Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   31st Diciembre 2015, 01:46

Nadie nos contestó y eso me puso algo nerviosa. Significaba que el espíritu no quería contarnos eso que estábamos viendo, que no era lo importante. Gruñí y me giré hacía el chasquido de la madera a nuestras espaldas algo confusa, ya que por donde vinimos no había madera sino piedra y más piedra vieja y mohosa.

En su lugar había una puerta que amenazaba con abrirse tras los múltiples golpes que estaba recibiendo desde el otro lado, y las personas que formaban parte de la ilusión se asustaron y comenzaron a gritar al ceder la madera de la biga que mantenía el portón cerrado. Nunca vi tanta sangre. Nunca había visto una matanza como aquella, sólo había oído historias, pero verlo... Verlo era muy diferente. La piel se me puso de gallina y apreté la mano de la pelirroja que tenía a mi lado.

-Dios mío...- se me escapó al ver cómo una de las espadas nos atravesaba para alcanzar la ilusión de la persona que teníamos detrás. Y se desvanecieron. Todos. Y todo, excepto los chillidos de dolor, que perduraron en un eco que no quería oír.

Busqué a mi alrededor a la mujer de la vela, que se alejaba de nosotras llorando y llevándose consigo la vela de llama verde. ¿Qué le ocurría? Tiré de Brooks para ir tras ella en silencio y sin correr. No quería asustarla o que nos atacara.

-Creo que quiere enseñarnos algo, pero no sé el qué. Si John nos hubiera dicho algo... Puede ser inofensivo o puede ser una trampa. Mantente alerta- le susurré a mi improvisada compañera de aventuras sin apartar mi mirada de la figura femenina que lloraba.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   31st Diciembre 2015, 13:08

¿Qué narices estaba pasando?

Mi mirada pasaba de un lado de la sala a otro fugazmente, la gente huyendo, la puerta cediendo ante la fuerza de una armada que penetraba la cripta con lanzas y espadas, matando indiscriminadamente a todo aquél que encontraban a su paso. Tan real... Que por un instante sentí la necesidad de seguir al resto de personas en su desesperado intento de huir del ejercito, pero aunque quisiera, mis piernas parecían no responder, mientras mi mirada seguía perdida entre la sangre y los cuerpos. Un fuerte apretón en la mano me hizo alzar la mirada a tiempo de ver una espada que sesgaba a través de nuestros cuerpos a alguien que teníamos detrás, y cerré los ojos con fuerza mientras sentía mi corazón martillear contra mi pecho como un pajarillo intentando volar fuera de la jaula.

Y la ilusión se desvaneció, aunque todavía me parecía escuchar el entrechocar metálico de las armas. Y luego se cambió por un llanto. Busqué con la mirada, pero antes de poder discernir la fuente de los sollozos, Anya ya estaba tirando de mi brazo para arrastrarme tras... ¿Tras la vela? Tal vez ella volvía a ver aquella mujer, así que me dejé llevar, caminando a su lado y apretando su mano con firmeza, casi como un acto reflejo.

Anya me dijo que me mantuviera alerta... y eso intentaba. Pero no me resultaba del todo fácil. Por un lado, nunca había vivido tan de cerca la magia, por bien que había conocido a más gente con poderes, no era lo mismo ver a alguien prendiendo en llamas su cuerpo, o leyendo una mente y proyectando imagenes en mi cabeza, que un lugar mágico que podía transformar una sala entera para mostrar algo totalmente distinto a su antojo. Y por el otro... bueno, digamos que las imagenes que nos habían mostrado, me habían dejado cno mal cuerpo. Así que sí, me mantenía alerta.

Alerta y tensa en aquél lugar que me ponía los pelos de punta, siguiendo a una joven a quien acababa de conocer, que a su vez seguía... algo que yo no veía y probablemente sea un fantasma.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   1st Enero 2016, 16:34

Anya siguió la vela verde, la cual llevaba el espectro lloroso de aquella mujer de origen y nombre desconocido. Sólo podía ver la estela que dejaba su silueta teniendo la llama verde delante, y las ropas blancas que ondeaban a juego con su pelo, dando una sensación de suspensión eterna, tal cual estuvieran bajo el mar.
El espectro de la mujer corrió pasillo adentro con suma facilidad aun cuando éste era estrecho y algo bajo. Tal vez las pelirrojas lo tuvieran más fácil, tal vez no, pero siguieron al espectro hasta que este subió unas escaleras de piedra, desembocando de nuevo al exterior del cementerio.


La visión del cementerio había cambiado por completo. Había dejado de ser aquel jardín de tumbas cercano a la ciudad, con sus  altos edificios de cemento y cristal de fondo, con sus luces y sus sirenas para adoptar la forma de un cementerio más viejo, más antiguo, con cruces de piedra por todas partes allá donde los muertos descansaban; acabadas estatuas de ángeles que guardaban el descanso de los difuntos; árboles casi sin hojas que se movían al son de una brisa inexistente; el suelo que pisaban era de tierra y piedras, sin asfaltar y con la hierba creciendo por todas partes.
Era un cementerio totalmente diferente. Lo único que permanecía en su sitio era la colina, con su árbol y su banco, ahora sin nadie que lo ocupara, pero desprendiendo cierta luz ambarina, como si fuera una hoguera, aportando serenidad y refugio a los corazones y las almas de las pelirrojas.

La mujer había desaparecido, y en su lugar había difuntos campando a sus anchas, moviéndose de tumba en tumba, lamentándose de sus formas intangibles y demacradas. Una vida del más allá que no pidieron, pero que tendrían que afrontar igualmente.

Las dos mujeres pudieron escuchar dos sonidos, lejanos y totalmente opuestos, tanto por su procedencia como por su naturaleza: el primero era el llanto de una niña, que se podía escuchar si seguía el camino que tenían a mano derecha y bajaban, hasta lo que parecía una tumba más grande que las demás, con muchas flores marchitas y olvidadas; el segundo procedía del interior de uno de los mausoleos más grandes del cementerio, al lado contrario del llanto, y se escuchaban voces de gozo, brindis y golpes sobre la madera.

Fueran donde fueran, tendrían que elegir: ir juntas a uno de los dos o separarse. El camino estaba en sus manos.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   3rd Enero 2016, 00:02

El fantasma nos guió con su vaporoso caminar hasta una salida al cementerio a través de un pasillo bastante estrecho: yo podría pasar más o menos bien, pero Brooks quizás tenía más problemas por tener más pecho que yo.

En el exterior todo había cambiado. No había edificios, urbanización, luces... Todo parecía antiguo, como de la época de las visiones, lo que me hizo comprender que seguíamos dentro de la ilusión del fantasma. Miré a ambos lados y buscando la ladera donde se quedó John pero no le encontré ni a él ni a su tablero de ajedrez, así que centre mi atención en lo demás: fantasmas que vagaban por ahí, criptas, mausoleos, llantos y gritos de fiesta... Fruncí el ceño y miré a Brooks, a la que solté la mano pensando que quizás como a John le incomodara la visión o el tacto de éstas.

-No me gusta... No me gusta- fue lo único que pude decir, frotándome las manos para reconfortarme un poco. ¿Llantos o fiesta? Estaba claro, al menos para mí. -¿Derecha? No vamos a separarnos, eso está claro. ¿No? Por lo menos de momento hasta que sepamos de qué va la historia y todo esto, creo que deberíamos ir juntas- acompañé mi proposición con un movimiento de cabeza en la dirección del llanto. Era lo más sensato. Ella tenía sus habilidades y yo las mías, y quizás necesitáramos de ambas para salir airosas de toda esa historia.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja


Última edición por Anastasia Románova el 3rd Enero 2016, 13:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   3rd Enero 2016, 02:40

Vi a Anastasia deslizarse entre las dos paredes e intenté seguirla, pero era demasiado estrecho para mí, así que me volví intangible para pasar cómodamente por el angosto pasillo y una vez fuera de ahí, insconscientemente volví a buscar la mano de Anastasia, aunque ella no tardó en retirarla a lo que le dediqué una breve sonrisa nerviosa, esperando no haberla molestado.

A nuestro alrededor todo seguía distinto, aunque era obvio que nos encontrabamos en el mismo cementerio. Mi mirada se posó en el banco donde esperaba ver la figura de John, colocando las piezas sobre el tablero mientras fumaba un cigarro y me dedicaba una de aquellas sonrisas... Pero no.

¿Cómo se supone que vamos a avisarle si tenemos algún prolema? — susurré, casi para mí misma.

Anya dio el primer paso para decidir por dónde íbamos a empezar la busqueda, y lo agradecí, porque siendo como somos... Supuse que Ruby quería ir por un lado y yo por otro. "Pero con Anya somos dos contra una... Me pregunto quién de las dos sale perdiendo."

Estoy de acuerdo en lo de ir juntas. Pero, si no te importa que te pregunte, ¿Qué te lleva a escoger el llanto primero? A mí me pone los pelos de punta...

Pregunté a Anya, arqueando una ceja y me colocaba a su lado, intentando buscar un poco de conversación para no ir tan tensas de un punto al otro.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   4th Enero 2016, 14:17


El camino que escogieron las llevó cementerio abajo, rodeadas de cruces de piedra que poco a poco fueron desapareciendo, dando lugar a una zona habitada por piedras esculpidas que hacían a su vez de monolitos recordatorios para los muertos. Aquellos que no podían tener un entierro decente debían aceptar un agujero para sus cuerpos y una piedra en sus cabezas. La marca de los pobres y de los olvidados. La marca de aquellos que nunca serán recordados por la historia.
En su marcha, Anastasia pudo ver a un sólo fantasma. Un hombre viejo, decrépito, con un cuerpo semblante a un esqueleto cubierto por una manta de piel. Aquel hombre la miró con ojos vacíos y tristes, y levantó un dedo, señalando hacia la colina, en dirección contraria a la que iban. Se quedó así aun cuando las chicas pasaron de largo, y se quedaría así, hasta que lo perdieran de vista.

Los llantos. Los llantos seguían. Cada vez más cerca, cada vez más claros. Era la voz de una niña, pequeña y desamparada la que estaba llorando. Una niña arrodillada, delante de una piedra, nueva, pulida y con la tierra recién removida. La niña lloraba sobre sus manos ensangrentadas, producto seguramente de haber cavado ella misma aquella tumba. Era una niña menuda, de cabello negro y sucio, con una túnica raída y los pies descalzos. Lloraba y lloraba, sin poder detenerse.
La pareja de pelirrojas pudieron verla muy de cerca. Era tangible. Un recuerdo... ¿tal vez?

Una sombra creció, a su espalda. No era ni hombre ni mujer. No era alguien y era todo. Una figura cubierta por harapos a quien no se le podía ver ni el rostro ni el cuerpo. Tan sólo sus manos. Sus delicadas y dulces manos.

- ¿Quieres tenerlos de vuelta, niña? ¿Quieres que vuelvan?

La niña asintió entre sollozos.

- No puedes. Lo que está muerto permanece muerto. ¿Quieres dejar de sentir ese dolor? ¿Quieres dejar de llorar?

La niña volvió a asentir.

- No puedes. Tienes sentimientos. Estás dolida. Es la pérdida. ¿Quieres que se haga justicia? ¿Quieres que los malos lo paguen?

La niña insistió.

- No puedes. No hay justicia. No hay buenos y malos. Sólo hay venganza y muerte. ¿Quieres eso? Acepta mi mano. Coge mi mano.

La sombra levantó la mano, hacia la niña. La niña, estando de rodillas, levantó su mano hacia atrás, cogiendo los finos dedos de la sombra. La delicadeza se volvió hosca. Las uñas rotas y largas. Los tendones marcándose bajo la piel. La sombra se hizo más grande. Un grito en la nada, el terror. La sombra envolvió a la niña y ésta dejó de llorar. Dejó de lamentarse. La sombra creció dentro del corazón de la niña y la niña...

La niña las vio.

El cementerio se volvió más oscuro que antes. Las pocas luces que iluminaban el camino casi murieron y la niña dejó de ser una niña para ser una sombra. Una sombra enorme que fue creciendo según el odio en sus ojos brillaba con más intensidad. Los brazos se volvieron gigantes y las manos, garras. Las venas marcadas en la piel, supurando odio e ira. El rostro cambió para ser una calavera de cabra con dientes afilados, y un manto pintado con sangre que cubría su enorme cuerpo sin piernas.
El ente bufó con ira y se abalanzó contra las pelirrojas. Estaba ciego. Estaba ido.

Estaba hambriento de venganza.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   4th Enero 2016, 20:18

La vista era desoladora. Las tumbas si así podían llamarse no tenían si quiera nombre, una cruz, algo elaborado... Eran... Piedras. Pensar en eso me dolía, en especial por mi abuela, a la que enterramos sin una lápida que rezara su nombre. Un fantasma decrépito y con muy mal aspecto, casi un esqueleto, nos señalaba con su brazo hacia el sentido contrario por el que veníamos, hacia la ladera donde dejamos a John. Miré en la dirección que indicaba pero no vi nada extraño, así que lo ignoré como ignoré si mi compañera lo vio.

Me llevé una mano al pecho cuando vi a la fuente de los sollozos: una niña. No era más que una niña y...

-¿La ves?- le pregunté en un susurro a Brooks. La niña parecía tan real que pensé que podría abrazarla si fuera de esa clase de personas que muestran afecto sin importar a quién o la situación. Una niña...

...Y una mierda. Una sombra sin rostro, vaporosa y oscura, apareció tras la niña mostrando sólo unas delicadas manos que bien podrían haber sido de una mujer. ¿La muerte? ¿O quién, si no? Esa sombra mantuvo una breve conversación con la niña en la que la única voz que se escuchaba era la suya, pues la niña sólo asentía. Debían ser las tumbas de sus padres, las cuales o bien tapó ella o las cavó ella, a juzgar por sus manos ensangrentadas. Fuera lo que fuese aquel ser, convenció a la niña para que le diera la mano y alcanzara así su venganza. Pero lo que vimos...

Cogí de la mano a Brooks como un acto reflejo y contuve la respiración mientras las sombras se apoderaban del corazón de la niña, llenándola de odio, transformándola en un ser vengativo y sediento de sangre, con una cabeza de carnero como una señal más de que debíamos salir de allí. Aquel monstruo nos vio. Nos vio.

-¡Brooks! ¡Haznos intangibles! ¡YA!- le grité, a pesar de ser consciente de que ella misma habría pensado en ello. Sin embargo, era posible que eso no sirviera, así que comencé a correr hacia el otro lado, por donde vinimos, pasando al lado del hombre que señalaba la colina. Quizás era una advertencia que ignoré. Tsk. Aún no quería ir con John, pero igual era la única salida. Maldita sea, quería saber más.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   5th Enero 2016, 01:46

Asentí levemente cuando Anya me preguntó si podía ver a la niña pequeña, mi mirada fija en la espalda de la chica mientras esta sollozaba sus respuestas a lo que fuera aquello rodeado de sombras que le hablaba. Y escuché ensimismada las palabras que pronunciaba.

Muerte, sentimientos, justicia. Sentí como parte de aquellas palabras calaban en lo hondo de mi alma. Al menos en una parte, puesto que yo seguía sin recordar nada. Aun así, las palabras de aquél ser parecían tener algún otro significado que no lograba leer entre líneas, como si estuviera escuchando una melodía terriblemente familiar sin poder adivinar cuál era la canción, ni cómo era su letra, pese a ser capaz de seguir su ritmo. ¿Era Ruby quien quería justicia? No, justicia no, venganza. Pero, ¿Hacia q-

Todo pasó más rápido de lo que fui capaz de procesarlo. La sombra cubrió a la niña, las luces perecieron, la niña era una sombra, un monstruo, un ser gigante cuyos ojos brillaban con odio y ánsia de muerte, y nosotras estábamos casualmente en medio. Anya reaccionó antes que yo,

-¡Brooks! ¡Haznos intangibles! ¡YA!-

Observé la mole de sombras con los ojos cada vez más abiertos y di un par de pasos retrocediéndo antes de que, sospecho, ambas llegaramos a la misma conclusión. ¿Qué nos aseguraba que esta cosa no sería inmune a mi poder? Y sin mediar palabra, las dos dimos media vuelta y huímos como alma que lleva el diablo... Y nunca mejor dicho.

De vuelta al cruce y con los ojos todavía dilatados por el pánico, me di la vuelta a comprobar que la béstia no nos perseguía. Rápidamente el miedo se convirtió en ira, y aguantando el equilibrio en un solo tacón me quité uno de los botines, mascullando entre dientes.

¡En este cementerio hay una história! — Repetí con rábia. — Una história en cuatro partes. En cuatro partes podemos acabar nosotras, ¡joder! Maldito rubio engreído sabelotodo. ¡Imbécil! — Lancé la bota a la oscuridad de la cual acababamos de huír. Y di un par de pasos en dirección al árbol antes de tambalearme y proceder a quitarme la segunda. — ¡Valdrá la pena! Ya puede valerla ya. ¿qué narices se supone que es todo esto? ¿Cómo diferenciamos lo que es un fragmento de história y lo que no? ¿La visión de la cripta? ¿La sombra? ¿La mujer de la vela? ¿Cuántas llevamos si es que llevamos alguna? — Escuché mi propia voz exasperada, y miré con odio el árbol, donde John se había puesto a colocar las fichas de ajedrez. Lancé la bota contra el árbol con toda mi fúria. — ¡Qué costaba darnos una puta pista! ¡Avisar al menos de que podían atacarnos! Fanfarrón de mierda que se las da de misterioso, ¡joder! ¡TE ODIO CONSTANTINE! — Tras gritarle al árbol me encaminé al lugar donde habíamos escuchado el jolgorio de una fiesta, dedicando una mirada desafiante a Anya que rápidamente se convirtió en un suspiro y una mueca de disculpa. — Perdón... Vamos a ver qué coño es eso último. Y como nos vuelva a atacar otra mierda de esas, juro que encuentro la manera de volver a donde estábamos y colgaré a John de la corbata.

Sin esperar a ver qué hacia Anya, empecé a caminar descalza en la dirección al mausoleo para comprobar a qué se dedicaba el festín que parecían estar llevando a cabo ahí.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   7th Enero 2016, 21:32

Garnet tuvo que detener sus pasos cuando sintió no un muro, sino una fuerza que le impedía dar un paso mas. Era como si su propio cuerpo, su propia mente y ambas almas hubieran decidido al unísono que no debían ir más allá, más lejos. Tal cual como si Garnet hubiera tenido esa decisión por si misma, pero sabiendo que ella quería seguir adelante y aun así, no quería o mejor dicho, no podía.
Lo mismo le pasó a Anastasia de haber querido seguir a Garnet y abandonar el amparo del árbol y la colina. ¿Estaban atrapadas? Se podría decir así. ¿Estaban a salvo? También se podría decir así.

- No pongáis un pie fuera de éste círculo... si es que apreciáis vuestras vidas...


Junto al árbol, junto a donde debería estar John sentado en aquel banco, apareció una silla de madera y una mesa, con un tablero de ajedrez sobre ésta. Sentado en la silla había un hombre, cubierto por una manta vieja y una capucha. Bajo la capucha se podía distinguir un semblante ajado, viejo, llevado por los años y el paso del tiempo, con una perilla larga casi pelirroja, casi canosa. Bajo la manta llevaba una camisa de los años ochenta y sus manos estaban llenas de venas, huesudas y tendones.
Pese al aspecto claro de ser un fantasma, la presencia de aquel hombre cortaba con el ambiente tenso que habían vivido ambas aprendices. El hombre desprendía una serenidad sobrenatural, una calma que se te apoderaba del cuerpo y te hacía sentirte en paz contigo mismo. Con una mano sujetando la manta, tal cual si tuviera frío y la otra moviendo su caballo al medio del tablero, el hombre pareció sonreír cuando giró su cabeza hacia las chicas. Si, bajo la capucha tan sólo se veía una sombra y una barbilla con perilla, pero se podía intuir una mirada tan añeja como sabia.

- Veo que el viejo John sigue teniendo buen gusto para buscarse compañeros. Compañeras en éste caso, disculpad mi torpeza: los años consiguen trabarte la lengua. - Un alfil negro se movió sólo, sin que el viejo lo tocara. Se comió el caballo blanco que el viejo había puesto. - Hmmm... siempre tan previsible John... - El viejo movió entonces un peón, y puso en grave peligro el alfil negro y además, ofrecía una clara ventaja para las blancas si querían hacer jaque mate. - Allá fuera aun ronda esa criatura. Estaréis más seguras si permanecéis aquí dentro hasta que se calme. Incluso los fantasmas son presa fácil para ese ser.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   9th Enero 2016, 01:02

Seguí a mi compañera de cerca observando cómo se tomaba el tiempo de quitarse los zapatos y lanzarlos. Ja. Ni de blas me paro yo. Esa tía estaba loca... Y tanto. ¡Se había parado! ¡En mitad de la carrera!

-¡¿Qué estás haciendo?!- le pregunté alterada sin dejar de pensar en el monstruo que nos perseguía, pero me callé y hallé mi respuesta cuando algo me hizo parar. Algo me hizo querer parar. ¿Qué demonios? Exacto... Demonio. John Constantine, maldito demonio. La voz de alguien a lo alto de la colina donde estaba John me llamó la atención, pues no era la del inglés. Corrí hasta allí para encontrarme a una capa que cubría al hombre y su barba pelirroja, larga y descuidada. ¿Quién era? Estaba jugando al ajedrez so- con John. Fruncí el ceño.

-¿Fantasmas? ¿Nosotras somos los fantasmas en esta historia?- pregunté confusa y alterada. Ese viejo no parecía estar en pleno uso de facultades, sin embargo, le estaba dando una paliza al "joven" John. Miré a Brooks y después sus pies, pensando que ahora estaría descalza el resto de la noche o lo que durara el jueguecito.

-Disculpe- carraspeé. -John nos ha pedido que busquemos una historia. ¿De qué historia nos habla? Ni si quiera sabemos si el monstruo que nos seguía formaba parte de la historia o... No lo sé. Nos ha mandado a la aventura y... Sinceramente, necesitamos información- lo solté así de una, entre jadeando y recuperando el aliento. No solía ser así de directa con la gente a la que no conocía, directamente ni les hablaba, pero en este caso me pareció necesario.

¿Cuál era el plan? ¿Quedarse allí sin más?

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   9th Enero 2016, 02:50

No podía moverme. No quería. No podía... ¿Quería pero sabía que no debía? Era una sensación sumamente extraña y ladeé la cabeza, pensativa, intentando que la lógica se sobrepusiera a la incertidumbre.

Escuché una voz a nuestra espalda y me giré a contemplar la figura que se alzaba bajo el árbol.
Cuando el hombre mencionó el buen gusto de John para elegir compañeros, no pude evitar bajar la mirada a mis pies descalzos, preguntándome qué aspecto debería ofrecer, con mi peinado ahora desmadejado en hebras de cabello sueltas sin orden alguno. Volví a mirar a mi alrededor, intentando entender las palabras del anciano.

Sí, la primera vez que habíamos pasado por aquí ya me había dado la impresión de que este lugar era especial, un faro de seguridad para el camino. Pero ahora que me encontraba ahí, lo sabía a ciencia cierta, aunque no fuera capaz de entender el porqué. La voz de aquél hombre lograba relajarme y sentí como la expresión de mi rostro se suavizaba hasta ser una calmada sonrisa. Aproveché el instante de serenidad para rebuscar entre mis propios pensamientos, ahora que no estaba enfadada por ser perseguida por una sombra gigante. Repasé mentalmente todas las visiones que habíamos visto desde que entráramos en el mausoleo.

John dijo que era una historia dividida en cuatro partes... ¿Entonces es todo la misma historia? La mujer que sostenía la vela, la escena del interior del mausoleo, aquella niña... ¿Está todo relacionado entre sí? Tal vez la niña estuviera en ese primer ataque, o que allí muriera alguien querido para ella. De ahí la escena de la tumba... — Me froté la barbilla, sin dejar de pensar en voz baja. — Y viendo como la historia tiene un cauce trágico, dudo que la fiesta vaya a ser muy diferente. Probablemente vamos a ver un giro dramático en ella... Haríamos bien en ir preparadas...

Decidí seguir el consejo del anciano y caminé alrededor del árbol, curioseando su tronco mientras mi cabeza no dejaba de repasar los hechos de aquella noche, y otra parte menos responsable exigía un buen repaso al minibar para compensar. Di la vuelta completa y me senté, reposando la espalda entre dos nudosas raíces y contemplando la mesa con aire aburrido, aunque seguía sonriendo con ligereza. Casi podía imaginarme la figura de John, siguiendo la partida del hombre que estaba ante nosotras.

Aquí también estamos viendo dos partes de una historia.

Sonreí al anciano sintiéndome algo contrariada. Estar tan tranquila y relajada en la situación en la que nos encontrábamos se me antojaba antinatural, pero era un sentimiento tan agradable que de ser tangible me hubiera abrazado a él hasta quedarme dormida, aunque otra parte de mí quisiera estar cien por cien alerta. Y de nuevo pensé en Constantine. No me gustaba cómo había llevado el asunto, que me citara con Anastasia sin mencionármelo primero, que nos lanzara a la aventura sin decirnos nada... Y ahí acababa la lista. Tampoco me había puteado tanto como para que me hubiera cabreado tanto con él. ¿A qué se debía?
De seguro la adrenalina del momento había actuado en mi contra. Dudaba mucho de que a nadie pudiera gustarle encontrarse en semejante situación sin entender lo que sucede o no estar, ni mucho menos, preparado para afrontar dicha situación.
Otra posible opción podían ser mis propias expectativas. Aunque me guste considerarme realista, en mi fuero interno había deseado que las cosas fueran fáciles de ahora en adelante, ahora que tenía más pistas sobre lo que pasaba a mi alrededor y, esperaba, una persona entendida en el tema que pudiera guiarme de la mano. ¿No fue lo primero que me dijo John, incluso antes de mostrarme su poder? Que se le conocía por ser bastante brusco. Y aun así, pese a sus maneras, había cumplido su palabra. Y había sido un excelente huésped.
La tercera opción, era más compleja. Ruby. Ella no había cesado en su empeño de hacerme ver que John no era de fiar, pese a que yo hubiera decidido darle mi confianza. ¿O se la habíamos dado ambas? Ruby era mucho más extremista, y se sentiría más traicionada ante este tipo de gestos que yo... ¿O no? Porque yo me había sentido traicionada. No ella, nosotras, Shade. Tener dos almas, a veces era muy confuso.

Así que decidí dejar de darle vueltas al porqué sentía lo que sentía, y como siempre que me cansaba de intentar entenderme, me centré en lo que yo sentía, como doble individuo que era. Estaba molesta, pero no enfadada. Consideraba que mi reacción había sido desmedida, pero tal vez era porque me había calmado de repente. Y John... acepté que la frustración más grande era que no nos hubiera acompañado, para ayudarnos, pero basándome en todo lo que sabía de él podía tener sus propios motivos. Podía ser que estuviera ayudando, a su modo desde el otro lado. ¿Podía ser que...

...John fuera el sedal? Ni siquiera sé si tiene sentido. — concluí en voz baja, aunque no sé porqué lo hice. Ta vez esperaba que aquél hombre de aspecto anciano me confirmara mis pensamientos, como si ese retazo de pensamiento fuera suficiente para seguir el tren que me había llevado a él.

Finalmente me alcé del árbol, preguntándome si la sombra estaría ya más tranquila. Miré el tablero una vez más, y tomé la ficha negra que yo creía que era la Reina, esperando que no les molestara el pequeño cambio y dando por sentado que serían capaces de recordar el espacio que ocupaba en su tablero. Giré la ficha en mis manos, observando el recorte en la pieza de marfil, las formas redondeadas del cuello y la corona, la superficie plana de su base, y finalmente la bajé al tablero, depositándola junto al rey negro, preguntándome si el cambio en las fichas debía verse en ambos mundos.

Le dediqué una sonrisa serena al viejo y decidí volver junto a Anya, por primera vez pudiendo mostrarme ante ella como realmente sentía que era, con una sonrisa tranquila y segura. Mi tono de voz volvía a ser mínimamente jocoso y cuando al fin hablé puse una mano con firmeza sobre su hombro, dándole un suave apretón que pretendía ser reconfortante, y aunque era consciente de que podía parecer bipolar, esperaba que ella, sobretodo ella que podía ver a Ruby, pudiera entender que a veces no estuviera muy segura de lo que sentía.

Vale, creo que me he podido mentalizar de lo que nos espera. O al menos mentalizarme un mínimo para esto que estamos haciendo. Intentaré ponerte las cosas más fáciles y no volver a perder los papeles. Vamos a esperar a que nos de el visto bueno para seguir y terminamos con esto. Y luego si quieres te invito a tomar algo.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   9th Enero 2016, 17:06

- ¿Qué? Oh, no no pequeña, ni por asomo sois fantasmas, no... Me refería a los fantasmas de ahí fuera. Todos se han escondido en cuando ha aparecido. Incluso el mundo de los muertos tiene sus propios depredadores...

El viejo calló cuando las pelirrojas empezaron a hablar sobre la historia en cuatro partes que les había mencionado John. Si iban por buen camino, si esa era la historia que tenían que buscar o si estaban perdidas, el viejo no dijo nada al respecto: se limitó a sonreír y mirar el siguiente movimiento de John.
Tenía claras sus ideas y su misión en aquella trama que les había preparado el mago. En toda aventura hay un momento en que aparece la figura del sabio, a veces confundida con la del maestro. El sabio es aquel que guía por el buen camino al aventurero para que no pierda el rumbo. En su caso, su ficha guía tenía forma de árbol, y cuando la pelirroja de la cicatriz se sentó junto al árbol, la mostró.

Cuando Garnet volvió con Anastasia, de las ramas del árbol se descolgaron cuatro relicarios ligados a la punta de éstas: un camafeo con el rostro de una mujer; un ramo de flores marchito; una daga con la hoja partida; una calavera de cabra con un símbolo grabado a fuego.
Dos de esos relicarios brillaban con una luz azul mortecina.

- Llegados a éste punto dejad que éste viejo os guíe. Perdonad si no lo he hecho antes pero tenía algo que decirle a nuestro amigo en común: son cuatro partes la historia, y sólo habéis visto dos. Os quedan otras dos y no van a ser agradables, como bien has dicho - le señaló a Garnet, y luego miró a Anastasia con sus ojos ocultos por la sombra de la capucha. - Puede que ahora mismo no seáis capaces de ver el por qué de ésta aventura, pero tened paciencia. John no es que digamos que sea un buen maestro, pero si uno es capaz de ser paciente, esperar y estar atento, puede aprender tanto como desee.

La presión que sentían ambas mujeres desapareció. Sus piernas podían moverse con total libertad, sin restricción alguna. Ni siquiera la de sus deseos.

- Id entonces, y estad atentas: no me gustaría que terminarais como yo. Y a John tampoco...

El viejo volvió su atención hacia el tablero de ajedrez, y al parecer, el movimiento del mago le entusiasmó, pues empezó a reírse como un loco, aplaudiendo y gritando "¡espléndido! ¡Espléndido!".

La figura de aquel hombre poco a poco se fue difuminando en las sombras, perdiéndose de nuevo. Estaban de nuevo... casi solas.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   13th Enero 2016, 16:18

La respuesta del viejo provocó un leve tic que duró tres segundos en mi ceja izquierda, haciendo que esta se frunciera. Llevaba tantos años rodeada de fantasmas, de muerte, de magia... Y, sin embargo, no sabía nada del tema. Lo que había leído en los libros no me servía de nada en la vida real... Bueno, "real". En la vida que desde que conocí a John se presentaba ante mí. ¿Depredadores de fantasmas? Eso era nuevo.

Garnet fue hasta el árbol de la colina que había tras el viejo y la mesa con el tablero de ajedrez, y la observé hasta que volvió a mi lado y me dio un apretón en el hombro que me subió algo el ánimo. No saber a qué nos enfrentábamos resultaba frustrante. O tal vez no tanto...

Del árbol aparecieron cuatro relicarios, dos de ellos iluminados. ¡La historia! Teníamos la mujer y el ramo... Pero faltaban los otros dos, lo cual no me gustó nada: una daga rota y el carnero. Normalmente no tenía nada en contra de las calaveras de carneros ni tampoco me inquietaría una daga partida, pero... Visto lo visto, me fiaba aún menos de la situación, aunque por suerte contaba con Brooks. Todavía no sabía si confíar en ella, pero no me había dado motivos para no hacerlo.

Escuché al viejo hablar, tratando de interiorizar sus palabras. John era bueno. Esto era bueno. Cerré los ojos y respiré hondo para abrirlos con decisión.

-Gracias, volveremos para que nos cuente por qué está aquí- asentí con seguridad sonriendo al viejo, apretando mis manos en un puño lleno de seguridad. Miré entonces a Garnet a la espera de su respuesta y caminé unos pasos hacía la fiesta que había montada al otro lado de la colina.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   13th Enero 2016, 20:30

Me tomé mi tiempo para pasearme alrededor de los relicarios, contemplando sus detalles, intentando averiguar qué podía significar cada uno de ellos. Era obvio que el camafeo sería la anciana de la vela y el ramo de flores debía referir a la niña de la tumba, lo cual dejaban a la imaginación un abanico de "agradables" posibilidades para el cráneo y la daga. Sonreí con calma cuando escuché al anciano mencionar que John no era un buen maestro y sentí mi cuerpo volverse más liviano, recobrando el libre albedrío, supuse, para seguir avanzando. Bajé la mirada de nuevo al tronco del árbol, pero el hombre no estaba ahí, como si se hubiera desvanecido en el aire, aunque de algún modo... Era como si su presencia siguiera ahí. Lo cual fue una lástima, pues hubiera querido darle las gracias.

En cuanto me percaté de que Anya me esperaba, me afané a seguirle el paso y junta nos dirigimos al mausoleo de donde parecía proceder toda la jarana.

Al menos no podremos decir que nuestro encuentro no fue memorable — comenté, siendo tan alegre y positiva como podía. — Dudo que vaya a ser capaz de olvidar este día en lo que me queda de vida.

Le sonreí, mientras rodeabamos la basta extensión de piedra en busca de una entrada, y cuando finalmente la vi, no pude evitar aspirar entre dientes, contemplandola. Había un enorme portón de doble batiente, de recia y oscura madera, con acabados y tiradores de hierro forjado. Parecía antiguo, aunque no desgastado y me pregunté cuántos años debía tener, y cuánto debía pesar, y si debía estar cerrado con llave, aunque en pos de la sinceridad diré que eso último no me importaba demasiado.

Siempre he pensado, — le dije a Anya en voz baja, — que este tipo de puertas es para quien no quiere recibir visitas. Esperemos que no se sientan muy ofendidos con la nuestra.

Fijé en ella mi mirada un instante, intentando dedicarle una mirada de ánimo antes de encaminarme al portón y colocar mis manos planas sobre las hojas de madera, inclinandome hacia adelante para ejercer presión en ella con el peso de todo mi cuerpo, abriendo las puertas del mausoleo en una dramática y teatral entrada rota por el hecho de ir despeinada y descalza.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   14th Enero 2016, 14:57

Garnet abrió de par en par los grandes portones de madera y acero. Podría esperar ver muchas cosas y tantas otras debido a lo que habían vivido aquella noche ese par de pelirrojas... pero lo que se encontró al entrar dentro del mausoleo...


El ambiente volvió a teñirse de un dorado fogoso y vivo. Las paredes de piedra rebosaban de alegría con el vaivén de las llamas de las antorchas, de las luces en las lámparas de araña de madera sobre sus cabezas y de los gritos y risas de los parroquianos. El lugar estaba lleno de bancos y mesas de madera, con grandes platos de abundante carne y frutas y jarras de cerveza derramada.
Aquellos que estaban sentados en los bancos y disfrutando de la comida eran hombres mayormente adultos que rozaban la tercera edad. Otros, más jóvenes, compartían su pan y su cerveza con los mayores, y éstos respondían con risas y palmadas en las espaldas. Todos y cada uno de ellos llevaban por lo menos una parte de sus atuendos de batalla, así como espadas y sus blasones.

Anastasia y Garnet reconocieron aquellos blasones: eran los mismos que habían visto durante la carnicería bajo el mausoleo.

Una mujer se les acercó. Era una mujer de largos cabellos negros, de tez de oliva y ojos negros y profundos. Tenía rasgos gitanos y sus labios eran tan apetitosos como las dos jarras de vino que llevaba en sus manos. Les tendió ambas jarras, una para cada una, y les habló en un sajón ya perdido y olvidado.
Si ambas mujeres se miraran, se verían a si mismas llevando ropas de copera, con largas faldas verdes, ajustados corsés y sugerentes escotes en sus camisas de tela blanca. A parte de ellas habían más mujeres, y éstas servían el vino en las copas de los hombres mientras recibían algún que otro piropo y un pellizco donde las manos masculinas no debían tocar.

La noche sería larga, el ambiente alegre, y las puertas se cerraron a sus espaldas.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   15th Enero 2016, 19:05

Fruncí mucho el ceño y compartí una mirada con mi compañera. Seguro que se había dado cuenta como yo de que aquella gente se parecía mucho a la que había en la primera ilusión, la carnicería que presenciamos. Antes blandían sus espadas y ahora brindaban como si nada. ¿De qué iba todo eso? Di unos pasos para entrar, cuando una mujer se nos acercó y nos dio unas jarras de vino y nos habló en un idioma que no entendí. Miré de nuevo a la pelirroja que me acompañaba y vi que su ropa había cambiado, igual que la mía. Debía de ser una broma.

-Qué se supone que tenemos que hacer con esto? ¿Servirlo como las demás?- estaba algo horrorizada con la idea, no por el hecho de tener que ponerme a "trabajar" porque llevaba toda mi vida sacándome las castañas del fuego como podía, lo que no me hacía gracia era que los hombres allí se pensaban que tenían algún derecho en tocar y tomar lo que no debían y las mujeres tenían que dejarse hacer mientras les servían más comida y más vino. Un escalofrío me recorrió el cuerpo y suspiré, suponiendo que no quedaba otra si queríamos seguir con la historia.

Un joven levantó la mano en nuestra dirección y gritó algo que supuse que sería que quería bebida y mis atenciones, así que con los ojos en blanco fui hacia allá, temiéndome lo peor por mi parte. Dejé de mala gana la jarra en la mesa haciendo que el vino se derramara un poco sobre la madera y me di la vuelta para largarme antes de que pasara nada, pero el joven fue más rápido y me agarró de la falda haciendo que cayese hacia atrás en su regazo, presa de sus brazos y sus manos. Era. Muy. Desagradable. Intenté zafarme pero él era más fuerte que yo, así que le arañé y me soltó murmurando algo de que la gatita había sacado sus uñas... ¿Sí? Alcé las cejas y le sonreí para darle un bofetón, tirarle la jarra de vino encima, darme la vuelta e irme. Si se ponía muy tonto podía defenderme y dudaba mucho que a estas alturas Brooks me dejase sola.

Cuando tuve la oportunidad de hablar con ella de nuevo, me la llevé a un rincón tranquilo para no tener que gritar tanto.

-¿Qué crees que pasará ahora? ¿Vendrá el carnero?- esperaba sinceramente que dijese que no, no me apetecía verlo de nuevo, pero lo más probable era que sí. Faltaba su relicario además de la daga. Suspiré.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   16th Enero 2016, 17:21

Miré las nuevas ropas que vestía y di un giro sobre mi mismo, comprobando cómo la falda giraba entorno a mi cuerpo y di un leve asentimiento de aprovación, que se hizo algo más visible al comprobar el ajustado corpiño y cómo el generoso escote dejaba a la vista una interesante porción de mi piel morena. Cuando nos entregaron las jarras contemplé como Anya me tomaba la delantera, y seguí su silueta entre las mesas. Caminé a dejar mis jarras a quien las pidió, bien metida en el papel, imitando al resto de camareras, inclinandome levemente al servir y evitando alguna que otra mano indiscreta... Y cuando no podía, pues no podía, me reía y me mostraba indignada según consideraba conveniente.

Entonces vi cómo un hombre tiraba de Anya para sentársela encima y me dirigí hacia ella a paso ligero, tomando una jarra de un hombre borracho por el camino por si necesitaba algún objeto que lanzarle al hombre. Sin embargo Anastasia demostró que podía valerse sóla y se defendió, dándole una bofetada y vaciandole su jarra encima. En cuanto ví que el hombre alzaba la mano para inentar golpear a Anya a traición, me avancé por su espalda y tomé la muñeca del hombro, apretando contra su palma la jarra que le había quitado al borracho y le ofrecí una sonrisa de disculpa. Su mano se acercó peligrosamente a mi piel y de nuevo interpuse la mía para desviarle, llevando la mano del hombre y arrastrándola a mi hombro, permitiendole así que rozara mi piel sin llegar a tocarme donde yo no quería.

Entonces me apresuré a seguir a Anya a un rincón, sin poder evitar colocar mi mano sobre su espalda, en una actitud algo protectora por lo que le acababa de pasar.

¿El porqué? ...Tal vez el hecho de que supiera quién soy, de conocer la parte oculta de mi persona, hiciera que considerara a Anya una aliada potencial. O más incluso, tal vez una amiga. El pensamiento me llenó de calidez... Y a la vez me asustó un poco, haciéndome retirar la mano de su espalda, con timidez.

El carnero... O la daga partida. Si siguen con la borrachera y metiendo mano a las camareras, esto en nuestro mundo termina en una pelea de bar. No soy experta en tabernas, pero parece ser lo mismo, pero con más armas y menos escrúpulos. — La miré, pero esbocé una sonrisa confiada. — Quedate cerca, si se desata la tormenta puedo llevarnos fuera y observar a través de una ventana.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   18th Enero 2016, 14:43

Los hombres bebían sin cesar y algunas de las coperas no tuvo tanta suerte e ímpetu como lo tuvo Anastasia, cayendo sobre las faldas de un joven o un viejo demasiado borracho como para cortarse y demasiado ebrio como para insistir más en su cuerpo femenino, mientras ésta intentaba por todos los medios que no se le pasara por la cabeza llevársela a otra parte.

El vino recién servido se cruzaba con la cerveza en las barbas de los hombres, se levantaban brazos con copas y se cantaban viejas canciones de gloria en una lengua sajona perdida y olvidada por el actual idioma. Golpes de puños contra las mesas, pisadas furiosas contra el suelo de piedra y luego, risotadas y celebraciones.
Si, aquello era una auténtica fiesta en la era pasada de la caballería y la espada, donde un hombre se medía tanto por su bolsillo como por su espada y una mujer por su fe y su devoción hacia el hombre.

En la mesa más alejada de la entrada, la que parecía ser la mesa principal, un hombre ya demasiado viejo para considerarlo maduro pero lo suficiente joven como para llevar una espada y saberla utilizar, se levantó y alzó ambas manos, gritando palabras perdidas calmando al público embravecido. Los parroquianos callaron tras saludar a quien debía ser su líder.
El hombre comenzó un discurso, y mientras lo hacía las coperas se pusieron a su espalda. Anastasia y Garnet, si querían seguir dando el pego dentro de aquella recreación deberían hacer lo mismo. Allí, justo detrás y a la derecha del hombre, estaba la mujer de rasgos exóticos que les había dado las jarras para servir.
El discurso parecía motivar a los hombres, quienes se quedaron mirando al líder y celebrando sus palabras levantando gritos y copas.

El hombre se calló, de repente, cuando se escuchó un grito de dolor al fondo de la sala: uno de los caballeros acababa de apuñalar a otro por la espalda, con un cuchillo impregnado en sangre. Todos se giraron y vieron la mirada perdida de aquel caballero, que paseaba sus ojos del cadáver de su compañero al cuchillo. Luego miró a los demás, y una sonrisa nerviosa se dibujó en sus labios. Maduró, y empezó a reírse de forma salvaje, primero tímido y luego como un demente.
La risotada se extendió por toda la sala, contagiando a sus compañeros. Éstos se miraron entre ellos, riéndose.

Desenvainaron las espadas.


Las espadas, las hachas, los cuchillos cayeron sobre los caballeros. Una orgía de sangre y desmembramientos confirió una escena macabra y dantesca al vigoroso banquete. Las coperas salieron corriendo, huyendo, pensando que ellas también podrían caer bajo las espadas y aterradas. Los caballeros seguían riéndose incluso cuando tenían una hoja alojada en el estómago o habían perdido un miembro.
El único que no se estaba riendo era el líder, que lo observó todo con los ojos desencajados de espanto, incapaz de comprender lo que estaba pasando. Incluso tuvo que defenderse de sus compañeros de mesa, obligado a acabar con sus vidas para salvar la suya.

El líder ahogó un grito de dolor cuando se le clavó un puñal en la espalda. Quien sujetaba dicho puñal era la mujer de rasgos exóticos. El hombre intentó zafarse de ella, lanzando sus brazos hacia atrás pero la mujer no se dejaba coger. Giró el mango provocando un dolor abismal al líder quien gritó sin poder contener la saliva. La mujer le susurró algo al oído, cargado de veneno tras lo cual, partió la hoja, quedándose ella con el mango y la hoja dentro del cuerpo del hombre.
Se desplomó sobre la mesa, desangrándose, ya sin fuerzas. La mujer lo miró, satisfecha, y luego observó la matanza que se estaba produciendo sin el menor atisbo de humanidad en sus ojos. Exhaló, como si se acabara de quitar un peso de encima y luego se dispuso a cruzar la sala, pisando cadáveres, sangre y vino por igual, hasta los portones dobles, abriéndolos.

La ilusión desapareció, pero no del todo: en el suelo todavía quedaba un rastro de pisadas de sangre, que cruzaban las puertas y se dirigían hacia la colina.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   18th Enero 2016, 21:24

Asentí a Brooks cuando dijo que me mantuviese cerca suya que ella podría ponernos a salvo si la cosa se ponía fea ahí dentro y, lo cierto es que me alegré de no tener que decírselo yo: bastante me estaba esforzando ya en no ser muy borde y darle el beneficio de la duda a la chica confiando en ella gracias a John y a que creía en él. Más le valía que esto mereciese la pena.

Entonces en una de las mesas centrales se formó un gran revuelo, un anciano con pinta de líder se levantó y se hizo notar hablando en voz alta a los demás, a lo que sus chicos respondieron con mucha alegría y escuchándole, las mujeres se pusieron detrás suya y yo cogí a Brooks un segundo para que me siguiera hacia donde estaban las demás mujeres: detrás del líder.

Palabrerío, un grito, silencio, gritos, sangre por todas partes y risas. Esa gente estaba loca. Me quedé mirando al líder, cómo se quedaba paralizando sin creerse lo que había pasado, era el único que no reía..., para llevarme una sorpresa mayor por parte de la copera que nos recibió al principio: le clavó un puñal en la espalda al viejo, acabando con él y partiendo la daga.

Me llevé una mano a la boca y miré a la pelirroja, percatándome de que nos habíamos quedado solas entre tanta espada. Ahora sólo nos quedaba el carnero y lo sabíamos las dos. Cogí su mano por si quería huir, yo desde luego sí, si no hubiera sido por las pisadas que quedaron marcadas en el suelo tras el desvanecimiento de la ilusión.

-No me gusta...- le confesé a mi compañera. No me gustaba nada. Se dirigía a la colina.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   20th Enero 2016, 13:18

Seguímos intentando pasar desapercibidas entre la multitud, hasta que el lider se alzó para pronunciar su discurso, momento en el que me perdí en el sonido de sus palabras. La reacción de sus soldados fue enmudecer en un profundo silencio de respeto mientras todos escuchaban un discurso que no podíamos comprender. Anya tiró de mi brazo y entonces me percaté de que todas las coperas se habían colocado a las espaldas de aquél hombre, y dejé que Anastasia me guiara entre las mesas mientras yo no perdía detalle, intentando comprender aquellas palabras.

Escuché un grito e instintivamente me incliné hacia adelante, adoptando una posición defensiva mientras tendía mi brazo ante el cuerpo de Anya, dispuesta a darme con el primero que intentara herirnos... Pero no fue el caso. Contemplamos la matanza alertas, y con temor en el instante en que la mujer que nos había recibido partía la daga dejando el filo incrustado en el interior del cuerpo del jefe. Sentí un escalofrío. Y me di cuenta de que el resto de coperas habían desaparecido de escena.

Y tal como había llegado, la ilusión se desvaneció.

A mi tampoco me gusta... Y me da la sensación de que nos han guardado lo peor para el final — sonreí a Anya. — Sólo nos queda el carnero y todo habrá terminado. La verdad es que empiezo a impacientarme por ver qué lección podemos sacar de todo esto. De momento casi parece que esto fuera la venganza de la niña del cementerio, aunque tal vez todavía es pronto para sacar conclusiones...

Dicho esto, le ofrecí una mano a Anastasia, para caminar juntas en dirección a la colina.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   20th Enero 2016, 22:50

Las pisadas de sangre les conducían, como pudieron ver, hasta la colina donde estaba el árbol de los relicarios, donde se habían encontrado con el viejo del ajedrez y donde, según les dijo, les esperaría John al completar todas las partes de la historia del cementerio. Allí, subiendo por su cuesta, pudieron ver la figura difusa y translúcida de aquel fantasma de mujer que se cruzaron en las catacumbas bajo el mausoleo. Seguía llevando aquella vela de llama verde en su mano derecha, creando una aureola a su alrededor.
Esa vez, incluso Garnet pudo verla: su piel blanca y cadavérica; su cabello largo y negro; el vestido fantasmal que se agitaba a su paso, mostrando unas piernas largas y firmes, terminando en unos pies pintados de rojo los cuales dejaban tras su paso esas miguitas sangrientas de pan.

Cuando la mujer llegó hasta el límite entre las sombras y la luz que rodeaba la colina, desapareció haciéndose una nube de humo y dispersándose.

La luz. La luz también desapareció, inundándose la colina de sombras y tonos azules. Bajo el árbol, del cual ya no se mostraban los relicarios, apareció una mujer, de rodillas, frente al árbol. Era esa mujer, la que vieron en la matanza, en la fiesta y en los pasillos de las catacumbas. Era esa mujer, siempre. Su historia.
Los susurros rompieron el silencio, y era lo único que se escuchaba en todo el cementerio. Eran susurros llenos de dolor, de lágrimas y de rabia. De aceptación y de, a su vez, negativas. Susurros que se tornaron entendibles a pesar que aquella mujer hablara en un idioma que las pelirrojas no dominaban.

- La venganza ha concluido. Al fin están todos muertos. Al fin... y... sin embargo... eme aquí que sigo, buscando tu consejo. - La mujer se sujetó las muñecas, sangrantes, como si le dolieran más por la sangre sacrificada que por los mismos cortes. Levantó la cabeza, observando el árbol. - ¿Por qué sigo aquí? ¿Por qué siento éste intenso sabor que no me deja descansar? Éste hambre insaciable que duerme mi consciencia y mi libre albedrío. ¿Cuál? ¿Cuál es la respuesta? ¡¿Cuál?! - La morena agitó su cabeza, como si acabara de escuchar algo a su alrededor. Las miró a ellas, pero no las vio. Miró hacia el otro lado y no pareció ver nada más allá de las sombras. Luego bajó la cabeza y asintió. - Si... si..... el hambre.... el... gozo.... Si.... Sus vidas fueron el gozo que colmó mi copa. Mi sangre.... mi sangre cerrará éste círculo y me dejará vivir, sin hambre pero a la vez...

Levantó las manos, y las chicas pudieron ver como emanaban de sus muñecas sendas fuentes de sangre roja, salpicando su rostro, sus ropas y dibujando en el suelo una charca negra y pringosa.

- Yo te acepto, o hambre. ¡Yo te imploro, o sed! ¡Gozad de mis defectos y pulid mis virtudes! ¡Sed parte de mí para así ser uno!.... Para siempre....


Una sombra fantasmal surgió del árbol. Cuatro ojos refulgentes de odio y satisfacción miraron con desprecio y con hambre a la mujer, y acto seguido aquella sombra se extendió en un fuerte vendaval y rodeó a la fémina. Su sangre se tornó negra cuando las sombras hicieron contacto con ella. La mujer gritaba de dolor. Sentía cómo se estaba desgarrando por dentro a medida que la sombra penetraba en su interior. Un círculo de viento oscuro rodeaba a la mujer, alzando su pelo, su vestido, la hierba del suelo y las hojas del árbol.
La mujer no dejaba de gritar, y su brazo izquierdo de repente convulsionó, se tornó más grande. Sangraba por sus venas y sus dedos se hicieron largos y huesudos. Su otro brazo sufrió la misma mutación y, llevada por el dolor la mujer profirió un último grito devastador antes de caer al suelo.
Su figura creció, creció y creció, y su respiración se tornó áspera, seca. Bufidos. Bufidos y temblores. Unos cuernos asomaron por delante de su espalda, procedentes de su cabeza la cual ya no era una cabeza: era la cabeza del carnero.

Las dos pelirrojas volvían a tener aquella criatura delante, llena de ira, odio y hambre. Giró la cabeza cuando escuchó el latido de sus corazones, y se giró como pudo, bajo su rasgado y hediendo manto, agitando sus músculos y abriendo su huesuda boca para chillar como jamás habían escuchado a ninguna criatura chillar.

Las tenía en el punto de mira aquella noche, y no se lo plantearía dos veces en saltar sobre ellas para destrozarlas y devorarlas.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   21st Enero 2016, 14:06

Seguimos los pasos hasta la colina, donde no estaba ya el viejo, ni John, ni los relicarios..., nada. Sólo la mujer a la que seguíamos, a la que nos encontramos en el mausoleo, con su vela de llama verde, y sus pies ensangrentados. ¿Era ella? ¿Siempre fue ella? Su recuerdo desapareció envuelto en sombras, ocultando toda la luz. Todo se volvió oscuro y apreté con más fuerza la mano de Brooks, que se presentaba convenientemente reconfortante.

La mujer apareció de nuevo, arrodillada frente al árbol, susurrando palabras de satisfacción y venganza. No sé cómo pero podía entenderla, y algo me dijo que la pelirroja también podía. Su tono de voz empezó a subir, sin entender... Hasta que se giró y miró en nuestra dirección, sin vernos, murmurando algo sobre su sangre y cerrar el círculo. Tragué saliva. Sólo faltaba el carnero y estábamos en la colina que era segura. ¿No? Traté de respirar hondo y tranquilizarme, sin embargo, las plegarias de la mujer fueron escuchadas y una sombra surgió del árbol, engulléndola, cambiándola, rompiéndola... La mujer creció igual que lo hizo la niña. No... Negué un par de veces con la cabeza en silencio, sin poder respirar. De su rostro no se supo más, apareció en su lugar la calavera de carnero, con cuernos, y nos miraba fijamente, chilló como nunca había escuchado chillar a ninguna criatura, decidida a devorarnos, lo que provocó que mi adrenalina se disparase y empezara a pensar con rapidez.

Di un paso hacia atrás sin soltar a Brooks, sopesando nuestras posibilidades. Lo primero que pensé fue que si no nos movíamos no podría vernos, pero eso evidentemente no iba a funcionar. Lo segundo fue que... Quizás... Solté la mano de Brooks y salí corriendo en una dirección, empujando a Brooks hacia la otra.

-¡Brooks, corre! ¡Y ayúdame a pensar en algo!- le insté. Seguro que esos movimientos tan bruscos hacían que la criatura comenzara el embiste. Mientras corría recogí una piedra del suelo y se la lancé a la criatura para llamar su atención y que viniera a por mí, creando soldados a mi paso que le dispararan y golpearan. No sabía si eso funcionaría, o si sólo estaba sellando mi propia muerte aún más prematura, pero fue lo único que se me ocurrió en ese momento: combatir un fantasma con más fantasmas.

-¡JOHN! ¡Esta colina era segura! ¡Maldito seas!

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   21st Enero 2016, 15:59

La mujer de la vela.

Esta vez podía verla y contemplé su huesuda silueta en silencio, en respeto, intentando imaginar la vida que la había llevado a seguir sus actos. Recordé las palabras de Johnny, una de las veces que nos vimos, cuando intentó excusar mi comportamiento y las cosas que hacía diciendo que no había tenido otra opción. ¿La había tenido ella? Algo me decía que sí, aunque en mi fuero interno sentía que quería excusarla. Inconscientemente, buscaba comprender qué estaba pasando ahí, qué había llevado sus pasos, las repercusiones de sus actos, los implicados, el desenlace. ¿Qué quería mostrarnos Constantine con todo aquello? Dudaba que ni Anya ni yo fueramos a vernos en una situación en la que aceptaramos ser poseídas por otro ser que pudiera corrompernos, en vistas de que las dos teníamos un cierto conocimiento de este mundo e íbamos a implicarnos más en él, intentando aprender... O al menos yo.

...Al menos nosotras.

Oh...

Murmuré al darme cuenta de mis propias implicaciones para con la historia. ¿No era algo que ya había sucedido? Yo no dejaba de tener un alma ajena a mi cuerpo, compartiendo un mismo espacio, viviendo de un mismo ser... Pero no podía ser eso. Ruby era distinta. No estaba conmigo por venganza ni me corrompía, nuestra situación era distinta, era una armonía entre ambas... O eso quise creer. Y me lo repetía. Aunque una vez pronunciada en voz alta la duda se había alojado en mi pecho como una pequeña espina supurando veneno. No quería creerlo. Eso no podía ser lo que John quería mostrarnos, tenía que ser otra cosa, algo que también involucrara a Anastasia.

El ser cambió, creció, mutó y de nuevo teniamos ante nosotras una monstruosa sombra negra que una vez más quería devorarnos. Anya me empujó a un lado y salió corriendo en la otra dirección.
Intenté correr, pero una de las manazas de ese monstruo me golpeó en un costado, lanzándome al suelo y haciéndome rodar un par de metros hasta quedar tendida boca abajo, algo mareada del golpe, pero aparentemente sin heridas que lamentar.
Todavía algo aturdida alcé la mirada para ver cómo el ser miraba en mi dirección... Y acto seguido volvió la enorme cabeza huesuda hacia Anya, distraido por algo que yo no había alcanzado a ver y vi como altas siluetas armadas aparecían junto a Anya. Parecían sacados de un libro de historia antiguo, con largas chaquetas militares y gorros peludos, portando armas más dignas de un museo que de ser llevadas al cinto. Primero sentí terror por mi compañera e intente gritar, aunque todavía me faltaba aire debido a la caída. Y luego me cercioné que aquellos seres... No atacaban a Anya. Más bien parecían defenderla.

Aproveché que el monstruo centraba su atención en Anastasia para ponerme en pie e intentar huir, pero, ¿a donde? la colina había sido hasta entonces el único punto de referéncia seguro que habíamos tenido, y vernos privadas de ello me hacía sentir vulnerable. Pero no podía perder la calma, no ahora.

Me lancé hacia el árbol, intentando colgarme de las ramas más bajas y trepar en él, con la mera intención de buscar entre las ramas algún rastro de la daga partida, cualquier cosa que pudiera utilizar contra la bestia, puesto que aunque en cierto modo hubiera logrado permanecer en calma, no quería lanzarme con las manos desnudas a por esa bestia. Pero ahí no había nada. Ni relicarios, ni la paz que habíamos encontrado anteriormente, ni una voz amiga que me ayudara a mantener la calma. Y de mientras la puta bestia seguía arremetiendo contra Anya. De algún modo sentí que no podía quedarme de brazos cruzados... Y contra todo sentido común, bajé del árbol, corriendo de nuevo hacia la béstia y Anastasia, en un intento desesperado de ayudarla.

E hice la única cosa que sabía hacer. Trepé por la espalda de la criatura de un salto y me aferré con fuerza a los cuernos de su cabeza, aunque pronto quedó claro que eso era su cabeza y no una máscara, y que por más que tirara de ella no iba a sacarla de su lugar y algo me decía que iba a cabrear más al bicho. Intenté tirar de su cornamenta hacia los lados, pensando que tal vez actuaría como los caballos y otros animales de las películas, viendose forzado a girar la cabeza, se giraría él también... Pero no tenía suficiente fuerza. Así tiré de mi útlimo recurso, abrazándome a la calavera y cerrando los ojos con fuerza, intenté envolver a la criatura en mi poder, pensando que tal vez lograba mantenerla incapaz de atacarnos mientras nosotras pensábamos en alguna alternativa.

Pero no sabía si podría lograrlo. Para empezar, nunca había intentado convertir algo tan grande, ni en poder, ni en tamaño, y tampoco sabía si el ser sería inmune. En segundo lugar, estaba segura que el mero hecho de intentarlo podía dejarme agotada... Pero no quería dejar de intentarlo. Ni por mi misma, ni por Ruby, ni por John, ni por Anya.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   22nd Enero 2016, 00:50


La bestia, el Carnero, miró primero a Garnet, acercándose a ésta con sed de sangre en su desgarbada figura. Luego, una piedra hizo que perdiera el interés por ésta, y se giró para contemplar a una huidiza Anastasia, quien llamaba su atención como podía para darle tiempo a Garnet.
Y lo consiguió.
Dos grandes cuencas vacías miraron a la rusa mientras su mandíbula se agitaba y rechinaban sus dientes, moviendo sus enormes manos como si ya pudiera saborear el jugoso tacto de su carne entre sus fauces y empaparse con su sangre. Se apoyó en sus dos grandes brazos y se dispuso a perseguirla y atraparla cuando los soldados de la Guardia Blanca aparecieron frente a la bestia.

No le gustó la intromisión, y no le gustó que le disparasen.

Con un grito se abalanzó hacia su presa. Los fantasmas intentaron cubrir a su dueña pero la bestia era demasiado fuerte y demasiado resistente: su propia embestida hizo que los fantasmas se apartaran, salieran volando y se esfumaran. Por suerte para Anastasia ninguno de ellos era un bocado suculento para la criatura, porque si hubiera querido habría aniquilado a sus fantasmas... para siempre.
Otra intromisión, por parte de Garnet cuando la bestia tenía a la pelirroja rusa frente a su hueso hocico. Gritó y se sacudió, pero no consiguió sacarse de encima a la ladrona. Intentó agarrarla con los brazos mientras ésta sujetaba sus cuernos, y el balanceo hizo que le fuera imposible atraparla.
Fue entonces que la pelirroja hizo uso de sus poderes, intentando que la bestia se hiciera intangible para salvar a Anastasia. La bestia por su parte, no iba a dejar que alguien "viva" hiciera lo que quisiera con ella, y de repente su carne se hizo intangible, como Garnet quería, pero no el poder de ésta: la ladrona se vio sin un cuerpo donde agarrarse, cayendo contra el suelo y antes de poder tocarlo, a su lado apareció la bestia, golpeándola con su enorme mano, haciendo que volara tres, cuatro, cinco metros hasta que impactó contra el suelo, desplazándose un par de metros más hasta que se vio sobre las raíces del árbol.
La bestia saltó hacia ella, queriendo aplastarla.

Tres grandes cadenas azules y brillantes, casi etéreas rodearon el cuello de la bestia y la obligaron a caer al suelo, justo frente Garnet. Justo en medio de la colina, con el árbol como juez. El Carnero intentó deshacerse del lazo de las cadenas, pero éstas se sujetaron con fuerza en el suelo. Se agitó, gritó, intentó levantarse, pero no hubo suerte: la bestia había sido apresada.

- ¿Es que nunca te vas a callar?

La ilusión del viejo cementerio desapareció poco a poco, y junto al árbol, al viejo y actual árbol en el actual cementerio de Nueva York, vieron a John Constantine, con una mano alzada que brillaba con una luz azul y apagada, y en la otra llevaba dos botas que le sonarían mucho a la ladrona. John reparó en Garnet y luego en Anastasia, terminando por bajar la mirada al tablero de ajedrez que estaba tirado en el suelo con las fichas desparramadas.

- Hostia puta, mierda, si iba ganando.

El Carnero fue perdiendo su forma, hasta relegar a la figura de la morena, con su vestido y llevando encima de la cabeza una calavera de carnero. Estaba agitada y uno pensaría que estaba respirando con dificultad... pero en verdad no podía respirar. El mago se le acercó, y la miró con los mismos ojos muertos que le dedicaría a una pared.

- Chicas, venid aquí: aun queda algo por terminar. Contadme la historia que habéis visto.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anastasia Románova
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Localización : Vnov' so mnoj, dorogaja.

Ficha de Personaje
Alias: Anya
Nombre real: Anastasia
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   22nd Enero 2016, 16:50

Mi compañera pelirroja estaba loca, pero tenía que reconocer que se me había adelantado: si los fantasmas no funcionaban, tal y como no funcionaron, mi plan B era subirme al lomo de la bestia e intentar cogerla por los cuernos. Aunque quizás la intención de Brooks tenía más sentido que la mía. Sin embargo, no salió bien y el carnero envió a Brooks de un manotazo hacia el árbol, haciendo que la pelirroja se llevase unos buenos golpes. Apreté los dientes al verlo y quise abalanzarme contra él de nuevo, cuando vi unas cadenas azules aparecer alrededor del cuello de la criatura.

-¡John!- grité, medio agradecida por que haya aparecido y medio cabreada porque tenía la ligera sensación de que había estado ahí todo el tiempo. La ilusión desapareció y volvíamos a estar en la actualidad, así que me di el permiso para ir a ver cómo estaba Brooks, no quería implicarme mucho, pero tampoco es que me diera exactamente igual esa chica. Casi morimos juntas, algo tenía que preocuparme por ella.

-¡Que le den al ajedrez! ¡Este sitio se suponía que era seguro!- le ataqué al rubio, molesta por su pasividad. La mujer perdió su forma monstruosa y quedó reducida bajo las cadenas, conservando la calavera del carnero sobre su cabeza.

Miré a Brooks cuando John nos pidió que le contásemos la historia, pero no parecía estar en muy buen estado para eso, así que la conté yo.

-Pues... Entramos a un mausoleo antiguo y que parecía abandonado, pero la luz de una vela con la llama verde bajo el suelo de madera nos llamó la atención y bajamos usando las... habilidades de Brooks. Allí había una mujer... Esta mujer... cubierta, lloraba; hubo una ilusión de una matanza, había mucha sangre, muchos murieron. Después la mujer de la llama nos llevó fuera del cementerio, y tuvimos que escoger: izquierda o derecha. Fuimos a la derecha y nos encontramos a una niña llorando en una lápida con un ramo de flores. Esa niña se transformó en el carnero y tuvimos que huir para que no nos comiera, así fue como ella creímos que perdió sus botas, lanzándolas contra el bicho. Así que ya le estás dando esas botas. Huimos hasta aquí, y nos encontramos con un amigo tuyo, ese con el que jugabas al ajedrez. Luego fuimos a la izquierda, a una taberna. También estaba ella allí. Los de la taberna eran los mismos de la matanza, los del principio. Ella mató al líder, todos se volvieron locos, y hubo otra matanza y nosotras nos fuimos de allí, siguiendo sus pasos hasta aquí, donde ella sucumbió de nuevo a la criatura, se dejó poseer e intentó matarnos mientras, parece, tú estabas ocupado jugando esa partida, corazón- terminé la historia con un poco de veneno en mis palabras.

Me gustaba John. Parecía un buen tipo. Pero, desde luego, sus métodos no eran los mejores. Comprobado. Suspiré, sentándome al lado de Brooks apoyada en el árbol, sin soltarle la mano.

-¿Ahora qué, John?- soné cansada. Más cansada de lo que esperaba estar, pero teniendo en cuenta que el monstruo hizo desaparecer a mis soldados, era normal que me sintiera así. Necesitaba descansar.

_________________
#5D859B


Vnov' so mnoj, dorogaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]   

Volver arriba Ir abajo
 
Cemetery drive (Garnet Brooks, John Constantine) [25/02/2019]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Sed bienvenidos [Evento] (Spiderman, Ente y John Constantine)
» El que convierte el agua en vino (John Constantine) [22/02/2019]
» Ficha de John Constantine
» Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.
» Cronología de John Constantine

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: