Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Harley Quinn
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 23/11/2013
Edad : 37
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Harley Quinn
Nombre real: Harleen Frances Quinzel
Universo: DC Universe

MensajeTema: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   9th Enero 2016, 15:19

20 de Junio de 2018
Nueva York

Humpty Dumpty sat on a wall... - la vocecilla aguda y femenina de Harley Quinzel resonaba por todo el paseo del W Houston Street, mientras caminaba con pasos alegres y saltarines. - Humpty Dumpty had a great fall - continuó tarareando la cancioncilla mientras esperaba a que uno de los semáforos se pusiera en verde. Harley llevaba un atuendo bastante peculiar, unos shorts rojos y azules que dejaban ver sus hermosas y largas piernas, y unos tacones que resonaban por la calle cada vez que daba un paso. - All the king's horses and all the king's men... - La Arlequina se ajustó las gafas de sol y acarició con los dedos una de sus dos coletas medio teñidas de rojo y negro perfectamente peinadas. - Couldn't put Humpty together again!

La rubia dio un pequeño salto al llegar al borde de la acera y continuó con su camino mientras seguía tarareando la canción, acompañándola con el ruido que hacían sus tacones de aguja al caminar.

La Arlequina no tardó en llegar al punto de encuentro, una Starbucks que hacía esquina con la calle Broadway. Bajó un poco sus gafas de sol y con la mirada buscó a sus dos amigas. Selina y Pamela estaban tomando algo en una mesa del exterior, y nada más verlas, Harley se acercó con una gran sonrisa y se echó encima de ellas a abrazarlas.

- ¡Ya estoy aquiiii! - estrechó a ambas en sus brazos y luego se sentó en la silla vacía que le habían reservado - Disculpad la tardanza... ¡estaba de compras! - dijo dejando caer al suelo las bolsas de ropa de marca.

- Tengo algo muy interesante que enseñaros... - la rubia sacó de la bolsa de ropa un periódico y les mostró una página en concreto. En ella salía el rostro de un chaval joven que vivía en Nueva York, y que amasaba una gran fortuna.

- Albert Prescott... Interesante chico, ¿verdad! Había pensado que puesto que las cosas con el debilucho y alcohólico Tony Stark no salieron bien... ¿porqué no vamos a hacerle una visita a este guaperas? - exclamó con el rostro sonriente de la emoción.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pamela L. Isley
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 315
Fecha de inscripción : 04/06/2014
Edad : 31
Localización : Flora de Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Poison Ivy
Nombre real: Pamela Lillian Isley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   29th Enero 2016, 14:00

Desde el golpe fallido a Stark no había parado de darle vueltas. ¿Qué diantres había salido mal? Había sido un plan estudiado específicamente para esa persona y para ese día. No se nos había escapado nada. Llegué a las conclusiones, no sólo de que había sido envenenado sino de que la fiesta al completo era una trampa. No éramos las únicas que querían algo de Stark. Desperecé por la mañana,, a buena hora como era habitual. Conmigo desenredó sus ramas el Ulmus americana que me acunaba en su regazo por las noches durante mi estancia en Nueva York. Desde mi llegada había curado a varios Olmos de la peligrosa grafiosis. Ese maldito hongo estaba destruyendo la especie y había matado ya al 80% cuando antes se le consideraba el árbol más común. Pero claro, nadie sabía nada de esto y si lo sabían no les importaba. Supongo que los dramas cotidianos no son de interés público.

Desperecé todo mi cuerpo, hice algunos estiramientos para recordarles a los músculos que ya era de día y me vestí con el mismo atuendo con el que abandoné la mansión Stark. El body, las botas y la protección en los antebrazos. Todo con hojas rígidas de Hedera. Seguí protegiendo a las especies del parque unas horas hasta que se aproximaba la de la cita. Añadí unas flores variadas de poco tamaño pero gran colorido, y me puse en camino a la cafetería donde habíamos quedado.
Al llegar allí, antes de tiempo como era costumbre, me pedí una botella de agua grande y me coloqué en la terraza recibiendo el sol de Junio sobre mi piel, sonriente y agradecida. Crucé las piernas y esperé paciente a que llegasen mis compañeras.

No pasó mucho tiempo hasta que escuché la aguda voz de nuestra amiga rubia. Sonreí al verla y al sentir su abrazo tan impetuoso. Tenía buen aspecto. En realidad las tres lo teníamos. No parecía que tuviésemos mayor problema después del fracaso. Supongo que la excitación sobre una posible nueva presa nublaba el error cometido con la anterior. Alargué el cuello y estiré el papel con la mano para ver bien el periódico que Quinn nos había dejado sobre la mesa. - Buena caza, Harley, querida. ¿Tenemos información sobre él? Sabiendo que somos capaces de sacarle provecho a cualquier fortuna, yo no me centraría en eso sino en definir mejor el plan. Dónde vive, sus rutinas, si es hetero...- hice una caída de párpados con ligero toque juguetón fanfarroneando delante de mis amigas a modo cómplice y le di un sorbo a mi copa de agua, llenándola de nuevo al terminar. Con mi respuesta di por hecho que el "sí" por mi parte era más que obvio. Ahora les tocaba a ellas, el trabajo de investigación en los medios siempre solía ser cosa suya. A no ser que fuese científica.

Me gustaba pensar que entre nosotras nunca se enfriaban las ganas, ni la confianza. Saber que cada una tenía su papel no era nada malo, y es más. Nos hacía formar el equipo perfecto.

_________________
¿Dónde están tus amigos? Los míos... en todas partes.
Green
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selina Kyle
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 20/10/2014
Localización : Las azoteas de Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Catwoman
Nombre real: Selina Kyle
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   3rd Abril 2016, 12:16

Selina Kyle hubiera sido la destinataria ideal para una de esas tazas que rezan: "Not a morning person".

No se podía decir lo mismo de Pamela. La pelirroja parecía revivir bajo el sol como una planta que lleva demasiado tiempo en un sótano. Ahora tenía los ojos cerrados y una leve sonrisa, y se la veía radiante, enfundada en su body verde y con aspecto de haber descansado toda la noche... Selina, escudada tras sus gafas de sol, iba ya por su segundo café y su quinto bostezo. Decidió sustituir el sexto por una cara de circunstancias cuando oyó la aguda voz de Harley, que se aproximaba entonando una canción. Instantes después, la arlequina las había atrapado en un efusivo abrazo.

Lo que Harley les traía, aparte de un entusiasmo envidiable, era una nueva presa. Selina sonrió, divertida; la promesa de la rubia sonaba tan bien como para hacerle olvidar lo poco que había dormido aquella noche.

- Buena caza, Harley, querida. ¿Tenemos información sobre él? Sabiendo que somos capaces de sacarle provecho a cualquier fortuna, yo no me centraría en eso sino en definir mejor el plan. Dónde vive, sus rutinas, si es hetero... - dijo Ivy.

La ladrona se bajó un poco las gafas de sol para poder echar un vistazo a la fotografía, y esbozó una sonrisa felina.

- Yo puedo deciros más - comentó, en tono juguetón. Selina Kyle tenía localizadas todas las grandes fortunas de varios kilómetros a la redonda, y también sabía qué ricos tenían piezas de coleccionista, y cuáles no. No en vano era una de las mejores ladronas de guante blanco del mundo; parte de aquel trabajo consistía en mantenerse informada - Está en mi lista, pero no me parecía buena idea intentarlo sola. He oído que han intentado robarle antes, sin mucho éxito, aunque no conozco los detalles...

Lo cual simplemente suponía que el trabajo sería más interesante. Y Selina adoraba los retos.

- Sé dónde tenemos que colarnos - prosiguió, y se inclinó sobre la mesa para discutir los detalles con sus amigas.

Se le había quedado la espinita clavada con Tony Stark, y esta vez tenía la intención de conseguir mejores resultados.

---

Unas noches después, y tras una cuidadosa planificación, las Sirenas se encontraban frente a la residencia de Albert Prescott, ataviadas con su "ropa de trabajo".

Selina, enfundada en su fiel mono negro, realizó una inspección preliminar del lugar desde detrás de sus lentes de visión calorífica. Aparentemente, nada se interponía entre ellas y la entrada elegida.

A Catwoman le encantaba entrar por todo lo alto; no en el sentido figurado, sino el literal. La mayoría de edificios de aquella ciudad tenían alguna forma de acceder desde el tejado, y con Ivy en el equipo siempre podían contar con que la vegetación les echaría una mano. O rama, para ser exactos.

- Todo despejado... - les indicó a sus amigas, bajando de un salto al lugar donde la esperaban.

Las Sirenas de Gotham se movieron sigilosamente hacia su objetivo, dispuestas a volver a casa con un buen botín.

_________________

"Nueve vidas, ¿recuerdas?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Louise Lincoln
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 20/11/2015

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   2nd Marzo 2017, 15:50

Ya hacia unas dos semanas que había dejado atrás las comodidades que le ofrecía la lujosa casa del Pingüino, que le dejo vivir como cortesía de su amigo plumoso por la ayuda que le ofreció en la colisión. Como diría el, ya era hora de emprender el vuelo, aunque los pingüinos no pueden volar. Que a nadie se le pasara por la cabeza que Killer Frost se había mudado en musca de suerte, su viaje esta mas que planeado. Haría, seguramente, unas tres semanas cuando la gélida mujer se entero del que un joven millonario había llegado a Nueva York con una notable y exista colección de joyas, entre ellas la más hermosa de todas; Anillo de diamante azul de Chopard. La pieza principal de este anillo de Chopard es un diamante azul de 98 y el aro de oro blanco de 18 quilates está cubierto de diamantes. El anillo se vendió en 2007, para convertirse en propiedad de un coleccionista de diamantes en colores inusuales, quien presuntamente pagó 16.260.000 dólares. Y ese coleccionista era ni mas ni menos que el joven Albert Prescott, por lo cual, era el objetivo de su primer robo después del que el mundo se volviera loco por causa de algo nombrado Omega.

Anillo de diamante azul de Chopard:
 

Entrada la noche la mujer de noche se puso en marcha. Burlo todas las cámaras térmicas gracias a su habilidad de controlar el frio de su cuerpo, tanto, que no desprendía calor alguno. La mejor forma de infiltrarse era por la puerta trasera del servicio. No hizo falta piratear el sistema de seguridad, con solo congelarlo los minutos necesarios bastaría para que no saltara y ella pudiera campar sola por la casa sin saber que pronto recibiría visitas. Congelo la puerta a tal grado negativo que con una sola patada la destruyo. Ante el estruendo del hielo al caer al suelo se escondió esperando alguna reacción. Tanta calma le era sospechosa pero no se podía quedar ahí toda la noche, salió de su escondite y se puso a buscar. Su gran experiencia le decía que la hermosa joya tendría que estar en un sitio casi inaccesible, casi, porque ella entraría por las buenas o por las malas.

_________________

Todo el mundo sabe a qué temperatura hierve el agua ¿pero saben a cuantos grados se congela?
Si quieres lo puedo probar en tu cuerpo


DeepSkyBlue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harley Quinn
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 23/11/2013
Edad : 37
Localización : Arkham Asylum

Ficha de Personaje
Alias: Harley Quinn
Nombre real: Harleen Frances Quinzel
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   23rd Marzo 2017, 13:38

La hermosa Harley Quinn, ataviada en su ajustado mono rojo y negro de arlequín, tarareaba con entusiasmo una canción inventada mientras se estiraba al borde del tejado de uno de los edificios que quedaba en frente de la mansión Prescott. La chica se llevó los prismáticos a los ojos para ver de cerca a su objetivo, y protestó un segundo cuando el plástico golpeó su máscara de kevlar sin querer.

–Estúpido aparato…–dijo arrugando la nariz llena de maquillaje blanco– tuturuturú… – volvió a canturrear mientras movía entusiasmada las piernas, tratando de alcanzar sus nalgas con el talón. – ¡Oh! ¡Ahí está! – exclamó la rubia al ver al dueño de la Mansión, Albert Prescott, coger una de sus llamativas limusinas y abandonar el edificio sin percances.

La acróbata se levantó de un salto y corrió por el tejado hasta llegar a donde se encontraban sus dos compañeras; la letal Hiedra Venenosa y la sensual Catwoman. Ésta última confirmó que no había nadie más dentro del edificio, tras usar su visión calorífica de sus gafas de gato.

– ¿Ni guardias cachas? ¿Ni criados vestidos de maids? Oh… ¡Menuda decepción! Esto va a ser más fácil y más aburrido de lo que creía.– protestó Harley fingiendo tristeza y poniendo ojitos.

La arlequina siguió los consejos de sus dos amigas y las siguió hasta la valla que separaba la calle con el enorme jardín que rodeaba la gigantesca mansión. Las tres chicas treparon por la verja hasta alcanzar sin problemas el otro lado y se encaminaron hacia la entrada del edificio con cautela. Mientras llegaban, Harley echó un vistazo a los diecisiete balcones y las treinta y cuatro ventanas.

–¡Qué pedazo de edificio! ¿Y no se sentirá muy solo viviendo aquí sin nadie más? –susurró a sus dos compañeras– ¿Nos dará tiempo a pulir todas las habitaciones?… ¿alguna idea de dónde encontrar el famoso anillo de diamante azul? Si yo fuera él tendría una caja fuerte escondida debajo de la piscina. Ahí nadie mira nunca...

De pronto, algo alarmó a las Sirenas de Gotham cuando vieron que el sistema de seguridad que abría la puerta estaba roto y congelado.

–¡Se nos han adelantado! – exclamó la rubia, y rápidamente se llevó las manos a la boca para ahogar su aguda voz.¿O serán los guardias cachas?- susurró esta vez más bajito.

Tras eso, todas escucharon el cristalino estruendo del interior de la mansión, y los robots de tecnología avanzada que vigilaban la vivienda se activaron y empezaron a disparar a las sospechosa y fría inquilina…

FDI: He puesto robots que hacen la función de vigilantes para que tenga lógica que Catwoman no detectara a nadie con su visión calorífica. Si queréis que edite o cambie alguna cosa escribidme un MP! <3

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pamela L. Isley
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 315
Fecha de inscripción : 04/06/2014
Edad : 31
Localización : Flora de Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Poison Ivy
Nombre real: Pamela Lillian Isley
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   5th Junio 2017, 19:47

Llegué puntual, como siempre, y esperé a la aparición de mis compañeras. En los instantes antes de abandonar la soledad, cerré los ojos e inspiré con fuerza tratando de relajarme e intentando conectar con mis hermanas de interior. Los jardines estaban repletos de pequeñas ayudantes dispuestas a prestar su servicio para la causa, y en el interior descansaban varias plantas bien cuidadas. Los hombres adinerados siempre quieren impresionar, lo suficiente como para no poner flores de plástico, pero son tan inútiles como para pagar a alguien que las cuide por ellos. ¿Mi ventaja? Ahora tenía ojos y oídos dentro y fuera.

Mi amiga felina nos advirtió después de usar sus particulares gafas, luego apareció mi querida Harl. -La mejor manera de llamar la atención de algo valioso es con sobreprotección. El chico no es tonto- Acaricié parte de la cabeza y el cuello de mi amiga, asegurando que no rozaba su piel. Avanzamos hasta adentrarnos en los terrenos de la casa y ya en la entrada algo olía a chamusquina, las cámaras no se desplazaban, no saltó ninguna alarma escondida, ninguna medida de seguridad… Todo estaba demasiado en calma.

Dimos dos pasos más, colocándonos en la puerta -Quizá esto no sea tan aburrido como creías, querida… -dije entrecerrando los ojos y acariciando las esquirlas de la puerta que descansaban sobre el suelo. Era hielo puro, seguía frío y no parecía empezar a derretirse. Me hizo pensar en Victor... -No me da mucha confianza, abrid los ojos- dije antes de entrar. Todo estaba como si hubiesen detenido el tiempo. Por un instante, no titiló ninguna luz, los segunderos de los relojes no avanzaban y ni el viento hacía mecer las cortinas, pero a medida que me relajaba, conseguía fijarme en que, realmente, todo era normal.

Giré la vista a mi amiga de negro, cuanto antes terminásemos la misión antes saldríamos alejándonos de ese hielo tan poco genuino - Hay que ser rápidas. ¿Dónde están los objetos de valor? Tiene que haber caja fuerte o algo así que podam- y entonces empezaron los disparos en otra de las habitaciones. Fruncí el ceño. Lo fácil era salir huyendo pero -No estoy dispuesta a que nos arruinen otra fiesta de nuevo, ¿Qué decís?- sabía que iban a estar de acuerdo, así que eché a correr limpiamente hacia los disparos, al fin y al cabo sonaban dentro de la casa y si era el energúmeno que nos había adelantado, podríamos con él.

Poco a poco las ráfagas se hacían más breves y el sonido se volvía más intenso. El aroma a metal caliente perfumaba el pasillo, hasta que llegamos a la habitación en la que unos robots que me cegaban, no paraban de disparar.

-Iugh… hojalatas- Dos raíces de amplia dureza y flexibilidad se desprendieron de mis muñecas y con sendos golpes de látigo fui partiendo los robots uno a uno. Primero con el azote del viento cortándose, luego con un estruendo metálico que hacía que, a su paso, los ruidos de disparos cediesen. Quería destruirlos todos, quitando motivos personales, porque me imaginé que podrían girarse y convertirnos en su siguiente objetivo. La siguiente prioridad era buscar a qué o quién estaban tratando de asesinar con esas balas.


_________________
¿Dónde están tus amigos? Los míos... en todas partes.
Green
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selina Kyle
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 20/10/2014
Localización : Las azoteas de Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Catwoman
Nombre real: Selina Kyle
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   14th Agosto 2017, 21:32

- Hielo... - musitó Selina, tras seguir con los ojos el ademán de la pelirroja. No había ningún sistema de refrigeración en aquella zona, y el clima que las había acompañado hasta la puerta no justificaba la presencia de aquellos cristales en el suelo. Harley señaló que alguien se les había adelantado. ¿Quién, Freeze? ¿Capitán Frío? ¿Icicle? Pamela tenía razón, sería mejor tener los ojos abiertos.

La ladrona se deslizó como una sombra en el interior del recibidor. La pregunta de su compañera evocó el plano del edificio que había grabado en su memoria, pero no llegó a despegar los labios para responder, del mismo modo que Ivy no pudo terminar su frase.

Las interrumpió el sonido de los disparos.

Selina sintió como todo su cuerpo se tensaba bajo el traje negro. Le gustaban los trabajos limpios, pero el de aquella noche iba a dejar de serlo. Su misterioso competidor acababa de activar todo el maldito sistema de seguridad. Musitó una maldición, y entonces oyó la voz de Pamela cerca de ella.

-No estoy dispuesta a que nos arruinen otra fiesta de nuevo, ¿Qué decís?

Catwoman frunció el ceño. Su pequeña misión de infiltración acababa de convertirse en un tiroteo. Lo más sensato hubiera sido largarse de allí, pero el orgullo herido de la gata también recordaba lo sucedido en la fiesta de Stark. Ahora era tan reacia a retirarse como la pelirroja.

Aún así, tenía pocas ganas de enfrentarse a las armas de fuego... ¿Por qué no dejaban que el intruso se encargara de ellas (o a la inversa) antes de continuar? Más botín, menos trabajo...

... pero Ivy ya corría en dirección a la acción, y Selina suspiró, poniendo los ojos en blanco.

- Muy bien... - dijo, resignada.

Echó a correr tras ella, ágil y silenciosa, como el animal al que rendía homenaje su identidad heroica. No le gustó descubrir con Pam lo que las aguardaba al final del pasillo.

-Iugh… hojalatas - señaló la pelirroja, empuñando dos raíces como si se tratara de látigos.

- Bonita elección - ronroneó Catwoman, haciendo chasquear su propia cuerda de cuero trenzado para evitar que una plancha de acero desprendida la golpeara.

A diferencia de su compañera, optó por eludir todo ataque frontal, recurriendo a su agilidad para evitar los disparos de los bots de seguridad. No le resultó fácil; era un espacio cerrado y lleno de superficies reflectantes. Agradeció el refuerzo de su traje cuando uno de los proyectiles pasó rozando su hombro, obligándola a guarecerse tras una columna. Selina sabía defenderse, pero una cosa era clavar sus garras o golpear con su látigo a un enemigo de carne y hueso, y otra muy distinta enfrentarse a guardianes metálicos. El cuero no iba a hacer ninguna mella en ellos, y tendría que aproximarse en exceso si quería tocarlos con las garras reforzadas. No, gracias. Ella se encargaría de lo más sutil, y dejaría la artillería pesada a los expertos.

- ¿Una mano por aquí, Harley? - propuso, con la espalda contra la columna, mientras otro centinela mecánico se aproximaba.



_________________

"Nueve vidas, ¿recuerdas?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Louise Lincoln
Gotham Sirens
Gotham Sirens
avatar

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 20/11/2015

MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   8th Octubre 2017, 20:23

La mujer de hielo andaba con cautela por la gran mansión atenta a cualquier pista que le pudiera indicar que estaba cerca de su objetivo. En abrir una de las muchas puertas que llevaba abriendo escucho un “clic” demasiado sospechoso, el cual atrajo un montón de guardias. Con sus grandes reflejos se escondió detrás el gran escritorio para protegerse de las balas. Una vez resguardada creo un especie de hielo que le serbia perfectamente de espejo el cual se reflejaban los guardias robots, asombrándose levemente de que un simple ricachón tuviera esta tecnología. Como caídas del cielo aparecieron tres guerreras que se ventilaron a los guardias en cuestión de segundos. La guerrera de las plantas le era bien conocida, así que había logrado escapar de la prisión como ella. La muchacha de cuero no le sonaba mucho pero según la vestimenta tenía una idea de que ladrona era. Eso le mosqueo bastante porque significa que iban tras su joya y al ser tres contra una lo tenía bien complicado. La tercera integrante le lleno de esperanza: la alocada pero bonachona Harley estaba con ellas, eso le daba una oportunidad de salir de esta con vida, solo esperaba que no se hubiera dado un golpe creándole una amnesia la cual no la recordara. Quiso esperar un rato más antes de salir pero al notar las plantas algo inquietas cerca de ellas salió de su escondite con las manos en alto.

¡Harley! Me alegro tanto de que salieras con vida de Arkham ¿te ha ido todo bien?

Se fue acercando a ellas lentamente sin hacer movimientos bruscos, porque aunque Harley la conociera de su misión suicidan las otras dos no y tenía que ir con mucho cuidado.

Como somos amigas Harley te voy a decir que las joyas no pueden ir muy lejos ya que he abierto muchas puertas y en ninguna ha sonada una alarma como esta. Podríamos colaborar.

Sonrió de medio lado rezando de que la arlequín que tenía frente ella fuera lo suficiente buena para aceptar el trato para que sus compañeras confiaran en ella. No le gustaba compartir sus ganancias pero apreciaba mucho más su vida y no era suficientemente estúpida para no darse cuenta que si declaraba conflicto abierto tendría pocas posibilidades porque no solo las tendría a ellas de enemigas sino a los robots que tarde o temprano vendrían a por ellas.

_________________

Todo el mundo sabe a qué temperatura hierve el agua ¿pero saben a cuantos grados se congela?
Si quieres lo puedo probar en tu cuerpo


DeepSkyBlue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuatro musas y un príncipe (Gotham Sirens y Albert Prescott)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Querías un ladrón? Pues toma dos tazas calientes - 2 de Junio 2018 (Albert Prescott y más adelante Jean Grey y Johnny Storm)
» ALBERT TORRAS OLIVAR - Nuevo Equipo Santa Cruz - Giro especial [FM08]
» Albert Torras - Real Madrid CF [2009/2010]
» [Prólogo] Si tres son multitud, ¿cuatro?
» Gotham city {Libre }

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: