Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Hay que ser memo. [Starlord](+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   27th Noviembre 2015, 17:14

"Y así, otra gran hazaña y escapatoria del legendario Star..." pero no pude acabar el pensamiento. Debería estar sintiendo el viento en la cara, la brisa nocturna golpeándome los cabellos y la gabardina hondeando al viento. Sin embargo, estaba ahí más parado que una piedra en el mismo sitio donde había estado a punto de despegar. Cuando ve volví vi al pequeño esqueleto sujetándome las botas con lo que habría jurado era una sonrisa malévola de satisfacción.

- Eres pesadito, ¿eh? Creía que había quedado claro que yo me...- Un fuerte y seco golpe en mi pie izquierdo mandó el propulsor a paseo. Grité y abrí un montón los ojos aunque estos estaban ocultos tras mi casco y busqué mi arma para volver a disparar. ¿Cómo coño había sido capaz de quitarse el hielo de la cara y esquivar la granada de luz? Fuera como fuese, antes siquiera de poder enfocarla de nuevo me rompió el otro propulsor, provocando que cayese con un golpe seco boca arriba. A pesar de que tenía la pistola en la mano, algo me dijo que no era el mejor momento para usarla. ¿El qué? Tal vez esos ojos que eran tan negros como un agujero de gusano y que parecían mirar en lo más profundo de mi alma.- Eh... ¿Parlamento?-

Después de todo era un pirata espacial. Conocía términos como ese y tal vez con un poco de suerte podría evitarme una paliza (que por cierto me habría llevado totalmente de manera inmerecida, puesto que no recordaba haber hecho nada malo). Sacó aquella cadena de fuego y que estaba al rojo vivo, dándome la opción de ir por mi cuenta o encadenado. Aunque ese monstruo no lo pudo ver, tenía los ojos abiertos como platos y los labios metidos hacia dentro. La miré de nuevo y asentí.

- Suelto, suelto, por dios. ¡Ni que fuera un delincuente!- Mierda, las opciones se me estaban acabando y esa cadena tenía pinta de que me iba a dejar una marca, y no de las guays con las que presumir delante de las pibitas. Qué va. Esa mierda me iba a arrancar un brazo como poco si me despistaba. Sin embargo, a pesar de que me ofreció ir suelto, se dio la vuelta y, sin soltarme el tobillo, nos dirigimos hacia la caseta donde unos minutos antes había pensado que sería el rey de la noche.- ¡Eh! ¿Pero qué haces? ¡Creía que habías dicho que iría sin encadenar! ¡Suéltame! ¡Tengo mis derechos, los conozco muy bien! ¿Quieres tener problemas? Uy, me estás cabreando de lo lindo, y te aseguro que no quieres verme cabreado... ¡¿Me estás escuchando?!-

Dejó caer mi pie cuando estuvimos a la altura del otro bicho y me levanté como un resorte, limpiándome la gabardina y desactivando el casco. Le señalé con el dedo índice y me incliné levemente para etar a su altura.

- ¡Eh! Nos marcharemos si yo quiero, ¿estamos? A mí nadie me da órdenes y...- Pero la voz que provino de la criatura me enmudeció de golpe, provocando que mi rostro se girase lentamente hacia ella. Fruncí el ceño y negué ligeramente con la cabeza.- ¿Bonnie? ¿E.. Eres tú? ¿Eres una cambiaformas?-

Joder, si lo llego a saber le habría dicho que se pusiese el... ¡Qué coño, si ya estaba como un queso en su forma de motera! Suspiré, volviendo a herguirme y, mostrando los dientes y negando un poco con la cabeza, la miré a los ojos.

- Lo siento Bonnie... Lo nuestro podría haber sido una bella historia de amor... Lástima que me vayan un poco más humanizadas... Pero bueno, fue divertido mientras duró... Hasta que has intentado comerme. Eso está feo tía.- "Igual nos volvemos a ver, tarada". Obviamente no iba a decirle eso. Tenía una reputación y una educación, y aunque me acojonaba un poco y querría haberle disparado un poco de agua o hielo, tampoco quería molestarla. Parecía que el esqueleto la trataba suficientemente mal como para que yo hiciese algún comentario ofensivo. Además, me había dado una alegría aquella noche. Menudo pivón.- Deberías mantener la imagen de motera. Con ella podrás ir a donde quieras, créeme.-

Me volví hacia la moto y vi que el pequeño esqueleto se había colocado en el puesto del piloto y la había cambiado, convirtiéndola en una especie de moto infernal con calaveras, huesos y fuego. Negué con la cabeza, chistando con la lengua mientras me acercaba a él.

- Ah, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no. Si alguien va a conducir esa joya soy yo. Tú seguro que no tienes ni la edad mínima ni el carnet.- Antes de acabar la frase, me cogió por la pechera, me acercó hasta estar a escasos centímetros de distancia y, con un grotesco sonido gutural proveniente de su boca, me miró directamente a los ojos, provocándome una visión de miles de almas aullando de dolor y miedo en su cráneo.- Vale, capto la directa...-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   11th Diciembre 2015, 22:09

La calavera no prestó atención de la conversación que ambos ex-amantes tenían. Estaba ocupada en alejar lo más posible a ese tipo de ella, y en general de los peligros potenciales en los que se había metido. Por lo que había podido saber de él con verlo, parecía tener una especie de imán para los problemas. Ya tenía lo que quería, y desconocía si Mephisto iba a querer que se lo entregara esa misma noche, o sería uno de esos encargos en los que le exigía una urgencia que luego ÉL no parecía manifestar con el mismo ímpetu. El tipo se acercó a él a cara descubierta, mientras negaba y le insinuaba que tenía que conducir. El chisporroteo de fuego siguiente hizo que quedara claro hasta qué punto estaba empezando a cabrearle tener que lidiar con el fugitivo. Agarrándole con la mano de hueso, le atrajo hasta que su nariz y su puente nasal estaban casi en contacto. Dentro de su boca pareció generarse un microsol, y las almas culpables comenzaron a nadar en el interior de su ojo. Al parecer cambió de opinión, porque sin chistar, se sentó en la parte trasera de la moto.

- No vas a ir así. - aseveró la calavera, mientras aceleraba, haciendo rugir el motor.

Una vez los pies de Starlord estuvieron puestos en los pedales del paquete, y se hubo colocado bien, una ola de fuego recorrió su cuerpo sin quemarlo, convirtiendo su ropa machacada y echa polvo en una vestimenta negra con una chupa y botas de cuero. Sobre su cabeza, apareció un casco de color negro, sobre el cual flotaban tres llamaradas que sobresalían de las crestas óseas, una enorme central y dos mas finas a cada lado. Mientras las ruedas quemaban el asfalto, haciendo salir un humo denso y espeso, la súcubo comenzó a alejarse. Tras acelerar con la moto en el sitio para calentarla, y subirle las revoluciones, el esqueleto se giró sólo un momento para mirar a su paquete por encima del hombro.

- Mas te vale agarrarte.- advirtió la calavera.

En un intento absurdo, el paquete se agarró a la parte de atrás. En el mismo instante en que soltó el freno, la promesa de salir despedido le hizo cambiar de idea y se agarró al Jinete como alma que lleva el diablo, aferrándose al sentir la fuerza de la aceleración. Las cuencas vacías centradas en el camino contemplaron el recorrido que ya habían hecho para llegar, y mientras dejaba una estela llameante a su paso, y doblaba algunas de las farolas que había de camino a la salida del párking puso rumbo a la carretera principal. Levantando polvo que se convirtió en ceniza al contacto con el fuego demoníaco, comenzaron a avanzar a una velocidad moderada pero imparable. Para cuando los operarios quisieron salir a ver qué había causado eso, ellos estaban ya lo suficientemente lejos como para que sólo se viera una estela en el horizonte.

Se incorporaron a la carretera principal por al carril de aceleración, y en una maniobra arriesgada, se metieron directos al carril izquierdo pasando por delante de dos coches que sintieron el fogonazo y el calor, rompiendo las lunas delanteras, teniendo que frenar. Zigzagueando apurando a los coches y dejándolos atrás, como si en lugar de a ciento veinte kilómetros por hora fuesen a cincuenta, avanzaron devorando los kilómetros dejando como testigos a unos cuantos conductores asombrados, y unos cuantos destrozos. Llegados a un punto, el Ghos Rider decidió acortar las distancias por un rumbo campo a través. En lugar de tomarse la molestia de buscar una salida de la carretera, cada vez más concurrida, se colocó detrás de una grúa vacía, ejecutó un caballito casi vertical y se subió a la parte de atrás de un acelerón que provocó un bote, que le permitió saltar hasta la cabina, y de ahí ejecutar una aceleración brutal que los sacó volando por encima del quitamiedos a un terreno totalmente vertical, en el que amenazaron con destrozarse. En la distancia que hubo entre esa pared y el salto recién ejecutado, el vengador fantasma se tumbó, haciendo que las ruedas entraran en contacto con la pared vertical, y tras el choque, continuaron la carrera en paralelo al suelo durante unos cuantos metros, hasta que llegaron a la superficie y continuaron atravesando el terreno. Para cualquiera que no estuviera acostumbrado a viajar a esa velocidad en todas dimensiones, y sobretodo, en un vehículo tradicional, esa carrera resultaría un absoluto torbellino. Atravesando la distancia, llegaron hasta un pequeño lago que en la ida habían rodeado por ir dentro de la carretera. No tenía opción de tener ese tipo de vehículos a menudo, pero de algún modo, el espectro los añoraba, de manera que disfrutó de la carrera. Como si desconociera la diferencia entre tierra y agua, llegó hasta la orilla y continuó, abriendo un surco entre el agua y levantando vapor y dos láminas acuosas traseras que se abrieron como una V desde la rueda delantera. Acelerando, mientras la luz de la luna se reflejaba en los claros de las salpicaduras, dejaron el agua atrás y continuaron avanzando. Sólo frenaron cuando se acercaron por los alrededores del que había sido su punto de encuentro principal. Avanzando a una velocidad normal, que en comparación parecía una lentitud extrema, el espectro buscó el modo de aproximarse sin levantar demasiadas sospechas, y aparcó en un claro boscoso cercano.

- Hemos llegado. - gruñó con sequedad.

Entre los arbustos y árboles podía verse el Biker´s Laid. Era un sitio seguro, precisamente porque Bonnie no se atrevería a volver a su lugar potencial de caza sin su cobertura. Era cuestión de asegurarse de que iba a alquilarse una habitación, y luego volvería a la ciudad, de donde nunca debió salir sin una buena chupa de cuero.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   15th Diciembre 2015, 17:53

- ¿Que no voy a ir así? ¿A qué demonios te refieres con que no voy a...?- Pero en el instante en que me subí a la moto me di cuenta a qué se refería. La ropa comenzó a cambiar, volviéndose oscura, negra, totalmente de motero. Muy parecida a la que tenían los tíos del bar donde me había encontrado con Bonnie. Mi gabardina desapareció y en su lugar me cubría el cuerpo una chupa de cuero negro que no estaba nada mal, aunque seguía prefiriendo mi gabardina. No me dio tiempo a activar mi casco antes de que uno de color negro y con forma de calavera apareció sobre mi cabeza. Unas llamas amarillas danzaban sobre este, como si fuesen tres crestas.- ¡Cuidado! ¿Pero qué quieres, achicharrarme?-

Y luego con que me agarrase. Pff, ya me estaba resultando poco creíble que una criatura que apenas levantaba un metro del suelo se pudiese a conducir aquella moto por muy esqueleto en llamas que fuese. ¡Si no llegaba ni al manillar! Esto era ridículo, alguna clase de broma. Seguramente todavía estaba sumido en el sueño provocado por Bonnie mientras me devoraba la energía vital... Menuda sarta de g... El empujón que sintió todo mi cuerpo hacia atrás fue como haber chocado con una bola de demolición. Me agarré como pude del cuerpo del conductor haciendo un esfuerzo sobrehumano por no caerme y pegarme una trastada de las gordas. No me preguntéis cómo lo hizo, pero salimos con una velocidad que nada tenía que envidiarle a los arranques de la milano. Gracias a dios por ella de hecho. De no haber estado acostumbrado a surcar el cielo y el espacio a toda velocidad y tener que huir de vez en cuando de enormes cruceros y estacioes espaciales haciendo toda clase de cabriolas seguramente me habría mareado.

Salimos a la carretera al cabo de unos segundos y comenzó a serpentear entre los coches. Madre mía, pasaba demasiado justa, incluso para mí, lo cual no decía nada en su favor. Sin embargo, la dichosa moto esa era como un todo terreno sónico. Podía subir paredes verticales, saltar, ir a una velocidad de vértigo, dejar un rastro de fuego... Qué demonios, ¡era la leche! Esa moto tenía que ser mía, de alguna forma u otra me haría con ella. Menudo juguetito. Con eso podría hacer prácticamente lo que me diese la gana. "Pero si ya haces lo que te da la gana...". Eso no es cierto y lo sabes. "Vale, vale, tranquilo principito, lo que tú digas...". Estúpido cerebro...

Después de unos minutos extremos llegamos de nuevo al lugar donde había ido a tomarme la copa. Fruncí el ceño extrañado, y la criatura deceleró lentamente, haciendo que todo a mi alrededor pareciese ir a cámara lenta prácticamente. Aparcó y mis ropas volvieron a su aspecto habitual en cuanto bajamos de la moto. Echaría de menos aquellas mallas a decir verdad, pero mi gabardina era mi gabardina. Miré a la criatura extrañado, con el ceño fruncido, sin entender muy bien la situación.

- ¿Me salvas de la bicha esa y ahora me devuelves al sitio este? Un detalle por tu parte, pero dudo que me vuelvan a dejar entrar. Lo de antes ha sido suerte y no creo que se repita...- Quién sabe, lo mismo quería que le invitase a algo por salvarme. No habría estado de más a decir verdad.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   29th Diciembre 2015, 03:09

Como si no hubiera oído lo que decía, el espectro descendió de la motocicleta después de aparcar. Dejó torcido el manillar y colocó la pata de cabra para que se sujetara como si no le costase el menor esfuerzo. En el momento en que dejó de hacer contacto, con una deflagración lenta, las llamas surcaron desde las ruedas hasta el asiento, transformando el vehículo a su estado original. La moto de llamas rosadas y blancas apareció de nuevo sin marca alguna, y el espectro señaló hacia el local.

- Ve al motel. Pide una habitación. - ordenó el esqueleto, al tiempo que miraba fijamente al forajido.

Ese tipo le había dado un montón de quebraderos de cabeza. No sólo se había tirado a las garras de una súcubo, también había intentado salir volando llamando la atención de todos los operarios de la fábrica, le había disparado y había intentado huir. Lo mejor que podía hacer era dejarle allí. No se pasaría la noche haciendo de niñera. Cuando se quejó de que no volverían a dejarle entrar, el fantasma le observó directa y largamente. Después de unos segundos en los que el pasajero dudaría sobre si pensaba partirle la cara o mirarle hasta que se sintiera incómodo y se marchara, el espectro comenzó a caminar directo hacia la entrada. Con cada paso las huellas se incendiaban con una llama pequeña, que se mantenía ardiendo incluso aunque la dejara atrás. Se dirigió a la parte de atrás del edificio a la zona del hostal, y después de entrar, comprobar que ya no había nadie en recepción, y volver a salir, se encaminó hasta la puerta del bar.

Cuando apareció su silueta entre la oscuridad, el hombre que esperaba en la puerta empezó a cambiar la cara, mientras veía acercarse al espectro. Descruzó los brazos mientras instintivamente se iba apartando un par de pasos, y sin que su cuerpo le respondiera, dejó que el espectro abriera la puerta y entrara, sin ser capaz de detenerlo. Al entrar, las risas y ruidos se detuvieron de pronto como si todos hubieran perdido la facultad de hablar. La única voz que quedaba era la de la música sonando. Mientras continuaba andando, la canción sonaba pero ya no parecía tan animada como hacer un momento. Un susurro se levantó entre ellos mientras sus ojos seguían la pequeña figura dirigirse hacia la barra. El espectro ando con paso decidido hasta plantarse frente a Bonnie, que estaba detrás de la barra haciendo lo posible por alejarse de él. Un hombre se interpuso en su camino, haciendo que el espectro se girara para mirarlo.

- He oído hablar de ti.- dijo, con cierta socarronería que pretendía cubrir el miedo real que le tenía. Eso era lo peor de los bares de moteros, la leyenda del motorista fantasma se había forjado precisamente en locales de carretera, de manera que quien no había oído hablar de él, no hubiera recibido alguna advertencia, o hubiera seguido pasando el mito de boca en boca, seguramente era porque había tenido la desgracia de verlo en persona. - El motorista fantasma. ¿No es eso? - la calavera no se movió lo mas mínimo, mientras todos mantenían sus ojos fijos en la pareja, y nadie movía un músculo, como si el mero hecho de atreverse a hacerlo fuese a derivar en algo terrible. - Tiene gracia. Creía que eras mucho mas alto. - el tipo se rió entonces, sin ocultar un intento de despreciarlo, que le duró bien poco.

Con una patada rápida y violenta, una de sus piernas se dobló en un ángulo imposible y el hombre cayó al suelo de espaldas con el rostro desencajado, y un sudor frío recorriéndole la cara. La herida abierta de la pierna por la que parecía a punto de asomar el hueso se veía a través de un tajo en la rodillera del pantalón. Incorporándose a duras penas, encontró al espectro andando hacia él, y temblando le agarró por la pechera haciendo que se encontraran sus ojos aterrorizados con los vacíos del Ghost Rider. Entonces, repentinamente, el hombre torció el gesto y comenzó a sacudirse, mientras en sus iris se reflejaba la llama que envolvía el cráneo del fantasma vengador.

- No....no...no por favor... ¡NOOOO!- suplicó echándose a llorar. La calavera se acercó, abriendo la boca y profiriendo un grito de ultratumba que hizo que algunos contuvieran el aliento incluso a pesar de llevar ya rato haciéndolo, y arriesgarse a ahogarse. Ni siquiera intentaron llevar las manos a sus armas. Muchos de ellos le respetaban por quien era y por lo que se supone que hacía, de manera que ni siquiera reprobaron su actitud para con el hombre que luego dejó tirado en el suelo. El esqueleto levantó la tabla de la barra y pasó al otro lado, encontrándose con la camarera al borde del pánico.

- Una habitación. - gruñó el espectro sin más, alargando las falanges en llamas extendidas hacia ella, con la mano vacía. Tardó unos segundos en asimilar la información, pero después consiguió asentir nerviosamente y alcanzar con manos temblorosas el tablón donde colgaban las llaves de los cuartos que quedaban libres.  Dos cayeron al suelo, y le dio un tercero. Ni siquiera se percató de que número. Cuando lo recibió, el esqueleto giró sobre sus pasos, y puso rumbo a la puerta de salida, mientras los ojos permanecían fijados en él.

Hicieron falta varios minutos para que la gente se atreviera a moverse de sus sitios, y algunos lo hicieron para apagar la música. Pidieron varias cervezas y durante un buen rato bebieron en completo silencio, sin decir nada. Acababan de presenciar algo de lo que no querrían volver a hablar. La única que se movió fue Bonnie, para pedir una ambulancia. Lo único que sacarían en claro de esa urgencia era que el hombre había tenido una disputa de bar, aunque nadie había sido capaz de identificar al agresor. Ni siquiera la propia víctima.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   31st Diciembre 2015, 19:15

En cuanto el pequeño esqueleto se bajó de la moto, esta cambió de nuevo por completo y se volvió rosa, alejándose de los tonos negros y las lenguas de fuego. Fruncí ligeramente la boca en clara señal de decepción. Molaba mucho más de la otra manera, pero entendí que esa pequeña criatura era algún tipo de ser mágico o sobrenatural capaz de cogerme en pleno vuelo, moverse a toda velocidad y plantar cara a una súcubo sin problema alguno. Suspiré y miré al bar. Ante su frase fruncí el ceño y lo miré con incredulidad.

- Cómo... ¿Qué? ¿Que vaya a pedir una habitación? Oye, no soy tu chacha. Además, yo debería ir volviendo a mi nav... A mi casa. Me estarán esperando.- La mirada fija del esqueleto se plantó en mis ojos, sin dejar de mirarme, como si escudriñase mi alma. ¿Qué le pasaba? ¿Creía que iba a conseguir convencerme así? Como no usase un truco como el de subirme en la moto no le iba a funcionar. Alcé una ceja ante su insistente mirada.- ¿Qué pasa? Ya sé que soy guapo pero por lo menos podrías ser más discreto... Además, me van las tías. ¿Qué? Yo también se hacer eso.-

Abrí mucho los ojos y metí los labios para dentro, poniendo una pose casi burlona. Seguramente me acababa de ganar un puñetazo en toda la jeta, pero ya poco me importaba. Como si no me hubiesen caído palos esa noche. El pequeño ser pareció cansarse y se dirigió al bar él mismo. Le seguí, curioso de ver qué sería lo próximo que hiciese. Después de todo había visto cosas raras, pero un esqueleto en llamas que convertía las motos en carros del infierno no estaba en mi lista. Estaba seguro de que Rocket no me creería.

Sin embargo, no entró, sino que rodeó el pequeño edificio hasta llegar a la parte trasera, donde estaba el motel. No había nadie en recepción. Le miré encogiéndome de hombros y sin mediar palabra se dirigió de nuevo a la entrada del bar. Esto se ponía interesante por momentos. A ver el careto que iba a poner el puertas. Para mi sorpresa (bueno, y no tan sorpresa), este se quedó con cara de bobo, dejando pasar al ser sin hacer nada, con el gesto desencajado, como si acabase de ver un muerto andante. Aproveché su lapsus mental para colarme dentro. En cuanto el pequeño esqueleto dio los primeros pasos allí dentro la música, las risas y el ruido general fue apagándose hasta quedar reducido al chirriar del ventilador del techo y la radio, sonando tan distante que casi se antojaba como un murmullo. Los susurros comenzaron a aparecer en cada rincón del bar, y no pude evitar preguntarme si había estado jugando con el tipo equivocado. Tal vez ese ser era mucho más peligroso de lo que yo había pensado originalmente. Al menos a la gente de allí dentro parecía asustarle a un nivel alarmante. Vale Peter, ojo avizor. Atento a cualquier cosa rara que pueda pasar. En este bar no tienes a ningún colega ni amigo al que salvar, así que si la cosa se pone fea te vas como has venido, sin levantar ni media sospecha ni atención de nadie.

Como no, llegó el típico machito a hacerse el listo con el esqueleto. Dios, ¿por qué la gente era tan insensata? A ver, vale que yo lo hacía, pero lo mío era distinto. A no ser que tuviese todo totalmente controlado no me iba a meter ahí así como así, y desde luego ni mucho menos a burlarme de su estatura, al menos no mientras no me hayan capturado y tenga delante a algún chalado con ganas de destruir el universo. Motorista fantasma... Motorista fantasma... Ni idea. Pero ni repajolera idea vaya. No me sonaba haber oído a nadie que se llamase así. ¿Será un nuevo cazarrecompensas del otro universo? Quién sabe. Mi padre seguro que estaba buscándome hasta en el último rincón de la galaxia, así que que este tío fuese un sicario a su servicio no me gustó ni medio pelo. Volver a ver al señorito no me apetecía ni lo más mínimo. Otra vez a lidiar con sus aires de grandeza y bla, bla, bla. Qué tostón.

Con un rápido movimiento, pasó lo que tenía que pasar. El tío se llevó una paliza por listillo. Aunque reconozco que no pude evitar sisear un poco y apretar los dientes al ver cómo se le había doblado al tipo la pierna. Partida por un par de sitios seguro. Un charco de sangre comenzó a acumularse alrededor de él, e intentó alejarse del ser infernal acojonado como pocas veces había visto a nadie. Ya lo dice el refrán. Si juegas con fuego... Le agarró por la pechera y profirió un grito que me tapé los oídos entrecerrando los ojos y apretando de nuevo los dientes. Joder, menudos humos. Dejó caer al tipo al suelo y pasó al otro lado de la barra, reclamando una habitación, para luego salir del bar como si no hubiese pasado nada. Ante todas las aterradas miradas asentí levemente, dirigiéndome también a la salida.

- Yo estoy con él... Por cierto, deberíais avisar a una ambulancia. Esa pierna pinta muy mal...- Y me alejé. Me acerqué hasta estar a la altura del ser, con el ceño fruncido y mirando por encima del hombro para ver si alguien salía del bar a buscarnos.- ¿A qué ha venido eso? Ese hombre no te había dicho nada. Solo ha dicho que te imaginaba más alto.-

"Peter, ¿se puede saber qué demonios haces? Acabas de ver cómo le ha reventado la pierna a un hombre como si fuese un palillo de dientes, ¿y te pones a darle lecciones? ¿De qué vas? ¿Quieres acabar en el hospital? ¿O tal vez un ataúd de ébano quede mejor con tu color de ojos?". Si, posiblemente no era la mejor idea del mundo increparle nada. Pero por otro lado parecía estar interesado de algún modo en mí. Quiero decir, había intentado escaparme y le había mirado como un idiota y no me había cruzado la cara. ¿Tendría algún tipo de inmunidad ante él?

- Lo que quiero decir es que a veces la discreción es lo mejor... Aunque claro, eres un esqueleto en llamas. Cantas como un canario enamorado... Y sí, ¡ya lo sé! Yo no soy el mejor ejemplo de discreción y menos con todo el espectáculo de la súcubo, pero en mi defensa diré que... ¿Me estás escuchando? ¡Eh, que te estoy hablando!-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   17th Enero 2016, 21:36

La capacidad del Ghost Rider para ignorar al pirata espacial era algo que habría hecho las delicias de su compañera Gamora, si hubiera tenido el placer de verlo en escena. Iba a la zaga del fantasma, procurando beneficiarse en lo que pudo, tanto para poder entrar en el bar como para poder salir sin represalia, argumentando como excusa que iba acompañado de él. Seguramente en el futuro no volverían a plantearle problemas para entrar en ese garito de carretera en concreto. Andando a zancadas que al tocar el suelo deflagraban con un síntoma claro de que el creciente torrente de ira que alimentaba su fuego infernal estaba empezando a descontrolarse, puso rumbo de nuevo hacia la entrada del hostal.

Mientras el número de pecados que había visto en el bar le iba rondando el cráneo, una voz de taladro le canturreó alrededor diciéndole un montón de estupideces que formaron un zumbido molesto dentro de su calavera. Mientras seguía justificándose, el fuego que envolvía el esqueleto pegaba algún fogonazo ocasional, apretando las falanges en un puño cerrado, hasta que al final todo ese parloteo se hizo tan insoportable que se detuvo en seco y con un autocontrol envidiable le propinó un golpe seco a Starlord justo en el diafragma, extendiendo el codo en un movimiento rápido, lo que hizo que la parte del puño de la zona del meñique le impactara justo en el diafragma. Más que el dolor, que iba a ser pasajero en unos segundos, lo que importó fue privarle de respiración, para que se callara de una vez. Aprovechando el doblamiento que sin duda ejercería hacia delante su torso, le agarró por la chupa y lo pegó a su rostro hasta que las lenguas de fuego demoníaco le acariciaron la nariz. A pesar de no quemarle, la sensación sería lo bastante elocuente como para que comprendiera el peligro de lo que estaba enfrentando.

- Cállate.- fue la única palabra que salió de entre sus dientes. Él, que había visto agujeros negros, podría decir que esas dos cuencas vacías eran incluso más aterradoras.

Luego lo soltó y continuó hacia la habitación, al entrar en el hostal, el hombre que estaba durmiendo borracho ladeó la cabeza y pareció recobrar la sobriedad, levantándose con una energía imperiosa, salió corriendo. El esqueleto continuó avanzando, subió las cutres escaleras y leyó la tablilla que usaban a modo de llavero, con un número grabado. Abrió la habitación, y nada mas poner un pie dentro, de las esquinas, bajo la moqueta y los conductos de respiración salieron pequeños hilos de humo, producidos por haber prendido fuego al sin número de cucarachas, chinches, y demás habitantes que ya habían hecho del hostal su hogar permanente.

Sin mediar palabra, el Ghost Rider arrojó las llaves sobre la cama, y se dirigió sin mirar siquiera el resto de la habitación hasta la única ventana que había. El hostal tenía tres plantas, y ellos estaban en la segunda, lo que averiguó por la leyenda de números grabados en las puertas. Abrió las persianas dejando que la noche se metiera en el interior de la habitación totalmente a oscuras salvo por la iluminación de su propio fuego, y cogió una butaca de respaldo alto, con el tapizado hecho polvo y que seguramente habían comprado de cuarta mano los dueños. No prendió fuego a la silla al sentarse. Se quedó allí, encarado a la ventana, sin hacer ni decir nada. Sólo mirando la oscuridad de la noche cerrada.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   18th Enero 2016, 20:42

Y tal y como debí haber supuesto, el esqueleto se debió cansar de mí y me propinó un golpe que me dejó seco. En el sitio. Tal cual. Uno de esos golpes que te pegas justo en el diafragma y que te deja sin respiración, ¿sabéis cual digo? Pues de esos. Naturalmente me doblé de dolor, cayendo sobre mis rodillas e intentando recuperar el aliento. Uno en esa situación siempre sabe que la respiración vuelve al cabo de unos segundos, pero madre mía si son eternos esos segundos. Y para rematar la jugada, el pequeño ser me cogió de la pechera y, tras mirarme fijamente a los ojos con aquellos dos pozos de oscuridad total, me instó a que me callase.

- Captado...- Y me soltó como si no le importase ni lo más mínimo del mundo. De no haber sido porque me había salvado y por alguna extraña razón no quería dejarme ir habría jurado que le importaba menos que la mierda del perro más pulgoso de allí. Con un ojo guiñado por el dolor me apoyé con cuidado y, tras un par de violentas bocanadas volví a respirar normalmente. Me levanté maldiciendo para mí por pasarme de listo y seguí a la pequeña figura al interior de la recepción. El tío que allí había estaba más acojonado que todos los del bar juntos, y le faltó tiempo para salir por patas cuando entramos. Vale, sí, el esqueleto ese daba miedo, pero no sé... ¿Me estaba perdiendo algo? Quiero decir, todos aquellos con los que se había cruzado le miraban como si fuese el Apocalipsis andante, el mismísimo demonio. Y sí, reconozco que tenía algo, una presencia o su propia mirada que te ponían los pelos de punta, pero sentía que no me estaba empapando de la historia del todo, lo cual me escamó todavía más. Pero no podía escaparme, así que no me quedaba más remedio que esperar a ver qué demonios quería aquella criatura de mí.

Los escalones crujieron con fuerza. Tanta de hecho que estaba convencido de que el suelo iba a ceder bajo mis pies. Pero no tuve esa suerte, y dos pisos más arriba el esqueleto abrió un cuarto y entró, generando un montón de pequeñas nubes de humo por todo el piso y un tenue olor a quemado. Fruncí el ceño y le seguí, cerrando con cuidado la puerta detrás de mí. Tenía la sensación de que si daba un portazo toda la habitación se nos caería encima. Lanzó las llaves a la cama y, tras coger una pequeña butaca, se sentó en ella y se quedó mirando por la ventana, sin mediar ni media palabra. La habitación estaba totalmente a oscuras salvo por la luz titilante del fuego que surgía de su pequeño cráneo. Me quedé allí de pie un par de segundos, y tras pensarlo, decidí lanzarme.

- No había tenido la oportunidad de agradecerte que me salvases con tranquilidad... A decir verdad, de no haber sido por ti no sé en qué estado estaría ahora. Seguramente muerto... Lo que no entiendo es por qué yo. Quiero decir, ¿cómo sabías que me iba a meter en problemas? ¿O simplemente es que no me seguías a mí sino a Bonie?- No entendía casi nada de lo que había pasado esa noche, y aunque contaba con que lo más probable fuera que no me dijese nada, no perdía nada intentándolo, salvo tal vez que me volviese a mandar callar.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   23rd Enero 2016, 18:44

El esqueleto se mantuvo inmóvil mirando por la ventana. Cuando él volvió a hablar agradeciéndole lo que había hecho, el único cambio que la figura experimentó fue un leve crepitar del fuego que le recorría la calavera que permanecía encendido de manera antinatural. Los brazos apoyados en los posabrazos de la butaca se aferraban a ella hasta que el hueso se clavaba en el relleno amenazando con romperlo. Aunque el espectro no había prendido fuego a la butaca, no pudo evitar que aparecieran en ella marcas negras como de hollín.

- Da igual. - contestó seco, mientras continuaba mirando por la ventana, respondiendo al agradecimiento de Starlord.

Lo había salvado si, pero no era más que un bien colateral. Sólo estaba en el lugar adecuado. ¿verdad?

- Sólo me interesaba ella. Tenía lo que quería. - dijo rebuscando en el interior de la cazadora, sacándolo y mirándolo entre los dedos. Tendría que vigilar la piedra hasta que pudiera entregársela a Mephisto. El príncipe encargado de custodiarla se alimentaría de ella para poder acceder a una fuente de poder mayor, lo que significaba una demostración de fuerza sobre sus subalternos para él, y malas noticias para Bonnie, que había sido obligada a ceder parte de su poder demoníaco a quien estuviera por encima en la escala, lo que haría que su príncipe pudiera controlarla hasta un punto en que podría considerarse su dueño.

Así es como funcionaba todo en el infierno. Todo eran demostraciones de poder, engaños, esclavos, y aplastar a los demás a tu voluntad.

- Y tu ibas a meterte en problemas. Me sorprende que no te hayas desmayado ya, con la cantidad de energía que has perdido. Apestas a aura orgonal. Si te hubiera dejado, ya estarías muerto. - el esqueleto lo dijo sin pizca de compasión.

Hablaba de hechos. Ese tipo podía considerarse con suerte de haber atraído a una súcubo de bajo nivel, en lugar de a una de esas bestias demonizadas que además de la energía, se alimentaban de los restos corpóreos de sus víctimas. Ahora, sólo cabía esperar. O aparecía Mephisto, cosa improbable porque ya lo habría hecho, o esperaba a la salida del sol.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   24th Enero 2016, 17:13

- Digamos que de pequeño tomaba muchas espinacas y muchas vitaminas, y ahora soy todo un machote.- La razón por la que había aguantado sin desmayarme era por esa mitad spartoi que tenía gracias a la cual tenía una resistencia a los golpes, los venenos y demás superior a un humano. Pero tampoco creía que el pequeño ser necesitase saber eso de momento. Si acaso en el futuro. Me rasqué la nuca y me acerqué a encender la luz de la habitación. Tardó un poco en iluminarnos, y parpadeaba sospechosamente, como si estuviese a punto de estallar la bombilla de un momento a otro. Al cabo de un par de segundo se estabilizó. Con la luz encendida el lugar parecía todavía más cure y feo. Vamos, que era una porquería de hostal a decir verdad, pero bueno, en peores sitios había dormido a decir verdad. Y si habéis estado alguna vez en una celda skrull sabéis a qué me refiero. Recorrí la habitación hasta estar al lado de mi salvador y, tras mirar un momento por la ventana para ver qué había al otro lado, me apoyé en la pared, quedando de cara al esqueleto.- ¿Y qué necesitabas de ella? Vamos, no puedes pretender salvarme y que no quiera saber un poco de ti. Nunca había visto nada como tú. Eres bastante... Siniestro... No sé muy bien qué eres o quién eres...-

Tenía un algo ese bicho que me erizaba los pelos de la nuca con una sensación fría y desagradable. Desde luego tenía que venir del pequeño esqueleto, ya que era su presencia la que me incomodaba. Pero al mismo tiempo quería saber qué era o de dónde había salido, y por qué había perseguido a la chica. ¿Qué? Me gusta saber cosas y sacar información se me da bien. Vale que esta vez era más por curiosidad (y para qué nos vamos a engañar, saber si todavía estaba en peligro o no), pero eso no significaba que debiese quedarme de brazos cruzados. Desde luego pensar en quedarme allí calladito de brazos cruzados esperando a que el señor me dejase irme no me apetecía ni lo más mínimo. Hablando de lo cual...

- A todo esto, no me has dejado marcharme antes, y dices que no necesitas nada de mí. Así que te pregunto ahora, ¿qué quieres de mí? ¿Acaso hay algo que te interese? Porque sino no entiendo por qué no podría salir por esa puerta e irme.- Aunque me dijese que podía irme no sabía si lo haría o no. Al fin y al cabo me daba un repelús bastante gordo, pero la curiosidad a veces me podía, y desde luego ese era un caso bastante claro.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   1st Febrero 2016, 19:20

Cual fuera la razón, en realidad no importaba. Nuestro mayor problema había sido que había supuesto muchos problemas. Había sido un buen cebo, y su fugaz encuentro ayudaría a Bonnie a recargar sus energías para sobrevivir el tiempo que necesitara hasta poder regenerar sus capacidades, que ahora no tenían la piedra de su virgo como catalizador. Había sido muy insolente al largarse sin dársela a su príncipe. Ahora que iba a recuperarla quizá la perdonara, aunque la probabilidad era muy pequeña. Con suerte le quitaría la protección y sería repudiada o desterrada. A ella debió parecerle mejor destino que ofrecerle la piedra. La respuesta a la pregunta vino después de un silencio lo bastante amplio como para que pareciera que no pensaba responder.

- Su virgo. - Gruñó el esqueleto, sacando del bolsillo la piedra en forma de lágrima pulida que le había dado y mostrándosela, antes de volver a guardarla. - Todo súcubo debe darle su virgo a su príncipe, para que crezca su poder. Es el único motivo por el que los demonios tienen descendencia. - sus ojos vacíos no se desviaron de la ventana.

Permanecían fijos, estáticos en sus cuencas vacías como si quisiera absorber a través del cristal la oscuridad de la noche y guardarla en los pozos sin fondo que eran sus ojos.

- Un mensajero. Nada más. Traigo la venganza. - su voz de ultratumba se volvió helada, al contraste con su fuego, que pareció ganar intensidad, mientras clavaba los dedos blancos en los brazos del sofá, pulverizándolos con un crujido muy lentamente. El chico volvió a dar excusas. Quería recabar información sobre él, pero más importante, quería marcharse. Ya le había explicado el motivo por el que le había arrastrado hasta allí, pero en el fondo no tenía motivos para que se quedara. Lo haría todo más fácil. - No. No eres nada para mí. - dijo mirándole por primera vez. Sus cuencas le hicieron sentir un vacío aún mas devastador, como si le clavara agujas de hielo en plena columna. El tono en que dijo la frase no fue despectivo, si no carente de todo sentimiento, y es posible que por eso sonara aún mas hiriente. - Ya he hecho lo que debía. Si quieres largarte ahí esta la puerta. - dijo, volviendo a mirar hacia el frente. Después de unos segundos, volvió a romper el silencio. - Evita las zonas transitadas. Aún hueles como ella. Te detectarán como una presa fugada, y trataran de acabar lo que empezó. - advirtió haciendo crujir los dientes mientras el fuego volvía a hacerse ligeramente mas pequeño y continuo.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   3rd Febrero 2016, 23:49

- Su... ¿Qué? ¡Yo no la he llegado a tocar!- Ah, vale, que no se refería a ese virgo. Suspiré aliviado. Pero su explicación no me gustó tampoco. Sonaba como si las súcubos fuesen una especie de esclavas de los príncipes esos, y no me gustaba la esclavitud. Había luchado contra ella en muchos puntos de la galaxia y lo volvería a hacer si era necesario.- A ver si me aclaro... Esos príncipes de los que hablas, ¿tienen a las súcubos como si fuesen esclavas o algo así? Es a lo que suena más o menos...-

La voz del bicho ese tío, qué miedo daba. No sé por qué seguía allí. Debí haber huído hacía tiempo y nunca haberme quedado con él. Cuando me dijo que no era nada para él y que podía largarme cuando quisiese, con aquel desprecio, como si no fuese más importante que la última mierda de badoon de la galaxia... Me sentí mal. No sé por qué. En cualquier otra situación me habría dado igual y hasta me lo habría tomado con humor. Pero sus palabras eran tan profundamente devastadoras y sinceras que era como un puñal frío en el pecho. Realmente le importaba una mierda, y me encogí ligeramente, sentándome a los pies de la cama. No pude aguantarle la mirada mucho, agachando la cabeza y suspirando. Me froté la nuca, abatido, y fruncí los labios ligeramente. Valoré la posibilidad de irme, pero entre la advertencia que me dio y que tenía una de las botas rotas no creo que fuese una idea muy brillante salir por la noche. La cama no parecía incómoda. Pasé la mano por ella despacio, sintiendo la tela bajo ella.

- Gracias por los ánimos. Así da gusto.- Me quité los zapatos y me tumbé sobre la cama. Crucé mis manos bajo mi cabeza, y me quedé pensativo. Llamar ahora a mis compañeros era tontería, ya que seguramente estarían dormidos o me mandarían a paseo por decir que me fuesen a buscar. Me las sabía arreglar solito y contaban con ello. Tal vez dormir fuese la mejor opción dadas las circunstancias, así que me quité los pantalones y me metí en la cama. Era sorprendentemente caliente. Eso sí, la pistola elemental se quedó conmigo, bien cerquita por si debía desenfundarla en un momento determinado. Puede que el esqueleto me hubiese salvado, pero no iba a dejar que me pillase por sorpresa ni de lejos.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   25th Febrero 2016, 00:18

Las cuestiones de los mortales resultaban a veces tan condenadamente simples que hasta llegaban a molestar. Las de los demonios, no eran mucho mejores. Era tan irónico que la especie destinada a generar el caos tuviera una estructura tan retorcidamente jerarquizada que se le hacía insoportable siquiera pensar en ello. Principes, duques, condes, sires, todos ellos con diferentes regimientos a su cargo. Casi seguro la mayoría de humanos desconocían que los rangos de sus ejércitos no eran mas que un intento por copiar eso que habían aprendido de manos de los mismos demonios, y que estos copiaron a la vez a las huestes celestiales. Él había tenido tiempo de verlo y llegar a comprender lo absurdo que resultaba.

- Son sus hijas. Trabajan para ellos, y les deben lealtad. Toda la que puedas conseguir en un lugar como el infierno. - su voz sonó como un gruñido extraño. Casi pareció toser. - Las usan como herramienta para manejar la senda de la lujuria. Conforman sus huestes. Son los vientres que crean sus monstruos. No se puede hacer nada por ellas. Es para lo que fueron creadas. Si les quitaran su razón de ser, serían exterminadas y se extinguirían.- aseveró.

Era mejor dejarlo claro desde el principio, para que ningún libertador con afán idealista intentara hacer por ellas lo que era imposible. Un hombre como ese, con un imán de problemas, no tardaría en enamorarse de una súcubo, y lavarle la cabeza. La gente creía que los demonios estaban hechos para corromper, pero no todos estaban a salvo de las influencias humanas. Ellos podían hacerlo también, con promesas incumplidas, ideales irrealizables y sentimientos lo suficientemente duraderos como para que acabara en total tragedia.

No hubo contestación alguna a su frase sarcástica. El espectro no se movió, a pesar de que él estuvo haciendo cosas por la habitación. Se desvistió, se tumbó en la cama y se quedó allí pensativo, hasta que su respiración delató que estaba durmiendo. Sólo entonces, el espectro se levantó del sofá y cerró la puerta, volviendo al asiento, no sin girar la calavera para contemplarlo durante un momento. El tipo comenzó a roncar suavemente, y él nego con la cabeza. Volviendo al sofá. Aún quedaba un buen trecho. Sería una noche muy larga.

Con una deflagración, el fuego desapareció, dejando atrás sólo a una extenuada silueta menuda que se arrebujó contra el sofá, cayendo totalmente rendida. No todos los días tenía la opción de dormir en sitios tan bien acolchados.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   29th Febrero 2016, 11:38

"Peter... Peter...Ven... Quédate a mi lado... Coge mi mano"

"M... ¿Mamá? No... No puedes... Tú estás muerta... ¿Cómo...?"

"No tengas miedo... Ven... Conmigo estarás a salvo... Yo Te protegeré." El rostro de mi madre cambió por el de un horrible demonio con dos largos cuernos que se doblaban sobre su espalda y un tercero que sobresalía entre ellos hacia adelante. Tenía un aspecto esquelético, demacrado, con unos largos y afilados dientes. Me agarró del cuello y me acercó hacia él, con aquella horrible y desfigurada sonrisa, relamiéndose con una lengua viperina.

"¡Suéltame! ¡Déjame maldita! ¡Tú no eres mi madre! ¡Noooo...!"

Me desperté con la respiración a mil y el pecho lleno de pequeñas perlas de sudor. La oscuridad era casi palpable, excepto por la luz que se colaba a través de las roídas cortinas. Me costó un par de segundos ubicarme y hacer un rápido repaso de la noche. Me apoyé sobre las rodillas y bajé la cabeza, negando para mí. Sólo había sido una pesadilla. Busqué mi reloj a tientas, usando los límites de la mesilla de noche de guía. Lo cogí y miré la hora. Las cuatro y media de la mañana. Aún quedaban tres horas antes de que asomase el sol por el horizonte. La bebida empezó a hacer efecto y sentí la necesidad de ir a hacer una visita al baño. Tanteé el suelo y me puse las botas para no pisarlo descalzo. A saber lo que podía haber allí. Busqué por la pared el interruptor de la luz, el cual encontré no sin antes darme un golpe en la rodilla con la mesilla que se llevó una maldición entre dientes y que me la agarrase con una mano mientras cojeaba. Se iluminó la cabecera de la cama y me levanté. Miré a mi alrededor en busca del esqueleto pero no lo vi en la butaca donde había estado antes. Solo estaba la niña que me había acompañado durante la noche. Intenté hacer el menor ruido posible para no despertarla y entré en el baño. Menudo asco. ¡Qué peste madre mía! ¿Acaso usaban orina en vez de lejía para limpiar aquello? Señor. En fin, abrir la tapa del retrete con la bota para no tocarlo ni con un palo, mirar al techo mientras estaba a lo mío para ver las telarañas y ¿¿¡¡PERO QUÉ COÑO!!??

Salí a toda velocidad del cuarto de baño en cuanto acabé y miré a la butaca donde el esqueleto que me había aconsejado de manera muy muy amable que me quedase en el motel. Lo que allí había era una niña de no más de diez años, con la boca entreabierta y hecha un ovillo. Tenía los ojos como platos. Repasé varias veces la noche y recordaba perfectamente lo que había pasado, y en ningún momento una niña morena había hecho su aparición. Qué bien, otro monstruo o a saber qué cojones. Me acerqué a la cama y metí la mano debajo de la almohada, sin dejar de mirar a la niña. Saqué la pistola elemental y me acerqué a ella con sumo cuidado. Cuando estuve a su altura, sin dejar de apuntarla, la examiné más detenidamente. Tenía la ropa hecha un asco, llena de manchas y rotos. Su pelo sin duda había visto días mejores, lleno de suciedad y... ¿Chuches? O a saber, casi preferí ni pensar en qué podían ser esas cosas. Sin embargo, lo que me llamó la atención fue su cara. Pocas veces había visto alguien dormir tan pacíficamente, como si lo que más hubiese deseado en el mundo fuese dormir. De haber entendido por qué estaba allí o quién demonios era hasta me habría causado una ternura irremediables, pero bien podía ser algún alien o vete tú a saber qué. El esqueleto me había dicho que lo mismo me venían a buscar y no había ni rastro de él. ¿Habría sido tan cabrón de venderme? Desde luego no iba a esperar a que volviese. Me aclaré la garganta con fuerza, intentando despertarla. Con cuidado estiré la mano izquierda y la apoyé sobre su espalda, zarandeándola ligeramente. Eso daría efecto. Tenía el cañón de la pistola a algo más de un palmo de su rostro. Abrió ligeramente los ojos, aún algo adormilada.

- Bien, desde luego esta está siendo una noche de sorpresas. Ahora me vas a decir tranquilamente quién eres, qué haces aquí y qué quieres, y no hagas ni un solo movimiento en falso o la tenemos.- La pistola estaba en modo hielo, que era el que más solía usar a la hora de frenar a alguien. Al fin y al cabo era una niña, y no iba a disparar a matar así como así.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   29th Marzo 2016, 20:59

Era curioso comprobar ciertas cosas. Cómo el sonido de un ser humano respirando puede llevarte a relajarte, hasta el punto en que caes redondo en el sofá es uno. También es curioso el hecho de que, cuanto más pospones la salida del Ghost Rider, más te persiguen ciertas visiones que jamás le desearías ni a tu peor enemigo. A medida que la rabia se iba atenuando, su presencia se disipó hasta quedar sólo una yo matada de sueño y agotada. A pesar del olor a quemado que desprendía el sofá, me arrebujé en mi sudadera, metí las manos en el bolsillo de la sudadera y me acomodé hasta coger una postura cómoda. Cualquiera hubiera tenido problemas para dormir en esa porquería, pero ¿para mi? Eso era casi como estar en el Ritz.

Lo de los sueños es algo complicado. Incluso los que empiezan bien pueden torcerse en un momento. A menudo no recuerdo con claridad que es lo que sueño, pero cuando despierto tengo el olor del azufre en la nariz y me suele arder la garganta. Otras veces, si que recuerdo fragmentos... y deseará no haberme acordado de ellos. Pero muy, pero que MUY de vez en cuando tengo otros que me hacen sentir un poco mejor.

Debajo de un escenario iluminado por unas luces blancas hay un montón de mesas llenas de gente que aplaude y me señala. La que veo en el escenario es una mujer regordeta, con un vestido negro y un peinado del estilo años cincuenta, pero esa chica soy yo. Una parte de mi, la más dormida, sabe que no soy yo, yo, pero en el sueño sí que lo soy, así que ¿qué mas da? El caso es que allí estoy, encima de un escenario rodeada de un montón de gente que me espera para cantar. Así que vamos a ello. La banda empieza a tocar y con una voz aterciopelada y grave canto.


Mientras lo hago, los objetos de la sala comienzan a flotar, y puedo ver a los asistentes. Algunos son gente muy famosa. Otros son chuches, y también hay un tipo que no para de mirarme, que es algo así como un pato enmascarado. Cuando me percato de que me sonríe, le devuelvo un guiño, y entonces me trae una copa al camerino. Al parecer se acabó lo de cantar. En los sueños pasan esas cosas. Lo siguiente que veo es a mi corriendo de mano del susodicho, camino a un coche con ese cartel cochoso de recién casados, y...

- Q-que...- sacudo la cabeza. ¿ Y mi marido, el pato? No está por ningún lado. En lugar de eso, me encuentro en la cara un arma, y se me encienden todos los sensores. - ¡QUE COJONES! - intento poner distancia, y como consecuencia me caigo del sofá. Mi primer instinto es cubrirme con las manos mientras aprieto los ojos. - ¡NO ME MATES! ¡NO ME MATES!- berreo, pero no llega nada. Abro los ojos con cuidado medio disimulando, como si abrirlos de golpe fuese a hacer que quien sea me dispare mas rápido o algo así. Me encuentro de cara con el capullo. Me agarro el pecho, intentando tranquilizarme, porque el imbécil me ha dado un susto de muerte. Miro por la ventana. Aún es de noche. Recupero el aliento, temblando. - ¿¡¡PERO QUE COÑO TE PASA?! ¡PODRÍAS HABERME MATADO! - le digo bastante enfadada.

Joder. No son formas.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   4th Abril 2016, 16:59

La cría despertó lentamente, pero en cuanto vio el arma pegó un grito, cubriéndose como podía y acusándome de que esas no eran formas de despertar a alguien. Vale, tenía razón, pero tampoco es divertido despertarte y ver que hay una niña en tu sofá que no has visto en tu vida. Que siendo honestos me esperaba que si alguna vez me apareciesen con una niña sería en brazos de una mujer con cara de pocos amigos a la que recordase de una noche loca muchos meses atrás. Esa escena sí que me perseguía a veces en sueños. Pero volvamos al cuarto cochambroso, la niña en el sofá con cara de miedo y acto seguido de cabreo y yo, que no entendía qué d'ast estaba pasando. Temblaba como un corderillo, y con esos enormes ojos brillantes me dio hasta pena, pero la experiencia prevalecía sobre esa pena, y tan solo bajé el arma unos pocos milímetros.

- Vale, perdona, tienes razón. ¿Y quieres saber qué me pasa? Pasa que ayer cuando me acosté aquí no había una niña acurrucada en un pequeño sofá, de manera que dime de dónde has salido y quién eres...- Esta vez mis palabras no fueron tan duras y secas como las primeras, cuando la desperté. No pretendía tampoco asustarla sin una razón de peso. Lo mismo era la hija del tío de recepción o algo que se había colado en la habitación jugando al escondite o algo así. ¿Sería el esqueleto? Desde luego tenía el mismo tamaño y estaba en el mismo sitio que él. Pero cuando era ese ser con solo mirarlo un escalofrío me recorría toda la espalda erizándome el pelo como si acabase de ver a Thanos con el guantelete del infinito. Aquella niña lo único que podía darme era lástima por lo sucia que tenía la ropa y la cara.- Mira, no pretendo hacerte daño, pero ahora mismo estoy bastante confundido. No voy a dispararte a menos que hagas algún movimiento en falso, de manera que, muy tranquilita, ve explicándome lo que te he preguntado... Por favor.-

Los buenos modos ante todo. Podía tratarse de una niña de verdad y no me gustaría haber asustado a una por haber tenido una mala experiencia unas horas antes.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   6th Abril 2016, 03:18

El tío agachó las orejas. ¡Qué menos! Pero el caso es que ahora mismo no me ubicaba lo bastante como para poder darle las explicaciones que me estaba pidiendo. Su cara como que me sonaba. ¿no era el el barman de mi sueño? ¿qué había soñado por cierto? No conseguía acordarme ahora, supongo que por la gentil manera de despertarme. Miré alrededor, y lo que me encontré tampoco me hizo especial ilusión. Estaba en el sillón mas guarro de la habitación mas cochosa del motel de carretera mas cutre del mundo.   Uno de esos que te dan la impresión de que te vas a quedar pegado en la moqueta y con las sabanas tan viejas que si pudieran hablar pedirían a gritos una muerte digna. Volví a mirar al guaperas en calzoncillos, y poco a poco la escena se me hizo mas vívida. ¿No se había corrido en la boca de...?

Ah ya. Todo me hizo click en la cabeza.

Así que aún no había relacionado mi presencia con el otro. No había que ser licenciado, por otra parte, tampoco era tan fácil como la gente pueda creer. Anda que no hay superhéroes por ahí que no se conoce quienes son. Y comprarán el pan, y harán la colada, digo yo. Pero nadie que yo haya conocido ha anunciado que le vende el pan de hamburguesa a spiderman o que le alquila las lavadoras a daredevil. Me quedé mirándole durante un momento, y me dio la impresión de que empezaba a dudar. Podía usar eso. Sip.

- Me-me llamo T-Tortita. A veces vengo aquí los fines de semana. Tiran mucha comida y... - tartamudee, mientras hacía esfuerzos incluso con lo empanada que estaba para que se me humedecieran los ojos. No es difícil. Si me concentro un poco puedo abrir y cerrar el grifo como me venga en gana. - se que está mal colarse en los sitios así, pero no puedo pagarlo. - aquí estaban, las primeras lagrimillas. - Creí que si me quedaba en el sillón no me verías. Snif. ¡No iba a robarte ni nada! ¡De verdad! Pensaba irme antes de que se hiciera por la mañana. - le miré bajando la cabeza, y poniéndole mi mejor cara de cachorro.

Con un poco de suerte, no me relacionaría con esa cosa, y mi identidad estaría a salvo.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   25th Abril 2016, 16:52

La niña estaba apunto de romper a llorar, y mi parte más paternal y sensible se derritió por dentro. No pude evitar pensar en los chavales del orfanato al que visitaba de vez en cuando, y de dónde habría salido esta pequeña. Bajé el arma y desactivé mi casco, desvelando mi rostro. Me mordí el labio ligeramente mientras pensaba y me acerqué al montón de ropa. Me puse los pantalones y la camiseta blanca que llevaba debajo, enganchando mi arma en el cinturón y volviéndome hacia ella.

- A ver, vamos por partes porque creo que me estoy perdiendo... ¿Me estás diciendo que has entrado aquí sola buscando cobijo? ¿Y tús padres?- Sabía que esa podía ser una pregunta dura, pero tenía que hacerla. Seguramente se habría perdido o sus padres habrían muerto y quién sabes si la chiquilla se había escapado del orfanato donde la trataban a patadas. Bueno Peter, tampoco te montes aquí la mega película. Tranquilo, escucha primero su versión.- Mira Tortita, no te preocupes, ¿ok? Ven, acuéstate en la cama. Es toda para ti. Es bastante calentita así que no pasarás frío. Yo me quedaré aquí sentado en el sillón a tu lado. De hecho, espera, creo que... ¡Ajá! ¡Bingo!-

Me había levantado y puesto a rebuscar un poco en la gabardina sabiendo que me había guardado algo de comida. Una barrita energética y una piruleta. No era mucho, pero por el momento esperé que a la niña le sirviese.

- Vamos a hacer una cosa. Te propongo un trato. Tú me cuentas qué haces aquí, dónde está tu familia o quien sea y de dónde has salido, y yo te prometo ayudarte mañana a encontrarlos o a llevarte a donde sea. Prometo cuidar de ti. Y si te portas bien te compro unos bollos calientes. ¿Qué me dices? Pero tienes que decirme la verdad, y sabré si me mientes, así que venga, túmbate en la cama y cuéntame todo.- Era muy fácil pillar a un niño mintiendo. Tan simple como comprobar a donde miran y cómo hablan de algo en concreto. Si evitan un tema o lo pasan de corrido es que les produce miedo o angustia, y lo más probable es que no hablen de él o mientan para salir del paso. Había tenido experiencia con los muchachos del orfanato, y en realidad mis intenciones eran sinceras. Sólo quería protegerla. Parecía asustada de verdad y por el olor y las pintas no se había duchado en dios sabe cuanto tiempo, por no hablar de lo delgadilla que estaba. La pobre estaba hecha un auténtico asco.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   28th Abril 2016, 04:03

Bueno, vamos bien. De momento no ha hecho la relación que a veces hace la gente. No os creeríais hasta que punto cosas como la altura o el diente mellado pasan desapercibidas para la gente cuando han visto a esa cosa. Si, son cosas bastante reconocibles, y también, algo que yo creo que el cerebro prefiere olvidar, o ni plantearse. Simplemente por que es más fácil pensar que es imposible, que lo que los ojos te han visto. Eso lleva pasando toda la vida, sobretodo con las criaturas mágicas. ¿Pero cómo te quedarías si te cuento mañana que esos ojos en el fondo oscuro del sofá, esa mano debajo de la cama, y esa silueta en la esquina de tu cuarto están ahí de verdad? La gente moriría de falta de sueño.

Mientras se vestía y yo pensaba en mi siguiente movimiento, le miré hacer los suyos. Se vistió y se puso el arma en el cinturón. Si pasabas por alto que el muy idiota había estado a punto de perder la chorra dentro de una súcubo, la verdad es que el chico tenía su encanto. Era uno de esos chicos monos, al estilo chico malo pero sobreactuado. Al final por mala impresión que te cause un tipo de buenas a primera, los hay que hasta acaban teniendo su puntito.

- Papá y mamá están en el cielo. - respondí mientras se me arqueaban las cejas en una expresión lastimera, y hacía un par de pucheros. Primero, si podía, mejor evitarle saber que lo de anoche y yo convivíamos en el mismo cuerpo. Segundo, ni de coña le suelto aquí la infancia a un desconocido. - ¡No, no! Estabas tu antes. Además, yo quepo bien aquí. ¿ves?- me acomodé otra vez en el sofá. En realidad no tenía intención de renunciar a la cama, pero quería comprobar si insistiría. y lo que había dicho era verdad, no es que el sofá fuese una nube, pero comparado con unos cartones meados en el suelo, si que lo parecía.

Al final me insistió y yo me subí a la cama. Me quité las zapatillas, también la sudadera y el tutú, quedándome en mayas y camiseta. La camiseta interior me quedaba tan grande que me llevaba a medio muslo, y el tirante derecho se me resbalaba. Normalmente la llevaba por dentro de la maya, pero para dormir no. Me senté en la cama y abrí las sábanas. Aún estaban calientes de haber estado el antes. Habrá gente a la que le de asco ese tipo de cosas. A mi lo del calor residual me vuelve loca.

- Estoy sola. Vengo aquí a dormir a veces. Hay cosas para comer, tiran mucha comida. Me traen, o vengo por mi cuenta como puedo, y paso unos pocos días aquí. El resto del tiempo vivo en Nueva York. Hay muchos refugios, y tengo amigos en la calle que me ayudan. No quiero volver al orfanato. No puedo. - era verdad, palabra por palabra. Una verdad vaga y quizá, daba lugar a equívocos. Pero verdad al fin y al cabo. Me dió una barrita energética y una piruleta, engullí la primera despacio, por mi cohartada de que había ido allí a comer, pero en realidad estaba famélica.Luego desenvolví la piruleta, atascándome un poco. Si no, no parece real esa torpeza propia de los niños. Alcé el rostro y le miré a los ojos caundo por fin desenvolví el caramelo. - Puedes dormir conmigo. No me da miedo. En los albergues duermo con mucha gente. En la calle tienes que abrazarte, porque así no pasas frío. - le expliqué, y casi podría parecer que esas mismas palabras me las habría transmitido alguien para enseñarme esas cosas.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   30th Abril 2016, 19:02

Papá y mamá en el cielo. Cómo no. Qué típico. Joder, vale Peter, tranquilo, espera a que te cuente toda su historia y a partir de ahí ves qué haces. Ella dijo que no quería usar la cama, que le valía con el sofá, pero no era lo mismo. En la cama tendría más espacio y las mantas, y podría moverse con total libertad, convenciéndola finalmente de que se subiese. Le ahuequé un poco la almohada y abrí las mantas. Ella se quitó las zapatillas y la pequeña falda que llevaba. En cuanto se sentó en la cama la tapé hasta la cintura y le coloqué el cojín detrás de la espalda para que se pudiera apoyar sin problema y estuviese cómoda. La verdad es que estaba un poco sucia, pero tenía una carilla como para que te pidiese algo. Unos enormes ojos marrones con el borde verde que me miraban con la pena de alguien que no ha roto un plato en su vida. El nombre fue lo que me dejó un poco pensativo. Tortita. ¿Quién llamaba a su hija como una comida? Bueno, quién sabe, lo mismo era un nombre típico ahora. Con toda esa historia del internet y demás a saber.

Me contó su historia y cómo sobrevivía cada día, durmiendo donde podía y comiendo lo que le dejaban o podía coger del contenedor. No podía vivir así. Era totalmente insalubre. Cuando dijo que no podía volver al orfanato... Inevitablemente me sentí identificado con ella. En el que yo estuve de niño fue un infierno y me intenté escapar varias veces, hasta que finalmente lo conseguí antes de enrolar en la NASA como astronauta. Sabía lo horribles que podían ser, pero ella era demasiado pequeña. No podía dejar que siguiese vagando por las calles comiendo de la basura. Si no le gustaba ese orfanato podíamos buscar otro... O una familia de acogida... ¡O algo! Yo sabía lo que era vivir en la calle y no se lo deseaba a nadie. Tuve suerte de conseguir lo de la NASA, pero eso no era lo que sucedía todos los días.

Me froté los ojos y me rasqué la nuca, pensando en qué hacer. Me senté a su lado pero sin llegar a tumbarme. Pensé entonces en que estaba bastante sucia y que tal vez una ducha le vendría bien. A saber cuándo se había dado la última.

- Oye, Tortita. ¿Querrías darte un baño antes de dormir? Ya sabes, un baño calentito y demás y luego a dormir a pierna suelta. La habitación la tengo hasta medio día, así que no hay que madrugar ni nada... Seguramente te sientas mucho mejor. También... Oye, sé que los orfanatos pueden ser un asco muchas veces. Yo mismo me escapé de uno de pequeño. Y no es algo que deberías hacer. No tienes que volver a ese orfanato. Puedo ayudarte a buscar otro. Yo y mis amigos. ¿Alguna vez has visto un mapache hablar? Uno de mis amigos es uno. Es muy majo, seguro que te cae bien. Te podemos echar una mano y buscarte otro orfanato mejor para ti. Uno que te guste. O una familia de acogida. Lo digo porque estar por las calles comiendo de la basura no es ni bueno ni sano. Te pondrás enferma... Pero oye, si quieres podemos hablar de eso por la mañana tranquilamente. ¿Te parece bien lo del baño? Yo me quedo fuera mientras tú te bañas y vigilo que nadie se cuele. ¿Qué me dices?- Tal vez descansado todo sería más simple. Y estaba convencido de que los Guardianes me ayudarían a encontrarle un hogar. Alguna protesta de Rocket o Gamora seguro que vendría, pero bueno, era lo que solía suceder, así que iba sobre aviso.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   25th Mayo 2016, 00:59

[Acciones pactadas con el usuario de Starlord]

Eran las tantas de la mañana. Lo normal es que lo último que me apeteciera fuera darme un baño. Por otro lado, tenía el factor de que después de levantarme con una pistola en la cara, no diría que no a buscar algo que me relajara un poco. El tontaina me contó un montón de cosas, entre ellas que quería ayudarme a buscar un orfanato. Tío, que no te enteras. ¿Cómo le explicas al que hace los papeles que una niña de ocho años sigue así desde hace diez? No es viable. Lo he intentado. Pero claro, no son cosas que puedas ponerte a discutir con un rubiales guaperas y ligón de carretera. Pero al parecer, él había estado también en orfanatos. Sabía la peste que sería eso. No todos son malos, pero os puedo asegurar que ninguno es feliz. Ni siquiera los de monjitas.

- mmmmm bueno. - rezongué poco convencida. - Pero no mires. ¿vale? O chillaré. - le advertí con ese tono infantil que deja entrever lo que para un niño supone una amenaza real. - No puedo ir a los orfanatos. - negué con la cabeza y cierta tristeza en la voz. Como si fuese a causa de algo que no quería decir, aunque en el fondo era así. - ¿Un mapache que habla? - dije, totalmente incrédula. - ¡Eso no existe! Los mapaches no hablan. ¡Quieres tomarme el pelo!- le recriminé enfurruñada, como cuando un niño te pilla haciéndote el tonto para bajar a su nivel. Por experiencia, al parecer, es algo que les cabrea en serio. - ¿Me pones tu la bañera? Yo no se poner el agua bien. - le dije, pestañeando un par de veces, con mi juego de ojillos.

Y me acompañó, no te creas. Me levanté y caminé hasta el baño. Ahí había mierda del año que la pidieras. Uno no sabía si llamar al tío del Afro que anunciaba detergente, quemar el sitio, o mandar los restos al Smithsonian para que los catalogaran. Quité la cutrecortina que tenía la ducha, que fijo que estaba allí por si el que se quedaba tenía una urgencia como envolver algún cadáver, y vi la bañera. Todo el fondo estaba manchado de colores entre lo marrón y el óxido, y tenía toda la pinta de que eso no salía ni con ácido. Arrugué el morro, y vi como una pequeña araña caminaba por el fondo dispuesta a colarse por el desagüe.

- Que porquería. - dije sacando la lengua, para abrir luego el grifo. El agua, después de pedorrear unas cuantas veces y hacer un ruido horrible, empezó a salir de color marrón durante un minuto, dos, tres, hasta que nos convenció que no iba a esclarecerse en ningún momento.- Que asco. Yo ahí no me meto. - negué con la cabeza, enérgica. A mi me habría dado igual, pero nadie se creería que era tan poco remilgada con ocho años.

- Vaya cerdo Flarknard el que ha estado aquí antes. - rumió entre dientes. - Espera un momento. - salió del baño dejándome ahí asomada a la mugre absoluta y volvió con el arma en la mano. Antes de darme cuenta, me retiré cubriéndome la cara cuando apretó el gatillo. Un chorro de agua a presión aclaró la bañera con agua limpia, y yo me acerqué a cerrar el grifo. Luego señaló a la bañera. - Venga, métete. - no pude reprimir una larga mirada con los ojos abiertos, en un claro "estas de coña". - No me digas que te da vergüenza... ¿En serio? Bueno, está bien. ¿Si prometo no mirar te meterás? - dijo, poniendo la pistola en vertical sobre la bañera, esperando.

Yo le miré desconfiada unos segundos mas. Bueno, ¿Qué mas daba? Si necesitaba partirle la cara podría sin problemas. Aunque algo me decía que ese bobalicón no era de esos. Empecé a desvestirme, y él se tapó los ojos con la mano. Al verle hacer eso, sentí un montón de cosas extrañas. La primera, ternura. Me pareció un gesto estúpido y sin sentido, que sólo haría un tonto que quisiera complacer los delirios estúpidos de una niña vergonzosa. La segunda, cierto recelo. Uno siempre espera que el que se tapa entreabra los dedos para mirar. La tercera... mal que me pese, fue rabia. Porque sabía que lo segundo no pasaría, y una parte de mi, quería ser la mujer que merecía esas picardías por parte de los chicos guapos como el.

Me desvestí y solté el pelo rápido. Que frío de baño, coño.

- ¡Ay, espera!- salí corriendo y rebusqué dentro de la riñonera que siempre llevaba, y que se me había caído debajo del asiento. En alguna parte tenía que haber un trozo de pastilla de jabón. Después de recogerla me metí dentro de la bañera, y cuando estuve debajo de la pistola le cogí de la muñeca, para que supiera que ya podía apretar el gatillo. Salió un chorro de agua templada, pero la impresión fue bastante tocha.

- ¡Ah, esta fría! ¡FRÍA!- dije al principio, pero luego el agua pareció calentarse un poco mas. Empecé a enjabonarme con rapidez, y en pocos minutos estaba limpia. Miré hacia arriba. La verdad es que solía disfrutar de eso muy poco a menudo, así que me quedé allí con la boca abierta, llenándola de agua como si fuera una fuente y escupiendo por doquier dentro de la bañera hasta que me quedé agusto. - vale, ya estoy. - dije, dándome cuenta después. - ¡PERO NO MIRES AUN!- grité, mirándole. Tuve que secarme con la toalla de mano. Que asco de servicio. Cogí mis mayas y mi camiseta y me las volví a poner. Las bragas no. Eso era una cochinada. - Ya puedes mirar. - dije, con las mejillas sonrosadas y el pelo suelto. Hubo un momento de incomodidad y silencio.

¿Y... ahora que?

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   26th Mayo 2016, 18:13

OCC:
 

- Bueno, ya veremos por la mañana. Por lo pronto al baño. Y sí que existen los mapaches que hablan. Bueno... Existe Rocket.- A decir verdad no conocía ningún otro mapache que hablase. Pero claro, también conocía un perro de la U.R.S.S que tenía poderes telepáticos, un árbol que hablaba y caminaba... Había visto de todo, y nada común. Los Guardianes éramos los últimos de nuestras especies, los apartados, los "raritos". Pero éramos una familia de raritos. Sobre lo de no poder ir a un orfanato ya vería qué hacía por la mañana. Desde luego en la calle no se iba a quedar.- Y tranqui, que no te voy a mirar.-

Abrí la puerta del baño y se formó una arruga entre mis cejas en cuanto vi el interior de este. Había estado en letrinas asquerosas por toda la galaxia, pero aquello... Madre mía, estaba en el top diez por lo menos... O el top veinte, pero os aseguro que es mucho decir. Las de las cárceles que hay por ahí... Mejor no hablemos. El caso fue que me dio un asco bastante gordo, y en cuanto vi que el agua de la ducha salía marrón decidí usar mi arma. La ventaja de tener un arma elemental como la mía es que podía hacer salir de ella lo que quisiese: agua, fuego, viento, electricidad, energía pura, impulsos electromagnéticos... Cualquier cosa que pudiese ser considerada un elemento o algún tipo de energía. Y además podía modularla a placer. Podía lanzar tanto agua hirviendo como congelar una superficie. Y lo mejor de todo es que sólo funcionaba en mi padre y en mí. Una historia de la huella genética y no se qué. Pero vamos, que por la cara tenía un juguete que para qué quería otro.

- Déjame limpiar esta basura... Qué guarrada.- Con un chorro de agua caliente a presión limpié algo la ducha, gracias a lo cual ahora podría pisar dentro de esta sin pillar un sida galáctico o algo así. Se quedó de brazos cruzados esperando que me tapase los ojos, y coloqué la pistola elemental sobre ella, tapándome con la otra mano mis ojos. Si hubiese sido... Digamos... ¿Diez años mayor? Bueno, algo más por si acaso, que en ese momento no podía calcular su edad, pero oscilaría en torno a los diez años, tal vez habría entreabierto un poco los dedillos para echar un vistazo a una espalda desnuda o un trasero respingón. Incluso le habría sugerido meterme con ella a hacerle compañía y para asegurarme de que se quedaba "bien limpita". Pero era una niña, por amor de dios. Vale que haya ligado con aliens y demás, pero tengo mis límites, aunque algún otro que yo conozca a veces de un patinazo y parezca no tenerlos.

Se quejó de que el agua salía fría, pero en cuanto esperó un par de segundos a que se calentase se dio un buen remojón. No me importaba esperar el tiempo que necesitase. La verdad es que la pobre estaba hecha un harapo, y yo estaba medio desvelado ya, así que no tenía prisa por nada. Sólo había salido una noche a desconectar. Había tenido una fuerte bronca con los dichosos Novas y sus mierdas de que no estábamos trabajando y no se qué. Pedí a los Guardianes un rato para mí a solas y me lo concedieron. Quién imaginaba que iba a acabar así la noche. Bueno, a decir verdad, en parte no había ido tan desencaminado. Ya sabéis, con una chica en mi cama y a la que duchaba... Pero desde luego me lo habría imaginado de otra forma. Cuando creyó que estaba servida me dijo que todavía no mirase, pero cerré el grifo de la pistola y esperé. En cuanto me indicó, me quité la mano y la vi vestidita y arregladita. Sonreí y asentí.

- ¿Mucho mejor o no? Ahora estás limpita y puedes dormir mucho más cómodamente... Y tus ropas... ¿Sabes? Creo que les voy a dar un agua y luego a colgarlas. Huelen un poco fuerte.- Olían a sobaco de skrull, qué demonios. Un pestazo que la pobre yo no sé cómo no había vomitado por cada esquina. Las metí en la propia ducha y les di un manguerazo con fuerza, sacando una cantidad de agua marrón que podría haber competido con la que salía del grifo. Al acabar le colgué las cosas y me tiré en la cama boca arriba.- Puedes tumbarte a mi lado si quieres. No te voy a morder no te preocupes.-

Menuda paliza de todo. "¿Qué estás haciendo con tu vida, Peter? ¿Por qué no eres capaz de encontrar las gemas? ¿Será verdad lo que dice el cuerpo Nova de que soy un desastre y un inmaduro que sólo busca lucirse? Bueno, si tan buenos son ¿por qué no han encontrado tampoco las gemas? Van de súper guays del universo y están todo el día en Xandar haciendo vete tú a saber qué...". Estaba entre enfadado y dolido. Sobre todo conmigo mismo. No habíamos encontrado absolutamente ni una señal de las gemas en meses, y no me gustaba la idea de que alguien estuviese trasteando con ellas o usándolas o...

La niña interrumpió mis pensamientos preguntándome por el orfanato al que fui. Le dije que era un rollo de historia y que no merecía la pena saberla, pero insistió, así que, con un largo suspiro, apoyé mi mano izquierda sobre mi pecho.

- Mi madre murió cuando yo tenía once años... Ella... Tenía una enfermedad...- "En realidad no. Unos badoon entraron en nuestra casa y la fusilaron delante de mí. Yo subí al piso de arriba cagado de miedo pero les metí un balazo a cada uno con la escopeta que guardábamos en el armario. Ahí descubrí la pistola elemental de mi padre y que él era de otro planeta. Y desde entonces estoy obsesionado con el espacio." Obviamente no le iba a contar esa historia. ¿Sabéis esa sensación que tenéis a veces de que le contaríais a un niño vuestra vida creyendo que os entenderá? Yo tenía un poco esa sensación en aquel momento, pero la verdad de mi historia era bastante dura, y no sólo me costaba hablar de ella, sino que tampoco quería provocarle pesadillas a la niña y que soñase con que unos bichos atravesaban la puerta de la habitación y la mataban.- Vivíamos en Colorado, en una casita de campo. Ella y yo. Mi padre... Bueno, él se fue antes de que yo naciera (tampoco había necesidad de decirle que era el emperador de una raza conocida como los spartoi ni que se había vuelto un maldito tirano que no hacía más que pedirme que fuese a su lado a dominar la galaxia como padre e hijo). Cuando ella murió me metieron en un orfanato donde lo pasé un poco mal. Siempre he tenido tendencia a... Defender a los débiles... Ya sabes. Me metía en problemas porque dos matones pegaban a una chica, o azuzaban a un perrito con un palo, o disparaban a un pajarito... Me llevé unas buenas palizas, pero si era capaz de proteger a quien había ido a defender merecía la pena. Cuando la tenía a ella cerca, siempre me regañaba por meterme en líos, pero me entendía. Fue la mejor madre del universo. Al final, terminé escapándome y enrolando en la NASA cuando todavía era un adolescente. De algún modo quería... Llegar a las estrellas. ¿Sabes? Son algo que está ahí arriba... Tan lejos... Tan inalcanzable... Y no sé... Tal vez fuesen delirios de un estúpido adolescente, pero pensar en que podría no sólo hacer del mundo un lugar mejor, sino también el espacio... Creo que fue lo que me impulsó a hacer todo eso... Mi madre me repetía una frase de vez en cuando. "Apunta a lo más alto, y lo alcanzarás". Tal vez aquellas palabras me llegaron más hondo de lo que yo creía.-

Me encogí de brazos, pensando en cómo había crecido, en todo lo que había cambiado,... Y que le den al cuerpo Nova. No lo había hecho tan mal ni de lejos... A veces nuestros métodos eran un poco... Ilegales, pero habíamos conseguido la paz en la galaxia un par de veces... Así que tan mal no lo habíamos hecho.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   1st Agosto 2016, 23:38

Le vigilé de cerca, con la vana esperanza de que le diera, aunque fuera un delirio estúpido, por mirar un poquito. Nada de nada. Suspiré bajo el chorro de la ducha y me centré en disfrutar de ese momento que para algunos forma parte de la rutina, de un día a día manido que resulta hasta tedioso. Sólo atisban a ver la realidad de lo que yo vivo el día en que hay avería en la caldera, o se jode la calefacción central del edificio, y ese día tienes que ducharte con agua fría. Entonces si, amigo mio, llegan los lloros, las quejas, y el mal humor que hace que vayas por las calles de New York como si el resto de la humanidad al completo de sobrara. Ese día en que te faltaba la comodidad del agua a treinta y ocho grados y medio, era justo el día en que empezabas a darte cuenta hasta qué punto tu humor dependía de una gilipollez tan grande como el agua caliente. Cuando vives en la calle, en general, tiendes a apreciar mucho mas lo que sea, pero caliente. Cama caliente, agua caliente, comida caliente. Cada una de esas cosas es un lujo, y cuando accedes a ellas, te sientes como en tu cumpleaños. O como en el día de navidad. Es complicado describir el placer que se siente.

Después de colocarme las mayas y escurrirme el pelo, volvimos a la habitación. La verdad es que salté sobre la cama en cuanto valoré la distancia, porque me daba un asco que me moría tocar esa moqueta repugnante y pegajosa con los pies descalzos. Tenía la sensación de que si no corría y la evitaba, empezaría a hundirme como si estuviera hecha de viscosos pelos movedizos que me tragarían, me cubrirían de mierda, y me obligarían a ducharme otra vez. Cuando subí a la cama, froté mis pies contra la sábana, usando las piernas, apretando los dientes y evidenciando un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo.

- Isshs. - dije, con gesto de asquito. Era distinto antes. Antes no estaba limpia. Ahora que lo estaba quería mantener esa sensación todo lo posible. Incluso en una habitación cutre como esa. - ¡Bueno, pero no me aplastes el tutu!- le advertí, cuando me dijo que iba a lavarme la ropa. Se había ofrecido él, así que no había porqué negarse. Después de hacerlo se tiró en la cama a mi lado, y yo le miré allí, boca arriba...

Y vi como se le desordenaba el pelo rubio, al estar tumbado, y vi su perfil, sus ojos cerrados como de sueño, como se le marcaba la nuez, y como la camiseta se le ajustaba al cuerpo. Me puse roja. Creo que era la primera vez que estaba con un tío en la cama. A ver, no. No era del todo cierto. Una cosa es dormir con los sin techo. Estaba acostumbrada a dormir pegada a todo el mundo, a otros niños, a mujeres, a hombres, maduros, jóvenes, incluso adolescentes. Pero siempre era en salas abarrotadas de gente, o en medio de la calle con cartones, donde todo el mundo te podía ver durmiendo. Esto era distinto. Estaba en una habitación de hotel, con un chico que perfectamente podía tener mi edad, recién duchada y con él oliendo un poco a alcohol. O sea... ¿No era así como las revistas de Teenagers más realistas describían el comienzo de una noche mágica, llena de momentos incómodos, raros y decepcionantes?

Apreté la parte baja de mi camiseta entre las manos, nerviosa, mirándome esas manos enanas. Cuando estas tan cabreada por tener un cuerpo así de canijo, a menudo piensas cosas de lo más insultantes. Como qué coño iba a hacer yo con una... Negué con la cabeza y me tumbe de lado, ofuscada, tapándome con la sábana. Que mierda de vida, coño.

- ¿Cómo era tu orfanato? ¿Público o de pago? ¿Porqué te metieron allí? - pregunté, intentando distraerme de mis pensamientos, y procurando normalizar la situación, y que no notara mis pensamientos internos. Aunque no era buena idea del todo. Es decir. Había que intentar intimar con él lo menos posible. Quién lo iba a decir. Conocer a un tío en un bar y acabar en la misma cama que él horas después. Eres una pelandusca, Kim. Pasa. Pasa de eso.

Escuché en silencio, centrándome en su historia. Hice mal. Empecé a empatizar con él, y eso NUNCA es bueno. De vez en cuando miraba por el rabillo del ojo, como si así fuese a poder verlo, pero claro, tumbada de lado dándole la espalda no podía. Intenté respirar profundamente, para que no se notara que se me estaba acelerando el pulso y la respiración. Era un buenazo. Uno de esos pringados de los que la gente se aprovechaba por inocentes, y que sólo cometían perrerías como quitarle a una chica su carpeta para tener una excusa por la que tener que ir a su casa después de clase.

- Eres un soñador. Y un idiota. - murmuré por lo bajo, un poco enfadada. En cierta manera, lo había conseguido. Había cumplido su sueño. Esa frase, la de su madre... le recordaba tanto a...

Dejé de hablar, y me quedé en silencio, como haciéndome la dormida. Tras varios minutos interminables, o tal vez fueran horas, me tumbé boca arriba. El parecía dormir a pierna suelta. Su expresión era tan pacífica, que por un momento me pregunté como sería dormir así. Descansando como si nada importara, con sueños libres de pesadillas horribles, y de cosas que se retorcían en el fondo de una negrura insondable. Respiré con toda la calma que pude, me temblaron los labios, como si hiciera pucheros, y se me humedecieron los ojos.

- Nunca había pisado este país antes...- comencé a hablar, en un susurro tan bajo que creo que ni siquiera podría oírlo aunque estuviera despierto y pusiera en ello toda su atención. - Mi padre vivía aquí. Era militar, y por eso no podía venir nunca a casa. Pero nos escribía a mama y a mi, todas, todas las semanas. Ella siempre decía que algún día nos reuniríamos, y seríamos una familia, aunque siempre había tenido a mi madre. Ella era mi familia. No necesitaba a nadie más. Nuestra casa era pequeña, y nuestro pueblo, un chiste comparado con las ciudades de aquí. Pero teníamos un huerto. Jugábamos allí a menudo, al escondite. Ella siempre ligaba la primera. - esos pensamientos se habían quedado conmigo siempre. Siempre había pensado que era mejor así. Pero hoy... no se. No se que pasó. No recordaba haberlos exteriorizado nunca, y desde luego, no con alguien en pleno uso de sus facultades. En eso seguía siendo constante. - Al final, llegó el día. Nos íbamos. Nos íbamos de verdad a América. Fuí a comprar ese estúpido cañón de confeti, íbamos a echarlo al llegar aquí. - las primeras lágrimas brotaron, silenciosas. - A veces, pienso que si no hubiera ido... a lo mejor... - sollocé por lo bajo, y me contuve, acostumbrada a hacerlo. - Porqué no le dije que viniera conmigo. Porqué no le dije algo. - me eché las manos a los ojos secándome, pero presioné mis dedos contra mis ojos. - Todo estaba abierto. Roto. Cubierto de sangre. Intentaron impedir que la viera. Fué sólo un segundo. Pero le vi las vértebras. Sé que lo hice...- después de eso, tuve que quedarme en silencio. Me quedé mirando al techo hasta que mi respiración se normalizó, aunque apenas se me oía.

Después todo fue como un ensueño. No se si sólo lo soñé, o realmente lo dije en alto. Creo que al final, me quedé dormida.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   6th Septiembre 2016, 10:42

El cansancio volvió a hacer efecto, y tras soltarle toda aquella parrafada al a niña sentí como morfeo me abrazaba entre sus cálidos brazos. Los párpados comenzaron a pesarme una barbaridad, y me pareció oír a lo lejos a la niña llamarme idiota. No estaba seguro de si era realidad o producto de mi imaginación producido por el duerme vela en el que sueles decir tantas tonterías. Fuera como fuese, el techo se convirtió en un manto de estrellas... Y caí profundamente dormido.

De repente me encontré en un bar. Miré a mi alrededor extrañado, intentando recordar como había llegado allí. Sentía un extraño mareo y las figuras a mi alrededor estaban bastante difusas, como mirar a través de unas gafas sin graduar. El tipo que me atendió era Rocket con un cuerpo enorme, más grande que el mío.

- ¿Qué vas a tomar Quill?- Dijo mientras limpiaba un vaso con un paño.

- Rocket, ¿pero qué dem...?- Sentí una mano posarse sobre mi hombro, y entonces me vi en tercera persona girándome para ver quién me llamaba. Era la niña que estaba conmigo en el cuarto, pero de niña no tenía nada. Era casi tan alta como yo y tenía un cuerpo escultural. Me sonrió y me guiñó un ojo, cogiéndome de la mano y sacándome de allí. Montamos en una moto de fuego y subimos por las escaleras de lo que parecía un hotel. Cuando llegamos al cuarto había cosas negras que palpitaban en las paredes y el suelo, pero la cama estaba totalmente libre. Ella me empujó contra el colchón y se me subió encima, con una mirada sensual y penetrante. Yo estaba tan confuso que no entendía casi nada, pero noté el calor por mi pecho, y le devolví la sonrisa. Algo me decía que eso estaba bien.

Entonces se quitó el vestido ,desabrochándolo por la parte trasera, y cuando este resbaló por su cuerpo no vi unos pechos turgentes o una prenda de lencería fina, sino unas costillas en llamas y putrefacción. Miré su cara y ya no estaba la niña, sino una especie de boca llena de afiladísimos dientes. Intenté levantarme pero la cama me había atado los pies y las manos, y debajo de mí pude sentir una boca que se abría, dispuesta a engullirme. Pude ver en la puerta de la habitación cómo me miraban mis compañeros, e intenté gritar para que me ayudasen, pero no salió ninguna voz de mi garganta. Grité con todas mis fuerzas, sin éxito. Intenté moverme pero cada centímetro de mi cuerpo pesaba una tonelada. Ellos me miraron, y tras darse la vuelta cerraron la puerta. Una parte de mí estaba convencido de que les había perdido. Sentí calor en mi rostro y volví la mirada a la criatura que tenía encima. Su cara ahora era una calavera en llamas que estaba tan cerca de mí que me costaba respirar. Sentía aquel calor abrasador en mi piel. Me iba a quemar. Si no paraba de hacer eso me iba a quemar. Por favor...

Vi sus profundos ojos sin vida. No había nada allí dentro, salvo oscuridad. El corazón se me aceleró. ¿Cómo había llegado a aquello? Noté una presión en el cuello que me impidió respirar.

...

Me desperté sobresaltado y con la respiración agitada. Tenía la sábana enroscada en el pecho y el cuello. Debía haberme movido bastante. El sol entraba por la ventana y me golpeaba la cara con fuerza. Me la toqué y noté que estaba caliente, como si la hubiese puesto junto a una estufa o un radiador. Me dolía la cabeza horrores, como si tuviese un clavo ardiendo. ¿Dónde...? Poco a poco los recuerdos de la noche anterior fueron llegándome. El cabreo con mis amigos, el bar, la mujer que luego resultó ser otra cosa, el esqueleto en llamas, la niña... ¡La niña! Me giré para ver si seguía a mi lado. ¿Nos habíamos quedado dormidos los dos? Mi último recuerdo era haberle contado mi historia de manera resumida, y creo que luego me quedé totalmente dormido.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   5th Octubre 2016, 10:41

Si. Ahí estaba. Dormida a pierna suelta como si nada le importara, quedándose con una sección de la cama mas grande que la que tenía el, con el pelo revuelto, la boca abierta y arrugando la nariz como si estuviera soñando. Se movía como se mueven los cachorros cuando parece que están persiguiendo algo, pero sólo le duró hasta que cambió de postura, rodando por el colchón, hasta caerse por el otro lado.

- ¡AAAAAAAAAH! - exclamé al sentir ese vértigo en el estómago, y encontrarme con el suelo en un golpe que me dejó dolorida. - Ughf.- dije haciéndome una bola y siseando en el suelo.

Lo único que tenía era un dolor de cabeza inmenso y la sensación de que estaba en algo muy diferente a la puta calle. La moqueta estaba pegajosa, así que me levanté enseguida. No es que me de asco, pero tampoco es muy agradable que eso sea lo primero que te toca la cara al despertarte. Me agarré a los bordes de la cama y me levanté, encontrándome de cara con... un guaperas. Un rubio de estos monos, pero que tienen un poco pinta de chuloplaya. Vamos a descartar lo obvio. Follar no hemos follado. Espero. Aunque me faltaba la mitad de la ropa y...

Me llegaron la imágenes de lo de anoche como un bofetón. El súcubo, la persecución, la transformación, arrastrarlo hasta el hotel. ¡Mierda! ¡MIERDA, MIERDA, MIERDA! Tenía que haberme levantado antes que él, haberme pirado y haberle dejado allí. Ahora iba a tener que seguir con la pantomima.

- Hola. - dije intentando aparentar timidez, desviando los ojos, y andando hacia donde estaban mis cosas, buscando la riñonera, las mayas y todo eso. Aún estaba a tomar viento de Nueva York, y ya no tenía modo de volver. Podía arriesgarme a subir a un camión, pero ¿Sabéis qué porcentaje de chicas se suben a camiones en EE.UU y no se las vuelve a ver? Prefería irme andando. Aunque, ahora que lo pensaba bien. - ¿Qué hora es? ¡Tengo que estar de vuelta en el refugio a las nueve! - murmuré, agobiada, mientras me vestía con la ropa un poco húmeda. No pasa nada. Hace calor. - Es cuando reparten el desayuno y los números de la comida, y si no voy le darán mi puesto a otro. La chica que me trajo ya debe haberse ido. ¡Que voy a hacer! - dije calzándome y haciendo pucheros.

Venga, hermanita de la caridad. Sálvame el día, y dime que sabes conducir una maldita moto.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   4th Noviembre 2016, 20:36

Vale, la niña seguía allí. Menos mal. Aunque no sé por qué estaba fuera de la cama, trepando por ella como un pequeño mono. Me miró con aquellos enormes ojos verdosos ligeramente rasgados. No me había dado cuenta de que parecía asiática. China tal vez. Qué se yo. Me senté al borde de la cama y suspiré, aliviado de ver que ella estaba bien y de que yo estaba vivo un día más. La cabeza todavía me dolía por toda la aventura de la noche anterior, especialmente todo lo relacionado con la súcubo aquella. Sólo de pensar en ella un escalofrío me recorrió desde la nuca hasta los pies, dejándome esa sensación fría en el cogote tan desagradable y que te obliga a mirar detrás de ti por la sensación de que alguien te estaba observando. Me pasé la mano por ella y luego me levanté, dispuesto a ver qué hora era y todo eso. La pequeña se puso nerviosa de repente y comenzó a preguntar qué hora era y muchas cosas más.

- ¿Cómo, cómo? Espera... ¿Qué? Eh... Son las ocho aún... Hay tiempo... Bueno, ¿dónde está tu refugio? A todo esto, no sé ni como te llamas. ¿Cuál es tu nombre peque?- Me dio un poco de apuro que estuviese tan nerviosa. El refugio no debía estar muy lejos si había llegado sola hasta el motel ese, y yo no tenía prisa por llegar a la Milano. Llegaría en cuanto supiese dónde das't estaba, porque en ese momento estaba muy perdido.- Escucha, yo puedo llevarte, pero tienes que decirme dónde es el refugio ese. Y con respecto a la comida no te preocupes. Si no llegas a tiempo te compro yo un bocadillo o lo que sea y te lo quedas, ¿vale? Pero tenemos que hacer un trato: que me vas a contar quién eres y demás y vamos a ir a un orfanato o a algún sitio donde puedas quedarte. Si no te gusta en el que estás ahora buscamos otro, pero no puedes andar por las calles como si nada... Eres demasiado pequeña. Confía en mi, ¿vale? Sé de lo que hablo.-

Me refería a mi experiencia como huérfano en un orfanato que odiaba con todas mis fuerzas. Fugarme fue una idea muy mala, y aún a día de hoy me preguntaba cómo habría sido si me hubiese quedado allí hasta la mayoría de edad. Tal vez habría terminado trabajando en un despacho o de policía o vete tú a saber, sin abandonar jamás la tierra y sin convertirme en lo que era ahora. Quién sabe, tal vez ella algún día acabase como yo, defendiendo la galaxia de seres que pretendían acabar con ella.

- Oye, estaba pensando... ¿Y si te invito a desayunar y a comer, aprovechas para contarme todo un poco y luego buscamos algún sitio donde puedas ir? ¿O tienes especial interés en ir al refugio ese?- Ahora que lo pensaba me parecía más lógico que ir a la carrera a un sitio que ni sabía dónde estaba, y que lo mismo ella tampoco sabía. Todavía tenía muy reciente lo de la noche anterior, y un cambio de aires como hacer de hermano mayor o de padre no me vendría mal. Tomarme un día de descanso era casi necesario para mi cuerpo. No aguantaba más.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hay que ser memo. [Starlord](+18)   

Volver arriba Ir abajo
 
Hay que ser memo. [Starlord](+18)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Ficha de Peter Quill, StarLord
» the thanos imperative : devastation
» Prueba de rol del legendario Starlord
» Sorpresa, sorpresa (Harley Quinn, Starlord, Optativo Rocket the Racoon EN PRIVADO)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: