Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   28th Octubre 2015, 23:53

29 de Enero, Mediodía.

Con la mano temblorosa, el ayudante descolgó el auricular del teléfono y se lo tendió al hombre sentado en el caro sofá de terciopelo rojo. Con su mano de nudillos nudosos cogió el auricular y dirigió una mirada severa que siempre ponía los pelos de punta a su subordinado. Éste sujetó el pliegue de periódico, sacudiéndolo mientras buscaba el anuncio de la línea caliente que funcionaba como un excelente subterfugio, marcando en ese teléfono antiguo traído de la Madre Patria, heredado de su padre años atrás, y que precisamente por viejo era imposible de intervenir. La tecnología nueva se movía por emisores y todo aquello, por hilos. Salvo que la policía despreciara sus nuevos y modernísimos aparatos, para subir a pinchar los viejos hilos telefónicos de ese barrio de mala muerte, difícil sería detectar una llamada tan inocua. Sobretodo teniendo en cuenta la propia vigilancia.

Los tonos se sucedieron uno tras otro, hasta que con un crujido, una voz seductora respondió al otro lado del teléfono.

- Buenas noches, preciosa mía. - la clave era mantener una conversación cordial, en la que tan sólo las dos partes implicadas comprendían el concepto. - Espero que no te parezca una indiscreción mandar un coche a buscarte, cuando acabes tu jornada. Te invito a cenar con la familia. - todo era jerga. Sólo en caso de que tuviera otros compromisos, la mujer a la que necesitaba declinaría la oferta con alguna excusa, y tendría que intentarlo en otra ocasión. Si no, mandaría a dos de sus chicos a por ella, a modo de escolta.

Anochecer

En la puerta de la dirección que le habían hecho llegar, esperaba aparcado el Lincoln Mark III de color negro. Dentro del coche, esperaba pacientemente un hombre calvo con gafas, que parecía buscar en el dial de la radio algo interesante. El coche pretendía un aire clásico y la radio aún debía sintonizarse a mano. Fuera, apoyado sobre un lateral, otro hombre fornido con barba, y cubierto con una gabardina, esperaba a la dama mientras fumaba un cigarrillo. Cuando la vio aparecer, abrió con amabilidad la puerta de atrás, cediéndole el paso sin hablar, pero con una sonrisa caballerosa. Sus ojos surcaron de una manera discreta, pero apetente, la silueta insinuante de ella. Sin dudar, surcaron la noche de Gotham hacia los barrios más humildes, controlados en su mayoría por extranjeros. Frente a casas que delataban el origen europeo de sus inquilinos por las plantas colgadas y los tendederos de ropa, se detuvieron, acompañándola al interior de un edificio destartalado. Llegaron hasta la puerta de uno de los pisos, llamaron y tras intercambiar unas palabras en italiano fluido, abrieron.

El hall interior era de madera chapada, de color oscuro. Retiraron a la señora su abrigo, y abrieron las puertas que daban acceso al salón. La decoración chocaba abiertamente con el exterior. A pesar de tener pinta de ser un barrio humilde, en esa casa había excelentes alfombras, muebles de alta calidad, cortinajes de confección y cuadros en las paredes enmarcados con pan de oro. Los hombres la instaron a que esperara en el salón, mientras accedían a la puerta lateral junto a una chimenea empotrada en la pared. Una mujer atractiva en el sentido mas tradicional de la palabra, de actitud resuelta, cuerpo armónico envuelto en un vestido gris que le llegaba recatado hasta las rodillas, cabello castaño recogido en un moño del que sobresalía rebelde un bucle que se resbalaba tras su cuello y una expresión maternal se encontró con la recién llegada. Intercambió una mirada con ella, y le ofreció una sonrisa genuina.

- Mio marito la recibirá en un momento.- dijo, con un marcado acento siciliano. ¿Desea tomare alguna cosa, mientras espera?- le preguntó, mientras secaba sus manos en un impoluto mandil blanco, dispuesta a satisfacer a su invitada. Si en algo se caracterizaban las Donas italianas, era por su hospitalidad.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"




Última edición por Joker el 9th Diciembre 2015, 15:26, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   8th Diciembre 2015, 17:16

- En absoluto, mon chéri. Traeré a unas amigas si no te importa, para amenizar la velada.

Colgó el teléfono y se le iluminó el rostro con una sonrisa pintada en rojo. Si se pudiese tachar de algo a la morena francesa sería como una adicta al trabajo. Una enferma mental que se siente incompleta cada minuto que pase sin que pueda hacer gala de sus dotes laborales. Una hormiga sin reina que necesita deseperadamente hacer algo, moverse, para así no morir de aburrimiento. Aquella llamada había sido su bálsamo de la noche. Debía moverse rápido si quería estar preparada para cuando llegara el coche. Pero antes, un cigarrito como si fuera el de "después", para disfrutar del regusto de aquella llamada.

Fuera hacía frío, mucho frío, y era de noche. Es lo que tienen las noches en Gotham: sacan lo "mejor" de la ciudad. Por ello tuvo que ponerse un abrigo lo suficientemente doble como para que no se le pusieran los pezones de punta.

Aquel hombretón que esperaba en silencio cerca del coche pudo escuchar el traqueteo de las ruedas de una maleta acercarse, junto al conocido taconeo que acompañan a toda dama bien vestida y bien calzada. De entre las sombras apareció Cloe, arrastrando su particular maleta, ataviada con abrigo que parecía tan caro como un sarcófago de oro. Se acercó al hombre fornido quien le abrió la puerta del coche, y ésta respondió con una mano sobre el pecho del hombre a modo de agradecimiento y una caída de ojos. Entró dentro moviéndose cual felina y dispuso la maleta a su lado. Siempre viajaban juntas, y ponerla en el maletero sería como meter al hijo de una madre.

El coche llegó hasta un barrio que contrastaba demasiado con el aspecto del vehículo y sus viajeros, y eso sólo quería decir que la llevaban a la guarida secreta de algún mafioso o por el estilo. El patrón solía ser siempre el mismo, así que ni se inmutó en el momento en que entró en aquel hall y la atendieron de forma tan caballerosa. Le retiraron el abrigo pero no les dejó que tocaran su maleta.

Se quedó esperando hasta que apareció la italiana, y con una sonrisa entre encantadora y afilada, le indicó a la mujer:

- Tres medidas de Gordon's, una de vodka, media de Kina Lillet. Agítese muy bien hasta que esté helado, y añádase una fina corteza de limón.

Dejó a la mujer con su pedido para encarar a su "marito". Ardía en ansias de saber de qué se trataría aquel encargo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   10th Diciembre 2015, 20:20

La dona, sorprendida por la exactitud del pedido devolvió una mirada fascinada a la mujer, antes de devolverle una franca sonrisa y un asentimiento. Señaló con un ademán sencillo de la muñeca un butacón de piel negra en el que podía tomar asiendo mientras esperaban. Un hombre la siguió hasta la cocina e intercambiaron unas pocas palabras en italiano. Instantes después, uno de ellos abandonó la casa en busca de uno de los licores. En menos de cinco minutos estuvo de vuelta, y se dirigió directo a la cocina, donde la mujer ya estaba preparando el vaso de champán.

En el salón, la mujer continuaba esperando. No era habitual, pero en la habitación contigua se escuchaban habladurías en voz baja. El tono se fue tornando un poco más airado, con la tradicional entonación siciliana. Momentos después, la misma figura del hombre fornido que la había llevado en el coche salió de la habitación, encontrándose con la mujer.

- Mis disculpas, siñorina. Será atendida enseguita. Ruego per favore un poco de paciencia. - le pidió el hombre. - ¡Ah, Fabriccia! necesitan piu ghiaccio ahí dentro. - añadió en cuanto vio a la joven mujer, que le remitió una sonrisa.

Salía de la cocina con una bandeja plateada en la que traía la copa que le había pedido la francesa de sonrisa afilada. Estaba frío, el cristal transparente se había nublado a causa de la condensación, y de un lado pendía una espiral perfecta con la cáscara del limón.

- Aquí tiene su Vesper. Si necesitan di cualcosa, avvertire me. - dijo cediendo a la mujer su copa con un ademán educado. Luego trasteó con un mueble, sacando una cubitera plateada, y volviendo a la cocina.

El hombre se sentó en el sofá de cuero marrón frente a la mujer e intercambió con ella una mirada intensa, en silencio. No pretendió ser invasivo, pero miró a Cloe con curiosidad, antes de sonreír.

- Lamento que tenga que esperare. Están resolviendo un imprevisto ahí dentro. - se disculpó, con aparente apuro. - Mi nombre es Alfreddo Maronne. Mi padre ha contactato con usted esta tarde. Dice que tiene usted fama de podere conseguir cualcosa se le pida. ¿E correcto?- preguntó, percatándose entonces de algo. - Ma, che maleducato. Perdone, Perdoneme. - gesticuló negando con la cabeza, golpeándose la frente con los dedos, como si hubiera sufrido un imperdonable despiste. - ¿Puedo sabere su nombre, Siñorina...?- preguntó suspendiendo la pregunta, para que le diera respuesta, mientras sacaba una pitillera plateada, grabada con letras de oro lo que parecían sus iniciales. - ¿Quiere un cigarrillo?- le ofreció, tendiendo la pitillera. Lo primero, la hospitalidad. Luego, los negocios.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   11th Diciembre 2015, 00:11

La educación de la familia italiana era tan deliciosa como el Vesper que le acababan de preparar. Tenía ese saber que tanto le... y esa sensación al final de la lengua que la... y ese tono tan... Pero había una diferencia entre el Vesper y la educación italiana: el Vesper le gustaba, y esos modos la mataban. No era de las que odiaban a las personas que educadamente te llamaban señor o señora, o aquellas que te sonreían por la educación más que por la familiaridad. Era de esas personas que cuando le dabas demasiado de algo, lo aborrecía, y en todas sus transacciones con familias adineradas y de alta alcurnia siempre era lo mismo: al final terminaba por marcharse sin esperar a escuchar la oferta. ¿Qué le hizo quedarse? El Vesper, por supuesto.

La mente de Cloe volvió a tocar tierra firme cuando el hombre que la había ido a recoger se presentó. Ni se había dado cuenta que tenían "problemas técnicos" ni que se retrasaban en encontrarse con la morena. Simplemente, se tomaba su tiempo.

- Cloe. Mi nombre es Cloe, señor Alfreddo Maronne - le contestó tras escuchar sus disculpas y sus adulaciones... o al menos eso quiso Cloe que fueran: adulaciones a su buen trabajo. Si sabían de ella y la habían llamado era prueba irrefutable que el boca a boca funcionaba, y que querían un pedacito más de Cloe y su "buen trabajo". - Y en cierta medida, es correcto eso que dice tu padre - se acercó y le cogió un cigarrillo, para luego dejar que el hombre se lo encendiera al colocárselo entre los labios y esperar la educación italiana. - Dentro de ciertos márgenes, puedo conseguir lo que se me pida. Si me pides material, te puedo conseguir lo que quieras, salvo si ese material en concreto pertenece a alguien, hablemos por ejemplo de la pitillera que estás usando ahora mismo, o si es algo que no existe. Además puedo dar información de cualquier tipo, pero no puedo cumplir deseos como "mata a ese tipo" o "haz que esa mujer se enamore de mi perro". Soy una mediadora, no un genio salido de una lámpara. Eso si, tras la firma del contrato, la suerte dicta lo que se consiga. Así de fácil. Así de simple. - Tomó una calada de ese cigarrillo sin quitar su mirada del hombre que tenía delante. - ¿Por casualidad no sabrá qué es lo que su padre quiere? Porque querrá algo si me ha llamado a éstas horas de la noche, y justo a mi número...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   28th Diciembre 2015, 17:35

La mujer que tenía delante hizo que a Alfreddo se le encendieran unos cuantos recuerdos, y también algunos deseos ahogados. En todo aquello que tenía firma de ser italiano, resonaba siempre un nombre que era ineludible en fuera cual fuere la circunstancia. La Mamma era la Mamma. No había nada ni nadie a lo que hubiera que honrar o respetar más. Los hombres italianos eran reconocidos golfos, amantes y zalameros, pero nunca habían sentido predilección por las mujeres fáciles. Mas bien al contrario. Cuanto más se resistía una mujer, más se encabezonaba él en seducirla hasta conseguir su atención, y ese principio venía heredado de la actitud que veían en sus madres. Mujeres fuertes, trabajadoras, inteligentes y que no tenían miedo de imponer su criterio si era necesario, para proteger lo que para ellas era más importante. Bastó mirar a los ojos a la elegante dona mientras le encendía el cigarrillo para percatarse de que sin duda se encontraba ante una de esas muejeres excepcionales, a pesar de lo cual, jamás se plantearía siquiera tontear con ella. Él estaba casado, y el hecho de que su mujer se mostrara como una anfitriona en segundo plano no implicaba en modo alguno que le faltara carácter. En todo caso, ese comportamiento era digno de agradecer.

- Entonces, no podría obtenere ningún objeto que tenga dueño. ¿Es así?- preguntó el hombre con actitud cálida, pero profesional. Después, se tomó unos segundos para reflexionar.

Eso iba a complicar mucho las cosas. En un principio el planteamiento inicial había sido claro. Tenían que descubrir como fuera quién amenazaba a su padre, y aunque sus informadores habían estado trabajando a destajo, por el momento en las calles no se había oído mas allá de que Batman era el Joker negro. America tenía millones de habitantes, pretender peinar la zona era un objetivo inviable, pero tampoco pretendían quedarse de brazos cruzados a esperar que ese payaso psicópata se presentara en sus hogares el día menos pensado.

- ¿A qué tipo de información podría acceder, Signiorina Cloe?- preguntó entonces entrelazando los dedos, apoyando los codos en las rodillas. - ¿Y qué recibe como pago alguien con tantas aptitudes? - preguntó el hombre, haciendo un esfuerzo por reducir su acento para que la conversación fuese mas cómoda para su interlocutora. - Porque entiendo que alguien capaz di conseguire tantas cosas no estará interesata en el dinero. - añadió, mientras daba una calada a su propio cigarrillo, y luego sacudía la ceniza con un estudiado movimiento seco de muñeca, dejando caer los restos en un cenicero de cristal.

Se estaba poniendo interesante. Puede que al fin y al cabo fuesen capaces de conseguir aquello que buscaban. Luego todo sería cuestión de eliminar a los elementos en discordia. Pero claro, eso dependía de lo que la mujer fuese capaz de conseguir, y de si podían pagar el precio convenido. Pero estaba seguro de que por algo así, lo que pidiera no sería poco. Ahora la cuestión era plantearlo. Si no lo hacían con cuidado, revelarían mas información de la necesaria, y no querían hacer eso a menos que no tuvieran alternativa. Un asunto peliagudo, ese de las cartas.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   28th Diciembre 2015, 21:46

La morena asintió a la pregunta/afirmación del italiano. No, no podía quitarle a alguien algo que le pertenecía, y dentro de esos parámetros, estaba la misma vida. Una mediadora sólo aporta un medio para un fin, y no se involucra dentro del contrato. Siempre había sido así y siempre lo sería porque, en el mismo momento que se metiera de por medio ya no sería un entretenimiento, ni la suerte decidiría lo que fuera a ocurrir. En un mundo dirigido por héroes, los villanos eran los nuevos defensores de la libertad.

- Puedo obtener cualquier tipo de información que precise, siempre y cuando la precise. Cuanto más indicaciones me indiques, más concreta será la información. Te pondré un ejemplo, para que tu cabeza de testículo me comprenda: hubo dos hombres que me buscaron para pedirme información, y el azar quiso que ambos hombres me pidieran información del otro hombre. Si, estuve en ambos bandos. Denunciame si quieres. Uno de los hombres quiso saber dónde vivía el otro hombre, para ir y cargárselo. Se lo dije, pero no tuvo en cuenta que le di una dirección, que era la casa donde vivía. El otro hombre viajaba mucho, tenía varios hoteles a su nombre en varias ciudades. El primer hombre fue descuidado. Por su parte el segundo hombre me hizo una simple pregunta: "¿Dónde suele estar el primer hombre, los miércoles entre las 15 y las 17 horas?" Lo preguntó porque era la franja horaria donde siempre lo perdían de vista. Yo facilité esa información porque pude, y el 2ndo hombre se cargó al 1er hombre. Fin del cuento. Que vivan las fábulas.

Cloe dio un sorbo a su Vesper para humedecer sus labios, quedando éstos brillantes y jugosos. Deseables, entornando a la mujer en un halo de seducción que en ningún momento quiso usar.

- Ah si... el pago. Me encanta esa parte, ¿a ti no? Bueno, el pago. Todo depende de lo que me pidan que consiga. Depende de varios factores: la dificultad del pedido, su rareza, su importancia... A veces suelo pedir dinero pero sólo cuando el pedido es tan absurdo y tan aburrido que no tengo ni interés en él. El dinero es algo tan común y mundano que me hace hasta bostezar. Lo adquiero, lo uso y lo descarto. Son los otros pagos los que me hacen sonreír, los que me dan ganas de seguir con mi trabajo y me producen ciertas cosquillas en la entrepierna. Esos, señor Maronne, son los pagos que más me gustan. Me pregunto ahora cuál será el pedido que los Maronne quieran hacerme. ¿Me hará bostezar, o por el contrario me estimulará?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   15th Enero 2016, 02:15

A pesar de que en cierta manera le seducía lo que percibía de esa mujer, las faltas de respeto no eran para nada bien aceptadas en su situación. La habían invitado a su casa, la habían recibido con la cortesía que se merecía, y sin embargo, Cloe había respondido con cierta hostilidad, que por muy guapa que fuera, resultaba imperdonable. De manera que el hombre adoptó una expresión severa, y la miró a los ojos para hacer un inciso, sin faltar a su educación.

-Le agradechería que no recurriera al insulto para dirigirse a mi o a la mia famiglia. Nosotros no le hemos faltado al respeto. No nos lo falte a nosotros. - dijo a tono de petición, pero que escondía detrás una grave falta. En esa circunstancia sólo sería permisible una. Incluso aunque hubiera sido la ideal para el "trabajo" y tuviera bajo su mano a media ciudad, la familia Marone no le aguantaba las impertinencias a nadie, y menos si por su parte no había habido ofensa alguna. Para ellos la educación era estricta y nunca, nunca debía tomarse a la ligera.

Cuando la mujer continuó hablando, el hombre ya había comprendido que por muy seductora que pretendiera ser, la dama que tenía delante estaba también cargada de ponzoña, y se procuró con mas ahínco todavía no caer en sus juegos de seducción. De manera que carraspeó, se levantó del sofá, portando el cenicero de cristal.

- Acompañeme, per favore. - dijo el joven con seriedad, después de que se abriera la puerta del lateral de la chimenea, y dos hombres salieran de ella con los gabanes sobre los hombros. Comprobaron las pistolas de sus cartucheras pectorales y pusieron rumbo a la calle.

La mujer pudo comprobar al entrar en la habitación que era mucho mas grande de lo que parecía. Había sofás de cuero rojo formando un cuadrado perfectamente simétrico, y en la zona central había una mesa de café de cristal y forja. En dos de los laterales había sofás de tres plazas. el otro, eran dos sillones individuales. Muchos de ellos estaban ocupados por individuos Y en el restante, ocupándolo todo, había una inmensa butacona. Sentado en ella, se encontraba un anciano de ojos pequeños, y expresión adusta. Cualquiera que tuviera contacto con la mafia italoamericana que aún quedaba en la ciudad de Gotham, sabía de quien se trataba. Giuseppe Marone.

Dos de sus hombres estaban al lado de él, otro pelaba una manzana con una navaja de mariposa, y el resto estaban en los sofás o desperdigados en la habitación, haciendo un total de siete.

- Tome asiento, per favore.- le ofreció el joven, que luego se acercó hasta el capo, y le susurró unas cosas al oído. Este asintió aún sin decir nada.

Luego, el anciano, apoyado en un bastón de pomo redondo de marfil estuvo observando a la mujer durante varios minutos, en total silencio. Parecía examinarla con esos ojillos brillantes y cansados, a través de un filtro de larga experiencia. Al final, con un gesto, hizo desaparecer a sus muchachos. Sólo se quedó con él su hijo, y el joven que manejaba la navaja. Todos los demás fueron desalojados.

- Mi hijo. - comenzó el hombre, con sutilísimo acento italiano, pero un inglés excelente. - Dice que puede conseguir cualquier cosa. No robar nada de quien tenga dueño. Y me ha dicho, que trabaja para ambos bandos. Dígame señorina, ¿Hay alguna forma de que eso pueda cambiar? - preguntó el anciano, sin variar ni un ápice su rostro. Su voz sonaba cargada de edad, pero no de cansancio. Por pinta de anciano que tuviera, ese perro viejo estaba en pleno uso de sus facultades. Dispuesto incluso a usar algún truco nuevo.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   15th Enero 2016, 13:20

El hombre se había molestado, barra, cabreado con Cloe por su falta de modales y su lengua bífida. La morena, a modo de protesta o mejor dicho, semi-disculpa, levantó las manos mostrando las palmas con una sonrisita casi burlona. Seguramente se habría molestado por llamarle "cabeza de testículo", y eso que en la cabeza de la francesa sólo era una referencia a su sexo: cabeza de testículo, cabeza de ovario... ¿Sólo por esa pequeña referencia se puso así? De repente aquel hombre pasó de ser un mero intermediario para Cloe y se convirtió en un objetivo. Si sólo por eso se molestaba tanto, ¿hasta qué punto podría llegar a cabrearlo? Sólo de pensarlo hizo que se pasara los dedos por los labios, saboreando su desprecio.

Entonces el hombre se levantó, pidiendo que lo acompañara. Ya iba siendo hora de verse las caras con el jefe para saber cuál era su pedido. Se estaba poniendo nerviosa de tanto esperar. Era una adicta al trabajo, una yonki de los encargos. Si no tenía por lo menos uno cada tres días se volvería loca y perdería la compostura, rogándole a cualquiera que le hiciera un encargo para pasar el mal trago.
Llegaron a una habitación más grande, mejor decorada, con un montón de sicarios que le daban a la estancia un toque noir que era palpable al ambiente. Incluso había un chico pelando una manzana con un cuchillo. Seguro que, de ser una peli, ese sería el tipo que le lanzaría el cuchillo a Cloe en plena cara a la primera orden del don el cual, estaba sentado justo en frente de Cloe.

La morena no pudo evitar hacer una referencia mental entre el aspecto del padre, del "padrino" con un sapo. Incluso tenía ese toque aceitunado típico de los sapos. Éste la miró, de forma lenta y segura. La francesa le dedicó una bonita sonrisa, y un pequeño beso desde la distancia. Era su forma de ser, su forma de actuar. Quien quisiera cambiarla se llevaría un tremendo chasco.

Puso cara de cansada cuando el jefe le hizo aquella pregunta. Repetirse era algo que odiaba, que la aburría. Compuso una falsa sonrisa para el hombre y su hijo, y prosiguió a contestarle la duda.

- Va a ser que no. Verá, como en todo, el caos y el azar tienen sus normas también. Si no las tuviera, no funcionaría aunque parezca ilógico y paradójico. Las leyes me prohíben conseguir algo que tenga alguien en su poder porque, según éstas le pertenece en ese momento. Eso se remite a la vida de una persona, su cuerpo, etcétera, etcétera. Y con respecto a los bandos... soy una proveedora. Hago los trabajos que se me encargan y los hago bien. No me importa quién me lo pida. No me importa por qué me lo pide. Ser intermediaria de objeto a objetivo es mi sino. Esas son mis normas.

Cloe concluyó, cruzándose de brazos por debajo de su busto, soportando con cada manos sus propios codos en una pose refinada a la par que seductora y autoritaria. Por más sicarios que tuviera aquel hombre, allí, en esa sala, Cloe era quien tenía el poder. Sería decisión del don aceptarlo o no.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   24th Febrero 2016, 22:33

Como todo trato comercial tenía sus condiciones. Los rostros de los hombres entrenados en permanecer impasibles incluso en las circunstancias mas adversas no cambiaron lo mas mínimo cuando el capo entrelazó sus dedos en expresión contemplativa. Un encuentro previo con quienes consideraba su familia se había alargado en esa misma estancia hasta altas horas de la madrugaba, mientras analizaban la mejor manera de proceder en ese aspecto. Lo esencial era que nadie supiera nada fuera del círculo mas íntimo y de confianza. Pero Giuseppe se había caracterizado durante toda su vida por ser un hombre que afrontaba las cosas de cara. Era razonable, comprensivo y muy inteligente, o con las dos anteriores facultades habría durado poco como Capo de una mafia italo-americana.

Con una quietud sorprendente, los hombres que permanecían en la sala, íntimos y de total confianza sintieron como se les aceleraba el corazón a medida que el anciano dejaba pasar los segundos, valorando la situación. Alfreddo apretó los labios mientras se bebía una copa, sin poder contener la tensión de la espera.

-Entonces, le diré lo que quiero, y usted me dirá lo que quiere. - dijo el mafioso, mientras echaba mano a un sobre que guardaba en el bolsillo interior de su chaqueta, justo encima de donde se encontraba su corazón. Cuestiones de superchería. Siempre que había recibido una amenaza de muerte, por irónico que pareciera, solía darle suerte llevarla sobre el corazón. - Quiero los nombres de las personas que, según el juego, son poseedoras de la carta superior e inferior a esta. - dijo mientras la sacaba y la depositaba en la mesa.

El sobre tenía el papel transparente por un lado de manera que podía verse el estampado del reverso de la carta, pero el lugar en el que aparecía palo y número estaba sellado de color negro. La habían plastificado al vacío, de manera que sólo cortando el contenedor era posible acceder a la carta. La habitación quedó en silencio pleno mientras los ojos de los presentes se clavaban en el naipe. Sólo el capo respondió la mirada de la mujer de vuelta.

- Y ahora, mi dulce Segniorina. ¿Qué es lo que usted quiere? - preguntó el capo, mientras le remitía una expresión de sabia ancianidad, con una luz inteligente brillando en el interior de sus ojos. Resultaba hasta cálido al hablar.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   25th Febrero 2016, 15:30

La mujer, por un momento, pensó que aquello iba a ser una pérdida de tiempo cuando vio el sobre. Por costumbre, todo aquello que contenía un sobre e iba dirigido a su persona solían ser datos sobre alguien que no era nadie, pero que querían encontrarlo. Incluso una vez, una mujer quiso que le encontraran a su perrito fufú. Aquello infló tanto la ira de la francesa que no sólo rasgó la foto delante de la mujer, sino que juró que jamás encontraría a su estúpido perro.

Pero para su suerte y su estado de ánimo, el contenido del sobre junto con las palabras del "padrino" iluminaron los ojos de la morena a tal punto que bien recordaban los de una niña pequeña.

Había estado esperando que algo así llamara a su puerta desde que vio al payaso por la televisión. Aquel juego la fascinó. Sería divertido participar, pensó. Sería divertido si le llegara una carta, creyó. Sería divertido si el payaso entrara de repente en su vida y le pidiera que fuera una de sus organizadoras, fantaseó. Pero la realidad era mucho más dura, y ni hubo llamamiento, ni carta ni payaso... hasta ese momento.

Con picardía, la morena se llevó un dedo a su boca, acariciando sus labios mientras observaba el sobre con ojos entrecerrados, mientras la otra mano sujetaba con fuerza el codo contrario, para recordarle que debía mantener el control. ¿Que qué quería a cambio? Cloe lo tenía muy, muy claro.

- Quiero una de esas cartas - afirmó, sin titubeos ni dudas. - Acepte o supere mi oferta si quiere continuar con el trato.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   5th Abril 2016, 22:27

Puede que el padrino no supiera que se estaba viendo las caras con una entidad inmortal, de esas que aparecían en las portadas de los periódicos o en los terribles sucesos que llenaban la televisión sensacionalista con el paso de los días desde que ocurriera todo ese caos de locos que había hecho colisionar varios mundos casi un año atrás. Pero lo que la experiencia le había dado al bueno de Giusseppe era la capacidad de saber, sólo de un vistazo, si lo que tenía entre manos era oro puro o sólo calderilla. Le bastó ver ese brillo avaro en los ojos de la inmortal para darse cuenta de que en ese momento las tornas estaban cambiando. Su expresión madura no cambió ni por un segundo cuando escuchó la petición de la dama francesa.

Los presentes estaban mas nerviosos que él, de hecho, la excitación de ella, le hacía estar mas nerviosa que él. El mas anciano de los Marone tenía otra de sus disciplinas bien entrenada, y era la de mantener todo bajo control, incluso aunque la situación escapara de éste. A punto de cumplir los setenta, había vivido muchas cosas. Atentados contra su vida, asesinatos a seres queridos, destrucción de su propiedad, intento de invadir su territorio, guerras de familia, vendettas. A todo había sobrevivido. Esto no sería mas que otra marca, y si de verdad debía morir, estaba preparado para hacerlo después de haber sacado a relucir sus mejores dotes.

En una espera que pareció prolongarse en el tiempo, el Padrino se rascó la mandíbula con el dedo meñique durante un instante, antes de reír con anciana expresión, y soltar una suave carcajada que más sonaba como una tos seca.

- ¿Quién sería yo para negar la diversión a la juventud? - se inclinó hacia delante recuperando la carta, y entonces se reclinó en el sofá. - Dígame los nombres, y podrá quedarse la carta. - Dijo enseñándole el reverso sujetándola entre el pulgar y el índice.

Sabía que en ese momento, era poco más que un domador delante de un león, negociando con un filete. No sólo por la mujer, si no por que en el fondo, todos los hombres ansían más de lo que tienen.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   7th Abril 2016, 12:50

- No tan deprisa - contestó con fría jovialidad la morena ante la petición del viejo. - Primero que todo hay que hacer los trámites para el trabajo. ¿Qué seríamos nosotros sin los trámites y sin las reglas del juego? Meros monos sin consciencia... bueno, eso algunos.

Cloe se agachó hacia su diestra, donde tenía la maleta y la abrió, tirando de la anilla que recorría el camino de la cremallera, dejando tan sólo una tercera parte de ésta abierta, simulando una boca en un rictus recto y sin expresión. Metió la mano y sacó un papel. A simple vista parecía un simple documento típico de cualquier contrato. Con su característica sonrisa, Cloe le dedicó una sonrisa cómplice al mayor de los Marone y sacó unas gafas de pasta negra, sencillas pero elegantes y se las puso. Eso si, no tenían cristal.
Sacudió con un delicado golpecito de su dedo corazón el documento, carraspeó con altivez y se dispuso a leer su contenido.

- Bla bla bla, el sujeto uno, en ese caso usted, se compromete a pagar el precio requerido por el contratante, esa soy yo, a cambio de sus servicios. Dichos servicios serán dispuestos ante el sujeto uno en el preciso instante que se firme éste documento, tras lo cual se hará entrega del precio requerido por dichos servicios. Ah, ahora viene la parte importante: está escrita en letra pequeña para que no se me olvide leerla. Si no se efectuara el pago, o si éste se le fuera denegado o sustraído de cualquier forma posible en un presente o futuro por orden, dictamen o voluntad del sujeto uno, el contrato quedaría obsoleto al instante, retirando los servicios designados o, de no ser posible, tomando severas represalias contra el sujeto uno, lo que podría ser causa de ruina, quiebra, desgracia o pérdida de la facultad para seguir viviendo. - Cloe le echó una mirada al mayor de los Marone. - Esperemos no llegar a ese punto.

Tras informar al mafioso sobre el contenido más importante del documento, Cloe extendió el brazo con el mismo para que el viejo pudiera echarle un vistazo si quería asegurarse de algún punto en concreto o si quería firmarlo ya.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   20th Abril 2016, 14:12

La mujer puso cara de póker, casi tan experimentada como la que había mantenido desde el principio el mayor de los Marone. Esperó paciente a que la mujer sacara del elegante maletín un formulario, por lo que empezó a leer en voz alta, algo parecido a un contrato estándar. El capo contempló a la mujer mientras enfundaba su mirada enigmática en esas gafas de pasta que no tenían cristal. Le pareció un matiz interesante que aún con todo se las pusiera. Como si quisiera dar más peso a lo que leía utilizando esas gafas de apariencia intelectual como atrezzo. Entre dientes, rió una sola vez, considerando ese gesto incluso adorable.

Sin embargo, su tranquilidad no era compartida de igual manera por los presentes. Su hijo, aunque intentaba mostrarse tranquilo, no podía evitar hacer ciertos guiños o tensarse cuando oía hablar de según qué cosas. Como era el caso de la velada amenaza que la mujer había lanzado contra él como término esencial del contrato en caso de incumplimiento.

- Nada que no esté dispuesto a aceptar. - comentó, mientras chasqueaba los dedos. Uno de los suyos cogió el papel de manos de la morena y se lo alcanzó a su jefe.

Cualquiera diría que con esa edad habría necesitado gafas, pero si había algo que seguía funcionando para el mayor de los Marone era su vista, aguda como la punta de una aguja. Un brillo fugaz apareció en sus ojos, mientras paseaba a través del contrato. Había hecho muchos a lo largo de su vida comercial, y era difícil que algo se le escapara, por mínimo que fuera. El blindaje funcionaba bien, pero sabía que a menudo, quien redactaba se preocupaba de su propia parte. Una vez seguro de que no había trampa ni cartón, sacó del bolsillo su pluma, y firmó con una caligrafía mas firme y limpia de lo que cabía esperar.

- Ahora, cuando quiera. - dijo, volviendo a recostarse en el sillón tras guardar de nuevo la pluma que había sellado el pacto.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   23rd Abril 2016, 15:19

El don había firmado, sin oponerse a ninguna de las pautas del contrato estipulado. Y tampoco dijeron nada los allá presentes por lo que, tal y como estaban las cosas, el contrato estaba completo.

- Bien pues, mi turno.

De la misma maleta que sacó el contrato, la morena sacó unos dados: eran amarillos y rojos. Fue separándolos hasta que en su mano tan solo quedaron tres amarillos y tres rojos. Los demás los devolvió a la maleta, donde se perdieron vete tú a saber dónde.
Sacudió la mano como lo haría una profesional, y los dejó que bailaran. Esperó a que dejaran de moverse para ver el resultado. En todas sus caras pudieron apreciar que no había números, sino runas. Unas runas extrañas que no tenían ningún sentido.
Ninguno excepto para Cloe quien, al contemplar el resultado, alargó una blanca sonrisa y levantó las cejas.

- Parece que tenemos un ganador.

Recogió los dados y los dejó otra vez dentro de la maleta. Al sacar la mano ésta vez tenía un papel, doblado. Se levantó y se lo tendió al mismo don para que lo recogiera.

- Aquí está la lista que me ha pedido. Están todos los nombres y todo cuanto necesita saber. La suerte ha querido favorecerle en ésta jugada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joker
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 13/11/2013
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Joker
Nombre real: desconocido
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   9th Mayo 2016, 13:25

En los ojos de sapo del capo italoamericano apareció por primera vez un sutil brillo de genuino interés, cuando la intermediaria comenzó ese extraño ritual, que ninguno de los presentes estaba capacitado para comprender por más experiencia que hubieran tenido en los tejemanejes de la vida. La mujer abrió el maletín y hurgó en su interior, sacando tres dados rojos y tres amarillos. No tenían puntos, si no unas extrañas lineas que no parecían corresponder a un lenguaje. Por primera vez, el Padrino entrecerró los ojos. Desde fuera era difícil saber qué estaba pensando pero se encontraba inquieto. La simbología siempre había sido importante para su gremio, las marcas de asesinato, las firmas de cada familia, incluso el beso de la muerte. No le gustaba jugar con símbolos desconocidos, pero mucho menos el hecho de que el trato se hubiera llevado a cabo por alguien que parecía recurrir a la superchería para encontrar una solución.

Tal como se decía en la calle, esa mujer, Cloe, era capaz de proveerte de lo que fuera que necesitaras por inverosímil que pudiera parecer. Dudaba mucho que lo que se decía fuese incierto, cuando había adquirido tanto peso y renombre en las calles de Gotham. No es que sea difícil hacerse con una reputación criminal en la ciudad, pero sí lo es que personas de renombre hablen de ti si solo eres un pobre diablo de tres al cuarto. Le mujer terminó de tirar los dados bajo la atenta mirada interesada de los presentes, pero Marone no se inmutó.

No fue hasta que guardó los dados y sacó un pequeño papel doblado, que él abrió con un rápido gesto de pulgar, leyendo con tal rapidez que a ninguno de sus matones le hubiera dado tiempo a leerlo que encontró dos nombres. Nombres reales, e incluso alguna información adicional. Una sutil sonrisa se dibujó en el rostro del italiano, que devolvió una mirada a la mujer.

- Confió en que esta información sea cien por cien fiable. - aseveró, mirando a la joven, buscando en sus reacciones algo que evidenciara nerviosismo o que delatara algún tipo de falsedad por su parte. En cualquier caso, sabría localizarla. Si algo no salía bien, no dudaría en darle su merecido, hasta tal punto que la muerte sería la menor de sus preocupaciones. - Aquí tiene. - dejó la carta sobre la mesa y la deslizó hacia ella.

Como ya se había dicho, eran precavidos. Estaba dentro de un sobre que imposibilitaba ver el contenido, al menos en la parte de los palos. Era de color negro. Pero no era lo único. La cara de la carta había sido teñida con tinta negra, y luego adherida al interior del sobre.

- Le recomiendo que no la saque del sobre, si lo que quiere es conservarla como una reliqua. - dijo, al tiempo que acomodaba la chaqueta para no arrugarla contra el sofá. - Podría desgarrarla, ya que está adherida a las paredes internas. - el hombre se levantó entonces, dejando ver una altura considerable para un hombre que parecía tan anciano en el sillón. - Le agradezco mucho sus servicios, señorita Cloe. - le tendió una mano cortés, dispuesto a besarle los nudillos. - No dude que contactaré con usted en el futuro. - asintió, haciendo una pequeña señal a los matones, que se dispusieron a salir de la habitación. - Mis hombres la acompañarán. Pueden llevarla donde quiera. - asintió, mientras el capo guardaba el papel en el mismo lugar que antes había ocupado la carta. Ahora sólo era cuestión de tiempo y planificación. No habría protegido de su familia en todo Estados Unidos que no supiera esos dos nombres. Serían marcados y perseguidos. Su máxima prioridad hasta nueva orden.

_________________
"¿No entiendes que la vida no es más que un gran gag? ¿¡Entonces porqué no te ríes?!"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   27th Junio 2016, 17:39

La "joven" respondió al mafioso con una caída lenta de ojos y una sonrisa que se fue intensificando poco a poco. Era como observar una máscara: podías reconocer la expresión que quería compartir, sin vida.

- Oh, desde luego. Puede confiar en mí como un marinero confía en las aguas del océano - y sus ojos ésta vez si, dejaron entrever un atisbo de vida: un destello peligroso que sólo se encontraba en el filo de una navaja o en las latas de atún recién abiertas.

Entonces el hombre le tendió un sobre, con la carta dentro. En cuando vio el susodicho sobre, la sonrisa en Cloe se desdibujó levemente, más aun cuando el mafioso le abrió sobre las condiciones del susodicho sobre y la carta que contenía. El rostro de Cloe se convirtió en una máscara neutra, sin sonrisas ni expresión alguna. Sus labios se separaron levemente como si buscara decir algo al hombre. Luego ojeó el sobre, le dio la vuelta y siguió mirándolo. Arqueó ambas cejas y la sonrisa volvió a su rostro. Tenía la carta, sin duda, pero no en el estado que ella esperaba. Pero era un pequeño juego con el que entretenerse. Estaba segura que habría una forma de saber cuál era el palo de la carta y el número. Tan sólo era cuestión de tiempo.

- Ha sido todo un placer - respondió la morena, tendiendo su mano para que la besara.

Cuando el hombre se levantó, Cloe se lo quedó mirando un momento, en parte admirando que siendo tan viejo fuera tan... imponente, por así decirlo. Sin borrar su adorable sonrisa, se agachó hacia su maleta y la abrió, metiendo el sobre dentro.

- Oh, qué amables por su parte. - Cloe volvió a sentarse derecha en la silla, habiendo cerrado previamente la maleta. En su derecha llevaba un revólver pequeño, negro, que cabía perfecto en su delicada mano. El dedo estaba en el gatillo y miraba con sonrisa socarrona al mafioso. - Au revoir.

La mano se levantó rápida, veloz. El cañón apuntó al pecho del mafioso. Lo tenía a tiro.

Dobló el codo y la muñeca, y el cañón tenía un nuevo objetivo: la sien de Cloe.

Apretó el gatillo. La bala abrió un agujero en la sien contraria, esparciendo trozos de cerebro, hueso craneal y cabello junto a las salpicaduras de sangre que cubrieron el lado izquierdo de Cloe. Su cuerpo cayó de costado, derrumbando la silla con ella. La sonrisa que tenía enmarcada en su rostro mostraba sus dientes, ahora teñidos de rojo, y unos ojos verdes que miraban fijamente al mafioso.

La vida en el cuerpo de la morena desapareció, así como la maleta.

Él tiño la carta de negro. Ella le dio un vivaz tono rojizo a su despedida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)   

Volver arriba Ir abajo
 
[Maxi-Evento] Castillo de Naipes: La Familia Marone (Cloe)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Maxi Evento [Castillo de Naipes] (Joker)
» Katekyo Hitman Reborn, La familia Hyuga cap5
» Duda sobre repeticion de evento
» Castillo de Wewelsburg
» Reuniendo a la familia (Priv. Tittania, Andurk y Raven)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: