Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jay Falkner
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 16/02/2017

MensajeTema: ...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]    7th Marzo 2017, 00:31

Lugar: A unas calles de Central Park.

El fuerte soplar del viento me golpeaba la cara, obligándome a recuperar la consciencia, pero lo único que el agudo dolor me dejaba ver era un montón de luces frente a mi acercándose a gran velocidad y la mas profunda oscuridad.

Tras algo de esfuerzo pude abrir mis ojos lo suficiente como para distinguir los edificios que emitían dichas luces, aunque la sangre que caía sobre mi ojo derecho no ayudaba en lo mas mínimo que tan grandes se estaban volviendo o como las personas en la calle empezaban a tener forma. Apretando mi mano izquierda traté de detener mi caída pero solo conseguía bajar la velocidad tenuemente.

Esta si que no era una buena manera de empezar la noche...





Dos horas antes




-...Te lo digo, hermano. Ese va a ser diez veces mejor que esta tontería...- No podía evitar sonreír al escuchar esa conversación por mi teléfono. Me las había arreglado para acercar mi celular y grabar a dos matones que estaban asaltando una tienda de arte sin que lo notaran gracias a los poderes del anillo, las últimas semanas se habían dado varios golpes de igual calaña y me parecía que era demasiada coincidencia.

Resulta que esos tipos eran parte de un grupo de ladrones y traficantes que se había formado luego del choque entre mundos y que justamente se estaban preparando para asaltar un cargamento que por la confusión de hacia cual "Museo de Historia Natural" se dirigía se había quedado atorado en el puerto. Creo que los criminales se ven mas beneficiados por la burocracia que el resto de la civilización.

Teniendo 2 meses de actividad en mi haber, ya me consideraba listo para dejar el patrullaje y el detener uno que otro asaltante y tener trabajos mas serios, por lo que ¿Por que habría de hacer a un lado esta oportunidad?. Aquellos sujetos habían dicho que darían el golpe el sábado a las siete, así que yo volé hacia allá una hora antes, idea que fue resultado de la mezcla de mi emoción y la necesidad de ser precavido.

Justo cuando mi reloj anunció las mil novecientas pude notar como los vigilantes dejaba sus puestos; tal como decía en la nota de voz que grabé era el momento de cambio de guardia que los maleantes pensaban aprovechar. Volé desde el deposito
sobre el que estuve esperando hacia justo el mismo punto de encuentro en el que habían quedado y, justo al flotar por la esquina los ví: tres sujetos vestidos completamente de negro y con máscaras de fiesta estaban entrando al puerto, cada uno armado con una ametralladora. Con el corazón saltando hasta mi garganta, me escondí en el techo de una taquilla cercana y esperé hasta que cruzaran por frente de ella para dejarme caer a sus espaldas- hey, Chicos. ¿Saben como llego a Time Square desde aquí? -

Como era de esperarse, los tres matones se dieron la vuelta apuntándome con sus armas, pero yo ya estaba preparado para ello. Rápidamente fije mi atención en cada una de las ametralladoras y con apretar mi zurda aparecieron tres burbujas brillando en verde que las rodearon y alejaron de sus violentos dueños- Oigan, es de mala educación apuntar a las personas-  mentiría si les dijera que no había pasado toda la tarde preparando esa linea.

Obviamente los tipos quedaron flipando al verme. Incluso en un mundo donde hay una cantidad irracional de héroes y seres con super poderes, no es normal que uno llegue y te deje desarmado de la nada. Me crucé de brazos divertido por su gesto mientras las burbujas se mezclaban en una sola que ahora flotaba justo a mi izquierda- Bien... ¿Quieren irse solos hasta donde la policía o yo los...- sin embargo el poderoso sonido de una detonación me detuvo en seco. Me di la vuelta y vi allí a uno de los guardias del muelle con una pistola en mano apuntando hacia mi; posiblemente sea el que les dio la información para el golpe. De reojo le dirigí la mirada a mi hombro derecho y me di cuenta de que una húmeda mancha se estaba formando allí, humedeciendo mi chaqueta negra. Creo que la impresión no me dejo sentir el dolor en ese momento.

Moviéndome tan rápido como pude me di la vuelta y apunté mi anillo hacia su pistola, arrancándosela de las manos con otra burbuja y haciendo que volara hasta la pared. pero la respuesta tan abrupta hizo que me olvidara momentáneamente de mis otros amigos o, siendo mas especifico, de las ametralladoras que ahora estaban golpeando el piso a mi lado. "Creo que debo mantener mayor distancia entre los delincuentes y yo" pensé para mis adentros mientras el mas grande de ellos me embestía, obviamente para alejarme mientras los otros recogían sus armas. El choque contra el pavimento sacudió mi cerebro y me hizo darme cuenta de cuanto me dolía el hombro, por lo que apenas pude concentrarme lo suficiente como para que una onda cristalina lo empujara lejos de mi, pero ya era muy tarde, los otros dos ya estaban armados y apuntándome de nuevo.

Pensando tan fugazmente como pude, creé una pared que bloqueara sus disparos mientras yo empezaba a volar lejos de ellos, buscando hacer algo de espacio entre nosotros, pero al no ver hacia donde me dirigía hizo que chocara contra un poste en frente, con la fuerza suficiente como para que mi cabeza salpicara sangre sobre toda mi ropa. Ya apunto de perder el conocimiento, solo le pedí al anillo que me llevará lejos de allí, siendo lo último que vi en mi consciencia el como mi acelerar hacía que todo a mi alrededor se pusiera borroso.




Mi caída libre seguía sin que yo pudiera hacer nada para detenerla, mis intentos para emprender vuelo solo habían servido para frenarme un poco pero parecía que mi aterrizaje forzoso en un callejón era inevitable. Sentí ganas de cerrar los ojos y aceptar la muerte. Vaya héroe que terminé siendo ¿No?, terminando como un cuerpo abandonado en un callejón luego de solo dos meses de acción... No, no podía resignarme a morir cual perro callejero. Haciendo un esfuerzo impresionante, apunté mi anillo hacia el piso y en él apareció una cama inflable, la cual detuvo mi caída sin mayor daño que el dolor que me causó el impacto en mi hombro y cabeza. No pude evitar reírme mientras volvía a perder la consciencia, "al parecer si voy a tener otro día mas de héroe" pensé antes de desmayarme y que la cama se desvaneciera, quedando tirado en el suelo de un callejón de Nueva York.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alice Delaney
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 596
Fecha de inscripción : 17/10/2015
Edad : 18
Localización : 1407 Graymalkin Lane en Salem Center

MensajeTema: Re: ...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]    8th Marzo 2017, 15:03

Pese a que su estación del año favorita era el primavera, el verano tenía algo que lo hacía verdaderamente especial. El hecho de que las vacaciones de la Doctora y el jefe de comisaría Delaney coincidieran durante casi un mes, le daba a la pequeña Alice la oportunidad de disfrutar de los dos padres para ella sola durante una temporada. Y aunque normalmente decidían pasar las vacaciones descansando en el hogar o viajando a Escocia e Irlanda, esta vez habían escogido un destino algo distinto. Durante todo el trayecto, Alice estuvo con la nariz pegada en el cristal del avión. Para ella era impresionante, cómo su amada Inglaterra, con sus llanos campos llenos de verde y el cielo perlado de nubes que ocultaban el sol, dejan paso a cadenas montañosas, costas y rios con grandes extensiones urbanas. Por un instante, la visión de los cientos de edificios plantados como un impresionante bosque de asfalto, le produjo una leve sensación de desasosiego. Estaba acostumbrada a Starford, donde la situación de punto de interés turístico a menudo hacía que fuera una ciudad repleta de extranjeros que venían a visitar la catedral. Pero allí tenía el río Avon, que le brindaba lugares espaciosos y llenos de naturaleza con los cuales evadirse del bullicio de la ciudad. ¿Qué tendría allí? Sus ojos se volvieron ligeramente verdes, pensando en todo aquello que podía encontrar… Se aparto del cristal con cierta apatía, sintiéndo como la ansiedad empezaba a bullir en su pecho.

Entonces una mano cálida cubrió los fríos dedos de la muchacha británica, quien inmediatamente alzó la mirada, buscando los ojos castaños de su madre. Regina, cuyo rostro juvenial Alice había heredado, tenía los ojos castaños y la piel oscura, decorada graciosamente con las mismas pecas que portaba su hija. El cabello corto y rizado, todavía la hacían parecer más joven de lo que realmente era. Pero lo más importante, sin duda, eran los ojos. Resh era una mujer con una gran empatía, y un corazón dedicado a cuidar y amar a los seres vivos. Sonrió a su hija, y le acarició el cabello, colocando un mechón tras la oreja de Alice. La joven, a su vez, intentó corresponder la sonrisa de la madre, quien se inclinó a besar su frente.

- ¿Nerviosa? - Preguntó, acariciando con el pulgar la mejilla de su hija. Acto seguido, pasó a expresarse con ella en el lenguaje de señas, repitiendo la misma pregunta.

Alice suspiró, y movió las manos delante de ella, expresando así sus miedos.

- No va a pasar nada, - repitió Resh, cuyas manos acostumbraban a acompañar sus palabras en otro idioma. - Estás con nosotros. ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Alice suspiró, volviendo la cabeza de nuevo a la ventana. Su madre siempre sabía cómo animarla, pero de algún modo, la inquietud se había asentado en su pecho.

Y por una vez, dicha inquietud resultó ser una falsa alarma, provocada por los nervios.

La primera semana de vacaciones transcurrió sin problema alguno. Los Delaney habían alquilado un pequeño apartamento cercano a Central Park. Durante la mañana, a veces se quedaban desayunando en el apartamento y haciendo vida familiar. Por la tarde, se dedicaban a hacer turismo. La razón para esto, era que pese a Alice había heredado la piel californiana de su madre, y le costaba poco tostarse al sol, su padre era un británico de pura cepa. Keith, de claros ojos azules y cabellos rubios, sufría fácilmente de quemaduras de primer grado cuando se encontraba fuera de su querido país natal. Así entonces, la familia al pleno decidía dejar las actividades de exterior para cuando el sol había abandonado ya su auge.

A veces, por la noche, enviaban a la pequeña Alice a una tienda de conveniencia cercana. En parte, porque sabían que darle esa pequeña responsabilidad era importante para ella, que estaba alcanzando la mayoría de edad inglesa, pero también porque Alice, era una chica que necesitaba tener su propia intimidad. A veces estar tanto tiempo con otras personas le hacía encerrarse más en sí misma, haciendo que hablara incluso menos. Eso sí, le hacían llevar el móvil a mano, y Keith caminaba nerviosamente de una punta a otra de la habitación, hasta que su pequeña hija, — pues aunque se hiciera mayor, para él siempre sería su pequeña — Hacía girar la llave dentro del cerrojo.

Fue una de esas noches. Alice había salido hasta la tienda de conveniencia más cercana para comprar una cerveza para su padre, refrescos para ella y su madre, tres bolsas de patatas fritas y aperitivos y una película que había alquilado para ver por la mañana al día siguiente. En mitad de su paseo pasó por un callejón, en el que, por un instante, habría jurado que brillaba una intensa luz esmeralda. Su rostro se giró a buscar el origen de la luz de un modo casi inconsciente, y lo que vio le hizo pararse en mitad de la calle. Una cama hinchable. En mitad de un callejón oscuro de Nueva York, había una cama hinchable y alguien que dormía sobre ella, sin sábanas ni manta. Por un instante pensó que sería un hombre sin techo, y se sintió tentada a acercarse y darle su refresco y una de las bolsas de aperitivos… Pero no hubo dado el primer paso que otro pensamiento cruzó su mente. ¿No estaría, entonces, tapado por cajas de cartón? Las veces que se había topado con gente sin hogar, siempre se cubrían el cuerpo con lo que podían encontrar, aunque fuera verano. Antes de decidir si dar o no el segundo paso, un nuevo brillo verde envolvió la cama hinchable, y ésta desapareció por completo, dejando que el cuerpo de su ocupante cayera al suelo con un golpe sordo… Golpe que Alice escuchó a sus espaldas, pues en cuanto la cama empezó a desaparecer, se asustó y salió corriendo.

No fue hasta llegar a la siguiente esquina, que paró a pensar las cosas con algo más de lucidez. Había visto un cuerpo, tirado en un callejón. Y dejando de lado las extrañas circunstancias en que el colchón había desaparecido, habría jurado que aquella persona no se movía. ¿Había encontrado sin querer, la escena de un crímen? Tal vez se trataba de un cadáver sin nombre, y ella había pasado de largo sin siquiera llamar a la policía o advertir de que… Otro pensamiento cruzó la mente de la inglesa, quien giró la cabeza para mirar el callejón. ¿Y si estaba vivo y necesitaba ayuda? Ese pensamiento, más que ninguna otra cosa fue lo que hizo que sus piernas volvieran a iniciar la carrera, sin pensar en las consecuencias o si estaba bien o mal.

Aquél hombre, bien podía ser un ladrón, un maleante, alguien que hubiera terminado en el callejón tras intentar agredir a otra persona… Quizás, incluso, era alguien que estaba metido en tema de drogas. Todo el vello de su nuca estaba completamente erizado al pensar en los problemas en que podía meterse. Pero si había una posibilidad, de que esa persona no fuera mala, que fuera un cuerpo perdido, o peor aun, alguien herido… sacaba lo mejor de ella. Si de algún modo, podía ayudar, tal vez Alice verdaderamente tenía que estar ahí en ese momento. Al llegar a la esquina, se asomó con cautela, con el corazón latiendo en la boca de su estómago, queriendo huir de vuelta al apartamento donde le esperaban sus padres… Pero ahí estaba él. El cuerpo tendido, a primera vista desprovisto de vida.

Alice no temía a los heridos. No le impactaba la visión de la sangre, y había visto los cuerpos sin vida de muchas personas en el hospital. Era algo a lo que no te acostumbrabas, una visión que siempre le producía pesar. Se acercó al hombre, incapaz de escuchar otro sonido que los latidos desbocados de su corazón, y con el mismo miedo posó la mano sobre el cuello del muchacho. El tímido bombear bajo sus yemas lanzó a la vez una advertencia y el sentimiento de alivio. Estaba vivo. Herido, pero vivo. Entonces, pasó a comprobar su cuerpo. Encontró la herida de bala en su hombro, pero había muy poca sangre, todavía, para haber sido herido allí. Amén de que ella no había escuchado ningún disparo, ni había manchas de transferencia… Era extraño. Pero no parecía suficiente para dejarle tan inconsciente. Así que utilizó su teléfono móvil para llamar… ¿llamar a quién? En Inglaterra, el número de emergencias, era el 999. ¿Sería el mismo para América? ¿Y si no lo era? Tal vez, si tenía que hacer varias llamadas, tardarían demasiado… En su lugar, mandó un mensaje con el teléfono.

Acto seguido, utilizó la linterna de su teléfono para mirar los ojos del… ¿hombre? Aquél joven adulto parecía más joven de lo que Alice había pensado en un primer momento, y tal vez eso le había llevado a bajar levemente la guardia. Alzó los párpados del inconsciente y apuntó a ellos su linterna, viendo la lenta respuesta de su pupila. ¿Una contusión cranial? En cualquier caso, tenía que esperar a que su madre llegara hasta ellos. Alice, de mientras, hizo lo que le pareció más lógico. La lana no era un buen tejido para parar hemorragias, así que, susurrando un muy leve “con permiso” que ni ella era capaz de escuchar, arrancó la manga de la ya rota camiseta del joven, y con ella tapó la herida de bala y presionó, intentando ganar algo de tiempo.

Tal vez a causa de su trabajo, Keith tenía cierta tendencia a actuar de un modo sobreprotector con su mujer y su hija. Y por eso, cuando Regina expresó su deseo de ir a buscar a Alice, Keith tomó la chaqueta y la esperaba en la puerta antes de que ella hubiera terminado de explicar la situación.

- Espero que no se haya metido en problemas…

- Parecía apurada. Con problemas. Pero creo que de ser algo grave, hubiera intentado llamar por teléfono… - Keith hizo un mohín. - Ahora habla más. - repuso ella. - Estoy segura de que te hubiera llamado de ser necesario. - Las palabras de Regina lograron placar parte del mal humor de su marido, mientras salían a la calle y emprendían el camino a la ubicación que Alice había compartido desde su móvil.

-Como se haya metido en problemas - repitió él, aunque su tono era ahora más sosegado. - Mañana volvemos a Inglaterra.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gwen Stacy
Spiderman
Spiderman
avatar

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ficha de Personaje
Alias: White-Spider
Nombre real: Gwendolyne Stacy
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: ...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]    4th Junio 2017, 19:26

El usuario de Jay Falkner se ha quedado inactivo. Comunícate con el staff cuando hayas decidido cómo proceder con este tema. Mandarlo a la papelera, epilogarlo y luego cerrarlo o cerrarlo tal cual.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]    

Volver arriba Ir abajo
 
...Creo que mordí mas de lo que puedo masticar (Alice Delaney, Jay Falkner) [10/08/2018]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» No puedo dirigir los partidos de la seleccion
» no puedo mejorar instalaciones
» Cualquier cosa que hagas, yo puedo hacerlo mejor.
» Yo no puedo amar, ¡Soy VIH entiéndelo!
» No puedo jugar partido en 3D

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: