Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Miér 3 Ago - 12:21

Nueva York, Manhattan
13 de Marzo de 2019, 17:30 horas.

Dale y Arturo se encontraban delante de la puerta de un apartamento de Nueva York, la dirección estaba anotada en un pergamino que Loki les había entregado horas antes de empezar la misión. No se habían equivocado con el número, aquella era la casa que indicaba la escritura del mentiroso. Picaron dos veces al timbre, y tras varios minutos de espera, la puerta se abrió...

Niflheim, dos horas antes...

- La siguiente es la segunda llave de cinco, marcada por la runa Uruz, runa de la resistencia... - dijo el dios de las mentiras, paseando tranquilamente por la enorme sala del trono del reino de los muertos.- Por lo que sabemos hasta ahora, pertenece a un hombre llamado Constantine, al que no he tenido el placer de conocer... según los datos recopilados por Dalae, este hombre se caracteriza por su amplia lista de conjuros, su labia y su forma ingeniosa de engañar a la gente... vaya, diría que él inglés y yo tenemos mucho en común... - sonrió el joven dios con un ligero toque de malicia.- Este experimentado mago frecuenta un lugar conocido como... "La casa del Misterio". Ahí es dónde se encuentra la llave... tenéis que buscarle y pedirle que os deje entrar en su casa. Mientras estéis allí dentro, mi magia no podrá alcanzaros y el conjuro telepático desaparecerá...lo que quiere decir que estaréis solos durante la misión. - dijo con un tono de advertencia.- Tened eso muy en cuenta... para que no vuelva a suceder lo de ayer...

El embaucador se acercó a una gran mesa en la que había una partida de ajedrez ya empezada, y cogió un pequeño espejo de acero pulido que entregó a Dalae.

- Este espejo está conectado directamente a mi estanque de adivinación. Te mostrará dónde está Constantine en cualquier momento del día. Pero antes...- El príncipe se detuvo a mesarse ligeramente la barbilla, como si tuviera algo en mente, y entonces decidió continuar.


- Pero antes de que entréis en acción... me gustaría que fuerais a visitar a alguien que conocí hace mucho tiempo... - los ojos del dios de las mentiras parecieron apagarse lentamente, su característico brillo verde se tornó ligeramente grisáceo.- Decidle qué vais de mi parte y pedidle que os ayude... os será realmente útil a la hora de conseguir la llave que me ha quitado Constantine... ¿Alguna pregunta?



Manhattan, ahora mismo.

- ¿Quienes sois? - dijo una suave voz de mujer que provenía de detrás de la puerta. Una cabeza pelirroja se asomó a mirar con extrañeza a Dalae y Arturo. Sus ojos castaños se movieron de arriba abajo, analizando al grupo, y sus gafas de pasta fueron resbalando por su nariz por culpa de la impresión. Iba vestida con una camiseta ajustada negra y unos tejanos, pero lo que más llamó la atención de los agentes de Loki, fueron los detallados tatuajes que cubrían sus dos brazos casi por completo. - Vale... ¿es que hay una fiesta de disfraces en la escalera? ¿O sois testigos de Jehová? No quiero nada, gracias... - dijo, a punto de cerrarles la puerta en las narices.


FDI: Cualquier duda que tengáis enviadme un MP. Loki no os ha dicho nada de cómo se llama vuestro aliado, ni quién es. Primero postearán Dalae y Arturo, y una vez se pongan a buscar a Constantine deberá postear el inglés explicando lo que hace y dónde está, para que Dalae pueda verlo con el espejo. ¡Que empiece la fiesta! xD

_________________
Loki niño --> #8db600


Última edición por Loki Laufeyson el Miér 10 Ago - 12:51, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Vie 5 Ago - 11:43

Se despertó muy temprano, incluso antes que Raden. Era extraño... Había descansado de maravilla, a pesar del nerviosismo por lo que se avecinaba y la tensión acumulada últimamente. No recordaba gran cosa... En realidad, nada, salvo un extraño animal. La respiración del lobo, pesada y regular, casi ocultaba el sonido de sus pies al pisar el suelo mojado y lleno de pétalos de flores. Se agachó, intrigada, y cogió uno que parecía haber pertenecido a una orquídea. Parecía... Real. ¿De dónde habría salido? Miró a su alrededor, el resto de la habitación seguía como siempre. Y aquello era Niflheim... Era imposible que creciera ninguna flor de ningún tipo. Y menos así. Al final, desistió de encontrarle algún sentido a aquello, y se preparó para buscar la segunda llave. La que ahora posiblemente descansaba en el bolsillo de una gabardina que apestaba a tabaco. Al menos, sabía que no ocurriría como el día anterior: John Constantine no era un hombre que trabajara en equipo, si Dalae no se equivocaba. Pero en parte por que más gente lo entorpecería, posiblemente. Tenía capacidades de sobra para "hacer amigos".

Loki les explicó lo que debían hacer, aunque añadió algo que en principio Dalae no había previsto. Guardó el pequeño espejo, dudosa. No le gustaba empezar a involucrar aún más gente, y menos a completos desconocidos. Además, la expresión de su maestro no le daba ninguna confianza. ¿Realmente recordar a esa persona le había entristecido? -Ninguna.-Hubiera estado bien saber el nombre de la persona con la que iban a hablar. Algo de información, incluso. O cómo tratarla. Pero... La joven intuía que aquello era algo personal. Y si el dios mentiroso no les había dicho nada ya, era por que realmente no quería decírselo.

...

Volvieron a Nueva York, esa ciudad en la que parecían vivir como mínimo la mitad de las personas importantes en Midgard. Sin embargo, el lugar era lo menos llamativo posible: El portal de un bloque de pisos, normal y corriente. Como otros cientos que habría en la ciudad. Quizás fuera un mago o algún tipo de criatura que vivía camuflada entre los midgardianos. O quizás fuera simple una ilusión para esconder su hogar de ojos indiscretos. "-No. Creo que la casa es real."

La puerta estaba abierta, y no tardaron mucho en llegar al apartamento que les habían indicado. -Arturo, voy a cubrirnos con una ilusión. Sea quien sea, no es buena idea que nos vea de primeras armados.-Susurró, al tiempo que una luz verde los envolvía por unos segundos. Cuando se apagó, ambos estaban vestidos con ropas normales, como las de cualquier humano que te pudieras encontrar por la calle. Llamaron al timbre, y sólo si hubiera abierto Surtur en persona se habría sorprendido más. Para empezar, por el aspecto de la chica: Parecía humana, sí, pero tenía los brazos cubiertos de tatuajes, y... Acababa de ver a través de su ilusión. Vale... ¿es que hay una fiesta de disfraces en la escalera? ¿O sois testigos de Jehová? No quiero nada, gracias...

Dalae puso una mano en la puerta, evitando que la cerrara. -Pero nosotros sí.-Hablaba con un tono de voz tranquilo, lo cual evitaba que esas palabras sonaran demasiado mal. -Venimos de parte de Loki.-Las palabras tienen poder, esa era una de las primeras lecciones que la morena había aprendido. Y los nombres, más aún. Hay nombres que pueden intimidar a tus enemigos, nombres que descubren secretos, nombres que protegen. Y nombres que abren puertas. Tan simple y tan complicado como eso. Ojalá aquel sirviera.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Sáb 6 Ago - 1:53

Siguiente día

Ahghgghh—y despierto de golpe levantándome de igual manera—mierda ayer era el estreno mundial—noto donde me encuentro—ah, es cierto, estoy de trabajo—me levanto por completo y me pongo la chaqueta, puesto que ayer fui de civil para evitar llamar la atención de los guardianes y de todos en realidad. Para mi mala suerte no hubo desayuno así que me fui a la sala más grande de lo que parece un castillo.

Loki y Dalae me esperan, así el jefe empieza a informarnos de la siguiente llave y del propio Constantine, enlistando los atributos del inglés, y como se parecían, curioso muy curioso. La ubicación de la llave en una tal Casa del Misterio, vaya que original, así como una advertencia de que no podría ayudarnos puesto que percibe que su magia no podrá penetrar la casa, debe tener varias protecciones mágicas para que incluso Loki no pueda hacer nada, así que tendremos que ir con cuidado.

Loki se acerca a una mesa donde hay una tabla de ajedrez muy curiosa…¿ese soy yo?. No hay nadie más cerca de ahí, parece ser que es una partida a largo plazo, ya he sido pieza de una partida antes, ¿Cuál será mi papel en realidad en esta ocasión?. A Dalae se le entrega un espejo y le explican sobre su función y la utilidad para la misión. Luego de quedarse en silencio unos momentos nos aconseja ir antes con un conocido para pedirle ayuda, que si decimos que vamos en su nombre puede que nos preste más atención y decide preguntar por dudas y yo sin pensarlo 2 veces—haz dicho que le pidamos a Constantine que nos deje pasar a su casa del misterio, esto me suena a trueque, algo muy diferente a lo de ayer, ¿tenemos algo interesante que podamos darle a cambio de la llave? o ¿es que su contacto quien tiene la respuesta?—alguien de las características de Constantine parece difícil sacar un acuerdo de mutuo beneficio a menos que no le quede de otra. Me recuerda a Alex McCall, que tiene la misma pinta y bastardo que él, eso sí, a diferencia de Constantine, parece que puede ser algo leal con personas que ni siquiera pertenecen a su sociedad secreta, obviamente siempre y cuando no comprometan a la suya.

(……………………………………………)


Ya en Nueva York, llegamos hasta un departamento, comprobamos la dirección dada por Loki, y antes de seguir Dalae me avisa que nos pondrá en una ilusión, iba a protestar puesto que estoy de civil ahora, pero recordé que mi katana esta visible luego de haberla usado ayer, el hechizo instantáneo dejo de hacer efecto, así que deje que hiciera sin decir nada más,  yo oprimí el timbre 2 veces y luego de esperar un rato la puerta se abrió. Aparece una mujer de varios tatuajes en sus brazos, nos escanea notando al instante la ilusión, iba a mirar mis tatuajes para saber si ella tiene poderes mágicos pero ella empieza a cerrar la puerta, estaba a punto de poner el pie entre la puerta pero Dalae me gana, avisando que venimos de parte de Loki—aparte ¿desde cuándo los Testigos de Jehová se visten de esta forma?—trato de ser algo chistoso para amenizar cualquier sospecha que pudiera tener… aunque cualquier persona cuerda que viera a alguien con una espada y no hubiera una fiesta de disfraces cerca, llamaría a las autoridades lo más rápido posible.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Miér 10 Ago - 13:17

FDI: Se me olvidó poner en el primer post, que el apartamento queda en Manhattan xD
Sobre la pregunta de Arturo a Loki en el post anterior: Loki no os ha dado nada para el trueque y el contacto tampoco tiene nada. Si Constantine sugiriera intercambiar la llave por otro objeto, Dalae y Arturo tendrán que inventarse algo xD


A pesar del disfraz ilusorio que convertía a Dalae y a Arturo en ciudadanos normales y pacíficos de Nueva York... el engaño no había funcionado de buenas a primeras con la chica del tercero primera. Los agentes de Loki quedaron asombrados al ver que la pelirroja era capaz de verles tal y como eran a pesar de la ilusión, y eso no ayudaba mucho a la hora de dejarles pasar a su casa.

La chica los miró durante un segundo con desconfianza, y aumentó ligeramente cuando la hechicera bloqueó la puerta, impidiendo que se cerrara. Pero antes de que la pelirroja pudiera protestar, sus ojos se abrieron de par en par cuando Dalae pronunció el poderoso nombre. Los ojos castaños de la inquilina se apagaron, y su expresión se tornó seria de repente, con un ligero matiz de tristeza.

- La verdad es que bien podríais ir de Cosplay... - dijo, mirando esta vez en dirección a Arturo.

Después echó un vistazo al interior de la casa y tras un largo suspiro decidió dejar pasar a sus inesperados invitados. Era un piso de alquiler normal y corriente, con un comedor espacioso adornado con unas cuantas estanterías llenas de libros, un sofá blanco y una ventana con las persianas a medio cerrar. Parecía que la pelirroja estaba viendo algún tipo de programa de entretenimiento con el volumen bajo antes de ser interrumpida, y al lado de la mesita frente al sofá descansaba un libro de psicología social con una señal que cortaba el libro por la mitad.

- Umh... sentaos por aquí... ¿queréis tomar algo? Té... café...-enumeró no muy convencida. No conocía los gustos de los amigos de Loki, pero esperaba que no fueran Asgardianos, ya que no tenía nada de cervezas vikingas ni hidromiel en su nevera.

Se marchó unos minutos a la cocina para preparar las bebidas, y cuando volvió al comedor, se quedó de pie mirando a los extraños mientras removía algo inquieta su café.

- ¿Sois amigos de Loki? - preguntó, y después dejó una larga pausa antes de continuar.- Él... ¿Él está bien?

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Lun 3 Oct - 13:49

Dalae vio con cierta sorpresa cómo el rostro de la mujer cambiaba a una expresión de... ¿Tristeza? "-Por todos los dioses... Por favor, que no sea una de sus miles de amantes. Por favor."-A decir verdad, Loki  tenía fama (merecida, además) de seductor, y eso solía ser especialmente perjudicial para sus parejas. En caso de que sobrevivieran, por supuesto. En memoria de todos estaban Sygn y Angrboda, por desgracia. Ellas y sus hijos, que habían tenido la mala suerte de nacer con el padre equivocado, y un destino funesto en consecuencia. Sin embargo, la mujer tatuada no parecía particularmente desgraciada, maldita o muerta.

Dirigió una mirada gélida a Arturo: La asgardiana no estaba de humor para chistes, y además no sabía quiénes eran esos testigos de Jehová. Quizás fuera algo importante que se le escapaba. Sin embargo, la midgardiana (que quizás no lo fuera, al fin y al cabo), no comentó nada más del tema. En su lugar, dijo otra palabra, también desconocida, a la que Dalae no respondió por precaución. Cuando entraron, la aprendiz de Loki miró a su alrededor en busca de algo que se saliera de lo normal, sin mucho éxito. De hecho, aquel era el sitio más corriente y más humano en el que había estado en lo que llevaba de mes, por lo menos. Y con diferencia. El programa de la televisión no le llamó mucho la atención, al contrario que el libro. Normalmente, las personas leían novelas en sus casas, no... Tratados de psicología social. Quizás la pelirroja se dedicara a algo relacionado con eso. Sin embargo, Dalae no veía en qué podía ayudarles una psicóloga a conseguir la llave de John Constantine.

-Sí, por favor. Un café con hielo.-No quería parecer maleducada, y no creía que los fuera a envenenar. Además, quizás eso sirviera para dar una mayor sensación de normalidad de cara a ella. Cuando trajo las bebidas, Dalae cogió su vaso y dió un sorbo antes de contestar. -Podría decirse así. De momento, trabajamos con él. Loki está bien, sí... Aunque algo ocupado con sus asuntos. Lo de siempre.-Fuera la que fuera la relación que hubiera entre la mujer y su maestro, parecía buena. Y lo mejor sería mantenerla así, de momento. -De hecho, nos ha enviado aquí, diciéndonos que podrías ayudarnos, aunque nada más.-La asgardiana tenía cuidado con lo que decía, y alguien lo bastante observador lo notaría. Si ya de por sí era desconfiada, encontrarse en una situación en la que iba a ciegas y en la que sus ilusiones no servían no la hacía sentirse cómoda. -¿Sabes algo de unas llaves rúnicas? Loki las necesita, y las estamos buscando para él.

-Si de verdad apreciaba al dios de las mentiras, eso debería hacerla hablar. O eso pensó Dalae, al menos...  Esta vez quería ser mucho más sutil que en Chicago. Aunque la mujer de gafas no representara una amenaza de momento, los dioses sabían quién o qué era en realidad. No era tan fácil sobrevivir a Loki y ver a través del velo de su magia de buenas a primeras.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el Mar 20 Jun - 18:31, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Vie 14 Oct - 16:54

La chica se detuvo en seco al oír el nombre de Loki, pero segundos después cobraron un matiz diferente, entre seriedad y algo de tristeza, y con esa expresión responde a mi comentario sobre nuestra vestimenta, cosa que podría significar cierto alivio para nosotros, pero mi chiste no parece bienvenido por parte de mi compañera, pero yo sonrío ante la respuesta, dado que en todo caso no cualquiera diría que es normal ir de cosplay en este lado del mundo a no ser que estés en una convención.

Con cierta resignación nos deja entrar, no parece haber nada fuera de lugar, bastante decente pero sin nada en particular que pudiera conectarla con Loki de alguna forma. En el momento en que nos invita a sentarnos nos pregunta por si queremos beber—un poco de agua, el café nunca fue lo mío—no pasó mucho tiempo cuando nos trajo las bebidas mostrando su hospitalidad. Y comienza nuestra platica con 2 preguntas, la primera es predecible, la segunda permite mostrarnos que está preocupada por él. Dalae se vuelve a adelantar al contestar dichas cuestiones, explicando nuestra posición en torno a Loki y su situación actual. Luego explica nuestra presencia ante ella, y lo dice con las palabras necesarias y calculadas, nada de spoilear algo que pudiera ser usado en un momento más adecuado.

Yo no he tenido oportunidad de decir nada, y tampoco es que pudiera añadir algo sustancial a nuestro escaso conocimiento de esta misión. Luego de responder sobre las llaves rúnicas—de hecho creemos saber quien posee una de ellas—interrumpo lo mas educadamente posible—pero nos han aconsejado pedir tu ayuda, ¿puedes demostrarnos dicha garantía de confianza?—mi tono era ligeramente serio, pero no acusatorio, simplemente quiero saber que puede ofrecernos para conseguir la llave que se nos ha encomendado conseguir.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Miér 26 Oct - 6:36

Tras servir con mucha educación un café con hielo y un poco de agua a sus invitados, la pelirroja intercambió varias miradas con los presentes hasta que alguno se decidiera por fin a hablar. Se la notaba inquieta, no dejó de remover su café con aire pensativo, y sus ojos castaños tenían un matiz de preocupación. También había decidido mantener una distancia prudencial con los amigos de Loki, mientras ellos se habían acomodado en el sofá, la chica estaba de pie, apoyada en una de las paredes que había justo al lado de la cocina.

- Ya… supongo que en estos cinco años no ha tenido tiempo de venir a verme… -dijo frunciendo ligeramente el ceño y llevándose el café a los labios. Dalae y Arturo temieron que se lo bebiera de una sola tacada, pero tan solo le dio un sorbo grande. Después volvió a mirar el fondo de su café recordando algo triste- Pensaba que había muerto… -y de pronto, susurró algo casi inaudible.- Maldito embustero…

La situación era un tanto confusa, y Dalae y Arturo iban con pies de plomo a la hora de preguntarle a la inquilina. Iban dándole pequeñas dosis de información por si las moscas, no sabían si la pelirroja era digna de su confianza, pero de momento iban bien encaminados en su misión.

Al otro lado del mundo, en el oscuro castillo de Niflheim, el príncipe Loki miraba curioso la escena que sucedía dentro de su estanque de adivinación. Las calmadas aguas revelaban el rostro de la pelirroja, y el dios de las mentiras sintió un leve pinchado en su pecho. ¿Qué era aquel sentimiento tan desagradable? ¿Tal vez fuera culpabilidad?

- Cuando Loki y yo nos conocimos, él era una especie de Agente Secreto de Asgard… no me explicó gran cosa, pero era algo así como un 007 de la mitología nórdica. De lo que si me acuerdo es de que Sigurd vino una vez a su piso para intentar robarle la Espada de la Verdad. Se que Loki la cogió de un cofre que necesitaba una serie de llaves para abrirlo o algo así… - dijo esbozando una ligera sonrisa, recordando la escena con cierto cariño.- ¿La ha perdido o algo?

Entonces sus ojos se clavaron en Arturo y las cejas de la mujer se alzaron, como si no comprendiera del todo la pregunta.

- No se en que puedo ayudaros, pero claro que podéis confiar en mi… odio las mentiras y los engaños. Supongo que por eso os ha pedido que vengáis a verme. Pero antes de meterme en otra de las alocadas misiones de Loki… quisiera saber al menos como os llamáis. - dijo acercándose a los presentes y dejando la taza de café encima de la mesita que había delante del sofá.- Yo soy Verity Willis… y soy una especie de detector de mentiras con patas…

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Mar 1 Nov - 0:02

Dalae se llevó la taza a los labios, observando a la mujer tatuada. No estaba más relajada que ellos mismos: Ni siquiera se había sentado. Y no era de extrañar: Sin ilusiones, los dos elementales no generaban nada de confianza. Aunque eso se quedaba en nada si se comparaba con la impronta que había dejado Loki en ella. O mejor dicho... El joven Loki, que no era exactamente el mismo dios al que servían ahora. Verity había convivido con el Agente de Asgard, el que actuaba en nombre de la Madre de Todos. El Loki bueno, o que al menos intentaba serlo. Dalae no tenía mucha idea de qué podía haber hecho por aquel entonces: En esa época, ni siquiera había puesto un pie fuera de las murallas de la Ciudad Dorada, y los rumores rara vez hablaban del príncipe menor, salvo cuando hacía algún desastre. Nada sobre una chica llena de tatuajes.

Sin embargo, ella parecía estar bastante enterada de qué había ocurrido. Aunque Dalae no entendió lo que significaba "ser un 007", pudo arreglárselas para reconstruir el resto del relato sin esa información.

...Sigurd, el Siempre Glorioso... ¿Robando la Espada de la Verdad? ¿Cómo se las había arreglado Loki para...? En fin, ahora eso daba igual. Era historia, y nunca mejor dicho. Mientras Sigurd no se metiera en su camino, todo estaría más o menos controlado. Porque, por si fuera poco, el Primer Héroe de Asgard tenía una irritante tendencia a pasearse (o ser exiliado) fuera de su tierra natal. Era más que posible que hubiera quedado fuera cuando Odín cerró la barrera. Y si se sabía que la Espada estaba ahí fuera, en algún lugar...

Pero sería mejor concentrarse en el aquí y en el ahora. -Es una larga historia... La Espada está ahora en su cofre, y las llaves, diseminadas por Midgard. Ahora mismo, Loki tiene tres de ellas. Lo único que tenemos que hacer es buscar el resto.

Posiblemente, si Verity hubiera afirmado ser Freya disfrazada, Dalae no se habría sorprendido tanto. ¿Odiaba las mentiras? No le extrañaba que hubiera acabado mal con el hijo de Laufey... Aunque, a decir verdad, la hechicera nunca había oído hablar de nadie que hubiera acabado bien después de colaborar con él. Ese pensamiento le dolió un poco más de lo que tenía planeado. Bebió un poco de café para ganar algo de tiempo en el que pensar. Su instinto le indicaba que lo mejor era esconderse siempre bajo un nombre y una apariencia falsa. Pero... Si Verity era quien decía ser, eso sólo la haría desconfiar. Y eso no convenía ahora mismo... Tendría que confiar, al menos de momento. Y si resultaba no ser de confianza... Era sólo una humana. No sería difícil hacerla callar. -Soy Dalae Laydottir. Un placer.-Prefería reservarse sus poderes para cuando tuviera que utilizarlos: Aunque Verity pudiera ver la verdad, nada le permitía averiguar información de cero. El apellido, por otra parte... Aunque usara el "Darkle" por pura costumbre, no era un nombre de verdad. No era más que una palabra que le habían dado de pequeña, en lugar de el verdadero: Su apellido en realidad tendría que haber derivado del nombre de su madre en lugar de su padre, quien no había vivido para reconocerla como hija suya. Quizás para los midgardianos las palabras que definían a las personas y a las cosas no tuvieran importancia... Pero Verity era la prueba más cercana de que unas simples letras podían decir mucho sobre quien las reclamaba como suyas.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 3 Nov - 3:32

Tomo sin tanta formalidad el agua que amablemente me ha traído, pero el ambiente algo tenso todavía permanece, durante el dialogo se revela un par de cosas curiosas, parece que la relación es algo más allá de lo laboral. Y luego suelta un dato la mar de interesante—vaya un espía, supongo que es una labor que le queda como anillo al dedo—aunque la historia no parece cuajar del todo con lo que me han contado…¿será una versión algún universo de los tantos que se fusionaron?, aun así hay inconsistencias, pero mejor me centro en la misión y tal vez después pueda atar cabos. Dalae responde a la pregunta de la mujer sobre el cofre y las llaves, no tengo idea de cómo habrá colaborado con Loki, todavía parece una persona de lo más normal, una civil cualquiera que pudiera camuflarse entre la multitud sin problema alguno.

Mi pregunta le hace fijarse en mi persona más de lo esperado, pero responde que a pesar de que no sabe cómo puede ayudarnos, nosotros podemos confiar en ella, dado que odia la falsedad y antes de confirmar cualquier misión, quiere que nos presentemos, justo después de que lo hace ella misma, revelando no solo su nombre, sino la razón del encuentro con ella.

Dalae inicia la presentación, yo solo la conozco por el nombre, nunca había escuchado el apellido, nunca me fue necesario preguntar, dado que mi ámbito de trabajo, es más común los nombres código, los apodos dados por los demás, aunque también he trabajado con personas que dan su nombre verdadero sin temor a que sea usado en su contra, obviamente algunos son gente con rango, conocidos de alguna manera en El Mundo Secreto, a otros no le importaba este hecho y otros tantos sus nombres me eran revelados por cierta entidad que estuvo en mi cabeza hace tiempo. En fin, no me queda más que decir el mío—yo soy Razor, “El Dragón del Este”—le muestro unas flamitas en cada pulgar y que apago rápidamente—pero eso no es lo que exiges, más bien es aquello que nuestros padres nos dieron al nacer, mi nombre es Arturo Camacho Lizárraga—le ofrezco la mano—un gusto conocerte—sonrío de acuerdo a lo dicho, por el momento no hay intrigas ni nada que  esconder o mantener, así que le trato como cualquier persona, además puede que sea clave para el éxito de esta misión si usamos su habilidad adecuadamente.

Seguro que en mi mundo ya hubiera sido reclutada por alguno de Los Tres Grandes para la sección de interrogatorios, y nosotros no seremos la excepción, Dalae ha dicho que Constantine se basa en el engaño, puede que su magia se de tipo Caos, difícil e impredecible de combatir, pero no imposible de vencer. Si ella llega a estar de nuestra parte, tendremos la ventaja de la “Verdad”.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Lun 28 Nov - 8:40

Verity Willis escuchó atentamente el breve resumen que ofreció Dalae. La espada de la Verdad había vuelto a su lugar de origen, encerrada en el cofre que forjó el mismo Odín para protegerla de los incautos. Gram, hoja de Asgard, la muerte de Fafnir, codiciada por unos y deseada por otros. Pero solo uno era su verdadero dueño, y Loki estaba dispuesto a todo para volver a tenerla en su poder. O más bien, estaba dispuesto a utilizar a quien fuera para conseguir su objetivo…

- Entonces se trata de esto… ¿Tengo que ayudaros a buscar las otras dos? Pero no tengo ni idea de donde pueden estar… - dijo un tanto confusa. Dalae y Arturo debían ofrecerle un poco más de información si no querían perder el objetivo de la misión.

Cuando los esbirros de Loki se presentaron, la pelirroja vio verdad en sus palabras y se sintió más tranquila. No confiaba en la gente que vivía de los engaños, y al haber confesado su verdadera naturaleza como detector de mentiras, había conseguido que los dos invitados fueran sinceros a sus preguntas. Tenía que admitir que eran nombres bastante raros e inusuales, no conocía a nadie que se llamara como ellos en Manhattan, pero los registró sin dificultad en su mente. Era una mujer muy inteligente, capaz de adaptarse a situaciones difíciles.  

- Un placer conoceros, Dalae y Arturo… ¿O prefieres que te llame Razor? – De pronto, la chica pegó un bote y dio un paso hacia atrás, con los ojos bien abiertos. El Dragón del Este había mostrado su mutación envolviendo en llamas sus pulgares. Para Verity, aquello fue toda una sorpresa.- Menudo susto… vaya… es fuego, mola…

En aquel momento, el esperado maestro accedió a la mente de sus agentes y ambos sintieron la voz de Loki susurrarles dentro de sus cabezas.

- Constantine ha empezado a moverse. Sino os dais prisa llegará antes a la casa del Misterio y allí le pederéis la pista... Recordad que mi magia no podrá penetrar los muros de su propia dimensión. – Por un instante, pareció que el dios embaucador no tenía nada más que añadir, pero en realidad solo se hizo un pequeño silencio antes de proseguir con una advertencia.- Verity Willis es una humana cualquiera. Tendréis que protegerla si las cosas se tuercen. Un solo rasguño y haré que os arrepintáis…

- ¿Pasa algo? – dijo la joven con el ceño fruncido, interrumpiendo el extraño silencio que se había formado de repente en la sala.- Bueno… Y… ¿Cuándo empezamos?


FDI: Primero contestará JC explicando que ha estado haciendo hasta ahora. Con eso, Dalae y Arturo podrán describir lo que ven a través del espejo y llegar hasta él.

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Mar 29 Nov - 8:43

- Ya falta poco. Solo unos cuantos pasos más - o eso "sabía" él. Puede que fueran unos pasos más o puede que de repente y por el azar del destino la entrada que estaban buscando se esfumara y se trasladara a otro sitio, cosa que sería una auténtica putada para el pequeño grupo de místicos.

John había decidido que, tras haber pasado un largo tiempo como sus pupilas (o a su parecer había sido mucho tiempo teniendo en cuenta lo cortas que solían ser sus relaciones) y haber terminado con éxito la putada que les hizo en el cementerio de Nueva York para que conocieran de buena mano el mundo de los fantasmas, era hora de darles una recompensa. Pero no una recompensa cualquiera: iba a ser un regalo a la vez que un nuevo capítulo de "aprende magia con John Constantine".
Habían tomado un taxi para salir de la ciudad de Nueva York para meterse en las afueras, en pleno campo. El taxista los había dejado a unos cuantos kilómetros de su destino porque no era un camino que pudiera transitar un vehículo urbano como era un taxi, que suelen tener el chasis bajo. Anya al principio se mostraba interesada y animada, pero a medida que se adentraban más la fatiga empezaba a mermar su buen humor y a dejar salir aquel temperamento tan característico de la rusa.

- Hemos llegado. ¿Chicas? Bienvenidas a la Casa del Misterio.

No sabrían decir cuando fue, pero en algún momento dado estaban en el umbral de otra dimensión, donde se podía ver una edificación enorme de un aspecto antiquísimo en un terreno que claramente no era el campo que estaban cruzando.


- Aunque os parezca una casa vieja, tratadla y pensad en ella como si fuera una persona. Tiene voluntad propia y es muy sensible a que se hable de su aspecto. - ¿Verdad? ¿Una broma? John no dejó claro la intencionalidad de sus palabras. - Estamos a punto de entrar en otra dimensión controlada por la casa y su entrada, como habéis podido ver, la escoge al azar. Normalmente se mantiene cerca de la llave, la cual la tengo yo, pero parece que debe haberse ofendido tras mi última visita. - De nuevo ¿broma? ¿verdad? Y una sonrisa ladina del inglés. - Aquí nos reuníamos los miembros de la Liga de la Justicia Oscura. No penséis mal: no éramos una secta pero si que practicábamos mucha magia. Por resumirlo, cuando el músculos de la capa roja y su pandilla no podían encargarse de algo, nos metíamos nosotros. Tras el efecto Omega a saber dónde estarán el resto de miembros - aunque John sabía perféctamente dónde se encontraba en concreto una de sus miembros, y rezaba para que no se encontrase en su interior. - Os he traído aquí para que la uséis: es un lugar seguro para practicar la magia y para estudiarla. Garnet, la casa suele cambiar su estructura interior así que te aconsejo que no uses tus poderes si no quieres perderte. Dicho esto, seguid al guía y cogeos de las manos.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Mar 29 Nov - 11:20

Sentada detrás de John, contemplaba el paisaje fugaz de la ventana a medida que nos alejabamos de la ajetreada urbe de Nueva York. Me dolían las costillas, pero como siempre, una mezcla de orgullo y obstinada cabezonería me llevaba a aguantarlo en secreto. Un secreto a gritos que transpiraba cada poro de mi piel cuando gestos bruscos y sobresaltos me arrancaban muecas de puro dolor, inmediatamente transformadas en sonrisas ácidas que ocultaban lo que verdaderamente sucedía, o más bien invitaban al reto, a que pusieran en duda que podía superar eso y más estoicamente, sin lamentarme. No tenía muy claro a dónde íbamos, ni qué podíamos sacar de ello, pero eso no evitaba que tuviera cierta emoción contenida y contemplara todo a mi alrededor en busca de algo, una pequeña pista que indicara un lugar. Aunque tampoco hubiera hecho ascos a un cartel de neón, ansiosa como estaba por descubrir más.

Y es que, aunque fuera un pensamiento masoquista, quería vivir más. Aun con el doloroso recordatorio de mis costillas, esa experiencia había sido única, y empezaba a sentirme verdaderamente atraída por la magia. Por la idea de, de algún modo, salvar a Ruby. Salvarnos a ambas.

El taxi no pudo dejarnos a donde quiera que John nos llevaba. Así que cuando se paró en mitad de la nada y el inglés nos indicó que había llegado el momento de andar, no pude si no arquear una ceja y mirarle con desconcierto. Luego recordé el viaje al cementerio y simplemente, agradecí no llevar tacones aquél día. Había decidido llevar ropa cómoda, los botines militares de esos que tienen la punta que parecen de piedra, unos tejanos corrientes y una camisa tank top loose de color negro y la típica y mítica camisa de cuadros rojos y negros que todo el mundo ha visto al menos una vez. Sí, aquella del bolsillo en el pecho, en el lado izquierdo y que puedes arremangar y abotonar a la altura del codo. Finalmente, como siempre, llevaba mi fiel cazadora de cuero negro. Seguimos caminando en silencio hasta que fue palpable que Anya perdía la paciencia y a mí se me iba esfumando la motivación, hasta que la voz de John me devolvió repentinamente a la realidad.

- Hemos llegado. ¿Chicas? Bienvenidas a la Casa del Misterio.

Alcé la mirada y en lugar de encontrarme el ocasional árbol o las hierbas bajas del característico campo que llevabamos un buen rato cruzando, vi la enorme e imponente estructura de una mansión. Miré detrás de mí, arqueando ambas cejas, y vi que, en efecto había campo. Y sin embargo… La casa se había alzado de la nada. Estaba completamente segura de que minutos antes, no estaba ahí. Había escudriñado el horizonte varias veces a lo largo de la caminata, y era imposible no haberla visto. Y sin embargo…

Una vez más la voz de John me sacó de mi distracción, cuando éste empezó a contarnos las características de la casa. Que estaba viva. Que se tomaba mal los comentarios sobre su aspecto - lo cual, lógicamente, me llevó a mirarla con ojo crítico -, que guardaba secretos y magia en su interior y que escogía por decisión propia dónde estaba su propia entrada. Pensé entonces, que si la casa fuera realmente una persona, me llevaría la mar de bien con ella.

¿Puede leer nuestros pensamientos, también? — pregunté, enmascarando mi propio escepticismo con un deje de humor. — Si tenemos que pensar en ella como si fuera una persona…

Volví de nuevo la vista a la estructura de esa curiosa “persona”. Le dediqué una sonrisa amigable, casi cómplice, y me imaginé cómo debía ser su interior para que John me aconsejara no usar mis poderes. Aunque perderme en un lugar como aquel, sonaba casi tentador. Aunque me perdía levemente el dualismo de estar ahí para practicar a la magia, a la vez que no debía usar mis poderes. Seguimos al inglés hasta la puerta, pero antes de entrar, no pude evitar mirar a John con la burla pintada en la sonrisa.

Así que… Liga de la Justicia Oscura. No te imaginaba como un “justiciero”. Y con la edad que tienes… ¿llevaste mallas y los calzoncillos por encima?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 15 Dic - 4:53

Ella sigue dudosa en cuanto a participar, no se encuentra útil para nuestra misión—nos acabas de revelar la razón de porque te necesitamos, nosotros creemos saber quien posee una de las llaves, pero esa persona usa la mentira como moneda corriente—de todos “aquí”, creo que Verity es la única que se salva de esa característica—tu poder nos sería de gran ayuda—solo debemos formular un buen plan que no implique peligro para ella.

Ahora ella se nota más tranquila, de tal manera que cortésmente responde nuestras presentaciones—Razor sería lo mejor, los nombres verdaderos poseen poder, si se usa el hechizo o los medios correctos para usarlos en tu contra, así que te lo agradecería—mi pequeña demostración con el fuego pareció agradarle a pesar del susto inicial.

De repente, siento que alguien entra en mi mente, hace tiempo que no sentía esto desde que Las Abejas han perdido conexión luego de mi encuentro con Elektra, y gran parte del año pasado después de mi llegada a Omega. Era Loki quien nos insta a acelerar la misión, pues nuestro objetivo ha iniciado su andar, nos recuerda sobre su limitante y termina con una advertencia si Verity llega a ser herida—supongo que este es el canal directo, no quisiera que hurgara en mis memorias sin permiso—respondo mentalmente, cada quien tiene sus propios secretos que mantener. Nuestra anfitriona llega a notar nuestro pequeño lapsus mental y nos cuestiona con cierta preocupación—ahora mismo, Constantine ha comenzado a moverse y no tenemos que perderlo de vista—me levanto inmediatamente, he intento pensar en las posibilidades pues no hay más remedio que Verity nos acompañe.

Loki ¿nos abrirás un portal a un lugar cercano al objetivo?, si vamos en algún vehículo midgardiano tardaremos en llegar, no creo que Dalae pueda llevarnos sin dificultad—pregunto mentalmente, ambos miramos por medio de la magia de nuestro jefe, lo que él ve en su espejo y por lo tanto sabemos lo mismo, un taxi, una dirección un tanto peculiar en las afueras de la ciudad, un camino que se pierde en una niebla, posiblemente parte de su sistema de seguridad, tenemos que llegar antes que efectivamente la niebla los envuelva.

Mientras nos movilizábamos más imágenes nos llegaban, e incluso podemos escuchar algunas cosas, como por ejemplo que la casa parece tener cierta conciencia, una dimensión propia, cosa que explicaría porque Loki no puede inmiscuirse más allá de las afueras de la llamada Casa del Misterio. También se hace mención de la Liga de la Justicia Oscura, en la reunión con ese Dr. Strange escuche de esa liga. En todo el trayecto estuvo acompañada 2 bellas mujeres, una de ellas de cabellos rojizos y look casi vaquero, si no fuera por la cazadora de cuero, la otra se mira de alguna manera mucho más inocente aunque cansada.

Vale, parece que tenemos menos tiempo de lo pensado para planear algo decente—me dirijo a mis compañeras de misión—por lo que entremos que usar la navaja de Ockham—(jejeje aquí ay juego de palabras, googleen y descúbranlo)—nos dirigimos a ellos en son de paz, intentamos conseguir la llave de manera civilizada, algún trueque o cosa por el estilo, si llega a mentirnos, ahí entrara Verity—a quien me dirijo—además de que las ilusiones tampoco te afectan, puedes avisarnos de alguna trampa que nosotros no advirtamos—espero que con eso sienta que nos está ayudando en algo, y la verdad, no se tiene un detector de mentiras efectivo tan a menudo, es perfecta para la misión—Dalae, se te da bien la labia, la negociación o interrogación, como lo creas conveniente, te lo dejo a ti, ¿te parece bien? Y en cuanto a mí, yo protejo a Verity, pero también puedo ofrecer conocimiento mágico de mi mundo como moneda de cambio si llega a ser necesario, ahh si, Verity, ven un momento—me doy vuelta a espalda—supongo que puedes ver esta katana con tu poder, si surgen problemas, sácala y úsala de esta manera—me doy vuelta otra vez—como en los carteles de acción donde ponen la espada en la frente junto con el filo hacia el espectador, activaras su magia de invisibilidad, de esa manera será menos probable que te ataquen y yo me concentro en pelear si llega el caso, ¿está bien?—y eso es lo que se me ha ocurrido, solo falta estén de acuerdo o planteen algo mejor, lo que sea, pero rápido que se nos va el objetivo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Vie 23 Dic - 9:36

Si Arturo hubiera estado un poco más atento, seguramente hubiera notado la mirada azul de Dalae sonre su nuca, taladrándole. Quizás Verity fuera capaz de ver la verdad allí donde se encontrara, pero eso no significaba que hubiera que tirársela a la cara. La morena no se fiaba ni de su sombra, y mucho menos de la pelirroja. Prefería mantener a buen recaudo la información más crucial, y entre esa información se contaba el tipo de magia que podía usar cada uno de ellos. La "amiga" de Loki detestaba cualquier tipo de engaño, y eso la convertía en una mediocre mantenedora de secretos. -Nosotros sabemos dónde están. No tienes por qué preocuparte por eso, Verity...-Aunque aquello no era verdad del todo, tampoco era una mentira. De acuerdo, sabían que estaban en manos de John Constantine y en la Mansión X, pero... ¿Dónde?

La advertencia de Loki no la pilló por sorpresa. A diferencia de Arturo, a ella no le suponía ningún problema que su maestro le leyera la mente. No tenía nada que ocultarle, y no era ni de lejos la primera vez que lo hacía. "-No fallaré."-Aquella fue la única respuesta que recibió el príncipe por parte de su aprendiz.

-No pasa nada fuera de lo normal.-De nuevo, otra verdad a medias, una de las tantas que iba a decir de aquel momento en adelante. La asgardiana puso el espejo sobre la mesa para que los tres pudieran ver y oír lo que acontecía al otro lado. Procuró fijarse en los detalles: Constantine parecía relajado, y eso siempre era una buena noticia. Lo acompañaban dos mujeres. ¿Quiénes serían? La pelirroja parecía herida, a juzgar por las muecas de dolor que alteraban sus facciones de vez en cuando, y la otra parecía apática, como si hubiera perdido mucha energía. No parecían un problema a priori, ya que Constantine estaba en perfecto estado, y eso le hacía pensar que elllas dos eran menos poderosas que él: Hubiera pasado lo que hubiera pasado, ellas habían acabado más perjudicadas que el ingés.

-Y veo un par de fallos a ese plan, Arturo.-Dalae dedicó una mirada crítica a su compañero. Lo cuestionaba, igual que cuestionaba a casi todas las personas que conocía. -Si Verity es invisible, ¿Cómo nos dice si mienten o no? ¿Para qué vas a protegerla, si es invisible? Además, no nos enfrentamos a un demonio. Veo poco probable que esto acabe en un duelo. Al fin y al cabo, Constantine no es un hombre violento, y no le vamos a provocar... Además, sus compañeras no parecen estar en plenas capacidades físicas para luchar por él. Así que sugiero que guardes esa espada. Dudo que vaya a ser usada hoy.-Si Verity observaba con atención, no le costaría descubrir la frialdad que la joven imprimía en cada palabra. Esa frialdad que no era más que un espejo de cómo pensaba, de cómo percibía la situación. -Vamos a negociar con él, y le vamos a mentir.-Dirigió la mirada a la mujer con gafas, suavizando ligeramente el tono. -Espero que eso no te cause muchas molestias.

A continuación, Dalae planteó su plan, después de asegurarse de que también Loki les oía. Raden frunció el ceño internamente, no le gustaban mucho esas cosas, pero no le quedaba más remedio que aguantar. Al menos, este no implicaba pelear de ninguna forma, ni incurrir en la ira de la casa. No era la primera vez que Dalae tenía que lidiar con un mago en su propia guarida, y sabía de sobras que no era buena idea convertir una agradable conversación en un duelo mágico en el que tenía todas las de perder. Por si fuera poco, Constantine no era el único que tenía alguien débil a quien proteger. Verity sería muy útil en la primera parte del plan, pero en la segunda... "-Un solo rasguño y haré que os arrepintáis…"-Un escalofrío recorrió su columna, acompañando a esas palabras. -Está bien... Vámonos.-Ahora, sólo quedaba esperar a que el hijo de Laufey les hiciera aparecer cerca de la entrada de la casa, antes de que esta se cerrara. Habían perdido un tiempo precioso, y el reloj ya había empezado a correr...

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Miér 4 Ene - 9:41

Tras el mensaje telepático, Loki dejó escapar un leve suspiro ante la petición de Arturo. Era un mutante difícil de manejar, pero no imposible. En cambio, la respuesta de Dalae si que satisfizo su ego de príncipe y señor.

Mientras el hechicero preparaba el portal desde su asiento en Niflheim, Verity se dio cuenta de la nueva pausa en la conversación y arrugó levemente la nariz. Algo estaba pasando y ella no lo entendía.

- Si me dejáis opinar en esto... creo que lo mejor sería decirles la verdad.- ¿Qué iba a proponer sino la mujer que puede ver a través de las mentiras? - Al final se darán cuenta... ¿no? y así os evitaríais una pelea... no soy muy partidaria de usar la violencia para conseguir las cosas.

La pelirroja se encogió de hombros y siguió observando en silencio la fría conversación entre Razor y Dalae. No parecían muy amigos, de hecho hubiera jurado que ella era capaz de matarle con la mirada. Después se mordió el labio inferior con el rostro ligeramente angustiado mientras miraba la katana del albino con desconfianza.

- No se si sabré hacer eso... no he tocado un arma en toda mi vida... y mira que me han pasado cosas raras. Como por ejemplo conocer a Loki -dejó escapar otro suspiro intrascendente y sus ojos se desviaron nuevamente a Dalae, que no parecía estar de acuerdo con lo que había dicho su compañero. ¿Iban a aclararse en algún momento? ¿Qué es lo que tenía que hacer ella exactamente?

- Si queréis puedo toser, o carraspear... o tocarme el anillo que tengo en la mano izquierda cada vez que alguno de esos tres que hay dentro del espejo mienta...

De pronto, la conversación fue interrumpida por un ruido parecido al de una centrifugadora. Un portal de humareda verde apareció en medio del salón del apartamento de la señorita Willis. La pelirroja dio un paso hacia atrás, no muy convencida de querer traspasar ese agujero negro hasta a saber donde. Intentó relajarse unos instantes y al comprobar que el resto de sus compañeros desaparecían sin problemas, la mujer se llenó de valor y pegó un salto traspasando el portal al otro lado.

Los tres conocidos de Loki se encontraban frente a la puerta por dónde habían entrado Constantine y sus dos aprendices. Si no se daban prisa en entrar, el lugar volvería a cambiar y perderían la única oportunidad que tenían de entrar en la Casa del Misterio...

***

Por otro lado, Constantine y sus aprendices ya se habían adentrado en el mágico edificio. Las ventanas mostraban paisajes diferentes cada vez que te asomabas por ellas. La madera de las escaleras crujía repentinamente, como si alguien invisible caminara por ella. Las puertas se cerraban de golpe, y cuando volvían a abrirse ya nada era lo mismo. La cocina que antes estaba en el primer piso ahora se encontraba dónde antes había el baño. Incluso los cuadros parecían mantener conversaciones interesantes entre ellos, y los muebles, las lámparas, los libros se movían y cambiaban de lugar cuando no les mirabas. La casa del Misterio estaba viva, como bien había dicho el bueno de John.

Anya no parecía encontrase nada bien, y tosió varias veces mientras se llevaba las manos quemadas y temblorosas a los labios. Se acercó a la nevera para servirse un poco de agua y vio un sobre blanco pegado en la pared con las siglas JC.

-Creo que esto es para ti...- dijo mirando a su maestro y señalando el sobre.

Cuando Constantine abriera el sobre y sacara la breve carta que había dentro, se daría cuenta al instante de quién le dedicaba aquellas tristes palabras. La caligrafía era inconfundible. John era capaz de reconocer todo lo que pertenecía a Zatanna, fuera lo que fuera.

"Se que está mal lo que hicimos. Sabía que me arrepentiría tarde o temprano. Aún así, no pude evitar acercarme a ti. Había una fuerte conexión entre los dos… ¿tu la sentiste?

No sé hasta qué punto tus verdades fueron mentiras, o si llegaste a quererme de una forma sincera. La verdad que conocía de ti era la que salía de mis labios, y cuando me dijiste que era la única para ti yo te creí. Te amaba, John Constantine, ¿eso te importó alguna vez?

Tus mentiras, tus engaños, tu traición… lo de mi padre. Lo siento, pero ya no puedo soportarlo más.

Te dejo a cargo de la Casa del Misterio mientras estoy fuera. No se cuando volveré, o si lo haré algún día. Ni siquiera sé si me echarás de menos. Aún así espero que durante mi ausencia no te dediques a estropear todo lo que tocas. Ya sabes a lo que me refiero.

Te conozco mejor que nadie, JC. No lo olvides.

Zee.”

Lo más curioso de todo era que el mensaje no encajaba con la misma Zatanna que había conocido a finales de Febrero en esta misma Casa del Misterio. De hecho, la carta tenía la fecha del día de la Colisión… ¿Y si en realidad pertenecía a la Zeta de su dimensión? ¿Dónde estaría ella ahora? 

Era, posiblemente, uno de esos misterios que jamás resolvería...

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 5 Ene - 9:34

- La respuesta rápida sería "no". La respuesta larga sería "no con un pero..." Yo de ti pensaría bien de la casa, por si acaso.

John metió la llave en la doble puerta de la gran mansión, y ésta los recibió con su característico chirrido de bisagras. Un efecto dramático la mar de convincente y un claro aviso de que necesitaban un poco de aceite. Su interior seguía tal y como John lo recordaba: no importara los recuerdos que cruzaran su cabeza, porque en todos ellos la casa seguía inmutable. Algo bastante paradójico dada la naturaleza de la misma.
En su interior, el mago pudo aspirar el aroma y la grata sensación de la familiaridad, de la vuelta a casa. Cierto que estaba más vacía de lo que recordaba pero eran mínimos detalles para el inglés. La Liga de la Justicia Oscura se había esfumado, pero al menos él seguía de pie.

- Qué más quisieras. Yo tengo mi propio estilo y mis propias normas: nada de mallas ni pijamas. Y los calzoncillos o bajo el pantalón o en el cajón. - John echó un breve vistazo para orientarse un poco. Tal cual como si le leyera la mente o sus intenciones, una de las puertas se abrió y mostró una elegante sala de estar. - Allí tenéis los sofás, chicas, por si queréis-

Anya le cortó, entregándole un sobre que iba dirigido a él. John lo cogió, extrañado, y lo abrió. Todo el buen humor que había acumulado durante el día se esfumó tras una caligrafía elegante y clara: era de Zeta. Una carta de Zeta diciéndole que se iba y... bueno, toda una serie de revelaciones que ya sabía, pero aun así tenían la forma de puñales y estacas. Cada palabra que leía se le hundía más en el pecho, hasta alcanzar un ligero latido de su pútrido corazón. Zeta... ¿cómo lo hacía? ¿Cómo era capaz de hacerle sentir? A él, al Gran John Constantine, ungido en la traición y en el distanciamiento, cómo conseguía que, pese a todos sus años aprendiendo a alejar la culpabilidad por sus actos se sintiera un auténtico mierda.
Su pupila rusa pudo leer en la expresión de John que era un buen momento para dejarlo tranquilo. Ambas habían aprendido lo extremadamente irracional que se ponía John cuando algo le hacía poner aquella expresión. Enfado, hastío. Una señal para alejarse hasta que consiguiera desahogarse.
Pero había algo en esa carta que no cuadraba. Hacía bien poco se había encontrado con Zeta en esa misma casa, y ni por asomo habría escrito lo que tenía entre sus manos. Ni las palabras ni el tono. Algo se sentía diferente. ¿Quizás era...?

- Disculpe.
- ¡AH! ¡JOHN!
- Hola N'Aall.


- Bienvenido señor Constantine. ¿Durante cuánto tiempo se quedará ésta vez?
- John... ¡Es un demonio!
- Soy el demonio N'Aall, y debido a una serie de embarazosas circunstancias que no revelaré, pertenezco al señor Constantine y a la casa... Ahora, ¿me haría el favor de dejar el candelabro donde estaba?

El demonio señaló el candelabro que sujetaba la rusa, y ésta con sumo cuidado y una pizca de miedo, se lo tendió. El mayordomo volvió a poner el candelabro donde pertenecía, en perfecta armonía.

- Vendremos de visita mucho tiempo - le respondió John.
- Comprendo - afirmó el demonio mientras observaba cómo el mago se encendía un cigarrillo.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Dom 8 Ene - 17:06

La casa parecía sacada directamente de un cuento de hadas. O mejor, de una película de estas super surrealistas donde ves cosas fantásticas creadas por ordenador y que te quedas embobado pensando lo guay que sería ver eso en la vida real. Y ahí estaba, delante de mí, tan real que podía olerla y tocarla. Tal vez la casa tuviera que parecer fea y descuidada, pero para mí, que había llegado a llamar hogar a una caja de cartón, me parecía increíble. Que además escondiera tantísimos secretos y una naturaleza cambiante hacía que irremediablemente me sintiera atraída hacia ella, y saber que podría venir cuando quisiera era como darle a una cría un parque de atracciones en el jardín de casa y decirle; "Ale, todo tuyo, hasta que te canses". Y pensaba disfrutarla como tal, descubrirla y re descubrirla una y otra vez, hasta aprendérmela de memoria como si se tratara de una vieja amiga.

Así que me adentré en la casa con la mejor de las sonrisas y sintiendo la emoción creciente en mi pecho. Es de esos momentos en los que, lo último que piensas, es que esa sensación pueda estropearse. Pero puede. Y en mi caso, vino en forma de carta, y amargando al guía que esperaba pudiera descubrirme los recovecos mágicos de aquél lugar. No se me pasó por la cabeza intentar animar a John, ni siquiera la palmada amistosa en el hombro que normalmente le daría antes de alejarme. Me enfadó. Le culpé por ponerse de mal humor, porque me hacía perder el mío. Un sentimiento injusto y totalmente egoísta, pero que en ese momento ardía en mí, y no quise buscarle un por qué.

Iba a soltar algo, iba a ser impertinente e inmadura, pero el grito de Anya me hizo olvidar por completo el qué, y cuando vi al ser alado en esmoquin, me quedé con la boca abierta en una mueca a caballo entre la sorpresa y el disgusto. ¡La hostia, un demonio! Pero joder, qué buen gusto vistiendo. ¿Le habrán cortado el traje a medida para que quite las alas o estará roto por detrás? John le saludó con total indiferencia y volví a cerrar la boca, recordando entonces que estaba algo molesta con él.

Por supuesto, hay un demonio mayordomo. No es sorprendente, en absoluto. Lo sorprendente es que seas tan desconsiderado de fumar dentro de ella sin pedirle permiso. Pobrecilla. — Miré a John arqueando una ceja, y empecé a caminar hacia el salón que se había abierto por allí cerca, decidida a dejarme caer en el sofá con mi desilusión porque la exploración tuviera que demorarse. Por el camino, acaricié una de las paredes, como si le hablara. Aunque pudiera parecer que me mofaba de lo que había dicho John, parte de mí se había tomado en serio que estábamos dentro de "un ser vivo". — Espero que no te importe que me dé al vicio. Soy una humana débil y lo necesito.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Dom 8 Ene - 23:45

Y una mirada fulminadora me acosa, me vuelvo hacia Dalae mostrándole un rostro desconcertando, diciendo al mismo tiempo “¿Qué?, ¿Por qué ha sido eso?”.  Entonces ella se dispone a dar una respuesta tipo Glomar, ni es verdad ni mentira, me pregunto cómo responderá a esa clase de respuesta el poder de Verity.

Parece que a Dalae no le molesta la lectura de mentes, no dudo que entre ellos 2 tengan más confianza, yo mismo tuve en mi cabeza a cierta entidad zumbadora que ya he mencionado. La diferencia aquí es que no sufro de dolor de cabeza ni sangrado nasal. Terminando esto, otra respuesta glomar es pronunciada por Dalae.

Entonces nos centramos en la misión, cada quien evaluó a las personas que nos mostraba el espejo a su forma de ver las cosas. Pero seguro que las opiniones no se distancian demasiado. Luego de dar mis ideas me llegan las críticas “constructivas”, bueno no son tan malas, pero tampoco suenan a que sean en pro de animarte a echarle ganas para la próxima—bueno, como ya he dicho, es una acción de emergencia, por si las cosas se ponen feas, no tiene sentido que se venga en modo invisible—pum primera critica destrozada—en cuanto a tu otra pregunta, no sabemos la magia que son capaces de manipular, tu tal vez sepas más de Constantine, pero estamos nulos de información con las otras chicas y la propia casa que posee conciencia, en mi antigua agrupación se nos decía que “Es mejor que el enemigo te subestimen a ti, a que tu subestimes al enemigo”—ahí va mi segundo contra-argumento—por lo demás tienes razón, el objetivo no es conseguir la llave mediante la fuerza—seguro que es el último recurso cuando todo lo demás falla.

Entonces Verity intenta dar su opinión del asunto, involucrándose en la misión en la forma que puede y desde su punto de vista—claro, al fin y al cabo son llaves perdidas por su dueño, que envía a sus ayudantes—o subordinados ya que sin maquillaje somos eso mientras el contrato siga vigente—a recuperarlas, dado que no abren otra cosa, no tienen motivo por cual conservarla—la única mentira que diríamos seria el propósito de las llaves, si llegaran a preguntar para que sirven, con responder que son de valor sentimental podría valer o que sirven para encerrar un problema interno, que esto último no tienen que saber y listo—¿todos felices? cada quien ha dado su grano de arena para realizar la misión sin remordimientos.

—No necesitas saber de armas, solo debes ponerte en esta postura al usarla—agarra unos plumones cercanos y los conecta como si fueran una sola, de esa manera lo pone en su frente como si dividiera su frente, clásica postura para cualquiera que supiera de kendo o hubiera visto alguna película de samuráis—¿ves?, no hay pierde, pero ya sabes, solo si se arma la gorda—una vez entendido ese punto, ella sugiere su forma de advertir la mentira—lo del anillo es lo más sutil, creo que no hay problema con ese método, ¿verdad?—lanza una mirada a Dalae para comprobar si está de acuerdo o tiene algo más para criticar.

Habiendo terminado de perfeccionar el plan con más detalles, nuestro jefe nos abre un portal en las cercanías de la casa y avanzamos a paso acelerado antes de que la casa se nos pierda de vista—¿creen que a la casa le gusten los halagos?, se me vienen muchos datos interesantes sobre la arquitectura de la misma y que podrían adularla—una buena primera impresión sería de gran ayuda…tal vez.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 26 Ene - 13:12

-Ya hablaremos tú y yo luego...-No tenía demasiadas ganas de discutir con Arturo, la verdad. Estaban perdiendo el tiempo, un tiempo que, para colmo de males, no tenían. Dalae había sido criada como una soldado, y según su visión del mundo, no tenía sentido que una persona de rango más bajo discutiera lo que se le decía. Los peones no cuestionaban a los alfiles, al igual que estos no se lo pensaban en cuanto conocían los deseos del rey o la reina. ¿Tan difícil era de entender que todo debía ser así para funcionar bien? -Por otra parte, no será necesario, Verity. Cuanto antes sepan que podemos averiguar si mienten o no, más sinceros serán. Y no vamos a empuñar un arma, ninguno de los tres. Sólo vamos a hablar.-Sí, quizás fuera eso lo más rápido.

Complicar la solución de un problema innecesariamente era absurdo, y más aún si dicho problema podía resolverse sin necesidad de códigos secretos, consejos inútiles de personas a las que no conocería en su vida y espadas mágicas. Hablando de espadas mágicas... ¿Qué demonios estaba haciendo Arturo? ¿Pretendía enseñarle a usarla ahora? Por el amor de Freya, cualquier persona tardaba años en aprender esgrima. ¿Y qué parte de "no vamos a pelear" no había entendido el albino? -Arturo, puedes hacer eso más tarde. Cuando hayamos acabado, tendrás el tiempo que quieras para enseñarle tu espada, pero no ahora.-El portal se acababa de abrir, invitándoles a atravesarlo para llegar a la Casa del Misterio. Al otro lado, el campo que habían visto en el espejo les dio la bienvenida. Dalae no respondió al intento de broma de su compañero, no estaba de humor. En lugar de eso, subió el par de escalones de la entrada, y llamó a la puerta con los nudillos: Por malas que fueran sus intenciones, no eran salvajes, y la buena educación seguía siendo muy importante. Más aún si pretendían entrar en un edificio que, además de tener mente propia, podía aplastarlos entre sus paredes con facilidad.

"-No me gusta este lugar."-Susurró Raden, en el fondo de su cabeza. "-Huele a cambio, a Caos. A... Demonio."-Dalae estaba acostumbrada al disgusto general del espectro hacia cualquier cosa, persona, espacio o situación. Pero aquello le llamó la atención. "-¿Un demonio?"-Que John Constantine estaba metido en asuntos turbios no era ningún secreto, pero... Había una diferencia entre mancharse las manos y tener un demonio en su propia casa. ¿Sería el guardián? Si Dalae tuviera una fortaleza capaz de cuidarse por sí sola, no se arriesgaría a meter a una criatura así en ella. Pero... Los dioses sabían qué habría allí, aparte del mago y las dos mujeres. "-Se acerca. Su esencia no es muy intensa, pero quizás la hayan disimulado con algún hechizo. Ten cuidado, niña..."

La asgardiana se volvió a sus compañeros, sin moverse de su sitio frente a la puerta. -Arturo, sea lo que sea que abra la puerta, estate quieto. Y Verity... Haz lo que hagas normalmente. Si has sobrevivido a Loki, es que funciona.-El mutante, como su elemento, tenía tendencia a actuar antes de pensar. Como Sasha... Pero no era momento de pensar en ella, no ahora que estaba buscando las llaves, y sabía que una de ellas estaba en la Mansión X.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 9 Feb - 8:48

La casa pareció responder a los deseos y a las necesidades de sus inquilinos, cuando de pronto, en la mesita del sofá donde descansaba Garnet, apareció un cenicero y una cerveza americana.

- Espero que las señoritas se sientan como en su casa… - comentó el mayordomo con suma tranquiliad mientras volvía a sus obligaciones.- ¿Necesita alguna cosa, señor?

Anya estaba más inquieta de lo normal, estaba emocionada mirando todos los rincones del salón con curiosidad. Se había quedado fascinada con la magia de la misteriosa casa, y cada vez que dejaba de prestar atención a su alrededor, algo había cambiado de lugar.

- Este lugar es increíble, John...- la rusa se levantó de su asiento tras atracar vilmente la nevera y caminó por toda la habitación, admirando los cuadros antiguos colgados en las paredes empapeladas, y abriendo todos los cajones de los muebles de madera de roble gastada.

De pronto, un golpeteo en la puerta sorprendió a los inquilinos.

- ¿Quién puede ser? -dijo N’Aall extrañado, mirando a su señor.- ¿Espera a alguna visita, señor?

Sin más dilación, el mayordomo se encaminó hacia la puerta y su aspecto demoníaco fue sustituyéndose lentamente por el de un humano normal y corriente...

***

Los ojos castaños de Verity saltaron del albino a la asgardiana y así sucesivamente por un largo rato hasta que los subordinados de Loki se pusieron de acuerdo en algo. Habían decidido tomar medidas pacíficas para encontrar la llave, y también se dieron prisa para cruzar el portal antes de que la puerta hacia la casa del Misterio se desvaneciera.

- Esto del teletransporte no es sano para mi estómago… -dijo la pelirroja llevándose la mano a los labios en un amago de vomitar.

Los tres compañeros esperaron en silencio hasta que la puerta se abrió, mostrando a un hombre alto vestido con un traje de chaqueta muy elegante. Su rostro era serio y distinguido, y les saludó con mucha educación.

- Buenos días… ¿Les puedo ayudar en algo?- dijo deteniendo su mirada en cada uno de los presentes.

Sólo Raden se dio cuenta de que el mayordomo desprendía ese suave olor a azufre del que había hablado...

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias: JC
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Miér 22 Feb - 16:05

- Algo de ginebra estaría bien - contestó el mago al demonio, acercándose hasta la puerta del salón donde estaba recostada Garnet.

John se quedó mirando con el cigarrillo en la boca aquella sala, y como si fuera una película le fueron apareciendo una a una todas las imágenes, escenas y conversaciones que había vivido y no en aquella casa, con los miembros de la Liga de la Justicia Oscura. La boquilla del cigarrillo le supo algo amarga, o tal vez fue él mismo que tenía un revuelto impresionante en la barriga, en el pecho... Efectos secundarios de tener un pequeño efecto Omega en la cabeza, mezclando no sólo recuerdos sino también algún que otro sentimiento, preguntas, respuestas. "El pasado queda atrás, John. Ya sabes la regla de oro. - Las normas están para incumplirlas. - No me seas capullo. No conmigo. Sé racional. - ¿Cuándo lo he sido? Estoy hablando conmigo mismo. Salud, amigo." Y el mago se llevó a la boca el vaso que había parecido en el mueble más cercano que tuvo a mano, apagando sus propios demonios con alcohol.

- Si, una pasada pero haz el favor de no llevarte nada de los cajones, Anya - le advirtió John para luego encararse con la otra pelirroja. - No le importa que fume pero se toma muy a pecho el robo.

La broma se cortó bruscamente cuando alguien llamó a la puerta.

John se giró de golpe, observando el pomo de la puerta. ¿Quién podía llamar? De todo su antiguo grupo sólo él tenía la llave, y la única forma de llegar hasta el umbral de la casa sería traspasando el portal que conduce hasta la misma. ¿Intencionado o un accidente?

- No amigo, sólo veníamos nosotros - le respondió al demonio, acercándose un poco a la puerta.

El demonio se cubrió con una segunda piel, adaptándose para ser un mayordomo formal y corriente. Anya fue la tercera que se acercó hasta la puerta pero John la detuvo levantando la mano que sostenía el vaso, pidiéndole que retrocediera. Le hizo caso al maestro, acercándose hasta la puerta abierta del salón y quedándose junto a Garnet.
El mayordomo abrió la puerta y ahí se presentaron los visitantes. John se los quedó mirando en la distancia y tras las espaldas del demonio. Si venían con el hacha de guerra, el mayordomo sería un buen recibimiento para los visitantes. Y si le superaban, cosa que sería una auténtica putada, habría que sacar la artillería pesada. Y para eso, hacía falta poner distancia.


[FDI: ¡PERDÓN! Se me fue el santo al cielo affraid ]

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 583
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Jue 23 Feb - 10:46

Hice una elegante reverencia, pronunciada como la de los teatros, al aire. Me dirigía a la propia casa, fascinada por el concepto de que tuviera pensamiento y criterio propio. Es curioso, como siendo quien era, alguien a quien a menudo le faltaba el decoro de tratar con cortesía a las personas humanas, tuviera tanto cuidado en no ofender lo que para la gran mayoría de las personas, era un objeto. Tal vez fuera mi buena y reciente predisposición a las cosas sobrenaturales, o que estaba desarrollando un --- adictivo por todo aquello que me separaba de lo mundano.

O tal vez, simplemente, estaba loca. Algo que siempre me he preguntado.

La cuestión es que le agradecí a la casa que me permitiera fumar antes de encenderme un cigarro y dedicarle una larga mirada a John, pensativa. Por un instante, me había parecido verle dudar, como una pequeña grieta en su cínica máscara de cabrón que lo tiene todo bajo control. Pero antes de que pudiera atisbar una mueca o gesto que pudiera corroborar mi visión, John se llevó un vaso a los labios, y mis dudas desaparecieron como la bebida, tragando saliva y gaznate abajo.

El escuchar el timbre, y pasado el instante de sorpresa general, llevé mis ojos hacia Anya, esbozando una sonrisa y hablando con cierta burla.

¿Será otra de las novias de John? Parece que no se basta sólo con nosotras dos.

No llegué a escuchar su respuesta, pues la puerta se abrió con un crujido y de nuevo miré al... Mayordomo. Su aspecto había cambiado al de un humano, aunque no dejaba de tener cierto aire imponente, algo que instintivamente te gritaba "No le toques las pelotas, o perderás las propias". Así que sin dejar de apoyarme en el marco de una puerta, con la actitud despreocupada y fingiendo una falta total de interés. En el umbral encontramos a tres personas. Uno tuerto - o tal vez era un friki que se tapaba un ojo - y de cabellos blancos, una joven bastante hermosa, morena y de ojos azules y...

Miré a la tercera, inclinando la cabeza y entrecerrando los ojos. El color de su cabello, el maquillaje que llevaba, su ropa... Le dediqué media sonrisa, aprobando sin palabras su aspecto, mirándola con interés y curiosidad. Tal vez era por su aspecto, pero aquella chica me gustaba. Y lejos de mostrar hostilidad, mi mirada dejaba clara mi disposición a saber un poco más de ella. No por ello, bajé mi cautela. No perdía de vista a los otros dos, consciente de algún modo, de que John no esperaba visita. Más aun, si en lugar de acercarse a recibirles, había decidido ponerse a nuestra altura a esperar. Eso daba paso a otra duda.

O bien John no tenía ni puñetera idea de quienes eran y qué querían, o bien lo sabía y no tenía demasiada intención de recibirles. Si conocía bien al inglés, y algo me decía que empezaba a hacerlo, sería la primera o hubiera tenido más bien pocos escrúpulos en mandarles a tomar viento él mismo en cuanto les viera asomarse por la puerta. Casi me sentí tentada a dar un paso a delante, preguntarles yo misma que les llevaba por ahí y asegurarme de sus intenciones antes de que pudieran poner un pie en la casa. Con un poco de suerte, no tenían por qué saber quienes éramos y eso era un factor a nuestro favor.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 855
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 26
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Vie 24 Feb - 7:15

-Ya hablaremos tú y yo luego...—un escalofrío me recorrió la espalda, a lo que yo respondo con un gesto y expresión de “¿y ahora que hecho?”. Entonces Dalae termina de confirmar el plan o los detalles al menos—no estoy presumiendo, solo le doy una opción de escape si el asunto se pone feo—respondo ante su comentario sobre mi intento de explicar como funciona mi katana.

Ya sin nada que hacer nos dirigimos a la Casa del Misterio—así es siempre al principio, pero llegas a acostumbrarte con el tiempo, lo digo por experiencia—comento a Verity cuando sintió las ganas de vomitar por el viaje express. Mi broma sobre la casa no surte efecto alguno pero el ego no es herido, Dalae no parece haber tenido algo de sentido del humor en su vida. Ella sin mas preámbulos toca la puerta, me percato de que la asgardiana se ha puesto un poco mas tensa de lo habitual y se voltea para advertirnos…especialmente a mi—cálmate mujer, estoy habituado a ver cosas extrañas en lugares aun mas extraños, ya estoy curado de espantos—le enfatizo con un ademan con la mano tratando que se tense mas de la cuenta…aunque no dudo que se recomponga en unos segundos.

Se escuchan los pasos hacia la puerta hasta que esta se abre, dejando ver a un hombre con un atuendo muy elegante, pocas veces visto en persona, sin duda es un mayordomo, ¿Constantine puede costearse un mayordomo? Esto no me cuadra en lo mas mínimo, ¿tendrá poderes también? No puedo asegurarlo, toda la magia que me rodea hace que mis tatuajes no puedan precisar o identificar las fuentes. Estando Dalae al frente se dispone a entablar dialogo introductorio, como lo había sugerido. Así como ya había advertido, las razones que explica sobre nuestra presencia ahí eran mentira, también nombres y otros detalles menores.

Pd:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Sáb 25 Mar - 8:48

Dalae miró a Verity cuando esta empezó a sufrir arcadas, con una expresión que ni la persona más bienpensante del mundo podría confundir con consideración. Simplemente, quería asegurarse de que no manchara el rellano de vómito: Hacerlo no les haría quedar muy bien ante los dueños de aquel lugar. La asgardiana aún no lo sabía, por supuesto, pero John no estaba aquel día para tonterías. Suficiente tenía con sus asuntos amorosos y con la aparición del trío de intrusos, como para además añadirle las protestas de la Casa por haberla ensuciado. Eso acabaría con la paciencia de cualquiera, y lo necesitaba del mejor humor posible para negociar. Si se podía llamar “negocio” a lo que pensaba hacer, cosa que dudaba. -Sé que estás acostumbrado a ver cosas extrañas, y a partirlas en dos con la espada justo después de verlas. Sólo te estoy pidiendo que no hagas lo segundo.-Si Arturo esperaba algún tipo de reacción a ese ademán, se llevó una pequeña decepción. Hacía falta algo más que un movimiento de manos para alterarla, por mucho que estuviera en tensión.

Como no podía ser de otra manera, el que abrió la puerta fue el demonio del que Raden le había hablado. Sin embargo, su advertencia hacia Arturo resultó no ser necesaria: Había adoptado la forma de un midgardiano de rasgos anodinos, vestido con elegancia. Sin embargo, tenía cierto aire inquietante, aunque quizás sólo se debiera a que ella sabía quién era en realidad. Eso podía ser muy buena, o muy mala señal. Quizás no tenían intención de tomar medidas drásticas, y por eso no querían alarmarles dejando que vieran al demonio tal y como era. La otra opción es que pretendieran hacerlos entrar para tenderles una emboscada. Fuera como fuera, de momento no habían mostrado intenciones de querer carbonizarlos, y eso ya era un punto de partida. -Buenos días… Nos gustaría hablar con John Constantine, si fuera posible.-Como si no lo estuviera viendo detrás del “mayordomo”, vaya. No parecía muy amigable, desde luego, pero nunca lo había parecido en el poco tiempo que Dalae lo había visto. No era ninguna novedad. Las dos mujeres también los miraban con curiosidad, protegidas tras él. Sin embargo, ella se mantuvo tranquila, hablando con la debida cortesía. Como queriendo recalcar la pureza de sus intenciones. -Hemos oído que tiene una llave rúnica… Que parece no poder abrir nada.-Porque la cerradura de esa llave estaba en el cofre que ello poseían, por supuesto. Un cofre de una leyenda asgardiana casi olvidada… Una leyenda que él, humano del otro mundo, difícilmente sabría. Esperaba llamar su atención así: Dalae no lo conocía demasiado personalmente, pero sabía de sobras que tenía tendencia a meter las narices donde no debía.

-Podemos quedarnos fuera, si se va a sentir más cómodo.-De hecho, la posición de cautela del inglés era totalmente comprensible, y la asgardiana la compartía. Aún no había olvidado cómo la había utilizado como catalizador para enviar a aquellos trolls de fuego a su dimensión, y después como cebo para que Iron Man, Wonder Woman y Deadpool fueran allí a “rescatarla”, eliminando a todos los trolls por el camino. ¿Y todo para qué? Para que Constantine pudiera poner las zarpas sobre el tesoro de Boris el Negro, el mastrodóntico señor de ese rincón del universo. Hasta ese punto llegaba la avaricia del mago. Y Dalae planeaba explotarla, desde luego. Era lo único interesante que había sacado de todo el asunto, aparte de unas cuantas gemas grandes como nueces y unas cuantas monedas de oro del susodicho tesoro.

De momento, Verity podía quedarse tranquila: Ni una mentira había salido de los labios de Dalae, y su integridad no parecía correr peligro. Al menos, no en un futuro inmediato. Sólo quedaba esperar la reacción del maestro y sus alumnas: Aún podían cerrar de un portazo, y olvidarse del tema.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 31

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   Vie 19 Mayo - 7:49

FDI: Como Arturo ha dejado el foro, el usuario me ha dado permiso para llevarlo como PNJ durante este tema y los siguientes relacionados con los eventos de Asgard.

- Buenos días… ¿Les puedo ayudar en algo?- preguntó el impecable mayordomo. El hombre que les abrió la puerta era moreno, de ojos profundos y tan alto como el mismo marco de roble. Su espalda era ligeramente más amplia, y algo encorvada, más que un sirviente parecía un guardaespaldas. Aunque las gafas con forma de ojo de buey le dieran un toque intelectual, la apariencia humana de N’aall era bastante intimidante.

Arturo era el único de los tres amigos de Loki que no parecía muy impresionado por la presencia demoníaca. Estaba más atento a los movimientos de las figuras que habían detrás del mayordomo. John Constantine, el mago con más mala fama, la inocente y traviesa Anya, y la sensual  pelirroja Garnet. Por otro lado, Dalae y Raden si que se sintieron incómodos tras conocer la verdadera naturaleza del hombre que les daba la bienvenida, pero el rostro de la mujer de hielo era capaz de mostrarse impasible hasta en situaciones complicadas. No podíamos decir lo mismo de la expresión que puso la humana, Verity Willis.

- omgomgomgomgomgomgomgomgomg, no le mires a los ojos, no le mires a los ojos… - pensó la pelirroja, desviando la mirada de N’all y juntando sus manos para detener el ligero temblor de las mismas. Se había llevado un buen susto al ver al demonio, y observó a sus compañeros en busca de consuelo.- ¿Por qué están tan tranquilos? ¡Tienen a un JODIDO monstruo delante de sus narices!

Dalae fue directa al grano, sin mostrar ningún tipo de emoción en el suave timbre de su voz.

-Buenos días… Nos gustaría hablar con John Constantine, si fuera posible. Hemos oído que tiene una llave rúnica… Que parece no poder abrir nada.

Verity suspiró tranquila al ver que la verdad salía de los labios de la Asgardiana. Después, la mujer tatuada imitó a Arturo, y miró hacia el fondo de la habitación, donde identificó las figuras de un hombre y dos mujeres. Una de ellas, la pelirroja, le dedicaba una sonrisa muy amigable. Verity se sintió confusa por un instante, y no supo cómo reaccionar. La mujer no dejaba de mirarla, así que al final se decidió por saludar con la mano de forma muy educada a los propietarios de la casa.

-Podemos quedarnos fuera, si se va a sentir más cómodo.- propuso Dalae con cautela, a riesgo de que les cerraran la puerta en las narices. Arturo se cruzó de brazos y alzó una ceja, mirando a su compañera con incredulidad. ¿Cómo que quedarnos fuera? ¡Él se moría de ganas de entrar ya en acción!

N’aall miró entonces a su señor, y esperó a que le diera una orden.

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]   

Volver arriba Ir abajo
 
Segunda llave: Sólo la verdad y nada más que la verdad (Dalae, Arturo y Constantine) [13.3.2019]
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Segunda fundación de Buenos Aires
» La verdad de las torres gemelas
» [The Moon Knights] Segunda parte
» Vida sin nada interesante (?)
» C.E. L'Hospitalet - FIFA MANAGER 09 - A SEGUNDA B!!!!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: La casa del Misterio-
Cambiar a: