Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Blair Van der Woodsen
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 07/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Root
Nombre real: Blair Van der Woodsen
Universo: Marvel

MensajeTema: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   26th Agosto 2015, 21:34

Blair se dirigía en coche hasta el aparcamiento con un ánimo algo sombrío. Se había levantado de buen humor, había salido a correr como siempre y luego había preparado el desayuno mientras Gabriel se duchaba primero, como todos los días desde que le había salido un guardaespaldas de la nada. Para Blair aquello no era algo fácil, estaba acostumbrada a vivir sola, que de repente hubiera alguien constantemente con ella, en su casa, como una sombra, era algo que le costaba digerir, aun así hacía lo posible porque todo funcionara lo mejor posible para ambos. Dudaba mucho que el agente Leblanc estuviera allí por voluntad propia, y Blair hace tiempo había aprendido a no hacerse mala sangre con ese tipo de cosas. Había sido criada en el seno de una familia que en algún momento de sus vidas había tenido escolta, así que para ella era una molestia con la que de alguna manera sabía que tenía que lidiar. Era como las molestas y ocasionales salpicaduras de aceite al cocinar.

Sin embargo, aquel día las cosas habían ido de un modo algo diferente; hasta el momento en el que había entrado en el baño todo iba bien, se metió en la ducha y dejó que el agua caliente se llevara el sudor de su carrera matutina; por supuesto no es que necesitara correr, pero era un buen habito que había adquirido con el tiempo. En la universidad había comenzado con el feo vicio del tabaco y aunque practicaba deporte, era de una manera demasiado ocasional, así que pronto se acostumbró a salir a correr por las mañanas antes de arriesgarse a morir de un enfisema pulmonar. Lo malo no había sido coger el hábito de correr, lo peor era madrugar tanto por las mañanas. Cuando el despertador sonaba, en ese momento odiaba mucho a todo el mundo. Pero volviendo al asunto que la tenía molesta, sus problemas habían comenzado cuando al salir se dio cuenta de que su albornoz estaba con la ropa sucia, y las toallas limpias estaban sin doblar, en un rincón del salón, así que cogió lo único que tenía a mano en aquel momento, la toalla de Gabriel, había supuesto que no le importaría, pero se equivocó, de medio a medio, y tras una primera mirada de sorpresa, luego recibió una mucho más sombría, como si le hubiera ultrajado de alguna manera, como si hubiera matado un gatito dentro de la ducha apareciera bañada en su sangre, y así estuvo el resto de la mañana, mirándola como si fuera un ser abyecto y sin corazón, dedicándole ofendidos gruñidos cada vez que intentaba decirle algo, así que al final, había desistido, y tras ponerse algo de ropa de deporte limpia, cogió las llaves del coche para dirigirse hasta el centro de entrenamiento en el que la había citado Smith; ella habría preferido el metro, pero Gabriel, en uno de sus encantadores gruñidos del día, le había dicho que cogieran el coche.

Cuando aparcó, se bajó sin mirar atrás, si él estaba cabreado, ella estaba en su derecho de ignorarle olímpicamente, y cuando abrió las puertas del lugar, un sitio con el aspecto de ser un antiguo centro de entrenamiento para boxeadores, algo sucio y bastante desvencijado, saludó animadamente a Smith, era un hombre de pocas palabras, pero él no tenía la culpa de que su guardaespaldas se hubiera levantado con la regla.

- ¡Buenos días Smith! La verdad, no soy una persona muy violenta, pero si tenía ganas de empezar con nuestras clases. Ya sabes, sentía curiosidad.

No es que le fascinara la idea de pelear, pero siempre había admirado a aquellas mujeres que sabían defenderse solas, ella había aprendido algunas nociones de defensa personal, pero nada sofisticado. Desde luego no llegaba a la altura de Diana o Natasha Romanoff, quien sabe, quizás ahora pudiera llegar a ser como la famosa Viuda Negra, Stark decía que al menos el físico, ya lo tenía.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   29th Agosto 2015, 03:12

Hay días, en los que directamente te quieres morir. O que te maten. O volver a la cama, lo que pase antes. Había pasado toda la noche atrapado en una de las peores pesadillas que recordaba: Las mismas callejuelas mugrientas de siempre. Las sirenas de la policía, los disparos, y esos perros infernales abalanzándose sobre ellos como fieras hambrientas. También había hombres junto a ellos: Vestidos de negro, su carne caía a trozos, como si fueran cadáveres en descomposición, y sostenían en las manos fusiles, pistolas y cadenas. Sabía perfectamente cómo acababan esa clase de sueños para él. Inmóvil, de pie en medio de la vorágine como si lo hubieran clavado al suelo. Y desarmado, por supuesto. No se sorprendió cuando notó el impacto de una bala en su espalda. Un tiro a traición que lo hizo caer de rodillas y apoyar una mano en el asfalto, mientras su visión se volvía borrosa gradualmente. Tosió algo de sangre, lo cual hizo que un latigazo de dolor lo dejara sin aire. Uno de los cadáveres cayó muerto a su lado, si eso era posible. Un sudor frío recorrió la espalda de Gabriel. Ya faltaba poco para despertar, se dijo. Aunque por ello no dejaba de doler. Las rodillas le fallaron, y quedó tumbado en el suelo de lado, desangrándose lentamente. "-¿Qué... ?¿Por qué no me despierto? "-El dolor comenzaba a hacerse insoportable, como si alguien le pisara la herida. Ahogando un grito, apretó los puños, presa del pánico. ¿Y si no era una pesadilla? ¿Y si eso era real? De pronto, se dio cuenta de que ya no se oían disparos. ¿Cuándo había parado el tiroteo? Inmóvil como estaba, solo podía ver un pequeño trozo de la escena. Parpadeó, y lo que apareció ante sus ojos esta vez no fue lo mismo que había visto antes. Ahora estaba de pie sobre sus cuatro patas... Espera. ¿Cómo? El dolor había desaparecido de golpe. Ahora sólo tenía hambre, mucha hambre. Gruñó, feroz, y los otros cinco perros le correspondieron. Se relamió, y hundió los colmillos en el cuerpo más cercano. La sangre resbaló desde sus fauces hasta el suelo en un goteo irregular; y la carne, aún caliente, era lo más delicioso que había comido jamás.

Gabriel despertó de golpe, incorporándose sin pretenderlo en la cama. Respiraba agitadamente, y su pulso iba a mil por hora. Era una pesadilla. Sólo eso, un mal sueño. "-O no."-Aún algo aturdido, se desenredó de las sábanas en las que se había envuelto mientras dormía. Blair había salido a correr, como de costumbre. Aprovechó para darse una ducha bien larga, con agua helada. Esa pesadilla lo había dejado sudando a pesar de estar en pleno invierno. Cuando hubo acabado, se vistió y salió, justo a tiempo para ver a Blair entrar en el piso. Se saludaron de pasada, y él se puso con el desayuno mientras la congresista se daba una ducha: Una tostada con jamón y un café para Blair, y una manzana verde para él acompañada de alguna galleta. Nada fuera de lo normal, al menos hasta que Blair irrumpió en la cocina  solamente vestida con una toalla que a él se le antojó muy pequeña. Hasta tardó un poco en darse cuenta de que era suya, lo cual no es que le importara demasiado, pero... Lo hacía sentir incómodo. Y se le notaba a la legua. ¿No se daba cuenta de que igual no era demasiado normal eso? Pues no, parecía mucho más observadora con las cifras delante que con él. Además, no paraba de darle vueltas al sueño que había tenido (cosa que no compartió), y encima iban a entrenar con Mass Murderer. Lo dicho: Un día de mierda.

Quizás se relajara dándole algún golpe a algo. O a alguien. Un paso y medio detrás de Blair, Gabriel se cruzó de brazos, observando a su alrededor. Bien, aquello no se iba a venir abajo, al menos no está semana. Ya era más de lo que él esperaba. Entonces se fijó en Smith:  Su postura militar, gesto serio. La expresividad inferior a un ladrillo. Aquello iba a ser muy divertido.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   31st Agosto 2015, 22:21

-Las cosas que hago a veces...- Pensaba mientras estacionaba mi auto. No me referia a ningun homicio o acto de urto, ni a la ultima de mis masacres, sino a una reunion muy particular a la que habia accedido ir ese dia, refiriendome con reunion a una clase de artes marciales que habia programado para esa tarde. Mi pupila en esa ocasion no era otra que la mismisima congresista Blair Van der Woodsen, para quien trabajaba de momento. La conoci por primera vez en la fiesta de la victoria que organizo despues de que su campaña dio frutos, donde pude arreglarmelas para charlar a solas con ella y presentarme debidamente al mismo tiempo que evitaba atraer la atencion indeceada de todos los superheroes que, por alguna razon, ella habia invitado. A partir de ese dia comence mis lavores como su nuevo jefe de seguridad, puesto de trabajo que, al menos en su caso, debia ser urgentemente ocupado considerando la mujer habia sobrevivido de milagro a un atentado terrorista y aun habia gente que no la veia con buenos por le hecho de ser una politica mutante; como si el hecho de ser politica no bastase de por si para generar odio por parte del ciudadano comun, ella era una politica mutante. Jodidamente fantastico. Yo me presente para el puesto de trabajo en primer lugar por que no soy estupido: se que esa mujer podria volver a ser objetivo de otro atentado en cualquier momento, y se que en calidad de politica mutante, su mera presencia podria acabar inclinadno la balanza en favor de los mutantes. Tampoco es como si fuese un activista en favor de sus derechos, o siquiera muy apegado a dicha comunidad en cuestion, pero se que, si ella hace las cosas bien, pueden salvarse muchas vidas, y pueden evitarse muchos experimentos clandestinos para convertir mutantes en armas, justo como me paso a mi.

Despues de que finalmente consegui un lugar para estacionar me baje del coche y me dispuse a entrar al gimnasio. El alquiler me habia salido bastante barato por que el lugar no era muy grande y no se encontraba en el mejor estado, pero le habia hecho una pequeña inspeccion y, mas haya del aspecto polvoriento que tenia en el exterior, tenia uan estructura solida y el espacio mas que suficiente como para enseñarle a una mujer a luchar. En realidad todo eso del entrenamiento habia sido idea de ella. Cuando le hable de mi experiencia militar y, entre otros motivos por los cuales era la mejor opcion para el puesto, de mi maestria en diversos estilos de artes marciales, ella se mostro bastante interesada. Sin embargo jamas me hubiese imaginado que se le ocurriria pedirme a mi clases, mas que nada con todos los senseis de buenas referencias y dojos que hay por la ciudad. En un principio mi idea fue mencioanrle ese tipo de cosas solo para que fuera conciente de mis capacidad y asi aumentar mis posibilidades de obtener el empleo, pues, a pesar de que me habia asegurado de que muchos empleados y compañeros suyos me crecomendasen, sabai que la decision final era solo de ella y tenia que impresionarla. Inicialmente pense en negarme a entrenarla, pues no tengo demasiada experiencia en ese tipo de entrenamientos; soy mas de entrenar soldados que artistas marciales. Pero despues me di cuenta de que si la congresista sabia defenderse apropiadamente de las amenazas eso podria facilitar muchisimo mi trabajo y aumentar sus posibilidades de supervivencia. Como dice el refran: "Dale un pez a un hombre y comera un dia, enseñale a pescar y comera todos los dias." Solo tenia que enseñarle a utilizar armas, disparar, desarmar gente y golpear en los puntos correctos para incapacitar a alguien.

Ese dia en particular no entre al lugar con mi traje de combate, pues tenia que mantener las apariencias. Fui vestido para hacer ejericio, con unos joggings deportivos oscuros y una musculosa. Desde luego, tambien llevaba un buzo con capucha de los que se usan para correr en invierno, y tenia una pistola oculta en uno de sus bolsillos, por si acaso. Desde luego me asegure de preparar en lugar ante de la sesion con dinero sacado de mi propio bolsillo. Pague para que se reemplazaran todos los vidrios con cristal a prueba de balas y me asegure de que se instalara un sistema de alarma sensible en todas las puertas; estaba protegiendo a un politico y sabia perfectamente que no podia escatimar en gastos para su seguridad. Por eso elegi en cuestion ese edificio: su estructura, aunque mala a primera vista, era lo suficientemetne solida como para que no fuera facil tirarlo abajo. No tuve que esperar mucho antes de que ella llegara, pero desafortunadamente no pudo evitar venir acompañada de su guardaespaldas. No nos habian presentado formalmente aun, pero segun habia oido, el tipo solo vino un dia y por algun motivo no se fue. Al principio no me agrado la idea, pues todos los guardaespaldas tenian que pasar por mi aprovacion antes de ser contratados y esa es una de las condiciones que fije con ella desde el primer dia. Por otra parte, si ella se habia mostrado tan insistente en que permaneciera en su puesto, por algo debia ser. Y en realidad puede que no fuese algo bueno. Investigue al chico por el nombre que me dieron y no encontre mucho de él a decir verdad; al menos ninguna referencia que lo hubicara como guardaespaldas profesional o algo asi. Algo raro andaba pasando, y ya tendria tiempo de sobra para averiguar que era.

-Buenas dias Blair.- Comente con mi caracteristico tono serio, haciendo lo mejor posible por que sonase descomunalmente amigable. Le dedique una mirada al tal Gabriel Leblanc.-Buenos dias, , señor Leblanc.- dije con un tono mucho mas desinteresado en parecer amistoso, antes de volver al sentro del tatami y prepararme para empezar la clase. -No se exactamente que es lo que sabes de defensa personal, asi que iniciaremos por lo basico si no te molesta. Primero lo primero, calentemos un poco antes de iniciar con el ejercicio.- Lo mejor era empezar despacio para evitar que la congresista acabase lesionada de algun musculo. El calentamiento duro bastante poco para iniciar: entre 45 y 60 minutos. Primero empezamos con unas cuantas vueltas al rededor del gimnasio; total era el primer dia, ya habria tiempo para ir aumentando la distancia y la intencidad en general conforme fuesemos avanzando. -Como esta es la primera clase, iremos despacio e iremos aumentando la intensidad progresivamente a medida que avancemos.- Comenzamos con flexiones de brazos, luego abdominales, barras y al final sentadillas; la hice hacer tres rondas de 30 de cada una, acompañandola en cada una. Planeaba aumentar la cantidad de ejercicios en la siguiente clase, y asi progresivamente. Despues del calentamiento comenzaron los estiramientos post-ejercicio basicos en toda rutina. La gnete usualmente les resta importancia pero es muy importante para desarrollar flexibilidad muscular y asi no correr el riesgo de quedarse duro por un mal movimiento de musculos.

Debo decir que Blair me dejo gratamente sorprendido en cierto punto. Tenia mejor condicion fisica de la esperada, muy buena para alguien que se dedica a trabajo de escritorio. Desde luego, no se lo dije ni deje que se entreviera de ninguna manera basado en la expresion de mi cara, la cual mantuvo su inexpresividad militar de siempre. Llevo perfectamente el calentamiento; definitivamente no era la primera vez en un tiempo que hacia ejercicios. De seguro tenia un entrenador personal o algo asi; bueno, eso facilitaba mucho mas las cosas. -Si quieres puedes tomar un poco de agua antes de empezar. Necesito saber si tienes algun entrenamiento marcial o de defensa personal antes de iniciar. En caso contrario, iniciaremos con lo basico, que es golpear correctamente.- Cualquiera puede tirar un golpe, pero no cualquiera lo puede hacer correctamente. Si golpeas con el puño mal cerrado, o los dedos mal colocados, o poca firmeza en la muñeca, facilmente puedes hacerte mas daño que aquel a quien quieres atacar. Una vez aprendido eso, planeaba enseñarle las zonas importantes donde deberia dirigir un puñetaso, y de paso como mantener una guardia para evitar ser golpeada.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blair Van der Woodsen
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 07/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Root
Nombre real: Blair Van der Woodsen
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   6th Septiembre 2015, 20:08

Blair comenzó en calentamiento con algunas dudas de si podría llevarlo a cabo, aunque fuera alguien deportista, no era alguien que frecuentara el gimnasio lo suficiente como para hacer frente a algo parecido, pero pronto comprobó que le resultaba mucho más fácil de lo que había imaginado. Smith fue más indulgente de lo que habría imaginado, y después recordó que el extremis había mejorado su condición física de una manera extraordinaria, aunque tampoco es que fuera una fofa oficinista, se mantenía en forma gracias al running, al pilates y a algún ocasional partido de tenis. Estaba claro que si hacía aquello, no era para ponerse en forma, sino más bien porque los acontecimientos del último año, habían dejado en evidencia la necesidad de recibir entrenamiento de combate, o como quisieran llamarlo. No quería seguir siendo un lastre para su propia seguridad ni para la de sus compañeros de la mansión.

Después del calentamiento, pasaron a lo que Smith le comentó que eran las bases de cualquier enfrentamiento cuerpo a cuerpo, después, basándose en sus habilidades, elegiría el estilo que mejor se ajustara a ella, lo cual le parecía bien. Para alguien de quien había escuchado tantas cosas malas, todas en boca de Gabriel, debía reconocer que se estaba comportando con total corrección y amabilidad, no perdía la paciencia con ella e incluso la sonreía de vez en cuando cuando la animaba, la felicitaba o le explicaba algo. Empezaron por varios ejemplos de puñetazos dirigidos a puntos estratégicos, mandíbula, plexo solar y costados; después continuaron con una serie de patadas dirigidas a diversos puntos, cuando terminaron con eso, empezó a enseñarle la mejor forma de esquivar y bloquear, al parecer que no te pegaran era tan importante como pegar al contrario. Durante todo este tiempo practicó con Smith y con Gabriel, que se ofreció de sparring, suponía que era para evitar que el temible Mass Murder, alguien que a Blair, la verdad es que simplemente le parecía un hombre amable con un trabajo poco valorado. Ella trabajaba en un despacho, era cierto, pero no era tan sumamente ingenua como para ignorar el hecho de la existencia de hombres como Smith, la clase de hombres que enviabas a hacer lo que un ejército no podía, el tipo de hombres que adiestraban y reclutaban en la CIA y SHIELD, el tipo de hombres a los que las grandes multinacionales recurrían para que les hicieran el trabajo sucio cuando algunos gobiernos se negaban a negociar la explotación de sus recursos naturales, mal que le pesara a Blair, el mundo hacía uso de hombres como Smith, y su país, los necesitaba. Pero sobre todo, practicaba con Gabriel porque no podía evitar sentirse más cómoda con él, a pesar de su tendencia a meterse en su vida privada, habían desarrollado una cómoda familiaridad, y se sentía mucho más cómoda cuando era él quien la tocaba la bloqueaba y la dejaba en posturas bastante incómodas sobre el tatami, inmovilizándola con todo su cuerpo, tenía que reconocer, que el roce de su cadera con la de Gabriel, le resultaba de alguna manera, algo erótico, quizás por su cercanía con él, o quizás por esa confianza existente, también puede que fuera porque era algo prohibido para ella, y definitivamente, su atractivo ayudaba, así que si tenía que dejar que alguien pusiera sus manos sobre ella, prefería a Gabriel.

Había decidido tomarse el entrenamiento como una especie de juego, ella intentaba golpear a sus dos entrenadores, bromeaba con ellos, lanzaba retos y celebraba sus victorias. Obedecía a las instrucciones de Smith y atacaba a su contrincante sin piedad, aprovechaba cualquier resquicio en su defensa para lanzar su ataque, procuraba siempre usar solamente los trucos que su maestro le enseñaba, pero ella era Blair Van der Woodsen, usar el resto de ases de la baraja era simplemente algo natural para ella, y más de una vez, había vencido a su contrincante usando distracciones, hablándole o simplemente haciéndole mirar hacia donde no estuvieran sus piernas o sus manos, algo que con Gabriel era especialmente divertido si intentaba desviar la atención hacia el resto de su cuerpo, se sonrojaba y al final acababa teniendo que hacer gala de su superior entrenamiento para pararla. Podía decir, que quizás, aquel entrenamiento, fuera más entretenido de lo que esperaba.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   9th Septiembre 2015, 17:18

Lo primero que advirtió nada más posar sus ojos sobre Smith fue que iba armado. O bien era uno de esos tipos que van armados hasta a comprar el pan, (que de esos había bastantes en Estados Unidos, la verdad sea dicha) o bien se estaba tomando realmente en serio lo de proteger a Van der Woodsen. O también era posible que planeara matarla aquí y ahora, y el hecho de que Gabriel apareciera le había venido mal. Eso explicaría la cara de desagrado por su parte, reflejo de la del agente. Pese a todo, se dieron la mano, y cada uno se puso a lo suyo. Se situó en un lugar casi estratégico, para ver bien lo que sucedía en el centro del recinto. Si bien el calentamiento no era especialmente duro para un adiestramiento de combate, no era apto ni de lejos para todo el mundo. Para sorpresa de Blair, ella podía hacer todo eso, y mucho más. Su cuerpo ahora se acercaba al de un supersoldado, no era de extrañar que su forma física fuera mucho mejor que antes. Finalmente, la curiosidad le pudo: Quería saber en su propia piel si, aun sin entrenamiento, alguien con el Extremis podía ser peligroso de verdad. Así que esperó a que practicaran los ataques más básicos: Las patadas y los puñetazos, además de ver los puntos débiles donde golpear. Entonces, decidieron probar un poco más en serio. Por alguna razón desconocida, Gabriel se ofreció como voluntario para un combate. Así, Smith podría ver más detalladamente los movimientos de su alumna, se dijo cuando se plantó frente a ella en el tatami, tras dejar la omnipresente chaqueta (Y la pistola) en un rincón. Se puso en guardia, y esperó a que ella diera el primer paso. Como era de suponer, su primer golpe fue dirigido hacia uno de los costados, en este caso, el izquierdo. No era difícil de averiguar: Acababan de decirle a dónde apuntar, y el lateral del cuerpo era el blanco más fácil. Gabriel pivotó, y cuando el puño pasó junto a su cuerpo, lo agarró e hizo girar a Blair, encerrándola en una presa que difícilmente podría romper. Él apenas se había movido de sitio, y permanecía de pie con la espalda de Blair pegada a su cuerpo, sus brazos inutilizados. 

-Ese ha sido un buen golpe, pero ha sido muy obvio. Además de saber pelear y tener físico, hay que pensar: Para eliminar a alguien sin entrenamiento puedes hacer eso, por que no sabe hacia dónde vas a golpear. Pero alguien que sí sabe es muy diferente... Conoce sus propios puntos débiles, y los protege. Hay que distraerle, hacerle preocuparse de cosas que no son tan importantes, para que se olvide de sus flaquezas. Entonces, puedes utilizarlas a tu favor para derrotarlo.-Entonces, la soltó, aunque se le quedó una sensación extraña por todo el cuerpo, como un hormigueo. Blair se preparó de nuevo, y volvieron a empiezar. Aprendía rápido, y aunque aún distaba de dominar el sistema, iba por muy buen camino: Gabriel había visto empezar peor a chicos que luego se habían transformado en buenos agentes. Aunque pronto se dió cuenta, muy a su pesar, de que Blair se había tomado más en serio de la cuenta el tema de explotar debilidades: No ya en el sentido técnico de la palabra, sino un poco más allá. Y lo estaba haciendo a posta, además. A medida que continuaban atacándose el uno al otro, Blair hacía lo posible por provocarle. La mitad de las veces, acababan en posiciones más que comprometidas, y Gabriel debería estar acostumbrado a ello. Después de todo, había practicado miles de veces cada agarre y cada llave de las que estaban haciendo, aunque aquello parecía muy diferente. Más veces de las que habría sido deseable se había sonrojado al notar un roce que no se esperaba, para a continuación tener que bloquear a toda velocidad una patada.

-No te acostumbres a esto, quizás a la hora de la verdad tu enemigo sea una mujer.-Le  susurró, antes de soltarla y ayudarla a levantarse.

Después de un rato, dejó paso a Smith, quien continuó corrigiendo errores y explicando movimientos, mientras el agente iba a por un poco de agua para la congresista y para él mismo. De la experiencia, había podido sacar varias conclusiones: Primera, que realmente era más fuerte de lo que cabría esperar; y segunda, que era una mujer retorcida y desvergonzada. Recemos para no tenerla en contra.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   10th Septiembre 2015, 17:38

Blair me sorprendió bastante a decir verdad. No solo que su condición física fuese muy superior a lo que me había esperado para una política en general, sino que aprendía bastante rápido los movimientos que le enseñaba. Comenzamos con un par de golpes y patadas básicos, y posteriormente le indique los puntos débiles estándar donde golpear. Era una buena alumna a decir verdad, pues en cosa de nada ya se encontraba practicando los movimientos con su guardaespaldas, cosa que me facilito bastante el trabajo pues pude observar desde una mejor perspectiva los errores y puntos débiles de la técnica de Blair. Para una novata no lo estaba haciendo para nada mal; por un momento temí que estuviera siendo demasiado blando con el entrenamiento dado lo rápido que Blair se adecuo a las condiciones, pero después de ver su desempeño en la lucha llegue a la conclusión de que ella tenía facilidad para adecuarse a las exigencias del combate. A decir verdad me hubiese resultado mucho más fácil entrenar soldados que a una política. Cuando entrenaba soldados en el ejercito, siempre los hacía pasar por el mismo proceso de "deshumanización": maltratos físicos y verbales, una cabeza rapada, tortura psicológica y un poco de entrenamiento lo suficientemente duro como para eliminar a todos los que no fuesen los suficientemente fuertes como para alcanzar las expectativas de un soldado estándar. En cambio Blair, en calidad de política, necesitaba de su carisma, de su cabello y de su buen aspecto, de modo que tenía que ser mucho más cuidadoso con lo que hacía con ella. No conocía un punto medio entre ponérsela imposible o dejársela regalada.

Las cosas se le pusieron aun más divertidas cuando Gabriel, después de detener un par de golpes suyos, le sugirió que se valiera de artimañas varias a la hora de luchar contra oponentes con entrenamiento. La política demostró una vez mas que era perfectamente capaz de adaptarse a las circunstancias y en cosa de nada ya se encontraba poniendo al rubio en una serie de posiciones lo suficientemente incomodas como para distraerlo eficazmente. Desde luego el superior entrenamiento del guardaespaldas le permitió, a pesar de todo, salir adelante en la lucha, pero el que la pelea llegara a tal grado que se haya visto en la necesidad de recurrir a dicho entrenamiento hablo bastante bien de la congresista. Pocos son los novatos que conozco que pueden poner en una situación difícil a un hombre entrenado. Sin embargo, y por más que Gabriel tuviese razón en este aspecto, un pequeño detalle que había ignorado es el hecho de que la siguiente persona que mandaran a matarla tal vez no fuera tan fácilmente provocable por el contacto femenino. Las cosas solo empeoraron para él cuando le enseñe a Blair unas cuantas llaves y movimientos de Judo, que solo le brindaron otra oportunidad para incomodar aun más a su guardaespaldas.

Finalmente, después de pensar un poco las cosas, decidí que ya había visto suficiente como para determinar lo que mejor le convendría aprender. Cuando Blair volvió conmigo le comente los estilos que revisaríamos en el entrenamiento.- Después de ver un poco tu desempeño en lo básico, y basado en los ambientes donde te manejaras, creo que lo mejor será enseñarte estilos de combate que te permitan desempeñarte de manera eficiente en escenarios urbanos.- Basado en el anterior atentado que había sufrido y conociendo el odio que muchos hombres poderosos le tenían por su condición de mutante, lo mejor sería entrenarla para combatir en ese tipo de ambientes, pues las posibilidades de que sufriera un atentado en otro ambiente, eran casi mínimas.- Durante nuestras siguientes sesiones aprenderás movimientos básicos de Krav Maga, Kajukenbo, Hapkido, Savate, tal vez un poquito de Vale Tudu y quizás algo de Eskrima al final. Con esto cubriremos los movimientos básicos en artes marciales como Aikido, Ju-Jitsu, Taekwondo y Judo, entre otras; por no mencionar ciertas especializaciones en escenarios típicos de combate urbano.- Dicho eso, volví a colocarme en el centro del tatami para iniciar una lucha de práctica. Había notado un par de ligeras fallas de novato en su técnica para iniciar, pero nada realmente grave, algo típico de todos los que recién inician.

-Manejas bien la parte de la distracción...- Le comente mientras me ponía en guardia.- Pero tu oponente no siempre será tan fácil de distraer, quizás tenga entrenamiento especializado, y no le moleste el roce con tu cuerpo. - Hice una pausa y continúe.- Ahora, echaremos una pelea de práctica, pelea conmigo con su fuera un asesino, ataca con todo lo que tienes.- Y así lo hiso, muy bien en realidad. Casi me tomo por sorpresa cuando inicio su ataque, pues fue de hecho bastante rápido, pero ese pequeño error que siempre cometía antes de lanzar cada golpe delataba sus intenciones y por ello la pude esquivar. En un momento dado, detuve su puño con la palma de mi mano, cosa que mentalmente lamente aunque mi cara no dejara entrever esa sensación de dolor ligero que me invadió.- Buen golpe, excelente posición de muñeca, firme, y con bastante fuerza.- Le comente mientras le hacía señales para que frenara.- Pero tu equivocación radica en algo esencial: tus ojos.- Comente mientras señalaba su rostro. - No es tu culpa, es un reflejo automático tuyo, típico en la gente sin mucha experiencia. Esto es algo avanzado al principio, pero en realidad te será muy útil si peleas con alguien entrenado.- Me puse una vez más en posición de pelea.- Antes de lanzar un golpe, como por medio segundo, observas al punto exacto donde vas a dirigir tu golpe. Sé que puede sonar de lo más lógico, mirar hacia donde golpeas ¿Que tiene de malo? Pues nada...y todo. Observa.- La mire a los ojos detenidamente por un momento, antes de cambiar mi vista hacia la zona de su torso, por encima del pecho. Un segundo después lance una patada alta hacia su cabeza, la cual ella fue capaz de frenar con un buen bloqueo. Acto seguido lance un gancho a su estomago, el cual no alcanzo a darle puesto que lo esquivo, pero el acto reflejo basto para provocarle una involuntaria contracción: movió su espalda hacia atrás y su cabeza hacia adelante ligeramente. Esto me facilito colocarle un segundo golpe rápido de frente a la nariz, de manera simple, y esta vez no fue capaz de esquivarle. Obviamente detuve mis nudillos casi a milímetros de su nariz.

-En ningún momento deje de mirarte a los ojos.- Comente mientras retrocedía.- Si tu enemigo no sabe esto, lo puedes usar en tu favor; si comete el error de mirar donde atacar, sabrás hacia dónde va su siguiente golpe y lo podrás esquivar. En cambio si mira siempre al mismo punto, y ataca porque ya sabe donde atacar y tiene un estilo premeditado, no sabrás de donde viene el golpe y necesitaras confiar en la memoria muscular de tu cuerpo, cosa que aun no tienes y que te llevara un tiempo desarrollar.- Acto seguido, llame a Gabriel de nuevo al tatami para otra sesión de sparring con Blair. Antes de que comenzaran me puse detrás de Blair, con Gabriel el frente, y sujete su mentón con mi mano ligeramente, para acomodar su cabeza.- Tu mirada siempre debe ir enfocada a la zona del tronco, preferiblemente de la zona del diafragma para arriba, o entre la parte baja del cuello y la parte alta del pecho, nunca a la cara; de ese modo podrás ver perfectamente sus cuatro extremidades y todas las zonas de su torso a las cuales golpear, además de facilitarte el ver su rostro para apreciar cualquier cambio en el gesto que indique debilidad.- Y ya dicho lo dicho retrocedí un poco para abrirle paso al combate.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blair Van der Woodsen
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 07/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Root
Nombre real: Blair Van der Woodsen
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   17th Septiembre 2015, 03:20

Blair nunca había disfrutado demasiado luchando, siempre había sido partidaria de hablar las cosas y solucionarlas de una forma que fueran satisfactorias para todo el mundo y a ser posible sin visitar el hospital. Pero después de todo lo que le había pasado en las últimas semanas; el secuestro, el incidente de Gotham, el atentado que sufrió en plena campaña. Todavía tenia pesadillas por las noches, todavía veía a aquellos hombres, amenazando a todo el mundo, disparándola. Debía reconocer, que después de todo aquello, saberse con la posibilidad de poder defenderse, le resultaba reconfortante; Blair había comprendido que en ocasiones, no te dejaban opción para la diplomacia, que lo único que podía hacer era luchar, luchar por su vida y por su gente. No era algo que realmente quisiera poner en práctica, pero en aquel momento, aprender aquellos movimientos, liberar de aquella manera tanta rabia, tanto dolor y tanta frustración, le resultaba fantástico, había descubierto que con cada golpe, con cada puñetazo que intentaba dar, todo parecía un poco más manejable y sentía que aquello no se le daba del todo mal.

Intentaba seguir las instrucciones de Smith y de Gabriel de la mejor manera, se esforzaba al máximo, sabía que lo que estaban haciendo no entraba dentro de sus competencias y no quería ser una alumna estúpida, quería aprender todo lo que tuvieran para enseñarle, y a pesar del palpante desagrado que sentía Gabriel por Smith, debía reconocer que se sentía muy agusto entre ellos, quizás demasiado, más de una vez tuvo que contener sus celebraciones para no colgarse del cuello de su rubio guardaespaldas. En ocasiones le resultaba complicado no tratarle como un hombre cualquiera, pero estaba claro que no lo era, era más inocente, más bueno, Blair no quería estropearlo, no quería echarlo a perder con una relación sin sentido, además, estaba convencida de que siendo su guardaespaldas aquello estaría prohibidísimo. Su jefe los mataría a los dos si algo sucedía, así que intentaba portarse bien y mirar para otro lado cuando lo que quería era abrazarle y pegarse a él.

Cuando Smith siguió con su explicación, sintió que iba a marearse ligeramente. ¿Todo aquello debía aprender? Algunas disciplinas le sonaban, especialmente por ser famosas entre cuerpos de fuerzas especiales de esos que partían tu cuello con un pulgar y hacían nudos marineros con tu columna vertebral. ¿No serían disciplinas demasiado violentas y peligrosas? Ella quería defenderse, no convertirse en una máquina de partir cuellos con sus pulgares. Pero no se desanimó y procuró prestar atención, todo aquello de no mirar a donde iba a golpear era un poco complicado. Sabía a lo que se refería, el instructor de tenis del club de southampton siempre decía lo mismo, decía que los grandes tenistas eran capaces de dirigir su bola hacia el lado del campo que querían sin dirigir su mirada hacia el punto exacto, para no dar señales a su contrincante de hacia donde debía correr. Pero prefirió ahorrarse ese comentario, seguramente Smith no supiera quien era Novak Djokovic y seguramente tampoco le interesaría, pero ella lo intentó, intentaba no mirar hacia donde iba a golpear, pero era más sencillo decirlo que hacerlo, simplemente los ojos se le iban y cuando conseguía fijar su mirada en el cuello de Gabriel, sus golpes sencillamente carecían de fuerza y velocidad, parecía que aquello le iba a costar un poco más que aprender a lanzar un buen puñetazo.

- No es nada fácil...

Blair estaba perdiendo la paciencia, últimamente no lidiaba demasiado bien con la frustración y reconocía que su anterior famosa paciencia, cada vez era menos famosa y menos grande, intentaba disimular, pero se estaba frustrando. Aun así, no iba a dejar de intentarlo, no había llegado donde estaba sin sacrificio, sin esforzarse, y no iba a dejar aquel entrenamiento por enfrentarse a aquel escollo tan estúpido como no saber donde puñetas mirar.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   20th Octubre 2015, 00:26

Estaba claro por el lenguaje corporal de Blair, y los gestos de fastidio que estaba comenzando a hacer y no se molestaba en ocultar, que ese último precepto de la lucha no le había sido tan fácil de aprender como todo lo que hasta el momento le había intentado enseñar. Fue en parte mi culpa, supongo, por pretender que aprendiese algo tan avanzado en las primeras clases. Me base en la suposición de que, como yo había conseguido dominar la dirección de mis ojos en combate ya en mis años de infante, para ella no sería tan difícil hacerlo, mas aun considerando el gran progreso que había hecho. Mi error fue olvidar el hecho de que, a diferencia de mis antiguos maestros, yo no llevaba conmigo látigos, o cuchillos, o cañas de bambú para golpear a Blair en las zonas débiles del cuerpo cada vez que cometía un error. -Paciencia, ya lo dominaras con el tiempo.- Ella tendría que aprenderlo de la forma difícil: recibiendo golpes a diestra y siniestra en los combates. De momento podía golpear, patear, y sabia donde ubicar los puños; en lo que respecta a defenderse del ataque de un ladrón de poca monta o un pervertido, estaba seguro de que algo podría hacer si la adrenalina de la situación lo ameritaba. Pero, a la hora de luchar contra alguien un poco mas versado en el combate, pues la verdad no se lo veía tan fácil. Todavía estaba bastante verde en algunos aspectos. Tiene buenas bases, pero por más acelerada que haya salido la clase, necesitaba aumentar un poco la intensidad. Ya habíamos tenido un buen inicio, era hora de que las cosas se pusieran un poco más duras.

-No creo que en tu caso lo puedas aprender de primera.- Le comente mientras volvía a mi posición en el tatami, justo enfrente de ella, dándole tiempo para que se preparase. –Tendrás que aprenderlo por sobre la marcha. Ahora te enseñare unas llaves básicas.- Dije mientras avanzaba hasta estar a unos pocos centímetros de ella.- Puedes golpear, pero en una pelea eso no lo es todo. Te mostrare.- Me puse en posición de combate, mandándole señales para que me propinase un puñetazo. Esta vez sin embargo, me permití la libertad de sujetar su brazo por la muñeca mientras que la esquivaba, para luego pasarlo por encima de mi hombro, pasando a sujetarlo con ambos brazos. Al mismo tiempo gire mi cuerpo en un movimiento fluido, de modo que la parte baja de mi espalda acabo empujando hacia atrás la parte baja de su estomago. Entonces tire de su brazo con la suficiente fuerza como para que, dada su contracción, sus pies despegaran del piso a gran velocidad. Voló por encima de mis hombros y cayó al suelo de espalda en un golpe seco. Por el aspecto que tenía cuando la vi de cerca, se notaba que le había dolido bastante.- Al parecer también tienes que aprender a caer.- Comente para mi mismo mientras le ayudaba a levantarse.

Por otra parte, se levanto bastante rápido, con energía; tenía bastante resistencia a decir verdad. Era consciente de que no le había enseñado a caer, fue intencional. Yo soy un firme creyente en la veracidad de la frase “Si no duele, no sirve”. De nada sirve saber cómo dar un golpe si no sabes cómo resistir uno, y a Blair le serviría bastante aprender esa lección temprano, así podríamos soltarnos más en los combates. Yo atestiguo la efectividad de esta idea. A lo largo de mi vida se me han administrado enormes cantidades de daño: cortes, quemaduras, toques eléctricos, golpes de vario tipo, tortura, etc y es gracias a eso que he perdido casi por completo la capacidad de sentir dolor. Lo que no te mata te hace más fuerte, dicen; cuánta razón tienen.

-Cuando caigas de espaldas al suelo, estira tu brazo, no importa cuál sea, y asegúrate de dar un golpe con el brazo estirado al suelo al mismo tiempo que caes.-La expresión de su rostro indicaba poco convencimiento ante la idea de que estirando el brazo pudiere evitar lesionarse la cabeza.- Si te aseguras de que tu brazo estirado golpee el suelo antes que tu espalda, el brazo termina absorbiendo la fuerza del impacto, y así evitaras lesiones posteriores en la nuca y la columna.- Y casi sin darle tiempo a reaccionar, tome su brazo una vez mas y realice la misma llave, exactamente igual que antes. Le serviría para practicar reflejos. En esta clase todo estaba controlado y pensado para evitar cualquier tipo de herida duradera o fatal, pero allá afuera, en su vida cotidiana como política, rodeada de gente que desearía que algo malo le ocurriera, no habrá ese tipo de limitaciones. No solo tenía que aprender las técnicas adecuadas de defensa, tenía que aprender a volver dichas técnicas parte de su instinto, a acoplar los golpes, tomas, llaves y posiciones en la memoria muscular de su cuerpo, pues una vez hecho eso se volvería mero reflejo para ella, y sería capaz de hacerlo sin siquiera pensar. El cuerpo tiene excelente memoria, recuerda todo, y todo se vuelve parte de su rutina. Solo es cuestion de activar el interruptor correspondiente, y todos los reflejos se disparan.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blair Van der Woodsen
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 07/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Root
Nombre real: Blair Van der Woodsen
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   18th Noviembre 2015, 17:11

Escuchaba con cierta fascinación como le explicaba el principio anatómico de “estirar el brazo y golpear el suelo”; para alguien acostumbrada a sillas ergonómicas, números y ordenadores, aquello de absorber impactos le parecía un nuevo y apasionante mundo. No deberían preocuparle demasiado las heridas o lesiones, sabía que sanaría con cierta velocidad, pero claro, a nadie le gustaba hacerse daño. Que seas capaz de soldar un hueso roto en unas horas no significa que no vaya a doler como el demonio y a juzgar por el corte con aquellos folios del demonio que se había hecho el día anterior, las cosas dolían exactamente igual que antes.

- Vale, golpear el suelo antes de la caída, distribuir el impacto. Es interesante saberlo, aunque el tema de las lesiones, me preocupa algo menos, me curo con bastante facilidad.

Lo había dicho de la forma más sutil que se le ocurría, tampoco es que hubiera una forma delicada de explicarle a tu entrenador personal que te regenerabas. Le había resultado mucho más fácil explicar en una rueda de prensa a decenas de medios de comunicación que era mutante; quizás porque era algo con lo que había convivido toda su vida, porque era algo que tenía perfectamente asumido, le costaba menos explicarlo, que el hecho de que tenía miles de robotitos en su interior regenerando todos sus daños. Quizás tendría que hablar de ese asunto con Logan, si había alguien que pudiera aconsejarla de cómo llevar sus nuevas capacidades, sin lugar a dudas sería él. Prefería hablar con el rudo mutante que con Planaria, tenía más afinidad con él, aunque sólo fuera porque hubieran hablado más, y bajo esa capa de respuestas secas y gruñidos, se escondía un hombre bastante más delicado de lo que aparentaba. Sabía que era del tipo de personas que si te pescaba dormida frente al ordenador, te echaba una manta por encima o te despertaba con cuidado para que te fueras a casa a descansar, no es que lo hubiera hecho alguna vez con ella, no tenía despacho en la mansión y cuando se quedaba dormida trabajando en su casa, no había nadie para echarle una manta por encima, tendría que plantearse tener un perro.

La siguiente vez que la lanzó por los aires, intentó golpear el suelo al caer, no fue perfecto, pero si lo suficientemente como para evitar que se llevara otro buen porrazo en la espalda, sin duda tendría que practicar más, pero parecía que iba haciendo progresos, y por supuesto, tener muy presente eso de no fijar la vista allí donde iba a golpear. Mantener una visión general y no centrarse en un punto, era un gran reto, pero trabajaría duro en ello. Enseguida se levantó, para continuar con la práctica. Sin duda, desde su partido habían contratado a un entrenador experimentado y bastante eficiente, estaba muy contenta con la elección y estaba segura que bajo sus instrucciones sería capaz de defenderse a sí misma.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   17th Diciembre 2015, 01:41


No pude evitar levantar levemente mi ceja izquierda en señal de duda ante lo que acababa de escuchar. “Me curo con bastante facilidad”, es una frase que puede tener varios significados, más aun si de mutantes estamos hablando.-¿Quieres decir que uno de tus poderes mutantes es la curación acelerada?- Su asentimiento solo confirmo mis sospechas, aunque no pude evitar intrigarme bastante ante ese nuevo descubrimiento.- Curioso, creí que tus poderes solo se extendían hasta el control de las maquinas…-Si, había investigado a la política mucho antes de aceptar siquiera el trabajo de jefe de seguridad. No fue muy difícil en realidad: hay cosas que el gobierno sabe, y por extensión yo termino sabiendo, y tampoco es como si Blair se molestara mucho en ocultar sus habilidades mutantes, o el mero hecho de ser una de ellos. Pero eso de la curación acelerada, jamás lo había escuchado. De hecho, una vez que me puse a pensarlo, toda la clase en general había sido una sorpresa para mí: ella se había movido con una velocidad y agilidad superior a lo esperado, aun para una congresista que hace ejercicio, y demostrado una fuerza bastante por encima de mis expectativas. Si no la conociera muy bien, diría que le han suministrado otro suero del supersoldado, como a mí y tantos otros; desde luego eso era imposible, esas cosas solo son para soldados y proyectos del gobierno, no para políticos. Quizás la chica simplemente tuviese aptitudes para el combate; quizás se equivocó de profesión. Por el momento eso no afectaba mi modo de darle clases, así que opte por ignorarlo. Pero por otra parte, el dato de su factor de curación si influiría bastante.

La gente con ese tipo de habilidades tiende a confiarse mucho en su efectividad a la hora de entablar combate. Hay quienes piensan que no importa recibir golpes, pues de todos modos acabaran sobreviviendo y tarde o temprano, asestaran un golpe a su enemigo; esas personas son idiotas. De nada sirve sobrevivir a cada golpe si no puedes encajarle uno a tu oponente; tarde o temprano acabas muerto o tu enemigo escapara.- ¿Sabías que hay un metal llamado carbonatio, que es capaz de anular el factor de curación de cualquiera?- Le pregunte, mientras me acercaba a ella, rodeándola y analizándola mientras lo hacía.- Se puede fundir en espadas o cuchillos; dichas armas podrían insertarse en tu estómago, o cuello, y probablemente morirías, o quedarías incapacitada lo suficiente como para ser secuestrada. Me la juego a que incluso Wolverine, tendría problemas con un cuchillo de carbonatio- Supuse que mencionar el nombre de un mutante famoso por tener un poder similar bastaría para que entendiera la grave situación en la que podía verse si se enfrentaba a un enemigo armado con un cuchillo de carbonatio. Tendría que enseñarle a pelear contra gente armada en alguna ocasión, tal vez la próxima clase.- También existen ciertos somníferos y venenos paralizantes que podrían hacer el trabajo; puede que la herida de un dardo envenenado se cierre rápido, pero si el veneno ya está en tu torrente sanguíneo, de poco servirá. Y si golpean puntos de presión de tu cuerpo, o pellizcan algún nervio importante, acabaras paralizada. Te harán bailar a su ritmo, y te vencerán-

Entonces volví a ponerme en posición de combate, esperando a que ella hiciera lo mismo, y antes de darle tiempo a actuar, dirigí una patada directo hacia su pierda derecha, por debajo de la rodilla, en la zona de la canilla. El golpe la obligo a doblegarse, quedando apoyada en una rodilla; si hubiese apuntado más arriba pude haberle separado algunos huesos.- Apuesto a que dolió ¿Verdad?- La mueca de su rostro basto como respuesta afirmativa. Acto seguido, pegue un salto por encima de su cabeza, cayendo a sus espaldas y sujetando su brazo izquierdo antes de que pudiera reaccionar.-Nunca des la espalda al oponente.- Estire su brazo hacia arriba por detrás de su espalda, asegurándome de que quedara lo más tenso posible para envolverlo con mis brazos.- Aunque tus heridas puedan regenerarse, tu organismo sigue sintiendo dolor, y el cuerpo humano solo puede resistir una cantidad determinada de dolor antes de quebrarse. Puede que tu aguantes más que el resto, pero créeme, tarde o temprano llegaras al límite de dolor que puedes aguantar, y entonces tu cuerpo perderá las ganas de levantarse, independientemente de su estado.- Esto ya no es una cuestión física, sino mental. Después de atacar varias veces aun oponente solo para que te rompa las extremidades, acabaras desarrollando miedo de volver a atacarlo, o perderás las ganas de enfrentarte a él. Así, aunque las heridas de alguien sanen, simplemente no podrá soportar entablar pelea de nuevo con la misma persona que se las causo tantas veces antes; si no puedes/quieres pelear, de nada sirve aguantar cualquier golpe, si no te resistes acabaran secuestrándote.

Clave mi codo en su hombro, a la altura de la clavícula, mientras envolvía mi brazo alrededor de su codo. Mi otra mano fue directo hacia su mano inmóvil sujetándola por encima de la muñeca y doblándola hacia atrás en un agarre simple de Lua, mientras presionaba con fuerza. Me mantuve así por un momento, esperando a ver si se le ocurría alguna forma de escapar, hasta que volví a hablar.- En la posición en la que estamos, podría destrozarte el brazo.- Y quería dejar en claro la diferencia entre “romper” y “destrozar”. – Podría dislocarte el hombro, partirte el codo, fisurar tu muñeca y quebrar al menos tres o cuatro de tus dedos. Partiría tu brazo en tantos trozos que quedaría literalmente inútil, no podrías moverlo hasta que haya sanado. Aun con una curación acelerada, eso me daría al menos diez segundos, mínimo, para hacer lo que quisiera. Podría pisar tu tobillo y de ese modo incapacitare en el suelo, romper tu cuello, y si tuviese un cuchillo de carbonatio cortaría tu garganta.- Una vez dicho eso, la solté, para darle tiempo a estirar cualquier parte de su brazo que le haya quedado adolorida mientras volvió a mi posición. La idea de todo aquello no era que se sintiera inútil, sino simplemente eliminar cualquier resto de confianza excesiva que tuviese. Siempre tienes que tratar a tu enemigo que no conoces como si fuera la peor cosa con la que te has topado en la vida, de ese modo no caes en errores como el subestimar a alguien por el desconocimiento de sus habilidades

-Al menos eso es lo que yo haría, para matar a alguien con poderes regenerativos.- Comente mientras esperaba a que se levantara.- Hay algo llamado “efecto boxeador”.- No me esperaba que fuera muy fan de la UFC o la MMA, pero aun así era algo que valía la pena mencionar.- El cerebro es probablemente el órgano más complejo del cuerpo, y aun con una curación acelerada, toma mucho tiempo en reconstruirse. Si recibes muchos golpes en la cabeza, y me refiero a una serie continua de golpes rápidos, con la fuerza y precisión de alguien que sabe dónde golpear, acabaras noqueada, y no habrá factor de regeneración que te ayude. Imagínate tu cerebro, tan blandito como es, rebotando contra tu cráneo a velocidades de varios kilómetros por hora; no es algo que recomendaría. Tarde o temprano, tu organismo te dirá “ey, me canse, tomate una siesta y vuelve a intentarlo en diez minutos”, y quedaras a merced de tu oponente.- Eso ultimo no me tome el tiempo de demostrárselo por el simple hecho de que carecía de la protección adecuada, y si la dejaba inconsciente a los golpes (lo cual podría llevarme mucho más de lo calculado teniendo en cuenta sus aptitudes físicas excepcionales y ya demostradas), perderíamos mucho de la clase, a la cual ya tampoco le quedaba tanto tiempo a decir verdad.

-A lo que quiero llegar con esto es a lo siguiente: no te confíes. Aunque te cures rápido, hay muchas formas de joderle la vida a alguien así. Por eso es que debes aprender a esquivar golpes, y cuando toque recibirlos, aprenderás a soportar el dolor, a resistirlo, a extender aúnmás el límite de sufrimiento que tu cuerpo puede soportar. No solo no debes restarle importancia a esos aspectos, sino que deben ser los puntos más importantes sobre los cuales enfocarte. Ya me has demostrado que puedes darle problemas a un matoncito de cuarta, pero si alguien quiere verte muerta, tarde o temprano mandara a aun profesional; alguien que, como yo, sepa como atacar a los de tu tipo. Y ese tipo de personas se enfocaran en los puntos de los cuales yo te estoy hablando ahora para someterte. Por eso los trabajaremos, y cuando alguien venga a buscarte se llevara una desagradable sorpresa. – Ya he luchado contra otros con un factor de curación regenerativo, tengo experiencia manejando ese tipo de personas, por eso supuse que tendría que atacar a Blair del mismo modo que la atacaría si fuese un asesino enviado a por su cabeza. Sería la mejor manera de prepararla para cuando algo así le pasara, y a juzgar por todo lo que he visto hasta ahora, eso pasaría más temprano que tarde.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blair Van der Woodsen
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 07/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Root
Nombre real: Blair Van der Woodsen
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   20th Enero 2016, 00:20

Blair intentó bloquear el ataque de su entrenador, pero cuando se quiso dar cuenta, estaba inmovilizada, y un dolor terrible la recorría desde la punta de sus dedos hasta el centro mismo de su cuerpo, había diversos puntos de dolor, su muñeca, su codo, su hombro, y todo seguía múltiples direcciones. Abrumada, no pudo hacer otra cosa que gimotear con lágrimas en los ojos, suplicando por que parara, cuando lo hizo, asintió mientras se encogía de dolor, no articuló palabra, las únicas que le venían a la boca no eran demasiado bonitas; pero había entendido el concepto, seguía sintiendo dolor aunque su cuerpo se curara más rápido, debía reconocer que la verdad es que no le había dedicado a ese asunto más que pensamientos fugaces, nunca se había encontrado en la tesitura de sufrir dolor después del atentado. Su vida cotidiana no albergaba más peligros que cortarse con un folio o con un cuchillo mientras picaba una cebolla, la verdad es que no tenía demasiado claro que era lo que hacía allí. No era ninguna heroína y no se iba a poner de repente a salvar el mundo a mamporrazos, pero en parte sentía que se lo debía a todos los que habían muerto aquel día, que por ellos, por haber muerto precisamente por obra de aquel suero, ella tenía que sacar todo lo bueno posible de él, quizás estuviera equivocada. También era cierto que necesitaba protección, y ser mutante, aunque fuera congresista no la ponía en los primeros puestos para recibir protección, más bien todo lo contrario. Era como si alguien de arriba quisiera verla muerta, y visto lo visto, no lo descartaba.

- Lo he entendido, golpea primero y rápido. La verdad es que nunca he necesitado hacer uso de una curación acelerada, no tengo más accidentes que los domésticos. Un corte en la cocina, una salpicadura de aceite, te clavas una grapa... nada que incluya mi brazo roto por varios sitios. Tampoco soy una mujer demasiado torpe, lo normal, supongo...

Nunca se había roto nada, salvo aquella vez que resbaló en el borde de la piscina y se rompió la muñeca, no había sido nada realmente grave, aunque le fastidió los baños del resto del verano. En fin, no era demasiado torpe y tampoco había sufrido accidentes graves, apenas recordaba lo que era el dolor de un hueso roto, y desde luego, nunca había sentido nada parecido a lo que experimentó cuando Smith le sujetó el brazo de aquella forma, era algo que no quería volver a sentir. Si excluía el disparo que la mató, nunca había sentido un dolor intenso, y la verdad es que no quería volver a sentirlo, dada la experiencia que acababa de tener, lo mejor sería hacer caso a su entrenador.

- Me curo rápido, pero no soy inmortal, no soy como Lobezno...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   17th Febrero 2016, 02:45

Algunas personas, en mi situación, podrían haber pensado que quizás se habían pasado un poco, que lo que habían hecho, aun con las mejores intenciones, se les había ido de las manos. Algunas personas quizás hasta se hubiesen disculpado por el dolor infringido a la congresista. Desafortunadamente yo no soy de esa clase de personas. Quizás si tendría que haber empezado con una llave menos dolorosa para una novata, pero aun así los resultados habían sido incuestionables. No es solo el hecho de que se cuestionase su propia capacidad de recibir dolor, independientemente de su curación acelerada, sino el hecho en sí de que recibiera dolor en tales cantidades. Para alguien que no está acostumbrada a experimentar el dolor en dosis tan grandes y de modo tan constante, aquello puede haber parecido el Infierno, y a juzgar por el rostro de la congresista y las lágrimas que se encontraban ensuciando el tatami de práctica, tal vez esa idea no estaba tan alejada de la verdad. Eso significaba que, a partir de ese momento, cualquier otra técnica que realizara con ella parecería un masaje en comparación con esa llave de brazo. Cierto, no planeaba bajar la intensidad y hacer de este entrenamiento una sesión de juegos, pero dudaba enormemente que tuviese que volver a recurrir a ese tipo de llaves para lograr demostrar un punto. Y si bien no me esperaba que se acostumbrara al dolor tan fácilmente, si me esperaba que, a la siguiente vez que le tocase experimentarlo, recordara ese momento en el que estuve a punto de pulverizar sus hueso, y pensara: “Podría ser peor”. Ese tipo de formas de pensar son las que la podrían motivar a ponerse de pie en una situación de sufrimiento similar.

-Nadie es inmortal.- Concluí mientras volvía a ponerme en posición.- Si mi teoría es correcta, ni siquiera Logan seria inmortal, solo muy longevo. Quien sabe, quizás un día alguien se le ocurra fundir carbonadium en una espada, o en balas de ametralladora...- Desde luego esa persona no sería yo…al menos no de momento dado que el mutante no había demostrado ser una amenaza para la seguridad publica todavía. Ciertamente destaca más que el resto de los miembros por la famosa letalidad de sus métodos, pero el matar criminales no se considera, al menos en mi libro, como algo que te haga clasificar de amenaza.- Una bala de carbonadium…metida a través de sus ojos hasta su cerebro, pasando por las cuencas de su cráneo de adamantium…quizás eso pondría a prueba su inmortalidad.- De nuevo, solo eran estrategias planeadas a partir de la información que pude recopilar de él. Había planes similares en algunas de mis casas seguras para cada uno de los integrantes de ese equipo; al menos de los más conocidos. –Tampoco es como si quisiera demostrar esa teoría, así que no debes preocuparte por que nada le pase a tu amigo.- Como se llama eso que siempre me dijeron que debía tener en una conversación con civiles…¿Tacto?...Si, eso, siempre me hiso falta.

A partir de entonces el entrenamiento continúo sin más problemas ni interrupciones fuera de lo normal. Los únicos momentos en los cuales nos deteníamos era cuando Blair necesitaba parar para descansar (lo cual no ocurría demasiado a menudo, cabe destacar, dada la ya señalada resistencia de la mujer), y cuando necesitaba explicarle algún nuevo movimiento con detenimiento. El resto de la rutina continúo sin ninguna clase de percance mayor. No hubo heridas (graves), ni luxaciones ni dislocaciones ni huesos rotos ni contusiones mayores, lo cual para mis estándares es bastante bueno. A lo mucho la congresista habrá terminado con un par de moretones en las extremidades y la caja torácica, por alguna caída o golpe recibido, pero nada grave. Mi tradición de entrenar únicamente soldados de elite o milicianos civiles para el combate me jugo en contra desde el inicio, pero por fortuna las facultades curativas de Blair bastaron para compensar cualquier exceso de dureza que pudiese haber tenido.

Al final de todo nos saludamos correctamente, nos dimos la mano, y nos fuimos cada uno por su lado. Nada mal para un primer día de entrenamiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019   

Volver arriba Ir abajo
 
The eye of the tiger (Gabriel, Smith) 25-2-2019
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Gabriel Rasch
» Joseph Smith - Ficha
» Grave lesión de Josh Smith: fuera toda la temporada
» Consejos para ser mangaka [Entrevista a Felipe Smith]
» Momentos del cine

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: