Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   8th Enero 2016, 16:42

"-Que asco de día."-Gabriel cerró de mala gana la puerta de su piso. A pesar de que Cloe había desaparecido de la escena, las cosas no habían mejorado demasiado para él. Cuando dijo que el skrull le había oído antes de tiempo por que Cloe le había avisado, el agente que se estaba haciendo cargo del asunto enarcó una ceja, incrédulo. Pues los testigos no han visto ninguna mujer de pelo negro, dijo. Estaban en shock, necesitarían tiempo para recuperarse, dijo mirándolo como si no esperara de todas maneras que confirmaran la versión de Gabriel. La verdad es que era bastante increíble, pensándolo con más frialdad. Gabriel dejó las esposas, aún manchadas de sangre, sobre la mesa. ¿Cómo podía haberse escapado esta vez? Tenía que haberse roto o cortado los dedos... Pero Gabriel no recordaba tener nada cortante en el coche... A saber qué había hecho la morena. Y por si fuera poco, había matado al alien, cuando lo necesitaban vivo. Y le había dado el el brazo, pues lo que llevaba una venda bajo la camisa, allí donde el skrull había acertado de refilón. El resumen, uno de los peores días de trabajo en mucho tiempo. Entró al baño, con la intención de ducharse. Con un poco de suerte, se le refrescarían las ideas: Lo necesitaba. Dejó caer al suelo la ropa, salpicada de sangre en algunos sitios, y se dio una ducha de las que duran media hora, provocando el enfado del resto de habitantes de la casa, que tienen que ir al baño, a peinarse, o cualquier otra cosa. O tendrían, si no fuera por que Gabriel vivía solo, y no tenía esos problemas. Tenía otros mayores.

Cuando acabó, se cambió la venda con cuidado y se vistió con una camiseta y un pantalón cómodos. Ya no tenía tan mala pinta, pero seguía escociendo, y tardaría un tiempo en curarse. Había cenado por el camino, y estaba a punto de morirse de sueño, así que fue a la cama sin dejar de dar vueltas a lo que había ocurrido ese día. Cloe estaba cumpliendo su amenaza de hacerle la vida imposible. ¿Cómo podría evitar el siguiente golpe? Quizás debería pedir un compañero para las siguientes misiones. Si, le haría falta... Pero antes tenía que descansar, pensó dirigiéndose a su dormitorio. "-Bueno... Mañana será otro día. "

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   11th Enero 2016, 00:01

Los ojos de los gatos han visto muchas cosas, y contarían muchas historias si pudieran hablar. Si alguien les pudiera escuchar. Contarían historias de parejas encontrándose en mitad de la noche para fugarse, para esconderse de sus padres. Para tener un momento a solas o para resolver asuntos que sus vidas dejaron atrás. Contarían historias de niños perdidos buscando a sus padres, de padres buscando a sus hijos. Contarían las aventuras de los que salen por la noche, buscando emoción, y encuentran el fondo de un cubo de basura. Contarían dramas y comedias. Contarían romances e historias de miedo...

Y justamente un gato, uno sólo, contaría la historia de una mujer, solitaria, de pie en un descampado en la Gran Manzana.

Cloe se estaba encendiendo un cigarrillo, alumbrada por la luz de la llama y el móvil que sujetaba con la otra mano. Estaba sola, salvo por la compañía de un solitario gato que la observaba desde los cortos matorrales que crecían salvando la distancia del suelo.
La morena movía rápido el dedo pulgar por la pantalla del móvil, se paraba y volvía a la carga. Reflexionaba, arqueaba una ceja, daba una calada y pulsaba un botón digital.

No tardó mucho en escuchar el rugir de varios motores, acercándose, iluminando el terreno alrededor de la francesa y creando un círculo cuyo epicentro sería la misma Cloe. Ésta levantó la mirada del teléfono, muy lentamente, observando a los recién llegados: motos, coches, furgonetas... todo un compendio de motores, con unos conductores cuyas licencias tendrían que haberse extinguido mucho tiempo atrás por sus... nefastas conductas.
Eran esas conductas lo que buscaba Cloe, y era precisamente por eso por lo que los había citado esa noche allí, en ese descampado. Las puertas se abrieron y cerraron. Bajaron caballitos y botas de conducir. Se escucharon algunas cadenas arrastrándose por el suelo y cigarrillos encendiéndose.
La morena estaba en medio de aquella quedada tan numerosa, y aun estando en inferioridad, sonreía, altiva y superior a todos ellos.

- Chicos... ¿A quién le apetece un buen bukkake?

...

El descanso del agente tendría que dejarse para otro momento.

Un tremendo estruendo resonó por su hogar cuando algo o alguien partió la puerta de entrada y tiró por el suelo los escombros de la misma. Se escucharon unas pisadas seguidas, contundentes, y cuando se presentó delante del dormitorio, Gabriel pudo ver a un hombre grande, de dos metros de altura, calvo, con una espalda tan ancha como la mayoría de su cuerpo, un rostro cubierto de cicatrices, rabia y locura, esculpida en unos ojos idos.

- ¡SHIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEELD! - gritó el hombre con una voz gutural, antes de lanzarse a por el desprotegido agente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   27th Enero 2016, 00:22

Es malo entrar en tu cuarto y encontrarte con que alguien está ya allí. Es peor aún cuando vives solo. Pero estamos hablando de Gabriel, así que esa "peor opción" no es lo bastante mala. No, que va. Luego está la posibilidad, tan remota que sería imposible si no estuviéramos hablando de quien estamos hablando, de que ese alguien sea un completo desconocido, enorme y con cara de haber salido de algún vertedero humano, y que entre echando la puerta abajo. Gabriel estaba por el pasillo cuando escuchó un estruendo impresionante. Venía de la entrada, y fue seguido del sonido de pasos. "-No fastidies..."-Por muy agente que seas, o quizás a causa de ello, aprendes que los amigos nunca entran en tu casa a la fuerza. Lo que nunca aprendes es a coger un arma cuando te acercas sigilosamente al origen del ruido. Quizás cuando estás en tu sofá, viendo una película de estas de terror, te da por pensar algo así como: "¡Pero coge la pistola!" o "¡Pero no vayas solo, llama a alguien!". El caso es que cuando estás en situación, no se te ocurre nada de eso. Nada de nada. Así que quizás las películas  están mejor hechas de lo que la gente o los propios guionistas creen.

Gabriel dobló la esquina cual rubia protagonista, y para cuando se quiso dar cuenta, tenía al tipo encima. Si hubiera analizado más tranquilamente la situación, se lo habría tomado con más calma. Pero de momento, lo que vio fue un calvo con cara de loco, gritando como un poseso (Lo cual no era demasiado improbable) , y más importante aún, que ocupaba como dos veces él. Así que hizo lo que él instinto de autoconservación suele dictar para esta clase de casos. Tocata y fuga, vamos. Por suerte, no era muy rápido, y Gabriel pudo evitar que lo tirara al suelo, aunque se llevó parte del golpe. Estaba aún algo dolorido, y eso no le sentó demasiado bien. El problema era que en ese piso no había muchos sitios en los que esconderse... Se escapó en dirección al salón. ¿Dónde....? "-No puede ser. "-La pistola. Se la había dejado en su cuarto. Mierda.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   30th Enero 2016, 14:02

El grandullón se abalanzó contra Gabriel sin poder agarrarlo como hubiera querido. Lo habría atrapado con sus brazos y muy seguramente lo habría machacado a palos. Sin embargo lo que pasó fue que Gabriel lo esquivó a tiempo, llevándose un golpe por parte del brazo del grandullón, mientras éste se quedaba sin frenos y se estrellaba contra la pared, haciendo un boquete enorme en ésta donde incrustó su cabeza. Apoyó ambas manos contra la superficie de la pared e hizo fuerza para sacar la cabeza.

- ¡SHIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEELD!

El grandullón acababa de darle tiempo a Gabriel para organizarse.

...

Mientras tanto, en las calles de Nueva York, cerca del apartamento de Gabriel un animado grupo de motos, coches y furgonetas se acercaban haciendo un ruido ensordecedor y ocupando gran parte del asfalto de las calles. Los transeúntes que aun daban vueltas a esas horas de la noche se apartaron de la vista de los conductores, evitaron cruzar los pases de peatones o se escondieron en portales y esquinas. Los neoyorquinos saben de sobras que, cuando aparece un contingente enorme de vehículos con tipos que tienen muy mala pinta, es mejor no acercarse y mantenerse lo más lejos posible.
Dentro de uno de esos coches, Cloe se arreglaba el maquillaje, poniéndose pintalabios y mirándose en un espejo lo suficientemente pequeño para que cupiera en su mano.

- ¿Estás segura que el agente estará donde dices?
- Tenlo por seguro. Le he mandado un pequeño regalo que de seguro no podrá negar.

...

El grandullón consiguió sacar su cabeza de la pared, dejando escombros sobre su grueso cuello, algunos rasguños sobre la piel y con un cabreo monumental. Sus pisadas sonaron duras y pesadas cuando se giró hacia donde había ido el agente.

- ¡TE MATAREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ! - El gigante volvió a la carga, en busca de la cabeza del agente.

...

- Es aquí - señaló la francesa, haciendo que todo el mundo se parara, rodeando el edificio.
- Bien. Empecemos el espectáculo.

Abrieron los maleteros y empezaron a sacar armas de todo tipo: escopetas, uzis, pistolas de 9mm, cadenas, bates... todo lo que un buen sicario pueda amasar y haga suficiente pupa como para matar a una persona. Dicho contingente rodeó el edificio, tiraron la puerta abajo y comenzaron con la caza al agente.

[FDI: Te dejo llevar los pnjs si quieres. Piensa en ellos como moteros cabreados armados y con muy mala leche, pero sin experiencia con las armas como sería la de un agente. Son matones al fin y al cabo.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   1st Febrero 2016, 16:25

Si en algún momento Gabriel había pensado que ese matón era normal en cualquier sentido del término, esa idea desapareció en cuanto lo vio incrustado en la pared por la cabeza. Como un dibujo animado. Gabriel no se lo pensó dos veces, y entró como un vendaval en su habitación. Arma. Municiones, unas pocas no letales y otras pocas normales. No había apenas, pero era solo uno, ¿No? Tampoco hacía falta mucho más. Los gritos del tipo se oían amortiguados mientras intentaba escapar, hasta que finalmente se soltó, o eso creyó el rubio al escuchar el sonido de los escombros. La reacción fue casi automática: Abrió la puerta, y le disparó, directo al pecho. Se cortó a mitad de frase, y se desplomó, inconsciente. "-Pero...¿Qué demonios...?"-Guardando el arma, se acercó al grandullón para cachearlo, con la intención de sacar algo en claro. La verdad, podría no haberlo hecho, y sabría lo mismo sobre lo que estaba pasando. Un paquete de cigarros aplastado, algo de dinero, un poco de marihuana, un mechero y unas llaves constituían el perfil del tipejo en cuestión. En resumen: No era nadie.

"-¿Qué hace aquí, entonces?"- Lo mejor sería avisar a los de arriba. Podrían interrogarlo, si cuando despertara decía algo coherente. Y si no...También. En eso estaba, cuando escuchó el undécimo ruido sospechoso en lo que iba de día. "-No me jodas..."-Por la ventana vio un grupo bastante grande de coches, motos, con alguna que otra furgoneta, con pinta de ir derechos hacia allí. No bastaba con un gorila, no. Tenía que venir toda la manada. Si sabían dónde vivía, lo más posible es que fueran directamente a su piso. Mmmm... Podía pasar sin muchos problemas al edificio de al lado. Las escaleras de incendios se unían en un punto no muy visible, y realmente era la única forma de salir sin pasar por la entrada. Así que aprovechó el tiempo que tardarían en subir las escaleras (Bendito ascensor averiado y bendito cuarto piso) para llegar a la azotea. Eran sólo un par de pisos más, y Gabriel los subió con el pulso acelerado.

Un soplo de viento gélido le dio la bienvenida al exterior. Nueva York no era un lugar precisamente cálido en enero, y aquella noche no era una excepción. Gabriel habría hecho bien cogiéndose una chaqueta o algo. Pero no importaba: Era cuestión de descender por las escaleras que había en uno de los laterales, y llegar al otro lado sin ser visto. Había hecho cosas más difíciles, la verdad. El único problema era la sensación de estar metiéndose él solo en una ratonera.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   2nd Febrero 2016, 03:06

El gigantón cayó al suelo tras el impacto que le ofreció Gabriel con su arma. El suelo tembló y al grandullón no le dio tiempo ni a quejarse: se le cortó la respiración momentos antes de ser derribado. Un problema menos pero... como pudo apreciar el agente, venían más y más.

Las escaleras eran una cacofonía de pisadas que subían y subían y subían. ¿Su objetivo? El cuarto piso. Iban haciendo gracias por el camino del estilo "voy a quedarme con su cartera" o "¡me pido las piernas!" y cosas así. Se aseguraron de que las armas iban cargadas y estaban listas para empezar cuanto antes el espectáculo. Llegaron a la puerta del piso y no esperaron a llamar.

Abrieron fuego de inmediato.

Las paredes del piso y de las escaleras se convirtieron en pocos segundos en grandes coladores. No escatimaban en balas y risotadas para acabar con el agente de SHIELD. Dispararon y dispararon hasta que no quedó nada reconocible dentro del piso. Una vez terminaron con sus cargadores uno de ellos derribó la maltrecha puerta de una patada. Entraron dentro.

Mientras, desde abajo, Cloe observaba con unos prismáticos lo que pasaba en el piso.

- No te preocupes, guapa: mis chicos se encargarán del agente de SHIELD. Ve preparando el pago.

La morena frunció el ceño cuando le pareció ver una cabeza rubia en medio de la oscuridad. No se lo pensó dos veces antes de coger el walky talky del jefe de la banda de un tirón.

- ¡Subid a la azotea! ¡El hijoputa se escapa! - Le devolvió el comunicador al jefe de golpe. Ésta noche no se le iba a escapar. - Manda a otro de tus grupos para que vigilen la manzana. Que hagan un perímetro y que no se les escape el ratoncito. Como lo haga, rodarán pelotas...

Los matones dentro del piso miraron por una de las ventanas.

- ¡HAY UNA ESCALERA DE INCENDIOS!
- ¡A POR ÉL, CAPULLOS! ¡QUE NO ESCAPE!

La caza proseguía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   10th Febrero 2016, 00:55

Desde ahí se oían los disparos. Un escalofrío atravesó la espina dorsal del agente, que en esos momentos agradecía que no hubiera nadie en casa... Ni nada demasiado importante. Cuando ya estaba a punto de bajar las escaleras para pasar, un piso más abajo, al edificio de al lado, oyó gritar a uno de los matones. Genial. Acorralado. Echó un vistazo a la calle, para darse cuenta de que venían más vehículos varios, y que todos ellos parecían sincronizados, rodeando el bloque. Algo hizo click en su cabeza en ese momento. Cloe... Era la única que se le ocurría ahora mismo que pudiera hacer algo tan absurdo, y encima hacérselo a él. ¿No había tenido suficiente con lo de aquella mañana?

Se preparó, apostándose detrás de la pequeña construcción en la que estaba la puerta que conducía abajo, esperando a que subieran con el corazón latiéndole con fuerza. En cuanto el primero asomó la jeta, se la encontró agujereada. Quizás Gabriel no fuera partidario de matar si podía evitarlo, pero la verdad era que en esos momentos tampoco tenía más opciones. Afortunadamente, esos tipos tenían una puntería muy pobre. Peor incluso que el skrull de esa mañana. El problema para él residía en que había muchos blancos y pocas balas, y ni una sola posibilidad de recargar. A menos que empezara a llover munición desde arriba, en lugar de venir de delante, acompañadas de una generosa ración de insultos y gritos varios. Consiguió eliminar a cinco o seis antes de que sonara ese chasquido maldito que indica cuán mal va el asunto. Quizás no fueran capaces de sumar dos y dos, pero esos matones si que sabían cuándo tenían vía libre.

-¡A por él, chicos!

-¡No lo rompáis mucho por arriba, que la chica querrá asegurarse!-Corrieron hacia allí, dispuestos a rematar el trabajo. "-Venid si podéis, hijos de perra."-Tan pronto como los gorilas entraron en el campo de visión de Gabriel, su vista se desenfocó, y un dolor de cabeza punzante le hizo apretar los dientes. Se apoyó con una mano el la pared por instinto para no caerse, y cuando pudo ver bien de nuevo, casi lo hace de la impresión.

Todos los cafres esos estaban tirados por el suelo, como si algo o alguien los hubiera... Fulminado. El dolor de cabeza persistía, sin bajar de intensidad. "-¿Cómo lo he hecho...? "-O no había sido él, y algo capaz de dejar fuera de combate a media docena de hombres adultos en un segundo estaba por ahí. No sabía qué le resultaba menos tranquilizador, si esas dos posibilidades o el hecho de que aún no había acabado...

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   13th Febrero 2016, 16:13

El coche aparcó cerca del siguiente cruce. De éste bajaron la francesa y el cabecilla de las bandas. Se habían situado en esa esquina justo para no llamar mucho la atención: Nueva York pese a estar durmiendo siempre mantenía los ojos abiertos. El líder cogió su walky y apretó el botón.

- ¿Cómo vais por ahí? - Soltó el botón.
- Ya estamos en la otra esquina de la manzana.
- Aquí igual. Hay unos cuantos polis por aquí así que intentamos no llamar mucho la atención.
- Preparados y listos. Si ese hijo de puta intenta salir de la manzana, es hombre muerto.
- Nada de hombre muerto - puntualizó Cloe al escuchar ese último comentario. - Divertíos tanto como queráis pero cuando todo ésto acabe, quiero al rubio vivo, o no habrá pago para nadie.
- Ya habéis escuchado a la señora. ¿Cómo vais los de la azotea? - Soltó de nuevo el botón. Esperó unos segundos de estática y volvió a insistir. - Eh, capullos, ¿me recibís? - Pero nadie contestaba.
- Seguramente se los haya cargado. Es un SHIELD después de todo.
- Mierda... Habría que enviar otro grupo a por él.

El móvil de Cloe sonó y se iluminó la pantalla. La morena lo acercó a su rostro y una sonrisa se dibujó en sus labios enmarcada con una luz azul que le daba un toque inquietante a su cara.

- No hará falta: acaban de avisarme que otro de mis regalitos acaba de llegar.

El líder no comprendió lo que estaba diciendo la mujer, pero si algo había aprendido durante el poco rato que habían estado juntos era que dentro de esa cabeza de mujer fatal se escondían un montón de favores y que los estaba usando contra un sólo tío. Se aseguraría de recordarse el no cabrear a esa puta loca francesa.

...

Lo malo que tienen las sombras es que nunca sabes si hay alguien escondido o si sólo se trata de una dichosa pared, plana y sin secretos. Lo malo de ser un ser humano es que uno tiene la capacidad de aprender cosas que otros no querrían ni conocer. Y sobretodo, lo malo de la situación en la que se encontraba Gabriel era que Cloe conocía a cierta banda de personas que conocían a la perfección las sombras, y que para colmo le debían un favor.
Tal vez hubiera sido Gabriel, o tal vez había sido una persona o cosa desconocida quien había acabado con la chusma que le habían perseguido, pero ahora ya no estaba solo del todo. Ya no.

Se escuchó un silbido. Un siseo. Tal vez si agudizaba el oído podía escuchar un paso ligero y rápido de ninguna dirección. Lo estaban rodeando. ¿Quienes? Los moradores de las sombras.

[FDI: De nuevo, como antes, tienes libre acceso a los pnjs. Decirte que ésta vez es un grupo de, por así decirlo, cazadores urbanos. Son algo así como ninjas si éstos vivieran en un mundo más punk y no supieran qué es el honor. Armas blancas, pasos ligeros y risitas si te hacen daño. Vamos, unos chacales. Disfruta ^^]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   24th Febrero 2016, 18:02

Cuando se recuperó un poco, lo primero en lo que pensó fue en comprobar si estaban tan muertos como parecía, o no. Pero en lugar de eso, le abrió la mano al que tenía más cerca y le cogió la pistola Eagle que llevaba, sintiendo el mordisco del metal frío  sobre la piel. Cuando se incorporó de nuevo, miró a su alrededor. Parecía que se había quedado solo... Pero algo le decía que no era así. Escuchó pasos a su espalda, seguidos de un leve murmullo. Le pareció distinguir una voz grave, familiar, entre esas voces ininteligibles que poco a poco parecían rodearle. ¿Era cosa suya, o realmente la azotea se había vuelto más oscura? No estaba seguro... Juraría que algo se movía en torno a él... "-No será nada... Ahora lo importante es salir de aquí. "

Sí, claro. Salir, dice. Como si fuera tan fácil. De las sombras surgió un objeto plateado, que pasó justo a su lado, rozándole, para luego quedarse clavado en la pared con un chasquido. Un segundo después, Gabriel notó un dolor cálido en la mejilla, al tiempo que un poco de sangre brotaba de la herida recién abierta. Unas risitas ahogadas surgieron de un rincón, del que habían lanzado el shuriken. El agente se concentró más en distinguir qué había ahí, pero la oscuridad parecía sólida y opaca. Podría parecer que estaba rodeado del telón negro de un teatro. Sonaron más pasos, pero esta vez Gabriel los siguió con la mirada... Y con el cañón del arma. Disparó, y al sonido del arma siguieron más risas. Esta vez eran más audibles todavía, como si ya no se molestasen en disimular tanto. No sabía qué había en la oscuridad, pero ya empezaba a tener una ligera idea, y no le gustaba nada. "-No podemos verlos... Pero ellos a nosotros sí. " Entrecerró los ojos, alerta, y se concentró. Tenía que encontrar la mente de uno de esos tíos, tenía que ver lo que pensaba... Para así ver dónde estaba cada uno. Pero le costaba demasiado...

Fue sólo un segundo. Un pensamiento del enemigo le informó de que algo se acercaba a él rápidamente, pero ya era muy tarde para apartarse. Una cadena de metal le alcanzó en la parte de detrás de las piernas, haciéndole caer al suelo con una rodilla. Creyó oír el crujido de un hueso, pero lo ignoró, igual que el creciente murmullo. Esta vez, le resultó más fácil. Era cierto que la facilidad para utilizar sus poderes estaba aumentando, pero en esos momentos no era algo que le preocupara como solía hacerlo. Se hizo a un lado para esquivar la siguiente, la cogió y tiró de ella, todo a la velocidad del rayo. El hombre se había empezado a confiar, no esperaba esa reacción, así que perdió el equilibrio, quedando expuesto el tiempo justo para que Gabriel lo viera. Vestía con un traje extraño, con capucha, y de un color muy oscuro que Gabriel no supo identificar en ese momento. Sus movimientos fueron antinaturalmente fluidos, aprovechando la fuerza del tirón para lanzar un cuchillo, directo al cuerpo del rubio. Esto le obligó a esquivar y levantarse, dando la oportunidad al ser de las sombras para escapar. Gabriel no lo sabía, pero estaba en medio de un grupo de Cazadores. Pocos sabían qué eran exactamente esos seres, y Gabriel no tenía esa información. Pero hasta los menos enterados conocían lo mínimo para no desear cruzarse en su camino: Los Cazadores actuaban más bien como mercenarios o asesinos, usando de alguna manera la oscuridad a su favor, para atacar u ocultarse. Como en esos momentos.

El mutante volvió a repetirlo, esta vez concentrándose mucho más, a pesar del dolor de cabeza que eso le provocó. Normalmente, no podía leer la mente a desconocidos, pero desde hacía un tiempo, esa capacidad había ido creciendo poco a poco. Era como mirar un espejo. El Cazador a quien estaba leyendo debía de estar delante de él. Quizás incluso fuera el de la cadena. Desde sus ojos, podía ver la escena con más claridad: Eran cinco hombres encapuchados y equipados con armas blancas, la oscuridad se arremolinaba en lo que deberían ser las caras. Se movían rápido, uno de ellos en ese momento estaba cogiendo otro shuriken.

Gabriel solo tuvo que apuntar en su dirección, y apretar el gatillo. El asesino no hizo ningún sonido. Tan sólo cayó con un ruido sordo al golpear el suelo de cemento. Una mano enguantada fue todo lo que quedó fuera del abrigo de las sombras. Gabriel se preparó: Los murmullos se habían convertido en un siseo venenoso que no auguraba nada bueno, y el dolor de cabeza le perforaba el cráneo. De no ser imposible, el francés podría pensar que realmente le habían atravesado el cerebro con una estrella de acero. Pero ojalá fuera eso. Lo que estaba cortando el tejido de su conciencia desde dentro era algo mucho más afilado, y manejado con mucho más odio. El estrés acumulado estaba aflojando poco a poco las barreras que hacía años habían sido construidas a toda prisa, sólidas y altas, pero llenas de grietas. Y lo que había al otro lado comenzaba a filtrarse por ellas, como un gas venenoso...

Más proyectiles metálicos surgían de todos lados y de ninguno a la vez. Algunos dieron en el blanco, pero, sorprendentemente, la mayoría fueron engullidos de nuevo por la oscuridad sin probar la sangre de su objetivo. El rubio permanecía con los ojos cerrados, guiándose por lo que el Cazador veía. Ya casi estaba... Uno más cayó abatido de un balazo, quedaban tres aún. Para su sorpresa, una risa corrosiva como el ácido surgió del Cazador a quien Gabriel estaba utilizando, secundada por los dos restantes. El agente de SHIELD se tensó, preparado para lo que viniera. "-¿Pero qué...?"

Se habían dado cuenta de por qué su presa podía verlos. Y el Cazador había cerrado los ojos, cegando así a Leblanc. "-¡Mierda!"-Se preparó para volver a su propia visión, pero estaba francamente cansado. Nunca había usado sus poderes tanto rato seguido... Y le estaba empezando a cobrar factura. Aunque eso dejó de ser un problema cuando notó la fría caricia del acero en la espalda.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   25th Febrero 2016, 15:21

Los disparos alertaron a los vecinos: había un tiroteo en los tejados. Varios neoyorquinos salieron a la calle para ver qué estaba pasando, si podían ver algo desde la calzada o si alguien sabía algo. Hubo quien llamó a la policía y quien se quedó en su piso con el teléfono en mano a ver si podía sacar alguna foto para mandársela a sus amigos.

En la calle, sentada en el capó del coche, una morena francesa disfrutaba de todo aquel caos con un cigarrillo en sus afilados dedos y el móvil sujeto con la otra mano. La sonrisa satisfecha en sus rojizos labios daba más miedo que otra cosa. El jefe de la banda intentaba no mirarla, ya que le ponía de los nervios.

- No hay movimiento. Igual está muerto.
- Por más veces que lo digas, no estará muerto solo porque tu quieras. Éste ratón es de los buenos. De los que se escapan del laberinto y te sacan un ojo. De los que te dejan regalitos en las magdalenas y crees que son pepitas de chocolate. No, no... éste ratoncito no sabrá volar, pero llegará muy, muy alto....

De nuevo, el teléfono se iluminó y Cloe le echó una ojeada a la pantalla.

- La policía no tardará mucho en llegar.
- Y muy pronto, los bomberos. - Cloe se apeó del coche y se dispuso a cruzar la calle.
- ¿A dónde vas?
- ¿Cómo que a dónde? ¿No es obvio? - Se giró hacia el pandillero, con los ojos muy abiertos y mostrando sus dientes bajo su sonrisa. - Voy a ver el espectáculo muy de cerca.

...

El acero acarició sutilmente la espalda de Gabriel. Un tajo, no profundo, pero que igualmente le molestaría y dolería. El cazador había sido preciso y certero. Quería que su presa se agobiara y se sintiera atrapada. Quería verlo dar vueltas y vueltas desesperado.
Otro movimiento, otro tajo, ésta vez en un muslo. Una risotada aguda y maquiavélica. Iban a jugar con él hasta que se cansaran. Ese era el plan aunque ya no fueran tantos como antes pero, ¿a quién le importaba? Era divertido, y duraría todo lo que ellos quisieran.

No fue un error lo que abrió la puerta más cercana del ático. Fue la cruda realidad y que en ese juego, no eran los únicos que iban a jugar.
Del interior surgió un hombre de estatura corpulenta, enfundado en un traje que lo cubría completamente. A su espalda llevaba una bombona y en sus manos, botellas encendidas con pañuelos. No había que ser muy listo para saber que el contenido de esas botellas no era agua.
El hombre lanzó las botellas y acto seguido, sacó el lanzallamas que colgaba de su espalda. Apretó el gatillo y cubrió aquel tejado de fuego. Fuego absoluto. Iba a quemar todas las sombras con fuego. Iba a quemar a todo el que estuviera en aquel tejado, sin importar si eran cazadores, agentes o palomas. Iba a prenderlo todo de fuego mientras quedaba fascinado por el calor y el baile de las llamas purificadoras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   4th Marzo 2016, 02:02

Esta vez gritó, pillado por sorpresa totalmente. A la espalda le siguió una herida en el muslo, igualmente superficial, pero molesta a la hora de moverse. Y sobre todo, dolorosa. Más risas, más espectáculo cruel y carente de salidas para el rubio. Antes, quizás hubiera estado algo más tranquilo, capaz de predecir los golpes antes de que llegaran. Pero ahora estaba, de nuevo, indefenso. Ellos lo sabían de sobra, y lo disfrutaban como si fuera la sensación más deliciosa que alguien pudiera imaginar. No va a ser rápido, pensaban todos. Tenían toda la noche por delante, después de todo. O no.

Gabriel escuchó un ruido, más allá de las carcajadas, pero creyó haberlo imaginado. Lo que seguro que eran reales eran las botellas de cristal que cayeron al suelo. De los cristales rotos surgía un fuerte olor a gasolina, que hizo reaccionar a Gabriel. Las sombras que rodeaban al rubio se disiparon tan pronto como los cazadores se dieron cuenta de que algo no marchaba como tenían pensado. El pirómano tenía la cara oculta por el contraste de luces y sombras, pero no hacían falta esa clase de detalles para saber qué pasaba. No, el traje ignífugo y la bombona hablaban mucho mejor que cualquier expresión desquiciada que pudiera tener. Parte de los matones de antes habían empezado a despertar, para encontrarse en medio de un incendio del que más les valía huir. Los cazadores, como no podía ser de otra manera, desaparecieron en primer lugar, sin que nadie supiera ni quisiera descubrir cómo. Lo único que dejaron a su paso fueron los dos cadáveres encapuchados, ahora envueltos en llamas. Los otros no fueron tan listos. Los gritos de los lentos y de los que estaban cerca del recién llegado acompañaron los pasos de los que sí podían escapar. Gabriel estaba en ese punto intermedio en el que siempre está uno de los personajes principales de la película de terror. Justo en la línea entre quedarse atrás y sobrevivir hasta el siguiente susto. Los distintos cortes entorpecían su camino, pero la cercanía del fuego era el mejor ánimo posible para aguantar y seguir. El pirómano había acorralado a un grupo de los "chicos", y Gabriel ya no daba ni un duro por ellos. "-Pero no es nuestro problema..."-Era la mejor manera de que no se fijara en él. Así como no se habían fijado los superviventes: Ya habían desaparecido por la oportuna escalera de incendios, que se prestaba a hacer su función. El francés contuvo un gemido de dolor cuando bajó el primer escalón: Las heridas seguían sangrando y reclamando su atención, pero él tenía otras cosas entre manos. La barandilla era una de ellas, por ejemplo.

Entró por la primera ventana que vio abierta, que resultó dar a un pasillo. No podía bajar a la calle, probablemente aún hubiera gente con la que no quería encontrarse ni de coña. En parte, podría dar gracias al último "invitado" de aquella fiesta de locos: Si no hubiera aparecido, las cosas podrían haber ido mucho peor para él. Aunque ahora tampoco estaba mucho mejor... Apoyó una mano en la pared y se dejó caer a medias hasta el suelo: Por primera vez desde que todo aquello había empezado, se permitió respirar un segundo. Aprovechó para constatar los daños: La quemadura de láser de por la mañana, el corte en la mejilla, la pierna, la espalda... Decididamente, la cosa iba de mal en peor. Se levantó con dificultades, y miró por la ventana desde un lateral para no ser visto desde fuera: Sí, había todo tipo de vehículos de color oscuro por ahí también. "-Pero tiene que haber una forma de salir..."

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   8th Marzo 2016, 15:11

El pirómano era un artista. Era un cultivador nato. Un amanta de los jardines, del cuidado de éstos. De ver crecer a sus creaciones y darles todo el cariño que necesitaban para ser las flores más bonitas de la ciudad. Cultivaba sus geranios de fuego y los veía crecer bajo el rocío ígneo de su lanzallamas. Lo mejor era cuando pasaba su herramienta por encima de los cuerpos muertos y los veía crepitar y crecer como si fuera abono especial.

Era una delicia. Un mar de llamas a su alrededor. Y lloraba por ello, feliz y cautivado.

Gabriel consiguió escabullirse del grandullón mientras éste estaba centrado en su arte, y tuvo un momento de reflexión a solas. ¿Cómo salir? ¿Cómo escaparse? Y una pregunta que seguramente surgiría al cabo del rato cuando se diera cuenta que no estaba solo: ¿cómo no la había oído llegar?

Al final del pasillo, una altiva morena lo estaba observando. Haberlo encontrado con tanta facilidad suponía que la mujer tenía una especie de poder, o simplemente había sido un golpe de suerte que creó un golpe dramático y teatral en el ambiente. Fuera lo que fuera, estaba allí, observándolo.

- Te veo bien, ratoncito - sus pasos resonaron por el eco del pasillo a medida que se le acercaba poco a poco. - Se te da bien hacer buenos amigos. ¿Y ya te quieres ir a casa sin conocer al resto de la pandilla? Pero que antisocial eres, ratoncito.

Por encima de sus cabezas, justo en el techo, un hombretón se había encerrado en su disfrute personal sin darse cuenta que los cazadores habían vuelto, y clamaban sed de sangre. Venganza.
El hombretón no se dio cuenta de la estrella de hierro que le lanzaron, ni cómo le cortaron uno de los tubos del gas y como éste, al exponerse con el calor y el fuego, se prendía y hacía estallar la bombona junto con el pirómano por los aires, creando su última y gran obra: un jardín de fuego.

El edificio tembló por un segundo, y Cloe tuvo que recomponerse tras perder levemente el equilibrio. La sorpresa dejó expuesto a la morena frente al adolorido agente de SHIELD. ¿Qué haría éste al ver aquella ventana?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   13th Marzo 2016, 00:57

Volvió a mirar hacia el interior del edificio, dispuesto a buscar una salida. O... ¿Un teléfono? Quizás sería buena idea, pero para eso tendría que entrar en una casa, y eso podía ser arriesgado para él. No tenía explicaciones convincentes que dar a ninguno de aquellos vecinos para que le dejaran entrar en su casa y usar el teléfono. Lo mejor que podía pasar era que montaran un escándalo, y llamaran a la policía, los bomberos, un par de ambulancias... Y en el peor, le abriría la puerta alguien con un arma más grande que la suya, apuntando directamente a la frente. Americanos...

De pronto, reparó en la silueta que se recortaba al fondo del pasillo. El sonido de los tacones golpeando el suelo marcaba el ritmo de sus pasos. Un escalofrío reptó de a través de su espalda cuando escuchó aquella voz femenina cargada de veneno. ¿Cómo había llegado ahí tan deprisa? No era difícil averiguar que había llegado al edificio contiguo, pero... ¿Exactamente el piso y el pasillo en el que se encontraba? Era imposible que lo supiera... A menos que le hubiera seguido de alguna manera... Pero era imposible que lo hubiera hecho sin que ni siquiera reparara en su presencia. Eso no hacía más que reforzar la idea de que tenía poderes, aunque resultaba difícil decir cuáles exactamente. Parecía que podía hacerlo todo. -¿Bien? Pues no gracias a tí, desde luego.-Tenía el mismo aspecto altivo y elegante de siempre, como recién salida de una película antigua de detectives, espías y femmes fatales. [b]-Si te digo la verdad, me iría ahora mismo a casa. A menos que la hayas volado, por supuesto.[b]-Había cierto odio genuino en esas palabras, a pesar del carácter amable del agente. Algo estaba moviéndose dentro de él... Algo que estaba más que acostumbrado a odiar. Pero algo sucedió entonces.

Respondiendo a sus palabras, una explosión se dejó oír a lo lejos. Lo primero que pensó Gabriel al notar el temblor, fue que Cloe realmente había dinamitado algo. Al igual que la morena, aquello lo pilló por sorpresa. Sin embargo, en el backstage de su cabeza, no cabía la sorpresa. Esa parte primaria de la conciencia era una superviviente nata, y su funcionamiento era simple y directo: Esa mujer es un peligro, y tenemos ocasión de eliminarlo aunque sea por un tiempo. El Gabriel consciente y cabal ni siquiera notó que su mano apretaba el gatillo, por que realmente no lo estaba haciendo él. Cédric estaba harto de jugar, y se había dado cuenta de que podía mover un poco su propio cuerpo, así que aprovechó la ocasión sin contemplaciones. Poco le importaba lo que él otro pudiera pensar al darse cuenta de lo que habían hecho.

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   14th Marzo 2016, 20:08

El temblor se hizo notar hasta en la calle, con forma de una gran llamarada y un estruendo atronador. Los vecinos gritaron y se miraron unos a otros sin comprender lo que acababa de pasar, lo que estaba pasando. Los pandilleros por su parte habían perdido las ganas de seguir con aquello. Un montón de muertos para atrapar a un sólo tío, luego la explosión y por encima de todo, esa tía. Si el jefe de la banda, que era quien tenía más sesera de todos en el grupo no le gustaba el rumbo que estaba tomando el trato con la francesa, el resto estaba a punto de coger sus motos y sus furgonetas y salir quemando rueda de allí.
El jefe se quedó en su sitio, mirando lo que estaba pasando. Una gran suma de dinero, pensaba. Ese era el trato, razonaba.

- Jefe.
- Hey, si alguien se larga, diles que lo buscaré personalmente y le pegaré un tiro en toda la cara.

El dinero lo era todo en éste mundo, eso lo sabía cualquier niño a temprana edad. Si quieres juguetes, necesitas dinero. Si quieres comida, necesitas dinero. Si quieres educación, ropa, drogas, mujeres, protección... todo se basa en el dinero. Por el dinero se vive y se muere. Por el dinero el jefe de una banda puede quedarse mirando como matan a todos los suyos si al final de la matanza le dan un buen fajo de billetes.
La pregunta es, ¿tendrá tiempo de gastarlos antes de que lo eliminen a él también? Esa, precisamente, era la razón por la que el jefe estuvo a punto de largarse de allí.

...

La mujer se tambalea, pero no por el temblor que ha cesado, sino porque no encuentra el equilibrio. Se siente de repente, algo más pesada. Una parte de su ser reconoce esa sensación y mira a Gabriel, entornando la mirada como si no terminara de creerlo o comprenderlo. Luego, lleva su zurda al vientre y se mancha la mano con su propia sangre, emanando del agujero de bala que tiene en el abdomen. Se mira los dedos carmesíes.
Sonríe. Tose, y vuelve a sonreír.

- Me has disparado. - Comenta, sorprendida. - A pesar de venir desarmada, sin suponerte un peligro... me has disparado. Y ni siquiera te lo has pensado. Has apretado el gatillo cuando has visto que tenías la oportunidad perfecta. - Cloe levanta la vista, sin borrar su sonrisa. Una mirada cargada con la locura del caos y de la psique de un ente perturbantemente lógico. - Eres un asesino, ratoncito. Un psicópata... ja.... jajaja.... Oooh ratoncito... ¿Por qué no me lo habías dicho antes?

La morena cae de rodillas al suelo, sin fuerzas. Su cabeza se tambaleaba de un lado a otro. Estaba perdiendo mucha sangre.

La otra mano, con la que sujetaba el móvil, se elevó, mostrando como su pulgar apretaba un botón en la pantalla. Ésta, al apartar el dedo se iluminó con un aura roja de emergencia y se podían leer las letras que componían la palabra "ACTIVAR".

- Ratoncito ratoncito... me has dado un regalo estupendo... Deja que te de el mío.

...

El móvil del jefe de los macarras se ilumina, vibra. Lo saca de su bolsillo y le echa un ojo. Lo vuelve a guardar y se acerca al maletero del coche.

- Coged las armas. Vamos a liar una buena. - El jefe abre el maletero, se saca una pistola y se la guarda en la espalda, agarrando con ambas manos una escopeta. - ¡CHICOS! - grita por el comunicador al resto de grupos que rodeaban la manzana - ¡HORA DE LA FIESTA!

Los pandilleros, ahora armados hasta los topes y llevando máscaras de animales cruzan la calle desde sus vehículos y se dirigen hacia los edificios. Un par de polis se cruzan en su camino y éstos les pegan un tiro. La gente grita. Los pandilleros apartan a los vecinos a empujones, apuntando con armas y subiendo por las escaleras de los edificios vaciados. Disparan un par de veces más, otros gritos.
El caos se desata en las calles.

[FDI: Vienen a por ti. Sin cuartel. Son en total unos siete grupos y cada grupo ha subido por un edificio, tal vez dos grupos en un edificio. Van bien armados y dispararán a la mínima. Vamos, que vas a tener pandilleros hasta en la sopa. Cloe sigue viva ante ti.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cédric Valjean
S.H.I.E.L.D.
S.H.I.E.L.D.
avatar

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 19/02/2015
Edad : 24
Localización : En Gotham, de momento.

Ficha de Personaje
Alias: Sparrow o Cerbero.
Nombre real: Gabriel Leblanc o Cédric Valjean.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   14th Marzo 2016, 23:21

Gabriel fijó la vista en la mancha escarlata que invadía con lentitud el vestido de la morena, tanto o más sorprendido que la propia herida. Aquello no estaba bien, y lo sabía: Era Cloe, sí, pero a pesar de todo, no podía herirla sin más. Él jamás había hecho nada parecido. El francés había matado antes, ciertamente, pero siempre en defensa propia y lo mínimo imprescindible. Jamás a una mujer desarmada, sin nada para protegerse. Sin valorar antes otra opción no letal. Aunque fuera tan peligrosa... No lo merecía. Las palabras, la sonrisa tóxica de la entidad se clavaron en lo más profundo de su alma, rasgándole por dentro. Asesino, asesino... Aquella risa... El horror hacía su aparición, reflejándose perfectamente en su expresión. El horror de empezar a recordar, de sentir como aquellas barreras que él no sabía que existían se quebraban bajo el empuje de lo que había al otro lado. Asesino...

Había esperado mucho. Si alguien le hubiera preguntado, una eternidad. Pero dentro de aquella cabeza, solo estaban ellos dos, y la máquina no sabía que él existía, así que nadie le había preguntado. Hasta aquel día. Él llevaba mucho tiempo atando cabos, buscando resquicios en ese olvido al que se había visto sometido. Grandiosos hijos de puta... Habían hecho su trabajo muy bien, a pesar de haber fallado totalmente. Encerrado en su propia piel, ignorado por todos, había tenido que acumular fuerzas, esperando... En algún momento, la máquina alcanzaría su límite. Siempre ocurría. Y últimamente, fallaba cada vez más a menudo. Al principio, él podía mover algunos hilos de la marioneta que ambos estaban obligados a compartir: Una mano que se movía sola, un movimiento demasiado rápido como para haber sido pensado... Pequeños detalles, pinceladas que no dejaban ver la obra completa que se ocultaba detrás.

Asesino... Las piernas del telépata fallaron, obligándole a descansar su cuerpo en la pared de al lado. Se llevó una mano a la cabeza con un gemido de dolor, dejando caer el arma: Sentía como si un millón de agujas incandescentes surgieran desde el interior de su cráneo, buscando desesperadamente salir al exterior. Aquella palabra no dejaba de resonar en su cabeza, dejando en segundo plano la quizás menos preocupante realidad. Asesino, asesino...

Oh, pero Cloe había sido su salvación junto con el bueno de Furia. Ambos habían sometido a la máquina a cosas que no estaba preparada para soportar: Sin saberlo, ayudaban al verdadero Yo a salir del inconsciente, listo para recuperar su lugar. No podría estar más agradecido. Había temido en su momento morir antes de tomar posesión de su cuerpo definitivamente, pero la máquina había tenido suerte.

Asesino... Apretó los puños, probando. Poco a poco, el rubio se irguió y se separó del muro, parpadeando un poco. Acostumbrándose de nuevo a ocupar un lugar en el mundo físico. Y sonrió. -Ratoncito ratoncito... me has dado un regalo estupendo... Deja que te de el mío.-Consiguió fijar la vista, observando por encima a su interlocutora, así como el móvil que tenía el su mano. "Activar". ¿Más matones? ¿En serio? -No hará falta, preciosa... Ya me lo has dado.-Su voz sonó algo más grave que la última vez que había hablado. No sólo eso... Su expresión había cambiado radicalmente también. Despejado el dolor de cabeza, pero sin sentir todavía todo el dolor de las lesiones, podía permitirse una actitud de cierto ¿relajamiento? Tendría que buscarse un hospital, evidentemente, pero eso podía esperar. Tenía todo el tiempo del mundo.

Pocos minutos después, la mitad de la chusma de Nueva York hizo su entrada, tardía pero no por ello menos triunfal, en los edificios. Y parte de la misma tuvo a bien de entrar en aquel pasillo. Lo que encontraron allí fue la escena tal y como cabría esperarse: Cloe permanecía de rodillas, bien ocupada desangrándose. Y junto a ella, el tío al que todo el mundo habla venido a matar. Asesino, asesino... Tan tranquilo, sin intención de moverse, de cubrirse o disparar.

También cubierto de sangre, de origen más o menos incierto. Dedicándoles una sonrisa depredadora bajo sus ojos escarlata, al final del estrecho corredor desierto salvo por esas dos figuras. Todos sabían que Cloe era alguien a temer. La francesa no se andaba con tonterías, era la que había organizado todo aquella noche. Y allí estaba, indefensa. Si la duda fue lo que les inspiró a no disparar nada más ver aquellas figuras, fue el terror lo que les paralizó definitivamente. Asesino... Asesino... Un terror inexplicable, visceral. El que se siente cuando estás total, absolutamente seguro de que no tienes escapatoria posible. A las de uno le temblaron las piernas cuando el joven abandonó su posición y caminó hacia ellos, a un paso insoportablemente lento. -Buenas noches, caballeros.-Se apartaron a su paso, como quien evita que un pase cerca suyo una serpiente venenosa. Metió la mano sin detenerse en el bolsillo de uno de ellos para extraer un paquete de cigarros, y en el de otro para llevarse un mechero. Finalmente, cogió la puerta, y se fue, dejando tras de sí un silencio que pesaba como una losa. Una vez hecho esto, se dió prisa: El efecto de su poder no tardaría mucho en desvanecerse. Cuando llegó a la calle, encendió el pitillo y se lo llevó a los labios, llenándose los pulmones con cuanta nicotina pudo. "-Al fin..."-Su aliento y el humo se fundieron en el aire helado de aquella ciudad que lo había visto caer hacía años. Pero esa noche, Cédric se sentía más vivo que nunca. Asesino...

_________________
"Todo está en tu cabeza, Gabriel. Todo, menos yo. Yo soy real, y voy a acabar contigo."

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cloe
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 26/08/2015

MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   15th Marzo 2016, 13:23

Aun con el vientre perforado, desangrándose y quedándose casi sin fuerzas... aun cuando el dolor le partía el cuerpo en dos y le nublaba la mente... aun cuando sabía que estaba a punto de morir, Cloe mantuvo los ojos bien abiertos. No quería perderse aquel espectáculo ni al actor que estaba interpretando el papel principal.

Aquel no era Gabriel. No, no lo era, ni se le parecía. Los menos detallistas afirmarían que era su mismo rostro, su cuerpo, su color de pelo y su altura exacta. Dirían que tan sólo estaba teniendo una crisis de identidad o alguna tontería. Cloe sin embargo lo tenía muy claro: ese no era Gabriel. No conocía su nombre, y no le importaba. La fuerza de su mirada, la promesa de la apertura de un juego divertido y entretenido ya era suficiente para la francesa. Esa forma de moverse, esa sonrisa de depredador...

Había ido a cazar un ratoncito, y se encontró con una hiena.

Por las escaleras aparecieron el grupo de pandilleros armados que decidieron entrar en el edificio donde se encontraban el rubio y la morena. Pura suerte, puro azar. Levantaron las armas y apuntaron al chico... pero se quedaron quietos, muertos de miedo. ¿Qué era esa sensación que sintió Cloe cuando vio pasar al muchacho a su lado? ¿Qué era esa sonrisa ensanchada que se dibujó en su rostro, enloqueciendo su mirada cuando éste con total tranquilidad sacó un paquete de cigarrillos de uno de sus atacantes y se marchó? ¿Era acaso... amor? No, iba mucho más allá del simple y puro amor. Era... devoción. Admiración. No esa clase de admiración que se tiene por una persona o una idea. Era el tipo de admiración que los locos abrazaban sin pensárselo dos veces cuando les decían que si pulsaban el botón rojo, todo saltaría por los aires.

El chico se marchó, dejando al grupo de pandilleros inquietos. Uno de ellos se acercó hacia la mujer.

- Oye zorra, ¿y el dinero?

Cloe lo miró aun con la locura empañando su mirada.

Levantó las manos, agarró la escopeta y besó la boca del cañón.

...

Lo que pasó aquella noche no quedó bastante claro en los registros de la policía. Según éste, cuando llegaron tuvieron que reducir a varios grupos de pandilleros, armados hasta los dientes y los sacaron de varios edificios de la manzana. No se desecha la posibilidad de que algunos pudieron escapar.
Los vecinos no se ponían de acuerdo: unos decían que había empezado todo con una explosión. Otros decían que fueron disparos. Otros que querían hacer una limpieza étnica. Por ello, el móvil de todo aquel desastre tampoco quedó en claro. Cuando se interrogó a los pandilleros por lo que había pasado, todos hablaron de un chico rubio y de la mujer muerta encontrada en uno de los edificios con un tiro en la cabeza. Les echaron la culpa a esos dos y no quisieron decir nada más.

No se encontró al supuesto chico rubio por los alrededores. Lo que sí se encontró fueron un montón de escombros y cadáveres calcinados en la terraza. El caso quedó abierto y se trasladó a una esfera superior, esperando que éstos pudieran solucionar el misterio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019   

Volver arriba Ir abajo
 
Los ratones no vuelan. (Cloe) 24/1/2019
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Bodyguard. (Blair) 11/2/2019
» Las desventuras de un héroe (Alice Delaney) [20/01/2019]
» Cloe Edison - El unicornio Ladron
» 1/2019: Reforma de la Constitución Española, Artículo 68 y de la Ley 5/1985 (GP UPyD)
» ratones traviesos (mision 2)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: