Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [La Colisión de los Mundos] Agua Verde (Hellboy, Jaques Duquesne, Vincent McLoughlin)

Ir abajo 
AutorMensaje
Omega

avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: [La Colisión de los Mundos] Agua Verde (Hellboy, Jaques Duquesne, Vincent McLoughlin)   Jue 1 Mayo - 11:29

Fecha:
 

Primero fue la luz violeta. Iluminó el cielo de repente, apareciendo de la nada, extendiéndose en todas direcciones. Creció en milésimas de segundo, adquiriendo la intensidad de un fogonazo, alcanzando los confines del horizonte en un inmenso estallido púrpura. Y después, tal y como había aparecido, volvió a desaparecer.

Pero lo que fuera que la había causado no hizo lo mismo. Aquello había sido sólo el principio.

Lo segundo fue el terremoto. Se dejó sentir en todas partes. Los temblores sacudieron ciudades, los tsunamis se alzaron para arrasar las costas. "¡Es el fin del mundo!", gritaban los augures en las calles. "¡Arrepentíos!"

Pero no lo entendían. El mundo no se acababa. El mundo empezaba.

Las grietas se abrían en el suelo; en el cielo se arremolinaban tormentas eléctricas. El tiempo pareció volverse loco. En algunos lugares, el tejido de la realidad empezó a desgarrarse, como si de un lienzo se tratara. Y, a través de aquellos desgarrones, muchos contemplaron otras realidades, otros mundos, otros seres y otras ciudades, todos tan aterrorizados y sacudidos por el caos como ellos mismos. Habitantes de otros mundos trataban de atravesar los portales, huyendo de su propio cataclismo; miembros del que creíamos conocer caían en inesperados agujeros, desapareciendo para nunca regresar.

En algunos lugares, el suelo se abrió y escupió ciudades enteras, y allí permanecieron, nacidas de la noche a la mañana. En otros, metrópolis chocaba con metrópolis, mezclándose edificios y gentes en una extraña amalgama de realidades.

Los que podían contemplar la Tierra desde el espacio vieron alzarse y derribarse montañas, llenarse y vaciarse océanos; vieron luces, y remolinos, y caos. Los muros se derribaban, las cascadas se derramaban desde el cielo, los mares se arremolinaban y la tierra vomitaba fuego.

Así fue como héroes y villanos asistieron a la Colisión, y así sería como la describirían más tarde. Omega acababa de nacer...



La cordillera se alzaba frente a Hellboy. Sus nevados picos parecían estar a punto de morder el cielo, inmenso, de un apabullante color azul. Así que aquél era el aspecto de la cordillera del Himalaya, donde se alzaban algunas de las montañas más altas del mundo.

La B.P.R.D había enviado a Hellboy allí. ¿La razón? Demonios, por supuesto. Se decía que, en la última semana, los animales salvajes se habían vuelto locos, agresivos. Los aldeanos y los sherpas decían que los demonios se habían apoderado de los cuerpos de aquellas criaturas. "Hay una entrada al infierno dentro de las montañas", clamaban.

Lo cierto es que el asunto apestaba. Rojo no le hubiera dado más importancia si los animales poseídos no hubieran atacado a los agentes que fueron enviados antes que él. El leopardo de las nieves había destrozado la garganta de uno de sus compañeros; los otros dos habían logrado capturarlo y traerlo a la sede de la organización. El animal parecía realmente loco; en sus ojos sin pupila ardía una fantasmagórica luz verde mientras arremetía contra las paredes de la jaula, sin que pareciera importarle el daño que pudieran causarle.

Tras unos días de investigación, Hellboy encontró a un sherpa lo suficientemente osado para decirle de donde venían los animales. Al parecer, en una cueva de las montañas había empezado a brotar un extraño manantial. "Animales beben agua verde", explicó, "y así espíritus entran en ellos". A ese tal manantial se dirigían ahora Hellboy y su guía. Fue justo antes de entrar en la cueva cuando el cielo se volvió violeta y el suelo bajo sus pies empezó a temblar. "¡La ira de la Montaña!", chilló el sherpa, retrocediendo, antes de huir ladera abajo, dejando solo a Hellboy.

Mientras tanto, Swordsmaster y Donald Cage, un agente de S.H.I.E.L.D al mando de cinco hombres, contemplaban el Himalaya de su propio universo. Les habían encomendado investigar la zona; al parecer, algunos terroristas se ocultaban en aquellas montañas, y Furia tenía serias sospechas de que se tratara de miembros de la Mano. ¿Estaría el Mandarín tramando algo?.

Duquesne, Cage y sus hombres habían llegado a la montaña con un helicóptero de S.H.I.E.L.D, y ahora ascendían una empinada ladera en dirección a una cueva que podía ser el escondite de los terroristas. Lo que no sabían es que había un octavo hombre, que los seguía de cerca. Vicent McLoughin tenía sus propias razones para estar en el Himalaya. Su trabajo de cazarrecompensas había llevado al mutante tras la pista de uno de aquellos terroristas de la Mano, un tipo con habilidades especiales que, al parecer, dirigía la facción oculta en aquellas montañas. Sus investigaciones lo habían llevado a la misma ladera que Swordsman y sus acompañantes, y ahora los seguía a una distancia prudencial, intentando averiguar cuáles eran sus intenciones.

Duquesne y los agentes se acercaron a la entrada con todo el silencio que les permitía el suelo cubierto de nieve. Pegado a la pared de piedra junto a la boca de la caverna, Cage comprobó su fusil de asalto, y entonces el cielo se volvió violeta.

El terremoto cogió desprevenido al agente de S.H.I.E.L.D. El suelo pareció ceder bajo sus pies, precipitándolo al manantial verde y burbujeante que había en el interior de la cueva. Duquesne gritó, pero era tarde: Cage se golpeó la cabeza con una afilada roca al caer y, finalmente, se hundió en el estanque. Tres de sus cinco hombres corrieron el mismo destino. El cuarto fue aplastado por una roca que se desprendió del techo de la cueva. El quinto retrocedió hacia la ladera, horrorizado.

En medio del terremoto, Hellboy vio a los cuatro hombres caer y hundirse en el agua verde, sin comprender de dónde habían salido. Afuera había más tipos; unos tipos que antes no estaban allí, y que parecían igual de confusos por las luces y el terremoto que él. Sin embargo, no tuvo tiempo de pensar mucho en el asunto, porque un grito llamó su atención.

Una figura emergió súbitamente del estanque, emitiendo un espantoso alarido. Era Cage. Tras él salieron a la superficie sus cuatro hombres, todos igual de enloquecidos que su jefe. El terremoto continuaba, y el suelo empezó a fisurarse. Las aguas verdes se filtraron por las grietas, perdiéndose en el interior de la montaña, como si nunca hubieran existido; pero el daño ya estaba hecho. Cuatro agentes moribundos de S.H.I.E.L.D habían caído al Pozo de Lázaro, y ahora resurgían, completamente enajenados y dispuestos a acabar con Hellboy, Duquesne, Vincent y el único superviviente de sus compañeros.


Nota: La locura que desata el Pozo es temporal pero, mientras dure, Cage y los demás intentarán mataros a los cuatro. Recordad que son agentes de S.H.I.E.L.D. bien equipados y entrenados; llevadlos en consecuencia. El agente superviviente también está a vuestra disposición para que lo manejéis como parte de vuestra trama.


Normas para postear en el tema:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1093
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 73
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: La cueva   Jue 1 Mayo - 22:57

El Himalaya. La gran cordillera asiática. No era la primera vez que viajaba allí, y seguramente tampoco fuese la última. Cualquier rincón del mundo puede convertirse en el escenario de un rito demoníaco, un aquelarre de brujas o un altar para invocar toda clase de criaturas del averno. Esta vez, la razón por la cual la B.P.R.D de la mano de Hellboy eran unos ataques repentinos de los animales de la zona a los pueblos colindantes. Por regla general, durante el año se producen ataques de este tipo de manera bastante poco habitual. Sin embargo, de la noche a la mañana, los animales se habían vuelto mucho más agresivos repentinamente, y los ataques se habían multiplicado en el transcurso de los últimos meses. Al principio se consideró que podría tratarse de alguna plaga de rabia o alguna enfermedad de ahí. Pero la B.P.R.D siempre está al acecho. Cuando ocurre algo de este tipo lo siguen por si acaso encierra algún misterio más. Los animales siempre son los primeros en detectar amenazas o alteraciones sobrenaturales. De manera que cuando un grupo elevado de animales se comporta de una manera extraña y poco peculiar, los miembros de esta organización gubernamental secreta de los EEUU investigan la posibilidad de una explicación sobrenatural.

Mandaron un grupo reducido con varios agentes bastante capacitados de la organización. Todos habían muerto. Los animales les habían dado caza y habían acabado con ellos. La B.P.R.D pudo enjaular al leopardo de las nieves causante de aquellas muertes. Sus ojos tenían un brillo verdoso, y era mucho más agresivo de lo que, por regla general, era un leopardo de las nieves. Abe lo estudió detenidamente, y encontró un rastro en el cuerpo del animal. Era una radiación especial que demostraba que el animal había estado en contacto con algún tipo de rito o exposición sobrenatural. No obtuvieron información suficiente como para saber de qué se trataba, así que mandaron a su mejor agente de campo, Hellboy, alias "Rojo" a investigar acerca del origen de esta extraña pandemia.

Los pueblos de los alrededores se habían negado a guiar a Hellboy al lugar de origen de los animales. Finalmente un guía local accedió, no sin una larga lista de pegas. Durante un par de días cruzaron la montaña en dirección a la cueva de la cual en teoría provenían todos esos animales cabreados. La ventisca era cada día más fuerte, hasta el punto de apenas poder ver más allá de cinco metros por delante de uno. Cuando por fin alcanzaron la gigantesca cueva, la tierra tembló. Un fuerte terremoto sacudió toda la ladera de la montaña. El cielo azul se transformó repentinamente en violeta, y el guía cayó al suelo de espaldas mientras señalaba con una cara más blanca que la nieve la entrada de la cueva.

- La... la... ¡La ira de la montaña!- se levantó tropezándose y con torpeza y salió como alma que lleva el diablo, gritando montaña abajo.

- ¡Eh, monje montés! ¡Habíamos acordado que me enseñarías el interior de la cueva también! ¡Eh!- pero el guía ya había desaparecido adentrándose en la ventisca.- Vale, genial... ¿y cómo se supone que voy a saber yo ahora cuales son las pinturas autóctonas y cuales pintadas de grafiteros?

El guía no iba a volver. Siempre que ocurría algo de carácter sobrenatural cerca de pequeños poblados o tribus, siempre se desentendían del tema. Para ellos eran cosas causadas por los dioses, y debían aceptar su voluntad. Las supersticiones acerca de maldiciones eternas sobre un poblado o sobre una familia estaban demasiado arraigadas en su forma de pensar. Suficiente con que había conseguido a alguien que le había guiado hasta la entrada de la cueva... Hellboy sacó su enorme revolver y lo cargó. Un puñado de animales salvajes no le daba miedo, pero prefería ir armado. Nunca se sabe lo que puedes encontrar en una cueva de la cual se supone que salen animales salvajes.

- Bueno, veamos si "papá Yeti" está en casa.- avanzó a traves del angosto pasadizo hasta encontrar una gran bóveda a unos pocos metros de la entrada. Unas enormes estalactitas colgaban del techo, a unos diez metros sobre el suelo más o menos. Pequeños rayos se flitraban por grietas y agujeros en las paredes y el techo. Hellboy encendió la linterna de su cinturón y vio algo en mitad de la sala. Una poza, con un agua totalmente verde. Se acercó y tocó el agua con la mano derecha. La textura parecía algo más viscosa que el agua normal. Su olor era realmente malo, como de putrefacción. Al parecer los animales infectados habían bebido de ese agua. Sacó un pequeño bote de cristal y lo llenó con ese agua. Decidió revisar la cueva de todas formas por si acaso podía encontrar algo más de información.

El techo cedió. Unos fuertes crujidos retumbaron en la sala. Hellboy alzó la cabeza y saltó alejándose justo cuando unas enormes rocas y... ¿cuerpos? caían desde el techo al interior de la poza. Salpicó en todas direcciones, pero no llegó a tocar a "Rojo". Miró hacia arriba y vio a más gente al otro lado de un enorme agujero que había en el techo. Seguramente fuesen escaladores o algo así. Un potente y desgarrador captó toda su atención. Del verde agua salio un humano gritando y farfullando. Ahora que lo tenía más de cerca se dio cuenta de que no era un escalador. Parecía más bien un soldado o el miembro de una organización secreta. Tenían un pequeño símbolo que parecía un águila. Le sonaba, sabía que lo había visto antes, pero no fue capaz de situarlo. Tras el primer hombre otros cuatro salieron del agua, y se dirigían lentamente hacia él.

- ¡Qué cagarro...!- se puso de pié, y apuntó a los hombres que habían salido del agua con su enorme revolver. No disparó, sino que gritó a los hombres que asomaban curiosos por el agujero del techo.- ¿Estos tíos son amigos vuestros? Digo que si son amigos vuestros estos tíos que casi me caen en la cabeza.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [La Colisión de los Mundos] Agua Verde (Hellboy, Jaques Duquesne, Vincent McLoughlin)   Dom 24 Ago - 8:05

Donald Cage y los hombres de SHIELD, "revividos" por aquella poza, tenían un aspecto muy, muy similar al de aquel leopardo de las nieves que Abe estudió. La diferencia era que se trataba de humanos armados.

Hellboy logró guardar un único vial de agua verde antes de que el resto desapareciera, tragado por las grietas que se habían abierto en la montaña. Abe podría estudiar más tarde aquella sustancia; ahora faltaba que Rojo consiguiera llevársela; Cage y sus hombres ya habían comenzado a disparar.

Vincent dudó acerca de si unirse o no a la refriega. Finalmente, se decantó por hacerlo. El mutante corrió junto a Duquesne y el agente superviviente de SHIELD, informándoles de que estaba de su parte. Swordsman aceptó la ayuda; no era que tuviera muchas opciones, dada la lluvia de balas que estaban recibiendo.

Y, por lo que parecía, un tipo con el aspecto más estrafalario que había visto en su vida (y Swordsman había conocido gente muy rara a lo largo de los años) también estaba dispuesto a ayudarlos. O, al menos, dispuesto a disparar en la dirección de los "malos".

- Si lo eran... ¡¡no parece que se acuerden!! - respondió el francés, a gritos, a la pregunta de Hellboy.

El enfrentamiento fue encarnizado. Los resucitados no habían olvidado ni una sola de las lecciones aprendidas en SHIELD, y a su efectividad como soldados se le unía una rabia descontrolada que hacía que ignoraran las heridas de bala como si se tratara de picaduras de insecto. El terreno, desestabilizado tras el terremoto, jugaba malas pasadas a los combatientes. Cage terminó sepultado bajo una lluvia de rocas, Vincent quedó atrapado en una grieta (de la que logró salir con la ayuda de Hellboy), y el agente de SHIELD que había sobrevivido cayó muerto a manos de uno de sus ex-compañeros.

Finalmente, la balanza de la victoria se inclinó hacia Rojo y los suyos. Lograron capturar a dos de los agentes revividos, pero el resto habían perdido la vida. Duquesne dio las gracias a sus aliados y se llevó a los prisioneros a SHIELD, donde se investigaría lo que les había sucedido. Lamentablemente, Swordsman no pudo obtener ninguna muestra del agua verde que les había causado aquello. Nadie había visto a Hellboy guardar el vial en su cazadora.

Vincent se despidió del grupo, dispuesto a retomar su búsqueda del terrorista. Horas después, él también oiría la llamada telepática de Charles Xavier, una llamada que todos los habitantes de la que fue la tierra del Profesor X fueron capaces de escuchar en su mente.

"Ciudadanos del mundo. Disculpen mi intromisión; soy un amigo. Nos encontramos ante una crisis a nivel mundial. Estamos haciendo cuanto podemos para mantener las cosas bajo control. Por favor, mantengan la calma. Ahora mismo trabajamos para identificar y detener la amenaza, y haremos cuanto esté en nuestras manos para protegerles."

Por su parte, Hellboy regresó a los cuarteles de la B.P.R.D, donde Abe recibió la muestra del líquido verde y se la llevó de inmediato para analizarla. El leopardo de las nieves, al parecer, se había calmado tras varios días de cautiverio, y ya no tenía aquella horrible luz verdosa ardiendo en sus cuencas. Rojo se preguntó si pasaría lo mismo con los prisioneros de Swordsman. ¿Sería temporal el efecto de aquella cosa? ¿Sucumbirían a sus heridas con un tiempo de retraso? ¿Sanarían y sobrevivirían...?

Era posible que nunca lo supiera. En cualquier caso, sus superiores de la B.P.R.D tenían un comunicado para todos sus agentes: Se había producido una crisis sin precedentes en la tierra que conocían, una crisis en la que lo sobrenatural tenía mucho que ver. Tenían a sus mejores expertos investigando acerca del tema.

Cuando el informe estuvo listo, Hellboy supo con certeza tres cosas. Varias realidades habían colisionado, uniéndose en una sola. Una nueva organización sin rostro, llamada Omega, había declarado la guerra a los superhéroes. Y éstos, representados por grupos con nombres tan llamativos como la Liga de la Justicia de América o los X-Men, tenían que tratar de trabajar juntos contra aquella amenaza.

¿Cuál sería el papel de SHIELD, La Patrulla y la B.P.R.D en aquel nuevo mundo...?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [La Colisión de los Mundos] Agua Verde (Hellboy, Jaques Duquesne, Vincent McLoughlin)   

Volver arriba Ir abajo
 
[La Colisión de los Mundos] Agua Verde (Hellboy, Jaques Duquesne, Vincent McLoughlin)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Primer evento]: La Colisión de los Mundos
» [La Colisión de los Mundos] La Gran Evasión (Deadpool, Taskmaster, Harley Quinn, Joker)
» [La Colisión de los Mundos] De Guatemala a Guatepeor (Vigruflr, Steve Rogers, Raven)
» [La Colisión de los Mundos] Abierto hasta el Apocalipsis (Dianne Albidane, Sloan Jenkins, Contanzie Albidane)
» [La Colisión de los Mundos] Nacido del Cataclismo (Ente, John Constantine, Spiderman)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Asia-
Cambiar a: