Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   14th Diciembre 2015, 22:48


El cuadro estaba que ni sacado de las páginas de la novela negra más cutre que se haya escrito: el hombre tras la barra del bar, tan silencioso como imponente, limpiando los vasos mientras su mirada recorre años atrás lo que habría podido ser y no fue, y se lamenta en total silencio; la mujer que una vez fue grande, al lado del escenario, mientras mira el fondo de su copa, vestida como si fuera a salir en una gran gala o en algún espectáculo con muchas cámaras y muchas luces; el mediocre músico que se prepara para tocar algún triste blues pensando que va a sacarse algunos dólares, cuando en verdad sólo perderá tiempo y esfuerzo, porque ni le van a pagar ni lo van a escuchar; la cuadrilla de fumadores empedernidos, con sus cartas de póker donde hay más ases que cartas, y aunque todos lo saben, no dudarán en saltar los unos sobre los otros llamándose tramposos entre ellos.
Y al fondo de todo, sentado en una silla en una mesa cerca de la esquina más oscura del local, barajando cartas una y otra vez para distribuirlas por encima de la madera, estaba John Constantine, con su particular cigarrillo en la boca, la gabardina puesta, la corbata torcida y una silla de más, vacía.

Esperaba a alguien, y mientras se entretenía. Era casi media noche.

Aquel mismo día, John se había pasado la mañana intentando poner sus recuerdos en orden a raíz del efecto Omega, y gracias a la intervención de Lissa lo estaba logrando... o casi. Siempre había algo que se le escapaba o algún momento que le resultaba real cuando en verdad no había pasado. Siempre se colaba algo. Siempre. "Luego me dirán que bebo por vicio." De entre esos recuerdos, hubo uno que le llamó la atención, y no por ser extremadamente surrealista como habían sido unos cuantos, sino más bien por la repetición del mismo: una ladrona que podía entrar en cualquier parte, como si usara magia. Por lo normal no se habría interesado porque no era asunto suyo pero, tras la conversación con Lissa y aquel extraño recuerdo donde estuvo en una reunión con un montón de gente extraña... Algo le hizo levantarse de la cama, lavarse la cara y salir a la calle.
El resto del día lo gastó caminando de aquí para allá por las calles de Nueva York, preguntando a viejos conocidos sobre la misteriosa ladrona y sólo sacó una cosa en claro: era buena. Era demasiado buena en lo suyo. No dejaba ningún rastro, ni siquiera uno que pudiera seguir. Llegados a ese punto y mientras abría su pedido de comida china con los palillos incluidos, decidió que sólo le quedaba un rincón que recorrer en toda la ciudad: el rincón de los locos y los marginados. Nadie suele hacerles caso a los locos y a los yonquis. Nadie, pero John no era "nadie", y resultaba que en aquel extraño rincón tenía cierto conocido.

- ¿Una ladrona que nadie puede ver?
- ¿Te suena de algo?
- No sé John. Últimamente se habla de una gata negra y de no sé qué otro animal suelto... Todos malos John, todos muy malos.
- Lo sé Frank, lo sé, pero ahora necesito que te concentres, ¿vale? Céntrate en mis palabras. Una ladrona, que no puede ser vista, ni tocada, ni encontrada. Una ladrona que aparece y se desvanece. ¿Te suena de algo? - Frank tenía un don para encontrar aquello que nadie sabía que existía: la clarividencia. Sin embargo y por desgracia para el pobre hombre se topó con Constantine, quien puso a prueba su resistencia mental y terminó perdido en aquel rincón de locos y yonkis.
- Vale John... deja que mire. Deja que mire.

Frank hizo su trabajo: un nombre y una dirección de Nueva York. Una carta sería suficiente, solicitando los servicios de "Shade". John no hizo preguntas. Escribió la carta con la dirección del bar donde la esperaría y la hora sería a medianoche.

Y así esperó el bueno de John, jugando al solitario, fastidiado por lo bueno que era trucando las cartas.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   15th Diciembre 2015, 00:28

Llegué a mi apartamento por la tarde, calgando bolsas de comida y una lata de comida de gato. Abrí la lata y la dejé en la puerta del apartamento. Hacía un mes había aparecido una gatita por allí que a parte de muy desnutrida, estaba embarazada.
Luego al abrir la puerta descubrí algo nuevo e intrigante. Era tal mi sorpresa que no fuí capaz de subir hasta el ático, y me quedé pasmada en la calle, observando el pequeño objeto que resaltaba como un corte en mitad de un tapiz, una abolladura en el capó de un coche, un agujero en una media.

Una carta.

Una simple e impoluta carta descansaba en el suelo esperando a que alguien la recogiera. Dejé las bolsas en el suelo y tomé el envoltorio entre mis manos temblorosas, casi con miedo y le dí la vuelta ensimismada. ¿Quién coño iba a mandarme una carta a mí? Algunas veces habían dejado caer propaganda en mi portal, pero ¿una carta?

Debía ser un error, me dije. Aun así... Aun así, no pude evitar llevarmela conmigo hasta el interior de la casa. Una vez arriba la dejé sobre la mesa de la cocina y me estuvo tocando las narices como una pestaña dentro del ojo. No importaba lo que hiciera, mi mirada acababa volviendo a la carta. Mientras guardaba la leche en la nevera, las latas en la despensa, la presencia de aquél papel en mi hogar me irritaba.

Al final me decidí a abrir el sobre y comprobé su interior. Un papel, y en él escrito, letras. Me froté las sienes intentando pensar qué hacer. Al final la curiosidad se llevó lo mejor de mí y fui a picarle la puerta al vecino, un jovenzuelo con quien a veces había intercambiado algunas palabras y un poco de sal. Era un shut in, lo que a mí me venía de fábula la mayor parte de las veces, puesto que era uno de estos chicos que vivían prendidos al ordenador y nunca seguían las noticias.

¡Hey! — Le saludé cuando al fin abrió la puerta. — Perdona que te moleste Nathan, necesito un favor. — Junté ambas manos ante mi, con la carta prendida entre ellas.
Sin problemas — comentó el joven. Le entregué la carta.
¿Te importaría leerme esto? — Me miró extrañado y en el fondo sabía que pocos analfabetos había hoy en día. — Por favor...
Sí, claro... — Tomó la carta de mis manos y leyó la dirección en voz alta. Y la hora. Entrecerró los ojos y alzó la mirada para verme. — Dice que se requieren los servicios de Shade.

Fail.

Puse todo mi empeño en esgrimir mi mejor cara de desagrado y me hice la loca.

Ya me lo había parecido... Gracias, Nathan. Voy a llevar esto a la policia, si es una broma es de muy mal gusto. — Sin mediar palabra, volví a mi apartamento, sin mirar atrás.

Una vez dentro de mi casa, me golpeé la frente con un puño, rezando para que Nathan no hubiera leído nada de Shade en internet. Volví a comprobar la carta en mi mano. ¿Quién cojones había logrado dar con mi dirección? ¡Se suponía que no hay modo alguno de relacionar a Brooks con Shade! Cerré los ojos e intenté pensar con calma en la situación que se me había planteado. Lo primero, supuse, iba a ser ver quién era la persona que me estaba buscando. Enterarme de cómo me había encontrado, saber si mi hogar seguía siendo seguro. Y luego... ¿Requerían mis servicios? Todo era demasiado extraño, pero el paso para desentramarlo era el mismo.

Me fui directa al estudio de Brooks y empecé a preparar el tratamiento previo a todos mis golpes. Me vestí con el traje que siempre usaba cuando impersonaba a Shade, y recogí todo mi cabello de manera que no quedara una sóla hebra suelta. Entonces cambié el tono de mi piel, y cubrí todas y cada una de las cicatrices de mi rostro para luego colocarme las lentillas y terminar de maquillarme, hasta que el rostro de Shade me devolvía la mirada desde el espejo. Finalmente me coloqué la peluca y me harté a horquillas hasta asegurarme que ésta no iba a moverse de sitio aunque me diera por dar volteretas en el aire.
Cuando terminé todo el maqueo, parasol incluido, en lugar de salir por la puerta del piso, activé mi poder y me dejé caer por la pared que daba al patio trasero, y de ahí me lo tomé como un juego, moviéndome por callejones, atravesando muros o a veces pasando por bajo tierra para llegar al local indicado sin ser vista.
De hecho eso era impreciso. Tal vez alguien me había visto, pero si ese era el caso, volvía a perderme de vista en un instante. Era la policía a quien verdaderamente evitaba.

Cuando finalmente llegué a la calle y localicé el bareto de mala muerte, decidí que si alguien buscaba mis servicios, era mejor causar una buena primera impresión, así que en lugar de entrar por la puerta principal, di la vuelta al edificio y atravesé una de las paredes posteriores, entrando directamente en la despensa y busqué la puerta que daría al bar y también la atravesé, con toda la intención de que tuvieran la impresión de que simplemente había aparecido ahí. Caminé con lentitud hasta acercarme a la barra, dejando que los tacones resonaran en el suelo, antes de dejar caer el parasol, cuya punta describió un arco antes de golpear el suelo.

¿Quién me andaba buscando? — Pregunté, arrastrando las palabras a la vez que paseaba la mirada por el local, buscando quien hubiera podido contactarme.

Sonreí con suficiencia. Shade era soberbia. Shade era extravagante y llamativa. Pero era mi personaje y acababa de hacerla subir al escenario. Esperé a que alguien intentara hacerme un gesto o algo para que me acercara y en cuanto descubrí quién me había hecho llamar, me senté en la mesa y apoyé los codos en ella, entrelazándo los dedos y apoyando la barbilla en ellos y sin tapujos, le sonreí.

Sin ánimo de ofender encanto, no vuelvas a escribirme. Sé que es algo raro hoy en día, pero no puedo leer, así que me lo haces más difícil de lo que crees. Así que dime, ¿En qué puedo servirte?

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   15th Diciembre 2015, 12:38

Iba por su sexta mano, volviendo a ganar de forma "inexplicable" cuando escuchó una voz que provenía de la barra. Levantó la vista y vio una mujer despampanante, vestida con un vestido rojo que pedía una copa al barman. Sus miradas se cruzaron por un momento. Ella dejó caer sus párpados. Él... él volvió a su juego. No tenía pinta de ser a quien buscaba. Llevaba escrita en la cara "femme fatale" pero nada más. Una mujer vacía, perdida en un antro como aquel sólo significaba que buscaba una sola cosa en concreto, y John no se la podía ofrecer aunque le hubiera gustado. Tenía cosas que hacer y además... ¿quién le aseguraba que aquella mujer no desaparecería en sus recuerdos? Una cosa era olvidarse de las personas con las que te cruzas y otra muy distinta es perder un "buen rato".

Siguió con la séptima y la octava mano cuando volvió a escuchar otra voz. De mujer, como no. Volvió a levantar la vista y casi le lloran los ojos: aquella mujer desentonaba demasiado con el local. Iba vestida como si saliera de una fiesta extravagante, con un parasol en plena noche, y con un pelo que gritaba a los cuatro vientos que tenía que ser una peluca si o si, y si no lo era... Jesús...
Constantine se llevó el cigarrillo del cenicero a la boca, y cuando la mujer preguntó con un tono tan soberbio que le hizo hasta gracia, John levantó la mano con la parsimonia de quien espera durante horas y no le importa esperar un par más. La mujer lo vio y se le acercó, momento en que John bajó la mano y siguió su mano. La mujer se sentó en la silla que John había preparado para su invitada cuando éste sacó el último as que le faltaba, cerrando la última columna. La cerró, la puso junto con las otras tres mientras la ladrona le hablaba, y las juntó todas en una misma baraja de nuevo, mezclándolas como un auténtico profesional.

- Sin ánimo de ofender, encanto - John dejó la baraja sobre la mesa, retiró el cigarrillo al cenicero para quitarle la ceniza y miró la baraja, como si fuera lo único importante que hubiera en aquel local - los parasoles por la noche están pasados de moda. Sé que es raro que yo te lo diga, pero eso se llevaba cuando la palabra enaguas no sonaba raro. Pero no voy a ser yo quien te diga de no llevarlo. - Levantó la mirada, observando los ojos y el rostro de la mujer, buscando cualquier pista. Mientras, en el escenario, la mujer de mirada vacía y tiempos pasados se levantó y se acercó al micrófono. Al parecer, era una de las cantantes del local, ya fuera por contrato o por devoción.


Le echó un buen vistazo a la extraña mujer que tenía delante. No estaba nada mal a decir verdad, y no pudo evitar acordarse de Zatanna. "Si me dice que es su hermana y hacen magia de escenario juntas, me la creo". Tenía esa mirada descarada de quien sabe lo que quiere y cuando lo quiere. Esa piel escondida bajo un buen maquillaje. John había estado con suficientes mujeres de "mal ver" como para darse cuenta cuando alguien lleva una capa de maquillaje del bueno o una paleta de Häagen dazs encima. Y como colofón, esa sonrisa perenne. "Seguro que es de las que te roba el corazón mientras hurga en tu cartera".
El barman se les acercó, dejó dos vasos con hielo en la mesa y una botella de whisky. Cuando éste se alejó, John metió la mano en su gabardina y sacó una tarjeta de crédito. Se la enseñó a la mujer.

- Nueve millones de dólares - anunció, mirándola fijamente a los ojos para que supiera que iba en serio. - Te entregaré ésta tarjeta y su contenido si a cambio haces un trabajo para mí. - Volvió a guardar la tarjeta, ésta vez en el bolsillo derecho de su pantalón, cogió la botella y se sirvió su whisky. Luego se la pasó a la mujer por si quería echar un trago. - Me han dicho que tienes cierto don. Que nunca te han pillado, ni visto. Incluso aseguran que es... cosa de magia. ¿Cuánto de verdad hay en eso? - John cogió su vaso y dio un trago sin apartar la mirada de la ladrona.

La mujer del escenario iba llegando al final de su canción.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   15th Diciembre 2015, 15:22

Lejos de sentirme ofendida le sonreí en cuanto mencionó mi parasol, mostrándole una perfecta hilera de dientes blancos. Le escuché con atención, mucha atención, cuando mencionó la cifra que me ofrecía.

¿Es eso lo que dicen de mí? ¡Cuánta presión! — tomé el whiskey que se me había ofrecido, recostándome en la silla y buscando un cigarro en el interior de mi chaqueta. Lo prendí, tomé un par de caladas y miré al hombre directamente a los ojos. Empecé a plantearme que tenía algo con los rubios. — Toda historia tiene una parte de verdad, un fundamento que inicia los rumores. En mi caso es la primera parte — Moví la mano que mantenía el cigarro, el humo haciendo circulos perezosos en el aire. — Nunca me han pillado y hasta la fecha no hay lugar en el que yo no haya podido entrar. En cuanto a lo no poder verme... ¿Me estás viendo ahora, no es así? — Sonreí, quitándole importancia. — Pero seamos sinceros, desde la colisión de los mundos hay demasiado crío con poderes sueltos y hasta yo me he preparado y mentalizado de que terminaré encontrando dificultades en mi trabajo. En cuanto a la magia... Es un tema delicado. No diría que tengo poderes. Diría que para mí es algo como respirar, pero tampoco es mío.

Sabía que la respuesta era críptica, pero tampoco iba a dar detalles a un desconocido. Di otra calada del cigarro, y dejé caer la ceniza en el cenicero. Entonces me acomodé cruzando las piernas y dejando la mano del cigarro a un lado mientras con la otra me acercaba el whiskey a los labios y bebía con calma. El ambiente, la mujer cantando, y aquél hombre sentado ante mí, todo daba una atmósfera de película que, francamente, me gustaba. Siempre he considerado que se me da mejor trabajar con público.

Así que, visto, me han visto. No me desvanezco ni desaparezco y de ahí el secretismo y que intente que la gente no me localice fácilmente... Lo cual me lleva a una pregunta, si no es indiscreción. ¿Cómo diste con mi dirección?

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   15th Diciembre 2015, 20:50

De momento, John se estaba saliendo con la suya. Tan sólo de momento: la joven le había soltado algunos rodeos para que se perdiera entre lo que era posible, lo que era real y lo que pensaba. No le confirmó directamente que usara algún truco para entrar sin que la pillaran, pero si que aseguró el tener cierto "don" el cual había estado con ella desde que nació. "Para mí es algo como respirar, pero tampoco es mío. Se me ocurren varias posibilidades y ninguna me hace gracia". Demasiado tiempo en el mundo ocultista y su cinismo no eran una buena combinación si alguna vez quería pensar en algo como "bah, seguro que no es nada".
Lo segundo que sacó de aquel primer contacto fue su dirección. Al parecer Frank le había dado la dirección de la ladrona, y ella misma se había delatado. O tal vez estuviera jugando con la posibilidad de un piso franco o una dirección donde mandar los pedidos. Pero teniendo el preludio a su pregunta, descartó la última opción. Si no iba con pies de plomo la mujer podría desaparecer, largándose a otra ciudad, perdiendo así su rastro y ésta vez Frank no le ayudaría a encontrarla.

- Simple: soy mago - terminó contestando a la ladrona, poniendo la mano sobre la baraja de cartas y moviendo la mano sobre la mesa, de tal forma que crearan una escalera de color rojo y blanco. Fue la única respuesta factible que encontró si quería mantener la atención de la mujer, a no ser que los nueve millones de dólares hubieran dado sus frutos. Pero sobretodo, una respuesta que no involucrara a Frank. Demasiados fantasmas tenía ya para atormentarlo. - Cuando uno sabe lo que se hace, lo demás es pan comido. Como encontrar una dirección que nadie más conoce - Volvió a juntar las cartas en una sola baraja con la otra mano, dejándola a un lado de la mesa. Cogió su whisky y lo terminó de un solo trago.
Por su parte, la mujer del escenario cogió ritmo y empezó con otra canción algo más animada.


- Si uno sabe lo que se hace, y tiene la destreza suficiente, todo es posible. Como por ejemplo, mirar a través del reflejo. - John cogió uno de los cubitos de su vaso, lo sujetó con dos dedos y lo puso entre su ojo y la mujer que tenía delante. - En algunas culturas ya extintas, los chamanes aseguraban que se podía ver el alma de una persona reflejándola en el agua, desnudándola y viendo todo lo que ésta esconda. - John centró su mirada en el reflejo de la mujer dentro del cubito, notando las gotas de agua fría bajar por las yemas de sus dedos hasta la palma de su mano. Sonrío, apartó el hielo y lo dejó de nuevo en el vaso, rellenándolo. - Ahora te pregunto yo. ¿Serías capaz de robar una caja imposible de abrir, de un almacén imposible de salir y traérmela?

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   15th Diciembre 2015, 22:11

Le escuché muy atentamente, y cuando finalmente mencionó ser un mago, sentí como la sonrisa se desvanecía de mis labios, aunque mantuve la expresión serena  fijando la mirada en sus ojos azules. Otra calada al cigarro y contemplé con interés cómo jugueteaba con las cartas, solté levemente el humo del cigarro y di otro sorbo del whiskey.

Fue cuando mencionó a los chamanes que podían ver almas, cuando sentí que realmente me arriesgaba a perder la compostura. Me interesaba el tema, demasiado, y si quería conseguir más información, tal vez me vería obligada a explicar más de lo que quería. Volví a acercar el cigarro al cenicero, golpeando el filtro con el pulgar para hacer caer la ceniza y después apoyé la punta incandescente contra un lateral, como si fuera a sacarle punta al cigarro.

¿Puede usted? ¿Es capaz de ver a través de mí el alma que poseo? — Y me posee, añadí mentalmente. Volví al tema que le interesaba a él, queriendo primero asegurarme el negocio — Siempre y cuando no estemos hablando de asuntos mágicos y sobrenaturales, reafirmo que no hay lugar en el que no haya logrado colarme.

Quise hacerle una pequeña demostración, algo que no fuera demasiado llamativo. Aguanté el cigarro entre mis labios mientras me inclinaba levemente hacia adelante, pasando la mano bajo la mesa hasta situarla justo por debajo de su vaso, y activé mi poder, atravesando la mesa lentamente. En cuanto las llemas de mis dedos iban a entrar en contacto con el vaso, lo envolví con mi poder, y bajé la mano lentamente, haciendo que éste también atravesara la basta madera. Mis guantes eran negros y confié en que no se verían demasiado, tanto por el color de la mesa como el hecho de que hubiera rellenado su copa. Me reincorporé con su vaso todavía en la mano y se lo tendí.

Voy a serle franca, señor Mago. Hay una razón por la que me llaman Shade. Y por el cual nadie puede atraparme. De momento. — Al cuerno el tener cuidado. Si era tan poderoso como para sacar mi dirección sin siquiera haberme visto en su vida, ¿qué le impedía saber quién era en verdad? Tal vez ya sabía hasta mi aspecto real y mis poderes y únicamente jugaba conmigo. Y yo necesitaba esas respuestas. Mantuve el vaso plano en la palma de mi mano, manteniéndolo intangible hasta que él intentara sostenerlo, para que pudiera comprobarlo con sus propios ojos, con toda la intención de que una vez lo hubiera comprobado, desactivar mi poder y devolvérselo — Tanto me interesa el trabajo que viene a ofrecerme como parte de los conocimientos que parece poseer. Si es que realmente usted tiene modo alguno de saber qu- — cerré los ojos, y me reí. — qué soy. También quisiera saber con qué nombre referirme a usted, aunque confiaría en adquirir este último libre de coste.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   16th Diciembre 2015, 22:50

John mantuvo sus ojos fijos en la mujer desde que lo llamó señor Mago hasta el final. Si iba a demostrarle su truco no iba a perderse un sólo movimiento. Se inclinó, dejando ver a la mujer al fondo, en el escenario quien llegaba de nuevo al final de su canción. John se llevó el cigarrillo a la boca, lo sujetó y se quedó así, bajando los ojos hasta su vaso. De repente, y por alguna razón, el vaso estaba desapareciendo como si la mesa se lo estuviera tragando. Pero entonces se fijó un poco más, y vio unos dedos enguantados que sujetaban la base del mismo. "Como los dedos del diablo arrastrándolo al abismo del infierno. Qué bonito..."
Un escalofrío recorrió la espalda de John al recordar ciertas partes de su memoria, las cuales eran de las más persistentes y que no dejaban a la recurrente amnesia avanzar. Parpadeó un par de veces para volver a la realidad, a tiempo de ver el cristal del vaso desaparecer por completo. Shade volvió a su posición inicial, pero ésta vez con el vaso en sus manos, como un trofeo a la incredulidad.

"Ha convertido algo material en inmaterial. ¿Desdoblamiento de la realidad? ¿Una puerta al mundo espectral? No, espera: primero ha traspasado la mesa con los dedos. La mesa seguía en un estado físico, al igual que el vaso. ¿Puede materializarse y desmaterializarse? ¿Así funciona, o es capaz de abrir micro-portales?" Cuanto más lo pensaba, más preguntas acudían a su cabeza con más respuestas cogidas de las manos. Había tantas posibilidades... Pero la razón llegó de golpe, sacudiendo la cabeza de John. "No John. Estúpido John. Idiota. Piénsalo bien. Recuerda a qué has venido..."


Un hombre se había unido a la mujer, con un mostacho tan grande como la sombra de sus pobladas cejas. Hacían una agradable pareja, si uno se imaginaba que estaba perdido en algún punto entre el Limbo y el Inframundo. El ambiente deprimente pero agradable de la voz de la mujer se convirtió en un funesto acompañante, al cual John quiso espantar, estirando el brazo hacia el vaso y quedándose con las ganas al ver sus dedos traspasar el cristal y su contenido. "Bonito truco." Miró a Shade, sonriendo aun esperando con el brazo alargado a que el vaso volviera a ser tangible, y como si algo se lo hubiera comunicado, volvió a probar y ésta vez si, pudo cogerlo y volver a sentarse.
John terminó su vaso escuchando a la ladrona al pronunciar su condición, si se le podría llamar así. Eso le hizo pensar al inglés que la mujer era conocedora de sus poderes, de su don, pero no estaba segura de dónde salía. "...pero tampoco es mío". Volvió a su mente aquella frase. ¿Una posesión tal vez? Pero entonces no se habría referido a si misma como un qué, pero no era así porque se cortó a si misma.

- Sólo hay una forma de averiguarlo - le comentó el rubio, levantándose de su silla. - ¿Nos vamos, encanto? Tenemos un largo camino que recorrer, y mientras puedes contarme cosas sobre ti, sobre tu pequeño don, para poder hacerme una idea y darte mis... conocimientos. - Se puso a su lado, tomó una calada del cigarrillo, exhaló y lo tiró al suelo, apagándolo. - Me llamo John. John Constantine.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   16th Diciembre 2015, 23:22

Sentí la emoción recorrer todo mi cuerpo en cuanto él mencionó que iba a darme sus conocimientos. ¡Toda una vida buscando, y al fin lo tenía al alcance de las manos! La oportunidad, por pequeña que fuera de obtener respuestas. Le ofrecí una mano, solemne, cuando se presentó como John Constantine.

Tal vez os honraría con mi nombre si tuviera alguno, pero no es el caso. Shade es el nombre que adopté, por gusto y naturaleza y con él os podéis dirigir a mí.

La respuesta más sincera que jamás había formulado. Me terminé el whiskey de un golpe y le seguí fuera del local, llevándome el cigarro y mi parasol, pero sin pagar la consumición. Empezamos a andar, aunque no tenía ni idea de a dónde íbamos a ir. Me dejé llevar, pues en ese momento poco podía importarme más que el hombre que se encontraba de pie a mi lado. Le miré intensamente a los ojos, intentando memorizar sus rasgos. Si ese hombre tenía respuestas... No iba a permitirme olvidarle.

Esta vez ignoré a quien pudiera verme. Shade era un personaje ficticio y como tal si tenía problemas podía colarme en un edificio, deshacerme de la ropa y el maquillaje y salir por otro lado tan campante y todo cuanto pudiera decirme ahora John me parecía más relevante que mantener una identidad secreta.

Pues... Digamos que no sé nada de mí misma. No tengo recuerdos de mi infancia y hasta donde mi memória alcanza yo era una joven sin techo y con un único don. Poder hablar con los fantasmas. Y había uno en concreto que siempre estaba conmigo. Una más bien. Una joven idéntica a mi. Pensaba en ella como mi hermana gemela, pero desde luego no sabía lo que era y aun hoy en día no logro entenderla.

No me había dado cuenta, que había dejado de usar el tono afectado que solía usar al hablar como "Shade"... Pero al cuerno. En tan sólo cinco minutos este hombre ya sabía más de mí de lo que nunca nadie había sabido, mi tono de voz era lo que menos me preocupaba en este momento. Si tuviera que mostrarle mi rostro y mi piso para que me ayudara a entender a Ruby, le tendría en casa en cinco minutos, o me desnudaría en la calle si fuera preciso.

Un día, creo que intentando ayudarme, entró en mi cuerpo y desde entonces no he vuelto a verla, aunque ese día perdí mis poderes y gané... Estos. — Me encogí de hombros, y seguí caminando a su lado en silencio. — Si era mi hermana, un fantasma que simplemente me ayudó o algo que fuera parte de mí misma... La materialización de mi poder o lo que fuera, lo desconozco por completo.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 11:54

Ambos salieron del local, tanto la ladrona como el estafador, y ninguno de los dos pagaron por sus bebidas. Aprovecharon el momento en que el hombre de la barra se dirigió a la cantante y su acompañante, Dios sabe para decirles qué, y se escabulleron por la entrada principal. Que algún día se acordara aquel pobre hombre que había servido dos vasos y una botella de un buen whisky y además pudiera recordar sus caras para vedarles el paso es otra historia.

Al salir, John aprovechó el siguiente cruce de calles para detenerse y mirar a su acompañante, teniendo la sensación de haber salido con una persona distinta. Seguía teniendo el mismo aspecto que antes, pero su forma de hablar y de moverse había cambiado. Incluso a John le dio la sensación que había perdido algo de altura. ¿Sería por la presencia de la "anterior" ladrona? No duró mucho esa pequeña pausa mientras Shade continuaba hablando, retomando el camino por aquellos callejones, pero no los pensamientos del rubio quien tenía una conversación consigo mismo.
"No sólo se esconde a plena vista sino que incluso se monta una personalidad distinta" intuyó el mago, llevándose otro cigarrillo a la boca a modo de gesto reflejo, pero sin encenderlo. "Y para colmo no sólo me ha enseñado su poder, sino que me está contando su vida... Joder John, o no has perdido tu encanto, o ésta chica está ansiosa por saber más de su poder", lo cual echó a perder todo su plan inicial. Todo cuanto había planeado para saber si la ladrona usaba magia o no, al cuerno. Todo lo que había preparado para sonsacarle cuanta información tuviera, al cuerno. Todo al cuerno. Maldita sea...

La mujer dejó de hablar cuando se detuvieron en otro cruce, ésta vez en un calle mayor donde pasaban los coches y los semáforos estaban en rojo para los transeúntes. Fue en ese lapso de tiempo que John pensó en otra cosa muy distinta. Lo dicho: a la mierda los planes. Ya tenía lo que quería, y la mujer estaba como loca por saber. Seria un buen momento para cambiar de dirección y encenderse el cigarrillo. Volvía a tener un plan

- Así que no sabes nada de tu pasado. No recuerdas nada y no sabes quién ni de dónde salió ese fantasma... - resumió el mago cuando el semáforo se puso verde de nuevo, reemprendiendo la marcha. - Por lo que me cuentas, ese fantasma podría ser que fuera el fantasma de tu hermana gemela si era igual que tu. Pudo haber muerto al nacer o antes incluso, y su alma se convertiría en un fantasma ligado a ti. Pero lo de la fusión y que te diera un nuevo poder quitándote el que tenías... - John puso una expresión seria, algo preocupada. Era un farol, pero con una parte de verdad. - Te seré sincero: ese tipo de posesión la he visto varias veces, pero todas terminaban con estigmas, pentagramas cabeza abajo y con una película bajo el brazo.

Cruzaron la calle, siguieron los pasos de Constantine hacia abajo bajo la luz de las farolas y los faros de los coches pasando muy cerca de ellos esquivando a la gente que se quedaban mirando a la mujer con el paraguas y el vestido raro, acompañada por un tipo que se creía salido de una cutre novela negra.

- ¿El fantasma te ha hablado alguna vez? ¿Te podías comunicar con ella cuando erais dos? Y ahora siendo un sólo cuerpo, ¿has notado algo distinto a parte de tu nuevo poder?

Tal vez Shade se diera cuenta a tiempo o no lo hiciera, metida en la conversación, pero John había tomado la calle que iba en dirección al ático de la ladrona. La misma dirección que le había dado Frank.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 13:36

Seguí caminando junto al hombre, sintiendo un leve pinchazo de decepción ante sus vagas respuestas.

Ruby... Daría lo que fuera por volver a tenerla a mi lado. Perderla me había dejado en la más absoluta soledad y Brooks sólo había tapado ese agujero durante unos años para volverlo todavía más grande una vez ella falleció. Sabía que recuperar a Ruby iba a costar mi modo de vida, iba a perder a Shade, pero aun así lo deseaba más que nada en este mundo.

Sí, podía comunicarme con ella, y con cualquier ente espectral que hubiera por ahí, esa era mi habilidad, inicialmente. — Me sentí muy incómoda de repente. Era Ruby, era mía y no podía compartirla. Pero necesitaba saber más. — Creo que de algún modo consigo separar lo que ella siente de lo que yo siento. Pero es más intuitivo que otra cosa, no tengo voces en mi cabeza ni cambios de carácter.

A excepción de Shade. A quien se suponía que impersonaba en ese momento, y a quien había dejado de lado por la información. Me encontraba muy dividida entre lo que quería y lo que debía, pero... Volví a mirar al hombre que caminaba a mi lado. Alguien que, con su... poder había podido sacar la dirección de Garnet. Nada le impedía saber ya cómo era, así que fingir era un sin sentido.

Y sin embargo al volver la vista a la calle me di cuenta de que estaba en un lugar demasiado familiar para tratarse de una casualidad. Me limite a entrecerrar los ojos ligeramente, y de nuevo miré a John arqueando lentamente una de mis cejas mientras apoyaba la sombrilla en el suelo, inclinándome hacia él. Alcé la mano izquierda y acaricié la curva de su mandibula, a duras penas rozando la superficie de su piel, desde debajo de la oreja hasta la barbilla, intentando forzarle así a detenerse y mirarme. Ladeé le cabeza muy ligeramente, acercándome a susurrar, mi voz a medio camino entre lo que era la mía y el tono afectado de Shade.

Esperaba que pudieramos mantener una relación estrictamente profesional, así que no veo motivo alguno para enseñarte dónde vivo. Así que a no ser que me des un motivo de peso para seguir por este camino, preferiría ir a otro lado. O eso o simplemente me largaré a donde no puedas encontrarme una segunda vez.

Y aunque en el fondo no estaba para nada convencida de poder cumplir "esa amenaza", el orgullo a veces nos da un poder terrible para decir las cosas que nosotros mismos no nos creemos.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 15:10

Lo había pillado. No había vuelta de hoja: lo había pillado. John había apostado su jugada al número rojo de la inocencia, esperando que la conversación tuviera un influjo hipnótico en Shade y que no tuviera en cuenta nada más que saber más sobre su "hermana encontrada". Esperaba que no se diera cuenta hasta que estuvieran justo en frente de su edificio, pero la magia del momento se rompió con la suave caricia de su dedo por su barbilla y la mirada penetrante de Shade. Era suponer demasiado que una ladrona como aquella no se diera cuenta por dónde andaban sus pasos y hacia dónde se dirigían. "Me ha pescado. Ahora a ver cómo desenredo la red sin que se me escape de las manos".
Por el tono de su voz, bien podía tratarse de un farol, bien de una amenaza cierta. No lo tenía del todo claro, pero si no iba con sumo cuidado la mujer podría escaparse, desaparecer y vuelta a empezar. Ahora ya sabía cómo era, por lo que Frank no sería necesario. Sin embargo sería un gasto de esfuerzo y de tiempo, y ya que la tenía allí... "Saquemos las cartas sobre la mesa, John."

Durante el breve lapso de tiempo entre que Shade llamó la atención del mago ocurrieron dos cosas: la primera, un taxi pasó a su lado, pitando e iluminándolos, pintándolos de colores rojos, azules y amarillos por unos instantes, como si se tratara de una pintura o una escena romántica de una película de los 90. La segunda, que John se acercó un poco más a Shade en una pose más cómoda, cara a cara con la mujer y bien cerca, para que pudiera verle bien sus cristalinos ojos y no se perdiera una sola palabra de lo que iba a decir.

- Tendrás que aguantarte, preciosa: en éste trabajo, todo se vuelve personal. - La luz de un par de coches se proyectaron en los ojos de Shade como dos estrellas fugazes. John sintió un ligero escalofrío. - Quiero establecer contacto con tu amiga, y creo que tú también quieres. Así que te conviene que vayamos a tu casa: si es un espíritu el mejor lugar para invocarlo sin muchos riesgos es un lugar que le sea familiar, y no hay nada más familiar y cercano que el hogar. Si lo hiciéramos en otra parte, el espíritu podría cabrearse, montarla gorda y el trabajo terminaría contigo en un charco de sangre y conmigo mirándote desde arriba diciendo "pero mira que te lo dije". Tampoco quiero sacártela del cuerpo porque no sé lo que pasaría. Podría terminar como antes o algo peor, y entonces tendría más trabajo y chapuzas que arreglar. - Se tomó un momento para que Shade se pensase bien las opciones que tenía. Pero para rematar, y no yéndose muy lejos... - Eso si es un espíritu. De ser otra cosa vamos a necesitar un lugar que puedas usar de ancla para no perderte. Lo normal sería usar un tótem, y eso es te recomiendan los espiritistas. Pero hay una diferencia entre ellos y yo, y es que yo no quiero tu dinero y me importa la eficacia del tótem.

John le sonrió, con esa clásica sonrisa suya entre intimidante y misteriosa, pues le había dicho lo que había: si quería seguir por aquel camino, iba a visitar un lado más allá de lo oscuro. Un rincón que muy pocos se atreven a escrutar y muchos menos consiguen volver cuerdos. Se incorporó para cortar la tensión en sus cuerpos, dejando espacio a Shade para que se sintiera más "segura", y luego metió la mano en su bolsillo y sacó la tarjeta de crédito que le había mostrado antes en el bar. La de los nueve millones.

- Siempre puedes aceptar la pasta y largarte. La pasta es segura, pero no trae respuestas. Tú eliges, guapa. - "Pensándolo en caliente, sería todo un desperdicio" pensó al echarle otro vistazo a Shade.

La sirena de la ambulancia rompió el silencio, y encendió la cuenta atrás en la decisión de la ladrona.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 15:40

Das por hecho que es mi hogar, cuando ya te dije que ambas vivíamos en la calle, sólo nos hemos instalado aquí durante los últimos meses y por conveniencia.

No me había percatado de que estaba usando el plural. El ambiente de película no me ayudaba a centrarme ni relajarme, y mucho menos la proximidad del hombre que me miraba intensamente, tal vez literalente, viendo a través de mí y los secretos que tan celosamente guardaba en mi interior. John tenía razón y si desperdiciaba la oportunidad no sabía cuándo volvería a acercarme a saber la verdad sobre Ruby. Hice un gesto para que John me siguiera mientras me dirigía al callejón que daba a la cara posterior de mi edificio. Pero había algo que no terminaba de convencerme.

Dime, Constantine. ¿Me contactaste para encargarme un trabajo o para estudiarme? — Me giré un instante, y aunque no sintiera ni odio ni desprecio supuse que mi cara mostraba ya cierta suspicacia. — Alguien que necesita algo hasta el punto de ofrecer nueve millones por ello y que no menciona dicho encargo en ningún momento... No pretendo juzgarte, pero francamente no creo que exista la filantropía.

Una vez en el callejón y tras asegurarse de que no nos veía nadie, tendí una mano a John, sonriendo con dulzura. En cuanto entraramos, iba a deshacerme de Shade. Ya que había decidido meter un pìe en la charca, estaba decidida a comprobar su profundidad.

Es mi entrada secreta para cuando salgo a hacer travesuras. Si eres tan amable... te enseñaré el camino.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 15:53

Lo había conseguido, aunque la red seguía presente, anunciando a voz en grito su intención de seguir tocando las narices. Pero al menos algo era algo, y como se suele decir, menos da una piedra. El discurso de John sobre las consecuencias de hacer las cosas rápidas y mal pareció dar sus frutos, y se guardó la tarjeta de crédito de nuevo en el bolsillo trasero de sus pantalones al ver que Shade había decidido seguir el consejo del mago.
"Aunque no sea su hogar, sigue siendo su casa. Valdrá" pensó para si mismo, para luego centrarse en la forma con que trataba a la presencia que la poseía. El rubio intuyó cierto afecto en sus palabras. Tal vez si fuera su hermana o así lo creía ella. Tal vez el afecto era una farsa por parte de la otra y la estuviera utilizando. Fuera cual fuera la respuesta, esperaba sacarla en breves.

- Tienes razón: no existe la filantropía - le contestó John, levantando las manos como si lo hubieran pillado. - La curiosidad es una enfermedad muy amarga, y sumando eso a que los nueve millones no son míos... - en verdad iba a pedirle hacer un trabajo inicialmente, pero el trabajo era un montaje suyo, y sólo lo quería usar para estudiarla, por lo que el punto en el que estaban era justo donde quería estar el mago. Por un momento se vio sin camino, pero Shade fue tan amable que empedró el sendero para él.

John siguió a la ladrona por el callejón, dejando atrás los coches, los pitidos de éstos y la gente nocturna yendo y viniendo de sus hogares hasta sus trabajos, fueran cuales fueran esos trabajos. En aquellas sombras estaban solos, y en esa intimidad Shade le tendió la mano.

- Adoro las travesuras. Enséñame hasta dónde llega la madriguera de conejos. - John alargó la mano y tomó la de Shade para que le enseñara el camino. "Ésto se pone interesante por momentos".

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 16:30

En el momento en que su mano alcanzó la mía sonreí, arropándole en mi poder, extendiendolo desde donde se iniciaba el contacto hasta su cabeza y la punta de los pies. El frescor nocturno nos abandonó  y aproveché para caminar lentamente de espaldas, hacia la pared.

Ven a mi mundo de las maravillas, Alicia — Susurré alegre, mientras mis piernas atravesaban el muro y arrastraba a John al otro lado del mismo, y tras vigilar que sus pies estuvieran por encima del suelo, le solté pues no era agradable volverse tangible con un pie bajo el asfalto. — O lo que es lo mismo, mi garaje.

Le di la espalda, dirigiéndome a una de las cajas que tenía por ahí acumuladas y empecé a retirarme la peluca, lanzándola dentro de la misma junto con todas las horquillas del pelo. Dejé dentro la sombrilla, la chaqueta y los guantes y empecé a caminar a una de las puertas laterales del garaje, que daba al recibidor del edificio, llevándome la caja conmigo. A esas horas ya no quedaba nadie ahí y crucé decidida en dirección al ascensor, volviendo la vista atrás mirando a John. Sin la chaqueta, la peluca y el parasol, parecía simplemente una chica normal vestida en corsé. Le dediqué una mirada cansada, aunque una parte de mí se sentía abatida, como si no me quedara nada por perder. Y tal vez era ese el caso.

Ya no soy tan impresionante, ¿verdad? — arqueé una ceja, bromeando, aunque realmente no me importaba la respuesta.

Esperé a que John subiera conmigo al ascensor antes de buscar en el bolsillo mis llaves e introducirlas en la ranura que hacía subir el ascensor hasta mi ático. El ático de Brooks.
El ascensor nos dejó directamente en la sala de estar de lo que era ahora mi hogar.

El ático, en su mayoría de un blanco inmaculado, era prácticamente un loft, donde la cocina era separada del comedor por una barra americana. Unas escaleras subían al piso donde había lo que ahora era mi habitación, el despacho de Brooks (donde había dormido yo años atrás) y un amplio cuarto de baño. Dejé la caja sobre una de las mesillas bajas de café y le hice un gesto incierto a John.


Dame diez minutos para sentirme humana de nuevo. Ahí está la cocina, sírvete lo que quieras.

Tras mostrarle la casa por encima, me dirigí al piso superior a darme una ducha rápida para elimintar todo rastro de maquillaje de mi rostro.

(FDI; Sería así):
 

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 20:42

Al tocar la mano de Shade, John sintió una sensación parecida, por no decir idéntica, a cuando había tenido que hacer una proyección astral o cuando estuvo perdido entre la vida y la muerte, con su alma separada de... No quiso pensar en eso: como a la mayoría de los seres humanos, pensar en la muerte le producía cierta angustia al mago, más sabiendo todo lo que llevaba a sus espaldas. Dentro de esa faceta suya tan descarada y despreocupada, se escondía un simple hombre que se negaba a morir.
Su cuerpo dejó de sentir. Ya no sintió ni la mano de Shade, ni el suelo bajo sus pies ni la pared por la cual le hizo pasar. No sentía su respiración, ni un sólo estímulo. Su cabeza le decía que tendría que tener un escalofría al recordar esas viejas experiencias pero su cuerpo no reaccionó. Era como estar muerto, pero siendo vivo. Un fantasma al que le latía el corazón. "Y creí haberlo visto todo..." Si las sendas del Señor son inescrutables según dicen, las del ocultismo son un mundo aparte.
Aparte de todo.

Entraron a un garaje, tal y como lo anunció Shade, dejando atrás la oscura calle. No tenía nada en especial, salvo una caja que llamó la atención de la ladrona. Sólo por eso se convirtió en una especie de "caja especial", salvando lo mundano del resto de la estancia. Se quitó la peluca, dejando ver una preciosa melena roja, guardando así también los guantes y todo cuanto llevara encima, quedando una mujer con aspecto cansado. Llevó tanto la caja como a John hasta el recibidor, donde les esperaba el ascensor. Allí se reencontraron sus miradas.

- No te creas: me tira más lo natural. Así estás mucho mejor.

John entró detrás de Shade al ascensor, fijándose en la llave que metió en la cerradura del mismo. "Un ático particular. Tengo que aprender de ésta chica." Subieron hasta que las puertas volvieron a abrirse, dejando paso a un blanquísimo ático sacado de las fotos de una revista de decoración para pisos de gente rica. Se sentía tan fuera de lugar... Ni con todos los trabajos del mundo conseguiría tener un pisito como ese, y si lo tuviera sería un desastre igualmente.
John hizo caso al consejo de Shade mientras ésta subía las escaleras, perdiéndose por una puerta que decía a gritos "soy el baño". Se acercó hasta la cocina, abrió la nevera y buscó algo para servirse. Cogió la primera botella abierta que encontró, casualmente la que estaba más vacía, sacó dos vasos y los rellenó con la bebida. Dejó ambos vasos donde estaban y buscó un hervidor de agua. Lo rellenó y lo puso a fuego lento y ésta vez si, cogió su vaso, dándose una vuelta por el ático.

- Bonitas vistas... - comentó pasando por las ventanas, mientras medía con cada paso que daba la distancia del ático, así como la distribución con la mirada. Por el camino se topó con un estéreo de esos bastante bueno, y se le ocurrió darle al botón para ver qué canción echaban por la radio. Al escucharla se le alzaron las cejas y sonrió ladino. - Ni que estuviera preparado.


Dejó sonar la canción, terminando de hacer el recorrido y dando un sorbo a su bebida, quedándose totalmente quieto justo delante de la puerta del ascensor, con los ojos bien abiertos, acabando de analizar la habitación. Dio otro sorbo, dejó el vaso en una mesa y se quitó la gabardina, doblándola y dejándola sobre el primero sofá que encontró. Después cogió un par de sillas, una con cada mano y se acercó a lo que sería el centro del ático, justo delante del televisor de pantalla plana, entre éste y los sofás. Puso una silla delante de la otra, frente a frente, se acercó a la cocina, cogió el otro vaso y lo puso sobre la silla que estaba, mirando desde el sofá hacia el televisor, justo a la derecha.

Terminados con los preparativos, y esperando que Shade terminara de asearse, John se acercó a la ventana más cercana, apartando las cortinas y observando el resplandor de la noche sobre la ciudad de Nueva York.

"Ésta noche habrá un apagón."

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   18th Diciembre 2015, 22:27

Ahora, sin maquillaje, contemplaba mi rostro desnudo de toda expresión en el cristal. La cicatriz tan llamativa de mi rostro, que disimulaba las finas lineas de otras más delgadas en mi mandíbula y el cuero cabelludo. Mi piel había perdido ese aspecto de porcelana que tenía minutos antes y se mostraba morena de tanto tiempo bajo el sol. Mis ojos ya no eran dispares, y eran de un intenso color verde. Incluso mi pecho parecía más prominente, ahora que se había librado del apretado corsé.

Coloqué ambas manos en el fregadero, curvandome levemente a mirar el desagüe por si volvía a vomitar.

Era la primera vez que alguien me veía como Shade y como Garnet. Estaba tan súmamente nerviosa que me habían dado arcadas, y había echado, literalmente, todo el valor por el retrete. Volví a mirar mi reflejo y odié aquellos ojos tan claros. Pero John seguía en mi comedor.

Alcé mi mano, cubriendo la cicatiz de mi ojo y vi a Ruby, su piel perfecta y sin imperfecciones. Con la otra mano acaricié "su mejilla" en la fría superficie del espejo.

Quiero volver a verte... — Me repetí una y otra vez, en voz baja, como si ello fuera a devolverme el valor. No lo hizo.

Así que suspiré, terminé de vestirme con unos pantalones negros, lisos y que parecían deportivos, y una sencilla camiseta blanca de tirantes. Mis brazos mostraban el mismo patrón de tez morena con alguna que otra fina cicatriz. Bajé de nuevo al comedor con una toalla al cuello mientras terminaba de quitar la humedad de mi melena y contemplé la disposición de sillas que John había preparado frente a mi televisor.

Supongo que no quieres ver una película — bromeé. Antes de acercarme y tenderle la mano. — Déjame hacerlo de nuevo. Mi hermana y yo nos llamabamos a nosotras mismas Ruby y Garnet, respectivamente. Ambos nombres son ahora mios, aunque originalmente, soy Garnet. Garnet Brooks. Ese apellido es verídico, de la mujer que me adoptó cuando vine a Nueva York. Sería demasiado raro que me llames Shade cuando no soy ella.

Entrecerré los ojos levemente, sonriendo. Sé que mi manera de hablar sonaba rara, pero hey, ¿Cuánta gente posee el alma de su hermana? Solté su mano y dejé caer la toalla en uno de los sofás, lejos de su chaqueta.

Tu mandas... Haré lo que sea necesario.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   19th Diciembre 2015, 00:08

La puerta de la parte de arriba de las escaleras se abrió, y John se encontró con una mujer totalmente diferente a la que había acudido a su llamada: una pelirroja de piel tostada al sol, con una vistosa cicatriz en su ojo derecho, unos ojos verdes como esmeraldas y un busto algo más que sugerente. La primera mujer parecía salida del mundo del espectáculo, y por eso le recordó a Zeta con sus llamativos trajes y sus piernas que le volvían loco. Y la otra mujer sí: esa mujer había vivido en las calles, se había criado en ellas como había dicho. Una mujer esculpida en una vida dura con más de una señal en su cuerpo a juzgar con la cercanía, que contaban tantas historias como cicatrices tenía. "Toda una mujer" pensó John.

Observó la mano que le tendió, y con una sonrisa digna del mejor de los truhanes, John se la estrechó.

- Un placer conoceros. - Lo siguiente que hizo fue, cuando Garnet Brooks le dio el mando de la situación, éste le señaló la silla donde estaba el vaso. - Primero que todo, tómate tu medicina: la vas a necesitar. Después siéntate en la silla.

John se terminó su bebida de un sólo trago, dejando el vaso donde pudo, se subió las mangas de las camisas, se deshizo un poco el nudo de la corbata y se frotó las manos. Gestos de un ritual para prepararse. "Espero no haber perdido la práctica en ésto." Una vez Garnet se hubo sentado, el mago se acercó a su gabardina, metió la mano en uno de sus bolsillos y volvió a donde las sillas con una cajita pequeña. La abrió y se agachó para esparcir en un círculo alrededor de las sillas una mezcla de sal de roca y ceniza. No tenía ganas de recibir ningún visitante sorpresa durante la sesión.

- ¿Has sido buena? - preguntó John, refiriéndose al vaso para luego sentarse en su propia silla. - Bien..................... Ahora es cuando debería decirte que todo saldrá bien, y debería decirte lo que vamos a hacer y cómo irá. Pero se me conoce por ser bastante brusco.

John le sonrió a Garnet.

Las manos de John se clavaron en las sienes de Garnet. No las sintió. Ni el golpe, ni el tacto de sus yemas. Lo siguiente que sintió Garnet fue un vértigo terrible que terminó en escasos segundos. El mundo se le tornó oscuro y brillante a la vez, y lo vio todo nublado. Un pinchazo en la cabeza. Otro en el corazón.
Cuando sus ojos se acostumbraron, se vio a si misma, sentada la silla con John mirándola bien de cerca. No tenía las manos en su cabeza. Cuando se fijó un poco más, su casa tenía una luz más apagada, parduzca. Cuanto más miraba su casa más tenía la sensación de que se iba desvaneciéndose, como las dos personas sentadas en aquellas sillas.

Una vorágine. Un tornado. Un viento helado que no enfriaba de un color azul apagado, rodeando a Garnet. Y a su lado estaba John, con un cigarrillo en la boca y en los dedos de cada mano unas llamas azules que chisporroteaban.

- Acabo de abrirte la puerta. Ahora es tu turno. ¿Dónde está Ruby? - La pregunta iba para ella, pero a la vez no. Estaba llamando a la otra mujer que formaba parte de Shade, pero solo Garnet sería capaz de encontrarla.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   20th Diciembre 2015, 04:16

Me bebí el vaso que me indicaba Constantine a sorbos cortos, mientras no perdía detalle de lo que hacía. Contemplé con curiosidad cómo este se arremangaba la camisa y aflojaba el nudo de la corbata, y desvié la mirada sorprendiéndome algo cohibida.

No era virgen, así que los hombres no eran nada nuevo para mí, pero no estaba acostumbrada a convivir con ellos. Hay una diferencia entre los gestos que tiene una persona en la seguridad y familiaridad de su hogar, a los que hace un hombre con una mujer, en la privacidad de un motel o un cuarto de baño. Con esto me refiero, a que por bien que he mantenido relaciones sexuales siempre habían sido por placer o interés, y habían sido encuentros esporádicos que por lo general terminaban con mis bolsillos llenos y no por voluntad de quien hubiera tenido el infortunio de ser mi compañero.

Esto estaba siendo completamente distinto. Tenía un hombre metido en mi ático. Por primera vez, había traído una persona ajena a mí al lugar que era mi cueva y santuario, mi único refugio. Todo eran nuevas experiencias y sensaciones, y por ello, el hecho de que me pareciera hasta cierto punto atractivo sin pensar en el valor de sus bolsillos, me sorprendió, pues el gesto me había resultado... Erótico. En cuanto escuché su voz, me alegré de tener algo distinto en qué pensar.

- ¿Has sido buena?

Terminé el contenido del vaso de un sorbo, mirando con curiosidad el círculo que había dibujado a nuestro alrededor aunque preferí no decir nada para no desconcentrarle. Esperé paciente a que el mago obrara su magia, pero lo que sentí no era nada como lo que yo hubiera imaginado. Sentí vértigo y dolor y cerré los ojos con fuerza, deseando que todo pasara de largo, y cuando al fin dejé de sentir que el mundo dejaba de girar a mi alrededor, abrí los ojos lentamente y lo que ví me robó todas las palabras.

Estaba de pie, aunque no tocaba el suelo. Era como si tuviera mi poder activado, pero sin tener control sobre él ni poder desactivarlo. Y eso no era todo... Estaba de pie, detrás de mí misma. La rodeé, queriendo verme el rostro. Tenía los ojos cerrados y se me veía tranquila. Tal vez me veía así cuando dormía. Luego vi a John, quien me seguía con la mirada, a mí y no a mi cuerpo. Me sentía distinta, de un modo que no soy del todo capaz de expresar. Me quedé mirando a John, en silencio, tratando de descubrir de que se trataba, hasta que me di cuenta de que su presencia ahí ya no me resultaba tan... extraña. Abrí los labios para hablar, y escuché mi voz. Sólo que no era mía, no era yo quien hablaba.

¿Garnet?

Sentí frío, y cómo todos los músculos de mi cuerpo se tensaban. Me giré lentamente, queriendo ver quién había emitido la voz. Y me vi a mí misma.

No, no era yo. Era Ruby.

Su tez era más pálida que la mía, y su cuerpo estaba libre de cicatrices. Su físico más delicado no mostraba los músculos trabajados que yo solía ver en el espejo, pero aquellos ojos verdes y aquellos labios finos que jamás dejaban de sonreír... Habían pasado diez años, pero estaba ahí. Era Ruby. Intenté hablar, pero no me salía la voz y sentí como si de repente tuviera un nudo en el pecho que me oprimía y me costaba respirar. No lograba encontrar las palabras, ni siquiera la fuerza que me moviera hacia adelante, me quedé quieta, inmóbil, los labios temblando intentando encontrar algo que decir, un saludo, un "te he hechado de menos", pero era incapaz. ¿Qué le decías a alguien que había "muerto" diez años atrás?

Ruby me miraba, sonriendo con tristeza como había hecho cientos de veces años atrás, cada vez que yo me derrumbaba por la situación en la que vivíamos. Me cubrí el rostro con las manos, intentando calmarme. Era real. Ruby era real, y eso significaba que no era un producto de mi imaginación, algo que me hubiera imaginado de joven para obligarme a seguir adelante y no pensar que me volvía loca. Seguía ahí, en alguna parte dentro de mi propio cuerpo, Ruby seguía con vida y nunca me había abandonado. Nunca había estado sola, ¡Éramos dos! ¡Yo estaba en lo cierto!

Tómate tu tiempo. No es como si me fuera a morir esperando.

Idiota — Me reí, finalmente intentando dar un par de pasos para acercarme a ella. El nudo de mi estómago se deshacia con su presencia y su pequeña broma había logrado calmarme. Su cabello era mucho más largo que el mío, y le llegaba casi a las rodillas... — No sabes cuánto me alegro de verte, Ruby... Joder, ojalá nunca nos hubieramos...

No seas boba. — Ruby se acercó a mí, colocando un fino y pálido dedo en mi barbilla. — Nunca hemos estado solas.

Pero, ¿qué pasó? ¿Tienes alguna idea o explicación de qué... — miré mi propio cuerpo, sentado en la silla. — ...somos?

¿No sabes ya la respuesta? — respondió con un deje de burla en la voz. ¿Sonaba yo igual cuando hablaba? — Somos Shade. Sueles repetirtelo a tí misma varias veces al día.

Vaya gracias — entorné los ojos, aunque no dejé de sonreír. — Tómame en serio por un minuto. Necesito respuestas, todas aquellas que no pudiste darme en su momento.

Si no te las di, sería por algo — esta vez fue ella la que me miró con suspicacia y suspiré. — Siempre has sospechado el porqué lo escondí y ya sabes la respuesta.

Si Ruby decía la verdad, significaba que ella conocía todo lo que había sucedido en nuestra infancia, que mantenía todos los recuerdos que yo había perdido. Cerré un instante los ojos. No sabía de cuanto rato disponía para seguir hablando con ella, ni si John podía volver a... ejecutar su magia una segunda vez con facilidad. Volví a clavar mi mirada en Ruby.

En serio, Ru. Respuestas. ¿Quién eres y qué eres? ¿Qué narices nos pasó?

Ruby se pinzó el puente de la nariz con el índice y el pulgar. Reconocí el gesto y sonreí.

Joder Garnet, deberías relajarte. Soy tu hermana, y eso ya lo sabes. ¿Qué soy? Un fantasma. Un espíritu, un espectro, el alma de tu hermana. Fallecí pero me negué a dejarte sóla y no voy a explicarte el porqué ni el como — Me miró, casi con ira, y asentí, decidida a no llevarle la contraria. Media hogaza era mejor que nada, aunque pude sentir el pinchazo de dolor que me provocó saber que verdaderamente era mi hermana y había fallecido. — ¿Qué nos pasó? Te metiste en un lío, y tuve que intervenir para que no terminaras encerrada en el talego. Y... Joder, no lo sé Garnet. Pensaba que no podía entrar en otros cuerpos. Lo había intentado pero pensaba que no podía. Tal vez es porque tu cuerpo es idéntico al mío, casi a nivel genético y fue por pura compatibilidad. No lo sé.

Crees que podríamos... — pregunté esperanzada — No sé, volver a separarnos.

No crees que de saber cómo, ¿ya lo hubiera hecho?

Me quedé un instante pensativa, dudando y al final me giré lentamente buscando la mirada de John. La filantropía no existe... Así que él buscaba sacar algo de todo aquello, aunque se me escapaba el qué. ¿Sería simple curiosidad, como él había dicho?

Sé que está ahí. Compartimos recuerdos, sé todo lo que ha pasado. Y estoy segura de que quiere algo de tí. Ya sea usarte o tirarte sobre una cama. Sabes que siempre acabas igual, no deberías fiarte de nadie. Tuviste suerte con Brooks, eso es todo. Deberías desconfiar de todo más allá de tí y de mí.

Ya veo por qué soy tan desconfiada. — bromeé, sin poder evitar sonreír. Veía en sus palabras mi reflejo, sabía que hubiera pensado lo mismo de estar "juntas".

No te mientas, tu también llevas tu parte. Yo sólo lo hago más evidente para evitar que hagas locuras aunque te acabas saliendo con la tuya. Yo estaba en contra de que le trajeras aquí.

Volví la mirada a mis ojos verdes, los suyos y los mantuve durante un rato, en parte esperando si John quería que le preguntara algo en especial, o si tenía algo que aportar al tema, tal vez echar una nueva luz sobre el asunto, y por otra parte...

Dios, era Ruby. Quería perderme en su mirada, grabarla en mi memoria tanto como pudiera pues sabía que tal vez tardaría años en volver a verla. Pero existía. Ruby no había desaparecido dentro de mí, de algún modo seguía viva, pese a la confirmación de que en efecto era mi hermana gemela muerta...
Era el cómo falleció y el porqué lo que Ruby escondía de mí. Pero ese difícilmente era el momento de pensar en ello.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   21st Diciembre 2015, 01:25

El velo. El plano astral. El paso del mundo de los vivos al mundo de los muertos. Una ventana abierta a una sala sin puertas ni horizontes. Sin escaleras ni llaves. Ni siquiera la ventana por la que entraste. Un laberinto donde perderte para siempre, sin poder volver porque los que se van, ya no tienen camino para casa, y sin embargo si tienen un sendero que recorrer, hacia la infinidad. Un lugar vedado para los vivos y aun así, en ese día, John abrió la ventana para Garnet, y mantuvo los goznes abiertos con las yemas de sus dedos.

Sus dedos...

En aquel plano inmaterial, la punta de los dedos de John brillaban como si fueran velas, pero sin el resplandor cálido del fuego y la vida. Chisporroteaban cada vez que los movía o hacían contacto los unos con los otros. John fruncía el entrecejo de vez en cuando, cada vez que saltaba una chispa que moría en la nada. "Joder, es justo como lo recordaba..." Debía aguantar. Había perdido práctica con el tiempo, pero aun así debía aguantar. Todavía era pronto...
Garnet se dio cuenta de dónde estaba, y cuando lo hizo, John le dio el pistoletazo de salida para que llamara a su hermana. No sería con la voz, ni con los ojos. Garnet buscó a su hermana con su alma, tal y como hace la gente corriente para atraer a los espíritus del plano espectral. El alma de una persona contiene los sentimientos y la esencia de uno, y con ella se interactua con el mundo espectral. Los que se dejan llevar por los sentimientos negativos atraen espectros manchados por la corrupción. Los que buscan con el corazón puro y limpio son los que aciertan con su llamada.
Sin embargo siempre hay la posibilidad de encontrarse con un fisgón, y por ello el círculo.
No tardó ni un segundo la pelirroja en encontrar a su hermana, y John las vio. Eran dos gotas de agua casi perfectas si no fuera por el paso del tiempo sobre Garnet. Como si Garnet se estuviera viendo en un espejo distorsionado, pues en verdad no eran tan idénticas. Constantine lo vio al obserbar bien los ojos de la tal Ruby y ver más allá de la fachada del rostro y los labios. Las observó charlar mientras se aseguraba que su "llave", su ancla continuaba en su sitio. Echaba una ojeada a derecha e izquierda, asegurándose que nadie más los estaba vigilando. Entonces fue cuando escuchó el ruego, la súplica de Ruby para que Garnet entrara en razón, augurando que John quería llevársela a la cama u otra cosa. "Bueno consejo: no te fíes de nadie. Una daga putamente afilada."

De fondo se escuchó un leve silbido. Era tan tenue que si no parabas bien la oreja sabiendo que en algún momento aparecería, no serías capaz de notarlo. John lo notó, porque sabía que iba a haber un silbido. Eso significaba que se les acababa el tiempo. John se acercó a Garnet, la que estaba sentada en la silla y "dormía" con tranquilidad. Seguía viva y por tanto era por ahí por donde tendría que hablarle. Se le acercó al oído y le susurró.

- No tengo ninguna pregunta para ella. Sigue hablándole. - Era cierto, no tenía ninguna pregunta para Ruby porque conversando con su hermana estaba sacando cuanto quería saber. Para llegar a una respuesta que no existe se necesita una pregunta, y Ruby las formulaba de dos en dos.

John echó la mirada hacia atrás cuando sintió frío a su espalda. Vio entonces aquella presencia, turbulenta y agónica.

"Ya llegan los ocupas."

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   21st Diciembre 2015, 17:00

Sentí la voz de John como si me la susurrara en el oído, aunque no estaba cerca de mí. Quise girarme de nuevo a buscar su mirada, pero Ruby tenía otros planes. Se encaró a mí, susurrando, mientras sus manos parecían querer sujetar mi mandibula y forzarme a mirarla, aunque no llegó a tocarme.

Venga, Garnet... No deberías ser tan tonta. Sabes que yo sé lo que es mejor para nosotras, nos mantuve con vida durante todos esos años. Fui yo quien te traje a Nueva York, quien nos proporcionó sustento. Fui yo quien te enseñó a hablar y comportarte, te di todo lo que tienes y no estoy dispuesta a ver cómo lo tiras todo por la borda.

No recordaba a Ruby tan... arisca. Me sorprendió su reacción y por un instante me olvidé de que John estaba ahí. Este no era el reencuentro feliz que yo imaginaba.

... Ruby, ¿que sentías al vivir en mí?

Pregunté, preocupada por saber qué podía haber llevado a Ruby a cambiar tanto. ¿O tal vez es que yo tenía un recuerdo incierto de ella? ¿La había idealizado? Ruby me miró largamente hasta que al final se rió y relajó el gesto.

No vivo en tí, Garnet. La primera vez que has hablado ha sido más exacto. Somos. No soy una presencia dentro de un cuerpo ajeno, cuando estamos ahí las dos somos. Vivo tus experiencias como si fueran mías, tengo mis propios pensamientos y llego a mis propias conclusiones y las ejecuto. Qué parte de mi tren de pensamiento coincide con el tuyo y cuál es mío propio es incierto cuando somos dos almas habitando un mismo cuerpo, aunque estoy segura que puedo culparte de la mayoría de cosas temerarias que hemos hecho. — suspiró — Y no logro que entiendas hasta qué punto nos pone en peligro tu carácter, tu estúpido deseo de relacionarte. ¡Podríamos llegar tan lejos si hicieramos las cosas a mi manera!

Dejaba que Ruby hablara sin interrumpirla, intentando entenderla. Su modo de hablar me hizo sentír un escalofrío, y fijé mis ojos en ella. No conseguía discernir si sus palabras trataban de animarme o de herirme. Se preocupaba por mí y a la vez, me recriminaba aquello que no le gustaba.

Compartimos nuestro cuerpo y nuestros sentimientos. Dudo que yo sea la única con esa necesidad de sentirse humana de vez en cuando, Ruby. Tu también buscas el contacto con otras personas aunque seas después quien más ganas tenga de cortarlo.

Cierto. Pero yo sé cuando parar, y tu no, como bien has demostrado varias veces. Josh, Jack, Johnny, Albert, Nathan... Ellos fueron los primeros. ¿Cuántos más les han seguido? Y aunque te hagan daño vas a volver a ellos. Yo veo más allá, Garnet. Sé lo que va a pasar y por ti soy yo quien va a sentir ese dolor. Y eso no debería ser así. Deberías pensar más en nosotras.

¡Y lo hago!

Si lo hicieras, cortarías esos lazos, no dejarías que nadie se acercara a mi existencia. Esa era tu norma, nadie debía saber de mí, era tu modo de protegerme e incluso eso has abandonado, por un tio mínimamente interesante que afirmaba poder darte respuestas. Has cambiado, hermana. Yo ya acepté que estabamos solas en el mundo, eres mi prioridad, eres lo único que quiero e intento proteger, y lo lograría si me dejaras. — su voz fue creciendo más pasional, casi airada. — Pero te empeñas en hacer que mis intentos sean en vano con esta necia busqueda de quien te entienda, y nunca lo encontrarás.

Si la mención a mis... pocos conocidos no había sido suficiente para alterarme, esa última referéncia a John, seguida del hecho que acababa de vociferar algo que yo jamás había osado expresar en palabras, terminó de encender mi orgullo. Sentí como se me henchía mi pecho de rabia e impotencia, y entorné los ojos, esta vez siendo yo la que se mostraba segura con sus palabras, pero no iba a discutir con ella. No quería. Así que antes de hablar respiré profundamente e intenté relajarme.

Te equivocas, Ruby. No soy perfecta, he cometido muchos errores a lo largo de mi vida, y todavía hoy pago por ellos, pero este no ha sido el caso. John... Me ha dado la oportunidad de verte. De saber que todavía existes, me ha dado respuestas. ¿Ni siquiera esto te ha parecido necesario? — Vi la duda asomar su rostro, y sonreí. Lentamente, con timidez, ella me devolvió también una sonrisa algo incómoda. Sentí algo extraño a nuestro alrededor, como cuando estás soñando y empiezas a tomar consciencia de que es un sueño y estás a punto de despertarte... Intenté ignorarlo. — Aun así entiendo que no apruebes... Todas nuestras decisiones. Yo también me arrepiento de algunas de las cosas que hemos hecho. Pero debes aceptar que algunas de estas relaciones verdaderamente nos hicieron bien. — Vi en su mirada cómo aceptaba a contracorazón.

El ático y el coche me gustan. — Murmuró al fin, sonriendo. — Pero no fue una buena idea, Garnet. Sigo pensando que fue suerte, y que no va a volver a repetirse. Brooks jamás debió conocerte como lo hizo, mucho menos ser alguien para nosotras. Ya sabes el precio que tuvimos que pagar por ello... No quiero que nada te haga daño, Garnet. Te quiero...

Sentí que me iba a venir abajo. El hecho de oírla decir aquello... Bajé la cabeza y de algún modo sentí que su frente y la mía se rozaban.

Yo a tí también, Ruby... Te quiero y quiero protegerte, aunque a menudo no tomo el camino adecuado, de verdad que lo intento...

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   21st Diciembre 2015, 20:21

La hermana tomó posesión de Garnet, de nuevo, impidiéndole que escuchara con certeza las palabras de John. Eso crispó al mago, no por la actuación de Ruby sino por el hecho de que supiera que estaba allí y lo notara. Ese pequeño espacio del velo espiritual estaba hecho con la mente de Garnet como un pequeño cubil donde pudieran encontrarse las dos hermanas, siendo John el portero. Que la hermana espectral lo sintiera indicaba que tenía un alto grado de poder sensorial, lo que podría ser peligroso si era equiparable al grado de poder místico que poseía. "En todas las familias siempre hay un hermano tocapelotas."

La posterior conversación se convirtió en una discusión donde ambos egos chocaron. John no se iba a meter en asuntos de hermanas, y se quedó al margen haciendo lo que había estado haciendo desde que empezó la sesión de espiritismo: observar y aprender. Por lo visto el espectro influía en la hermana viva de una forma más allá de sus poderes, tomando incluso control de sus pensamientos y de su cuerpo. Esa clase de posesión nunca terminaba bien, pero Garnet no parecía estar afectada por los efectos secundarios como perder la noción del tiempo, el control de su cuerpo y posteriormente, la mente. Parecía abrazar y aceptar aquella unión como si fuera su propia alma. Pocas personas son capaces de mantener aquella clase de conexión durante tanto tiempo sin morir. Entonces, la pregunta sería: ¿era cosa de la hermana muerta, o de la viva?
John seguía haciendo sus conjeturas, llegando incluso a algunas conclusiones cuando escuchó aquel silbido subir de tono, convirtiéndose en un chillido agudo y molesto. Penetraba en el oído, se instalaba en la cavidad craneal y se quedaba allí retumbando las paredes del cerebro. Era extremadamente molesto en aquel plano, y John se llevó una mano a la cabeza, justo a tiempo para ver que estaban siendo rodeados.
Fuera del círculo de ceniza y sal, en lugar de un espectro ya eran multitud, observando con ojos vacíos los cuerpos de John y Garnet, saboreando la vida que se les había escapado años atrás y la posibilidad de sentir la comida, dormir y la brisa en sus caras.
Vivir era una droga demasiado cara para aquellos difuntos yonkis.

- Hora de cerrar - le susurró a Garnet. - Cinco... cuatro...tres...

John siguió aquella cuenta atrás, y cuanto más avanzaba al final, más insoportable se hacía aquel pitido. Garnet podía oírlo, penetrando sus tímpanos. El suelo que debía pisar y que no lo hacía dio un vuelco, y se puso arriba y no abajo. El remolino que las rodeaba perdió fuelle, devolviendo el color y la luz a la habitación. Un sabor ácido en su boca despertó sus papilas gustativas. Los ojos le pesaban como si no los hubiera usado durante muchos, muchos años. Las manos heladas. Su cuerpo titiritó. Sus oídos pudieron escuchar la canción que emitía la radio, la cual podría ser considerada como una bienvenida desde el otro lado.


Garnet pudo sentir de nuevo lo que era estar viva.
Frente a ella, estaba la silla de John, vacía. El silbido a su espalda disminuyó, y siguió así hasta que terminó por desaparecer. Constantine había retirado el hervidor de agua, que era el causante de aquel molesto silbido, y sirvió dos tazas que había encontrado en la cocina. En el poso de ambas tazas restaban los restos de unas hierbas secas, que se mezclaron con el agua ayudadas por una cuchara manejada por la mano de John. Después sacó la botella con el licor más fuerte que tenía Garnet en su piso y sirvió generosamente a ambas tazas.

Cuando Garnet empezó a sentir más frío aun, la mano de John se le acercó por la derecha, obsequiándole con una taza caliente que olía a vida y fuego. El sabor era fuerte, demasiado incluso, y se metía en las fosas nasales despejándolas y picando un poco la garganta. Pero servía a su propósito: reavivar el cuerpo humano. John tenía la suya propia, de la cual ya se había bebido la mitad. Volvió a sentarse en su silla, observando a Garnet: se le habían formado unas leves ojeras bajo los ojos, y a ratos sus manos se movían con ligeros tembleques que cesaban al instante.
Se mantuvo callado, esperando a que Garnet recobrara la vida que había perdido por unos instantes. Mientras, siguió bebiéndose ese "té" tan caliente y reavivador.  

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   22nd Diciembre 2015, 00:31

Escuché la cuenta atrás por parte de John, y volví mi mirada a Ruby, y realmente fue como mirarme a un espejo.

Sentía que un peso acababa de incorporarse en mi pecho y al ver a Ruby supe que su mirada debía mostrarse tan dolida como la mía. Si alguien alguna vez dudaba de que ella también me quisiera, esa mirada lo desmentía del todo. Y lo hacía todavía más difícil y doloroso. Sin decirnos nada, ambas nos lanzamos a los brazos de la otra, en un silencioso abrazo de despedida. Abrazada a Ruby, contemplé los espectros que nos rodeaban y cerré los ojos, como una cría que piensa que sólo con desearlo se hará invisible y no la verán, haciéndose ajena al mundo.

Sentí un pitido, cada vez más agudo que perforaba mis orejas y ambas nos abrazábamos con fuerza, esperando el momento en que volveríamos a perdernos la una a la otra. Perdí el suelo de bajo nuestros pies, y volví a sentirme arrastrada por el torbellino, llegando al punto en que pensaba que iba a desmayarme y escuché la voz de Ruby una última vez…

Siempre estaré contigo…

Volví a la realidad, sintió la silla bajo su cuerpo, el sabor ácido en mi boca, los ojos pesados como si acabara de despertar de un letargo… Y frío, mucho frío. Sentí odio, repulsión, alivio, gratitud… Y entonces el dolor de cabeza. Un fuerte pinchazo tras los ojos que la perforaba hasta la nuca y me llevé ambas manos a la sien, presionándome la cabeza.

Estaba… Estaba asimilando los recuerdos de Ruby. No entendía muy bien porqué. No podía acceder a los recuerdos previos a nuestra unión, pero sí estos. Me vi a través de los ojos de Ruby, cómo ella me veía, aunque no pudiera ver a John, sus sentimientos por mí… Y su odio por todo lo demás.

Parpadeé con fuerza, intentando contener las lágrimas y entonces me di cuenta de que me había doblado sobre mí misma, apoyando la cabeza en las rodillas y abrazándome el cuerpo, mi respiración agitada, y el cuerpo frío. Temblaba. Me incorporé lentamente, buscando a John con la mirada, pero no le vi.

Escuché cómo el pitido se apagaba lentamente y miré hacia la cocina. Me sentía exhausta, tanto física como mentalmente y suspiré. Cuando se acercó, me dio una taza que olía de maravilla y estaba caliente, con lo cual me sentí tentada a bajarla garganta abajo sin siquiera esperar a que se resfriara, deseando que eso ayudara a paliar el frío que sentía por todo mi cuerpo. Sentía la cabeza extrañamente ligera y contemplé el rostro de John largo y tendido, en silencio.

No estaba segura de lo que sentía. La desconfianza de Ruby era latente, y la sentía como un rumor sordo al fondo de su corazón. Pero sobretodo sentía gratitud. Jamás hubiera imaginado que lo que había pasado fuera posible… Y era todo gracias al hombre que estaba ante mí, y no tenía nada para agradecerle. No tenía nada que ofrecer, nada que pudiera entregarle a cambio de sus servicios… Seguí bebiendo en silencio hasta que me terminé del todo el “té”. Cuando por fin me atreví a hablar, mi propia voz me sonaba ajena y distante, tan desprovista de emoción que me provocó un escalofrío.

¿Qué quieres a cambio Constantine?

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   22nd Diciembre 2015, 01:42

Un sutil cambio en su rostro. El entrecejo fruncido. Duro escasos segundos antes de volver a tomar ese complejo monumento a la indiferencia y al pasotismo que solía seguirle allá donde fuera.

- Primero, ¿qué tal si te terminas la taza? Sería un problema si me vieran saliendo de aquí dejando un cadáver en el suelo. - Lo dijo con un tono bastante despreocupado, pero algo en sus palabras anunciaba la seriedad del asunto: lo del cadáver no era broma.

John se preguntaba a quién tenía delante, si a Garnet o a Ruby. La conversación que habían tenido las dos hermanas, pese a estar cargada de sentimentalismo y mucho amor fraternal lo puso algo nervioso. Tratar con un espíritu que podía poseer a una persona era una cosa, pero tratar con dos almas que "vivían" en el mismo recipiente con la posibilidad de cambiarse los mandos del cuerpo sin que se dieran cuenta era otra cosa, más que nada porque eso, de nuevo, trastocaba sus planes iniciales. Con Garnet sería posible. Con Ruby habría que currárselo mucho. Con Shade...
Depositando la taza vacía en el suelo, John se levantó de nuevo de la silla, se quedó un segundo observando a la pelirroja, con las manos en los bolsillos. Una sensación extraña recorrió su cuerpo y se acercó a la mujer, alargando una mano hacia el rostro de la misma, justo por debajo de la mandíbula, imitando como pudo la suavidad con la que ella misma le instó a pararse y a que lo mirara cuando estaban en la calle. Subió la mano y acarició la cicatriz que tenía en la mejilla. "Mierda. No me siento los dedos."
Ya le había pasado alguna vez, pero no pensó que pudiera pasarle después de tantos años de práctica. La sensibilidad de los dedos había desaparecido. Era como si estuvieran dormidos, pero peor aun: como si fueran dedos de muerto. Era un efecto secundario que sólo les pasaba a los principiantes cuando se usaban a si mismos como anclas y éstos efectos remitían al cabo de unos minutos, horas o tal vez días. John tendría que esperar si quería volver a sentir algo con la yema de sus dedos.

- ¿Qué es lo que quiero?... - se dijo más para si mismo que para Garnet. Giró sobre sus propios talones, agarró la silla donde se había sentado y la arrastró hasta ponerla justo a los pies del sofá. Después se giró y se dejó caer sobre el mismo, quedando los pies sobre la silla que había puesto y la cabeza recostada en los cojines. No se había dado cuenta que se había acostado encima de su propia gabardina, lo que le costaría caro cuando fuera a llevarse un cigarrillo a la boca. - Ya que lo preguntas, ¿qué tal pasar una noche aquí? No tengo donde caerme muerto y ya es algo tarde para ir a buscar un motel. - le dijo con toda la cara del mundo, siguiendo su pedida con un gesto circular de su mano, como si dejara paso a los palabras. Después se acomodó un poco mejor en el sofá, llevando ambas manos bajo la cabeza. - ¿Quieres que hablemos sobre lo que ha pasado, o ponemos la tele y comentamos los programas que están haciendo? A éstas horas igual pillamos el porno barato - comentó John, medio serio, medio en broma.

Si quería seguir con lo planeado, debía ir con pies de plomo. Con mucho, mucho tacto... y eso es algo que, muy a su pesar, escaseaba en él.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   22nd Diciembre 2015, 14:48

Escuché las palabras de John, y obediente me bebí el contenido de la taza, dejando el recipiente sobre la superfície que tuviera más a mano.

Pensé que haber visto a Ruby me dejaría en un estado de eufória, que me sentiría feliz de saber que seguía viva. Pero si me había dejado algún sentimiento, era más bien nulo. Tenerla entre mis brazos esos escasos segundos había hecho más patente la soledad en que vivía. Ruby decía preferir esa soledad... Entonces, ¿porqué me sentía tan vacía?
John se acercó a mí y acarició mi cicatriz con suma delicadeza. Sus dedos se sentían fríos al tacto, pero agradecí el gesto. Casi me sentí tentada a cerrar la distancia que nos separaba y abrazarme a él, deseando más que nunca quitarme esa sensación de soledad del pecho.

Entonces giró sobre sus talones y se dejó caer sobre el sofá. Le seguí con la mirada, escuchando su voz en silencio. Quería quedarse a dormir ahí, y a estas alturas ya me importaba más bien poco. Tenía la sensación de que podríamos prender fuego al ático que aun así no lograría mudar la expresión de mi rostro, ni el peso de mi corazón. Ese pensamiento se ligó a Brooks, y suspiré, pensando en ella, y casi sin darme cuenta estaba caminando en dirección a la terraza.

Busqué en una de las mesas un cenicero y me lo llevé al interior del piso, y de camino al sofá tomé un paquete de tabaco y un mechero. Dejé el cenicero en el regazo de John y colocando una rodilla en los cojines a la altura de su cintura me incliné sobre él. Sin decir nada, coloqué un cigarro sobre sus labios, y luego cogí uno para mí, y apoyando una mano en el sofá, junto a su cabeza, ladeé la cabeza hasta que la punta de los cigarrillos estaban juntos, y los prendí los dos a la vez.

Le miré a los ojos, insegura de qué quería hacer, si hablar del tema o evadirlo. Al final, tiré el camino fácil. Arqueé una ceja y logré esgrimir una sonrisa que pretendía ser burlona.

Tú crees que con este apartamento, ¿me voy a conformar con el barato?

Tomé una calada y lentamente me aparté para dejar de estar encima de él, acomodándome en el sofá, junto a su cabeza, ofreciéndole mi regazo a modo de cojín. Para alguien a quien acaba de presentar a Ruby, me parecía una idiotez mantener las distancias, puesto que era quien más cerca estaba de mí en ese momento, sentimentalmente hablando.

Puedes quedarte a dormir, si quieres. Sólo tengo una cama, pero puedo apañar el estudio o dormir en el sofá. Són cómodos. — añadí moviendo levemente los hombros como si pretendiera hundirme un poco más entre los cojines y volví a sonreírle. Supongo que intentaba hacerle sentir un poco cómodo después de que ambos hubieramos vivido esa curiosa... Experiéncia. Al fin mi voz sonó más suave y tranquila, tal vez gracias al cigarro. — Y... Lo que prefieras, John. Eres el experto, la verdad es que yo ahora mismo no sé qué me va a sentar mejor.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 227
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   22nd Diciembre 2015, 18:07

"Podría acostumbrarme a ésto" pensó el rubio mientras disfrutaba de la sensación que te brindaba un sofá como Dios manda, que te rodeaba el cuerpo entero para ofrecerte el mayor confort y descanso posible. Nada que ver con los sofás que te dejaban en los tugurios o en los moteles de mala muerte, donde por no gastarse un par de dólares dejaban que los cojines se endurecieran, se pelaran y las bases de los mismos quedaran inservibles tras pasar un equipo de fútbol entero por encima, mínimo.

Se le cortaron los pensamientos cuando reconoció el sabor y la familiaridad del tacto del filtro de un cigarrillo entre sus labios. Abrió los ojos y elevó las cejas, observando a su viejo amigo saliendo de su boca sin que él lo hubiera invitado. Y más allá de aquel cilindro habitaban un par de ojos verdes en un rostro falto de emoción, casi melancólico o triste. Un bello rostro que encajaba perfecto con el arte efímero.
John centró su mirada en aquellos ojos separados por la luz del mechero, que al encenderse reprodució aquel brillo que el mago había visto en los ojos de Shade cuando estaban fuera, en la calle. Y de nuevo sintió aquel escalofrío que le recorrió la espina dorsal hasta la nuca. "Podría acostumbrarme a ésto..."
La pelirroja se separó para, tan sólo unos segundos después ofrecer sus muslos para que John reposar la cabeza. ¿Cómo negarse a semejante oferta? Ya le había ofrecido un cigarrillo, y con ese gesto se había ganado si o si el cielo. John apartó los brazos que tenía bajo su cabeza, la levantó y dejó que Garnet se acomodara para después hacerlo él sobre sus muslos. Mucho mejor que unos fríos cojines.

Miró por unos momentos el rostro de Garnet mientras ésta le hablaba, con las manos cruzadas sobre su abdomen, y no podía quitarse de la cabeza cierto pensamiento, o mejor dicho, cierto recuerdo. En lugar de Garnet estaba viendo a Ruby, y a la vez a Garnet. Estaba viendo a Shade, por así decirlo, y si ésta seguía los consejos de la hermana muerta conocía demasiado bien hacia dónde se dirigía su camino. La desconfianza, el no contar con nadie y sólo con uno mismo. El individualismo forzado y la separación con todo aquel que quisiera acercarse. Pese a que eran situaciones distintas y decisiones distintas, el resultado era el mismo, y no pudo evitar sentir como si se viera él en un espejo.
"John, concéntrate, haz el favor. Céntrate."

- El experto recomienda - comentó, levantando una de sus manos junto con tres dedos, los cuales se replegaron una vez enumeró los siguientes pasos - relajarse, dejarlo todo fuera y sentirse vivo. Siente tu lado zen - concluyó bromeando, devolviendo la mano sobre su vientre y cerrando los ojos. - Tu cuerpo ahora mismo no entiende que siga vivo, así que lo mejor que puedes hacer es devolverle el favor y convencerlo de que sigues viva. Pon la tele si te relaja. Hablemos sobre el tema si necesitas hablar del tema. Más tarde te entrará un sueño terrible, y seguramente duermas como no has dormido en toda tu vida para recuperarte. Como si entraras en coma, pero sin serlo. - John movió el cigarrillo por su boca, como si pensara en algo. - Y con lo del sofá o el estudio... mujer, si es lo suficientemente grande, podríamos dormir en la misma cama, ¿no? La noche es fría y está llena de peligros... - Elevó la mirada para encontrarse de nuevo con esos ojos verdes, y una ligera sonrisa de truhán se dibujó en sus labios mientras su mano llevaba el cigarrillo al cenicero para que dejara caer la ceniza acumulada.

Y bajo aquella máscara de naturalidad, John no dejaba de darle vueltas al asunto de las dos hermanas dentro del mismo cuerpo, ya que ese mismo recuerdo se solapaba con otro cruel momento, donde una niña marcaba el error más grande de toda la vida del mago, y una sombra surgía del cuerpo de la misma, con ojos de rubí y aliento de serpiente.
Sintió un escalofrío, y lo guardó en lo más profundo de su mente. Un secreto más, un secreto menos.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]   

Volver arriba Ir abajo
 
Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Te falta el estilo de Lupin (Garnet Brooks) [10-02-2019]
» Confianza y alevosía (Virginia Potts y Garnet Brooks).
» Reunión extraoficial (Garnet Brooks y Robert Ramirez) [23 de marzo de 2019]
» El estilo de la Golondrina.
» Falta un euro, ¿donde está?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York :: Ático de Brooks-
Cambiar a: