Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   9th Mayo 2016, 21:12

fecha:
 


Empezó como algo suave y etéreo. Algo frágil e intangible como un susurro en el viento. Sutil y casi imperceptible como una caricia no entregada. Poco después fue cogiendo fuerza y elevándose cual pájaro surcando el cielo. Era como un cántico dormido en el viento. Una vez la valquiria lo pudo oír con claridad supo enseguida que era una antigua plegaria a los antiguos y nórdicos dioses. Un rezo que tomaba una especial significación para ella. Pues, era su deber atender a todos aquellas almas que aclamaban la ayuda y protección de las entidades divinas asgardianas.

En aquellos tiempos modernos, la libertad de expresión y libertad religiosa del nuevo mundo trajo consigo un auge de las religiones neopaganas que aclamaban a los Dioses Guerreros de Asgard. Aunque aquel nuevo fulgor no era comparable a los tiempos de antaño, en ellos los Vanir y los Aesir eran venerados por todo el largo y ancho mundo. Donde los ritos y celebraciones en su honor se practicaban casi a diario. Era un tiempo de esplendor, en el cual las valquirias deambulaban libremente por los confines de la tierra transportando  las almas de los guerreros caídos y dando guía y protección a los fieles que lo precisasen. Sin embargo, en un lugar lejano del oriente medio nació una religión que propugnaba un único Dios, el catolicismo. La insurgente religión cristiana con sus persecuciones, sus fanatismos y sus ansias de imposición había mermado durante muchos días, lustros y centurias a sus religiones rivales, arrancándoles los fieles a fuerza de rudeza y sangre.

Debido a este auge de poder, los Celestiales impusieron a su Rey Odín unas duras condiciones y ella junto con sus otras valquirias fueron cruelmente desterradas de su función de transportar las almas del más allá. Pero ahora con la proliferación de nuevos cultos a los dioses asgardianos, la fiel guerrera de Asgard había vuelto a recuperar su labor como protectora de los fieles y recolectora y transportista de almas midgarianas al Valhala.

Por eso, aquella plegaria lejana que fue convirtiéndose en una imperante súplica de ayuda era tan importante para ella. Ni corta ni perezosa dejó todo lo que estaba haciendo en habitación y llamó presurosa a su corcel alado, Aragorn. El bello animal obedeció ipso facto a su llamado. Ella simplemente tomó su poderosa espada y después de ajustarse las amarraderas de la funda de la espada a su escultural cuerpo, montó en el blanco animal.  Surcando los cielos con su criatura alada, tomó rumbo hacia el lugar de donde provenía el grito de ayuda.

Provenía de un lugar en donde nunca había estado en sus largos años de vida. Aquella ciudad no existía cuando antes que la colisión de los mundos. Era una ciudad totalmente desconocida para ella. A primera vista le pareció una ciudad tenebrosa y oscura. Llena de un ambiente de corrupción y maldad que lo impregnaba todo.

Al llegar a aquel lugar, en  dentro de la inmensidad de Gotham, Brunilda hizo descender a la tierra a su hermoso pegaso. Cabalgó sube él por la acera de aquella calle residencial hasta llegar a una casita blanca con una vaya de madera roja. Allí, desmontó y amarró las riendas de  Aragorn en un árbol cercano. Sabía que el corcel esperaría en su sitio hasta que ella volviese. No se preocupaba porque alguien le robase a su preciado animal porque él no era muy amistoso con los desconocidos y propiciaría una coz a cualquiera que tratase de llevarle a otro lugar.

Con premura traspasó la vaya roja, cruzó el verde jardín y timbro a la puerta. En poco menos de un minuto la abrió una señora de unos cincuenta años con una cara de tremenda preocupación y tristeza. El gesto de la mujer cambió a uno de sorpresa cuando vio a la valquiria en su puerta. Brunilda no llevaba las vestimentas típicas vikingas, sin embargo la mujer de fe nórdica la reconoció y la invitó a pasar a su casa.

Sentada en un cómodo sofá de aquel hogar la amable señora, dueña de los ruegos que la habían traído hasta Gotham, le contó entre lágrimas que su hija de quince años había desaparecido. Brunilda le pidió a la buena mujer una foto de su preciada descendiente y le prometió que volvería con ella sana y salva.

Una vez que la rubia asgardiana conocía su misión, salió de la casa y se dispuso a dirigirse a los sitios más oscuros de aquella urbe en busca de información sobre la doncella que tenía que rescatar.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1098
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   14th Mayo 2016, 12:38

De vez en cuanto, las tareas que los miembros del B.P.R.D no eran combates espectaculares en países remotos contra seres abismales que bien podrían haber barrido de un plumazo la tierra. A veces, las misiones no eran más que llamadas de socorro porque en un edificio pasaban cosas raras o una joven niña que parecía estar poseída. De vez en cuando, las misiones no era más que viajar un par de paradas de metro hasta encontrar una casa afectada por el paso del tiempo, donde el polvo había creado muros de contención en las estanterías, y donde las arañas parecían tener un parque de atracciones particular. Entrabas cruzando el hall principal pisando con una delicadeza semejante a la de limpiar la jaula de los leones con estos dormidos, cruzando los dedos para que el suelo no se derrumbase bajo tus pies y cayeses dios sabe a dónde. Revisabas la casa y encontrabas un poltergeist o algún ser mágico que intentaba cuidar a sus crías, asustando a cualquier curioso que se atreviese a entrar allí.

A veces, las tareas de un agente del B.P.R.D eran simples misiones de investigación y nada más.

Aquella ocasión fue una de esas. Una llamada interceptada donde una mujer expresaba su preocupación porque no tenía noticias de su hija desde hacía demasiado tiempo como para no llamar a las autoridades. No habría sido más que otra llamada a emergencias más de no haber sido porque al parecer en la zona habían registrado actividad mágica o sobrenatural que parecía guardar cierta relación con la chica desaparecida. Tras un largo debate, Tom Manning, el director de la agencia secreta, decidió mandar a su mejor agente para que se encargase de esta investigación. Al fin y al cabo, no parecía una misión especialmente complicada. Naturalmente no faltaron las quejas y los farfulleos de Hellboy cuando le comunicaron la decisión. Terminó accediendo a hacerlo, con la excusa de tal vez hacer una visita a la vaquera y a Hiedra tras terminar con lo que fuese que tenía que hacer en Gotham. Se colocó su gabardina, varios relicarios en el cinturón y puso rumbo a la posiblemente ciudad más siniestra de todo Estados Unidos.

Hellboy llegó hasta la puerta de la pequeña casa y tocó con los nudillos. La mujer abrió la puerta y dio un respingo al ver la enorme mole. La miró de arriba a abajo.

- ¿Q... Quién es... Usted? ¿Qué quiere?-

- Tranquila señora, no se preocupe. Mi nombre es Hellboy. He venido a ayudarla con su hija. Sabemos que lleva desaparecida un tiempo y que está preocupada.-

- ¿M... Mi hija? L... Lo siento, señor Hellboy, pero no sé de qué me está hablando.- Comenzó a cerrar la puerta y el demonio apoyó su mano izquierda en ella, sin hacer fuerza, únicamente para evitar que se la cerrase.

- Oiga, escuche, no voy a hacerle daño. Pertenezco a una agencia secreta de defensa contra lo paranormal. Usted llamó hace un par de días a las autoridades denunciando la desaparición de su hija, y creémos que puede tener algo que ver con algún tipo de actividad poco ortodoxa... Ya sabe, algún tipo de rito o algo así.- La mujer ahogó un grito y negó rápidamente con la cabeza.

- ¡No! ¡Mi hija no puede... No va a sectas ni cosas raras!-

- Mire, sé que no es fácil de oír, pero creemos que pueden haberla secuestrado por algo... Pero puedo ayudarla. Sólo... Dígame dónde la vio por última vez y deme una foto suya o lo que sea... Sólo intento ayudarla.- Finalmente, la mujer terminó cediendo más por miedo y por preocupación. Le explicó todo lo de su hija y el cómo esta había desaparecido. Hellboy atendió en silencio escuchando cada detalle que la mujer le dijo. Cuando terminó, este se levantó y asintió. Se acercó a la puerta y la abrió, saliendo a la calle. Escuchó una llamada a su espalda y se volvió.

- Vino... Una mujer antes. Rubia, alta y fuerte. También buscaba a la niña...- El demonio asintió y se perdió en la noche. No tenía ni idea de quién podía ser. Lo único que esperaba era que no le causase problemas.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   25th Mayo 2016, 09:37

Fecha:
 



La noche es cerrada en la ciudad, el hombre aferra su rifle con fuerza, masticando el palillo entre sus dientes con cierto nerviosismo. Está expectante, sabe que no es la clase de ciudad para hacer esas operaciones, pero que solamente las autoridades portuarias de Gotham serian capaces de aceptar esta clase de mercadería encima de un carguero directamente a los rincones más remotos del mundo. Quizás piense que lo podrían haber hecho de otra manera, pero la operación está casi terminada. Se baja del camión junto con su compañero y abren las puertas para dejar bajar a dos hombres más, todos armados, antes de cerrarlas, poniéndose a ambos lados del camión.  Solo tienen que esperar hasta que les indiquen en algún lejano país que el pago está depositado, y luego podrán proceder. Tiene a un compañero a su lado, ambos se sobresaltan cuando escuchan débiles sonidos de golpeteo metálico del otro lado del camión, enseguida gritan, corren para rodear el vehículo, pero su compañero deja de gritar, solo hay silencio, él aferra su arma y la eleva, apuntando al cielo, al concreto, al contenedor del camión.

- ¡Vete! ¡Vete o llenare de plomo el jodido…! – Error. Su miedo, se dejó llevar por él, creía que podía hacer a tiempo de revisar sus flancos y luego amenazarme. Pude rodear por un lado del camión, y darle un puñetazo en la cara. No puede ver más que manchas, dispara, pero veo claramente adonde lo hará y esquivo las balas en un breve salto con ruedo y me reincorporo para tomar sus hombros y hundir mi rodilla en su abdomen con fuerza, quitándole su arma con una mano y dejándola caer al suelo antes de clavar mi codo en su nuca y dejarlo retorciéndose en el suelo. Abro el contenedor, era lo que sospechaba: una docena o más de mujeres me miran aterradas, removiéndose para tratar de pegarse a una pared del contenedor del camión. Subo, tomo la mano de una con cuidado, la ayudo a levantarse y le doy cuidadosamente un abrazo, para que sepa que todo estará bien. Mi traje llama automáticamente al GCPD en cuanto presiono un botón holográfico en mi guantelete. Camino hasta afuera y caigo con suavidad en el pavimento, yendo hasta el hombre y girándolo con un pie, me mira, siente miedo, está nervioso, había visto en él la cara de un contrabandista, pero no de personas, no de mujeres. Me pongo en cuclillas a su lado, mirándolo fijamente.

- En la cárcel se enterarán de esto…- me pongo de pie y pateo su rostro con fuerza. La policía estará aquí en cuestión de quince minutos, y nada que le pueda hacer será peor que lo que le espera con los internos de BlackGate. Llamo a la Batcycle, que acude enseguida a mí. Me subo y acelero, derrapando un poco para perfilarme hacia la salida del puerto.

- ¿Cassie? – Sonrío, me gusta que me llame asi, y que me hable cuando estamos separadas durante la noche. - Hola…- - Hey, disculpa si te interrumpo, pero ya terminé con el banco, nada del otro mundo, eran seis con un camión blindado, me tomó un tiempo, pero una vez que te aprendes uno, los aprendes a todos…- - Buen trabajo, Carrie, pero no te confies…- - Lo sé, el Jefe me lo deja siempre claro, es solo que…- - Espera…- En eso, veo una sombra surcando los cielos. Nadie la habría notado, pero el visor de mi casco estaba ajustado para captar esa clase de desplazamientos aéreos en la noche, parecía…¿Un caballo? - Hay algo volando en el cielo…- - ¿Qué tan raro es? – - Caballo…- - ¡Woah! ¿Me cuentas luego como era? – - ¿Desayuno? ¿Intercambiamos historias? – - Trato hecho, tómale fotos, ¡Carrie fuera! – Cortó la comunicación y yo giré en una avenida, en dirección de lo que habia visto volar. Metomó media hora dar con el lugar exacto, pero cuando llegué, el caballo estaba atado en un árbol, cual si de la edad media se tratase. Dejé la motocicleta en un callejón y me acerqué a pie hasta donde estaba, observándolo desde una distancia prudencial. Efectivamente, se trataba de un caballo con un par de alas adosadas con total naturalidad a su estructura. Estaba tranquilo, pero se notaba que no pensaba comportarse apaciblemente con nadie que se le acercase. Giré la vista hacia mi derecha y me acerqué a una casa de vallas rojas, siguiendo la orientación en que habían atado al caballo, pero en eso, un enorme hombre…no, un demonio, salió por la puerta. Me trepé a la copa del árbol de inmediato, observando desde sus ramas, oculta. Se dio la vuelta y escuchó a una mujer decirle unas palabras.

-…Rubia, alta y fuerte. También buscaba a la niña…- Mi casco habia detectado la conversación en la distancia en la que estaba fijándome prolongadamente y logró captar esa única frase fragmentada. No es mucho, pero el demonio no parece agresivo, y su cuerpo no habla de alguien dispuesto a hacer daño, probablemente esté escuchándola porque busca a la niña que se ha perdido para regresarla. De todos modos, el que la esté buscando alguien que tiene el puño enorme que carga este demonio me dice que es algo importante. Espero a que se vaya por la acera y disparo mi gancho hacia una azotea cercana, impulsándome para subir a ella y lanzarme para planear cerca del demonio, disparando a una cornisa en una esquina para subirme a ella y verlo transitar. No iba a dejar de seguirlo. Pero en cuanto a la mujer…

-…Valkiria…- Musité, cuando por fin pude conectar todas las piezas. Una valkiria y un demonio, no parecen trabajar juntos, ambos en Gotham, una chica. No hace sentido, no por ahora. Tengo que seguirlo, él me conducirá a la rubia, y con ella, a lo que está buscando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Robert Ramírez
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 27/02/2016

Ficha de Personaje
Alias: The Rookie Sorcerer
Nombre real: Robert Ramírez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   7th Junio 2016, 00:59

OFF: Perdón por la tardanza, ni siquiera sabía que estaba este tema.

Camino por las oscuras y húmedas calles de Gotham; amparado por las sombras, y oculto de los escasos viandantes que suelen frecuentar esta podrida ciudad. Y es que la seguridad no es lo que se dice el punto fuerte de esta metrópoli, pues su indice de criminalidad es incluso superior al de otros países como México o Colombia; un auténtico hervidero del mal.

¿Y que hace un rubio encantador, ataviado con un elegante sombrero de copa, transitando solo semejante lugar con La Luna como única luz de guía? Investigación.
Y es que, hace ya unos días, que se rumorea, entre el mundo espiritual, que los viejos cultos basados en la adoración de criaturas provenientes del mismo infierno han empezado a proliferar de manera bastante preocupante; siendo uno de esos "puntos de reaparición", la perturbada ciudad que vio nacer a aquel que hacen llamar Batman.

Así que aquí estoy, investigando el último rumor que ha llegado hasta mis oídos; la desaparición de una joven, posiblemente apenas una adolescente. Algo que para desgracia de su madre, no es para nada algo infrecuente en este lugar; por lo que la ayuda que recibirá por parte de la policía es prácticamente nula.

Observo la casa de la susodicha desde un tejado perteneciente a una casa contigua, ojeando en busca de una posible actividad o pista por el lugar. No parece haber nada extraño: La casa, un caballo blanco atado a un árbol cercano...Un momento, ¿Un caballo?...¿Y eso que le sale de la espalda son alas? Vale, esto está empezando a ponerse raro

En ese momento, y para rematar el asunto, las puertas de la casa se abren y de ellas emerge una enorme criatura de color rojizo; desde mi posición no puedo reconocer con certeza de que se trata, pero tiene un cierto aspecto diabólico.

- ¿Que mierdas hace un demonio aquí? - me pregunto, notablemente molesto; apretando mis puños con fuerza, conteniendo así mis ganas de abalanzarme sobre él

Decido seguirlo desde la distancia, sin quitarle el ojo de encima; estoy seguro de que esa asquerosa criatura tiene algo que ver con todo esto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   18th Junio 2016, 19:59

Una tarde como otra cualquiera en Gotham, Bera Kayne había salido con su grupo de amigos a jugar en los recreativos de la zona.  Le había dicho a su madre que volvería en algunas horas. La puberta de quince años no había vuelto a casa. Desde aquel acontecimiento habían pasado doce horas.

Los progenitores de la muchacha eran no eran descendientes de los tradicionales pueblos nórdicos. Eran lo que los antiguos dioses guerreros llamarían fieles por nueva conversión.  Jessica Smith y Peter Kayne se había conocido en unas jornadas dedicadas al fomento de la historia y cultura vikinga hace muchos años. A ambos les fascinaba el tema de las antiguas deidades paganas y años más tarde se convertirían a la religión Ásatrú. El Ásatrú es un sistema de creencias moderno que recoge todos los aspectos vitales de las ancestrales religiones nórdicas y vikingas. Estas religiones neopagamas veneran a los Dioses asgardianos y por ello, es menester de todo servidor del rey Odín defender a estos creyentes.

Mientras caminaba por las calles de Gotham en dirección a aquellos lugares sombríos de la ciudad que por experiencia sabía que se encontraba esa escoria humana a la que a base de fuerza y dinero puedes sacar información, la valquiria pensaba en la información que tenía sobre ese caso.  Habían secuestrado a una adolescente, atractiva, rubia, de ojos verdes y de religión nórdica. Brunilda se preguntaba si era por alguna de estas características físicas para una trata de blancas o por su relación con la cultura y religión vikinga.

Según se iba adentrando en las más decadentes zonas de la ciudad más se veía la degradación humana. Cuando no tienes nada y te obligan a vivir a cualquier precio, estas dispuesto ha hacer cualquier cosa por un poco de dinero. La vida en esos sórdidos lugares en los que cada cual se vende por muy poco, está viciada por un sórdido ambiente de crueldad y violencia. La ley del más fuerte se erige cuando lo que impera es en frío moral.  A Brunilda le asqueaba profundamente la descomposición y depravación del ser humano. Ella tendría a buscar siempre la dignidad y andar entre personas desprovistos de esa cualidad la causaba cierto repudio.

Entró a uno de esos lugares donde es sumamente perceptible que no abunda la buena gente. Un antro oscuro y pestilente. Un lugar podrido para gente podrida.  El ambiente está en semipenumbras. Es un sitio pequeño con una barra de metal y madera vieja. Hay una par de taburetes para quien quieras beber en esa carcomida barra y al fondo un par de mesas y sofás raídos por el uso y los años.

La rubia se sentó en uno de los taburetes y se medio apoyó en la barra. Aunque su peto negro adornado con cuatro placas de metal no era una ropa muy llamativa, daba gracias que en aquellos lugares no hicieran especial hincapié en las pintas que lleva cada uno.  - Un whisky on the roocks – Imitó una de las miles de bebidas que le había oído pedir a Tony Stark en múltiples ocasiones. El alcohol de la tierra no era malo pero prefería mil veces el hidromiel de Asgard. Pagó de más por ese trago y sonrió amigablemente al camarero.

- Quizá tendría algo de información para mí –dijo discretamente mientras deslizaba de forma sutil un billete hacia el barman. – No sé si sabrás  con quien tendría que hablar si quiero conseguir chicas adolescentes… pago muy bien- Deslizó otro billete. El hombre la miró y le indicó unos tipejos que había al fondo del local.

La sutileza no era una de sus habilidades y se estaba conteniendo mucho para no hacer estallar su ira y descargar la fuerza de sus puños en los cuerpos de los indeseables clientes de ese tugurio.

- Le pones otra copa a mis amigos cuando puedas- Dijo dejando unos cuantos billetes sobre la barra y señaló a aquellas personas que la venían siguiendo. No sabía ni quienes eran ni que querían pero no era lo mejor  para su misión empezar las presentaciones con violencia. Al menos no de momento.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1098
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   24th Junio 2016, 20:24

Hellboy sacó un puro de su gabardina y se lo llevó a los labios. Con un chasquido la punta fosfórica de una cerilla se iluminó con una pequeña llama que tiñó de rojo el extremo opuesto a su boca del cigarro, y tras un par de caladas sucesivamente más densas, agitó la cerilla dejando un pequeño hilo de humo y luego la tiró. Una larga calada que se convirtió en una enorme nube gris. Ahora le tocaba encontrar a la chica. En el B.P.R.D llevaban vigilando la ciudad de Gotham desde prácticamente el choque de universos. Era uno de los focos de actividades ocultistas más cercanos que tenían a la base. Habían mandado un par de agentes en numerosas ocasiones, como a mediados de abril con todo el lío que había causado Sloan y las criaturas que invadieron la ciudad. No sabían si las actividades satánicas serían tan reales como las que se llevaron a cabo sobre todo en la década de los ochenta. Las denuncias por ARS (abuso ritual satánico) incluían informes de maltrato físico y abuso sexual en un contexto de rituales satánicos u ocultistas. En su forma más extrema, el ARS incluía una supuesta conspiración a nivel mundial en la que estarían implicados una élite de ricos y poderosos para secuestrar o criar a niños para su uso en sacrificios humanos, pornografía y prostitución. Prácticamente todos los aspectos del ARS fueron muy controvertidos, incluyendo su definición, el origen de las denuncias, las pruebas de su existencia, los testimonios de las supuestas víctimas, y también los casos judiciales y las investigaciones criminales generados por las denuncias. El pánico afectó a abogados, terapeutas y trabajadores sociales que hicieron frente a acusaciones de abuso sexual de niños. Las denuncias provenían inicialmente de grupos muy diferentes, incluyendo fundamentalistas religiosos, investigadores de la policía, defensores de niños, terapeutas y pacientes de psicoterapia. El movimiento se secularizó gradualmente, dejando de lado los aspectos “satánicos” de las denuncias a favor de denominaciones menos religiosas como “sádico” o simplemente “abuso ritual” y volviéndose más asociada con el trastorno de identidad disociativo y teorías conspirativas gubernamentales. Al final todo quedó en un enorme fiasco pues nunca se consiguió demostrar nada al respecto.

Pero la verdad era muy distinta. El B.P.R.D halló varios de estos rituales satánicos, tan reales como la vida misma, y se enfrentaron a magnates dispuestos a pagar fortunas por infundir el miedo entre los ciudadanos y conseguir así ocultar sus actividades delictivas bajo una imagen demasiado aterradora como para que el gobierno se encargase por su cuenta de todo ello. La agencia descubrió todo pero jamás salió a la luz para mantener su anonimato. Que ahora pudiesen volver a estar llevándose a cabo esa clase de rituales no le sorprendía al demonio, y menos aún teniendo en cuenta el efecto Omega como lo habían bautizado muchos ya. El pánico, el miedo, el dolor, el sufrimiento eran algunos de los sentimientos más difundidos por la gente desde el choque, y no era sencillo mantener una calma global cuando los datos indicaban que debían temer a todo aquello que era nuevo. Los radicales religiosos llenaban las calles y las iglesias estaban abarrotadas de aquellos con las conciencias más escrupulosas y sucias, convencidos de que había llegado el fin del mundo. Era cuestión de tiempo descubrir si esto era verdad o simplemente una patochada que la gente se había inventado.

El demonio caminó hasta encontrar una iglesia cercana y cruzó los dedos. Bingo. Un pequeño cementerio en un patio al lado de esta. Se acercó a él y se encontró con una verja cerrada a cal y canto. Miró a su alrededor para comprobar que nadie le seguía, y de un salto se encaramó al muro de piedra, trepando por él hasta dejarse caer al otro lado. Sacó un pequeño relicario de su bolsillo y comenzó a caminar entre las tumbas. Al cabo de unos segundos el pequeño colgante que llevaba sujeto en la mano de piedra se elevó ligeramente, apuntando hacia una tumba antigua y desgastada. El demonio se acercó hasta ella y limpió la lápida. No había nombre ni fechas, simplemente una frase. "Señor permíteme que pueda ver la muerte como el momento que precede a la luz". Hellboy se agachó hasta estar de cuclillas frente a la piedra y murmuró unas palabras en latín.

- Audite me errantes spiritu . Quae viderunt oculi tui et consurge ad me...- La lápida tembló un poco y entonces el suelo se agrietó. Una mano huesuda salió de él, con carne aún fresca pegada a los huesos. Las cuencas estaban vacías y el olor a podrido y tierra inundó el aire. El cuerpo fue lentamente saliendo de la tierra hasta quedar descubierto de cintura para arriba. La tierra resbalaba por entre los huesos, y el cráneo miró al demonio.- Hola cariño. ¿Me echabas de menos?-

- ¿Qué quieres... Criatura?-

- Ritos satánicos... Llevamos un tiempo investigando y creémos que en esta ciudad hay. Una adolescente ha desaparecido y por la descripción es la típica que usarían para un ritual de prostitución o algo así. Una virgen de aspecto inmaculado. Es como la carne para un perro hambriento.- Los ojos del demonio brillaban en la noche como dos pequeños faros amarillos. El puro estaba a mitad cuando el cuerpo salió de la tierra, y se iluminó ligeramente mientras daba una nueva calada. La criatura apenas podía hablar pues sus cuerdas bucales estaban podridas, de manera que lo que salía de aquella boca eran gemidos y crujidos bastante desagradables, pero entre los cuales se podían sacar algunas palabras en claro.

- El suelo... Bajo... La calle... Sssssssssshh... Encuentra el lugar...- Cualquier otra persona habría encontrado esa información totalmente inútil, mas no era el caso del demonio. Aquel ser le había dejado claro que en efecto los rituales habían vuelto, y que seguramente tendrían a la chica además. El dicho pirata de que los muertos no cuentan cuentos era una tontería. Simplemente había que saber escuchar.

- Gracias colega, y ahora descansa. Que sueñes con los angelitos.- El cuerpo volvió a enterrarse lentamente, echando tierra sobre él con nuevos crujidos y silbidos, mientras el demonio abandonaba aquel lugar saltando de nuevo por el muro, cayendo pesadamente en la calle. Se sacudió la gabardina y retomó el paso. De momento había tenido suerte al no cruzarse con nadie, pero esta parte de la ciudad era más concurrida. La gente le miraba y se apartaba de su camino, volviéndose una vez Hellboy les había adelantado, murmurando, negando con la cabeza, tragando saliva y santiguándose, como si hubiesen visto a la misma muerte. Tenía que encontrar un sitio con la suficiente mala pinta como para saber que ahí dentro no entrarías a menos que deseases perder un riñón o comprar algo... Algo que seguramente no podías encontrar en una tienda cualquiera.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   21st Julio 2016, 08:49

Una brisa fresca remueve mi capa, la hace ondear suavemente en aquella cornisa. El demonio dobla, lo sigo saltando de cornisa en cornisa, disparando hacia una azotea y trepando a ella para poder mantenerle el paso. Enciende un puro, lo noto por la visión aumentada del casco. Está tranquilo, o asi parece, como si nada lo afectara, sin importar lo extraño que fuese. Es dificil mantenerle el paso sin revelarme, pero finalmente se acerca a una iglesia, una bastante avejentada, como muchos edificios en esta ciudad. Me arrojo desde la azotea y abro mi capa ampliamente para planear sienciosamente hasta colgarme y subirme al techo de tejas, deslizandome suavemente para tener vista preferencial del lugar al que esta caminando: El cementerio. Camina entre las tumbas, habia trepado la pared con una agilidad sorprendente en alguien tan grande, y ahora tomaba un relicario el cual poco a poco comenzaba a levitar, como queriendo indicarle...- Magia...- Musito, cuando al acercarse a una tumba, la tierra comienza a removerse. Llevo los dedos a un lado del casco y abro un canal de video y de audio, desplegando el holoteclado de mi guantelete para tratar de ajustar los sensores auditivos, quizás con un poco de suerte...

...Está hablando. Un cuerpo muerto se ha levantado por la mitad de la tumba y le está hablando en unos susurros ininteligibles. - Woah...- Carrie se oye dentro de mi casco, esta genuinamente impresionada, yo también. - Justo como en el episodio dicecisiete de "The Lurking Dead"...¿Esta hablando? No capto nada...- - Espera...- Dejo hablar al demonio, no voy a poder escuchar las palabras del hombre muerto, pero si las del ser rojo que lo increpa, y revela bastante con lo que dice. Rito Satánico, esa era la pieza que faltaba: La chica habia sido secuestrada, la querian para un terrible ritual satánico, rubia, alta, no son suficientes datos, pero al menos  tengo una idea del caso en el que estoy trabajando. - ¿Podrias...? - - Un paso adelante Cassie, pero todo lo tenido que ver con magia queda fuera d nuestro rubro habitual, asique tengo poco más que el reporte de cuando atrapamos a esos tipos que querian sacrificar a una cabra negra hará dos o tres meses, pero seguro que no son los que buscas, estos parecian amateurs...y no es que sepa de esas cosas...- - ¿Reportes de extravios?  - - Cero...- Me quedo en silencio, dandole vueltas al asunto, tratando de pensar en alguna otra manera de dar con ella. - ¿Radios Policiales? - - Llevo escuchandolas desde hace una hora, nada interesante, menos que menos acerca de chicas desaparecidas, creeme lo notaria si lo hubiesen mencionado...- Suspiré mirando un momento al cielo, pensativa. No tengo los medios para lidiar con esta clase de situaciones, pero tampoco puedo abandonar esto, no es la magia, con la cual sé que no puedo combatir, sino la chica, que necesita ser rescatada, y como Bruce siempre dice, la magia es increiblemente peligrosa cuando se usa descontroladamente. Si hay un enfrentamiento contra los posibles sectarios scuestradores, podia acabar con ella muerta.

- Mantenme informada...- - ¡Claro! Robin fuera...- Trepé por las tejas cuando vi al demonio saltar denuevo el mural y tomar la calle en la dirección opuesta del ala del tejado en la que estaba, deslizandome por la otra y caminando veloz hasta la cornisa con forma de ángel para poder verlo caminar. Alguien lo sigue, un hombre con galera, lo noto por la forma en la que se mueve, en la que se acerca al demonio y siempre trata de matener la misma distancia. No voy a intervenir, no aun, necesito el elemento sorpresa por el momento, asique doy un salto y caigo apenas un metro en picado, abriendo mi capa y planeando hasta una azotea para retomar mi seguimiento del hombre de rojo. Si el que lo sigue es un mago, entonces estoy completamente superada. Tengo que confiar en que el demonio realmente tenga buenas intenciones, aunque desconfie del hombre que lo sigue. Y mientras tanto, la valkiria sigue desaparecida. No puedo creer que hayan secuestrado a una persona, en especial una chica virgen, y para someterla a esa clase de rituales. En el fondo, me recuerda a mi, sometida a mi entrenamiento para convertirme en un arma al servicio de la Liga de las Sombras. No voy a permitirlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Robert Ramírez
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 27/02/2016

Ficha de Personaje
Alias: The Rookie Sorcerer
Nombre real: Robert Ramírez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   27th Julio 2016, 17:47

Mantengo la distancia con la criatura, hasta que se detiene junto a una iglesia; sin duda una situación bastante irónica, e incluso podría considerarse graciosa si no fuese por las circunstancias. Bueno, por eso, y porque las criaturas demoníacas me producen todo tipo de sensaciones menos diversión; quizás pueda sonar un poco "racista", pero probad a no poseer prejuicios contra una bestia del mismísimo averno después de conocer que una de ellas acabó con la existencia de vuestro abuelo.

Sin embargo, lejos de entrar en dicho templo, el enorme ser escarlata decide centrarse en el cementerio situado junto a este; accediendo a él, de un salto ¿Un demonio entrando a un cementerio? ¿Acaso hoy es la noche de los clichés?

Súbitamente una extraña sombra con forma de murciélago desciende de uno de los tejados, para luego acceder a través de una especie de gancho a la zona superior de la iglesia ¿Acaso se trata de Batman? No, por su forma parece tratarse de una mujer; quizás sea alguno de sus aliados, o puede que se trate de una imitadora. Sea lo que sea, no es importante.

- Etavele - digo, en voz baja; elevándome así por los cielos - Etatluco - continúo, en el mismo tono; desapareciendo entonces de la vista de cualquiera

Así, flotando e invisible, me acerco hasta las inmediaciones del cementerio; donde observo a mi "pequeño amigo" hablando con un muerto emergido de la misma tierra. Lo único que faltaba, encima es necromante.

El "despertado" regresa a su "hogar", y el diablo de limados cuernos continúa con su búsqueda. Yo, por mi parte, me mantengo en silencio y oculto por mis hechizos; hasta que tanto este como la mujer de negro que lo sigue, se alejan lo suficiente.

- Esto se pone cada vez más interesante - me digo a mi mismo, con una mueca de satisfacción en el rostro; descendiendo hasta un tejado cercano, y deshaciendo el conjuro de imperceptibilidad  

Finalmente, continúo la marcha siguiendo a la extraña pareja; mi mejor pista en este turbio asunto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   11th Agosto 2016, 21:45

Sonríe tan jovialmente y ríe. Bebe de su vaso y hace gestos y ademanes sencillos de asentimiento y afirmación ante las actitudes de las personas con las que se ha ido a sentar.  Es un acto muy falso pero nadie lo notaría. Es fácil dejarse engañar por Brunilda cuando pone su rostro amable, ella es bella y siempre nos cuesta menos desconfiar de alguien bien agraciado. Es la cruel mentira de la belleza. Es esa ilusión de lo bello que nos hace pensar que alguien con una hermosura deslumbrante es sincero con nosotros. Todos buscamos la aceptación de la ilusión de la belleza, ese sutil y fugaz engaño que nos captura.

No suele hacerlo, no le gustan las misiones encubiertas ni hacer de espía. Ella es siempre más de acción que de interpretación. La es realmente difícil porque a cada roce de su cuerpo con el de esa gentuza, cada vez que tiene que darle un toque en el hombro de compañerismo, le entran unas enormes ganas de sacar por la boca todo alimento que se digiere en su estómago. Pero esta  ocasión lo requiere, se traga y empuja muy dentro todo el asco y repugnancia que le causan aquellos deshonorables y viles hombres.  Le cuesta mucho, porque es muy expresiva con aquello que le causa un tremendo  sentimiento de  ira y ardor  en sus entrañas, pero  con esfuerzo se calma y actúa.

Levanta su mano y hace un gesto al camarero para que traiga otra ronda. El alcohol suelta y desata la lengua. Lo sabe bien desde siempre. Entretejiendo poco a poco con ardides, halagos, lisonjas y buen alcohol una ambiente cómodo y relajado.  Intentando propiciar el momento en que verdad rasgue el aire con la intensidad de un cuchillo cortando la carne y atravesando un punto vital.

Pasado un largo tiempo, tras bromas y chistes, conversaciones absurdas y mucho alcohol un nombre se escapó de la boca de aquellos criminales. Reginal Disdale. Ese era la forma en la que hacía llamarse uno de los facilitadores de los barrios bajos de Gotham. El trabajo de los facilitadores era proveer a sus clientes de cualquier cosa que ansiasen por muy rara o ilegal que fuese. Este tipejo que por  una inmensa suma de dinero podría conseguirte todo aquello que ansiases, había recibido un encargo hacía unas  dieciséis horas: una adolescente atractiva preferiblemente rubia. Cuatro horas después  Bera Kayne había desaparecido.

Mientras se dirigía a los dominios de Reginal Discale un anciano se la acercó. Vestía una ropa sucia y gastada, compuesta por unos pantalones viejos de color marrón, una jersey blanco oscurecido por el barro y la suciedad. Su cabello era blanco a juego con su barba. En sus ojos sólo se perfilaba el destello de quien no puede ver. Le recordaba al viejo oráculo amigo de Hércules, Tiresias. Aquel señor agarró su brazo, frenando en seco su caminar.

-Ha renacido un nuevo Hermano de Sangre.-  Brunilda ni entendía esas palabras. Todos los hermanos eran de sangre menos los adoptados ¿no? ¿Qué quería decir eso? Hermano de sangre era una especie de título de alguna clase de organización que no conocía, no lo sabía. – La Iglesia de Sangre, Diosa.-

- ¿Quién eres? - su mirada azul se fijó en los ojos vacíos que aquel hombre mayor.

- ¿Yo? Soy sólo un vestigio de un tiempo pasado. Sólo soy alguien que se preocupa por sus hermanos de fe. No quiero que los nuestros sean sacrificados para que resurjan antiguos y poderosos males. -

Las palabras del misterioso anciano hicieron que la valquiria se diese cuanta que aquel anciano era un practicante de la antigua magia Seidr, lo que los midgariaros definirían como un oráculo vikingo. Después de aquellas cortas palabras el anciano retomó su camino y se fue de forma tan repentina como había aparecido.

Nota:
 

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1098
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   27th Septiembre 2016, 10:12

Nota::
 

La brisa nocturna era fría, mas no para el demonio. Gracias a su naturaleza no sentía frío por muy duro que este fuese, de ahí a llevar la gabardina abierta sin camiseta debajo, y a llevar siempre esos pantalones cortos negros o marrón oscuro que dejaban las pantorrillas al aire. Se rascó la parte superior del omóplato derecho mientras continuaba su búsqueda por aquella enorme ciudad. Era una de las nuevas que había aparecido con el choque de universos y aún no tenían información suficiente de esta. La conocía porque en las afueras de esta, por los bosques vivían la vaquera Rebecca Logan y la mujer planta conocida como Hiedra. Había cooperado con ellas en un par de veces, y ahora la joven rubia se debatía entre algo parecido a la vida y la muerte desde que Victoria decidiese poseerla. Krauss hacía todo lo posible por frenar el avance de aquellas extrañas marcas que trepaban desde los pies de la tejana, pero sin llegar nunca a superar la cintura. No sabían qué era ni qué podían hacer contra ello. Lo único que se les ocurría era ayudarla hasta encontrar una solución.

Los antros de aquella zona eran de todo menos acogedores, pero el demonio buscaba algo más concreto, algo más del estilo del mercado Troll. El mercado Troll es un mundo oculto bajo la ciudad de Nueva York donde miles de criaturas mágicas se reúnen para comerciar, hablar o intercambiar bienes y conocimientos ocultos a los ojos de la humanidad. Después de la última guerra entre humanos y seres mágicos, ambos mundos se separaron, dejando a las criaturas mágicas el subsuelo y a la humanidad la superficie, de ahí que fuese extraño ver a plena luz del día a un duende o un gnomo pululando por las calles. No era su mundo, y la mayoría no quería formar parte de él tampoco. Pero siempre había aquellos que deseaban volver a la superficie, volver a hacerse con el control de todo, como antaño, reyes de la tierra, con los humanos como los serse más enclenques, siempre a su servicio. Y siempre que había un grupo de seres que pretendía eso, todo acababa mal, y al demonio y otros seres que abogaban por la paz les tocaba salir a las calles a recordar el pacto que se hizo en el pasado.

Pero de vez en cuando, más de lo que muchos creerían, son los humanos los que desean adentrarse en los confines de la magia y lo sobrenatural, a veces para bien, y otras para mal. Y siempre que alguno encontraba la forma de acercarse al mundo mágico y aprovecharse de ello cosas muy malas sucedían. La mayoría de los humanos no tenían ni idea de cómo lidiar con algo como el espiritismo o la necromancia, y los accidentes y desastres llegaban con la fuerza de un río desbordado. Tal era el caso con el que Hellboy se había topado esta vez. Gente que creía que invocar al mismísimo diablo o crear un ejército de no muertos era divertido o una buena idea. Poco sabían de las terribles consecuencias que siempre acarreaba la magia. Una de las más letales era siempre el precio. La vida o el alma eran los bienes más preciados, y mucha gente la vendía a cambio de poder sin darse cuenta de su condenación eterna. Pero a ellos no les importaba. Creían que con la magia serían inmortales y jamás deberían pagar por sus conocimientos o poderes. Y el mayor problema de todos era cuando arrastraban a inocentes por el camino para conseguir aquellas cosas que tanto ansiaban, incluso familiares o amigos.

Rojo encontró por fin lo que buscaba. Una puerta roída en un callejón con tan mala pinta que nadie en su sano juicio habría entrado allí por curiosidad. Dio una última calada al puro y pudo ver algunas marcas grabadas en la madera de la puerta, símbolos mágicos, arcanos, como runas. Entrecerró los ojos intentando leer lo que ponía, pero debía ser algún tipo de código o algo por el estilo, pues eran símbolos al azar. Apagó el puro tirándolo al suelo y pisándolo después, y entró. De dentro una luz anaranjada llenaba la tienda, y un olor acre rodeó al demonio. Había toda clase de extrañas baratijas en las paredes y estanterías. Muchas cosas estaban cubiertas por mantas o sábanas y se podían oír murmullos y cuchicheos que venían de debajo de estas. El demonio se acercó hasta el mostrador. Un hombre de aspecto desaliñado le miró por encima de unas gafas de media luna con uno de los cristales rajados. Tenía la barba mal afeitada y una camisa que antaño debió ser blanca. Sobre ella un chaleco negro raído con dibujos de la propia tela que ligeramente sobresalían de esta. Chasqueó la lengua y levantó un dedo, pidiendo al demonio que esperase. Se metió un momento en la trastienda y luego salió con una manzana entre las manos que comenzó a cortar y a comerse.

- Buenas noches. He venido a...- El hombre volvió a levantar un dedo y tragó tras masticar sonoramente la fruta.

- Sé lo que haces aquí. Tengo ojos en todas partes y un pajarito me ha dicho lo que has hecho hace un rato en el cementerio... Buscas a la chica que ha desaparecido. Pero llegas tarde. Demasiado tarde. Ella ya no está viva.- El demonio frunció el ceño y apretó los ojos. Sabía que los seres mágicos solían cubrirse las espaldas y además los rituales satánicos llevaban su tiempo. No podían haberlo hecho tan rápido, y él lo sabía, de manera que volvió a hablar.

- Ambos sabemos que eso no es cierto. Los rituales llevan su tiempo y la chica no lleva el suficiente desaparecida.- El hombre alzó una ceja con uno de los carrillos inflados por la comida y se encogió de hombros.

- Ya te lo he dicho, llegas tarde.- Hellboy exhaló aire por las fosas nasales con fuerza, haciendo que estas se inflasen ligeramente.

- Bien listillo, te lo voy a preguntar y vas a responderme. ¿Dónde está?- El hombre negó con la cabeza y se volvió al demonio. La mayoría de gente conocía a aquel ser que luchaba por la paz en la tierra y que era mejor no cabrearlo, así que optó por ceder esta vez. Tampoco tenía demasiado que perder.

- Reginal Disdale. Busca la Iglesia de Sangre. Ha nacido un nuevo hermano de Sangre demonio. ¿Sabes lo que eso significa, verdad? Claro que sí, pero no debes preocuparte por la chica. Ella ya no está.- Una sonrisa maliciosa recorrió el rostro de aquel tipo. Hellboy supo que no era humano. Puede que fuese algún conjuro o algo por el estilo, pero la forma en que dijo aquellas palabras y su sonrisa le delataron. Pero no le importó demasiado. No tenía ni idea de qué era eso de un Hermano de Sangre pero no sonaba nada bien, así que salió de la tienda con la intención de buscar al tal Reginal y la Iglesia de Sangre. El tiempo corría en su contra y cualquier distracción o fallo supondría la muerte de la chica. Sabía que todavía no estaba muerta. No podía ser. Se habrían dado demasiada prisa. Pero dudó, y aceleró el paso en busca del lugar que le había dicho aquel extraño ser.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   30th Septiembre 2016, 06:38

Sigo al demonio por los tejados. No es una parte de la ciudad particularmente urbanizada, es sencillos, deslizo en tejados, salto de azotea en azotea, hace unos instantes he dejado de ver al hombre que lo seguía, si es un mago poderoso, entonces no tiene sentido que me esconda, pero al menos puedo evitar que mi presencia retrase al demonio o le cause sospechas de algún tipo. Lo había aprendido de Bruce, la paciencia, el permitir que las cosas sigan su curso antes de actuar, a veces, permitir un poco de peligro es lo mejor. No hace mucho, tan solo camina, fuma un puro, imperturbable, va semidesnudo y aun así es como si el frio no lo afectara en absoluto. Es ligeramente perturbador, me da una sensación insuperable de extrañeza, pero las personas que pasan cerca apenas reaccionan, las entiendo, quizás han visto tanto a estas alturas que ni siquiera un demonio rojo los sorprende ya, tan solo esperan que al menos este ser no decida hacerles daño, y no lo hace, tiene método, deliberación, reconozco cuando alguien es capaz de investigar, y su cuerpo transmite calma, no leo nada más que eso, y quizás velada anticipación. Finalmente, llegamos hasta una esquina, y corro hasta la cornisa para agazaparme en cuclillas, esperando que él doble la esquina, probablemente debería infiltrarme, pero el lugar a donde se dirige no parece tener...¿Qué es eso en la distancia?

Ajusto con toques en los lados de mi casco el aumento de mi visor, ajustando el zoom óptico y apoyándolo con el digital. En la lejanía, casi perdiéndose en la distancia, veo los cabellos rubios, el andar confiado, es la valquiria que había preguntado por la chica en la casa. Tengo que pensar rápido, por un lado, el demonio continua su investigación, y por el otro, la valquiria se aleja probablemente desde este mismo punto. Uno puede averiguar mucho más que la otra, tiene método y ella parece no poseerlo, pero si camina con esa firmeza, debe saber a dónde se dirige con seguridad. Salto y abro mi capa cerca del suelo para caer con suavidad, abriendo el compartimientos de mi muslo para instalar un sensor y una cámara diminutos en la parte baja de la pared, frente a la salida del callejón, cuidando de no ser vista. No me dirá mucho, pero sabré si ese ser infernal decide irse de la zona mientras yo me encargo de la rubia, a la que persigo girándome sobre mis talones y disparando mi gancho hacia el edificio contiguo al callejón, subiendo hasta la cornisa e irguiéndome por completo. Abro mis brazos, respiro hondo, y salto al vacío, esperando unos segundos antes de abrir mi capa y dibujar una suave curvatura en el aire para tomar toda la velocidad posible. Solamente planeando podré darle alcance, y la distancia con ella poco a poco se acorta. ¿Podré hablar con ella? No parece agresiva, pero es sabido que los dioses y diosas nórdicos son violentos, y si ella tiene algo que ver, es peligro seguro.

La alcanzo y cuando alguien la detiene en plena calle, me coloco  en la azotea del edificio de dos pisos que sirve de fondo para su conversación. Ajusto los sensores auditivos en un intento de captar la conversación, que es en un tono bastante bajo. Iglesia de Sangre y Poderosos Males, no capto mucho más, pero lo que capto lo hago abriendo un canal directo a la Batcave, con la esperanza de recibir la comunicación entrante que mejor me vendría en este momento.

- Woah, capté eso Cassie, ¿Donde te encuentras? - - East End...- Hizo silencio unos instantes, seguramente buscando entre la base de datos policiales para hacerse una idea de cómo utilizar toda la información que habíamos recolectado, yo misma sigo buscándole orden a las piezas en mi mente. - Esto es malo Cassie...- No necesitaba decírmelo, lo notaba en el tinte apagado repentinamente de su voz.  -..."Iglesia de Sangre" significa una sola cosa: Brother Blood...- - Lo conozco...- Al menos lo suficiente para no necesitar una introducción. Es peligroso, muy peligroso, más allá de lo que podríamos manejar entre los tres. - Por cierto, creo que tengo a tu chica...Bera Kayne, parece que su madre denunció el secuestro con el GCPD, rubia, joven, secuestro...y es la única que han reportado secuestrada en esta última hora y media...- Cuando me dice aquello, todas las piezas encajan en su lugar. - Brother Blood y su iglesia necesitan una chica, seguramente sea un ritual...- -...y se la encargaron a algún proxeneta, porque si no es inexplicable que estés en East End...- Asentí, pensativa. - La Valquiria debe saber algo más, pero es riesgoso acercarme, la seguiré desde lejos...- - Copiado, ¿Segura que quieres hacer esto sola? Podría volar hacia alla en la Batwing...- Sonreí. - No, estoy bien, hay uno más buscandola...además de la valquiria...- - ¡No me...! ¡¿Una valquiria?! O eme ge...tómale una foto, no sé cuando tome su espada y rebane a algún bicho infernal...- - ¿Que tan bueno...será el desayuno? - - El mejor de tu vida, Jefa, Carrie fuera - Una última sonrisa y me quedo quieta, tratando de no hacer ninguna clase de ruido y dejando que el hombre se marche. Estoy muy cerca, solamente necesito que Blood y sus esbirros se revelen.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Robert Ramírez
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 27/02/2016

Ficha de Personaje
Alias: The Rookie Sorcerer
Nombre real: Robert Ramírez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   3rd Octubre 2016, 04:04

Continúo mi seguimiento, al demonio y la chica murciélago, hasta que sus caminos se separan; la joven, decide seguir otro rastro. Yo, por mi parte, prefiero continuar el camino del gigante escarlata; quizás estuviese equivocado al pensar que se encontraba metido en el ajo, pero al menos me da la impresión de que parece estar bien encaminado en descubrir al responsable.

Sus pasos se detienen junto a una gran puerta roída que disuadiría a cualquier otro a no entrar por ella; como de costumbre, el miedo a lo desconocido es una buena forma de espantar a los indeseados. Seguramente se trate de algún local de naturaleza mágica.

El ser infernal abre la puerta, y entra sin vacilar; mientras, me acerco un poco más a la susodicha, deteniéndome en el tejado de un edificio contiguo. A la espera de que no se demore demasiado; en lo que, supongo, se trata de búsqueda de información.

Por suerte, mis deseos parece ser escuchados; pues este emerge nuevamente del interior, y emprende una apresurada marcha. Parece que ha conseguido una pista "fresca".


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   17th Octubre 2016, 17:37

La iglesia de la Sangre es una religión proveniente de la antigua en la república Zandia. Este sanguinario culto se ha mantenido alrededor de siete siglos bajo la dirección del Hermano Sangre. Hermano Sangre es un cargo hereditario ocupado por diversas personas a lo largo de la historia. Con el auge de las nuevas comunicaciones y la expansión de conocimientos por todo el ancho mundo, la citada religión se ha llegado a hasta todos los confines del mundo. Los creyentes de esta religión piensan que beber sangre humana y realizar diferentes rituales te fortalece en cuerpo y espíritu. Por ello, habitualmente realizan diferentes sacrificios y rituales.

Los asgardianos y sus fieles siempre se encontraban en sintonía. Por eso, a la valkyria no la resultaba extraño que el anciano la hubiese encontrado. Las  palabras del anciano, aunque imprecisas y poco claras para la guerrera asgardiana, la serían de utilidad en su empresa. De eso ella estaba segura. Era ese vínculo y sus poderes de la muerte por lo que sabía que tenía que darse prisa. Bera no estaba muerta, la valkyria no había sentido la llamada para recoger y transportar el alma de uno de sus fieles a la tierra de los muertos. Más tenía que darse prisa. Cuando alguien es secuestrado las primeras horas son cruciales. Cuanto más tiempo pasa menores son las posibilidades de encontrar a la persona desaparecida.

Después del misterioso encuentro con el oráculo vikingo, Brunilda siguió su camino para encontrar al hombre que sin pudor ni reparo alguno había secuestrado aquella joven chica y la había entregado a quien había pagado una suma cuantiosa por ella. Su paso era rápido y decidido, pues cuando antes mejor. Su prioridad era encontrar aquella muchacha y entregársela a su progenitora sana y salva.  La rubia tenía muy presente que a cada segundo de ausencia las lágrimas de aquella madre se derramaban a raudales.

Una escalofrió recorrió su espina dorsal. Tuvo la impresión de que alguien la seguía y se giró de forma rápida. No vio a nadie en las cercanías, así que supuso que era una falsa impresión. Algo muy parecido a aquella impresión de que alguien te persigue cuando cuando caminas en la noche por un sitio desconocido y siniestro.  

La morada de Reginal Discale se encontraba en uno de esos altos edificios de ladrillo rojo que se construyeron en aquellas primeras épocas del desarrollo industrial. En primera instancia, esos departamentos albergaban a trabajadores de las fábricas peor con el paso de los años por su bajo precio  daban refugio a toda clase de gentes. No era una zona de la ciudad ni glamurosa ni sofisticada. El lugar daba una impresión de decadencia. No sólo por el deterioro de sus edificios y la podredumbre en sus calles. Entró a aquel edificio  destartalado y subió las escaleras hasta un segundo piso. Avanzó un poco por el pasillo que tenía despegado medio papel pintado y luego, sus nudillos golpearon sin dudarlo una puerta situada a la derecha. Hacen caso omiso a su cortés llamado. Aporrea con más fuerza la puerta pero no consigue que aquella jarcia la abra. El tiempo apremia y desenfunda su espada. Con una estocada parte en dos la puerta de madera y entra por el hueco que ha originado.

Al ingresar en la instancia ve a un grupo de gente apiñada en un salón de mugrosos y raídos sofás, viendo la televisión. Un hombre con el pelo largo, el rostro delgado, de estatura baja, ojos negros brillantes y un gesto altanero llama su atención poderosamente. Tiene pinta de ser el jefe de aquellos tipos que están sentados en el sofá. Ese señor es sin duda Reginal Discale.
Cuando la ven se levantan alarmados y la increpan sobre la puerta rota. Sacan sus arman y la disparan. Pero ella, es rápida. Logra parar los diminutos objetos de metal con su poderosa Colmillo de Dragón. Con un sutil movimiento, ágil y veloz,  parte las pistolas de aquellos tipos en dos. Coge por el cuello de la camisa a uno de los gorilas que custodiaban al mediocre delincuente. Luego le golpeó con toda la ira y la fuerza contenida.

La verdad es que esta situación hace que toda su rabia salga. Unos indeseables lucrándose de la compra-venta de seres humanos. Como si las personas no fuesen otra cosa que ganado o mercancías con las que se pudiera comerciar. Como si las personas con menos ingresos estuvieran por debajo de una élite con grandes fortunas a la que tuvieran que divertir y servir. Lucrarse insanamente con el dolor ajeno era algo que la asgardiana consideraba deleznable.  

Su puño había destrozado la dentadura de aquel tipo. Los dientes del sujeto saltaron por los aires mezclados con sangre. Unas gotas de sangre mancharon sus pantalones de piel de color marrón. Pero no le dio ningún tipo de importancia. Cada vez que andas envuelto en una pelea o en guerra, la ropa se impregna de un gran número de suciedad.

Sabía que no tenía por qué haber golpeado tan fuerte a ese hombre, era un simple midgariano sin ningún poder extraordinario. Y ella tenía una fuerza que podía tronzar en dos fácilmente a los humanos sin poderes. No Obstante, no pudo contenerse. Toda esa escoria humana la ponía enferma.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1098
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   3rd Noviembre 2016, 21:19

- Abe, rápido. Necesito toda la información que puedas darme de la Iglesia de la Sangre y de Reginal Disdale. Ciudad de Gotham.- Corría calle abajo, adentrándose en los oscuros callejones de aquella ciudad que olía a muerte y podredumbre. Abe repitió las palabras al otro lado del intercomunicador.

- La Iglesia de la Sangre... No me suena... ¿Dónde has oído hablar de ello?-

- Un tipo más raro que la leche me ha dicho que son los culpables del secuestro de la niña. No me gusta ni un pelo y el tiempo corre en nuestra contra...- Hellboy pudo oír a Abe teclear con rapidez el ordenador mientras murmuraba para sí el nombre que le había dado y lo de la Iglesia de la Sangre. Chasqueó un par de veces la lengua y entonces lo encontró.

- Aquí está. La Iglesia de la Sangre. religión proveniente de la antigua en la república Zandia. Este sanguinario culto se ha mantenido alrededor de siete siglos bajo la dirección del Hermano Sangre. Hermano Sangre es un cargo hereditario ocupado por diversas personas a lo largo de la historia. Con el auge de las nuevas comunicaciones y la expansión de conocimientos por todo el ancho mundo, la citada religión se ha llegado a hasta todos los confines del mundo. Los creyentes de esta religión piensan que beber sangre humana y realizar diferentes rituales te fortalece en cuerpo y espíritu. Por ello, habitualmente realizan diferentes sacrificios y rituales. Bla, bla, bla... Si, bueno, desde luego si alguien ha podido secuestrar a esa chica son estos tipos sin duda... Y ahora sobre Reginal Disdale...- Un culto que llevaba a cabo sacrificios y rituales. La teoría de que la sangre humana fortalece el cuerpo y el espíritu no era nueva para Hellboy. De hecho se había enfrentado a muchos seres y sectas de este tipo. La realidad sin embargo distaba enormemente de aquellas teorías. De hecho había mucha gente que moría al ingerir sangre de otro humano por enfermedades e infecciones. La mayor parte de las personas parecía olvidar que algunas de las enfermedades más peligrosas viajaban a través de la sangre, y cuando alguna de sus víctimas estaba infectado con el sida o algo del estilo terminaba con cobrarse su venganza desde la otra vida infectando a quienes le habían asesinado.- Reginal Disdale. Vive ahí en Gotham. Sale muy poco de él... Te mando su dirección. Ten cuidado.-

La comunicación fue cortada y el demonio recibió un mensaje en su móvil. Una ubicación. La abrió y pudo comprobar que estaba cerca del lugar. A apenas un par de kilómetros. Eso eran unos cinco minutos a buen ritmo. Sin pensárselo dos veces se lanzó en dirección a la casa de aquel tipo dispuesto a sacarles la información a puñetazos si era necesario.

Cuando llegó a su destino vio un enorme edificio de ladrillos que bien podría haber sido el escenario de una película de terror serie B. Las ventanas estaban rotas o sucias, y el portal no daba la bienvenida de ningún modo. Con un rápido movimiento desenfundó su enorme revolver y abrió la puerta con un fuerte chirrido metálico. Un fuerte olor a acre salió del pasillo, donde una bombilla titilante alumbraba una alfombra raída y que había visto tiempos mejores. Escuchó ruidos provenientes de los pisos superiores y se adentró en el edificio con sigilo. Sus ojos brillaban como dos faros en la oscuridad. Comenzó a subir las escaleras, notando como los ruidos cada vez eran más fuertes. Disparos. Aceleró la marcha y subió un segundo piso. Vio una luz que lo iluminaba desde el final del pasillo. La puerta abierta de uno de los pisos. Precisamente el que tenía marcado como el hogar de Reginal. Se acercó hasta la entrada y se asomó con cuidado. La puerta estaba partida con un corte limpio, como si lo hubiesen hecho con una guillotina. Se coló en el piso hasta llegar a lo que parecía el cuarto principal, donde pudo ver a una fuerte mujer de cabellos dorados sosteniendo a un tipo enorme por el cuello para después propinarle un fuerte puñetazo en la boca. El demonio pudo sentir el dolor de aquel impacto que dejó sin dientes al hombre. Estiró el revolver y apuntó a la mujer.

- ¡Eh! Que nadie haga ningún movimiento estúpido o me cabrearé... Bonita fiesta, pero me parece que se acabó la juerga... Ahora vais a responder a una sencilla pregunta. Quiénes sois y qué hacéis aquí. El que responda bien tiene premio. Y tú guapa, tampoco hagas nada estúpido. No pretendo hacerte daño...- Tal vez aquella mujer también estaba buscando a la niña como él. Desde luego no parecía ser la típica mala ni alguien mezclado con las artes oscuras ni la brujería. Esa clase de personas emanaban una maldad o desconfianza casi palpable. Aquella mujer más bien parecía alguien salido de un cuento de hadas que se encargaba de apalizar a los villanos. Quien sabe, con un poco de suerte no estaría solo en aquella misión.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]   

Volver arriba Ir abajo
 
Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Pentagrama invertido: el ritual de la cruz de sangre [Cassandra Cain, Hellboy, Robet Ramirez]
» La cruz invertida
» [Fecha 17] Godoy Cruz vs Defensa y Justicia
» Plantilla de Godoy Cruz
» ALBERT TORRAS OLIVAR - Nuevo Equipo Santa Cruz - Giro especial [FM08]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: