro de aquel misterioso hombre que me habia robado el corazón, quizás sin darse cuenta. Me llevé las manos al pecho, estaba aturdida por las emociones demasiadas, un torbellino que venia desde mi corazón y llegaba hasta mi mente, y solamente podia quedarme en mi lugar, quieta, sonriente, llorando de felicidad por las hermosas notas que su mano le pedia dulcemente al piano. Habia amor en sus movimientos, genuino deseo de que la canción se oyera hermosa, de arrancarme la sonrisa que ahora lucia en mi rostro.

La canción terminó, y enseguida dio un salto desde el escenario. Se acercó sus manos estaban calidas, y tomaba las mias con una dulzura atravesada por los nervios. Cuando comenzó a hablar, noté como mi pulso se aceleraba, y nunca hubiera pensado que me diria...¿El resto de su vida...?

La gema era hermosa, el anillo perfecto, y me los ofrecia a mi...de entre todas las mujeres que podria...a mi...las lágrimas vuelven a atravesar mi rostro y humedecer mis mejillas, el pecho me sube y baja con nerviosismo, no se que sentir, la emoción, la alegria, el temor, todo se entremezcla y no se dond comienza o donde acaba. Me desliza el anillo suavemente, mientras giro un poco la mano para que la luz vuelva a bañar a la joya y esta me regale sus detellos de colores. Sus palabras no acaban alli, me dice cosas que nadie jamás me habia dicho, me habla de que lo hice mejor, y yo siento lo mismo, él me hizo mejor a mi, me enseñó a amar, y la importancia de ese sentimiento, me mostró que la vida no acabó para mi el dia en que abandone a Alfred, que mi sentido no era unicamente ser la sombra de mis seres queridos, porque las sombras estan vacias, son solo el reflejo de lo que las proyecta, un reflejo carente de todo, y yo en este momento, estaba nerviosa, inerte, pero llena de una vida que luchaba por salir de mi.

Respiro agitada, me acerca a él. Me habia hecho una pregunta, la pregunta, y ahora, podia elegir, como nunca antes en mi vida. Por primera vez me amaban de verdad, por primera vez me valoraban y elegian por algo que no era dañino. No era como luchaba, era como sentia, como pensaba, como me preocupaba por él. Cuando me acercó, me separé de inmediato, llorosa, hiperventilando, y sin poder decir una sola palabra, mirandolo a los ojos...



...Mas oscuros que la Noche...

...Una primera noche sin sombras...

...Y a través de treinta dias de luz...

...Acompañados de buenas personas...

...Habiamos llegado hasta aqui...

...Hasta el momento de atrevernos juntos a ser felices...


...Comencé a reir, a reir en voz alta, tapandome la boca un instante, dejando salir una risa alegre al otro, llorando como nunca pensé que lloraria. Miraba a todos lados, no entendia nada absolutamente nada, solo tenia una certeza entre la tormenta que habia en ese momento en mi corazón. Y corrí, corrí hacia él y me lancé a abrazarlo, llorando durante unos segundos sobre su hombro, tomando su mano y dejando que rodease mi cintura...

- Si...- Susurré en su oido, la unica palabra que podia lograr entre mis nervios, pero no necesitaba ninguna otra, enseguida me dejé llevar en aquel baile, perdida en la suave y calurosa alegria en la que todos mis temores se habian disipado. Bailemos, mi amor, bailemos juntos en medio de luces y sombras, todo el tiempo que la vida nos permita, solo tú y yo, Angeles de Luz y Oscuridad, protectores, amigos, compañeros, amantes. Sé mi todo, no puedo decirtelo, pero si puedes ver en mis ojos mientras te miro ahora, sé que ves que sere el tuyo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   7th Abril 2016, 20:39

Drago parecia bastante considerado con su amor para Cassadnra. Lo podia sentir, una empatia "magica" o mas que nada, sensible de lo que se puede llegar a sentir en el nombre de los dioses... Sonrei un poco y asenti. -Es una chica muy valiosa... Ojala sean muy felices, lo necesitaran para todos estos tiempos... -Mencione, entre una divagacion o una premonicion de lo horrible que habia sido este año y lo que se podia venir. Luego sacudi la cabeza y mire a Drago. - ¿Sabes? Si un dia necesitaran algo para ustedes, no duden en llamarme... Tengo buenos contactos si necesitan conseguir pociones magicas para el amor... -Sonrei bromista y luego mire cuando Richard llamo nuestra atencion para hacer un brindis.

Me le quede viendo, algo sorprendida. Por alguna razon, no me fue agradable la sensacion de ser interrumpida por el brindis, pero no repare mucho en ello. Solo me quede viendo al niño (ahora hombre) que siempre habia visto acompañar a Batman en las buenas y en las malas... Era un sentimiento extraño, como de sentirse en un lugar y a la vez estar perdido en el tiempo, como si desease que no fuese el Nightwing tan intrepido y valiente que ahora luchaba con nosotros en la Liga, si no ese Robin que le daba alegria y me dejaba cargarlo para jugar cuando no habia nada que hacer en la Atalaya. Debe ser incomodo para las personas que todos con los años envejezcan, y yo, que celebrare en poco mas de un mes mi cumpleaños, jamas envejeciera y me mantuviese igual que hace cuatro mil años...

Choque mi copa suavemente con todos, aunque por alguna razon, cuando la choque con Barbara emplee un poco mas de fuerza, haciendo una leve grieta en el cristal de la copa. Mire sorprendida el pedazo de cristal y le di un rapido trago para que no se derramase para luego dejar la copa dañada en una mesa y volver con Drago.

Me quede callada mientras Cassandra hablaba señalando a la chica vestida de azul oscuro que se llamaba Helena. Creo que la conocia de algo, pero no repare mucho en ello. Luego mire hacia arriba un segundo, cuando Cassandra llamo mi atencion, agradeciendome que haya venido. Le sonrei un poco y negue con la cabeza.

-Gracias a ustedes por invitarme... Agradezco su hospitalidad.

Drago desaparecio, y no quise hacerle preguntas, seguramente tenia que ir al baño o algo por el estilo. Si Zatanna ya iba a salir, entonces, lo mejor seria ir a esperar... Camine hacia las sillas donde seria el espectaculo y me quede sentada viendo pasar el tiempo mientras llamaban la atención las llamadas.

Cuando Zatanna empezo su show yo lo pude ver todo no con sorpresa, si no con cierto humor por lo gracioso que era todo esto. La magia para mi ya no era algo tan extraño, pero siempre me podia maravillar de los ingenios de la creatividad coreografica de nuestra maga. Aparte de que era mi amiga y me gustaba cuando hacia shows como este... Lo mejor del show era que me hacia despejar mi mente de otros pensamientos mas siniestros. Estire mi mano derecha mirando los petalos rosas, azules y morados que caian en mi mano y me senti, por un momento, mas ligera... No sentia las terribles cargas de peso que me habian traido a esta fiesta, ni sentia la presion de comportarme de una manera u otra. Me sentia genuinamente feliz tras varios dias de preocupacion. Cerre mi puño suavemente y con mi pulgar acaricie el suave tacto de la flor.

Mire de vuelta al escenario, y feliz, observe como Zatanna empezaba a sacar espadas. Me divertia mucho ver como saca objetos de toda indole para su magia, pero las espadas eran mis favoritas, asi que puse mas atencion al ver como las apilaba una sobre otra de manera vertical desafiando el equilibrio y la gravedad basica...

El show acababa, y cuando el telon se cerro y Zatanna desaparecio, probablemente para cambiarse, aplaudi. Me sentia muy feliz de haber visto una interpretacion como esa. Me levante, cogi un petalo de flor y mire unos segundos antes de tirarlo en el pasto. Camine hacia las mesas y empece a tomar un pastel primero, luego otro, otro... No tenia hambre, solamente estaba comiendo dulces por pura gula. Pero me gustaba, y no creo que nadie se molestase...  

No me movi de la mesa de los pasteles hasta que de nuevo llamaron nuestra atencion para ver el escenario. Los musicos no me atraian tanto, sin embargo, pense que seria una groseria no ir a sentarme, asi que cogi un plato y me lleve muchos pastelitos para ir a escuchar. Me sente con Cassandra y le toque el hombro. Se veia algo confundida al no estar Drago... -Oye, corazon, ¿Quieres uno? -Casi insistiendole, le obligue a que cogiera uno-

Cuando terminaron de tocar los musicos, yo seguia sentada, pensando mis cosas mientras devoraba una interesante cantidad de azucar y dulces... No habia sido una mala noche, es decir... Me habia divertido, sin embargo, no habia sido la fiesta que esperaba por culpa de como me sentia. Ya no habia muchos pasteles, asi que me levante y le hice un gesto con la mano a Alfred que se acerco mientras yo hacia lo mismo.

-Alfred... Eh, ¿Me puedes dar mas? -Le enseñe el plato con una tarta mordida-
-Señorita Diana, ¿No cree que le puede caer mal al estomago? -Alfred me miraba con la misma amabilidad que le pedia de siempre...
-No, no creo... Traeme mas, por favor.
-Si, en seguida señorita Diana.

Hacia un poco de frio, pero la temperatura a mi no me afectaba. Me sentia con ganas de hacer cosas divertidas, de ir a algun lugar con alguien, de llamar a cualquier amigo... No sabia que me pasaba, me sentia como si tuviese todos los sentimientos corriendo en rachas furiosas, como caballos en el hipodromo. A veces la ira, otras veces la tristeza, otras veces una felicidad plena.

Suponia que despues de la fiesta iba a ver algo mas para hacer, asi que solamente me quedaba esperar a Alfred y luego despedirme de todos para recoger mi moto e irme... Mientras esperaba de pie, una luz aparecio en el escenario. Ahi estaba Drago, iluminado por los reflectores, mientras todos observaban. Parecia que esto ya se habia acabado, pero no. Empezo a hablar hacia Cassandra, exaltando sus sentimientos bellos por ella. Sonrei maravillada y seguia escuchando cuando empezo a tocar.

Alfred vino con mas tartas y me las dio, asintiendo agradecida cuando Dragoslav empieza a hablar y... Oh vaya, una propuesta de matrimonio. Solte un gritito de sorpresa y me lleve una tarta a la boca, dejando el plato en el suelo un momento para levantar los pulgares emocionada, como si le dijese "¡Vamos, di que si!" a Cassandra...

Mi superoido me permitio escuchar el si de Cassandra, al que aplaudi cuando ambos empezaran a bailar... Los deje bailar unos veinte o treinta segundos, pero yo tambien queria bailar, aunque no sea en la pista. Camine dando grandes zancadas y tome a Bruce del brazo, casi jalandolo para que me tomara de la cintura y empezara a bailar conmigo al ritmo. Yo sabia que mi amigo, pese a todo, era un gran bailarin... Y yo era la mejor de todas cuando de las artes se tratase.

-Vamos, Bruce... -Sonrei un poco animada. Sin embargo, mientras girabamos mi gesto se puso un tanto serio. Habia llegado a una conclusion... Cassandra y Drago se habian comprometido, y probablemente Richard y Barbara lo harian. Tony Stark y Virginia habian anunciado su compromiso, asi que, en realidad yo era la unica soltera. Bruce tenia sus intereses con otra chica, y aunque me frustraba, no queria recriminarselo... Asi que supongo que asi seria. Mientras todos mis circulos cercanos podian formar sus familias, yo tenia que vivir encadenada a la realeza de Themyscira y la incapacidad de poder casarme con alguien sin sentirme traidora a las tradiciones mas añejas de mi Isla. Me molestaba mucho saberme encadenada a eso...

Cuando acabe el baile, solte a Bruce y me fui repentinamente a sentar, enfurruñada, en uno de los bordes del escenario. Los odiaba, odiaba que Clark hubiese preferido en otros momentos a Lois, que Bruce no pudiese quererme como yo quisiera, que ninguno de mis compañeros por los que podia sentir algo y odiaba que las tradiciones no me permitieran elegir una vida como las que mis compañeros estaban tomando en estos momentos. ¡Era demasiado impotente! ¡Tenia todas las posibilidades de ser la mujer mas libre del mundo, y cuando podia tomar una decision como esa, me veia atada! Odiaba ese sentimiento de impotencia, de descontrol y de frialdad con el que las cosas se dictaban.

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
102HelenaBertinelli
Birds of Prey
Birds of Prey
avatar

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 20/10/2014
Localización : Gotham.

Ficha de Personaje
Alias: Huntress
Nombre real: Helena Rose Bertinelli
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   1st Mayo 2016, 05:15

Tras recibir el apreton de manos, mire a Bruce Wayne a los ojos y asenti. Ahi estaba mi deseo de tener una relación profesional con Batman y con Bruce Wayne tanto como el no se metiera en mis asuntos y yo no me metiera en los suyos. Asi funcionabamos, y asi podiamos evitar cualquier confrontación por nuestra praxis. Estabamos inevitablemente lejos del paradigma de la etica y la labor que a ella le compone sobre nuestros medios, pero nuestros fines eran demasiado similares como para ponernos en un bando u otro sobre lo que se debe o no hacer.

Camine con cuidado lejos de la festividad y me dirigi hacia la mansion para ir al baño, al cual al llegar, me limpie las manos y me mire al espejo. Tenia que salir de aqui lo mas pronto posible. Tome mi bolso, me seque las manos con una toalla y camine de vuelta al jardin, donde estaban todos los invitados terminando su brindis. Esboce una falsa sonrisa y me acerque a ellos como si nada hubiese pasado, tratando de evitar (por verguenza o por evitar que sentirme mal) a Barbara y a Richard. Era una actitud poco valiente, pero no podia soportar el hecho de estar en el mismo lugar con una amiga y un compañero al cual le habia fallado tanto... Y habia dejado vivo al psicotico que lo hizo.

Mire a Cassandra y le sonrei un poco cuando me señalo frente a su novio. Desde que lo habia visto no podia evitar sentir un tanto de recelo, pero tambien tenia una extraña incomprensión. ¿Qué tenia el? No se veia especialmente guapo, ni tan musculoso. No parecia tener mucho dinero ni nada que lo hiciese especial, o al menos eso yo veia. Cassandra seguramente se equivocaria. Era un tanto ingenua a veces, o quizas estaba tan confundida que no podria confrontar otras realidades. Seguramente Cass podria conseguirse a cualquier otra persona, vamos, es guapa... Pero bueno, supongo que todos cometemos errores en ese aspecto.

Posteriormente, tras dar un poco de vueltas y tomar una copa mas de uno de los meseros que estaba circulando por ahi, vi un rato el show de magia de Zatanna. Era interesante, pero no me gustaba tanto el enfrentarme a gente que dominaba los poderes como si fuese lo mas comun del mundo. Tenia demasiado aprecio a mi realidad, al culto cristiano del Dios Omnipotente... Y estas personas, de la nada, podian hacer lo que se propusieran con la realidad. Nunca me adaptaria a ellos, ni a su supuesto orgullo por encima de los humanos. Ni Wonder Woman, ni ningun otra persona en este lugar podria darme la sensación de seguridad que tienes al enfrentarte a un criminal cualquiera de que puedes derrotarla en un enfrentamiento comun. Para estas personas se necesita hacer mas de lo que hace cualquiera, y eso mismo las vuelve las peores amenazas.

Cuando acabo la maga, empezo a tocar la banda. Yo tome otra copa y me quite, algo ruborizada por el alcohol y esboce una sonrisa discreta. La musica no estaba mal, pero no tenia con quien (ni queria) bailar. Simplemente me quede parada en un lugar mientras veia todo pasar, pensativa. ¿Qué haria ahora? ¿Volver a mi casa y dormir un rato mas o ponerme el traje y hacer una ronda por el barrio comercial? No me di cuenta de que entre mis divagaciones, otro pianista empezaba a trabajar.

Cuando voltee, vi que estaba el novio de Batwoman en el escenario. Frunci el ceño y solo me quede viendo, escuchando sus canciones sin mucha simpatia... Cuando se levanto y fue ante ella para hablarle. ¿Qué demon...? ¡Le esta pidiendo matrimonio! Frunci con mas desagrado el ceño y mire a Cassandra con desaprobación. ¡No! No podias casarte ahora, eres un vigilante que estaba perdiendo todas las noches en salvar a una ciudad malagradecida del crimen y la basura humana que abunda en sus calles. ¿Qué ganabas haciendo eso? ¡Solamente te meterias en predicamentos entre tu esposo y tu labor!

Despues, esboce una sonrisa hipocrita para ver a ambos y mire despues a la ciudad. Ya habia visto demasiada cursileria hoy, pero creo que ya nada podia empeorarlo.

_________________
Sospecho seriamente que te va a doler. Mucho.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 1982
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 20
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   2nd Junio 2016, 13:38

- Me gusta pillarte desprevenido, Bruce.- confesé. Ver al murciélago confundido era una de mis mayores aficiones, y no sucedía todos los días, así que tenía que aprovechar. Era un alivio ver que la fiesta y los regalos le habían gustado, era el mejor momento para darse cuenta de que tenía gente más cercana de lo que creía. Y no es que se hubiera esforzado mucho para mantenerla, todo el mundo sabía que Batman no tenía muchas habilidades para la vida social. Me refiero a una vida social de verdad, no la que se forjaba como empresario multimillonario. Se podría decir, que todos los que estábamos allí le queríamos de corazón, por sus grandes virtudes y sus muchos defectos. Y estaríamos allí siempre que nos necesitara.

- Confieso que la idea no fue mía, pero tuve mucho que ver con todo el tinglado.- choqué mi copa con la de Bruce, después con la de Barbara y al final con la de Diana. La mujer maravilla parecía nerviosa por algún motivo inexplicable. En cuanto cruzó su copa con la de Barbara, ésta se hizo añicos.

-¿Estas bien, Diana?– me acerqué a ella con ojos preocupados y le di mi servilleta para que se limpiara el cava que había tirado encima de su vestido. Murmuró una maldición y entonces se alejó de nosotros. Era extraño ver a la mujer de tan mal humor teniendo en cuenta que esto era una fiesta y estábamos para pasarlo bien. - ¿Ha pasado algo con Diana? – pregunté a Bruce, que todavía seguía a nuestro lado. La amazona había llegado al cementerio antes que nosotros, así que había tenido el tiempo suficiente para hablar con mi padre adoptivo y discutir de algo que la preocupara.

Pero antes de que siguiera la conversación, las luces se apagaron y empezó el espectáculo de la magnífica maga, Zatanna Zatara, uno de los miembros más antiguos de la liga de la Justicia y que ahora trabajaba de forma independiente.

Yo tenía una relación de amor odio con la magia y las cosas inexplicables. Se podían hacer cosas realmente maravillosas con la magia, y sentía mucha envidia por aquellos que tenían poderes… pero la magia también tenía un lado oscuro que te consumía y hería a las personas más importantes de tu vida.

Me quedé de pie al lado de Barbara mientras terminaba de charlar con Anthony Stark y su recién prometida Virginia Potts. La maga nos dejó alucinados cuando sacó a los murciélagos y creó una lluvia de pétalos de flores. Reí, en aquel momento me sentía liberado del trabajo y las tensiones que me ofuscaban. Miré a Barbara con una gran sonrisa, y sentí que los pétalos caían aún más lentamente cuando alcanzaban a la pelirroja. Una flor de color rosa se había quedado enganchada a su melena ardiente, y me incliné para quitársela y hacerla volar con un soplido. En aquel momento pensé en demasiadas cosas y me quedé clavado mirándola. Cuando me di cuenta de mi bloqueo, me aparté sin decir nada y seguí mirando el espectáculo.

Ahora un acto alucinante de equilibrismo con espadas afiladas y una desaparición de la estrella por su sombrero de chistera. Ese truco ya lo conocía, era el del “agujero dimensional”, así que Zatanna no tardó en aparecer por detrás del público y todos le aplaudimos.

La noche iba cayendo lentamente sobre la mansión Wayne, y cuando creía que la celebración ya terminaría pronto, del escenario aparecieron varios músicos. Durante la hora siguiente, seguí con la interesante charla que se producía entre los millonarios, yo incluido. Posiblemente no tenía ni la décima parte de la fortuna Stark o la fortuna Wayne, pero me quedaba la fortuna de los Grayson Voladores y las mágicas inversiones Lucius Fox.

Una voz diferente tomó el micro y todos nos giramos asombrados al ver a Dragoslav en el escenario… ¡Y nada más y nada menos que pidiéndole matrimonio a Cassandra! ¿Este año iba a ser el año de las bodas o qué? Primero Wallace y Artemis el 14 de Febrero y ahora estos dos tortolitos… Me sentí muy feliz de ver que la vida de Cassandra había tomado un giro tan importante. Y pensar que cuatro meses atrás era una muchacha insegura que no sabía a dónde encaminar su vida y buscar su propia felicidad. Y al final la felicidad la había encontrado a ella.

Y yo todavía en el mismo sitio, estancado, sin poder decirle nada a la mujer que más he amado. Supongo que en eso también me parecía a Bruce. Su amistad para mi significaba mucho más que cualquier otra cosa, nos conocíamos desde hace tantos años que sabíamos lo que pensaba el uno del otro. No importaba que no me correspondiera nunca, Barbara iba a estar siempre ahí para mi y yo para ella. El vínculo que nos unía era mucho más fuerte que el amor.

- La próxima boda será la del señor Wayne… ¿no? – dije rompiendo el silencio y alzando la copa para llamar la atención de Bruce.

FDI: Y aquí termina mi intervención en este post. Un placer haber podido participar en el cumpleaños de Brucie!! Very Happy ¡Gracias a todos los participantes!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Barbara Gordon
Birds of Prey
Birds of Prey
avatar

Mensajes : 581
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 30
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Oracle
Nombre real: Barbara Joan Gordon
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   29th Junio 2016, 22:29

Aquél era el día de las buenas noticias. Y aún soy incapaz de describir con palabras lo mucho que había necesitado buenas noticias aquellos días.

Diana no estaba bien, cualquiera hubiera podido percibirlo. Mi copa se agrietó cuando brindó con un poco más de fuerza de la necesaria, pero traté de decirle con una sonrisa que no pasaba nada. No sé si aquello bastó; se marchó poco después, y Dick expresó en voz alta las mismas preguntas que yo me estaba haciendo. ¿Iba todo bien?

El espectáculo de Zatanna atrajo de inmediato la atención de todos los presentes, incluyendo la mía. La observé, fascinada; me encantaba verla trabajar. Y aquéllos eran sólo trucos de escenario; aquella mujer podía hacer cosas verdaderamente increíbles cuando se ponía a hablar del revés. Con una sonrisa, me volví para comentarle algo a Dick, pero estaba como ausente... y me retiró una flor del pelo. Ni siquiera me había dado cuenta de que estaba allí.

- ¿Grayson...? - musité, algo sorprendida. Siempre lo llamaba por su apellido cuando quería quitarle hierro a una situación, y aquella situación me ponía nerviosa por una razón que no alcanzaba a comprender. O tal vez sí lo sabía, pero no quería pensar en ello. Dick había crecido mucho, y aquello aún me turbaba. Él pareció volver a la realidad y se apartó un poco de mí.

Cuando el espectáculo terminó, aplaudí con entusiasmo, sin poder ponerme en pie por las razones obvias, pero sonriendo de todos modos.

Y, cuando ya pensaba que la velada no ofrecería más sorpresas, fue el turno de Dragoslav Katich. Su interpretación de piano no podía haber sido más bella... y le siguió una verdadera declaración de amor eterno, y una proposición de matrimonio. Me llevé las manos a los labios, reprimiendo las ganas de soltar un gritito de emoción. Me alegraba tantísimo por Cass... Ella se deshizo en lágrimas, y entonces aceptó. Cuando al fin pude llegar a su lado, le di un abrazo y besé su mejilla, aún empapada.

- Felicidades, Cass... - dije, sonriendo de oreja a oreja, como hacía mucho que no hacía, y después felicité también a Dragoslav.

- La próxima boda será la del señor Wayne… ¿no? – dijo Dick, y no pude menos que reír.

- Asegúrate de que coja el ramo... - le dije a Cassandra, guiñándole el ojo.

Alcé la copa junto con mi Chico Maravilla.

- Por los futuros novios - propuse, feliz.


_________________


:We are the Night:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 672
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 39
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   23rd Julio 2016, 10:00

Aplaudí junto con los presentes cuando Dragoslav le propuso matrimonio a Cassandra. Ella solamente habia contestado con una palabra, pero para quien la conoce, una sola palabra dicha por ella puede representar una infinidad de cosas. Dragoslav Katich es un buen hombre, atormentado por un pasado en el que pocos se atreverian a mirar, y ella una mujer que ha pasado por experiencias que me quebrarian, y aun esta aqui, sigue luchando. Son una pareja fuerte, no puedo criticar la decisión, la soledad es el camino que yo elegi, y no puedo imponerle esa elección a otros, dificultará su trabajo, quizás la entorpezca, le abre un nuevo frente vulnerable, lo que le pase a él la afectará, pero no importa, hoy sonrie, hoy es feliz, y no es la única, Richard y Barbara también lo son, como no los veia serlo hacia mucho tiempo, como si este día, que tendría que haber sido silencioso, subitamente se hubiese convertido en un bálsamo para la tragedia. En estos momentos, creo que vale la pena mi esfuerzo, que todo lo que hago da frutos, porque los que me rodean han sufrido, pero no se han visto alterados, no se han convertido en lo que yo, no son personas solitarias, no son personas que viven con pesar en sus corazones, han superado lo que los aquejaba, y gozan de sus aciertos y de estos momentos. Ellos son mas importantes que yo, siempre lo he tenido en claro, verlos asi me hace sentir breve pero ciertamente realizado.

- Diana...¿Que...? - La habia visto venir, pero era muy rápida, aun cuando no se daba cuenta, y me tomó del brazo y me obligó a bailar una pieza. - No me gusta bailar...- Y sin embargo lo habia hecho decenas de veces, pero solamente para aparentar, para transmitir una imagen falsa que distrajera a mis enemigos de asociar al hombre y al vigilante. Dicen que bailar es una experiencia maravillosa, que conecta a los que lo hacen, pero en este momento, todo lo que siento es una necesidad de separarme de la mujer que me mira tensa y me obliga a una danza casi por la fuerza. Cuando acaba el baile, se separa súbitamente de mi y se va, con el mismo mal semblante con el que me habia hecho danzar antes. Debe tener sus raíces en cuestiones relativas a Themyscira, todas las veces que la he visto con mal talante, ha tenido que ver con ello, pero tiene sus tiempos, y seria imprudente presionarla con preguntas en este momento, ya encontraré la oportunidad.

Le lanzo una mirada a Richard en el momento en el que hace esa pregunta, sin saber muy bien como reaccionar a ella. - ¡Y porque sea con una mujer real! - Mi mirada ahora se pone sobre la chica de cabellos rojizos que alza su copa. - ¿Que? Las de las revistas son todas de mentira....- Niego suavemente con la cabeza, sonriendo un poco, es una buena muestra de humor. - Por los futuros novios, y por un futuro repleto de gracias...- Alcé una copa que tomé de una mesa cercana y brindé a la salud de los novios, bebiendome un trago breve para acompañar el gesto. Di un paso al frente quedando en el centro de todos, mi copa aún en mano.

- Les agradezco que hayan venido...- Miré a cada uno con detenimiento. Anthony Stark era alguien peculiar, que se habia comportado muy bien considerando que esto era una celebración, y la compañia de una mujer tan responsable y centrada como Virginia le hacia bien, se complementaban, casi tanto como Cassandra y Dragoslav, sabia lo suficiente de ambos para saber que harian una buena pareja. - A decir verdad, nunca pensé que podria pasar denuevo un dia con algunos de ustedes...- Richard y Barbara comprenderian a donde apuntaba ese comentario. - Y agradezco estar equivocado...- Aquellos dias nunca regresarian, pero al menos los tengo aqui, ahora, y es una dicha que pienso tomar. Cuando Richard entró al elevador a trompicones, estaba enfurecido, pero cuando ese sentimiento se apagó, me abrazó la amargura de saber que estaba ante el fin de una era, casi pude predecir las palabras de Barbara cuando me entregó su traje y me dijo que no regresaria, y ni eso pudo salvarme de que también me doliese profundamente. Ellos ya no están, Omega se los llevó casi con total certeza, pero puedo pasar estas horas con un Richard y una Barbara, y lo agradezco. -...como agradezco a quienes siempre han estado a mi lado...- Alfred asintió discretamente, y yo a él, no necesitabamos palabras. - Y a quienes han llegado recientemente a mi vida...- Alcé mi copa suavemente hacia Anthony, Cassandra, Caroline, Dragoslav, Diana y Helena, las personas que habia conocido desde Omega. - Todos y cada uno de ustedes representan algo en mi vida, y significan algo para mi...- Han sido hijos, amigos, compañeros. -...cada persona aqui presente ha compartido alguna experiencia conmigo, y en el proceso, me ha enseñado algo, convirtiendome en una persona diferente, quizás, mejor...- Los recorrí con una última mirada, tratando de asimilar la sensación de alegria que me embargaba en ese momento, los rostros de todos, la hermosa noche que hacia, los trajes y vestidos, tomando una foto para mis adentros que llevaré en los dificiles días que estoy seguro que vendrán.

- Gracias a todos por haber venido, este brindis es para ustedes...- Alcé mi copa y deje a todos hacerlo, bebí un sorbo cuando el brindis acabó.




...En mis peores momentos...

...Cuando necesite fuerzas...

...Recordaré este dia...



--------------------------------------------------------------

Y con este post finaliza el mini-evento. Lo único que quedará abierto y por rolear es el Epilogo con Selina Kyle.


Muchas gracias a todos por haber participado, ha sido un largo viaje desde aquel primer post hasta este, y lo he disfrutado mucho.

Queria hacer algo distinto, y creo que ha sido interesante, y una buena oportunidad para todos de conectar un poco más a sus personajes Smile

¡Muchas Gracias por participar!

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"



Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo

- Batlamida -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]   

Volver arriba Ir abajo
 
[Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]
Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» [Pastel de Murcielagos] Camarones, Postres y Croquetas [Jardines de Wayne Manor]
» [Pastel de Murcielagos] Cuentale a quien mas confianza le tengas... [Cementerio de Wayne Manor]
» Tristán y Candela XXXIV
» ¡Cuiadado! Cork en Syrup Village
» Banneo de BioniCSCS

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham :: Mansión Wayne-
Cambiar a: