Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [WWD] El terror de Trigón. (Autoconclusivo). 4 de abril de 2019. Amritsar, la India.

Ir abajo 
AutorMensaje
Omega

avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: [WWD] El terror de Trigón. (Autoconclusivo). 4 de abril de 2019. Amritsar, la India.   27th Diciembre 2016, 23:01



Acababa de empezar la temporada de verano en Amritsar, India, y los ardientes rayos de sol de aquella asfixiante tarde de abril incidían sobre las paredes del templo dorado, epicentro cultural y espiritual de la religión sij, extendiendo su áureo resplandor a los edificios colindantes, consiguiendo que toda la zona pareciese hecha de oro. No había palabras que pudieran describir tal belleza; era, sencillamente, un lugar mágico.

En los alrededores del lago artificial sobre el que se levantaba el templo, los fieles se bañaban y reposaban cumpliendo antiguas tradiciones mientras un gran número de voluntarios se encargaban de ofrecer agua a los peregrinos sedientos.

Sí, hacía mucho calor aquel día de verano, y aún faltaban tres meses para la temporada de los monzones, por eso todo el mundo se sorprendió al ver cómo, de repente, oscuros nubarrones ocultaban el azul del cielo como un manto denso y temible al tiempo que furiosos truenos y relámpagos restallaban.

Los innumerables fieles que cubrían toda la rampa de acceso al templo no se marcharon, no obstante. Algunos habían recorrido largas distancias para poder encontrarse allí aquella tarde, y no se marcharían hasta haber realizado sus ofrendas. Aquel fervor sería su perdición.

Las preocupadas miradas de todos estaban fijas en el cielo tormentoso, por eso no repararon en el misterioso peregrino hasta que ya se encontraba en la rampa. Era enorme; debía de medir más de tres metros de altura, y se apoyaba en un majestuoso báculo dorado. Se cubría con una larga capa alba con capucha que no permitía ver nada de lo que se ocultaba debajo, y cada paso que daba parecía retumbar de manera imponente sobre la frágil rampa. No podían verle el rostro, pero había algo en aquel hombre, algo siniestro y aterrador, que hacía que la gente se apartara a su paso.  

Varias decenas de guardias custodiaban la entrada al lugar sagrado y bloquearon el acceso al peregrino armados con lanzas.

- Disculpe, señor, pero debe descalzarse para entrar en el templo -le dijo uno de los guardias acercándose a él-. Si es tan amable de dejarle las botas a mi compañero, se las guardaremos hasta que salga. Y debemos registrarle para comprobar que no lleva armas. ¿Puede quitarse la capa, por favor?-

- Con gusto -contestó el peregrino, con una voz cavernosa que heló la sangre del guardia.


Con gesto solemne echó la capucha hacia atrás, descubriendo un rostro pavoroso digno de las peores pesadillas; con la piel del color de la sangre, pequeños cuernos de ciervo que se proyectaban desde su frente y cuatro ojos ambarinos. El guardia fue a echar mano a la lanza por puro instinto, pero antes de que acertara a hacer nada, el demonio alargó la mano y le agarró por el cuello, elevándolo en el aire como quien levantaría un muñeco de paja.

- ¿Vosotros, insectos, sois los encargados de defender éste templo? Entonces veo que mi tarea será aún más simple de lo que imaginé.-

Los ojos superiores del dios demonio se enfocaron en el guarda y su sangre comenzó a hervir desde dentro, provocándole una lenta e indescriptible tortura. Todos los presentes contemplaron, petrificados por el horror, cómo brotaban pústulas de la piel hirviente mientras el hombre gritaba de agonía y los ojos se derretían en sus cuencas hasta que no quedó más que un pellejo humeante que dejó caer con desidia sobre la plataforma.

La gente empezó a chillar y apartarse, pero los restantes guardias, en un arranque de insensatez,empuñaron las lanzas y se arrojaron sobre él. El demonio simplemente dibujó un arco con su cayado y todos salieron despedidos hacia atrás.

- Si vosotros, basura, sois lo único que tiene éste mundo para defenderlo, pronto será mío.-

Sus ojos superiores se iluminaron en un color dorado intenso justo antes de que poderosos rayos de energía surgieran de ellos y los redujera a cenizas. Trigon se volvió entonces hacia la gente que huía aterrorizada; la pasarela era tan estrecha que muchos caían al agua o tropezaban y eran pisoteados por los que venían detrás.

- No tan deprisa -musitó Trigón-. Vuestras almas me pertenecen.-

Extendió su cayado hacia ellos y, uno por uno, comenzaron a ser arrastrados hacia él en un vórtice de carne que giraba a su alrededor, mezclándose y fundiéndose en aterradoras y dantescas formas mientras el dios demonio extendía los brazos para absorber sus almas y los rayos destellaban en el crepúsculo carmesí en el que se había transformado el cielo.

- Ah... Sí…-

Trigón se mezclaba con el flujo de poder que le rodeaba, le acariciaba y entraba en su interior, elevándole en el aire como el dios que era entre los suyos hasta alcanzar la cima del templo, y mientras lo hacía, el vórtice de carne se iba adhiriendo a las paredes del edificio dorado, cambiándolo, desgarrándolo y retorciéndolo a imagen y semejanza de su creador.

El demonio alzó entonces el báculo hacia el cielo, donde las nubes, espesas y oscuras, se extendían hasta donde alcanzaba la vista, y un coro de gritos y aullidos ensordecedores cubrió la noche. Los cielos se rasgaron cuando los truenos y los relámpagos redoblaron su intensidad y sus alados mensajeros de la muerte hicieron su aparición, cayendo en picado para perseguir a los aterrados ciudadanos de Amritsar, y cubrir la tierra con su aliento abrasador hasta convertir su nombre, traducido como "el estanque del néctar de la inmortalidad" en una cruel mofa mientras las estruendosas carcajadas del demonio se hacían partícipe de la destrucción.

- ¡¡Humanos, escuchadme!! -clamaba a los cuatro vientos con un tronido abrumador que alcanzó cada esquina de la ciudad-. ¡Me conocen como Trigon el Terrible; mundos y universos han caído ante mi poder! ¡Todo el que ha luchado contra mí ha perecido! ¡Deponed vuestras armas! ¡Sometéos a mi voluntad o éste planeta pronto será un cascarón sin vida! ¡Doblegáos y quizá os perdone vuestras patéticas y míseras existencias!-

Trigon contempló la ciudad que se arrodillaba ante él desde la cima del templo al que había corrompido y profanado y asintió, satisfecho. Sólo lamentaba una cosa: que su hija no estuviera a su lado en aquel glorioso día. Utilizaría las almas que reclamaría en aquel planeta rozagante para repoblar sus planetas moribundos y gobernar como debería hacerlo un verdadero soberano. Aquella dimensión dejaría de existir, pero la suya... La suya florecería una vez más. Porque todo cuanto tocaba perecía, pero Trigón reconstruía lo que destruía, y le habría gustado gobernar el cosmos al lado de la única de sus descendientes que aún seguía viva.

Ah... pero aún no era tarde... Raven existía en aquella nueva dimensión conocida como Omega. La sentía, tan tangible que le bastaría extender los dedos para hundirlos profundamente en aquella parte de su ser alma que le pertenecía.

Y pronto, muy pronto, la reclamaría.
OCC:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
 
[WWD] El terror de Trigón. (Autoconclusivo). 4 de abril de 2019. Amritsar, la India.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Prologo] Terror en la isla del Karate
» planet terror
» [Prólogo] La cabaña del terror.
» Naga, El terror de las mareas.
» Paraiso del Terror

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Asia-
Cambiar a: