Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   21st Junio 2016, 14:08

Nueva York, Queens.
11:00 a.m.


Elektra observaba el cuerpo cubierto con una sábana mientras escuchaba el llanto entrecortado de su ex mujer. El agente Morrisey le acababa de tomar declaración y le había permitido quedarse unos minutos a solas con ella, pero no hizo nada por interrumpir su llanto o apremiar su respuesta. Simplemente se quedó allí, esperando, a la sombra alargada de uno de los tabiques, hasta que la ajada mujer de mediana edad farfulló unas palabras entre hipidos.

- Se sentía muy culpable, ¿sabes? Toda su vida estuvo pagando lo que te hizo... Nos costó el divorcio... Nunca fue capaz de aceptar que había arrebatado la vida a un hombre inocente por error... Era un buen hombre, mi Stanley...

Elektra no dijo nada, pero agachó la mirada, más afectada de lo que le habría gustado admitir. Durante muchos años había odiado al hombre que había acabado con la vida de su padre, pero cuando le había conocido había comprobado que no era más que un infeliz que viviría atormentado por su trágico error el resto de su vida. En aquél momento había querido odiarle, pero no había sido capaz. Era curioso como a menudo la venganza carecía de sentido cuando se enfrentaba con la realidad, y los monstruos que resultaban aterradores durante la noche resultaban mucho menos amenazadores durante el día.

- Él te respetaba... Nunca me dijo lo que le diste aquél día, pero sé que murió por defenderlo. Quiso cumplir la palabra que te dio. Enmendar... el mal que te hizo...

Elektra no lo dudaba. No había más que ver lo destrozada que había quedado la vivienda para saber que Stanley no había entregado la llave de motu propio; los asesinos habían tenido que buscarla.

- Tu padre murió por culpa de mi marido... y ahora mi marido ha muerto por tu culpa -sentenció la mujer-. El círculo se ha completado. Ahora, lárgate. Ya tienes tu venganza.

Sus palabras estaban influenciadas por la rabia y la ira, Elektra no podía culparla. Ella nunca pretendió aquello. A pesar de lo que la mujer pudiera pensar, no deseaba la muerte de Stanley. No había sido sino otra víctima en la inmensa tragedia que era su vida. Pero, ¿qué podía decirle a aquella mujer? ¿Que le había entregado a su marido un artefacto de inmenso poder cósmico porque pensaba que sus enemigos no serían capaces de encontrarlo allí? ¿Que sabía que ella siempre sería perseguida pero que nadie buscaría en la casa de un simple policía de mediana edad? Jamás pensó que nadie pudiera encontrar nunca la Llave de Escorpio. Esa era la verdad. A menudo, no hacían falta grandes cajas fuertes enterradas en remotos rincones ignotos de la tierra. A veces, ocultarse a simple vista era la mejor manera de pasar desapercibido.

Pero no dijo nada de aquello. Simplemente se dio la vuelta y salió de la vivienda.

No tenía ninguna pista para empezar a buscar, así que haría lo único que podía hacer, rastrear a los que habían tratado de conseguirla en el pasado. Puesto que se la había arrebatado a Hydra, era más que probable que la quisieran de vuelta. No era una pista muy sólida, pero era la única que tenía, y era posible que consiguiera rastrear movimientos sospechosos de la organización a través de sus conexiones con S.H.I.E.L.D...


Afueras de Nueva York.
24:00 p.m.


El lugar del intercambio había sido escogido ex-profeso por encontrarse en un polígono industrial abandonado, y la única fuente de luz procedía de los faros del elegante vehículo que se detuvo frente al almacén indicado. Los haces de luz se centraron sobre los tres seres de piel verdosa que les habían citado en aquél lugar. Las puertas del vehículo se abrieron y tres hombres trajeados lo abandonaron. Uno de ellos, el que iba al frente, sostenía un maletín de piel negra en su mano, mientras los demás, más grandes y musculosos, aguardaban preparados y dispuestos a su espalda.

- Buenas noches -se presentó el hombre-. Soy el agente Zalman. Éstos son empleados míos. Sus nombres no tienen importancia. Espero que ese objeto que nos queréis ofrecer realmente sea tan valioso como habéis sugerido...

Uno de los seres de piel verdosa hizo un gesto al que tenía a su lado, el cual le alargó un pequeño cofre de madera tallada con dos escorpiones sobre la cubierta. En su interior, sobre un lecho de seda descansaba una resplandeciente llave dorada.


El agente de Hydra enmudeció, y el skrull sonrió.

- ¿Deduzco por su silencio que ha quedado debidamente impresionado, agente Zalman?

- Mmm... -el agente carraspeó, incómodo-. Ésto resulta un tanto embarazoso... Mi organización ha buscado esa llave durante años, ¿de dónde la habéis sacado?

- Digamos que fue... un golpe de suerte -dijo el skrull volviendo a cerrar la tapa del cofre-. ¿Queréis la llave o deberíamos buscar otro comprador? Seguro que podríamos encontrar un centenar en América.

- Nonono, por favor... -dijo el agente con una sonrisa nerviosa-. Preservémosla de América. ¿Hans?

Uno de los fortachones se adelantó para entregar el maletín al Skrull y recoger el cofre.

- Si me permite la pregunta, agente Zalman... ¿qué pretenden hacer con la llave?

- Bueno... Veréis... Lo cierto es que Hydra lleva muchos años vagando por el mundo, sin un hogar. Quizá utilicemos la llave para conseguirnos un país. Ya sabéis, una propiedad... seguro que entendéis de lo que hablo. En fin... ha sido un placer hacer negocios con vosotros -concluyó, disponiéndose a regresar hasta el coche.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   6th Septiembre 2016, 18:26

20 de septiembre de 2018.
13:20 en algún sitio, en Colorado por ejemplo.
"La Milano". Nave de los Guardianes de la Galaxia.
Flotando entre la Tierra y la Luna.


- ¡Peter Quill! ¡Has vuelto a dejarte esta porquería en mi cuarto!- Abrí un ojo para ver qué era lo que quería Gamora y vi que en su mano estaba mi walkman. Lo apretaba con fuerza provocando que este vibrase entre sus dedos. Puse una mueca de horror y me levanté como un resorte.

- ¡Eh, eh, eh, eh! ¡Cuidado con eso Gamora! Ya no los hacen...- Ella estaba enfadada. No enfadada en plan Gamora de romper todo y sacarte la columna como si estuviese limpiando pescado, pero sí en plan "te voy a dar una patada que te voy a enterrar". Alargué la mano hacia la suya para cogerlo y ella la apartó, poniendo su cara entre la mía y el aparato.

- Te he dicho que no quiero tus cosas en mi cuarto. Me niego a que se convierta en una leonera como el tuyo. La próxima vez que lo vea ahí lo romperé, ¿ha quedado claro?-

- Vale, vale, perdona. ¡Y mi cuarto no está hecho una leonera! Cada cosa es tá en el sitio que le corresponde. Es sólo que no entiendes mi concepto del orden.- Ella puso los ojos en blanco y se marchó. Yo me encogí de hombros y me puse los cascos con suavidad, dándole al play.


Sonreí para mí y me acerqué meneándome al cuadro de mandos. Me dejé caer contra el sillón y comprobé que todo estuviese en orden. Una luz parpadeante captó mi atención y me incliné hacia delante. Un informe del cuerpo Nova decía que habían registrado actividad skrull en la ciudad de Nueva York. Comprobé los datos y vi que eran bastante recientes. De apenas unas horas. Intenté comunicar con Sam para preguntarle si esta información era correcta pero no lo conseguí.

- Oye Gamora... ¿Has oído algo acerca de unos skrulls en Nueva York?... ¿Gamora?- Pude escuchar los pasos de mi compañera mientras se acercaba al puente de mando.

- ¿Qué quieres Peter?- Había cansancio en su voz.

- Mira...- Señalé la pantalla y le enseñé el comunicado. Ella lo leyó y luego sacó ligeramente el labio inferior y asintió.

- Ya veo... ¿Y?-

- Bueno... Tal vez deberíamos ocuparnos de ello, ¿no?- Ella suspiró y negó con la cabeza.

- No es un mensaje de emergencia. De hecho, lo más probable es que fuese para los Vengadores para que le echasen un vistazo ya que son los que más cerca están.- Se alejó de mí tranquilamente, como si la cosa no fuese con ella. Yo seguía con el ceño fruncido y escuchando de fondo la música que salía de los pequeños cascos.

- Ya, pero...-

- Olvídalo Peter, se encargarán ellos.- Ya... Se encargarán los Vengadores. Si, Gamora tenía razón. Ellos se encargarían...

-----------------------

... Pero no había nada de malo en echar un vistacillo, ¿verdad? Eso pensé yo, y Gamora puso de nuevo los ojos en blanco diciéndome que hiciese lo que me diese la gana. Naturalmente no quería obligar al resto a hacer algo que sólo quería hacer yo, así que cogí una pequeña cápsula y bajé a la ciudad que nunca dormía a echar un vistazo. El problema y peligro que tienen los skrull es su capacidad de metamorfosis. Pueden adoptar la forma que quieran y eso les permite colarse en lugares importantes o confundirse entre la gente. Hay que ser muy muy avispado para descubrir a uno. La manera más efectiva es esperar a que cometan un error, a que hagan algo fuera de lo común, como saludar a la bandera con el pie o algo por el estilo. Los skrull son tontos y orgullosos, y creen que no necesitan aprenderse los modales ni protocolos de la raza a la que están imitando para pasar desapercibidos. Si alguna vez os habéis cruzado con alguien que estaba haciendo algo muy raro, era un skrull. Os lo garantizo.

El caso es que llevaba casi tres horas dando vueltas y analizando desde el aire las calles, sin éxito alguno. Pero claro, en una ciudad así de grande y con tantas personas encontrar a un pequeño grupo es como buscar una aguja en el cuarto de Rocket. Cuando ya había perdido el interés y me preparaba para volver a la Milano me llegó una señal, débil pero lo suficientemente fuerte como para que la registrase. Miré bien qué era. Tecnología skrull. En las afueras. ¡Bingo! Alguno de esos idiotas había usado un dispositivo de los suyos para emitir un mensaje o algo. ¿Veis? Tarde o temprano cometen un pequeño error. Y ahora me tocaba aprovecharlo.

Cuando llegué al lugar vi un enorme polígono abandonado. Me recordó a la aventura que había vivido con la súcubo y el esqueleto de fuego. Un escalofrío me recorrió el cuerpo al pensar en ambas criaturas. Aterricé y camuflé la nave para evitar que la encontrasen. Me puse el casco y las botas y cogí mis pistolas y un par de granadas por si la cosa se ponía fea. En el fondo sólo quería echar un vistazo. Tal vez no fuese más que un intercambio de chatarra o algún arma del mercado negro. Desde luego no pensaba encontrar una gema del infinito o un cristal cósmico. El mensaje era de aviso, no de alerta máxima. Aunque he visto cosas peores a decir verdad, y en sitios más pequeños que aquel. Desde luego si lo que buscaban era intimidad y mal olor lo habían encontrado.

Escalé con cuidado por las paredes del edificio hasta llegar a la azotea. Desde ahí tendría una mejor vista de todo. Escuché voces y me acerqué hasta el límite. Al parecer no habían entrado sino que se quedaron fuera. Al asomarme pude ver un coche con los faros encendidos y seis personas que hablaban entre ellas. Bueno, en realidad tres skrull y tres personas. Escuché algo de un golpe de suerte y unas llaves, y entonces vi que uno de los skrull tenía algo en las manos, lo que parecía una pequeña caja, pero no pude ver el interior de esta. La cerró y dijo que buscarían a otro comprador. Lo que suponía, alguna baratija o algo por el estilo. El hombre parecía nervioso e insistió en que serían ellos quienes lo comprarían. Agente Zalman... No me sonaba de nada. Dijeron entonces que pretendían hacerse con un país o algo así con ayuda de esa llave, lo que hizo que frunciese el ceño. ¿La llave de un país? No, eso no tenía sentido. ¿Sería algo más grave? O tal vez llave fuese solo un nombre en clave. Tal vez fuese algo más... Me quedé pensativo observando como el pequeño grupo improvisado parecía contento con el intercambio y se disponían a tirar cada uno para su lado.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   9th Septiembre 2016, 00:09

Y, de repente, ante los ojos de Star-Lord, la estilizada silueta de una mujer ataviada al estilo ninja se recortó contra la luna del cielo, cayendo de manera grácil sobre el matón que llevaba el cofre. Su cuerpo se arqueó en el aire como si estuviera realizando un paso de baile, asestándole una patada en la cabeza.


El crujido que hizo el cuello al doblarse hacia atrás fue lo único que se escuchó a continuación, pues ella cayó ágilmente sin hacer el menor sonido, sosteniendo el cofre entre sus manos. De inmediato los skrull la apuntaron con sus armas, pero el agente Zalman hizo un gesto con las manos para que no disparasen.

- Por favor, por favor, no hay necesidad de todo esto. Si disparáis ahora podéis dañar la llave. Elektra, cariño, vamos a hablar de manera civilizada sobre lo que tienes en ese cofre, ¿de acuerdo? Y espero que me creas si te digo que no necesitas ponerte agresiva. ¿Podemos todos bajar las armas?

Nadie lo hizo. Los skrull continuaron apuntándola y ella mantuvo los sais en la mano y la caja bajo el brazo, agazapada como un gato, pero nadie inició movimiento alguno. La mirada de ella estaba fija en el humano, pero era tan inexpresiva, y se mantenía tan inmóvil, que habría podido pasar perfectamente por una estatua.

- ¿Podemos hablar un momento sin iniciar una masacre estilo ninja? ¿Sí? Escucha, no te guardo rencor por lo que le has hecho a mi agente, en serio. Total, de un tiempo a ésta parte había dejado de ser muy útil que digamos, pero a lo que iba... Sabemos que vendes tus servicios como mercenaria independiente; ¿Quién te ha contratado? ¿S.H.I.E.L.D.? Sí, seguro que sí. Siempre es lo mismo; Nosotros contra S.H.I.E.L.D., S.H.I.E.L.D. contra nosotros, en un baile eterno que no parece terminar nunca. No sé mucho sobre ti, Elektra, sólo lo básico, aunque no es poco. Te has labrado una buena reputación masacrando a nuestros hombres -dijo en tono distendido, como si se tratara de un detalle sin importancia-. Pero sí sé que no sientes ningún aprecio por E.E.U.U. o por S.H.I.E.L.D. Supongo, pues, que tu lealtad se puede comprar. Corrígeme si me equivoco.

La mujer continuó sin responder ni moverse, sólo mirando. Hubiera resultado imposible adivinar lo que se le pasaba por la mente en aquellos instantes.

- Pero, ¡eh!, ¿quién soy yo para juzgar? Todos somos mercenarios en éstos tiempos difíciles. ¿Sabes acaso lo que hay en ese cofre? ¿El poder que entraña? ¿Se te ha ocurrido pensar lo que Furia puede querer hacer con él? Te lo ruego, Elektra, querida... Entréganoslo y te garantizo que tendrás mucho más de lo que te haya podido prometer Furia -silencio-. ¿Y bien? ¿Cuál es tu respuesta?

La mujer ató el pañuelo que llevaba a la cabeza en torno al cofre y lo cogió a modo de bandolera al tiempo que cruzaba los sais ante sí. El agente Zalman suspiró.

- Tssk... Qué decepción... Esperaba más de ti, Elektra. Fallo mío, supongo, por pensar que sería factible razonar con una puta de alquiler. Skrull... si la matáis, doblaré el precio que ya os he pagado por la llave.

Los skrull se giraron hacia Elektra y Zalman sonrió con sadismo.

- Nos vamos a divertir...

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   21st Septiembre 2016, 17:13

Debería intervenir... Es decir, fuera lo que hubiese en ese cofre venía de manos skrull, y cualquiera sabe que nada que provenga de ellos puede ser bueno. Lo que más me rondaba la cabeza era algún arma o un objeto cósmico explosivo y lleno de poder, como un cristal. Pero antes de que pudiese sacar las pistolas de mi cinturón algo cayó del cielo y golpeó al tipo del cofre con fuerza y un desagradable "crack". Los skrull apuntaron a la figura que acababa de caer pero el hombre calmó el ambiente antes de que volasen los tiros. Durante un segundo pensé que aquella silueta era la de Gamora que había seguido mis pasos y decidía intervenir antes de que fuese tarde, pero no parecía ella. Y en cuanto el hombre habló dirigiéndose a ella como Elektra supe que no se trataba de mi compañera. Una parte de mí habría deseado que hubiese sido ella. Trabajar con amigos siempre era más divertido que solo, pero ahora había despertado mi curiosidad. No me sonaba ninguna Elektra de los Vengadores ni ninguna amiga de Tony. Decidí esperar a ver qué sucedía después.

La situación era tensa, como en muchas otras en las que había estado. Ya sabéis, la típica donde en cualquier momento alguien dispara y eso se convierte en la guerra. La mujer estaba tan quieta sin mover ni medio músculo que llegué a pensar que se había convertido en piedra. Los skrulls no bajaban las armas y el tío se marcó un monólogo intentando apelar por la atención o comprensión de la mujer. La conocía, y yo pude sacar en claro que era una mercenaria, pero no dijo nada. Se limitó a no moverse y tener unas pequeñas espadas de esas que usan los ninjas en las manos, preparada para atacar. Yo sabía que de poco le servirían contra un blaster skrulliano, a menos claro está que fuese una Gamora o Drax en potencia, quienes podían perfectamente luchar cuerpo a cuerpo contra seres con armas de fuego. Se soltó el pelo y se puso de pie, guardando sus pequeñas armas. Ahí bajo la luna y con la melena suelta pude ver que la tipa estaba rebuena. ¿Qué? Tenía unas curvas que debía estar señalizadas para evitar algún accidente, y uno no es de piedra.

Entonces el invento se fue a la mierda. El tío del monólogo parecía decepcionado y dijo a los skrull que si la mataban les pagaría el doble. Con un rápido movimiento saqué mi pistola elemental y otra que llevaba, disparando dos rayos de electricidad que golpearon a dos de los skrull en el pecho, dejándolos retorciéndose de dolor. La distancia que nos separaba serían unos cincuenta metros y gracias a la altura en la que me encontraba tenía un buen tiro. Disparé al tercero pero lo esquivó, consciente de que había otro más en la escena tras ver a sus hermanos en el suelo. Tuve que agacharme para evitar el disparo que se estrelló contra el borde de la azotea, provocando que varios trozos de ladrillo y cemento saliesen volando. Me asomé a toda velocidad y grité a la mujer.

- ¡CORRE! ¡YO TE CUBRO!- Disparé dos veces más antes de tener que volver a esconderme tras el muro que cedió por los disparos, quedando un hueco lleno de polvo. Cogí carrerilla y salté al vacío, disparando de nuevo. En mitad de la caída activé mis botas y maniobré en mitad del aire. Busqué con la mirada rápidamente un sitio donde cubrirme y comprobar si la chica estaba a salvo. Esquivé de milagro frenando de golpe un disparo del skrull.- ¡D'ast! ¡Estúpido krutakin!-

Disparé una bola de color azul que estalló frente a ellos, cubriendo el suelo con una capa de hielo. Caí al suelo y giré con menos agilidad de la que me habría gustado. Los otros dos skrull se habían desperezado y cogían sus armas dispuestos a dispararnos. Tendría que dispararles desde más cerca si quería dejarlos fuera de combate.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   10th Octubre 2016, 19:04

No era la primera vez que se enfrentaba a skrulls. Durante la invasión a gran escala que realizaron sobre la Tierra había combatido contra varios, pero habían sido impostores suplantando a Lobezno y a Daredevil, y se habían ceñido (más o menos, podría decirse "libremente") a su estilo de lucha habitual.

Después estaba la fulana que habían enviado a capturarla. Al parecer había dedicado meses a observarla y estudiarla, para que durante la invasión nadie fuera capaz de notar la diferencia cuando se hiciera pasar por ella. Por ésta razón, la había retado utilizando sus mismas armas y métodos de lucha, para comprobar si su entrenamiento había resultado efectivo. No lo fue, por supuesto. Ningún patético imitador podría vencerla utilizando sus propias armas, porque, sencillamente, era la mejor en su estilo de lucha. La maldita goblin de piel verde había terminado con sus huesos ardiendo en los hornos de la vieja fábrica que había utilizado como escondite.

Pero entonces había aparecido aquél puñetero skrull... Había conseguido pillarla con la guardia baja utilizando la invisibilidad de Sue Storm, y la había dejado K.O. utilizando la fuerza de la Cosa.

Una cosa habían tenido en común todos ellos, y era que ninguno había utilizado armas futuristas contra ella. Aunque en realidad no le extrañaba, ya que habían tenido la intención de capturarla viva y había sido capaz de vislumbrar su nivel de tecnología durante el tiempo que había pasado como su prisionera. No guardaba recuerdos precisamente gratos de aquella época. El bastardo que la derrotó se había estado haciendo pasar por ella durante una buena temporada y todavía había gente que le echaba en cara las cosas que supuestamente había hecho mientras se encontraba atada a la mesa de operaciones de algún laboratorio alienígena.

Existía una leyenda que decía que Elektra era capaz de esquivar las balas.

No lo era.

Sencillamente utilizaba sus poderes para meterse en la mente de otros y así poder anticiparse a sus reacciones; después, lo único que tenía que hacer era observar el movimiento del brazo cuando apretaban el gatillo para calcular la trayectoria aproximada de la bala y esquivarla por milímetros. A veces incluso utilizaba sus poderes mentales para hacer creer a sus víctimas que le habían dado y de ésta manera alimentaba la leyenda y el temor que la gente experimentaba al escuchar su nombre, pero lo cierto era que su inmortalidad era una falacia, y que un disparo por sorpresa podía herirla como a cualquiera, y por eso no tenía la menor intención de quedarse a comprobar si podría o no esquivar los disparos de los blásters...

Cuando el chico rubio que había aparecido de repente le dijo que corriera no se lo pensó dos veces; flexionó los bien entrenados músculos de sus piernas y saltó una distancia considerable, trepando por las cajas que había apiladas junto a uno de los almacenes hasta llegar al tejado. Desde arriba vio cómo el chico maniobraba en el aire utilizando una especie de botas propulsoras que le permitían levitar en el aire como Iron Man. ¿Quién diablos era? No lo había visto en la vida, ni había oído hablar de él, pero a juzgar por los jugetitos que llevaba, y por el modo en el que había intervenido en su ayuda contra Hydra y los Skrull debía ser uno de esos héroes que siempre andaban metiéndose en todo. Definitivamente, tenía que salir de allí. Ella no había pedido que la salvasen, y si la Llave de Escorpio caía en manos de Hydra, el mundo correría un grave peligro. No podía arriesgarse a que pudiera llegar a suceder, y además no le apetecía andar respondiendo a las preguntas del héroe. Aquello no era asunto suyo, se dijo mientras se daba la vuelta con la intención de marcharse mientras el rubio tenía entretenidos a sus enemigos. Porque no lo era... ¿verdad?

Le escuchó soltar una imprecación y se volvió de nuevo a mirar casi sin pretenderlo. El chico estaba caído en el suelo, y tanto los Skrull como los agentes de Hydra apuntaban en su dirección, dispuestos a quitárselo de en medio para poder reanudar la persecución de la mercenaria. Aquello iba a ser una ejecución.

- Mierda -masculló.

No tenía tiempo de ocultar la caja, pero confió en que no todos sus enemigos gozarían de su misma habilidad para subir hasta allí. Así que la dejó caer y saltó, realizando una grácil pirueta al tiempo que, en un movimiento fluido, su mano recogía los shuriken que mantenía escondidos entre sus vestiduras y los arrojaba sobre sus enemigos.

Se puso delante de Star Lord para cubrirle mientras se levantaba y le dedicó una media sonrisa maliciosa:

- ¿Qué prefieres, lagarto o serpiente?

Tirada:
 

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 1960
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 20
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   10th Octubre 2016, 19:04

El miembro 'Elektra Natchios' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de 10' : 3

--------------------------------

#2 'Dado de 10' : 8

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   4th Noviembre 2016, 20:36

Naturalmente pelearte a las afueras de una enorme ciudad donde no hay apenas luz y desde luego lo último que va a haber es un policía rondando para proteger no es como en las películas. En las pelis de acción el bueno recibe como un campeón, pero siempre tiene fuera para levantarse de nuevo, más macho que nadie, y partir un par de mandíbulas antes de acercarse al villano de turno que se arrastrará por el suelo intentando alejarse en vano del héroe que le mira con dureza. Un par de típicos "¿quién demonios eres tú?" y el tío tiene su momentito de gloria que el espectador adora donde arrea al malo y lo deja K.O con una de esas frases estilo "¡y no se te ocurra levantarte!" para después alejarse para salvar a la chica. En la vida real los malos no tienen tan mala puntería, y no dudan en meterte un tiro entre ceja y ceja sin miramientos ni desvelándote el plan maestro ni mierdas. Allí no había momento de gloria ni historias de esas como no supieses defenderte ni ser listo. Y aunque mi madre me repitió una y mil veces que nunca me metiese en peleas callejeras la había perdido demasiado pronto, y esa faceta rebelde de no seguir las normas era ahora mi estandarte. Y así me iba.

Un disparo movió una de las cajas que estaba usando de escudo y tuve que dar un mal paso para evitar que esta me aplastase. Un mal paso que me dejó en una situación comprometida, con varios cañones apuntándome directamente. "Bueno Peter, otra vez entre el blaster y la pared. ¡Qué poco previsible!". Con el inconveniente de que esta vez dudaba que Gamora, Rocket, Drax o Groot apareciesen en el último momento para salvar mi pellejo. Con un poco de suerte estos tíos me capturarían y entonces podría escaparme de la cárcel a la que me llevasen. No sería la primera ni la última vez que lo haría. Eso sí, si decidían ir por el otro camino y ejecutarme ahí mismo... Bueno, prefiero pensar en lo primero. Es más bonito tener esperanza antes de morir, ¿no creéis?

Algo cayó delante de mi, y cuando miré a ver qué era vi a la mujer a la que acababa de salvar hacía unos pocos segundos. Bueno, al menos parecía estar dispuesta a pelear junto a mí para que esos tipos no se llevasen el maletín. Parecía estar preparada para la lucha, a juzgar por su posición defensiva y su mirada en alerta. Me levanté rápidamente pues no quería quedarme ahí tirado donde era un blanco fácil y ante su pregunta sonreí.

- Se me dan mejor los lagartos. Además, parece que el tipo del traje tiene algo personal contra ti, y no me gusta meterme en los temas personales.- El estallido fue, como siempre, rápido e intenso. Ellos descargaron sus armas contra nosotros y nosotros hicimos lo propio. Intenté darle la cobertura que pudiese mientras se enfrentaba a ellos, al mismo tiempo que también me servía para cubrirme. Sus movimientos ágiles y rápidos no estaban mal. Me recordaba a Gamora pero más elegante. Gamora tenía esa mezcla de letalidad y brutalidad que la habían convertido en la mujer más peligrosa de la galaxia por algo. Esta era casi como ver una danza. Una danza letal, pero una danza. Con un rápido movimiento dejó fuera de combate a uno de los skrulls y se dirigió a por el tío de Hydra. Yo descargué una rápida ráfaga de disparos contra los otros tíos, atrayendo su atención hacia mí. Sentí un fogonazo caliente en el hombro de un disparo que impactó contra la protección metálica que lo cubría. Maldije con fuerza y contraje el brazo, disparando con el otro. ¡Das't qué dolor! Sólo esperaba que mis disparos pudiesen alcanzar a todos y dejarlos fuera de combate antes de que hiriesen a la mujer.

Tirada:
 

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 1960
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 20
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   4th Noviembre 2016, 20:36

El miembro 'Star-Lord' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de 10' : 8

--------------------------------

#2 'Dado de 10' : 1

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   7th Noviembre 2016, 20:53

Elektra se movió con suma elegancia, sorteando los disparos a base de no quedarse quieta más de medio segundo en el mismo sitio; Saltó sobre una de las cajas, de ésta al tejado más cercano, desapareció por el otro lado, volvió a reaparecer en el suelo, saltó sobre otro de los tejados, de ahí se dejó caer sobre otra caja con una estilizada voltereta, se dio impulso al tiempo que desenvainaba la katana y le cortó la cabeza a uno de los skrull sin que éste acertara a reaccionar. Sus movimientos eran tan gráciles, tan silenciosos, y se aprovechaba de las sombras con tanta pericia que era como si literalmente se desvaneciera en el aire, volviéndose invisible, y no la veías hasta que ya tenías su espada en tu garganta. Verla luchar era un espectáculo de una belleza aterradora; no era de extrañar que su mero nombre suscitara tanto pavor.

Por su parte, Peter tampoco se desenvolvía nada mal, y no vacilaba en lo más mínimo a la hora de enfrentarse a enemigos peligrosos que le superaban en número. A Elektra le gustaban los hombres valientes. Parecía que aquél rubito era mucho más que una cara bonita...

Los dos skrull y el matón de hydra que quedaban trataron de acorralarle, y él se defendió realizando un barrido con la pistola que hizo llover fragmentos de hielo sobre ellos. Las esquirlas les aguijonearon, clavándose en múltiples zonas de sus cuerpos y haciéndoles soltar exclamaciones de dolor. No les hizo demasiado daño, pero sirvió para hacer que soltaran las armas o, como mínimo, que erraran el tiro.

El líder de Hydra, al ver cómo la situación se descontrolaba, optó por tratar de salir corriendo en dirección al coche, pero no llegó a dar diez pasos antes de que un afilado sai penetrara por la parte baja de su espalda, atravesándole hasta sobresalir por su abdomen.

Avanzando hacia donde se encontraba, se agachó para recuperar el sai y con una frialdad impresionante le remató con la misma arma perforándole el corazón. La sangre que brotó a chorro de la herida le salpicó la cara sin que se inmutase lo más mínimo. Listo, había quitado de en medio al líder de aquél pequeño grupo de Hydra. El matón que quedaba no importaba, y los skrulls...

Se incorporó para contemplar cómo luchaba Quill con ellos. El guardián rubio parecía tenerlo todo bastante controlado. A Elektra no le cabía duda de que ganaría aquella pelea, y cuando lo hiciera, pediría explicaciones, unas explicaciones que no estaba dispuesta a dar. Afrontémoslo, por muy mono que fuese, y por mucho que hubiera intervenido en el momento justo, lo cierto era que no le conocía de nada. ¿Quién le decía que no era un mercenario que se había enterado del intercambio que estaban realizando los skrull con Hydra y pretendía robar la Llave? Se trataba de un objeto demasiado peligroso como para permitir que cayera en las manos equivocadas, y Elektra no era conocida por tomar riesgos innecesarios... ni por creer en la bondad natural del ser humano.

Incluso aunque no fuese más que lo que aparentaba, un héroe bienintencionado, igualmente querría pedirle explicaciones, y quizá querría arrebatarle la llave para ponerla "a buen recaudo" con la arrogancia natural de los de su clase. Pero ella no se fiaba de nada que no estuviese custodiado por sus propias manos. Así que, sintiéndolo mucho, tendría que marcharse mientras mister "One million" estaba entretenido con las lagartijas.

- Lo siento, bombón... -musitó para sí antes de trepar con agilidad al tejado en el que había dejado caer el cofre. ¡Y tanto que lo sentía! De haberse encontrado en diferentes circunstancias, quizá tras la barra de algún bar, el resultado de la noche podría haber sido muy diferente... e infinitamente más gratificante para ambos.

Tras un último vistazo atrás para asegurarse de que el hombre lo tenía controlado, echó a correr saltando de tejado en tejado para alejarse de allí.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   9th Noviembre 2016, 12:58

Pude ver por encima de las cabezas y disparos de esos malditos skrull como la mujer se dirigía a por el tipo del maletín y sonreí. Perfecto encanto, te daré toda la cobertura que pueda. Los skrull no eran badoon. No eran tipos estúpidos contra los que luchar fuese un paseo. Sabían desenvolverse muy bien. Eran muy buenos luchadores cuerpo a cuerpo, rápidos y letales, y además estos en concreto estaban muy bien armados. No era ninguna tontería pelearse con ellos. Tener allí a Gamora y Drax habría agilizado todo mucho. Ellos habrían destrozado a aquellos skrull en cuestión de segundos, con un par de movimientos cada uno. Pero yo no tenía sus poderes ni capacidad de combate. Me alegraba de tenerles en mi equipo a decir verdad. Pensar en que Gamora me persiguiese por la galaxia queriendo matarme... Espera, qué tontería, ya lo había hecho un par de veces. Aunque dudaba de hasta qué punto su verdadera intención era la de matarme o simplemente darme caza para exigir una respuesta o porque me había ido por ahí de juerga. Pero ahora no estaban ahí, así que me tocaba apañármelas solito. Tampoco estaba tan mal. Lo había hecho un gran número de veces.

- Creo que es momento de enfriar un poco la situación.- Cambié a modo hielo con mi pistola elemental y lancé una ráfaga de esquirlas que golpeó a todos. Por desgracia no fueron lo suficientemente grandes como para acabar con ellos, pero si para cabrearlos un poco. Vale, ¿qué tal un poco más de potencia? Pero tuve que cubrirme antes de que me convirtiesen en un monticulito de ceniza humeante. Oí sus maldiciones mientras se sacaban los trozos de hielo del cuerpo y se acercaban hacia mí. El hielo había sido buena y mala idea, de manera que lo mejor era volver a la energía y disparar con ambas pistolas. Con un rápido movimiento salté y disparé contra ellos, lanzando varios blasters en su dirección. Todo fue muy rápido y hubo una explosión que me mandó varios metros volando hasta chocar contra el edificio. Caí al suelo de morros y me levanté llevándome la mano al costado. Un fuerte dolor punzante venía des de ahí, y me miré la mano para ver si tenía sangre. No parecía, pero también llevaba el guante puesto así que podía no verla en mitad de la oscuridad.

- ¡Socorro! ¡Ayuda!- Escuché aquella voz desde el otro lado de las llamas. Cogí la pistola elemental del suelo pues la había perdido en el impacto y me acerqué en dirección a aquella voz. Vi el cuerpo de uno de los skrull tirado en el suelo, quemándose lentamente. Estaba muerto. Y vi dos cuerpos forcejeando. Las llamas me impedían ver bien, pero cuando los vi era uno de los skrull con un cuchillo en el cuello de la chica. Ambos presentaban heridas y apunté a la cabeza del skrull.- ¡Por favor, ayúdame!-

Me dolían varias partes del cuerpo, pero por suerte la cabeza no estaba entre ellas. Había evitado los impactos ahí y podía pensar con claridad, de manera que el pulso no me temblaba y mantenía la calma. Mi siguiente movimiento debía ser preciso y cuidadoso si quería salvar a la chica. No veía al tercer skrull y me temía que aquello pudiese ser una trampa.

- ¡Por favor, ayúdame! ¡Ayúdame, Peter!- Me paré en seco. Ella tenía una mano en la espalda, como intentando alcanzar algo. Y lo comprendí al instante. Disparé sin dudarlo al skrull del cuchillo y luego a la mujer en la cabeza. Esta cambió su forma y se convirtió en el tercer skrull que me faltaba. Nunca le había dicho mi nombre a aquella mujer, pero por desgracia para ellos no lo sabían. Esa había sido su perdición. Y hablando de la mujer... Me giré mirando a mi alrededor y no la vi por ningún lado. ¡Será posible! ¿Se había largado? Activé mis botas y me elevé varios metros hacia el cielo, subiendo por encima de las azoteas de los edificios... Y bingo. Allí estaba, saltando de una azotea a otra a un par de edificios de distancia. Maldije y me lancé a por ella. No fue difícil alcanzarla pues yo iba volando y ella tenía que saltar por las azoteas, cogiendo carrerilla. Además llevaba el cofre que le había arrebatado a los skrull, y quería saber qué había en él. Si los skrull estaban detrás bien podía ser algún artefacto cósmico.

- ¡Eh! ¡Oye! ¡Espera, quiero hablar contigo!- Estaba a escasos metros por encima de ella y estaba seguro de que me oiría de sobra. Sentí un pinchazo en el costado que me desequilibró un poco, obligándome a aterrizar. Busqué un sitio seguro, a unos diez metros por delante de ella. Mi aterrizaje fue mucho menos grácil de lo que me habría gustado, pero sin llegar a ser una caída a plomo. Me levanté apretándome los dientes y con la mano en el costado. Miré al a mujer que se dirigía hacia mí.- Espera, ¡oye! ¡No quiero hacerte daño, ¿vale?! Solo... Dame cinco minutos, es todo lo que pido.-

Desactivé mi casco pulsando el botón del lateral y respiré algo mejor, menos agobiado. Me froté un poco la cara y luego la miré. Ella parecía haberse detenido y lo agradecí.

- Oye, mira, no sé quién eres ni de qué vas, pero tenemos enemigos comunes al parecer. Esos skrull a los que nos hemos enfrentado... Estaba buscándolos. No sabía qué se traían entre manos... Por cierto, perdón por mis modales. Soy Peter Quill.- Le ofrecí la mano amistosamente mientras intentaba aguantar los pinchazos que me recorrían el cuerpo ahora que la adrenalina iba dejando de hacer efecto.- Mira, no sé qué hay dentro de ese cofre, pero si lo tenían los skrull no puede ser nada bueno. Yo acostumbro a enfrentarme a ellos en el espacio. Ya sabes, en planetas lejanos y demás, y por experiencia sé que manejan cosas peligrosas, y si un tío así trajeado que parece un jefe de algo lo quería es posible que sea algún aparato cósmico de gran poder... ¿Tú sabes qué es?-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   9th Noviembre 2016, 20:27

Elektra era ágil y rápida, pero claro, el chico de oro usaba botas voladoras, y difícilmente se podía competir contra eso. Se deshizo de sus enemigos con mayor rapidez de la que ella había supuesto, y no tardó en alcanzarla. Cuando le escuchó por encima de su cabeza no se detuvo, pero no tuvo más remedio que hacerlo cuando descendió por delante de ella, cortándole el paso. Parecía herido. Elektra miró pero no fue capaz de encontrar sangre. Su primera reacción al ver que le bloqueaba la huida fue ponerse una vez más en posición defensiva, manteniendo el cofre protegido a su espalda con el brazo izquierdo mientras con el derecho cruzaba un sai ante ella.

- Espera, ¡oye! ¡No quiero hacerte daño, ¿vale?! Solo... Dame cinco minutos, es todo lo que pido.

Elektra no respondió, pero tampoco atacó ni se movió. Era su manera de decirle que le daba esos cinco minutos.

El chico se quitó el casco, y la griega pudo comprobar que aquella cara era, en efecto, el complemento perfecto para un cuerpo de escándalo y una cabellera rubia de ensueño. Caramba... no se había equivocado en su suposición, el tipo estaba tremendo, pero nada en su postura o su expresión dio a entender que se había fijado. Su entrenamiento ninja le permitía mantener un control absoluto de su cuerpo; nada que ella no quisiera mostrar saldría nunca a la superficie.

- Oye, mira, no sé quién eres ni de qué vas, pero tenemos enemigos comunes al parecer. Esos skrull a los que nos hemos enfrentado... Estaba buscándolos. No sabía qué se traían entre manos... Por cierto, perdón por mis modales. Soy Peter Quill.

No dejó que el ofrecimiento de su mano la distrajera o le hiciera bajar la guardia. Acababa de decir que los skrull eran sus enemigos, lo cual era una buena señal, pero seguía sin fiarse de él. Para corresponder a su saludo tendría que abandonar su postura defensiva y ofrecerle la mano que llevaba el sai. A un buen luchador no le costaría nada hacerle una llave, obligarla a soltar el arma y acabar poniéndole una daga en el cuello. Lo había visto demasiadas veces, se movía en un mundo de continua traición, y no podía evitar dejar de calcular continuamente las maneras en las que Quill podría jugársela, así que permaneció inmóvil en su posición, mirándole fijamente, sin perderse uno sólo de sus movimientos, para poder reaccionar en cuanto hiciera algo sospechoso. Al cabo de unos segundos, él pareció entenderlo y retiró la mano.

- Mira, no sé qué hay dentro de ese cofre, pero si lo tenían los skrull no puede ser nada bueno. Yo acostumbro a enfrentarme a ellos en el espacio. Ya sabes, en planetas lejanos y demás, y por experiencia sé que manejan cosas peligrosas, y si un tío así trajeado que parece un jefe de algo lo quería es posible que sea algún aparato cósmico de gran poder... ¿Tú sabes qué es?

Se enfrentaba a ellos en el espacio... pero seguía sin decirle quién era más allá del nombre, y por tanto Elektra seguía sin saber si podía confiar en él. Pero no podía evitarlo, por alguna razón le caía bien, y prefería tratar de solucionar aquello por las buenas. Sólo esperaba que fuera razonable.

- Lo que hay en éste cofre es algo demasiado poderoso como para permitir que caiga en las manos equivocadas -explicó, sucinta-. Se lo robé por encargo de S.H.I.E.L.D. a un dictador en Iraq que pretendía utilizarlo para conquistar el mundo, pero me lo quedé yo porque no me fiaba del uso que le podría dar Furia. Éste chisme es capaz de absorber todas las fuentes de energía existentes: electricidad, luz, hasta las energías cósmicas y estelares, dándole a su poseedor la capacidad de utilizarla a su antojo en forma de destructivos rayos. Aquél tipo lo tuvo activo durante unos pocos minutos y provocó un apagón en todo el país. Nadie debería tener esa clase de poder en sus manos. Lo mantuve oculto durante años, pero esos bichos, no sé cómo, lo encontraron y me lo robaron y estaban intentándolo vendérselo a Hydra. Puedes imaginar lo que éstos harían si lo tuvieran, y puedes imaginar por tanto por qué no puedo permitir que nadie lo toque.

Extendió el sai hasta apuntar directamente a la garganta de Star Lord como una clara declaración de intenciones.

- ¿Para quién trabajas? ¿Eres un mercenario? ¿Te envía Furia?

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   13th Noviembre 2016, 22:30

La mujer se detuvo y se quedó mirándome con aquellos ojos inquisitorios. De no haber estado acostumbrado a la penetrante mirada de Gamora podría incluso haberme achantado un poco. Parecía una pantera a punto de lanzarse a por su presa... Y hablando de pantera, menuda era esta. Pff, vaya curvas. Céntrate Peter, a lo que estamos. El cofre. Le pregunté y ella, sin bajar la guardia ni un milímetro me contestó. Un cacharro capaz de absorber energía tanto eléctrica como cósmica y no sé qué más y luego usar toda esa energía almacenada para lanzar rayos que destruyesen lo que tenían delante. Vamos, lo que yo me imaginaba. Eso sonaba a artefacto cósmico que tiraba para atrás. Y entonces dijo algo que captó mucho mi atención. Había sido contratada por S.H.I.E.L.D para llevárselo, pero había decidido quedarse con él ya que no se fiaba del dirigente. Era curioso, eso era lo típico que yo habría hecho. De hecho ya se la había jugado un par de veces al cuerpo Nova en el pasado con esta clase de objetos, diciéndoles que los perdía o que me los quitaban, cuando en realidad los escondía en algún sitio que yo supiese que nadie iba a encontrar, o que en su defecto les costaría sudor y sangre hacerlo. Una rebelde contra el sistema. Me gustaba.

Me acerqué a una chimenea que tenía cerca y me apoyé en ella. Así era más cómodo. No pensaba que esa mujer fuese a atacarme, pero por si acaso estaba preparado para desenfundar mi arma si hacía falta o alejarme volando de ella. Me preguntó para quien trabajaba y si me había enviado Furia.

- ¿Furia? ¿El tío del parche? He hablado con él dos veces en toda mi vida. No creo que le importe mucho lo que haga al igual que tampoco me importa mucho lo que él haga. A ver, sobre lo de si trabajo para alguien... Vayamos por el principio. Soy Peter Quill aunque se me suele conocer también como Star-Lord. Soy el líder de un grupo conocido como los Guardianes de la Galaxia. Somos defensores de la paz por la galaxia y el universo de cualquier amenaza que aparezca. Nos hemos enfrentado a los skrull, a los kree, a los badoon... Prácticamente a cualquiera con ganas de fastidiar. No trabajamos para nadie, aunque a veces ayudamos al cuerpo Nova, una especie de policía espacial, a defender planetas y demás, aunque somos más de ir a nuestro rollo. No somos mercenarios. Somos... Forajidos, perseguidos por la ley en algunos planetas por crímenes que no hemos cometido, olvidados por nuestras familias o rechazados por nuestra cultura. Yo nací aquí en la Tierra, en un pequeño pueblecito de Colorado.- Tampoco me importaba demasiado revelarle información. Es decir, más de la mitad de la galaxia me perseguía y con razones de sobra para hacerlo, que una mujer más me quisiese echar las manos al cuello no iba a cambiar mucho mi suerte. Además, si se ponía muy fea la cosa sabía que llegado el momento Gamora me echaría una mano. Una parte de mí estaba convencido de que si en algún momento debía morir ella deseaba ser la encargada de hacerlo, y por eso me mantenía con vida... Además de nuestra amistad claramente.- Dicho mal y pronto, somos personas que hacemos lo que hay que hacer en determinadas circunstancias aunque esto requiera mancharse las manos. No somos mercenarios, simplemente hacemos lo que creemos que está bien y es bueno para la galaxia.

>> Y volviendo al tema del cofre ese... Suena como algo a lo que yo estoy acostumbrado a enfrentarme o ver. He visto objetos de ese estilo durante toda mi vida y son muy peligrosos. Aplaudo tu decisión de no dárselo a Furia, pues aunque no le conozco demasiado no tiene pinta de ser el típico tío en quien puedas confiar. Por lo menos eso es lo que dice Stark de él. Si sabes de algún sitio donde esconderlo me parece genial. Yo también puedo ayudarte si así lo deseas. No voy a quitártelo ni nada por el estilo, y créeme, soy de los tuyos, pero no te culpo si prefieres permanecer a la defensiva de momento. Yo seguramente también lo haría. El caso es que te ofrezco mi ayuda para esconderlo o hacer algo con él. Estoy harto de ver como esas cosas destrozan familias y vidas de un plumazo, y saber que esos krutakin skrull querían comerciar con él me pone enfermo... A todo esto no me has dicho tu nombre, y después de toda la charla que te acabo de meter creo que me lo merezco... Y una explicación más detallada. ¿Qué me dices?-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   21st Noviembre 2016, 13:01

Peter no tenía manera de saberlo, pero la razón de que la asesina le mirara tan fijamente era que estaba realizando un rápido sondeo de su mente conforme le hablaba, para verificar que sus palabras eran ciertas y que no tenía intención de dispararle. Una vez se hubo asegurado de que no tenía ánimo hostil hacia ella, bajó el sai y lo enfundó en las cintas que tenía en torno a los muslos para tal fin.

- Te creo -le dijo entonces, acercándose más a él. No le había parecido que tuviera intenciones de robarle el cofre, pero por si acaso se mantuvo todavía a una distancia prudencial-. He oído hablar de los Guardianes, aunque nunca me había topado directamente con ellos.

¿Policía espacial? ¿Naves? ¿Planetas? Todo aquello le sonaría a cuento de ciencia ficción si no fuera porque ella misma había sido raptada una vez por los Skrull y transportada a través del espacio, aunque estando inconsciente no era mucho lo que había podido apreciar.

- Así que un forajido, ¿eh? -le sonrió juguetona y se acercó un poquito más manteniendo el cofre a la espalda-. Yo me llamo Elektra Natchios y sí que soy una mercenaria. Pero tienes suerte... Sólo cazo a los malos.

Cuando estaba tan cerca que a Quill le habría bastado alargar la mano para atraparla dio un repentino salto mortal hacia atrás, encadenando un salto tras otro de chimenea a chimenea con una agilidad digna de una atleta olímpica hasta acabar sentada en lo alto del depósito de agua del edificio, a una distancia considerable del Guardián, sonriéndole con picardía.

- Pertenezco a los Thunderbolts, un grupo que, al igual que el vuestro, hace lo que tiene que hacerse cuando falla todo lo demás. Tampoco nos importa mancharnos las manos. Cuando la justicia brilla por su ausencia, cuando jueces corruptos dejan en la calle a los mafiosos y los terroristas... Entramos en acción y nos ocupamos de que esa gente no vuelva a hacer daño a nadie más. También vendo mis servicios como mercenaria independiente, pero, como he dicho, los chicos buenos quedan fuera de la lista, especialmente si son tan guapos como tú.

Movió las piernas en el aire como haría una colegiala inocente sentada en el borde de una piscina. Todo en ella rezumaba atracción y provocación.

- Así que, aparentemente, Quill, pareces la clase de tipo con el que podría llevarme bien... siempre que no te importe que le corte el cuello a aquellos que lo merecen. Los héroes suelen volverse bastante tiquismiquis con ese tipo de cosas, ¿sabes? Así que... -volvió a darse impulso para saltar, y a pesar de la altura se las ingenió para caer perfectamente en su posición anterior, como un gato, sólo que ya no llevaba el cofre consigo. Lo debía de haber soltado en alguna de las chimeneas, o en lo alto del depósito de agua, no podía estar seguro. Y ahora que ya no lo tenía en las manos no dudó en acercarse más... hasta apoyarle un dedo en el pecho mientras le miraba con sus intensos ojos oscuros-, si eres un chico bueno... y no tienes problemas con lo que hago... lo cual significa que no tienes intención de ponerme unas esposas a menos que sea en la cama -le susurró al oído con un brillo pícaro en la mirada antes de volver a respetar su espacio apartándose varios pasos hacia atrás, como si le tanteara.

>>- ...no me importaría darte ese cofre. Yo lo oculté donde nadie debería haberlo podido encontrar jamás, pero no sé cómo esos monstruos consiguieron localizarlo y mataron a la persona a la que había encargado su custodia. No me gusta que la gente inocente pague por mis errores. A mí me persiguen continuamente, siempre estoy en el punto de mira de todo el mundo: La Mano, la policía, otros mercenarios, el Gremio de Asesinos, héroes moralistas... Tengo que huir continuamente y no puedo por tanto responsabilizarme debidamente de su protección. Jamás creí que podrían encontrarlo donde lo dejé, de lo contrario no habría arriesgado la vida de aquél hombre. No quiero volver a cometer el mismo error, y puesto que yo no puedo ocuparme personalmente, creo que con vosotros estaría más seguro. Pero primero me gustaría que me enseñaras dónde lo ocultarías para cerciorarme al cien por cien de que es lo correcto entregártelo. ¿Qué harías con él? ¿Dónde lo llevarías? ¿Me lo mostrarías? Piénsalo bien, Cowboy... si me gusta tu respuesta igual te doy algo más detallado que una respuesta... -concluyó guiñándole un ojo.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   1st Diciembre 2016, 20:40

"Bueno Peter, una vez más tu maravillosa labia te ha dado unos minutos. Y ahora... ¿qué?" Eso pensaba mientras la mujer se acercaba lentamente hacia mí. Al menos parecía haber conseguido captar su atención y no salir corriendo. No me gustaba la idea de que algo con lo que habían traficado los skrull estuviese por ahí dando vueltas sin nadie que le echase un ojo. Ya me había topado con demasiadas desgracias por cosas así como para permitir que volviese a ocurrir si podía evitarlo. Me encogí de hombros y le sonreí.

- Pues estás de suerte porque has ido a cruzarte con el más amable de todos. No me malinterpretes, quiero a mis amigos, pero son... Un poquito, cómo decirlo... ¿Brutos? Yo prefiero intentar dialogar primero, y si eso falla, pues ya sabes... Tú misma lo has visto ahí abajo con los skrull. Con esos no se puede llegar a nada.- Elektra, Elektra... Una pequeña campanita sonaba detrás de mi cabeza con aquel nombre pero no fui capaz de recordar si la había visto antes o no. Aquel no era un nombre cualquiera, y puede que por eso lo recordase. Sin embargo, tras unos segundos intentando encontrar algo me rendí. "Pues encantado, Elektra".

La mujer dio un ágil salto y se alejó de mí en un abrir y cerrar de ojos. Realmente parecía un gato o una pantera. Gamora era ágil, pero también era mucho más agresiva y violenta, no tan elegante como Elektra. Ella parecía estar bailando, de hecho... ¿Sabéis a qué me recordó? A una de esas danzas de apareamiento que hacen algunos animales con pasos meticulosos pero al mismo tiempo elegantes. Me volví a encoger de hombros inflando ligeramente mis carrillos.

- Dependiendo del sitio algunos te dirán que soy de los malos. Si alguna vez vas a Hala lo comprobarás. Supongo que todo depende del cristal con el que se mire.- La conversación continuó con ella hablándome de los Thunderbolts o algo así creí entender, que al parecer era el grupo con el que operaba. Muy parecidos a nosotros pero aquí, en Terra. Mafiosos y demás. Ahora que lo pensaba sí que nos habíamos enfrentado a un par de mafiosos bastante krutakin en la estación Sapiencial y en otras partes de la galaxia. Los de la Iglesia de la Verdad eran una secta-mafia-locura que unos flaknard se habían montado en la cabeza que no veas. Piropo para el menda y sensualidad por parte de ella. Joder, la verdad es que tenía un cuerpazo, y encima tanta carne al aire no ayudaba demasiado. ¡Ay la imaginación, qué mala puede llegar a ser! Dio un salto y esta vez se acercó mucho más a mí, dejándome aquella perla en forma de susurro, un dedo en el pecho y esa mirada que me hizo sonreír acorde con el comentario mientras alzaba una ceja.- Llevo a dos de las personas más sanguinarias con las que me he cruzado nunca. Puede que hayas oído hablar de Gamora, la mujer más peligrosa de la galaxia, o de Drax el Destructor. Te llevarías bien con ellos. Sobre todo con Gamora. No se lo piensa dos veces si hay que cortarle la cabeza a alguien... O a más de uno.-

"Vale Peter, tranquilo. Estás en el partido. La chica parece que quiere jugar, y si eso es lo que quiere tiene delante a todo un killer...". No había pasado por alto ese último comentario, e intenté parecer lo más indiferente que pude, sin llegar a ser pasota. Ya sabéis, esa especie de "me interesas pero vamos a tontear un poco antes. A ver qué pasa". Así que decidí entrar al juego. El pensamiento de mis amigos volvió a mi mente como un papel en el viento. A veces eran un poco violentos, no lo negaré. Pero, ¿quién era yo para juzgarles? A Gamora Thanos la había educado así y yo le tenía cariño por lo que era detrás de toda esa fachada dura e inmisericorde. Sabía que tenía un buen corazón y que aunque a veces me mataría, en el fondo me veía como un buen compañero y un buen amigo. Drax era un colega de lo más peculiar. Era violento y bruto pero sólo cuando hacía falta. Nunca verás al Destructor cortarle a alguien la cabeza por simple diversión o porque le hayan cansado. Y Rocket... Bueno, era Rocket. Un día te partías la caja con él y al siguiente más te valía esconderte y no cruzarte en su camino. Y luego estaba Groot. El amoroso y cariñoso Groot. El más parecido a mí.

La verdad es que la situación de Elektra no era fácil. Casi parecía que la mitad del planeta le perseguía por vete tú a saber qué. En ese momento pensé que tal vez estuviese ayudando a una "mala" por así decirlo, pero no tenía ese aura que acompaña a las malas personas. En cierto modo me recordaba mucho a Gamora: dura, fría, pero que hacía lo correcto, o eso quería pensar. Cuando me preguntó dónde lo dejaría, me pilló un poco por sorpresa. No pensaba que fuese tan fácil. De hecho estaba convencido de que tendría que usar mi labia más de lo que la había usado hasta ahora, pero no. Su intención era buscar un lugar seguro para lo que fuese eso y si yo podía ayudarle estaba dispuesta a acompañarme.

- Pues hombre... Depende un poco de lo que es. Tenemos un amigo que podría guardarlo si se trata de algún tipo de artefacto cósmico o algo así. Es un perro... Sí, sé que suena raro, pero créeme, ese bicho posiblemente sea más listo que nosotros dos juntos. Es el guardián de la estación Sapiencial, un puerto espacial situado en el extremo del universo. Nos ayuda y nos sirve de guía o consejero en nuestras andanzas, sobre todo cuando hay cosas gordas de por medio. Podría hablar con él y preguntarle si tiene algún sitio donde esconderlo. Si lo tiene será uno de los lugares más seguros de toda la galaxia. Dudo que nadie lo encuentre si Cosmo no lo desea. Aunque como ya he dicho depende un poco del poder que tenga. Los cristales cósmicos o esa especie de objetos cuyo poder es el suficiente como para destruir un planeta o alterar la realidad tienden a "escapar" de los escondrijos en los que los metas. Si fuese algo de eso tal vez el cuerpo Nova sea la mejor opción. ¿Sabes lo que es?- Me di cuenta de que no lo llevaba encima. ¿Cuándo lo había escondido o dejado por ahí? Maldita sea Peter, tienes que estar más atento. Las caderas de esa chica se mueven que no veas, pero por esa clase de cosas tienes un par de cicatrices en el cuerpo.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   8th Diciembre 2016, 15:58

- Así que el más amable, ¿eh? -sonrió, juguetona-. Algo me dice que esos amigos tuyos me caerían bien si los conociera. Hay basura con la que no merece la pena desperdiciar saliva, sólo balas.

Lo cierto era, a pesar de sus palabras, que la idea de haberse topado con alguien "amable" removía un cierto anhelo en su interior. No eran muchos los que la trataban de manera amable, por no decir casi nadie, aunque en parte la culpa también era suya. Tenía aquella maldita manía de comportarse con actitud frívola cuando veía a alguien que podría interesarle sexualmente, o distante y fría cuando no, porque evitaba por todos los medios crear vínculos afectivos, ya fuese de amor o de amistad, tanto por parte de ella como por parte de los demás.

No era sólo que ella no se pudiese enamorar, cosa que podía más o menos controlar; tenía que evitar que nadie se enamorase de ella. Mac lo había hecho a pesar de todas sus advertencias y sus intentos de mantenerlo alejado; la Mano le había matado. Jeremy Locke se había enamorado de ella pese a que había intentado no darle esperanzas. La Mano lo había averiguado y lo habían utilizado como rehén para obligarla a entregarse. Pero no podía, no podía entregarse. La Mano la mataría y la resucitaría como una asesina sin alma. Sus talentos, en un cuerpo vacío, sujeto a las órdenes de una secta demoníaca, harían mucho mal en el mundo. Incontables inocentes morirían. Locke no querría eso, así que le había tenido que atravesar con su espada para llegar hasta el monje de La Mano que le estaba utilizando de escudo.

Así era su vida; todos aquellos a los que amaba, o que cometían el error de amarla, acababan muertos. Nina... la adolescente a la que había acogido en su casa cuando había perdido a su padre... Aún le dolía recordar cómo el agente enviado por La Mano le había arrancado el corazón ante sus propios ojos. La había dejado inmovilizada en el suelo, impotente, mientras acababa con la vida de su protegida de una manera terrible y cruel. Y Drake, la sensei que había tratado de ayudarla a superar su adicción... También a ella la habían asesinado los ninjas de La Mano cuando habían asaltado su dojo buscándola a ella.

Demasiada muerte... demasiado dolor... Era su maldición. Aquellos que se atrevían a amarla pagaban por sus pecados, y Elektra no quería que volviera a suceder. Por eso se escudaba detrás de aquella fachada tan superficial. Que pensasen que sólo buscaba sexo, pasar un rato divertido y nada más. Que no sospechasen que en realidad, aquella búsqueda continua de placeres carnales no era más que una excusa para tener compañía, porque era la única manera en la que podía disfrutar de calor humano. La única manera de encontrar amor y cariño, aunque fuese algo pasajero y la otra persona no volviera nunca a pensar en ella. Durante unas pocas horas podía engañarse y vivir un sueño hermoso antes de regresar a ese infierno sangriento que era su vida.

- La mayoría de la gente también piensa en mí como la mala -admitió. Su expresión se había vuelto más seria a raíz de éstos últimos pensamientos-. Y no les culpo.

No, era un monstruo. Ella lo sabía bien. ¿Cómo si no podía disfrutar tanto con la violencia? ¿Cómo si no podía perder el control como lo hacía cuando pasaban un par de semanas y no había matado a nadie?

- Pero no importa. Nos ocupamos de la basura. Hacemos lo que nadie más se atreve a hacer. Eso tiene que contar para algo.

Negó con la cabeza cuando Peter le explicó las posibilidades que tenían.

- No, tranquilo, no me sorprende. He visto demasiadas cosas a éstas alturas como para sorprenderme por un perro que habla. Y no, desgraciadamente no sé lo que es. No soy mística ni nada de eso, éste tipo de cosas escapan a mi comprensión. Lo único que sé es que tiene poder suficiente para devastar un país. No sé si podría arrasar todo un planeta. Absorbe toda clase de energía, estelar, cósmica, eléctrica... la almacena y permite reutilizarla a modo de arma. Pero ha estado durante varios años escondida en el lugar donde la dejé; hasta que la encontraron los Skrull no había tenido problema. Podríamos llevársela a ese amigo tuyo para que nos diga si sabe lo que es. Pero tendría que ir contigo, es la única condición que pongo.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   11th Diciembre 2016, 19:45

De no haber estado preocupado por lo que pudiese haber dentro de ese cofre le habría seguido el juego de manera más activa y y estaría disfrutando con él. Por desgracia para los dos yo tenía en ese momento la cabeza en solventar el problema con el que me había encontrado, en parte buscado, en parte de rebote. Al fin y al cabo no pensaba dejar que unos skrull andasen trasteando por ahí sin querer echar un vistazo, pero no contaba con cruzarme con algo así. También fue una lástima que no supiese más acerca de ese artefacto, y desde luego no iba a abrirlo así como así. Ya estaba más que escarmentado con esta clase de cosas. Prefería llevárselo a Cosmo y que él echase un vistazo al cofre.

- No lo digas muy alto o tendré que presentártelos, y luego no vale echarse atrás.- Dije con una sonrisa, y entonces asentí a sus palabras.- Perfecto pues, te vienes conmigo a Sapiencial. Puede que te guste. Tan solo dame un segundo...-

Activé mi casco con un toque en el pequeño dispositivo que tenía en el oído metido. Mi rostro y cabeza se cubrieron con él y busqué la frecuencia que usábamos para contactar con nuestro aliado canino en el extremo del universo. "Vamos Cosmo, sé que estás despierto... Te necesito..." Sonó un click y escuché la respiración agitada de mi compañero al otro lado. Sonreí.

- ¡Cosmo! ¿Qué tal amigo? Oye, registra mis coordenadas para que podamos hablar. Ah, y hay una mujer conmigo. Se llama Elektra. Es aliada. Dirígete también a ella...- Esperé unos segundos en los que me moví en el sitio meneando la cabeza y la cintura en pequeños asentimientos, haciendo tiempo. Una voz sonó en nuestras cabezas en ese momento, tan claras como si nos estuviese hablando nuestro propio cerebro.

"¡Camarada Peter! ¡Cosmo se alegra de escuchar tu voz! ¿Qué tal estás? Cosmo se preguntaba si habíais encontrado algo nuevo o si había noticias de las gemas o aliados de los Guardianes. Hola, camarada Elektra. Yo ser Cosmo, fiel amigo y compañero de los Guardianes. Yo guiar y ayudar en misiones peligrosas. ¿Quién ser tú?"

- Cosmo es un perro con poderes telepáticos lo suficientemente fuertes como para comunicarse incluso a millones de kilómetros si sabe dónde tiene que buscar. Es una mezcla entre labrador y golden. Si quieres hablar con él piensa en que lo que dices se lo quieres hacer llegar y él recibirá el mensaje.- A decir verdad era un buen amigo y un mejor aliado, siempre dispuesto a echarnos un cable cuando lo necesitásemos.- Oye Cosmo, ¿crees que podrías llevarnos a Sapiencial? Le hemos arrebatado a unos skrull un cofre con un peligroso artefacto y no sabemos qué es, pero parece ser algo que en las manos equivocadas podría hacer mucho mal...-

"Tú dar un segundo a Cosmo, camarada Peter, y ver qué poder hacer." Se hizo el silencio. Miré la hora y vi que era tarde. Mis compañeros seguramente se estarían preguntando dónde estaba, aunque también supondrían que me habría ido por ahí a tomar algo o a hacer una de las mías, y como no me habían llamado no estarían preocupados. Un chispazo apareció a pocos pasos de nosotros y después una lluvia de luces se abrió un portal de unos dos metros de alto. Lo miré y luego miré a mi compañera.

- Bueno, pues ya está... ¿Las damas primero, encanto? Tranquila, es seguro. Ah, y no te olvides de coger el cofre.-

"Camarada Peter, vosotros entrar ya. El portal no se podrá mantener abierto demasiado tiempo. Darse prisa." Al otro lado nos esperaba la estación Sapiencial, un puerto espacial de dimensiones colosales en el extremo del universo donde el tiempo y el espacio parecía tener un final o un inicio, nunca estaba claro. Fuera como fuese era nuestra base y donde vivía Cosmo, y seguramente uno de los sitios más seguros para ocultar el cofre.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   15th Enero 2017, 20:13

Si Elektra fuese una mujer racional habría entendido que Cosmo no pretendía hacer ningún mal, pero no lo era; Elektra era una criatura de pasiones e instintos, y en aquellos momentos todo su ser se revolvió ante la intrusión forzada y sin permiso que acababan de realizar en su mente. El sai apareció en su mano con un destello, y, rápida como una serpiente, tomó a Starlord de la pechera de la camisa y le puso la afilada punta en el cuello. Todo había sido tan repentino e imprevisto que no pudo verlo venir.

- Dile a tu amigo que salga de mi cabeza -advirtió la mujer. La furia relampagueaba en sus ojos. Había pocas cosas que odiase más que un intento de intrusión mental-. ¡Que salga! ¡Ahora!

Cuando fue capaz de tranquilizarse y vio lo que había hecho, soltó a Peter y se apartó, bajando el sai.

- Lo siento, yo... -se llevó una mano a la sien-. Mis pensamientos son sólo míos. No me gusta que hurguen sin permiso.

Obedecía a dos razones, principalmente. La primera era que los ninjas de La Mano tenían capacidades mentales, y no le gustaba nada que le recordase sus desagradables dedos telepáticos violando la intimidad de su mente. Pero aparte, la actitud que Elektra mostraba ante el mundo era pura fachada en gran medida. Sus sentimientos más íntimos, sus mayores debilidades, Matt... Todo estaba ahí, y no estaba preparada para permitir que nadie los descubriera. Se estremeció ligeramente y se retiró a recuperar el cofre mientras permitía que Peter terminase su conversación con el can. Su regreso coincidió con la aparición del portal y se detuvo a varios metros de distancia, inspeccionándolo con el recelo de un animal desconfiado.

- Espero que ésto no sea magia -dijo, mirando a Peter-. No confío en la magia. ¿Cómo funciona?

Había esperado algo más mundano, como que el Guardián la llevase hasta donde tenía su nave espacial. De ésta manera habría tenido la prueba última de la veracidad de su historia, pero ahora... Ahora le estaba pidiendo que confiara ciegamente en él y atravesara un portal que podía o no conducir hasta donde él decía mientras llevaba encima un arma capaz de devastar ciudades enteras. Después de todo, lo único que sabía de aquél hombre era lo que él mismo le había contado, pero bien podía habérselo inventado todo y ser un cazarecompensas sin escrúpulos dispuesto a todo para conseguir la preciada arma. ¿Como sabía que al otro lado de ese portal de verdad se encontraba la estación Sapiencial y no alguna suerte de prisión o peor?

Miró los bonitos ojos azules del hombre, tan claros y aparentemente faltos de maldad como las aguas de un pacífico lago. Hasta ahora le había parecido sincero, y, además, se había jugado el cuello por ella con los Skrulls. Sí, por primera vez en su vida, y sin que sirviera de precedente, Elektra iba a confiar en un desconocido.

- Tú sí que sabes cómo impresionar a una chica, encanto -dijo, avanzando hacia él y acariciándole la mejilla con la mano que no estaba ocupada sosteniendo el cofre-. Pero tú cruzas primero -finalizó, en un tono que dejaba claro que no había posibilidad alguna de discusión.


Lo que había al otro lado era lo más increíble que Elektra había visto en su vida (y había volado a lomos de un dragón). Una ninja como ella parecía tan fuera de lugar en aquél entorno futurista como un mono vestido con un tutú rosa en mitad del desierto. Se quedó mirando los vehículos espaciales que pasaban volando al lado de la pasarela en la que se encontraban y no fue capaz más que de decir:

- Guau...

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   25th Abril 2017, 13:14

Noté un repentino tirón en el pecho y vi como Elektra se había avalanzado sobre mí con su arma en la mano, apuntándome al cuello. Levanté las manos, confuso, intentando calmarla.

- ¡Wou, wou, wou, espera, espera! ¿Qué pasa? ¿No íbamos a trabajar juntos?- Sus instrucciones fueron claras y tajantes, así que me apresuré en hablar con Cosmo para que sólo hablase conmigo. En cuanto el can recibió mi orden cortó el canal de comunicación con ella de raíz y me soltó. La miré con el ceño fruncido y luego hice una mueca de culpabilidad.- Lo siento... Debí habértelo consultado antes. A Rocket tampoco le hace especial gracia que Cosmo se le meta en la cabeza... Perdona, estoy tan familiarizado con ello que no se me ha ocurrido consultártelo...-

Peter, recuerda que no a todo el mundo le gustan esas cosas o no le va que le hurguen en la cabeza, y con razón. Desde luego no es agradable pensar que alguien te puede estar cotilleando los pensamientos. Pero preferí no pensar en ello. Ya me había disculpado y sería yo quien hiciese de intermediario con nuestro compañero en Sapiencial. Ella miró recelosa el portal, mirándome luego fijamente.

- ¿Eh? ¿Magia? No, ni mucho menos. Son los poderes de Cosmo. Creo que es algo mutante, aunque no estoy seguro. De lo que sí estoy seguro es de que no se trata de magia.
No soy muy devoto de la magia, y eso que he visto de todo, ¿pero magia? Nah, con el tiempo he descubierto que al final todo tiene un sentido y una razón de ser. La gente suele llamarlo magia porque no lo entiende, pero suelen ser otra clase de poderes. En el espacio lo que prevalece son los poderes cósmicos, que es lo que creo que usa Cosmo... No estoy seguro de si es poder cósmico o una mutación, pero al fin y al cabo son parecidos, solo que uno de esos poderes proviene de los genes y el otro de alguna alteración estelar o una radiación. No debes temer, pero si te sientes más segura...-
Y crucé yo el portal. Al otro lado nos esperaba Cosmo, moviendo el rabo con alegría y con la lengua fuera. Lanzó un par de ladridos al aire de alegría y yo abrí los brazos en señal de saludo. Elektra sólo oiría los ladridos de mi compañero, y tras acariciarle la cabeza me volví a ella.- Cosmo dice que lo siente, que no pretendía colarse en tu mente así como así. Bueno, bienvenida a la estación Sapiencial, la que a veces he llamado hogar, aunque a decir verdad mi hogar está allí donde vaya mi nave. Si te preguntas por qué no la hemos cogido... Este camino era mucho más rápido y no estaba seguro de que el resto de mi equipo estuviese de acuerdo en movernos hasta aquí así de repente. Pero no te preocupes, te los presentaré en otra ocasión. Bueno Cosmo, esto es lo que te decía...-

Le señalé la caja que llevaba la mujer en brazos y le dije que intentase averiguar qué era sin interferir con Elektra. Olfateó el aire y lanzó un par de ladridos.

- Ya veo... Cosmo pregunta si podrías dejar la caja en el suelo para que pueda intentar averiguar qué es y qué alcance tiene. Puede guardarla aquí sin problema, siempre y cuando te parezca bien, tal y como acordamos. Mientras tanto puedes ponerte cómoda si quieres. Puedo mostrarte este lugar si te parece bien.-

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   30th Abril 2017, 01:04

- Oh, no, te equivocas, guapo, la magia existe. Vaya si existe -le contradijo, devolviendo el arma a la funda de su muslo-. Una vez un hechicero llamado Stephen Extraño transformó uno de mis sais en una baguette francesa delante de mis narices. En un segundo tenía mi arma en la mano y al segundo siguiente le estaba amenazando con una barra de pan. Así que, sí, la magia existe, y también lo sobrenatural. Tendrías que conocer a uno de mis compañeros de equipo: es un motorista que tiene por cabeza una calavera envuelta en llamas y es capaz de invocar fuego del mismo infierno. Ah, te falta mucho mundo por descubrir, cowboy... Y yo estaría encantada de enseñarte -dijo con una sonrisa pícara.

Tenía que admitir que, de no haber escuchado en su propia mente la voz del cánido, habría pensado que Peter deliraba cuando le vio hablar con el perro al llegar a la estación. Pero, eh, cosas más raras había visto; una vez se había enfrentado a una manada de monos asesinos controlados por una niña telépata que resultó ser la líder de la jodida Cofradía de Asesinos, así que ya estaba curada de espantos.

Se lo pensó un poco cuando le pidió que dejara la caja en el suelo, pero finalmente lo hizo y asintió al ofrecimiento de Starlord. No creía que pretendiera jugársela; seguramente a éstas alturas ya debía saber que si le pasaba algo a la Llave era hombre muerto.

- Así que tu hogar está donde vaya tu nave... -comentó mientras se alejaban paseando por la estación-. Eso me suena a los marineros que tienen una novia en cada puerto. Dime, Starlord... ¿tienes una novia en cada puerto?

Al pasar por un callejón más oscuro le agarró súbitamente por la chaqueta y le empujó violentamente contra la pared, allí donde las sombras les ocultarían de los demás viandantes, y se acercó, pegando su cuerpo contra el suyo. Sí... sabía que no se había equivocado con él. Había visto cómo la miraba, y si en algo era experta la asesina era en identificar el deseo en un hombre. Starlord era como ella: alguien dispuesto a pasar un buen rato en buena compañía.

- ¿Sabes de algún sitio... donde una chica pueda pasarlo bien? -inquirió, sugerente, al tiempo que comenzaba muy lentamente a mordisquearle el labio inferior.

Sí, ya, sé que unas líneas más arriba he dicho que estaría dispuesta a matarle si aquello resultaba ser una trampa para arrebatarle la Llave, pero... ¿qué? ¿Es que no podía disfrutar un poco mientras tanto?

La Llave de Escorpio:
 

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Star-Lord
Guardianes de la Galaxia
Guardianes de la Galaxia
avatar

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Localización : Siempre puedes llamarme al móvil... ¿Se llama así, no?

Ficha de Personaje
Alias: Starlord, el legendario forajido.
Nombre real: Peter Quill.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   6th Julio 2017, 18:45

- Extraño... Ese tío me suena de algo. Creo que es amigo de los Vengadores o algo así... ¿Con una capa así roja y larga verdad? Sí, creo que ya sé quién es.- Y entonces dijo algo que hizo que mis ojos se abriesen un montón.- Espera, ¿conoces a ese tío? ¿A la calavera esa de fuego que lleva una moto? ¡Yo le conocí! Estuve... En un altercado en julio con una tipa que resultó ser más de lo que aparentaba... Y el colega me echó una mano... Aunque sus métodos no son especialmente ortodoxos... Me rompió una de las botas y Rocket tuvo que arreglármela. Un rollo, sí. Y con muy mala leche. ¿Así que es del infierno? Y yo que creía que lo había visto todo... Y yo me dejo enseñar lo que quieras encanto. A cambio puedo enseñarte cosas del universo... He visto planetas donde el sol nunca se pone y donde las plantas llegan hasta el cielo.-

Lo más cercano al infierno donde había estado o de lo que había oído hablar era el Cancerverso, un universo paralelo de esos donde la gente que lo habitaba eran seres de destrucción que querían acabar con todo. Un escalofrío me recorrió la espalda desde la nuca hasta los pies al pensar en lo que había pasado allí, y una punzada de dolor me invadió el corazón al pensar en Richard. Me sentía muy culpable por todo aquello, pero no había nada que pudiese hacer ya por él... Había sido un gran amigo, y le había perdido. No volvería a pasar. No volvería a dejar que amigos míos se quedasen atrás otra vez.

Cosmo olfateó la caja y movió el rabo. No sabía lo que tardaría el amigo en hacer algo, así que decidí ir a darme un paseo con mi acompañante para enseñarle aquello y tomar algo en alguna tasca de mala muerte, lo único que había en aquella estación espacial. Tocó el tema de las novias y reí, acariciándome la comisura del bigote con la uña del pulgar.

- Bueno, podría decirse que algo así. Soy un don Juan moderno que no puede evitar disfrutar de una cara bonita... Como la tuya por ejemplo. ¡Qué le voy a hacer! Soy un granuja de esos. ¿Y tú? ¿Tienes algún novio en la tierra... O mágico?- Eso es Peter, poco a poco, ve tirando del sedal sin prisa pero sin pausa. El secreto de la seducción es ser paciente, tranquilo, todo se andará. Es como cuando pescas y algo muerde el anzuelo. Tienes que ir tirando y... ¡Hablando de tirar! La chica me cogió de la chaqueta y me puso contra una pared en un sitio más íntimo y oscuro mientras me miraba con ojos golosos. Me mordió el labio inferior y me hice el interesante. Vale, veo que a ti también te gusta jugar. Perfecto.- Pues verás, conozco un sitio que tiene unas vistas a las estrellas como ninguna que hayas visto antes... Y también tiene una ventana para ver el espacio.-

Un pequeño chiste haciendo referencia a que sería yo quien le hiciese ver las estrellas. Supuse que lo pillaría, no parecía una chica tonta ni mucho menos, y desde luego parecía alguien que sabía lo que quería. Y yo también sabía perfectamente el sitio al que quería llevarla: una pequeña e íntima habitación que tenía para ocasiones como aquella o para cuando nos tocaba dormir en la estación. La había elegido a propósito para que tuviese vistas a una galaxia que se veía a lo lejos. Un sitio la mar de romántico que ponía la atmósfera como nada. Oye, vale que soy un granuja y un cara dura, pero también tengo mi corazoncito, y en el fondo soy un romántico. Le ofrecí mi brazo con una sonrisa.

- ¿Te apetece tomar algo primero? Ya sabes, una copa del espacio. Está especialmente rica una llamada "supernova de perro".- Eso último no era lo que quería decir, pero la llamada de Cosmo me confundió.- No, no, no, no. Se llama "supernova" a secas. Perdona, Cosmo me está hablando y me ha liado... Un segundito... Cosmo,
¿es importante? Me pillas en un mal momento...-


"Camarada Peter, Cosmo quería decir que tardaré un rato en averiguar qué ser esto. Parecer más complicado de lo que Cosmo pensar al principio."

- Tranquilo colega, tomate todo el tiempo que necesites... De hecho, espera a mi llamada, ¿ok? Voy a estar muy liado las próximas horas...- Desconecté mi línea mental con él y sonreí a Elektra. La noche no había hecho más que empezar.

_________________
"Acéptalo. Soy lo más". (royalblue)
-Quién soy.-                  -Cómo llegamos aquí.-                  -"Somos los Guardianes de la Galaxia."-                  -Mi genial y maravilloso aspecto.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 468
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   7th Julio 2017, 18:44

- ¿Un novio mágico? -la morena se echó a reír-. Haces que suene como si estuviéramos en alguna clase de cuento... ¿lo estamos? -inquirió con picardía.

Era increíble cómo Peter conseguía quitarle gravedad al hecho de tener sobre sus hombros la responsabilidad de tener que cuidar de un objeto cósmico de increíble poder. Elektra llevaba una vida de tensión y peligro constante, pero a su lado se sentía desacostumbradamente relajada. Quizá fuera su carácter aparentemente despreocupado, o el hecho de encontrarse en una estación espacial a miles de kilómetros de distancia de la Tierra, La Mano y todos sus problemas, pero ni siquiera le puso melancólica la mención a supuestos novios, y no pensó en Matt... no demasiado, al menos.

- No -fue su simple respuesta-. No soy el tipo de chica que se casa, tiene hijos, comen perdices y viven felices para siempre, como imagino habrás podido suponer, así que... nada de novios para mí.

En realidad lo había intentado alguna que otra vez, pero siempre había terminado desastrosamente mal, en particular para el pobre desgraciado que había cometido el error de pretenderla, y después de que La Mano la obligara a atravesar el corazón del último había decidido no volver a cometer nunca más la misma equivocación. Aquella vida no era para ella.

- Soy más de tu estilo -dijo, y su mano se entrelazó con la del rubio como de casualidad, mas, cuando la miró, encontró sus oscuros ojos mirándole con una intensidad cargada de promesas-: una simple chica que disfruta de lo que la vida le ofrece sin pararse a pensar mucho en el mañana... porque podría no haber un mañana. Y creo que la vida ésta vez me ha puesto por delante algo que podría disfrutar mucho... -una sonrisa traviesa se formó en sus labios mientras con su dedo recorría la garganta masculina hasta detenerse en su barbilla-. Llévame allí entonces, legendario Starlord... Llévame a las estrellas...

Desde la posición en la que le tenía, acorralado contra la pared, buscó sus labios y le dio un beso largo y profundo, disfrutando de la calidez de su cuerpo y su sabor. ¡Eran tan raros y valiosos aquellos momentos de intimidad, de verdadera conexión con otro ser humano en el asfixiante y yermo erial de soledad que era su vida! Cuando el beso terminó y le soltó, él le ofreció el brazo y le mencionó una bebida de nombre particular de la que jamás había oído hablar.

- ¿Podemos pedir que nos la traigan a la habitación, o comprar una botella para luego? -preguntó poniendo morritos-. Siempre me da sed después de hacer ejercicio y digamos que ahora mismo hay otras cosas que me apetecen más... -y, como si quisiera ilustrar a qué se refería se colgó de su cuello para volver a besarle. A esas alturas estaban los dos más que excitados, así que Quill no puso objeciones y la llevó hasta la habitación.

El lugar tenía forma circular y la decoración la conformaban, de izquierda a derecha, una lámpara de pie, una estantería baja con cintas de cassette y algunos libros, una maceta, la cama, una cómoda sobre la que había una lamparita de mesa y la maqueta de un avión de juguete y un pequeño escritorio con otra lámpara y un equipo de música antiguo. Era pequeño y humilde, pero las carencias que pudiera tener las compensaba de sobras con el amplio ventanal que había sobre la cama y que mostraba las vistas más espectaculares que Elektra había podido ver jamás. Mientras Peter recogía un poco y se quitaba la chaqueta y el casco, ella echó un vistazo a la colección de casettes. Casi todo era bastante antiguo, de los ochenta principalmente, pero había algunos clásicos todavía anteriores, y la vista de uno en particular la hizo sonreír. Lo cogió, lo metió en el reproductor, pulsó la tecla de "play" y se quitó la cinta roja del pelo conforme los primeros acordes comenzaron a sonar.

Lentamente se quitó toda la ropa hasta que, cuando Quill se volvió a mirarla, se la encontró completamente desnuda. Elektra fue hacia él, cogió su mano y bailó en silencio al ritmo de la música, apoyando la cabeza en su pecho primero y buscando después sus labios con tranquilidad y dulzura. Ahora que se había quitado el uniforme ya no era una asesina, ni una ninja. Ni siquiera era Elektra, la hija del embajador Hugo Natchios que había tenido un final tan turbulento. Ahora era, simplemente, una mujer en la compañía de un hombre mágico entre las estrellas... y pensaba tomarse el tiempo para disfrutarlo.


Cuando todo hubo acabado aguardó en la cama a que Peter le trajera la copa de la bebida que le había prometido, con la mirada perdida en el espectáculo que la galaxia le ofrecía.

- ¿Sabes? No sé si te di las gracias por la manera en la que interveniste antes, cuando no tenías por qué hacerlo -le dijo cuando se hubo sentado a su lado-. O por no haberte molestado cuando te dejé tirado. Eres un buen hombre, Peter Quill.

Se tomó unos segundos para saborear la bebida, pensativa.

- Cuando era pequeña solía perder el tiempo imaginando que era una princesa... y mi padre un rey poderoso -dijo entonces, inesperadamente-. Eso fue antes de que presenciara mi primer asesinato, a los nueve años. Después crecí... y me convertí en una ronin. Una guerrera de alquiler. Y me vendí a cualquiera que pudiera pagarme -sonrió con tristeza-. La mayoría de la gente me trata justamente como eso, y me hacen sentir como una puta, pero tú no, Peter... Ésta noche casi me has hecho recordar cuando soñaba con ser una princesa en su palacio entre las estrellas.

Era raro que se sincerara tanto con alguien, especialmente alguien a quien acababa de conocer, pero... ¿por qué no? Después de todo, Peter no era real. No en su mundo, al menos. Su mundo era el mundo real, lejos de las naves estelares, los alienígenas y los planetas distantes. Aquél otro mundo que parecía sacado de una película de ciencia ficción era al que pertenecía Peter Quill, y era altamente improbable que se volvieran a encontrar, así que... ¿qué más daba?

- En fin -terminándose la copa la dejó sobre la cómoda-. Hora de volver a la vida real. Creo que deberíamos ir a ver qué nos dice Cosmo, ¿no? No sé qué hora es pero seguro que ha pasado un montón de tiempo.

Elektra fue a darse una ducha rápida y cuando volvió ya estaba casi completamente vestida, ajustándose las cintas rojas de los brazos. Le tendió a Starlord un pedazo de papel con un número escrito y una letra "E" escrita.

- Es el número de un teléfono irrastreable. Es el que uso para las llamadas de trabajo. Mi grupo es... bastante poderoso. Nuestro líder es un Hulk y tenemos un Ghost Rider y una especie de hechicera loca. Y un mercenario bocazas que se regenera. Si en algún momento tú o los tuyos necesitáis ayuda estaría encantada de devolverte el favor que me has hecho hoy.

Seguramente Peter pensaría que se refería a cuando le había salvado la vida con esos skrull, pero el favor al que ella se refería era mucho más importante: la manera en la que la había tratado la había hecho sentirse especial por primera vez desde... por los dioses, no era capaz de recordarlo. Sabía que no había sido más que una ilusión, un sueño, pero había sido un bonito sueño.

Con una princesa, un príncipe y un palacio entre las estrellas.

_________________
Mi equipo:
 


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]   

Volver arriba Ir abajo
 
El círculo se cierra (Star-Lord) [20-09-2018]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Prueba de rol del legendario Starlord
» Ficha de Peter Quill, StarLord
» Peter Quill - Star Lord Ficha
» [Mini-Evento] Europe's living an invasion. Desde París con amor. (Star-Lord, Eclipse, Cassandra, Sam Alexander). 28 de marzo de 2019.
» Cronología del Legendario Star-Lord.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: