Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Mayo 2015, 12:16

Tan solo habían pasado unos pocos días. Me despertaba sudoroso y gritando cada noche por las pesadillas que sufría por las torturas a las que me habían sometido aquellos hijos de puta. Tenía miedo de quedarme solo, y el trayecto entre la mansión y la casa o el tiempo en que tardaba Sasha en llegar se me hacía eterno. No podía entrar a la cocina por los cuchillos y demás cubiertos que allí había. Más de una vez me había encontrado a mí mismo hecho un ovillo en el suelo, casi llorando y muerto del miedo y la tensión. Sabía que eso pasaría poco a poco, que terminaría superándolo con tiempo, pero en ese momento estaba muy afectado por todo. Sasha había sido un enorme apoyo, pero no suficiente. Necesitaba algo más de tiempo y esfuerzo, y ayuda profesional. Lilith seguramente pudiese echarme un cable. Ojalá pudiese salir de aquel infierno pronto, ya que no era capaz de llevar una vida normal desde aquellos eventos. Demasiadas cosas me aterraban o me afectaban, demasiadas cosas del día a día.

Lo que no me esperaba de ninguna manera fue la llamada de Dalae aquella mañana. Me dijo que había tenido que salir por patas de Ginebra, ya que la habían descubierto y peligraba su libertad, y que siendo yo uno de las pocas personas en las que confiaba había decidido viajar a Nueva York hasta encontrar algo que hacer con su vida. Eso, y para devolverme las llaves de mi piso. La verdad es que me animó un poco saber que estaba bien, aunque me sentí algo mal por el hecho de pensar que hubiese tenido que huir prácticamente de mi ciudad. Pensándolo bien, tal vez yo estuviese metido en un lío también. Después de todo, si la estaban persiguiendo y habían sido capaces de encontrar mi piso y relacionarla con él podía tener problemas con la ley. Maldije por lo bajo procurando no alarmarla con mi tono de preocupación. Sasha lo notó, y me miró a los ojos esperando que le contase la situación. Cuando colgué el teléfono, lo giré en mis manos y miré a mi compañera.

- ¿Te acuerdas de Dalae? ¿La chica que controlaba el hielo que conocí en Ginebra? Ha tenido que huir de allí ya que le habían pillado y se estaba metiendo en problemas. Le dejé mi piso mientras yo estaba en la base con los Abyss, y ahora estoy preocupado. Si la ha liado de alguna manera grave y consiguen relacionarla con mi casa podrían encontrarme y causarme algún problema. Creo que deberíamos ir a verla, al menos yo para asegurarme de que todo está bien y para que me devuelva mis llaves. Si voy a tener que enfrentarme a la ley de mi ciudad me gustaría ir sobre aviso. Además, así podría presentártela. Ella es una maga pero todavía no controla del todo bien sus poderes. Tal vez puedas echarle una mano... Si quieres claro. Yo intenté ayudarla un poco pero si hay alguien capaz de echarle un cable de verdad eres tú, ya que sabes cómo funciona el frío y el hielo mejor que yo. Podríamos quedar en algún bar o algo, o en el propio Central Park para dar un paseo y que nos cuente qué ha pasado.- Le expresé mi preocupación a Sasha acerca de tener algún problema con la ley. Me senté en el sofá abatido. Ahora que parecía que empezaba a rehacer mi vida con ella y de repente una mierda como esta. Unos relámpagos morados cubrieron mis puños apretados, y me esforcé en hacerlos desaparecer. Aún seguía teniendo alguna fuga de poderes, especialmente cuando me enfadaba. ¿Tan difícil era pasar desapercibido joder? Estaba seguro de que Raden había tenido algo que ver. Ese maldito lobo engreído... Intenté calmarme respirando profundamente. No, no sabía si había sido su culpa. Podía haber pasado cualquier cosa. Plana, tranquilizate. Dalae no era una persona mala. Puede que haya estado en el sitio equivocado en el momento menos oportuno, nada más. Sí, lo más probable sería eso... Miré a Sasha e intenté sonreír, aunque en esos momentos no tenía demasiadas ganas de hacerlo. Ella era de las pocas personas con las que me mostraba tal y como era, y a pesar de todo lo que había pasado, me costaba ligeramente abrirme a ella. Suspiré y negué con la cabeza ligeramente, entrelazando mis dedos entre mis piernas con los codos apoyados en ellas.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Mayo 2015, 15:16

1 de Junio de 2018.

Si hubiera sido midgardiana, Dalae no estaría sola en la calle, a eso de la una de la madrugada. Cualquier otra chica estaría o bien de fiesta, o bien en su casa, pero no volviendo a la casa de Planaria por una de las peores zonas de la ciudad. No le gustaban esas calles, pero era un camino rápido y ella estaba cansada. El día había sido productivo: Había logrado enfriar un vaso de agua si convertirlo en un bloque de hielo, aunque seguía sin conseguir que Raden la dejara montar sobre su lomo. Él no era un vulgar caballo, le había respondido tras bufar con altivez. Ese "tropiezo" le había costado quedarse sin acompañante un par de horas, y solo lo había conseguido traer de vuelta dejando una caja de donuts en las lindes del bosque. Desde luego, la relación que ambos seres llevaban rozaba lo absurdo muchas veces, pero así era como funcionaban. No había sido especialmente difícil conseguir los donuts, y era mucho menos cansado que discutir con el pesado de Raden. La joven asgardiana iba sumida en sus pensamientos, caminando mecánicamente, hasta que un hombre con cara de rata le salió al paso, pistola en mano.

-Buenas noches, bonita. Dame tu dinero y te vas a tu casa entera, ¿Vale?-El tipo soltó lo que parecía una risa ahogada (aunque también podría haber sido un ataque de tos). Le apuntó con el arma directamente, con una mueca acentuada por la luz de las farolas.

-¿Y si no me vale?-Preguntó ella, con una nota impertinente en su voz. Tenía una daga en la bota, que podría acabar fácilmente en la frente del cararrata. Pero aunque ella fuera rápida, no podía competir con la rapidez de una bala... "-¿Te encargas tú?" "-Qué remedio..."

-Si no te vale, niñata, despídete de...¡¿Qué cojones?

El pobre diablo se quedó blanco como la nieve al ver aparecer un lobo gigantesco del tamaño de un oso entre él y la chica a la que pensaba robar/violar/matar. Dicha chavala extendió los brazos hacia él, aprovechándose de que había dejado caer la pistola al suelo del susto. Tenía que helarle los pies para evitar que se fuera y lo contara por ahí: Lo más fácil sería dejarle KO de un golpe y robar algo de alcohol. Si despertaba junto a una botella y con dolor de cabeza, era fácil que pensara que todo había sido una alucinación y no le diera más vueltas al asunto. Pero su magia no se limitó a atrapar las piernas del delincuente, sino que lo envolvió en un frío abrazo. En unos momentos, se había convertido en una grotesca estatua de hielo. El rostro desencajado por el terror la miraba ahora, con los ojos vacíos tras un velo de escarcha.

-Vámonos, antes de que alguien nos vea por aquí.-Dijo ella, justo antes de que Raden entrara de nuevo a su sitio habitual. Pasó corriendo en silencio junto al ratero, en dirección al piso de Planaria. La policía llegó poco después, y ella los observó desde la ventana: circulando a toda velocidad hacia donde ella sabía que estaba el hombre muerto. Tenía que salir de ahí, y rápido, no tardarían en relacionar el ataque con su aparición en el parque hace ya tiempo. Cogió lo indispesable (armas principalmente, ropa de recambio, las llaves y el móvil, además por supuesto del bastón) y se dirigió al aeropuerto.

Por suerte, pudo colarse en un autobús nocturno entre la gente que subía, del mismo modo que subió a la bodega de un avión de pasajeros con destino a Nueva York. Una ciudad grande, no sería difícil pasar desapercibida mientras Loki le decía qué hacer. O eso pensó, poco antes de quedarse dormida sobre el pelo blanco de Raden.


2 de Junio de 2018

Muchas horas después, unos ruidos la despertaron. Debían de haber aterrizado ya, pensó antes de levantarse. Una vez fuera, se fue a un lugar algo apartado y cogió el móvil. Buscó con algo de nervios el número de Plana, y se llevó el aparato al oído. Explicó en pocas palabras lo que había sucedido, ahorrándose los detalles para comentarlos más adelante cuando estuvieran frente a frente. El mutante era una de las pocas personas en las que confiaba... De hecho, la única. Raden no era ni persona, y apenas había tenido contacto con nadie desde su salida de Asgard. Dioses, qué triste.

-Y encima, tengo hambre... Perra vida.-Dijo para sí.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Mayo 2015, 17:12

Mi niño poco a poco había reducido toda su energía a un cuerpo deprimido. Cuando lloraba le abrazaba, aunque me costase más de un chispazo. Cuando reía, yo reía más alto y cuando lo necesitaba yo estaba allí. Era lo menos que podía hacer, después de todo. Y sé de sobra que lo agradecía. Intentaba estar la mayor parte del tiempo con él. Al menos hasta que empezó a despegarse poco a poco. Recuerdo las pesadillas de aquel día. Había tenido que ponerle mi mano fría en la cabeza para que dejase de sudar. Lo único que tenía de bueno aquellos días eran las distracciones, y por desgracia los sábados no había muchas muy variadas.
Gracias a dios aquel sábado fue distinto. Me habló de Dlae... la verdad es que sólo recordaba que tenía poderes parecidos a los míos y que estaba en europa. Memoriza Sash, Dalae, Dalae, Dalae, Dalae.

-¿Y ya confiabas suficiente en esa chica como para prestarle tu casa? - suspiré perdiendo mi mirada en la suya. Seguramente cuestionar sus decisiones era lo que menos necesitase en ese momento, aunque fuese lo más sensato. Además ya estaba hecho, ¿no? - A veces eres demasiado ingenuo mi amor...- dije acariciándole la nuca con ternura.

El caso era. Estaba aquí y tenían que verse. Bien por una cuestión de vínculo personal y de preocupación o bien para que le devolviera lo que es suyo. Era necesario.

- Claro cariño, vamos cuando quieras. Me calzo, cojo una mochilita y nos vamos, ¿vale?- dije levantándome y subiéndome con ambas manos el vaquero desde atrás. Era casi de noche, y la hora de la cena. Tal vez pudiésemos cenar fuera y conocernos mejor. Le di la espalda camino a la habitación, no sin antes dedicarle una sonrisa y un guiño. Estaba destrozado y aunque a veces no sabía lo que hacer, quería pensar que sabía que me importaba.

Fui a mi habitación, cogí una mochilita de cuero y metí mi necesser pequeño de bolso, cartera, llaves, llaves del coche, la piedra con forma de trueno, etc...etc... Y me calcé con unas converse negras. Vaqueros anchos y Una camisa negra de mangas holgadas que se abotonaban en la muñeca. Me hice un moño improvisado y desaliñado pero cuco delante del espejo y con el maquillaje sutil de haber estado por la mañana trabajando en la tienda salí por la puerta con el aroma de mi colonia.

- ¡Cuando quieras y donde digas!-dije de camino al salón de nuevo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   11th Mayo 2015, 23:51

El aeropuerto.

Para mí ese sitio era como para un niño podría serlo el hospital. Como para un anciano pudiera serlo una residencia o un tanatorio. La única vez que tendría que haber estado en uno, era cuando mi madre y yo íbamos camino a nuestra maravillosa vida, de vuelta con aquel padre que en mi infancia nunca tuve. Odiaba esos sitios, y sin embargo, cuando acudía a ellos, sentimientos encontrados hacían que mi mente se despejara, y mis sentidos emergieran a flor de piel. Cuando tenía dudas, o la vida me dolía, iba a esos inmensos edificios plagados de gente a la carrera, con sus maletas y sus niños colgando, tratando de llegar a coger esos aviones que les alejaban durante un tiempo de sus ajetreadas vidas.

Me sentaba en una de las salas de espera, con los pies colgando, como si esperara a un padre que había ido un momento a llamar por teléfono, o a una madre que había salido a fumar. Miraba los carteles de salida y llegada, fantaseando con que en esos marcadores de pronto aparecería un lugar al que yo estaba destinada a ir, con mi billete imaginario. Estambul, Canadá, Nueva Guinea, Finlandia... cualquier lugar al que huir. Me subiría a un avión con ocho años para llegar, y descender hecha una mujer con una vida, inteligente, independiente y libre. Entonces pasaba el tiempo, mientras decenas de personas se sentaban y levantaban a mi alrededor, todos esos nombres parpadeaban, dando lugar a otros, y con los nuevos rumbos, volvía a imaginar. No descendía nunca la mirada a la gente de mi alrededor. No observaba las tristes expresiones de los padres al despedirse de sus hijos, ni tampoco los desesperados besos de los amantes al decir adiós, nada de ver los abrazos de los amigos perdidos tiempo atrás ahora unidos otra vez, y mucho menos, las lágrimas producidas por los encuentros mas dulces. No quería ver realidades. Sólo abandonarme un poco al sueño de una libertad que no podía paladear, lo justo para recobrar el ánimo, y continuar un día más.

Cuando decidí que ya tenía bastante, me levanté, sacando de un plumazo de mi mente fantasmas pasados, y sueños futuros. Era la única manera de sobrevivir. Poner los pies en la tierra. Me deslicé despacio por la encerada superficie del suelo con mis patines machacados, buscando la manera de esquivar a toda la gente. Tropecé con la maleta de una mujer y caí al suelo, llevándome una bronca subsiguiente, a la que respondí sacándole la lengua en una mueca y saliendo de allí escopetada. No quería que los de seguridad me dieran problemas. Observé los posibles clientes potenciales, y me decidí por fin por una chica morena, que hablaba por el móvil atropelladamente, y que al acabar, miraba a su alrededor como con cara de susto, en una esquina, como si quisiese hacerse más pequeña de lo que era, procurando pasar desapercibida. Me deslicé hasta ella con una sonrisa.

- ¡Hola! ¿Eres nueva en Nueva York? ¿Necesitas ayuda? - pregunté ofreciéndole una simpática y enorme sonrisa mellada - ¡No te asustes, soy buena gente! ¿quieres que te haga de guía? Te cambio un día de visita por veinte pavos, o algo de comer. No soy nada exquisita ¿eh? Me conformo con poca cosa. - añadí, mirándola con ojos grandes. Era mejor olvidarse de porqué estaba allí, y sacarle algún provecho, ya que estaba.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   13th Mayo 2015, 10:20

Las palabras de Sasha me hicieron darme cuenta una vez más de lo ingenio que era a veces, de lo fácil que era engañarme y hacerme creer que la gente era igual que yo. Amable, sincera, sin ningún tipo de maldad... Y yo había dejado a una alienígena/maga que amenazó mi ciudad quedarse en mi casa como si nada. Ella conocía mi secreto. Sabía quién era yo, y podría haberlo extendido a lo largo y ancho del país y el continente. No sólo era el guardián de Ginebra, era miembro de los Abyss Knights, conocidos por toda Europa como defensores de la misma. Y yo había puesto en peligro mi secreto y el de mis antiguos compañeros por dejarme llevar por un ideal. Ahora ellos ya me daban igual, pero me di cuenta de que de vez en cuando debía pensar que no todos eran igual que yo.

Suspiré y me froté la nuca, alzando los ojos y mirando a Sasha mientras negaba con la cabeza.

- Demasiado ingenuo... Es eso lo que me ha convertido en esto Sasha. Siendo un ingenuo, pensando que todo está bien y que el ser humano tiende a la bondad... Y mírame ahora. Acabado, destrozado por dentro... ¿Sabes hace cuánto no voy a misa? Al menos dos meses... Ya no sé ni en qué creer. En su día pensaba que Dios nos había hecho a su imagen y semejanza, y que Jesús era un ser sobrenatural, y que por eso era capaz de obrar milagros... Pero desde que todo empezó mis creencias han ido mermando... ¿Sabes o que es haber creído en algo toda tu vida y que en el transcurso de unos pocos días todo eso se tambalee por algo que ves y sabes que es innegable? Mi fe desaparece poco a poco con cada día que pasa. Ya no sé en qué creer. He perdido una fe capaz antaño de mover montañas... Si además renuncio a mi ingenuidad... ¿Qué me queda Sasha? Mi ingenuidad es una de las pocas cosas que me hace ser quien he sido siempre... Y aunque a veces el cambio es bueno... No sé ya en qué pensar cielo... Ya sabes que últimamente no soy el mismo. Tengo miedo, miedo de verdad... Porque soy más consciente que nunca que mi ingenuidad o mis elecciones ya no sólo me afectan a mí... Ahora... Ahora tú también eres parte importante de mi vida. Muy importante, y eso es algo que me aterra y me reconforta enormemente por dentro... Sin ti... No sé, quién sabe dónde estaría ahora.- Ella había estado ahí cuando me derrumbé unas semanas atrás, cuando descubrí el engaño en el que había vivido. Ella había estado ahí cuando fui torturado hasta la desesperación y la muerte. El verdadero mal de mi ingenuidad era que había aprendido a la fuerza, que es lo que suele suceder cuando no aprendes a las buenas. Y en el fondo de mi corazón sentía que jamás sería capaz de devolverle lo que había hecho por mí.

Le sonreí y me levanté en cuanto dijo que me acompañaría. Aquello era una de las cosas que más me enamoraban de ella. Siempre me había apoyado y siempre me habría acompañado aunque no supiese para qué, al menos al principio. Escribí a Dalae y le dije que se dirigiese a Central Park. Era un sitio enorme y sería más sencillo pasar desapercibido entre toda la gente, y siendo de noche más aún. Me levanté y cogí algunas de mis cosas. Dinero, el teléfono, el Catalizador por si las moscas... Me miré al espejo. Llevaba unos vaqueros oscuros y unas zapatillas azul marino. Una camiseta blanca y una camisa a cuadros azules y blancos abierta. Me coloqué la pieza que me permitía llevar mi arma enganchada a la espalda, quedando como una bandolera desde el hombro derecho hasta el costado izquierdo. Sasha apareció con aquel olor que me cautivaba. Cerré los ojos inspirándolo y sonriendo. Me acerqué a ella, la besé y acaricié su mejilla.

- Gracias... por estar siempre ahí para mí, con cualquier cosa que me suceda. Tenemos que ir a Central Park. Allí será más fácil hablar con Dalae y que le eches una mano si es necesario. Esta vez, lo haremos a tu manera. Si sientes que no es de fiar o que algo raro pasa, te apoyaré. Suficiente lío he montado como para que la vuelva a cagar. ¿Conduces tú?-

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   13th Mayo 2015, 21:00

Escuché atentamente a todo lo que me contaba. No me referí a su ingenuidad como un defecto. De hecho era una de las cosas que hacía que lo amase. Era MUY buena persona. Desinteresado, confiado,  generoso por naturaleza, valiente... Y lo mejor de todo, contagiaba. Tenerle al lado te hacía sentir buena persona y comportarte como tal. Debía cuidarlo. Aunque fuese en cierto modo egoísta por no dejar de tener esa sensación a mi lado. Cuando terminó agarré su cara con mis dos manos, a modo de guía y apoyo y levanté su rostro dándole un beso tierno.
- ADORO tu ingenuidad- y terminé su sinceridad con otro beso.

Revisé que todo estaba apagado en casa, que todo estaba en orden y miré a Plana antes de salir.
- ¿Sabes? Creo que me seguiré fiando de tu ingenuidad- y le sonreí abriendo la puerta. Me preguntó si conducía yo y le contesté lanzando las llaves de mi coche al aire y capturándolas a medio caer con un guiño tonto. Comprobé que llevaba lo necesario y bajamos en ascensor hasta el parking. Arrancamos en el matalobos y nos pusimos camino a central park. Siempre solía haber hueco para aparcar, y a esas horas el resto de los mortales dormía o salía de fiesta, y por lo tanto cogían metro o taxi.

- Llámala si quieres, sólo me queda aparcar para que estemos allí- y así lo hizo. Nos presentamos allí en un periquete y esperábamos en uno de los accesos al parque, bajo el cobijo de unos de tantos árboles que había florecido preparado para el verano. Las luces de las farolas decoraban la noche en tonos azules y anaranjados. Era una estampa preciosa. Teníamos el lago cerca y reflejaba todas las luces que le daban vida a aquel sitio. Era una pasada...
Sonreí con un tono triste hasta que un toque en el hombro de parte de Plana me indicaba que teníamos visita y esperé a vislumbrar una silueta que se acercaba al fondo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   14th Mayo 2015, 00:19

Colgó el teléfono con un suspiro. Planaria parecía tranquilo, al menos más que ella. Lo cual no era muy difícil, pensándolo bien. Aunque conociéndole, era capaz de estar al borde de un ataque de nervios y aparentar normalidad para que tú no lo pasaras mal. Siempre intentando que el resto del universo se encontrara bien, pensó con una sonrisa. Para cuando se quiso dar cuenta, una niña pequeña había llegado hasta ella. Estaba sola completamente, llevaba patines y le faltaba un diente. Y tenía la típica sonrisa comercial.

-Esto... ¿No deberías estar con tus padres?-Iba a decir algo más, cuando le llegó un mensaje de Plana: Quedaban en Central Park. Dalae lo había oído mencionar alguna vez, pero no tenía ni idea de cómo llegar hasta allí. Y no tenía todo el tiempo del mundo como para perderse por Nueva York en busca del susodicho parque. Por otra parte, la niña se ofrecía de guía... En fin, a grandes males, pequeños e infantiles remedios.

-La verdad es que sí ando algo perdida. ¿Podrías llevarme a Central Park? Puedo pagarte en helado.

Con un poco de suerte, la niña sería una golosa de narices y aceptaría la oferta. Y si no... Vete tú a saber. Ya se las arreglaría, pero no podía llegar en cuatro horas. Planaria era comprensivo, pero no tanto. "-Oh, dioses. Otro portador amante de los midgardianos no, por favor. Ya que estás, adóptala, ¿No? " Raden hizo un sonoro aspaviento desde dentro del bastón. Su desprecio por la raza humana, que son seres inferiores y unos bestias y blablabla. Lo de siempre. Y como siempre, Dalae lo ignoró con premeditación y alevosía. La chiquilla debía de tener muchas ganas de tomarse un helado, porque aceptó rápidamente. Dalae fue a una máquina expendedora de agua, y cogió un vaso. Con no poca concentración, consiguió llenarlo de helado de chocolate  sin romper ni helar nada. Lo que ya no podía conseguir era una cucharilla. Esperaba que eso no le importara a su guía improvisada. Cuando el recipiente estuvo lleno hasta el borde, volvió junto a la patinadora, y le tendió su justa recompensa. Se podían decir muchas cosas de Dalae, y pocas buenas, pero no que había engañado a una niña inocente.

-Por cierto, me llamo Dalae. ¿Y tú?

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   24th Junio 2015, 12:56

- No tengo padres. - contesté, con una gran sonrisa en la cara. Como si me hubieran preguntado por una caries o algo así.

Cada vez que miraba el móvil, más cara de angustia ponía. Parecía la típica chica mona que estaba esperando que viniera su novio a recogerla, pero él le hubiera dicho que se retrasaba y... ¡no, no! Mejor la típica chica que había conocido a u tipo por internet, y este parecía el amor de su vida, y entonces habían quedado en verse en un punto intermedio y los dos debían viajar hasta estados unidos, pero ahora ella se daba cuenta de que en realidad no le conocía tanto y que era posible que la foto de su perfil fuera falsa, y que era un gordo granudo sin vida que además no pensaba ir a su encuentro. Que gran idea para un programa de televisión, ¿no?

Antes de poder centrarme, tenía un helado entre las manos, y un peluche sobre el corazón. La miré con los ojos grandes y brillantes, hasta que me di cuenta que me había dicho algo de llevarla a un sitio. ¿Qué había dicho?

- ¿Eh? ¡Ah, si claro! ¿A que sitio me habías dicho? - pregunté, como si sólo quisiera estar segura. - ¡CENTRAL PARK! ¡Pues claro! Eso es mucho mas romántico. Eeeeh. ¡Vamos, venga!- dije, dándole después un enorme lametón al heladito, que estaba de rechupete. La miré de arriba a abajo. ¿No llevaba maletas? Y ese bastón... qué pinta de Gandalf.

- Dalae. Que nombre tan raro. Suena como alemán, o ruso. ¿Es nórdico? - pregunté - ¡Yo soy Tortita! - contesté, ofreciéndole el puño para que lo chocara, mientras con la otra mano seguía chuperreteando el helado. - ¿Y de donde vienes, Dalae? ¿De muy lejos? ¿Has comido algo en el avión? He oído que la comida de los aviones es un asco. ¿Eh? ¿Es un asco? - pregunté, animada, mientras empezaba a deslizarme hacia la salida, dándole conversación. Tampoco era cuestión de pasarse todo el trayecto en silencio, ¿no? - ¿tienes pasta como para coger un taxi? Para que al menos nos acerque un poco. - le dije una vez fuera, buscando la hilera de coches amarillos. Andando íbamos a tardar una eternidad.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   25th Junio 2015, 00:36

Se dice que cuando ves a una persona por primera vez, la "clasificas" en menos de dos segundos. Como cuando te presentan a alguien e inmediatamente piensas que es tímido, inteligente, gracioso, etc. Esta no es, por supuesto, una característica exclusiva de la seres humanos. Dalae se había tomado un poco más de tiempo para decidir qué clase de persona era esa cría, pero ya estaba claro como el agua. Era el prototipo de persona rara, a secas. Para empezar, había dado a entender que no sólo era huérfana, sino que encima parecía importarle un carajo. ¿Acaso los midgardianos no querían a sus padres? Es decir, ella no los había conocido, y aún así llevaba bastante mal su ausencia. Puedo esa cría lo decía como si tal cosa. La morena no se atrevió a hacer preguntas al respecto, por si acaso. Quizás lo que la niña le contara la impresionaba aún más. Encima, se había quedado empanada por un momento, y había farfullado algo de que Central Park era un sitio más romántico. ¿Pero qué...?

-Esto... ¿Más romántico?¿Para qué quiero yo un sitio romántico, si solo he quedado con un amigo? -En fin, tendría que preguntar muchas cosas a Planaria acerca del comportamiento de los cachorros humanos. "-Dioses... ¿Cómo puede preguntar tantas cosas en tan poco rato?¿Por qué no se ahoga?  Porque los midgardianos se ahogan, ¿no?" "-Pues... No lo sé." 

-¿Tortita? Encantada.-Ignoraba lo que era realmente una tortita, así que no le extrañó ver usada esa palabra como nombre. Y encima, no sabía que había que chocar el puño cuando te lo ponían así. Si la chiquilla no había pensado todavía que era un alien, lo pensaría ahora, posiblemente.-Preguntas mucho, Tortita. -Sonrió con amabilidad. Al final, ese animalillo con patines le estaba pareciendo gracioso y todo. En proporción directa al asco que le iba cogiendo cierto lobo gigante.-Sí,vengo de muy lejos, y no sé que tal esta la comida del avión, no he comido nada aún. De hecho... Espera un momento, ahora vengo.

Repitió el proceso para conseguir otro helado para ir comiendo, al menos hasta que encontrara un lugar donde poder cazar cómodamente. Y tendría que buscarse otro modo de alimentarse, o al final alguien la iba a pillar cuando se dieran cuenta de que los ciervos desaparecían por arte de magia. Recogió la bolsa donde tenía guardado todo, y se la echó al hombro para seguir a su guía en miniatura.

-¿Dinero? Ah, sí, claro. -Horror. No tenía dinero. Es decir, ni se le había ocurrido mirar por la casa de Planaria en busca de dinero, además de que normalmente no lo utilizaba. ¿Para qué, si se las arreglaba muy bien sin él? En resumen, no tenía un duro, y tal y como vestía Tortita, ella menos. Habría que pensar un plan B deprisa... Y de repente lo vió. Un hombre que parecía tener una B pintada en la frente. B de bobo, por supuesto. Dalae chocó con él "accidentalmente", y en un abrir y cerrar de ojos se separó, disculpándose por su torpeza. La escena no sería extraña, salvo por el detalle de que la cartera de ese amable señor había cambiado de manos, y ahora reposaba en el bolsillo de la cazadora de la chica.

-Uf, casi me tira al suelo... ¿Vamos?

Llamaron a un taxi, y Tortita dio las indicaciones pertinentes. "-Ya me dirás dónde te has dejado la vergüenza, jovencita. Hay que ver... Mi portadora, una vulgar ladrona." Raden no tardó en refunfuñar, aunque Dalae sabía que lo hacía por puro vicio la mayoría de las veces."-Siento no ser una justiciera honorable y valiente, pero si tienes mejores ideas, sugiérelas la próxima vez."

Al final, llegaron a su destino. Era ya casi noche cerrada, y el parque estaba prácticamente vacío. Bajo una farola, la asgardiana pudo distinguir dos siluetas, una de ellas familiar."-¡Espera! ¡Tenemos que irnos!"-Raden gritó dentro de su cabeza, provocándole un ligero dolor en la sien. Dalae se llevó una mano a la frente, y su expresión se endureció de golpe.

La niña caminaba delante de ella, parloteando sobre los dioses sabían qué,sin darse cuenta de lo que pasaba tres pasos detrás suyo."-Me has hecho daño. ¿Qué pasa ahora? "-Raden parecía nervioso, podía notar su inquietud dentro del bastón."-Es una trampa. Tenemos que irnos. Ahora"-¿Qué mosca le había picado ahora? La joven siguió caminando hacia la zona iluminada por la farola, esta vez a paso más rápido. Si había algún peligro, tenía que avisar a Planaria y a su amiga, antes de que fuera tarde. Sabía de sobras que el lobo no apreciaba mucho a su amigo, pero se ahí a inventarse que había algún problema..."-Por favor, Dalae, no lo entiendes... El peligro son ellos, tienes que alejarte antes de que..."

Algo interrumpió la voz mental del espectro. Tortita ya se había reunido con Planaria y la otra chica, y hablaban de algo. Lo primero que notó Dalae fue una especie de cosquilleo, pero por todo el cuerpo, y la sensación de algo tirando de ella como un imán. De alguna manera, un aura de color blanco azulado la iluminó desde dentro, con una luz que hacía palidecer las bombillas de la ciudad que la rodeaba. Pero no sólo a ella. Sus ojos se desviaron a otra figura femenina, idéntica a ella misma en esos momentos. La amiga de Planaria era una figura de pura luz, brillante como el sol de invierno.

-¿Quién...?¿Quién eres?

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   29th Junio 2015, 12:20

Antes de que pudiese recapacitar acerca de mi pregunta sobre quién conducía, recordé que los americanos tenían una deliciosa y adorable tendencia a hacer todos sus coches automáticos. ¿Automáticos? ¿Qué demonios? Era la mayor aberración automovilística que se había hecho nunca. Un coche automático no se conducía. Simplemente te dejabas llevar. ¿Dónde estaba la emoción del cambio de marchas? ¿Dónde estaba la diversión de sentir cómo el coche se aceleraba o deceleraba con cada pequeña cuesta o bajada que aparecía ante ti? Además, mecánicamente hablando, los coches automáticos eran una incomodidad enorme con respecto al motor. ¿Cuándo aprenderían de los alemanes y los italianos? Ellos sí que sabían hacer coches de verdad. Pero no podía acusar a Sasha de tener uno. Después de todo, en los Estados Unidos era dificilísimo, por no decir prácticamente imposible, encontrar un coche que no fuese automático. En algún momento de su vida le enseñaría a conducir uno. Y sino, bueno, tampoco era la mayor y más horrible de las tragedias.

Agradecí que, a pesar de haber demostrado una vez más lo ingenio que era, que Sasha me hubiese apoyado y tratado una vez más con cariño. Esa era una de las cosas que más me enamoraba de ella. Su capacidad de siempre ver más allá, de ser capaz de analizar el alma de las personas y la capacidad de, muchas veces, ser capaz de superar su desconfianza, siempre y cuando el tipo en concreto o la tipa lo mereciese. Y en esa disyuntiva nos encontrábamos en ese momento. Esperando a Dalae y sin saber muy bien cómo sería nuestro encuentro. Cuando me sucedió todo lo de los Abyss Knights hablé con Dalae por teléfono y le dije que me iba al otro lado del charco debido a temas personales. No quise darle mucha más información ya que en aquel momento estaba bastante dolido como para querer recordar nada de ese tema. Tal vez ese sería un buen momento para contarle lo que me había pasado. Me chasqueé los dedos algo nervioso y suspiré. Dalae apareció en la lejanía, acompañada por lo que parecía una pequeña niña. Fruncí el ceño sorprendido. ¿A quién habría podido encontrar Dalae en la ciudad que nunca dormía? En la lejanía escuché el inconfundible sonido de un coche frenando con violencia, y un golpe seco justo después. Un coque. Esperé que no hubiese pasado nada grave. Acaricié la mano que Sasha apoyó en mi hombro y le sonreí agradecido.

- Espero que te caiga bien... A mi me pareció buena gente cuando la conocí. Quiero decir, para una chica de otro mundo. Y a ver qué podéis hacer con respecto a vuestros poderes. Tal vez podáis aprender mutuamente la una de la otra, aunque supongo que tú podrás ayudarla más debido a que, por lo que vi, ella todavía estaba bastante verde en el tema de sus poderes... En fin, ya está aquí. ¿Nerviosa? Yo sí...- Dije sonriendo y abriendo los brazos hacia la parejita que llegaba a la farola bajo la qu enos encontrábamos y que había sido el punto de referencia para encontrarnos en aquel enorme parque. El cómo avanzaría la noche, solo el tiempo lo diría.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   13th Julio 2015, 21:28

Salí del ensimismamiento cuando Plana pronunció las palabras "ya está aquí". Parpadeé un par de veces para vislumbrar la silueta al fondo y percibir que en realidad eran LAS siluetas. ¿Pero qué?
Una de ellas, no sabría decir si por desgracia o por gusto, se me hacía conocida. La pequeña calavera. - Pues un poco nerviosa sí que estoy...- contesté.

Inconscientemente reaccioné a la defensiva. No la odiaba, pero era una de las pocas personas que había superado mi desconfianza para luego demostrarme que no era lo que aparentaba, y eso para alguien como yo es una traición.
Me abracé los codos y esperé con el ceño ligeramente fruncido. Estaba en su papel de niña vagabunda y pobre así que decidí centrarme en la figura desconocida. Dalae.

Cuando mi vista se fijó en ella vislumbró de lejos un cabello moreno y una piel pálida que caminaba firme hacia nosotros. El pulso se me aceleró y no sé por qué mi corazón bombeaba mucho más rápido. Era como si acabase de terminar una carrera. Entré en taquicardia. De mi mano izquierda empezaron a salir copos y restos de escarcha que se elevaban en espirales por mi brazo, congelando poco a poco el camino de las venas que recorría mi piel.
Una luz cegadora salía de ella, y cuando miré hacia mi pecho me percaté que también salía de mí, tenue e irregular al principio. Luego tensa y fuerte.

Súbitamente en un movimiento brusco mi brazo retrocedió como quien retira la mano del fuego y salieron disparados cientos de fragmentos de hielo, algunos del tamaño de un puño.
-Au... ¡AU! ¡AH!- Me encogí agarrándome de la muñeca para esconderlo. A pesar de ser de noche, era el centro de Nueva York. Nunca estaba vacío y debía ocultar mis poderes. Hundí el puño en mi abdomen, oprimiendo con mi otra mano la muñeca pero entonces los dedos de mi diestra empezaron a congelarse también. Era yo sola, mis poderes, pero no sabía lo que me estaba ocurriendo.

Mis dos manos se juntaron y de ellas salieron disparadas dos hileras de hielo que congelaron el suelo. ¿Qué demonios? Nunca había podido lanzar mis elementos. Me miré a las manos aterrorizada y con ansiedad en mis pulmones. La taquicardia persistía y no ayudaba a la hora de tranquilizarme. Me eché las manos a la espalda y escuché la pregunta de Dalae, mirándola a los ojos con gesto duro.

- No... ¿Quién eres tú?- Y entonces empecé a intentar regular mi temperatura, pero me costó más que en cualquier momento de mi vida. Salían chispas y escarcha a la vez, y me alejé aun más, lo suficiente como para no herir a nadie. Parecía estar un poco más calmada, y cuando sólo tenía las manos cubiertas de una capa de escarcha estable, me pegué a Plana de nuevo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   19th Julio 2015, 23:01

Llevar a la tipa no fue demasiado difícil. Intenté mantener una conversación decente con ella, pero cada dos por tres se ponía en plan, "Soy una tipa fría y misteriosa que lleva un báculo raro" así que cuando se quedaba callada, tampoco insistía demasiado. Además me había invitado a un helado, así que de momento preferí fijarme en eso y dejar lo demás en segundo plano. Al menos hasta que me lo acabé, y entonces, dentro del taxi, acosada por el tedio intenté hacerle alguna pregunta más, del tipo "¿Quién es ese amigo tuyo?" o "¿Qué tal besa?" pero al final siempre me venía con evasivas, con que era solo un amigo, y por el tono, no le hacía demasiada gracia que le emparejara con él. Yo me dedicaba a hacerle una mueca cada vez que me venía con esas, y luego, otro giro, otro acelerón, otra pitada, y de vuelta a las calles.

Llegar al parque no nos supuso demasiado tiempo, y una vez bajamos del mismo, Dalae le soltó la pasta al taxista que empezó a quejarse de que no tenía cambio y de que los guiris siempre iban por ahí presuponiendo que todo era una máquina de suelto, que él no podía hacer más y que bastante tenía con llevar una pistola en la guantera como para además tener que llevar mil pavos en monedas dentro de un taxi sin cristal blindado todas las noches. Con la cantinela de siempre se sacó las vueltas y por fin nos dejó en paz.

- ¡Entremos por aquí! ¡Está muy iluminado!- sonreí, al tiempo que empezaba a entrar por la puerta, y patinaba por la zona preparada para ello. - Verás, me sorprende que hayas quedado en Central Park tan tarde. Esta es la ciudad que nunca duerme, como ya sabrás, pero es que los que no duermen y vienen a estas horas suelen hacerlo para darle al tema detrás de los matojos y en las zonas mal iluminadas. No es que pase nada claro, si no hay donde meterse, el parque es mejor que nada, pero no creo que quieras venir aquí sola y toparte con una de esas parejas gays que anda manoseándose como dos monos en celo y...- al levantar la vista, me quedé helada.

Allí estaba. La chica de los súcubos. La dueña de la panadería. Otra de esas personas normales a las que mi presencia había arruinado la vida. Sin casi controlarlo me eché las manos a los bolsillos y bajé un poco la cabeza. Había perdido el hilo de la conversación. Ahora solo podía pensar en qué opinión le merecería volver a toparse con algo... con... conmigo.

No tuve demasiado tiempo de reacción. Con un grito, la chica empezó a soltar chorros de hielo. Parecía estar sufriendo un ataque de algo. Entrecerré los ojos fijándome en que parecía retirar la mano, y sin esperar a que la chica con la que había venido me siguiera aceleré sobre mis ruedas en línea y me acerqué a ella procurando que cualquier otra ráfaga no me golpeara directamente. Era ya noche cerrada. Di un pequeño rodeo, mientras Celsit se encaraba con Dalae y al llegar tras ella contemplé sus dos manos, que mantenía a la espalda. Sujeté con ambas manos una de sus muñecas, dándole un leve tirón para llamar su atención.

- Oye, ¿Te encuentras bien? - pregunté sin darme cuenta que mi voz transmitía genuina preocupación. Un gesto de debilidad que, si no se tratara de una reacción instintiva, habría evitado a toda costa.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Agosto 2015, 15:10

"-Te dije que te fueras."-Oh, no. Que no empezara ahora como si le hubiera avisado y ella hubiera hecho caso omiso. Aunque así fuera."-Tú sólo dime qué me está pasando."-De haberlo dicho en voz alta, eso habría sonado más como el gruñido de un animal furioso que como las palabras de alguien racional. Odiaba eso. No saber nada de sí misma y que otro estubiera siempre controlando la situación. Ya no sólo era el tema de sus poderes: Todo el mundo le había ocultado sus orígenes, condicionado su comportamiento desde que era una niña. Para convertirla en un arma mortal. Y ahora que las cosas se les habían ido de las manos, le daban caza como si no fuera culpa suya todo por lo que la joven estaba pasando. O eso pensó ella en ese pequeño lapso de tiempo que separó la respuesta de Sasha de la suya propia.

-Yo... Ya no sé quién soy.-Bajó la cabeza, apretando los puños hasta que los nudillos se le pusieron blancos. Su corazón iba a mil por hora, con latidos que resonaban en las sienes de Dalae."-Cálmate."-Tras un esfuerzo descomunal, consiguió respirar hondo y relajarse. El hielo que había cubierto la hierba bajo sus pies volvió a las puntas de sus dedos, y el aura de luz gélida que había rodeado su cuerpo desapareció poco a poco. La amiga de Planaria también logró controlarse, aunque a Dalae le pareció que le costaba muchísimo menos que a ella. Por eso, no se dió cuenta de que una fina neblina blanca surgía detrás suyo y se materializaba en la figura de un enorme lobo blanco que dos de los presentes ya conocían muy bien. A pesar de su rostro canino, mostraba una expresión algo inquietante: Una tristeza demasiado humana como para pertenecer a un animal.

-Yo sí que sé quiénes sois las dos.-Un escalofrío recorrió como una descarga eléctrica la columna de Dalae. El lobo hablaba ahora con todos suponían que debía hablar un fantasma. Solemne, melancólico, y terriblemente vacío. -Y creo que mereceís saberlo ahora. Sólo os pido que... Lo mantengaís en secreto. Sus vidas dependen de ello.-Miró intensamente tanto a Planaria como a la niña llamada Tortita. Había visto su expresión cuando Sasha había reaccionado a la magia de Dalae: La apreciaba, y sería ese aprecio el que sellara sus labios. Y Planaria... Qué decir de él, que tanta bondad había demostrado. De refilón, pudo ver la expresión feroz de las otras dos. Eran tan parecidas...-Tú no puedes saber nada sobre mí. Nadie lo sabe.

-Lo sé todo, Dalae, porque estaba allí. Lo sé, porque mi anterior portador no fue otro que vuestro padre.-A la joven asgardiana se le cayó el alma a los pies. Vuestro. De las dos. ¡No podían ser... ser...! Apenas podía concebirlo. Ella era una terrestre, una midgardiana como otra cualquiera.-Eso es imposible...-El espectro se sentó, suspirando.-No lo es. Él se llamaba Caleb, aunque eso tú ya lo sabías, ¿Me equivoco? Encontraste su tumba y la de su esposa, Layla, cuando eras pequeña. Era un buen hombre, y podría haber sido muy feliz si no hubiera sucumbido a lo que sentía. Pero comencemos por el principio, como comienza el destino de todos nosotros. Realmente, Dalae nació en un mundo llamado Asgard, información que no ha revelado hasta ahora ni siquiera a Planaria por pura precaución. Allí nacieron igualmente sus padres: Caleb, un guerrero famoso por su valor y sentido del honor; y Layla, una mujer bella e inteligente que se dedicaba al arte de la curación. Quiero que tengas claro, niña, que tus padres se querían mucho, a pesar de lo que puedas creer cuando acabe de contar lo que ocurrió.-Dalae estaba petrificada, de pie en medio del parque. Los tres midgardianos (¿o los dos humanos y la otra asgardiana?) se encontraban juntos, sus rasgos congelados en expresiones incrédulas.

-Como recompensa a sus méritos, Odín, el rey de Asgard, le concedió poseer un arma mágica, pues sabía que la usaría bien. Ese bastón. Y yo me uní a Caleb, como hace dos años hice contigo. Pero el autocontrol de vuestro padre era muy superior al tuyo, y no destruyó nada. Al ver que todo había ido bien, el Padre de Todos envió al ahora general Caleb a Midgard para protegerla. Y así él llegó a este mundo. Pasaron los años, y vuestro padre de enamoró de la Tierra, y en particular, de una de las mujeres que lo habitaban, llamada Valery Triger. La que sería tu madre, Sasha. Debió haberse alejado de ella, pero no lo hizo: Su amor era más fuerte que su sentido del deber. Al final, ocurrió la desgracia, y la mortal tuvo un hija, que reunió en su interior el fuego de su naturaleza mutante y el hielo que fluía por las venas de su padre. Era el año 1860 según vuestro calendario. -Esta vez miró a Sasha. Pobre criatura mestiza... A medio camino entre dos mundos pero sin pertenecer a ninguno de ellos, extranjera en ambos.-Caleb ocultó la existencia del bebé ante todo el mundo, incluso cuando estuvo a punto de nacer su hija legítima, 5 años después. Meses antes de que Dalae naciera en Asgard, los cuervos de Odín le trajeron una noticia terrible: En Midgard había nacido una niña mestiza, y conocían el nombre del responsable. Antes de que lo apresaran, Caleb congeló a su hija bastarda para evitar que sufriera ningún daño, y me escondió a mí en el Reino de los Gigantes de Hielo, donde Dalae me encontró 153 años después. Al día siguiente de la ejecución de vuestro padre por la abominación de mezclar la sangre de Asgard con la sangre mortal, fueron enviados soldados para acabar con la niña híbrida, pero no pudieron encontrarla. Eso no evitó que se cobrarán la vida de su madre, por desgracia. La niña, de cinco años, quedó congelada en el tiempo, oculta en el oscuro sótano del caserón donde alguna vez sus padres habían vivido felices. En otro mundo, Layla lloraba lágrimas de sangre por su marido decapitado. Su hija nació un mes después aproximadamente, sin heredar ningún don de su padre. Heredó algo mucho más oscuro: Su destino. Volver a encontrarme, y seguir sus huellas. Pero Layla no era consciente de ello. Una enfermedad desconocida hizo que su vida se apagara como la llama de una vela. El bebé fue entregado a la Academia para ser convertida en soldado, y un decreto hizo que se borraran todas las huellas de su pasado.-Dalae recordó el mausoleo de piedra gris en el que descansaban sus padres. Las estatuas mutiladas y asfixiadas por la hiedra... Se le formó un nudo en la garganta, y una lágrima asomó a sus ojos azules, que ya creían haber olvidado cómo llorar. -Llamaron la niña Dalae, que significa "olvidada" en nuestro idioma, y esperaron a que creciera y se fortaleciera. En Midgard, su hermana retomó su crecimiento en 1996. A los doce años, un tal Charles Xavier se interesó por ella, y comprobó que su mente aún conservaba recuerdos de sus progenitores. Tras salvarla de una nueva oleada de soldados asgardianos, decidió borrar la memoria de la niña y llevarla consigo a su mansión para educarla y cuidar de ella. Pero la amenaza no cesó, ¿Verdad?-La amiga de Planaria estaba tan pálida como lo solía estar Dalae, y ésta, tan blanca como el pelaje de Raden. -Oh, no... Volvió en forma de cartas, aunque tú no sabías a qué se referían. Entretanto, Dalae dió rienda suelta a su destino: Me encontró, pero no estaba a la altura y provocó un desastre. Cientos de personas murieron ese día, y ella acabó confinada en una celda para el resto de su vida... O lo habría hecho, si no hubiera escapado y llegado aquí, ignorante de todo esto. Creo que conoceís cómo continúa esta historia...

"-¡No! "-No quería creerlo, no podía creerlo. Su padre no había hecho nada de eso, ella no podía tener una hermana. No podía querer ahora a alguien, y menos si ese alguien no se merecía compartir con ella su peligrosa vida. Quería gritar, llorar, caer al suelo...

Quería despertarse de esa pesadilla y volver a lo único que quería que le importara: Su venganza. Justo cuando creía que su corazón roto y helado había dejado de sentir, aparecía una persona a la que querer y proteger."-No. No voy a caer en el mismo error que mi padre. Yo no voy a amar a nadie."-Cerró los ojos, y dos gruesas gotas de hielo derretido bajaron por sus mejillas a través del silencio tenso que Raden había provocado al revelar la amarga realidad.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el 7th Agosto 2015, 18:07, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Agosto 2015, 22:02

Cuando todavía estaban a unos cuantos pasos de nosotros, sentí una luz y algo de frío que provenía de mi lado. Me giré y vi que el brazo de Sasha estaba totalmente cubierto de hielo y nieve, y algunos pequeños copos salían de su mano. Fruncí el ceño sin comprender muy bien qué sucedía. ¿Tal vez quería comprobar si sus poderes funcionaban como los de Dalae? No, no podía ser eso. Al menos no después de ver su expresión de sorpresa y susto, como si ella no estuviese controlando lo que le pasaba. Estiró el brazo hacia delante y una luz cegadora emanó de él. Tuve que entrecerrar los ojos y taparme con la mano para no quedarme ciego.

- Sasha, ¿pero qué haces?- La explosión me pilló por sorpresa cuando un montón de trozos de hielo salieron en todas direcciones, golpeándome la palma de la mano y el cuerpo. Algunas bolas fueron como si me hubiesen lanzado una ramita o una pequeña piedra, pero un par dolieron como si me hubiesen dado un puñetazo. Inconscientemente me llevé la mano al costado donde había recibido uno de los golpes más fuertes. Apreté los dientes y me volví a Sasha.- Dios mío, ¿estás bien? ¿Qué está pasando?-

Se agarraba la muñeca como si acabase de golpearsela o de quemársela, mientras apretaba los dientes y unos pequeños quejidos salían de sus labios. Otra vez espectáculo de hielo. Su mano derecha fue la que esta vez se llenó de hielo, y tras separar ambas de su cuerpo, salió un rayo que congeló el suelo a nuestro alrededor. Mis ojos se abrieron muchísimo, ya que jamás había visto hacer eso a Sasha. Le había visto tirar bolas, cuchillos, estalacticas...¿Pero una especie de rayo congelador? Eso era totalmente nuevo. Miré rápidamente a Dalae para ver cómo estaba ella, para encontrar que estaba sufriendo una especie de transformación o ataque exactamente igual que el de Sasha. Agarré a Sasha por el hombro para ayudarla a levantarse, pero en el mismo acto quité mis manos de su cuerpo. Estaba helada. Pero verdaderamente helada, como nunca había notado yo en mi vida. No sé si alguna vez habéis metido las manos desnudas en nieve. Al cabo de unos segundos estas empiezan a doler. Pues tocar a Sasha fue ese dolor casi al instante. De hecho, me miré las palmas y pude ver que se habían tornado totalmente blancas, casi azuladas para ser exactos. Mis nervios aumentaron, pero conseguí tranquilizarme un poco al ver que ella poco a poco parecía estabilizarse. Algunos copos y chispas azules salían de su cuerpo, pero ya no era el faro en el que se había convertido unos segundos antes. Volví a apoyar mi mano sobre su hombro, y ahora estaba más calentita. Todavía estaba fría, pero comparado con antes sentí como si hubiese puesto la mano en fuego. Cogí su rostro con cuidado y miré a aquellos verdosos y preciosos ojos.

- Tranquila. Tranquila, yo estoy aquí. Todo va a ir bien...- Levanté la vista y miré entonces a Dalae de nuevo, con el ceño fruncido, pues sentía que ella tenía algo que ver. La pequeña niña que la acompañaba parecía estar ocupándose de ella como hacía yo con Sasha.- ¿Has hecho tú esto? Dime la verdad Dalae, por favor.-

Salió entonces el enorme lobo blanco al lado de la maga. Raden tenía una mirada triste, o eso habría jurado. Era muy distinta a esa cara de condescendencia con la que le había conocido unos meses atrás. No parecía tener ganas de meterse con nosotros. Parecía... Agotado. Cansado. ¿Habría sido él el culpable del espectáculo que acabábamos de presenciar ahí mismo? Lo primero que salió de su boca fue que él sabía lo que acababa de pasar.

- ¿Entonces has sido tú el que ha hecho esto?- Mis cejas se habían levantado ligeramente. Una llama se encendió en mi interior al pensar que podían haber hecho daño a Sasha o controlarla de algún modo. Si era así, no me quedaría más remedio que enfrentarme a ellos, por mucho que me doliese. Dalae no se portó mal conmigo cuando nos conocimos. Simplemente estaba asustada. Y por lo que había hablado con Gladis había sido una buena trabajadora. Dalae se encaró a Raden cuando dijo que debían guardar el secreto, ya que sus vidas corrían peligro. Apreté los puños sin saber muy bien qué sentir: dolor, miedo, angustia,... Pensar en que Raden sabía el pasado de Dalae y nunca se lo había dicho me dolió casi anto como si me lo hubiesen hecho a mí. De hecho, inconscientemente pensé en los Abyss y en cómo me habían ocultado durante toda mi vida mi origen, la razón de la muerte de mis padres y esas cosas. En ese momento, Raden era lo más parecido a un miembro más de mi antiguo grupo, y un cierto odio recorrió mis venas. Pero entonces comenzó su relato, y lo que antes había sido odio, fue lentamente convirtiéndose en sorpresa, en incredulidad, en auténtico anonadamiento. Espera, espera, ¿qué? ¿Que Dalae y Sasha eran hermanas? ¿QUÉ? No, eso era imposible... Dalae provenía de otro planeta, de otro mundo, y Sasha era una mutante, no una maga. Sin embargo, a medida que fue avanzando la historia, la verdad y los hechos estaban ahí. Abracé lentamente a Sasha mientras escuchábamos las palabras del lobo, y sentí como ella comenzaba a llorar sin expresión alguna. Aquello era como un mal sueño. No podía ser real. ¿Sasha, mitad alienígena? De hecho, qué coño. ¡Era prácticamente una semidiosa! Asgard... Recordé el nombre de ese lugar. Un planeta muy lejano donde los seres que lo habitaban lo hacían según la mitología nórdica que conocíamos en la tierra. Eran capaces de controlar elementos, volar, poseían una fuerza descomunal... Para nosotros eran prácticamente dioses. Eran lo más parecido a Diana que conocía. Mi novia... ¿Una semidiosa? Bueno, pensándolo bien tampoco era tan raro. No había más que pensar en cómo hacía los dulces... Y otras cosas. Agité la cabeza quitando esos pensamientos y volviendo a concentrarme en la historia. De manera que Sasha y Dalae eran hermanas, pero a una la ocultaron aquí en la Tierra, y a la otra la ingresaron en la academia militar. Apreté con fuerza a Sasha entre mis brazos, intentando darle el apoyo, calor y compañía que pudiese necesitar en ese momento. Una parte de mí se sintió engañado al enterarme de que Dalae era una fugitiva, y aunque quería odiarla y enfadarme con ella, supuse que sus razones tendría para no habermelo contado en su momento. Después de todo, no todos eran tan inocentes como yo. Posiblemente la parte que más me dolió fue la de que Xavier, para proteger a la niña, le borró la memoria por completo. Una pequeña daga se clavó en mi corazón en ese momento, y me sentí bastante impotente, con la sensación de que no podía ayudar a Sasha más allá que darle un cálido abrazo o escuchar lo que necesitase. Pero eso era mucho más que nada.

La historia terminó, y todos estábamos completamente desconcertados, especialmente las dos chicas. De los ojos de Dalae cayeron dos gotas que se congelaron en sus mejillas, brillando en la noche como dos pequeños farolillos. Miré a Sasha e intenté esbozar una sonrisa sincera, la más sincera que pude recordar desde el momento en que la conocí, o una de las que más.

- Bueno... ¿No vas a ir a abrazar a tu hermana?- Apenas había terminado la frase, escuché algo detrás de nosotros. Algo pesado era levantado del suelo y lanzado por los aires. Me giré justo para ver un coche a punto de caer sobre nosotros, y de un empujón nos aparté de donde nos encontrábamos, interponiéndome entre el suelo y Sasha para parar el golpe. Seco, duro y frío. Al cabo de un par de segundos el dolor en mi costado desapareció y quité algunos cabellos del rostro a mi novia para ver que estuviese bien.- ¿Estás bien? ¿Te has hecho daño?-

El coche ardía ante nosotros, y un rugido que recorrió la calle entera me hizo levantarme como un resorte para ver una enorme figura. Mediría unos tres metros. Era muy ancha, musculosa, de un color negro como la noche. Tenía una enorme sonrisa provista de largos y afilados dientes puntiagudos, y unas largas y afiladas garras. Sonrió y se relamió con una larga y asquerosa lengua roja como la sangre. Nos miraba como un depredador que acaba de localizar a su presa.

- Buenas noches... ¿Interrumpo algo?-

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   5th Agosto 2015, 00:46

Noté una mano tocando mi frío escarcha en las mías y las aparté rápidamente. Era ella... al fin y al cabo se preocupaba por mí en esa forma. Las lágrimas brotaron de mis ojos, nunca me había sentido así... Tanta ira, tanto miedo, tanta confusión... Nuevas chispas saltaron de mis manos y luché por contenerlas en mi abdomen, doblada sobre ellas. - Yo... no... No quiero haceros daño- susurré temblorosa. Plana levantó mi rostro y yo se lo aparté. No quería que nadie me tocase, no quería tener a nadie, sólo quería huír...

Miré a la niña, con dos cascadas en los ojos, luego a Plana y por último a Dalae... Y la historia comenzó


Las lágrimas no pararon en ningún momento. Mi luz se atenuaba y podía notar cómo el corazón se me aceleraba. Me costaba respirar y luché por hacerlo llevándome una mano al pecho. No dejaba de mirar a los ojos del lobo y de la chica, intercambiando la mirada. Estaba totalmente aturdida. ¿Yo tenía algo que ver con ella?
Entonces las piezas fueron encajando. Las lágrimas caían por mi rostro congelado y sin expresión mortal. Con la boca entreabierta, los dientes apretados y la mirada perdida. Pero las gotas seguían cayendo por mi mejilla. Ni si quiera noté el abrazo de Plana.

Mis pensamientos eran un abanico de sensaciones. "Y una mierda" - Eso es mentira- "¿Y qué debo hacer ahora?"-Cárgatelos- " Pero todo encaja tan bien..." - ¿Qué soy...?

Estaba de todo menos feliz. Estaba impotente, incapaz, desganada, en trance... Sólo quería desmayarme y saber que esto no había pasado. Quedarme dormida. No... ahora no... Hoy no...

La carta, los ojos de mi madre... Huérfana, ¿congelada? Xavier... ¿Me borró la memoria? ¿¡CHARLES ME HABÍA TRAICIONADO!?

-Bueno... ¿No vas a ir a abrazar a tu hermana?- ¿A santo de qué coño estaba tan contento?

Entonces mi rostro se convirtió en la ira más visceral que he podido sentir nunca, cambiándome hasta la voz.
- TÚ...- dije señalando al lobo que contaba la historia... NUESTRA historia.
Pero no tuve tiempo.

Un golpe muy fuerte atronó mis oídos y ensalzó aún más mi cabreo. Acabé encima de Plana que preguntó sobre mí. Levanté el rostro apartándome el pelo con un soplido, sonreí a Plana, no como siempre. Era una sonrisa que reflejaba locura, sadismo e incluso crueldad. Los X-men evitábamos matar di es posible. Pero ahí no era una X-men. Era Sasha. Eso, fuese lo que fuese, iba a morir. Me levanté corriendo y tiré el bolso a una esquina alejada de donde nos encontrábamos. Apreté los puños y todos los músculos que pude. La rabia recorría mis entrañas y entré en cólera.

Había oído hablar de eso. Venom... No sabía muy bien cómo funcionaba, y tampoco me importó. Eché a correr hacia la orilla del lago que veía desde nuestra posición. Solté uno de los gritos más deseados de toda mi vida. Desgarrador, sincero, soltando toda la tensión de mis entresijos. Arrastré mi mano por el agua y saqué una estalactita de hielo. Volví corriendo, subiéndome por uno de los bordillos, para más tarde subirme a un banco, luego al respaldo de este y saltar, con el pedazo de hielo en mi nuca, sujeto por ambas manos para acto seguido, hundirlo atravesando la mandíbula inferior de la criatura. Me quedé golgando del pedazo de hielo y me petrifiqué al escuchar el quejido dolorido que vino justo después. Me ensordeció, agité la cabeza y abrí los ojos, lo justo para ver como una enorme mano negra, llena de garras me golpeaba con el dorso en el abdomen, haciéndome volar varios metros y chocar la espalda contra un árbol. De un quejido corto y ahogado, me desplomé sobre el suelo con los ojos entrecerrados, mareada... No veía ni sentía nada.




_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   6th Agosto 2015, 17:39

Para mi la historia era totalmente ajena, salvo por el hecho de que la pastelera estaba incluida en ella. Había sido bastante amable conmigo, incluso después de saber qué tipo de monstruo tenía en mi interior. Lo que no me esperaba es que la chica con la que yo había venido sacara un lobo espectral de la nada. La miré con el ceño fruncido, tensando el cuerpo de manera imperceptible a modo de alerta. Aquello debía ser magia, y eso no me gustaba ni lo más mínimo. Sin embargo el lobo blanco habló, como si fuera una persona, narrando algo que no estaba segura de poder comprender. Por el momento, las dos mujeres parecían aún mas confusas que yo, así que o el más listo era el barbitas, o allí estaba pasando alguna de esas cosas reveladoras que marcan la vida de una persona y yo lo estaba presenciando. Al pensar en ello retiré la mirada un momento, como si fuera a servir de algo, un poco avergonzada. El lobo blanco gigante pidió que no le contáramos eso a nadie, que podían llegar a peligrar sus vidas. Quizá era una manera retorcida de equilibrar el Karma, ya que Shasha sabía muchas cosas de mí. Si era por eso, la vida tendría que empezar a tener más sentido del humor.

Casi no tuvieron tiempo a la reacción, hubo llantos, frustración, ira. Pero en el mismo momento en que estaban intentando asumir su historia, la sombra de un coche gigantesco sobrevoló sus cabezas, dibujando en nosotros expresiones de terror. El chico tuvo reflejos rápidos, cogió a la pastelera y se quitaron de en medio esquivando el peligro, pero no pudo evitar que el coche rebotara y me golpeara con toda su fuerza aplastándome. Desaparecí bajo el metal retorcido con un grito de puro terror, y una vez frenó, todo quedó en silencio.

Sasha fue la primera en reaccionar, llevada tal vez por la ira que había contenido. Cargó contra el monstruo con una estalactita atravesando su mandíbula inferior, pero antes de desmayarme, fui capaz de percibir el sonido de un golpe sordo, y a continuación un golpe seco contra algo, antes de que la sangre me nublara la vista...

El simbionte había recibido un daño considerable en la mandíbula, pero el golpe que había asestado a la mujer la había lanzado varios metros hacia atrás. Entonces observó siguiendo con sus ojos blancos al resto de los presentes, sacando la lengua y relamiéndose de manera obscena, buscando a su siguiente víctima. Tuvo la suerte de lanzar una risa, antes de percibir como algo se aproximaba a toda velocidad por el rabillo de su ojo. La expresión le cambió en un sólo instante, cuando el coche golpeó de lleno el cuerpo de la abultada criatura, arrastrándolo varios metros hacia atrás por donde había venido. Aquello sin duda le habría cogido desprevenido. En el lugar donde había estado el coche, rodeada de trozos, piezas y charcos de aceite se encontraba la presencia del Ghost Rider, reconstruido.

Sus cuencas vacías destellaban por el fuego que envolvía su calavera, parecían contener dos cuchillas afiladas en el fondo de sus negros ojos huecos. El diente partido era un signo identificativo, así como las numerosas marcas que tenía en la cabeza. Mordiscos, muescas, agujeros de bala. Vestía con una chaqueta de cuero, botas con puntera de acero, cadenas recorrían su cuerpo y vestía un tutú calcinado que desprendía un humo blanco. Apretaba los puños junto a sus pequeñas caderas, y llevaba una especie de cañón corto a su espalda. Desprendía un aura propia de las pesadillas, algo que luchaba contra natura y pedía a gritos que todos se alejaran. Su presencia causaba un miedo visceral a cualquier criatura que tuviera alma, lo cual reducía mucho la lista de aquellos que no se veían aterrados ante su presencia.

No permitió reacción. En cuanto el coche terminó de impactar contra el simbionte, abrió la boca con un grito ensordecedor, y una bola de fuego impactó contra el metal, causando una explosión cuando el depósito de gasolina estalló. Las piezas salieron volando despedidas por la fuerza de la combustión, pero gracias a que el golpe le había hecho alejarse varios metros, no recibirían ningún tipo de daño por eso, aunque quizá se sintieran aturdidos por la ola de calor posterior. La calavera localizó a los tres miembros del equipo, sacó sus cuchillas y se acercó a ellos, dispuestos a alejarlos de esa cosa y ponerlos a salvo.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   10th Agosto 2015, 23:03

Un zumbido sordo llenaba la cabeza de la chica, impidiéndole pensar con claridad. O siquiera pensar. A duras penas escuchó el alegre comentario de Planaria. Abrazarse, decía. No entendía nada de nada. Raden... Ese maldito perro había sabido desde el primer momento qué le estaba haciendo. Quién era. Pero se lo había guardado para sí, los dioses sabían por qué. ¿Cuánto tiempo llevaba cargando con ese imbécil de cuatro patas, sin saber que llevaba consigo todo lo que quedaba de su familia? No, todo no. También estaba la amiga de Planaria."-Mi hermana."-Se corrigió. Una chica a la cual no conocía de nada, no hacía ni 15 minutos que sabía su nombre. Pero su cara lo decía todo: Iba a asesinar al espectro, por muy muerto que ya estuviera. Y Dalae iba a ayudarla, aunque fuera lo último que hiciera."-¡Dalae! ¡Cuidado, detrás de tí! "-Como para hacer caso ahora de ese miserable... Dalae se llevó la mano a la empuñadura de una espada que llevaba a la espalda, sobresaliendo un poco por el cuello de la chaqueta. No era lo más sensato, pero eso le daba exactamente igual. Por suerte, hacía frío, y podía usar ropa larga para ocultar sus armas sin levantar sospechas. Pero justo en ese momento, se oyó un ruido ensordecedor. Instantes después, un coche aterrizó prácticamente sobre la pareja y la niña. Todo sucedió muy deprisa: Planaria consiguió poner a salvo a Sasha. Acto seguido, una criatura humanoide negra entró en escena. Dalae no había visto nada parecido en su vida, pero no hacía falta ser un genio para saber que eso era peligroso. Muy peligroso.
-Luego hablaremos de esto.-Dirigió una mirada dura y acerada al espíritu, y se llevó ambas manos a la espalda para desenvainar sus espadas dobles. Al contrario que su hermana mayor, ella manifestaba su ira de manera más retorcida. No un ataque brutal, sino más bien dando rienda suelta a su faceta más ruin. Mientras Sasha se abalanzaba sobre el ser, ella se deslizó hasta quedar detrás suyo. Atraparlo en un fuego cruzado era la mejor idea que se le ocurría para acabar con él rápidamente y volver al asunto que tenían entre manos, al que aún estaba dando vueltas. Pero como no podía ser de otra manera, algo se torció totalmente.

La cosa negra golpeó a la chica de pelo gris, lanzándola y haciendo que se estrellara contra un árbol cercano. La asgardiana gritó de rabia y sorpresa, y se habría lanzado contra el bicho con la intención de vengarse si no hubiera aparecido eso. De donde antes había estado Tortita surgió una forma extraña y cubierta de llamas, que se encargó del simbionte usando fuego y explosiones. En otra situación, cualquier ser de hielo como ella se habría puesto a cubierto de las llamas. Lo dicho: En cualquier otra, menos esta.

La híbrida no se movía, y su hermana ya se temía lo peor. Guardó sus armas y corrió como nunca en su vida, volando sobre escombros, bancos y restos de coches destruidos. No podía estar muerta, justo ella no... Hasta que en un momento dado, un pequeño movimiento en su torso indicó a Dalae que respiraba, al menos. Su alivio fue tan grande que casi cayó al suelo, pero no por eso dejó de correr. Tras ella, la batalla de recrudecía, y el ser no parecía dispuesto a parar. La sangre le bombeada en las sienes cuando se arrodilló junto al cuerpo inmóvil de su medio hermana. Estaba viva, por todos los dioses, estaba viva. Se había dado un golpe considerable, pero respiraba regularmente."-Menudo susto me has dado..."

Dalae no se dió cuenta hasta que fue tarde. Venom, acosado por el Motorista, Planaria y Raden, se dirigió hacia el único lugar libre de enemigos: El árbol bajo el que estaban las dos chicas. La asgardiana se dió media vuelta al oír al monstruo galopando hacia allí, enloquecido de ira. Quizás su instinto le dictara que saltara a un lado y se apartara del camino. Lo ignoró olímpicamente, y alzó las manos entre ellas y el engendro, llenas de magia. Sabía de sobras que no le iba a dar tiempo a cerrar una barrera que aguantara, pero eso no la detuvo.

Se puso de pie y dió unos cuantos pasos rápidos, para dar al menos un poco de espacio de margen. Cuando Venom impactó contra el muro, éste se quebró en miles de esquirlas como si fuera de cristal. Consiguió frenar lo bastante a la criatura como para que cambiara de rumbo, pero no evitó el impacto que derribó a Dalae. Cuatro cuchillas atravesaron el pecho de la ex soldado en diagonal, que cayó al suelo entre los fragmentos de hielo, ahora rojos de sangre. Su vista se enturbió, y apenas notó el golpe del asfalto contra su cuerpo. Por puro acto reflejo, se llevó la mano derecha a las heridas, y entrecerró los ojos en un intento de que el mundo dejara de dar vueltas. Le empezó a costar algo más respirar, y Dalae sólo pudo pensar que aquella no era, al fin y al cabo, mala forma de morir.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el 10th Agosto 2015, 23:37, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 30

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   10th Agosto 2015, 23:13

Loki Laufeyson no se dejaba sorprender así cómo así, pero lo que vieron sus ojos aquel día fue algo que jamás hubiera podido imaginar. Sasha, la mujer que le había acogido en su hogar una vez fue arrojado por puente del arcoíris, no era nada más y nada menos que la medio hermana de su valiosa aprendiz, Dalae.

El dios parpadeo dos veces incrédulo tras escuchar la historia que Raden explicaba a las hermanas. El estanque encantado que había instalado el hechicero en Niflheim, le permitía ver con claridad lo que estaba ocurriendo a miles de pies de allí. Dalae parecía conmocionada por la noticia, y la otra mujer también quedó abrumada con la historia, tanto que se dejó llevar por la ira y el rencor y sus poderes emergieron de sus manos con una fuerza destructora... pero antes de que pudieran hablar un poco más del tema, un simbionte oscuro apareció en escena.

El príncipe embaucador empezó a impacientarse, moviéndose con paso rápido alrededor del estanque sin dejar de observar ni un segundo las imágenes que sucedían. Las cosas no parecían ir bien.

Dalae estaba alterada por la noticia, sus pensamientos no parecían ir acorde con sus acciones. Loki la notó distraída, y el dios sabía perfectamente cuánto podría costarle una distracción en plena batalla.

Y como un presentimiento, la hechicera se colocó en medio de la trayectoria de la criatura diabólica con tal de proteger a su recién descubierta hermana.  

- ¡No! - gritó el mago al ver como el escudo de Dalae se rompía en mil pedazos y la joven caía al suelo semi-inconsciente. Varios de los cristales del escudo habían atravesado el pecho de la chica, y la sangre empezaba a brotar a borbotones. - Niña estúpida... ¿Tanto vas a arriesgar por una mujer que ni siquiera conoces?

Fue entonces cuando Dalae sintió un terrible dolor en el pecho cuando le extrajeron los profundos cristales. Unos fuertes brazos la inclinaron hasta dejarla sentada y sus labios se mojaron con un extraño líquido de sabor amargo. El hombre de ojos verdes imbuyó sus manos de pura magia y las pasó por encima de las heridas de la mujer, cerrándolas lentamente bajo su hechizo.

- ¿En qué estabas pensando poniéndote en peligro de esta manera? - replicó el hombre al ver que Dalae estaba recuperando lentamente las fuerzas. La chica reconoció la siseante voz de su maestro al instante.

Loki Lauyfeson había aparecido en medio de la batalla para salvar la vida de su aprendiz. Mientras estuviera bajo el embrujo de su contrato, el dios Asgardiano había prometido protección a su pupila. No iba a dejar que Dalae muriera sin su permiso.
Con su mano libre, el mago invocó un escudo de energía que les envolvía a ambos y a Celsit, visto cómo Dalae se había arriesgado por ella, no iba a dejar que sucediera de nuevo, así que lo lógico era proteger también a su hermana. El escudo de Loki sería impenetrable para la criatura simbionte pero inútil si alguno de ellos quería moverse de su sitio.

- Para ti ahora me llamo Serrune...- susurró el dios dentro de la cabeza de Dalae, esperando que la escuchara. Esta vez el dios no llevaba ningún disfraz, su rostro y su ropa eran los del verdadero dios de las mentiras, el mismo aspecto con el que le habían conocido Celsit y Planaria meses atrás.

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   11th Agosto 2015, 16:58

Todo sucedió demasiado deprisa como para poder reaccionar como era debido. Venom, el legendario ser negro que asolaba las calles de Nueva York, estaba allí ante nosotros. Era mucho más impresionante al verlo en persona. Medía más de dos metros, y era una enorme masa de puro músculo, fibra y furia. Aquella desagradable y enorme lengua se movía como una cola de lagartija, llenando las comisuras de su dentada boca de saliva, que goteaba de una manera que sólo me recordaba a la criatura de la película de Alien. Sasha me miró a los ojos, y vi en ellos algo que jamás había visto antes. La sonrisa que se dibujó en su rostro no era una sonrisa de alegría. No era una sonrisa cómplice de esas que muchas veces habíamos compartido al enfrentarnos a diferentes enemigos. No era siquiera una sonrisa irónica. No. Aquella era una sonrisa demencial, de locura y frenesí. La ira invadió sus verdes ojos, así como su cuerpo. Le grité que se detuviese, pero no escuchaba nada. Era imposible. Entendía perfectamente su situación. Cuando a mí me confesaron lo de los Abyss golpeé a puñetazos a Zenn hasta matarlo y partirle toda la cara. Era imposible frenar. La ira y la traición, todos los años de dolor silencioso e inexplicable habían tomado de repente forma. Lo único que podía hacer era rezar por que no la matase Venom, y protegerla lo mejor que pudiese.

Me levanté a toda velocidad detrás de ella. Pude ver como atravesaba su mandíbula inferior con una estalactita de hielo, provocando que el simbionte gritase con una furia infinita, llevándose las manos a la herida, golpeando en el camino a mi pareja con fuerza. Me avalancé sobre ella comprobando que estaba viva. Dalae se unió a nosotros. Apreté los dientes con fuerza, sintiendo impotencia y dolor.

- Maldita sea Sasha... Joder... Dios... Dalae, espera aquí. Tengo que ir a hacer una visita a mi querido amigo de negro.- Me di la vuelta, activando mis manos con electricidad morada. Pero lo que vi allí me dejó sin habla. La pequeña niña que había venido con la maga y que había cogido del brazo a Sasha había cambiado. Ahora era un esqueleto en llamas, proveniente de la más profunda y horrible de las pesadillas posibles. Agarró un coche y se lo estrelló a Venom en toda la cara, lanzando acto seguido una bola de fuego que hizo que el auto explotase con un fuerte rugido y se llenase todo de llamas. El esqueleto se volvió a nosotros tres, diciéndonos que nos fuésemos de allí mientras sacaba unas armas y las empuñaba. Sin embargo, apenas terminó su frase, algo de color negro impactó contra su espalda, envolviendo su cuerpo como si fuese una larga mano. Venom había salido de los escombros del coche, lanzando lo que parecía una tela o una larga cuerda que salía de su mano y había alcanzado al pequeño esqueleto. Tiró de ella con fuerza, haciendo que volase hasta él, y le propinó un fuerte puñetazo que la mandó por los aires varios metros. Gritó entonces con fuerza y cabalgó hacia nosotros. Apreté los dientes y lancé una poderosísima descarga eléctrica que impactó contra él de lleno. Pero no fue suficiente. No pude aumentar la descarga antes de sentir un golpe en el costado que fue como una maza. Volé unos metros y me estrellé contra un coche, abollando la puerta del copiloto y cayendo contra el suelo. Sentí un fuerte dolor punzante en la cabeza y me llevé la mano automáticamente. Cuando me miré la palma tenía sangre. El costado también me dolía horrores, así como el hombro que se había estrellado contra el coche. Recuperé la respiración para ver como el monstruo se había avalanzado contra Dalae y Sasha. Un muro de hielo las protegía, pero de un solo zarpazo lo reventó en mil pedazos.

- ¡NOOOOOOOOOOOoo...!- Estiré la mano hacia ellas, pero un dolor en el costado me cortó el grito a mitad. Apreté los dientes y me levanté como pude. En cuestión de segundos estaba perfecto, corriendo hacia ellas. Algo lo arrastró y lo empujó. Vi a Raden y al pequeño esqueleto luchando contra Venom de nuevo. Pero lo que vi donde ellas se encontraban provocó que me parase en seco y abriese mucho los ojos. Allí, cubriendo a ambas con un enorme escudo, estaba Serrune, el alienígena al que habíamos cuidado justo después de la colisión protegiendo a ambas. ¿Qué demonios hacía allí? ¿Acaso había venido a proteger a Sasha?- ¿Se... Serrune?-

Pero una nueva explosión captó mi atención, girándome sobre mí mismo. Venom luchaba en una encarnizada pelea contra Raden y el esqueleto. Me llené los brazos de electricidad y, con un fuerte grito, me uní a la pelea, lanzando relámpagos morados contra el simbionte, quien parecía no parar de reír y luchar, sin darnos ni un segundo de tregua, levantando coches y partiendo farolas como si fuesen de puro cartón. Acabar con él nos iba a costar lo suyo, y desde luego no iba a ser sencillo.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   24th Agosto 2015, 12:03

Las voces de mis compañeros y de Plana me rondaban como una melodía opaca. No discernía las palabras, solo las voces y los tonos. Poco a poco la vista se me aclaraba y de entre todo mi dolor sólo se quedó el de la espaldas y costillas, la parte que había recibido todo el golpe. Entorné la vista y vi la espalda de Dalae, cubriéndome con un escudo de hielo. Con un gemido agrietado me llevé la mano al abdomen, esperando a que el mareo se disipase por completo y con un poco de ayuda del tronco más cercano, conseguí ponerme en pie. Giré el rostro para verlos restos del coche que podría haberme comido. Y el charco que había bajo él....

-Vamos... - esperé a lo que yo ya conocía de ella. Le había visto los agujeros de bala, el brazo desencajado, la piel derretida...-vamos vamos vamos vamos....- suplicaba por ella. Aunque ahora no sabría decir si su muerte era lo mejor que podía ocurrirle. Sonaría cruel, despiadado... Pero yo había visto qué era ella, y no podría llegar a comprenderlo. Pero sé que su "jefe" fue quien me hizo sentir la peor sensación que he tenido nunca. Y ella... simplemente no se lo merecía.

Por suerte, todos estos pensamientos se disiparon con un sonido a chatarra acompañado de la imagen del coche volando hacia Venom. Miré a las cuencas de la calavera y asentí. Necesitaba que supiera que estaba ahí. Que no la había ignorado. Tal vez a pesar de su inmortalidad sintiese el dolor, y nadie merecía estar sólo en algo así... a pesar de lo que pasé por ayudarla.

Instantáneamente después escuché el crujido escandaloso del escudo de Dalae. El coche, las bolas de fuego y el ataque de Plana habían aturdido bastante al simbionte, y parecía confuso, desorientado. Perdí a la chica de vista cuando salió impulsada, ya que tuve que cubrirme de las esquirlas que desprendió la protección mágica, y aun así una de ellas me cortó el brazo por la parte externa, un corte recto y limpio. Al bajar las manos que cubrían mi rostro a modo de cobertura busqué con la vista entornada a Dalae, y antes de encontrarla a ella encontré a... ¿Serrune? Estaba... ayudándola.. ¿Qué demonios?

Vale, definitivamente hoy no era el día adecuado para pararse a pensar. Prioridades, monstruo, heridas, organización mental. Agité la cabeza intentando olvidar mi entorno y todas las novedades y me concentré en el Venom. ¿Qué demonios le había llevado a estar aquí? ¿Por qué atacarnos a nosotros y ahora?

Moví los hombros, me crují el cuello y agité los brazos. La espalda me dolía que era demasiado, pero tendría que arriesgarlo todo en un golpe de gracia, igual que ellos lo habían arriesgado por mi.
- Muy bien hijo de puta... Esta me la pagas- corrí hacia esa mole negra con más impulso que antes. De camino me envolví en una nube de fuego, mientras toda mi ropa se fundía y quedaba detrás de mi dejando un camino de retales y jirones en llamas. Estaba concentrada y cabreada, saldría bien. Seguro. Esta vez no estaba cegada por la ira. Veía los fallos de mi enemigo y sabía un punto débil. No estaba segura cien por cien de que fuese efectivo. Pero al menos le dolería. Él seguía intentando reubicarse y apartar de su cabeza el dolor, así que aproveché esos segundos de debilidad del monstruo para dar un salto, volver a agarrarme en su boca, esta vez de la lengua y forzarme a entrar en su boca. Resbalaba, pero a base de engancharme a sus dientes y de un último impulso, lo conseguí. Estaba dentro de la garganta de Venom.

Seguía en llamas y notaba la carne calentarse, la úvula empezó a deshacerse y veía la caída al estómago arder. Hice fuerza entre mis brazos y piernas para mantenerme fija en sus amígdalas. Notaba la fuerza de sus arcadas intentando echarme, cómo se revolvía. Y entonces pasó algo con lo que no había contado... El simbionte empezó a reducirse poco a poco, oprimiéndome y pegándose a mí. No sé cómo habíamos llegado a eso, pero en cuestión de segundos nos encontrábamos dos cuerpos humanos, el mío y el de un hombre con quemaduras de segundo grado en su piel. Estábamos los dos como en un huevo negro de látex que nos asfixiaba poco a poco y se pegaba a nuestra silueta. Intenté gritar, pero estaba con los ojos cerrados y no respondía. Me intentaba resistir, estirar, despegarlo de mí. Finalmente, el cuerpo de aquel hombre se filtró a través del simbionte hasta ser expulsado al suelo de Central Park. Yo seguía rebelándome en vano a ser posesión de Venom. Fue como entrar en un sueño en el que mi fuerza de voluntad había desaparecido, era totalmente manipulable por él. Mi piel desnuda poco a poco se sintió abrazada al nuevo ser que formábamos juntos... Ahora era Venom.

El traje acomodaba cada uno de los rincones de mi cuerpo a la perfección, se amoldó a mi silueta mejor de lo que lo habría hecho un traje a medida. De hecho, mejor de lo que lo hacía mi mierda de traje de los X-men... Tal vez debía dejarlo. Este sentaba mucho mejor. Agité la cabeza mientras las últimas fibras ocupaban mis mejillas, mi nariz y finalmente... mis ojos. Estaba completa. Giré el cuello describiendo un círculo, acomodándome, moviendo también los hombros, absorbiendo todo el poder.

-Bien... bien...BIEN...- dije mirando a quien había considerado mis compañeros. ¿Amigos? ¡¡JA!! Habían estado ocultándome información todo este tiempo. La pequeña me utilizó y me mintió después de ayudarla, Dalae y todos sabían mi pasado Y NADIE ME HABÍA DICHO NADA!. Falsos...

Levanté el brazo hacia ellos apuntándoles con la palma y de mi mano surgió un lanzallamas que seguía el movimiento del hombro alrededor mía. Seguía con la intención de achicharrarles vivos cuando una risa distorsionada en un tono macabro por el simbionte acompañó la escena.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 279
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   3rd Septiembre 2015, 22:28

El impacto del Venom sacó por los aires al vengador fantasma, llevándolo a aterrizar a varios metros de distancia. Su fuerza era descomunal. Todo su cuerpo había recibido heridas, y sus huesos se soldaron con desagradables sonidos que, por su lejanía, ninguno de los que estaban allí se vieron obligados a oír. Levantándose del suelo pesadamente, con la sensación de ira que alimentaba la esencia de lo que era, el Ghost Rider invocó las cuchillas que usaba de manera habitual para moverse, cuando no tenía acceso a vehículos u objetos con los que improvisar. Tampoco le hacían falta. Ya hacía tiempo que había aprendido que la mejor manera de moverse era por sus propios medios.

Mientras volvía a la pelea, comprobó como una entidad, que pudo reconocer gracias al poder de su mirada, se materializaba entre ambas mujeres. Pero no era momento de centrarse en eso, así que lo obvió. Contempló como el joven hacía brotar rayos eléctricos de sus brazos e impactaba en el simbionte, sin más resultado que un leve atontamiento. Acelerando a una velocidad que resultaba casi imperceptible al ojo humano, salvo por el rastro de llamas que iba dejando a su paso, pasó junto al simbionte provocándole, procurando que se alejara del grupo. Lo contuvo durante el tiempo suficiente como para que el chico de los rayos se recompusiera, al igual que Sasha, pero entonces, esa masa informe negra cargó llevándose por delante varios objetos de mobiliario, obligando al Ghost Rider a retenerla salvo si quería que causara aún destrozos mayores. Impactó contra él, y cogiéndolo del cráneo, lo arrojó lejos de nuevo, después de quebrarle los huesos. Impactó contra el suelo, mientras se regeneraba, alzando la vista. No podría continuar centrado en proteger a los inocentes. Si el combate seguía así, debería centrarse en acabar con Venom.

Entonces, Sasha se levantó y ejecutó uno de los movimientos más temerarios que había visto hacer jamás. Entró en la boca del simbionte para prenderle desde dentro. La cubierta negra desprendía suave vapor que delataba lo que estaba sucediendo, pero en un momento dado, la mujer desapareció dentro de esa masa informe. Cogiendo impulso, se dirigió a toda velocidad hacia ellos, pero se vio obligado a derrapar y frenar cuando de toda esa materia negra salió desprendido un cuerpo quemado. Era un hombre. El simbionte se amoldó a una nueva figura, mucho mas pequeña, pero no por ello menos peligrosa. Un cuerpo de mujer. El vengador fantasma clavó su mirada hueca en la nueva criatura a la que se enfrentaban.

- Yo también se hacer eso. - gruñó gutural.

Aceleró con todo el impulso que fue capaz y mientras la lengua de fuego salía despedida de la mano de Venom, la rodeó y anudó en la muñeca del nuevo simbionte una cadena que salió proyectada directamente de su boca abierta. Sin frenar la velocidad ni lo mas mínimo, tiro de ella varios metros como si no hubiera pesado más que una cometa, frenó en seco y dio la vuelta, volviendo por donde había venido, encontrándose a Venom a medio camino. Echó la cabeza hacia atrás e impactó con su propio cráneo en el del simbionte, partiendo varios dientes, y su lengua en dos en el proceso. A pesar de tratarse de una calavera vacía, el impacto tenía una fuerza similar al que habría tenido si le arrojaran a la cara un yunque de hierro.

Antes de que cayera al suelo, la chupa del Ghost Rider se abrió por la mitad, dejando ver el diminuto torso. De cada hueco de las costillas salieron proyectadas cadenas ardientes que inmovilizaron durante unos instantes al simbionte, apretándolo. A pesar de la crudeza de la batalla, estaba midiendo su fuerza cuanto le era posible, pues no quería dañar a Sasha. El esqueleto usó el impulso para dirigirse corriendo entonces hacia el hombre quemado apenas consciente en el suelo. Sus manos de hueso lo levantaron, para que lo mirara a los ojos.

- Cómo acabamos con él.- fue lo único que dijo el fantasma vengador.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 846
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   5th Septiembre 2015, 13:07

Cuando estaba a punto de desmayarse, un latigazo de dolor le recorrió el pecho y la hizo arquear la espalda en un movimiento involuntario. ¿Qué estaba pasando? Alguien la obligó a incorporarse, apoyándola sobre sí mismo, y una bebida espesa y amarga descendió por su garganta, al tiempo que esa misma persona tejía un hechizo sobre sus heridas. La magia, cálida y dulce como siempre, la hizo reavivarse poco a poco. Y cuál fue su sorpresa cuando se topó con los rasgos del hombre enfurecido que la sostenía. Para cuando Loki abrió la boca, Dalae ya se imaginaba el por qué de su enfado. Tampoco tenía nada que decir en su defensa: Había actuado impulsivamente, tal y como había que evitar a toda costa.-No estaba pensando.-¿Para qué mentir? Aún estaba algo mareada, pero sus heridas cicatrizaban con rapidez, y no tendría que preocuparse por si los atacaban entretanto: Un escudo de energía verde los protegía a los tres de cualquier cosa procedente del exterior. En ese momento, escuchó una voz siseante en su cabeza, advirtiéndole de que Loki había adoptado otra identidad, seguramente para algún tipo de plan."-Entendido."-¿Qué pretendía? A Dalae el nombre de Serrune no le sonaba de nada, aunque quizás fuera alguien conocido en Midgard o algo. Sasha continuaba tumbada un poco por detrás, aparentemente fuera de combate. Bien, eso significaba que en cuanto pudiera ponerse en pie, podría seguir peleando sin preocuparse por que saliera herida. Se puso en pie, y dirigió una mirada a su maestro, casi a modo de disculpa. No se iba a quedar al margen. Pero para cuando quiso darse cuenta, Celsit corría hacia la criatura que los había atacado. Dalae soltó una maldición por lo bajo, y se acercó rápidamente. Definitivamente, los humanos nunca aprendían.

Hizo un gesto hacia el simbionte, y bajo él aparecieron unas formas de hielo que apresaron sus piernas, clavándolo al suelo. De esta se iba a acordar, si sobrevivía. Esquirlas de hielo afiladas como puñales cortaron las cuerdas que surgían de sus manos, evitando que dañara a los demás mientras Sasha se acercaba a él, ahora cubierta de fuego. Dalae imaginaba que lo que su hermana pretendía era luchar cuerpo a cuerpo, como estaba haciendo Raden. El lobo ya había desechado la magia de hielo como método, no le hacía daño. Así que había comenzado a usar las garras y los colmillos, además de su fuerza sobrehumana para continuar con la lucha. Casi parecía un lobo de verdad.

-¿Pero qué...?-Sasha se metió dentro de la boca del simbionte, aún ardiendo. Eso tendría que haberlo quemado desde dentro, pero no lo hizo. La cosa negra se agrandó, cubriendo los dos cuerpos que ahora se encontraban en su interior, y expulsó al hombre que la había acogido anteriormente. Sasha quedó de pie, en medio, permitiendo que el parásito se adueñara de su cuerpo. Su aspecto había cambiado radicalmente, así como su actitud. Pero no sus poderes, que parecían haber aumentado. Usó su mano para lanzar fuego hacia ellos, y el esqueleto que antes había sido una niñita se lanzó sin perder un segundo. A pesar de la fuerza de sus ataques, el simbionte había recuperado energías al unirse a un nuevo huésped. La asgardiana, sin embargo, prefería no usar la fuerza bruta, de la que carecía. Evitó quemarse, y escuchó la vox de Raden en su cabeza:"-No uses hielo. No se le puede herir así."-Ella torció el gesto, y acumuló magia pura en sus manos, que tomaron un brillo blanquecino."-Como sea mentira..."-Cuando estuvo lista, disparó una esfera de energía del tamaño de un balón hacia su hermana, que explotó al tocarla. Esperaba no haberle hecho daño de verdad... Por un momento, Sasha quedó oculta tras una cortina de humo.

Retrocedió un poco para que el simbionte tuviera más difícil el pillarla por sorpresa con el humo, y vió que "Tortita" estaba interrogando a pocos metros al chico que había sido Venom hasta hace poco. Sobre el ruido que la batalla causaba, alcanzó a entender dos palabras: "Sonido" y "calor". ¿Sería la manera de vencerlo? Por el rabillo del ojo, observó que lo que antes habían sido unas pequeñas llamas en la hierba, causadas por el primer ataque de Sasha, habían crecido hasta alcanzar una buena porción de terreno. Era verano, y la vegetación seca prendía con rapidez.

-¡Plana, Tortita!¡Venid!-Rezó para que hubieran escuchado a ese tipo y comprendieran lo que pensaba hacer: Trasladar la batalla a una zona cercana al fuego, para tratar de arrastrarla a él. Dalae no sabía hasta qué punto su hermana era resistente a las temperaturas extremas, pero si sus poderes se parecían a los suyos propios, no tenía nada que temer. El único quemado sería el monstruo que se había hecho con ella. No le hizo falta decir nada a Raden o a "Serrune", ambos leían su mente constantemente, y sabían de sobra que le hacía tanta gracia como al simbionte acercarse al fuego. Pero tampoco tenían muchas opciones.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 30

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   14th Septiembre 2015, 12:11

- Lo he notado, no se te da bien pensar. Pero aprenderás. - dijo Loki a su aprendiz con un deje de ironía en su voz. El maestro de las mentiras ayudó a su discípula a levantarse del suelo, a tiempo para impedirle que socorriera a las acciones imprudentes de Sasha.

El dios chasqueó la lengua, ¿la muchacha de fuego no podía estarse quietecita un rato?. Ya conocía de sobra la cabezonería de esa mujer temeraria, pero tan sólo un pequeño desliz podría costarle la vida. Y más cuando el enemigo se trataba de un simbionte. Loki se quedó de brazos cruzados mientras observaba calculadoramente la situación.

Celsit empezó a arder cómo una antorcha humana, y se abalanzó sobre el simbionte que había quedado atrapado en las cadenas de hielo que Dalae había conjurado minutos antes. La ardiente mujer separó las mandíbulas del simbionte negro para adentrarse en su boca, y hacerlo arder desde dentro. La furia y el odio había cegado a la muchacha.

- Mala idea... - comentó como si estuviera viendo la situación desde su estanque de adivinación, tal y como siempre había observado las situaciones que no le concernían hasta ahora. Loki había dejado sus responsabilidades como dios tan sólo para salvar la integridad física de su discípula. Esa batalla no le pertenecía a él.

Celsit se debatió en el interior de la bestia alienígena, y ésta empezó a oprimirla desde dentro, hasta que los dos cuerpos desnudos chocaron en su interior. La masa negra escupió el cuerpo del hombre que ya no le sería útil y la fusión con la chica de fuego empezaba a ser casi perfecta.

- Es un simbionte, ¿que esperas? Se adapta, y cogerá el cuerpo que mejor le sirva para sobrevivir...

Loki sonrió divertido ante los esfuerzos de los demás por sacar a Sasha del cuerpo de la criatura. Los mortales son realmente divertidos de observar, pueden hacer cosas realmente estúpidas para salvar a un amigo. Sólo necesitaba unas palomitas.

- Así es, los ultrasonidos y las temperaturas extremas harán retroceder al alienígena... - comentó con su natural voz fría y calculadora. 

Entonces Dalae sintió las siseantes palabras de Loki en su cabeza.

- Podemos atraer al simbionte a un bosque y hacerlo arder hasta los cimientos... claro que si quieres que ayude a salvar a tu hermana te costará un pequeño precio adicional a nuestro contrato...

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   15th Septiembre 2015, 12:13

Golpe, golpe, sensación de corte, frío, calor, agua, sangre, dolor, silencio, ruido... Combatir contra Venom era una montaña rusa de sensaciones. Sentí sus fuertes puñetazos en mi carne, escuchando como se me partían dos costillas como si fuesen palitos de madera. Caí al suelo, apoyándome únicamente en la mano que no tenía sujetándome el costado, mientras apretaba los dientes y hacía todo lo posible por no llorar ni merarme encima. Venom me propinó una patada en toda la cara que me mandó varios metros por el aire, estrellándome contra una farola. Caí con la respiración entrecortada, como cuando te das un fuerte golpe en el pecho. Sangre salió de mi boca acompañando a la tos. Apreté los dientes nuevamente mientras sentía como se iban reconstruyendo mis órganos y huesos. En cuestión de segundos estaba otra vez listo para seguir combatiendo, y así lo hice. Raden, la pequeña niña y yo hacíamos lo que podíamos por acabar con él, y en un determinado momento vi una persona en llamas correr hacia el simbionte. Era Sasha, de eso no había duda. Se lanzó a por él, abriendo la boca del monstruo y metiéndose dentro.

- ¡NOOOOOOOO! ¡SASHAAAAAAAA!- Me acerqué corriendo, tropezándome con un par de escombros que había por la carretera. Venom ahora era un amasijo negro y con llamas. Un cuerpo calló de él y me asomé a ver quién era. Un tipo yacía a los pies del simbionte. Lo que significaba... Levanté lentamente la cabeza y la vi. Esas curvas, esa melena, ese color... Pero también estaba esa horrible boca llena de dientes y esa lengua que se movía como un gusano en un anzuelo. Caí de rodillas con las palmas hacia arriba mientras rugía con fuerza.- ¿Por qué Sasha? ¿Por qué has hecho esto....?-

El silencio en el que me había sumido desapareció al instante cuando vi volar al pequeño esqueleto y estrellarse de lleno contra la cabeza de lo que ahora era Sasha, rompiéndole varios dientes y cortándole la lengua a raíz del impacto.

- ¡No le hagas daño! ¡Sasha! ¡Sasha, escúchame! Soy yo, Planaria... Escúchame, tú no eres esto...- Pero fue inútil. No sabía como funcionaba el simbionte, pero imaginé que desplegaría lo peor de ti. El pequeño esqueleto sacó un montón de cadenas, atándola y apretándola para evitar que siguiese causando problemas. Me volví a Serrune y a Dalae, quienes seguían bajo el árbol sin moverse.- ¡Ayudad un poco por favor!-

Un fuerte estruendo captó de nuevo mi atención, y al volverme vi como Sasha había destrozado las cadenas y reconstruído su cara, lanzando un nuevo rugido. Me lancé a toda velocidad hacia ella para intentar bloquearla todo lo que pudiese. Sin embargo, me propinó una patada en el pecho que me lanzó varios metros por el aire hasta estrellarme contra un coche. Otra vez el dolor me invadió, pero fue bastante menor que el anterior. Volví a correr hacia ella, cargando el Catalizador por el camino, y al alcanzarla giré con todas mis fuerzas, lanzando una bola electrica hacia ella. No podía hacerle daño, pero tampoco podía quedarme de brazos cruzados. Aquella criatura no era Sasha, tenía que repetirme eso en la cabeza. "Vamos, eso no es ella... No la golpeas a ella, golpeas al simbionte, que cubre su cuerpo... No te rindas". Tal vez si la golpeábamos con la suficiente fuerza conseguiríamos sacarla de ahí. Tenía que funcionar. Intentaba darle todo el tiempo que pudiese a la pequeña para hablar con el tipo. Vamos, algo tiene que poder hacerse...

OCC:
 

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   16th Septiembre 2015, 00:18

OOC: Manejad a Sasha-Venom como creáis, siempre que se justifique en que es lo que el simbionte o una pequeña parte de Sasha querría.


-------------------------------


Lo primero que el simbionte percibió fue la pequeña calavera, ágil como el viento rodeándola, moviéndose vertiginosa a su alrededor. Con los brazos despegados del cuerpo, intentaba seguirla con la mirada, pero era inútil. Notó una presión alrededor de sus extremidades que hizo que sus músculos se tensasen. Temblaban de la fuerza que ejercían, y si quedaba algo de Sasha ahí dentro, notaría el dolor de las cadenas clavándose en su cuerpo. Eso, y el choque en la boca como si hubiese intentado masticar una boca de riego. Pedazos de dientes salieron volando y sonó como un fémur partiéndose al caminar. La lengua sin embargo hizo contraste con un ruido viscoso que se acompañó de un chorrazo a presión de sangre que se movía con el simbionte, revolviéndose en el aire, subiendo y bajando. La fuerza de Venom finalmente rompió las cadenas y se llevó una garra a la boca, tapándose el estropicio.

Terminó de regenerar su rostro y notó una energía helada impactar frente a él. "¿Qué te parece...? La chica es inmune al hielo" El mocoso eléctrico saltó sobre él un par de veces, dificultad de la que se deshizo con el menor de los problemas. Golpes secos sobre el cuerpo del mutante que se regeneraba. Sólo quería quitárselo de encima... O eso fingía por fuera. En la mente de ambos entes había un diálogo intenso.


"¿Ves esto...? Estos son tus amigos, tu pareja, gente por la que te has sacrificado... Y mira cómo te maltratan ahora... Quieren matarte"
No... son... Sólo quieren ayudarme a deshacerme de ti
"JAJAJAJAJAJAJA...Niña estúpida..."


Otro rugido del simbionte. Había uno, mezcla de la mente del simbionte y de Sasha, al que guardaba especial rencor. La figura del asgardiano, a quien había salvado desinteresadamente, y que le debía una, ahora estaba impasible. A Venom no le importaba, sólo quería jugar y causar caos... Pero a Sasha no. Así que avanzó la silueta negra a cuatro patas, corriendo asalvajada hacia Loki o "Serrune" y saltando para caer sobre él y quién sabe...

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.   

Volver arriba Ir abajo
 
Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Azul sobre negro (Dalae Darkle, Celsit, Kim HwaJae). 2 de Junio de 2018.
» Libres hacia la oscuridad (Privado, Dalae Darkle)[11/4/2018]
» [Evento: Fearland] Exit light, enter night... (Aureole Deveron, Dalae Darkle, John Constantine) [4 de noviembre de 2018]
» El chocolate siempre caliente (Dalae Darkle). 2 de Mayo de 2018. Ginebra.
» [Mini-evento]Everybody Wants to Rule the World [Toxic Shadow - Rip Van Winkle - Dalae Darkle - Pamela L. Isley - Gloria Almaznyy] [01-02-2019]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: