Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Buen provecho, Logan. [Pingüino]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   2nd Septiembre 2015, 16:48

[10 de Mayo de 2018. Vienen de Aquí ]

El trayecto en coche se hizo corto. La comitiva comenzaba con la engalanada limusina de los novios y detrás de ellos, decenas de coches de alta gama que denotaban todo el séquito que les iba siguiendo el paso por detrás, haciendo que un montón de chófers desesperados hicieran alguna que otra maniobra arriesgada para intentar, dada las histéricas peticiones de sus jefes, acercarse aún mas al coche nupcial. En la limusina del pingüino, las cosas habían mejorado un poco. La charla ahora era distendida y el extravagante asiento que se había doblado, aparecía recto de nuevo, aunque evidentemente tocado. Como el abollón sólo se veía desde la parte de atrás, de cara hacia afuera parecía bastante presentable, a pesar de continuar dando una sensación extraña de que algo debía pasarle al asiento. Cuando llegaron al sitio del comité, de nuevo una oleada de fotógrafos les flashearon dispuestos a coger cualquier posible migaja de información. El coche nupcial, sin embargo, continuó dando vueltas para que todos los invitados pudieran bajarse, y aguardar la entrada de los novios.

Un chico ataviado con el uniforme rojo del hotel mas lujoso de Gotham les abrió la puerta, ayudó con una mano a descender a la señorita, y luego cedió espacio al caballero. Sujetó el brazo del pingüino con galantería, al tiempo que respiraba regularmente. No quería despertar ningún tipo de sospecha entre todos esos cotillas. Así que su actitud fue tranquila y relajada. De nuevo hubo preguntas incómodas a las que la vaquera camuflada respondió con suaves sonrisas juveniles, expresiones de cordialidad, y cierta galantería coqueta de la que no se percataba en absoluto. No puso mala cara ni en las preguntas mas controvertidas, al fin y al cabo, todo eso pasaría pronto.

Entraron por la alfombra hacia el lujoso hall, lleno de flores blancas, y les guiaron hasta su posición. Estaban delante de la fuente central. Según le habían comentado, los novios querían encontrarse con ella y su acompañante en la entrada para tomarse las fotos de bienvenida. Ella aceptó con un asentimiento gentil, mientras en el fondo de su ser se le revolvían las entrañas, a causa de tanto teatro. Recordó lo que estaba casi a punto de pasar, y esperó junto a Oswald donde le habían dicho. Sujetó su antebrazo, dejando que se le estremeciera el cuerpo, e intercambió una mirada con su acompañante.

- Mi padre te saludará a ti primero. Seguro. Así que dale la mano a él. - le dijo con tono decidido, que no casaba nada con la expresión que mantenía. Cualquier espectador habría jurado que intercambiaban algún tipo de charla emocionada. Repentinamente, las luces se atenuaron suavemente, y una música comenzó a sonar por todo el Hall, mientras señalaban con una luz especialmente preparada hacia la entrada. Los novios aparecieron, con todo boato, en el gran salón, haciendo que todos los invitados les recibieran con un ensordecedor aplauso. La novia sonreía, radiante, mientras el novio saludaba con la mano, sonriente. La Sheriff entrecerró los ojos, y se adelantó un paso, llevando a su acompañante consigo, uniéndose al coro de aplausos. Entonces, con una marcha tranquila y pausada, se aproximaron hacia ellos. Al llegar a su altura, Nate extendió una mano firme hacia Oswald, esperando que se la estrechara.

- Me alegro de verte, Oswald. - mintió descaradamente con actitud ensayada, estrechando su extraña garra como si se conocieran de toda la vida. - Ya conoces a mi mujer, Jeniffer, por lo que me ha contado. Me alegra que nuestra boda haya ocasionado vuestro reencuentro.- añadió, educado hasta lo insoportable. Ella le dirigió una mirada cómplice, y guiñó el ojo hacia el pingüino.  

Luego miró a su hija. El mudo juego de sombras que tenían entre ellos ni siquiera era posible de percibir. Rebecca soltó la mano de Oswald y se lanzó a dar un abrazo a su padre, que la recibió con los brazos abiertos, acariciándola la espalda, mientras ella se apretaba contra él. Luego le besó las dos mejillas. El doble de traición que Judas.

- ¡Muchas felicidades papá! - dijo, con los ojos húmedos de aparente emoción, sosteniéndole por las mejillas, para que luego él se lo agradeciera estrechando su abrazo y besándola la frente. Una muestra tal de cariño que produjo que toda la sala suspirara, creyéndoselo por completo. Mientras Belant, ahora Logan, le cedía la mano a Oswald para que la besara. La novia abrazó a su nueva hijastra, que la estrechó entre sus brazos, ambas se besaron, y entonces los fotógrafos se colocaron, dispuestos a sacarles una salva de fotografías. En ellas se mostraban las dos mujeres en el centro, y los dos hombres en el exterior. Ambas cogiéndolos por los brazos, y al cabo de unos cuantos flashes, la vaquera soltó el brazo de Oswald y lo pasó en torno a su cuello, pareciendo más relajada. La novia soltó un comentario mordaz sobre los fotógrafos, y los cuatro rieron, inmortalizando el momento. Por el momento, todo iba según lo previsto.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   13th Septiembre 2015, 06:38

Al fin, todos los invitados pasaron hacia el salón-comedor, donde los novios se sentaron frente a un gran ornamento floral con plumas, con un gran hueco en su centro. Quizá estaba reservado para el regalo que Belant jamás iba a recibir. Lo sentía por ella, pero en el fondo eso le llenaba de satisfacción. Natey no sabía tratar a las mujeres, lo dejó bien claro con su pobre hija, y sin duda esto haría que Belant estuviese advertida, aunque no fuese cosa del paleto tejano. Se acomodó en un buen lugar para poder contemplar la escenita al final de la velada, y por qué no decirlo, cerca del centro de la mesa, donde estaría la tarta. Ya que había llegado hasta allí, probaría el plato principal...

El teléfono móvil empezó a vibrar en su bolsillo, y lo sacó con un gesto elegante. Al coger la llamada, al otro lado sonó la voz de uno de sus empleados del club, Walter, quien manejaba la entrada y salida de suministros. Estaba avisado de que hoy llegaría algo especial.

-Señor, su paquete está aquí. Le hemos hecho sitio entre las armas de Baldoni y la cerveza de importación, pero quería asegurarme primero de que no prefiriese que lo subiéramos a su despacho o al salón. - Walter... la eficacia personificada. Sonrió orgulloso de su empleado antes de contestarle.

-Podéis colocarlo en el reservado 2 Walt. Es mi favorito, así que ya lo tenía decidido. Sí, sobre el pedestal de granito. No os preocupéis, está despejado, yo mismo moví el jarrón Ming al número 3 anoche. Siempre estuvo algo soso. Estupendo, buenas tardes.-Al colgar, vio la tarta nupcial entrar en escena, servida por camareros que parecían entrenados exclusivamente para llevar una tarta de casi metro y medio sin que se desmoronase, cosa que hacían muy bien. Todo era pompa y lujo, hasta los cubiertos eran de plata reluciente. Justo como él adoraba. Los primeros platos no se hicieron esperar; Delicias de carnes y verduras que convertían la tradicional salsa barbacoa en algo que podría acompañar el caviar sin que nadie lo notase. Sin duda, aquéllo era obra de un genio, y pese a que no había pescado en el menú, Oswald llamó la atención de uno de los camareros y le dio su tarjeta, pidiéndole que la hiciese llegar al cocinero, junto a sus felicitaciones. Al menos sacaría algo bueno de todo esto si podía contar con ese talento alguna vez en sus convites. Los Logan cortaron la tarta con una bonita espada dorada, y las porciones fueron repartidas frente a cada invitado. Una exquisitez de nata, con cubierta fondie de lujo, decorada con azúcar dorado molido, y algunos adornos perlados comestibles, coronada por una figurilla de los novios a caballo, hecha en porcelana cara. Sin duda no habían reparado en gastos, estaba siendo una auténtica exquisitez... cosa que le hizo preocuparse por su compañera. Aún fingía ser la hija perfecta y maravillosa de todo miembro de la jet set, pero cuando todos empezaron a comer, y contarse sus anécdotas, se relajó un poco. Oswald tomó cgampagne de uno d elos botelleros con hielo y llenó su copa, ofreciéndosela.- Descansa un poco milady, ahora todos andan distraídos. Mis chicos ya han recibido tu regalito, así que no hay de qué preocuparse...

De pronto, pasado un rato, cuando ya repartían los regalos recuerdo del enlace, nale se levantó y carraspeó para llamar la atención de los invitados. Una vez se acalló el rumor constante, comenzó un discurso homenajeando a su maravillosa esposa.

-Llegó la hora- Sonrió con malicia, y estrechó una de las manos de la vaquera. Se sentía como un niño grande a punto de contemplar el resultado de una gamberrada. ya estaba pensando en comprar toda la prensa de mañana para coleccionar recortes del rostro desencajado de Logan senior...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   15th Octubre 2015, 16:50

El salón estaba decorado con exquisitez, y los camareros que se movían en torno a las mesas parecían fantasmas que siempre aparecían única y exclusivamente cuando cualquier comensal necesitaba algo, por absurda que fuera la petición. Como eran familia directa, la vaquera y pingüino se sentaban en uno de los lados de la larga mesa principal destinada a los novios. No estaban cerca de ellos, sin embargo, puesto que esos lugares estaban destinados a los invitados mas influyentes por una cuestión de conveniencia. Tampoco le importaba demasiado, teniendo en cuenta que al menos ella prefería estar apartada de la pompa principal. La comida era una delicia de fusión preparada por un chef experto y su equipo, y la bebida corría a raudales entre los invitados que copa a copa derramaban litros de champán carísimo.

La vaquera, que había mantenido un tono de jovialidad durante la cena, empezó a relajarse. A pesar de lo cual nada hizo mella en unos modales exquisitos que parecía imposible que casaran con la mujer cubierta de sudor con las botas llenas de estiercol. Pero una educación católica y social digna de Marta Stewart acababa siendo útil para esos casos, al fin y al cabo.

Pingüino se acercó con esa sonrisa afilada rellenando su copa, y ella le tendió el contenedor con un suave y desganado gesto de muñeca, digno de la decadente fiesta en la que estaban. Le devolvió una sonrisa agotada y suspiró, cruzándose de brazos y bebiendo un trago.

- No se como lo aguantas, Os. - dijo, dejando la copa sobre la mesa. Un mechón rebelde se escapó del recogido y lo colocó tras su oreja.

Tras un rato más de brindis, el novio por fin se levantó a dar el pistoletazo de salida. Se levantó, golpeó la copa para que todos callaran, y carraspeó. La sala poco a poco fue enmudeciendo hasta que solo quedaron un montón de caras resplandecientes llenas de sonrisas blanqueadas en mayor parte fabricadas de porcelana y carillas. Mientras cogía su copa con una mano, la garra del pingüino aferraba la otra. En el interior de su estómago un fondo de placer se aposentó junto al calor de la digestión a causa de la buena cena y una nada desdeñable cantidad de alcohol. Sus ojos volvieron a encenderse, llenos de pasión renovada que la hacían ver aún mas encantadora de lo que se había mostrado durante toda la ceremonia y la cena.

- Muchas gracias a todos por venir. Se que algunos habéis tenido que hacer un hueco en vuestras exquisitas y apretadas agendas para poder compartir conmigo este gran momento. - unas suaves risas educadas surcaron el salón, atemperando los nervios del novio.- Hoy me he desposado con la mujer mas elocuente, hermosa e inteligente con quien el destino ha tenido la piedad de cruzarme. Jenifer Belant ha sido la luz de mi vida desde el día en que la conocí, y nuestros encuentros en los campos de cetrería propiciaron que nuestra relación llegara a lo que es hoy. Ambos somos amantes de los animales...- la vaquera tuvo que echarse la mano a la boca. Parecía emocionada de puertas hacia afuera, pero quizá Oswald, que estaba demasiado cerca, habría apreciado el violento movimiento de su cuello, habitual cuando, como la Sheriff, se estaban sufriendo arcadas. - y ambos respetamos y promovemos la conservación del mundo animal. Como todos sabéis, Jenny es una eminente ornitóloga, y a pesar de que yo estoy mas habituado a tratar con otro tipo de animales, me ha descubierto que nunca es tarde para abrir las alas y volar. - la novia se levantó, y toda la sala lo hizo, impulsada por el brindis. - Nada me hace mas feliz que saber que mi hija aprueba mi decisión, y me apoya en estos momentos. Nunca es fácil para una niña pasar por lo que ella tuvo que hacerlo. Ella es el mayor regalo que su madre y yo tuvimos juntos, que Dios la Tenga en su Gloria. - dijo, profundamente sentimental, pestañeando y haciendo que la novia le mostrara su apoyo con un dulce gesto, estrechando su mano. Había aprovechado ese momento para sacar a relucir algo que haría que todos los presentes la miraran piadosamente, quedando como un padre preocupado y sufridor. Como toda respuesta, la vaquera le remitió una sonrisa que parecía cargada de ilusión, aunque no era promovida por sus palabras, si no por la situación que estaba a punto de vivirse.- Tengo un regalo para ti, Jenny. A ella no le gusta nada el lujo y sé que me colgara por esto, amigos. - Una risa general, aun mas fuerte, inundó la habitación. - Me ha dicho un pajarito que el halcón peregrino es tu animal favorito. - de nuevo mas risas. La novia negó con la cabeza ante la flamante elocuencia de él. - Espero que disfrutes de tu rega...- en ese momento, un camarero irrumpió en la situación.

Se acercó al novio y susurró algo a su oído. Él le miro, totalmente en Shock, como si fuese incapaz de creer lo que había oído. Pero ante todo era una figura social, así que volvió a recomponerse de cara al público y les dijo.

- Lo siento mucho, damas y caballeros. Parece que ha habido algún tipo de retraso. ¡Por Jennifer Belant, mi luz, mis alas, mi amante esposa! - alzó su copa.

- ¡Por Jennifer Belant! - coreó la sala, haciendo entrechocar sus copas y bebiendo después.

El novio se excusó con prisa y puso rumbo a la salida del restaurante. La vaquera estrechó la mano de Oswald y acarició uno de sus enormes nudillos con el pulgar, para que la mirara. Con una expresión de placer mas digna de una súcubo que de una mujer humana, le tendió su copa para entrechocarla. Solo ellos dos sabrían lo que eso significaba.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   3rd Noviembre 2015, 02:03

- ¡Por Jennifer Belant!- Hacía rato que Oswald lucía una sonrisa despreciable en el rostro cuando clamó junto al resto por la novia. Le encantaba ver a ese cerdo sufrir... Se lo merecía. Se estaba llevando a su lado a una mujer que apreciaba con locura y sabía a ciencia cierta que trataba como basura a su hija. Bastardo.

De pronto sintió la dulce caricia de la man de la vaquera contra la suya, y al ver la copa, la alzó entrechocándola con la suya, lo que no esperaba era encontrarse con aquélla mirada felina, seductora, aterradora... Sintió un escalofrío recorrerle desde el pecho a la punta de las garras, estremecido. Se dejó llevar por el cosquilleo de su caricia y le devolvió sin darse cuenta una expresión a la altura de la suya. Por un instante, sus verdes ojos destellearon de puro deseo, y se llevó a los labios la copa para mitigar sus ardores. El resto de invitados empezó a sentirse realmente incómodo antes aquélla actitud, pero por fortuna, el champán y el ambiente festivo comenzaron a hacer efecto absorbiendo todo mal ambiente. Sin embargo, cuando los oinvitados comenzaron a levantarse tambaleantes para dirigirse al salón de baile, Belant se aproximó divertida a la extraña pareja, posando un brazo sobre cada uno de ellos con suavidad maternal.

- Chicos, no quiero inquietaros, pero así comencé yo con tu padre cielito... ese Champán hace maravillas, jujuju. ¿Os importa si me siento?

Se acomodó cerca de ellos sierviéndose una copa con la mirada perdida en ninguna parte, sientiéndose algo culpable por molestarles, pero sumida en sus pensamientos. Suspiró compungida, tratando de pasar desapercibida para el resto de invitados. Oswald observó a la dama y luego a Logan, teniendo un conflicto interno; Se moría por ver hasta dónde llegaba aquélla situación con la vaquera, pero su ídolo de toda la vida estaba aparentemente abatida en el mejor día de su vida, y empezaba a sentirse culpable por ello. Lamentándolo en lo más profundo del alma, se levantó cogiendo la mano de Rebecca gentilmente para ayudarla a levantarse y plantando en su dorso uno de sus educados besos.

- Querida, ¿Tendrías la gentileza de ir yendo al salón? Quisiera hablar con tu... "madre", si no te importa.

Esperaba no haber dejado escapar un tren que no iba a volver...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   6th Noviembre 2015, 20:45

Pudo percibir en Oswald una mirada helada, que le produjo un escalofrío. Cualquiera era capaz de saber que ese hombre no era el colmo del atractivo, pero una cosa quedaba clara. Su carácter no permitía que se le humillara, o se pasara por encima de él sin repercusiones. Eso era algo que ambos tenían en común y que había despertado en la vaquera la necesidad de saber cosas de él. Difícilmente olvidaría el primer encuentro en el que se mostró encantador, pero calculador. Supo mantener cierta calma en esa situación, igual que ella. Era un digno competidor, y eso siempre era algo que admirar. Pocos habían conseguido permanecer así en su presencia. Claro que tampoco se le pasaban del todo por alto algunas de sus miradas. Se sentía contemplada así muchas veces, sobretodo por hombres adultos. No era estúpida. Una cosa es que no supiera explotar su sensualidad, pero sabía que resultaba apetecible. Sobretodo por ser joven.

Jennifer Belant hizo su aparición, pidiendo permiso para sentarse con una frase un tanto traviesa. Su hijastra le dirigió una mirada cálida, soltando la mano del pingüino para levantarse e invitarla a sentarse.

- Claro, cómo no. - añadió, cediéndole el asiento y cogiendo otro, a pesar de su insistencia en que lo dejara. - ¿ah si? ¿Sólo os mirásteis? - preguntó la vaquera encubierta, haciendo que su madrastra se riera, y mirando con cierta complicidad a Oswald.

Entonces se percató de las ganas que tenía él por estar un momento a solas con ella, lo cual le dio la excusa perfecta que esperaba para regocijarse. La Sheriff se levantó de la silla, ayudada por la caballerosa mano del pingüino.

- Si no os importa, creo que intentaré localizar a mi padre. Parecía muy alterado. - dijo con una preocupación que parecía tan real como el romance que todos creían ver entre el pingüino y ella. - Espero que no sea nada. ¡Estoy deseando veros bailar como marido y mujer!- añadió con un cierto toque de ilusión y dulzura, haciéndola ver mucho mas joven de lo que solía aparentar. - Nos vemos ahora en la pista. - añadió acariciando suavemente el hombro de su madrastra, y asintiendo hacia Oswald, desapareciendo entonces entre la gente.

Salió del salón, con expresión decidida, interceptó a un camarero, que le dijo por fin donde estaban. En la entrada, el gerente, el organizador, su conductor y un policía conversaban. Su padre, con la mano sobre el pecho, mantenía la otra mano apretada en un puño. Su cara estaba enrojecida por la rabia y sus ojos desorbitados. Empieza la función.

- ¿¡ME ESTA DICIENDO QUE NADIE SABE QUE HA SIDO DEL CARGAMENTO DESDE QUE SALIÓ DE LOS MUELLES?!- preguntó él, totalmente conmocionado.

- Lo siento, Señor Logan. Sólo sé que han dado parte de que una de sus furgonetas se ha extraviado, y que acaban de encontrarla ahora, desvalijada.

- Pe...Pero...- tartamudeaba, mientras empezaba a faltarle el aire.- ¿Cómo es posible? ¡He pagado la aduana! ¡He pagado al equipo de seguridad! ¿¡QUE HAN ESTADO HACIENDO ESOS MARICONES INCOMPETENTES?!- berreó.

- ¿Papá? - hizo su entrada en ese momento, mientras se le quebraba la voz. Las figuras se giraron observando el rostro de una chica joven, con claros ojos de preocupación. -¿Qué es lo que pasa?- preguntó, incrédula.

Su padre le devolvió una expresión iracunda, que tenía mas que ver con la situación que con la retorcida relación que mantenían entre ellos. Los hombres intentaron explicarle por encima la situación.

- ¡TODO! ¡ TODOS MIS ESFUERZOS, EL DINERO, Y TODO LO QUE HABÍA ORDENADO HACER PARA ELLA SE HA DESVANECIDO EN EL AIRE! - pego una serie de puñetazos a una de las mesas, sobre ella el jarrón con flores tembló y se cayó derramando el arreglo y el agua de su interior.

- ¡Papá, por Dios, contrólate!- pidió la vaquera, sujetándole por los hombros.

- Señor Logan, ahora no hay nada que podamos hacer, además de dar parte. ¿Quiere denunciar el robo?-preguntó el policía, manteniendo el tono calmado.

-¿Que si quiero denunciar el robo?- respondió como si no se lo creyera.- ¡¿PRETENDE QUE ME VAYA CON USTED A COMISARIA?! ¡¡¿¿EN EL DIA DE MI BODA??!!- gritó al policía a tan poca distancia que podría haberle dicho sólo de oler su aliento qué marca de champan había bebido.

- ¡Papá, por favor!- dijo la vaquera, alzando la voz enérgicamente - ¡Tienes a tu mujer esperando el baile inaugural! ¡Ahora ya no se puede hacer nada! ¿Es que vas a dejarla ahí sólo por denunciar el robo de no se que regalo? - le recriminó. El hombre le devolvió una mirada que se volvió funesta, luego sorprendida y luego rendida. - ¡Haz el favor de ir allí, y no dejar que algo así te arruine la boda! Tienes a una mujer esperándote, así que ve al baño, lávate la cara, bebe algo y reúnete con ella en la pista de baile.- le dijo, mientras le arreglaba el nudo del cuello, mirándole muy severa a la cara. Su padre había palidecido, pero la Sheriff sabía demasiado bien que se debía al disgusto. A pesar de lo cual, obedeció por que sabía que llevaba razón. Lo cual sólo significaba que ahogaría su ira durante la boda. Sólo mientras la opinión pública pudiese juzgarlo.

- ¿Entonces?- preguntó el policía, que recibió una mirada recriminatoria de la joven.

-Entonces dedíquense a averiguar qué ha pasado, y cuando no sea el día mas feliz de la vida de mi padre, él se pondrá en contacto con ustedes y se hará lo que proceda. Buenas tardes. - dijo la mujer con el ceño fruncido, y los ojos empapados de una suave película, como si estuviese también conteniendo la furia. Dejó a su padre con sus compañeros, y ella misma se metió al baño, para empolvarse la nariz. Sólo que no lo hizo. Cerró la puerta, se apoyó contra el grifo y se miró al espejo, mientras gozaba en silencio de cada gota de aquella sensación de triunfo, en soledad, hasta que estuvo preparada para salir. Tuvo que volcar todos sus esfuerzos en contener sus ganas de sonreír, mientras se dirigía a la pista de baile. Era hora del baile inaugural.

Mientras se dirigían al centro de la pista los implicados, la vaquera ubicó a Oswald con la mirada. Tal como habían indicado, cuando su padre la dejara para ir a por Belant, él debía acudir a por ella y así continuar bailando. Así comenzó a sonar el vals. Con un gesto de asentimiento, ambos comenzaron a bailar. Igual que cuando le enseñara en las reuniones parroquiales. En cierta manera, lo más difícil fue resistir la tentación de hacerle saber a su padre que el tremendo abatimiento que sufría era por ella. Pero sabía que el castigo era mas grande si lo ignoraba. Era un placer mudo, mientras repetía en su cabeza que cada minuto que le había hecho pasar en ese vestido iba a cobrárselo con creces. Entonces, llegó el momento de cambiar la pareja, y con una suave reverencia, y tras besarle la frente, con una sonrisa forzada que obligó a la vaquera a enjugarse unos ojos acuosos a causa de la felicidad de su triunfo, la dejó en la pista. Esperó que la garra del pingüino se abrazara a su mano, y otra rodeara su cintura, antes de comenzar a moverse todos al compás. La Sheriff miró a Oswald, con una suave sonrisa contenida en los labios.

- ¿Que tal ha ido? ¿Habéis hablado?- preguntó entre murmullos que sólo él podía oír a causa de su cercanía. - ¿Y de qué habéis hablado? - preguntó mientras dejaba que sus pasos se adaptaran a los cortos del pingüino. Notaba su cuerpo rechoncho contra el suyo, mientras su garra se mantenía firmemente afianzada en su espalda. - Estaba realmente desesperado Oswald, y eso que aún no he dado el tiro de gracia.- sonrió, inclinada hacia su oído. - Hoy me has hecho muy feliz.- añadió, depositando un suave beso en su mejilla, antes de continuar bailando. Fue un gesto exquisito por su candidez, que dejaba imaginar el cariño que se profesaban, pero que aumentaba aun más la incógnita de los presentes esa noche. ¿Eran Oswald Coblepot y Rebecca Logan algo más que simples amigos? Desde luego, nada sacarían en claro.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   23rd Noviembre 2015, 02:24

Se adentró en el salón, donde el baile comenzó con normalidad, pese a los tambaleos de lagunos invitados algo más entusiastas de lo debido con el champán. Allí la vaquera le localizó, y se unieron al baile mientras ella le lanzaba preguntas sin cesar sobre lo que habló con su madrastra. Aparentemente le hacía gracia la idea de que él se hubiese sentido atraído por ella en su juventud, pero tenía claro que era sólo una heroína del pasado. Si se quedó con ella, fue por respeto a toda su carrera y a su amabilidad en dichos años, y porque despreciaba el modo desconsiderado en que Nate la había abandonado allí tan sólo porque un pequeño detalle había escapadoa  su control. Ese hombre tendría dinero y vestiría prendas caras, pero distaba muchísimo de ser un caballero. pese a todo, Belant estaba bien, sólo algo cansada, y agradeció las atenciones de su viejo admirador. Poco después de que Oswald entrase a la sala y él y Rebecca comenzasen a bailar, bastante bien sincronizados para sorpresa de los presentes, que esperaban una torpe batalla por culpa de la diferencia de estaturas, Jennifer entró lanzándoles una mirada socarrona mientras se iba en busca de algún invitado disponible que la sacara a la pista hasta que nate volviera.

Oswald decidió responder a las preguntas de su acompañante sin prisas, disfrutando del vals, y muy especialmente, del calor y el roce de ese espectacular cuerpo contra el suyo. Sabía que no era el lugar más apropiado para tener aquélla clase de pensamientos, pero resultaba complicado no hacerlo cuando eras un hombre cuya mirada quedaba más cerca de lo normal del escote más perfecto que había contemplado jamás.

- Nada especial, querida. Dijo estar cansada, y algo decepcionada por el hech de que nate haya preferido ir a resolver sus asuntos y quedar como el "macho alfa" del corral antes que seguir a su lado, pero que en cuanto vuelva a calzarse unas botas camperas lo arreglará, por ahora los tacones la están matando... También volvió a preguntar sobre nosotros, pero evité con educación responder.- La muchacha rubia comenzó a comentar los resultados de su malvado plan, y para desespero de Oswald, siempre que trataba el tema parecía adquirir un tono extrañamente sensual- ¿De veras? Je... Ese desgraciado debería andarse con más ojo sabiendo a quién tiene por hija... ¿Y en qué consiste tu tiro de gra...?

- Hoy me has hecho muy feliz.

La caricia de sus labios en la mejilla acompañada de aquélla dulce frase le llevaron a ejercer más presión con la garra a su espalda, pegándose aún más a su cuerpo. Esa maldita muchacha estaba siendo terriblemente cariñosa, seguramente como parte del espectáculo, pero al acabar la pieza, Oswald sugirió con una mirada ir a por algo más de bebida, pues realmente estaba cada vez más acalorado ante tales atenciones. Mientras servía en sendas copas, levantó la suya para compartir con ella un brindis privado, y esbozó una sonrisa extrañamente inocente.

- Por tí, Logan, pues también me estás haciendo muy feliz hoy. Gracias por invitarme.

Bebió elegantemente mientras comenzó a sonar otra melodía por parte de la orquesta. Nate entró entonces por la puerta, recuperando a su esposa para poder ofrecerle un primer baile como casados. La gente aplaudió celebrando este hecho, mientras su hija y el Pingüino observaban entre las sombras, junto a unos adornos florales. Nadie podía imaginar que la expresión contrahecha del señor Logan en aquél momento era fruto de la maldad de ellos dos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   2nd Diciembre 2015, 22:47

Mientras parejas entraban y salían de la pista de baile, ambos se dirigieron hacia las mesas, se sirvieron una copa de champán y se sentaron mientras contemplaban el segundo baile de los novios, a los que se unió el resto de los invitados, procurando claro estar donde estaba el equipo encargado de inmortalizar el momento con la cámara de fotos. Mientras descansaba un momento, a la Sheriff no le faltó tiempo para reflexionar en lo que había sucedido. En cierta manera, se había expuesto mucho aquel día. En cierta manera Oswald se había comprometido a encubrirla, y ella a él, pero si quisiera venderla no le costaría nada inventarse cualquier excusa para explicar el porqué estaba la estatua en su poder, y qué había hecho para conseguirla. Aquello si que sería toda una historia de portada. Sin embargo, con esa prueba de fe, en conjunto con la confesión del ataque a su padre, estaba sellando una especie de acuerdo de confidencialidad y confianza que mas le valía no romper, salvo que quisiera aparecer aún peor que el viejo Mc Donald.

Oswald era un hombre complejo, tras todos los amaneramientos y educación, se escondía una mente verdaderamente calculadora, capaz de hacer cualquier cosa para conseguir sus fines. Su compañía era agradable, a pesar de que no era lo que ella habría escogido en circunstancias normales, sobretodo porque un hombre como él no pintaba nada en los círculos en los que ella solía moverse. Incluso en el aspecto de la hípica, el era el hombre que pagaba, y ella, la que se ensuciaba las botas en el establo. Pero el caso es que resultó un cambio de aires muy interesante. No le pasaba desapercibida la carga de deseo que veía de vez en cuando refleja en sus ojos, pero no era el primer hombre para el que resultaba atractiva sexualmente. Ni sería el último.

- No se me habría ocurrido nadie mejor con quien quiera compartir un triunfo como este. - sonrió la Sheriff encubierta, mientras entrechocaba con él su copa. - Y ahora, tengo que acabar lo empezado, mientras el hierro esté caliente. - dijo, bebiéndose la copa hasta el fondo, y levantándose después llevándosela vacía, mientras se acercaba al equipo de sonido del que salía la música. Tenía cierta gracia esa afirmación, puesto que ella no sólo utilizaba los hierros para marcar a las reses.

Esperando a que acabara la canción, cortó la música haciendo que todos instintivamente se giraran hacia el equipo de sonido. Gracias al micrófono, consiguió haciendo sonar la copa con una cucharilla que todos guardaran silencio, usando una fórmula más que gastada para pedir la atención de los presentes. Con una sonrisa deslumbrante cogió, sujetó el micro, se retiró un tirabuzón tras la oreja con una expresión dulce, y carraspeó dando una sensación de timidez casi imposible para quien la conociera bien.

- Permitidme vuestra atención un momento. - dijo, mientras parecía tomar aire profundamente, y miraba a los presentes, en especial a los novios. - Se que muchos estáis deseando empezar con la música country que mi padre os debe, pero vais a tener que aguantar mi brindis de todos modos, así que cuanto antes mejor ¿verdad?- la sala rió. Ella alzó una nueva copa proporcionada por un camarero, mientras a los demás les rellenaban las suyas. - No podría empezar a explicar hasta qué punto me alegro de que mi padre haya encontrado la felicidad. Pasamos tiempos muy duros, y espero que esto empiece a compensar todo el dolor que tuvo que pasar. - empezó, con un matiz emocional que cubrió sus ojos de una fina película brillante. - Creo que el hecho de que la vida nos brinde una segunda oportunidad es algo precioso, y que no debe ser desperdiciado. Papá, tienes la suerte de haber encontrado por segunda vez a una mujer que te ama, y que se ha entregado a ti totalmente. Solo puedo ofrecerte mis mejores deseos. - alzó la copa, mientras todos la seguían. Se oyó un tintineo por toda la sala y todos bebieron. - Por último, y espero que me entendáis, es difícil regalarle algo a un padre cuando una es su mejor regalo. - la sala volvió a reír, esta vez mas animada. Los novios intercambiaron alguna palabra en voz baja con sonrisas amplias. - Así que me he decantado por hacerle un pequeño regalo a la novia, que espero que acepte. - añadió, mientras un un equipo de hombres traían una cinta con un lazo en medio, unas tijeras doradas grandes sobre un cojín de terciopelo rojo, y varios cetreros portaban aves de caza, que se posicionaron formando un pasillo.

La vaquera se acercó entonces a la asombrada novia que miraba el espectáculo sin saber que decir. Rebecca sujetó sus manos atrayéndola hacia la cinta, mientras su padre quedaba en segundo plano por un momento.

- He sido una entusiasta seguidora de tus trabajos, y sé cuánto te importa el que las aves en cautividad o en periodo de recuperación y reinserción en la naturaleza tengan un entorno saludable que les permita una vida natural mucho mejor que la que hay en muchos centros actualmente. Ya que los animales también son mi pasión, quisiera colaborar con mi pequeña aportación a tu causa y me gustaría que aquí, frente a todos, hicieras la toma de posesión de la nueva reserva natural de Aves Jennifer Belant, en las afueras de Gotham. - dijo, mientras la vaquera le tendía a Jennifer un guante de cetrería. La novia, echándose una mano a la boca y otra al pecho, contrariada y totalmente en shock por lo que acababa de oír se quedó mirando a su hijastra mientras los ojos comenzaban a anegarse en lágrimas de felicidad. La Sheriff no se distrajo ni un momento, no le hacía falta mirar la cara de su padre para saber cuánto le habría tocado ese gesto.

- Re...Rebecca... pe...pero esto...- solo llegaba a decir, mientras el equipo hacía volar las aves, y con un suave grito, un halcón peregrino se posaba en el guante, portando una pluma de plata en miniatura enganchada a la pata.

- La doctora Pamela Lilian Isley, reputada botánica y bióloga trabajó estrechamente conmigo en la construcción de este proyecto, y permitió la creación de un hábitat que dispone de cascadas de agua, frutales y un clima aceptable para las aves, y el Señor Cobblepot aquí presente, estará encantado de trabajar mano a mano con la señora Logan para preparar y especificar el traslado de las especies a su nuevo hábitat, siendo como es un ornitólogo de gran categoría. - explicó, mientras miraba a Oswald con intensidad y una sonrisa agradecida.

No sólo le regalaba tiempo con su antigua ídolo, si no también la oportunidad de recobrar quizá una parte de él que había desterrado hace mucho. Tampoco le había obligado, puesto que la afirmación quedaba abierta a negociaciones, y él mismo podría declinarlo con una buena excusa, en caso de verse obligado a hacerlo. Sin embargo, la vaquera había hecho algo excepcional. Había aparcado al novio en segundo plano. Su regalo había tocado la fibra mas profunda del corazón de Jennifer Belant, que aún trataba de contener el llanto, y devolvió con un acostumbrado movimiento de muñeca al halcón a uno de los cetreros, mientras abría la pluma y le tendían las escrituras que la hacían propietaria de la firma. Con la mano temblorosa, firmó y acto seguido abrazó a si hijastra, mientras la sala prorrumpía en aplausos, haciendo aletear a las aves a causa del estruendo. Mientras el fotógrafo se hacía comidilla del momento, madre e hija sujetando las tijeras y la cinta inaugural respectivamente, Oswald se haría una idea de hasta qué punto la Sheriff había calculado todo para conseguir hacer entender a su padre lo caro que salía meterse con ella.

Y aún no había tomado represalias por lo del vestido. Eso llegaría después.

Tras un buen rato hablando con los especialistas, y un buen rato de agradecimientos tanto por parte de la novia como del novio, pues aún con todo Nate Logan sabía como cubrir sus verdaderas emociones de cara al resto, comenzó el baile tejano, al cual se unió Oswald, el cual a decir verdad, sorprendió nuevamente a todos con la destreza que parecía mostrar. Era extraño imaginar a un hombre de su finura bailando country, y sin embargo, sus movimientos eran menos erráticos que los de muchos presentes en la sala. Mientras el baile iba en decadencia, Rebecca salió de la pista para volver a sentarse, sirviendo una copa que sería la última.

- Creo que ya he hecho bastante acto de presencia. - dijo mientras se rascaba el pecho, suspirando. - Estoy agotada. Es el mejor momento para retirarnos. ¿Qué me dices, vaquero? ¿Me llevas a casa?- preguntó ella, alzando la copa por un último brindis. Una noche para recordar, desde luego.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   13th Diciembre 2015, 03:08

Tocó con su ensayada gentileza la copa de la vaquera devolviéndole el brindis, mientras esbozaba una cansada sonrisa contemplando a los escasos bailarines en pista.

- Una velada agotadora, sin duda... Permíteme felicitarte por tu impresionante presente para la novia, pese a ignorar que formaba parte de él.- Su tono de voz sonó levemente recriminatorio. No le gustaba formar parte de planes de los que no era debidamente informado, pero no llevó más allá su indirecta; La vaquera era lista, y seguro que había comprendido el mensaje, por lo que decidió concluir de un modo más amable- La próxima vez procura advertirme, y me acicalaré con un buen lazo.

No solía bromear de ese modo, pero bien fuese por el abatimiento de la tensión sufrida las dos últimas jornadas, por el hecho de haber adoptado una familiaridad para con su socia que formaba parte del plan, lo cierto es que no le resultaba difícil hacerlo en su compañía. Era posible que en cierto modo, pese a ser una posibilidad más remota, la empezase a ver como una "de su especie". Apuró el último trago, dejando la copa en la mesa, y después ofreció su garra a la dama que acompañaba.

- Cuando guste, madmoiselle

Fuera del recinto, Josh custodiaba el coche, que no tardó en poner en marcha al distinguir la oronda figura d esu jefe en la entrada al edificio. Les esperaba un largo viaje hasta el rancho de la vaquera, y empezaba a ser mala hora para adentrarse en las profundidades de Gotham con un coche caro sin armar jaleo...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   15th Diciembre 2015, 13:48

La vaquera brindó con Oswald por aquel triunfo, haciendo gala de sus delicados ademanes. Mientras hablaban, la vaquera pudo percatarse de que el pingüino, aunque era educado y adulador, prefería tener las cosas bajo control a lo que se refería a él. Un comportamiento natural en gente con sus obligaciones. No habría conseguido el control de Gotham porque permitiera que la gente campara a sus anchas sin saber lo que hacía.

- No quería fastidiarte la sorpresa. Lo planteé como un regalo para ambos. - sonrió, al tiempo que le guiñaba un ojo. Sus mejillas estaban un poco rojizas a causa del alcohol. - Ya sabes, por aquello de que era una especie de amor platónico, o como se llame. ¿No te gusta la idea?- preguntó alzando una ceja, y apurando la copa de champán. Aunque lo había hecho con la intención de tener un buen detalle para con su socio, nunca había indagado en el motivo que le llevó a distanciarse de la ornitología.

Sabía de él muchas cosas a base de investigar, la mayoría de ellas provenientes de lugares de los que no se debía fiar nadie con un poco de rigor. Noticias, titulares, muchos se habían cebado con él a lo largo del tiempo a pesar de que siempre salía, de algún modo, impune de todas las acusaciones. Por otro lado, había también otras informaciones algo más suculentas, historiales, socios que estaban dispuestos a explicar cómo se trataba con él. Pero no sabía mucho de él a nivel personal mas allá de que se trataba de alguien con gusto "refinados" y muy adicto al reconocimiento social, por sus círculos.

Tras despedirse de los novios con dos abrazos y deseos de volver a verse totalmente hipócritas, pusieron rumbo a la salida, enlazados de los brazos. El botones le abrió la puerta del coche ella se subió sentándose como pudo, aplastando los delicados pliegues del vestido. Se abrochó el cinturón y cuando comenzó la marcha, suspiró apoyándose contra el asiento.

- Odio estas cosas. Ya las odiaba siendo niña, cuando me obligaban a ponerme esos vestidos horrorosos, y a saludar a todo el mundo como si su opinión importara. - comentó la vaquera, desdeñosa.

Se quedó mirando por la ventanilla, mientras las calles de Gotham se volvían más y más oscuras a medida que se iban alejando para coger la carretera de las afueras. Las farolas parecían incapaces de iluminar de manera ambiental en esa maldita ciudad. Como si tuvieran un chorro de luz líquida que no podía llegar mas allá de eso.

- ¿Porqué ornitología? - preguntó, devolviendo la mirada a Oswald. - No busco mil explicaciones. Es mera curiosidad. - añadió, encogiéndose de hombros. Pronto llegarían al rancho, y podría quitarse ese estúpido disfraz.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   21st Diciembre 2015, 01:56

Oswald miró con cierto cansancio a su acompañante. Ella detestaba todo lo que para él era su mundo, su hábitat natural... En fin. De todos modos, una chica como esa sólo se acercaría a un tipo como él por dinero...

- No se preocupe, señorita Logan. La función ya terminó, y pronto será libre de ese molesto maquillaje, los modales hipócritas y de ese incómodo, y sin embargo favorecedor vestido...- Observó a la bella joven pensando que en unos kilómetros volvería a sus camisas de franela y exhaló un suspiro lamentoso. Entonces escuchó la última pregunta de su acompañante con extrañeza. Exhibiendo una mueca acorde con su sentir, respondió a la muchacha.

- Disculpe Logan, pero... ¿No respondí a eso en mi club, antes de aventurarnos en este golpe? Recuerdo haberle contado que mi madre era una gran aficionada a las aves y que yo heredé dicho interés, y que eso unido a mi admiración por Belant me llevaron a escoger esta profesión, lo cual me recuerda... - Hizo una pausa. No sabía cómo iba a tomarse esto la vaquera- Me veo obligado a rechazar su oferta, querida. Me sería imposible colaborar con Belant en el centro que le ha brindado. Mis negocios van más allá del Club Iceberg como bien sabe, y les debo mi tiempo, pero este viejo pájaro también ha de reposar en algún momento, no por algo me hago llamar Pingüino en vez de Búho.

Esperaba que esa pequeña broma aliviase la gravedad de su mensaje. Era una oportunidad magnífica, y en otras circunstancias no habría dudado en aprovecharla, pero pese a que era un ornitólogo titulado, su vida hacía mucho tiempo que tenía el rumbo decidido. Podía adornarla con buenas intenciones, cenas y fiestas, podía decorar su ilegalidad con toda la dignidad que sus abogados pudieran conseguir, pero Oswald Cobblepot llevaba el crimen en las venas, su sangre era la de una larga estirpe de ladrones, y esa era una marca difícil de ignorar...

La sombra del rancho se dibujó en el horizonte, y los perros del porche comenzaron a ladrar inquietos ante la llegada del vehículo. Se detuvieron a una distancia de la casa, y Josh abrió la puerta, ayudando a bajar a la dama. Oswald la siguió poco después. Había sido un día largo pese a su carácter festivo, y creyó conveniente deshacer su coleta y arreglarse el pelo antes de volver a componerla. Sintiéndose mejor consigo mismo, observó el rancho, y luego tomó la mano de ella, dando su clásico beso al dorso a modo de despedida.

- Ha sido una experiencia entretenida, Logan. Espero de corazón que pueda recuperar su ropa y todo por aquí vuelva a la normalidad. Si no fuera así, no dude en comunicármelo, estaré encantado de ayudarla.

Exhibió una sonrisa educada, y se volvió hacia el vehículo para regresar a la ciudad. Josh estaba a la espera.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   28th Diciembre 2015, 18:44

- Puede, pero pica como un demonio. ¿Y porque todos los vestidos de mujer adulta están hechos para ir enseñando el mostrador a todo el mundo? - refunfuñó la vaquera mientras agarraba el vestido y tiraba de él hacia arriba intentando cubrir un poco más su pecho, sobretodo las dos marcas de cicatriz que habían quedado al descubierto.

Evitaba mostrar esas cicatrices, no porque hubiera sido un hecho traumático, si no mas bien por no tener que encontrarse en la tesitura de ponerse a explicar el motivo que le había obligado a hacérselas. Ese era un capítulo de su vida que pretendía dejar bajo llave, y del que con suerte nunca jamás volvería a hablar. En todos sus encuentros sexuales, no le costaba tener un motivo por el cual permanecer con alguna prenda, por norma general la que imponía el ritmo era ella, de manera que ninguno de sus amantes ponían objeciones, aunque sí leía en sus ojos la curiosidad acerca de las cicatrices cuando sus manos surcaban la piel de sus generosos pechos. Hacía mucho tiempo que esa duda quedaba sin resolver, salvo quizá, para Hiedra, con quien había compartido gran parte de su intimidad.

- Ah, cierto. Aunque yo me refería a cómo pudiste dejarlo. - dijo la vaquera mientras miraba distraídamente por la ventana, volviendo a fijarse en el pingüino. - Ya te comprendo. No te preocupes. Siempre cabe la posibilidad de que sea mi querida madre quien vaya a buscarte, si necesita algo. - sonrió de medio lado. - ¿Sabes? Aunque ese humor tuyo hila muy fino, sí que es gracioso. - rió un poco, dejando el ambiente descargado. Por algún motivo sus ojos se posaron en una de las zarpas de Oswald.

Como habría llegado a ser así no lo sabía. Dudaba que fuera un accidente, tenía mas aspecto de ser una anomalía genética. Volvió a mirarle a los ojos, con esa calma cálida que tanto diferenciaba sus ojos cuando eras amigo de cuando eras oponente. Su mirada quedó fija en él de manera insistente, mientras pensaba en silencio, sin dejar de observarle muy profundamente. Sólo después de unos minutos, rompió el silencio.

- ¿Sabes porqué me encanta trabajar con animales? - preguntó, casi en retórica. - Por que son criaturas agradecidas, pero en ningún momento rechazan su naturaleza. - dijo, recuperando algo la fiereza indomable que era habitual en su rostro. - Cualquier animal sabe valorar una situación. Si te ganas su confianza, será capaz de ofrecerte lo mejor de él. Pero jamás deberías exigir a nadie que deje de ser lo que es. Eso es lo que nos diferencia de ellos. En ese aspecto, son mucho mas civilizados que nosotros. Podrías criar escorpiones, pero no puedes esperar que si se sienten amenazados, dejen de picarte sólo por ser tú. Lo que debes procurar es conseguir que jamás se sientan así. A veces se consigue y a veces no. Pero lo importante es ser fiel a quien eres y lo que haces, hasta el final de sus consecuencias. - reflexionó la vaquera en voz alta, volviendo a dirigir su rostro hacia la ventanilla, de manera que vio su rancho recortándose contra la sombras.

Al llegar, aparcaron a una distancia de la casa, ayudaron a bajar a la Sheriff, y luego Oswald la acompañó hasta la puerta. Con sus ademanes educados le cogió de la mano y le besó el reverso, dispuesto a despedirse. Después de deshacerse la coleta, su pelo se había aleonado un poco, al haberlo ahuecado cuando lo había soltado. La vaquera sonrió al verle así.

- Estás mas guapo así. - dijo, con una media sonrisa. Después de un par de segundos, miró hacia el pomo de la puerta, y de nuevo a Oswald. - ¿Porqué no pasas, y te invito a una copa? Brindemos con algo en condiciones. - le ofreció, mientras cogía el pomo y se percataba de algo.

Antes de dar tiempo a la duda, la vaquera se levantó el vestido hasta la cadera y desenfundó uno de los revólveres que había allí, abrió la puerta de golpe y encontró en el interior a dos mujeres de servicio que se giraron asustadas. Una plegaba cajas, y a la otra se le cayeron varios juegos de sábanas al suelo.

- ¿QUIENES SOIS?- preguntó colérica la vaquera, mientras se acercaba a grandes zancadas.

- ¡Somos asistentas de su padre, el Señor Logan! ¡Nos ha contratado para que termináramos de traer sus cosas!- dijo una de ellas, mientras se agachaba a ayudar a la otra con la ropa blanca.

Así era como se lo había vendido a esas pobres idiotas. Haciendo una muestra de autocontrol que culminaba en el que había tenido que ejercer todo el día, la vaquera dejó el revolver sobre la encimera de la cocina y señaló hacia la puerta.

- Se les pagará el servicio íntegro, pero márchense de aquí ahora mismo. Yo misma acabaré de recogerlo todo. - ordenó, mientras dirigía una mirada indiscutible hacia las dos chicas. Cogieron sus abrigos y salieron, no sin antes mirar a Oswald, sin saber con qué sentirse más contrariadas.

Cuando volvieron a quedar de nuevo los dos solos, la vaquera cerró la puerta y contuvo un grito exasperada, mientras se tapaba la cara con las manos.

- ¿Ves lo que tengo que aguantar? ¡Lo único que pido es que se respete mi casa! ¡Que nadie entre sin permiso en estas cuatro paredes!- dijo mientras volvía a levantarse el vestido mostrando las botas tejanas y parte de sus piernas blancas, de donde se desató las pistoleras, dejándolas en la encimera. - ¡DOS VECES! ¡ME LO HA HECHO DOS VECES!- gritó, mientras cogía la cubitera y abría la puerta de un tirón, cogiendo la pala para hielo y sacando unos cuantos. - Joder, ni que el muy analfabeto no supiera entender mi maldito idioma. - gruñó, mientras dejaba la cubitera sobre la mesa y abría el mueble bar al fondo, sacando dos vasos de cristal de culo grueso, dos posavasos, y miraba las bebidas. - ¿Qué te apetece? Tengo un Whiskey bastante bueno, Algo de ginebra, un poco de ron cubano, y licores de frutas. También tengo algo de hierbas, si lo prefieres. - preguntó, mientras se iba relajando poco a poco.

Al menos le quedaba la satisfacción de saber que volvía a disponer de toda su ropa.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   3rd Enero 2016, 04:42

Oswald quedó algo contrariado por el comentario de la vaquera al verle con el pelo suelto. La miró sorprendido y respondió con desparpajo- ¿Eso cree? Yo pienso que mientras esté tan liso, es demasiado largo para llevarlo suelto. Parezco una de esas estrellas de la música metal... - Estiró uno de los mechones, casi tan largo como su brazo extendido, dejándolo caer a merced de la brisa. Luego, hizo una señal a Josh para que entrase en el coche, y se volvió hacia la vaquera con una sonrisa amplia- Será un placer tomar un último brindis con usted, Logan. Ya sabe que me agrada su compañía, y si quiere que la ayude con algo de eso...

La casa estaba llena de cajas con las ropas de la ranchera por todo el salón. Oswald observó con algo de desdén el desorden; Habría sido muy descortés por su parte aceptar una invitación como aquélla sin ofrecer al menos su zarpa para deshacer aquél desmadre montado por Nate.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   18th Enero 2016, 02:43

- Es difícil imaginarte así, si llevas traje. - sonrió la vaquera, ante su afirmación sobre los cantantes de metal. Detestaba esa música, era como el ruido de una maquina dentro de una picadora de carne. Además le producía unos dolores de cabeza terribles.

Después de despejar a los trabajadores y cerrar de un portazo, le sirvió a Oswald su copa, y dejó si Whisky sobre el posavasos de madera taraceada.

- Tranquilo. No sabes dónde van las cosas, y tampoco creo que la mejor manera de acabar esta velada sea doblando y colocando la maldita ropa. - dijo echando un ultimo vistazo enfadado a las cajas.

Pasó entre las cajas, intentando subirse la parte delantera del vestido que no paraba de amenazar con enseñar más y más, enredó la escarola gris en una de ellas, la arrastró, se tropezó, las cajas se desperdigaron por el suelo, y con un gruñido exasperado, Rebecca golpeó una que acabó chocando con un atril en el que estaba sujeta una guitarra que se tambaleó, golpeó una caja y luego se cayó al suelo.

- ¡JODIE!- exclamó la vaquera agarrándose los bajos del vestido, pateando cajas que vertieron su contenido, la gran mayoría camisas de franela y mantas de invierno. Se arrodilló sobre el carísimo vestido sin importarle aplastar las arrugas o las piedras y recogió la guitarra, mirándola por todas partes, mientras refunfuñaba. - Que se me rompiera la guitarra. Joder. Lo último que me faltaba. - dijo mientras suspiraba y la dejaba cogiéndola del mástil en el sofá.

Se acabó. No aguantaba ni un minuto más.

- Oswald, ¿me echas una mano? - preguntó intentando pasar entre la mesa de café y el sofá, retirándose el pelo y ofreciéndole la espalda. - Desabróchame, que no llego. - pidió, mientras se quitaba las estrellas que colgaban del pelo. Las cogió con la palma de la mano y las dejó sobre la mesa. Luego las guardaría en la caja que le correspondiera. Cuando Lo hizo, sujetó el vestido por la parte de delante, rebuscó entre el suelo y las cajas y encontró algo que ponerse. - Espérame, no tardo nada. - dijo mientras se encerraba en el baño.

Se quitó casi a patadas el vestido y las botas. Rompió las medias clavando las uñas y las tiró a la basura que había ahí. Luego cogió la camisa que había cogido y se la puso, junto con unos shorts negros. La camisa le quedaba grande hasta casi media pierna y no tenía botones en los puños, pero precisamente por eso había pasado a ser camisa de pijama. Arremangó las mangas hasta el codo. Con agua caliente, se limpió la cara, aunque a pesar de sus esfuerzos le quedó algo de maquillaje, haciendo parecer que llevaba sombra negra.

- Que gusto. No podía mas con esa cosa. - afirmó, mientras salía masajeándose el cuero cabelludo, que le dolía. - Bueno, vamos a brindar, ¿no? - dijo sentándose de nuevo en el sofá, y colocándose por inercia la guitarra sobre las piernas. - Por un trabajo bien hecho, y nuestra primera aparición en sociedad. - dijo, alzando una ceja, ofreciendo su vaso con Whiskey al mafioso. Dio un buen trago del líquido tostado y volvió a dejarlo sobre la mesa. - asi que - comenzó, mientras colocaba la guitarra como si fuese a tocar, timbrando apenas las cuerdas y girando las clavijas. - ¿Qué vas a hacer con el mamotreto? ¿Te lo quedarás? - preguntó mientras alzaba la cabeza, mirándole a los ojos y cogía una de las estrellas de la mesa, colocándosela en el pecho, que era su lugar.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   1st Febrero 2016, 04:53

Casi le resultó divertido ver a la vaquera patear sus propiedades con toda aquélla rabia acumulada, incluso ver a aquél grácil ángel casi caer al suelo por un tropiezo con la falda del vestido no hacía sino aumentar la simpatía que Oswald sentía hacia ella. No se parecía en nada a ninguna mujer que hubiese conocido antes, y en parte aquéllo resultaba fascinante. En un momento dado, una guitarra colocada en un rincón cayó al suelo y ella pareció lamentarlo como si fuese un hijo propio el accidentado, de hecho, el instrumento tenía incluso nombre propio. El Pingüino se sintió algo confuso ante dicha actitud, pero supuso que debía ser algo típico de los paletos del campo. Para él sólo había algunos instrumentos con nombre propio, y eran los violines Stradivarius.

Sonreía con ternura contemplando su torpeza, cuando de pronto se aproximó a él con una oferta realmente sugerente. No todos los días uno tiene la suerte de que una hermosa dama le pida ayuda para desabrochar su vestido mientras se sujeta la melena exhibiendo una espalda perfecta cuya piel poseía un ligero tono moreno.

- Por supuesto, ¿Qué clase de caballero sería si le negase tan sencillo favor?

No era para nada sencillo...

Mientras la cremallera descendía, mostró más y más superfície de ese cuerpo con el que muchas soñarían toda su vida, y también quedó frente a si el cierre de su sujetador. Puede que no fuese la lencería más fina del mundo, pero Oswald tenía suficiente experiencia como para saber que sólo un idiota se fija más en el envoltorio que en lo que cubre, y lo que ese envoltorio de mercadillo cubría eran dos senos gloriosos, dos bellas gemas engarzadas en una mujer que despertaba las más ardientes pasiones. La cremallera de ese vestido llegaba endiabladamente abajo, casi a la altura en que la espalda se convertía en ese trasero redondo y trabajado por las horas de monta. Sólo de pensar en eso último su mente echaba a volar hacia ideas muy viciosas, pero cuando andaba sumido en ello, la muchacha se marchó hacia el baño y salió vestida de cualquier manera. Oswald suspiró resignado, y se sentó a brindar con ella.

- Por supuesto, esa hermosura ya descansa en el club. Y desde luego es un buen motivo de celebración las envidias que despertaré cuando me vena tan bien acompañado en la prensa mañana, gwehgwehgweh. Ha sido un trabajo realmente sencillo, sin embargo. Aún recuerdo los tiempos duros de verdad, cuando tenía que enfrentarme a la asquerosa rata voladora y sus compinches, entonces sí que si un golpe salía bien merecía la pena montar una buena fiesta, ¡o varias! Puede que ese imbécil no tenga superpoderes como el resto de tarados que corren por ahí, pero es duro de roer. Aunque si eres suficientemente inteligente, puedes eludirle. Ahí sabemos ambos quién salía ganando...-Dio un largo trago con superioridad al vaso y prosiguió- Lo siento... sueno como un anciano contando batallitas, Logan. No pretendía aburrirla.

_________________


Última edición por Penguin el 26th Marzo 2016, 05:48, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   8th Febrero 2016, 16:14

Los dedos de la mano derecha de la vaquera tomaron posición sobre las cuerdas, con el pulgar acarició la sexta cuerda arrancando a la caja un tono grave que le hizo fruncir el ceño. La mano izquierda se dirigió al clavijero mientras cambiaba sutilmente la posición hasta encontrar de oído la nota de afinación que iba buscando. No había estudiado música mas allá del colegio, pero en el centro al que solía ir, donde la enseñaban a bailar, a preparar galletas y todas esas cosas que una buena chica tejana tendría que saber hacer, había un tipo que siempre tocaba la guitarra con su banda. Empezó a enseñar unas cuantas lecciones a los niños. Ella era la única que dejó atrás la tarta de manzana. De hecho, la armónica que tenía fue un regalo de él. Era la única chica a la que le interesaba al menos un poco, y su algo tenía en común toda la música country sin excepción es que siempre había una buena guitarra de por medio.

Cuando la cuerda estuvo afinada, comenzó con las demás como él le había enseñado. Pisa el quinto traste, y no dejes de ajustarlo hasta que suene igual que la cuerda que tiene debajo, con la única excepción de la tercera con la segunda, en la que hay que pisar el cuarto. Poco a poco los sonidos de la guitarra se volvieron más melosos, nunca interrumpiendo la conversación. Hizo todo eso sin mirar hacia el instrumento, mas que un par de veces y de pasada. El resto del tiempo observaba a pingüino mientras este le contaba batallitas de juventud. Por cómo hablaba de ello, no pasó desapercibido para la vaquera la añoranza que sentía por esos encuentros furtivos con quien llamaban héroe de Gotham. Ella nunca se había encontrado con él, pero si le había visto de pasada en alguna ocasión, como el resto. Era como una sombra. Como eso que sueles ver por el rabillo del ojo cuando la luz es muy tenue como para distinguir bien nada.

- No me aburres Oswald. Si lo hicieras no perdería el tiempo contigo. - contestó la mujer sin miramientos. Podía hacer sonar la frase tan directa que dolía, y sin embargo, lo único que escondía esa sencillez era brutal sinceridad. - Nunca le he visto. No como tu supongo. ¿Que pinta tiene? Además de pretender parecerse a un murciélago, quiero decir. - preguntó interesada, mientras dejaba sonar una cancioncilla desenfadada. - ¿Es mas fuerte que inteligente o al contrario? No te imagino enzarzándote en una lucha física con él. No me malentiendas. Ya pude comprobar la fuerza fruta que escondes bajo el smoking. Pero creo que tu estilo, el que verdaderamente te va es muy distinto. - sonrió cómplice al mafioso, para luego desviar un momento la mirada hacia el mástil de la guitarra. - Tengo la impresión de que ensuciarte las manos porque sí no te reportaría satisfacción. No. Si algo me has demostrado esta noche es que te gusta dar donde más duele. - susurró, como si fuese un secreto. Sonrió con una dulzura que no podía combinar menos con las palabras que acababa de decir. - Por eso estoy deseando que mi padre vuelva al Iceberg y vea la preciosa escultura que su niñita ha regalado a su acompañante. - dijo animada, sonriendo a Oswald guiñándole después un ojo.

En cierta manera, cuanto más le conocía, más le parecía que tenían muchas cosas en común. A ninguno de los dos les gustaba que les pasaran la mano por la cara, los dos interferían a su manera para restablecer lo que era justo. Puede que sus estilos fueran distintos, pero esa noche era una prueba de que ambos podían combinarse a la perfección para lograr algo magnífico.

- Hacemos un buen equipo. - dijo parando por un momento de tocar la guitarra y dejando reposar la muñeca en la curva de la caja. - ¿Puedo hacerte una pregunta muy personal? - dijo cogiendo el vaso y dando otro trago, dejándolo después sobre la mesa y ladeando la cabeza, permitiendo que el pelo le cayera por el hombro. - Una parte de ti parece añorar mucho esos momentos a pie de calle. Esa especie de emoción. La adrenalina. Se que ahora eres un mandamás detrás de una mesa, y que sigues ocupándote de tus asuntos, pero tal cual has hablado de batman pareces una viuda que hecha de menos a su amante esposo. Y como imagino que no eres gay...- hizo una pausa, mirándole con cierta cautela. - Porque no eres gay. ¿No?- Esa pregunta no tenía ningún tono malinterpretbable. A ella la vida sexual de los demás le daba igual. A pesar de que había demostrado una especie de amor platónico por su madrastra nunca había intentado nada, y tampoco con ella había tenido acercamientos mas allá de mantener las apariencias. Una parte de su mente era reticente a no caer en el prejuicio de que un hombre tan fino, educado y considerado no escondiera también algo de pluma. - bueno, a lo que voy en realidad es a lo siguiente. ¿Eres feliz? - preguntó volviendo al tema.

Había abandonado las aves. Había abandonado la acción. De ambas cosas hablaba con nostalgia. Entendía que renunciara a algunas cosas en favor de otras. ¿Pero no lo estaría costando todo eso mas de lo que él mismo creía?

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   26th Marzo 2016, 06:16

Aún no acababa de recuperarse de la intensa pregunta que acababa de lanzarle la dama acerca de su felicidad, cuando terminó por escupir su bebida de forma poco elegante, y se quedó observándola con ojos asombrados mientras se limpiaba con la manga con una naturalidad que sólo un momento extraño como aquél dejaba ver en el mafioso ¿Gay, en serio? Llevaba todo aquél maldito día sufriendo por pasarlo junto a ese cuerpo perfecto e intocable, de hecho, no recordaba un sólo momento junto a Logan que no hubiera supuesto un sufrimiento extremo para su ser, pues toda ella era una promesa de pasión y salvajismo, pero también era una dama. De alguna manera, hacía que Oswald se llegase a sentir como Dos caras, conseguía despertar a sus dos extremos; una parte de sí puramente irracional, ávida de deseos animales hacia su hermoso y bien formado cuerpo, y ese caballero que se había propuesto ser esforzándose en estar aún más presente para redimir a esa bestia interior, obligándola a ser civilizada.

Tratando de estabilizarse, pues aquélla insinuación sobre su sexualidad y más aún relacionándola con Batman, le habían puesto de los nervios, esbozó una sonrisa inquieta y dejó escapar una respuesta sincera y clara.

- Creo que nunca llegaré a ser plenamente feliz, y poco tiene que ver con esa rata voladora. Ahora mismo muchos hombres me envidian, por mi dinero, por mis chicas, pero sus deseos son tan superficiales como esa supuesta plenitud que creen que poseo. Mis verdaderos sueños, aquéllo que me haría realmente feliz Logan, no se compra en ningún mercado negro, en ninguna subasta ilegal. Todo lo que me haría sentir vivo, no se puede comprar...

Cogió la botella y dio un trago a morro, sin preocuparse por si ella pudiera sentirse incómoda. Jamás pensó que confesaría aquéllo a nadie. No tenía ganas de pensar en nada en ese instante. Salvo...

- Y... No. No soy gay. De hecho podría hacerle cosas que se lo dejarían más que claro, pero no sería caballeroso por mi parte.

Dio otro trago. Acababa de mandar toda su elegancia al diablo. Y la verdad, no se sentía tan mal...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   3rd Abril 2016, 23:25

Una respuesta dura. ¿Reprochable? No. Había muchos menos placeres reales que dejaran una sensación lo bastante duradera como para poder alcanzar la plenitud. Su suerte se basaba en que era una mujer acomodada que podía dedicarse a sus caprichos, y también, que en muchos casos esos mismos se compaginaban con su actual medio de vida. Muchos con su tren de vida se habrían dedicado a derrochar millones en arte, mujeres, fiestas, etc. Sus placeres eran mucho menos complejos que eso. El simple dejar caer la tarde mientras jugaba con los perros. El cabalgar por cabalgar, sólo por sentir una sensación de conexión completa con otro ser vivo. Una sensación de total desapego y amor por el otro. Eso es lo que a ella le llenaba.

Resultaba triste que gente que lo tenía todo al alcance de la mano se sintiera desdichada, en comparación con muchos otros que no tenían nada pero conseguían ser felices. Quizá tuviera que ver con que quien se vuelva en las posesiones, como lo hacía su padre, nunca acaba encontrando lo que es importante.

- Vaya, siento oír eso. Eres un hombre con muchas virtudes, Oswald. Por cómo hablas es como si ya te hubieras rendido. En contra de lo que la gente piense, no todo TODO se puede conseguir con dinero. - sonrió la vaquera apoyando una mano en el hombro del pingüino durante un momento, tratando de sonar conciliadora.

Saltándose sus ademanes educados, y produciendo una suave risa en la vaquera, Oswald tendió su mano hacia la botella de Whiskey y con una falta de elegancia que se compensaba con la naturalidad del gesto, se echó un trago directo a morro. Alzó una ceja, mientras empezaba a calentar los dedos, haciendo sonar las cuerdas de la guitarra tan suavemente que apenas se oía punteando una melodía básica. Ante su siguiente afirmación, sonrió de medio lado.

- No se ofenda, señor Cobblepot. No estaba insinuando que le faltara el "mucho macho", si no mas bien contrastando. Una nunca está segura ya de por donde cojean los hombres. Hay algún que otro mozo de cuadras que parece capaz de arreglarte la noche, y que resulta que luego se las come mas grandes que yo. - dijo, tapándose luego la boca con una risita achispada. - Perdona la salida de tono, sólo quería dejarlo bien claro. Ahora ya no tengo duda de que eres todo un hombre. - rió, guiñándole el ojo. - Pero es lo que tienen estos tiempos modernos ¿no? Hay que ser un poco abierto, si no quieres quedarte atrás. - dijo, encogiéndose de hombros. Sin mas, percutió mas fuerte las cuerdas de la guitarra.

Recordó una de las primeras canciones que había aprendido a tocar. Ah, el bueno de Jhony Cash, que gran músico. Tras comenzar con los acordes, un silbido que daba comienzo a la canción salió de sus labios. Comenzó a entonar sonriente, mientras arrastraba un poco las letras, dejando ver por primera vez tan claramente su acento tejano, cantando con los ojos cerrados y siguiendo con el pie descalzo en el suelo el ritmo. Hacía mucho que no tocaba, y ahora era tan buen momento como cualquier otro. Canciones y bebida. Sólo faltaba una noche estrellada y un fuego alrededor del que dormir.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   4th Abril 2016, 04:49

Oswald observó a la muchacha reír tras su comentario picante. Sonrió y recuperó la calma. Él había sido vulgar con su última respuesta, y ahora estaban en tablas. Pensase que era homosexual o no, lo cierto es que Logan no le veía como hombre pese a lo que dijera, de lo contrario, no se tomaría esas confianzas a menos que quisiera aprovecharse de él, y a juzgar por su nivel de vida, nada necesitaba. Volviendo a sus educadas formas, el pelirrojo tomó un vaso y se sirvió de nuevo, mientras lanzaba miradas furtivas a su acompañante, gozando de su canto. Si bien no era su estilo de música, no podía negar que la joven lo hacía bien, y lo que era más importante, disfrutaba con ello. Dejó de beber y le dedicó toda su atención con una sonrisa. En el fondo la envidiaba... Logan era capaz de disfrutar de las cosas más sencillas, mientras que él siempre anduvo buscando la opulencia para ser feliz, y tras alcanzarla, seguía buscando la condenada felicidad. Tal vez estaba equivocado y debía aprender de gente como ella ¿Qué clase de persona sería Oswald Cobblepot alejado de todo lo que suponía ser el Pingüino? ¿Si dejase a un lado toda la grandeza y nombre que cosntruyó como criminal, y simplemente disfrutase de la buena compañía y las canciones?

Apartó la mirada cabizbajo, haciendo objetivo a su vaso medio vacío "Piensas muchas tonterías cuando bebes, Oswald... Demasiadas"

Oyó el final de la canción, y aplaudió suavemente, pero no falto de entusiasmo. Ya que Logan le regalaba el oído con su música, qué menos que mostrarse agradecido. Luego, recuperó el tema de conversación, ya que le resultaba interesante que alguien que no fuese ataviado con un batín de Arkham tratase de ahondar en su ser.

- Gracias por sus amables palabras de ánimo, Logan. Soy consciente de lo que usted dice, pero... No le mentiré; Más de una vez deseé que todo pudiera ser comprado, simplemente porque creo que sólo así podría alcanzarlo. Sé que es un pensamiento rastrero, pero como bien ha podido observar, en ciertos casos el gran Oswald ya lo da todo por perdido, qué le vamos a hacer... Y por cierto, dígame... ¿A qué debo ese repentino interés en mi felicidad? ¿Qué hay de la suya? Aparentemente tiene usted historias tremendas con su padre.
Se quedó observándola dando un nuevo trago al vaso mientras se recostaba en el sillón. Con Logan hacer ciertos comentarios suponía un gran riesgo, no se sabía cómo podría reaccionar, y ello la hacía aún más interesante, aunque no quería acabar como el asiento del coche...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   6th Abril 2016, 13:27

Cuando la vaquera terminó de cantar, acarició con cuidado la madera de Jodie, mientras la contemplaba con cariño. Sabía que no era más que una guitarra, no era tan importante como sus animales y su gente, pero aún así no había podido evitar encariñarse con las suaves cuerdas de pelo y su madera pintada a mano. Alguien había hecho a Jodie con mimo, por encargo, si, pero poniéndole sabiduría y pasión. Era como cuando ella peinaba a los caballos para los torneos y carreras. Dejaba que sus manos expertas pasearan por las crines y los arreglaba hasta que estuvieran impecables. Algo parecido debía suceder cuando te dedicabas a ese tipo de trabajos manuales. Con los aplausos del pingüino, la Sheriff le dedicó una sonrisa ladeando el rostro dejando que su melena descendiera sobre su hombro, dándole una expresión aniñada durante un momento. Se levantó dejando a Jodie en su pie, antes de volver a sentarse sirviéndose un nuevo vaso de Whisky.

- Creo que eso es lo que el dinero hace. Convence de que todo se puede comprar, y a veces se nos olvida que en casos muy puntuales, no es cierto. - dijo la vaquera, acariciando el vaso cargado de hielo de nuevo, notando su frescor entre los dedos. - Bueno, me gusta saber que mis socios y amigos están contentos. - dijo encogiéndose de hombros y dando un trago del fuerte líquido amargo, siseando después de tragar, dejando el vaso encima de la mesa. - Es distinto. Por norma general mi vida es muy satisfactoria. Trabajo en algo que me apasiona, haciendo lo que me gusta. Tengo un equipo magnífico que lo daría todo por mi, y un rancho próspero. - explicó la vaquera, respirando profundamente para exhalar después. - En cuanto al tema con mi padre, ya te lo he explicado. No es nada que vaya a arreglarse. Ni cuando muera. Tengo claro que estoy en una lucha contra reloj. Sólo hay que decidir si finalmente será el infarto o yo. - comentó sin que le temblara la voz ni un mínimo. - Me arrebató algo que no puede devolverme. Dejó que mi madre muriera, los dos se pudrieron de asco el uno con el otro con tal de guardar las apariencias. ¿Y todo para que? ¿Para no quedar como unos fracasados entre su selecto círculo de mentirosos, pervertidos y retorcidos? Me encerraron en mi casa, pero no les odie por eso. Les odié por ser tan condenadamente hipócritas. Por tener que entregar sus vidas a la bebida, las pastillas y la violencia, para evitar algo que podía haberles hecho sentir libres y felices. Me ingresó en Arkham como si eso fuera a servir de algo más que alejar de él el continuo recordatorio de que ha sido un padre de mierda, y que quien debería estar ahí dentro es el, por ser un enfermo hijo de mil putas. - su tono era neutro, pero denotaba una repugnancia y un reencor profundo contra él.

No era para menos. No después de lo que había hecho.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   13th Mayo 2016, 05:22

Tanta ira... tanto rencor... le eran algo muy familiar, y de hecho, también parte de su característica amargura nacía en sus raíces, pensó Oswald. Cuanto más conocía a la vaquera, más le asombraba lo mucho que la comprendía. En ese instante deseó abofetear al patriarca Cobblepot con sus enormes zarpas de adulto, simplemente por el mero recuerdo de su desprecio. Eran cosas en las que no solía pensar ya, pero Logan sin embargo, parecía tener todo ese odio enquistado en el corazón. Toda una lástima...

Entonces observó la botella casi vacía sobre la mesita y la señaló con el pulgar mientras lanzaba una sonrisa socarrona a la rubia. La verdad es que ignoraba cuánto rato llevaban allí y lo que era aún más inquietante, cuánto habían bebido.

- Nosotros sí nos estamos dando una buena fiesta y no esos estirados del convite, ¿verdad?- Sacándose la chaqueta, pues notaba algo de calor, la dejó colocada con cuidado sobre el respaldo del sofá y se levantó, recogiendo los vasos y la escasa bebida- ¿Cree conveniente seguir adornando nuestros últimos minutos de festejo con más bebidas espiritosas, querida? ¿O prefiere que acerque todo esto al fregadero?

Tras recibir respuesta de la vaquera, se alejó prudentemente hacia la cocina y procuró regresar sin tropezar con nada. Hasta ese momento no había sido consciente de lo mareado que estaba, pero pensaba defender su dignidad a muerte. Regresando al sofá, se sujetó la frente unos segundos, y echó a hablar de nuevo:

- Mi padre tampoco fue un gran ejemplo de cabeza de familia, ¿sabe? Todos mis hermanos eran una panda de hienas competitivas y carentes de empatía que luchaban por ser el que atesorase más caprichos en la casa. Mi bendita madre era un ser bondadoso, y consentía sin malicia todo ese mal comportamiento, pero el verdadero artífice de tanto mocoso consentido y cruel fue mi adorable papaíto, quien reflejó todos y cada uno de sus defectos en sus preciosos hijos... Afortunadamente, mi aspecto me libró de tal destino. Me odiaba, y odiaba a mi madre por quererme, pero gracias a ello, yo la disfruté más que ninguno de ellos, y me dio todo lo bueno que pudo dar -Algo de melancolía se apoderó de su voz al mencionar a su progenitora, pero era algo que pese a los años, nunca pudo pulir. Al fin y al cabo, era humano, y más veces de las que quería recordar, hubiera deseado recibir un abrazo como sólo una madre puede darlo. Pero la vida seguía...

De pronto recordó la hora. Tenía trabajo que hacer, y ya era suficientemente tarde. Se levantó con cuidado, y recogió la chaqueta. Luego, cogió una de las manos de la vaquera, y la besó como era su costumbre.

- Debo marcharme, milady. La compañía es realmente grata, pero dejé aparcadas mis obligaciones para acompañarla, y mi vida de hombre de negocios me reclama. Ha sido un placer, y por cierto... Añoraré ese vestido. A su pecho le sentaba bien tanta luz...

No pretendió ser grosero, ni siquiera pícaro. Sólo fue un comentario sincero, fruto de la propia despedida.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   25th Mayo 2016, 13:25

Había perdido la noción del tiempo a medida que el líquido subía y bajaba con cada rellenar de la copa. Un par de hielos más, y luego, otros dos más. Así hasta que para cuando quiso darse cuenta la botella había quedado casi apurada al completo.

- Qué sabrán ellos lo que es una fiesta. - sonrió la vaquera, para luego hipar una sola vez. La verdad es que seguramente habían bebido un poco más de lo controlable, pero ¿quién iba a recriminárselo después del mal trago que había tenido que pasar?

No era difícil encontrar información de Oswald Cobblepot si se sabía donde buscar, y a quién soltarle un par de billetes. Sin embargo, varios matices de su vida habían sido obviados en esos documentos que lo único que perseguían, a juzgar por cómo estaban escritos, era lapidar a la persona de la fotografía asociada a un número de documento. Claro que estaban sus numerosos historiales, pero ninguno de ellos remitía mas de unas pocas palabras sobre su infancia, que resultó compartir muchos aspectos con la que a la vaquera le había tocado vivir. Escuchó la historia de Oswald, pensando en su propia experiencia y dándose cuenta de lo afortunada que había sido en algunos aspectos. Como el de que su madre se hubiera hecho la ligadura de trompas sin consultárselo a su padre, para no verse obligada a tener más hijos hasta darle un varón. Tal como era su padre, lo habría intentado hasta caer muerto.

Oswald había tenido una madre amorosa y atenta, y se alegraba por él. No le pasaba desapercibido que el aspecto del Pingüino no era algo que sólo le hubiera costado su apodo, si no también aguantar un nivel de estupidez del resto de la raza humana y sus estándares absurdamente definidos en la irrealidad. Pensó que al menos le quedaría el consuelo de saber que había tenido a alguien, y que no tenía porqué ser un caso aislado. La naturaleza puede sorprender, y no solo en el mal sentido.

- Debió ser toda una señora, y por como hablas de ella, una buena madre. - sonrió la mujer, dejando caer los párpados, a causa del peso del alcohol. - Creo que me tomaré la última a su salud. - añadió alargando la mano hacia la botella y levantándola. - Por la señora Cobblepot, y el amor que tuvo a sus hijos. - alzó el brazo y luego se echó un último trago, haciendo que una gota se le escapara por la comisura de los labios. Arrugó las facciones un momento, a causa de la sensación de ardor, tragó, y rascó la garganta, para luego sisear un momento. Resopló y volvió a dejarla sobre la mesa.

Pero lo bueno no dura siempre, y poco a poco la noche se les estaba gastando. Cuando Oswald se levantó, ella hizo lo propio, esperando que el hombre se arreglara y acompañándole hasta la puerta, donde le echó un último piropo que produjo en ella una sonrisa de medio lado.

- Lo tomaré en cuenta. - dijo arrastrando un poco las palabras, mientras llegaban al límite del porche. Tuvo una ocurrencia, mitad nivel de intimidad que habían adquirido en su conversación, mitad delirio alcohólico, mitad costumbre. - Oswald, la tradición. - dijo agarrándole del hombro, y no dejándole tiempo para pensar siquiera.

Fue un beso prolongado, húmedo y cargado de efluvio etílico. Resultó muy excitante, no sólo por el nivel de alcohol y la desinhibición consecuente de ello, si no por la novedad. Inclinada hacia delante, y hundiendo una de sus manos fuertes en la nuca pelirroja del Pingüino se enfrentó sin ningún miedo a sus dientes aserrados, y después de unos segundos deliciosos, le soltó.

- Después de un gran baile, siempre debe haber un gran beso. - comentó con picardía, para luego guiñarle un ojo con una sonrisa. Se dio la vuelta y alzó la mano a modo de despedida informal. - Buenas noches, Oswald. - dijo antes de cerrar la puerta con un portazo, que dio todo el tema por zanjado, dejando sin duda el pingüino con un palmo de narices. No era el único que se había quedado así esa noche.

Bueno, papá. Te toca mover, ¿verdad?

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Penguin
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 29/04/2014
Edad : 31
Localización : Gotham

MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   26th Mayo 2016, 06:22

Tal vez fuese la primera vez en su vida en la que Oswald Cobblepot aceptase sin más que le cerrasen una puerta en las narices, y no era para menos... Sin razón alguna más que pura "tradición" había recibido el regalo de un beso de esos labios deliciosos, suculentos... Aquéllos con los que inevitablemente había fantaseado a lo largo de sus encuentros en alguna mirada fugaz. Pudo sentirlos, pudo notar la cálida lengua de esa diosa adentrarse violentamente entre sus fauces ayudada por el empuje de una de sus manos, que perdía los dedos entre su cobrizo pelo en una caricia que hizo erizarse el vello de toda su espalda. Saboreó aquél breve instante con los ojos cerrados, tentado a tomar también su hermoso rostro y no soltarla, pero entonces, tal como recibió su bendición, ésta se alejó con un gesto pícaro y una despedida breve. Su terreno, sus reglas, y éste era el rancho de la sheriff. Un mafioso podía comprender éste concepto sin problema; La ley en Gotham era más o menos igual para ellos.

Dibujando una sonrisa triunfadora involuntaria, el Pingüino se dio la vuelta y regresó a su vehículo, en el que Josh, algo imprudentemente, lucía un gesto simpático en el semblante.

- Buena pieza, jefe.

- Querido Josh, replicaría resueltamente a ese comentario tuyo, pero ahora mismo, no sé quién ha cazado a quién. Sinceramente... no lo esperaba.

- Eso es bueno -Arrancó el motor de nuevo- Dicen que el amor debe sorprender a uno día a día, ¿no?

- No sigas por ahí Josh... Ella es sólo una de mis mejores socias, y no estropearé una relación comercial tan importante por un gesto de cortesía.

- ¿Y el gesto de cortesía ha sido con lengua o sin lengua, señor?

Oswald subió al vehículo sensiblemente molesto por el nivel de vulgaridad que su chófer estaba alcanzando conforme le dejaba conversar a sus anchas, pero estaba de buen humor; Pocas veces le sorprendían de tan grata manera, y además, había conseguido una buena pieza de arte para su club. Un día completo.

- Debería despedirte por esa grosería, Josh... Llévame a casa.

- Como usted mande, señor.

- Josh...

- ¿Sí, algo más señor?

- ...breve, pero profundo - El chófer sonrió dando un golpe al volante en gesto triunfal. Oswald no le dirigió la mirada, pero sabía que eso había puesto de buen humor al viejo conductor, y sonrió contagiado por su entusiasmo.

- ¡Lo sabía! jajaja, ¡es usted una máquina de amor!

Oswald suspiró resignado. Posiblemente tenía al chófer más loco de la ciudad, pero le tenía mucho aprecio. Que se alegrase de sus conquistas más que él siempre le recordaba que le conocía de veras. Puede que estuviera eufórico en ese momento, pero no lo celebraría más allá de su elegante confesión, para celebrarlo a lo grande, ya estaba Josh.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Buen provecho, Logan. [Pingüino]   

Volver arriba Ir abajo
 
Buen provecho, Logan. [Pingüino]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Buen provecho, Logan. [Pingüino]
» old man logan
» IV - Guía del buen Roleador
» Buen jugador dia de prueba.
» Fan-club del buen chico (Los verdaderos fans saben quien es)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: