Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   8th Diciembre 2015, 23:35

- ... Venga va, ¿y si hacemos eso? Vosotros me dejáis ir y yo no me chivo a mi padre. ¿Qué decís? Yo creo que es un buen trato...- Un puñetazo directo a la mandíbula que me obligó a escupir saliva mientras la movía con cuidado crujiéndomela ligeramente.

- Verás principito, tu padre nos dio órdenes muy específicas. "Traed a ese llorón a mi presencia"- Zar sonrió con malicia, mostrando sus dientes afilados mientras se crujía los puños con fuerza.

- Sí, eso suena a lo típico que diría mi padre... Pero venga chicos, vosotros no estáis aquí por mí. Si me lleváis con él y me uno a su causa, lo primero que haré será mandaros a la mierda, y lo sabéis.- Los dos soldados que acompañaban al skrull me retorcieron los brazos con fuerza, provocando que apretase los dientes de dolor. Qué mierda. Justo el día en que decido dar un paseo sin esta tropa y me pillan estos cabrones. Bueno, en realidad no era tanta casualidad. Apuesto mis botas a que me llevaban siguiendo desde hacía días y habían aprovechado ese momento para pillarme. Esto me pasa por poner una puñetera tienda de lencería en el callejón. ¿Quién demonios hacía eso en serio? Eso hay que ponerlo en la calle principal joder, no en un sitio donde te pueden atracar por estar mirando las dichosas fotos. Maldita Adriana Lima...

- Qué enternecedor. Vas a conseguir que llore y todo. Venga, andando Quill. Nos espera un paseíto hasta el planeta de tu padre y seguro que nos pones alguna que otra traba. Ah y por cierto, no intentes contactar con tus amigos. Hoy están bastante liados haciendo cualquier cosa más interesante que salvarte, lo cual es prácticamente lo que sea.- Genial, encima el dichoso Zar con guasitas. Anda que en menudo lío me había metido yo solito. Me empezaron a empujar hacia el interior del callejón con violencia, dándome collejas cada vez que frenaba intentando buscar una solución a ese problema.

- Tío, ¿no te enseñaron que nunca se golpea la cabeza? Aturde al preso y puedes dejarle inconsciente.-

- ¿Sabes? No es una mala idea a decir verdad.- Zar se giró y cogió una enorme barra de metal que arrancó de la pared, provocando que una tubería soltase un vapor blanquecino con un silbido. Genial Peter, eres todo un bocazas.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-


Última edición por Starlord el 21st Diciembre 2015, 22:13, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   9th Diciembre 2015, 22:58

- Si una mujer te gusta, no dudes en regalarle un ramo de flores. ¡Le encantará! Aunque yo hubiera escogido otro color...

Los presentes escucharon una melodiosa voz de mujer a sus espaldas y se giraron en dirección a la misteriosa figura que estaba a contraluz al final del callejón.  A Zar no le dio tiempo de estampar la barra de metal en la cara de Peter Quill, y en vez de dejarle sin dientes estaba acariciando el rostro de Starlord con un ramo de rosas rojas. El Skrull, confundido ante el cambio de su arma, tiró el ramo de flores al suelo y escupió en dirección a la figura misteriosa mientras le hacía la pregunta.

-¿Y tu quién cojones eres?-

Ocultada bajo el casco, la mujer acentuó su sonrisa. Lo había estado esperando. La figura se cruzó de brazos para después materializar en su mano derecha una espada con forma de lápiz y terminar con una pose heroica que indicaba mucha confianza en sí misma.

- No está bien ir secuestrando civiles cuando os venga en gana, y todavía menos que un habitante de Nueva York sufra violencia callejera. ¡Soy CHROMA! Y en nombre de la igualdad y la justicia… ¡os castigaré!

He de reconocer, que esta ha sido de mis mejores entradas. Lo más divertido de hacerte la superheroína encapuchada, es poder hacer el cabra sin que te reconozca ni dios, y así no pasar vergüenza por lo que los demás digan o piensen de ti. Podía decir las estupideces que quisiera y dejar a mis adversarios con cara de conejo atropellado. Eso si era divertido. Y que ellos pensaran: “¿En serio? ¿Esta tía quien coño es? ¿Y de que va? ¡Menuda payasa!” Y ahí es cuando te infravaloran, el momento perfecto para patearles el culo y enviarlos a Marte. Como me gustaba que no me tomaran en serio.

Pero antes de continuar con la historia os explicaré un poco como he llegado hasta esta situación. Bueno, vivo en Nueva York, y hay que decir que últimamente el mundo es un pañuelo. Estaba paseando por el centro, ya sabéis, vivo al lado del central Park. Fui a desayunar a Central Tart como cada día y bueno, tenía que comprar algunos materiales para dibujo, la comida, acompañar a Jake al colegio, bla bla bla... total, que iba por la calle y me encuentro al estrellado DE FRENTE. Suerte que iba tan empanado caminando que no se fijó en quién tenía delante, así que lo primero que se me ocurrió fue esconderme. Si señores, giré la esquina como quien no quiere la cosa y me adentré en el callejón para buscar otro atajo. Si es que no podía ser que en menos de un mes me hubiera encontrado TRES VECES a los Guardianes de la Galaxia, y encima me trataban con una confianza que daba asco, como si me conocieran de toda la vida... ¡menudo grupo! Cuando creí haberlo perdido, me di cuenta de que Peter Quill había entrado por el mismo callejón abandonado de la mano de dios, y a demás seguido por tres tipos de muy malas pulgas. Volví a esconderme, esta vez en la tienda de lencería y entonces... ¡Auch! ¡menudo derechazo! Eso le pasa por quedarse embobado mirando el póster de la tía semidesnuda! ¡Se lo tiene bien merecido! Si no fuera tan mujeriego, tan cabezahueca, tan embobado tan... ¿ACABA DE ARRANCAR UNA TUBERÍA? Lo primero que pensé fue seguir escondida, dejarle ahí. No era asunto mío. El legendario Starlord se las apañaría bien sin mi. ¿No hacía eso siempre? Salirse con la suya. Al menos en los cómics. Aunque ahora mismo no parecía muy... ¡no importa! ¡Seguro que sus amigos están al caer! También podría esperar a que Adriana Lima saliera del póster para ayudarle... 

Bah. Soy una blanda.

El traje en cuestión::
 

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   16th Diciembre 2015, 18:57

Apreté los dientes y los ojos, preparándome para el golpe que me iba a llevar en todo el careto o la cabeza. Eso iba a doler como pocas cosas. Sin embargo, el golpe que me llegó fue bastante más suave, de hecho, olía bien. Cuando abrí los ojos vi que la barra de acero se había convertido en un ramo de flores. Rosas rojas para ser exactos. La voz de una chica captó mi atención, y vi a una mujer bastante joven vestida con un traje la mar de pintoresco y gracioso, armada con un enorme lápiz como si fuese una espada y una larga capa blanca que le colgaba desde los hombros. Fruncí el ceño sin saber quién demonios era, pero agradecí su aparición. Tenía que ser la que conviritió el arma de Zar en un inofensivo puñado de flores. Este por supuesto mostró su descontento, vociferando hacia la chica con un cabreo bastante aparente. Desde luego no le hacía ni la menor gracia que alguien viniese a salvarme. No hacía falta ser un lince para darse cuenta de ello. Los tíos me miraron extrañados y yo me encogí de hombros.

- A mí no me miréis. Recordaría esas piernas, créedme.- Zar se lanzó a por la muchacha y yo aproveché que me había quitado los ojos de encima y que los otros dos estaban distraídos para dar un salto y propinarle un cabezazo brutal a uno de los que me estaba sujetando por la espalda. Mala idea. Pésima para ser exactos. Sentí un dolor caliente que me recorrió toda la cabeza y apreté los dientes debido a este. Por suerte el tío había quedado peor que yo, quien había caído como un tronco al suelo, sangrando por la nariz. El otro se llevó la mano al cinturón, dispuesto a desenfundar su arma. No podía permitirlo, así que me lancé de cabeza a por él, cayendo los dos al suelo. Todavía estaba maniatado, así que tenía que valerme de mis piernas y cabeza. Rodé hacia un lado para levantarme como pude y justo cuando sacaba su arma le propiné una patada en esta, mandando su arma varios metros por los aires en dirección a la concurrida calle. Sonreí triunfante y chulesco.- Venga guapetón, ¿te apetece bailar?-

Pero claro, cómo no, el tío estaba más que preparado. Sacó dos cuchillos de tamaño machete y me rugió con fuerza. Típico. Miré a mi salvadora a ver qué tal se las estaba dando con Zar. El skrull tenía una mala baba horrible, además de ser un auténtico grano en el culo. Pero no pude ver más allá de un par de lo que me parecieron flashazos antes de tener que volver a mirar a mi contrincante. Este se lanzó a por mí, y con un giro rápido conseguí evitar su embite de milagro. Le empujé con la pierna, haciendo que tropezase y cayese.

- Tío, venga, ¡estaba de coña! Ya me conoces... Me gusta hacer bromas cuando la situación está... ¡Tensa!- Me agaché evitando una puñalada en todo el pecho de puro milagro. Empujé un cubo de basura hacia el tío, pero me tropecé contra otro, cayendo al suelo y quedándome en una situación bastante mala. Más me valía pensar en algo rápido o tendría un seri problema.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   21st Diciembre 2015, 19:53

El tío más feo de todos y el que estaba sujetando el ramo de flores que le  había metido a Peter en la cara gruñó con fuerza y se lanzó hacia mí. Bah, que previsible. Me crucé de brazos con una sonrisa burlona en la boca y esperé a que se acercara lo suficiente a mí para que ¡PUM! El tío se comió mi sorpresa.

- ¿Qué te has chocado con algo? Pero mira pero dónde vas, hombre…

Había preparado un muro invisible justo delante de mí, y el tío había picado de buena manera. Miró confundido a su alrededor buscando el muro con el que se había estampado y de un fuerte puñetazo lo hizo añicos.

-Hostiaputa – me agaché a tiempo para esquivar el puñetazo y me llevé la mano a la cabeza de forma refleja para evitar que los trozos del muro invisible cayeran sobre mí. Escuché la carcajada del tipo muy cerca, y gateé hacia el otro lado escurriéndome de sus puñetazos y patadas como podía. No estaba preparada para luchar cuerpo a cuerpo con un hombre tan fuerte a base de llaves de Tae Kwondo. ¡Me destrozaría las piernas! Así que no tuve más remedio que usar más magia.

Alcancé uno de los papeles de la libreta que tenía enganchados en la falda y empecé a lanzarle bolas de fuego en dirección al torso. Esquivó algunas y otras dieron en el blanco, pero no fueron suficientes para detenerle. ¡Que hombre más pesado!...¡Pesado! Volvió a correr en mi dirección y esta vez dejé que se acercara a mí. Me agaché a tiempo y me deslicé entre sus piernas para luego levantarme con un salto y colocarle uno de los dibujos en la espalda.

-¡Vamos, chico! ¡A volar!- del papel salieron un montón de globos de helio que empezaron a levantar del suelo al hombre en cuestión. No tardaría en quitárselos visto la manera en la que se zarandeaba en al aire, así que lo mejor era salir pitando de allí. Cuando  me giré para ver lo que hacía el legendario “estrellado” lo encontré bastante apurado. Se había encargado de noquear a uno de los mercenarios que le sujetaban, pero el otro estaba a punto de acribillarle a cuchilladas. Di un golpe con el lápiz en el suelo y el pavimento empezó a resquebrajarse. El hombre se giró a tiempo de ver como el suelo desaparecía bajo sus pies y se caía a un pequeño foso. Me acerqué corriendo a Peter y le ofrecí una de mis manos para levantarle.

- ¡Larguémonos de aquí! ¡Deprisa! – le ayudé a incorporarse aunque me costó bastante. El chico pesaba mucho más que yo. No podíamos salir a la calle con estas pintas y poner en peligro a los civiles, así que le indiqué que me siguiera y me adentré todavía más en el callejón. Estuvimos corriendo un par de minutos entre callejuelas y cuando nos dimos cuenta estábamos atrapados en un callejón sin salida y nuestros enemigos pisándonos los talones.

- ¿Podrías entretenerlos un segundito? – le rogué. Saqué una tiza blanca del bolsillo de la falda y empecé a dibujar en la pared de ladrillo que nos impedía el paso.

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   21st Diciembre 2015, 22:51

Y así, una vez más, el legendario Starlord salía de su situación apurada y peligrosa sin el más mínimo rasguño. Bueno, vale, tenía un chichón en la cabeza, pero por lo demás estaba perfecto. La chica dio un fuerte golpe al suelo con su gigantesco lápiz y el tonto que intentaba acuchillarme cayó dentro de una pequeña grieta, momento que aprovechamos para salir de allí por patas. Tiró de mí, ayudándome como pudo a levantarme y comencé a seguirla hacia el interior del callejón.

- Oye, espera, ¿a dónde vas? ¿No sería mejor salir a...? ¡Eh! ¡Espérame! ¿Cómo te llamas?- Un ruido sordo a nuestras espaldas captó mi atención y me giré mientras corría. Zar había caído pesadamente y con un rugido se dirigía hacia nosotros a toda velocidad. Joder, vaya manera de salvarnos. Sí, había conseguido quitarnos a Zar de encima... Durante apenas diez segundos. Madre mía, y ahora estaría mucho más cabreado. Lo único bueno era que tan sólo él nos atacaría. Cuando llegamos al final del callejón vi que se ponía a pintar en la pared y me quedé con la boca abierta y cara de tonto.- ¿Estás de coña? Tienes que estar de coña... ¿Te pones a dibujar? ¡Al menos liberame!-

Con un rápido movimiento me liberó de las dichosas esposas y miré a mi enemigo. Teníamos que salir de allí lo antes posible. Pero había un par de cosas que yo quería recuperar antes de irme. Busqué a mi alrededor algo que usar contra Zar ya que venía con muchas ganas de darme una paliza. Por suerte no me habían registrado del todo y, con una sonrisa, me metí la mano en el bolsillo y saqué una pequeña bolita del tamaño de una canica. La mano derecha de mi padre rugía con fuerza mientras las babas caían de sus afiladísimos colmillos. Cargué mi brazo y lancé la pequeña bolita a su encuentro, la cual en cuanto tocó el suelo estalló y sumió al ser en una especie de nube morada. Su carrera se detuvo casi al instante, y sus movimientos eran extremadamente lentos. Estaba casi estático. Ese pequeño invento era una bomba de detención en miniatura. Las grandes eran capaces de dejar un pueblo entero en ese estado de ralentización total. Yo conseguí robar una pequeña que dejaría a una o dos personas así. Ahora disponía de aproximadamente unos quince segundos antes de que volviese a su estado de destrucción total. Me acerqué con paso chulesco y, peinándome en su cara, metí la mano en su bolsillo, sacando una especie de auricular que me coloqué en la oreja derecha, unos propulsores para mis botas y mi pistola elemental. Activé mi casco presionando el botón rojo que había sobre él y me coloqué las botas.

- Una pena que esto tenga que acabar así Zar. En el fondo no eres tan mal tipo. Peeeeeeeeeeeeero no me llaman el legendario Starlord por nada.- Y justo cuando volvió en sí lancé un disparo azulado de mi pistola contra él. Una densa nube azulada me rodeó y, cuando desapareció, estaba el tipo encerrado en un bloque de hielo que le dejaba las manos y la cabeza fuera. El gritaba y rugía, deseándome una muerte horrible y un montón de cosas más.- ¡Por favor Zar! ¡Hay una señorita aquí delante! Deberías cuidar tu lenguaje...-

Sin embargo, el cabrón reventó el hielo y me mandó a volar de un zarpazo, estrellándome contra la pared donde estaba la chica pintando algo y cayendo al suelo. Por supuesto mi pistola volvía a estar en el suelo, concretamente justo detrás de él.

- ¡Ay, joder! ¿Has acabado ya con eso? Mi plan ha sufrido un pequeño contratiempo...-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   22nd Diciembre 2015, 12:05

Starlord se dedicó a hacer preguntas mientras corríamos, pero yo solo tenía una cosa en la cabeza: salir de allí por patas. La tiza que llevaba en la mano era blanca, así se distinguirían bien los trazos cuando la pasara por encima de la pared de ladrillos del fondo del callejón.

- ¿Quieres hacer el favor de callarte? ¡Necesito concentrarme!

Pero Peter dijo una gran verdad, y es que había estado corriendo detrás de mí maniatado y no podría hacer nada frente al grandullón de malas pulgas si no le quitaba las esposas. Con un rápido movimiento de manos le liberé, y el chico tardó menos de un segundo en girarse y mirar hacia su enemigo. Starlord se sacó una canica del bolsillo de la gabardina y la lanzó a nuestro perseguidor. La criatura quedó envuelta en un humo morado que ralentizó sus movimientos, así que el chico aprovechó ese margen de tiempo para equiparse y hacerse el chulito. Hombres. No iba a negar que me había dejado impresionada. Algo. Un poquito. Pero no podía entretenerme más mirando al cabezahueca si quería terminar el dibujo.

- Lejosdeaquilejosdeaquilejosdeaqui… - susurré mientras terminaba la última línea en blanco. Era una redonda que quedaba en el centro derecho de un gran cuadrado con un marco.

Starlord disparó a Zar con su pistola y éste quedó atrapado en un bloque de hielo que no tardó en reventar. Lanzó a Peter Quill por los aires y el chico se estampó contra el muro que estaba dibujando. Por suerte el dibujo ya estaba terminado. El chico había traspasado la pared, de hecho ya no se encontraba en el callejón. Starlord estaba tumbado en medio de la azotea de un edificio, y el viento golpeaba sus cabellos rubios.

- No pensaba abrirla así, pero gracias – pegué un salto y pasé por la puerta que había creado y la cerré de una patada. Zar iba detrás de mí, así que trató también de pasar por el umbral. Se escuchó un golpe y la puerta se abolló con la forma de ese gigante. Se escuchó otro golpe más y entonces se hizo el silencio. Abrí la puerta y en vez del callejón se encontraban las escaleras de bajada del edificio. La magia había desaparecido.

- ¿Dónde estamos? – pregunté mientras cogía aire de una bocanada. Estaba nerviosa, demasiada adrenalina por la mañana. Me acerqué al balcón de la azotea y miré hacia abajo. El callejón sin salida estaba justo a los pies del edificio, y Zar había reventado la pared de ladrillos por la que habíamos venido. En el suelo, a su lado, estaba la pistola de Starlord. El monstruo miró hacia arriba confundido y nada más verme empezó a escalar el edificio con saltos y la ayuda de sus fuertes brazos.

- ¿Y esto es lo que entiendes por lejos, estupidapuerta? ¡Mierda! – Me escondí detrás de la barandilla y con cara de susto corrí hacia Starlord-  ¡Viene hacia aquí! ¡Y tu pistola está ahí abajo! ¿Qué hacemos? – Me llevé las dos manos al casco y mis piernas no dejaban de bailotear, estaba nerviosa perdida - ¡Podríamos saltar al edificio de enfrente! ¿Sabes volar, o algo? ¡Mi capa puede hacernos de planeador! Y cuando perdamos de vista a Zar ya volveremos a por tu pistola…

A pesar de que al principio me sentía segura de mi misma y capacitada para salvar a los ciudadanos de ladrones y asesinos, no estaba preparada para enfrentarme con un tío que reventaba muros de ladrillo con un puñetazo. ¿Qué pasaría sí me daba uno de esos en la cara? ¡No quería ni pensarlo!

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   24th Diciembre 2015, 12:17

Al acabar de formular la pregunta miré a mi alrededor, ya que noté el viento en la cara. Me levanté y me di cuenta de que estábamos en lo alto de una azotea. Al menos estábamos en Nueva York a juzgar por los edificios que nos rodeaban. Me acerqué a la chica pero un fuerte golpe seco captó mi atención. La puerta que acabábamos de traspasar se había abollado con la forma de Zar, de eso no había duda alguna. Tras otro golpe seco el silencio reinó en lo alto del edificio, y al abrir la puerta vi unas escaleras de bajada. Miré a la chica con el ceño fruncido aunque ella no podría haberlo visto debido a que todavía llevaba mi casco puesto.

- ¿Dónde estamos?- Ella formuló exactamente la misma pregunta al mismo tiempo, y levanté mucho las cejas abriendo las manos.- ¿Y me preguntas a mí? ¿Cómo voy a saberlo? ¡Son tus poderes! Creía que sabías lo que hacías.-

Joder, y va y me toca la novata. No me lo puedo creer. Vi el rostro de terror que ponía al asomarse por el bordillo de la azotea y se puso a decir de todo. Me asomé y vi a Zar escalando el muro a toda velocidad. En cuestión de segundos estaría allí arriba con nosotros. En cualquier otra situación habría cogido a la chica en brazos y me la habría llevado de allí volando como un héroe hacia la puesta del sol. Pero claro, en cualquier otra situación yo tenía mi pistola elemental en mi cinturón, no tirada en medio de un callejón donde cualquiera podría cogerla. Mi enemigo seguía subiendo como alma que lleva el diablo con rugidos y berridos mientras tiraba ladrillos hacia abajo con cada manotazo que daba para escalar. Me alejé del borde y ante la mirada incrédula de la chica, que se preguntaba si podía volar o hacer algo la miré y asentí.

- Espérame. Vuelvo en seguida. Y no uses tu magia.- Y, tras correr desde el centro de la azotea, salté sobre la barandilla, precipitándome al vacío. Activé mis propulsores para estabilizarme y colocarme justo sobre Zar. El tío miró hacia arriba y me vio caer a toda velocidad contra su horrible jeta. Puso cara de sorpresa, pero el impacto fue inevitable. Apoyé mis botas contra su pecho y careto y caímos a toda velocidad en dirección al callejón. Pude oír sus rugidos y gritos y vi como intentaba en vano alcanzarme con sus garras. Cuando estábamos a unos cinco metros del suelo, volví a activar mis botas, frenando totalmente mi caída y precipitándole a él aún más. Cayó con un ruido sordo que se pudo escuchar a manzanas de distancia sin duda alguna. Aterricé con cuidado a su lado y me acerqué a por mi arma. La cogí con cuidado, la limpié un poco y me la coloqué en la cintura. Me volví y negué con la cabeza.- Vamos, no te quejes tanto. Además, seguro que te he arreglado la cara. Adios mendrugo.-

Y con un breve saludo militar me dirigí a toda velocidad a lo alto del edificio a recoger a mi heroína. Al llegar aterricé con cuidado y me volví a ella.

- Ale, solucionado. Ya tengo mi arma de nuevo. ¿Qué? Es un arma única. Además, se la quité a un tirano de por ahí que habría hecho cosas horribles con ella. Y ahora, ¿qué tal si te cojo en brazos y salimos de aquí volando, misteriosa heroína?- Ella se negó en rotundo, tal y como esperaba. Y si mis cálculos no fallaban, la cosa cambiaría en tres, dos, uno...

- ¡QUIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIILL!- Bajé las manos como si de un director de orquesta me tratase ante el desgarrador grito de Zar, quien se había levantado y volvía a subir a toda velocidad por el edificio. El grito y la misma situación parecieron hacer cambiar de idea a la chica, quien, a regañadientes, aceptó mi propuesta. La recogí con cuidado como a una novia y salimos de allí volando en dirección a cualquier sitio que no fuese ese callejón. Una vez más, el legendario Starlord salía airoso y con la chica en los brazos.

- Bueno querida, ¿vas a decirme quién eres o voy a quedarme con la intriga de saber quién es mi misteriosa salvadora?-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   30th Diciembre 2015, 20:56

-¡Y se lo que hago! – Protesté- más o menos… - susurré para mi misma, segundos después. Llevaba relativamente poco tiempo en esto de ayudar a los demás con mi magia. El secuestro de la Comic Con… la invasión del Adversario en Nueva York… Puede que no sea la mejor enmascarada del mundo, ¡pero le ponía mucho empeño!

Se me hacía bastante raro, teniendo en cuenta que medio año atrás lo único que hacía era esconderme por los rincones y lloriquear por las desgracias de mí alrededor. Pero mi maestro Aureole me había abierto los ojos, me enseñó a hacer algo bueno para los demás si aprendía a controlar mis caóticos poderes. El mago me ayudó a explorar los límites de mi capacidad mágica y me mostró las maravillas de las que era capaz de hacer. Desde siempre, sucedían cosas extrañas e inexplicables a mi alredor, pero esos sucesos no pasaban únicamente porqué sí. Aureole había descubierto en mi un don especial y único, una brujería diferente al resto y que como consecuencia también tenía un don para los problemas. Me explicó que si tan solo dedicara más horas a mi entrenamiento y tuviera más experiencia, con el tiempo sería capaz de hacer realidad casi cualquier cosa que imaginara. Pero dicen que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y necesitaba años de experiencia para poder controlar algo que escapa a las leyes de la realidad.

Aún tengo mucho que aprender, pero aunque sea una inexperta, no podía dejar que los demás lo notaran o perderían la confianza en mí, su salvadora. Esto de salir a patrullar por las calles también formaba parte de mi entrenamiento. Ya sabéis lo que cien, si practicas mejoras.

- ¡Espera! ¿Qué vas a hacer? ¡Oye! - ¿Quién era él para decidir si debía usar o no mi magia? Pero no me contestó, simplemente se lanzó al vacío y me llevé las manos a la cabeza de la sorpresa. ¡Que se mata el muy loco! Pero no, Peter Quill hizo una de sus vaciladas y encima quedó bien. Se llevó por delante a Zar y lo dejó atontado en el asfalto del callejón ¡Menudo golpe! Starlord cogió su pistola con pose chulesca y se la guardó. Después soltó la frasecita de turno y tras despedirse de su perseguidor volvió volando hasta la azotea.

- Ale, solucionado. Ya tengo mi arma de nuevo. ¿Qué? Es un arma única. Además, se la quité a un tirano de por ahí que habría hecho cosas horribles con ella.

- Muy heroico Estre… -  me crucé de brazos para demostrarle que no me dejaba impresionar tan fácilmente y después me di cuenta de lo que estaba a punto de decir  - Has estado genial ahí abajo… - corregí a tiempo.

- Y ahora, ¿qué tal si te cojo en brazos y salimos de aquí volando, misteriosa heroína?

- Ni de broma. Nada de cogerme en brazos… - fruncí el ceño, molesta tras imaginar la escena por unos instantes. Y menos teniendo en cuenta el historial de Starlord con las mujeres. No quería tener cerca a un hombre como él. Además, ¿Quién le había sacado del apuro? ¿Ahora que tenia su pistolita ya podía hacerse el chulo? Pensaba demostrarle que no le necesitaba y que sabía valerme por mi misma perfectamente.

- ¡QUIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIILL!-

-¡Cogemecogemecogeme! – me sobresalté ante el grito desgarrador de Zar y casi salté a los brazos de Starlord del susto que me llevé. Y por, ahí señoras y señores, se va volando mi dignidad como mujer. Por suerte llevaba el casco puesto y nadie podría echármelo en cara.

Peter me cogió con cuidado y saltó por la azotea. Al principio me agarré bien fuerte a él de la impresión. Había volado un par de veces con mis poderes (alfombras mágicas, plataformas móviles, etc), pero si yo no era la que controlaba la situación, me ponía nerviosa. Ahora todo dependía de la destreza de Peter Quill para volar. No es que no me fiara, pero no me hacía sentir muy cómoda. Si caíamos, al menos podía desplegar mi capa para planear, pero he de decir que el Estrellado me tenía bien agarrada, eso hizo que me sintiera un poco mejor.

Una vez en el suelo, me separé de Quill lo más rápido posible hasta poner los pies en la tierra y recomponer mi dignidad.   

- Bueno querida, ¿vas a decirme quién eres o voy a quedarme con la intriga de saber quién es mi misteriosa salvadora?-

- ¡Soy la justiciera CHROMA! - dije poniendo una pose heroica a la par de ridícula. La coreografía es una parte muy importante cuando eres un guerrero con antifaz. - Me alegro de que ya este usted bien, señor ciudadano de Nueva York. Si algún día vuelve a necesitar mi ayuda, allí estaré. Gracias. Adiós. - Y me di media vuelta sin más, empezando a caminar. Cualquier dirección era buena para tratar de huir de aquella situación embarazosa. Tenía que ensayar aún más la coreografía... no había causado buena impresión...

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   31st Diciembre 2015, 19:31

He de reconocer que, después de desactivar mi casco y ver su presentación, no pude evitar sonreír y negar con la cabeza. Menuda tía. La verdad es que tenía su gracia, y parecía haber ensayado un par de veces el numerito. Se notaba que era algo novata. No mala, ojo, que no es lo mismo, pero sí que le faltaba un poco esa confianza total en uno mismo que da la experiencia. A saber cómo era yo cuando empecé con todo el rollito de Starlord y demás. Sin embargo, la sonrisa desapareció de mi rostro cuando vi que se daba la vuelta y se alejaba de mí. Me acerqué a ella, estirando el brazo pero sin llegar a tocarla, rodeándola para impedirle el paso.

- ¡Oye, oye, oye! Alto ahí, señorita Chroma. ¿No esperarás que te deje ir sin invitarte a algo, verdad? Venga, no te estoy diciendo que te vaya a recompensar, sino que me gustaría conocer a esta misteriosa justiciera de Nueva York, ya que parece que voy a tener que esforzarme un poco si quiero saber tu identidad secreta... ¿No tienes curiosidad de por que esos tíos me querían atrapar ni nada? Quiero decir, creía que los héroes de por aquí hablabais un poco cuando os encontrabais con un colega, y desde luego yo también estoy de parte de los buenos. Ya sabes como me llamo porque lo he dicho antes, y mi madre me enseñó a estar agradecido, incluso de los héroes. Vamos, sé perfectamente que a veces fastidia un poco que no te recuerden. Créeme, he estado meses vagando por este planeta sin que nadie supiese quién demonios era a pesar de haberlo salvado un par de veces... Pero me voy por los cerros de Úbeda. El caso es... ¿Le apetece tomar algo, señorita Chroma? Conozco un sitio donde podemos estar y no hace falta que te quites la máscara.- Lo reconozco, la tía tenía un buen cuerpo, pero si hay algo que me ponía eran las chicas misteriosas. "No, no, no, no, no, no. Peter, para. Vamos, recuerda lo que pasó con la chica de rojo. Has cambiado. Decidiste cambiar. Lo prometiste." Era cierto. Desde que me crucé con aquella extraña chica de los cabellos escarlata mi mundo había dado un enorme vuelco. Me había hecho ver cosas que ni siquiera imaginé sentiría nunca. Mi vida de ligón y embaucador debía frenar un poco, o jamás encontraría el amor y sólo seguiría haciendo daño una y otra vez a la gente que me rodeaba... A ver, una canilla al aire nunca hacía daño a nadie, pero esta era una oportunidad perfecta para intentar sacar el nuevo Peter. Vamos, no me podía hacer daño, ¿verdad? Era cuestión de probar. Si veía que me sentía bien conmigo mismo tal vez era una señal. Venga, sé que puedo hacerlo... Lo malo era el hecho de que no sabría quien era, y la posibilidad de una tórrida noche con una heroína de rostro invisible... ¡No! ¡Basta! ¡Compórtate como un caballero! ASpiré profundamente y le sonreí, a la espera de su respuesta.- Te prometo que será una copa y nada más. O un café. No es una cita ni nada, lo juro.-

Añadí solemne levantando la mano y poniendo la otra sobre mi pecho. Si había un momento para intentarlo, sin duda era ese.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   6th Enero 2016, 13:30

Aún no estaba libre de problemas. Tenía que dejar pasar lo que se llamaba "los tres segundos de seguridad". Si contaba tres segundos y Starlord no decía nada, entonces sí que podía volver tranquila a mi casa. Tenía unas ganas tremendas de volver al piso con Lissa y descansar un poco, así que rezaba porqué a Peter no se le ocurriera una de sus grandes ideas de última hora. Pero mis plegarias no fueron escuchadas.

Uno...dos...tre...

- ¡Oye, oye, oye! Alto ahí, señorita Chroma. ¿No esperarás que te deje ir sin invitarte a algo, verdad?

Mieeeerdaaaaaa

Me giré con una sonrisa en la boca, intentando responderle con mis mejores intenciones.

- La justicia no trabaja por una recompen...

- Venga, no te estoy diciendo que te vaya a recompensar, sino que me gustaría conocer a esta misteriosa justiciera de Nueva York, ya que parece que voy a tener que esforzarme un poco si quiero saber tu identidad secreta...

- ¡La justicia es ciega! ¡Los enmascarados tenemos que trabajar duramente y proteger nuestra identidad de los malvados!

- ¿No tienes curiosidad de por que esos tíos me querían atrapar ni nada?

- Esto... - vale ahí sí que me había pillado. La verdad es que tenía bastante curiosidad por saber quien eran esos tipos brutos de piel verde y porqué querían la cabeza de Starlord. Claro que el mercenario espacial siempre se las ingeniaba para ganarse muchos enemigos, así que cualquier historia que me contara no me sorprendería...

- Quiero decir, creía que los héroes de por aquí hablabais un poco cuando os encontrabais con un colega, y desde luego yo también estoy de parte de los buenos. Ya sabes como me llamo porque lo he dicho antes, y mi madre me enseñó a estar agradecido, incluso de los héroes. Vamos, sé perfectamente que a veces fastidia un poco que no te recuerden.

- ¡Oh! ¿Así que tu eres un superhéroe? Ya decía yo... aunque nunca he oído hablar de Starlord... - vamos Lyz, menuda sarta de mentiras. Tampoco hacía falta intentar disimular tanto. En fin, ya se lo he dicho.

- Créeme, he estado meses vagando por este planeta sin que nadie supiese quién demonios era a pesar de haberlo salvado un par de veces... Pero me voy por los cerros de Úbeda.

Y aquí vuelta a empezar con su drama del día en que lo conocí. Que si nadie recuerda quienes son los guardianes, que si salvaron al mundo incontables veces, bla bla blaaa si, te estás desviando de la conversación.

- El caso es... ¿Le apetece tomar algo, señorita Chroma? Conozco un sitio donde podemos estar y no hace falta que te quites la máscara.

- ¿Un sitio donde pueda estar con el traje? Umh... no quisiera llamar mucho la atención por las calles, ya sabes, si alguien ve a Chroma tomando algo en una cafetería es posible que nos ataquen los malvados villanos que me persiguen... - ya me estaba inventando un backstory innecesario para mi identidad secreta Chroma... ¡pero la verdad es que dicho asó sonaba hasta interesante! Sí, ¿porqué no? Si me inventaba una historia chula para Chroma quizás así me ganaría el respeto de los héroes y villanos de Nueva York. ¿No hizo Batman lo mismo?

- Está bien...eu... vayamos a tomar algo... - porqué le he dejado que se enrollara a hablar tanto? Al final con la tontería me ha convencido... Sigues siendo una blanda, Elysia Stavridis.

Bueno, míralo por el lado positivo, puedo chinchar un poco a ese ligón de Peter Quill mientras no se dé cuenta de quién hay bajo la máscara. Podría ser incluso divertido.

- Te prometo que será una copa y nada más. O un café. No es una cita ni nada, lo juro.- el rubio levantó una de sus manos y la otra se la colocó en el pecho, como si estuviera jurando en alto.

- Nadie estaba hablando de citas... - suspiré resignada. Se notaba que esas eran sus verdaderas intenciones, aunque le costara disimularlas - Muy bien, un café, pero tendré que irme pronto. Mis enemigos no descansan para tomar algo.

Y también tengo un trabajo a medio hacer para la editorial...

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   9th Enero 2016, 21:39

- ¡Genial! Conozco un sitio que te va a encantar. ¡Ya lo verás!- Vale Peter, recuerda que no estás aquí para tirarle los tejos. Has decidido invitarla a un café, nada más. Nada más, nada más. Sí, sí, lo recuerdo. Eso es. Eres un hombre adulto que puede aguantar perfectamente ver a una tía con ese cuerpo y esas piernas y... ¡Y vale ya! No me ayudas, querido cerebro. Vale, pensemos... ¡Zar! Pensar en Zar me ayudará a no calentarme ni lanzarme. Imagina... Imagina que esa chica es la hija de Zar, y si te acercas a ella él te va a comer. Na, Zar no tendría un bombón así de hija. Además, Zar no me asustaba. Mmm, ¿y qué me dices de Thanos? Ya sabes, al estilo Gamora. Si, eso podría funcionar... Espera. ¡Ya está! Gamora. Pensar en Gamora era perfecto. Poder llegar y decirle que había estado con una tía guapa y no le había tirado los tejos valía la pena. No se lo creería, pero yo sabría que era verdad, y en mi corazón esa verdad estaría patente y bien amueblada. Qué grande eres Peter.

Y antes de darme cuenta y de volver a la realidad de mi película nos encontrábamos bajando a la calle. No caí en que no sabía donde estábamos, así que muy discretamente activé de nuevo mi casco y empecé a hacer que maldecía.

- Oh, perdona, parece que se me ha vuelto a activar el casco solo... Desactivar... ¡Desactivar! D-E-S-A-C-T-I-V-A-R... Elegir destino, calle John Smith.- Esto último lo dije súper rápido y muy bajito. Al instante una línea naranja apareció ante mí, señalándome el camino. Vale, ahora sí sabía donde estaba. Desactivé con suavidad el casco y le sonreí.- Es por aquí. Vamos, sígueme.-

No me preocupaban el grupito de mi padre. Estarían buscándome por las azoteas para no ser vistos y había cruzado un par de carreteras para alejarme lo más posible del callejón donde había tenido lugar toda la acción. Además, si entrábamos en una cafetería sería mucho más complicado para ellos que nos encontrasen. No iban a ir entrando en cada establecimiento. No les compensaba. Saltarían las alarmas y tendrían al resto de Guardianes encima en un abrir y cerrar de ojos. Y Drax y Gamora no eran tan magnánimos como yo a la hora de lidiar con enemigos. Me aclaré un poco la garganta y me volví ligeramente hacia mi acompañante.

- Bueno, y cuéntame, querida Chroma. ¿Eres de aquí? De Nueva York me refiero. No me suena haberte visto antes. No sé si eres la heroína más discreta con la que me he cruzado o simplemente es una de tus primeras escaramuzas. Si es así te felicito. Has ido a embroncar a uno de los tíos con peor humor de la galaxia. Sin embargo, la razón por la que me perseguía me la guardo para después, para cuando estemos tomando algo. Así me aseguro de que no te escaparás...- Y le guiñé un ojo confidente. Vamos Peter, no tan descarado. ¿Qué? Sólo le he guiñado un ojo de la forma más amigable que se puede. Sí, pero lo mismo ella se lo toma como un flirteo. Vamos, eres capaz, concéntrate.- Pero ha estado muy bien. Tus movimientos son impresionantes a decir verdad. Y si eres nueva, no te preocupes, con el tiempo mejorarás tu confianza y demás. Si ya llevas tiempo enfrentándote al mundo perdona por mis palabras. No querría sonar indiscreto ni nada... ¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Lo de Chroma de dónde viene? ¿Tiene algo que ver con los colores, no? Es un nombre original a decir verdad. Chroma. Además es pegadizo y fácil de recordar. Buena elección.-

Seguimos caminando un rato, escuchando las respuestas que me daba con respecto a mis preguntas. La verdad es que estaba consiguiendo captar mi atención y no hablo de tener algún interés romántico ni nada, me parecía que había mucho más que una simple máscara. Bueno, todos siempre somos más que una simple máscara, pero aquellas palabras, aquella forma de hablar... No sabía por qué pero me resultaba extrañamente familiar, como si ya lo hubiese vivido antes... ¿Dejavu? No, lo dudo. Pero sin duda alguna tenía un algo que me intrigaba, y no me iba a rendir hasta saber que era.

Cuando por fin llegamos a nuestro destino, puse los brazos en jarras y sonreí, mirando al pequeño cartel que había sobre la puerta.

- Bienvenida, querida Chroma, a una de las mejores cafeterías de la ciudad. ¡El "Central Tart"!-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   13th Enero 2016, 13:05

No sabía si sonreírle o salir corriendo. El legendario Starlord me quería invitar a tomar algo por haberle salvado el trasero del malvado y peligroso Zar, pero claro, yo ahora era la superheroína Chroma. Cuando era Elysia Stravidis, Peter y sus colegas los guardianes me habían ignorado, y la última vez que nos vimos no acabó muy bien. Me sentí fuera de lugar, y las últimas palabras que cruzamos tampoco fueron muy amables que digamos. Peter había sido un maleducado con Sasha y luego se había hecho la víctima para que todos tuviéramos penita de él. Starlord siempre se las ingeniaba para salirse con la suya, pero conmigo no iba ni a poder empezar ¿Cómo se lo tomaría si descubría quién estaba tras la máscara de Chroma? Se le borraría esa sonrisa de idiota en cuando me viera, estaba claro, y no pensaba decírselo jamás.
 
Ya había visto de qué pie calzaba Peter Quill. Confiado, caradura, chulito, egocéntrico, mujeriego, seductor… el tipo de hombre que no necesito en mi vida. Es más, lo necesito, pero bien lejos. Y la estrategia de invitarme a tomar algo no era más que para eso, ligar. No se, le debe de dar morbo eso de no verme la cara. Pero ya se estaba haciendo el inocente otra vez, incluso hacía ver que estaba interesado en conocerme. Claro que en cuanto tuviéramos el revolcón, haría el “si te he visto ni me acuerdo”. Esa es una de las facetas de los hombres que jamás entenderé. Es decir, respeto que la gente se acueste entre ella because yes mientras las dos partes estén de acuerdo, aunque no comparta esa idea. Pero parece que el resto de la sociedad la practique, a excepción de cuatro gatos en los que me siento incluida. No se, me parece una manera muy triste de utilizar a un desconocido solo para liberar tu frustración sexual, y siento real pena por aquellos hombres y mujeres que no saben controlar sus deseos más primitivos. Es repugnante. Gracias a dios que siempre he tenido la cabeza bastante amueblada en ese aspecto.
 
Seguí al genio del casco que se le activaba solo y empezó a preguntarme cosas sobre mí. Bueno, era hora de darle una respuesta a algo… aunque tenía que llevar cuidado con no decirle nada revelador.
 
- Sí, soy de Nueva York y… bueno, normalmente suelo trabajar de noche, ya sabes, la franja del día que todos los villanos cogen para hacer sus fechorías. Pasaba por el callejón de casualidad. Te vi apurado y… tenía que intervenir. Una superheroína tiene que cumplir con su trabajo, ¿no? – no pensaba decirle que en realidad el primer pensamiento al verle en el callejón fue el de salir corriendo. 
 
- ¡Gracias! Tú también lo has hecho genial, al final me has sacado del apuro. – aunque no me había echo ninguna gracia que ese pervertido me cogiera en brazos – Has dicho… ¿De la galaxia? – Me hice la sorprendida-  ¿Quieres decir que ese Zar es un alienígena o algo así? – parpadeé dos veces. Bueno, tenía la piel verde, y no parecía una Tortuga Ninja Mutante Adolescente. Si perseguía al Legendario Estrellado, tenía que ser un alien por descarte.
 
¿Asegurarme de que no me escapo? Lo que tengo que oír… ¿De verdad las mujeres suspiran por este tío? No las entiendo. Suerte que llevaba el casco puesto, porqué la cara de “¿en serio?” que puse cuando me guiñó el ojo fue para enmarcarla.
 
- No te disculpes, en realidad sí que soy una novata. Estoy tomando clases de artes marciales y esgrima para tener un poco más de soltura en los combates, pero aún me queda mucho que mejorar. – confesé. Llevaba poco tiempo en esto de las peleas callejeras, y mis poderes aún se descontrolaban bastante. – ¿Chroma? Oh, bueno, viene del griego antiguo χρῶμα que significa Color. Creí que sería un buen nombre teniendo en cuenta mis poderes… gracias. – Respondí con algo de timidez. Al principio pensaba ponerme algo así como Brush o Paintgirl, pero Chroma tenía más gancho.
 
Seguimos caminando por la avenida y las calles empezaban a sonarme. Habíamos pasado por al lado de mi casa, pero seguimos avanzando hasta la siguiente manzana. ¿A dónde quería llevarme Peter? Me quedé blanca como el papel cuando se detuvo en el “Central Tart”.
 
- Uh… esto… - dije mirando el letrero- Es que me da vergüenza entrar con esta gisa… ¿Qué tal si entras tú, pides lo que quieres y te espero aquí fuera? ¿Eh? Hace un día precioso para tomar el café fuera… - es posible que no sonara muy convincente, pero es que no se me ocurría ninguna excusa buena para evitar esa maldita cafetería. Si estaba Sasha era incluso capaz de reconocerme aunque llevara el casco puesto, y a estas alturas no podía arriesgarme.

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   18th Enero 2016, 21:04

- Un alienígena, eso es. Un skrull para ser exacto. Ya sabes, verdes, feos, con mala leche... Básicamente lo que has visto con Zar. Pero tranquila, llevan un tiempo sin molestar a Terra y no creo que lo hagan mientras sepan que tenemos un ojo aquí puesto.- Mi padre tenía la manía por así decirlo de juntarse con lo peorcito de la galaxia. Bueno, tal vez no lo peor peor, ya que ahí tenías a Thanos a su bola, pero vamos, que codearse con algún que otro criminal le gustaba, y cuantas más leyes hubiese inclumplido y en más sistemas le buscasen mejor. A saber en cuantos sitios Zar estaba condenado a muerte o cadena perpetua.

Cuando le dije que entrásemos en la deliciosa pastelería que regentaba la muchacha esa conocida como Sasha pareció cambiar de parecer de repente, diciendo que no sabía si debía entrar con esa guisa. Palmeé con cuidado pero amigablemente su espalda mientras reía.

- ¡Tonterías! La dueña es una chica encantadora. La conocí hace algunos meses y hemos venido de vez en cuando a tomar cosas aquí. ¡Te caerá bien! Además, a ella no le importa las pintas que lleves siempre y cuando dejes una buena propina.- Y con un guiño entré en la tienda, esperando que me siguiese. El dulce aroma a bollos y chocolate me golpeó la cara como los primeros rayos de sol en una cálida mañana. Sonreí mientras aspiraba esa maravilla de olor y me dirigía al mostrador. Al otro lado pude ver a Elsa, la compañera de Sasha, otra chica la mar de amable y divertida, y que siempre tenía una sonrisa para los clientes. Me apoyé en el mostrador y saludé con un divertido movimiento de cejas a la chica.- ¡Buenso días querida Elsa! ¿Cómo estás? ¿Qué tal la mañana? Yo algo ajetreada. Vengo con compañía. Me ha salvado de un apuro y he pensado que bueno, invitarla a una de las mejores pastelerías de la ciudad no estaba de más. Elsa, te presento a Chroma. Chroma, esta es Elsa.-

Esperé a que las chicas se saludasen mutuamente y aproveché para pasar la vista por la vitrina en busca de mi plato favorito de allí, el cual encontré en el segundo estante: una deliciosa tarta de zanahoria que hacía la boca agua con mirarla.

- ¿Estás sola o tienes a Sasha por ahí? No sentamos tranquilamente si quieres y te vamos pidiendo, aunque ya sabes qué es lo que me voy a pedir jajaja. Tu mira lo que quieras Chroma, te aseguro que estas chicas tienen unas manos que yo no sé de donde las han sacado. ¡Ni el rey Midas!-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   20th Enero 2016, 13:52

Había oído hablar de los skrulls, pero nunca había visto uno en vivo y en directo. La verdad es que aquel tío feo daba algo de miedo, sobretodo cuando empezó a escalar el edificio a base de puñetazos. ¿Esa era la clase de gente con la que se relacionaba Starlord? ¿Qué habría hecho el chico espacial para que todos quisieran matarle? Tampoco es que me importaran mucho los líos en los que se metía, pero si que es verdad que sentía un poco de curiosidad.

- ¡Tonterías! La dueña es una chica encantadora. La conocí hace algunos meses y hemos venido de vez en cuando a tomar cosas aquí. ¡Te caerá bien! Además, a ella no le importa las pintas que lleves siempre y cuando dejes una buena propina.- me dio un par de palmadas en la espalda y sentí mi cuerpo desequilibrarse hacia adelante. Volvió a guiñarme el ojo y entró en la tienda sin esperar a que estuviera de acuerdo con el plan. Sí, ya sabía que la dueña era encantadora (si no se le hacía enfadar), y sí, ya sabía que me caería bien PORQUÉ ERA MI AMIGA, básicamente. Lo que me preocupaba era que Sasha o Elsa me reconocieran.

Analizándolo objetivamente no deberían darse cuenta de que yo estaba embutida en este ridículo traje, es decir; llevaba un jodido casco en la cabeza que me tapaba la cara, y un traje con falda que no pegaba para nada con mi manera habitual de vestir. Esa era también la gracia, Chroma era un personaje de cómic, una superheroína valiente y audaz, y luego estaba la realidad: Elysia Stavridis. Lo más indentificativo de mi persona era que llevaba conmigo la libreta de dibujos y el lápiz, así que lo guardé todo en la bandolera y listos. ¡Ah! ¡Y no nos olvidemos de la voz! No podía hablar mientras ellas estuvieran cerca o si que se darían cuenta… uff… en menudo lío acababa de meterme yo sola. Tenía que haberme ido en cuanto tuve la oportunidad.

Me coloqué bien la capa y el casco y aspiré intentando tranquilizarme. Estaba nerviosa y me sudaban las manos por debajo de los guantes. ¡Vamos! ¡Animo, Lyz! Abrí la puerta de la tienda y le siguió el característico tintineo de la campanilla. Me coloqué detrás de Peter, el estrellado ya empezaba a hacer de las suyas con esa aura de ligoteo que siempre llevaba encima. Me presentó a Elsa con una enorme sonrisa y yo le devolví el saludo con un entusiasmado movimiento de muñeca. Recuerda: no puedes hablar.

Miré la carta de cafés, y señalé con el dedo el Capuchino de la segunda página, algo que no solía tomar de forma habitual. Elsa pareció entenderme y asintió con la cabeza. Después seguí al estrellado hasta una de las mesas del interior y me senté encima de mi capa, cubriéndome las piernas con ella en el proceso. Esta versión del traje me gustaba mucho, me recordaba a mis heroínas de la infancia: La marinera luna, Xena la princesa guerrera… pero tenía un pequeño problema, y es que a pesar de que la falda era más larga y las botas eran muy altas todavía se seguía viendo un trozo de pierna desnuda… ¡y mira que llevaba pantalones debajo! Pero claro, estando con el estrellado no quería darle ninguna excusa más para que me mirara…

Peter parecía muy contento con la idea invitar a tomar algo a su salvadora Chroma y charlar un rato, pero yo estaba más pendiente de los movimientos de Celsit y de Elsa. Me supo un poco mal porqué parecía que le estaba ignorando completamente. Entonces Elsa trajo las bebidas y la tarta de zanahoria. Cogí la taza de Capuchino con mi mano enguantada de azul y me di cuenta entonces del garrafal error. Vale, tía lista, ¿cómo vas a beberte el café si llevas el casco puesto? ¡Genial idea ir a tomar algo!

Traté de disimular un poco y levanté ligeramente el visor mostrando únicamente los labios para poder sorber un poco el delicioso café.

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   2nd Febrero 2016, 10:08

OCC:
 

Nos sentamos en una de las pequeñas mesas que más de una vez habían sido nuestro lugar de desayuno o merienda. Cogí un trozo de la tarta y me lo llevé a la boca con una sonrisa. Miré entonces a Chroma y alcé una ceja.

- Yo que tú me quitaría el casco. Sino va a ser un poco complicado que puedas beberte eso.- Sin embargo, lo que hizo fue levantar un poco la visera y dar un pequeño trago como pudo. Sonreí y negué con la cabeza.- Parece que va a ser más complicado de lo que creía sacarte un poco de información o mirotear bajo esa máscara... Bueno, soy paciente.-

El sol entraba por las enormes ventanas iluminando todo el local con un tono amarillo que lo volvía más vistoso y colorido. Las tartas eran como cuadros, de todos los colores y tamaños, decorando cada estante y vitrina que había colocados en los laterales y frente al mostrador. El olor a bollos recién hechos y pan dulce eran una maravilla. Me preocupaba que Zar hubiese encontrado la forma de seguirnos, pero lo dudaba a decir verdad. Sabía que mi padre le habría dicho que no se dejase ver para no llamar la atención del resto de los Guardianes. Aunque a decir verdad, después de los eventos de Europa estábamos un poco hasta arriba vigilando todo y ayudando a reconstruir cosillas. Me rasqué la barba distraído y volví a poner los ojos en mi compañera.

- ¿Qué te parece el sitio? Está chulo, ¿eh? A mí me gusta venir. Te tratan genial las chicas. Lástima que no estén. Pero bueno, otro día las buscaremos. Bueno, cuéntame. ¿Cuáles son tus poderes? Antes creo que has usado una especie de símbolos o algo en la pared para abrir una puerta. ¿Haces eso? ¿Abrir portales y demás? Debe estar chulo poder teletransportarte a donde quieras. ¿Tienes que saber a dónde vas exactamente o puedes abrir la puerta donde quieras?-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   23rd Febrero 2016, 13:11

Me quedé extrañada al ver que la persona que me atendió no era Elsa, y que mi amiga Sasha tampoco se encontraba en la cafetería. En cambio, había un chico alto que nos atendió y nos miró extrañado de arriba a bajo. Antes iba casi cada día a tomar el desayuno en Central Tart con Lissa, pero llevaba unos cuantos meses sin pisar la cafetería por culpa de los Guardianes. El último encontronazo con ellos me había parecido bastante desagradable, y quería relacionarme con Peter Quill lo menos posible. Además de eso, Lissa llevaba días madrugando para ir a la consulta antes así que yo me enfrascaba de nuevo con el webcomic, y trabajaba con el café en mano. Una suerte que el día de la colisión el piso decidiera mantener la cafetera Nespresso de Elissa.
 
- Los protectores de la ciudad no podemos revelar nuestra identidad, pondríamos en peligro a nuestros seres queridos. – Es decir, una versión de mi misma pero de otro universo, un chico que era el alter ego de Peter Pan, una adolescente traviesa que se pasaba el día fangirleando y un perro y un mayordomo de papel. Una familia bastante peculiar.
 
- Además, no busco la fama y la gloria, estoy aquí sólo para ayudar… - comenté con ironía mientras seguía en el papel de Choma. Mis diálogos parecían extraídos de una serie B a lo Power Ranger. Tenía el ceño fruncido mientras miraba a Starlord, pero por suerte el casco me tapaba la cara. Peter no era el clásico superhéroe, era un hombre creído y egocéntrico. Adoraba eso de ser famoso y llamar la atención de todos los que le rodeaban. ¿Esa era la razón por la que usaba sus habilidades? ¿Para ayudar a los demás? No. Él sólo sabía ayudarse a si mismo. 
 
- ¿Qué te parece el sitio? Está chulo, ¿eh? A mí me gusta venir. Te tratan genial las chicas. Lástima que no estén. Pero bueno, otro día las buscaremos. Bueno, cuéntame. ¿Cuáles son tus poderes? Antes creo que has usado una especie de símbolos o algo en la pared para abrir una puerta. ¿Haces eso? ¿Abrir portales y demás? Debe estar chulo poder teletransportarte a donde quieras. ¿Tienes que saber a dónde vas exactamente o puedes abrir la puerta donde quieras?-
 
- Soy maga. – Confesé.- Hago pequeños trucos y amoldo la realidad a mi antojo. Con los portales he de pensar a dónde voy, pero muchas veces me llevan a otros sitios de forma inconsciente.- No quería hablar mucho más de mis poderes básicamente porque Starlord ya vio una vez como cambiaba las balas de Rocket por confeti, y no quería que se le iluminara la bombilla. Aunque teniendo en cuenta de que Elysia Starvridis le importaba un comino, era más que probable que se hubiera olvidado de aquello.
 
Giré la cabeza mientras el seguía con la charla, procurando que no viera nada mientras me levantaba la visera ligeramente y me tomaba el café ardiendo. Quería terminar aquella charla cuanto antes, aunque me quemara la lengua en el proceso. No se que hacía tomando algo con el Estrellado. Le había salvado de los que iban a partirle la cara, vale, he hecho mi buena acción del día. Pero ya está. Seguía sin querer nada de los “Estafadores de la Galaxia”.
 
- Si, está bastante bien. Es un local muy bonito. Una lástima que tenga que irme ya, el deber me llama. – Soné como un anuncio de televisión y me llevé la mano a la cartera para pagar mi café.- Un placer, seguro que nos volvemos a ver.- No iba mal desencaminada con eso, pero tenía cero ganas de volver a ver a este idiota, aunque había sido más amable y educado que la última vez. Era el efecto del casco.

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   19th Marzo 2016, 00:45

- Espera, ¿cómo que te vas ya? ¡Pero si acabamos de llegar! Bueno, está bien. El deber llama. No puedo interponerme entre la gran Chroma y su obligación de hacer el bien.- Sonreí y me levanté para despedirme de ella con cordialidad. Le extendí la mano para estrechársela con una sonrisa. Algo me decía que seguramente nos veríamos pronto. Desde luego lo que estaba claro es que cada día había más gente dispuesta a enmascararse y salir a la calle a hacer el bien o el mal, dependiendo de cada uno, pero así es como uno va empezando. A veces en grupos y otras por tu cuenta, como parecía moverse esta muchacha. Parecía joven, pero no mucho más joven que yo. Me despedí con la mano finalmente y me senté para terminar la tarta. Que delicia de tarta por cierto...

Sin embargo, la comodidad me duró poco. Escuché un grito proveniente de la calle y fruncí el ceño, levantando la vista del plato. La pastelería tenía unas grandes cristaleras que permitían ver todo lo que sucedía fuera, y en cuanto lo vi salí a toda velocidad, desenfundando mi arma.

- Hijo de puta... ¡Suéltala! ¡Ella no tiene nada que ver en esto!- Zar sujetaba a Chroma con sus gruesos brazos, apretando su cuello obligándola a llevar las manos a los límites de este para evitar que la asfixiase. Los otros dos me apuntaban con sus armas. Estaba en clara desventaja, especialmente ahora que habían metido a la chica en medio. Eso sí que quería evitarlo a toda cosa. Me daba igual que me amenazasen o me dijesen cualquier cosa, pero si ya había inocentes de por medio la cosa cambiaba por completo.- ¿Acaso la caída de antes te ha dejado sordo, o es que hace demasiado tiempo que no te limpias las orejas?-

- ¿Sabes principito? Para la situación en la que te encuentras deberías estar calladito... Podría partirle el cuello con un simple movimiento.- Rió y apretó un poco más a la chica, la cual se encontraba en una situación de lo más delicada. Por mucho que forcejease sería muy complicado que consiguiese liberarse. Zar era un mastodonte de dos metros con una fuerza suficiente como para doblar el acero, y por mucha magia que tuviese no podría usarla sin que el mierdas la ahogase. Apreté los dientes y me acerqué un poco más hacia él, provocando que sus dos secuaces hiciesen lo mismo, apuntándome directamente a la cabeza. No me matarían, no eran tan imbéciles, pero no quería volver a ver a mi padre... Estaba contra las cuerdas.- Bien, veo que entiendes la situación... Ahora ya sabes lo que te toca.-

- Eres repugnante Zar... En serio.- Podía escuchar la dificultosa respiración de la chica bajo aquel casco que le cubría por completo la cara, y no pude evitar sentirme demasiado culpable como para pensar con claridad. Sólo tenía una opción.- Deja que se vaya... Ella no es parte de vuestro encargo. Déjala que se vaya, y seré tuyo, sin resistencia ni oposición.-

- Qué típico, el famoso Starlord haciéndose el héroe por una dama en apuros. Eres tan previsible que hasta resultas aburrido. Pero esto es mucho más divertido... A veces la vida es tan... Frágil... ¿Sabes que con un simple movimiento ella morirá, verdad?-

Mi pistola sonó y cambió el tono azulado por uno naranja, y le apunté a la cabeza.

- Si haces eso tendrás que recoger del suelo los trocitos de tu cerebro con una fregona, así que no es tan divertida la situación. Lo repetiré de nuevo... Déjala marchar, y podréis llevarme ante mi padre.- El rostro de Zar cambió por completo con mi amenaza y se tornó serio, duro e inmisericorde, el que siempre solía llevar. Miró a los dos que le acompañaban e hizo un gesto con la cabeza. Uno de ellos fue lentamente avanzando hacia mí sin dejar de apuntarme.

- Muy bien principito, tú ganas. Ella se irá sin un rasguño. Pero antes tira la pistola, y nada de tonterías, o ella muere, ¿entendido?- No me la iba a jugar a hacer alguna de mis jugadas y que saliese mal, porque ella lo habría pagado con la vida. Levanté el arma, dejando de apuntarle y abrí las palmas, mostrándoselas. El golpe fue duro y seco, en toda la boca del estómago. Lo vi venir pero no me quedaba más remedio que aguantarlo. La culata del rifle que llevaba el tipo que se me había acercado me obligó a doblarme sobre mí mismo, y la pistola se me cayó de las manos. Me apoyé sobre ellas mientras vi venir la patada en todo el costado. Y otro golpe con la culata en la espalda que me desequilibró, haciéndome perder el aguante con las manos y las rodillas, quedando tumbado en el suelo. Y así, los fuertes golpes fueron cayendo sobre mi cuerpo uno tras otro, a toda velocidad y sin ningún tipo de piedad. Puede que me los hubiese ganado, pero nunca era agradable. Ella seguía entre los brazos de Zar, quien le obligó a mirar toda la escena mientras reía. Yo intenté mostrarme fuerte para preocuparla lo menos posible, pero todo el mundo tiene un límite, y esa paliza me había hecho alcanzar el mío.- ¿Ves esto guapa? Esto es lo que pasa cuando te mezclas con este tío y te metes con quien no debes... Que no se te olvide.-

Y luego la empujó, alejándola de él casi tirándola al suelo, y se acercó hasta mí, agarrándome por el hombro y levantándome hasta estar cara a cara con él.

- Buen chico. Tu padre se va a poner muy contento. Andando.- Le indiqué a la chica que no intentase ninguna locura, y noté el cañón de una de las pistolas de los matones que me escoltaban en mitad de la espalda, y mi destino parecía estar sellado. Al fin y al cabo, siempre hay que ver a la familia una vez al año, aunque sea por Navidad.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elysia Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : Nueva York, ¿dónde sino?

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Elysia Stavridis
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   29th Marzo 2016, 15:43

Salí de la cafetería con toda la tranquilidad del mundo, dejando al legendario Starlord terminar de devorar su legendario pastel. En mi cabeza había un cruce de pensamientos; el primero era la conversación que había tenido con Peter, su voz, la manera de hablarme… era un hombre que sabía como camelarse a una mujer, una mujer estúpida.  Por suerte yo llevaba el repelente antichulitos en la sangre, y su palabrería y sus gestos no me afectaban, al menos no demasiado. No quería dedicarle más pensamientos, así que me centré en girar la esquina y entrar en el callejón para volver a ser la arisca y malhumorada Elysia de siempre… pero algo impidió que siguiera avanzando.

-¡Perdón! – exclamé al chocar con el pecho desnudo de un hombre de casi dos metros y con la piel… ¿verde? Abrí los ojos de par en par cuando me di cuenta de la situación, pero ya era demasiado tarde para salir corriendo. Los brazos de Zar habían encontrado mi cuello y se cernieron alrededor de él con fuerza. Sentí presión en la tráquea y aferré mis manos contra las suyas en un intento vano por quitármelas de encima. No conocía ninguna llave de artes marciales que le hiciera retroceder, y aunque intenté separar sus brazos haciendo presión hacia abajo… no lo conseguí, Zar tenía una fuerza monstruosa.

-¡PEEE-ter...- grité como pude para llamar la atención de Starlord, su rostro se había quedado completamente blanco mientras nos miraba desde el otro lado del cristal. Salió de la cafetería apurado y rápidamente apuntó a los agresores con la pistola elemental. Eran tres contra uno, y encima me habían cogido de rehén… no era justo… no era nada justo, joder.

Zar me levantó del suelo como si nada, y moví los pies buscando un lugar donde apoyarme para no ahogarme de forma más rápida, incluso intenté impulsarme para darle alguna patada. Pero sus manos se aferraron a mi cuello aún más fuerte, y dejé de patalear. El miedo me inundó por completo y sentí como perdía el poco aire que me quedaba. Podría haber usado mi magia, pero tenía miedo. Podría haber apoyado mis piernas en su brazo y hacerle caer… pero tenía miedo. Miedo. El miedo me tenía paralizada. No quería morir… no quería…

- Deja que se vaya... Ella no es parte de vuestro encargo. Déjala que se vaya, y seré tuyo, sin resistencia ni oposición.- dijo Peter con un tono entre serio y abatido. Nunca lo había visto así, sólo conocía su faceta estúpida con las mujeres, y su rostro siempre sonriente y bobalicón. Zar se burló, pero dejó de presionarme el cuello en cuanto Peter le apuntó a la cabeza con su pistola. El bicharraco tomó la amenaza en serio.

“No lo hagas” tendría que haberle dicho, como en las películas de ciencia ficción en las que el protagonista se sacrifica para salvar a la chica. Pero no tenía el valor suficiente para decírselo. Estaba aterrorizada y es por eso que QUERÍA que lo hiciera… quería que me ayudara y quería volver a respirar… No podía odiarme más a mi misma en aquellos momentos. No soportaba el concepto de “chica en apuros”, y estaba siendo un ejemplo de ello.

Los dos matones desarmaron a Peter que se dejó hacer sin oponer resistencia, entonces vino la peor parte. Zar liberó mi cuello y acaricié la piel marcada. Cogí aire de golpe y empecé a toser, pero ya me sentía más liberada al recuperar la respiración. Zar no me había soltado todavía, más bien me había girado en dirección a Peter y me sujetaba ahora de los brazos, impidiéndome escapar. ¿Qué estaba pasando? Uno de los matones le dio a Peter un fuerte golpe en el estómago, el chico se dobló por la mitad, resistiendo el dolor… No, por favor. El siguiente golpe fue en la espalda hasta que le tiraron al suelo, y una vez ahí empezó la dura paliza; puñetazos, patadas, la sangre manchando el suelo, los quejidos de Peter y las risas de los malvados… ¿Ese era el precio por respirar?

- ¡Basta! ¡Por favor, vais a matarlo! – sollocé, con rabia en la voz y los ojos empapados en lágrimas. No me había sentido tan impotente desde la  noche de los alienígenas en Gotham. No podía hacer nada para ayudarle, solo verle recibir una paliza por mi culpa.

Entonces Zar me lanzó al suelo, y menos mal que llevaba el casco puesto o seguro que me habría partido la nariz. Me giré para buscar a Peter y conseguí arrastrarme en su dirección hasta rozarle la mano unos instantes antes de que el monstruo verde de dos metros lo levantara y lo pusiera a caminar. A pesar de que tenía la cara echa un cromo, Peter me miró abatido. No había perdido la sonrisa.

Ya hacía un buen rato que Zar, los matones y Peter se habían ido, pero no pude levantarme. Me quedé ahí sentada con las piernas aún temblorosas y ahogando el sollozo de impotencia en mis labios.

_________________
Elysia --> #1b877f
Where are the people that accused me?
The ones who beat me down and bruised me
They hide just out of sight
Can't face me in the light
They'll return but I'll be stronger
Now I am unbreakable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mi heroína de mallas apretadas... (Elysia Stavridis). 2 de Abril de 2019.
» [Mini-evento]Augurios Nefastos [Elysia Stavridis-Eclipse-Blair Van der Woodsen-Zatanna Zatara-Planaria Glámez y Tony Stark (?)] (31-01-2019)
» All Imperfect Things (Elissa Stavridis) [21-11-2018]
» [VX/ACE] Set de heroína
» Raven, A.K.A. Rachel Roth

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: