Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
AutorMensaje
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   16th Abril 2017, 01:19

Arriba se estaba desarrollando un drama digno de figurar en la mejor serie televisiva de Netflix, mas por desgracia Elektra no pudo apreciarlo porque estaba demasiado ocupada tratando de evitar las balas que, desafiando las más elementales leyes de la física, surgían del cañón del subfusil que le había entregado a Sloan yendo a impactar a lugares inverosímilmente opuestos al objetivo al que apuntaba el moreno.

Elektra no podía dar crédito a lo que veía; el maldito monstruo era lo suficientemente gigantesco como para que hasta un ciego con parkinson pudiera acertarle, y sin embargo, de alguna manera surrealista y absurda que contradecía toda lógica, las balas parecían rodear el objetivo para ir a buscar el cuerpo de Deadpool.

Al menos tenía que estar agradecida al hecho de que el mercenario estuviese con ellos allí abajo, ya que, por algún misterioso capricho de las parcas, su compañero solía atraer sobre su persona los destinos más horribles, librando de tal suerte a los demás, y aquella vez no fue una excepción.

- Pero... ¿qué cojones...? -exclamó, en medio del subidón de adrenalina por la batalla y el hecho de haber esquivado por los pelos la muerte.


Se tomó un instante para comprobar que no tenía ningún agujero de bala en el cuerpo y recogió el arma de donde la había dejado Sloan. Fabuloso, ahora tendrían un aliado menos en el tiempo que le llevara a Wade regenerarse de sus heridas.

Fastidiada, irritada y molesta a partes iguales, fue alternando las dos armas de fuego, utilizando la que tenía balas de punta hueca contra la criatura gigante y la de las balas perforantes contra los seres de la piel dura cuando veía que se acercaban demasiado, al tiempo que retrocedía para conseguir la cobertura de la pared contra su espalda.

Siguiendo con la metáfora del principio, todo sucedió tan rápido como si hubieran pasado la típica escena a cámara lenta. Se escuchó un terrible estruendo y el techo comenzó a caer sobre sus cabezas.

Un destello, y Sloan ya no estaba a su lado. Otro destello y las dos castañas y la pelirrosa se habían desvanecido en mitad de su caída. Un segundo más y la brea cubría por igual a criaturas y mercenarios en el pozo.

Elektra, que en el fragor de la batalla apenas había tenido tiempo de pensar en nada que no fuera vender cara su vida, dejó de disparar en cuanto se vio chapoteando en la brea y echó a correr hacia Deadpool, que ya empezaba a recuperarse, sabiendo que, con Sloan ausente, tenían más posibilidades de salir de aquello juntos que por separado. Justo acababa de arrodillarse a su lado para ayudarle a incorporarse y a sacar la cabeza de la brea cuando el moreno volvió a aparecer repentinamente a su lado.

A pesar del recelo que Elektra sentía hacia la magia, no lo pensó dos veces a la hora de aceptar el brazo que les ofrecía, un brazo que ya la había salvado con anterioridad unos minutos antes. Wade hizo lo mismo, y en cuanto los tres se tocaron, se produjo un nuevo destello y la luz del sol les cegó en el exterior. ¿Por qué siempre tenía que llegar la ayuda en el último momento? No tuvo tiempo de plantearse la respuesta a la pregunta porque un nuevo cliché vino a llamar a su puerta: el del monstruo que aparece de repente cuando en el grupo todos piensan que por fin están a salvo, con el típico sonido estridente interrumpiendo la tranquila música del final. ¡Cuánto daño había hecho Hollywood!

- ¿Una cerilla? ¿Quién quiere cerillas teniendo armas de fuego? -exclamó, y comenzó a disparar en ráfaga hacia la criatura buscando crear un chispazo que la hiciera arder al más puro estilo "héroe de acción" de los 80.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Wade Wilson
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 674
Fecha de inscripción : 18/06/2015
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Deadpool
Nombre real: Wade Winston Wilson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   19th Abril 2017, 07:57

¿Sabes que es más molesto que enfrentarte, cuerpo a cuerpo, a un monstruo que bien parece surgido de una novela de H.P. Lovecraft? Hacerlo al mismo tiempo que uno de tus aliados te dispara en todo el culo

- ¡Será hijo de...! - grito, notablemente molesto; girando el rostro en dirección al moreno y la griega, y siendo interrumpido por el agarre de mi gigantesco enemigo

Así, convertido en prácticamente un colador humano, soy agitado violentamente por la enorme bestia tentacular que hay frente a mi; maldiciendo cada uno de los antepasados de nuestro contratante.

- Lo siento, Cindy; pero creo que deberíamos darnos un poco de espacio. Siento que eres muy posesiva conmigo

Tras estas palabras, clavo mis filosas armas sobre el apéndice que me mantiene sometido; haciendo chillar nuevamente al engendro, y provocando que este me arroje a cierta distancia de él. Aunque para mi desgracia, eso provoca que acabe mayormente cubierto de brea.

- Espero que esto se vaya lavándolo - me quejo, en voz alta, notablemente asqueado - ¡Oh, cariño!¿Tú también por aquí? - pregunto, de forma burlona, al ver acercarse a mi compañera y tenderme su mano

Súbitamente, e interrumpiendo la ayuda de Elektra, Sloan hace una mágica aparición y nos tiende su mano a ambos; la cual aceptamos, con gusto. Así, en un abrir y cerrar de ojos, reaparecemos los tres en la entrada del lugar; donde ya se encuentra el resto del equipo.

Desde nuestra posición podemos oír a la bestia intentando escapar de su confinamiento; incluso lograr observar los primeros tentáculos bañados en ese oscuro e inflamable liquido. En respuesta a este peligro inminente, nuestro "líder" sugiere usar una cerilla; ante lo cual, la ninja responde haciendo uso de sus armas de fuego.

Un solo chispazo, y todo arderá.

- No podemos esperar tanto - comento, alzando mis filosas armas en alto

En un intento por buscar tan deseadas "centellas", golpeo mis katanas a gran velocidad; sin darme cuenta que, de conseguirlo, podría acabar en llamas yo también. Al fin y al cabo, mi traje esta prácticamente empapado

OFF: Siento la tardanza chicos

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Delaney
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 17/10/2015
Edad : 17
Localización : 1407 Graymalkin Lane en Salem Center

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   28th Abril 2017, 13:32

El corazón de Alice parecía haber migrado a su garganta, donde actuaba como tapón de palabras y sentimientos. Todo se sucedió demasiado deprisa. Elissa trató de sostenerla, el suelo cedió a sus pies y suspendida en el aire se aferró a la griega. Tal vez para salvarla a ella, o para salvarse ambas, o por el instinto de tener algo firme y cercano cuando todo a su alrededor parecía haber perdido sus cimientos. Cerró los ojos con fuerza, sintiendo la vorágine a su alrededor amenazando con hacerle perder el sentido. El nudo de su cuello bajó hasta la boca del estómago, ofreciendo una punzada de dolor que desapareció al volver a subir por el esófago, llevando consigo algo más que nervios.

Un flash, y de repente la luz la cegaba a través de los párpados cerrados, sus pies encontraron de repente el suelo, le fallaron las rodillas y para cuando quiso darse cuenta sus dedos se hundían entre la ardiente arena del desierto, con el sol calentándole la espalda. El mundo no había dejado de girar, y sin pensar, Alice apartó los brazos a ambos lados con violencia, dejando un pequeño surco en la tierra, en el que se abocó para permitir a su estómago expulsar toda la bilis. Intentó como buenamente pudo que las arcadas que le forzaban a curvar la espalda fueran lo más silenciosas posible, y dedicó unos largos segundos en intentar que la sensación de vértigo abandonara su cuerpo. Al terminar, cubrió el pequeño hoyo de nuevo con arena y buscó en sus bolsillos algo con lo que limpiarse un poco el rostro.

Empezaba a sentirse débil, incluso febril, así que utilizó el agua que le quedaba en la cantimplora para asearse un mínimo y se quedó ahí, arrodillada en la arena, sin terminar de decidirse en si el calor del sol en su piel la ayudaba a sentirse más o menos mareada. La calma duró bien poco, y Sloan apareció una vez más en un fogonazo de luz esmeralda, personando también a Elektra y Wade. El pequeño atisbo de alivio fue inmediatamente sacudido por el rugir de aquella criatura que parecía luchar por emerger a la luz del día. Alice sintió un escalofrío y se alzó, aunque las rodillas amenazaban con dejarla caer una vez más, buscando a su alrededor algún modo de escapar de ahí. Fueron las palabras del resto que la devolvieron a la realidad. No podían simplemente irse y dejar aquello que habían despertado caminando por los desiertos con dios sabe qué fin.

- Bueno.... ¿alguien tiene una cerilla? ¿Una que sobreviva toda la caída?

- ¿Una cerilla? ¿Quién quiere cerillas teniendo armas de fuego?

- No podemos esperar tanto

Necesitaban algo que pudiera crear una chispa. De entre todas las cosas que quedaban en la mochila de la británica, lo que más probablemente pudiera crear chispa, eran la lintera o el gps, teniendo en cuenta que las películas americanas fueran ciertas y un aparato al ser disparado pudiera soltar chispas. Pero tampoco parecía sensato hacer la prueba de campo. Así que hizo lo que le pareció más lógico en ese momento. Dejó caer la mochila al suelo y desenfundó las dos Desert Eagle de sus muslos. Intentó relajarse, cerrando los ojos, intentando recobrar el uso de su poder, reactivarlo... Y al ver que no lo lograba, intentó al menos que transmitiera lo mínimo posible. Y que si aun así portaba algun poder en su voz, fuera la determinación de acabar con esa cosa.

- Deadpool... - llamó la atención del mercenario, colocó una de las pistolas en modo seguro y se la lanzó. Se mordió el labio inferior. Había asumido que Wade había perdido sus armas, a juzgar por cómo había recurrido a sus katanas en un instante en que la situación llamaba a las "cosas que hacían boom". Y tras darle su otra arma a Wilson, se unió a Elektra, vaciando cargador tras cargador en la dirección del monstruo.

_________________


Última edición por Alice Delaney el 23rd Agosto 2017, 11:39, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   28th Abril 2017, 16:28

OOC:
 

El suelo se abrió y se sintió caer, precipitarse al vacío, como si el Hades hubiera abierto sus fauces para recibirla. Sintió que su cuerpo y su corazón caían a velocidades distintas, como si el segundo, al pesar menos, se hubiera quedado atrás. Ni siquiera atinó a gritar.

Una mano se cerró sobre la suya. Alice, le dijo su intuición, sin que su cerebro consciente registrara la respuesta. Y entonces, un brazo la rodeó. Sloan. Tropezó en la imposibilidad del suelo firme y cayó de rodillas, tragando involuntariamente el polvo levantado por su propio aterrizaje. Tosió y se cubrió el rostro. ¿Qué había ocurrido? ¿Dónde estaban? ¿Y la brea, el monstruo, el agujero?

Un nuevo contacto la sobresaltó. Alguien la abrazaba. Al abrir los ojos vio su cabello rosa y se sintió repentinamente aliviada. Lilith estaba bien.

Le devolvió el gesto, y oyó el débil jadeo procedente de Alice, quien acababa de vaciar su estómago sobre la arena del desierto. Cómo la comprendía. Ella misma sentía la náusea revoloteando en su interior, fruto del vértigo y de lo que no podía ser otra cosa que un viaje mágico. De algún modo, estaban fuera de las ruinas y de regreso en el desierto, y todo era gracias a...

... Sloan, comprendió, al verlo aparecer acompañado de su compatriota y de Deadpool. Se alegró de verlos a salvo. Seis, seguían siendo seis, y veía las cosas distintas ahora que se encontraban de nuevo bajo el sol... por asfixiante que fuera.

Pero distaban mucho de estar a salvo. Aquel ser se removía bajo la arena, como un Titán que despierta de su letargo. Hacía temblar el suelo y buscaba la superficie con sus horribles tentáculos. Por más que hubiera querido hacerlo, Elissa no pudo reírse con la broma de la cerilla.

Al instante siguiente, todos habían sacado las armas. Todos, salvo Lilith, Sloan y ella. Le sorprendió ver a Alice echar mano de las pistolas, y se quedó perpleja con la estrategia de Deadpool. Veía complicado que lograran algo de aquel modo, y no tenía la opción de ayudarlos. Elissa no estaba hecha para las armas en general, y para las de fuego en particular. No sabía manipularlas, ni cargarlas, ni apuntar. Apretar el gatillo parecía relativamente sencillo, pero no creía ser capaz de llegar a aquel punto del proceso.

Sólo había una cosa que podía hacer, la que le había propuesto a Alice segundos antes de que el suelo se desmoronara bajo ellas. Aunque no consiguiera que el monstruo durmiera, tal vez lo ralentizara.

Había visto la reacción del Sloan de los tentáculos ante el fuego. Era un miedo primitivo, agresivo y furioso. Corrían el riesgo de que, cegada por el miedo, la criatura resultara aún más peligrosa. Si se prendía, tenía que ser de verdad. Pensó que su estrategia serviría, al menos, para ganar tiempo. El ser tendría que dividir su atención entre lo que sucedía fuera... y dentro.

- Alice - la llamó, entre disparo y disparo, para atraer su atención. Le indicó que detuviera el fuego por un instante y, entonces, tendió la mano para tocarle la frente. El ancla, para regresar, por si se perdía. Su faro de vuelta al desierto.

- Sloan - le dijo entonces a su guía - Voy a intentar hacer eso... Lo que hice en Navidad. Pero... con él... con eso - rectificó, tensa, siendo perfectamente consciente de que repetía la palabra. La arena ya caía como una cascada al interior del templo hundido, y podía ver el enorme cuerpo del monstruo retorciéndose en su interior. Llena de incerteza, buscó con la mirada sus enormes ojos.

Entonces, se dirigió a Elektra y a Deadpool. Creyó que estaría bien advertirles de lo que pensaba hacer.

- Parecerá que me desmayo - explicó - No me pasará nada, sólo... bueno, mi cuerpo... si pudierais... protegerlo... hasta que regrese... Bueno, sería un detalle. Volveré enseguida. - o eso esperaba - Mi idea es que vuelva a dormir. O al menos distraerlo, ganar algo de tiempo mientras encendemos nuestra pequeña pira - aclaró.  

Entonces se volvió hacia Lilith, con la mano extendida.

- Voy a meterme en el subconsciente de esa cosa... - explicó. No tenía la intención de adentrarse demasiado, o las probabilidades de perderse aumentarían en gran medida - ¿Quieres venir conmigo?

Sólo podía llevar a una persona con ella, y pensó que la psiquiatra sería una estupenda aliada en el lugar al que se dirigían. Como ella, debía de sentirse impotente en aquella lucha física.

Lilith cogió su mano. Los dedos de Elissa la apretaron y después se aflojaron como resultado de la contracción nerviosa de sus músculos.

La psicóloga respiró hondo, elevó una plegaria a los dioses, y se dispuso a sumergirse. Metafóricamente hablando.


Se adentraron en él.

No había otra manera de describirlo.

Se parecía y no se parecía a la caída de hacía unos minutos. Se parecía y no se parecía al momento en que Sloan los había transportado al exterior. Se parecía y no se parecía a saltar desde lo alto de un acantilado para caer en el mar.

Elissa no soltó la mano de Lilith. No podía, ni debía hacerlo, mientras se deslizaban por las capas más superficiales del subconsciente de aquella criatura, anciana como el mundo. Y, mientras caían, la psicóloga adquiría un aspecto distinto. Su habitual trenza castaña se deshacía, sus ropas se mudaban en una túnica azul Egeo, sus ojos adquirían un extraño brillo bajo una recién formada capucha. Una llave plateada, coronada por una psi griega, era el broche de aquellas vestiduras.

Se quedaron suspendidas en el aire, sobre un paisaje desconocido. Cuando Psique habló, el lugar le devolvió el eco de sus palabras.

- Cuando era niña, mi madre me cantaba una nana - musitó, dirigiéndose a su acompañante - Me preguntaba si lo haría dormir...

Tomó la otra mano de Lilith con su izquierda.

- Tus poderes deberían seguir funcionando. Y los vamos a necesitar. No nos dejarán actuar libremente mientras estemos en este lugar - escrutó el rostro de la psiquiatra desde las profundidades de su capucha - Necesito tu ayuda. Piensa en cosas... que harían calmarse a Sloan. Que le confundirían. O que le harían daño. Este ser... se parece a él. Y esas tres cosas serán nuestro escudo, nuestra armadura, y nuestra espada aquí. Si las cosas se ponen feas... saldremos. - le prometió.

Y entonces, Psique recordó la vieja melodía, y dejó que su voz se uniera a la de Chloe Stavridis, que sólo cantaba en los ecos de su memoria.


"Súmete en el sueño mientras te beso dos veces.
El aroma de los jazmines que esparcí para que durmieras.
Y al amanecer me traen una llave de oro, y entonces te despierto.
Durmiendo como un pequeño pájaro,
despertando con el pequeño ruiseñor - ¡oh!

Si duermes, el señor Viento del Norte te regalará un barco
en Sifnos y en Amorgos, para llevarte de aquí allá
te acunará sobre las ondas de la orilla.
Durmiendo, calmado,
despertando, creciendo - ¡oh!..."

_________________


Última edición por Elissa Stavridis el 24th Mayo 2017, 11:19, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 1938
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 19
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   28th Abril 2017, 16:28

El miembro 'Elissa Stavridis' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 10' : 3

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   1st Mayo 2017, 15:47

El uso de las armas contra la criatura no parecían funcionar del todo bien. En las películas una bala es suficiente para encender un charco de gasolina, reventar el motor de un coche americano (que por alguna razón siempre explotan) y como en aquel caso, encender la brea. El problema era que no estaban en una película, y las balas, aunque estuvieran calientes y laceraran el cuerpo de la criatura no contenían la "chispa" que haría arder la brea. Y las chispas de Deadpool con sus katanas se apagaban nada más aparecer tras tres o cinco friegues metálicos a causa de los movimientos tentaculares y furiosos del ser, levantando la arena y apagando las chispas con su fuerza.

Sloan propuso lo de la cerilla pero no iba a ser él quien la encendiera y se la lanzara a la criatura. Si ésta prendía el moreno esperaba estar lo más lejos posibles para no sufrir horribles consecuencias. Por ello se centró en parar los golpes de los tentáculos si éstos se dirigían al grupo, y así lo hizo.

La petición de Lissa, o mejor dicho su anuncio sobre su incursión contra la criatura le sorprendió porque no había pensado en eso desde... bueno, desde Navidad. No pensó que tal vez podría funcionar en una criatura como esa que carecía de ego, de conciencia propia. Sería muy peligroso pero en aquel momento no vio otra forma mejor para que la criatura dejara de acosarlos.

- ¡Eh! Id con cuidado y volved enteras - les dijo tanto a Lissa como a Lilith, la cual accedió a acompañar a la psicóloga. Al moreno no le hizo puñetera gracia que también fuera, pero querer a alguien significa confiar en aquella persona, y confiaba en que Lilith saldría viva de allí... mientras él y el resto pudieran frenar los embistes del ser.

Unos momentos después, Lissa y Lilith se sumergían en un mundo palpable tan sólo por los sueños y la imaginación. Sus cuerpos quedaron en un estado de reposo mientras la bestia seguía tratando de subir. Sloan echó una mirada hacia el resto del grupo.

- ¡Ésto no funciona! ¡Hay que buscar otra cosa! ¡Tal vez en el vehículo haya algo que nos ayude!

La idea era sencilla: los que no fueran hacia el vehículo aparcado a varios metros de allí tendrían que quedarse a defender los cuerpos de las dos mujeres. La cuestión era: ¿quién haría qué?

De mientras...

Aquel lugar ponía los pelos de punta. Distaba mucho a la dimensión Eldritch dentro de Sloan o el interior de su cabeza y sus recuerdos. Era un lugar tan oscuro que oprimía. La entrada no había sido recibida con buenos ojos y todo el silencio que se rompía a su alrededor quería llevarlas hasta el olvido de la nada y el hambre. Su vista parecía querer engañarlas o atormentarlas cuando echaban un ojo a su alrededor, viendo formas imposibles en la oscuridad. Formas que violaban drásticamente cualquier ley de la creación. Y con ellas el silencio transportaba una presencia aplastante que trataba de meterse dentro de sus cabezas. ¿Era acaso conocimiento? ¿Un atisbo de una realidad tan antigua como el mismo Big Bang? Fuera lo que fuera dolía, y si se quedaban allí dentro durante más tiempo sufrirían las consecuencias. Tal vez no regresaran nunca. Tal vez regresaran por partes, cambiadas.

Tal vez ese era su lugar.

Lissa comenzó a cantar...

[FDI: Lilith y Lissa tienen que hacer una tirada. El resultado de ambas tiradas dará como resultado si consiguen calmar y dormitar a la bestia o si no.]

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   15th Mayo 2017, 19:10

Tomé la mano de Lissa con decisión después de soltar el aire que retenía en mis pulmones con lentitud, consciente de que no había mucho tiempo y la criatura no dejaba de intentar alcanzarnos, lanzando sus tentáculos a nuestro alrededor. Asentí en dirección a la que sería mi compañera y le guiñé un ojo a Sloan, respondiendo así a su exigencia.

Cerré los ojos y todo comenzó a dar vueltas.

El aspecto de Lissa cambió, su pelo, su ropa, sus ojos... Fue una visión extraña pero hermosa, conocer el verdadero ser de una persona. No solté su mano en ningún momento, ni planeaba hacerlo. Lo que nos rodeaba me recordó mucho a la vorágine de oscuridad que residía en Sloan, aunque aquí no estaba reprimida ni controlada, sino más bien todo lo contrario.
Oí las palabras de Lissa y le di un apretón a sus manos en señal de haberla escuchado y entendido, poniendo mi mente y mis recuerdos a trabajar sin más demora, dejando que la nana que Lissa cantaba me invadiera y me relajara, ayudándome a pensar con más claridad.

Todo dentro de aquel ser nos invitaba a perder la cordura y nuestra identidad, nos atacaba e intentaba acabar con nosotras, así que mientras esperaba que la nana que cantaba Lissa lo aturdiera yo comencé a pensar en el fuego, en las llamas que consumían todo aquel lugar sin piedad. Las llamas consumían todo el espacio haciendo que los seres deformes chillasen y ahogaran su hambre en su necesidad por sobrevivir, arrastrándose, desapareciendo... Enfureciéndose... Eso no era bueno, si aquí en su mente estaba furioso, fuera, donde estaban los demás...
Sacudí la cabeza, apretando los ojos, pensando. ¿Qué relaja a las bestias? ¿La música? Desde luego a este tipo de bestia no, y si lo hacía, desconocía qué tipo de melodía. ¿Qué más? La saciedad. Sloan podía descontrolarse si tenía mucho hambre, y como un ser primitivo, tenía sentido.

Me centré en la sensación de la saciedad, cuando has comido hasta hartarte, cuando te cuesta hasta respirar de lo lleno que estás, que sólo piensas en dormir, que sólo piensas en no moverte de dónde estás, que incluso te cuesta pensar y que ralentiza todos tus movimientos, y estás tranquilo porque ya no tienes más hambre... Suspiré, esperando la respuesta refleja del ser.

Apreté aún más las manos de Lissa, mirando directamente a sus ojos sin un atisbo de duda.

-Si las cosas se ponen feas... Saldremos- repetí sus palabras con una sonrisa en el rostro y nos cubrí a ambas con mi escudo. Ella tan sólo vería una luz blanquecina a nuestro alrededor, casi como una segunda piel. Aquello no nos aseguraría la vida y no dudaba de las habilidades de mi compañera, pero nos daría un poco de ventaja a la hora de escapar.

...Si es que escapábamos.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5


Última edición por Lilith Belmont el 16th Mayo 2017, 20:15, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Omega

avatar

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   15th Mayo 2017, 19:10

El miembro 'Lilith Belmont' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 10

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   19th Mayo 2017, 17:57

Si el intento de prender fuego aprovechando el calor de la metralla había sido una medida desesperada (y totalmente inefectiva), el de Wade de intentar hacer arder a la inmensa bestia aprovechando la chispa de las espadas parecía casi ridículo.

Entonces, la joven Alice, hizo algo que la sorprendió; desenfundó dos Desert Eagle (nada más y nada menos), le arrojó una al mercenario y comenzó a disparar a su lado sin la menor pizca de duda o vacilación. Tenía que admitir que resultaba chocante en una muchacha de apariencia tan dulce, y por un momento pensó en Nina, en cómo La Mano le había arrebatado la inocencia, o en ella misma, cuando su padre había sido tiroteado ante sus ojos. ¿Qué podía haberle pasado a Alice en su vida para que estuviera ahora mismo allí, a su lado, vaciando cargador tras cargador sobre una criatura que parecía salida de las más inimaginables pesadillas? La única preocupación que deberían tener los jóvenes de su edad era la de si serían capaces de aprobar el siguiente parcial o si conseguirían el número de teléfono del chico o chica que les gustaba. No estaba bien... no debería exponerse así, pero, por otra parte, estaba bien que supiera defenderse. Elektra lo había tenido claro desde muy joven, cuando unos enemigos de su padre la habían raptado a la edad de nueve años. Aquellos canallas habían matado a su perro y la habrían matado también a ella de no haber aparecido su hermano para rescatarla. Les había destrozado con su cimitarra, y había sido en aquél momento cuando había sabido que quería aprender a pelear. Para ser como él. Para no volver a sentirse indefensa nunca más.

Dirigió una mirada de aprobación a Alice y asintió a las palabras de Elissa, poniéndose delante de su cuerpo y del de Lilith.

- ¡Ésto no funciona! ¡Hay que buscar otra cosa! ¡Tal vez en el vehículo haya algo que nos ayude!-gritó Sloan, pero ella ya se estaba arrodillando junto a las mochilas de las dos mujeres inconscientes.

Al fin y al cabo, mientras Wade y ella iban a por armas, habían sido Elissa, Lilith y Alice las que habían ido a comprar el equipamiento básico para la expedición, y en todo equipamiento básico tenía que haber por fuerza, cerillas. Alice no tenía en su mochila, lo cual quería decir que tenían que estar en la de Lilith o en la de Elissa... o eso esperaba.

- Bingo -musitó cuando las encontró junto al paquete de velas, el aceite y el fajo de tela en la mochila de Elissa.

Podría encender las velas y arrojárselas al monstruo, pero la llama de una vela no tiene demasiada fuerza y podrían apagarse ante la resistencia del aire al apagarlas. Si tuvieran madera para hacer unas antorchas, o...

Se quedó mirando el jeep. Sloan lo había robado, y se trataba de la clase de vehículo que uno utiliza cuando quiere realizar grandes distancias. ¿Qué es lo que no suele faltar en el maletero de un coche cuando planeas hacer un viaje largo?

- ¡Alice, Wade, proteged a las chicas! -exclamó antes de echar a correr hacia el vehículo. Miró en la parte trasera y... Bingo otra vez: dos sixpack de cerveza. Las botellas no eran muy grandes pero tendrían que valer.

- Las mujeres no me van, pero, Elissa, recuérdame que te bese cuando todo ésto termine -musitó mientras vaciaba el contenido de las botellas en la arena y las volvía a llenar con una mezcla de gasolina del bidón de repuesto y aceite. Una vez tapadas con los trapos que Elissa había comprado en el mercado, bien empapaditos en gasolina, corrió con las botellas de regreso a donde aguardaban los demás y comenzó a repartirlas junto con las cerillas.

- Prended fuego a los trapos y arrojadle las botellas a ese cabrón -exclamó mientras encendía la primera mecha-. Bira wajida min fad-dlik*... ¡Marchando! -y la arrojó.


*"Una cerveza, por favor", en árabe.

_________________
Mi equipo:
 




Última edición por Elektra Natchios el 19th Mayo 2017, 18:02, editado 6 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   19th Mayo 2017, 17:57

El miembro 'Elektra Natchios' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 6

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Wade Wilson
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 674
Fecha de inscripción : 18/06/2015
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Deadpool
Nombre real: Wade Winston Wilson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   20th Mayo 2017, 19:14

Mientras intento lograr una chispa que logre encender la brea, y calcinar así al monstruo tentacular que se aproxima; la que parece la más joven del grupo me lanza un arma que cazo al vuelo.

- Las niñas de hoy en día sois encantadoras ¿Para que quieres una barby, cuando puedes llevar dos Desert Eagle contigo?

Sin perder tiempo, comienzo a disparar contra la bestia; al mismo tiempo que lo hacen la griega y la morena anteriormente mencionada. Por otro lado el guaperas y su novieta, así como la joven con aires de Lara Croft, comienza a hablar no se qué de mierdas mentales; algún rollo de esos a lo Xavier.

- Si puedes, tráeme un recuerdo - contesto a las palabras de Elissa, con mi habitual alegría - Quizás alguna de esas camisetas que dicen "Mi amigo ha estado en el subconsciente de una aberración milenaria, y solo me ha traído esta jodida camiseta"...O lo que sea...Lo dejo a tu elección

Pronto, esta y la pelirrosa pierden la conciencia; momento en que el lumbreras de nuestro jefe comenta lo que ya todos sabemos. Que no estamos logrando nada con acribillar a la criatura.

Como era de esperar, a la griega parece ocurrirsele una idea; poniéndonos al cuidado del par de "mentalistas", mientras ella se marcha a organizarlo. Por suerte para nosotros, no se demora demasiado; llegando con botellas de cervezas, y trapos en su interior.

- Noooo; esas eran para el viaje de vuelta - me quejo, cual niño pequeño al que arrebatan sus chuches - ¡Mierda! - maldigo, al mismo tiempo que enciendo la cerilla y prendo el trapo - ¡Buen provecho, estúpido cefalópodo! - grito, lanzando el "cóctel molotov" en dirección a nuestro enemigo

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   20th Mayo 2017, 19:14

El miembro 'Wade Wilson' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 9

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Alice Delaney
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 17/10/2015
Edad : 17
Localización : 1407 Graymalkin Lane en Salem Center

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   10th Junio 2017, 16:09

No tardó en volver a enfundar el arma, cuando se percató del nulo efecto que la misma estaba surtiendo contra el monstruo que tenían delante, pero sobretodo cuando escuchó a Elissa, llamar su nombre. Se acercó a ella, priorizando que una compañera la necesitara por encima de cualquier otra cosa, y se sorprendió, parpadeando cuando ella le tocó la frente. ¿Estaba siendo condescendiente? Pero no le dio tiempo a mal interpretar el gesto de Elissa, pues inmediatamente después la griega explicó de un modo un poco críptico lo que se disponía a hacer. Pero no tardó en relacionar aquello que iba a hacer con las palabras que le había dedicado antes de que el suelo cediera a sus pies y cayeran al vacío, cuando Sloan las recogió y teleportó de nuevo al desierto.

El rostro de la británica se endureció, mostrando toda la decisión que podía acumular en una situación como aquella. Lissa había mencionado que podía entrar en la mente del monstruo, hacerle… ¿dormir? No recordaba las palabras exactas, pero suponía que tenía que ser eso. Y si era el caso, tal vez, necesitaba su ayuda, tal y como le había indicado anteriormente, en el interior del templo. Acertó, como más tarde comprobó cuando la griega se dispuso a explicar el plan al resto de la gente presente. Ofreció a Lilith ir con ella, y pocos segundos después… se desplomaron. A duras penas le dio tiempo a moverse cerca de ellas, y sostenerlas, intentando que no cayeran en seco contra el suelo. Sostuvo a ambas por la espalda, y perdió el equilibrio a causa del repentino peso y lo poco estable que suponían las dunas del desierto, cayendo de culo pero con una psicóloga en cada brazo. Logró retener lo justo para no dejar escapar un gruñidito molesto al caer, y dejó a ambas en la arena, con delicadeza. Colocó su mochila como cojín para Lilith, y luego utilizó su propia falda para acomodar a Elissa. ¿Protegerlas? No tenía muy claro cómo hacerlo. Pero desde luego que iba a intentarlo y dar lo mejor de sí, hasta su último aliento.

Elektra no tardó en volver junto a ellos, llevando lo que serían unos perfectos cócteles molotov improvisados. Alice tendió ambos brazos y se dedicó a prepararlos y prenderlos, ladeando levemente el torso para no hacerlo sobre la cabeza de Eliisa, y alzándolos más tarde para que Elektra y Deadpool tuvieran acceso rápido a ellos sin que tuvieran que preocuparse por prenderlos ellos mismos… Tal vez, así, les haría ganar algo de tiempo.

Dios sabía que lo necesitaban.

Y de algún modo, por curioso que pareciera, se perdió en los gritos de Elektra y Deadpool, quienes exclamaban distintas cosas, (algunas incomprensibles para ella) a la par que lanzaban las botellas. Algo en su manera de hacer, en los gritos y los comentarios, el extraño contraste de la situación extrema y la curiosa confianza que exudaban sus palabras, le hacía sentir… más valiente. Como si realmente tuvieran la oportunidad de salir de allí con vida.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   24th Junio 2017, 13:14

Te regalará un barco...

Un... barco...


La voz de Elissa parpadeó como una vela, asfixiada por el opresivo silencio. Cogió aire y lo intentó de nuevo, pero la imagen de su madre y la cadencia de la melodía se alejaban de ella, disolviéndose en la oscuridad siempre presente. ¡No!, se gritaba a sí misma, tratando desesperadamente de recordar qué estaba haciendo allí, por qué estaba tan oscuro, quién era ella.

-Si las cosas se ponen feas... Saldremos- susurró una voz. Una mujer de cabellos rosa la miraba y sonreía, y así fue como Elissa se volvió a encontrar a sí misma, reflejada en las pupilas de Lilith. Algo las rodeaba y las protegía, una luz pálida que las aislaba un poco del vacío, poniéndolo al otro lado de una barrera translúcida. Lissa sintió que la presión se aflojaba un poco, aunque aún le faltaba el aliento para cantar.

O tal vez había olvidado la letra. O quizás era que había demasiadas letras en su mente; letras en griego, en inglés, en italiano, y en idiomas que desconocía o que no recordaba.

Miró a su compañera. Parecía que estaba bien, aunque su rostro había mudado de expresión y parecía profundamente concentrada en algo. Psique deseó que funcionara, fuera lo que fuese, porque ella se sentía demasiado abrumada como para continuar.

¿Y si no funcionaba...? Sus ojos azules buscaron su mano derecha, la misma con la que había tocado la frente de Alice. Anudado en su índice había un hilo de seda de un color gris desvaído. El filamento se alejaba de Psique y se perdía en la oscuridad, pero la griega sabía bien adónde conducía. La salida.

- Si no lo logramos, el hilo nos llevará fuera - susurró a Lilith, manteniendo su mano bien entrelazada con la de ella.

_________________


Última edición por Elissa Stavridis el 24th Junio 2017, 13:37, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   24th Junio 2017, 13:14

El miembro 'Elissa Stavridis' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 2

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   27th Junio 2017, 16:01

La bestia en tan sólo un instante se volvió más salvaje y enfurecida que antes. Los tentáculos danzaban de un lado a otro de forma errática, destrozando todo cuanto se cruzara por delante. El grupo no entendía por qué se había puesto así de repente, o si pensaba en retrospectiva, tal vez las chicas habían tocado algo que era mejor dejar tranquilo. El caso es que la criatura trató de aplastar a las dos mujeres sin consciencia, lanzando uno de sus monstruosos tentáculos.
Sloan se puso en medio, sosteniendo con ambas manos y su espalda la titánica protuberancia de la bestia. Sus pies se hundieron en la arena y hacía un claro esfuerzo para que no lo terminara de aplastar. Apretó los dientes y lanzó por los aires el tentáculo, apartándolo de las chicas.
Sin embargo había más. Muchos más.

- ¡Cariño! ¡No sé qué botones estás apretando ahí dentro, pero creo que ESOS NO SON!

-------------------------

Las llamas que rodeaban a las dos mujeres hacían que todo a su alrededor crepitara y chillara. Estaba claro que no le estaba gustando nada la sensación del calor y la carne quemada, así que Lilith trató de buscar otra cosa. Algo que lo calmara. Se concentró... se concentró...

-------------------------------

Los movimientos de aquel ser se hicieron poco a poco más lentos, y cargados con menos fuerza, justo en el momento que volvía Elektra, cargada con futuros cócteles molotov. Cuando Sloan la vio llegar se le puso la cara pálida, y se apartó lo mejor que pudo tanto de los cócteles como de la criatura, sabiendo lo que iba a pasar.
La primera botella impactó de lleno en lo que parecía la boca de la bestia. Las siguientes lo cubrieron con un manto anaranjado que comenzó a consumir su carne, creando burbujas y haciéndolas estallar. La bestia chilló como jamás la habían oído antes. Fue un grito que se quedaría grabado para siempre en sus mentes.
Los tentáculos se agitaron enloquecidos, se movieron sin control y la bestia dejó de sujetarse, lo que la precipitó de nuevo al abismo, convertida en una bola de fuego abrasadora.

------------------------------------

El interior de la mente de la bestia estalló de dolor, miedo e ira. Las paredes, sombras y todo lo que rodeaba a la pareja de mujeres se convirtió en una trampa mortal cuando el fuego se prendió en la carne de su mente y avanzó con furia hacia ellas. Era hora de salir, y la puerta estaba abierta. Sólo hizo falta un tirón para que la atracción las llevara de vuelta a sus mentes, a un lugar seguro.
Pero la criatura estaba cabreada, y no las dejaría marcharse así por las buenas.

-----------------------------------------

Cuando ambas mujeres volvieron, lo primero que hicieron fue gritar. Gritaron como jamás lo habían hecho en sus vidas. Gritaron de puro terror: las facciones contraídas, los ojos abiertos como platos y la lengua tensa. Fue un grito atroz y después, la calma. Callaron y volvieron en si, pero un dolor de cabeza creciente se despertó dentro de sus cráneos, y tuvieron la sensación de que algo grotesco, de pesadilla había germinado en sus psiques. Algo que de momento no sabrían identificar, pero que algún día, en alguna parte...

- Eh, eh - llamó la atención Sloan sobre Lilith, a la cual mantenía sostenida por sus brazos. Estaba de rodillas, ambos. El moreno se veía preocupado, pero volvió a su semblante cansado cuando se percató de que estaba bien, de que fuera lo que fuese, había pasado. - Creo que... es momento de pirarnos de aquí - comentó mirando a la pelirrosa, pero que claramente iba dirigido a todo el grupo.

El jeep seguía donde lo habían dejado, esperando a que alguien lo encendiera para la vuelta a casa.

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   6th Julio 2017, 10:46

Me concentré de lleno en lo que estaba haciendo, casi sin darme cuenta de la fuerza con la que Elissa y yo nos cogíamos de la mano. Bueno, al menos las dos éramos muy conscientes de dónde estábamos y de lo mal que podía salir todo.
A pesar de aquel sentimiento realista, la cosa salió más o menos bien: sí, había calmado a la bestia, pero pronto algo que no tenía nada que ver con nosotras enfureció al ser, con nosotras atrapadas en su interior. Cogí aún más fuerte a Lissa e intenté potenciar el escudo viendo todo el dolor y la rabia, el fuego a nuestro alrededor. ¿Estábamos a salvo? No sabía realmente la respuesta, pues sólo podía escuchar mi propia voz en grito.

Podía discernir figuras a mi alrededor, sentir la arena a mis pies... alguien me abrazaba, pero yo no paraba de gritar agarrándome el cráneo con fuerza, con los ojos muy abiertos y llenos de lágrimas. Fueron tan sólo unos segundos de puro terror que se me hicieron eternos y que llegaron a su fin de golpe, dejándome la garganta dolorida, con un suave sabor a hierro, una jaqueca terrible y los ojos hinchados y una expresión de preocupación.
En cuanto fui consciente de dónde estaba y de que Sloan me tenía abrazada me encaramé a él llena de miedo y escondiendo el rostro en su cuello, como si fuese una niña pequeña. Le escuché decir algo de que podíamos irnos y entonces me giré, buscando a mi compañera de armas. Fui hacia ella con la intención de abrazarla, preocupada por ella.

¿Habría sentido lo mismo que yo? ¿Haría sentido ese miedo primigenio en su cabeza?

-...- no logré articular palabra con lo que me dolía la garganta, y tampoco me sentía con fuerzas para hablar. Sin embargo en mi mirada Lissa podría ver la pregunta implícita de si estaba bien, de qué fue lo que pasó, de qué fue lo sintió ella o si sintió algo como lo que sentí yo... Me giré después en dirección a los demás con la cabeza un poco gacha y asentí en dirección al Jeep. Quería salir de allí de una vez.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   6th Julio 2017, 11:55

Finalmente consiguieron encontrar el talón de Aquiles de la bestia y el fuego se esparció por todo su ser, cubriéndola como si de un manto de llamas se tratara, gracias al apoyo de Wade y a la valiosa colaboración de Alice, que una vez más había actuado sin vacilar un sólo segundo ni acobardarse, con una eficiencia que decía mucho de los métodos de entrenamiento de la mansión X. Pronto no fue más que una bola de fuego que, como Tántalo, fue arrojada de nuevo al más profundo de los infiernos.

Se sentó un momento sobre la arena para recuperar el aliento, y estaba tan agotada que apenas reaccionó cuando las dos mujeres se incorporaron con un grito de terror. Alguna que otra vez había estado a punto de quedarse atrapada en la mente de un ninja de La Mano un segundo antes de que su cuerpo se desintegrara, así que podía imaginar lo que debía de haber sido para ellas estar dentro de la mente de la bestia cuando había empezado a arder.

- Bienvenidas de vuelta -les dijo-. Creo que aún queda alguna cerveza, si la queréis... os la habéis ganado.

Sloan hizo entonces su sugerencia y ella asintió, poniéndose pesadamente en pie. En cuestión de segundos estaba dentro del jeep con el motor arrancado y esperando a que todos terminaran de instalarse para salir por patas. Había tenido suficiente emoción para una semana, por lo menos. Lo único que quería era coger lo que faltaba del dinero y regresar a Nueva York. Y, a poder ser, no volver a ver a Sloan ni a sus criaturas infernales nunca más.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Delaney
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 17/10/2015
Edad : 17
Localización : 1407 Graymalkin Lane en Salem Center

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   23rd Agosto 2017, 12:12

Cuando al fin Lilith y Elissa volvieron en si, Alice dió un respingo asustada, aun con la cabeza de Elissa en su regazo, y automáticamente sus ojos resiguieron el perfil de ambas mujeres en búsqueda de alguna herida visible que les pudiera causar dolor y alimentar el aullido que habían proferido al volver en sí. Sus manos acompañaban sus ojos, resiguiendo cada centímetro de piel en busca de heridas que ella pudiera tratar, cualquier forma de ayudarlas. Se detuvo, con el pulso acelerado y la respiración entre cortada, al asegurarse de que no había ninguna y parpadeó un par de veces. ¿Cuándo habían empezado a llorar sus ojos? Ni siquiera era consciente de las lágrimas que corrían echando carreras en sus mejillas. Y poco a poco la situación en la que se encontraban empezó a hacer mella.

Y sin embargo no fue la voz de Sloan, apremiándolos a volver a Jeep, la que hizo reaccionar a la británica. Fue la voz de Elektra, dándoles la vuelta... No, no fue esa parte. Fue el ofrecerles la bebida como quien da el refrigerio tras un trabajo bien hecho. Fue esa sutil implicación de que "habían terminado". Fue la idea, por fin acomodada en su pecho de que lo peor había terminado y de que iban a volver a casa.

Se frotó los ojos con las manos, pero aun así las lágrimas no cesaban. Por más que lo intentara, por más que cubriera su rostro con las manos, era como si alguien hubiera abierto un grifo en su interior y Alice no lograra encontrar el modo de detenerla. Se levantó en silencio, arrastrando los pies y se metió en el Jeep sin mencionar palabra. Una vez ahovillada en su asiento, volvió a sollozar en silencio.

OOC:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   1st Septiembre 2017, 17:34

La maldición de Elissa era, en cierto modo, estar condenada a recordar.

A veces, la griega deseaba ser capaz de caminar por su propio subconsciente. En ocasiones, era simple curiosidad: se preguntaba qué aspecto tendría, qué paisaje encontraría, qué vería allí. Otras veces, era simple necesidad, el deseo de cambiar algo en lo más profundo de sí misma; un sentimiento que la contrariaba, un recuerdo que la turbaba. Oh, le hubiera encantado borrar todo rastro de cierta noche de noviembre, para ser completamente justa con el otro implicado. También hubiera dado cualquier cosa por lo contrario. Por bucear más allá de sus recuerdos conscientes, y poner voz y rostro al hombre que había marcado su vida, y al que no había tenido la oportunidad de conocer.

Ah, si Elissa hubiera podido olvidar a voluntad, hubiera borrado todo recuerdo del viaje al subconsciente de la criatura, la nociva huella que había dejado en su psique. Pero, si aquello era posible, ella no sabía cómo se hacía. Lo que era más angustioso era que ni siquiera lo recordaba todo. No intentaba desterrar la imagen nítida percibida a través de un cristal, sino algo mucho más escurridizo... Los retazos borrosos de muchas imágenes, reflejadas en espejos polvorientos a los que miras de reojo. A eso le recordaba la experiencia que acababa de vivir, y a eso se parecerían sus pesadillas los próximos meses.

Cuando recobró el dominio de sí misma estaba tumbada en el regazo de Alice. Acababa de oír en la distancia una voz que parecía la suya, gritando como jamás había gritado. Le dolía la garganta, le quemaban los pulmones, su voz sonaba rota y su boca estaba seca. Un fuerte dolor de cabeza se estaba instalando detrás de sus órbitas, presionando fuertemente contra sus sienes. Sentía un desasosiego que no era natural y las últimas notas de la nana resonaban una y otra vez en sus pensamientos, como un vinilo rayado. Elissa se llevó las manos a la frente mientras Alice palpaba su cuerpo en busca de heridas. Ninguna. Todo estaba en su mente.

Oyó las palabras de Sloan, las de Elektra, como si provinieran de un lugar muy lejano. Asintió lenta, débilmente, emitiendo un gemido cuando su dolor de cabeza se resintió del gesto. Alguien la abrazó. Sus ojos azules enfocaron a Lilith, quien la miraba con una expresión que creyó comprender muy bien. Ambas habían sentido eso mismo, allí dentro. Y ninguna tenía un nombre para ello.

Sintió que no debería haberla llevado consigo y quiso disculparse, pero no le salieron las palabras. Devolvió el abrazo con más fuerza de la que pretendía, y después la psiquiatra se separó de ella para volver al jeep. Elissa se incorporó también. Alice lloraba. La griega tendió una mano y le rozó los cabellos con los dedos. Ella las había traído de vuelta. Ella había sido su ancla. "No llores", quería decir, pero no dijo nada.

Siguió a los demás al interior del coche y se desplomó en el asiento trasero. La misión había terminado. El ser se había ido de todas partes, excepto de su cabeza. Se alegró por ello, como los demás.

En realidad, sólo quería volver a casa.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   13th Septiembre 2017, 12:18

Con sumo cariño, Sloan acompañó a Lilith hacia el jeep para que se sentara junto a él en el asiento de copiloto. Estaba claro que de los presentes él era el único que estaba en condiciones para conducir, pese a estar cansado y hecho polvo, pero no se podía comparar con la carga mental que arrastraban las chicas del grupo. Wade, bueno... para que a Wade le trastocaran aún más seguramente tendrían que hacerle cosas horribles a su unicornio y luego decirle "si fuiste tú" y cosas así al estilo Escher.

El moreno se agenció una de las cervezas que quedaban en el jeep y las dejó al alcance del resto del grupo, por si alguien necesitaba un buen trago, aunque fuera de lata y no muy fría. Se sentó en el asiento del conductor y esperó a que todo el mundo se subiera para abandonar aquel lugar tan hermoso y a la vez cargado de pesadillas y recuerdos terribles.

- Os voy a llevar de vuelta al hotel, donde podréis descansar. Si os parece a la mañana siguiente os llevaré de todos de vuelta a Nueva York. Si alguno tiene prisa y no quiere esperar o no quiere pasar por el estilo de viaje que tengo, cosa que comprendo, hay un aeropuerto cerca. Lo que prefiráis.

Sloan no esperó a que nadie le contestara. Volvió la cabeza hacia delante, le dedicó una sonrisa a Lilith, acarició su rostro y luego arrancó el jeep, rumbo a un descanso bien merecido.

El viaje se hizo más largo de lo que en un principio iba a ser. No era que estuvieran más lejos de cuando salieron, o que el jeep fuera más lento. Era simplemente una sensación acarreada por la tensión mental y el agobio que arrastraban las chicas consigo. Nadie en su sano juicio (eso excluye a Wade) que pasara por una experiencia como aquella estaría como una rosa al volver a la civilización, al volver a casa. La mente humana tiende a negar aquello que es incapaz de comprender, porque si lo hiciese, si aceptase por completo todo cuanto le fuera irreal, entonces dejaría de ser una mente humana. Sloan lo sabía bien, porque de alguna forma retorcida lo había experimentado en sus propias carnes, pero a la vez siempre lo había sabido, porque no era una mente humana.
El hotel era bastante modesto, pero tenía todo cuanto necesitaban: habitaciones individuales (o dobles para quien quisiera estar en compañía), camas, duchas y bufet libre. No hace falta decir hacia dónde fue Sloan nada más pisar el edificio, menos después de los quejidos inhumanos que profesaba su estómago hambriento.

La pesadilla había terminado. Estaban a salvo. Físicamente hablando al menos. Dicen que el tiempo todo lo cura, y eso era lo que tenían. Tiempo, hasta el próximo amanecer.

[FDI: En éste próximo turno podéis hacer lo que queráis. Pongamos que hemos llegado al atardecer. Si queréis podéis pillar el avión. Si no podéis deambular por el hotel, por la ciudad, lo que queráis. Un merecido descanso.]

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   22nd Septiembre 2017, 12:17

OOC:
 

Estaba agotada, pero era incapaz de dormir.

Elissa se incorporó y enterró la cabeza en las manos, desesperada. Había dado incontables vueltas sobre sí misma, intentando encontrar una postura en la que las olas del sueño se dignaran a sumergirla. Pero había sido en vano. Su cabeza trabajaba sin descanso, a juzgar por lo lentos que le parecían los chasquidos del segundero en el reloj de su padre.

Su padre.

La mirada de la griega se dirigió a la maleta que había al lado de la cama. El desorden de sus contenidos decía mucho del estado en que se encontraba. Había esparcido la ropa junto a la bolsa y sobre el cobertor, pero algunos objetos aún seguían en su lugar. Uno de ellos era el diario que Jacob había traído consigo.

En la portada, diecisiete caracteres griegos se alineaban para construir el nombre “Patroklos Sarantos”. Aquél era el único texto comprensible para ella. No era que el resto del diario estuviera vacío; al contrario, las páginas estaban llenas de palabras, dibujos, esquemas... pero en un idioma desconocido.

Aquel 9 de enero habían sucedido dos cosas: Jake había aparecido en su vida, salido de la nada, con el diario de su padre bajo el brazo; y Lyz había accedido a hacer una visita a su propio padre, con quien llevaba años sin hablar. Pero, a su llegada, sólo habían encontrado una puerta cerrada y un piso vacío. Una vecina les había informado de que hacía años que nadie vivía allí.

Así pues, las Stavridis habían perdido el rastro del único Patroklos Sarantos “fácil” de localizar. Todas las pistas de Elissa se habían reducido al diario incomprensible y, al final, se había tragado las dudas y se lo había llevado a John Constantine. No recordaba sus palabras exactas; algo en la línea de “ni puta idea: acadio, persa antiguo, sumerio”. Estaba bastante segura de la parte de “puta”. Creyó que el mago inglés iba a dejarla en la estacada, pero no. Le había dicho que encontraría respuestas en aquella misión.

Para ser francos, no había encontrado ninguna.

Elissa encendió la luz y, sacando el diario de la maleta, lo colocó con cuidado sobre su regazo. Pasó las páginas lentamente, encontrándose con el mismo galimatías que ya empezaba a saberse de memoria. Puntos y rayas, como siempre. No había recibido ningún tipo de iluminación mágica, y en cambio tenía un bonito trauma que superar.

Maldito John Constantine. Maldito Sloan Jenkins. Maldito Patroklos Sarantos. Que les dieran a todos.

La psicóloga emitió algo parecido a un gruñido de frustración, cerró el diario, manteniendo un dedo colocado entre las páginas como señal, y se levantó. Había decidido que, ya que no podía dormir, bajaría a comer algo. Se había acostado nada más bajar del jeep, sin desvestirse y sin cenar; y ahora tenía un aspecto lamentable, con el rostro ceniciento, las ojeras a juego, la trenza arruinada y medio deshecha y los vaqueros rotos y sucios de arena. Pero le dio igual. Su plan era coger algo de comida y volver a subir.

Se llevó el diario consigo y le echó otro vistazo en el ascensor. Se sobresaltó al ver que uno de los dibujos le resultaba familiar. ¿No era una construcción similar a la que habían explorado? ¿La torre de Babel? ¿Por qué querría su padre…?

Estaba tan distraída que tropezó (bastante literalmente) con Sloan al salir del ascensor. El diario se le escapó de las manos y salió volando hacia el moreno, quien lo atrapó al vuelo.

- ¡Sloan! - logró decir, en un alarde de elocuencia.

- Hey - replicó él - ¿Qué leías?

Ante la mirada perpleja de Elissa, Sloan echó un vistazo al diario y sus ojos se deslizaron de un lado a otro, como si realmente estuviera siguiendo las líneas.

- ¿Bar Oblivion? Suena bien. - dijo, como si nada.

Elissa palideció.

- ¿¡Puedes leerlo!? - dijo, y su voz sonó extraña, como estrangulada por la emoción.

Bar Oblivion… Desde su encuentro en el Mercado Troll con Hellboy, Constantine y Jake, había dos palabras que no habían abandonado su mente. Shadowpact y Oblivion. Ambas iban estrechamente unidas, y ambas parecían iniciar pistas que no conducían a ninguna parte. Pero si en el diario se mencionaba el bar…

Elissa aferró el hombro de Sloan, ganándose una mirada de sorpresa del moreno. Por todos los dioses, Constantine tenía razón. Pero la respuesta no estaba en la misión, sino en un hombre que había tenido delante todo el tiempo.

- Necesito que me lo traduzcas… por favor.

***

Por la mañana, sus ojeras no habían mejorado, pero se había olvidado por completo del agotamiento.

Tras una noche en vela, Elissa se disponía a regresar a Nueva York con una pila de hojas de papel. Estaban cubiertas de la caligrafía de la griega, algo desdibujada por la velocidad a la que había tenido que anotar la traducción de Sloan, quien leía e interpretaba sobre la marcha los contenidos del diario. No habían podido terminarlo; aquello sería un trabajo de muchos días. Pero la psicóloga había descubierto qué abría la llave que había llevado colgada durante más tiempo del que podía recordar.

El Bar Oblivion. Un lugar que había desaparecido años atrás; o en eso habían insistido todos a los que había preguntado, incluso John Constantine.

La griega sabía que la fatiga acabaría sobreponiéndose tarde o temprano, y que su momentánea excitación no cambiaría lo que había experimentado en el templo sumergido. Pero su maltrecha cabeza se había aferrado a aquella pista como si le fuera la vida en ello. Tal vez sólo buscara una distracción.

- Buenos días - saludó al resto del grupo. Era evidente que no había dormido, pero sí había tenido tiempo de darse una buena ducha, y su aspecto había mejorado un poco como consecuencia de ello. Llevaba la melena, aún húmeda, recogida en una coleta en lugar de su habitual trenza castaña, y vestía unos tejanos limpios y una blusa azul.

Echó un vistazo a sus compañeros. La preocupaba su estado, en especial el de Lilith y el de Alice, las más afectadas por la contienda. Elektra, Deadpool y Sloan parecían hechos de otra pasta; o tal vez habían visto más cosas que cualquiera de ellas, y ya estaban curados de espanto.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 463
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   28th Septiembre 2017, 13:17

FDI: Ésta conversación ha sido roleada en conjunto con la user de Alice.


Elektra se debatía en la incómoda y estrecha cama individual del hotel que les había conseguido Sloan. El colchón era demasiado duro (lo cual no le venía nada bien a los numerosos moratones que tenía a lo largo del cuerpo) y la almohada demasiado blanda, y no encontraba la postura adecuada para conciliar el sueño. Mientras se daba la vuelta por enésima vez se recordó a sí misma la razón por la cual siempre se registraba en hoteles de cinco estrellas: porque después de una sesión de duro y extenuante trabajo físico lo que su cuerpo necesitaba era un descanso reparador, no una nueva dosis de lucha contra la cama. Diablos, tantos años como la hija de un rico senador habían dejado su marca en ella; Elektra no estaba acostumbrada a dormir en hoteles baratos. Al menos el tiempo fuera era agradable. La noche era fresca, lo cual era de agradecer considerando el calor que habían pasado en el desierto.

Se dio una nueva vuelta en la cama... y de repente se encontró mirando a los ojos azules de Bullseye. El asesino se encontraba encima de ella, sobre la cama. Antes de que pudiera gritar o hacer nada le cubrió la boca con la mano y con la otra apoyó la punta de su propio sai sobre su garganta...

- Tus sais son tan bonitos como los recordaba... -dijo el asesino con socarronería-. Oh... no hace falta que digas nada... Sé lo mucho que deseas clavarme tus ridículos cuchillitos en el corazón... el tiempo que llevas soñando con ello... -se inclinó más hacia ella, de manera que podía sentir la calidez de su cuerpo contra el suyo, el calor de su aliento contra su rostro. Elektra conocía mil llaves y maniobras que podría haber utilizado en aquél instante, pero se encontraba petrificada por el miedo, incapaz de reaccionar... ¿qué estaba haciendo él en Bagdad?-. Pero yo sé lo que realmente deseas... lo que realmente sueñas... -su boca se aproximó a su oído, como si le estuviera haciendo una confidencia-. Tú y yo... somos iguales... Deberíamos unirnos en lugar de pelear... Bailemos juntos en el infierno -le susurró-. Revolquémonos en las vísceras de nuestras víctimas y besémonos hasta el final de los tiempos... Recuerda, preciosa... Por muy buena que seas, yo... soy un mago...

Sus labios se acercaron a los suyos y Elektra gritó y se incorporó en la cama como un resorte. No había nadie en la habitación, nada en la cama aparte de la sombra de los barrotes de la ventana que se dibujaba sobre su cuerpo por la luz de la luna y las estrellas. Tenía el corazón en un puño, el cabello desordenado y revuelto y el cuerpo sudoroso. Parecía que sí que se había quedado dormida después de todo...

Por todos los dioses... Bullseye... ¿por qué? ¿Por qué ahora? Ya casi no tenía pesadillas con su asesino, maldita sea... ¿Era por los recuerdos que la habían asediado antes de aventurarse en las ruinas? ¿Los recuerdos de una existencia alternativa en la que también había perecido? Esa clase de recuerdos por fuerza habían de ser perturbadores.

Elektra había luchado contra demonios, semidioses, entidades malignas, poderosos magos, una secta ninja y todo un gremio entero de asesinos... y se quedaba bloqueada y paralizada de miedo como una niña cada vez que le veía, porque le hacía recordar el momento de su muerte, y ese era, sin duda alguna, el momento más aterrador de toda su existencia, y también el momento en el que más sola se había sentido. Maldita sea... Maldito seas una y mil veces, Lester, pensó. Estaba tan agitada que habría podido llorar en ese instante, pero no lo hizo. Porque ella era Elektra y no lloraría por un mal sueño. Deseando despejarse la mente se dirigió hacia el balcón y corrió la puerta enrejada que le permitiría salir al frío y reconfortante aire nocturno.

Lo que vio entonces la dejó atónita; había alguien más despierto a aquellas horas de la noche. En el balcón que había justo debajo del suyo se encontraba la silueta de Alice mirando hacia algún lugar indeterminado en el horizonte. Elektra no quería molestar a la chiquilla, que ya había pasado por demasiado. Los acontecimientos del día anterior habían sido duros para todos, pero particularmente para Alice, Lilith y Elissa. Estaba a punto de volver al interior de la habitación cuando vio que la muchacha se cruzaba de brazos en la barandilla y escondía la cabeza entre sus brazos. No hacía apenas ruido, pero el movimiento convulso de sus hombros era inconfundible... Alice estaba llorando. Y estaba sola.

No había tenido ocasión de decirle nada en el viaje de vuelta porque ya Elissa y Lilith se habían ocupado de consolarla, y a Elektra no se le daban demasiado bien los intercambios sociales en grupo, pero sencillamente no podía darse la vuelta y hacer como si no hubiera visto nada sabiendo lo destrozada que estaba Alice. Era tan joven... Le recordaba a Nina cuando había tenido que afrontar demasiado pronto la muerte de su padre por culpa de Bullseye. Bullseye... ¿era una señal? ¿Por eso había soñado con él? ¿Era la retorcida manera de las Moiras de hacerle llegar que alguien la necesitaba como la había necesitado Nina?

- Hey -procurando hacer ruido para no pillarla por sorpresa y que le diera tiempo a reaccionar y ocultar sus lágrimas si quería, Elektra se dejó caer boca abajo colgándose del murete de su balcón por las piernas, intentando sorprenderla y hacerla sonreír. Posiblemente nadie lo sospecharía, pero Elektra sentía una gran empatía hacia los inocentes que sufrían, pues le recordaba a cuando ella misma era inocente y había tenido que sobrellevar la muerte de su padre. Sabía lo que podía ocurrir cuando no se recibía la atención adecuada, a dónde te podía llevar la frustración y la ira, y no deseaba que eso le ocurriera a otra muchacha inocente si podía evitarlo-. ¿Problemas para conciliar el sueño?

Impulsando las piernas hacia adelante en una hábil acrobacia dio una calculada voltereta en el aire y aterrizó en el balcón junto a Alice. No llevaba más que la ropa interior (sencilla, blanca y deportiva), pero aquello nunca fue un problema para ella, y el frío tampoco la afectaba demasiado.

- ¿Quieres hablar? Yo tampoco puedo dormir. Disculpa mis pintas... no tuve ocasión de meter un camisón en la maleta -bromeó con una sonrisa tratando de aliviar la tensión del momento.

La reacción de Alice pasó por varias fases que contaban desde la sorpresa a la vergüenza. En otras ocasiones, la británica hubiera hecho gala de aquella inexpresividad tan característica de los ingleses, en las que todas y cada una de sus emociones quedaban ocultas tras un velo enmascarado con una cordial e inamovible sonrisa. Pero estaba demasiado cansada, y ocultar lo que sentía suponía un esfuerzo extra que ahora mismo estaba fuera de su alcance. Así que sintió, y expresó de manera exacta cada una de las cosas que sentía. Cada uno de esos fugaces sentimientos se marcaron en su rostro como si se trataran de pequeñas señales localizados en el interior de un laberíntico edificio, marcadores de la salida y ayudantes para comprender su forma y estructura.

La cautela, cuando la voz de Elektra le hizo alzar la mirada, sus pómulos perlados de pecas con pequeñas gotas cristalinas, algunas cuyo sendero se encontraba desdibujado a causa de su roce con el jersey. La timidez con la que borró de su rostro sus propias lágrimas, delatoras de un inocente crimen del que no debería preocuparse, pero lo hacía. Una sonrisa, efímera y perfecta que había dejado entrever los pequeños dientes blancos entre los rosados labios, cuando Elektra se había colgado boca abajo, sus ojos virando ligeramente al ámbar, dejando las pupilas del color de la miel pero con esas líneas verdes, delatoras de la tormenta de sentimientos que la británica trataba de acallar en su pecho. Admiración… ¿Por sus palabras? ¿Por sus gestos? O tal vez por el porte con el que parecía llevar esa experiencia que para ella parecía cargar con el peso del mundo. Tal vez incluso por su cuerpo, tan embarazosamente a la vista para Alice, quien no pudo evitar que sus ojos recorrieran la perfecta superficie musculada de Elektra. No con la lascivia que más de uno de seguro había sentido ante la esbelta figura de la griega, sino con la admiración inocente con la que vería un niño a un superhéroe, como una figura a seguir, como una meta que alcanzar. Su propio cuerpo era algo más firme de lo que pudiera parecer tras tantas capas de algodón, pero todo el entrenamiento que hubiera podido ejercer y soportar la adolescente palidecía ante la perfecta arma andante que era Elektra. Y lo admiraba. Igual que admiraba el tono de voz sosegado y cálido que no esperaba encontrar en una mercenaria, tan capaz y eficiente como se había mostrado. Admiración, fue el último sentimiento que se mostró en el rostro de la británica, prolongado y persistente, sobreponiéndose a la vergüenza del cuerpo ajeno en ropa interior. Pero incluso ese fue solapado poco a poco por la preocupación y la inquietud, las pesadillas y el mal recuerdo.

Había asentido, lentamente, cuando Elektra le había preguntado si tenía problemas para conciliar el sueño. Ese pequeño gesto era suficiente, y no consideraba que hubiera necesidad alguna de indagar y explicar que la llevaba a mantenerse despierta. La misma razón que la había llevado a derramar silenciosas lágrimas en mitad de la noche. Eran el elefante de la habitación. Esa verdad evidente y molesta que todo el mundo conoce y todos, sin excepción, intentan evitar mirar directamente a los ojos. O eso pensaba ella, porque parecía que Elektra sí quería dirigirse a ese problema.

Los ojos de Alice se anegaron de lágrimas, pero una vez más, esforzándose por no derramarlas, asintió. Aunque en el fondo no quisiera hablar, sino olvidar, Elektra se había tomado la molestia de bajar a verla para ofrecerle consuelo, y si alguien con mucha más experiencia que ella, y que estaba logrando sobrellevarlo mejor, le ofrecía desahogo, tal vez, pensó, debía ser exactamente lo que tenía que hacer.

Sus labios se separaron una vez más, esta sin sonrisas, para intentar comunicarse. Pero tras un instante de vacilación, volvieron a cerrarse. Se repitió el proceso hasta tres veces, antes de que Alice se frotara los ojos con el dorso de las manos para diseminar las lágrimas que una vez más hacían carreras hasta sus comisuras. ¿Cómo podía explicar nada de lo sucedido? Y ya no sólo porque le faltaran palabras y aliento, sino por su propio poder, amenaza constante de dejar que el único sentimiento que no reflejaba su rostro - aunque sí lo hicieran su mirada y sus lágrimas - escaparan a su control. La respuesta era sencilla… No podía. Y aunque fuera absurdo, incluso para ella misma, no podía evitar tener la sensación de que si hablaba, si lo intentaba, haría daño a Elektra. Como si su voz fuera a transportar al corazón de la griega el pesar que pesaba en el suyo propio.

Así que como siempre, cuando le faltaban las palabras, recurre a la música, o al papel. Y en este caso en concreto, ni siquiera se planteó el primero. El segundo era más adecuado. Así que hizo un gesto con la mano e indicó a Elektra que la siguiera al interior de su habitación, y una vez dentro buscó hasta encontrar un papel, y se puso a escribir en él, todo aquello que pensó que le haría bien sacar de su pecho. Escribió todo, consciente de que Elektra no iba a juzgarla por ser quien era, cuando ya había visto que todos los presentes, menos la griega mercenaria, tenían poderes.

Intrigada, Elektra la siguió al interior de la habitación y vio como garabateaba palabras apresuradas sobre la hoja. Pese a todo, la caligrafía de la nota que le pasó era impecable, como todo lo que parecía hacer aquella jovencita admirable. Cuando la hubo leído, y después vio la tristeza que aún relucía en sus bonitos ojos castaños hizo lo único que podía hacer: fue hacia ella y la abrazó tiernamente contra su pecho.

Por lo general, Elektra no mostraba aquella clase de comportamientos en público para no estropear la imagen de asesina despiadada, implacable y fría que todos tenían de ella, pero allí no había nadie más, sólo Alice y ella, y la chiquilla necesitaba un consuelo que, en aquellos momentos, sólo ella le podía dar.

- Escucha, Alice... Sé lo difícil que es -le susurró al tiempo que acariciaba con una dulzura propia de una madre sus cabellos-. Cuando tenía una edad parecida a la tuya también intenté demostrar mi valía ante alguien que dudó de mí. Alguien que, en su momento, era importante para mí. Pero no lo merecía -apretó los labios ante el recuerdo de Stick y la facilidad con la que el anciano la había expulsado de la Montaña-. Intenté embarcarme en una misión que era demasiado grande para mí para demostrarle que se había equivocado al juzgarme. Me infiltré entre sus enemigos con la intención de destruirlos desde dentro. Supongo que siempre he sido... una niña pequeña necesitada de la aprobación de un padre y... cuando perdí al mío... él era lo más parecido que tenía...

Separó suavemente a Alice de su cuerpo para mirarla a la cara y sonrió... pero era una sonrisa falsa que intentaba enmascarar el sospechoso brillo de sus ojos.

- Ni qué decir tiene que fracasé... A diferencia de ti, yo no tenía a nadie cuando me interné en la guarida de la Bestia. Estaba sola. Ellos... me engañaron. Me condujeron hacia una trampa, y fracasé... Me convertí en su esclava y tardé... muchos, muchos años en recuperar mi libertad de nuevo. Tuve que morir para ello, y el daño que me hicieron... aún permanece en mi alma.

>>Yo también tuve tu edad y sé lo difícil que es tratar de encontrar tu lugar en el mundo, demostrarles a todos que se equivocan... especialmente cuando eres diferente -cuidadosamente le apartó un mechón de la cara, húmeda por las lágrimas, y lo peinó detrás de su oreja, dejando libre el rostro. Después, pasó la mano por su mejilla y le sonrió-. Pero Alice, no estás sola. Existe un lugar en el que pueden ayudarte a controlar tu poder... No sé si lo conoces. Se llama "Mansión X". Lo dirige un hombre bueno, mucho mejor persona que aquél que fue mi mentor. Su nombre es Charles Xavier, y se dedica a ayudar a jóvenes mutantes como tú a encontrar su lugar. Está en un sitio muy bonito a las afueras de Nueva York, y uno de sus profesores es amigo mío. Se llama Logan. Si quieres, podría ponerte en contacto con él. Y si no... siempre me tendrás a mí.

Alice se mantuvo inmóvil durante el abrazo, por bien de que sus pequeñas manos habían envuelto a su vez la espalda de Elektra, convirtiendo el gesto en recíproco. Escuchó en silencio, sintiendo como cada palabra de la griega estremecía su corazón, sobretodo cuando ésta confesó haber fallecido en una ocasión. Era una idea escalofriante, pero la calidez de la piel de Elektra contra su propio pecho era tan real que no le cabía duda alguna en que la mujer que tenía delante estaba tan viva como ella misma.

Fue la mención a la mansión la que inspiró el movimiento en Alice. Se separó lentamente de Elektra, buscando encontrar sus ojos, sus labios debatiéndose entre la sorpresa y una sonrisa.

Logan... ¿James?

Elektra arqueó ligeramente las cejas al distinguir el reconocimiento en los ojos de la chica, esbozando un inicio de sonrisa.

- Sí, Logan... o Lobezno, como le conocen allí. ¿Ya os conocéis?

Asintió, logrando esbozar al fin una sonrisa tranquila. Era efímera, y estaba claro que no le duraría demasiado la calma, pero encontrar un terreno común entre ellas era como un pequeño oasis en mitad del desierto. Por bien que tendría que seguir cruzándolo, tarde o temprano, al fin podía tomarse un descanso.

- Es mi profesor... y mi maestro. Logan me entrena. Vivo en la mansión...  -bajó la mirada, triste.- Pero nadie sabe que estoy aquí... Vine sin avisar y sin permiso.

- ¿Logan te entrena? Ahora entiendo lo eficaz que fuiste ahí abajo, señorita. Creo que te infravaloras demasiado. Ninguno de los que estábamos en el equipo (salvo quizás Sloan, pero estoy relativamente segura de que no es de nuestro planeta) habría podido enfrentarse por sí solo a esa bestia. Ni siquiera Deadpool... o yo misma -su expresión se volvió seria para que Alice entendiera que no estaba de broma cuando la miró directamente a los ojos-. Alice, lo hiciste muy bien. Ayudaste a salvarnos a todos. Cuando pedí ayuda para disparar a esa cosa lo hiciste sin vacilar. Cuando pedí ayuda para prenderle fuego también lo hiciste. Ayudaste a proteger a Elissa y Lilith mientras estaban ausentes. Me siento orgullosa de haber combatido a tu lado -apretó cálidamente su mano y le limpió la humedad de las mejillas con el pulgar-. No quiero verte llorar, ¿entendido? Lo hiciste tan bien como el que más, y regresas a la mansión con una buena historia que contar para darle en las narices a ese amigo tuyo. Ahora acuéstate... Y si alguna vez me necesitas, díselo a Logan. Él sabrá cómo encontrarme.

Pareciera que Elektra hubiera dicho exactamente lo que Alice necesitaba escuchar. Sus ojos se mantenían fijos en ella, absorbiendo cada palabra, maravillada, y cada una de ellas parecía afianzar la sonrisa de la británica, asegurándose que se iba a quedar ahí. Se limitó a asentir, obediente, y se separó de ella para irse a dormir cuando se dio cuenta de que la conversación tocaba a su fin. Por su parte, la asesina empezó a retirarse de nuevo hacia el balcón, pero se dio la vuelta a medio camino.

- Ah... y no tienes por qué contarle nada a tus profesores de que viniste aquí -dijo con un guiño-. Será nuestro secreto.

En ese momento, y para su sorpresa, Alice volvió a lanzarse a sus brazos, ésta vez abrazándola con fuerza.

- Gracias...

Enternecida, Elektra le devolvió el abrazo y la besó con dulzura en la cabeza.

- De nada -respondió, con una sonrisa que muy pocas veces se podía ver en ella-. Que tengas dulces sueños.

O, al menos, mejores que los míos, completó para sí, y, tras dar media vuelta, salió por el balcón y trepó de regreso a su habitación.

*    *    *    *

A la mañana siguiente, cuando se reunió con sus compañeros en el vestíbulo del hotel, llevaba la misma ropa que había llevado la tarde de su encuentro en el parque: vaqueros azules, camiseta de cuello alto de una tonalidad azul un poco más clara y una chaqueta de cuero también azul. Llevaba al hombro una mochila negra con su uniforme, las escasas pertenencias que se había traído al viaje y sus armas. Caminó con aire casual y se detuvo junto a la joven mutante, dirigiéndole una breve mirada que nadie más que Alice podría interpretar antes de observar a los demás con su habitual expresión imperturbable y seria.

- Bueno, chicos... ha sido un placer. Me marcho a Nueva York en avión. He hecho la reserva ésta noche por Internet. Sin ofender, pero preferiría no tener que pasar otra vez por lo del viajecito interdimensional -dijo mirando al moreno. Del bolsillo de la chaqueta sacó unas gafas de sol y se dispuso a ponérselas-. Sloan... Te acabo de mandar un número de cuenta al teléfono que nos diste. Cuando me hayas hecho el ingreso con el resto del dinero me marcharé.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Delaney
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 17/10/2015
Edad : 17
Localización : 1407 Graymalkin Lane en Salem Center

MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   29th Septiembre 2017, 23:03

Alice no se había planteado si quiera el intentar buscarse un billete de avión. Se había pasado la noche en blanco, dando vueltas sin parar a todo lo que había sucedido la noche anterior. Se quedaba con la sensación de que el trabajo había quedado a medias, que cualquier otro grupo que intentara llevar a cabo la expedición volverían a despertar a aquél monstruo gigante y la pesadilla volvería a subir a la superficie. Pero era muy probable que ese sentimiento viniera únicamente de la marca que la experiencia había dejado en ella, como si parte de su mente quedara atrapada en los angostos pasillos de aquel lugar, la escalera de caracol y el pozo que les había arrastrado a todos al abismo.

No durmió. Mantuvo los ojos abiertos y pegados al techo durante toda la noche, pensando en Elektra, pensando en Lilith y en Elysia... ¿Elissa? No había tenido ocasión de preguntarle si eran hermanas o si tal vez Elissa era en realidad Elysia disfrazada... No, eso no tenía sentido. Su actitud era distinta, su modo de actuar también. Elysia no había mencionado tener poderes mentales cuando vino a la mansión... ¿verdad?
Sus pensamientos vagaban, de cosas tan normales y diarias como las clases a las que asistía, a revivir, con más claridad de la que hubiera deseado, todos y cada uno de los momentos que habían pasado bajo el desierto de Bagdad.

Así que cuando se reunió con el resto en el vestíbulo, vistiendo unos tejanos ajustados bajo las botas y un jersey gris de lana que parecía demasiado grande para ella pero que hacía juego con el gorrito azul ceniza que tapaba la punta de sus orejas, estaba pálida y ojerosa... Aunque la parte de pálida siempre la había llevado de modo innato, ahora era más pronunciado. En cuanto vio a Elissa se acordó de una de las cosas que había pensado a lo larga de esa eterna noche y se acercó a ella, con la timidez que la caracterizaba y su tono de voz bajo y sosegado, tan usual en ella.

- No quise molestar porque teníamos mucho trabajo por delante... ¿Pero conoces por un casual a Elysia?

Aquella pregunta se había vuelto tan familiar para Elissa durante el último año que una expresión de reconocimiento y alivio suavizó sus rasgos. Agradecía encontrar algo cotidiano en medio del desorden que había caracterizado los últimos días. La respondió como siempre hacía; con aquella medio verdad que las dos Stavridis habían aceptado como oficial.

-  Sí. Es mi hermana - dijo. Se preguntó si Lyz respondería a muchos "¿no conocerás a Elissa?", o si era su vida social la que tenía problemas - ¿Ya os conocéis? - continuó con la pregunta obvia, aunque necesaria. A Alice se le iluminó el rostro. Al parecer, esa pizca de conversación tan mundana era un bálsamo para ambas. Asintió dos veces.

- Vino una vez a la mansión, a ver a mis profesores, Logan y Planaria. - Recordó el encuentro entre Lyz y Dragoslav... pero pensó que sería descortés para la hermana que Alice mencionara cosas que deberían quedar en su privacidad. - Me hizo un dibujo.

Elissa sonrió. Aquel gesto era muy propio de Lyz.  

- ¿De veras? - dijo, con franco interés - Eso es que le caíste bien.

Podía adivinar por qué. Su otro yo era muy sensible a la belleza, y el aspecto dulce y delicado de Alice invitaba a tratar de plasmarlo sobre el papel. Y, además, la naturaleza protectora de Elysia habría resonado con la timidez y la corrección de la muchacha.

- Ella a mí también... ¿Le darás recuerdos de mi parte?

-  Claro - le aseguró - Tan pronto como la vea.

Alice le dedicó una última sonrisa cómplice antes de volver a su silencio. Cerró los ojos y respiró con calma. La mansión. Sus profesores… Sus amigos… Gabriel. Por fin volvía a casa.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)   

Volver arriba Ir abajo
 
[mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
 Temas similares
-
» [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)
» [Mini-evento]Las profundidades del lenguaje [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)
» [Mini-evento] - La era de Ultrón – La lucha final – 20/01/2019 (Grupo 1 lucha contra Ultrón, Steve Rogers, Blair Van der Woodsen, Midnighter, Coloso, PNJ Ultrón Mk-2)
» [Mini-Evento] De robos, secuestros y traiciones - Asalto a los Vanquisher (Dalae) [30-01-2019]
» [Mini-Evento] Una Muerte X-Celente (Dianne, Planaria, Celsit, Blair) [15-09-2018]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Asia-
Cambiar a: