Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

  [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Omega

avatar

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   26th Septiembre 2017, 12:55

El miembro 'Ahri'ahn' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 1

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Ahri'ahn

avatar

Mensajes : 1649
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   27th Septiembre 2017, 00:30

Arión no se dejó arrastrar por las provocaciones del asgardiano, sino que su rostro se mantuvo imperturbable y sereno, totalmente concentrado en la batalla que se aproximaba.

- Basta de charla... empecemos -fue cuanto dijo, con expresión seria.

El moreno se abalanzó primero, a lo que el atlante respondió retrocediendo para evitar el furioso tajo horizontal que le habría destripado. Acto seguido acometió, pasando la espada de la mano diestra a la zurda para, en una hábil maniobra detener el cuchillo traicionero con el que Loki pretendía acuchillarle al tiempo que le asestaba un puñetazo con la derecha, puñetazo que, sin embargo, no pilló desprevenido a Loki ni siquiera a pesar del cambio de mano. Con unos reflejos dignos de la serpiente con la que a menudo se le comparaba se apartó y aprovechó que la inercia del puñetazo había impulsado a Arión hacia adelante para golpearle con la rodilla en el mentón. Tomando ventaja del momentáneo aturdimiento de su contrincante, Loki se situó tras él y le retorció a la espalda la muñeca que sujetaba la espada, obligándole a soltarla, mas no sin librarse del súbito codazo en el estómago que el atlante le propinó con el brazo libre, y ésta vez nada impidió que el embaucador se llevara un derechazo directo a la barbilla.

El cuerpo del asgardiano retrocedió a trompicones, desmadejado, y aunque aún sujetaba el puñal con la mano izquierda, el colgante que había amarrado en la empuñadura pendía libremente en el extremo. Con unos reflejos que en nada tenían que envidiar a los de la serpiente, Arión se lanzó hacia la gema y tiró de ella sujetando con la otra mano la muñeca de Loki. Situándose a su espalda, atrapó la garganta del embaucador con el cordón del colgante, entre la gema que Arión sostenía en la mano derecha y el extremo anudado a la empuñadura de la daga que el castaño mantenía apresada con la izquierda. Arión comenzó a apretar y sus músculos se tensaron, pero su fuerza palidecía en comparación a la del asgardiano; La diestra de Loki apresó el antebrazo de la mano con la que Arión sujetaba la gema y, aprovechando la firmeza con la que el atlante le aferraba la zurda, se inclinó hacia adelante y tiró con brío, volteando al castaño por encima de su cabeza. Aquél brusco movimiento pilló por sorpresa a Arión, cuyo único conocimiento de los asgardianos se reducía hasta aquél momento a Dalae, y que por tanto ignoraba que, como raza, poseían una fuerza mucho mayor a la humana. Incapaz de reaccionar a tiempo, no pudo evitar que su espalda golpeara pesadamente contra la superficie de piedra de la muralla, lo cual le dejó dolorido y desarmado en el suelo. Vio cómo Loki se le acercaba dispuesto a rematar el trabajo y se incorporó como un resorte, ajeno al daño, haciendo que sus manos se iluminasen con energía brillante de color esmeralda. Loki tenía un dominio similar con la espada, pero era más fuerte que él y había conseguido desarmarle, lo cual le dejaba en situación de desventaja. Tenía que quitárselo de encima con magia antes de que el radio de acción de la piedra de anulación llegara hasta él.

*    *    *    *

La criatura, enloquecida por el dolor del tentáculo cortado y la lanza que Brunilda le había clavado en el ojo, aprovechó el momento de distracción de la valquiria, motivado por la repentina visión de Constantine, para envolverla entre todos sus apéndices y apretar, tratando de aplastarla al tiempo que concentraba toda su energía eléctrica para freírla de una descarga.

Mientras, abajo en el suelo Hellboy se enfrentaba a brazo partido contra la mantarraya monstruosa, tratando de mantener cerrada la inmensa boca plagada de colmillos con el brazo de piedra para evitar que le mordiera mientras le asestaba un puñetazo tras otro con la izquierda.

- ¿Te han dicho alguna vez que te apesta el aliento? -refunfuñó entre dientes.

En ese momento se escuchó el súbito tronar de la moto del Ghost Rider que se dirigía como un misil teledirigido directamente hacia la quimera que tenía prisionera a Brunilda, impactando con un estallido de llamas. El motorista saltó un segundo antes, dirigiendo sus cadenas ardientes hacia la mantarraya, amputándole las alas y dejando a la gimoteante criatura retorciéndose en el suelo para que la asgardiana la rematara.

- Gracias, tío -dijo Hellboy-. Ese bicho necesitaba urgentemente un Smint.

La mirada amarilla del demonio rojo se volvió hacia lo alto de la muralla, a tiempo para ver cómo un derrotado Arión trataba de hacer una vez más uso de la magia para deshacerse del Dios de las Mentiras y chasqueó la lengua en un gesto de consternación.

- Rubita, si vas a hacer algo, será mejor que lo hagas ahora.

Por su parte, el poder regenerativo de Deadpool estaba empezando a contrarrestar el hechizo de Arión, y más valía que lo hiciera pronto, porque el grupo de Rodunn, viendo que ya no quedaba nadie en el cerco de fuego, estaban empezando a correr hacia ellos. Lo bueno era que, al menos por el momento, Dalae, John y los demás aún tenían unos segundos para decidir su próximo movimiento antes del final...

ÚLTIMO TURNO DE COMBATE:
 

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   29th Septiembre 2017, 11:37

A veces, cuando estás sólo o rodeado de gente en las calles de tu ciudad, entre los árboles del bosque, en una gran plaza o dentro de un minúsculo taxi, tienes la sensación de que alguien te sigue, te observa y no se pierde ninguno de tus movimientos. Es más, se adelanta a ellos. Te lee como un libro abierto y avanza varios pasos hasta situarse en la mejor posición para sorprenderte, cuando no mires y te creas seguro. Y sin darte cuenta hasta el último momento ya te tiene donde quería, y te apuñala con la sorpresa, dejándote en desventaja y sin defensas.
Con los años John había perfeccionado aquel arte. Lo hacía casi sin pensar, como un músculo más en su cuerpo. Ya han sido innumerables las veces en que ha sorprendido a su víctima estando en el asiento de atrás de su propio coche estando las puertas de éste cerradas con llave. ¿Cómo lo ha hecho? ¿Cuándo se ha metido? La respuesta es tan simple que nadie cree en ella, o al menos no suelen: magia.

El inglés había aprovechado que nadie lo estaba mirando para escabullirse hasta situarse al otro lado de la muralla, en una esquina alta y cercana al atlante, donde las sombras de la misma pudieran cubrirle mientras preparaba el truco final. Lo ideal habría sido ponerse lo más cerca posible de Arión, pero con los guardias tan cerca corría el riesgo de que lo empalaran antes de terminar. En aquel lugar no habían guardias y por suerte nadie le prestaba atención. Era perfecto porque necesitó su tiempo para terminar con los preparativos. Con una tiza en la mano había dibujado un círculo a su alrededor, adornado con caracteres y símbolos antiguos. Además, debido a la urgencia del momento y el poco tiempo del que disponía necesitaba potencia de fuego que acelerada el proceso para poder afectar al mago atlante, con lo que se hizo un corte en un dedo, se subió las mangas y se dibujó los mismos símbolos en los antebrazos con su sangre manchada con el poder del demonio.
Preparado el exorcismo, tan sólo necesitaba una última cosa: concentración y visión del mago. Desde aquel punto pudo seguir todo el combate entre los dos espadachines, y como una vil rata esperó el momento apropiado para entonar su canto en latín antiguo, alzando una mano hacia su objetivo y la otra encarada sobre el círculo para canalizar el hechizo. Su voz sonó primero como un pequeño susurro y, a medida que el exorcismo iba tomando fuerza, aumentó hasta sonar como un trueno.

El efecto del exorcismo era simple: devolver a la normalidad el alma de Arión, y para ello tenía que devolver al infierno lo que era del infierno. Purificar la corrupción usando la fuerza de las palabras. Los primeros efectos para el atlante serían una fuerte presión sobre el pecho, y poco a poco su cuerpo comenzaría a rezumar una bruma negra que se acumularía bajo sus pies, formando un vórtice que se tragaría la oscuridad de vuelta al abismo. Como quien tira de la cadena para ver como se traga la mierda y la manda a las alcantarillas.
No sería agradable, no sería bonito, y sobretodo, sería muy, muy doloroso. El inglés sólo necesitaba tiempo, y que Brunilda se diera prisa en cortar los hilos de la magia o el mago podría estallar en mil pedazos si Arión se daba cuenta a tiempo de lo que estaba pasando.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   30th Septiembre 2017, 20:25

Después de haber infligido aquel daño a la criatura y que John le otorgase aquella visión sobre cómo se conformaba la magia de Arión, Brunilda bajó un tanto la guardia, por lo que el calamar gigante pudo apresarla y atraparla rodeándola con sus tentáculos. El repulsivo ser apretaba con fuerza a la valquiria mientras ella hacía fuerza para poder librarse de aquellos brazos que la mantenían cautiva. A pesar de contar con una inmensa fuerza la rubia no podía hacer uso de ella, ya que,  al estar amarrada no podía usar sus músculos con libertad para hacer uso de sus capacidades anatómicas. Además, el ser marino ejercía más presión y apretaba más su amarre en cada intento de escape de la guerrera asgardiana. Como estaba en una encrucijada y ponía todas sus capacidades en librarse de ese despreciable monstruo no prestó atención a las adversidades a las que se enfrentaban sus compañeros de periplo. El ser que había invocado el corrupto mago iba a intentar electrocutarla. A pesar de ser una doncella de la muerte, Brunilda no pensaba que su trabajo debía terminar de aquella manera ni en esa misión. debido a ello dedicada cada uno de sus esfuerzos a escapar de ese final.

Escuchó un potente ruido que no podía identificar. Los asgardianos no tenían vehículos motorizados y el ruido de los motores no era algo que le fuera conocido a la valiente y bravía mujer. Unos momentos después de aquel estruendo, algo impactó con el ser que la tenía presa. Ese choque provocó que la bestia terminase chamuscada. Miró al responsable de que ella siguiera con vida.  en aquel preciso momento le empezó a caer mejor aquel tipo poseído por un demonio de la venganza.

Hellboy había agradecido la ayuda que Ghost Rider les había prestado. Brunilda pensó que  sería rudo y descortés no dirigir ni una palabra a la persona que acababa de salvarla de un escabroso final.- Agradezco la ayuda prestada.-  Hizo una leve inclinación gentil. No estaba muy habituada a dar las gracias y su tono sonaba algo serio y áspero como su actitud y su naturaleza ante la vida.

-Ya sé que no tengo que entretenerme.- le replicó a Hellboy.

Una especie de satisfacción la invadió al ver en el suelo al repugnante engendro que había herido a un preciado y leal corcel.  Cuando se vio libre, desenvainó su espada y terminó con el sufrimiento de la criatura. La quimera de Arion terminó fileteada y  servida en trocitos cual pincho moruno. A continuación, la asgardiana miró a Aragorn que seguía en el suelo. El daño que le había producido el engendro de las negras pesadillas del mago atlante no era mortal pero sí había sido suficiente para dejarlo herido e inconsciente un tiempo. Pensó en su objetivo, cortar los hilos que le daban magia al enemigo.  Miró la muralla que estaba más adelante. Luego miró a su desmayada montura voladora. Suspiró no la iba a resultar nada fácil llegar hasta allí. Salvar la altura que la separaba de su cometido iba a ser arduo pero ella nunca se amedrentaba ante los desafíos. Que clase de asgardiana seria si a la primera dificultad se rendía.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 877
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Edad : 18
Localización : Midgard, por desgracia para vosotros.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   1st Octubre 2017, 23:13

-¡Dalae!-Una voz femenina sonó con fuerza a su espalda, llamándola por su nombre y distrayéndola por un momento del combate en el que estaba inmersa. Con las espadas de Wade aún bloqueadas por su brazo cubierto de hielo, la asgardiana no pudo evitar girarse en busca de la desconocida que, inexplicablemente, sí la conocía a ella. No tardó en encontrar su figura, envuelta en un vestido azul y oculta tras una barrera mágica verde creada por Arión. O, al menos, eso creía la asgardiana. Aunque su maestro no era dado en absoluto a ofrecer protección a otras personas, siempre había sido alguien impredecible. Quién sabía, quizás ese hechizo defensivo o la mujer que estaba retenida detrás formaba parte de un elaborado plan para inclinar la balanza a favor del dios de las mentiras. 

O quizás no, pensó Dalae cuando la aprendiz de Arión se desplomó ante sus ojos, sin decir ni una sola palabra más. No parecía que la hubiera alcanzado ningún proyectil, pero eso no hizo que la bruja se sintiera más tranquila. Si a una persona le había ocurrido, también podía pasarle a ella… Y no le había dado tiempo a decirle por qué la había llamado. Si se había arriesgado a hacerlo y a ser atacada por ello, debía ser importante. Tenía que hablar con ella… Si aún seguía viva. Y, hablando de estar vivo o no estarlo… Deadpool no había aprovechado ese instante de distracción para herirla, como le había ordenado Arión. No, en lugar de eso… El control mental del mago sobre él vacilaba, sacudido por una fuerza que la asgardiana no supo identificar. Apenas fueron unos segundos, los suficientes para que Dalae saliera de su alcance y pudiera decidir qué hacer. -El hechizo remitirá pronto… no le hagas daño, por favor.-Elissa se levantó, aparentemente recuperada de lo que fuera que hubiera pasado. Pero, en lugar de decir algo útil, la instó a dejar marchar al hombre que seguía intentando liberar sus katanas para asesinarla. Para cumplir la sentencia que Arión había dictado.

-Está bien.-A pesar de la influencia que Elissa había ejercido sobre el subconsciente de la joven, su respuesta fue tan breve como áspera. Se podía adivinar la ira que encerraban aquellas palabras, tan sólo una advertencia de lo que Dalae iba a hacer. Una luz blanquecina surgió de su mano desarmada, y acabó envolviendo a ambos combatientes. Cuando finalmente se disipó, la mujer de la armadura permanecía en pie sobre un círculo de hierba cubierta de escarcha.. Pero junto a ella ya no había ningún hombre vestido de rojo. Deadpool había quedado congelado, exactamente igual que las estatuas sin rostro que la griega había visto en el páramo que llenaba el subconsciente de la bruja. Sus pupilas ahora miraban al frente, incapaces de distinguir nada a través del hielo empañado. Incapaz de moverse, lo único que podía hacer era luchar por librarse del conjuro... Y sentir cómo el frío lo invadía de fuera hacia dentro, calándole hasta los huesos. Y, a pesar de todo, Dalae había cumplido con su palabra. No le había hecho daño alguno.

Por el rabillo del ojo vio que los hombres bestia se acercaban, dispuestos a continuar con la lucha que Wade acababa de abandonar de manera forzosa. -No tenemos tiempo para esto...-Musitó Dalae, haciendo aparecer con un gesto sus alas de hielo. Debería quedarse apartada de la muralla, y dejar que otros seres más poderosos y sabios que ella se ocuparan del problema que había ayudado a crear. Debería quedarse ahí abajo, en lugar de arriesgarse a estropearlo todo otra vez, como siempre que se acercaba a Arión. Debería hacer tantas cosas... Pero había llegado hasta ese punto obviando sus deberes, y era demasiado tarde para parar.

Batió un par de veces las alas, y se elevó, alejándose de Rodunn y los otros atlantes. En esos momentos, Loki estaba lanzando a su adversario por encima de su cabeza, haciéndolo caer al suelo. Dalae se mordió el labio, y aceleró su vuelo hacia el lugar del combate. Sobrevoló el lugar en el que yacía el cuerpo inerte de Arturo, pero apenas lo miró. También pasó por encima de trozos de prado quemados, de cadáveres de monstruos y sus cazadores. Pero algo llamó su atención: El caballo alado que tan útil había resultado antes también había caído, dejando a Brunilda sola. Quizás podría resultarle útil para deshacerse de los chacales y así actuar con más facilidad... Y, además, contaba con una ventaja. A diferencia de los dos demonios que la acompañaban, Loki sabría manipularla para que no hiciera ninguna tontería. Así que, sin perder altura, Dalae hizo un gesto... Y unas alas de hielo surgieron en la espalda de la valkiria sin previo aviso. Su forma recordaba a las de las aves, con plumas y formas suaves talladas en un material tan transparente como el cristal y, por desgracia, no mucho más resistente. Pero no importaba: No era esa su función. Antes de que la rubia pudiera protestar, sus nuevas alas cobraron vida, y la condujeron junto a la hechicera, a varios metros de altura. Brunilda no tenía control alguno sobre ellas: Su funcionamiento dependía por completo de la morena. -Necesito que vengas conmigo para encargarte de los chacales si nos atacan... Es posible que se queden quietos, como han hecho hasta ahora. Por cierto... ¿Has visto a Constantine? He sobrevolado todo el campo de batalla, pero no lo encuentro.-Y, aunque no lo diría en voz alta, no hacía falta mucho para adivinar que la desaparición del mago la intrigaba. Antes, lo había visto haciendo... Algo. Como si meditara. Y ahora, había desaparecido... Era sospechoso, y más aún tratándose de John Constantine. Por lo que había visto hasta entonces, el inglés tenía la manga llena de ases, y aunque seguramente los usara en contra de Arión, aún podía afectar a los demás.

Cuando las dos mujeres alcanzaron su destino, se encontraron cara a cara con el inicio del fin de Arión. Desarmado, a punto de entrar en el radio de la piedra que silenciaría su magia, herido... Y, aún así, el mago no había ordenado a su ejército intervenir. Dalae no lo entendía, al igual no había entendido muchas otras de sus acciones durante la batalla. Sus manos estaban llenas de magia, eso sólo podía significar que quería seguir luchando, a pesar de que su derrota era casi segura... Entonces, ¿por qué no usaba todos los medios a su alcance? No tenía sentido, amenos que... Prefiriera caer antes que poner en peligro la vida de los demás. Sí, Arión seguramente sería capaz de hacer algo así. Era lo suficientemente bondadoso y estúpido como para ser algo propio de él, y lo bastante retorcido como para ser producto del ritual. Pero eso no cambiaba lo inevitable: Loki se acercaba a él, espada en mano... Y las posibilidades del Sumo Mago menguaban a cada segundo que pasaba.

Con un aleteo, la bruja se posó cerca de su maestro, y dejó a Brunilda algo más alejada. Su expresión, habitualmente vacía, mostraba ahora cierta preocupación enmascarada tras un velo de mera seriedad. No le gustaba lo que veía. Se cuidó de entrar en el radio de la piedra, sin embargo. Sus manos se encendieron de nuevo, rezumando magia, gestando un escudo de hielo que se alzaría tan pronto como ella lo deseara. Aún no sabía a quién protegería con él, pero si tenía clara una cosa, era que no quería que ninguno de los dos duelistas saliera herido. Era una estupidez, desde luego: Aún no se había olvidado de la prisión mágica en la que el atlante la había encerrado para acabar con ella después, y la facilidad con la que había ordenado a Deadpool que la eliminara. Pero... No podía tenérselo en cuenta, sabiendo lo que había hecho. Seguramente Dalae no habría sido más comprensiva si sus papeles se hubieran intercambiado, si él la hubiera traicionado de una forma tan ruin. Estaba en su derecho al querer vengarse. -Aún estás a tiempo de rendirte, Arión... No tienes por qué seguir con esto.-No era una amenaza, tan sólo una petición mal disimulada y peor impuesta. La propia Dalae intuía que no iba a servir de nada, así que sus alas se doblaron ligeramente, dispuestas para su uso, y la luz de su mano creció en intensidad, alimentada tanto por el bastón como por la pequeña reserva de energía contenida en el colgante de polvo de dragón. Fue entonces cuando la asgardiana supo que, atacara quien atacara, acabaría protegiendo al contrario. No quería que su maestro cayera de la muralla, víctima de uno de los conjuros de Arión... Pero tampoco podía quedarse de brazos cruzados mientras atravesaban el cuerpo de este último con una espada.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Johnny Blaze
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 04/03/2015

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   15th Octubre 2017, 00:56

Mi plan acabo saliendo mejor de lo esperado (a estas alturas no debería sorprenderme). Como un misil tele dirigido, volé en casi perfecta dirección contra la quimera que estaba rompiéndole las pelotas a la valquiria, concluyendo ese combate con un hermoso y no solicitado estallido en llamas (así terminan el 90% de mis combates) que termino de forma definitiva la pelea entre esos dos. Desde luego que yo no permanecí en mi moto para formar parte de los fuegos artificiales, los ataques kamikaze no son lo mio. Cuando por la dirección ya tenia claro que la moto impactaría en toda la cara de la quimera, me despegue del asiento de un salto, maniobra que ya tenia incorporada de memoria por todas las veces que la puse en practica en mis acrobacias, y utilice mis cadenas para colgarme de las alas de la manta raya voladora. Bueno, colgarme, creo yo, seria un tanto inexacto; lo que hice fue arrancarle las alas de raíz y sin problemas. Quiero pensar que fue producto de mi monstruosa fuerza y no de problemas de peso, pero el resultado fue el mismo: una quimera hecha tortilla frita, y un animal volador privado de su habilidad de volar, lista para que la valquiria lo sacara de su miseria. Desde luego, la rubia no tardo mucho en hacer exactamente eso; aparentemente tenia asuntos sin resolver con ese animal, y considerando el estado de su leal corcel con alas, ya me hacia una buena idea de cuales eran dichos asuntos. -No me lo agradezcas Rojo, nunca fui muy fan de los animales mutantes.- Comente mientras observaba a los monstruos de Arion muertos en el suelo. Por algún motivo su ejercito seguía pasivo, o al menos mas de lo que me hubiese imaginado. Uno pensaría que, por como estaban las cosas, a estas alturas estaríamos braseando entre un mar de animales antropomórficos siquiera para avanzar dos pasos, pero en realidad los enfrentamientos se habían mantenido bastante individuales.

Y como si fuese poco, a la valquiria le crecieron alas. No es una hipérbole, ni una analogía, ni nada raro. Literalmente, le crecieron putas alas de la espalda y se fue volando. A juzgar por su reacción, no eran algo muy voluntario, pero había bastado para suplir su incapacidad de vuelo momentáneamente. Y si tuviese que elegir al culpable de aquello, señalaría claramente a la otra asgardiana que tenia un hermoso par de alas idéntico, ambas acercándose a la cima de la muralla, donde Arion y Loki permanecían combatiendo. Uno pensaría que el atlante ya debería haber hecho pedazos al asgardiano, aunque se de buena fuente que los de su especie tienen capacidades físicas muy superiores a la humana (también pegan bastante duro, pero eso es una historia para otro día). Sin embargo, Loki estaba bastante a la delantera en esa pelea. De hecho, todos nosotros ya deberíamos estar en una situación mucho mas complicada de la que nos encontrábamos actualmente. Eso había estado carcomiendome la cabeza un tiempo, pero recién ahora, cuando las cosas estaban relativamente calmadas, podía ponerme a pensarlo. Arion era muy poderoso, posiblemente el mago mas poderoso de todos los que nos encontrábamos allí, o al menos el que mas recursos tenia a su disposición. Tenia un puto ejercito de animalitos y apenas lo había usado, en su mayor parte, como amenaza. Tenia monstruos gigantes a su disposición, y nada mas habíamos visto dos, que ni tan fuertes habían resultado. Tenia reservas de magia en su poder y una extensa colección de pergaminos y artefactos antiguos....de los cuales no había visto mucho tampoco. Entiendo que se enfrentara en un duelo de espadas contra Loki, al fin y al cabo el hechicero asgardiano se habia asegurado de hacer esa pelea algo personal con sus .... "interesantes" comentarios (bien jugado serpiente). Pero también noqueo a Razon con un simple rayo, se apodero sin problemas de la mente de Deadpool, y al inicio del a pelea ya tenia a Dalae aprisionada. No puedo evitar pensarlo: fue blando con nosotros.

Quizás fuese una errada percepción mía, o quizás, como quería creer, muy dentro de él aun había algo del viejo Arion que conocí, luchando por liberarse de la influencia demoníaca que Constantine había teorizado que podía tener. Y ojala fuese cierto, no me molestaría darle la razón al ingles conta de que su teoría fuese la correcta, pues indicaba que las cosas podían resolverse tan sencillamente como realizando un viejo y clásico exorcismo. O al menos esa seria la solución si Loki no lo asesinaba antes.- Subete a mi moto Rojo, tenemos que llegar hasta la cima de esa muralla.- Ni un segundo después, ya tenia mis manos extendidas hacia adelante, canalizando fuego infernal a través de mi mano, hasta acumular el suficiente como para crear un constructo solido con forma de moto, similar a la primera vez que la había invocado. Y sin rechistar el gigante se subio (no le di mucha oportunidad de hacerlo, lo hubiese subido a empujones de ser necesario). -Agárrate fuerte.- Acto seguido arranque a máxima velocidad; que suerte que Rojo tenia brazos fuertes, o quizás no hubiese llegado. Sin preocuparme mucho por eso, seguí hacia adelante, ignorando cualquier clase de advertencia o grito cuando la muralla apareció frente a nosotros. Continué conduciendo en linea recta, como si estuviese dispuesto a atravesarla de un golpe. Pero nada mas alejado de la realidad: menos de un metro antes de llegar, me estire hacia atrás, levantando la parte delantera del vehículo y chocando la rueda del frente contra el muro. Y como su no hubiese habido impacto alguno, la motocicleta siguió adelante, esta vez avanzando verticalmente por la muralla, dejando una estela de fuego infernal atrás y cagándose en la gravedad mientras lo hacia (para que aprendas, Newton). En cosa de nada ya habíamos llegado a la cima, donde nuestros compañeros se juntaban frente a un Arion bastante magullado para hacer lo que, supuse, era el equivalente a leerle sus derechos antes de patearlo. Aunque en base a lo que estaba haciendo Loki, tal vez tuviese otros planes en mente...

-Ignorennos, solo somos un demonio rojo de 2 metros de alto con una mano de piedra y un esqueleto en llamas montados en una moto. Sigan con la mirada amenazante.- Humor afuera, una cadena comenzaba a envolverse en mi mano. En caso de que Loki intentase asesinar a Arion, ese trozo de metal se envolveria en su mano para detenerlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   16th Octubre 2017, 18:46

Elissa había conseguido algo más que lo que quería.

Deadpool estaba fuera de combate y fuera de peligro al mismo tiempo. Para alguien que no podía morir, estar atrapado en una prisión de hielo era sólo una forma de animación suspendida. El hechizo de control mental de Arión se extinguiría antes de que lograra salir de allí y, cuando eso ocurriera, tampoco podría volver sus armas contra el atlante. Aquello eran buenas noticias para la griega y su doble juego.

No eran las únicas. Su breve estancia en el subconsciente de Dalae le había dado un dato nuevo e inquietante, una información que le daba qué pensar. Había identificado sin problemas la joya que fundía la el hielo en el interior de la asgardiana. La hechicera no era enemiga de Arión. O tal vez fuera más correcto asumir que el atlante significaba algo para ella. ¿Podía contar con ella para protegerlo? ¿Podía arrastrarla a su alianza? No lo sabía. Corría el riesgo de que fuera una aliada inestable; de que, queriendo liberarse de la influencia que ejercía sobre ella, prefiriera clavarle una daga en el corazón. Según Elissa tenía entendido, no sería la primera vez. ¿Y qué pasaba con la mujer de la lanza, la que había montado el caballo alado? Ambas habían llegado juntas a la muralla, y en la expresión de la rubia no había ningún atisbo de piedad.

El mal presentimiento que había perseguido a la griega durante todo el día volvió a hacerse presente. Aquella obra teatral estaba en manos de Melpómene, la musa de la tragedia. Antes de que cayera el telón, se derramaría la sangre de uno de los dos combatientes; tal vez la de ambos. Elissa no sabía qué papel tendría ella en aquella escena, pero sentía que debía acudir.

Inició el largo rodeo que la permitiría llegar al lugar de la muralla donde combatían Loki y Arión. Gracias a las alas de hielo, Dalae y Brunilda ya estaban allí. Hellboy seguía al otro lado del muro y John Constantine había desaparecido. De camino, Elissa se agachó para recoger el arma de un soldado-chacal caído y la arrastró consigo, deseando que no llegara el momento de usarla.

Entonces, Dalae pidió a Arión que se rindiera. La aprendiz del atlante se detuvo a varios metros de él, jadeando por la carrera.

- Κύριε, παρακαλώ ακούστε την. Τελείωσε.* - suplicó. - Ναι παρακαλώ. Δεν θέλω να σας σκοτώσουν.**


* "Maestro, escúchala, por favor. Se ha terminado."
** "Por favor, hazlo. No quiero que te maten."

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ahri'ahn

avatar

Mensajes : 1649
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   17th Octubre 2017, 18:08

Todo sucedió al mismo tiempo, como si todos los involuntarios participantes de aquél drama no fueran sino bailarines en alguna ópera orquestada por los dioses cuyos crescendos auguraban un final al que se precipitaban todas las tramas.

Focalizado como estaba en el peligro inmediato que suponía Loki, Arión no fue consciente de la presencia de Constantine, no al principio. A quien sí vio fue a Dalae, cuando se dejó caer al lado de su maestro dejando tras de sí a la rubia que había amenazado con matar a su pueblo... Sintió cómo la desazón le invadía. Ahora eran tres asgardianos contra él, dos de ellos con poderes mágicos junto con una mujer que había afirmado ser una diosa de la muerte. Su ejército no podría hacer nada contra tan formidables adversarios; si les ordenaba que atacaran lo único que podría hacer sería escudarse tras ellos como un cobarde mientras sus enemigos les destripaban. Arión de Atlantis no era un cobarde, y no sacrificaría en vano a la gente a la que había jurado proteger, no cuando sabía de sobras que no serviría de nada. Pero necesitaba ganar tiempo... deshacerse de la gema de anulación mágica de Loki para poder desplegar sobre ellos todo su poder.

Y entonces, Dalae habló y sintió que su determinación se debilitaba. No sabía si iba a ser capaz de matarla, y aquella indecisión se reflejó en la mirada que le dirigió en respuesta, la mirada de un hombre que ya ha sido derrotado y aún no lo sabe. Todo el poder para devolver la vida a un sol moribundo... y bastaba una simple frase para hacer que se detuviera, una frase dicha por una persona en concreto. Y, quién sabe, quizás esa frase habría bastado. Arión llevaba semanas en lucha consigo mismo, con la parte de él que había sido desvirtuada por el ritual teniendo continuamente que acallar la voz que le decía que todo cuanto hacía estaba mal. Elissa, que jadeaba a su espalda implorándole que se detuviera, había sido en gran medida responsable de eso, y Arión... estaba cansado. Habría sido tan sencillo rendirse ahora... Complacer a Dalae y a Elissa...

Pero tendría que ser un necio para dejarse engañar por la hechicera de hielo una segunda vez. Querían que se rindiera únicamente para poder matarle. Loki aún empuñaba su arma, Dalae había concentrado poder mágico en su mano, dispuesta a usarlo si él no obedececía, y, por si aún le cupiera alguna duda, Brunilda echó a correr en su dirección enarbolando a Colmillo de Dragón por encima de su cabeza. La sensación de peligro rebulló dentro de él y retrocedió por instinto mientras la energía mística de sus manos se encendía e interconectaba marcando como objetivo a la rubia.

Y Brunilda nunca llegó a alcanzarle, pero sin duda no fue por su magia. Un muro de sólido hielo se alzó entre la asgardiana y el atlante. Arión dirigió la mirada hacia Dalae, pero antes de que pudiera recuperarse de la sorpresa o entender por qué acababa de salvarle, Brunilda ya descargaba su espada contra el obstáculo. Un golpe de Colmillo de Dragón y el hielo se resquebrajó. No duraría un segundo asalto, Arión lo sabía bien. La magia que irradiaba la espada era tan potente que habría podido detectarla incluso aunque no la tuviera a menos de dos metros de distancia. Sus ojos se iluminaron cuando extendió la diestra hacia el muro y el hielo se extendió envolviendo a la valquiria. La magia elemental era uno de sus fuertes; quizás entre Dalae y él mismo consiguieran mantener apresada a la rubia el tiempo suficiente para que...

El sonido bronco del poderoso motor infernal de la moto que cabalgaba el Ghost Rider se dejó oír, apareciendo justo después sobrecogedoramente sobre la muralla. Arión vio cómo Johnny preparaba la cadena en torno a su puño, y cómo Hellboy se apeaba del vehículo a su espalda. Iban a atacarle, sin duda, pero él no podía dejar de reforzar el muro de hielo o también Brunilda caería sobre él. Arión no era capaz de generar hechizos mágicos sobre la marcha de manera automática, necesitaba un mínimo de tiempo para trenzar los conjuros, aunque sólo fueran segundos, y con tantos enemigos rodeándole era imposible que los pudiera conseguir. Si hubiera utilizado a los chacales... pero ahora ya era tarde para lamentarse, y aún le quedaba una baza en la manga.

Con la mano libre extrajo la gema del tiempo que había mantenido todo el tiempo oculta en un bolsillo de sus pantalones y la enfocó hacia Ghost Rider y Hellboy, descargando hacia ellos un rayo que les haría retroceder hasta el inicio de los tiempos, donde no existían ni los demonios ni la mismísima creación...

Y entonces sintió el golpe en el pecho, una opresión, como si se quedara sin aire. Jadeó y trastabilló, sorprendido, y ocurrieron tres cosas: la primera fue que el flujo de energía que dirigía hacia el muro de hielo se disipó, permitiendo que Brunilda lo cortara. La segunda fue que el rayo temporal se desvió, alcanzando únicamente a Hellboy y dejando fuera a Johhny por escasos centímetros. Y, la tercera, que la gema del tiempo se le escurrió de entre los dedos a medida que un dolor atroz le invadía, arrancando la corrupción que había emponzoñado su alma y dejando a medias el efecto que había pretendido conseguir.

Hellboy gritó y cayó de lo alto de la muralla y Arión luchó, luchó con todas sus fuerzas por retener lo que el exorcismo estaba tratando de purgar.

Ese fue el momento que Loki aprovechó para golpear. Antes de que Dalae, Elissa, Johnny o Brunilda pudieran reaccionar, el mago atlante alzó la mirada para encontrarse con los ojos verdes del asgardiano y la sonrisa que recorría su rostro.

Lo que Dalae, Johnny, Elissa y Brunilda vieron fue cómo la espada resplandeciente de Loki atravesaba el pecho del mago de cabellos castaños hasta sobresalir por su espalda entre una descarga de pequeños rayos dorados.

Lo que Arión vio... fue la verdad. La auténtica verdad, esa que durante semanas el demonio había estado retorciendo y pervirtiendo para él.

Vio a Superpredador sometido en la mesa de operaciones mientras realizaba experimentos monstruosos en él.

Vio su egoísmo y el desinterés con el que había presenciado en el Sacre Coeur cómo la bestia había devorado a sus víctimas.

Vio las auténticas razones por las que había ayudado a Dalae, que estaban muy lejos del verdadero altruismo.

Se vio a sí mismo acostándose con una hechicera que había vendido su alma a un demonio únicamente por despecho, porque no había conseguido atraer el interés de la que realmente ansiaba.

Se vio deseando la muerte de Arturo aquella lejana tarde en el Mercado Troll, sin haber mediado realmente provocación alguna. Aquél que había sido su amigo desde que la Colisión les había puesto en el mismo camino.

Se vio robando un beso a Cassandra en contra de su voluntad, él, que siempre había respetado a las mujeres por encima de sí mismo.

Vio el asombro del niño al que había matado por robar en una tienda y el absoluto pavor de la mujer que lo había presenciado y a la que había asesinado después.

Vio a Trykhun... muerto por su mano cuando había tratado de impedir que acabara con la civilización.

Vio la sorpresa en el rostro de Arthur cuando le había convertido en hielo justo antes de destruirle en mil pedazos, y el dolor agónico e inmerecido que había inspirado en la pobre criatura de cabellos carmesíes que se le había aparecido en Atlantis para tratar de impedirlo.

Vio a Elissa... cuando la había secuestrado, arrancándola de su hogar y de sus seres queridos para obligarla a ser su discípula.

Vio... lo que le había hecho al mundo. Y a la gente de Atlantis a la que había jurado proteger. Y las innumerables veces que había intentado matar a los que ahora le rodeaban, los que una vez habían sido sus amigos...

Cayó al suelo de rodillas. Las lágrimas caían de sus ojos con la misma facilidad con que se iba la oscuridad, engullida por el vórtice que se había abierto bajo sus pies sin que hiciera ya el menor esfuerzo por impedirlo.

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Loki Laufeyson
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 225
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 30

Ficha de Personaje
Alias: Loki
Nombre real: Loki Laufeyson
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   Hoy a las 13:51

La pelea fue ardua e intensa. Llevaba tiempo sin luchar cuerpo a cuerpo contra alguien tan diestro como Arión, y le sorprendió sobremanera que su habilidad con la esgrima fuera igual, o superior a la suya. Pero por muy valeroso que fuera, el Atlante no contaba con la fuerza sobrehumana de los hijos de Yggdrasyl, y la batalla se inclinó a favor del Asgardiano en el momento final. La suerte siempre estaba de su parte cuando se encontraba en situaciones desfavorables, y conseguía cambiar las tornas gracias a sus engaños y mentiras. Y es que Loki nunca jugaba limpio.

Arión quedó desarmado sin su espada y pronto recurrió de nuevo a su fiel magia para enfrentarse al hechicero. Pero la piedra de Razor protegía a su enemigo, y ningún conjuro que le lanzara le afectaría siquiera. Fue entonces cuando los aliados del embaucador asistieron a la batalla final.

Dalae se interpuso para detener la pelea entre su maestro y el tirano, y lanzó una última advertencia al segundo para que se rindiera. Las manos de la maga irradiaban energía mágica, y no dudaría en usarla por si las cosas se torcían. Después llegó Elissa, la aprendiz de Arión por lo que dio a entender en una lengua antigua Midgardiana, y también le suplicó a su maestro que detuviera esa locura. Fue entonces cuando Brunilda apareció, radiante con su melena dorada, y se abalanzó con la rabia de mil valquirias a partir en dos a su objetivo. Pero la unión de la magia de Dalae y la de Arión, la detuvo, bloqueando su paso con un gigantesco bloque de hielo. Aquel gesto por parte de Dalae sorprendió a su maestro, y se preguntó hasta qué punto la bruja de hielo estaba dispuesta a proteger a su querido Arión…

Los últimos en llegar fueron Hellboy y Ghostrider, que distrajeron al Atlante del verdadera peligro. Era el momento perfecto para intervenir, para acabar con todo..., pero antes de que el príncipe de las mentiras moviera un dedo para salvar a sus compañeros, se dio cuenta de algo. Arión sacó una piedra de sus bolsillos y la proyectó contra sus enemigos. Fue entonces cuando la vio por primera vez, la gema del tiempo. Loki se relamió de placer al tener tan cerca la poderosa piedra arcana, que estaba prácticamente a su alcance...

El príncipe de las mentiras se acercó al Atlante por la espalda, sigiloso como una serpiente, y cuando éste se giró, Loki le atravesó el pecho con su espada dorada. El dios dio dos pasos hacia atrás y admiró su obra con una sonrisa ladina.

Esta no es una espada cualquiera, Ahri’ahn, mago de Atlantis. Es Garn, la dorada, forjada por Regin, bañada en la sangre de Fafnir y convertida en leyenda por Sigurd. Guardada por Odín en un cofre de siete cerraduras y siete llaves, creada por y para Loki. —Explicó con firmeza en su voz—Su hoja no puede matar, pero es tan penetrante como la misma verdad… — susurró entonces, deleitándose con el sufrimiento que veían sus ojos al ver a un enemigo derrotado.

Una vez Arión cayó de rodillas al suelo y con lágrimas en los ojos, Loki retiró la espada de su pecho y la guardó de nuevo en su respectiva vaina.

¿Qué es lo que se siente… cuando la verdad es más letal que la misma muerte?— preguntó, con cierta ironía.

Entonces, la escurridiza serpiente, aprovechó que todo el mundo estaba centrado en el Atlante, y se agachó para recoger la gema naranja que se había escurrido gracilmente por los dedos de su anterior amo, y que ahora yacía solitaria en el suelo de la muralla. Sus dedos sintieron una leve excitación al rozar la suave y lisa superficie de la piedra, sintiendo como la magia infinita del tiempo recorría sus entrañas...

_________________
Loki niño --> #8db600
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]   

Volver arriba Ir abajo
 
[Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 2. Atlantis (Dalae, Loki, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [??-??-2019]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» [Minievento] El tiempo en sus manos - Pt. 1. Poitain (Dalae, Loki, Razor, Brunilda, Constantine, Hellboy, Blaze, Wade) [16-03-2019]
» El Werder Bremen a manos de Luis Enrique
» Bajar el tiempo de contrato con el club
» El túnel del tiempo (1967)
» La bruja del tiempo.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Reinos Perdidos :: Atlantis-
Cambiar a: