Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Ficha de Kara Zor-El

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
114KaraZor-El
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 08/05/2016
Localización : Metrópolis

Ficha de Personaje
Alias: Claire Connors
Nombre real: Kara Zor-El
Universo: DC Universe

MensajeTema: Ficha de Kara Zor-El   24th Mayo 2016, 14:28

FICHA DE KARA ZOR-EL

Nombre: ¿Eh? ¿Quien? ¡Ah, claro, yo! ¿Esto como va a ser? ¿Como entrevista a un vampiro, pero sin vampiro y con alienigena? ¡Venga, vale! Dale al botón de grabar. Me llamo Kara Zor-El.

Alias: Supergirl. Bueno, en el instituto también me conocen como Claire Connors… ¡eh, no pongas eso en la entrevista! ¡Va en serio, como lo pongas te derrito la cara! ¡Avisado quedas!

Edad: Dieciseis años. Ehm… casi… bueno, en realidad es complicado. Tengo unos cuarenta y seis años, pero he pasado treinta de ellos en… supongo que podrías llamarlo animación suspendida. Como sea, no me dejan entrar en las discotecas si no tengo el carnet. Lo que me recuerda, que ya tengo que sacarme el carnet de conducir.

Universo de Origen: Dece… *tose* ...perdón, me he atragantado. De ese universo, quería decir.

Organización: ¿Eh? No, en ninguna. He pasado por unas pocas pero… bueno, no es para mi.

Nacionalidad: Kryptoniana en el pasado, y ahora, americana. De Kansas.

Raza: Kryptoniana ¡si, soy una alienígena! Bueno, eso para vosotros. Para mi, los alienígenas sois vosotros. Todavía estoy esperando que en cualquier momento os quitéis las mascaras todos de golpe y resulte que sois lagartos devorakryptonianas.

Mentor: ¡Mentores! Tres, nada mas y nada menos. He aprendido los fundamentos de lucha de Wonder Woman, y el mismísimo Murciélago me ha enseñado después lucha avanzada… tendrías que verle moverse, por cierto: es increíble. Mi primo me enseña autocontrol, y a ser responsable con mis poderes pero… para serte sincera, prefiero acudir antes a Wonder Woman que a el.

No es su culpa, es… *suspira* dejalo. Es complicado.

Bando: Heroína. Supongo. No se… ¡mira, yo no quiero ser heroína! ¡Ni una de esas locas con capa! He perdido mi vida ¿entiendes? Yo tenía una vida, una familia, un planeta y ahora mismo no tengo nada… ¡nada! ¡Solo quiero una vida, la que sea! ¡No quiero ser mi primo, quiero ser como el jefe de mi primo! ¡O como la gente que trabaja con mi primo o como con…!

O...ohhsss… ah. Lo siento. Te pagare la mesa. Lo siento, lo siento lo siento, de veras que lo siento. Es un tema complicado. Mira, di que si, que soy heroína.

Ocupación: Estudiante… aunque podría ser maestra, porque voy como unos veintisiete cursos por delante de mis profesores. Pero ya sabes, todo sea por el anonimato. *suspira*.

Descripción Física: ¿Que te la diga yo? Pero si me estas viendo… bueno, en fin, como quieras. Mido mas o menos… *levanta la mano hasta ponerla a altura del pelo* esto. Que es un metro con sesenta y ocho, aunque ya deberías saberlo porque me estas viendo; mis ojos son de un color azul casi cristalino y mi cabello es rubio. He escuchado a un par de superheroes en la Liga de La Justicia hacer bromas conmigo y lo de lo tontas que somos las rubias. Si se te ha pasado por la cabeza el chistecito, cuando quieras puedo enseñarte un par de cosas sobre ingeniería aeroespacial. O usarte como una pelota y jugar un partido de baloncesto contigo, vamos. Lo que prefieras.
Descripción Psicológica: ¡Jo jo! Preparate.

La mitad de la comunidad de superheroes se piensa que soy una niña mimada con unos superpoderes que no se merece, y la mitad del planeta tierra se piensa que soy una especie de rubia atontada que va rescatando gatitos de los arboles. Y ni lo uno ni lo otro: tengo dieciséis años, y soy lo suficientemente lista como para saber que si todo el mundo me dice que esta es una etapa conflictiva de mi vida, entonces seguramente lo sea. Y todo el mundo parece convencido de que tengo que ser una superheroina porque Él es un héroe… ¿te das cuenta de que nadie me ha preguntado lo que quiero hacer con mi vida? Solo me han dado ese traje azul, que por cierto, no me gusta nada, y han asumido que voy a empezar a salir por ahí a arreglaros el planeta porque eso es lo que hace mi primo. Bueno, pues noticias frescas tío: ¡NO!

¡Yo tenia una vida antes de venir a este planeta construido con papel, donde no puedo ni estornudar si no quiero matar a alguien! Una vida real, con una madre real, y un padre… *suspira* ...mira, olvida a mi padre. No quiero hablar de eso.

¿Cuando lo digo así sueno mucho a Supervillana, no? No, mira, tampoco es eso… yo no quiero hacerle daño a nadie. Y desde luego, no tengo ganas de quedarme de brazos cruzados si hay gente en peligro… pero tampoco quiero que mi vida sea eso. Tampoco quiero que mi vida sea ser la sombra de mi primo. Quiero mi vida de vuelta. Quiero una familia. Quiero un hombre al que pueda amar. Quiero… quiero… *suspira largamente, sacudiendo la cabeza con tristeza* ...no sé lo que quiero. Tengo dieciséis años.


Historia: Me estrellé en la bahía de Gotham hará unos cuantos meses, le di un buen susto al Murciélago, la mitad de la comunidad de Superheroes se pensó que yo era una Doomsday rubia, entrené con las amazonas, Darkseid me lavó el cerebro… ¡Venga vamos, tú ya conoces esa historia! ¡Todos la conocen! Déjame contarte algo nuevo, algo que sé que no conoces:

Yo llegué a este mundo para asesinar a mi primo.

Mira, esto es lo realmente importante: yo recuerdo Krypton. Y recuerdo a mi padre, y a mi madre, y a mi primo cuando todavía era un bebe y siempre vomitaba encima de mi chaqueta. Durante los últimos años en Krypton, mi padre fue un activista que protestaba contra la crueldad de nuestro… uhm… puedes llamarlo “sistema ejecutivo”: para que lo entiendas, en mi planeta natal, el destierro eterno había sustituido a la pena de muerte. Cuando nuestra sociedad tenía que castigar a un criminal, lo desterraba a una oscuridad eterna llamada “Zona Fantasma”; nadie se manchaba las manos y así nuestra avanzada y evolucionada sociedad podía dormir con la conciencia tranquila. Mi padre era consciente del dilema ético que eso suponía, de que una condena eterna era muchísimo peor que una condena a muerte: en sus investigaciones encontró algo llamado “Cristal Solar”. Y ese descubrimiento, algo que podría haber salvado Krypton, le llevó al descubrimiento del verdadero mal que estaba devorando al planeta.

Cada vez que nosotros enviábamos algo a la Zona Fantasma, algo salía. Mi padre los llamaba “fantasmas”. Tu los llamarías “virus”. Su nombre no es importante: era una fuerza de rabia, de odio y de enfado. Una fuerza que poco a poco se fue apoderando del planeta, alentando disturbios, presionando a los kryptonianos a comportamientos cada vez más violentos. Supongo que ya conoces la historia de que Kypton murió a causa de que el núcleo del planeta se consumía y todo eso: es cierta, pero tienes que entender que pudo haberse evitado. Pudo haberse salvado. La razón final de que no se hiciese es que, los últimos días, Krypton era un hervidero de rabia y de furia.

Mi padre intentó demostrar esas teorías, sin ningún resultado; nadie quería escucharle. Y cuando la ley falló, hizo frente a los fantasmas mismos, usando los cristales solares como arma. Más de cien niños kryptonianos fueron salvados, pero mi padre fue encarcelado por genocidio y enviado a la Zona Fantasma. Pero antes de ser condenado, mi padre escuchó el plan de su hermano: iba a alejar a su hijo de Krypton, pretendía ponerlo a salvo. Y si llegaba a hacer eso, los fantasmas no morirían con Krypton. Viajarían con el último kryptoniano, y devorarían otro planeta.

¿Te imaginas lo que es tener dieciséis años y escuchar a tu madre explicarte que va a lanzarte al espacio, lejos de todo lo que has conocido, a un mundo extraño donde serás una especie de Diosa, para que mates a un bebe al que has estado cuidando los últimos seis meses? Me metieron en esa nave a la fuerza: yo no quería, de absolutamente ninguna manera, hacer eso. Yo quería quedarme con mi madre, abrazándola mientras el mundo que conocía llegaba a su fin. Puede que fuese un mundo moribundo, pero era mi mundo.


*Suspira.*

Como te has dado cuenta, claro, yo no he intentado matar a mi primo. Veras, durante el viaje de Krypton aquí hubo complicaciones. Complicaciones que me dejaron 30 años atrapada en la Zona Fantasma, y que me provocaron amnesia. Cuando finalmente recupere todos mis recuerdos, pude contemplar que el planeta seguía sano y salvo aunque mi primo llevada décadas en el y… bueno, no había necesidad de hacer nada. Y me alegro de ello. Creo que no habría tenido estomago para hacer nada.

*Suspira.*

Cambiemos de tema.

Poderes: ¿No podemos saltarnos esta parte? De veras, es un poco… bueno, incomodo hablar de mis poderes. O más bien, me cuesta hacerlo sin parecer la chica más egocéntrica del universo… ¿no? ¿hay que hacerlo? *suspiro* …bueno, vale. Pero por favor, no me taches de prepotente después de esta charla.
  • Fisiología alienígena: Bajo los efectos de vuestro sol, no necesito comer, beber ni dormir, ni enfermo ni… bueno, ni me pasa nada malo, vaya… ¡pero lo hago igualmente! Yo no engordo, coma lo que coma: en una ocasión incluso me comí una motociclet… no me mires así: fue una apuesta.

  • Invulnerabilidad: Si, bueno, navajas, pistolas, rifles, ametralladoras, lanzamisiles, misiles, edificios lanzados sobre mi cabeza… eso no sirve conmigo. Y por favor, ni se te ocurra golpearme con un puñetazo, te harías mucho daño. Rayos, lanzallamas, lava ¡eh! ¿alguna vez has tomado un baño de lava? Yo sí. Es como ir a un spa de barro caliente.

    Tampoco soy invulnerable a todo. Hay por ahí mucha gente con súper-fuerza que me ha puesto en apuros. Igual que hay multitud de gente que usa poderes y rayos extraños que duelen. Mi primo dice que una bomba atómica podría dejarme malherida. Oh, y el calor, el frio o los rayos en temperaturas extremas (y digo muy, MUY extremas… más extremas que la lava, para que te hagas una idea) podrían herirme.

    Y luego está Batman, claro. Nadie es invulnerable a Batman.

  • Súper-aliento: O aliento ártico, como lo llama mi primo. Puedo contener la respiración… bufff, ni se el tiempo. Me suelo aburrir a la hora. Y luego está la razón de que lo llamemos aliento ártico, claro. Prueba a soplarte en la mano ¿a que el aire de tu soplido está frio? ¿sí? Bueno, pues el aire que sale cuando soplo yo, literalmente, se congela en el aire. Pero solo si quiero: también puede tener la fuerza suficiente como para lanzar un autobús por los aires.

    Y por supuesto, lo mismo es para aspirar. Podría aspirar todo el aire de una sala (o el gas) en menos de dos segundos. Hasta podría aspirar una motocicleta a cincuenta metros hasta llevarla a la boc…

    Dejemos de hablar de la motocicleta, por favor. No sé en qué pensaba ese día.

  • Súper-curación: Bueno, como ya os he dicho, soy dura, pero no soy inmune a todo. A veces, hay cosas que me hacen daño. Normalmente las heridas han desaparecido al de un minuto, incluso menos si estoy bajo los efectos de la luz solar directamente. Y luego están las cosas que dañan a mi organismo, como gases, venenos, agentes químicos y todas esas cosas que se liberan en nubes de humos de colores raros… de nuevo, no. Uno solo de mis anticuerpos podría acabar con un camión cisterna de esas cosas.

  • Súper-fuerza: Perdón, yo no soy tan fuerte como mi primo: ¡mi primo es tan fuerte como yo! Que te recuerdo que yo soy mayor, oye. Yo le cambiaba los pañales de pequeño, y aun nadie en Metrópolis me ha agradecido eso. Pero si, respondiendo a tu pregunta soy fuerte. Muy fuerte. Real, realmente fuerte. Vamos, que si me diese la gana, podría… podría… no se, hacer cosas de chica superfuerte.

  • Súper-inteligencia: Vale… no quiero que te sientas ofendido por esto… a ver: tú eres un humano. Un miembro de una raza maravillosa pero… un poco… ah… mira, que os queda mucho por evolucionar. Yo soy Kriptoniana; para vuestros estándares, soy más o menos, una genio. Para que te hagas idea, me costó poco menos que un mes aprenderme todos los idiomas de la tierra. Y tengo el suficiente conocimiento de ciencias y tecnología como para enseñarles algunas cosas a los científicos de tu planeta (en mi mundo natal, a eso lo llamábamos “educación básica”).

    De todos modos… bueno, mira, no tengo la suficiente sangre fría como para pensarlo todo, o planificar cada paso ¿has conocido al Murciélago? Yo sí. Y él es más listo simplemente porque está acostumbrado a pensar, a planificarlo todo, mientras que yo… yo veo la HBO y me como los tarros de helado de dos en dos. Son formas distintas de enfocar la vida.

  • Súper-oído: Puedo escuchar prácticamente cualquier ruido en cualquier parte del planeta, aunque no lo estoy haciendo siempre, claro, o me volvería loca. Pero sin siquiera intentarlo, puedes estar seguro de que escucho muy bien. Y no solo ondas sonoras normales. También puedo escuchar frecuencias más altas o más bajas de lo que puede escuchar el oído humano… ¡aún más! Ahora mismo, he memorizado el timbre de tu voz, así que mañana podría buscarte y eco-localizarte sin apenas esfuerzo… ¡así que mucho ojito con poner lo de Claire Connors!

  • Súper-velocidad: Puedo llegar a moverme a la velocidad de la luz. Que si te interesa, son 299.792.458 metros por segundo. Para que te hagas a la idea, tu planeta tiene 40.075 kilómetros de circunferencia. En un solo segundo podría darle siete vueltas a tu planeta. Aunque nunca lo he hecho, vaya. Supongo que eso sería desastroso. Tampoco voy por ahí moviéndome a la velocidad de la luz… ¡no soy flashgirl después de todo!

  • Super-visión: Electromagnética, telescópica, de rayos X, microscópica e infrarroja. Mira, te lo voy a poner en términos sencillos: puedo verlo todo. Puedo ver ondas de radio, puedo ver a Ant-Man… ah, lo que sea menos el plomo. No soy capaz de ver a través del plomo.

  • Visión de calor: ¡Ja, lo sabia! Te has emocionado en cuanto lo he dicho ¿estabas esperando a que lo mencionase, verdad? Bien, de una manera sencilla, puedo canalizar energía calorífica y dispararla por mis ojos: lo suficientemente caliente como para cocinar la cena o como para fundir acero al instante.

  • Vuelo: ¡No soy ni un pájaro ni un avión! Pero puedo volar igual que cualquiera de los dos. Aunque claro, eso se presupone en cuanto se me ve la capa.
Habilidades: No soy solo una colección de poderes, admitámoslo, alucinantes, también se hacer muchas más cosas; por ejemplo, me conozco todos los personajes de Harry Potter. Puedo beberme un barril de cerveza entero sin respirar ( no le digas eso a mi primo o a Wonder Woman, por favor. Mejor aún, bórralo de la entrevista ) y tengo una capacidad increíble para comerme botes de helado mientras veo la televisión en mi apartamento
  • Combate cuerpo a cuerpo: Tengo conocimientos de artes marciales y de lucha con espada, enseñados por Batman y Wonder Woman ¿a que mola?, pues eso aún no es nada. Ademas, soy bastante buena luchando usando un estilo de combate tradicional de mi planeta natal, el Klurkor.

  • Plurilingüismo: Hablo todos, y digo todos, los idiomas de vuestra planeta. Aparte del idioma de mi planeta natal, claro. ¡Ah, y se me da realmente bien imitar voces! Cuando no quiero o no puedo ir al instituto, suelo llamar yo misma poniendo la voz de Loi… no, espera, no he dicho nada. Olvida ese nombre: ¡olvida ese nombre ahora mismo!

  • Artista: Veras, cuando tenía diez años, en mi planeta natal, el líder del consejo artístico se interesó por darme algunas clases por una especie de herencia familiar. Había hecho lo mismo con mi padre y quería continuar la tradición supongo. Gracias a eso, me considero una artista bastante talentosa: y desde luego mis poderes en este planeta me ayudan. En mi apartamento tengo un ramo de rosas de acero hecho con láminas de acero dobladas y cortadas con la uña: tienes que verlo, es precioso.
Debilidades: ¡Claro! ¿No podría ser Supergirl si no me diesen miedo las rocas verdes, no? Mira, antes de explicarte mis debilidades, déjame aclararte algo: si, me da miedo la maldita Kryptonita. Y si, la Kryptonita es… mi Kryptonita. Jo, debo de ser de las pocas personas en este planeta capaz de decir esa frase. Pero, mi verdadera debilidad, es un buen puñetazo, como cualquier otra. No soy indestructible, y cuando digo que no es poca la gente capaz de hacerme daño, lo digo en serio.
  • Kryptonita verde: Es… detestable. Asquerosa. No puedo explicártelo bien, pero cuando estoy cerca de ese mineral, me siento pesada, torpe, cansada, incapaz de levantar los brazos. Mis poderes disminuyen poco a poco hasta desvanecerse y de pronto, no soy nada mas que una humana. Oh, eso si puedes incluirlo si quieres. Todo el mundo lo sabe.

    Pero no incluyas esto: aunque la Kryptonita natural tiene ese efecto en mí, la sintética, que es la más común… bien, soy inmune a ella. Así que cuando algún idiota se me acerca sacudiendo un trozo de cristal sintético verde y ve que lo único que hago es sonreír, suelen asustarse un poco.

  • Kryptonita roja: ¡Ah no! ¡No me acerques eso! ¿Qué es lo que quieres, ver el ataque de la Kryptoniana mutante? Bueno, nunca me ha pasado eso, pero tengo entendido que uno de los efectos que puede tener en mi es cambiarme físicamente, de maneras rarísimas, como convertirme en un monstruo o dividirme en dos. O simplemente puede volverme irascible, violenta y paranoica… y oye, tú en realidad no quieres verme irascible, violenta y paranoica. Nadie quiere.

  • Kryptonita negra: No. Sim-ple-men-te no. Acercarme esa cosa es empezar una historia que no va a acabar bien para nadie: esa piedra me divide en dos, literalmente. Una mitad que es… bueno, bastante parecida a como soy ahora, pero un poco más tranquila y una mitad que es… uhmpf. La última vez que esa mitad estuvo suelta, por poco mata a seis personas, y ninguna de ellas normal. Hablo de miembros de la Liga y de Supervillanos. Entre ellas, a quien provocó que apareciese.

  • Magia: ¡Ah! No soy capaz de entenderla. Pero se que las cosas que son mágicas, como por ejemplo, las espadas de las amazonas o los hechizos de los magos pueden cortarme y golpearme como lo haría una espada, una maza o un rayo normal: y duelen, duelen un montonazo.

  • El sol rojo: No es muy normal en este planeta, pero he visto como alguien lo ha recreado en determinadas circunstancias ( menuda paliza me llevé, por cierto. Estuve en el hospital una semana ). Bajo la luz de ese sol, pierdo mis poderes completamente: me convierto en una frágil y aburrida human… oh…eh… perdona, quería decir en una humana corriente… ¡lo que no está tan mal, de veras! Ser humano es fabuloso. Podría ser mucho peor, podría convertirme en… no se, en un hámster.
Equipo y recursos: ¿Lo que? ¿Las llaves de mi apartamento?


Última edición por Kara Zor-El el 25th Mayo 2016, 14:26, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
101DianadeThemyscira
Liga de la Justicia
Liga de la Justicia
avatar

Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Edad : 18
Localización : Trono de Themyscira, Atalaya.

Ficha de Personaje
Alias: Wonder Woman
Nombre real: Diana
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Ficha de Kara Zor-El   25th Mayo 2016, 15:14

Felicidades Kara, ficha aprobada.
Puedes empezar a rolear cuando quieras.

_________________
Color del dialogo: "blueviolet"



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Ficha de Kara Zor-El
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ficha de Kara Zor-El
» Ficha de SuperGirl
» Es Oficial, el Tenerife ficha a Gonzalo Arconada como técnico
» Ficha de Natasha
» Ficha de Deadpool

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados :: Personajes Inactivos-
Cambiar a: