Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   1st Septiembre 2015, 07:57

Nicosia, Chipre.
2:00 AM, hora local.
28 de febrero de 2019

-Su Majestad, los barcos estan a menos de dos millas de la Isla. Esperamos llegar en treinta minutos si las... criaturas siguen empujando.

La voz de Xiomara me desperto de mis ideas. El plan estaba listo para actuar en una noche, no mas, no menos. La configuracion de la Atalaya habia soltado un pulso electromagnetico sobre Chipre, y tres cuartas partes de mi fuerza se dirigia a la conquista de la Isla de Chipre. Todo habia salido como esperaba.

-Adelante. Dale las ordenes a nuestras amazonas, que desembarquen con los carros detras de los ciclopes. Sometan a todos, traten de tener la menor cantidad de bajas y por supuesto, no dejen que nadie se escape. -Corte la comunicacion del Jet, mientras me giraba hacia atras. El presidente sirio estaba atado de pies y manos, con una mordaza en la boca y claros gestos de haber sido golpeado... Les habia dicho a mis amazonas que lo sometieran, nunca que tuvieran cuidado. Y este bastardo, con su gobierno, no merecia un trato mucho mejor. -Presidente, espero que se encuentre feliz. Su cometido sera pronto cumplido, una vez que lleguemos a nuestro nuevo hogar.

Volvi a ver hacia el frente, mientras controlaba el avion hacia la Capital de Chipre. Una nacion cercana a Themyscira, territorialmente pequeña, y con una posicion que podriamos defender por al menos, unos dias mientras mantenemos los suministros controlados. A mi lado se encontraba una parte de la caballeria aerea (literalmente), montadas en sus Pegasos, con las armas listas para someter la estructura de gobierno, militar y economica que sometia a los chiprenses bajo el yugo patriarcal. Me sentia complacida, pero a la vez, solitaria. No estaba aqui mi fiel aprendiz Cassandra, ni ninguna de mis amigas... Y era logico, no todas estarian preparadas para lo que yo necesitaba hacer para cambiar este mundo tan complicado.

Tome el mando del avion y descendi, mientras por fuera, los caballos voladores seguian el paso de mi Jet. Las practicas de guerra nos hacian expertas en el manejo de monturas, y los pegasos son tan rapidos como un avion potente similar al que yo manejaba. Pero el vehiculo no es nada en comparacion a quien lo maneja, quien realmente, domina la maquina o el animal para lograr sus propositos. Y mi proposito era la victoria.



9:30, hora local.

-Cuelguen la bandera en la plaza... -Estabamos en el Centro Historico de la ciudad de Chipre, rodeados de un precioso muro arquitectonico. Habia casquillos de bala, flechas, escudos, rifles, sangre de amazona, de humano, de criaturas... Pero habiamos tomado la capital. Xiomara me conto que habiamos perdido amazonas en combate y entre 30 y 60 criaturas que nos acompañaban, mientras que los tanques, vehiculos y fuerzas usadas en la defensa habian quedado inutilizados por el pulso electromagnetico o por los ataques que enfrentamos directamente. Una batalla cruenta, y mis principales generales de confianza estaban emprendiendo las busquedas y vigilancia de las lineas costeras. Pero habiamos triunfado, y estabamos apunto de emprender nuestra larga y tortuosa cruzada. Esta pequeña victoria no seria nada con la gloria que nos depararia en cuanto el mundo se entere de lo que tengo que decir.

La bandera de Themyscira fue colocada en lugar de la bandera Chiprense, que quedo extendida en el suelo mientras mi gran simbolo patrio ondeaba liberador sobre sus plazas. Toque mi brazo, que sangraba por una herida provocada en combate contra un tanque, y pense que quizas el dolor me deberia hacerme descansar un momento... Pero no, no cuando habiamos empezado de manera tan directa. Habiamos sometido unas fuerzas militares gracias a un apoyo tecnologico que contaba, y rematamos con la fuerza de nuestras guerreras y sus criaturas.

-Mujer Maravilla... Por favor... -La jefa del ayuntamiento de Nicosia clamaba piedad, pero no la escuche. No necesitaba piedad, necesitaba libertad, necesitaba sentir como una mujer puede tener verdaderamente el poder. Me le quede viendo y mande a una de mis amazonas a que la llevara con los demas prisioneros.

-No vamos a dar permisos especiales a ningun prisionero hasta que ganemos esta guerra, mis hermanas -Mencione a las amazonas que me acompañaban en todo momento para defenderme. El resto estaba encargandose del sometimiento de toda autoridad, civil o personaje peligroso que quisiera entrometerse. -Ahora... traigan la camara, y al perro sirio. -Las amazonas asintieron con firmeza, y fueron a mi avion a sacar lo que les indique. La Isla se encontraba sin comunicaciones por culpa del ataque, pero el Jet tenia comunicaciones satelitales que no habian sido afectadas. El Jet seria mi enlace directo con el mundo.

Camine hacia la computadora de mi avion invisible, y empece a buscar los contactos... Hasta que encontre el canal de noticias de America. Transmision especial, algo directo, fuentes oficiales. A los americanos les encantaba el morbo y todo aquello que mostrara la realidad de un mundo del que intentaban aislarse, del que pensaron que no iban a ser parte... Pero no me interesaba America. No era tan estupida como para meterme a luchar contra una potencia militar que le da cobijo a todas las organizaciones de superheroes, metahumanos y seres poderosos.

El enlace estaba dispuesto por Internet a la pagina oficial del canal de noticias. Asenti para mi misma, y camine hacia la camara que las amazonas colocaron en medio de la plaza. Se podia ver las ruinas de los disparos, los golpes de los ciclopes, la sangre de los que lucharon por defender su Isla... Y las puertas destruidas cuando asaltamos la sede principal del gobierno. La imagen mostraba como ondeaba la bandera de Themyscira... Y estaba yo, con la corona de Hipolita, y la ropa nueva, nada similar a mi uniforme de Wonder Woman.

-Ciudadanos del mundo. Mujeres del mundo, libres, o que desean su libertad. Quizas algunos no me conocen, pero yo soy Diana de Themyscira, Reina de las Amazonas de Themyscira y de la Isla Paraiso... No les hablo como lider, les hablo como mujer. Como mujer, cansada de los abusos del varon, cansada de la violencia a la que estamos sometidas todos los dias en todos los aspectos de la sociedad. -Al hablar, mi tono era firme, y en mi rostro se podia notar mi conviccion. No habia un atisbo de duda en toda mi oratoria, pues mi causa era justa y necesaria- Como mujer, parte principal de la sociedad, que en el mejor de los casos, queda a la sombra del macho... Hasta este momento. Les hablo, a todas esas mujeres que quieren ser libres para traerles las buenas nuevas: Hoy declaro abolido el patriarcado a nivel mundial. -Hice una pausa, y continue- Me encuentro en la ciudad de Nicosia, Chipre. El territorio ha sido declarado como conquista de Themyscira y no lo entregaremos hasta que se cumplan nuestras peticiones.


>> Primer punto. Exigimos la inmediata renuncia del secretario de las Naciones Unidas y que la siguiente en ocupar el cargo sea una mujer destacada para la labor de consolidacion de paz. Segundo punto. Exigimos la abolicion de la Sharia y cualquier otra ley o dictamen que en sus efectos indique un modo de actuar a las mujeres. Tercer punto. Exigimos se promulge la capacidad vinculativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas en temas relativos a los derechos de la mujer. Cuarto punto. Exigimos se reconozca el gobierno de Themyscira en esta Isla hasta que las negociaciones den lugar a una entrega del territorio. Quinto punto. Exigimos la inmediata abolicion en cualquier nacion del mundo de los privilegios al varon, asi como la abolicion de toda practica cultural, politica o religiosa que afecte la dignidad y los derechos de cualquier niña, mujer o anciana del planeta.


>> Asi mismo, el gobierno Chiprense queda en receso indefinido hasta que la situacion se resuelva. Todas las misiones diplomaticas y comerciales que se encuentren en la Isla seran retenidas hasta que tengamos una negociacion de paz y nuestras exigencias sean cumplidas. Cualquier intromision militar, politica o economica en nuestro gobierno, sera castigada con justa correspondencia. -Mi gesto se endurecio- No voy a ceder un solo centimetro de esta Isla, ni en el cielo ni en sus mares. Todos los puertos, maritimos y aereos de Chipre quedan cerrados de manera indefinido, y se declara el estado de sitio. -Asenti, con total conviccion- Mujeres del mundo, hermanas, hijas, madres. Ninguna esta sola. Las amazonas apoyaran cualquier lucha por los derechos de la mujer y el fin de los privilegios patriarcales. Y no descansare un minuto hasta que todas ustedes puedan ser libres... Como muestra de ello, y como advertencia ante cualquier intrometido, nuestro prisionero, el Presidente Sirio. -Hice un gesto con las manos para que lo trajeran, quitandole la mordaza de las manos. Pusieron al hombre de rodillas, con la cabeza arriba para que el mundo pudiera ver a ese perro- Sera castigado por crimenes contra la dignidad de las mujeres de su pais.


Las amazonas pusieron el cuello mirando al suelo de mi prisionero, mientras yo sacaba mi espada de su vaina... La levantaba, y en un rapido tajo, cortaba su cabeza como si fuera un pollo, frente a las camaras. La sangre rodo por el suelo, mientras su cadaver caia al suelo.

-Ni una mujer mas va a sufrir mientras yo siga siendo Reina. El mundo tiene 72 horas para resolver mis exigencias, las exigencias de todas las mujeres oprimidas de este mundo.

La imagen se acabo.

-Mis guerreras... Mantenganse alerta. El mundo quiere vernos caer, pero no les daremos ese gusto. ¡Victoria, larga vida a Hera! -Y sali de la plaza en direccion a la sede del gobierno. Reina Diana de Themyscira de la Isla Paraiso y la Isla de Chipre no sonaba nada mal, a decir verdad.

Aclaraciones off:
 

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
111AnthonyE.Stark
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 1787
Fecha de inscripción : 11/12/2014
Localización : New York

Ficha de Personaje
Alias: Iron Man
Nombre real: Anthony Edward Stark
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   3rd Septiembre 2015, 08:34

Tony empezaba a sentirse mejor, la medicación hacía su efecto y el trabajo con Doug también había ayudado un poco, la confusión cada vez era menor y podía acceder con relativa eficacia a esos recuerdos de sus otras vidas, es cierto que su propia mente, su propia personalidad se había visto afectada, pero si bien se había vuelto más pesimista, Tony no creía que fuera por efectos directos del experimento, sino porque ahora tenía una visión más general de lo que se les venía encima y dudaba profundamente que pudiera hacerse algo para evitar las muertes que se avecinaban, como mucho conseguiría reducir el impacto.

El ministro de defensa se encontraba trabajando en su nuevo despacho, ya que Luthor le había pedido que por cuestiones de imagen sería mejor hacerlo así, cuando su fiel Jarvis le interrumpió proyectando las noticias en el monitor, Señor, creo que debería ver esto, ¿pero que cojones?, al parecer la señorita Diana ha decidido no dejar en simples amenazas su último comunicado, Señor, ¿ahora? ¿precisamente ahora? Estaba a punto de conseguir una moratoria sobre el jodido acta, no podía esperarse hasta mañana ¿acaso soy el único gilipollas que piensa lo que hace?, Señor, puedo recordarle unos cuantos casos en los que usted actuó sin pensar en las consecuencias, si, joder, pero esas consecuencias me afectaban a MI, esto va a afectarnos a todos, a todo el jodido planeta.

La conversación fue interrumpida por una llamada a la puerta, que sin esperar se abrió para dar paso al secretario que le habían asignado, Señor Stark, Themiscyra... , ya me he enterado, gracias Frank, convoca una reunión urgente del estado mayor, y urgente es que los quiero aquí antes de dos horas ¿entendido?, veo un poco difícil que en ese tiempo, cierto, que sea una, si alguno no puede estar presente en una hora que se conecte a mi red para que esté en videoconferencia, y Frank, ya lo habrán avisado, pero dile al presidente que me encargaré personalmente de gestionar esto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
076Apollo
The Authority
The Authority
avatar

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 28/02/2015

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   3rd Septiembre 2015, 08:49

El rastro de Midnigther se había enfriado y no había vuelto a tener noticias suyas, el resto del equipo seguía sin aparecer y Apollo empezaba a pensar que era posible que hubieran muerto, su habitual carácter alegre era lo único que le permitía seguir adelante, quizás mañana encontrara a su esposo, quizás mañana volviera a abrazar a su hija y ver a sus amigos, si, quizás mañana, con una sonrisa de esperanza se sirvió un café y encendió la tele, algo tranquilo le iría bien, quizás una película o algo así.

El café cayo al suelo en cuanto vio a la mujer allí, plantada delante de las cámaras, era la misma mujer contra la que había chocado hace algún tiempo, ya le pareció que estaba un poco loca, pero ¿invadir un país? ¿en serio? Y nada menos que con un ejercito de gigantes, pegasos y criaturas mitológicas, bueno, por muy a gusto que estuviera en el sofá había llegado la hora de abrir la caja de las tortas, no sería fácil porque recordaba que aquella mujer era dura, pero quien mejor que él para pararle los pies a una feminazi colgada.

Apollo se enfundó uno de sus nuevos trajes, en teoría más resistente que los anteriores de spandex, pero convencido de que como siempre no le duraría demasiado y salió volando a toda velocidad.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Leah
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 17/11/2013
Localización : Niflheim

Ficha de Personaje
Alias: Hela
Nombre real: Leah
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   3rd Septiembre 2015, 18:35

Palacio de Hela.
Niflheim, los Nueve Reinos.


Las noticias llegaban de formas poco convencionales a Niflheim, pero siempre llegaban.

Sentada en su trono de hueso, Hela acariciaba con gesto ausente la cabeza de Garm. La enorme can del infierno permanecía completamente quieta, con los ojos cerrados y las orejas echadas hacia atrás, mientras las uñas de la diosa rascaban con delicadeza su pelaje.

- Creía que la Mujer Maravilla estaba con los buenos. - fue el comentario lacónico de Reina de los Muertos, mientras el cuervo que había traído la noticia agitaba las alas, preparándose para la partida.

Loki estaba de espaldas, mirando por la ventana, hacia las vastas llanuras anegadas de niebla que constituían el reino de Hel. Cuando se volvió, lucía una taimada sonrisa en los labios, una que Leah conocía bien.

Desde su regreso, Loki había estado buscando aliados para su eterna batalla contra Asgard. Había liberado a Dalae, quien tenía sus propias razones para enfrentarse a Odín, de su encierro. Había seducido y engañado a la propia Hela, quien tampoco albergaba mucho amor hacia el Padre de Todos. Poco a poco, el Dios de las Mentiras iba logrando los apoyos que necesitaría para recuperar su trono perdido.

Pero Asgard era poderosa, y por ello el Embaucador necesitaba amigos igualmente poderosos.

- Puede funcionar - convino Leah a la frase no formulada del dios - El reinado del Padre de Todos puede atraer su interés, y convertir Asgard en una parada obligatoria en su cruzada contra la dominación masculina. Pero no será una aliada estable. Y no confiará en ti. Sigues siendo un hombre.

- Por eso, Leah, no debería ser yo su interlocutor... - señaló Loki, con tono susurrante, aproximándose al trono.

Leah le dirigió una larga mirada, vacía de emoción alguna.

- Muy bien. - la diosa se levantó del trono, haciendo que Garm abriera los ojos e irguiera las orejas - Llevaré a Dalae conmigo. ¿Y tú... piensas venir?

Loki esbozó una sonrisa complacida y, como única respuesta, hizo un ademán. Su cuerpo cambió inmediatamente de forma, adquiriendo el aspecto de una urraca, que voló hacia Leah y se posó sobre su hombro. Garm emitió un gruñido quedo. El pájaro, de nombre Ikol, era una de las formas favoritas del dios, un pequeño homenaje al tiempo en que su viejo yo había pervivido como ave, mientras su cuerpo renacía en la forma de un niño.

Leah hizo un gesto similar al de Loki, pero en su caso únicamente cambió el atuendo que vestía. La reveladora túnica verde de la diosa dejó paso a su armadura, esmeralda y obsidiana; sus largos cabellos negros desaparecieron bajo el yelmo astado. Su Espada de la Noche descansaba ahora sobre su cadera, envainada aún.


Minutos después, la diosa acudía al encuentro de Dalae.

- La Reina Diana de Themyscira acaba de iniciar una guerra en Midgard. - le dijo, mientras ambas se preparaban para emprender la marcha - Es posible que le interese una alianza con nosotros. Y podemos ofrecérsela. Ya sabes lo que dicen al otro lado del Bifrost... "Hoy por ti, mañana por mí".

Ikol graznó su acuerdo, con sus pequeños ojos relucientes de malicia.

Aquel acuerdo podía ser muy conveniente para todos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 877
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Edad : 18
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   3rd Septiembre 2015, 23:00

Había estado en cuatro de los Nueve Reinos, y, con diferencia, Nfleheim era el peor de todos. No había nada. Simplemente un páramo inmenso y gris, como el fondo de un océano de niebla. Y nadando en él, las almas. Pálidos recuerdos de lo que alguna vez habían sido en vida, mantenían un silencio sepulcral, sólo roto por un intermitente murmullo imposible de entender."-En algún rincón de esta llanura está mi padre. Y cuando muera, yo también acabaré aquí."-El País de la Niebla era el destino reservado a los cobardes, los criminales y los traidores; y como tal, era desesperante mente silencioso y monótono, opuesto a los banquetes y fiestas del Valhalla. Era la decimotercera vez que se pasaba por la cabeza internarse en la multitud de muertos, con la esperanza de al menos localizar a su padre. Pero no se atrevía. Algo le decía que eso significaría dejar atrás la vida, y no estaba dispuesta a ello. "-Al final seré la primera habitante de Nfleheim en ser cobarde, criminal y traidora, todo a la vez. Qué triste."-Su maestro la había llevado hasta allí sin contarle por qué, le había dicho que esperara fuera y había entrado al palacio sin dar más explicaciones. Eso habría sido hace... ¿Media hora? Resultaba complicado medir el tiempo en aquel mundo sin sol. Para colmo, Raden se había volatilizado, dejándola sola en el patio de armas. Se apoyó en el muro de piedra con un suspiro, sentada en el suelo polvoriento.

En otro lugar del Reino, Raden se aburría bastante menos que su portadora. Se había encontrado con Garm, la guardiana de aquel lugar a la que ya conocía, y había podido hablar con ella mientras su dueña estaba reunida con el príncipe en el Salón del Trono. Para ser una bestia infernal, era muy simpática. Se habría quedado deambulando por allí todo el día con ella, hasta que escuchó la puerta del Salón abrirse, y unos pasos saliendo de él. Se despidió, y salió del pasillo donde se encontraba en dirección al exterior.

Dalae se incorporó cuando vio a la Reina dirigirse hacia donde ella se encontraba. Había cambiado su legendario manto por una armadura, un casco y una espada, y una urraca de penetrantes ojos verdes reposaba en su hombro. Loki no iba a perderse eso, por lo visto. El plan era engañosamente simple: No era la primera vez que iba en busca de aliados con los que hacer un poco de diplomacia. Pero había tenido ocasión de comprobar cómo alteraba la maldición a los héroes. Si Arión, conocido por su buena voluntad y su inocencia, había sucumbido a la corrupción, ¿En qué estado encontrarían a la iracunda amazona?

-No hay tiempo que perder entonces.-Ella también iba armada, como era habitual. En teoría sólo iban a hablar, pero por lo que había oído, Chipre era ya una zona de guerra. Y la autoproclamada reina difícilmente haría caso a unas mujeres vestidas de seda. Raden apareció por un de los portalones laterales, y volvió al báculo al tiempo que la chica le explicaba todo. Un destello verde después, aparecieron en una de las calles de la capital chipriota. Teleportarte directamente delante del escritorio de alguien nunca había sido de buen gusto.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el 8th Septiembre 2015, 23:32, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   7th Septiembre 2015, 04:35

La sargenta Melissa no tenia mucha experiencia en campos de batalla ajenos a la Isla de Themyscira, pero tenia una obediencia y una disciplina inquebrantable. Cuando la nueva Reina Diana anuncio que reclamarian su derecho sobre el mundo de los hombres, ella sabia que tenia la razon, que el mundo no se podia reducir a su hermoso hogar y que las mujeres amazonas podian ser mucho mejor que cualquer otro habitante de la Tierra. La disciplina con la cual fue entrenada, y su madre, que la educo en lo que las personas clasificarian un "modelo de educacion radical" en terminos amazonicos, detestaba a cualquier hombre, y eso que habia visto muy pocos en todo el tiempo que llevaba en vida.

Por eso, cuando salio en los rapidos trirremes tirados por los krakens hacia la Isla de Chipre, se sorprendio al ver la gran ciudad, llena de edificios, estructura electrica, telefonos publicos, alumbrados apagados con bombillas, similares a las que tenia el avion invisible. Todo un mundo extraño... donde abundaban los hombres, que paseaban libres por las calles, como si no fueran unos abusadores, ruines y violentos que destruirian el suelo que Gea les daba para habitar. La Sargenta no entendia el mundo, y mucho menos, entendia porque las mujeres se horrorizaron cuando empezaron los ataques en medio de la noche. Ella habia asegurado un cuadrante junto a su escuadron y una Hydra, que se comia coches, personas y mobiliario urbano a su paso.

Cuando la batalla habia terminado, el porcentaje de bajas de amazonas en relacion al de hombres era bastante menor, por lo que sentia que habia hecho una batalla inolvidable. Tenia toda la razon, pues con la sabia diligencia, los recursos estrategicos y las sorpresas en el combate que la Reina habia asegurado para esa noche, no tenia motivos para pensar que habia logrado una victoria vacia. Melissa pensaba que cuando esta Isla perdiese toda residencia, la Reina en su benevolencia, repartiria un trozo de tierra, asi como sirvientes y recursos a sus leales guerreras, o le aseguraria aun mas victorias, que era mas importante. Para una fiel guerrera del ejercito de la Isla Paraiso, la gloria de Hera y los dioses estaban por encima de muchos intereses personales.

Tenia la tarea de asegurar recursos, tanto estrategicos como politicos. Cualquier hombre que estuviese realizando alguna actividad sospechosa, o alguna mujer que pareciese conspirar contra el reinado de las amazonas, deberia ser detenido. En el caso de los hombres, casi todos terminarian ejecutados, en el de las mujeres se podria tener mas consideracion. Tambien tenia que asegurar los supermercados, tiendas, y cualquier lugar que ofrezca comida. La monarquia seria la unica provedora de alimentos al pueblo chiprense, y no dejaria que ninguna compañia explotadora de niños y mujeres del mundo aprovechase el hambre de una nacion que habia tenido la mala suerte de toparse en medio de la cruzada contra el patriarcado de la Reina. Diana era una lider justa y generosa con aquellos que aceptaban su lealtad, pero fuerte y vengativa contra quienes la desafiaban.

-Melissa, lleva a tus guerreras a asegurar las calles de quinientos metros a la redonda. -Le indico su superior, la capitana Amanda. Y asi como se lo indicaron, ella llevo a siete guerreras, armadas con un arco, escudos y las espadas reglamentarias que el ejercito tenia proporcionadas por Hefesto, hacia las calles, algunas con basura, otras con sangre, otras con restos de las batallas. Las puertas estaban cerradas a cal y canto, como se esperaban, por lo que no necesitaban entrar de casa en casa a menos que notaran algo sospechoso.

Mientras patrullaban, algo extraño ocurrio. Una especie de portal se materializo, y de ahi, salieron dos extrañas mujeres con ropajes desconocidos, una cargando un cuervo en el hombro. Las amazonas se escondieron, dejando que ellas avanzaran, hasta que utilizaron el terreno a su ventaja. Cuatro amazonas les rodearon, armadas con espadas y escudos, con claro gesto de atacarlas, mientras detras de coches y entre esquinas, las tres amazonas restantes le apuntaban con el arco. Bien podrian intentar luchar, pero las amazonas eran rapidas y podrian llamar a cualquier criatura para que las asista. Melissa se acerco a ellas.

-¡Ustedes, desconocidas! Esta prohibido portar armas si no son del ejercito amazonico. ¡Bajenlas lentamente y no tendremos que actuar en consideracion! ¡Teneis que hablar con la Reina si quereis luchar por su causa! -Las desconocidas parecian sopesar todas las opciones, pero decidieron bajar las armas lentamente. Cuando estuvieron bajas, dos amazonas se acercaron para someter a las mujeres y hacerlas caminar, en una patrulla de dos atras, dos adelante y las tres arqueras defendiendo los flancos.

El viaje en si no resulto incomodo, las amazonas no atacaban mujeres que no se mostrasen violentas con las liberadoras (osea, las adoctrinadas por el sistema patriarcal) ni se portaban especialmente agresivas con las que colaboraban. Claro, tenian la suerte de ser mujeres, pues cuando llegaron a la plaza central, pudieron ver a distintos prisioneros, varones, que estaban en un estado de mal trato bastante lamentable. Golpeados, ojos morados, labios rotos, algunos dientes que sangraban... Se notaba cierto odio, como una especie de carniceria en contra del genero que buscase una libertad ajena a la que la Reina ofrecia.

Las mujeres fueron sentadas en lugar, junto a otros prisioneros, mientras Melissa se encargaba de vigilarlas. La Reina Diana deberia estar muy ocupada atendiendo el nuevo gobierno que se avecinaba en esta Isla, por lo que cuando viniese, daria un juicio justo.



Quince minutos despues.

-Maldicion- Habia intentado contactar con distintas empresas alrededor del mundo y todas me mantuvieron en espera. Seguramente S.H.I.E.L.D, A.R.G.U.S o la C.I.A ya tenia intervenido el telefono del Jet para comunicarme con el mundo... Sin embargo, no iba a caer en ese juego. Tenia que actuar y mantener un gobierno fuerte por dentro, ya despues, me preocupare por lo defuera. -Dime, ¿Que han obtenido de las patrullas, Xiomara?

La fuerte amazona me miro, indicandome la puerta.

-Su Majestad, hemos capturado alrededor de 60 prisioneros en las zonas alrededor de este campo. No he tenido mensajes del aire ni de los mares, pero no se preocupe, nuestros trirremes garantizan que no va a salir ni entrar ninguna persona a esta Isla. -La amazona me abrio la puerta- Sin embargo, estos sospechosos probablemente fuesen miembros de algun tipo de resistencia, seguramente, usted tenga que darles un juicio.

-Esta bien... Tengo que dar un mensaje de fortaleza, no quiero ver ni un pelo de insurgencia en esta ciudad. Hasta que no acepten que se acabo el sistema patriarcal, no voy a descansar... -Sali por la puerta, mientras las guardia real se ponia firme a mi paso. La plaza estaba con hombres y mujeres, los primeros mas golpeados que las segundas, a los cuales pude ver. Algunos se mantenian valientes, y otros, casi orinandose en los pantalones como las ratas rastreras que eran.

Mire a cada uno de los prisioneros, tenia que asimilar el rostro de cada uno de los que caerian para construir una fuerte base social... Cuando recai en dos mujeres con aspectos extraños.

-¿Quienes son esas? -Le pregunte a Xiomara, señalandolas. La amazona se alzo de hombros y le hizo un gesto a la sargento Melissa para que levantara a las mujeres. Mientras ellas se acercaban, yo mire a mi capitana- Da la orden de ahorcar aleatoriamente a tres hombres tras un interrogatorio. Los que se vean mas sospechosos o peligrosos tambien tienen prioridad. Los demas encierralos, ya despues decidiremos como nos encargamos de ellos. Al primero que intente insubordinarse, cortale la cabeza y clavalos en una pica.

La amazona asintio y se fue, mientras Melissa y otra amazona empujaban a las mujeres hacia mi, que caminaba de vuelta al ayuntamiento, donde tenia una mesa con varias sillas. Me sente en la silla principal, con mi espada y mi lazo a la mano, para que despues, las amazonas empujaran frente a mi a las prisioneras.

-¿Donde las agarraron? -Pregunte a Melissa
-Las encontramos a unas calles de aqui, su Majestad. Aparecieron en un portal extraño en medio de la calle.
-Un portal... Ya veo... Asi que, ustedes no son de aqui. ¿Vienen de afuera? ¿Las manda el gobierno americano? ¿O vienen a unirse a la causa? Expliquense...

Entrecruce mis dedos, mirandolas a cada una a los ojos. Mas valia que no fueran una perdida de tiempo, o acabarian con sus cabezas en una pica.

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Leah
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 17/11/2013
Localización : Niflheim

Ficha de Personaje
Alias: Hela
Nombre real: Leah
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   14th Septiembre 2015, 22:28

-¡Ustedes, desconocidas! Esta prohibido portar armas si no son del ejercito amazonico. ¡Bajenlas lentamente y no tendremos que actuar en consideracion! ¡Teneis que hablar con la Reina si quereis luchar por su causa!

Hela no había esperado un recibimiento cordial. La reina había conocido la guerra mucho antes de que la muchacha que acababa de gritarles naciera. Los campos de batalla eran el lugar donde muchos tomaban la senda hacia el Niflheim, aquellos que habían levantado su espada contra los suyos, habían saqueado cadáveres, habían huido de las masacres. El mundo los recordaba como cobardes, pero ella no. Ella era su reina y señora. Sus súbditos eran débiles; en sus rasgos no existía la luz dorada del Valhalla; pero ella conocía sus nombres y sus historias, las que nunca relatarían los skalds junto al calor de una hoguera.

Cuando las emboscaron, Hela no hizo el gesto de desenvainar. Arqueó con suavidad las cejas cuando la instaron a bajar las armas. La espada seguía pendiendo sobre su cadera, tan envainada como en el momento en que había cruzado el portal. No tenía ninguna intención de usarla, hubiera sido absurdo proponer una batalla en aquellas condiciones.

De modo que la Reina decidió tomarse la supuesta detención como una escolta y avanzó, junto con Dalae, hacia el cuartel general de las amazonas. Ikol permanecía tranquilo en su hombro, analizándolo todo con aquellos ojillos maliciosos. Hela contempló a los hombres torturados en la plaza. Invisibles para las amazonas, pero no para ella, las almas de los asesinados se agolpaban en aquel lugar, mirándola con sus ojos tristes y vacíos. Y entonces, muy lentamente, los espectros echaron a andar tras la comitiva de las amazonas, como si fueran los guardianes silenciosos de Hela y Dalae.

Cuando al fin llegaron a su destino, la líder de la patrulla las hizo esperar. De nuevo, la Reina de los Muertos no se inquietó, y se sentó tranquilamente junto a su compañera asgardiana. No era un ambiente que invitara a la conversación, por lo que Hela se limitó a esperar a que llegara su turno.

Diana de Themyscira estaba vestida para la guerra, con una reluciente armadura dorada. Las señaló, y su voz llegó con claridad a los oídos de las prisioneras.

-¿Quienes son esas? - la líder de la patrulla las hizo levantarse, conduciéndolas ante la amazona. Una vez en el ayuntamiento, Diana se dignó a prestarles toda su atención.

-¿Donde las agarraron?

-Las encontramos a unas calles de aqui, su Majestad. Aparecieron en un portal extraño en medio de la calle.

-Un portal... Ya veo... Asi que, ustedes no son de aqui. ¿Vienen de afuera? ¿Las manda el gobierno americano? ¿O vienen a unirse a la causa? Expliquense...

Hela no respondió de inmediato. Se limitó a estudiar a la amazona con la mirada, con calma.

- Esperaba más cortesía de una reina hacia otra reina - respondió, al fin. Su voz era fría como el hielo - Lo atribuiré a la guerra. - continuó - Mi nombre es Hela, Señora de Niflheim. Me acompaña Dalae, guerrera de Asgard. No servimos a ningún gobierno de Midgard, ni al americano ni a ningún otro. Pero sí, hemos venido a unirnos a la causa. O, tal vez, a ampliar un poco las perspectivas de esta guerra.

La Reina de los Muertos esbozó una sonrisa.

- Puedo ser una aliada poderosa. Dispongo de un ejército sobrenatural, como el que habéis usado para conquistar esta isla. Y estoy dispuesta a poner a mis soldados a vuestro servicio. Porque en mi tierra también hay un patriarcado que quiero derribar.

La neutra frialdad de Hela dio lugar a un tono más gélido al volver a hablar.

- Cuando hubo que gobernar los Nueve Reinos, yo fui enviada al más vacío y oscuro de ellos; así lo decretó el Padre de Todos. Mi compañera fue encerrada en una celda pese a haber servido a su ejército; así lo decretó el Padre de Todos. Un hombre se sienta en el Trono de Asgard, y después de él se sentará su hijo varón, y el hijo de su hijo. Son los hombres los que beben hidromiel en los salones de Odín.

Los ojos de la Reina relampaguearon un instante.

- El ejército de Niflheim puede luchar a tu lado, Diana de Midgard... y tú puedes continuar con tu cruzada en la tierra de Asgard, asistiéndome en mi venganza contra el Padre de Todos. Esta es mi oferta. Una alianza entre ambas, para mayor beneficio de nuestros reinos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   16th Septiembre 2015, 03:53

Observe a mis prisioneras mientras avanzaban. Ninguna hablo cuando se los pregunte, y estaba a punto de aplicar una medida correctiva ante tal indisciplina. La arrogancia, asi como la valentia, eran las cualidades funestas de los presos de guerra. Cualquier valiente seria un valiente muerto, y si alguien pensaba revelarse, tendria que soportar las consecuencias. No suelo tolerar las indisciplinas, y mucho menos, cuando estoy en una guerra y mi causa se pone en riesgo.

-Esperaba más cortesía de una reina hacia otra reina. - ¿Una reina? No conocia ninguna reina que controlase la magia en la Tierra. ¿De que me hablaba, entonces? -Lo atribuiré a la guerra.- Mi gesto se arrugo con ese comentario. ¿En serio tenia la osadia de venir ante mi, insultar mi falta de protocolo y asegurar que era una reina. Estaba apunto de ahorcarla con el lazo de la verdad para saber si sus palabras eran mentira o no, cuando empezo a explicar su cargo.- Mi nombre es Hela, Señora de Niflheim. Me acompaña Dalae, guerrera de Asgard. No servimos a ningún gobierno de Midgard, ni al americano ni a ningún otro. Pero sí, hemos venido a unirnos a la causa. O, tal vez, a ampliar un poco las perspectivas de esta guerra.

¿Asgard? ¿Niflheim? Habia escuchado acerca de Thor, el vengador que era de Asgard, pero no mucho acerca de esa guerrera, ni nada acerca de ese reino. Todo eso era mitologia, que de donde yo era, jamas habia representado nada en realidad. Pocas mitologias eran realmente ciertas, por lo que supuse que eran del otro universo, junto a ese vengador rubio. Sin embargo, lo mas importante era que venian a unirse a mi causa. ¿Que las motivaba? ¿Por que querian participar aqui? No queria ningun entrometido, y si estos eran de otro mundo, seria mucho peor. Relaje mis manos en la mesa y deje reposar mi mirada sobre la supuesta reina y su cuervo, el cual observe unos momentos...

- Puedo ser una aliada poderosa. Dispongo de un ejército sobrenatural, como el que habéis usado para conquistar esta isla. Y estoy dispuesta a poner a mis soldados a vuestro servicio. Porque en mi tierra también hay un patriarcado que quiero derribar.

Tenia cierta mania con ese termino. "Sobrenatural". Mi ejercito no era sobrenatural, mi ejercito era el ejercito designado por los dioses para curar este mundo de las estructuras sociales que oprime a sus hijas e impide la verdadera felicidad. ¿Y de que tipo seria ese ejercito? Nada era comparable con una hidra, o con un pegaso surcando el cielo para asegurar mi espacio aereo. Clave mi mirada en la mujer que acompañaba a la reina, mientras seguia escuchando.

- Cuando hubo que gobernar los Nueve Reinos, yo fui enviada al más vacío y oscuro de ellos; así lo decretó el Padre de Todos. Mi compañera fue encerrada en una celda pese a haber servido a su ejército; así lo decretó el Padre de Todos. Un hombre se sienta en el Trono de Asgard, y después de él se sentará su hijo varón, y el hijo de su hijo. Son los hombres los que beben hidromiel en los salones de Odín.

Coloque mi mano en mi frente, mientras escuchaba cada palabra. Lo que mas odiaba: El hombre ejerciendo el poder, asentando sus tronos y sillas presidenciales segun los valores del falo, impidiendo que gobernase cualquier mujer. Era obvio, un rey que instauraba su poder, siempre dejaria que sus hijos varones mantuviesen la linea del apellido y la estructura gubernamental, mientras que las mujeres eran dejadas a la simple labor de objeto decorativo y de intercambio politico con otros reinos. Habia leido tanto con las monarquias despoticas europeas, que por alguna razon, no me sorprendio.

-El ejército de Niflheim puede luchar a tu lado, Diana de Midgard... y tú puedes continuar con tu cruzada en la tierra de Asgard, asistiéndome en mi venganza contra el Padre de Todos. Esta es mi oferta. Una alianza entre ambas, para mayor beneficio de nuestros reinos.

Al ver que termino de hablar, solte solo un leve suspiro, como si no me complaciese.

-En primera instancia, soy Diana de Themyscira, y te dirigiras a mi como Su Majestad. En segunda: No se nada de tu ejercito, ni se que puede hacer, ni que tan leales son ante una orden. Mis amazonas son guerreras honorables y leales, jamas desobedecerian una orden que les diese, mientras que tu... Solo vienes acompañada con una prisionera del sistema. -¿Quizas sea alguna trampa? ¿Tendran un localizador? ¿O solamente estan tratando de ser humildes para esconder esa arrogancia que sentia en la reina?- Escuchame bien, Reina Hela. Mis fuerzas solo necesitan ayuda en los frentes que yo lucho, y solo si aseguran mi lealtad, lucharia yo en otros frentes.

Asenti, dejando una vaga idea de que podria colaborar. Mas activos en el frente no servirian si estos necesitan alimentarse, descansar y colaborar con mis amazonas en los campamentos. Sin embargo...

-No me interesan tus tropas en mis puntos de conquista. Sin embargo, hay algunos lugares que quiero asegurar no molesten. Estados Unidos, Rusia, China... Todas las potencias que piensen oponerse, politica, economica o militarmente, no haran mas que entorpecer mi victoria contra el patriarcado que las corroe. ¿Creen poder luchar contra ellos? ¿Asegurar la paz, a costa de la cabeza de sus opositores? -La idea de Luthor, el presidente ruso y el presidente chino alejandose de mis intereses me resultaba mucho mas tentadora que un ejercito mas grande. - [color=blueviolet]Quiero eso, y si puedes asegurarlo, te aseguro que la cabeza del supuesto "Padre de todos" -mencione con un tono despectivo-[i] acabara en una pica.

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 877
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Edad : 18
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   16th Septiembre 2015, 12:15

Las fuerzas de la Reina no tardaron en aparecer. Las soldado de Themiscyra no eran muy diferentes a sus homólogos asgardianos: 100% lealtad incondicional, 0% sentido común. Ah, y algún número negativo en la categoría de diplomacia o sutileza. Dalae las comprendía un poco, a pesar de todo: No en vano había sido como ellas gran parte de su vida. Soldaditos de plomo marchando en formación hacia donde les dijeran, rompiendo todo a su paso. Con sus banderitas y sus trompetas. Hasta que a alguien se le ocurría enviarlos a un lago, y se hundían sin remedio. Y a nadie le importaba más allá de un "Señor, hemos perdido la X legión". Y el señor de marras tenía que volver a ajustar la estrategia, o simplemente se encogía de hombros como si la cosa no fuera con él. Claro que esa clase de cosas sólose podían ver desde fuera. Ni siqueira pasaban por las cabezas de las amazonas que las rodeaban. Ni Dalae ni Hela habían desenvainado ningún arma, y tampoco lo hicieron en ese momento. Después de todo, iban en son de paz, a pesar de lo que pudieran dar a entender sus armaduras. Por eso, la joven se mantuvo inexpresiva a pesar de las flechas que apuntaban directamente a su cabeza

No hizo falta que las empujaran ni nada parecido, ellas mismas caminaban a paso ligero entre los escombros. En algunas paredes había manchas de sangre, y grupillos de amazonas retiraban cadáveres de humanos que se habían resistido a las invasoras. El panorama le habría parecido desolador a Dalae si algo de aquello le hubiera importado lo más mínimo. Pero no era el caso. La única reacción apreciable en su rostro fue cuando arrugó la nariz al llegar a la plaza. Allí, centenares de prisioneros se hacinaban en los rincones, atados y maltratados por el simple gusto de hacerls daño la mayoría. Muchos las seguían con la mirada: Resultaba extraño ver a dos prisioneras vestidas con una armadura extraña, lo cual las hacía parecer amazonas. Las dejaron algo apartadas, en la zona en la que estaban las mujeres. Ellas habían recibido un trato de favor, se les notaba de lejos. Aunque no por ello estaban menos asustadas. Muchos de los hombres heridos del otro lado de la plaza eran sus maridos, sus hermanos o sus hijos, era normal que estuvieran preocupadas por ellos. entonces, la joven reparó en la mirada perdida de Hela. Siempre se había preguntado qué distinguía a un dios de un asgardiano corriente, pero en ese momento comprendió algo. La Reina de los Muertos estaba viendo algo que escapaba a la mirada de las centinelas amazonas, así como a los ojos de Dalae. Y esta última tenía una idea bastante aproximada de lo que podía ser. Le dio un escalofrío solo de pensarlo.

Un buen rato después, una amazona fue a buscarlas para una audiencia con la reina Diana. Su atuendo reflejaba su condición, tan dorado y reluciente. Tan visible y poco práctico para lo que Dalae estaba acostumbrada. Apenas hubieron entrado, la amazona lanzó la pregunta obvia.-Un portal... Ya veo... Asi que, ustedes no son de aqui. ¿Vienen de afuera? ¿Las manda el gobierno americano? ¿O vienen a unirse a la causa? Expliquense... No dejaba de ser impactante, sin embargo, el contraste entre las dos reinas, tan dispares como la reina negra y la reina blanca en un ajedrez. Se medían, se tanteaban con la mirada. Decidiendo qué estrategia usar. Por una parte, Diana había preguntado sin meditar si estaba realmente pidiendo una información importante, o sólo estaba dande ocasión a Hela para hablar. Por otro, la Reina de los Muertos escogía sus palabras para que resultaran lo más acertadas posible. En ellas, dejaba ver el rencor que guardaba para Odín, el Padre de Todos que había desechado a Hela, confinándola en un mundo muerto. Pero eso podría acabar muy pronto, si Diana aceptaba lo que ella le ofrecía.

Por desgracia, la reina de Themiscyra no lo tenía tan claro. Ella ya tenía un ejército en el que confiaba plenamente, ¿Para qué quería otro del que además no sabía nada? Diana era orgullosa, y eso no ayudaría en las negociaciones. Entre eso, y que Hela no era especialmente diplomática... Bueno, ni siquiera demasiado social... En fin, era el momento de intervenir para limar asperezas antes de que fueran a más.

-Cuando mi señora ha dicho que ofrecía su ejército, se refería a una hueste que supera con mucho a las tropas humanas. No comen, no duermen, no mueren; por que ya están muertos. La reina Hela gobierna sobre Nfleheim, el País de la Niebla, también llamado reino de los muertos. Sus soldados son todos sus súbditos, y va en contra de su naturaleza traicionar la voluntad de su reina o de sus aliados.-A digiferencia del tono imperativo de la amazona o de la gelidez de la diosa asgardiana, Dalae se mostró mucho más tranquila y conciliadora. Entonces, pasó al segundo punto que su posible aliada planteaba.-Yo quizás no puedo aportar un ejército, pero sí hay algo que sé hacer mejor que nadie: Hablar y entrar en cualquier sitio. Si lo que su Alteza necesita es que ciertos países no se inmiscuyan, yo puedo hacerlo. Lex Luthor me debe un favor personal, no podrá negarme esto. Y podemos hacer lo mismo con todos y cada uno de los principales dirigentes del mundo sin excepción.-¿Soberbia? Mucha. Mucha, pero no demasiada después de todo.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el 6th Diciembre 2015, 10:59, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 672
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 38
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   17th Septiembre 2015, 05:15

Wayne Manor, Gotham, 12:00 PM

Momentos despues del discurso por la conquista de Chipre.




Dos golpes en la puerta, tres, cuatro, no habia respuesta. Caroline abrio de repente y entro casi en una estampida junto con Cassandra. Yo estaba en el sofá de la pequeña habitación que usaba para ver televisión o leer algún libro cuando no queria ir a la biblioteca de la casa, pero no era una tarde como cualquier otra, el vaso de cristal yacia en el suelo, junto con la mesita de caoba, el agua que habia contenido dispersa sobre la alfombra. La televisión me traia a Diana, pero no la Diana que siempre habia conocido, sino una mujer demente, que habia ejecutado a un presidente en vivo y en directo, sin ninguna clase de piedad. No habia hablado con ella en estos útimos dias, pero no podria haber imaginado esto, nunca podria haber pensado que lo taciturno de ella en mi cumpleaños fuese producto de estar maquinando una atrocidad como esta. No, esta no es Diana, no es la mujer que conozco, aquella a la que llamaba para mis adentros mi amiga, pero no he sabido de ningún ataque en su contra, ningún intento de asesinato que pudiese enmascarar influencia mágica o tecnológica alguna, pero la verdad era que tampoco sabia mucho de ella, lleno de un reducto de ciega confianza, suficiente como para dejarla hacer sin demasiadas preguntas sobre su vida personal. Era Wonder Woman, posiblemente la mujer mas fuerte en este mundo, y algo me hacia sentirla invulnerable, pero no, algo le ha sucedido, no está en sus cabales, y yo no supe nada, absolutamente  nada, llegué tarde, me estoy enterando junto con todo el resto del mundo, y en unas horas, conquisto toda la Isla de Chipre y ha declarado sus pretensiones de un nuevo orden mundial basado alrededor de la liberación femenina. Nada encaja, pero las piezas caoticas sobre el tablero tampoco me tranquilizan, lejos de ello, me perturban.

- Bruce...- Las manos de Cassandra se posaron sobre mis hombros, y reprimi el impulso de apartarla, contestandole solamente con un resoplido y una frustada mano cubriendo mi rostro. - Ey, Jefe, vinimos a buscarte en cuanto nos enteramos, por favor, no te pongas asi...- Caroline hablaba con una lentitud y una calma que eran increibles en ella, acariciando mi brazo derecho con cuidado, lentamente, como si pudiese entender como me sentia con tan solo verme. Agradeci que no lo hiciera, todo mi ser dolia en aquel momento, y lo que no era dolor, era ardor, el ardor inflamente de la preocupación, de la incertidumbre, de la infinidad de ideas, planes, cursos de acción posibles asentandose poco a poco en mi mente. Ni siquiera me habia levantado de aquel sofá y ya estaba pensando en cosas que me aterran incluso a mi. Aparte mi mano de mi rostro, y Carrie acerco su mano a mi rostro, pasando su indice por mis parpados suavemente, no me habia dado cuenta de que unas pocas lágrimas habian recorrido mi rostro.

- Por favor, se fuerte, hemos oido las noticias, esta...no es Diana...- Caroline negó vehementemente con la cabeza. - Mi colección de comics a que es una especie de hechizo o máquina de control mental, Diana no esta loca, es un poquito muy feminista, pero no esto, jamás esto...- Ambas estaban sentadas cada una a mi lado, flanqueandome. Me recosté en el respaldo del sofá unos instantes, inspiré, exhalé, y me levanté del mueble, llevandome la manos a los bolsillos del pantalón de dormir, observando con detenimiento el analisis periodistico del discurso de mi compañera de la Liga, de mi antigua compañera de la Liga. No era un analisis sólido, pero permitia hacerse una idea de que seria lo que estaria pensando todo el mundo acerca de aquel suceso, y las opiniones no eran buenas, estaba atrayendo demasiada mala prensa hacia su persona. Si quiere recuperarse de esto, le será dificil, casi imposible, y sin embargo, cambiar de canal me reveló marchas de mujeres en Nueva York, Chicago, Dehli, Londres y muchas otras ciudades en favor de lo que estaba aconteciendo, exclamando que habia llegado la hora historica de la mujer en el mundo, y proclamando a Diana como una suerte de Reina Cruzada. Las cosas estaban escalando demasiado rápido. Me giré para verlas, estaban tratando de parecer lo mas compuestas posibles, y yo también acomodé mi expresión y mi espiritu para parecerlo al menos, no podiamos seguir perdiendo el tiempo.

- A la Batcave, tenemos que pensar nuestros siguientes movimientos y actuar o al ritmo actual, en una semana el mundo será un caos...- Ambas asintieron y nos fuimos de la habitación, caminando presurosamente hasta el reloj que se abrió luego de colocar las manecillas en las ocho y treinta y cinco, permitiendonos bajar en el elevador hasta la Batcave. media hora mas tarde, estaba colocandome mi máscara mientras nos reuniamos en torno a la Batcomputer. Caroline habia llegado antes y tecleaba aceleradamente, tratando de poner todos los datos esenciales en pantalla.

- Esto es lo que tengo por ahora: Diana fue a la Atalaya y activó hace unas veinte horas el cañon principal en modo de Pulso Electromagnético, impactando a Siria y Chipre...Y si, me refiero a los dos paises enteros...- - Asi fue como conquistó Chipre tan rápido...- -...Exacto, y por lo que me imagino, debe tener a toda la población de Chipre cautiva, pero aún no ha hecho movimientos hacia Siria, ni hacia ningún otro pais, parece que esta siendo una loca, pero una loca muy honesta...- Carrie siguió tecleando, acomodandose los lentes, mientras Cassandra se sumia en sus pensamientos. Las piezas están dispuestas, pero si quiero lograr algo, voy a necesitar trabajar desde algún angulo que ella no tenga previsto, y no compito en intelecto con cualquier mujer. Diana podrá ser violenta, irascible por momentos, pero es realeza de una sociedad guerrera, y debe contar con extensivo entrenamiento estratégico, no es la clase de persona que dejará abierto algún flanco, descuidado algún punto, salvo que lo qu sea que le esté sucediendo la esté afectando demasiado...

- ¿Que ha sucedido con Themyscira? ¿Cual es la situación de Hipolita? - La pregunta se quedó un momento en el aire, mientras el sonido de las teclas era el unico que rompia con el silencio. - Nada, no tenemos idea de que habrá sido de ella, por todo lo que se podria estar en cualquier...- -...La corona...- Cassandra se giró y me miró, señalando la corona que llevaba puesta Diana en la imagén del noticiario que Carrie mostró en pantalla. -...Esa corona...es la de la Reina...Diana...- -...Ha dado un golpe de Estado...- Musité, atajandola. Las piezas comenzaban a encajar. No podia haberla matado, la mayoria de amazonas están acostumbradas al reinado de Hipolita desde hace miles de años y no hay forma de que le haya quitado la vida sin causar un revuelo politico en Themyscira, lo cual la habria impedido de lanzarse a la conquista de Chipre tan pronto. No, Hipolita está viva, pero si la hubiera llevado con ella, en su actual estado de arrogancia, probablemente la habria desfilado por la isla, quizás hasta se le habria deslizado el detalle de mostrarla en las cámaras, pero el que no haya aparecido me da la pauta de que no está alli, simplemente seria una rehén demasiado importante simbolicamente como para mantenerla oculta. Si está viva y si no está en Chipre, entonces el que no haya atacado Siria ubica a la legitima reina de la isla en un solo lugar posible...- Themyscira...- Caroline se giró en su silla y Cassandra asintió, habiamos llegado a la misma conclusión. - Hipolita sigue en Themyscira, seguramente esté en las celdas que están a unos kilometros del Palacio, donde las amazonas ponene a sus prisioneros...- -...No podemos confirmarlo...- Cassandra tenia toda la razón, no teniamos ninguna prueba fehaciente de que la reina estuviese alli retenida, e intentar cualquier cosa sin ese dato en mente era demasiado arriesgado, acabariamos en medio de territorio enemigo con las manos vacias.

- Jefe...Creo que tú y yo sabemos a quien hay que llamar...- La miré unos instantes, y con solo ver en sus ojos, y oir la inflexión de su voz, entendi perfectamente de quien estaba hablando. - No...- - Oh, vamos, ¡Solamente lo golpeaste contra una mesa! ¿Que tan molesto puede seguir al respecto? - Bufé de hastio un instante, pero tenia razón, Steve Trevor era el unico que sabia mas que el común denominador sobre Diana, y mi unica opción si queria tener mayor información a mi disposición era contactarlo. Llevé mi manos al teclado y tecleé el telefono de Trevor, pero tras varios tonos, nadie contestó. Lo intenté dos veces más, pero solamente su contestadora de voz me hablaba. No dejé ningun mensaje, nunca lo hacia, es peligroso dejar audio grabado en esta cueva en un dispositivo que está fuera de mi alcance.

- Necesitamos información o no podremos hacer una estrategia...- -...Steve es lo mas cercano a su entorno que...- -...No, no es el mas cercano, y si la conozco un poco, y es que enserio, solo la conozco un poquito, estoy segura de que no se ha sumado a toda esta locura...¿Recuerdas a Cassie Sandsmark? - - Si...- - Wondergirl, rubia, lazo electrico, bueno...podria intentar contactarla...- - Es demasiado cercana a Diana, no ha aparecido en la televisión, pero no tenemos ninguna garantia...- - Es nuestra única alternativa...No podemos perder tiempo...- La niña me observaba, expectante, mismo que la mujer a mi lado. Finalmente, asenti.

- Pidele que se reuna con nosotros en el Edificio Wayne, no deberia tomarle mucho viajar hasta aqui...- Ella asintió y me di la vuelta, dando unos pasos, tendria que preparar el Batplane para lo que se avecinaba, pero subitamente, me detuve. Hay algo que no he considerado en todo este tiempo. Me di la vuelta, y casi como si hubiesen adivinado que lo haria, ambas estaban mirandome, y nos quedamos asi varios minutos, hasta que me sonrieron.

- Tú, Dragoslav y Richard son importantes para mi, buenas personas, heroes...nunca haria algo para ponerlos...en peligro...hay mucho de bueno en los hombres...- Dijo Batwoman, con una calma absoluta y una sonrisa sincera que siempre alejaba mis tribulaciones con una facilidad asombrosa. - Ni se te ocurra decirme que pensaste siquiera por un segundo que iba a montarme a un avión y me iba a ir a pelear con un ejercito de feminazis locas...No me malentiendas, los chicos a veces apestan, y son bastante tontos de a ratos, ¿Pero matarlos y lanzarnos a una cruzada para el feminismo universal? Pfff, es muy mainstream...Lo mio es mas patear traseros y mostrarle a todos que las chicas somos geniales un crimen resuelto a la vez...- Me guiñó un ojo y no pude evitar sonreir ligeramente. Habian muchos preparativos por delante, pero confio que en unas horas estará todo listo, y aun asi, lo único que hay en mi mente son recuerdos, recuerdos de todos aquellos momentos en donde Diana quiso pedirme algo, hacer algo, experimentar alguna cosa mundana, y yo me negué, siempre pensando en el trabajo.

Hay tantas cosas que podria haber hecho de otra manera, tanto que deberia haber enmendado, tanto que como amigo deberia haber hecho y no hice y ahora, estoy al borde de perder esa oportunidad, de que una de las personas mas sinceramente bondadosas que he conocido acabe tras las rejas, o lo que es peor, muerta. Tengo que salvar al mundo, pero también salvar a Diana. No va a ser un dia sencillo.

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"



Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo

- Batlamida -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   21st Septiembre 2015, 13:27

Televisión. Bendita y adorada televisión. Un hogar sin una televisión no podía considerarse un hogar, y una casa con varias televisiones pasaba de ser un hogar a una compleja unidad de distintas repúblicas hogareñas con un enlace común: ser una familia. Disgregada y diseminada pero una familia al fin y al cabo.
Lo malo de estar en una dimensión alternativa dentro del cuerpo de un ser exterior que vete tú a saber cómo funcionaba por dentro era que muchas de las señales (por no decir todas) que procedían del mundo exterior llamado Tierra no llegaban. Era como irse a la montaña solo que en lugar de montaña era un vórtice eterno con un escenario fuera de las leyes de la física que siempre cambiaba. Por eso, cuando se le pidió a Sloan que hiciera algo al respecto usó el mismo sistema que usan los miembros de aquella disparatada familia llamada Eldritch para entrar y salir de su dimensión: los núcleos y los seres conectados a dichos núcleos. ¿Cómo lo hizo? Nadie lo sabe. ¿Funcionan las señales? Si, ya funcionan.

Cloe estaba tirada en el sofá de la sala común, aprovechando que no había nadie alrededor para tenerlo todo para ella sola y con el poder del mando de la tele en su mano. Una gozada total. Fue cambiando de canal hasta que encontró una película de esas donde los hombres se dan de tortas y hacen una competición a ver quién tiene mejores músculos. Un espectáculo interesante para los ojos de la morena.
La señal cayó en la nieve y un por un momento estuvo a punto de levantarse y darle unos cuantos golpes a la antena.... pero no fue el caso. La señal volvió si, pero habían cambiado esos macizorros por una guerrera enfundada en una armadura digna de aquella serie japonesa llamada Saint Seya o por el estilo. Algo le llamó la atención porque no cambió de canal, y fue el discurso que soltó. Estaba dirigida a toda mujer del mundo, y sobretodo a todos los gobiernos, pidiendo ciertos puntos que, según los cálculos de Cloe, podrían llevar a la caída del mundo tal y como se conoce hoy en día.
Y para finalizar la emisión, un corte de cabeza, como no. Así seguro que todo el mundo se quedaba con la copla. A Cloe no le afectó en lo más mínimo pero...

Cuando volvieron los músculos esculpidos con cincel no pudo prestarles atención, porque estaba dando vueltas y vueltas dentro de su retorcida cabeza a una idea que... no estaría nada mal.

Se levantó, apagando la televisión y salió de la sala común, directa hacia las escaleras que daban a una habitación en concreto. No llamó a la puerta y la abrió de golpe. Ahí estaba el moreno que buscaba, tirado en la cama con una mano bajo la cabeza y la otra sujetando un libro. Miró por toda la habitación mientras éste giraba su cabeza para ver quién había entrado.
- Hey Cloe. ¿Pasa algo?
-¿Dónde está tu churri? Ya sabes: pelo rosa, cuerpo para mojar pan... La que te zumbas siempre que puedes.
- Está trabajando ahora mismo, en Arkham. ¿Por?
- Oh, por nada: venía a proponerte un juego pero pensé que si ella lo escuchaba estaría en desacuerdo y terminaríamos en una pelea de gatas en el barro. - Cloe se sentó en una de las sillas de aquella habitación decorada al gusto del moreno y la pelirosa, y se acercó dando saltitos con la silla bajo su culo hasta tener al moreno bien cerca. - ¿Qué? ¿Te interesa?
- ¿El qué?
- El juego, claro.
- Todavía no me has dicho nada.
- Ah, es cierto. Bueno, ¿sabes quién es Diana de Themyscira?... Veo por tu cara que poco sabes de ella. ¿La isla de las amazonas? Vale, veo que más o menos... ¿Mitología griega? Vale, veo que he dado en el clavo. Pues verás, resulta que su reina, esa Diana de Themyscira ha decidido derrocar el mundo de los hombres para instaurar un mundo de mujeres. Personalmente me molesta bastante porque ese tipo de feminazis son las que la lían bien gorda y luego las demás mujeres tenemos que comernos sus marrones.
- Vale, más o menos te sigo... ¿Pero qué pinto yo en ésto?
- Pues por mi juego, por supuesto. Verás, la historia es la siguiente-
- Cloe, acordamos que ninguno de los dos-
- Si si, lo sé, pero no van por ahí los tiros. Ahora calla y escucha: el juego es que vayas a Chipre, que en ésta época del año me han dicho que se está muy bien, veas la que se ha montado y decidas por ti mismo qué hacer, si apoyarla o detenerla. Las limitaciones: no podrás matar a nadie, ya sea humano o monstruo. Además, si te preguntan "¿quién eres?" tienes que responder "soy un pobre y solitario cowboy". Si te preguntan "¿de dónde vienes?" tienes que decir "allá donde vayas, el cielo es cielo, y la gente es gilipollas".
- Sigo sin ver el por qué me tendría que molestar en jugar a tu juego.

Cloe se quedó callada. Si, tenía razón en eso, pero tenía una carta bajo la manga que de seguro le serviría para hacer mover al moreno.

- ¿Sabes qué pasará si esa mujer llega a Estados Unidos? Que tu querida pelirosa se podría encontrar de lleno en una mierda tan grande que la sepultará y quizás no la vuelvas a ver nunca más, y eso sin que tú te des cuenta. Es lo que pasa con las mujeres como Diana si les llevas la contraria o dices algo que no le gusta. ¿Y bien?
- ....................... ¿Sin matar a nadie? - Cloe asintió. - .... Vale, voy a prepararme.

El moreno se levantó, dejando el libro a un lado y salió de la habitación, mientras Cloe le seguía con la mirada y una sonrisa retorcida en los labios. Cuando se marchó, cambió su rostro a uno cabreado y lleno de asco.

- Tsk.... putas feminazis...

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Leah
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 17/11/2013
Localización : Niflheim

Ficha de Personaje
Alias: Hela
Nombre real: Leah
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   6th Diciembre 2015, 10:50

Dalae había descrito bien al ejército de Hela, y la diosa no tenía mucho más que añadir. Aunque la amazona había hablado con soberbia, había dejado una puerta abierta a la negociación. Aquello era lo único que la reina de Niflheim había venido a buscar.

- Como ha mencionado mi compañera, mi ejército ya no tiene que preocuparse por ninguna lacra mortal. En vida fueron traidores, asesinos o cobardes, pero la muerte les ha enseñado disciplina. Obedecerán mis órdenes sin dudar.

Dalae se había ofrecido a neutralizar a Luthor. Hela podía encargarse del resto. Bueno, tal vez no directamente ella. Si hablamos de embustes y mentiras que mantengan a los enemigos de Diana fuera de su camino... la Reina de los Muertos sabía perfectamente a quién recurrir.

- Podemos cumplir tu petición. No será un problema mantener a tus rivales al margen de tu conquista.

"¿Tenemos un trato?", hubiera preguntado él, con aquella sonrisa ladina.

- ¿Confiarás en mi palabra, o tendré que demostrarte que no miento?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   6th Diciembre 2015, 21:35

Tanto la reina como su acompañante tenian un aire oscuro, propio de una situacion no correspondiente a lo que acostumbraria unos meses atras... Pero hace unos meses, yo no podia ver las cosas como se tenian que ver, como una lucha constante entre el genero y el mundo. Una lucha que Themyscira necesitaba ganar para reafirmarse de nuevo y no volver a escondernos entre la bruma como si tuvieramos algo que esconder... Por dentro, todas estas propuestas me hacian sentir muchisimo mas plena, orgullosa de lo mucho que podria lograr en tan poco tiempo a diferencia de mi madre, que en varios siglos tan solo habia mantenido una Isla que nadie conocia mas que en las leyendas. Themyscira pronto seria una nación grande y respetable, y el mundo nos tomaria como ejemplo para vivir...

Supongo que asi se sintieron los grandes conquistadores cuando vieron los mapas de todo lo que sus dominios alcanzaba a llegar. Me sentia totalmente orgullosa de lo que estaba por pasar, que asenti.

-¿Cómo quieren asegurar esto? -Mire a las dos. Ninguna parecia tener una pluma o algo que firmara la veracidad de sus palabras, y aunque podia intentar confiar en ella, no aceptaria una contrato oral en algo tan importante. En cualquier caso, si no tenian forma de firmar, haria que alguna de mis amazonas escribiese un pergamino para tomar por escrito la palabra de estas dos mujeres y ligarlas a una deuda eterna. En caso de fallar o resutar unas mentirosas, ellas se enfrentarian directamente contra mi espada y mi ejercito.

Off:
 

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 877
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Edad : 18
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   7th Diciembre 2015, 18:50

Las reinas continuaron las negociaciones, hasta que, al final, Diana cedió. ¿Cómo asegurar que no me mentís? Esa era siempre la última pregunta, lo último que alguien se planteaba cuando lo que se le ofrecía era bueno. -Podemos hacer un contrato mágico. Eso impediría a todas las partes incumplir lo que se ha dicho. Estaríamos tan atadas a esta promesa tanto vos como nosotras, es lo más justo.-Dalae no era capaz de usar la magia de las palabras, pero sabía que Hela sí que podía. Después de todo, la Diosa de los Muertos no dejaba de ser palabras hechas carne, aunque esa parte de la historia se escapaba al conocimiento de la joven. Igual que escapaba el hecho de que el contrato que apareció delante de ellas no había sido conjurado por Leah, sino por la urraca que reposaba en su hombro. El pergamino dorado flotó en el aire, vibrante de magia, con una pluma al lado. Los términos que habían hablado estaban ahí, escritos con claridad. Sin trampa ni cartón, o eso parecía. La amazona tomó la pluma y  escribió su firma, seguida de Dalae. Esta última echó un vistazo algo más largo al contrato: A pesar de que la señora de Nflheim era "honorable" en términos asgardianos, ella no se fiaba demasiado. Había aprendido la lección, después de todo. Pero Hela escribió su nombre en el pergamino, sin más... Aunque, como siempre, nada era lo que aparentaba. Las cuatro letras que conformaban su nombre eran tan sólo una ilusión, bajo la que se encontraba el nombre del dios de las mentiras, escrito hacía tan sólo unas horas. Pero eso nadie podía saberlo... Hasta que llegará la hora de ajustar cuentas y cobrar deudas.

Cuando acabaron, las asgardianas abandonaron la sala y regresaron al Reino de la Niebla. Tenían mucho que preparar...

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]   

Volver arriba Ir abajo
 
El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mensaje - [Restringido] [Mini evento: Una nueva era para la mujer]
» [Mini-Evento] Una Muerte X-Celente (Dianne, Planaria, Celsit, Blair) [15-09-2018]
» Nueva camiseta para el Cartero
» Ideas para el mensaje de bienvenida.
» [Inscripción Mini-Evento]Cenizas a las cenizas, polvo al polvo (Barbara Gordon) [Cerrado]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa-
Cambiar a: