Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un año más (Martha R.) [01-04-2019]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1163
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 39
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   21st Junio 2017, 13:06


Y allí estaba, un año más, continuando la tradición que había inaugurado el año pasado cuando se había apuntado como colaborador habitual en la gala anual a favor de los discapacitados y huérfanos de guerra. Maldita fuera la ocasión en que se lo había prometido a Xavier y malditas que eran sus ganas de estar allí ahora mismo.

El año pasado, Charles Xavier le había animado a participar preocupado por el permanente aislamiento al que se sometía su antiguo alumno. Había pensado que la música, al ser la única manera en la que Drago se abría ante los demás, podía ser el vehículo perfecto para hacerle salir de aquella rutina autodestructiva. Por entonces Drago aún se negaba a tocar en público, pero había ido acompañado de su mejor y más prometedora alumna: Dianne Albidane, para que tocara en representación suya.

Aquél año Dianne ya no estaba en la escuela, se había marchado con su madre el mes pasado, y aquello no era más que uno más de los muchos recordatorios de cómo se habían jodido las cosas los últimos meses.

Y así, mientras sus dedos ágiles danzaban sobre las teclas del piano arrancándole las tristes notas del Trío in E-Flat de Schubert, arrullado por los acordes del violín (que empuñaba alguien que no era Cassandra) y el violoncello (que empuñaba alguien que no era Dianne), se dejó llevar por la corriente del recuerdo de lo que había sido aquél último año.

Dicen que a veces la oscuridad te muestra la luz, y en su caso había sido cierto. El año pasado había empezado de manera terrible, con la Colisión y la pérdida de muchos de sus compañeros de la Patrulla. Y, sin embargo, en mitad del caos que se formó se había visto obligado a salir de su voluntario aislamiento para ayudar al Profesor cuando la mayoría de los miembros de la Patrulla habían desaparecido y los que no, estaban ocupados tratando de arreglar aquél desastre. Cierto, la Colisión les había devuelto a Jean Grey, pero después de su transformación en Fénix Oscura el Profesor prefería no depositar sobre sus hombros demasiada responsabilidad.

Así, durante varios y agónicos meses él había sido, prácticamente, el único mutante adulto que quedaba en la mansión junto con Ororo, y cuando a ella le dio la crisis de ansiedad a causa de su fobia a los espacios cerrados durante una misión a Happy Harbor, él se había visto en la obligación de asumir el mando temporal de la Patrulla para iniciar el contacto con los jóvenes superhéroes de otro mundo que se encontraban en aquél pueblecito costero. La misión fue bien, mejor de lo esperado. Ororo habló bien de él con el Profesor y, contra todo pronóstico Eclipse se había visto convertido de la noche a la mañana en el líder de la Patrulla. Con Cíclope ausente en aquella remota isla, Jean en período de prueba, la desaparición de los mutantes más antiguos y el caos que se había formado, parecía la opción más lógica. Después de todo, Drago tenía formación militar, entendía de cuestiones de jerarquía, era infinitamente más confiable y responsable que Logan y su lealtad hacia el Profesor estaba fuera de toda duda. Además, sus conocimientos teóricos en psicología y su gran capacidad de observación y empatía le hacían perfecto para las labores diplomáticas que surgieron poco después con Villa Fábula. Él solito se había ocupado de establecer las alianzas con la Liga de la Justicia, la Young Justice y el Bosque, y la opción del retiro y el aislamiento ya no eran una alternativa viable, no cuando había sido el rostro público de los X-Men durante meses y la persona con la que sus aliados exigían hablar cuando visitaban la mansión.

Eclipse se vio obligado, prácticamente por la fuerza, a retomar las relaciones humanas que había abandonado hacía años, cuando la mutación le había convertido en el Ángel de la Venganza.

Una cosa llevó a la otra, y pronto aparecieron los primeros amigos que había tenido en años: Lobo, Celsit... El mes de mayo les había traído nuevos profesores. Algunos, como Logan, simplemente regresaban a casa después de un tiempo fuera, y otros, como Planaria, llegaban con la intención de hacer de la mansión su nuevo hogar, como tantos otros con anterioridad. Y entonces había sucedido la crisis de Fearland, y a raíz de ello había conocido a los dos amores de su vida; Cassandra, inicialmente su amor platónico, y Elissa, su primer gran amor. Después las cosas se habían torcido; Elissa le había borrado su recuerdo de la mente por razones que aún no tenía muy claras, y él y Cassandra habían empezado a salir e incluso se habían prometido. Después de descubrir que sus auténticos poderes eran de luz y no de oscuridad, nada parecía que pudiera ir mal... Drago era feliz, más feliz de lo que había sido desde la guerra de Bosnia.

Y, entonces, todo se había ido a la mierda. Cassandra le había abandonado sin dar explicaciones después de descubrir que antes de estar con ella se había acostado con Elissa, cuando se encontraban preparando la boda, y se negaba a responder a sus llamadas. Inconscientemente culpaba a Elissa de todo; habían tenido una gran discusión por teléfono y aunque ya había pasado casi un mes y en el fondo sabía que tendría que hablar con ella y aclarar las cosas, se resistía a hacerlo. No tenía ni idea de dónde se encontraba Cassandra y su vida era un profundo y oscuro pozo del que no vislumbraba ahora mismo opción de salir.

Se había pasado el último mes en París, lamiéndose las heridas, y ahora se planteaba la opción de aceptar la oferta que le había hecho Lobo para pasar unos días con él, Blanca y los niños en la mansión Feroz. Aún no había retomado sus clases en la mansión, oficialmente seguía de baja porque no tenía ánimos para nada más, y suponía que le vendrían bien esos días de desconexión en Villa Fábula con el hombre al que había llegado a considerar lo más parecido a un mejor amigo que había tenido nunca. Además, siempre le habían gustado los niños.

No sabía por qué había decidido acudir a la puñetera gala, pero realmente no tenía control sobre nada de lo que había hecho el último mes. Se levantaba por las mañanas y hacía su día a día como un autómata. Así hacía menos daño. Le habían llamado para confirmar asistencia el día anterior cuando estaba recién levantado y había dicho que sí de manera automática, sin pensar. Se había saltado la cena y la subasta porque ésta vez no estaba de humor, y había acudido directamente para la parte del concierto.

Lo peor de todo era que tocar esas malditas teclas le traía recuerdos de Elissa. No estaría siendo capaz de tocar en público ahora mismo de no ser por ella. Ella le había curado, en mente, cuerpo y espíritu, de todas las maneras posibles, y no había sido consciente de ello hasta que aquél mago había traído de vuelta los recuerdos borrados. Realmente se lo debía todo, cosas que creía que le debía a Cassandra habían sido primero regalo de Elissa, y saberlo no hacía más que incrementar su frustración y su ira con ella. Porque la amaba, la había amado antes de saber que Cassandra era real y no un fruto de su delirio. Ella había estado con él, en los malos y en los buenos momentos, le había ayudado a superar sus traumas. Había estado a su lado cuando... cuando había recordado lo que le ocurrió de niño.

Gracias a Dios la pieza llegó a su final, porque sus dedos comenzaban a temblar al llegar a los últimos acordes, aunque el enfervorecido aplauso del público ayudó a disimularlo.

Cuando se puso en pie estaba pálido, pero nadie pareció notarlo, así que se excusó ante los otros dos músicos y bajó del escenario sin detenerse a recibir los aplausos.

Elissa... ¿por qué le había hecho aquello? ¿Cómo había sido capaz de borrarle los recuerdos sin su consentimiento? Drago era pasional, y, en aquellos momentos la ira y la indignación competían con los sentimientos de cariño y gratitud que aún albergaba hacia ella. Los mismos sentimientos que le impedían dejarlo todo y correr a buscarla.

No podía olvidar a Cassandra, eso era, sencillamente, imposible, porque hasta hacía un mes habían estado prometidos y a punto de casarse. No entregas tu vida y tu corazón a alguien que estarías dispuesto a olvidar a la primera de cambio. Pero le gustaría poder hablar con Elissa, averiguar por qué hizo lo que hizo, y, quizás, volver a ser amigos, pero la tormenta emocional de su interior se lo impedía. Todavía necesitaba poner en orden sus sentimientos antes de ir a buscarla.

Por el momento tenía claro lo que iba a hacer... Buscaría a uno de aquellos amables camareros que recorrían la gala con las bandejas repletas de alcohol y se aprovecharía de que ya no tenía ninguna ilusión que mantener para beber hasta perder el sentido.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 23

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   Ayer a las 14:17

Llevaba un mal día, se había despertado como siempre, temblando y dolorida ya que sus heridas a pesar de tener ya años le seguían doliendo como el primer día, era algo desagradable  así que se dio una ducha rápida, comió algo y se puso a escribir pero después de estar varias horas delante de su ordenador se dio cuenta de que no había conseguido escribir nada, su inspiración parecía haber desaparecido así que cuando vio que habría una gala benéfica no dudo en que iría, a lo mejor eso la despejaba y le permitía pensar con mas claridad, así que busco sus mejores galas; un traje azul marino que le dejo su tío que por suerte le cabía y unos blancos bastante elegantes.

No dudaba que se vestía como un hombre y que muchas “damas” que estarían allí se vestirían con sus mejores vestidos y llevarían sus más caras joyas, pero eso a ella no le atraía para nada esa forma de vestirse así que prefería ir así, se sentía mucho más cómoda

Lo único malo era su bandana que le tapaba la mitad de la cara, si se la quitaba la gente estaría mirándola todo el rato y si no se la quita… pensarían que es una criminal pero como ya estaba acostumbrada a so último, decidió ir con su bandana.
También podría tener problema con su guante y la gema, pero seguramente la gente pensaría que eso era una piedra preciosa así que no se preocupo


Llego un poco tarde a la gala y no solo porque fue andando para disfrutar del viaje, si no que al intentar entrar casi la arrestan solo por su apariencia, pero al ser una gala benéfica por los discapacitados y al explicar su problema y pasar por un detector de metales le dejaron entrar sin problema.

Al entrar vio lo resplandeciente que era todo, nunca antes había estado en una gala y como venía de España todo aquello le parecía como estar en una película, todo era muy bonito, aunque a pesar de su situación no pudiese demostrar ninguna emoción frente a tanta belleza así que solo movía la cabeza un poco de lado a lado intentando expresar de alguna manera que estaba un poco maravillada por su alrededor
Lamentablemente, no podía decir que la gente de su alrededor fuera de su agrado: Ricachones con sus mujeres que para nada le importaban los discapacitados, solo les importaba mejorar su imagen, que la gente de a pie los viesen como gente buena que se preocupan por los demás… ella no lo veía así, ella estaba ahí porque en su vida había sufrido mucho y ahora cada momento de su vida luchaba para tenerlo todo bajo control, aunque esa noche la voz en su cabeza estaba extrañamente callada ¿Por qué seria?

Después de darse una pequeña vuelta pudo pasarse por el pequeño concierto que estaban dando al aire libro, pero solo logro escuchar el final debido al tiempo que perdió al intentar entrar, pero aun así le gustó mucho la pieza que estaba siendo tocada y cuando termino las personas allí presentes comenzaron a hablar entre ellas sobre diferentes temas de la gala y sobre todo escucho a gente hablar sobre el pianista que había tocado, lo bien que lo había hecho y como era un “maestro” con el piano.

No es que no entendiera de música, pero no tenía tan buen oído como para juzgar al hombre que había tocado.
Decidió no pensar mucho en sus habilidades musicales y prefirió dar una vuelta por el lugar. Un camarero se le acerco con una copa de champan así que con los más finos modales cogió una copa de champan, pero al ir a bebérsela se dio cuenta de que la gente le vería su… cara al aire libre, algo que no era agradable para nadie además con tanto ricachón por ahí cerca seguro que uno se desmayaría al verla, así que decidió buscar un lugar apartado y sin mucha gente en el que poder beber sin problemas para relajarse, se agobiaba al estar rodeada de tanta gente y necesitaba algo de paz.

_________________
No puedo ir por el buen camino, si no puedo verlo.:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1163
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 39
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   Ayer a las 18:35

Para llegar a la Wonder Wheel había que atravesar una rampa descendente que te llevaba hasta las taquillas, pero lo que no todo el mundo sabía era que a la derecha había un pasillo con las atracciones menos populares de Coney Island, que no solía estar tan frecuentado como la explanada que había frente a la enorme noria. Y si encima le sumabas que era de noche, que a causa de lo tardío de la hora no quedaban niños en la gala, y que el escenario de actuaciones estaba justo ante la noria, te encontrabas con que aquella zona más apartada estaba particularmente desierta, así que allí fue a donde el mutante encaminó sus pasos.

Era gracioso, porque tenías que atravesar un puente en donde había un esqueleto sentado que parecía observar con aquella sonrisa burlona a los que se atrevían a pasar por debajo, y antes tenías que pasar bajo la mirada aterradora de una gárgola con forma de dragón que vigilaba eternamente desde las almenas de su castillo de pega. Entonces llegabas ante una atracción que se llamaba "Spook-A-Rama" que Drago no podía más que aventurar que debía tratarse del típico tren de la bruja tan habitual en aquél tipo de parques. Sobre la marquesina con el título había una especie de alien desproporcionado, tan falso como todo lo demás, y la entrada la decoraban un montón de calaveras de plástico sujetas a los postes.

A la izquierda había un candelabro tamaño persona con forma de esqueleto con un cadáver a sus pies en lo que parecía ser el decorado de una película de serie B ambientada a principios del siglo XX. Al lado había un vampiro con la parafernalia habitual (capa, chistera y ese tipo de cosas) con los dedos paralizados sobre el teclado de un órgano. Justo al lado estaba la entrada, que te llevaba hacia una serie de sillones para dos personas con forma de tonel.

La cancela de entrada estaba abierta, pero no había nadie dirigiendo la atracción, Drago supuso que porque la atención de todo el mundo estaría focalizada en la parte delantera del parque. Parecía el lugar más adecuado para dar debida cuenta a la botella de Champán que había sustraído de la cocina (privilegios de ser parte de los artistas invitados. Después de todo, por ser una gala benéfica no iba a cobrar por su actuación, pero bien que podía permitirse algún capricho a cuenta de la organización, ¿no?).

Así que atravesó el acceso a la atracción y se sentó en el primero de los toneles, dejando la botella a mano. Resultaba extraño, porque la noria estaba iluminada y desde allí se escuchaba perfectamente la música y la algarabía procedentes del escenario, lo cual contrastaba notablemente con lo vacía, oscura y sola que estaba esa sección del parque.

Mientras meditaba sobre ésto reparó en un súbito e inesperado movimiento bajo el puente del esqueleto. Al principio pensó que era un hombre a causa de la ropa y la altura, pero no tardó en darse cuenta de que se trataba en realidad de una mujer. Una mujer increíblemente alta. Con su metro ochenta y dos de estatura, el bosnio no se consideraba un hombre bajo, y hasta ahora no había conocido a una mujer que fuese más alta que él.

- Buenas noches -la saludó con tiempo. Aquella zona estaba a oscuras, y al encontrarse dentro de la atracción era fácil que pasara desapercibido y no quería sobresaltar a la chica cuando pasara por delante-. ¿También viene buscando escapar de esa horda de ricos hipócritas y farsantes?

Quizá se equivocara, pero por la manera en la que iba vestida no creía que fuera como las ricachonas que habían venido a pavonearse del brazo de sus maridos para lucir sus joyas. Y si lo era, bueno, ya llevaba encima un par de copas y le daba un poco igual todo.

Cuando se acercó y vio la bandana se puso casi inmediatamente alerta, pero después reflexionó: llevaba una copa en la mano y su actitud no parecía agresiva. Quizá aquella bandana ocultase una historia que mereciese la pena escuchar, y de todas maneras, con sus poderes no se sentía desprotegido. Si al final resultaba ser una amenaza lo único que tenía que hacer era volverse invisible y listo.

- ¿Le apetecería compartir ésta botella? -inquirió mostrándole el champán-. Lo he secuestrado de la cocina, pero me temo que llevo años sin beber nada más fuerte que cerveza y estoy un poco desentrenado, así que no creo que sea capaz de bebérmela yo solo...


Adjunto mapa del parque para que te sitúes mejor:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 23

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   Ayer a las 20:15

Por fin había encontrado un lugar lo suficientemente tranquilo como para poder beber, asi que se preparó para quitarse la bandana, pero justo cuando se precipitaba a quitársela, escucho a alguien acercarse así que se quitó la mano de su bandana y miro disimuladamente al hombre.

No veía excesivamente bien así que prefirió no decir nada al hombre o mujer que se estaba acercando, incluso cuando empezó a hablar intentó no responderle hasta asegurarse completamente de que sus palabras eran dirigidas a ella.
Esta tarea fue fácil de completar debido a su ya dificultad para responder a extraños y que miro a su alrededor para ver si había alguien más y al comprobar que no era así, se sintió segura para responder

-Bue... buenas noches

Respondió con un tono forzoso que ella intentaba no poner; le salió solo.
Miro al hombre desde arriba sin mirarlo a la cara, era un hombre alto pero no más que ella, le sacaba casi una cabeza de diferencia y ella  lo notaba ya que tenía que mirar hacia abajo para hablarle a la cara, menos mal que no era su costumbre hacer eso.
Escucho la pregunta del ya identificado como hombre, aunque y al principio le parecía suficiente decir que si, pero pensó que así no era ella

- No, es que he perdido a mi marido ¿Lo has visto? Se llama Mr. Monopoly



Paro un momento para pensar en la estupidez que había soltado y si el hombre se sentiría ofendido por su uso tan frio del sarcasmo

-Lo siento…Si y ademas es que me agobian las multitudes

Miro al hombre de arriba abajo muy rápidamente sin pararse en detalles mientras escuchaba como le ofrecía beberse una botella con el

- ¿Le ofreces a una desconocida compartir champan? Quiero decir, no es que me vaya a negar, pero sigue siendo un poco raro

Dijo ya en un tono más seguro y menos forzado lo que le permitió acercarse un poco más al hombre

- ¿Cómo se llama usted?

Le pregunto con un poco de respeto ya que no sabía quién era y a lo mejor era alguien importante que se sentiría ofendido si no era llamado por “usted” pero entonces se fijó más en el hombre y se dio cuenta de una cosa de la que no se había dado cuenta hasta ahora

-Eh tu eres el… el… ¡pianero!

Exclamo con seguridad hasta darse cuenta de lo que había soltado, “pianero” ¿Qué era eso?

-Quería decir pianista…

Martha había empezado la conversación ya con el pie izquierdo pero el hombre no tenía pinta de que fuese a criticarle

_________________
No puedo ir por el buen camino, si no puedo verlo.:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1163
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 39
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   Hoy a las 00:56

Enarcó una ceja, extrañado y sin saber cómo interpretar aquél comentario. ¿Estaba bromeando? ¿Y qué le pasaba en los ojos? ¿Estaba ciega? A juzgar por la manera en la que le miró de arriba abajo parecía que no, aunque quizás tuviera algún defecto en la visión que no le permitiera ver del todo bien. No sería algo raro en aquella gala, precisamente.

- Hum, sí, discúlpame -admitió sonriendo levemente-. Ya llevo un par de copas encima, y las relaciones sociales nunca han sido precisamente lo mío. Llevo un mes de mierda y estoy tan metido en el fango que es como si ya no me importaran ese tipo de cosas, no sé si me entiende... Además, bueno, somos los únicos que estamos aquí; parecería feo no compartir.

Lo verdaderamente cierto era que Drago no estaba acostumbrado a beber solo. A causa del problema que había tenido durante tantos años evitaba el alcohol, y sólo se permitía alguna que otra cerveza para socializar cuando estaba con Logan o con Sam. La cultura musulmana no era proclive a realizar éste tipo de actividades en solitario. El alcohol (y la comida) siempre eran mejor en compañía.

- En fin, mi nombre es Drago... Dragoslav Katich -dijo ofreciéndole la mano para el saludo.

El hombre tenía un acento extraño que recordaba vagamente al acento de Europa del Este mezclado con francés, pero estaba tan suavizado que apenas era perceptible.

Entonces vio la sorpresa asomar en el rostro de la mujer y por un instante temió que le hubiera reconocido como el líder de la Patrulla X, ya que, al igual que muchos de sus compañeros, como Tormenta, Pícara o Sam, Eclipse no usaba máscara. No pudo evitar experimentar cierto alivio al constatar que su reconocimiento entraba dentro de un ámbito mucho más mundano, porque no podía decir que le apeteciera especialmente hablar de sus actividades en la Patrulla ahora mismo. Especialmente cuando llevaba un mes fuera de la mansión.

Lo que parecía evidente era que, tal y como la muchacha le había advertido, no llevaba nada bien las tensiones sociales. Se trababa, cometía errores léxicos y soltaba comentarios fuera de lugar como lo del Mr. Monopoly. Pues menudos dos se habían ido a juntar...

- Ehm, sí, soy el pianista -asintió, tratando de no darle importancia al error cometido por ella para no hacerle sentir peor de lo que sin duda ya se encontraba-. En realidad no suelo tocar en público, no es algo que me agrade. Soy profesor de música en una escuela. Pero ésta causa en concreto... Bueno... digamos que viví muy de cerca la guerra de Bosnia y no podía dejar pasar la oportunidad de colaborar. También lo hice el año pasado. ¿Y usted? ¿Cuál es su nombre? ¿Ha venido a donar algo o simplemente a disfrutar de la fiesta? Porque si se trata de lo segundo me extraña verla aquí, tan apartada del escenario.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R

avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 23

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   Hoy a las 01:43

Martha ya no miraba al hombre si no que evitaba su mirada, algo que ya era costumbre en ella; primero inspeccionar y luego evitar.

Cuando le escucho hablar de cómo estaba en el fango y todo eso, en la cabeza de Martha empezaron a pasar varios pensamientos “No te importa, nunca te importa” y “Debería haber muerto… como tú” así que se dio un pequeño golpe con la mano en la parte derecha de la cabeza, esos pensamientos no eran suyos

-Yo tampoco lo he pasado muy bien…

Dijo casi en un susurro, no era muy diestra hablando con gente, tanto tiempo estando sola y con la única compañía que… “eso” le había afectado a sus relaciones sociales.

El nombre del hombre le pareció curioso cuanto menos. Desde que llego a Nueva York había escuchado nombres que ella solo había escuchado en las películas que veía de chica, pero ahora tenía enfrente un hombre cuyo nombre perfectamente podría haber salido en el libro de Bram Stoker

-Me gusta tu nombre… es raro, pero está bien, supongo.

Ya se había dado cuenta del leve acento del hombre, ella era muy tiquismiquis para los acentos y podía detectar la procedencia de alguien solo con escucharlo hablar, pero como no quería sonar ofensiva ni nada, prefirió no hacer el juego de “¿A que eres de…?”, no quería que el hombre se ofendiera y se fuera, dejándola sin poder beber.

Drago no le tomo en cuenta su equivocación, algo que la relajo visiblemente, pero lo que más le intereso fue lo que él dijo de la guerra, había estado cerca de la guerra de Bosnia. A ella no es que le entusiasmaran las guerras para nada, de hecho, las odiaba, nunca había ganadores ni vencedores, solo gente con más o menos muertos, pero eso era solo su pensamiento.

Al parecer al tal señor Drago no le gustaba tocar en público, algo que Martha pensó que era totalmente normal ya que, si era profesor en una escuela, estaría acostumbrado a otro tipo de público.

Le pregunto su nombre y por un segundo esa pregunta le sobresalto y ella misma no sabía porque, no había nada extraño en que alguien te pregunte el nombre, ella lo había hecho antes

-Martha R. me llamo, o sea soy Martha R. … escritora y parece que no se hablar

Eso ultimo lo dijo casi en un susurro

-Ah, no creo que pueda donar mucho, he estado en baños públicos más grande que mi apartamento… pero tampoco vengo a disfrutar de la fiesta, como usted a deducido

Martha se quedó un momento mirando a la nada ya que otra vez frases que no eran pensadas por ella le venían a la cabeza “Quieres ver a gente que sufre como tú, eso es lo que eres, solo quieres ver a gente tan pobre y triste como tú” así que se sacudió disimuladamente la cabeza para quitarse esas frases de la cabeza y poder responder con claridad

-Bueno yo también… no es que lo haya pasado muy bien

Se toco la bandana en la parte en la que debería estar su nariz

-Y porque necesitaba un poco de inspiración… pensé que esto me relajaría y podría pensar mejor.

Martha miro un momento al cielo, que le gustaría que fuera estrellado, pero debido a la contaminación lumínica no se veía nada mas que la luna asi que prefirio volver a bajar la mirada

_________________
No puedo ir por el buen camino, si no puedo verlo.:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un año más (Martha R.) [01-04-2019]   

Volver arriba Ir abajo
 
Un año más (Martha R.) [01-04-2019]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 1/2019: Reforma de la Constitución Española, Artículo 68 y de la Ley 5/1985 (GP UPyD)
» 9/2019: Proyecto de Ley de Organización de la Educación Española (GPS)
» Mi Origen, Mi razón. (09-01-2019) Orígenes.
» La llamada de la Magia (Todos los usuarios de magia de cualquier tipo que vengan pacificamente) [23-01-2019]
» [Mini-Evento] La era de Ultron ( 20-1-2019 ) Presentacion.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: