Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   9th Diciembre 2016, 19:30

- Zoey lu siente... - Del cabreo había pasado a la duda, y de la duda a sentirse mal, culpable. Por su culpa las habían echado de la biblioteca, donde la morena seguramente sacaría mucha información importante para el caso del Strigoi, ayudada por Chloe. Zoey se sintió más que nunca como un estorbo, como una piedra en el camino que va rebotando y dándoles en la cabeza a todo el que pasara cerca de ella. Jack le tendió unos libros para consolarla. La mutante agradeció el gesto, sujetando los libros.

Por un momento se perdió entre el horizonte y la noche tapada. Miró hacia el cielo iluminado por las farolas y dio un fuerte suspiro. Empezó a pensar en los suyos con mayor fuerza. En aquellos momentos cuando más de la mitad del grupo no sabe qué hacer, en esos momentos de vacío, la mente de Zoey divagó, buscando las caras de las personas que había conocido y más allá, buscando a los miembros de su familia. Aferró con más fuerza los libros, preocupada por lo que les podría haber pasado y si estaban del todo bien.

La distracción se esfumó al escuchar hablar a la peliblanco y su referencia hacia el vehículo que tenían cerca. Zoey no lo pillaba. No pillaba la relación de aquel vehículo con que Tanith se sintiera mal. La mutante había visto pasar varias veces ese tipo de vehículos por Nueva York pero para ella era un vehículo más que no sabía utilizar.

- Es un vinículo. ¿Pa qué tendría que ser una locura?

Fue cuando Tanith se acercó a la pareja de sanitarios y que Jack los echara dentro con una tromba de nieve que la mutante se quedó algo petrificada. ¡LOS ESTABA DESNUDANDO! ¡¿POR QUÉ?! No la malinterpretéis: el cuerpo humano para Zoey no es ningún misterio, y no se va a poner a chillar porque vea a un hombre desnudo o semidesnudo. Pero no entendía por qué le estaban quitando la ropa con el frío que hacía, más con el agua helada que había dejado Jack a su paso. Pero por si acaso, y aún sin entender el plan de los trajes, Zoey entró en la ambulancia, empezó a quitarse la ropa lo justo para dejar esos dos trozos de tela que usaba para tapar su escaso busto y las partes más íntimas y se metió dentro del traje. Le iba algo grande así que tuvo que subirse tanto las mangas como la pernada. Dejó el bastón escondido en la parte de atrás así como los libros y fue a sentarse delante, junto a Chloe.

- Ay madre... ¡Nus emos convirtío en sacadoras! - Zoey estaba algo nerviosa, pensando que estaba haciendo lo que hacían los saqueadores que tanto asco le deban. Pero no, no era lo mismo. Después lo iban a devolver. Esos chicos no estaban muertos y cuando despertaran volverían a tener su vehículo. Cerró la puerta y se quedó mirando a Chloe. - Y... ¿quié le cunta a Zoey el plan? Poque algo le faya en to esto... ¿Pa qué las ropas?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   19th Diciembre 2016, 00:13

Tanith tardó en reaccionar, estaba visiblemente cansada y a pesar de que ya anochecía no parecía dispuesta a quitarse sus gafas de sol. Estuve a punto de ser más explícita cuando la neurona se le iluminó, silvó a Jack y ambos se fueron a la ambulancia, esperé paciente en la otra acera mirando alrededor para que los ojos curiosos no estropeasen el momento.

- Espera y verás, Zoey – Vimos como Tanith desaparecía dentro del vehículo y en menos de un minuto nos hizo una seña con la mano para que nos acercásemos  – Vamos, nos toca.

Cruzamos la calle y me fui directa al asiento del conductor mientras Zoey se reunía con Tanith en la parte de atrás, Jack apareció en el asiento del copiloto con su habitual simpatía infantil, parecía bastante orgulloso de haber colaborado. Di un par de golpecitos al cristal que comunicaba la cabina del conductor con la trasera.

- Sí, yo me encargo – Contesté a Tanith frotándome las manos, ya sentía como la adrenalina recorría mi cuerpo, adoraba conducir todo tipo de trastos – Chicas cuando terminéis voy a necesitar una bata blanca, un estetoscopio y unos zuecos ó cualquier zapato que esté por ahí, por favor – Zoey dejó su bastón y los libros al lado de la camilla, un detalle importante, era la primera vez que la veía separarse de su única posesión, no quise ser indiscreta pero su “ropa interior” tampoco me pasó desapercibida, aunque era incapaz de imaginarla probándose sujetadores y menos usarlos si no estaba acostumbrada. Mi copiloto apareció con el uniforme remangado le quedaba algo grande pero había conseguido ajustarlo para que no resultase ridículo, daba el pego.

- ¿Sacadoras? Calma Zoey, no vamos a hacer daño a nadie, ponte el cinturón – dije mientras yo me abrochaba el mío y regulaba el asiento. La miré y comprendí lo absurdo que había sonado eso en su cabeza – Es igual, mira – Cogí su cinturón tratando de respetar su espacio vital y lo abroché – El brazo izquierdo por aquí, no te lo quites, es importante. Ahora os explico todo, Tanith, ¿Todo listo ahí atrás? – Miré por el retrovisor mientras la morena cerraba las puertas – Perfecto – Arranqué el motor y me incorporé al tráfico austríaco.

- Chicas, iremos sobre la marcha – Cogí mi móvil y llamé a Teruko, necesitaba apoyo logístico, puse el altavoz y en el segundo tono la voz de mi amigo me sonó a cántico celestial.

- ¿Chloe?
Ey boss, ¿Qué tal te pillo? Necesito un pequeño favor.
De lujo estoy tomando un café ¿Qué tienes para mi esta vez?
Estoy en Viena, metida en una ambulancia y quiero hacerme pasar por médico, tengo dos personas que serán los sanitarios, necesito una tapadera y rápido.
- ¡Holly shit! Jajajajajaja Dios, dame un minuto, ¿A qué hospital vas? ¿Al general?
Sí, el GPS me dice que estoy a menos de veinte minutos, ya tengo la ruta.
Pueeeeeessss – Podía escuchar como tecleaba - Tienen previsto una intervención, un transplante de riñón con la doctora Ovechkin que viaja desde el Güil-jel-minen-spital o cómo se diga, en media hora.
Vale, me sirve ¿Has dicho Ovechkin? ¿Cómo el jugador ruso de hockey?
Eso es, no pone nada de sus acompañantes así que feel free.
Venga pues eso es todo, hablamos cuando vuelva y ya vemos como te correspondo.
Estaré pendiente para que no aparezcas por las cámaras, esto no me lo pierdo.
Puff, ¡Claro! Ok, seremos rápidas, gracias tío
A su servicio señorita.

Colgué y aproveché el semáforo rojo para ultimar los detalles con Tanith y Zoey – Vale, esos dos se pueden quedar dónde están, entraremos con naturalidad, a mi me están esperando y vosotras vais bien con el uniforme así que no hay de qué preocuparse. No tenemos mucho tiempo, cuando lleguemos id directas a la morgue, yo trataré de encontrarme con vosotras en cuanto pueda ya luego pensaremos como salimos sin levantar sospechas – El semáforo se puso en verde, estaba nerviosa y menos mal que tenía ayuda a nivel tecnológico ó esto podía salirnos muy caro. Mi móvil recibió un mensaje, era el plano del hospital, maldito genio… Ese chico pensaba en todo.

Ya en la puerta, les enseñé el mapa para que pudiesen ubicarse, el depósito estaba en la parte más alejada del edificio y el tiempo jugaba en nuestra contra, no sabía cuántas implicaciones legales conllevaba todo lo que estábamos haciendo. Cuando todo estuvo medianamente claro, crucé el umbral del hospital seguida de mis acompañantes y me paré en recepción mientras ellas continuaban con total naturalidad.

- Dobry vecher, Kak dela? – Saludé en ruso – Soy la doctora Ovechkin, vengo del hospital…
- ¡Doctora! ¡Es un placer tenerla aquí al fin! – Un hombre con bata blanca de mediana edad apareció detrás de mi recibiéndome con los brazos abiertos.
Vaya, qué amable.
Después de tanto tiempo pensé que nunca la iba a conocer en persona. Pase, pase, mis enfermeros están preparándose para la cirugía ya tendrá tiempo de rellenar los documentos más tarde.
Gracias, es un placer – Seguí al médico por los pasillos del hospital, alcé la vista y vi una cámara de vigilancia – El receptor es un varón de 41 años, en el preoperatorio hemos observado que no hay neoplasia y comparte un porcentaje muy alto de HLA con el donante lo que nos garantiza…. – No estaba entendiendo nada pero asentía como si fuese perfectamente consciente de todo lo que me decía.
- Bueno pues la dejo aquí para que se prepare como es debido, estaré ultimando los detalles de la intervención en la sala de preoperatorio, según sale a la izquierda – Me tendió la mano mientras me sonreía – Vaya, unos ojos preciososSí, gracias – sonreí y retrocedí para poder meterme en el cuarto en el que se suponía que me tendría que preparar.
Entre y cerré la puerta con pestillo detrás de mí, a mí alrededor tenía todo tipo de instrumental sanitario, era una habitación grande, un mini almacén – Piensa Chloe, piensa – Me pasée por las estanterías repletas de medicinas, había agujas, bisturíes, un desfibrilador, una bomba de Abbot… Y entonces algo llamó mi atención una nevera con tubos que tenía varias soluciones, vale esto ya me gustaba más… Tiopental, Diazepam, Etomidato, no me resultaba difícil diferenciarlos había presenciado junto con mi madre y mi abuela alguna operación. ¡Bingo! Cogí una jeringuilla y la llené de Propofol, perfecto por si se nos torcían los planes alguien iba a echar un sueñecito majo, bueno ya puestos dos, me cogí otra jeringuilla y repetí la operación. Sin entretenerme mucho cogí cuatro cosas más y salí, no había ni rastro del doctor, así que me fui a buscar a mis queridas amigas esperando que al menos hubiesen tenido casi tanta suerte como yo.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   19th Diciembre 2016, 21:18



Di la espalda a Zoey para que ambas pudiéramos cambiarnos de ropa tranquilas. Me daba corte que me vieran cambiarme, lo cual era absurdo. Si lo pensaba fríamente, todos esos hilos espirituales, como los que en esos momentos cubrían las paredes de la ambulancia como una segunda capa de pintura acolchada, me habían visto cada vez que me duchaba o me vestía. Pero me hacía la loca. A veces funcionaba, eso de engañar a la propia mente. Saqué la daga del bolsillo y la guardé entre mis nuevas ropas, poniendo especial cuidado en que pasara desapercibida. Contaba con bolsillos, donde dejé caer los dos broches. Rebuscando en los casilleros de la parte de arriba, conseguí lo que Chloe me pidió: su bata y zapatos. El estetoscopio lo hallé en el maletín del enfermero. Se lo pasé a Zoey para que se lo llevase.

Jack se autoinvocó otra vez para dejarle sitio a Zoey en la parte de delante. Antes de que se marchara, decidí contárselo:

- Vamos a colarnos en la morgue del hospital haciéndonos pasar por parte del personal.

A grandes rasgos, ese era el plan. Me quedé en la parte de atrás, sentada en la camilla y mirando la puerta por el rabillo del ojo. Con Jack a mi lado estaba más tranquila, pero en cuanto Chloe arrancó, las voces… me taponaron los oídos. Las manos, escondidas en el regazo, me temblaban. El reducido espacio de la parte de atrás, cubierto de arriba a abajo de hilos y voces, se empequeñecía cada vez más. Tragué saliva varias veces, mientras Chloe entablaba conversación con alguien a través del manos libres del móvil. No pude oírla por encima de los demás. Apreté los dientes, resistiendo la tentación de cubrirme los oídos con las manos. «Vamos, solo nos faltan unos metros», me animaba mentalmente. Ni mis propios pensamientos oía. Los cuerpos inconscientes y en ropa interior de los dos enfermeros de verdad se tambaleaban en el suelo, en un rincón, acorde al ritmo de la marcha.

Cuando la ambulancia se detuvo me faltó tiempo para abrir las puertas y salir por patas. Tomé todo el aire que me fue posible, reduciendo así los temblores y recuperando la respiración, que sin darme cuenta, había estado aguantando. Estábamos ahí, habíamos llegado. Estaba cerca, muy cerca. Si yo me hundía, hundía a esas dos chicas conmigo. Jack me dedicó una seña de victoria desde el interior de la ambulancia, desconvocándose por fin, consciente de que necesitaba todos mis sentidos y capacidades en esto.

Me ajusté las gafas de sol y estudié el mapa el tiempo que Chloe nos permitió. La bata le quedaba como un guante, como si estuviera hecha para ella. Me hizo sentir mal, porque mi conjunto quedaba un poco holgado. La pobre Zoey era bajita y se remangó. Deseé que la gente que trabajaba en el hospital fuera ciega. Porque, de lo contrario, se iban a oler el pastel…

Apreté el asa del maletín del enfermero hasta que los nudillos se me pusieron blancos, presa de los nervios. Nos la estábamos jugando, nos la estábamos jugando mucho… Adopté el modo de caminar más seguro que tenía en mi repertorio, fingiendo que sabía a dónde iba. Nos separamos en el mostrador de recepción. Antes de seguir mi camino, dejé que se me escurrieran un poco las gafas de sol sobre la nariz y le guiñé un ojo cómplice a Chloe. En mis adentros, recé a todas las deidades posibles para que le fuera bien. Volví a esconderme tras las gafas, subiéndolas con un dedo, y nos adentramos en el pasillo.

Con el mapa que nos mostró nuestra compañera en mente, seguí andando. No era tan complicado, porque ya había estado en un sitio idéntico. Paredes blancas. Gente por todas partes, con o sin uniforme. Con prisas. Con ojeras. Hilos por todas partes. Voces que rebotaban contra mí…

- Nos queda un paseo, Zoey. Termine como termine esto… gracias.

Lo dije en voz baja. Me daba miedo que nos descubrieran en cualquier momento, y ni a Sophie le había dicho esa palabra nunca. Quise hacerlo, claro. Pero… carraspeé, con la vista fija al frente. Somos jóvenes enfermeras, abran paso. Los pasillos eran amplísimos, en sucesión, iluminados por halógenos de tubo. Agaché la cabeza cuando nos cruzamos con otra pareja de enfermeras (éstas de verdad). No nos dijeron nada. Ya estábamos allí. Venga, un recodo más. Atravesamos un resquicio delimitado al público, tal y como rezaba un cartel en la pared, justo encima de él. Al final del mismo, a lo lejos, la morgue nos aguardaba.

Estaba en una zona donde los pasillos ya no tenían ventanas con el que ver el oscuro exterior. Dudé. Un hospital estaba lleno de almas, en el sentido más literal. Aguardaban estáticas a que reparase en ellas, desorientadas, sin saber muy bien hacia dónde debían ir. La puerta al final del pasillo era... una fuente. No había un solo recoveco a su alrededor por el que no intentasen salir los hilos. Palpitaba, de hecho. Visionarla así me hizo detenerme en seco. Sabía lo que eso significaba. Las voces, a modo de preludio, ya me estaban preparando para el mal trago. Sus tonos empezaban a sobrepasarme. Meneé la cabeza, obligándome a centrarme en lo que tenía delante. Mi hombro rozaba el de Zoey. Tenía que aguantar, seguir. No lastrar a ninguna de ellas. Avancé.

Antes de llegar, dos puertas la precedían. Recorrí la distancia que nos separaba a paso ligero, y cuando podía estirar el brazo para tocar el pomo…

...éste se movió solo. Agarré a Zoey del brazo y tiré de ella para escondernos en la puerta de la izquierda, cerrándola tras nosotras. Unos pasos se escucharon al otro lado, alejándose. El corazón se me iba a salir del pecho.

- Por un pelo… -susurré. Me dirigí a mi compañera-. ¿Tu estás bien?

- ¡Eh! ¿Vosotras de dónde salís?

Me quedé paralizada. Delante nuestra, en medio de la pequeña sala de descanso de personal, había dos policías de uniforme. Uno de ellos, el que nos había increpado, se incorporó de su silla. Frente a cada uno, un café. ¡Debería haberlo supuesto! ¿Cómo he podido ser tan lenta? Muy despacio, me llevé la mano libre hacia el bolsillo en el que guardaba la daga. Si ponían muchas pegas, tendría que dejarles inconscientes como fuera.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   4th Enero 2017, 00:56

[FDI: Antes que nada, perdonad por haber tardado tanto en responder. Las fiestas me han pillado por banda y no encontraba el momento para poder escribir Crying or Very sad ]

Cuando Chloe le pidió que se abrochara el cinturón, lo hizo... sólo que no había cinturón para abrocharse. El uniforme que llevaba eran apenas una camisa y unos pantalones con goma elástica para sujetarse en su cintura. No había ningún cinturón por lo que la mutante se quedó algo perpleja. ¿Era acaso una frase hecha? ¿Un código secreto que quería compartir con Zoey? Y tan lejos de la verdad como estaba, la mutante se puso algo nerviosa, tiesa incluso cuando la peliblanco se le acercó. Había compartido la comida con ella y la había salvado anteriormente, pero aun así los malos hábitos persisten, y un trauma no es algo fácil de digerir u olvidar.
Se mantuvo lo más quieta que pudo, controlando la respiración lo mejor que supo hasta que Chloe terminó de "abrocharle el cinturón". ¡VALE! ¡EL CINTURÓN DEL ASIENTO! ¡¿ALGUIEN SE HA PUESTO NERVIOSO!? ¡QUÉ VA!...
Zoey soltó el aire y asintió. El corazón le iba a mil. Fue calmándose poco a poco mientras Chole arrancaba la furgoneta y se metía en las calles de la ciudad.
La conversación por el móvil le hizo saber que iban a meterse en un lugar haciéndose pasar por "noséquién" que viene de un lugar que suena como si alguien se atragantara con un trozo de chorizo. Y que ese "noséquién" es pariente de un jugador de hockey. La palabra "hockey" le recordó a un tío que llevaba una máscara blanca en su universo y lo llamaban "Joky". No le hizo mucha gracia eso del hockey.

- Ir derectala mogue. Exo. Entrá con natualidá. Exo. Zoey cree que pueden faserlo. - La convicción con que lo dijo distaba mucho del nerviosismo que había atenazado anteriormente su estómago. Otra cosa no, pero de convicción iba bien sobrada... la mayoría de las veces.

Llegaron así hasta el susodicho hospital. Cuando frenaron Zoey escuchó como su compañera morena salía a toda pastilla de la furgoneta. Sí que tenía prisa por salir. ¿A eso se le llama naturalidad en éste universo? Y mientras Chloe y Tanith hacían lo suyo, Zoey aprovechó un momento para meterse de nuevo en la furgoneta y coger sus cosas. Ató sus ropas con sábanas que encontró dentro junto con los libros y anudó ambos fardos en su bastón. Aquel vehículo podría ser usado por otras personas. Si dejaban sus cosas allí dentro las perderían. Entró con las chicas en el hospital, con el bastón cruzado sobre ambos hombros. Sí que algunos se la quedaron mirando, pero iba con tanta naturalidad que casi parecía hasta habitual. Allí dentro todo el mundo tenía demasiada prisa como para fijarse en una enfermera que llevaba dos fardos colgando de un bastón.

Se vieron obligadas a separarse. Más o menos aquel era el plan aunque la aparición de aquel hombre con la bata no estaba del todo previsto. Tuvieron que ceñirse al plan, no quedaba otra. Pero sus cosas debían guardarse a buen recaudo así que aprovechando que se metían dentro de uno de aquellos pasillos Zoey le pidió a Tanith que se detuviera un momento y entró en una habitación que ponía "mantenimiento". Quiso la suerte que fuera así porque si fuera por Zoey se habría metido en los lavabos o en un quirófano sin saberlo.
¿Qué quería hacer? Guardar sus cosas. ¿Dónde? No en un armario, ni en una taquilla: a la mutante le llamó la curiosidad el techo, el cual podía levantarse cuadrado a cuadrado. Pensó que si era así podría esconder allí sus cosas. Se encaramó como pudo en una silla, sujetándose en un armario y apartó el primer cuadrado del techo. Metió un fardo, luego otro y acabó escondiendo también el bastón: si iba con su preciado bastón llamaría más la atención que con los fardos.
Tendría que acordarse de qué habitación era, y para asegurarse al salir enumeró los giros que iban haciendo en su cabeza, una y otra vez para poder visualizar el camino de vuelta.

Esa tarea fue tremendamente difícil: si con lo del cinturón había sufrido, ver tanta gente ir y venir, pasando tan cerca de ella y mirándola con tanta fijación la ponía de los nervios. En dos ocasiones se equivocó a la hora de recordar qué esquina habían doblado y cual no. Una enfermera casi choca con ella y eso la puso tensa como su preciado palo. Usaba su cántico recordatorio como una canción de nana para su estómago y su corazón. Tranquilos pequeños, tranquilos. Nadie os hará daño. Nadie quiere haceros daño.
Zoey se sobresaltó cuando Tanith tiró de ella, y quiso haber dicho que no, que no estaba bien, pero las palabras se le atragantaron.

La voz del policía sonó como un disparo en la cabeza de Zoey. Como un resorte, la mutante se giró hacia los policías al mismo tiempo que saltaba contra el primero, en un mutismo histérico. Le golpeó la cabeza de tal forma que salió disparado hacia atrás, chocando contra la pared, rebotando y dándose de bruces contra la mesa hasta que quedó tieso en el suelo. Pero no antes de que Zoey le propinara otra patada, ésta vez a su compañero que ya hacía el ademán de gritar por ayuda mientras echaba mano a lo que fuera que tuviera para defenderse. El hombre se quedó mudo también, pero porque Zoey le había dado en la garganta con el pie. Se derrumbó de rodillas. La mutante aprovechó para coger su cabeza y estamparla contra el suelo, con un golpe seco.
El hombre perdió la consciencia, pero la herida que tenía en la frente no tenía buena pinta. Una contusión que poco a poco se expandía bajo su piel, dejando ver que era algo más que un golpe: una hemorragia. A simple vista era difícil saber el daño interno que le había causado Zoey, y si su garganta tendría lesiones permanentes. A la mutante no parecía importarle. La mutante no parecía preocupada.

La mutante parecía que ni estaba allí, en esa sala.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   10th Febrero 2017, 13:18

OOR::
 

Me daba la sensación de haber pasado por el mismo punto tres veces seguidas, había cogido un portapapeles con pinza para dar más credibilidad a mi tapadera, pero desde el control de enfermería empezaban a mirarme con recelo. Supongo que no estaban acostumbras a ver doctoras en tacones todos los días, y no recordaban precisamente a ninguna con el pelo blanco. Me vibró el móvil, era Teruko…

- Cómo sigas dando vueltas voy a tener que freír las cámaras de seguridad, Chloe
- Me oriento como el culo, ya lo sabes.
- Estás más cerca de lo que crees y yo que tú me daría prisa acaba de aparcar una ambulancia que supongo que será la de la verdadera Doctora Ovechkin

A estas horas el hospital no estaba muy concurrido y el ala al que me dirigía esperaba que mucho menos. Después de las indicaciones de mi amigo llegué a la morgue, no estaba preparada para lo que me iba a encontrar y cuando las puertas se abrieron y vi la escena me quedé estupefacta. Zoey parecía ida, tenía los puños apretados y la vista perdida, no me hacía falta preguntar quién se había encargado de la seguridad.

- ¡Pero que cojones habéis hecho! – Había un policía en el suelo boca abajo, me agaché para comprobar su estado y le giré – Madre mía… - Tenía una hemorragia interna, puse mi mano en su cuello para examinar sus constantes vitales, era débiles pero rápidas, no era buena señal – Daos prisa, tenemos poco tiempo antes de que se corra la voz de alarma y conviertan el hospital en un buque de guerra – Puse al desdichado policía contra el escritorio para que la sangre no se acumulase en la cabeza, le aflojé el cinturón y le quité los zapatos, tenía que facilitar la circulación o entraría en shock. Cogí una manta mientras Tanith y Zoey se encargaban de lo que habíamos venido a hacer aquí y entonces vi al otro.
- ¡Joder, otro! - Cubrí al primero con la manta, había que mantener la temperatura corporal, empezaba a estar pálido y frío. El segundo estaba acostado de lado y tenía un hematoma en el lado derecho de la cabeza, algo superficial, pero había perdido la consciencia. Palpé la nuca y noté una contusión, esperaba por su propio bien que no tuviese ninguna hemorragia cerebral. De todo lo que había quitado de la nevera antes, no había cogido nada que pudiese servir en esta situación, no me hubiese imaginado que íbamos a salir de aquí llevándonos por delante a dos policías, o terminábamos pronto o seríamos las próximas compañeras de celda de los sospechosos del mismo asesinato que estábamos tratando de resolver.
- Vamos chicas, esto se nos ha ido de las manos – La radio de los policías empezó a sonar, pero no entendí nada, el alemán no era lo mío.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   13th Febrero 2017, 16:40



Estaba paralizada, testigo de lo que acababa de ocurrir como si quien estaba en el pellejo de Tanith Blackwood fuera otra persona. Ojalá hubiera sido otra persona, porque entonces, habría actuado mejor y a tiempo…

En su lugar, tuvo que venir Chloe, que consiguió localizarnos después de lo que sentí que fue una eternidad en la que solo podía contemplar a Zoey sin mover un músculo, o decir una palabra. No me hubiera esperado esa reacción de la chica, pero tampoco podía justificar mi inactividad con eso. Fue un destello cegador, como cuando miras al sol y se te quedan unos puntitos de color en las retinas que no se van, por mucho que parpadees, hasta que pasa un rato. Que yo supiera, tampoco era delicada ante la visión de la sangre, y las hemorragias de ambos no eran escandalosas. Salí de mi estupor con lentitud, zarandeada por la estática de la radio:

»Meyer, sé que estás en turno de descanso, pero me acaban de comunicar que van a traer a uno desde la prisión y voy a necesitar refuerzos. Vendrá inconsciente, pero por si las moscas. Pásate por urgencias. Corto.

¿Qué había dicho Chloe? Me froté la frente, intentando recuperar su monólogo. Lo que habíamos venido a hacer… El rabillo del ojo me traicionó, sin perder de vista a Zoey. Parecía tan ausente como yo antes. Tragué saliva. Las voces parecían corear a la parte de mi que quería acabar con aquello cuanto antes, salir por la puerta, entrar en la morgue y averiguarlo todo de una vez. La otra parte, que alzaba la mano pidiendo auxilio enterrada en la algarabía, solo quería asegurarse de que Zoey estuviera bien. Su reacción contra los hombres armados me pareció bastante lógica. Si no hubieran pasado meses desde que escapé del hospital, habría reaccionado igual. De hecho, ya reaccioné igual.

- Enseguida. Solo… -me acerqué a la chica de piel aceituna con paso lento y suave -Zoey, ¿estás bien?

Conforme más cerca estaba, más ganas tenía de llorar. Me mordí el labio para esconder cualquier gesto delator al respecto. ¿Desde cuando tenía el derecho de arrastar en mis desvaríos a dos desconocidas? ¿Desde cuando podía poner en semejante situación a una persona tan perdida como me dijo Zoey que estaba?

- Zoey…


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   16th Febrero 2017, 17:34

La respiración agitada de Zoey era lo único que marcaba que la mutante estuviera viva. Su pecho subía y bajaba con fuerza, con el mismo pulso de un tambor y con la misma resonancia. Su piel estaba sudada. Su frente fría y ardiendo a la vez. Sus ojos eran el vivo reflejo de su mente.

Y como si fuera un interruptor, la mutante volvió en si, sin entender qué había pasado.

Su mente aun estaba al otro lado de la puerta, caminando junto a la morena por aquellos pasillos llenos de gente que la rozaban, chocaban con ella, la miraban y la ponían cada vez mas nerviosa. No podía responder a la pregunta que uno se haría en un momento como ese: ¿qué había pasado? ¿Qué había hecho? Y ¿por qué?

Chloe entró en la habitación haciendo realidad dicha pregunta. Zoey reaccionó pestañeando, tragó saliva y miró de un lado a otro, o mejor dicho, de un cuerpo a otro. ¿Estaban muertos? ¿Los había matado? ¿Y había sido ella? El dolor en su cuerpo, el estrés en sus músculos y la tensión en sus manos le decían que si, que había sido ella. En un ataque de pánico les había hecho daño a esas personas, y pensar que las había matado, que había segado dos vidas que seguramente tuvieran familia, que tuvieran gente esperando en casa o en otros sitios...
Zoey se vio a si misma reflejada en unas gafas de motero, y tras esos cristales había un par de ojos idos y llenos de rencor. Un rencor agradable que le hacía sonreír. Aquel hombre estaba acompañado por otros hombres con gafas protectoras, googles, vestían con varias capas de ropa sólo porque las tenían y arrebataban todo cuanto tenían los miembros del grupo de Zoey, e incluso a algunos, la vida.

¿Qué la diferenciaba de aquellos saqueadores? Si los había matado porque si no había nada que la separara. ¿Qué la diferencia entonces de los héroes y los villanos de su universo? Matar por matar sólo porque podían.

- ¡NO! ¡ZOEY NO TA BIEN! ¡DEJA DI PREGUNTAR! - Zoey la tomó con Tanith sin querer, y cuando se dio cuenta, la sombra de la culpa atravesó sus ojos y su gesto. - Ah... Zoey no.... No quiría... Siente.... - El daño ya estaba hecho, y si no se espabilaban tendrían mucho tiempo para hablar entre ellas cuando estuvieran encerradas en la cárcel. Debían primero terminar lo que estaban haciendo, salir de allí y luego dejar las cosas en su sitio. Ver que Chloe se estaba ocupando de aquellos dos y que no estaban muertos la relajó un poco, pero solo un poco. Inspiró con fuerza, tragó toda su tensión en forma de bomba de relojería y se dirigió a Tanith. - Tirminemos cun lo questavamos faciendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   16th Febrero 2017, 19:04

Cuando Zoey se volvió contra Tanith pensé que todo estaba perdido, no podríamos salir de esta si nos separábamos, estábamos en la mierda y teníamos que ser un equipo para tener una mínima esperanza. Miré a los policías, inconscientes, al menos era todo lo que podía hacer, el segundo no tardaría en despertar y el primero al menos estaba estable, puse mis dedos en su cuello para volver a comprobar sus constantes. Estable. No descartaba secuelas, con suerte sería incapaz de recordar las caras de mis compañeras o incluso el día entero.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Con la fiesta sorpresa que me había encontrado al llegar había olvidado que estaba en la morgue y, como es lógico, hacía frio.

- Hay que buscar el cadáver del chico ya – La radio del policía sonó otra vez – Tanith no tenemos tiempo

Me levanté y fui a buscar entre las cámaras refrigeradoras, después de ver las fotografías del archivo policial sería imposible no identificarle. Abrí la primera y destapé la sábana azúl que cubría el cuerpo. Nada, una señora de avanzada edad. Siguiente. Tampoco, un hombre de mediana edad con una bala entre ceja y ceja “Vaya, buena puntería” pensé. Me sonó el móvil:

- Joder, no doy abasto… ¿Sí?  
- ¿Qué cojones hacéis ahí todavía? Salid ya, se está formando revuelo y no tardarán en encontraros
- Dame tiempo Tekuro, nos está llevando más de lo previsto
- ¿Y qué quieres que haga?
- No sé, alarmas, luces, electricidad…
- Chloe es un hospital, hay vidas que dependen de la red eléctrica
- Bueno, no sé… ¿La alarma de incendios?
- Ya se me ocurrirá algo, pero no prometo nada
- Gracias, adiós

Colgué y miré a todos los lados después tendríamos que salir y más nos valía tener una coartada o un plan de escape, la salida no estaba lejos, algo es algo.

- Zoey, quédate en la puerta y avisa si viene alguien o si escuch…

Todas las alarmas empezaron a sonar y las luces se apagaron, sólo funcionaban las de emergencia, el pasillo que se veía a través de la cristalera estaba débilmente iluminado. Al menos si nos pillaban les costaría dar una descripción exacta…

- Zoey, a la puerta. Tanith date prisa, por favor

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   16th Febrero 2017, 20:15



Si ya de por sí tenía los nervios inquietos, con la reacción de Zoey se encabritaron del todo. Las gafas de sol, que oscurecían todo, mantuvo cualquier posible reacción física a raya. Pero mentalmente…

...las voces se dispararon. Me entaponaron los oídos. De no ser porque estaba frente a frente, ni me habría enterado de que se disculpó. Mis pasos se volvieron más temblorosos, más inseguros, y cuando me giré para seguir con el plan, tal y como había leído en los labios de Zoey, creí entender que Chloe también me metía prisa.

Para cuando quise darme cuenta, ya estaba frente a frente del armario frigorífico de la morgue. Estaba como… en trance. Con las voces chillando no iba a poder encontrar lo que buscaba. Necesitaba escuchar solo a una de ellas, no a todas. Encima, mi presencia allí despertó el interés de todos los hilos que anadeaban por la superficie de la nevera. Alzaron sus cabezas hacia mí, iguales unos a otros, sin marcas, todos traslúcidos pero presentes. No podía ocultar el temblor de la mano cuando me quité las gafas, cerrando los ojos para no verlos, consiguiendo con ese gesto que el sonido de las voces fuera aún más perceptible. Permanecí detrás de Chloe hasta que dio con el cadáver que buscábamos.

Pálido, casi azulado. Con las cicatrices del bisturí del forense cosidas. Se me revolvió el estómago al verlo. Aguanta, Tanith, me pedí a mi misma. Y callaos los demás. Necesito escuchar su voz.

«Vosotras me guiasteis hasta aquí. Que valga la pena» añadí para mis adentros recordando la reacción de Zoey. El sacrificio de Chloe.

Que valga la pena.

Repasé una última vez los hilos. Se habían precipitado contra el suelo, como un grupo de natación sincronizada que se lanza a la piscina. Buscaban cómo llegar hasta mí. Sabían lo que pretendía hacer, y todas querían apuntarse al plan. Haciendo un esfuerzo supremo, plantada en la cabecera de la cama de metal que había desplegado Chloe, busqué en mi interior la sensación que me recorría cuando invocaba a Jack. Con todas queriendo apuntarse al carro, recopilar el hilo correcto me hizo sudar. Lentamente, todo giró a mi alrededor, como si hubiera metido la cabeza en una lavadora. Los hilos se mezclaban entre sí, pugnaban entre ellos por ser los elegidos. Fui apartando las voces preguntando mentalmente por el «strigoi». Jack solía aportar su granito de arena cuando le convocaba, porque siempre lo estaba deseando. El tipo al que buscaba se hacía de rogar, o era demasiado débil en comparación con el resto de muertos…

Entre la cortina de voces, un aullido que no era ni humano ni gutural casi rompe el hechizo. Una alarma. ¡Mierda! «Estoy aquí para ayudarte. ¡Dime quién fue tu asesino, qué es el Strigoi, pero dímelo ya...!»

El tirón me dejó sin respiración y las piernas se me doblaron. Caí al suelo, y al alzar la vista, visible y corpóreo para todas las que estábamos presentes en la sala, el tipo mismo tipo que yacía en la camilla estaba sentado en el borde, contemplándose a sí mismo. El reguero de sangre me goteó desde la nariz a la pechera, y conforme recuperaba los sentidos, perdí la audición del oído izquierdo. Supuse que me estaría sangrando también. Las constantes autoinvocaciones de Jack, sumadas al experimento de traer al plano físico a un fantasma, que no una entidad, se estaban cobrando un alto precio. Debía de ser breve y concisa:

- Quién o qué es el «Strigoi», qué tiene que ver conmigo y qué puedo hacer para que alcances la orilla que te corresponde…

Mis palabras sonaron como un estertor. Usando la misma plataforma donde estaba el cuerpo de punto de apoyo, me incorporé para enfrentarme cara a cara con el fantasma. Tenía la mandíbula prominente y el rostro anguloso, el pelo enmarañado. Antes he dicho que estaba sentado, pero no se ajusta a la realidad. Le faltaba la mitad del cuerpo, de cintura para abajo. Las almas que habían luchado con uñas y dientes para ser invocadas en su lugar me habían impedido recopilar más esencia del tipo. La violencia de mi mareo ya no era tanta, pero persistía. No me solté de la mesa, por si acaso. Tampoco quería parpadear. Tenía la sensación de que, si cerraba los ojos aunque fuera medio segundo, no volvería a abrirlos hasta pasados unas semanas. Tragué saliva, notando el sabor a óxido de la sangre.

- ...dijo que podía ser como el hombre de acero. Volar. Ser fuerte. Ser el protagonista -el muerto no tenía que abrir la boca para que su voz llegase hasta nosotros. Sonaba de forma tan éterea como él mismo, y hablaba en inglés -. Solo tenía que dejarme morder. Mi sangre por la de otro como… -sus ojos acuosos nos dieron un repaso rápido a las tres -vosotros.

- Necesito algo más concreto… -se me escapó un mohín. Las voces no habían parado, así que tenía que hacer un gran esfuerzo por oirle -Un nombre, un sitio. ¡Eres un jodido fantasma, se supone que ahora puedes verlo todo...!

Se me quedó mirando como si fuera la primera vez que me veía. No sentía las piernas de rodilla para abajo, y me estaban dando calambres en las manos de aguantar mi propio peso.

- Waterfront Kitchen.

- ¿Ves como no era tan…?

Mi cuerpo dijo "hasta aquí". Tanto el fantasma como yo nos desvanecimos. Él de la existencia. Yo de la conciencia.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   19th Febrero 2017, 18:09

Dentro de su cabeza, Zoey estaba experimentando uno de sus peores momentos, debatiéndose entre salir de ahí corriendo y quedarse para hacer lo que tenían que hacer. Tuvo que hacer acopio de toda su fuerza de voluntad para quedarse, olvidar de la cantidad de gente que había tras esa puerta y el mal estar que tenía por haberle gritado a Tanith y hacerle daño.
La orden de Chloe le vino como agua de mayo, porque así tendría algo que hacer, algo en lo que centrarse y olvidarse de todo el hormigueo que circulaba en su cabeza y viajaba por su espina dorsal hasta cada nervio de su cuerpo. Se acercó así hasta la puerta, vigilando que todo estuviera bien fuera de la sala cuando se dispararon las alarmas.
Aquello no era bueno en ningún universo. Tenían que salir de allí cuanto antes.
Zoey echó un vistazo fuera, y vio médicos y gente corriente dirigirse con prisa hacia el mismo punto. Zoey no lo sabía pero se dirigían todos al punto marcado por el mapa en caso de incendio o cualquier otra catástrofe. Para ella, esa gente corría por sus vidas hacia la salida.

- Tan tos mu nerviosus. Tinemos que-

El grito que soltó Zoey casi supera la propia alarma. Un tío, o mejor dicho, medio tío estaba ahí, "plantado", delante de sus ojos y con un reguero de sangre del cual nadie podría sobrevivir. Se le pusieron todos los pelos de punta. En su vida había visto un fantasma y según las creencias de la mutante, sólo creía en lo que podía ver. Pues bien, estaba viendo a un tío partido por la mitad, que hablaba y que parecía estar "vivo". Zoey no entendía qué estaba pasando pero no necesitaba ser un genio para comprender que aquello era obra de la morena.

No entendió una sola palabra de lo que dijo el hombre, pero lo del hombre de acero le recordó a uno de los héroes/villanos de su universo. Uno que se le consideraba una catástrofe en si misma. Lo que si entendió fue que Tanith había hecho su trabajo y que algo malo le pasó cuando la vio caerse al suelo.
Zoey se lanzó disparada a cogerla antes de que cayera del todo y se hiciera daño, golpeándose la cabeza contra algún canto o por el estilo. Bueno pues, una de ellas estaba fuera de juego. Habían hecho lo que tenían que hacer. Hora de salir.
Con la morena aun en sus brazos, Zoey echó un rápido vistazo a la sala, y se topó con una camilla donde dejó tendida a Tanith. Le puso por encima una de esas sábanas blancas y se encaró a Chloe.

- ¿Pues salir daquí con Taniz? Nus vemus fuira en lo viéculo, ¿no? - Y sin esperar a que Chloe le dijera si, no o qué, salió de la habitación y se puso a correr por los pasillos.

¿Dónde había dejado sus cosas? Con lo alterada que estaba había medio olvidado el recorrido que había hecho antes con Tanith y tuvo que ir abriendo las puertas una por una, encontrándose con salas llenas de mesas y cosas extrañas encima, otras cerradas y otras con camas y camillas. Ninguna de esas era lo que buscaba.
La puerta que hizo sonar la campana estaba cerca de una esquina, y cuando entró cerró detrás de ella, con fuerza, y se dio unos segundos para recuperar el aliento y calmar los nervios: se había topado con varios grupos de personas de camino y tuvo que cambiar de dirección o ignorarlos como bien pudo. Tenía el corazón en un puño y estando sola en aquella pequeña habitación iba a ayudarla aunque fuera un poco.

Su bastón y el fardo con los libros estaba donde lo había dejado, pero tenía un problema: si toda esa gente se dirigía a la salida se las encontraría, y podría darle otro chungo. Así pues, ¿cómo salir sin cruzarse con nadie? Zoey se puso a dar vueltas por la habitación, pensando en cómo hacerlo hasta que levantó la vista y se encontró con la respuesta: un viaje por las entrañas del edificio a través de los conductos de ventilación.

Bendito cuerpecito el suyo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   27th Febrero 2017, 17:25

Todo pasó muy rápido, Tanith cayó de rodillas y cuando quise ayudarla a ponerse en pie de nuevo me quedé paralizada en el sitio. La versión fantasmagórica del chico asesinado reposaba al lado de su cuerpo al que miraba con tristeza, era real, demasiado real. La morena parecía estar haciendo un esfuerzo hercúleo y cuando finalmente se incorporó y empezó a hablar supe que no iba a durar mucho, con suerte terminaría el interrogatorio.
Un escalofrío me recorrió la espina dorsal cuando la voz del chico sonó sin necesidad de que abriese la boca, cuando me miró mi corazón se paró, dejé de respirar, estaba siendo demasiado. No escuché nada, tenía frio y cuando todo acabó permanecí en la misma posición, no me atrevía a mover un solo músculo, fue Zoey quien intentó poner las cosas en su sitio y recogió a Tanith como si fuese una pluma hasta dejarla en una camilla.

Asentí, nos reuniríamos en la ambulancia que habíamos robado, si continuaba allí… Había que actuar rápido, esta distracción no iba a durar toda la vida. Cogí un gorro y una mascarilla de quirófano, eché un vistazo para ver si no se nos olvidaba nada y en un rincón vi las gafas de Sol de Tanith, perfecto, me serían de utilidad. Empujé la camilla y salimos de la morgue, esperando no encontrarme a mucha gente de por medio, tenía que ir directamente a los ascensores, si mi idea salía bien podríamos tener una oportunidad y salir con la misma facilidad con la que habíamos entrado. Sólo tuve que recorrer un pasillo para toparme con los que eran de uso exclusivo del personal sanitario y en cuanto llegamos al parking, busqué un coche grande, necesitaba meter a Tanith y salir de allí para recoger a Zoey en la entrada.

No tardé mucho en encontrar un BMW, era un X6 algo antiguo, pero me interesaba el motor y la capacidad, ambas las cubría a la perfección, lo difícil aparte de abrir el coche iba a ser meter a Tanith dentro. Me di unos segundos para replantearme todo y poder pensar con algo de claridad, joder, me puse las manos en la cadera y suspiré… En qué puto momento se me ocurre acceder a locuras así, me pasé la mano por el pelo y decidí ir a la garita, a ver que cuento le soltaba al de seguridad.

Todo estaba desierto, algo bastante lógico si nos ponemos a pensar que la gente cree que se va a quemar. Encima los tacones me estaban matando y aún no me había recuperado del susto de la morgue…

- Hola, buenas tardes – Me dirigí con mi mejor sonrisa al tipo de la garita que veía un partido de hockey en una televisión del pleistoceno.
- ¿Qué tal? Dígame – Dijo sin levantar si quiera la vista.
- Mire resulta que con el tema de la alarma me he dejado las llaves del coche y ahora han bloqueado los ascensores y me es imposible subir, ¿Podría ayudarme?
- Mmmm… ¿Qué matrícula tiene? – Se giró en su silla hasta que sus ojos buscaron los míos pero no los encontraron, las gafas que me había “prestado” Tanith se lo impidieron.
- Pues es de mi marido, el mío se estropeo la semana pasada, no sabría decirle
- Verá nosotros no guardamos todas las llaves y aunque tuviésemos la suy…
- ¡Vaya! – Dije adentrándome por la portezuela de la garita – Si logro recordar el llavero sería más sencillo
- Oiga, no puede entrar aquí – El gordinflón de casi dos metros se levantó de su asiento y se acercó a mi tratando de echarme de su cueva.
- Sólo será un momento – Dije mientras metía la mano en el bolsillo de la bata blanca que aún llevaba puesta
- Por favor, salga de.. – Le pinché en el cuello, no se lo esperaba, se echó la mano al cuello mientras boqueaba, retrocedió y en cuestión de segundos sus párpados cayeron y todo su cuerpo se derrumbó.

El Propofol me daría un margen de 15 minutos y no estaba muy segura, el tipo era muy grande y no quería darle otro chute y causar más bajas de las que ya nos estábamos cobrando. No tenía muchas alternativas, así que cogí uno a unos los mandos a distancia del panel y fui probando qué coches se abrían hasta dar con uno que me fuese útil. Al final un Audi A6 fue mi mejor opción por lo que abrí la valla de seguridad y me dispuse a recoger a Tanith y meterla en el coche, ¿Cuántas leyes había infringido ya?

Cuando acerqué la camilla hasta el coche, me di cuenta de que no tenía mucho tiempo, así que Tanith tendría que ir al maletero del coche, ya tendría tiempo de sacarla ó al despertar esta vez sería ella quien se llevase el susto. Arranque sin dificultad y salí del parking, sólo tendría que rodear el recinto para situarme en la entrada del edificio donde esperaba muy mucho que Zoey estuviese.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   27th Febrero 2017, 18:04



Nada de esto tiene sentido. Sabía que era real porque percibía cada uno de mis sentidos, mi propia corporeidad. Es muy difícil de explicar, sobre todo porque estaba completamente a oscuras. Retrocedí sobre mis pasos, rememorando mis últimas acciones, las que me llevaron a ese punto. Salir de paseo con Jack. La escena del crimen. La huida. La chica perdida. La mujer encontrada. Mi nueva casa. El hospital. La morgue.

¿Qué tenía? Aparte de las…

...las voces no están.

Ese fue el pistoletazo de salida al terror. Me removí. Descubrí así que estaba tumbada, y no podía levantarme.. Abrir los ojos era lo mismo que mantenerlos cerrados: el tiempo no me ayudaba a amoldar la vista a la oscuridad. Las sombras eran sombras, alargadas y gruesas, auténticos muros sin puertas ni ventanas. Noté que me ahogaba. No podía respirar. Era como estar flotando en el amplio e infinito vacío, y a la par, encerrada en un espacio muy, muy estrecho.

Y lo peor es que estoy sola.

El pecho me iba a estallar, igual que los tímpanos de tanto silencio. Golpee el aire a mi alrededor. En una brazada, chocaba contra una superficie desconocida. Volví a pasar el brazo por el mismo sitio, y ya no había nada. Así una y otra vez. Una y otra vez.

¿Dónde estáis? ¿Jack? ¿Las demás? Por favor, no me dejéis sola…

No me di cuenta de que mis palabras traspasaron la membrana del pensamiento y se materializaron en mi boca. Intenté moverme, pataleé. Luché. ¿Pero por qué luchaba? Me detuve para recuperar el aliento, que cada vez me hacía más falta.

¡Decidme algo! ¡Por favor, decidme algo! ¡Chillad, susurrad, insultadme en vuestro idioma, pero decidme algo…!, suplicaba entre lágrimas.

FdR:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   3rd Marzo 2017, 17:10

Clonc - clanc -clonc - clanc - zrrruup - zrruuup - claclonc clanc...

Si no estuviera puesta la alarma y la gente hubiese dejado de atender a los responsables para salir de aquel edificio sin causar ningún accidente es lo que habrían escuchado las personas que pasaron justo debajo del conducto de ventilación en el preciso instante en que se deslizaba la mutante. Aquel conducto era algo estrecho incluso para Zoey. Maniobrar en las esquinas con el fardo de libros que llevaba y su bastón no era ninguna tarea sencilla. En un momento dado estuvo por reventar el conducto cuando se le encalló el bastón en una bajada.

- Si fasen pasiyos grandes, ¿pa' qué pasiyos ande so pue ir Zoey? Testa jente son mu raos toos...

La luz de la calle la saludó a través de una rendija la cual hizo volar la mutante con un golpe concentrado. De nuevo, si la gente hubiera estado atenta a lo que pasaba a su alrededor habrían visto caer la rendija al suelo o la hubiesen escuchado. Pero cada uno mira su ombligo, más en una situación de emergencia.
Zoey sacó la cabeza para ver dónde estaba y no reconoció el sitio. Se quedó donde estaba viendo pasar la gente por su derecha, saliendo de unas puertas dobles y dirigiéndose hacia lo que supuso la mutante sería la salida. Ella tendría que encontrar el lugar donde habían entrado en el hospital con la ambulancia. El lugar donde supuestamente iba a encontrarse con Chloe y Tanith. Si se quedaba allí más tiempo corría el riesgo de que la dejaran sola, y no podía quedarse sola sin saber cómo volver a Nueva York.
Zoey saltó a la calle y detuvo la caída libre con sus dones. Una vez en el suelo y llevando sus cosas se mantuvo agachada y se fue en dirección opuesta a la gente: la mutante pensó que si rodeaba el edificio, en algún momento se orientaría o encontraría el lugar correspondiente.

Tuvo que doblar dos esquinas y caminar durante bastante tiempo agachada, hasta que en un momento dado unas luces la dejaron ciega y escuchó un frenazo. A la mutante casi le da un infarto al ver el morro de un coche que no reconocía casi pegado a sus rodillas. A punto estuvo de saltarle encima al conductor cuando achinó los ojos y pudo ver la melena blanca de Chloe.
Menuda suerte la suya.
Zoey dio la vuelta al vehículo, metió las cosas en el asiento de atrás y se sentó también atrás. Cerró la puerta y respiró hondo, encontrándose a salvo. Y de repente, algo no cuadraba.

- Espea.... ¿Andestá Tániz?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   11th Mayo 2017, 19:41

El motor respondía a cada una de mis insistencias con un suave ronroneo, mientras que en la radio sonaba música clásica. Todo muy idílico si se obviaba el hecho de que estaba tratando de pasar desapercibida y tenía los nervios de punta, necesitaba salir de aquí cuánto antes. Aceleré para llegar lo antes posible hasta la entrada principal del hospital, y ese sexto sentido que todos tenemos me hizo frenar prácticamente en seco cuando me pareció ver una sombra a escasos metros de mí. Unos ojos opacos se cruzaron con los míos y reconocí a Zoey, destensé mis brazos que aferraban el volante y recuperé la respiración.

Me aparté el pelo mientras ella se acomodaba en el asiento de atrás y miré a mi alrededor, unos coches de policía empezaron a llegar al recinto alertados por las alarmas que esperaba que hubiesen dejado en segundo plano nuestra intrusión y suplantación de identidad.

- Tranquila Zoey, está descansando en el maletero - Respondí con calma, luego me giré para encontrarme de frente con ella, había logrado recuperar los libros y su bastón - Ponte el cinturón, por favor - dije señalando la cinta negra de su derecha.

Me froté los ojos por debajo de las gafas de Sol mientras pensaba qué hacer, no podía dar la vuelta con el coche, corría el riesgo de que su verdadero dueño reclamará su propiedad y teniendo a  las autoridades a tiro de piedra se lo estaba sirviendo en bandeja. Sólo podía continuar y rezar para que la policía estuviese controlando lo que pasaba dentro y no fuera. Respiré y me centré, fuera gafas, era de noche, tendría que evitar el contacto visual, rebusqué en mi bolso hasta encontrar un pañuelo, con él me cubriría el pelo y metería el resto de la melena dentro de la bata. Los cristales del coche estaban tintados, pero mejor prevenir.

- Zoey necesito que te agaches y no te muevas, es posible que algún policía se acerque, esta vez trata de estar tranquila - No me creía ni yo lo que acababa de decir, esta chica era muy impredecible y no llevaba muy bien el tema de los espacios cerrados si a eso le sumabas lidiar con las autoridades… Coctel molotov.

Avancé tratando de mostrar la mayor naturalidad posible y una policía me paró, tomó nota de mi matrícula y me hizo un gesto mientras se apartaba para dejarme salir. Bueno podría haber sido mucho peor, continué mi camino hasta que perdí de vista el hospital y ya algo más tranquila me empecé a plantear las opciones que tenía, había que deshacerse del coche y llevar a Tanith a casa para que se recuperase.

- ¿Todo bien por ahí atrás, Zoey? ¿Estás bien? Hay que llevar a Tanith a casa y yo me encargaré del coche, para cualquier cosa tenéis mi teléfono, podrás llamarme a cualquier hora, pase lo que pase, ¿Entendido? – No estaba muy segura de si sabría utilizar un teléfono móvil, pero supongo que tendría que enseñarla.

En unos escasos diez minutos puse los warning del Audi y me bajé para ayudar a Zoey con Tanith, la cargaba sin ninguna dificultad así que me limite a abrir las puertas y a acomodar a la morena para que descansara. Antes de irme la tomé las constantes vitales, estaba bien, o eso esperaba, era bastante probable que al utilizar sus poderes necesitara recuperarse, quizá sólo fuese cansancio. Ahora Tanith y Zoey se necesitaban, la morena era vulnerable y la peliblanca no tenía un techo bajo el que resguardarse así qué, aunque fuese por interés, les convenía estar juntas. Prometí a Zoey volver al día siguiente para ver la evolución de Tanith y traer algo de comida, a mí no me quedaban muchos días en esta ciudad y teníamos que cumplir la promesa que habíamos hecho al conocernos, llevar a Zoey a Nueva York.

Me monté en el coche, estaba cansada, necesitaba un baño y regresar al ajetreo habitual de Stark Industries, volver a la rutina. Arranqué hasta el barrio de Ottakring, dónde se supone que se concentra la tasa de delincuencia de Viena y dejé el coche con las llaves puestas en el peor sitio que encontré, un regalo que la gente con pocos recursos no tardaría en aprovechar. Al pasar por delante de un sin techo me quité la bata y se la eché por encima de los hombros, sus ojos no parecían capaces de enfocar nada y el hedor a alcohol me confirmó que no lograría reconocerme cuando estuviese más sobrio.

Finalmente cogí el U-Bahn y después de un trasbordo y once paradas conseguí llegar a la estación de Schottenring, el Palais Hansen Kempinski quedaba a cuatro escasos minutos andando que me parecieron una eternidad. Cuando llegué el botones me saludó levantando el borde de su sombrero y dedicándome una amable sonrisa, la habitación estaba impoluta y como si fuese a lanzarme desde el edificio más alto me tiré en plancha sobre la cama, mañana sería otro día.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   15th Mayo 2017, 21:00



Había soñado con algo bueno. Las imágenes, las caras de unos y otros eran apuñaladas por pequeños puntos de luz que cada vez que hacían más grandes. Puntos que quemaban la fotografía, solapándose entre ellos con los bordes naranjas. Esas luces se me colaban a través de los párpados cerrados. «No… ¡No os vayáis!» supliqué mientras arañaba los últimos retazos de las fotografías quemadas. El recuerdo del sueño se me escapaba de entre los dedos, y el roce hacía daño. La imagen se escapó. No tenía sentido seguir con los ojos cerrados.

Sobre mí estaba el techo blanco del apartamiento de mierda que me había dejado Sophie. Las manchas oscuras empezaban a desvanecerse, a cambio de los susurros y murmullos que fueron abriéndose camino hasta mi como una resaca de mar. Iban y venían, hasta que se quedaron. Mi mente procesó todo lo demás. Estaba tumbada en el sofá. Ya no estaba en el hospital. Y las cosas volvían a recuperar su curso.

Me incorporé con pesadez y a regañadientes. El movimiento provocó la sensación de que se desequilibrase el peso de la cabeza, que sujeté con una mano. A la altura de la sien estaba naciendo un dolor incisivo. Y yo sin medicinas. Carraspeé porque me notaba la garganta y la lengua pastosas.

Vaya mierda de vida…

Me salió una voz de ultratumba, como si llevase años sin decir esta boca es mía.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   18th Mayo 2017, 18:09

¿Había metido a Tanith en el maletero? ¿Y qué era el maletero? ¿Era una parte del vehículo que no estaba a la vista? Porque la parte de atrás, a parte de ser muy diferente a la de la ambulancia que utilizaron para colarse al hospital, no mostraba ningún bulto ni ningún cuerpo humano que pudiera ser Tanith.
La mutante escudriñó toda la parte de atrás con la mirada, buscando dónde puñetas estaba puesto el maletero hasta que Chloe le llamó la atención, pidiéndole que se agachara para esconderse de los policías. Chloe se había puesto un trozo de tela para ocultar su cabello así que interpretó que "estaban de incógnito". Normal teniendo en cuenta la que habían liado en el hospital.
Diferente a lo que podía esperar la peliblanco, Zoey no tuvo ningún reparo en meterse en el hueco entre el asiento del piloto y la parte de atrás. Parecía una contorsionista pero la verdad era que la mutante no es que tuviera mucha carne.
Aquel reducido espacio no le incomodó nada en absoluto a la mutante, ya que no le tenía ningún miedo ni fobia a los espacios reducidos. El por qué de su comportamiento dentro del edificio tenía un origen muy distinto: las personas, o mejor dicho, la aglomeración de muchas personas en un mismo sitio, teniendo como epicentro a Zoey. La chica había desarrollado dicha fobia a causa de ciertos incidentes que se mantendrán en la incógnita por ser demasiado desagradables. Tan solo destacar que Zoey no le gustaba que nadie la tocara sin su permiso, y no podía estar demasiado cerca de un grupo de personas considerable. Dos o tres no pasaba nada pero...

Cuando pasaron el "control" y tras la pregunta de Chloe, ésta se encontró con un brazo levantado junto a un pulgar, comunicándole que estaba de fábula. Mientras volvía a sentarse en su asiento y parándose un momento para ver si bajo éste se encontraba el "maletero", Chloe le indicó lo próximo que iban a hacer y que si había algún problema, la llamara al móvil. Eso supuso dos grandes inconvenientes: el primero que Zoey no tenía forma de contactar con su móvil y lo segundo, por mucho que la peliblanco le enseñara cómo se hacía, la capacidad de la mutante para entender el funcionamiento de las tecnologías de hoy en día, incluso algo tan sencillo como el mecanismo de un teléfono antiguo le eran... por poner un ejemplo, como si le pidieras a un pez que trepara.

Ayudó a Chloe a subir a Tanith a su apartamento después de enterarse que el maletero estaba en la parte de atrás del coche, y que era una especie de recipiente donde uno podía echarse una siesta sin que le molestasen. La dejaron en su sofá, esperando que a la mañana siguiente estuviera recuperada del todo. Chloe les dijo que volvería, así que todo estaba en manos de Zoey.

Cuando Tanith volvió a abrir los ojos así lo hizo también Zoey, que se había pasado toda la noche sentada en el suelo, encarada a la morena por si necesitaba cualquier cosa. La mutante dio un último ronquido que terminó por despertarla, levantando la cabeza embotada y mirando a Tanith.

- Ugh... Enos días Tániz. ¿Tas durmío bien? - remugó un poco, frotándose los ojos y bostezando con fuerza. - Zoey ti trajo los libracos danoxe - le comunica la mutante, señalando el fardo que tenía a su lado con todos los libros que se llevaron de la biblioteca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   24th Mayo 2017, 20:34

Un coro de risas inundó el office de Nanobiots, un compañero relataba como su hija había aprendido a dibujar y no había encontrado mejor lienzo que la pared. La mañana había discurrido con el ajetreo habitual y el coffee break nos había servido para despejarnos y retomar el proyecto que teníamos entre manos, todo marchaba bien y el clima en las oficinas era envidiable. Después de la comida de rigor con el cliente y la multiconferencia con mi queridísimo jefe, traté de cerrar la vuelta con Austrian Airlines, eran casi nueve horas de viaje y justo a mi llegada tenía una reunión con el equipo financiero, iba a acabar por los suelos, pero era lo que tocaba.

Cuando terminé mi jornada me fui al hotel y después de una duchita bien merecida, encendí la televisión, y con el portátil en las rodillas, empecé a buscar qué alcance había tenido toda nuestra aventura. En los informativos hablaban de al menos dos intrusos, probablemente cómplices del sospechoso, que habían tratado de llevarse el cadáver para eliminar las pruebas y habían robado un vehículo que, por ahora, estaba en paradero desconocido. Había dos policías gravemente heridos pero estables recuperándose en el mismo hospital que, después del caos que generó el inesperado salto de alarma, había vuelto a la normalidad y recuperaba la calma habitual. No descartaban la participación de más involucrados ya que asociaban el fallo eléctrico de las cámaras de vigilancia con todo lo sucedido en el hospital, las investigaciones continuaban para esclarecer cuanto antes todo lo ocurrido, mientras el cadáver sería llevado a disposición judicial y custodiado por los federales.
No sé cuántos tonos de piel perdí, pero se me encogió el corazón y un sudor frío me recorrió todo el cuerpo, busqué todo lo relacionado por internet pero no vi ninguna imagen que nos delatará, ni ninguna declaración del personal que llevase a pensar en cualquiera de nosotras tres, pero no logré quedarme tranquila. Accedí de nuevo a la base de datos de la policía, pero no había nada, no se hablaba ni de mujeres con el pelo blanco, ni sanitarios disfrazados, nada… Tenía que llamar a Teruko, no iba a quedarme tranquila hasta que lo hiciera, pero aún era pronto para llamar a California. Llamé a mi abuelo y hablé con mi familia, todo tranquilo, todo en orden… No sabía que era peor, si saber que estabas en un buen lío o que, a pesar de haberla liado gorda, no pasase absolutamente nada. Café, tenía que tomar café antes de ir a ver a las chicas, así de paso compraría dulces y se los mandaría a Teruko en agradecimiento por todo lo que había estado haciendo, sí, eso era una buena idea. Antes de que pudiese coger mis cosas el teléfono me sobresaltó y como si me hubiese leído el pensamiento ahí tenía a mi japonés favorito.

- ¡Teru! Estaba pensando en ti justo ahora
- ¿Qué tal Chlo? ¿Has descansado después de todo? – Su voz sonaba algo nasal, probablemente se acababa de levantar.
- Sí, pero estoy muy nerviosa, he visto las noticias, me he metido en internet y en la base de datos de la policía y no hay nada, ni rastro de nosotras, no hay ninguna declaración y me extraña porque conozco a muy pocas mujeres con el pelo blanco y los ojos violetas
- Bueno, mejor así, ¿no? Se formó una buena, cundió el pánico. Quizá más tarde salga algo pero para ese entonces tú ya no estarás en el país. Además tienes un salvo conducto, hice un cargo a tu tarjeta en uno de los comercios del centro cuando ya perdimos el contacto, a pesar de que te acusen directamente hay una prueba que demuestra que no podías estar en el hospital físicamente
- Ya tío, pero ¿Y el doctor que me recibió? ¿Y el de la garita del parking? Esa gente todavía no ha hablado, ¿O qué?
- El doctor que te recibió, no llegó a entrevistarse con la verdadera doctora, las alarmas saltaron antes y estaría algo nervioso con el tema de la intervención y no sé, yo te perdí el rastro, no sé qué hiciste a partir de ahí
- Bueno… No mucho más – Recordé la dosis de Propofol que le suministré al gordote del parking a traición, era bastante probable que tuviese recuerdos borrosos
- Va, Chloé, relax. Sal de ahí cuando puedas, ya me he ocupado de borrar todo el rastro de las cámaras de seguridad, no aparecéis por ningún lado, de verdad. Si tienes alguna novedad o ves algo que no te guste pégame un toque, ¿vale “Huesitos”? – Esto último lo dijo con sorna, pero después de todo lo que había hecho por nosotras se lo podía permitir.

Después de agradecer mil veces a Teruko su ayuda, fui a visitar a mis compañeras de hazañas y ya al tercer intento, conseguí dar con el portal, haciendo gala de mi nefasto sentido de la orientación y llevando conmigo una bolsa del súper con algo de comida y cajas elegantes rebosantes de dulces de Liliput. No me hizo ser falta muy insistente hasta que consiguieron abrirme y cuando llegué dejé todo sobre la cocina y me serví un vaso de agua.

- ¿Qué tal, chicas? ¿Habéis descansado? ¿Qué os parece si os dais una ducha para despejaros? Tengo novedades sobre nuestra noche de chicas, mi amigo consiguió que no quedase ningún rastro en las cámaras de seguridad, así que las autoridades no tienen nada. Además me deshice del coche y por el momento no lo han encontrado, esperemos que siga así, parece que no hay mucho que lamentar, ¿no? Oye, ¿Y Jacky?

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   27th Mayo 2017, 15:42



El tiempo se estiraba como un chicle. Cada segundo se me antojaba un año, capaz de contener en solo la mitad cuatrocientas acciones de una tacada. Cosas que, además, se desarrollaban a cámara lenta delante de mis ojos. Me costó entender las palabras de Zoey. Me costó recordar por qué estaba allí y quién era. Me quedé uno de esos eternos segundos mirando la pila de libros hasta que supe a santo de qué me hacían falta.

Gracias, Zoey. ¿Has dormido algo? ¿Tienes hambre?

Me mordí el labio al sentir el tirón en los riñones al tratar de levantarme del sofá. Alguien me había dado una paliza mientras dormía. Seguro. Conté hasta tres mentalmente, tomé impulso y fui arrastrando los pies hasta la cocina, deteniéndome a medio camino hasta que el borrón blanco que ocupó mi campo de visión se marchó. De lo que compramos el día anterior quedaba algo, que serví a Zoey porque en cuanto me dió el olor, se me revolvió el estómago.

Así que, cuando llegó Chloe con energías renovadas, a mi me entraron ganas de tirarme por la ventana. ¿De dónde sacaba fuerzas? Pero tenía razón. Una ducha. Cabía la posibilidad de que el agua fría me sentase bien, me quitase la sensación de destrozo que iba desprendiendo a mi paso. Estaba en la puerta del baño cuando mencionó a Jack. Me encogí sobre mí misma, porque me quedé sin aliento. Tuve que luchar contra una fuerza invisible que tiraba de mí desde ángulos opuestos. Dejé la marca de las uñas en el marco de la puerta después de salir vencedora, forzando a Jack a permanecer pululando por otro plano. Se enfurruñaría. Pero no tenía fuerzas para mantenerme en pie, ¿cómo le iba a dejar salir?

Ni lo nombres. Luego lo dejaré salir un rato a jugar, pero ahora mismo necesito mis energías para mí. Zoey, te preparo el baño y vas tu primera, ¿vale? -dije. Poco a poco iba recuperando las nociones de hospitalidad que me dio Sophie.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   7th Junio 2017, 11:37

Para las dos preguntas, Zoey movió la cabeza de forma afirmativa con más energía de la que debería tener teniendo en cuenta el día anterior y la posición en la que ha dormido toda la noche.

- Zoey ta bien. Zoey pue dormí en cuaquié posisión. Zoey apendió de los mejoes cazaores de Ueco, y muxas veses tinía que quedase sentá en rocas o árbules pa vigilá, asín que no te peocupes Tániz, que Zoey pué descansá a pateja suelta cuando quié.

La mutante se levantó con ánimos renovados, cosa que siempre pasaba cuando alguien formaba una frase con "comer" y "¿quieres?". Sí que tenía las piernas un poco adormecidas pero tan sólo eso. Pero para cuerpo adormecido, o aun peor el de la morena: Zoey se la quedó mirando cuando ésta se levantó de su lugar de reposo para acercarse a la cocina. Estaba mal, muy mal. La cara era un poema y la forma en la que se movía terminaba de perfilar las rimas. Zoey se puso a su lado por si necesitaba un punto de apoyo o por si en algún momento iba a caerse de morros.
Cuando tuvo la comida delante Zoey se quedó ciega: sólo podía ver el hambre que tenía de repente y empezó a engullir como si no hubiera un mañana. Como le solían decir, siempre que tengas oportunidad de comer no le hagas ascos a nada. Con su llegada al nuevo universo la mutante había comido más en éstos días que en al menos medio año o casi un año de su vida en Hueco. Incluso una vez tuvo ganas de potar por comer demasiado, y eso la hizo feliz.

Chloe apareció en el ático. Tal vez le abrió la morena o tal vez lo hizo ella misma sin darse cuenta porque estaba zampando, a saber.

-Tonces, iso sinifica que no tamos sendo buscás, ¿no? Eso es ueno - comenta con la boca llena.

La peliblanco les comenta que podrían darse una ducha y Tanith ya está en el umbral de la puerta cuando clava sus uñas en éste. Zoey se la queda mirando, con la cabeza ladeada.

- Nah, Zoey no nisisita ningún banio. Entra tú Tániz y relaja, que paese que di las tres eres la quistá peor. Zoey si queda con Chloe y tispera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   7th Junio 2017, 14:05

Ver a Zoey comer era… Como echar comida a unos perros callejeros, Zoey no comía, devoraba. En otro momento probablemente habría puesto cara de desaprobación, pero después de todo por lo que habíamos pasado juntas y lo poco que la conocía ni me inmuté, de hecho, lo raro sería ver usar los cubiertos a Zoey.

- Hombre, bueno es, pero… Creo que no deberíamos relajarnos hasta que concluyeran las investigaciones – Dije mientras buscaba por la cocina una máquina de hacer café, a simple vista no había ninguna pero en uno de los armarios encontré la típica cafetera italiana – ¿Quieres que te prepare algo más Zoey? En serio deberías darte una ducha, te sentará bien  – Estaba tratando de sonar amable, lo cierto es que… Después de la paliza a los policías, las carreras por el hospital y nuestra huida, la ropa de Zoey estaba hecha un desastre y su higiene se había resentido bastante pero, viendo en las condiciones en que nos cruzamos las tres, probablemente sería bastante normal para ella el dejar de lado una de las necesidades más básicas del S. XXI

El olor a café fue llenando la cocina y el borboteo me sacó de mis pensamientos, tenía tantas cosas que hacer a la vuelta… Se estaba acercando el cumpleaños de mi abuela y aún no sabía qué iba a regalarle, ni tan siquiera si tendría tiempo para poder salir a buscar algo decente. Suspiré inconscientemente, por un momento me creí sola, me había quedado tan absorta que incluso obvié la presencia de Zoey, a pesar de escuchar como masticaba.

- Bueno Zoey, tenemos que hablar sobre tu traslado a Nueva York, creo que ya he encontrado la solución, pero necesito que confíes en mí y en mi gente, nada de peleas, ni bastonazos chungos, son gente buena que te van a ayudar - En la embajada americana de Viena mi abuelo conocía al secretario de la embajada, que me había ayudado con unos temas políticos a mi llegada, entré al país por vía militar en vez de por la vía civil y hubo que resolver unos trámites para que no me llevasen presa. Quizá costase algo más de lo habitual, pero aprovechando la ausencia del embajador podríamos incluir a Zoey en un avión que al menos la dejase en América, esperaba poder hablar con Tanith por si ella tuviese alguna otra vía.

El café me sentó de maravilla y no pude resistirme a unos bombones que había comprado para llevar a casa, el azúcar era mano de santo. Procuré que quedase algo de comida para Tanith y me fui directa a la pila de libros que Zoey había estado cargando desde nuestra visita a la biblioteca, mientras mataría el tiempo hasta que la morena saliese de la ducha. No entendía nada, así que hice como los niños y me entretuve con los dibujos, esperaba que Tanith supiese algo más que yo y toda nuestra hazaña hubiese servido de algo, aunque si el asesino era una de las criaturas que aparecían en los libros… Yo me plantaba, no me gustaba lo paranormal, prefería quedarme en el plano físico.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   11th Junio 2017, 00:15



Estuve un rato esperando a que se convenciera Zoey, pero no hubo manera. Bueno, también estuve recuperándome un poco del breve mareo. Cuando la cosa quedó en que tenía el baño despejado, no perdí más el tiempo y corrí a meterme debajo del agua de la ducha. El termo hacía un ruido infernal, queriendo arrancar, dejándome tirada a mitad. Pero era un estímulo físico. Notaba el agua surcar cada poro de mi piel. Llevarse por delante la capa de sudor, de suciedad.

...una pena que no pudiera llevarse también las voces. Los hilos. Por si acaso, dejé que la corriente de agua me embadurnase la cara. Sin cerrar los ojos. me abandoné a mi nuevo campo de visión, borroso como una larga carretera en verano. Los hilos se confundían con las gotas. No podía distinguirlas. ¿Funcionaría igual con las voces? No llegué a comprobarlo. ¿Qué más daría? En cuanto saliera de allí, volverían con la misma intensidad. O peor. Menuda pérdida de tiempo…

Al salir, me temblaban las rodillas por el esfuerzo de mantener mi peso sobre ellas. Más me valdría aunar fuerzas para el día que se me venía encima. Sin el grito del termo, podía escuchar el murmullo de las voces de las chicas apagado entre las del resto. Si aguzaba el oído, lo que decían era comprensible. Por eso pude distinguirlas de las demás. Me sequé lo más rápido que pude para no hacerlas esperar más, y me uní a la conversación justo cuando Chloe le prometía a Zoey que conocía a gente buena que la ayudarían. Me detuve un momento en el dintel de la puerta, olisqueando el aire. Reconocí ese olor de otro lugar. Si no era el mismo, se asemejaba mucho. Lo que no sabía era exactamente de dónde. El esfuerzo me provocó un escozor en los ojos. Era igual que tener una palabra en la punta de la lengua, solo que, en venganza a que no la terminas de adivinar, te marca con una hierra. Dejé de lado el intento frustrado, y me uní a ellas.

¿De qué estábais hablando?

Había mirado a ambas a los ojos a la espera de respuesta, y entonces me di cuenta de mi olvido. Las veía con mucha nitidez. Demasiada.

Las gafas. No las llevaba puestas. Instantáneamente, bajé la mirada. Fue un acto reflejo, no tuve ni que pensarlo. Por suerte, tenía otra cosa que mirar. Los libros. Con movimientos torpes, tomé uno de ellos, lo abrí y hundí la nariz en él. Olía a papel antiguo. Me dio por leer algún párrafo de la página que tenía delante:

El poder de la sangre: el mito contra la moral turca. Las matanzas en los campos de batalla valacos no eran suficientes. La población expandía los rumores, que llegaban a los oídos del ejército turco infundiéndoles auténtico terror, y que llegarían hasta nuestros días convertidos en una de las novelas más famosas de todos los tiempos. El conde Vlad Teppes Draculea empalaba a quienes osaban adentrarse en su territorio, y por las mañanas, se untaba el desayuno con la sangre que, gota a gota, sus trofeos derramaban sobre la tierra...

Cerré el libro en el acto y lo deslicé sobre la mesa con cara de asco.

Bueno, tenemos el nombre de un sitio al que podemos ir para seguir con nuestra investigación.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zoey Wills
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 18/01/2016

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   15th Junio 2017, 16:31

Chloe tenía toda la razón, no podían sentirse a salvo, no podían relajarse. En el momento que lo haces, que sientes que todo va a salir bien y aceptas el hecho que saldrás de ésta con vida es cuando las lanzas atacan y los gritos se quedan a mitad de camino interrumpidos por una hoja metálica clavada en tu garganta. Puede que nadie las siguiera, pero no era motivo para sentirse a salvo.

- Groumf groumf groumf... Hmmmno... Ta bien. Con to ésto Zoey pué salir al día y perar ta que saga ora di comé. Ntonses Zoey vulverá a zampar ta questé yena tal siguente hora de comé. Es algo capendío en uestro inivesso: hay oras pa comé, y hay qui respetarlas.

Con la boca aun llena la mutante escuchó de la boca de Chloe la posibilidad de volver a Nueva York. Paró en ese momento de zampar y se la quedó mirando. La idea de volver le agradaba... pero no tanto la idea de que otras personas la llevaran de vuelta. Se fiaba de Chloe después de pasar la noche que pasaron, pero eso no significaba que se fiara también de aquellos que actuaban en su nombre. La simple idea de pensar en un grupo de personas a su alrededor le provocaba rechazo automático.
Tanith volvió con las chicas, y se topó con una mutante que tenía la cabeza en otra parte. Ni siquiera se giró para mirarla ni apartó la vista del plato vacío que tenía delante. Estaba... pensaba demasiado, tal vez.

Cuando ambas chicas se pusieron con los libros, Zoey aprovechó y se metió dentro del baño, encerrando la puerta con fuerza. Se quedó parada ahí mismo, mirando sus botas; como las puntas de éstas daban golpecitos al suelo una y otra vez.
Se quitó la ropa y entró desnuda en la ducha. Lo hizo casi de forma automática, sin saber lo que hacía. Se quedó mirando los reguladores y los comparó a una rueda. Giró el primero y el agua fría le picó en la cara. Como un gato se apartó de un salto.
No había notado la tensión que se había acumulado en sus espaldas hasta que reaccionó. La idea de Chloe le provocaba pavor y no quería eso: la peliblanco la quería ayudar a volver a Nueva York. La estaba ayudando y Zoey sólo podía pensar en aquella gente...

En silencio se metió bajo el agua. El frío le sentaría bien. Tiritó y se agarró con fuerza. No sabía cuánto era por el frío y cuánto por su culpa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Chloe Arquero
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Edad : 25
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Huesitos
Nombre real: Chloe Arquero
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   15th Julio 2017, 17:58

A Zoey pareció parársele el mundo cuando le comenté la posibilidad de llevarla a Nueva York, tal como nos había pedido, incluso dejó de masticar su último bocado. Quizá había cambiado de opinión, al fin y al cabo, la gran ciudad no es para todo el mundo, imaginarla en la metrópoli con sus arrebatos y su bastón se me hacía realmente difícil, pasaría más tiempo en los calabozos que fuera de ellos. No me dio tiempo a preguntarla si se encontraba bien, Tanith apareció en el salón interrumpiendo la escena, la ducha parecía haberla espabilado pero su cara la delataba. Cuando nos preguntó pareció sentir vergüenza por algo y rápidamente le dio paso a Zoey para que hiciese uso del baño. Antes de que se me olvidase le tendí las gafas, supongo que su utilidad principal era ocultar el color rubí de sus ojos, no la culpaba, incluso los míos hacían que me ganara muchos cambios de acera.

- ¿Te encuentras mejor? He hecho café - Me levanté para recoger el plato de Zoey y llevarlo a la cocina - Escucha, puede que tenga solucionado el viaje de Zoey a Nueva York pero yo no podré viajar con ella, sé que no es muy buena idea, si a ti se te ocurre algo mejor podemos planteárselo – No quería abrumarla con mucha información, aún teníamos tiempo así que podíamos verlo más tarde pero era la costumbre de tratar de tener todo bajo control.

Aún seguía algo nerviosa después de todo lo que había pasado, probablemente le pidiese a Stark unos días aprovechando que no había mucho lío, incluso podría hacer alpinismo. Me quedé absorta en mis pensamientos mientras secaba con un trapo el plato, hasta que escuché a Tanith, parecía que teníamos nuevo destino.

- Bien, tú dirás.

_________________
"No tienes los huesos rotos, así que levántate"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   21st Julio 2017, 19:32



Le arranqué las gafas de la mano y me las puse con gesto desesperado. Demasiado tarde para pensar mejor en cómo actuar, lo dejé estar, y me tomé el café que me ofrecía. No me di cuenta hasta entonces de cuánto lo echaba de menos ni cuánto lo necesitaba. Dos días antes del viaje a Austria, no me entraba nada en el estómago, ni siquiera café. Algo habría comido, pero no conseguía recordarlo a esas alturas, con la mente aún obtusa por los últimos acontecimientos. Así que disfruté de la bebida con una calma que por dentro no sentía. Cada gota aplacaba los pinchazos en las sienes, emborronaba las voces. Hice un esfuerzo por focalizar la de Chloe, con el ruido del agua de la ducha en un segundo plano.

Yo tenía pensado pedirle a mi amiga que nos echase una mano con eso. Lleva un negocio bastante rentable -cada vez que me oía hablar así se ponía hecha un basilisco, pero allí no estaba, así que no tenía que andarme con sutilezas -. Me costeó el viaje aquí y el piso, no creo que tenga problemas en costearme una visita rápida a Nueva York para cuidar de Zoey. De hecho, era a ella a quien le quería pedir que se encargarse de organizarlo todo para que esta chica pueda volver a su hogar.

«Qué envidia», me mordí la lengua para no decir en voz alta. El café, como todo lo bueno en esta vida, se agotó antes de lo que yo hubiera querido, y llevé yo misma la taza a la cocina, haciéndole un gesto a Chloe para que se apartase de la pila. Bastante había hecho ya la buena mujer para seguir ahí lavando los platos sucios. Me ofrecí a acabar yo la tarea, sintiéndome un poco mal por no haberme ofrecido antes. Además, una ocupación así de mecánica me vendría bien. Me tocaba recomponer los trozos de conversación con el fantasma. Tenía el nombre en la punta de la lengua...

Waterfront Kitchen

Me tapé la boca con la mano. He dicho que tenía el nombre en la punta de la lengua, y no fue mía que saliera así de pronto. Había sonado a mi voz, sí, pero no había sido yo quien activó las cuerdas vocales. Tampoco era difícil dar con los culpables. Se reían a mandíbula batiente, y mirando a Chloe por el rabillo del ojo, ella no parecía estar incómoda por esas risas estridentes y descarnadas. Me sobrevino un leve mareo que empezó bordeando mi campo de visión con un borde blanco irregular. Cerré los ojos y me apoyé con ambas manos en la encimera, con la cabeza gacha, como si estuviera meditando. Siempre se aprovechaban cuando apenas me quedaban fuerzas. Hijas de…

Ese sitio está cruzando el canal del Danubio. Es una zona muy… bohemia.

No estaba segura de que el término “bohemia” fuera el correcto. Más bien era “étnico”. Era un barrio de artistas, que había visto sus más y sus menos, pero que se ha caracterizada por ser el lugar de reunión de las artes, desde la arquitectura que recorre todos los estilos que han pasado a lo largo de la historia de la ciudad, hasta las funciones que ocupa. Era un sitio concurrido, y pensar que la pista del fantasma nos guiaba hasta allí me producía desazón. Suelen ser de esas zonas llenas de gente, cámaras y móviles en mano, cazando almas con sus flashes.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]   

Volver arriba Ir abajo
 
Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]
» [Omega] ¿Vienes en son de paz? (Zoey Wills) [31/08/2018]
» Ficha de Chloe Arquero "Huesitos"
» Roberto Lopez resive ofertas para regresar a españa ...
» "ADIOS A MI VIEJO HOGAR (ligth-Libre)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa-
Cambiar a: