Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   12th Junio 2015, 19:09

off: si hay algo que quieras que corrija avisame y edito.

Corria, brincaba, me agazapaba, esperaba y continuaba. Estaba listo, mas que listo, estaba determinado y preparado. Hoy era el dia que todo acababa, el dia que esa rata miserable veria el fin de sus dias. Habia esperado demasiados años para tenerlo al alcance de la mano como para que se me escapara esta vez. La ansiedad que sentia era indescriptible, asi como mis deseos de tenerlo frente a frente de una vez. No podia esperar, no queria esperar; solo queria colocar mis manos sobre su cuello y comenzar a ejercer presion; que mi rostro fuese lo ultimo que viera antes de que la vida abandonace su cuerpo. No iba a asesinarlo de la forma tradicionar, con un rifle desde un edificio hubicado a un kilometro de distancia; seria una muerte demasiado rapida y no tendria la misma satisfaccion que hacerlo de otro modo. Necesitaba que èl me viera, que contemplace mis rasgos, que me recordace a mi y lo que me habia hecho; y cuando supiera por que estaba a punto de morir y quien seria su ejecutor, solo entonces me atreveria a matarlo. Despues de tanto tiempo esperando no aceptaria que fuese de otra forma. Sin embargo no voy a torturarlo; no por que no quiera, sino por que siendo justos su patetica y miserable existencia no merece msa de mi tiempo del que le estoy dando esta noche. Mas haya de la vision oscura que la mayoria de las personas tienden a tener de mi, no me gusta ver sangre desparramada en vano y no torturo a alguien a menos que sea para sacarle informacion. Este hombre no tenia nada que me interesara; estaba seguro de que no conocia el paradero del ultimo de ellos que quedaba con vida; nunca se llevaron bien esos dos, siemrpe se evitaron, y para colmo viven en dos paises diferentes.

Finalmente habia llegado a Gotham. El hombre cuya vida, aunque el no lo supiera, estaba a punto de extinguirse era el veterano de combate Aaron Abigail Sanders. Èl era uno de ellos; de los hombres que me hicieron lo que soy ahora, de los que guiaron mi mano para que cometiera numerosas masacres. Sanders particularmente no solo fue uno de los que me entrenaron en el arte de la guerra, sino que fue mi comandante durante la mayoria de mis misiones en territorio africano. Lo vi comenter innumerables crimenes de guerra, asesinar a incontables civiles y destrozar Dios sabe cuantas vidas, pero en ese tiempo yo no hice nada para frenarlo: en esa epoca y era solo una maquina de matar a sus servicios, no sabia que estaba mal ni por que y francamente estaba demasiado ocupado haciendo lo mismo que èl como para hacer algo. Sin embargo ahora ya no era el mismo; ya no estaba a sus ordenes, ya no era un titere de los poderosos ni el perro de ataque de los militares, que solo completaba sus recados sin importar a quie ntuviese que quitar del medio. No. Ese ya no era yo. Habia descubierto otros motivos para arrebatar vidas, el ex comandante Sanders estaba a punto de enterarse que era uno de ellos.
Le invitaron a una reunion de veteranos de guerra, lo cual es logico considerando su brillante historial: Una Medalla de Honor, cuatro Corazones Purpuras, una Cruz por Servicio Dinstinguido, dos Estrellas de Plata y una Legion al Merito; creo que yo soy uno de los pocos hombres de su escuadron sino el unico que logro superarlo en ese aspecto. Lejos de lo que cualquiera podria pensar, el hecho de que la reunion de veteranos se realizara en Gotham no habia sido una mera coincidencia. Le cobre a Waller uno de los favores que me debia despues de mis servicios en Atlantis y ella hizo el resto del trabajo. Aun no se como se las arreglo para hacerlo o que influencias movio, pero consiguio que la reunion se realizara alli. Odiaria ser el enemigo de alguien que puede hacer eso.

Por supuesto a mi se me habia avisado con una semana de antelacion, y vaya que ocupe bien el tiempo. Usualmente no voy a una operacion sin plantearme cada posible problema que pueda ocurrir y buscarle una solucion; aunque ya habia comprobado hace bastante que el planear todo cuidadosamente no significa que tu estrategia no pueda irse a la mierda en un segundo por, digamos, una princesa amazona que cae del cielo para romperte la espalda. Por eso es que, mas aun en esta situacion en particular en donde no podia haber fallos, y considerando que todo se desarrollaria en Gotham, la "capital mundial de los supervillanos disfrazados y vigilantes a los que no les caigo bien", tuve que ir mas preparado de lo normal. No solo llevaba bastante equipo, sino que ademas habia pasado dias enteros estudiando los archivos de cada supervillano y vigilante dede Gotham, incluida la asi llamada "Batfamilly", revisando sus poderes y comprobando debilidades a fin de establecer cual seria el metodo adecuado de combate contra ellos. Hubo un par que pase de largo debido a que basado en su perfil psicologico no crei que tuviesen mucho que hacer en esas circunstancias, pero literalmente era mas posible que la mujer maravilla apareciese de pronto en Gotham antes de que uno de ellos en ese cuarto de hotel.

Estaba preparado cuando llegue al hotel. El hombre se alojaria en una habitacion del ultimo piso del hotel. Una vez mas, no era coveniencia. Utilice todo el dinero de drogas que tenia guardado para reservar por una noche gran parte de las habitaciones del hotel. Los encargados y asistentes fueron un poco mas faciles. Les di un poco de dinero a cada uno para que "ignoraran" las armas que escondi en el hotel y alejaran a cualquier fisgon de ellas; tenia varias armas de fuego distrubuidas por el hotel, y un poco de C4 rellenando el colchon de Sanders por las dudas, estaba lo suficientemente cubierto de relleno como para que no lo notara. No deje nada al azar, o bueno, casi nada; un 99,9% mas o menos. Llevaba mi cinturon de combate cargado con todos mis gadgets y un cuchillo militar de acero inoxidable en una funda de la pierna izquierda. Mi arma principal era un MP5 con silenciador y municion perforadora; en mi espalda llevaba una SPAS-12 y mis dos Berettas 93R fueron extraidas para hacer espacio para dos granadas de gas lacrimogeno que recorrian mi pecho aferradas a un cinturon de cuero en forma de X que iba de mi hombro a mi axila. Las clasicas Berettas que llevaba en las pistoleras de los muslos fueron reemplazadas por un par de Desert Eagles con balas del .45 ACP, que descansaban sobre tres cargadores ajustados por encima de mi rodilla. Mi traje esta limpio, y hasta con una modificacion especial.

Llegue al lugar poco tiempo despues de que me reportaran su llegada. Entre como si nada, cargando una bolsa de cuero gigante. Los hombres me miraron por un segundo, despues entre ellos, y despues me dejaron pasar sin mas; ya les habia dado una propina mas que jugoza. Llegue al ultimo piso y me prepare, sacando mis armas de la bolsa que llevaba y un poco de municion. Todo el equipo que llevaba no era para èl; solo necesitaria una pistola para eliminarlo. No, el equipo para lidiar con toda posible distraccion que me encontrase, asi como cualquiera que se metiera en mi camino. No iba a matar a nadie que no fuese esa noche, a menos que lo mereciera; pero estaba dispuesto a poner una bala en el estomago de Batman conta de mantenerlo quieto el suficiente tiempo como para encargarme de mis asuntos; afortudamente ese no iba a ser el caso dado que casualmente estaba teniendo lugar en el centro de la ciudad una toma de Bancos con varios rehenes y armas automaticas; estaba seguro de que al murcielago le concerniria mas eso. Esta vez no fue cosa mia, por suerte esa cuidad no podia permanecer quieta una sola noche y sus propios criminales se encargarian de mantener al murcielago ocupado por mi. Desde luego tambien quedaba el problema de sus "Robins", pero ahi es donde yo meti mi colaboracion. En la zona norte de la ciudad hay una bomba colocada en un hospital; me fue facil ingresar al sotano dado la poca seguridad del local y el unico detonador capaz de detonarla estaba en mis manos. El detonador solo seria usado en caso de que apareciera la conocida como "Batwoman" cuyas habilidades marciales, segun tenia entendido, eran imprecionantes y hay quien dice que es incluso mejor al murcielago, convirtiendola en una amenaza para mi. Respecto a los otros, me seria mas facil colocarles una bala en las piernas y dejarlos inmovilizados. Quizas eso ultimo habia sido demasiado radical pero no podia arriesgarme. Estaba dispuesto a todo conta de conseguir mi venganza. Tanto que antes de entrar al local mande un aviso anonimo a la policia de Gotham: mas explosivos, esta vez colocado en los cimientos de un horfanato religioso. Estoy seguro de haberles dejado un enrredo de cables suficiente como para mantenerlos ocupados un rato hasta que llega el escuadron especial.

Comprobe la radio por ultima vez antes de entrar; todo estaba tal y como lo calcule. El murcielago y la policia ocupados y un par de crimenes mas en zonas aparte de la ciudad; la noche no podia ser mejor para ejecutar mi plan. Me coloco una mascara de gas y abro la puerta con delicadesa usando la llave extra que los de la gerencia me facilitaron, lanzando las dos granada de gas lacrimogeno que inmediatamente ciegan a todos los que estan en la habitacion menos a mi. Habia alguien mas adentro, una de las trabajadoras del hotel; se supone que le habia pagado lo suficiente como para que se mantuviese alejada pero supongo que no la dejaron: el comandante siempre fue muy incistente en que todo se hiciera como el queria. Pero como el no me reconocio por la masacara, no supo en que se habia metido, asi que saco una pistola que tenia escondida en la parte de atras del pantalon y trato de dispararme, pero para mi, gracias a mi don mutante, todo paso en camara lenta. Mi corazon se acelero, mis musculos se contrajeron, y antes de que pufiera jalar del gatillo yo ya habia colocado una bala en su hombro, provocando que caiga el suelo sujetando su herida mientras lloriqueaaba, gemia y se revolcaba en un charlo cada vez mas grande de su propia sangre. Disparo un par de veces mas, o al menos lo intento, pero slo consiguio vaciar el cargador contra la pared de su habitacion; un segundo tiro en el brazo lo callo definitivamente. La mujer salio llorando de la habitacion con los ojos irritados producto del susto y el gas; antes de que saliese le extiendo un fajo de billetes y cuando me dejo claro que mantendra la boca cerrada la deje irse. Èl y yo quedamos solos. Cerre la puerta y traje una de las sillas de la habitacion. Antes de que pudiese hacer algo lo deje inconsciente de un golpe bien puesto en la cabeza con mi culata.

Desperto pocos minutos despues, totalmente amarrado a una silla y amordazado, conmigo sentado en su cama observandolo de frente. Ya tengo sacada la mascara, asi que el pudo mirarme a los ojos, decision de la cual se arrepintio. Asumo que me reconocio, o que solo vio la muerte en mi mirada y eso basto para envirle un escalofrio; tal vez fue por ambos. Me levanto, esta vez sin el cinturon en mi pecho, lo cual deja a la vista el nuevo logo que le coloque a mi chaleco antibalas en el centro: [img=http://t3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRWLEParZCC11lhkY67uJenjQxS5eTs4CLG2uGm-Xz3JDiSPEdwuA] dOS "M", una encima de la otra[/img], escritas en rojo carmesi, como la sangre coabulada para dar un aspecto atemorisante. Las puntas de arriba de la M terminan en mis hombros, cerca de mi cuello, mientras que la punta de abajo termina en la ebilla de mi cinturon y los extremos de la letra descienden hasta mi cintura. -¿Te gusta?- Le pregunto, sin mucho animo en mi voz- Lo prepare especificamente para ti.- Casi parece que hay un tipo de alegria en mi voz, aunque no se puede deducir por mi gesto que aun se mantiene duro como la roca.-Es una sigla; las dos Ms son por "Mass Murderer". Queria que tu lo vieras antes de que terminara contigo. Se que no es un nombre muy vistozo o bonito com o "Mujer Maravilla" o "Iron Man", pero retrata perfectamente lo que soy, lo que siempre sere ¡En lo que tu y los tuyos me convirtieron! ¡Un asesino en masa!- Puntualice esa ultima frase propinandole una patada en el pecho tan fuerte que lo tira de espaldas. Fue un arrebato de ira repentido, pero me controle rapidamente. Entonces lo levante de nuevo y le mire a los ojos; parecia como si estuviese preparandose para mearse encima. Retire lentamente la mordaza de su boca, y susurre con lentitud.-¿No me recuerdas verdad? ¿Te dice algo el proyecto HOMONOVUS? ¿Jonathan...Smith?- Y recien ahi se dio cuenta de quien era el que lo tenia aprisionado, y solo entonces conocio el verdadero significado del miedo; lo se, lo vi en sus ojos. Jamas los habia tenido asi.

Intento gritar, pero le tape rapidamete la boca y le explique las cosas.- Ni intentes pedir ayuda, tengo a todo el hotel comprado y la policia ocupada, nadie vendra a salvarte; ni los putos lunaticos vestidos de murcielago. -Lo levante con ambas manos y me quede mirandolo por un rato.- No tengo mucho que decirte a estas alturas ¿Sabes?- Era verdad, no habai mas que hablar. No queria escuchar sus excusas, ni sus disculpas falsas, ni sus suplicas por piedad. Y habia venido a ese hotel con un solo objetivo en mente: terminar con su vida. Eso es lo que iba a hacer. No iba a repetir mi anterior error de dejar que mis emociones personales hacia ese hombre, por mas fuertes que fuesen, me desviasen de mi meta. No iba a perder mas el tiempo, solo terminarlo. Lo levante con silla y todo y fui acercandome lentamente a la ventana; para esto es que me encargue de que la unica habitacion libre en un edificio de varios pisos fuese la ultima. Me preparo para tirarle, pero antes le saco la mordaza que le habia vuelto a colocar antes. Solo grita, suplica, lloriquea y trata de patalear. No le preste atencion para nada, solo lo ignore mientras utilizba todas mis fuerzas para levantarle con silla y todo. Entonces lo lance contra la ventana, la cual se partio de inmediato.

Lo ultimo que escuche de èl fueron sus gritos, haciendose cada vez mas distantes conforme su cuerpo se iba acercando al suelo; nunca dejaron de ser igual de placenteros. Me quedo observando la caida para asegurarme de que salga bien. Solo por las moscas, me vuelvo hacia mi bolsa y saco un explosivo, con detonador independiente del que tenia la bomba en el hospital (ese lo llevo en el bolsillo). Acto seguido arrojo el explosivo por la ventana, justo en la misma direccion que el cuerpo de Sanders. Planeaba detonarla cuando le cayera encima, solo por si las dudas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
105CarrieKelley
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 12/01/2015
Edad : 16
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Robin
Nombre real: Caroline Keene Kelley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   28th Junio 2015, 04:48

Juro que prefiero salir con el Jefe, ¿Que por que? Bueno, el Jefe te exige mucho en cuanto a precisión, información y todas esas cosas, pero es un hombre bastante grande, y le cuesta correr tan rápido, ¿Cassie? Cassie es totalmente otra historia, y esta noche me toca patrullar con ella, asique aqui me ven, corriendo como desbocada y siempre unos cuantos centimetros por detrás de ella. Se detuvo un momento tras dar un salto a una azotea y se giro para mirarme, mientras daba un salto de azotea a azotea y llegaba a su lado, inclinandome sobre mis rodillas para poder jadear como locoa durante unos momentos. ¿Como demonios pase de un viejito de sesenta y tantos a una mujer de treinta y uno que corre asi?

Huff...Huff...Gracias...por esperarme...Cassie...

Ella revolvio mi cabello y yo le aleje un poco la cabeza despues de unos momentos. Me gusta, por otro lado, como es ella: Son patrullajes tranquilos, donde de cuando en cuando nos detenemos a platicar sobre la vida, donde siempre me revuelve el cabello, o me abraza, o me felicita porque hice algo bien, y en verdad que son todas sas cosillas las que hacen el trabajo mucho mas cool de lo que ya es. Cuando recupere el aliento, le di mi mejor sonrisa, para que no pareciera que estaba agotada de haberme pasado una hora saltando azoteas, aun si estaba que me moria. Estoy segura que mis piernas son grandas en este momento, y les juro que estan por estallar.

¿Estamos muy lejos del objetivo?

Um...No, masomenos dos kilometros más...

Les cuento: Recibimos un mensaje de Babs indicandonos que habia una bomba en un hospital de la Zona Norte de Gotham, y como ya sabemos de sobra que Babs siempre dice la verdad sobre estas cosas, decidimos dirigirnos desde nuestra ubicación en ese momento hasta la estación de trenes mas cercana. ¡Vamos a viajar colgadas del techo! Es de los momentos mas geniales de esto: aferrarte bien fuerte al techo, plantar las rodillas en el metal frio, y volar por Gotham como si fueses el petirrojo que se supone que representas, con el viento agitandote la capa, meneando tus cabellos, ah, es hermoso, me siento super liberada cuando hacemos eso, y claro, es la manera mas rápida de ir de un lugar de Gotham a otro, aun si el jefe prefiere métodos mas aburridos como la Batwing o el Batmobile para eso. Ahi esta la otra gran ventaja de patrullar con Cassie: Todo es mucho mas natural. Tengo mucha mucha suerte, realmente, porque, no importa con quien me toque trabajar en la noche, siempre me lo paso de perlas.

¿Ya descansaste lo suficiente?

¡Ey! ¿Me estas llamando floja?

Le di un golpecito en la cintura y ella rio, mas bien, ambas nos quedamos riendo unos momentos. Le digo que es mi Jefa, pero en el fondo, es casi como si estuviese trabajando con mi madre, como esas que estan en las telenovelas, que siempre son complices de sus hijas y se rien juntas y comparten muchas cosas especiales, y a decir verdad, ella seria mucho mejor madre que mi propia madre, caramba, que ni me he molestado en buscarla desde que llegue, ¿Siquiera estará en esta dimensión? Meh, sea como sea, se que están mejor sin mi, era una carga para ellos...

¿Estas bien?

Oh...Eh...Si, descuida, ¡Sigamos!

Pero antes de ponernos en marcha, noté como una especie de gas comenzaba a escaparse de un edificio cercano. Parece que Cass también lo noto, porque se giró a mirarme con esa forma de moverse que me indicaba que estaba pensandose muy seriamente dejar lo de la bomba para mas tarde y encargarse de esta situación. Me ajuste mejor mis lentes y le sonreí confiada.

Vete a desactivar esa bomba, Robin se encargará de esto, ¿Si? No puede ser tan grave...

...¿O si? Realmente está saliendo mucho humo de ese lugar, pero al parecer soné muy segura, porque enseguida me puso la mano en el hombro, asintio, y salió corriendo hacia la stación del tren, perdiendose en la noche. Muy bien Carrie, estas sola. Tomé mi pistola de gancho y la disparé hacia una azotea cercana y mas elevada, trepandome a esta y corriendo hasta el borde para saltar y abrir mi capa, que no se crean que es como la del Jefe, pero al menos me permite planear una corta distancia, y es mucho mas rápido acercarse d esta manera que de...¡Arrojaron a alguien por la ventana! Incline un poco hacia abajo mi cuerpo y comencé a tomar velocidad, tengo que interceptarlo a media caida o morira, pero justo cuando estaba por ponerle las manos encima, su camisa estalló y dos enormes alas detuvieron su trayectoria, y les juro que parecia un murcielago con toda esa espalda peluda, suerte que estaba planeando muy por debajo de él, porque si me hubiera visto, estaba mas que muerta. Comenzó a aletear con fuerza y salió volando de regreso al lugar por donde lo habian arrojado, pero yo disparé mi gancho al borde de la ventana rota y sali detrás de él. Para cuando pude meterme en la habitación, él ya estaba muy ocupado caminando amenazador hacia un...¿Que es eso? ¿Un mercenario? ¿Un soldado? ¿Una armeria andante? Ese tipo tiene mas cinturones y armas encima que una pelicula de acción, pero lo mas impresionante era el hombre, que con cada paso, iba a cambiando un poco más, volviendose un poco mas grande, cambiando algunos pelos por escamas, desarrollando fuertes garras, en fin, ya se imaginan, esa clase de cosa que sabes que te mata con una mirada si te descuidas, una especie de bestia con cuerpo de cocodrilo, fuertes piernas peludas con garras, y brazos del grosor de mi cuerpo entero, terminados en garras, y con la cara de un murcielago al que le habian crecido dos fauces reptilianas. Si no hago algo, el otro hombre esta muerto, pero muerto de verdad.

¡Oye! ¡Cara de Zoologico!

Para cuando se dio la vulta el muy torpe, ya habia disparado con mi resortera una bomba de polimeros directamente a su fea cara, embarrandola de un plastico pegajoso que trato de quitarse. La puerta estaba tapada por muebles que el Hombre-Cocodrilo-Murcielago habia arrojado para cerrarle el escape. Corri hasta él y tomé su mano sin hacerle preguntas, llevandolo conmigo hasta la ventana, clavando dos pistolas de gancho e indicandole que o bajabamos en rappel o no contabamos esta historia, suerte que lo entendio enseguida y nos atamos las pistolas a las cinturas extendiendo el cable poco a poco mientras bajamos por el frente del edificio de a saltitos, como en las pelis de espias.

¡No se que tiene ese en tu contra, pero vaya si te la rifasteeeeeeeeeh!

¡Ahhh! ¡Corto las cuerdas! Abri mi capa y planeé hasta él, abrazandolo con brazos y piernas y dejando que la capa se desplegara lo mas posible, permitiendonos planear algo demasiado rápido hasta la acera, donde caimos de una forma que el Jefe reprobaria y quedamos ambos tirados en el suelo, poniendonos de pie enseguida para correr hacia un callejón mientras un rugido espantoso se oia en la calle. La criatura habia tomado vuelo.

¡¿Ves lo que sucede cuando quieres matar gente, y además hacerlo dramáticamente?!

Exclamé, mientras llegabamos a una especie de pulmón en medio del complejo de edificios donde estaba aquel callejón, un chiquerillo de no mas de unos poco metros por unos pocos metros con una tapa de alcantarilla, pero mas que suficiente como para tener una charla a solas.

Oh, perdona, con todo esto no me di cuenta, soy Robin, y me preocuparia porque tengas todas esas armas y estés a solas conmigo, pero seguro que algo agradecido debes estar, ¿No?

Bromeé, y le di la mano. Muy bien, basta de bromas, hablemos de negocios, Doble Eme.

No me olvido de que arrojaste a ese hombre por la ventana, ¡Pero es que fijate en lo que se ha convertido! Estoy segura que es un suero, y me imagino quien puede haberlo creado...

Kirk Langstrom, pero la parte del cocodrilo si me resultaba extraña, él y Killer Croc no son conocidos por haber trabajado juntos antes. En fin, volvamos a los detalles.

...De todos modos, ahora no vamos a poder deshacer la transformación, y tiene unas ganas de hacerte puré que no puede consigo mismo, asique, ¿Tienes algún plan? Querias matarlo, estoy super segura que algo debes saber de él...

Me crucé de brazos y fruncí un poco el ceño para dejarle muy en claro que de esta no se escapa. Quiero saber todo, y quiero saberlo ahora. De todos modos, no puedo evitarlo, con ese look y esas armas, parece todo un héroe de acción, como Vanquisher en los cómics. Por favor, espero que no sea tan malo como parece, porque seria muy cool trabajar con él.

_________________
"¿Como te llamas?"



"Carrie Kelley, Robin"

¡Asi me veo! / ¡Asi soy! / ¡De aqui vengo!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   16th Julio 2015, 16:39

Luego de arrojar el cuerpo me quede contemplando su caída desde el último piso, con mi detonador en mano listo para hacerlo estallar. Casi no podía creer que finalmente lo estuviese liquidando, era simplemente demasiado bueno para ser verdad. No podía esperar a que finalmente se escuchara el *plop* que indicaría que su cuerpo se había estampado contra el suelo...Justo entonces todo se fue al a mierda gracias a dos factores que no considere. Bueno, en realidad, el primero de ellos siempre fue una posibilidad: una Robin, la reconocí por el modo en el cual se columpiaba de un cable y los inconfundibles colores rojo, amarillo y verde de su traje; era la pequeña que siempre se veía patrullando con Batman. Apenas la vi llegando en escena me entro la urgencia de dispararle al cable que usaba para columpiarse, de modo que se rompiera y callera. Por suerte volví en mí y opte por no arriesgar la vida de la niña, lo cual también implicaba no activar el explosivo que había arrojado. Desgraciadamente para ella tenía que dejarla fuera de combate para que no se entrometiera en mis planes; odio atacar niños pero en este caso no me quedaba otra alternativa. Sin embargo, cuando la niña estaba por tomar al hombre amarrado a la silla y salvarlo de su merecido destino, ocurrió algo para lo cual realmente no estaba preparado. Se que en Gotham pasan cosas raras, pero eso fue el colmo. Sanders literalmente se transformo en lo que solo podría ser descrito como un monstruo humanoide, hibrido entre cocodrilo y murciélago. Obviamente, dada mi suerte, él también tenía alas que era perfectamente capaz de usar a pesar de su gran peso. Las desplego antes de que la niña pudiera sujetarle y las uso para volver volando hacia el lugar de donde había sido arrojado. Anticipando esto retrocedí lo mas que pude y me prepare para un segundo asalto que jamás debió haber sucedido.

Unos segundos después llego al departamento. Nos miramos por unos segundos, nadie dijo nada, solo nos limitamos a contemplarnos mutuamente generando una atmosfera de silencio que, si bien duro unos segundos, parecieron horas. Entonces comenzó a avanzar hacia mí con una sonrisa en su cara y abrí fuego contra él, apuntando a la cabeza. Pero el que ahora fuese feo no le hacia estúpido, utilizo sus brazos para cubrir esta zona, dejando su pecho desprotegido. Aproveche para cambiar de arma, con un movimiento de brazos el MP5 quedo colgando de mi hombro por la correa y la SPAS paso a mis manos, con la cual dispare dos veces hacia su abdomen. Para mi desgracia comprobé, al ver que seguía de pie, que no solo era más resistente y grande, también tenía un factor de regeneración. A este punto su cuerpo había mutado de tal forma que si le hubiese jurado a alguien que antes hubo un hombre ahí, no me hubieran creído; piernas de murciélago, escamas de cocodrilo, unas enormes fauces, orejas grandes y alas, el tipo era una aberración. No creo que se compare con el de otros como Deadpool o Wolverine, pero aun así bastaba para dejar inútil prácticamente todo lo que yo tuviese. En resumen estaba extremadamente jodido. Intente escapar de la habitación para detonarla desde afuera de modo que si no podía matarlo al menos ganara algo de tiempo. Una vez más el anticipo mis movimientos: para cuando me dirigía hacia la puerta un armario voló contra la pared, y luego una mesa de luz y una cajonera, bloqueando la entrada y además demostrando la increíble fuerza que Sanders ahora ostentaba. Si, estaba muy jodido.

O lo hubiese estado, mejor dicho, de no haber sido por la ayuda de la persona menos esperada: esa que unos segundos atrás me había preguntado si valía la pena estamparla contra el suelo. La niña llego en el mejor de los momentos, distrajo a Sanders y le arrojo una bomba de lo que pareció algún tipo de plástico líquido; basto para ocuparlo un poco. Sin mediar palabra alguna viene corriendo hacia mí, me toma de la mano y me dirigió hacia la salida. Yo la sigo casi a ciegas, estaba demasiado ocupado procesando lo que acababa de ocurrir; había perdido mi mejor oportunidad. Pero por más que me hubiese gustado quedarme ahí y darlo todo hasta matarlo, sabía que morir no era una opción y no podía darme el lujo de arriesgar tanto mi vida, de modo que la seguí. Volví en mi al momento de bajar del edificio, la joven inserto un par de cables en el suelo del departamento para que pudiésemos salir de ahí, pero el murciélago se debe haber sorteado el obstáculo que le dejo demasiado rápido, puesto que a los pocos segundos de bajada, el muy animal (literal) corto los cables. Sin embargo Robin también tenía un par de trucos bajo la manga, o mejor dicho sobre los hombros. Me sujeto abrazando sus pies bajo mis axilas y utilizo su capa para planear. Yo por mi parte aproveche para sacar uno de los detonadores de entre mis bolsillos del cinturón, era el que detonaba los explosivos del hotel. Presione el botón y lo siguiente que escuchamos fue una gran explosión, seguido de un poco de fuego y varios vidrios rotos, y trozos de madera y concreto que salieron volando en todas direcciones. No sabía si en su estado actual el C4 bastaba para detenerlo, pero estaba seguro de que al menos nos daría un par de segundos.

Por otra parte, la diferencia desproporcional de peso no le permitió a la capa planear con toda la eficiencia posible y los dos terminamos por caer rodando al suelo. Nos paramos rápidamente y corrimos a escondernos a un callejón. No paso mucho tiempo antes de que escucháramos un espantoso rugido; Sanders ya estaba recuperado, o la explosión no lo había alcanzado lo suficiente. Lamentablemente no fue lo suficientemente fuerte como para evitarme escuchar los reproches de la niña respecto a mi forma "demasiado dramática" de matar....bueno en realidad no podía responderle mucho. A decir verdad si había sido bastante dramática la idea de atar a un hombre a una silla, lanzarlo por una ventana y hacerlo estallar en el camino, pero era necesario para mí. Escurrirme en su habitación y meterle una bala en la cabeza como hubiese hecho con cualquier otro no habría bastado, lo mismo con cualquier veneno que colocara en su comida; tenía que ser consciente de que era yo el que lo iba a matar, necesitaba ver sus ojos abiertos una vez más antes de matarlo, ver su mirada desafiante una vez mas o escuchar sus lloriqueos previos a la muerte. De otro modo no hubiese sido lo mismo para mí. Asimismo y siendo justo, yo no tenía ni la más remota idea de que Sanders podía convertirse en ese monstruo. De haber sido así hubiese venido con Javelin y varias granadas aturdidoras. Yo esperaba encontrarme a un humano común y corriente, con todas las debilidades que eso conlleva.-No grites o nos escuchara.- le susurre lo más fuerte que pude. Si se ponía a sermonearme al menos podía hacerlo en voz baja para que la cosa de oídos grandes no nos escuchara.

Entonces se puso a hacer algo que jamás, ni en un millón de años, hubiese esperado o querido que hiciese nadie ni remotamente relacionado con el murciélago: charlo informalmente conmigo. Supongo que lo primero habrá sido una broma para romper el hielo, aunque me tomo por sorpresa su falta de seriedad en una situación como esa. Uno creería que siendo subordinada de Batman sería tan seria como él; era casi cómico considerar que fuese compañeros viendo las notables y exageradas diferencias que ambos tenían. Entonces me tendió la mano con una sonrisa esa cara. Ese es un gesto que normalmente no hubiera devuelto; en cualquier otra situación la hubiese dejado con la mano levantada al aire, pero, y por más que odiara admitirlo, me había salvado el pellejo en más de una forma esa noche, y además, por mucho que siguiera odiando admitirlo, la necesitaba si quería detener a ese hombre-bestia. Por eso le di la mano, aunque sin la sonrisa que ella había usado para acompañar el gesto. -Lo sé.- Le conteste.- Los colores te delatan.- Jamás entenderé a quien se le ocurre vestir con la sutileza de un camión de bomberos en misiones que usualmente requieren sigilo. Desde luego no le comente mi nombre, pues temía que los de la Liga ya me tuviesen fichado y confirmarle a ella que me encontraba en Gotham y cuál era mi objetivo podía traer consecuencias desastrosas para mí. Tampoco le comente mi nombre de trabajo, pues a juzgar por lo que había visto hasta ahora cabía la posibilidad de que incluso de rara de lo malo que era, y el murciélago-lagarto lo escuchara.

Y...volvemos al regaño. Ser sermoneado por una niña de ...¿12? Me genero bastante fastidio. Sin embargo entre medio me dijo también información bastante útil: tenía que haberse inyectado un suero. Por otra parte yo lo había registrado antes de arrojarlo por la ventana y le había sacado todo; eso implicaba que, o bien ya había consumido el suero y podía convertirse a voluntad, o bien de alguna forma había conseguido ocultarlo e inyectárselo mientras caía atado a una silla. Obviamente estaba más dispuesto a creer en la primera teoría. Desgraciadamente y según me dijo Robin, no podríamos alterar su transformación, o al menos no a menos que él lo quisiera si mi teoría era correcta. -El sentimiento es mutuo.- respondí ante su comentario sobre las ganas de liquidarme de Sanders. Luego llego el interrogatorio, bueno, algo así. Obviamente me pregunto por lo que sabía sobre la bestia, pero sin aplicarme ningún tipo de presión ni nada parecido, solo los brazos cruzados y el seño fruncido, como intentando adoptar una postura de seriedad que no combinaba con su aparente edad, y que mas que hacerla ver peligrosa la hacía ver incluso...¿Adorable era la palabra? Al menos a mis ojos así era. Por otra parte si esperaba que ella cooperara tenía que darle cierta información, al menos la concerniente a que nos enfrentábamos, como para que estuviese preparada; aunque para ser honesto ni siquiera sabía si yo estaba preparado para eso, y llevaba semanas preparándome. Suspire.- Su nombre completo es Aarón Abigail Sanders. Es un veterano de combate, él y yo estuvimos en muchas misiones juntos, luchamos contra insurgentes en África; era mi superior.- Supuse que no sería muy buena idea por el momento decirle que también derrocamos un par de democracias. -Estamos luchando contra un hombre de historial militar impecable, que al menos hasta antes de transformarse en esa cosa era muy inteligente, experto en combate cuerpo a cuerpo, despiadado y completamente amoral.-Y luego venia la parte más jodida: la de buscar una explicación de por qué intentaba matarlo sin revelar mi pasado como experimento del gobierno.- Solo digamos que él me traiciono, me oculto cosas y al final me dio la espalda cuando intentaron acabar conmigo. Por eso lo quiero muerto.- El repetir mis motivaciones a la chica solo me dio más fuerzas para continuar la lucha aun en clara desventaja: a él no le importo que mis superiores intentaran asesinarme, él fue de los que llenaron reportes hablando de mi supuesta "debilidad". Solo fui un rifle más grande para ese hombre, y me uso para quitar demasiadas vidas. Debía pagar.

Y hablando del rey de las fieras, divisamos al hombre murciélago sobrevolando el callejón en el cual nos encontrábamos poco después d que terminase de hablar. Estaba volando en círculos, por lo que no sabría decir si nos había visto o no. Quizás había escuchado nuestras voces y sabía que el sonido provenía d esa zona, aunque no podía determinar con seguridad nuestra ubicación, gracias a Dios. -¿No tendrás de casualidad un "bati-suero anti-mutaciones"?- le susurre.
¿Era demasiado pedir un sí? - Sus oídos parecen sensibles, creo que tengo algo para aturdirlo si ese es el caso ¿Llegas encima algún tipo de somnífero al menos?.- Por cómo estaba su piel estaba seguro de que mi jeringa con tranquilizante concentrado no haría nada contra él, al menos no una y clavar las tres en su brazo seria una tarea titánica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
105CarrieKelley
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 12/01/2015
Edad : 16
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Robin
Nombre real: Caroline Keene Kelley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   12th Agosto 2015, 04:04

Tarde, yo ya estaba mirando al cielo hacia rato. No se que tiene a este tipo asi de tenso, pero cuando llevas un tiempo trabajando en Omega, te acostumbras a que las cosas sean peligrosas todo el tiempo. Nos esta sobrevolando, como tratando de escucharnos y de ubicarnos para caer sobre nosotros, ¡Danos un respiro al menos!

¿Es enserio lo del batisuero?

Arqueé una ceja, pero casi me tiento de reirme, estaba muy buena la broma.

Si, llevo unos proyectiles somniferos...Dejame pensar...

Veamos, ¿Que tenemos? Ese Sanders ahora esta convertido en una criatura casi demoniaca, y estamos segurisimos de que no vamos a poder atravesar su piel, pero solamente tenemos lo que sea que este hombre traiga y unos, veamos...seis proyectiles somniferos, no mucho si queremos luchar contra el Coronel Murcielago, ¿O Cococielago? Wow, suena bien, "Cococielago", creo que deberia ingresarlo asi en la base de datos cuando regrese a casa. Y hablando de eso, ¿Como fue que consiguio ese suero? No tiene ni pies ni cabeza, algo asi necesitaria de una coolaboración nunca antes vista, y es cierto que Omega ha revuelto el hampa como una ensalada, pero si esta clase de personas estan comenzando a trabajar juntas y encima liberan esta clase de cosas al mercado negro, bueno, digamos que el trabajo se va a poner intenso a partir de ahora.

En este momento, no parece reconocerte mu...

¡Ahh! ¡Ese chillido infernal! Oh cielos, ahi estaba bajando en picado. Tomé mi comunicador, presione un boton, lo guarde y empuje a mi compañero para que comience a correr en cuestión de segundos. La criatura cayó como una bolsa de ladrillos sobre aquel callejón y rugió o chilló o lo que sea en nuestra dirección. Giramos para salir a la calle, pero apenas lo hicimos, Sanders, o lo que quedara de él, se afianzó con sus garras en la acera para darse impulso. Habia recorrido la distancia hasta la salida casi el doble de rápido que nosotros, asique si no empezamos a despistarlo pronto o encontramos una manera de detenerlo, va a alcanzarnos, y eso no es una suposición, pareciera diseñado para ser el predador supremo.

¡Por aqui!

Giré en otro callejón y nos metimos en el laberinto, dando la vuelta una, dos, tres veces, mientras trataba de pensarme alguna idea para sacarnos al chupacabras este de encima. Aun si no tengo un mejor plan, en unos treinta minutos si lo tendré, pero por el momento estamos totalmente en desventaja. Se no estan acabando las esquinas y pronto saldremos denuevo a la calle, pero hay una sola cosa que Sanders no esta haciendo con sus poderes, y esa podria ser nuestra ventaja. Abri uno de mis estuches y tomé unos proyectiles, activando las esferitas y dejandolas regadas a nuestro paso en el último tramo del callejon. Apenas salimos denuevo a la acera, jalé de su pantalon para que se detuviese y me giré a ver si habia resultado. Un sonido plástico inundo todo el lugar, mientras entre las sombras se dibujaba el Cococielago luchando por desenterrar sus feas garras de un pantano de pegamento especial. Suspiré aliviada, es mas, apoye mis manos en mis rodillas y descanse unos segundos, mirandolo solo luego de que me aseugré que no se me iba a salir el corazón por la garganta.

Eso lo detendra unos minutos más, ven Doble Eme...

Espero que el mote le guste, porque no tengo idea, pero ni adivinando, de como podria llamarse. Comencé a caminar calle arriba, hasta que dimos vuelta la esquina y pude detenerme para que volviesemos a hablar. No habia nadie, vamos, es Gotham y es de noche, segurisimo que no iba a haber nadie, y seguro que lo pandilleros se hicieron encima cuando oyeron los chillidos. Es lo mas cercano a una zona liberada que vas a tener en este lugar.

Mira, yo se que eres un tipo duro, asi como Rambo, y que quieres cargarte helicopteros, y ejercitos enteros y esas cosas y nadie te dice que hacer...

Volvi a cruzarme de brazos, pero esta vez, el tono era mas serio, que tengo un humor de acero, pero tampoco es todo una bromita para mi.

...Pero estas en mi ciudad, o en la de Batman, como quieras, y aqui no matamos a nadie, bueno, no todos, al menos los que trabajamos pateando a los malos...Solamente los pateamos, pero nunca los matamos, porque si matas a alguien...Bah, ya debes pensar en si esta bien o no todo el tiempo, como en las pelis, no te voy a aburrir con eso...

Suspiré. Otra vez te estas perdiendo Carrie, vuelve al tema o Eme se va a aburrir y se va a ir a darle de comer granadas a su amiguito.

...El punto es que creo que podemos detenerlo, ¿Si? Pero si vamos a hacerlo, no puedes matarlo, y te vas a morir de la risa, pero con tanto Rambo que te traes, tienes la cara de un buen tipo, y si puedes prometerme que no vas a matarlo, entonces seguiré sin avisarle donde estoy a Batman para que él y Batwoman no vengan aqui, y ellos dos no son tan suaves como yo, que creo que todos pueden tener algo bueno para d...¡Abajo!

Un chillido y la criatura paso volando muy, MUY cerca de nuestras cabezas. ¡Ya deja de tratar de matarnos! ¡O al menos se obvio, como en las pelis! Olvidate de planes Robin, hora de echar a correr. Tomé la mano de Eme y lo obligué a seguirme, pero no dimos diez pasos que ya estaba Sanders cayendo pesadamente frente a nosotros, agrietando el pavimento.

Diantres...

Comencé a caminar muuuuy lentamente hacia atrás, como el domador de cocodrilos, aver si las tecnicas aplican también a Cococielagos mutantes maniaticos, pero no, sigue acercandose, gruñendo, mostrando los dients, sabiendo que no tenemos forma de detenerlo. Se lanza al ataque de un chillido...y vuela contra una pared, aturdido. Toda la acera se llena de la humareda que deja a su paso el proyectil aturdidor que se habia disparado. Llegó la caballeria.

Que bueno es tener estos juguetes...Pero no vayas a decirle a Batman que lo use sin permiso, ¿Eh?

Bromeé, mientras me acercaba corriendo al Batmobile, que habia desplegado su torreta giratoria y le habia disparado automaticamente al monstruo cuando detecto que yo estaba en peligro. Amo esta cosa, tiene de las mejores IAs que he visto en mi vida. Presioné un boton de mi comunicador y se abrió lentamente la cabina con ese "Psssssst" tan frutifantastico que hace siempre que se abre. Tienes que amar a este bolido, es que no hay de otra.

No va a quedarse asi por mas tiemp...¡Corre!

Sanders se levantó, pero para cuando cargo contra nosotros, ambos habiamos subido al Batmobile y yo ya habia salido disparada por la avenida mientras se cerraba la cabina. Bienvenido, amiguito.

Escucha...

Abri mi estuche y le di mis cinco bombas somniferas, mientras la computadora mostraba como nos estaba persiguiendo, pero ahora, olvidate de carreritas, iba volando, y de alguna manera, estaba dandonos alcance. Tan OP ese bichejo.

No puedo pensar bien en este momento, pero si logras aturdirlo un poco o adormilarlo, podria tratar de darle un barraje de disparos aturdidores y derribarlo, y ahi ya podriamos ver como destransformarlo, o al menos como llevarlo adonde puedan hacerlo...

El sonido del motor comenzaba a escucharse, lo que queria decir que estabamos llendo a toda velocidad, y creanme, esta cosa no es tan rápida como parece, tenemos muy poquito tiempo.

Hora de volver a ponerte en modo Rambo, compañero...Dale la que se esta buscando...

Giré en una esquina y aceleré a fondo en una de las avenidas mas largas de Gotham. Si no lo derribamos aqui, estamos fritos, no nos queda un solo continue más. Ultimo nivel del juego, Rambo, espero que tengas un plan.

_________________
"¿Como te llamas?"



"Carrie Kelley, Robin"

¡Asi me veo! / ¡Asi soy! / ¡De aqui vengo!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   19th Agosto 2015, 00:06

La opción del batisuero fue rápidamente descartada por el infante; supongo que ni siquiera los de la familia de murciélagos pueden estar realmente preparados para cualquier situación. Sin embargo el hecho de que llevase proyectiles somníferos nos colocaba en una mejor posición. Sanders ya había demostrado que su piel de cocodrilo era a prueba de balas, y sus brazos eran lo suficientemente grandes como para proteger su cabeza de cualquier bala, pero en lo que respecta a su organismo, la cosa era diferente. Todos necesitan respirar, incluso las aberraciones mutantes antinaturales, eso implica que siempre y cuando su cuerpo no hubiese desarrollado algún tipo de inmunidad hacia los somníferos (cosa dudosa considerando que eso implicaría una exposición constante y prolongada a ese tipo de gases, y él había mutado hacia unos minutos nada mas), podríamos derribarlo si le hacíamos ingerir esos proyectiles. Al final quizás la llegada del Robin no fue tan mala como hubiese esperado; lo más posible es que ya estaría muerto de no ser porque esa niña. Irónico considerando que invertí tanto tiempo tratando alejar a los lacayos de Batman. Quizás algún día tendría que hablar con él sobre sus políticas de reclutamiento de adeptos, aunque para ser justo he visto soldados más jóvenes en África y Medio Oriente.

Entonces escuchamos una vez más el chillido infernal del ex-coronel, y echamos a correr como alma que persigue el Diablo, metáfora que en realidad coincidía bastante con nuestra situación. Pocos segundos después el animal cae en picada sobre una bolsa de ladrillos y se prepara para atacar una vez más. Intentamos escapar pero era demasiado rápido. Utilizo el suelo para darse impulso con sus piernas, dando un poderoso salto que le hizo recorrer la mitad del camino en cosa de nada. Pero la niña demostró ser más astuta de lo que, tanto Sanders como yo, nos esperábamos. Asimismo los gadgets de Batman ayudaron. Justo cuando parecía que no teníamos manera de evadir a nuestro perseguidor, giramos en un callejón y note como la niña fue dejando varias esferitas grises regadas por el suelo. Preferí seguir corriendo antes que descubrir su propósito, pero ella me tironeo del pantalón tratando de impedir mi huida; me prepare para voltearme y alejarla de un empujón o preguntarle si estaba loca, y entonces un sonido similar al de una pequeña detonación invadió mis oídos. Lo siguiente que vemos es al buen Sanders intentando desesperadamente zafarse de una masa de pegamento líquido que le envolvía el cuerpo; así que para eso servían las esferitas. Lo tendré en mente.

-¿Doble Eme? Mejor llámame.- Pero antes de terminar esa oración, recordé el nombre que me había elegido.- Sabes que olvídalo, Doble Eme está bien.- Sin perder más tiempo volvimos al escape. Pude haberme separado de esa niña entonces, total ya había cumplido su propósito y estaba seguro que si me apuraba lograría esconderme antes de que la bestia volviera a por mí. Las balas ya habían comprobado ser inefectivas, y no quería arriesgar mas munición disparándole; la cabeza bien podía ser su punto débil, pero el hijo de puta había quedado adherido al suelo de tal modo que sus brazos acabaron levantados por encima de su pecho, pegados a su frente y bloqueándome el ángulo para un disparo certero. Que. Puta. Suerte. Una granada tampoco era una opción fiable, si las balas no funcionaron no tenia motivos para pensar que la metralla haría una diferencia y el pegamento que le rodeaba podía acabar jugándome en contra al ahora de amortiguar un poco del impacto del explosivo.

Por suerte no encontramos a nadie durante el camino; un poco lógico considerando las explosiones y gritos y al murciélago gigante que sobrevolaba los cielos. Entonces frenamos de golpe en la primera zona vacía que encontramos, lo más alejados posible del monstruo, y valga la redundancia la chica se puso a hablar una vez más; bastante hiperactiva la niña. Sus primeras palabras me hicieron levantar una ceja en señal de duda.- ¿Quien es Rambo?- No pude evitar preguntar apenas escuche la mención de su nombre. Ya había escuchado esa palabra antes, varias veces usada por compañeros soldados o mafiosos para referirse a mí, no necesariamente en el buen sentido; y yo ignorándolo o asintiendo sin tener ni idea de quien era ese ¿Un soldado? ¿Un asesino? ¿Por qué mierdas me comparan tanto con él? Esa pequeña duda trivial casi me hizo olvidar sus siguientes palabras. A decir verdad me costó bastante tomar en serio su comentario. No solo por el hecho de que fuese una niña pequeña, sino por el vocabulario que manejaba, le quitaba toda posible seriedad al asunto; sonaba mas como una madre permisiva que regaña a su niño de cinco años pero en el fondo sabe que no cumplirá con sus amenazas por que es demasiado piadosa. -Sabes, en mis primeras noches aquí conocí a una mujer con ballesta que viste de violeta, y ella si mata ¿Necesito un permiso especial o algo? Y era la verdad, pues esa misma mujer que había sido tan buena compañera en su tiempo en realidad había matado a un buen número de criminales la primera noche que trabajamos juntos. Sin embargo, acorde a los diarios que leía en Gotham, sus incursiones contra el crimen organizado no se detuvieron esa noche, y no creo que sea porque a Batman le cueste encontrarla precisamente ¿Por qué ella sí y yo no? Después tendríamos que tratar ese tema.

Pero todo se fue a la mierda cuando escuche sus siguientes palabras. Más allá de otra estúpida comparación con el tal Rambo, más allá de su intento de sermón/advertencia fallido, otra cosa que dijo realmente me llamo el apunte: "tienes la cara de un buen tipo". Eso sí que me tomo con la guardia baja. De todas las cosas que estaban preparados para que pasaran esa noche, realmente no me esperaba eso. Es decir, incluso la transformación a mutante de Sanders era cosa de todos los días comparado con eso que me acababan de decir. Desconozco las características comunes que le hacen ganar a uno el apodo de "buen tipo", pero estaba seguro de que yo jamás podría ser clasificado como uno, y la niña era demasiado inocente si realmente creía que podía llegar a serlo. He matado a más de cuatro mil personas y contando, de manera directa e indirecta, a lo largo de toda mi vida. He participado en mutilaciones genitales y abortos involuntarios desde los 12 años. He torturado, matado, robado, amenazado; creo que mi único acto noble fue rechazar todas esas veces que me ofrecieron vírgenes a mí elección para violar, y no precisamente por cuestiones morales sino por considerarlo una pérdida de tiempo ¿Bueno? La verdad me cuesta trabajo imaginármelo...

Todo eso me dejo temporalmente inmóvil y con mi mente ocupada en otro lado, tanto que casi me cuesta la vida contra el cocodrilo-murciélago. Por suerte la niña no tenia esas complicaciones y fue capaz de salvarme, por tercera vez en una noche; definitivamente no es mi noche. Luego vino la cuarta, si contamos el hecho de que Sanders quizás nos hubiese alcanzado gracias a su potente salto dado que uno de sus proyectiles aturdidores, que supuse, había sacado de su "batí cinturón" capaz de portar cualquier cosa que necesite en una situación de peligro, le impacto de lleno en la cabeza y basto para desorientarlo un poco. Un segundo análisis me demostró que en realidad había sido una torreta automática montada en el auto del murciélago la que había hecho el trabajo. Necesito conseguirme uno de esos vehículos.

Antes de que Sanders tuviese tiempo de reaccionar, ya estábamos dentro de la cabina y la niña se largo conduciendo a toda velocidad. A esas alturas ya no tenía problema con que una niña estuviese conduciendo el coche, puesto que de seguro como Robin ya estaba más que acostumbrada y era toda una experta en el manejo del coche, cosa que yo lamentablemente no era. Cuando me paso los proyectiles somníferos comenzaron a formarse diversos planes en el interior de mi cabeza, diferentes maneras de hacer que consumiera el somnífero, ninguna aceptable. Entonces divise a lo lejos una cabina telefónica de vidrio, cerca de una esquina que iba hacia el interior de la ciudad una vez más, y supe lo que había que hacer. –Escucha, necesito que bajes la velocidad.- No necesite ver su cara, de seguro estaba pensando que lo que le pedía era desquiciado, y tenía razón.- Cuando yo te diga, dobla hacia la izquierda, en la esquina tres cuadras más adelante.- Apenas ella bajo la velocidad, la bestia comenzó a acercarse. Para ser tan grande y duro volaba a una velocidad increíble, prácticamente quebrantaba todas las leyes de aviación conocidas. Pero mejor así, mientras rápido iba más le dolería lo que ocurriría a continuación. Normalmente los murciélagos son ciegos, pero rezaba porque, entre mezcla y mezcla de ADN que había sufrido el cuerpo de Sanders, dicha ceguera le faltase. Guarde los proyectiles en mi bolsillo con una mano y con la otra.- ¡Abre las ventanas!-Le comente con el tono más calmado que me fue posible reunir en ese momento, para que no creyera que estaba loco. Intercambie una mirada con ella, para que supiera que hablaba muy enserio. Si íbamos a vencer juntos a esa cosa, tendría que escucharme.

Y para cuando la cabina se abrió lo suficiente como para poder estirar parte de mi cuerpo, Sanders ya estaba casi a un metro de nosotros, y estábamos a punto de llegar a la esquina. Sin un segundo que perder, estire mi mano derecha hacia él, apuntándole con un objeto que le resultaría bastante peculiar a cualquiera que no supiese lo que era: una linterna, de seguro Robin debía pensar que había enloquecido producto de la desesperación de la situación. Pero no. Esa linterna en particular generaba una luz ultravioleta extremadamente potente, titilando a modo de luces de discoteca, capaz de cegar temporalmente a cualquiera. Presione el botón y, milagrosamente, Sanders se vio cegado por un momento, al menos esa es la impresión que me dio por como llevaba sus manos a la cara para taparse la vista. Entonces llego el momento de doblar. Con mi mano libre solté los somníferos, que cayeron sobre el asiento del auto, y tome una granada, a la cual le saque el seguro en cuestión de nada, para arrojarla contra la cabina telefónica. Casi un segundo después, doblamos en la esquina, pero el mutante fue incapaz de captar este movimiento dado que estaba ocupado tapándose los ojos. Por eso no pudo evitar pasarse de largo y, a juzgar por los sonidos que se sucedieron a continuación, acabo chocando contra la cabina telefónica, así como un poste de luz, un buzón y una parada de autobús, además de comerse de lleno la explosión de una granada en pleno vuelo.

-Detén el auto.- Le ordene, intentando emular algo de gentileza, y así lo hiso. Me baje poco después de recolectar los somníferos que se habían desparramado por el asiento y guardarlos en un bolsillo. La falta de su presencia en el cielo índico que no volvería a volar, al menos por un tiempo. Desgraciadamente, aun podía saltar e hiso un estupendo trabajo demostrándolo. Lo primero que escuchamos fue una vez más su chillido, ese molesto grito de pajarraco que tenia. Poco tiempo después pudimos verlo doblando para nuestra misma esquina. Sus alas estaban destrozadas, por lo que no volvería a volar por un tiempo. O eso creí. Conforme se acercaba, cada vez a una velocidad más rápida, no pude evitar observar sus alas. Algo pasaba. No solo que el efecto de la explosión parecía casi no haberle afectado, sino que, además, parecía que estaba mejor a cada paso que daba. Los vidrios y trozos de metal que tenia clavados en el cuerpo se iban cayendo, pero la sangre dejaba de fluir a un ritmo alarmante.- ¡El hijo de puta tiene curación acelerada!- Le grite a mi compañera mientras comenzaba a retroceder lentamente.-Hay que atacarlo ahora antes de que sus alas terminen de sanar.- Lo que le pedía esta vez era prácticamente suicida, pero si la bestia volvía a adquirir una vez más su capacidad de volar, estábamos jodidos.- ¿Puedes dispararle ahora que está en tierra? ¿Tienes más de ese pegamento por casualidad? – Le pregunte cada vez a un ritmo más acelerado. Estábamos bien jodidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
105CarrieKelley
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 12/01/2015
Edad : 16
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Robin
Nombre real: Caroline Keene Kelley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   14th Septiembre 2015, 23:58

¿Saben? Es extraño. Por lo general, una no confia en gente random que se encuentra por la vida mientras trata de luchar contra un Cococielago enojado, pero es como si hubiese algo, como si no necesitara saber que va a hacer para saber que va a resultar y que tiene un plan, algo asi como con el Jefe, pero un poquito menos, o no se si menos, pero distinto. No siento que lo admire, no, eso es para el Jefe, o para Dick, pero siento que confio en él, como si fuese un amigo, ya saben, como cuando Rambo hace equipo con otros tipos duros, eso, una dupla de tipos duros, solo que en este caso, uno de los tipos duros es en realidad una niña. Aceleré cada vez más tratando de sacarle toda la distancia posible a la criatura infernal, pero nada iba a tener de eso, y cada vez se acercaba más, hasta que escuché a la pasada el plan de Doble Eme, y es ahi cuando les digo que entra esa confianza de tipos duros que parece que tenemos, ¡Porque me parecio un buen plan! Es como si hubiese visto venir lo que sucederia, tenia ideas igualitas a las de las pelis de acción que dan en el cine, calcadas de alli. Me miró, me pidio que abriese la ventana, y asi lo hice, no tenia por que no confiar en él, pero aproveché para devolverle la mirada mas confiada y ruda que pude, cuando trabajas con esta gente, tienes que ganarte tu lugar en el circulo, en la manada, porque son lobos, lobos solitarios con pasados dificiles y cuentas pendientes...Y otras cosas más que siempre dicen cuando están dando McArthur en la tele, el punto es hacerse respetar.

Abri las ventanas y lo miré hacer, seguramente tenia algún dardo paralizante secreto hecho con veneno de cobra de Madagasc...¡¿Una linterna?! ¡¿Enserio?! Pero esta funcionando, ¡Esta funcionando! El cococielago se tapó la cara y no pude ver mucho mas de nada porque llegamos a la esquina y giré a fondo el volante con toda la delicadeza que pude, pero obvio que acabó en un sacudón que no me se como no arrojo a mi compañero a la calle. Cuando me lo pidió, y no muy gentilmente que digamos, detuve el Batmobile. De a ratos le falla esto de la gentileza, pero al menos lo intenta, siempre fiel a lo que sucede en las pelis con esta gente. Salté a la calle junto con él mientras se oian todos los sonidos estridentes de nuestro amiguito mutante chocando contra absolutamente todo lo que habia en su camino. Bueno, ahora tenemos un minuto, ¿No? - Rambo es un soldado de las peliculas que siempre se carga a ejercitos enteritos el solo, armado hasta los dientes...- Tomé mi resortera y comencé a buscar en mi cinturón, seguramente me queden algunas bombas somniferas o algo que pueda usar contra este animalejo. - Oh, te refieres a Huntress, bueno, ella es diferente, o eso dice el Jefe, que puede redimirse, cambiar su manera de hacer las cosas, si tan solo un poquito...No necesitas matar para poder hacer un buen tra...¡Woah! - Y ahi estaba denuevo el susodicho, gateando a toda velocidad hacia la calle y dando un salto para quedar lo mas cerca posible de nosotros, a distancia de bocado, diria yo.

- ¡El hijo de puta tiene curación acelerada! - ... - ¡Cuida esa boca tuya! - Le grité por sobre los rugidos de la criatura, no es que el Jefe tenga una regla contra las malas palabras per se, pero siempre me reprende cuando voy a usar alguna o se pone todo serio cuando le digo que le darian un mejor toque a mi trabajo de justiciera, y algo de razón tiene, ¡No necesitas ser malhablado para poder hacer justicia! Pero tiene razón, se está curando, y muy rápido, a ese ritmo, tenemos cosa de un minuto.  Lo admito, tengo miedo, bastante, pero de temblores nada, esta Robin no va a dejarse amedrentar por unos cuantos pelos y garras. - ¿Hablas enserio Eme? Tengo toda una bodega de eso en el auto...- Tomé mi comunicador y lo enlace con la computadora del Batmobile para poder apuntarle al bicharraco. Programé todo, apunté, pero cuando iba a disparar, dos cosas sucedieron al mismo tiempo: Un chillido alocado de Sanders, y un automovil volando directamente hacia la torreta del Batmobile, y hacia el coche entero, cayendole encima. Traté de accionar el cañon, pero el grafico me indico que estaba fuera de funcionamiento, y teniamos el acceso a la cabina bloqueado por un coche, ¡Estabamos atrapados! Piensa Carrie, piensa, no pueden derrotarte asi nada mas, es hacks, totalmente hacks, ¿Como se le podia haber ocurrido usar un automovil como proyectil?

- ¡Ey! ¡Cosa fea! - Le grité, y miré a Eme, asintiendole para darle a entender que tenia un plan. Es una locura y se me fue ocurriendo sobre la marcha, pero si te lo pones a pensar, es nuestra mejor opción. Me aparté de él hasta que estuve lo suficientemente lejos como para que el coquito tuviera que decidir entre él y yo, y por suerte, gritarle que era feo surtio todo el efecto deseado: Enseguida se abalanzó hacia mi, pero no contaba con que tomaria mi resortera y...¡Augh! Falló casi todo ese zarpaso, pero alcanzó para arrancarme la resortera de las manos y tirarme al suelo. Me levanté enseguida, ya sin un guante y con la mano derecha sangrandome, pero estaba viva, aun podia hacer algo. Muy bien, hora del Plan B, o sea, improvisar, que mi corta vida depende de ello.

- ¡Fallaste! - Le grité, corriendo hacia atrás mientras buscaba frenéticamente en mi cinturón. Por fin, pude desprender la corta barrita metálica y accionarla, alargandola hasta convertirla en un Bo en todo su derecho. El Bo es casi como el arma del Robin, todos la han usado, especialmente Dick, y han obtenido grandes resultados, convirtiendose casi en autoridades en su uso y enseñanza, lo cual hace doblemente vergonzoso que yo no tenga ni idea de como se usa uno, pero es que venia con el cinturón y no tuve el corazón para quitarlo, de todos modos, no pesaba mucho, y pense que quizás algún dia podria servirme. En cuanto alcancé el Batmobile, me giré de un salto, apoyé firmemente mis pies en el pavimento, y, pidiendole perdón mentalmente a Dick mediante, arrojé el Bo hacia el Cococielago, metiendoselo en la garganta a través de la boca. Obvio que no se lo trago enterito, pero si lo suficiente como para atragantarlo, deteniendose enseguida para hacer aspavientos y tocer en su intento de quitarse esa cosa de dentro, pero nada, no estaba lograndolo, o al menos no estaba haciendolo cuando tomé bombas de polimero de mi estuche y comencé a arrojarselas con la mano que aun tenia sana, haciendolo retroceder mientras parches de la sustancia pegajosa se formaban en sus hombros, lomo y alas, sin dañarlo, pero al menos acabando con sus perspectivas de una carrera como gimnasta acrobático. Buen trabajo Robin, buen trabajo.

- ¡Eme, es tu oportunidad! ¡Tienes que noquea...! - ¡Agh! Me golpeo de lleno con una cola que parecia haberle crecido de la nada y sali despedida hasta rodar y quedar contra el costado del Batmobile. Agh, el golpe fue muy duro, pero distraido, no llego a romperme ningún hueso, pero duele, demasiado, no voy a poder ponerme de pie. Trato de no gemir ni de llorar, pero como duele este golpe, ¿Que le dieron de comer a este animal en el tiempo que llevamos jugando a las traes? No, trato de moverme, pero olvidenlo, no puedo, esto se acaba aqui para mi, pero al menos el cocielago acaba de escupir el Bo cerca de los pies de Doble Eme, y esta con la movilidad muy reducida por los polimeros. - ¡A la cabeza! - Fue lo unico que pude gritar, seguido de varios quejidos de dolor. Ok Carrie, ya mejor callate y trata de retener la poca decencia que te queda, vas a necesitarla cuando Eme derrote a su amiguito...O cuando su amiguito se lo come y tengas que encontrar una manera de escaparte para no acabar igual. Eme vs Cococielago...¡Fight!

_________________
"¿Como te llamas?"



"Carrie Kelley, Robin"

¡Asi me veo! / ¡Asi soy! / ¡De aqui vengo!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   23rd Septiembre 2015, 00:27

Aun en medio de toda la conmoción no pude evitar mirarla a la cara como quien acaba de escuchar una locura descabellada ¿En serio me estaba retando por ser malhablado en medio de una situación así? No me lo podía creer, uno esperaría que al menos enfocase su mente en cosas más importantes como la bestia asesina que amenazaba con convertirnos en un pastel de carne. Al menos si tenía en su inventario bastante del súper pegamento que había utilizado anteriormente para aprisionar a Sanders, eso nos vino bien. –Después tienes que darme una muestra de eso.- Comente con cierta ironía, sin apartar mis ojos de nuestro cazador ni por un segundo. Aun en el calor de una batalla tan peligrosa no podía evitar pensar a futuro y asombrarme por los gadgets de los que disponía esa niña pequeña. Cualquier tipo de adhesivo de la capacidad de mantener en tierra, aun por un momento, a alguien de las dimensiones de Sanders tenía que ser un pegamento extremadamente resisten, y no hace falta ser un genio para llegar a esa conclusión; de seguro podría darle algún uso si es que me facilitaban una muestra, como aprisionar a todos esos héroes y policías que trataban de entrometerse en mi camino y no podía matar, aunque tampoco esperar que ese fuera el caso; es una discípula del murciélago después de todo, nuestra mera cooperación era nada más que algo efímero, una respuesta poco común ante un problema aun menos común. Al final acabaría persiguiéndome una vez más, como todos los demás, aunque no podía negar si se había mostrado más amable de lo esperado y eso me genero cierta curiosidad.

Pero entonces Sanders hizo su jugada, demostrándonos que su cerebro, a pesar de todas las mutaciones, seguía lo suficientemente intacto como para ejercer las mínimas funciones de pensamiento racional, aunque reducidas. Aprovechando la situación de Sanders, la niña intento dispararle con el arma de su auto, pero el ex militar previo su ataque y logro derribar el arma principal con un auto; literalmente lanzo un auto contra el auto del murciélago, y destruyo el arma antes de que pudiera dispararle. Ya fuera por pura casualidad o acto premeditado, también nos bloqueo el acceso al interior del vehículo, privándonos de todos los suministros con los que Robín contaba que se encontraban adentro del coche.

Mi mente corría a cien por hora en esos momentos, mirando a mis alrededores en busca de algo que pudiese servirnos para una huida rápida, o que nos pudiese dar alguna ventaja significativa sobre Sanders. Entonces la voz de Robín me saco de ese “estado de transe” momentáneo en el que me había puesto. Ella tenía un plan, se le veía en sus ojos…desgraciadamente Sanders también lo noto. Intento atraer su atención mediante burlas, lo cual funciono en un principio, pero cuando se dispuso a sacar su ¿Resortera? ¿Batman no le daba mejores cosas a sus esbirros? ¿Por qué una chica con toda la tecnología del murciélago luchaban contra el crimen con una puta resortera en vez de, no sé, un arma de aire presurizado o algo así? En fin, de un zarpazo Sanders se la arranco de las manos, y por poco también le saca unos cuantos dedos. Por fortuna la niña consiguió esquivar su ataque y retroceder el tiempo suficiente como para sacar un Bo portátil, el cual en realidad era bastante impresionante; quizás careciera de la misma fortaleza del Bo original debido a los espacios huecos que debía tener para poder hacerse retráctil, pero de seguro estaba hecho de algún metal especialmente duro o poseía algún otro componente del estilo.
En mis constantes estudios de la familia de vigilantes gothamitas, me había topado con muchas imágenes de antiguos Robín, todos ellos combatiendo de forma excelente con esos Bos portátiles, de modo que seguramente algo de bueno debía tener.

Eso solo contribuyo a aumentar mi sorpresa cuando vi que la niña prefirió usarlo de jabalina, en vez de palo para golpear. Decidí omitir un par de gritos de frustración de momento producto de su actitud, que ya después e preguntaría que mierda pensaba hacer lanzando un Bo de esa forma, cuando un mutante desquiciado no intentara devorarnos. Sin embargo, ya fuera por habilidad o intervención divina, el arma se insertó directamente en su garganta y con la suficiente profundidad como para que el monstruo se atragantara con el. Aprovecho esa oportunidad para lanzarle prácticamente cualquier proyectil que le quedara en el cinturón, lo cual básicamente consistió en mucho de ese pegamento. Había abierto una grieta en su defensa, y yo lo sabía. Pero a pesar de todo, Sanders demostró que seguía siendo un enemigo temible, cuando, a pesar de su condición actual, le propino un golpe tan contundente a la niña que la mando volando hacia atrás de un coletazo, mandándola a volar por la calle, haciendo un efecto de rebote similar al de una piedra lanzada por el agua hasta que el auto del murciélago freno su recorrido de un golpe seco. La observe atónito por un momento, sin saber cómo reaccionar ante lo que acababa de ver. El golpe la había dejado fuera de combate por lo que restaba de la noche, eso seguro; en realidad me sorprendería que no tuviese al menos cinco huesos rotos en todo el cuerpo. La mueca de dolor en su rostro era más que evidente…pero…no lloro. Era una niña, y no lloro. Seguía intentado parecer fuerte a pesar de todo, de disimular su agonía, de mantener la frente en alto para no darle a Sanders el gusto de saber que la habían lastimado. No debía tener más de 13 años, y ya había demostrado mas temple en una sola noche que muchos veteranos que conozco de las fuerzas especiales, de haber nacido en África seria una estupenda niña soldado.- Quien lo diría, murciélago, tal vez no eres tan idiota…al menos no a la hora de elegir ayudantes.- Comente, aunque más como un murmullo que como un pensamiento en voz alta. Con razón la habían elegido.

Entonces recordé que la misión aun no había terminado, que Sanders seguía con vida y parado a pocos metros de mi, revolviéndose entre varios kilos de pegamento, en estado de debilidad, con la guardia baja y preparado para morir. El Bo había caído a pocos metros de mí; entonces escuche los gritos de la niña, me instaba a ir por la cabeza. En lo personal hubiese preferido dispararle y ya, pero sus brazos aun seguían altos, y no podía arriesgarme. Si la cabeza era sensible, y tenía un arma contundente para acabarlo, lo mejor sería ir por la oportunidad segura; ya después cuando estuviese muerto me encargaría de darle el juicio que se merecía. Esa era la última noche que el desgraciado lastimaba a alguien. Coloque la punta de mis dedos debajo del palo y, con un levantamiento rápido de mi pierna, eleve el Bo hasta la altura de mis manos para tomarlo. Tal y como había supuesto, el peso del arma era bastante más ligero que el promedio, pero la contundencia del metal debía compensarlo. Decidido a darle una prueba, salí corriendo en línea recta, sin detenerme. Sanders intento abatirme con su cola como a la niña, pero yo era más rápido y estaba atento a sus movimientos. Sus ataques eran difíciles de prever, pues a esas alturas golpeaba por instinto, pero yo era más rápido, y mas reflejos superiores.

Intento realizar un barrido dirigido hacia mis tobillos, pero logre pegar un salgo justo antes y caer a menos de un metro de él. Sus brazos y piernas estaban casi pegados a su cuerpo y el suelo, respectivamente, de modo que no me pudo esquivar. Tire un golpe directo con la punta del arma, similar a una estocada de esgrima, directo hacia su cuello y lo retire de un movimiento fluido, provocándole una sensación de asfixia. Por puro reflejo abrió la boca, lo cual me permitió darle un golpe similar, pero esta vez en uno de sus ojos, para cegarlo momentáneamente del lado izquierdo de su cuerpo. Acto seguido apoye una de las puntas del arma del suelo y la utilice para impulsarme hacia adelante al mismo tiempo que daba un salto, aumentando la fuerza de la patada que le encaje en la nariz, haciendo que su cabeza retrocediera ligeramente. Ya para entonces una de sus manos se había casi despegado, de modo que intento aplastarme; pero el pegamento lo relentizó lo suficiente como para permitirme esquivarlo. Al realizar un movimiento tan abrupto, consiguió abrir un “túnel” por debajo de sus piernas, lo suficientemente grande como para que yo pasara, y así lo hice. Me deslice por el suelo para terminar rápidamente a sus espadas, levantándome de un salto. Fue cosa de parpadeo. Al mismo tiempo que me levante de un salto a sus espaldas, levante mi Bo en el aire para propinarle un golpe descendente con toda la potencia que fui capaz de reunir en mis brazos.

Mi corazón se acelero, producto de la adrenalina del momento de vida o muerte, permitiendo que mis brazos viajaran a una velocidad casi imperceptible al ojo humano; eso sumado a la fuerza de mis brazos, que roza el límite de lo sobrehumano, y la inercia del golpe encajado en la zona blanda de la nuca de Sanders, hubiese bastado para partirle el cráneo a cualquiera. Pero desde luego, Sanders ya no era cualquiera, y el golpe solo basto para noquearlo, sin producirle, tal vez, demasiados daños cerebrales. Entonces mi corazón volvió a su ritmo normal mientras la adrenalina dejaba de fluir cada vez más rápido por mis venas. Jadee pesadamente por un momento hasta que fui capaz de recuperar mi ritmo usual de respiración; había puesto tanta fuerza en los brazos que ya podía predecir el dolor que me causaría levantarme al día siguiente. Pero había dado sus frutos, y Sanders ya estaba noqueado, indefenso en el suelo, incapaz de hacer nada; al igual que la niña. Sin ceremonias desenfunde una pistola de mi cinturón y me dispuse a terminar con todo. Solo eso haría falta, una bala en su frente y todo terminaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
105CarrieKelley
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 12/01/2015
Edad : 16
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Robin
Nombre real: Caroline Keene Kelley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   18th Octubre 2015, 01:56

Nunca, nunca nunca jamas vuelvo a luchar contra un Cococielago, si veo uno, voy a llamar a Cass y que ella se encargue, yo mientras le arrojare cosas con mi resortera, porque si vuelven a golpearme asi y esta vez lo hacen bien voy a acabar con las costillas rotas. El dolor es mucho, agudo, me atraviesa como si me clavasen algo, como pinchazos pero hechos por alguien al que enserio le gusta lo que esta haciendo. Eme se movia como el viento, no es como Rambo, es mucho mas cool que él, esta bailandole alrededor al bicho del demonio como si fuera ballet, aunque bueno, el pobrecito está cada vez mas pegoteado al pavimento, y aunque casi me mata, no puedo evitar tenerle un poco de lastima, ¿Que habrá hecho para acabar en este embrollo? Eme no parece la clase de persona que se enfada y quiere matarte asi porque si, asique este Sanders debe haber sido un muy mal tipo y debe haber hecho cosas muy feas. No soy tonta, a estas alturas, me doy cuenta que Eme no es un vigilante y no esta aqui para hacer justicia y patear a los malos, solo viene buscando vengarse, pero no sé, mientras lo miro aqui echadita y adolorida, me voy dando cuenta de cosas, cosas como que esta disparando menos y golpeando un poco mas, y de que las miraditas que me venia echando cada vez eran mejores, quizás, solo quizás, va entendiendo un poco la idea de que no todo tiene que acabar con alguien muriendose de una forma horrible y...

...Oh no, eso es un arma. No, por favor Eme, ¡No lo hagas! Si solo pudiera...agh...cielos como duele...

...Ahi esta, estoy en mis cuatro extremedidas vamos Robin, concentrate, gatea como nunca haz gateado en toda tu vida. Estoy perdiendo un poco de sangre, es dificil notarla contra el rojo de la camisa, pero cuando ya llevas un tiempo en este trabajo, la ves mas facil. No estoy fracturada o no podria ni moverme, pero seguro que una que otra marquita me dejo para el recuerdo, Alfred se va a poner loco cuando llegue a la Batcave toda herida y tenga que desinfectarme y coserme, ¿En que estaba? ¡Agh! Ah, si, gateando. Ya esta cerca, de espaldas a mi, la pistola elevada y apuntando directamente a su frente, nada de ceremonias, solo tomarla y en unos instantes mas, volarle los cesos, pero justo en el momento que en las pelis suelen disparar, llegue a tomarle el tobillo con mi mano, nada muy fuerte, estoy por desmayarme creo, pero lo suficiente como para que lo note.

- Ugh...ah...- Carrie la oradora estrella...Vamos, di algo, ¡Hay una vida en juego! - Eme...no se que te hizo él...y estoy segura...de que debe ser un hombre muy muy malo si llego a hacerte enfadar asi...- No se si esta funcionando... -...Pero...piensalo, no vas a ser mejor que él matandolo...Y aunque te rias dentro tuyo, yo lo veo, hay...agh...hay algo bueno en ti, chiquito, pero ahi está...- Seguro me veo muy muy convincente con toda la cara sucia sangrando en el abdomen y con los lentes rotos, pero todavia me quedan algunas fuerzas. Cassie lo intentaria, el Jefe lo intentaria, yo tengo que intentarlo, tengo que intentar hacerle entender...- No vas a arreglar nada asi, no vas a sentirte bien si...ugh...lo matas...- No, no va a funcionar asi, sigue con la pistola en relato, pero parece estarme escuchando.

Como me voy a odiar mañana en la mañana cuando me duela todo el todo y un poco mas. Solté su tobillo y con mucho esfuerzo comencé a erguirme hasta que estuve apoyada sobre mis rodillas. No tomé su pantalon, habia aprendido lo suficiente en estos años, tenia que enviar el mensaje, asique, muy despacio, comencé a ponerme de pie, sola conteniendo los gemidos y los gritos de dolor, porque no se engañen, solo estoy cerrando fuerte los ojos, pero por dentro, es una pesadilla que no se como es que sigo viva. Cuando por fin estuve de pie, me di cuenta de que hasta se me habia salido un trozo de la capa, y eso que ni hable del Batmobile, ese no va a moverse mas por esta noche. Pasé por su lado y tomé mi Bo de su mano con cuidado, ayudandome con él como bastón improvisado porque sino voy a vomitarle encima y luego caerme denuevo al suelo que tan mullido se ve ahora mismo. Lo miré bien fijo a los ojos, como miraba el Jefe a los delincuentes pero solamente lo fijo, no lo miré mal, denuevo, no creo que sea malo en el fondo, aunque si me puse de pie entre él y Sanders, el barril de la pistola casi tocando mi frente, rayos que bajita que soy.

- ¿Que diferencia hace si soy yo o es él? - No le quitaba la vista de encima pero mas vale que acabe pronto o quizas y hasta me dispare a mi para llegar a él - Seguro que ya debes haberle disparado a alguien, no soy tonta, pero es que no es eso, no es a cuantos matas...yo...yo creo que es si quieres, si enserio quieres, aqui...- Me toqué el corazon pero suavecito, me duele toda la existencia. -...Y quizás y lo haces porque es lo unico que conoces, porque asi haz hecho siempre las cosas, no te conozco Eme pero...- Cerré los ojos un instante contuve los gemidos, estoy hecha una ruina, pero me sequé muy despacio las pocas lágrimas que salian de mis ojos por el dolor y segui ahora ya no hay vuelta atrás. -...Pero yo creo en ti, he visto muchos locos asesinos, y tú no eres uno de ellos...Sanders ya esta noqueado, sobra tiempo para llevarlo a un laboratorio, o entregarlo a la Liga de la Justicia o lo que sea, pero no hay por que matarlo...- Trastabillé un momento, pero me aferre fuerte a mi Bo, esta cosa si que sirve, aun si no la usas para lo que se supone que deberias usarla.

- Podemos, no se, reunir pruebas, seguro alguna debes tener o algo debes saber podemos llevarlo ante la justicia o dejarlo a que se pudra en una celda en la Atalaya de la Liga...solo...- Suspiré, estoy sangrando bastante, quizas no sea solo un cortecito. -...no lo hagas...por favor...creo en ti Eme...- Pero no me movi de mi lugar. Si va a hacerlo espero que me empuje o algo, no quiero morir pero tampoco quiero ser debil, Dick lo haria estoy segura un buen Robin lo haria, y ademas, en verdad creo en él.

_________________
"¿Como te llamas?"



"Carrie Kelley, Robin"

¡Asi me veo! / ¡Asi soy! / ¡De aqui vengo!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   3rd Diciembre 2015, 00:08

-….- Quería decirle algo a la niña, pero no podía. Me había sorprendido, me había sorprendido genuinamente, y eso es algo que jamás le he dicho a nadie. Ni siquiera me moleste en ocultar una mueca de asombro, una pequeñita, casi imperceptible: las cejas levantadas y la boca ligeramente abierta ¿Por qué seguía de pie? ¿Qué la motivaba tanto? – Quédate en el suelo...- Finalmente logre decirle, en parte como una orden, en parte como una petición. Por esta vez, realmente no quería tener que apartarla a la fuerza. En su estado actual, estaba seguro de que incluso un empujón con mi mano podía romperle las pocas costillas que le quedaban intactas. Como alguien que ha sobrevivido a numerosas explosiones y heridas de gravedad, era consciente del dolor que debía estar experimentando a esas alturas. No diré que yo no sufrí igual que ella, o que sentía algún tipo de lastima por su estado, pero sí que me costó creer que pudiera seguir manteniéndose en pie.

Fue algo muy repentino, en un momento estaba listo para acabar con la vida de Sanders, y de pronto sentí como alguien me agarraba el tobillo. Solo entonces me di cuenta de lo distraído que había estado, y de lo poco consciente que había sido de mi entorno mientras mantenía toda mi atención fija en el veterano. La niña se había movido desde su posición hasta la mía a una velocidad bastante rápida para alguien en su estado y a juzgar por el rastro de sangre que había dejado, la distancia tampoco había sido tan corta. Lamentablemente para ella, se encontraba en una situación mucho más allá de su alcance. Estaba seguro de que no había nada que ella pudiera hacer para detenerme, y probablemente ella misma fuese consciente de eso en el fondo de su mente… ¿Pero entonces por qué seguir? Estaba arriesgando su vida contra un perfecto extraño que, con su cuerpo tan magullado como estaba, podría haberla matado de un golpe bien puesto. La sangre goteaba ligeramente de su boca, de seguro había tenido que utilizar más energía de la que disponía para mantenerse en pie, y aun con el Bo que tomo de mis manos para usar de bastón, estaba seguro de que no resistiría mucho más consciente. Entonces se puso a hablarme.
Y lo que dijo, me dejo helado. Al principio me resulto casi gracioso, en una extraña y torcida forma, pero cuando vi a sus ojos y comprobé que lo decía enserio, que no era una especie de treta rara y desesperada, fue cuando realmente comencé a cuestionar su cordura; la chica estaba muy golpeada, bien podía estar delirando por el dolor.- Tu no me conoces niña, en lo más mínimo; no actúes como si ese fuera el caso.- No sé por qué tuve que responderle, en vez de simplemente demostrar mi punto y volarle los sesos a Sanders. No sé por qué me vie n la necesidad de probarle que estaba equivocada conmigo, quizás porque era la primera persona en toda mi vida que me miraba de frente y me decía esas cosas que no podía creer. La mayoría de su discurso me resulto indiferente. La deje terminar de hablar antes de hacer o decir nada, principalmente porque estaba seguro de que si la interrumpía para responder podría acabar desmayada por el dolor antes de que terminase de decirme todo lo que quería, y por algún motivo que escapa a mi entender quería escuchar todo lo que tenía que decir.

En retrospectiva debí haberla empujado, o acostarla en el suelo con suavidad al menos; de ese modo hubiera evitado que ella se pusiera entre el cañón de mi arma y la frente de Sanders. –Apártate de mi camino.- Le dije, con dureza en mi voz y la misma mirada asesina que ponía en estas situaciones. Pero ella no hiso nada, se quedó en su lugar, luchando por mantenerse de pie, y siguió intentando apelar a un lado mío que creí muerto hace mucho tiempo. –Tienes razón en una cosa…- le dije, finalmente articulando palabras.-…yo no soy mejor que Sanders ¡Soy peor, por su culpa!- La calma que hasta el momento se había mantenido presente en mí se estaba desvaneciendo rápidamente, dado el hecho de que aún no había disparado. Uno de mis más peligrosos objetivos se encontraba ahí tirado en el piso, sangrando por la boca, nariz y orejas, completamente indefenso y esperando a ser rematado…¡Y yo seguía ahí escuchando a ese pequeño estorbo!- Es tu ultima oportunidad niña, salte de en medio.- Para enfatizar que iba en serio, moví mi pulgar hacia arriba y quite el seguro del arma, mientras acercaba mi cañón a su frente con la suficiente delicadeza como para no tumbarla, pero permitiéndose sentir la fría caricia del metal del cañón en su piel.- No tienes que morir ahora, no por él.- Y sin embargo no se movió. No había forma de que ella supiera que yo no dispararía, mi semblante era duro como el acero y estaba entrenado para no dejar ver atisbo alguno de duda o engaño en mi rostro, y aun así ella se mantenía de pie frente a mí. No tenía forma de saber que no planeaba matarla…realmente debía tenerme mucha fe. O era muy estupida, aunque debe admirarse su valentia.

-Si supieras quien soy, no dirías esas tonterías.- Porque solo eso eran, tonterías de una niña inocente, de alguien no me conocía, que no sabía las cosa que había hecho; si se enterara de toda la sangre que llevo en mis manos no me hablaría de ese modo. Robín parecía firme en su decisión, a pesar de todo, y mis amenazas no hacían mella en su voluntad. Si fuera mi disimula, la habría felicitado por su valor, pero la hubiese regañado por su estupidez. No se iba a mover, eso era obvio; tendría que moverla yo. De pronto retire el cañón de su frente, solo para levantar mi arma por encima de mi cabeza, a la altura de mi cien: estaba posicionándome para darle un golpe con el mango del arma en la cabeza, con la suficiente potencia para dejarla fuera de combate. Pude ver como cerraba los ojos, preparándose para recibir el golpe que llegaría pronto. Estaba listo para hacerlo, la mano no me temblaba, mi vista estaba clavada en el área de la nuca donde le golpearía, nada me podía detener en ese momento. El plan era simple, noquearla, matar a Sanders e irme.

Solo tenía que golpearla. Algo extremadamente simple para mí. No tengo problema en golpear niños cuando se lo merecen, y está prácticamente lo estaba rogando… ¿Por qué carajos no lo hice? No sé qué me motivo a hacerlo, fue como si una parte de mi cerebro de repente decidiera mandarle a todo mi cuerpo órdenes de detenerse. Mire en dirección a mi mano sin poder creer lo que pasaba, solo para que mis ojos se agrandaran como platos al ver lo que estaba ocurriendo con mi muñeca: estaba temblado. Mi mano estaba temblando. Mi pulso estaba fallando ¿Qué mierdas pasaba conmigo? ¿Me habría tirado algún gas o veneno mientras me hablaba? Imposible, estaba demasiado aturdida para hacerlo. No podía creerlo ¡Me estaba deteniendo! Jamás me detuve en mi vida. Nunca me tembló el pulso a la hora de matar hombres, ancianos, mujeres ni niños ¿Por qué no podía golpear a esa niña enmascarada?  Ya he golpeado a otros justicieros antes. No tuve problema en dispararle a la Mujer Maravilla en las piernas, ni a Nightwing… ¿Por qué no podía darle a ella un buen golpe? Me entrenaron para nunca dudar, para aplastar al objetivo sin importar quien se metiera en medio sin importar lo que costara, para jamás fallar.

Pero aun podía hacer mi trabajo, aun podía irme a casa esa noche sabiendo que ahora había uno menos de ellos en el mundo. Solo tenía que hacer a un lado todo lo demás, concentrarme en el objetivo e ignorar las bajas colaterales. Solo tenía que volver a enfocarme en los resultados, y no los métodos, como cuando trabajaba para el gobierno, cuando exterminaba pueblos enteros para acabar solo con docenas de personas, cuando no tenía problemas en volar un edificio lleno de gente para acabar con el blanco. Solo tenía que recordar la clase de monstruo que era antes…..y entonces recordé, que yo ya no era ese monstruo. Soy un monstruo diferente ahora, más consiente de mis actos. No puedo cambiar lo que hice, pero puedo no hacerlo de nuevo. Y justo ahí descubrí por que no podía matar a la niña para llegar a Sanders: por que por mucho que quisiera verlo muerto, ya no estaba dispuesto a sacrificar otra vida que no se lo merecía para conseguir su cabeza. Además, la niña me estaba empezando a caer bien, hubiese sido una pena que muriese esa noche solo para que yo probara un punto.  Tal vez era un asesino, y lo seguiría siendo siempre, porque esa ya era mi vida y no había forma de cambiarlo; la niña tenía razón en eso. Pero ahora, a diferencia de antes, puedo elegir a quien mato, y hace tiempo elegí no matar de nuevo a nadie que no se lo mereciera.

Baje el arma, después de un tiempo meditando conmigo mismo, y la volví a poner en su funda, para deleite de la niña- Tuviste suerte esta vez…pero no lo vuelvas a hacer.- Esta vez era yo quien le estaba reprochando a ella, con un poco menos de severidad de lo acostumbrado dado que su estado físico patético me generaba cierta incomodidad como para gritarle. Comencé a alejarme lentamente, sin ganas de que llegara la policía a arrestarme u otro vigilante que pudiera malinterpretar la situación. Aprovechando que la niña estaba ocupada bendiciendo su suerte como para prestarme atención, saque un celular. Marque ciertos números y le envié un mensaje al único contacto que tenía en el teléfono. El mensaje en si era una señal de luz verde para ejecutar el “Plan B” que había diseñado en caso de que por algún motivo tuviese que dejar ir a Sanders;  me tome la molestia de advertirles del estado actual del soldado. En unos minutos llegarían a su encuentro agentes del gobierno bajo el mando de Waller. Estos lo llevarían a la cárcel, donde pocos días después sería juzgado bajo cargos de múltiples violaciones y homicidio de chicas jóvenes. Robín tenía razón en otra cosa: no tenía por qué matar a Sanders, al final y sabiendo el destino que a los violadores les espera en la prisión, ese era un destino mucho mejor que la muerte, para alguien como él. Su estado solo mejoraría las cosas, quizás así sabría lo que era ser sometido a experimentos contra tu voluntad, soy consciente de que a Waller le gusta hacer ese tipo de cosas. Supongo que una vida como la puta de un preso o un conejillo de indias de experimentos inhumanos bien puede ser un castigo igual de efectivo que la muerte.

Habiendo ya arreglado ese último asunto, me volví hacia la niña, quien para mi sorpresa seguía en pie. Que mierda desayunan los niños estos días para estar tan hiperactivos. –Ya puedes tirarte al suelo, todo término.- Le comente mientras me acercaba a ella. Supongo que aún le debía algo por todo, en cierta manera (Solo buscaba excusas para verificar que no muriera esa noche en la calle, sin parecer que me hubiese ablandado). -¿Necesitas que te lleve a algún lado…tal vez a casa o al hospital?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
105CarrieKelley
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 12/01/2015
Edad : 16
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Robin
Nombre real: Caroline Keene Kelley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   8th Enero 2016, 07:04

Je. Bajo el arma y se alejó de mi, y no tengo idea de como lo hice, porque la ultima vez que me fije, este tipo de cosas solo funcionan en los comics. No entiendo por que pienso en esto justo ahora, pero si el Jefe me hubiese visto hacer esto, se habria vuelto loco, habria acabado moliendo a golpes a Eme, y si quedaba algo de él despues de eso, ese algo vendria a jalarme de la capa, llevarme de regreso a la cueva y despedirme, pero nada de eso habia sucedido, él habia desistido de matar al Cococielago, de alguna manera, Robin habia salvado el dia con un poco de pantalones y palabras certeras y es que a veces, yo creo que esto de ser heroico no pasa por patadas, golpes o juguetitos impresionantes, sino por lo que llevas dentro, y no todos son villanos en verdad, algunos solamente tienen idea de una cosa, y si les muestras otro camino, o les propones otra posibilidad quizás, solo quizás, también bajen sus armas y te hagan caso. Cuando levanto su celular fue cuando supe que se habia terminado, y por alguna razón, todo dentro mio me da vueltas pero a la vez burbujea de emoción. ¡Awesome! ¡Logré detener a un potencial criminal yo solita! Bueno, a dos, a Eme que de seguro ha hecho cosas que al Jefe lo volverian loco de ganas de colgarlo de los talones en BlackGate, y a Sanders, o "Cococielago", que estoy segura de que habria ido mucho mas allá de esto si no lo hubieramos detenido. Aferré con un poco mas de fuerza el Bo y comencé a caminar hacia él, muy despacio, porque realmente me dolia todo el cuerpo, y aunque estaba en silencio, las lágrimas me caian por todo el rostro, como si el dolor abriese un grifo en mis ojos uno que no puedo controlar sin importar cuanto quiera.

- Oye, Eme, me encantaria arrojarme al suelo, ¿Pero sabes? Soy Robin, y si quieres el trabajo, arrojarse al suelo nunca es una opción...- Sonreí lo mejor que pude, estaba encorvandome un poco, pero enseguida me obligué a enderezarme para no parecer una criaturita indefensa frente a él, menos que menos despues de todo ese discurso que habia hecho. - No se quien eres, tienes razón, pero si hay una cosa que se, y es que si hubieses sido un asesino demente, me habria volado todos los cesos sin pensartelo mucho mas...Entonces, si eras malo, adios Robin, pero si eras bueno, no solo sobrevivia, sino que podia ayudarte a dar un pequeño primer pasito en darte cuenta de que hay algo de bueno en ti...- Soy pequeña, no digo que no lo sea, pero ya van varias veces que tengo que hacerlo en mi vida, asique tengo bien claro el concepto de apostar, de jugarme a que algo será de una forma aunque no tenga la menor certeza de que asi sera, de poner cosas importantes  en la linea por algo que no sé si será como pienso o no. -...Una apuesta, pero creo que lo vales, llamame loca pero...hay algo en tu mirada...y he visto muchos locos y muchos asesinos eh, pero yo creo que no eres uno...- Negué con la cabeza atajando lo que vendria. - Matar a alguien no te hace asesino, tiene que gustarte, de verdad, como a Joker, o a Killer Croc, y a ti no te da gusto...se te nota...- Escuché pasos detrás nuestro y me di la vuelta, Cass habia llegado, sabia que lo haria cuando la situación con la bomba se hubiese resuelto. Estaba en un silencio sepulcral, esquivó a Sanders cuando notó que respiraba, le sonreí.

- Tranquila, Jefa, este es Eme, y no es enemigo...resulta que tuvo una pelea con un viejo amigo ahora no tan amigo y tuve que ayudarlo a escapar...y un poquito él a mi a sobrevivir...- Cassie miró durante unos instantes a Eme, sin decir una sola palabra, y se acercó a mi, dandome un cuidadoso abrazo y mirandome largamente, luego desplegando su holoteclado y tecleando unas cosas antes de hacerlo desaparecer.

- No tienes malas intenciones...- Sentenció. Yo me lo imaginaba, pero Cassie lo sabia, ella ve cosas en los cuerpos que nosotros ni nos imaginariamos, y si tiene el sello de aprobación de Batwoman, entonces es porque de verdad hay algo de bueno en él. - ¿Que...haces...aqui...? ¿Que vinculo...tienes con este...? - Seguro queria interrogarlo sobre Sanders, pero no se pudo: Justo detrás de la Batcycle, llegaron unos camiones negros del gobierno, me apuesto lo que quiera a que eran de A.R.G.U.S., y me se perfectamente quien los llamo y ahora también que lo traia por Gotham.

- Vamos, tienes que atenderte esas heridas...- Musitó ella con preocupación, pero le indique que se adelantara, y rebusqué en uno de los compartimientos de mi cinturón antes de esperar a que me mirase para ponerle un comunicador de oido en la mano.

- Canal Tres, el Uno es Batman y el Dos es Batwoman, pero si los llamas, al menos el Jefe no creo que te quiera hablar mas que para que te entregues...- Me rei un poquito de mi propio chiste, al menos hasta que me dolieron las costillas y tuve que detenerme, raro esto de reir y llorar al mismo tiempo. -...a mi si puedes llamarme, digo, si estas en Gotham...- Me encogí de hombros, pero la idea de poder volver a salir con él a hacer cosas rudas y peligrosas me parecia lo mas cool del siglo. Nunca dejaria al Jefe, es el mejor, pero Eme es como un heroe de acción, aunque con muchisima menos moral.

- Nos veremos, Eme, estoy segura...- Le sonreí una ultima vez y me di la vuelta para ir hacia la Batcycle. No me pregunten como ni por que, pero siento, muy muy dentro mio, que de verdad voy a volver a verlo la misma sensación que tuve la primera vez que regresé a casa despues de dejar al Jefe en la Batcave en mi dimensión, ese sentimiento que cosquillea y que te susurra muy muy en el fondo que algo especial ha empezado, que esta no ha sido la última aventura.



...Ugh, definitivamente necesito recostarme mas y pensar menos, que noche dura...

...No mas Robin hasta la semana que viene...

_________________
"¿Como te llamas?"



"Carrie Kelley, Robin"

¡Asi me veo! / ¡Asi soy! / ¡De aqui vengo!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)   

Volver arriba Ir abajo
 
La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La venganza es un plato que se sirve con acompañamiento de plomo. (Carrie Kelley)
» La venganza es un plato que se sirve frio...
» LA VENGANZA SE SIRVE BIEN FRÍA
» Venganza Letal (2010) Dvdrip Latino [Accion]
» Soldado. En busca de la venganza, promesa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: