Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Artorias, el caminante del abismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Knight Artorias

avatar

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 25/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Artorias, caballero Artorias
Universo:

MensajeTema: Artorias, el caminante del abismo   26th Abril 2014, 00:09

Nombre: Artorias, el caballero Artorias.

Alias: "El caminante del abismo".

Edad: desconocida.

Nacionalidad: Nació en el reino de Lodran

Raza: a caballo entre una entidad y un humano.

Mentor: desconocido. Probablemente el rey Gwyn.

Bando: neutral.

Ocupación: desconocida.

Descripción física: Artorias es un ser con forma humana de unos tres metros de altura,
delgado y cubierto siempre por su armadura. A pesar de su pinta esmirriada
es extremadamente fuerte y rápido, ágil y silencioso. Su antigua armadura, ahora deteriorada
y rota por su paso por el abismo, es de un color plateado y llena de pequeños dibujos
blancos de árboles y pájaros. Su yelmo tiene forma de cabeza de halcón y de la nuca
salen unos largos pelos en forma de coleta de origen desconocido. Los hombros están
cubiertos por una tela rajada y roída azul marino que cae hasta el pecho y hasta la
mitad de la espalda, y una segunda parte desde la cintura hasta el suelo por la parte
trasera de las piernas. En la espalda lleva un dibujo blanco de un águila con las alas
abiertas y en la delantera un lobo. Su rostro permanece oculto tras una oscuridad
impenetrable. La armadura le recubre absolutamente todo el cuerpo, desde los piés hasta
las manos. No es muy hablador ya que prefiere escuchar y aprender de aquellos que le
rodean, pero cuando lo hace su voz es fría, siseante y profunda, causada por el mal que
vive en su interior. Aquellos que le han escuchado hablar la recuerdan como algo
escalofriante y siniestro.

Spoiler:
 

Descripción psicológica: con un altísimo sentimiento de justicia, Artorias fue educado
desde joven a luchar contra toda clase de demonios, dragones y entes sobrenaturales que
asolaban el reino de Lodran. Duro y curtido por las grandes batallas, el temperamento de
Artorias podría considerarse fuerte y algo exigente con el resto, llegando incluso a ser
ofensivo en algunas circunstancias. Desconoce por completo el significado del humor y
jamás hace ningún tipo de broma. Su mera presencia siniestra y oscura provoca miedo y
respeto a quienes tratan con él. Sin embargo, tiene un enorme aprecio por sus compañeros
a pesar de que no lo muestre en absoluto.

Historia: el joven Artorias aprendió las artes de la lucha con espada desde muy pequeño.
El propio rey Gwyn le enseñó algunos trucos de cómo asestar los mejores golpes. Su disciplina
y arduo entrenamiento le llevaron a convertirse no sólo en general de los ejércitos del rey,
sino además en uno de los cuatro caballeros de Gwyn. Estos eran los caballeros más poderosos
y cercanos al rey. Sólo se podía acceder a este cargo si las habilidades en combate
hubiesen demostrado valentía, justicia y viviesen acorde con las leyes del rey. Artorias era,
además, el más cercano de los cuatro, convirtiéndose en el segundo del rey a pesar de que
su compañero Orstein fuese el líder de los caballeros. Durante la gran guerra contra los
dragones los cuatro caballeros desempeñaron un papel fundamental, acabando y asesinando
incontables de estos seres escupe fuego. Tras traer la paz de nuevo a Lodran, sus
misiones se convirtieron básicamente en mantener la paz en el reino. Sin embargo, poco
después el municipio de Oolacile fue atacado por una amenaza sobrenatural, oscura y
tenebrosa conocida como el abismo. Gwyn eligió al más puro, justo y valiente de sus caballeros,
Artorias, para salvar el municipio de Oolacile. Él era el único lo suficientemente fuerte como
para sobrevivir al abismo sin perder por completo la razón. Se armó con su espadón mágico
y su enorme escudo, y partió a las ruinas de Nuevo Londo acompañado por su fiel amigo Sif, un
lobo gris que había salvado de las garras de un dragón. Una vez alcanzadas las ruinas
llevó a cabo un pacto con los cuatro reyes gracias al cual podría atravesar el abismo sin
morir. A cambio, mató a los espectros oscuros que asolaban Nuevo Londo. Tras cruzar el abismo,
su espadón, el "espadón de Artorias" obtuvo un nuevo poder. Antes podía acabar con los no muertos, y tras
la radiación del abismo obtuvo la capacidad de herir y matar a entes sobrenaturales como
fantasmas y espíritus, y fue bautizada como "espadón maldito de Artorias". La antigua hoja
plateada se tiñó por completo de negro. Se dirigió al municipio de Oolacile en busca de
Manus, el padre del abismo, para acabar con él y finalizar su reino de terror. Sin embargo, el
poder de Manus era mucho mayor de lo que Artorias y Gwyn habían imaginado. Artorias y Sif lucharon
contra el padre del abismo, en vano. En un último esfuerzo, Artorias se sacrificó para salvar
a su compañero clavando el escudo entre él y el poder de Manus, recibiendo el caballero
todo el potencial de la horrible criatura. Su gran poder rebotó en el escudo y volvió a Manus, quien
quedó encerrado por siempre en el abismo. Sif estaba ileso, pero Artorias no podía decir lo
mismo. Toda la oscuridad y el poder del abismo chocaron en su alma, y esta quedó impregnada
con su maldad. Su armadura y espadón se desquebrajaron por todos lados, dejando la
brillante y reluciente armadura en lo que conocemos hoy en día. El espadón se melló por varios sitios,
y parte del mango se rompió. Sin embargo, obtuvo un nuevo poder, "la furia del abismo". Gracias
a esto, los ataques y golpes de ARtorias contra criaturas de naturaleza oscura y malvada eran
totalmente letales y devastadores, y la espada terminó por bautizarse como "espadón del abismo".
Artorias consiguió sobrevivir, obteniendo enormes poderes de su lucha contra Manus, pero
su alma, pura antaño, quedó impregnada con la maldición del abismo. Cuando consiguió finalmente
regresar al reino de Lodran, este estaba en ruinas, y Gwyn había perdido la cordura en busca de
una manera de mantener la llama original, gracias a la cual la vida más allá de los dragones y
demonios fue posible, encendida. Su misión había terminado, acabando casi con su vida... Y al
regresar a casa no pudo sino encontrar muerte y locura allí donde miraba. Abandonó el reino y
viajó hacia el sur, sin saber muy bien dónde acabaría. Tras años vagando por el mundo y luchando
con toda clase de terribles criaturas infernales, encontró lo que parecía un extraño portal oscuro.
Era un portal del abismo, no tenía ninguna duda. Preparó su espada, y entró con la intención de
enfrentarse de nuevo a Manus si fuese necesario. Sin embargo, lo que encontró al otro lado fue algo
totalmente distinto al abismo. Un extraño mundo sumido en el caos. Allí donde miraba había gritos,
llamas y toda clase de seres extraños lanzando rayos, fuego, moviendo cosas con algún tipo de magia,
volando... Oyó a unos humanos gritar cerca de él algo de un supuesto cataclismo y de unión de mundos.
¿Qué era todo aquello? Dónde estaba su amado reino de Lodran? ¿Donde estaba la dorada ciudad de
Anor Londo? Él no lo sabía en ese momento, pero acababa de cruzar un portal interdimensional
provocado por un choque de universos paralelos, creando toda clase de fisuras y portales a mundos
de los cuales se desconocía la existencia por completo.

Poderes:
- "Alma del abismo": el poder ilimitado de Manus sobre el abismo recayó directamente en Artorias,
intoxicando su alma y fluyendo por todo su cuerpo. Gracias a su sacrificio y naturaleza sobrenatural
consiguió vencerlo, quedando su alma en parte marcada por él. Esta marca le confiere
a Artorias inmunidad completa contra caulquier tipo de fuerza oscura (magia oscura, telekinesis,
poderes psíquicos y mentales,...) así como una gigantesca resistencia a cualquier tipo de control
mental, purificación o maldición que pueda ser arrojada sobre él, pudiendo incluso dañar a aquel
que intente hacerlo. Su alma está siempre atormentada, y las visiones del abismo son lo más
horrible que nadie pueda imaginar, volviéndolo inmune a miedos, amenazas o pesadillas infundidas.
Por último, puede desplear su potencial oscuro con la "ira del abismo". Durante un tiempo Artorias
se vuelve infinitamente más fuerte, ágil, astuto y rápido, pero también lo hace extremadamente
imprevisible, llegando incluso a dañar a sus compañeros o destruir todo a su paso, perdiendo control
de sus actos temporalmente.

- "Espadón del abismo": una enorme espada mágica de casi dos metros, mellada y dañada por muchos sitios
pero perfectamente viable. Únicamente puede ser usada por Artorias, posée la capacidad de herir y
acabar con los no muertos, herir y matar a entes sobrenaturales y espíritus y fantasmas, y además,
cuanto más poderosa, fuerte y oscura sea el alma de su enemigo, mayor daño hará sobre este. También
es capaz de romper barreras y escudos mágicos ó sobrenaturales de sus enemigos.

Habilidades: su manejo con la espada es impecable. A pesar de su enorme tamaño y peso, la esgrime como
si de un palo se tratase, pudiendo realizar poderosos ataques capaces de romper hasta el acero más fuerte.
Ágil y rápido, sus movimientos en combate son muy impredecibles. Su astucia y estrategia son legendarias,
convirtiéndolo en un enemigo muy peligroso y temible. Además, debido a su "alma del abismo" es inmune
a toda clase de poderes oscuros y mentales, así como de ataques psíquicos y telekinéticos. Su capacidad
curativa es mayor que la de los humanos corrientes, usando el poder del abismo para regenerar su cuerpo.

Defectos: su naturaleza sobrenatural le hacen ser muy resistente a heridas, inmune a enfermedades y vejez,
y, aunque puede ser herido de gravedad, requiere una fuerza descomunal, así como un poder enorme.
Su armadura es capaz de bloquear golpes y gran parte del daño recibido, pero no
es totalmente invulnerable. Gran parte del poder de Artorias reside en su espadón. Desarmarle reduciría
considerablemente su poder y potencial. Sin embargo, el espadón no puede ser destruido y siempre tenderá
a regresar a su amo. Si Artorias es herido de gravedad puede usar el poder del abismo que reside en su
cuerpo para curarse, pero para evitar que este tome el control total de su alma necesita permanecer en un
estado de concentración máxima, durante el cual debe permanecer quieto unos segundos. Cuando usa su "ira
del abismo" puede perder el control de su cuerpo temporalmente, volviéndose vulnerable a un ataque directo.
No es totalmente vulnerable ya que sigue pegando y luchando, pero no es tan consciente de los ataques o
golpes que puedan ser usados contra él. Su sentido de la justicia es tan elevado que puede darse el caso
donde "perdone" la vida a algún villano, pudiendo aprovechar este la bajada de guardia de Artorias para
intentar atacarle. Por último, el gran impacto que sufrió por parte del abismo rompió su brazo izquierdo,
el cual permanece colgando inerte. No puede usarlo, haciéndolo más vulnerable a ataques desde su flanco
izquierdo.

Equipo y recursos: "Espadón de Artorias", el cual sólo puede utilizar él. Cualquier otro ser que lo toque
morirá al instante. Armadura de Artorias, algo mellada, pero todavía puede bloquear y reducir el
daño que se le haga. "Armadura de Artorias": recubre todo su cuerpo. Mermada y algo mellada por el golpe
del abismo no le protege tanto como antaño, pero sigue siendo mejor que no llevar nada. Altísima resistencia
al daño por fuego, electricidad y hielo.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Artorias, el caminante del abismo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Artorias, el caminante del abismo
» Colmillos en el Abismo
» Puente del Abismo
» El caminante de otro mundo
» Al borde del Abismo - SASUHINA- (Cap 4 up)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados :: Personajes Inactivos-
Cambiar a: