Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   13th Abril 2016, 21:32

El tiempo de vuelo que nos esperaba iba a resultar agotador. Casi nueve horas y media de vuelo, dependiendo de si la climatología nos acompañaba, aunque por las fechas dudaba que no fuera a tocarnos en alguna zona algún viento divertido o alguna sección de tormenta que nos hiciera dar un rodeo. Había esperado con emoción ese momento, pero ahora en realidad estaba muerta de miedo. Habían entablado comunicación con la mansión hacía relativamente poco, aunque nuestros padres siempre habían hecho lo posible por mantener con ellos una relación cordial. Habían acudido allí en busca de consejo cuando la MKL no se trataba más que de secretos en voz baja, y que sólo podían conocerse cuando ya estabas dentro. Ahora la situación había cambiado. Cómo había dado la casualidad de que Plana, el pequeño e inexperto Plana ahora estuviera metido allí era algo a lo que aún no llegaba a hacerme idea. Pero iba a venirme muy bien. Además, nunca es pronto para reencontrarte con un viejo amigo.

Mientras colocaba las maletas en los altillos, tomé asiento en el jet que nos llevaría al aeropuerto de New York y me senté en los cómodos sofás de piel. Tras mucho meditar, había decidido que en esta situación Björn debía venir conmigo. Me haría mucho bien, no sólo por lo útil que resultaba su poder, también para permitirle un rato de esparcimiento. Decibelio y Enzo podrían encargarse de la escuela con el apoyo de nuestros padres durante ese tiempo. Ahora, además del importante paso que íbamos a dar, me preocupaba mi hermano. Lo único que había estado haciendo en las últimas semanas había consistido en dar simposios y preparar todas las clases de la especialidad de ciencia y medicina que se le habían ocurrido. Teníamos temario especializado hasta el 2030, y eso no tenía ninguna lógica. Creo que en realidad lo que le ocurría tenía que ver con que sus pruebas se habían estancado con el último fármaco, y buscaba una vía de escape a la frustración haciendo algo que sí se la daba bien. Era habitual que tuviera esa especie de rabietas, pero era mejor sacarle de esa espiral, o hasta nuestros nietos tendrían las clases preparadas.

Se sentó en el sofá, mientras comía a su ritmo un paquete entero de mentos de frutas. Le sonreí, y me devolvió una de esas miradas suyas tan propias, como si acabara de darse cuenta de que estaba allí. Luego sacó su portátil y comenzó a teclear.

- Si sigues a ese ritmo, no te va a quedar nada que aprender cuando llegues. - le comenté, sonriente.

- Me cuesta creerlo. - respondió mientras usaba el scroll del ratón.

Me reí. En realidad en el complicado idioma de Björn eso equivalía casi a una salida de tono. Lo que para otros sería un "¡Anda y vete al cuerno!" en toda regla. Yo disfruté de la sensación de despegue, y después comprobé que mi carpeta contenía todo lo necesario, desde los formularios y nuestros documentos hasta la pequeña presentación en la que había apuntado los puntos esenciales que me gustaría tratar con la directiva de la mansión.

Estaba emocionada como no recordaba en mucho tiempo. Lo estaba viviendo. Iba a hacerse realidad.

[---]

La llegada al aeropuerto sucedió sin contratiempos. El jet se guardaría en uno de los hangares facilitado por un donante de grandes recursos. Uno de los varios que teníamos, por suerte. Allí, alquilamos un coche con conductor y recorrimos la ciudad de Nueva York, sin poder evitar que su aura especial nos calara muy hondo. Era la primera vez que yo viajaba al otro lado del charco, y a pesar de que había leído y visto mucho de la ciudad antes de ir, no pude evitar que se me escaparan un par de lágrimas. Resultaba tan impresionante a nivel arquitectónico que dejaba sin aliento. Miré a Björn, que parecía obnubilado con la altura de los edificios. Sus ojos iban deslizándose por todo lo que veía. Yo sabía que con toda seguridad, ya había empezado a trazar su mapa cerebral, o estaría repasando el que se había estudiado.

- Por aquí no. Es mas rápida la cuarta. - dijo en un inglés perfecto, haciendo que nuestro conductor le mirara sorprendido por el retrovisor. Frunció el ceño, pero siguió sus indicaciones. Cuando la mansión comenzó a aparecer a la lejanía, noté que se me ponía todo el vello de punta. Tuve que hacer verdaderos esfuerzos para controlar la imagen que estaba proyectando en ese momento, y que no cambiara de color. La boca se me había quedado repentinamente seca. El coche entró a través de los muros y aparcó frente a la puerta, dejando atrás una inmensa escultura.

Aprovechando que no nos veían por los cristales tintados, me sequé las lágrimas, y respire profundamente unas cuantas veces. No podía dejarme dominar. La impresión que tuvieran de mi iba a ser esencial. Quería hacer honor al nombre que lo que representaba había adquirido. Quería que comprendieran al verme lo que cada día que pasaba trataba de conseguir. Abrí la puerta de mi lado, y me bajé. Llevaba un conjunto bastante apropiado, son una chaquetilla negra de punto sobre él. Mis guantes de color negro y el pelo recogido en un apretado moño. Las gafas de media luna colgaban de mi cuello. Björn, por el contrario, llevaba unas converse desatadas, unos vaqueros lavados a la piedra y una camiseta blanca tan arrugada que parecía que jamás había visto una plancha. Intenté que se pusiera traje, pero al final fue imposible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   15th Abril 2016, 01:23

Drago contempló su imagen en el espejo de la habitación que había estado ocupando en la enfermería de la mansión durante los últimos nueve días. Iba razonablemente bien vestido; camisa blanca abierta en la zona del cuello y traje de chaqueta serio pero informal. Las adustas mangas disimulaban bien el vendaje de la quemadura de segundo grado del brazo derecho, y el corte recto de la chaqueta ocultaba la hinchazón que rodeaba la zona torácica a causa de la costilla rota. El hueso no curaría del todo hasta, como mínimo, un mes más, pero al menos podía moverse mientras tuviera cuidado. Le habían recomendado reposo hasta dentro de tres días, pero apenas soportaba pasar tanto tiempo en la cama, y de todas maneras ya estaba quebrantando las indicaciones médicas en los entrenamientos con Plana y Logan. Lo menos que podía hacer era estar presente para recibir a la directora de la MKL. Tenía mucha curiosidad, de hecho. Al fin y al cabo, él era bosnio y se había criado en Francia. Si se cansaba demasiado, siempre tendría tiempo de retirarse a su habitación.


Salió en cuanto le avisaron de su llegada y salió justo a tiempo para ver cómo el coche atravesaba la reja del patio y se paraba junto a la estatua del Fénix. Se disponía a salir a su encuentro cuando la puerta del coche se abrió y la persona que surgió de él le dejó boquiabierto. No por lo que simulaba ser, sino por lo que era en realidad.

Le hizo mucha gracia el esmerado esfuerzo que había hecho Sieglinde por construir aquella imagen impecable y formal, y, de no haber sido por Planaria, que le había hablado tanto de aquella organización y su líder, habría sospechado, dada su naturaleza suspicaz, de quien se muestra bajo engaño. Sin embargo, se trataba aquél de un truco que él mismo había utilizado en infinidad de ocasiones y no podía dejar de apreciar la ironía de la situación. De hecho, en aquél mismo instante su verdadero aspecto era el de una criatura hecha de pura luz, imagen que ocultaba bajo la ilusión que le cubría para no llamar la atención. La pregunta era... ¿por qué lo hacía ella?

Su cuidadosa mente analítica la repasó al detalle mientras se acercaba y, dada la naturaleza del disfraz, lo único en que podía pensar era que Sieglinde trataba de inspirar una impresión errónea en aquellos que la observaban, con el afán, quizás, de ser infravalorada o menospreciada. ¿Por qué alguien desearía algo así? ¿Era una simple cuestión estratégica o encerraba algo detrás? ¿Algo más... oculto?

Durante años, Drago había llevado una máscara de oscuridad para mantener alejada a la gente que le importaba, a causa de un absurdo e irracional temor a "absorberles" la luz. ¿Pretendía ella también distanciarse de la gente para evitar forjar lazos o relaciones? ¿Aislarse, como había hecho él? Eclipse sabía sus razones; conocer las suyas suponía todo un misterio que quizá nunca resolvería, aunque por experiencia propia podía deducir que, fuese cual fuese la razón que impelía a una persona a mantener alejados a los demás, nunca podía ser algo bueno, y, en cierto modo, le hizo experimentar cierta empatía hacia la mujer.

- Buenas tardes -la saludó en inglés extendiendo su mano cuando llegó frente a él-. Espero que hayan tenido un buen viaje. Bienvenidos a la Mansión X. Yo soy el profesor Dragoslav Katich y usted debe de ser Sieglinde Vorgrimler Müller. Planaria me ha hablado mucho de usted. ¿Y éste caballero es...? -inquirió con educación, volviéndose para saludar a Björn sin que pareciera importarle en absoluto el modo en el que iba vestido. Tampoco es que fuera alguien dado a prestarle demasiada atención a la ropa. Las ilusiones funcionaban fantásticamente con eso.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   13th Mayo 2016, 17:38

Sieglinde era una de esas amistades que habían superado la terrible barrera de la distancia. Desde aquel veintiséis de octubre de 2012, cuando nos vimos por primera vez, habíamos tenido una relación algo más personal que simplemente tutor-alumno. Con el tiempo nos hicimos buenos amigos, y puede que algo más. No negaré que hubo un tiempo donde ella me gustó, tal vez por lo atenta y educada que era, por ese humor absurdo que tanto me gustaba, o porque me trataba genial cuando la soledad era mi más fiel compañera, siendo de las poquísimas personas que no me odiaban por ser un mutante. Una buena amiga que siempre había guardado en el corazón.

La última vez que nos habíamos visto fue dos años atrás, cuando presenté mi proyecto fin de carrera, el cual ahora me acompañaba a la mayoría de mis misiones. Sí señor. El catalizador, a pesar de que yo lo usaba como un arma, había sido mi proyecto fin de carrera. En realidad, su función no era otra que un objeto con el que manipular los campos electromagnéticos en fluidos especialmente. Sin embargo, nunca se llegó a producir a gran escala ya que era necesaria una energía eléctrica que lo recorriese constantemente, o lo que es lo mismo, estar enchufado a una corriente. Claro, que yo no necesitaba que estuviese enchufado. Yo era la toma de corriente del Catalizador. Con un par de retoques terminé convirtiéndolo en un poderoso arma que me había servido para proyectar mis poderes, usarlo de palanca o arma contundente, así como estudiar los campos electromagnéticos de la plata, el mejor conductor del mundo. El caso es, que ella me echó un cable con el proyecto y le expliqué que tal vez pudiésemos encontrar una aplicación útil para ese objeto. Quedamos en estudiarlo, pero ella tuvo que volver a Alemania por temas familiares y demás, y yo convertirme en un hombre de provecho que trabajaba en el CERN al mismo tiempo que salvaba el mundo con los Abyss. Demasiado cliché como para ignorarlo.

Durante estos dos últimos años habíamos mantenido el contacto a través de emails y alguna que otra llamada por teléfono y skype, pero no nos habíamos vuelto a juntar físicamente desde mi graduación, y cuando me dijo que quería visitar la mansión X y que tenía que contarme un montón de cosas no pude evitar dar saltos de alegría y emocionarme. A decir verdad, lo necesitaba. El último medio año había sido especialmente duro, y aquella noticia me había dado alas y me había hecho ilusionarme como un niño pequeño. Sasha sabía quién era Sieglinde de mis historias, pero las últimas semanas era un tema recurrente que salía casi semanalmente. Le contaba algunas de nuestras batallitas, y con la cara más roja de lo habitual le conté todo mi enamoramiento y el cómo al final cada uno habíamos tirado por un lado, sin que yo pudiese llegar a decirle nada debido a su repentina marcha. Pero bueno, cosas de la vida. En el fondo estaba emocionado porque había sido una gran amiga y que tuviese cosas que contarme me alegraba enormemente. Ese día me puse una camisa de cuadros y un vaquero para ir más o menos elegante y guapo. Era una ocasión especial sin duda.

Esperamos en la puerta de la mansión. Drago se nos unió como miembro más importante junto con Xavier de esta. A él también le había frito la cabeza con mis relatos. Pobres. Me sentía un poco mal de darles tanto la tabarra, pero sabía que en el fondo estaban encantados de verme tan contento y emocionado. Cuando el coche por fin entró en los campos de la mansión noté como el corazón se me aceleraba como un fórmula uno. Apreté la mano de Sasha y le sonreí de oreja a oreja. Cuando la puerta se abrió, bajó... Una señora que debía tener no se cuantos años. Por lo menos cuarenta. Debía ser la madre de Sieglinde. Pero al ver sus ojos supe que era ella. ¿Pero... Qué? Mi sonrisa se torció levemente a causa de la sorpresa y el nuevo look que llevaba mi amiga. ¿Qué demonios había hecho con su vida? Por dios, era una de las mujeres más bellas que había visto jamás... Y ahora estaba tan... ¿Está muy mal decir vieja y gorda, no? Si, lo imaginaba... Joder, no sé... Me quedé muy bloqueado porque cuando la conocí era un pibón que bien podía haber salido en las revistas veraniegas, y ahora parecía una cuarentona con una muy mala vida... Pero aquellos ojos eran inconfundibles, y puesto que yo nunca había sido una persona superficial supuse que algo malo le habría pasado y volví a sonreír, abrazándola con cariño.

- ¡Dios mío! ¡No me lo puedo creer! ¡La legendaria Sieglinde está aquí de verdad! ¡Jajajaja! ¡Qué ganas tenía de verte! ¿Qué tal estás? ¿Qué tal el viaje? Oh, perdona. Sieglinde, esta es la famosa Sasha. Sasha, la también famosa Sieglinde... Oh, y hola. Creo que no nos conocemos. Planaria Glámez. Encantado.- Me dirigí al compañero de la rubia que parecía distraído. Aproveché que ella estaba saludando a Drago y Sasha para hablar con el chico que la acompañaba. Me volví a Sieglinde al rato y aplaudí con alegría.- Aún no me puedo creer que estés aquí... ¿Qué tal? ¿Qué tal el viaje? ¿Muy aburrido? Espero que no. Venid, os acompañaremos a dentro y os enseñaremos un poco todo si queréis.-

OCC:
 

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   16th Mayo 2016, 19:20

Para mi suerte, estaba siendo un mes tranquilo. Hace apenas un par de días Dalae había dejado de vivir con nosotros para ocuparse de unos asuntos, todo eran visitas tranquilas a la mansión, Elsa empezó en secreto su periodo de prueba para ver cómo se las arreglaba en la pastelería… Me extrañó un poco ver que Noviembre estaba resultando tan tranquilo. Bien es cierto que todo lo sucedido con el gas del miedo nos puso los pelos de punta, pero parecía que poco a poco la gente se recuperaba de ello con calma y a buen ritmo.

Aquella mañana, como hacía mucho que no pasaba, el despertador sonó con ilusión. Me desperté sonriendo y abrazándome a Plana llenándole el hombro y el cuello de besos. Desperezada me di una ducha rápida y preparé lo que quería llevar. Me cambié de conjunto casi cuatro veces. Estaba de los nervios. Él me había hablado mucho de Sieglinde. Que era muy atractiva, con el estereotipo físico alemán que tanto gusta a los americanos, que siempre se había portado muy bien con él, que había sido muy importante en su vida, que su ayuda le había servido de mucho durante la carrera… Y que había estado colado por ella. Que era preciosa y se pilló cuando se conocieron más. Así que buscando qué ponerme y qué impresión causar, me pasaban por la cabeza varias situaciones.  Ella llegando a la mansión y siendo más guapa y más agradable que yo, cosa que no me pesaría a mí demasiado, pero sí sentiría rabia. Ella estando completamente cambiada…
Pero lo primordial era la ilusión. Eso eran trazos vagos en el consciente, convencido de que últimamente solo le traía desgracias a Plana y que eso, a la larga, acabaría por separarle de mí. Llegué incluso a pensar que tal vez la MKL fuese el sitio de Plana. Su país más cerca, viejos conocidos, todo más acorde a él, quizá Sieglinde fuese más sencilla y feliz que yo…

Aunque cueste difícil de creer, todo eso pesaba menos que lo que me colocaba ese nudo inquieto en el estómago. Causar buena impresión. La Sieglinde que le gustó a Plana construía un 10% de mi mente mientras que la Sieglinde directora de un sitio como la mansión ocupaba el 90%. Era una mujer admirable al haber adquirido ese puesto y encargarse de ellos. Para mí era como encontrarme con otra versión del propio Charles, por muy infantil que suene. Me encontraría ante esa mujer por la que muchas personas sienten lo que yo por el profesor. Además tenía entendido que en la mansión se ocupaban de mutantes y místicos también. Quizá.. pudiese pedirles ayuda en algún momento debido a mi condición.

Me preparé con una blusa negra de encaje , una falda desigual y unos botines negros . Siendo fiel a mi estilo, femenina y con un toque serio en los colores pero sin perder ese barniz de rock que nunca podía perder. Colocándome la mochila de cuero me di cuenta de que me pillaba el pelo con ella. Hacía cosa de un año que no pisaba una peluquería y el pelo, que antes bajaba poco más de mis hombros cuando conocí a Plana, ahora acariciaba mi cintura. Me maquillé sencilla  con la idea de tener que ir pronto a cortármelo y salimos rumbo a la mansión, con media hora de anticipación por si acaso.

Estuvimos esperando en la entrada y mientras llegaba el coche fruncí el ceño levemente al ver a Drago ahí. Estaba herido, no comprendía por qué se presionaba tanto salvo por distracción. La salud es lo primero y aunque no lo pareciera a veces ese hombre era lo más terco con lo que uno podía chocarse.
-Deberías estar descansando- dije dejándole un beso en la mejilla  y lanzándole una mirada de desaprobación cariñosa. Sintiendo la situación a la inversa como cuando yo era su alumna. Simplemente no quería que le ocurriese nada, y su baja me preocupó bastante.

Carraspeé esperando con nervio la mujer que bajase del coche y la visión que recibí me sorprendió bastante. Primero ver que no iba sola y que junto a ella se erguía un hombre alto y delgado de aspecto cansado. Y luego ella. Planaria me había hablado de los ojos, el pelazo rubio que sí mantenía, el cuerpo atlético… Oculté todo gesto de sorpresa en mi rostro conteniéndolo con fuerza por educación. No es que Sieglinde fuese un horror ni mucho menos, pero tras la versión de Plana, la mujer que vieron mis ojos se quedaba un poco corta… Más bien grande.
Extrañada en mi interior y manteniendo la sonrisa le susurré a Plana - ¿Es ella?- Tal vez simplemente hubiese engordado, pero desde luego la mujer que tenía delante no aparentaba tener la edad ni la actitud que me había descrito. Le di un leve codazo cuando vi que cambiaba la cara para que se diese cuenta.
Aun con la sorpresa inesperada, me comporté como había que hacerlo. Con una educación increíble y los nervios aún latentes por conocer a esa leyenda. El físico no importa nunca.  

Extendí la mano viendo su conjunto mientras se acercaba después de que mi chico nos presentase -Guten Morgen Sieglinde- Sí, le había preguntado a Plana en el coche por hacer el saludito en su idioma. Mi mano fue entonces al hombre, totalmente opuesto a Sieglinde. Alto también pero muy estilizado, de aspecto agotado y con todo el desinterés en la formalidad que la mujer corregía en su propia vestimenta. Seguramente fuese un alumno, era parecida a la ropa que algunos llevaban dentro y no me extrañaría que hubiese traído algún alumno para promover un intercambio o causar impresión. Lo que estaba claro es que deberíamos trabajar juntos. - Bienvenidos a la mansión X, Sasha Triger- añadí a modo de presentación esperando a que el hombre sin nombre me estrechase la mano y proceder a enseñarles las instalaciones.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   7th Junio 2016, 11:15

Había todo un comité de bienvenida esperándonos, y en cierta manera me sentí gratificada de que pensaran que merecíamos tanta consideración. Al ver a Planaria, me dió un vuelco el corazón. Apenas había cambiado nada, salvo por su forma de vestir, un poco más formal de la que yo recordaba, y por una barba recortada que pocas veces le había visto lucir en el pasado. Sonreí, reprimiendo con todo mi esfuerzo el deseo de correr hacia él y haberlo abrazado con fuerza. El peso de dos años de distancia me cayó encima como una losa. A su lado, una joven preciosa con un toque rockero (¿Cómo iba a extrañarme?) que sin duda debía ser la famosa Sasha. Tenía un aspecto inmejorable e imponente, a pesar de que yo la sacaba casi una cabeza. A su lado, había un hombre de apariencia impecable y un tanto sombría a causa de su gesto adusto. Como si se pudiera leer en el una gran carga de responsabilidad. Para acabar, a su lado, estaba el hombre que se había convertido en ídolo y ejemplo a seguir. Vestido con su traje y esa expresión enigmática y cálida. Charles Xavier.

El primero momento de tensión me sobrevino cuando Planaria se lanzó hacia mí, dispuesto a abrazarme. En mi rostro se reflejó un instante de desconcierto, que fué contenido con rapidez. Eso había sucedido las veces suficientes como para crear un sistema que me permitiera afrontar el paso como podía. Metí mis manos bajo sus brazos tomando la iniciativa del gesto, para obligar a las suyas a rodearme por la zona de los hombros y el cuello y luego, hice todo el contacto que pude para transmitirle una sensación de presencia y tamaño en el torso.

- Planaria Glámez. El tiempo te está tratando bien. Me alegro mucho de verte. - le dije en alemán, dejando que mi emoción se filtrara en esas palabras, para luego soltarle y ofrecerle una sonrisa cálida y cómplice. Él era mi única amistad de la facultad con la que, en el reencuentro, había tenido esa sensación familiar de que no pasaba el tiempo. - El viaje ha ido bien. Sin contratiempos. Hemos venido en el jet. Mucho mas cómodo que en vuelo comercial. - le expliqué, para luego dejar que me presentara.

Primero el hombre, al que le tendí la mano enguantada, dispuesta a estrechársela. Sus ademanes eran muy correctos, pero había algo en su inglés que delataba un claro acento, aunque no sabría decir de dónde. Quizá croata. Cuando se presentó, supe que era Bosnio, por el apellido. Luego, la joven corroboró mis sospechas al presentarse como Sasha, en un alemán bastante bueno. Le dediqué una suave sonrisa de aprobación.

- Encantada de conocerles a todos. Estamos muy honrados de estar aquí, y de que nos dediquen estos valiosos minutos de su tiempo. Veo que ya saben mi nombre, de modo que les ahorraré la presentación. - dije en un tono cortés. Mi hermano, a mi lado, parecía distraído mirando perplejo la estatua eregida en la entrada. - Björn. - le llamé, haciendo que volviera a la tierra. Me miró con esos ojos que ponía cuando entorpecía su linea de pensamiento y señalé con la cabeza. - Permítanme que presente a Björn Vorgrimler Müller. Mi hermano pequeño. - les presenté. Era natural que Planaria no le hubiera reconocido. En esa fase, aún tenía los ojos claros, y su cabello era color oro. Además, medía en torno a 30 cm menos. Con toda seguridad ellos eran los que más habían cambiado.

Mi hermano se acercó uno a uno, tendiéndoles la mano y dando un apretón leve, pero firme. Solía estrechar la mano con los dedos, y luego soltarla, sin elevarla y bajarla como solía hacerse en un apretón de manos.

- Buenas instalaciones. La temperatura es agradable. - notificó con ese tono que no dejaba ver si se trataba de emoción, un halago, o un hecho irrelevante.

- Cuando gustéis.- dije, con tono calmo, muy diferente a lo que estaba sintiendo en ese momento en mi interior. Un pequeño retortijón de emoción me apretó el diafragma y el vientre, haciendo que mi respiración se volviera algo mas rápida y superficial. El hecho de traspasar la puerta y adentrarme dentro de sus paredes era como un sueño hecho realidad. Como quien ve cumplido un anhelo de la infancia que se materializa cuando en el fondo jamás se habían tenido esperanzas de llegar a conseguirlo. Avanzaron a través de clases, laboratorios y pasillos, escuchando la historia narrada de boca del mismísimo profesor Xavier. Yo hice bastante manteniendo mi ilusión impertérrita, mientras contenía las ganas de llorar. Vivir ese pedazo de la historia, lo que suponía para mi era demasiado como para que, incluso acostumbrada a vivir bajo la presión de mi imagen, pudiera permitirme contener toda mi emoción. Tuve que dejar que las lágrimas se secaran al aire, algo que es muy incómodo, pero no quería que la ilusión perdiera su presencia de firmeza y seguridad.

Para mi era indispensable. Björn me seguía con paso tranquilo, contemplando todo a su alrededor, hasta que al final se detuvo en una zona del pasillo, donde había un pequeño banco en el que se sentó. Nos vimos obligados a frenar la visita durante unos instantes por él.

- ¿Estas bien? - pregunté con un deje de preocupación. El jadeó y asintió suave con la cabeza. Había perdido la noción del tiempo, como yo, y era posible que necesitara con urgencia una buena ingesta de azúcar. - Disculpenme. Mi hermano necesita tomar su medicación. - dije, mientras le ayudaba a sacar del bolsillo la cigarrera plateada que contenía las dosis de glucosa concentrada. Con el mismo aplicador que tenían las jeringuillas de la epinefrina, se levantó la camisa lo justo para que pudiera pincharle en el abdomen. - Lamento mucho haberles interrumpido. Cuando a mi hermano y a mi nos ilusiona algo, a menudo nos olvidamos de cosas secundarias como comer o dormir. - expresé, procurando restar importancia al asunto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   9th Junio 2016, 01:09

El beso de Sasha le pilló de improviso. Hacía varios meses desde que se había iniciado aquella curiosa amistad entre ambos, y desde que Drago había empezado a abrirse para forjar relaciones con la gente que le rodeaba, pero todavía no acababa de acostumbrarse a las muestras de cariño, menos aún si eran en público.

- Ya, bueno... -musitó, algo avergonzado-. Según el médico no pasa nada, siempre y cuando no realice esfuerzos...

Planaria se adelantó a recibir a su invitada como se recibe a un viejo amigo de toda la vida, mitigando las pocas sospechas que aún pudieran quedarle ante la clara falta de transparencia de la mujer.

Pero él no era el único sorprendido por aquella encarnación, pues a juzgar por el modo en que ambos la miraban estaba claro que lo que esperaban había sido una visión muy diferente.

Observó curioso las maniobras que se veía obligada a realizar la mujer para que Planaria no sospechara nada cuando corrió a abrazarla. El control de la alemana era tan elevado que dejaba claro que no era la primera vez que se veía obligada a disimular... Hum. ¿Cuánto tiempo hacía que ocultaba su verdadero aspecto?

Sieglinde les presentó a su hermano, y Drago levantó ligeramente una ceja al oír su peculiar comentario. Caramba... La gente solía decir muchas cosas la primera vez que llegaba a la mansión, pero ciertamente la temperatura no solía ser el tema de conversación escogido. Curioso... Aunque no era raro encontrar mutantes con alguna dificultad a la hora de socializar o relacionarse con los demás a causa de las circunstancias que solían envolver el momento de la transformación.

Sin embargo, el comentario de Björn no fue ni de lejos lo más curioso de la reunión... Al mutante no se le escapó el brillo que hacía la luz al reflejarse sobre las lágrimas que ella, tan hábilmente, luchó por esconder, y el gesto le dejó helado.

Drago poseía una elevada empatía, pero no era más que una percepción entrenada para detectar los mayores miedos y temores del enemigo para hacer que se volvieran contra ellos. Sin embargo, en lo que concernía al terreno personal, era una completa nulidad. Drago había pasado ocho años aislándose de los demás, por lo que no podía decirse que fuese demasiado hábil en el terreno de las relaciones humanas, y las situaciones como aquella siempre le ponían incómodo. ¿Qué se suponía que debía hacer? Las convenciones sociales dictaban que había que consolar a alguien cuando lloraba, pero, por otra parte, Sieglinde se estaba tomando mucho esfuerzo para que nadie lo notara, por tanto quizá lo adecuado sería continuar fingiendo que no podía ver a través de la ilusión.

Por suerte, la repentina indisposición de su hermano le libró de tener que continuar planteándose dichas cuestiones, ante la inmediatez de la demanda.

- Claro... no tenéis por qué disculparos. ¿Queréis que pasemos al comedor para que Björn pueda comer o beber algo? Seguro que así se recupera más fácilmente.

Ya habría tiempo más adelante para enseñar las instalaciones...

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   28th Junio 2016, 12:22

La verdad es que si me ponía a pensar y recordar las veces que había estado con Sieglinde y había pocas veces que la hubiese visto tan emocionada. Me alegré de verla así de contenta e ilusionada. A decir verdad pensé en cuando yo llegué a la mansión X y no pude evitar sonreír al verme reflejado en aquellos ojos que desprendían un brillo especial. Me incliné a Sasha tras las presentaciones para responder a su pregunta.

- Si, es ella, pero está... ¿Cambiada? No era tan... Es como si hubiese envejecido veinte años...- Sabía que ella también era una mutante como nosotros, pero sus poderes no eran cambiar su edad ni nada por el estilo, así que no tenía ni idea de qué le había pasado. Tal vez, después de hablar con ella un rato y charlar tranquilamente, poniéndonos un poco al día, le preguntase qué le había pasado o si tenía que ver con sus poderes o algo. El tiempo me respondería... O tal vez simplemente había cambiado. Mientras siguiese siendo esa adorable y divertida aunque seria mujer o hubiese cambiado para bien me parecía genial.

Lo siguiente fue un largo pero divertido camino de presentaciones y donde le mostramos a Sieglinde y a su hermano toda la mansión, o casi toda. Aquel lugar era enorme, y aún había sitios que yo no había podido visitar por una razón u otra. Con calma. De repente el hermano de mi amiga se paró, sentándose en un banco, recobrando el aliento. Tenía el rostro pálido, como si hubiese corrido una maratón o algo así. Necesitaba su medicación y nos pidieron disculpas. Al igual que Drago, quité peso al asunto. La salud era lo primero. Me pregunté cómo sería eso de tener que tomar medicación cada día o cada ciertas horas. Debía ser realmente aburrido. Había visto a la gente enfermar y era incómodo y molesto, o eso había deducido por sus rostros y actitud. Molestias, dolores constantes, un auténtico rollo a decir verdad. Me sentía agradecido de no tener que pasar por eso, y compadecía a los que debían hacerlo. Hablaron entonces de la comida y el sueño, y yo también fui consciente de que tenía más hambre que dientes. Saqué ligeramente el labio inferior y asentí con las palabras de Drago.

- La cafetería está aquí al lado. Yo también me tomaría algo. Y no os preocupéis, es normal. A mí me pasó lo mismo cuando llegué hace unos meses aquí. Es mágico este sitio... Así que por mí me tomaba algo. Eso o me acerco un momento a la cafetería a comprarme un bocata pa calmar el hambre. ¿Cómo lo véis? Luego podemos charlar un poco y nos puedes contar todo lo de vuestra organización y demás.- Me encogí de hombros y sonreí. Me hacía ilusión estar allí con toda esa gente a la que consideraba mis amigos y mis seres queridos, volviendo a ver a Sieglinde, cerrando un pequeño círculo que siempre fue un misterio para mí, el dónde había estado todo este tiempo y qué había sido de ella.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   22nd Julio 2016, 14:32

Mi primera sorpresa con este grupo fue al ver el gesto levemente artrítico de Sieglinde hacia Planaria. Él me había contado algunas cosas sobre su relación, cómo se llevaban, lo mucho que le había ayudado, las confianzas que tenían… Quizá la distancia hubiese enfriado su relación, pero yo también había vivido una conexión a distancia con él y cuidaba mucho el cariño y la constancia como para haber podido mantener la confianza que en un principio se tenían, así que se me hizo bastante extraño. Sabía además que esos gestos le dolían, supongo que le recordaban a esa época en la que él se denomina a sí mismo “un pringao”. Me preocupó levemente, supuse que luego tocaría charla en la cama sobre esto. Yo no la conocía, y quizá fuese normal entre ellos o viniendo de ella, pero me pareció un instante un poco… tenso. Nosotros teníamos costumbre de saludarnos con la mano, con un beso si tenías confianza. Supongo que si tienes la costumbre con alguien de saludarte abrazando ya de por sí lo haces de una manera más… suelta, ¿no? Un poco más natural. Pero bueno, no la conocía así que quizá fuese su modo de hacerlo y punto, no merecía la pena darle tantas vueltas.

Ella era completamente formal, no me la había imaginado tan… estrictamente elegante a la hora de expresarse y tratar. Muy cortés. Sin embargo su hermano… Me quedé unos largos segundos con la mano extendida antes de que me la estrechase. Björn… ¿Este era el chico rubio de ojos claros del que Plana me había hablado? Quizá fuese un ilusionista...como Drago y le gustase cambiar su aspecto. En la mansión los chicos con la adolescencia aprovechaban sus poderes para tratar de verse más… Bueno. Facilitarles ligar. No sería raro que un adulto acomodase su aspecto para verse a placer. Miré a Drago y conformé una leve sonrisa pensando en ello. Entonces el hermano de Sieglinde habló -Ah… Gracias- tuve que contener mi entonación para que no sonase a modo de pregunta. Era contundente y directo, bastante… escueto con sus palabras. Era como si sólo dijera lo necesario.

De nuevo, en un movimiento que se volvía rutinario, entramos en las puertas de la mansión dispuestos a enseñar las instalaciones. Súbitamente el grupo se detuvo, y yo con él, dándome la vuelta. Al parecer era como una diabetes invertida o algo así. - Había dejado unos bombones preparados en la sala donde íbamos, los he hecho yo misma. Al llegar podrá comer los que quiera- dije tratando de dar mi granito de arena a la situación. Siempre tenía la posibilidad de ir a preparar unas bombas calóricas para él. - También podría preparar algo rápido y con carga calórica extra para él. Soy repostera, basta con añadir mantequilla y azúcar de más- energía para el cuerpo y alimento para la materia gris. -Y no se preocupe, seguiremos cuando se pueda- dije añadiendo una sonrisa calmada, esperando mucho más tranquila de lo que les había recibido.

Escuché las sugerencias de mis amigos -Claro que la opción de la cafetería también es viable, haremos lo que prefieran- Yo era prácticamente un complemento. Plana era su amigo y Drago el representante de la mansión, tanto como miembro de la patrulla como profesorado. Yo solo… estaba ahí, supuse que por ser la novia de Plana. Pero bueno, al menos podría descansar de la cafetería… y conocer a la mujer que ayudó tanto a mi pareja.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   10th Octubre 2016, 02:04

Todo el equipo se mostraba muy coordinado y atento, se fijaron en nuestras necesidades y adaptaron la visita acorde a nuestro ritmo. En los lugares en que quisimos visitar mas a fondo, se nos permitió quedarnos mas tiempo, resolvieron todas nuestras preguntas, y resultó de lo más ameno. Extrapolé, sin poder evitarlo, sus visitas con las nuestras, observando las claras diferencias que había entre su proceder y el nuestro. Claro que era posible que la visita fuese un poco distinta si eras alumno, que si eras, como lo eramos nosotros, invitados.

Pero aún con ese aliciente, no me pasó desapercibida esa cálida sensación que comencé a notar a medida que avanzaba, adentrándonos en esas paredes colmadas de historia. Me vi a mi misma comprendiendo el porqué existía esa especie de nostalgia en la gente que hablaba de la mansión X después de haber estado en ella, o que había vivido durante unos meses y luego había seguido su camino, y es que con su comportamiento conseguían hacerte sentir al instante que pertenecías a ese lugar. Era difícil no sentirse bien recibido, y de hecho, de algún modo me hicieron darme cuenta de que era posible que ese fuera uno de mis puntos flacos, al tratar a todo el mundo con tanta deferencia. Puede que mi modo de relacionarme con el alumnado fuese estricto y que con el profesorado fuese solemne, y eso quizá en el futuro les alejaría de tener esos bellos recuerdos, por mucho que mi intención fuese transmitir era sensación de unidad, de grupo, de familia, estaba muy lejos de conseguir aquello que estaba claro que ellos tenían dominado.

Todo eso me generaba una serie de sentimientos encontrados. Me daban envidia, no os lo negaré, pero a quien no se la diera esa institución, que era el estandarte por excelencia de la igualdad mutante, es que no apreciaba su labor. También había algo de pena, por darme cuenta de lo mucho que quedaba aun por construir, y por último, me motivó aún mas para mejorar. Para que la MKL llegara algún día a ser tan ejemplar como lo era el símbolo al que Charles Xavier había dado forma.

Pero todas mis tribulaciones se desvanecieron en cuanto Björn dió los primeros síntomas de necesitar su dosis de azúcar. Después de propiciársela, me erguí en toda mi altura, dejando que mi hermano guardara su medicina en la tabaquera plateada.

- Me parece excelente. Björn tendrá mucha sed durante un rato. Le convendrá tomar algo, pero permítanme coger antes los bombones. - dice, dirigiéndole un gentil asentimiento de cabeza a Sasha. Era muy peculiar esa mujer, tenía unos rasgos muy dulces, pero una expresión seria y adusta. Como si hubiera tenido que aguantar muchas presiones. Claro que, ¿Cómo iba a juzgarla yo? Aún no sabía casi nada de ella. Después de recoger la caja de los bombones en la sala, delicadamente montada y decorada con una lazada, volví fuera, para que pusiéramos rumbo a la cafetería. Mi hermano aún necesitó un par de minutos antes de volver a ponerse en pie. Nos sentamos en un lugar un poco apartado, quizá para mayor privacidad. No estaba segura de si había mesas destinadas al profesorado en concreto, pero a los chicos que allí había, que no eran muchos, no parecía importarles su presencia, ocupados como estaban hablando, y riendo. Parecían pasarlo muy bien. Me dirigí a la barra mientras mi hermano se sentaba en uno de los huecos de la mesa.

"Tráeme algo de zumo, si hay frutos rojos, o uva. Algo con gran contenido en azúcar. Si hay batidos con leche, me tomaré uno." Cogí las cosas, y pedí un café con leche para mí, acompañado de una pieza de fruta. Me dieron una lustrosa manzana roja. No había sido muy capaz de comer ni antes ni durante el vuelo, y ahora tenía algo de hambre. Volví a ocupar asiento, y sólo cuando me aseguré de que todos estaban servidos y de nuevo en la mesa, me dirigí a los presentes.

- Les agradezco mucho a todos el tiempo que nos han dedicado a mi hermano y a mí, en especial a Sasha que se ha tomado la molestia de preparar esto para nosotros. Es un gesto muy amable. - agradecí, una vez acomodados, abriendo la caja y viéndolos. Cada uno de una forma y de un color, se notaba el esmero y el mimo que había puesto en ellos. Es fácil ver cuando una persona disfruta con lo que hace, y cuando es tan sólo un mero trámite para conseguir un objetivo. - ¿Hay alguno que tenga praliné? Son mis favoritos. - pregunté con cierta curiosidad. Björn se peleaba con la pajita del zumo mientras tanto, y después separé el bombón que Sasha le había señalado, dejándolo con mucho cuidado sobre una servilleta. Comencé a pelar la manzana, mientras el aroma del te humeante me llegaba hasta la nariz. - Debo decirles que este lugar es impresionante. Va mucho mas allá de lo que me habíamos imaginado, y estamos deseando poder pasar tiempo aquí para ver su funcionamiento. También nos parece encomiable la función que la patrulla X lleva ejerciendo durante tantos años de servicio. - dije, mientras echaba un poco de sacarina en el té. Era mejor con azúcar, pero tenía que empezar a controlar mi peso un poco. Me sentía bastante hinchada. - Según tengo entendido, Planaria les ha hablado un poco de nosotros, pero no tal vez de lo que estamos haciendo. Mi hermano y yo formamos parte de una institución llamada "Metahuman Kraft Ligue", en su idioma, sería algo así como "La liga de fuerza Metahumana". Somos una institución basada en la tolerancia de toda forma de vida alternativa. Disponemos de tres sedes repartidas en diferentes puntos de Europa, aunque la más representativa se halla en el Castillo de Hohenzollern, a 50km de Stuttgart. - expliqué, cogiendo la taza. Al acercármela a la nariz, el vaho se dibujó en mis gafas, un detalle que hacía mi imagen exterior mucho más realista. - Oh, discúlpenme. Es el equivalente a...

- Treinta y una millas, no exactas. - dijo entonces mi hermano, sacándose por primera vez la pajita de la boca.

- Gracias, Björn. - agradecí. Podría haber hecho la conversión yo misma, pero mi hermano encuentra un extraño disfrute en tener las respuestas antes que nadie. A veces pienso en si lo hará a propósito. - El caso es que promovemos una enseñanza interdisciplinar que se está basada en la creación de una comunidad variada, con independencia de la naturaleza de cada uno. Así, bajo un mismo techo, hemos conseguido aunar a mutantes, hibridos, magos, e incluso criaturas de otras razas, todos trabajando por conseguir la igualdad de derechos que en Europa continúa tan atrasada. - expliqué, notando unos suaves pinchazos en la zona de los riñones, y un retortijón en el bajo vientre bastante familiar. - Tendrán que disculparme un momento. ¿Me indican los servicios,  por favor?- pregunté, rogando que no fuera eso.

Me dirigí a los baños, a paso firme. No me tocaba hasta dentro de casi cinco días, pero puede que los nervios me jugaran una mala pasada. Entré, cerrando con cerrojo detrás de mi, y retiré mi ropa, para hacer la comprobación. Busqué en mis bolsillos, abrí el sobre plástico y coloqué la compresa en mi ropa interior, por suerte, apenas habían sido una pequeña mancha que no traspasaría mi ropa. Tras asegurarme de que estaba bien colocada, volví a salir, me lavé las manos, comprobé que tanto mi ropa como mi ilusión eran adecuadas, y volví a la mesa.

- Lamento la interrupción. - me disculpé, volviendo a sentarme. - Me gustaría oír sus opiniones respecto a nuestro proyecto, si quieren compartirlas. Si tienen alguna pregunta, son libres de hacer las que quieran. - dije, procurando sonar abierta y cortés.

Justo hoy tenía que venirme. A veces el cuerpo tiene un sentido del humor muy peculiar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   25th Octubre 2016, 00:26

La respuesta de Planaria a la pregunta de Sasha dejó claro que, efectivamente, Sieglinde les estaba ocultando su verdadero aspecto, lo cual no hacía más que avivar las preguntas del mutante. ¿Por qué engañar a Planaria? Podía entenderlo con Sasha o con él, pero era obvio que Planaria la conocía de antes y que por fuerza habría de sorprenderse ante aquél cambio. ¿Acaso no tenía confianza con él? Por la manera en la que el joven profesor le había hablado de ella habría apostado todo lo contrario... Pero en fin, Sieglinde era todo un enigma, eso estaba claro, y él no era nadie para juzgar secretos ajenos.

Asintió con un entusiasmo inusual cuando Sasha habló de sus bombones.

- Oh, es una buena idea, os lo recomiendo. Sasha es una excelente repostera.

Así pues, recogieron la caja y se dirigieron a la cafetería, una enorme sala semicircular, espaciosa y amplia, conformada enteramente por cristaleras que dejaban pasar la luz  del día y mostraban una panorámica del jardín trasero, con la pista de basketball, la piscina y el lago.

Tomaron una de las mesas más apartadas y Sieglinde se dirigió a la barra para ocuparse de las necesidades calóricas de su hermano. Él no pidió nada, ya había comido y no tenía hambre. En su lugar se dedicó a observar a Björn con curiosidad hasta que regresó Sieglinde. Cuando lo hizo, escuchó sus palabras de agradecimiento sin perderse ni un detalle de su comportamiento y sus gestos. Vio cómo separaba de manera pulcra el bombón escogido de los demás y cómo lo colocaba cuidadosamente sobre una servilleta; cómo pelaba metódicamente la manzana. Sin duda se trataba de una mujer ordenada y sistemática, con hábitos claramente definidos en forma de pautas. ¿Era sólo su educación alemana o quizá el reflejo de alguna característica de su personalidad? A Drago, todo cuando veía en ella le resultaba fascinante. Le encantaría saber más, conocerla mejor, averiguar por qué hacía lo que hacía, pero, por otra parte, como individuo celoso de sus secretos y su intimidad, no deseaba meterse en donde no le llamaban.

- Por favor, no tiene que agradecer nada. Para eso estamos los mutantes, para ayudarnos entre nosotros. Sus palabras son muy amables, pero según tengo entendido, vuestras instalaciones en Alemania no son tampoco nada desdeñables -comentó en respuesta a su apreciación-. Ni más ni menos que un viejo castillo, ¿no es así? Todo un monumento histórico. Estoy seguro de que a su lado la mansión se queda pequeña, y, según nos ha contado Planaria, la MKL lleva bastante tiempo también en funcionamiento, lo cual es igual de encomiable, quizá más, ya que en Europa los mutantes somos mucho menos reconocidos y no puedo más que imaginar los obstáculos a los que os habréis tenido que enfrentar. Pero por supuesto, estáis invitados a quedaros el tiempo que necesitéis en aras de una colaboración futura.

Sacarina, no azúcar, una simple manzana y un único bombón de la caja que les había ofrecido Sasha. Parecía evidente que Sieglinde se preocupaba por su figura, lo cual era bastante común entre los que compartían aquella profesión. A menos que tuvieses un metabolismo acelerado como Planaria, lo suyo era mantener una dieta sana para conservarse en forma.

Escuchó con interés cuando pasó a dar los detalles acerca de su organización, asintiendo cuando reconocía patrones comunes con los que ellos mismos seguían, especialmente los relativos a la tolerancia y la inclusión de aquellos que eran apartados por ser considerados diferentes. Sólo que en la MKL iban un paso más allá, incluyendo no sólo mutantes entre sus filas, sino también hechiceros, híbridos e incluso seres de otras razas. La idea era tan... inesperada y enorme que le llevó algunos segundos procesarla.

- Vaya... guau -fue cuanto fue capaz de decir-. Eso es... realmente encomiable. Y tiene bastante sentido, de hecho.

¿Una unión de todos los colectivos diferentes y excluidos de la sociedad humana? Era una idea inteligente, y de seguro les ahorraría un sinfín de problemas. La unión hace la fuerza, como reza el dicho, y nada más que las cifras deberían ser suficientes como para hacer que los colectivos anti mutantes, racistas y xenófobos se lo pensaran dos veces antes de meterse con ellos.

Siguió dándole vueltas a las posibilidades que aquello planteaba cuando Sieglinde se disculpó para ir al baño. Era algo que podía llegar a plantearse a largo plazo. La hechicera Zatanna les había sido de gran ayuda una vez, y no pudo evitar imaginar los beneficios que podrían extraerse de una colaboración más firme. ¿Cómo era que nadie lo había pensado antes?

- Es una idea muy ambiciosa, señorita Vorgrimler, y muy grande también -respondió a su petición una vez estuvo de nuevo sentada con ellos a la mesa-. Imagino que les habrá llevado muchos años poder dar forma a semejante proyecto... ¿habéis tenido que afrontar muchas dificultades?

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   5th Noviembre 2016, 13:03

A todos nos pareció buena idea ir a la cafetería, de modo que nos pusimos en marcha. Sieglinde parecía contenta con lo que habían visto de la mansión. Había hecho alguna pregunta y analizado con interés todo lo que le habíamos mostrado. Muy en su línea. A decir verdad se podría decir que ella tenía una mente más ingenieril que la mía. Yo me entusiasmaba con la física y la electricidad, pero ella era mucho más... ¿Teórica? En comparación conmigo quiero decir. Cuando yo llegue a la mansión quería tocarlo TODO. Como si fuese un niño pequeño. Probar esas máquinas, acelerar los motores,... Esa clase de cosas. Ella era mucho más profesional. No se dejaba llevar tanto como yo. Tal vez por eso su ayuda fue vital para mí. Supo cómo reorganizar mi mente y evitar que me distrajese con absurdeces. No es que yo fuese un cabra loca con la cabeza todo el día en las nubes, pero que alguien de vez en cuando te de una dosis de realidad y te haga poner los pies en el suelo ayuda, y también que me echase una mano a la hora de cuadrar bien mis horarios, ser realista con el tiempo y aprender técnicas de estudio que a día de hoy seguía manteniendo.

Sasha les ofreció de sus dulces, aquellos deliciosos, maravillosos e increíbles dulces... Solo de pensarlo sonreí y se me hizo la boca agua. No sé qué demonios tenía aquella chica en las manos, pero madre mía menudos bombones, menudas tartas... ¡Menudo todo! Valoraba muchísimo todo lo que hacía por mí con las comidas. Yo sabía que para ella era un trabajo extra hacerme bombas calóricas o bombones extra fuertes por mi metabolismo, y no negaré que algunas veces me sentía un poco mal por tener la sensación de que tuviese que "hacer horas extra" por mí. Pero le echaba un cable siempre que podía, y un par de veces aquel rato preparando una tarta terminaba en una guerra de masa de tarta y los dos pringaos hasta arriba, riéndonos y comiendo directamente de la masa. Puede que no estuviese tan rica como la tarta ya horneada y todo, pero creédme, a Sasha le salía bien hasta la masa de galleta sin hornear ni nada. Pero bien bien, de esto que te habrías tomado un plato. Y naturalmente, cuando dijo que había traído bombones tuve que hacer un esfuerzo titánico en no saltar y comérmelos todos. Ellos eran los invitados aquí y yo siempre podía comer esos bombones. Naturalmente cogería uno si podía. Además, conociendo a mi pareja, sabía que me habría llevado alguno especial para mí.

- Si quieres mi consejo, cualquiera que tenga frutos secos es una delicia. Y los de licor... Señor, si hasta los de naranja y menta están para morirse, y eso que a mí la combinación de chocolate y menta nunca me ha dicho nada. Y el de coco. ¡Madre mía los de coco! ¡Me comería una docena!- Dije sonriendo. Los bombones de coco estaban de morirse, y el que dijese lo contrario no tenía ni idea. No sé quién fue el genio al que se le ocurrió meter coco en un bombón pero bendito sea. Dejé que fuese Drago quien tomase el rumbo de la conversación pues, aunque yo era el que conocía a Sieglinde, no debía olvidar que él era nuestro líder, y por tanto él debería tener la voz cantante en todo este asunto, y mientras le decía que no había necesidad de agradecer todo aquello aproveché para guiñarle un ojo cariñosamente a Sasha y, tras acariciar su mano decir un "gracias por los bombones" con los labios seguidos de un "te quiero".

Entonces vino el momento que habíamos estado esperando: que nos hablase de la MKL. Yo sabía lo justo. Ella me había contado que era algo así como una mansión X pero en Europa, salvo por el tema de que era mucho más grande. Sabía lo del castillo y poquito más, de manera que la presentación me resultó familiar. Y entonces fue cuando llegó el pastel. Mutantes, magos, seres de otras razas... ¿Todos en el mismo sitio? Me incliné sobre la mesa, aturdido en el buen sentido mientras nos lo contaba. No pude evitar pensar en los Abyss, donde también éramos mutantes, magos y toda clase de extraños seres, pero esos pensamientos no eran alegres. Siempre que volvían a mi mente era a través de dolor y algunos restos de ira por todo. Los Abyss no éramos un grupo tan grande como el de la MKL. De hecho, el grupo de operaciones éramos cinco personas, aunque luego hubiese más de uno por ahí infiltrado o haciendo otras labores no tan de campo como las nuestras. Pero una cosa era una casa grande donde habitaban diez personas y otra muy distinta un castillo con miles de personas de todos los tipos, razas y géneros que pudieses imaginar. Madre mía, ¡magos en un castillo! Aquello debía ser como viajar a Hogwarts... Dios, siempre había querido ir a Hogwarts.

Tras toda la explicación ella se disculpó un momento y aprovechó para ir al baño. Miré a mis dos compañeros y sonreí.

- ¿Qué os parece? Muy alemana pero es buena gente... Creo que le ha gustado de verdad todo esto. Y lo de la MKL... ¿Os imaginaís convivir con magos? ¿Creéis que eso se podría hacer aquí? A ver, en realidad la mansión es el centro principal de mutantes del mundo... Pero tener magos y demás... Bua, no sé, seguro que mola mazo.- Tenía miles de preguntas que hacerle, y a decir verdad no sabía por cuál empezar... Seres de otras razas... ¿Se referiría a seres mágicos o algo así? En plan gnomos o duendes o hadas... Que existiesen esas cosas en el mundo me parecía increíble. Aunque bueno, a día de hoy me parecía casi cualquier cosa increíble... Y entonces volvió. Esa voz siseante que me hablaba desde la parte trasera de mi cabeza, recordándome que Dios no era más que una farsa, y que en todo lo que había creído hasta ahora no era más que una ilusión, una tontería para niños. No, no lo era. Lo de los dioses que había conocido no eran dioses. Eran... Seres muy podersoso, pero no dioses... Y perfectamente podrían existir seres mágicos... ¿Verdad? Punzada en el corazón. La sonrisa me desapareció un poco. Generalmente gracias a las distracciones esos pensamientos desaparecían de mi cabeza, pero ahí estaban de nuevo siempre que podían. Se me colaban como el agua fría a través de las piedras de un castillo. Por muy juntas que estas estén siempre consigue entrar de algún modo. No, vamos Plana, no es momento de autocompadecerse. Sieglinde está aquí y necesita que le prestemos atención. Ha venido para entendernos mejor y que nosotros les entendamos mejor... Ella también era católica como tú y no parece estar afectada por lo que ve a diario... Si ella puede tú también.

Cuando volvió, las preguntas pertinentes por parte de Drago. Y no pude evitar hacer yo la mía también.

- Cuando dices criaturas de otras razas... ¿Te refieres a seres mágicos y esas cosas? ¿Cómo habéis conseguido algo tan grande? Es decir... Necesitaréis de todo: mutantes, magos, hechiceros,... ¿No hay humanos en esa mansión? ¿Son todo seres con poderes?-

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   24th Noviembre 2016, 00:23

La visita avanzó con total normalidad. Como es obvio la avanzamos para la visita que íbamos a recibir, pero fue bien, tranquila, como casi siempre. Intenté percibir algo de emoción en el rostro de los visitantes pero era un poco… complicado. Él estaba siempre con un gesto neutro y ella… Era como una cordialidad constante pero estática, no sabría muy bien cómo describirlo. Lo que estaba claro era que ni lloraban ni parecían decepcionados, con eso me bastaba.


Tras el pequeño incidente de...B...Björn.. Sí, eso, fuimos a la cafetería y como siempre, eché un vistazo a la luz que entraba por las cristaleras iluminando el lugar. Me dediqué a acompañarles, hablar sólo cuando sentía que debía o cuando se me preguntaba y asentir cuando los demás respondían con afirmaciones. Estar en la mansión con gente tan importante me hacía sentir como una alumna de nuevo, así que se puede decir que “agaché la cabeza” un poco. Alcé el rostro cuando escuché mi nombre, con las cejas elevadas, algo sorprendida -Oh, no es nada-dije quitándole importancia con un aspaviento con la mano encogiéndome de hombros y dedicándole después una sonrisa a mi amigo por el cumplido - Es a lo que me dedico, apenas cuesta hacerlos- dije llevándome el sandwich mixto que había pedido a la boca con ambas manos, calentándolo en el trayecto del plato a mi boca mientras el pan se tostaba y el queso se fundía liberando aroma. Tengo buenos modales, pero donde tengo la oportunidad de comer con las manos y regular la temperatura como yo quiera lo hago sin dudar, se siente como un hogar. Me llegó la pregunta y me puse una mano frente a la boca como remarcando que no podía contestar y esperé a tragar, frunciendo el ceño. -El del centro, el que tiene las rayas de chocolate sobre la cobertura blanca. Los demás son, miel, almendra, un combinado de tres chocolates y… creo que he metido un par de tiramisú. Estoy acostumbrada a hacer este tipo de bombones para él- dije sonriendo señalando por encima los bombones sin estar siquiera cerca de tocarlos y luego a Plana. Le devolví el guiño y le contesté otro “te quiero” sólo con los labios.

Escuché sus siguientes palabras mientras comía caliente y bebía muy frío. Me pareció muy curioso. A mis oídos era como una mansión X Europea, sonaba bien aunque… todo lo que dijo después me sonó literal a Alemán. No sabía dónde estaba ni a qué distancia de dónde. Ay, los kilómetros… Las millas eran mucho más cómodas. Me sorprendió, y no me preocupé en camuflarlo cuando él contestó de manera casi automática a la cuestión dejada en el aire de Sieglinde. Debía tener una mente completamente brillante o el diálogo muy ensayado.

Escuché la descripción de la comunidad y alcé una ceja cuando mencionó híbridos, apretando el puño bajo la mesa. Pretender que el descubrimiento sobre mi identidad no me había afectado sería la peor mentira que podría intentar hacerme a mí misma. Además no creo que fuese posible engañarme de ese modo, aunque quisiese. Descubrir que era una… especie de… mutante, semi-asgardiana, extraña… Volvió a hacerme sentir un bicho raro y sentí cómo poco a poco me apartaba de la mansión. Por un momento mi mente se imaginó la MKL y a mí dentro de ella, pudiendo hablar con otros híbridos...También dijo Magos… a lo que se unió mi hermana a mi pensamiento. Podríamos estar todos viviendo allí, tendríamos quien protegiese a mi hermana y… Estaríamos con gente como nosotros. Como todos nosotros. Drago comentó entonces que se trataba de un castillo y mi imaginación voló aún con más libertad.


Escuché a Plana hablar cuando ella aprovechó para ir al baño. -Si, es… es genial. Es muy educada, se nota lo alemán, je…- y con una risa ausente parpadeé al fin, volviendo a la realidad y terminando el sandwich. Me limpié las manos y los labios con esa idea en mente y la miré a los ojos -Es fantástico… de verdad. No puedo parar de pensar en visitaros- y no era mentira.

Las preguntas de mis compañeros fueron suficientes, y no quería que se notase el interés ardiente que tenía dentro de mí para no desvelar mi naturaleza. Así que permanecí en silencio, esperando las respuestas a las preguntas de mi pareja y mi amigo con el rostro apoyado en el puño, interesada. Sin dejar de escuchar empecé a plantearme qué tipo de seres había conocido. Magos, dioses, mutantes algo distintos a nosotros y…
Demonios…

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   29th Noviembre 2016, 00:05

Mi ausencia propició uno de esos momentos que, de haber estadado yo presente, jamás se habrían sucedido. Era lamentable hasta qué punto, en algunas circunstancias, la sutileza de Björn brillaba por su ausencia. Mientras Sasha utilizaba algún tipo de capacidad de modificación de la temperatura para comerse el sandwich en un estado de constante temperatura caliente que hacía fundirse el queso, y humear el pan, sus ojos volvieron a delatar esa sombra oscura que se proyectó sobre la silueta de sus iris de color claro, hasta eliminarla por completo, y volverla un profundo pozo negro que recordaba los ojos de un tiburón. No pestañeó apenas, ni se esmeró en contemplar a la chica con disimulo, si no que clavó en ella su mirada de una manera insistente que cualquiera habría tachado de inapropiada. Sin embargo, al detectar mi presencia, sus ojos volvieron a su ser, y se centró de nuevo en su comida. Puede que porque no quería recibir otra reprimenda, o bien porque su curiosidad había quedado saciada por el momento.

Al tomar de nuevo asiento en la silla, acomodé la servilleta con delicadeza en mi regazo, y me senté en una postura rígida, propia de la mas absoluta corrección. La pregunta de Drago, líder de la patrulla X era bastante general, pero comprendía su curiosidad al respecto. Sin lugar a dudas, mis sospechas sobre su procedencia no debían ser del todo infundadas. Poca gente externa conoce la realidad sobre las circunstancias de los derechos mutantes en europa, cuando no pertenece a ese colectivo.

- Indudablemente. - mi respuesta sonó firme. No había falsa humildad, ni tampoco pretensión de apelar a algún tipo de asentimiento que les transmitiera que nuestra situación era peor que la suya. Era una resolución cargada de franqueza. - Permítanme expresar las bases precedentes, para que comprendan las circunstancias en las que estamos inmersos en la actualidad. Durante la segunda guerra, muchos mutantes, místicos y seres especiales fueron masacrados, o bien reclutados, algunos contra su voluntad, para alistarse sobretodo como herramientas o soldados de primera línea. Tras la derrota de alemania, y todo el desarrollo histórico que ustedes conocen, se creó un clima de represión y miedo hacia los mutantes, que se convirtió en una persecución para todos aquellos que habían formado parte de las milicias del Reich. La iniciativa de la MKL se inicia con los exhiliados, participantes de ambos bandos comienzan a protegerse entre ellos, para salvaguardar su integridad, atacada de forma constante producto del odio desmedido que se genera hacia todo aquel cuyas cualidades escapan al control o el entendimiento de la gente de a pie. Se instauran pequeñas comunidades en pueblos aislados de alemania, y se convierte en un sistema de apadrinamiento e inclusión, viviendo en sociedades que se mantienen a salvo aisladas a causa de su localización geográfica. Para que me entiendan, algo parecido al ferrocarril subterráneo que vivió su país durante la época de la esclavitud negra. - asenté la base, para que comprendieran lo que nos había llevado a la situación actual. - Tras las implicaciones de los mutantes en la guerra, los gobiernos de todos los países tomaron medidas. En la mayoría, se instauran todo tipo de pruebas y protecciones para impedir que los mutantes formen parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad. En esa época, muchos de los mutantes eran capaces de violar el sistema, para conseguir su objetivo. Posterior a esto se vive la evolución del desarrollo de estudios sobre el ADN y se instaura un decreto ley, por el cual todo interesado en ingresar en los cuerpos militares, policía, bomberos, etc. está obligado a realizarse un estudio genomático para ejercer la profesión. Si la muestra tiene presencia del gen X, aunque sea en estado latente, esa persona será incapacitada para la vida en activo, pero se le otorga un título equivalente a sus conocimientos valorado por la comunidad europea. - expuse procurando sonar neutral. Para mí, ese título no tenía nada que envidiar a los números bajo las esvásticas grabadas en la piel de "los Desamparados". - La MKL es un proyecto aprobado y supervisado por las cámaras de gobierno, de manera que está dentro de la legalidad a nivel gubernamental. Pero no negaré que nuestra supervivencia peligra con cada cambio político, cada medida cautelar que las cámaras deciden tomar, y cada reforma en la educación, los derechos mutantes, o la implicación en escándalos que insisten en alimentar la paranoia colectiva los medios sensacionalistas. - tomé un instante para dar un sorbo a mi café, pues me vendría bien humedecerme las cuerdas vocales. Aclaré mi garganta con un suave carraspeo, y continué. - En algunos países, los mutantes no pueden ejercer labores de educación. Tienen prohibido llevar armas de cualquier tipo, incluidas las de caza, bajo pena de cárcel, y la ley considera un agravante que un mutante ataque a un ser humano, indistintamente de la circunstancia en que se haya dado la agresión. Como pueden ver, en ciertos aspectos, nuestro atraso respecto a la situación americana es muy amplio. Pero ninguna lucha es sencilla, mas aún si implica superar un odio tan arraigado, y una genxofobia que está aceptada de manera tan evidente a nivel social. - añadí, dejando la taza del café, y ladeándola con un suave deslizar elegante de los dedos.

No es habitual que gente que no está implicada de alguna manera en las circunstancias de un país concreto sepa su situación política, quienes conforma las cámaras de gobierno ni quién tiene el poder en el país. Pero aún menos común es que gente que no está implicada conozca el desarrollo histórico de varias naciones. Que en la mansión no tuvieran idea de cuál era el estado concreto de los mutantes Europeos era lo mas lógico. De la misma manera, yo no lo habría sabido de no ser porque Björn tenía especial interés en conocer esos datos, y los memorizaba con gran facilidad. Así, cuando eran necesarios, sólo hacía falta preguntarle sobre algún lugar en concreto, para que él te ofreciera todo un reporte de las circunstancias a nivel nacional, e incluso local.

Planaria intervino en ese momento, y ladeé la cabeza para poder mirarle a los ojos, algo que había aprendido a hacer de manera que me resultara natural y no incómodo, porque es muy importante a la hora de hacer interrogatorios, sacar información, o transmitir con el lenguaje corporal seguridad y sensación de veracidad.

- Muchas de esas criaturas, de hecho, son anteriores a nosotros. Pero nuestra repercusión en el medio natural ha sido tan grande y a veces catastrófica, que muchos se decidieron por aislarse. A pesar de lo cual, no han podido evitar tener contacto con nosotros, y de algunos de esos contactos se han dado casos de relaciones entre diferentes razas y por lo tanto, varias hibridaciones. Algunas de ellas han pasado a formar parte de nuestra institución, y se han convertido en individuos maravillosos que ahora representan a sus razas, y sirven como núcleo y contacto para favorecer nuestro entendimiento mutuo. Comprendo que pueda resultaros algo digno de la literatura de ficción, pero os sorprendería saber la cantidad de híbridos que hay, sin saber siquiera que lo son. De hecho, es más que probable que de alguna manera, todos nosotros lo seamos. - expliqué, procurando sonar tan serena y abierta como pretendía serlo la institución a la que representaba. - De ninguna manera. Toda persona o criatura es bien recibida. Jamás denegaríamos la entrada a los humanos, ya que nuestro objetivo primordial es la integración. Si nos aisláramos, convirtiéndonos en parte de un subproducto elitista, como pretende serlo en la actualidad una sociedad estructurada bajo los constantes baremos de la normalidad y la anormalidad, estaríamos colaborando de ese sistema disfuncional. Bajo la premisa de que si ellos no nos quieren, fundaremos nuestra propia institución vetada a los humanos, estaríamos siendo un reflejo de aquello que nos desprestigia, nos odia, y nos teme. Un mal ejemplo. Además, no estaríamos ofreciendo a nuestros alumnos una experiencia real de convivencia y colaboración, si no que volveríamos a esa época en la que se procuraba el aislamiento por supervivencia. Eso sería dar un paso atrás, y el progreso llega recordando el pasado, pero mirando hacia el futuro. Parte de nuestro objetivo consiste en hacerles entender que son miembros productivos y partícipes de la sociedad igualitaria, y eso no existiría sin la presencia de humanos. Bien es cierto que muchos de ellos, si no tienen alguna relación directa, se muestran reticentes a participar de la institución, pero si tenemos un gran número de familiares, amigos y aliados que apoyan nuestra causa.- volví a girar la cabeza, cuando percibí la voz de la joven repostera, que hizo un comentario que me pareció de lo mas entusiasta y de hecho, me hizo sentir que las cosas iban por buen camino. Tenía curiosidad por conocernos. Quizá pudieramos devolverles aunque fuera una pizca de la ilusión que yo estaba viviendo allí. - Espero que ese ofrecimiento no sea por cortesía, porque quedan oficialmente invitados a viajar a Hohenzollern para conocer nuestra institución y nuestros miembros en cuanto estén dispuestos y disponibles para ello. - por primera vez, mi apariencia varió de manera sutil, y lo hizo para ofrecer una suave sonrisa a Sasha. Cogí una de las carpetas que había portado durante todo el trayecto, ya que en algunos puntos había tomado notas y observaciones que mas tarde compartiría con Björn, y saqué mi propia documentación, ofreciendo un fino libreto que recordaba a un pasaporte con un escudo grabado con golpe seco en la portada. Sobre él se veía un puño sobre un marco, y unas estelas en la parte inferior, que dibujaban una M. - He creído apropiado ofrecerles algo de información mas concreta. Esto forma parte de la documentación inicial que es entregada a los alumnos matriculados de nuevo ingreso. Se recomienda su lectura. En la primera página pueden leer el texto de bienvenida, seguido de las normas del centro y los nombres del equipo docente, desde el general hasta el específico. El desplegable central corresponde al mapa del castillo, y a los terminales de información dispuestos en cada planta. Las páginas siguientes corresponden a la normativa para el buen desarrollo anímico, y por último se incluyen las categorías por las que se catalogan los alumnos en función de sus cualidades. Si tienen dificultades, existe una hoja anexa, que está colocada al final del todo, y es independiente. Si tienen dudas sobre a qué categoría pertenecen, los alumnos rellenan un sencillo test que les guía a la solución correcta. - expuse, ofreciéndoles los pequeños libros.

Me extrañó que Björn permaneciera en silencio durante tanto tiempo y le miré durante un instante, en el que me percaté de la insistencia con que observaba a Sasha. En cierto modo, parecía ausente, pero yo conocía esa expresión. Estaba centrado, cavilando, valorando. Fruncí el ceño de manera sutil, pero me obligué a centrarme en la situación. En momentos como ese, era mejor dejarle llevar a cabo sus procesos mentales, y preguntarle una vez había terminado. Yo, por mi parte, quería esforzarme por convertir la MKL en un sitio tan atractivo para visitar, como lo era para mi la Mansión X.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   30th Noviembre 2016, 21:22

Se quedó meditando las palabras de Planaria, pensativo.

- ¿La verdad? Sería increíble, pero lo veo una tarea demasiado titánica. Aparte de que aquí en Estados Unidos el volumen de gente con poderes es abrumador, la mayoría se encuentran ya de por sí bastante organizados. El caso de los magos no es como el de los mutantes, nosotros hemos estado siempre mucho más perseguidos, por no hablar de que ellos son mucho más capaces de pasar desapercibidos. Aún así, sería una idea cuanto menos digna de consideración, y si quieres lo podemos hablar con el Profesor. De hecho ya tuvimos un caso, ¿te acuerdas de Cane?

El hechicero había llegado hasta allí buscando ayuda ante el desconocimiento del origen de sus propios poderes. Pensaba que podía ser un mutante, y entre Tormenta y él le estuvieron intentando ayudar a controlar su dominio elemental, mas al final resultó estar más allá de sus posibilidades pues el muchacho no era mutante sino mago, y requería de la tutela de un místico, razón por la cual había terminado abandonando la mansión.

Sieglinde regresó y les puso en antecedentes de las dificultades por las que habían tenido que atravesar los mutantes europeos en las últimas décadas. Era la misma historia de siempre, nada que no supieran, aunque por alguna razón los terribles acontecimientos narrados por la alemana le trajeron vívidos recuerdos de los horrores de la guerra durante el conflicto serbo-bosnio. El ser humano no sólo atacaba a los que eran distintos a él, también exterminaba a sus propios semejantes, ya fuera por religión, política, codicia o afán de poder. "El lobo es un lobo para el hombre", ya lo dijo Hobbes.

- Lo que cuenta es muy meritorio, Sieglinde, y no nos resulta desconocido. Aquí también hemos sufrido persecuciones y hemos sido estigmatizados. No me extrañaría que el gobierno se sacase de la manga alguna argucia para tenernos también registrados y controlados.

Se sirvió un vaso de agua de una jarra cercana.

- Tengo curiosidad por saber en qué momento se aprobó ese proyecto. Veréis... Me he educado en Francia y tengo que admitir que nunca había oído hablar de la MKL hasta que Planaria nos lo mencionó.

Quién sabe lo que habría podido ocurrir con su vida de haberlo sabido. Cuando despertó su gen X Drago no poseía apenas información acerca del colectivo mutante, y aquél desconocimiento unido al trauma de la tortura, sus creencias religiosas y la violenta manera en la que descubrió sus poderes le indujeron a pensar que se trataba de alguna especie de ángel de la venganza encarnado en el cuerpo de Dragoslav Katich, iniciando así su sangrienta vendetta. Y así seguiría si la Patrulla no le hubiera encontrado y ayudado a entender lo que era en realidad. ¿Habrían sido diferentes las cosas de haber sabido de la existencia de la MKL? ¿Habría sido consciente de su condición y habría acudido a ellos en busca de ayuda en lugar de sumirse en aquella espiral autodestructiva? Quizá nunca habría abandonado a Nadine... Quizá estaría casado y con hijos en lugar de haber pasado la última década torturándose en las sombras. En fin... era absurdo pensar en eso.

No le sorprendió oír hablar de los híbridos. En los últimos meses había visto de todo: personajes de cuento que habían cobrado vida; una niña maravillosa de cabellos encarnados capaz de absorber tu dolor y sacar a relucir las experiencias más hermosas; zombies; alienígenas; viajeros del tiempo; magos; perros salidos del mismo infierno y hasta dioses... Ante todo ésto, la idea de una hibridación entre razas diferentes sonaba de lo más normal. No pudo evitar pensar en Sasha, y la miró de soslayo para asegurarse de que se encontraba bien.

- Parece que tenemos el mismo objetivo, Sieglinde -afirmó tomando el folleto que ella le ofrecía y empezando a estudiarlo con sumo interés-. El Profesor no se encuentra en la mansión, pero aún así creo estar en condiciones de afirmar que una alianza entre nuestras dos instituciones sería algo muy positivo y que redundaría en consecuencias sumamente favorables tanto para los mutantes como para los demás colectivos a los que se atiende en vuestra organización. La invitación y el ofrecimiento permanece en pie. Podéis quedaros el tiempo que necesitéis y nosotros os devolveremos la visita al castillo de Hohenzollern en cuanto sea posible.

Miró intrigado a BJörn, quien había permanecido en silencio la mayor parte del tiempo.

- ¿Se encuentra mejor, Björn?

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   12th Diciembre 2016, 20:41

Bueno, y allí estábamos, con mi antigua compañera de la universidad que fue tanto guía como amiga durante esos largos años de mi vida. No negaré que ahora entendía mejor por qué siempre había sido tan reservada conmigo y en general con la gente. Esa organización en la que se encontraba era interesante cuanto menos, pero también era cierto que la gente que no estaba metida en esos círculos o que no era simpatizante de los mutantes podían ver aquello con malos ojos, condenándolo o persiguiéndolo sin dudarlo ni medio segundo. Era lo que nos tocaba vivir por nuestra condición. Ser mutante era el equivalente a ser perseguido o insultado, una especie de racismo extendido por todo el mundo y todas las culturas. Siempre podías encontrar gente que nos quería apoyar o que intentaba entender a los mutantes y ayudarnos, pero eran colectivos bastante minoritarios en comparación con la gente en general. Pero bueno, en general todos estábamos acostumbrados a ello.

No pude evitar pensar en por qué me habló acerca de la MKL tan tarde. Quién sabe si yo habría podido acabar allí en vez de con los Abyss, aunque claro, eso ahora lo veía más claro, pero en su momento creía que ellos eran mis aliados y amigos. Si la situación hubiese sido distinta, si no hubiese tenido a nadie durante mi etapa en la universidad seguramente Sieglinde me habría dicho que me uniese a ellos... O tal vez no. Nunca lo sabría, y en este momento tampoco me importaba demasiado. Había podido tener una buena vida, y a pesar de que lo acontecido en el último año no había sido especialmente agradable tenía a Sasha, tenía a Drago y a muchas otras personas a las que consideraba amigos a los que no les importaba lo que era, y eso era más de lo que podía desear.

Ella volvió del servicio y le ofrecimos una agradable sonrisa. Lo que siguió a su llegada fue una larga y detallada historia de por qué había sido la vida para los mutantes en Europa durante el último siglo. Con la guerra mundial muchos se convirtieron en armas o escudos en ambos ejércitos, lo que llevó tras el fin de esta a un miedo y persecución de la gente hacia ellos. No era de extrañar. A saber lo que les obligaron a hacer a los nuestros en esos tiempos tan horribles. Grupos que fueron capaces de huir y ocultarse promovieron la MKL para ayudar, esconder y proteger a los mutantes de las garras de una sociedad que nunca nos ha entendido. Durante todo ese tiempo habían vivido ocultos en pequeños pueblos o entre las personas pero bajo una falsa identidad. Nunca se nos había permitido formar parte del ejército, aunque eso yo no lo sabía. No quería entrar en las fuerzas armadas y no tuve que informarme de ello por tanto. Tampoco tenía amigos que quisieran entrar en el ejército así que una cosa nueva que aprendía ese día.

La historia continuó y nos explicó todas las razas y seres que vivían entre aquellas paredes, y no pude evitar pensar en mi pareja cuando dijo lo de los híbridos. No la miré para evitar que Sieglinde sumase uno y uno. Era muy lista y me conocía muy bien, pero estaba seguro de que una punzada le había asaltado el corazón al escuchar esa palabra. Desde que descubrimos su verdadera naturaleza todo había cambiado. Ella sufría, sufría mucho por no saber nada de su pasado y por que este se le hubiese sido negado por el director de la mansión por su seguridad. No era fácil vivir con algo así, y si yo lo pasaba mal no había más que verla a ella. Me mordí el labio lo más discretamente que pude, intentado pensar en otra cosa. Asentí y forcé una sonrisa para olvidar eso. Tal vez querría hablar de ello más tarde, en la intimidad. Yo le preguntaría a ver si había pensado en ello también. Si en la MKL trataban con hibridaciones tal vez pudiesen ayudarle a entender mejor lo que era y cómo vivir con ello, aprendiendo sus poderes y sus capacidades.

Y así, su historia llegó a su fin, con una invitación para visitar la sede de la MKL siempre que quisiésemos. No negaré que se me iluminaron los ojos y sonreí sinceramente. Aquello sonaba genial, y tal vez a Sasha también le ayudase visitar aquel lugar. Era cuestión de hablarlo y ver qué pasaba. El primero en hablar fue Drago, quien aprobó la alianza. Él, al igual que yo, era europeo, y estaba seguro de que le hacía una ilusión especial del mismo modo en que me la hacía a mí. Además, hacía mucho tiempo que no visitaba Alemania, la cual consideraba mi segunda casa.

- ¡Estaría genial! La verdad es que puede ser algo muy interesante y provechoso para ambos. Podemos presentarte a Xavier en cuanto vuelva y que hables con él directamente si así lo deseas. Y si os quedáis aquí os podemos enseñar cosas de la ciudad. Sasha se la conoce de cabo a rabo y tiene muchas cosas que merecen una visita. Un poco de turismo estaría bien.- Miré entonces a mi pareja con una sonrisa. Conmigo había sido una guía estupenda, enseñándome todos esos museos, parques y edificios tan emblemáticos... Y de vez en cuando haciendo excursiones a algún centro comercial. Siempre era divertido hacer cosas con ella, y aunque últimamente nuestro estado de ánimo no era el más alegre por la situación, siempre encontrábamos algún modo de animar el día. Además, quién sabe, tal vez pudiese tener un momento a solas con ella y explicarle su naturaleza. Si Sieglinde me había ayudado a mí estaba convencido de que a ella también podría serle de ayuda...

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   28th Abril 2017, 19:44

Mientras mi mente divagaba por los rincones oscuros de mis recuerdos y de mi imaginación, me perdí. Durante un par de segundos no fui consciente de la conversación, y de hecho dejé de masticar incluso. Sólo fue cuando noté una punzada en la nuca, como si hubiese dejado a alguien con la palabra en la boca o con algo pendiente. Tragué, agité la cabeza y volví a alzar la vista, mirando a Björn con curiosidad y mis cejas formando una “S”. -Ah… ¿ocurre algo?- no había dicho nada, sólo me miraba… pero… Es como cuando estás en el coche esperando un semáforo y notas que el tipo del carril de al lado te está clavando la mirada. O como cuando en el metro la persona que tienes enfrente no te quita el ojo. Sientes que les debes algo, como si estuviesen esperando que actuases de algún modo.

Tras ese pequeño “lapsus” miré a Sieglinde, no escucharla me parecía descortés y teniendo en cuenta que hablaba más que Björn, algo me decía que si quería información, debía escucharla a ella. Nunca antes, hasta que escuché hablar a la alemana aquel día, me había planteado cómo sería una guerra entre la gente de nuestro tipo. Había pensado mil veces en cómo nos enfrentábamos los unos a los otros tontamente, en que era “nuestra propia guerra”, pero nunca había estado tan equivocada. Y nunca había sido tan consciente. Comunidades que parecían más ghettos que otra cosa, vías subterráneas… La situación siempre ha sido desfavorable para los mutantes por el mítico miedo que provoca lo desconocido, pero una situación de tan alto riesgo, teniendo que ir escondidos a todas partes por el temor a ser aniquilado, torturado o utilizado… Eso, por extraño que suene, me dio más ganas de conocer la liga. -No sé por qué pensé en su momento que quizá en Europa las cosas estuvieran más… tranquilas. Pero no, claro… Tiene sentido que sean aún más estrictos- dije hablando desde el punto de vista sociopolítico y cultural.

Tras la intervención de Plana, el tema volvió a ser las razas. La palabra “hibridaciones” actuó como un interruptor para que mis labios se frunciesen lentamente, pero luché para recobrar el gesto habitual a medida que hablaba. “...os sorprendería saber la cantidad de híbridos que hay, sin saber siquiera que lo son.” ¿Estás de coña? Después de escuchar eso mi mirada se dirigió directa, fría y asesina hacia mi pareja. Siempre hacía el bien por su propia mano, siempre acababa confiando más en su criterio y en ese momento habría apostado todo lo que tengo a que él le contó sobre mi caso, le dijo quién era, y ella hablaba para consolarme. Me cabreé muchísimo con él. La cabeza se me llenó de pensamientos impulsivos y cargados de odio. “¿Por qué tienes que abrir la bocaza?, ¿Ya estás aireando mis asuntos? ¿Quién te crees que eres para contar algo que yo no quiero contar? ¡¡NO ME AYUDAS AUNQUE CREAS QUE SÍ!!” Pero todo eso se quedó reprimido en mi mente mientras Sieglinde seguía hablando, y me perdí en la conversación por estar demasiado pendiente a mi propia rabia.

Para cuando quise volver a la realidad, tenía ante mí un libro fino con el logo que supuse sería el de la MKL, lo ojeé por encima un poco tratando de concentrarme en las letras y no en mis voces interiores.
Me quedé leyendo sin dejar de oír la conversación. Drago intervino en lo que verdaderamente importaba. La alianza entre ambas instituciones. Eso era “asunto de los mayores”. Yo prácticamente ya no formaba parte de la familia que era la mansión. La patrulla sí, porque resultaba de utilidad. Pero la mansión ya no era mi lugar. Decidí permanecer en silencio y que hablase de ello alguien que verdaderamente tenía modales y experiencia. Mientras hojeaba el libro ahora con más interés en las imágenes, volví a percatarme de la mirada del hermano, y alcé la mía, clavándola en sus pupilas negras, sin moverme y manteniendo los ojos fijos.


_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   4th Junio 2017, 20:36

- Esperemos, por nuestro bien, que eso no suceda, profesor Katisch. - dije con un tono controlado, pero que transmitió toda la posible preocupación que una idea de ese calibre suponía para mi. Los mutantes nacíamos con la espada de Damocles sobre nuestras cabezas, como si además de la natural amenaza del miedo, los gobiernos necesitaran mas ideas para tratar de controlarnos o mantenernos a raya. Aunque había conocido a mucha gente de Europa que defendía con una gran convicción ese modelo de vida en la que a los mutantes se les hacía una ficha con sus capacidades, y parecía inofensivo, el mero hecho del tráfico de información ya les exponía de una manera brutal. No se trataba ya de una herramienta de control al nivel identificativo de una huella dactilar asociada a los datos, que ya estaba implementada en todo el primer mundo, y en gran parte del segundo e incluso del tercero. Se trataba de una base de datos que, de tenerla, habría sido una clave maestra para fines políticos, terroristas o algo peor. Cuantas mas herramientas de prevención ideaban con la falsa idea de protección, más invitaban a los mutantes a mantenerse aislados, o a radicalizarse. Lo cual hacía de nuestra labor algo aún mas titánico, para encontrar una igualdad real. Un estudio demostraba que, una vez se planteaban una serie de preguntas a individuos que apoyaban la enmienda efectuando un "cambio de papeles", más del 68% habían denegado de ella y aceptar de manera voluntaria darse a conocer como mutante, por miedo a lo que eso pudiera suponer en el futuro. Mayores palizas por parte de los cuerpos de seguridad, prisión preventiva, tratos vejatorios, etc.

- La MKL no ha sido admitida a nivel estatal hasta hace diez años. Imagínense lo que ha supuesto para nosotros que la comunidad europea nos considerara una institución funcional oficial con todas las de la ley. Eso ocurrió hace dos años. - miré a mi hermano que desvió la vista de Sasha sólo un instante para abrir la boca.

- No exactos.- puntualizó.

- Cierto. No exactos. - añadí con un sutil suspiro acompañado de un descenso de hombros. A veces aguantar a Björn cuando se ponía picajoso se convertía en una labor de esfuerzo que eclipsaba todas las demás. - En cualquier caso, la institución existe de forma encubierta desde hace muchos años, pero mientras se conformaban sus bases, la MKL solo podía dar asilo y cobijo en las pequeñas comunidades. Podrán hacerse una idea de lo que supuso comenzar a recabar medios, entablar contactos hasta que la red fue lo bastante sólida como para empezar a plantearse localizar a mutantes y místicos con problemas, pues no olvidemos que gracias a Dios, no todos ellos están desamparados en el mundo. - hice una pausa, para aclarar mi garganta con un poco de agua. - Sabemos que llevamos más de diez años de retraso respecto a la labor de la mansión. No podemos negar también que durante esa primera época, muchos mutantes y místicos sufrieron dificultades que quizá podríamos haber paliado, pero que quedaron fuera de nuestro alcance bien por desconocimiento o falta de medios. Pero también tenemos clara una cosa...- intenté explicar, hasta que la voz de mi hermano volvió a cortarme otra vez, sorprendiéndome. Aunque sus ojos seguían centrados en Sasha en esta ocasión.

- No soy Dios. - dijo, sin más. Una aseveración así, con toda seguridad, causaría bastante confusión. Sobretodo si varios segundos después, como fué el caso, no hubo explicación complementaria. - Ninguno lo somos. La gente tiene todo el derecho de entender la vida a su modo, y por lo tanto, de creer respecto a nosotros lo que quiera y le convenga. A lo largo de los años, habrá quien nos odie, y quien nos quiera. Habrá quien nos juzgue, y nos acuse de no haber hecho nada por quienes quedaron fuera de nuestro alcance. Sería absurdo negar que así ha sido. Pero también es absurdo negar aquello de lo que somos responsables en nuestra propia vida. Es ridículo invertir ni un sólo segundo de tu tiempo en plantearte qué hubiera sido. Es mucho mas funcional invertirlo en lo que será. - hubiera preferido que ese arrebato por parte de mi hermano no me dejara sin habla en mi interior. Porque para quien no lo conociera, aquello habría supuesto una exposición fría y lógica de lo que suponían los acontecimientos, emociones y experiencias a las que él parecía restar utilidad real. Como si sacara de ello todo componente emocional. Pero por mi parte, fui capaz de ver los sentimientos de mi hermano, aflorando en ese extraño y escueto discurso que le hacía parecer despegado y analítico, sabiendo lo mucho que le había costado aceptar las críticas de todos los que nos habían responsabilizado con los años de no haber estado allí para ellos. De no haber resuelto sus problemas y sus vidas. Había sido un duro golpe para ambos tener que admitir que la MKL no era perfecta. Vivir sabiendo que nunca lo sería.

- Creo que con toda probabilidad, habrá cosas en las que seamos mas progresistas que ustedes, los americanos, señorita Trigger. Pero como suele decirse, la hierba siempre es mas verde en la casa del vecino. - admití, tratando de relajar el ambiente, que mi hermano estaba ayudando a enrarecer con su inquisitiva mirada clavada en la novia de Planaria.

- Si. - contestó entonces a la preocupación que mostraba Dragoslav, para pestañear, dando un instante de respiro a Sasha. Tamaña fijación en mi hermano debía suponer sin duda que la joven mutante poseía algo sin precedentes que estaba absorbiendo toda su atención.

- Nos encantaría ver algo de la ciudad, aunque disponemos de muy poco tiempo. Lamentaría marcharme sin haber visitado al menos Broadway. - intenté hablar de algo banal, para que no todo se centrara en lo profesional, pero pronto me quedé en blanco. Socializar no se me daba demasiado nivel, en cuanto se entraba en terreno personal. Cogí el bombón que Sasha había elaborado, y lo mordí, partiéndolo por la mitad. Mi ilusión cerró los ojos, manteniéndose seria, apreciando los matices del bombón. Bajo ella, mi rostro reflejó el éxtasis que sólo el chocolate podía causar en mi. Aquel dulce manjar delicioso era mi perdición, y lo había sido siempre. - Mmm...- dejé escapar. Aquel praliné era el mas delicado y sabroso que había probado JAMÁS. Tragué el trozo y comí el otro, antes de retomar la conversación. - Espectacular. - admití mirando a Sasha, relamiéndome los labios, y secándolos después con un gesto propio de la etiqueta mas fina. Dejó que observaran las guías que les había ofrecido, durante el tiempo que necesitaran. Aunque no iban a verse inmersos en la lectura completa, la mayoría si sentía curiosidad de mirarlos por encima, algunos para ver las imágenes. Otros para comprobar la magnitud del contenido. - Tengo entendido que aquí no tienen un sistema para catalogar a sus estudiantes. Respecto a sus facultades quiero decir. Nosotros ideamos uno con el fin de que a los alumnos les fuera mas sencillo acercarse entre ellos. Nuestra política es abierta. Todo el mundo tiene derecho a hacer preguntas, y cada uno, de manera personal, decide si desea responderlas. De tal modo, si algún día vinieran a la MKL, no debería extrañarles que algún alumno se aproximara a ustedes, y se presentara diciendo: "Mi nombre es Jorge, y soy un Migos". Una vez los alumnos han interiorizado lo que eso significa, para la mayoría resulta una herramienta muy útil. Pueden entender ciertos comportamientos que algunos compañeros tienen, y que se deben a sus cualidades o poderes. - les expliqué, percatándome de que, como siempre, lo que solía llamar la atención era la parte trasera, y la lista de palabras que aparecían en varios colores, con sus definiciones. La guerra de miradas entre mi hermano y Sasha ya me estaba crispando los nervios, así que llamé su atención con un suave toque en torno a su muñeca. - ¿Intentamos hacer el ejercicio de inicio?- le encantaba explicar esas cosas. Quizá así dejara por un rato a la chica en paz.

- Como no. - dijo entonces alargando con un gesto delicado su mano hacia los folletos, poniendo el dedo índice en el que reposaba frente a Planaria, y tirando de él, arrastrándolo por la mesa, para abrir después la página correspondiente. - Si están dispuestos a colaborar con el ejercicio, piensen en un momento lo que la alteración de su línea genética les ha permitido hacer a lo largo de estos años. Todas las posibles aplicaciones que han otorgado a sus poderes, y después, busquen entre todas las categorías aquella a la que creen que pertenecen, y díganla en voz alta. Luego, comprobaré gracias a mi poder si han escogido bien la categoría a la que pertenecen. - expresó, para después devolver con el mismo gesto el panfleto a Planaria, y colocar sus manos una frente a otra, de tal modo que las yemas de sus dedos hacían contacto, observando a los presentes con un sutil brillo de interés en sus pupilas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   9th Junio 2017, 01:25

No se apuntó a la oferta de paseo turístico que planteó Planaria; ¿Por qué iba a hacerlo? A Drago no se le daban bien las relaciones sociales. Le había costado años comenzar una amistad con Sasha. Su afecto hacia Planaria había crecido más rápidamente, pero había influido bastante el hecho de que el mutante se ofreciera a ayudarle con el entrenamiento de sus redescubiertos poderes hacía tres días, y desde luego, por mucho que apreciara y respetara la labor que llevaban a cabo Sieglinde y su hermano no se iba a dedicar a patearse la ciudad con ellos sin conocerles prácticamente de nada. Además, aún no se había recuperado del todo de la paliza que le había dado Nox la noche de Halloween. Se suponía que debería estar todavía haciendo reposo, pero era un enfermo terrible: no soportaba estar en cama. No soportaba sentirse inútil.

Vale, la costilla rota dolía, y también las heridas internas y las quemaduras del brazo, pero incluso con todo era imposible no fijarse en la manera en la que Björn miraba a Sasha. ¿Qué diablos le pasaba? Eclipse había sido siempre bastante perceptivo, pero aquello habría sido evidente hasta para un topo ciego. Miró de soslayo a Planaria preguntándose cómo se lo tomaría. Después de todo, Sasha era una muchacha bastante guapa, y cabía la posibilidad de que fuera el origen de tanta fijación. No podía negar que le hacía sentirse incómodo. Siempre lo estaba cuando existía la más mínima posibilidad de acoso. Cuando has sido testigo de cómo violaban a tu madre te vuelves particularmente sensible con según que temas.

Volvió a mirar a Sasha, pendiente de su reacción, pues era plenamente consciente del carácter apasionado y temperamental de la muchacha y no era cuestión de acabar de mala manera aquella primera toma de contacto oficial con sus homólogos europeos. No le sorprendió encontrar aquella mirada fría que tan bien había llegado a conocer después de tantos meses, y que auguraba tormenta. Lo que sí le sorprendió fue comprobar que el destinatario no era Björn... sino Planaria. ¿Por qué? Concentrado como había estado en mantener controlado el flujo de miradas entre los asistentes a la cafetería para evitar un incidente diplomático había relegado el discurso de Sieglinde a un segundo plano. Se había enterado de todo, pero no era capaz de poner en pie la palabra concreta que había motivado aquella reacción en Sasha, ni la razón de que pareciera estar de repente tan enfadada con su pareja.

Dios... el ambiente se estaba caldeando a ojos vista. Entre Björn mirando fijamente a Sasha, Sasha lanzando miradas asesinas a Planaria y controlando de reojo a Björn... Y Sieglinde que, al igual que él, no sabía dónde meterse. Oh, por supuesto, la ilusión que llevaba encima encubría sus verdaderas reacciones, pero no para él. Incluso a través del zentai se la notaba nerviosa.

La exposición de Björn no mejoró nada en absoluto, tan fría y desapasionada como quien se limita a hacer las labores de selección en una empresa grande, apartando y descartando currículums que no suponían más que provechosos compendios de habilidades sin nombre. Definitivamente, cuanto antes terminara aquella reunión, mejor que mejor. Ya tendría quizás ocasión de hablar con Sieglinde a solas más adelante y profundizar en las relaciones entre las dos escuelas.

Frunció ligeramente el ceño al observar las distintas clasificaciones del folleto, aunque procuró que la ilusión que le cubría lo ocultase, de la misma manera que había estado ocultando todo el tiempo su malestar creciente.

- En cambio aquí no nos gusta la idea de encerrar dentro de categorías a las personas -objetó mirando a los dos hermanos-. Se corre el riesgo de que llegue el día en el que, en lugar de mirar personas, sólo se vean las categorías. Siendo que proceden de un país que ha tenido la desgracia de pasar por una de las guerras más terribles y trágicas de la historia de la humanidad imagino que sabrán a lo que me refiero.

Después de todo, la primera medida que se había tomado con los judíos había sido hacerles llevar un brazalete distintivo para marcarles como lo que eran, y todos sabían cómo había terminado aquello.

- Por supuesto no quiero decir que lo vuestro sea ni remotamente comparable... Yo mismo he sobrevivido a una masacre por motivos similares a los que llevaron al pueblo judío a los campos de concentración y soy el primero en saber que no se deben trivializar según qué cosas. Ha sido un ejemplo extremo. Pero nuestros alumnos proceden de un mundo en el que se les discrimina por ser diferentes, y lo último que queremos es que también se sientan diferentes aquí. Nos esforzamos mucho en transmitir que, dentro de éstos muros, son todos iguales.

Pese a todo, hizo el esfuerzo por analizar las diferentes categorías y tratar de encuadrarse en alguna.

- No sé muy bien en qué cuál de éstas encajaría yo, pues no veo ninguna que se refiera a proyectores de energía. En cualquier caso, si se entiende la creación de ilusiones como manipulación del entorno, supongo que podría decirse que soy un Ferens.

Se le antojó bastante desagradable el tener que clasificarse así. Se había pasado la vida siendo juzgado en base a las diferentes categorías a las que pertenecía: por ser musulmán, por ser bosnio, por ser huérfano, por ser un soldado de la Legión Extranjera, por ser un cazarrecompensas, por ser un asesino y un monstruo y, finalmente, por ser un mutante.

Suficientes clasificaciones para toda una vida.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   6th Julio 2017, 13:47

Sieglinde prosiguió su explicación junto a su hermano de la MKL, el cómo se habían mantenido en la sombra y el cómo habían ido poco a poco saliendo a la luz desde hacía unos diez años... Y no pude evitar sentir un pequeño enfado en mi interior. Es decir... Mi relación con aquella mujer había sido algo complicada al principio. Un día descubrió que yo era mutante gracias a que arranqué el coche que nos había dejado tirados sin batería. Me costó un horror reconocérselo y contarle que sufría acoso físico y psicológico por la gran parte de alumnos de la universidad, hasta el punto de convertirme en una especie de bicho raro que sólo tenía tres amigos. Me habían escupido, golpeado y demás, y cuando se lo conté fue como abrir mi alma. Fue duro. Ella me animó y me dijo que no pasaba nada, que seguiría siendo mi amiga... Y meses después descubro que ella era también mutante. ¿Por qué no me lo dijo? ¿Por qué se lo calló? ¿Acaso también pensaba que éramos monstruos o algo? ¿Acaso pensaba que éramos bichos raros? Una creciente ira fue formándose en mi interior que nunca antes había florecido así. ¿Por qué? ¿Por qué de repente me estaba enfadando con ella? Que yo hubiese salido del armario mutante no significaba que ella tuviese que hacerlo, pero ahora que lo veía en retrospectiva me sentía traicionado, decepcionado... Y entonces me di cuenta de algo: ella nunca me había hablado de la MKL hasta hacía muy poco... Sabía que yo sufría cada día, que mi condición de mutante me estaba destrozando en algunos ambientes, y ella se limitaba a decirme que no pasaba nada... ¡No te jode! ¡Ella tenía un hogar donde mutantes y seres mágicos convivían en armonía como si fuese la casa de la pradera! ¿Por qué lo guardó con tanto recelo? Joder, ¡a mí me habría venido genial! Habría podido llevar una vida normal desde mucho antes...

Los recuerdos se agolpaban en mi mente. Conversaciones en las que ella me decía que ser mutante no era malo y que debíamos luchar porque la sociedad nos aceptase y demás... Pero nunca me dio la oportunidad de formar parte de aquello, nunca me dio la oportunidad de ser parte de la MKL y de luchar a su lado y al lado de otros seres como nosotros... Quién sabe cómo podría haber sido mi vida. Tal vez nunca hubiese sufrido lo que sufrí con los Abyss, tal vez nunca me hubiesen roto el alma... Pero también era posible que nunca hubiese conocido a Sasha... Y una punzada de dolor me golpeó el corazón. No haberla conocido sí habría sido una gran pérdida. Ella era la mejor persona que conocía, la que más me había ayudado desde hacía mucho tiempo... Suspiré, y el enfado se me pasó un poco. Seguía dolido por lo que pensaba de Sieglinde, y sabía que tenía que decírselo o aquello acabaría explotándome en las narices, pero al menos respiré y me tranquilicé. Miré a Sasha sonriendo, consciente de que al pensar en ella me calmaba... Y vi sus ojos, firmes, penetrantes... Joder, sentí un escalofrío que recorrió mi cuerpo entero y la sonrisa desapareció de mi cara. Nunca la había visto mirarme así. Esa era la cara que ponía cuando veía una injusticia por la tele o cuando veía a unos imbéciles pegando una paliza a alguien... Y ahora estaba fija en mí. No sabía si sería capaz de hacerlo, pero sentí como si mi alma se congelase y ardiese al mismo tiempo. Me dio hasta miedo. Estaba cabreada. Cabreada de cojones. Y por algo que había hecho yo o que tenía que ver conmigo. Plana, piensa, ¿qué mierdas has dicho en la conversación? Hice un repaso mental a la velocidad de la luz por mi mente. ¿Había soltado algún improperio? ¿Alguna broma gilipollesca de las mías? ¿Se habría enfadado por lo de hacer turismo? No joder, Sasha o es irracional. Cuando se enfada de verdad es por algo gordo, no porque haya dicho que sus dulces están ricos o si podemos irnos a pasear... ¿Entonces?

Sentí una presión en el pecho horrible y tragué saliva. Miré a Björn y a Sieglinde... Y vi que el chaval estaba mirando a Sasha como si estuviese a punto de lanzarse sobre ella o algo así. En plan casi acosador... Abrí mucho los ojos, sin poder entender qué estaba pasando allí. Me encontré de repente en un duelo de miradas que escapaba a mi comprensión. Sasha me miraba a mí como si quisiese hacer arder mi alma; Björn miraba a Sasha con una fijación increíble; yo miraba a todos, como si estuviese comprobando de qué iba la situación... Sentí furia, miedo y confusión al mismo tiempo. ¿Qué coño estaba pasando? ¿Es que había dicho algo malo? Espera... ¿Habría dicho algo Sieglinde o Björn de Sasha? Repasé entonces lo que le había dicho a Sieglinde de ella. Joder, nada fuera de lo común. Que era mutante y controlaba las temperaturas. Era todo. Bueno, todo lo que tenía que ver con sus poderes. También le había hablado de que era pastelera, de cómo era físicamente, de que me había ayudado un montón y de que gracias a ella no había perdido por completo la razón... Pero nada más que yo supiese. No le había dicho nada de Dalae ni de que era medio Asgardiana. Sabía que ese era un tema delicadísimo para Sasha y no se me había ocurrido decírselo a nadie, ni a Drago ni a ningún otro de la mansión. ¿Podría Sieglinde leer la mente y se lo había dicho?

Un movimiento del chaval me sacó de mi extraño éxtasis mental al coger los papeles que tenía en la mano, devolviéndome a la realidad. ¿Qué habían dicho? ¿Algo de una masacre? Eh... ¿Hablaban del genocidio judío de la Segunda Guerra Mundial? ¿Encontrarnos en una lista? ¿Como si fuésemos un color o algo así? No pude evitar pensar en los tests esos que encontrabas en el Facebook donde tras responder a unas preguntas te decían de qué casa de Hogwarts eras o de qué serie de televisión. Las palabras de Drago fueron llegando a mi cabeza como un eco lejano. La verdad es que estaba de acuerdo con él. A mí tampoco me gustaba clasificarme en un grupo. Suficiente clasificación tenía siendo un mutante, aunque entendía que para ellos tal vez fuese más sencillo organizar a la gente allí en la MKL. Al fin y al cabo, si también tenían místicos no podían referirse a todos como mutantes.

Volví a coger los papeles que me había quitado Björn, con cierta confusión y recelo. Su mirada parecía ya no estar fija en Sasha, pero había algo en ese tío que no me convencía. Tenía... Una mirada extraña, como si pudiese ver a través de tu mente o algo así, como si supiese en qué estás pensando en cada momento. Abstraído pero al mismo tiempo penetrante. Joder con las miradas que estaban teniendo lugar allí... Coño. Abrí el panfleto, negando con la cabeza y resoplando.

- Eh... Yo supongo que sería un Geast: con cualidades elementales. Al fin y al cabo controlo la electricidad...- Tragué saliva y miré de reojo a Sasha. Tenía cara de estar muy cabreada. Luego le preguntaría qué había pasado, y crucé los dedos mentalmente por que no hubiese sido ninguna gilipollez que había dicho. Muy raro era que soltase una perla en plan bocazas, pero tras ver su mirada ya no sabía qué pensar.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   6th Julio 2017, 19:37

Mi contacto con los ojos de tiburón de Björn se vieron interrumpidos sólo cuando él desvió la mirada para puntualizar a su hermana. Me irritaba la gente que tenía la urgente necesidad de meter baza constante para demostrar su intelecto y su gran capacidad aun cuando no era necesario. Dos años, Un año y diez meses, ¿Acaso importaba? Nos habíamos hecho una idea, y eso era lo que importaba. O bueno, se la habían hecho ellos, que son los que estaban escuchando…

Volvió a mirarme y me centré en su mirada, a veces me encontraba demasiado incómoda como para decir nada, pero lo que más nerviosa me ponía es que a veces parecía un muñeco. No se movía, parecía que no respiraba incluso me dió la sensación de que ni parpadeaba. Cuando escuché “gracias a dios” recibí un pinchazo en el espinazo. Sabía que Plana era creyente y gracias a él había aprendido a respetar mucho más a la gente que compartía su credo. Pero no paraba de resultarme extraño. ¿Por qué un mutante, con la química tan demostrada que explica tu ser, creería en algo tan incierto?

Luego me dió un escalofrío, recordé al demonio… Eso… ¿Valía como prueba, no…?

Entonces el hermano de Solaris abrió la boca, sin dejar de mirarme y mantuve la pupila junto a la suya, escuchando su discurso. “Es  ridículo invertir ni un sólo segundo de tu tiempo en plantearte qué hubiera sido. Es mucho mas funcional invertirlo en lo que será” Esa frase me mató por dentro y por fuera. No sé si lo decía por mí a título personal, pero quizá fuese lo que necesitase oir…


Me quedé reflexionando sobre ello y aproveché el momento que Björn desvió la vista a su hermana para afirmar y desvié mi mirada hacia la rubia que vi que tomaba un bombón. Notaba la mirada inquisitiva de él sobre mí aún, pero no podía aguantarla un minuto más sin reventar. - Gracias… puedo preparar más para cuando os marchéis si queréis..- contesté tratando de relajarme dentro de lo posible, ya que tenía una persona pendiente de mí.

Estuve a punto de abrir la boca, para indicar que debía ser más necesario cuando abrías tus puertas a varios tipos de persona, pero siendo solo mutante, quizá la clasificación estuviese fuera de lugar. Aunque Drago se me adelantó, y mejor que mejor. Yo hubiera sido incapaz de controlar mi impaciencia en el tono de las palabras. Justo abrí la boca para preguntar cual era el problema conmigo, a cuento de qué venía tanta insistencia con la mirada, pero desvió la atención y se concentró en el ejercicio que su hermana le había propuesto, así que cerré la boca y busqué la lista en el cuadernillo.

Primero mi vista bailó sobre las clasificaciones de los mutantes, y guardé tres conceptos en mi mente. Midas, Geast y Ferens. Pero fingí estar pensativa durante un momento… y mis ojos se deslizaron sobre las categorías místicas. Migos y feeros… -Qué suerte…- sonreí con tristeza- Yo no lo veo tan claro…- Cuando crees que toda tu vida has sido una cosa y súbitamente cambian quien eres, agradeces tener algo a lo que aferrarte. Y no encontrar ni siquiera mi lugar en una catalogación tan rigurosa me dolió, más de lo que cabría esperar. - Supongo que… Ferens y Midas… No sabría cuál de las dos escoger- y mucho menos entre Migos y Feeros… No pertenezco a ningún sitio. Soy la oveja negra.

-¿Cómo me catalogaríais vosotros? Puedo afectar a mi entorno- y prendí fuego a mi diestra, alzándola a la altura de mi rostro- Pero no puedo hacerlo sin contacto con ese elemento... - metí el dedo en el vaso de agua que tenía frente a mí y el agua empezó a evaporarse mientras que el cristal permanecía inalterado- Por contacto, el cristal acabaría calentándose, pero tengo que ejercer una fuerza de mi poder muy amplia para hacer un contagio de temperaturas...- observé los rostros de ambos alemanes, esperando una respuesta. Dadme un sitio, por favor... un grupo.. un nombre.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Solaris
MKL
MKL
avatar

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 04/12/2015

MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   22nd Noviembre 2017, 00:58

[FDP: Muchas gracias por concederme este tema. Con esta última intervención, lo doy por finalizado.]

Se mantuvieron en silencio durante unos momentos. Sabía que eso podía resultar incomprensible para ellos, sobretodo con el método habitual que el Profesor Charles Xavier utilizaba en la mansión. Su principal obsesión había sido acabar con los prejuicios y estigmas, y aunque la frase que completaba el nombre de la mansión "Escuela para jóvenes talentos" cumplía un cometido de cara a la opinión pública y a suavizar lo que hacían allí de cara a posibles polémicas, era un enunciado que no mentía. Al fin y al cabo todos los que vivían bajo ese techo estaban dotados de cualidades magníficas, fueran estas las que fueran. Eso cobraba un espectro de importancia diferente, pero era comprensible que en esas circunstancias no tuvieran esa necesidad. Pero dada nuestro público, nosotros no podíamos limitarnos a hacer lo mismo. Aunque el profesor Dragoslav no se privó de manifestar su preocupación, haciendo mención al desafortunado acontecimiento histórico que parecía recurrente, en el momento en que se conocía nuestra nacionalidad. No manifesté ni en mi rostro, ni en mi ilusión por consiguiente, malestar alguno. Ambos estábamos acostumbrados a que se comentaran ciertos sucesos concernientes a la historia, aunque también era cierto que no podíamos evitar cierto hastío interno por lo repetitivo y trivial que se volvía en ocasiones hablar de una tragedia de proporciones épicas como lo había sido el nacional-socialismo en nuestro país. A veces se frivolizaba al respecto de un modo que escapaba a mi entendimiento.

Durante el desarrollo del ejercicio me limité a escuchar a nuestros anfitriones con atención. Tenía un gran interés por todo lo que tuvieran que decir, con el añadido de que siempre era útil comprobar como gente no adaptada al sistema era capaz de usarlo, para comprobar su efectividad, si era lo bastante intuitivo, y buscar posibles fallos que tuvieran que solventarse con nuevas categorías, pues no todas habían existido desde el principio. Algunas se habían ido añadiendo con el tiempo, a medida que se comprobaban las carencias, y se solventaban.

Los iris azules de mi hermano desaparecieron bajo la negrura que delataba la activación de su poder por completo. Antes sólo aparentaba una especie de iris excesivo, ahora su pupila parecía haber devorado el intenso azul de sus ojos. Contempló a Dragoslav sin moverse, pestañeando con suavidad, procurando mantener hidratados los abismos a través de los cuales veía lo que los demás no podíamos ver.  

- Dragoslav Katisch. Capacidades de manipulación energética del espectro Luz. Tu categorización es correcta. Sin embargo, cuando se habla de una persona individual, se pronuncia sin la última S. - mi hermano asintió con la cabeza, sin poder evitar aportar su puntilloso apunte, y pasó al siguiente en hablar. En este caso, fue Plana. - Planaria Glámez. Genero-proyector de electricidad. Tu categoría es correcta. - y volvió a lo que trataba de evitar. Su mirada negra volvió a clavarse en Sasha de una manera incisiva. Cuando la escuchó, observé un extraño comportamiento en mi hermano. Un extraño tic momentáneo en las cejas, que quizá nadie percibiera salvo yo. Pero en el rostro de mi hermano, esa sutileza significaba gran excitación. Bajo mi ilusión de apariencia tranquila, fruncí el ceño con suavidad. ¿Qué estaba pasando ahí?- No es de extrañar. Es una definición bastante vaga.- esa respuesta...

Carraspeé con suavidad y le di un suave toque a mi hermano en el codo con el mío. Ya habíamos esclarecido que ciertos contactos tenían un objetivo funcional. Björn ni siquiera retiró la vista de ella. Su respuesta no tardó en llegar. "El método está bien. Pero es natural que le cueste escoger."

- ¿A qué te refieres?- pregunté, tuteando a propósito. Prefería que pareciera que había tenido un desliz en mi corrección, y que Sasha entendiera que le preguntara a ella. Björn también se vería aludido por esa pregunta. A veces el funcionamiento de nuestro lenguaje era de lo más precario, sobretodo cuando me tocaba a mi entablar conversación con él. Por suerte la mutante empezó a explicarse, mientras yo trataba de prestarle atención a ambas conversaciones. Observé, alzando ambas cejas su demostración, dejando que esta sorpresa traspasara mi ilusión. Hay que permitirse algunas emociones, o el interlocutor podría interpretar el rictus que mantenía sereno y serio como algo antinatural. El secreto de una ilusión sólida es que no sea perfecta.

"Para que su catalogación estuviera completa, tendría que escoger ambas categorías"

Aquella frase me dejó sin aliento. Mis ojos se abrieron de un modo inconmensurable. Miré a la mujer bajo unos nuevos ojos, mientras mi ilusión se mantenía completa. Si estaba entendiendo lo que mi hermano estaba diciendo... Estábamos en presencia de una criatura sin apenas precedentes. Tragué saliva en absoluto silencio. Se me había secado la boca de repente. Acababa de entender el porqué de su fijación, porqué su intensidad. Yo sólo había conocido, en toda la historia, dos de esas criaturas en mi vida. De hecho, había visto más demonios, hadas, cerberos e incluso unicornios, con más frecuencia.

"Hemos encontrado a otra, sin lugar a dudas. Capacidad para controlar las temperaturas, en interseccional neuro-genético Migos-Feeros. Pero no se percibe disgregación o degradación de ningún tipo en su perfil. Es una Summum Hominis. Deberíamos notificarle su condición y..."

- ¡NO!- exclamé sin poder evitarlo, intentando cortar el hilo de pensamiento de mi hermano de raíz. Comprendí algo en ese instante. Si esa mujer era lo que mi hermano afirmaba, quizá no lo supiera. Y si no lo sabía, recibir la noticia de ese modo no iba a hacerle ningún bien. Para la mayoría de humanos ya era bastante duro comprender lo que significaba su mutación, como para añadir un componente que poca gente estaba preparada para comprender por sí solo. Sasha Trigger era una criatura excepcional, y sin embargo, su condición debía continuar siendo privada hasta que investigáramos el nivel de comprensión que tanto ella como su entorno tenían acerca de lo que era. Al descubrir la sorpresa en sus rostros, carraspeé de nuevo, y observé el panfleto. - Tienen que disculpar mi entusiasmo. En este caso, Sasha, creo que sin duda se trataría, como yo, de una Midas. Mi hermano es Heleno. - expliqué, volviendo a la corrección que me caracterizaba.

Pisar la mansión y encontrar un Summum Hominis el mismo día suponían demasiadas emociones, al menos para mí.

- Si no les importa, a mi hermano y a mi nos gustaría continuar con la visita. Creo que ya hemos recobrado fuerzas. - aseguré, mientras recogía los restos de mi comida y la de mi hermano con una bandeja en cada mano, y contemplaba a los demás hacer lo propio.

Estaba tan centrada en la nueva información que no me percaté que mi hermano se quedaba atrás. Sus ojos se tornaron de nuevo de un azul zafiro deslumbrante, en el instante en que Sasha se levantaba y recogía su propia bandeja. El se levantó, y antes de que marchara, sujetó el codo de su chaqueta, deteniéndola con la suavidad que caracterizaba cada gesto de Björn. La miró con intensidad, y luego le tendió en panfleto. Su pulgar estaba colocado de un modo idóneo en la sección correspondiente, señalando de una manera sutil una de las categorías.

Feeros.

Depositó el panfleto sobre la bandeja de la mutante y luego, con pasos largos, avanzó hacia el grupo, que continuaba caminando. Me percaté entonces al girarme de que la mujer se había quedado paralizada, observando su propia bandeja. Björn me dirigió una mirada tranquila. Sasha parecía obnubilada, como si en ese momento su mente estuviese lejos de allí.

- ¿Sasha?- pregunté tratando de llamar su atención.- ¿Nos acompaña?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)   

Volver arriba Ir abajo
 
Toma de Contacto. [Post de presentación] (11 de Noviembre del 2018)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» mi primer post (con un solo dibujo xD)
» El post del Smartphone!!! -Aplicaciones, Fondos, Juegos, Chorradas...-
» El post de El Roto
» 22.08.2012 26.08.2012 Post Danmark Rundt - Tour of Denmark DEN 2.HC
» 10 Post antes de...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York :: Mansión X-
Cambiar a: