Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1019
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   3rd Julio 2017, 21:46

22:20 pm
Estudios de televisión NBC 4


Las calles 48 y 51 que rodeaban el Rockefeller Plaza en el centro de Manhattan estaban completamente cerradas. Las calles habían sido cortadas por un cordón policial mediante coches patrulla, furgones blindados y las características cintas de la policía. Nadie podía entrar ni salir. Ni siquiera los vecinos que insistían una y otra vez en cruzar la barrera para ir a su casa. Los policías no podían sino hacer caso a las órdenes de sus superiores, aunque fueran mujeres con niños o ancianos: nadie podía pasar.

En el centro de la calle, justo delante de las puertas del edificio se había levantado un segundo cerco, ésta vez formado por tres ambulancias y tiendas blancas y rojas. Los médicos montaron rápidamente una zona de confort donde poder atender a los heridos del incidente, y no eran pocos.
Tras el ataque contra Blanca Nieves y su esposo Lobo Feroz, el público del plató entró en pánico y trató de escapar por miedo de ser la siguiente víctima. Con el miedo en sus cuerpos se lanzaron los unos contra los otros, dejando tras de sí varias decenas de heridos entre los cuales estaban los empleados de la cadena, el propio público y otras víctimas que tuvieron la mala suerte de estar en aquel edificio en el peor momento.
Las camillas estaban llenas y había heridos tumbados tanto en ellas como en el suelo, sentados al lado de otros heridos o de pie si tan sólo tenían unas cuantas contusiones. Los médicos no daban abasto con todo aquel despropósito.

Una de las ambulancias se abrió de par en par. De ella bajó un hombre robusto, con la camisa abierta y el vientre vendado. El rostro hosco y una mirada cansada pero llena de determinación.
Lobo Feroz bajó de la ambulancia a pesar de las advertencias de los médicos que lo vieron y se cruzaron en su camino. Los apartó con ambas manos hasta situarse en frente de la otra ambulancia. Abrió las puertas y subió. Blanca Nieves reposaba dentro en una camilla, con un respirador asistido y la ropa abierta donde le disparó aquel hombre, con vendas al igual que Lobo. Éste se acercó, apartando el pelo de su frente y agarrándole una mano. Sabía que no iba a responderle, que no iba a decirle nada. Y aún así quería creer que lo haría, que abriría los ojos y le sonreiría.

La ira creció dentro de su pecho. Una furia homicida y primal. Apretó los dientes y su mirada se endureció aun más. Bajó de la ambulancia y se encaró con el médico que iba a advertirle que lo inmovilizarían si no volvía a su ambulancia.

- Cállate - le espetó - y gasta tu tiempo con ella. Te hago directamente responsable de su salud, así que esmérate.

A pesar de que todavía no estaba del todo recuperado, Lobo seguía imponiendo ya fuera por su voz, por sus palabras o por la naturaleza que obliga al hombre a sentirse inquieto cuando se encuentra cara a cara con una bestia que le muestra los dientes.
No tuvo otra opción más que subir a la ambulancia y quedarse junto a Blanca, mientras le temblaban las piernas.

Frente a las puertas del edificio las fuerzas especiales de la policía formaban una barrera armada y bien protegida. Tras ésta una furgoneta de la policía funcionaba a pleno rendimiento, con el capitán tratando de comunicarse con los hombres que había mandado dentro y sin resultados positivos.

- Equipo B, ¿me recibe? Cambio. George maldita sea, ¿puede decirme algo de la situación?
- Sus hombres están muertos - le dijo tajante Lobo a aquel hombre que lo miró como se mira a un intruso no deseado mientras la fábula entraba dentro de la furgoneta, sujetándose con una mano la venda herida. - Desde aquí huelo la sangre. Deja que las fábulas nos encarguemos de ésto.
- ¿No ha causado ya bastante revuelo? Salga ahora mismo si no quiere que lo detenga por obstrucción.
- No seas idiota - su voz sonó más grave de lo que quiso. - El que está ahí dentro me ha tumbado con una bala. No es de aquí. No podréis hacer nada contra él.
- ¡Sólo te lo diré una última vez, chucho! ¡Sal de aquí!
- Capitán, hoy no estoy teniendo un buen día y trato de ser todo lo respetuoso que puedo antes de olvidarme de los buenos modales y sacarlo yo por la fuerza. Tú eliges.

Ninguno de los dos iba a ceder, aunque de los dos tan sólo el mundano se sentía verdaderamente amenazado: Lobo tenía los puños apretados, la mandíbula firme y la mirada de depredador. Estaba a punto de desatarse y dejarse llevar por su ira con el primero que se le cruzara en el camino, y el capitán tenía todas las papeletas. Por suerte para él su segundo al mando era más diplomático, y convenció a Lobo para que saliera de la furgoneta dándole un comunicador para que estuviera informado. Aceptó, pero a regañadientes.

Fuera él sabía que los mundanos no podrían hacer nada... porque era personal. Porque era un asunto entre fábulas.

Porque habían disparado a su mujer.

Lobo sacó su móvil y marcó un número. Era jodidamente personal.

[FDI: Las calles están cortadas. La única forma de entrar dentro del cordón policial es tratando con los propios policías, colarse de alguna forma que no te pillen o de otra forma que sea pacífica (si alguno intenta entrar por la fuerza se le echará encima todos los policías de la zona).
De momento no se puede entrar en el edificio. Podéis acercaros a Lobo Feroz, a la policía o enterarse de lo que está pasando por cuenta propia.

El orden de posteo se dará según escribáis en vuestro primer turno. Entre respuesta y respuesta no puede pasar más de una semana. Si se diera el caso, se saltaría el turno del jugador.]

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arcángel
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 02/02/2017

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   4th Julio 2017, 11:04

Había sido designado a una operación en conjunto entre el GCPD y el cuerpo policial de Nueva York con el fin de proteger una conferencia por parte de la líder de esa extraña facción de criaturas salidas de los cuentos. Si pensaba que había visto de todo, la colisión hizo que mis ojos se abriesen a un mundo demasiado extraño y confuso para un joven policia que con tan solo librarse de la escoria normal le bastaba.

Lamentablemente, habíamos fracasado en nuestro deber, un extraño había entrado a saber como entre decenas d epolicias armados hasta los dientes y comenzó un tiroteo donde la tal Blancanieves y su esposo, un robusto hombre al cual le llamaban Lobo resultaron heridos de gravedad. Aún así aquel maníaco no se había contentado con la sangre de sus enemigos, y comenzó a masacrar a toda persona en la antigua sala de la conferencia, por lo que el caos aumentó a niveles alarmantes. Heridos, sangre, balas... era irónico pensar que este día se suponía que iba a servir para mostrar al resto del mundo que las Fábulas eran inofensivas para la sociedad.

Tras un tiempo que se me hizo eterno ayudando a los heridos y a acordonar la zona, estaba listo para infiltrarme dentro y acabar con el enemigo, no como Jack Ryder si no como Arcángel; ese cabrón las iba a pagar caro. Pero justo cuando estaba decidido y ya me estaba dirigiendo hacia el interior del edificio, donde guardé previamente todo mi equipo escondido en una papelera, el supuesto Lobo apareció y empezó a discutir con mi superior.

Si las historias que contaban sobre la extraordinaria fuerza física de su raza era verdad, mi superior debería callarse y escuchar a Lobo, aquel "hombre" fue capaz de recibir un tiro directo del enemigo y levantarse como si nada minutos después; que resistencia física tendría que tener...

El capitán me daba pena por lo que intercedí de forma diplomática en su discusión, lo que nos se quería ahora era otra batalla contra una Fábula en medio de un campo de heridos:

-Disculpe señor Lobo, pero hasta estar 100% seguros de la situación allí dentro, nadie puede entrar o salir.
Si le proporciona más tranquilidad, toma este comunicador para saber en todo momento nuestros progresos y nuevas noticias de la situación. Ahora si no le importa, estamos intentando organizar la contraofensiva, por lo que necesitamos concentración-
dije de forma amable.Por suerte pareció tomárselo bien, y se fue de la furgoneta a llamar a no se quien.

Analizándolo fríamente, yo solo contra un monstruo de las pesadillas era un plan un poco descabellado, pero si combatía fuego con fuego tenía las de ganar. Excusándome con el capitán, me dirigí a una esquina alejada del tumulto y saqué mi propio comunicador pirateado, siendo capaz de pillar la frecuencia militar y gracias a unos retoques, variarme la voz.


-¿Lobo Feroz no? Será mejor que aplaces la llamada y me prestes atención, veo cada movimiento que haces. Ahora mismo tengo un disparo claro a tu cabeza desde una azotea que no encontrarás, pero tranquilo, por ahora no eres mi objetivo. Tú y yo tenemos un objetivo común: entrar en ese jodido edificio y cargarnos a ese capullo. Necesito saber si dentro de ese infierno voy a poder contar contigo o vas a saber otra diana más a la que disparar. ¿Te apuntas?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diralia
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 24/05/2017

Ficha de Personaje
Alias: Diralia
Nombre real: Diralia II del Bosque de los Ciervos Blancos
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   5th Julio 2017, 03:35

Diralia apagó la televisión. El rótulo de letras blancas anunciaba que en menos de una hora comenzaría el esperado debate que pondría sobre la mesa para todos los neoyorquinos la candente problemática entre neoyorquinos y fábulas tras los disturbios acontecidos hacía relativamente poco. Sabía que era un asunto importante para las fábulas y los neoyorquinos y que su rumbo y conclusiones serían cruciales para ambos bandos  y que como ayudante del sheriff debería verlo, así que leería las noticias posteriores a éste, aunque probablemente en Villa Fábula no se hablaría de otra cosa y se terminaría enterando. Verlo sólo le iba a generar rabia y reabrirle la herida: odiaba a esos tipos de la NUL, porque -como con muchos otros casos judiciales- habían usado el caso de su padre como simple ejemplificación de “por qué tenerlas en la ciudad es peligroso también para las propias fábulas”. Todo muy educado y formal: pero Diralia también conocía el juego de las formalidades y el escudarse de manera paternalista sólo era una manera educada de enmascarar, que en realidad, simplemente los querían fuera de Nueva York.

Así que, simplemente decidió pasear por el centro de Manhattan junto con Kubrick hasta que el debate diera su fin. El retiever saltó poniendo las patas encima de los hombros de Diralia, muy contento por deducir que era la hora de un paseo, pero también contento por notar que su dueña parecía dejar de desprender una profunda tensión que cargaba desde que prácticamente se había despertado aquel día.

En principio su paseo era sin rumbo, para despejar la mente, o eso debería haber sido pero su subconsciente, o quizás, la casualidad y su fino sentido de la ironía la acercaba más y más a las calles 48 y 51, y de hecho estaba a unos treinta minutos de camino hasta los estudios de la NBC. Tenía los nervios algo trastocados: se llevó una mano a la sien, preguntándose por qué le había tocado aquel carácter tan desastroso. Cuando algo se metía en su cabeza con tendencia a la ansiedad, le costaba dejarlo salir.

Pasó por delante de una cafetería de aspecto sofisticado: se sorprendió al acordarse que allí había estado con su padre tomando chocolate caliente en invierno, cuando aún no estaba muy acostumbrada a las calles mundies. A ninguno de los dos le gustaban el café por las evidentes razones de que no necesitaban un trampolín de cafeína para esos desquiciados nervios. Qué buenos recuerdos. Sintió la tentación de entrar a la cafetería y buscar la mesa en la que se sentaron, pero supo que no debía... aunque tomar un chocolate caliente para llevar no estaría mal: podría buscar un parquecito para sentarse y dejar ir sus preocupaciones en el chocolate.

La campanilla de la puerta de cristal sonó cuando Diralia entró, y se acercó a la barra. Diralia observó que en la televisión de la cafetería habían puesto el debate y no pudo evitar hacer un disimulado gesto de exasperación: parecía que no podía escapar de aquello. El camarero señaló hacia Kubrick y carraspeó:

-Nada personal: son normas de la empresa, señorita. A mi de hecho me encantan los perros-le dijo el camarero, que trataba de llevar a la par su papel de trabajador de aquella cafetería y su papel de amable neoyorquino. “Oh, perdone” susurró Diralia. El camarero miró a Diralia con interés mientras ella se agachaba y le susurraba una orden a Kubrick, antes de abrirle la puerta de cristal. El retiever se sentó obedientemente fuera, mirando a los peatones tranquilamente-Vaya, sí que está bien entrenado. ¿Qué te pongo, señorita?

-¿Tenéis chocolate caliente?-dirigió la mirada hacia esa mesa en la que hacía tiempo su padre estaba vivo y ambos habían sentado, con la tentación de sentarse allí para... bueno, no sabía para qué. Sacudió la cabeza levemente-¿Para llevar, por favor?

-Claro, ahora mismo te lo pongo-respondió el neoyorquino con una sonrisa mientras cogía una taza azul cielo para preparar el chocolate-¿Qué le has dado al chucho? Es tremendamente obediente.

-Comprensión, un poco de disciplina, junto con ejercicio y mucho amor-respondió Diralia distraídamente mientras abría el bolso y buscaba un dólar en la cartera.

Tratando de proseguir una conversación con ella, señaló a la televisión y dijo la opinión popular del neoyorquino medio en cuanto al esperado debate y las fábulas:

-Qué revuelo, ¿eh?-Diralia ahogó un hondo suspiro al oír el tema de conversación. Parecía que no podía huir del maldito televisor-Lo que me choca es que las fábulas no vivan en esos lugares de ensueños que describían en los cuentos. No creo que Nueva York sea un sitio tan interesante como para pegarse por él, ¿no crees?

-Puede. Pero este debate era necesario. Para bien o para mal, compartimos espacio geográficos-por supuesto, ella se refería a los mundies, cosa que el camarero no podía saber-Así que iniciar una guerra dentro de Nueva York no servirá de nada. No con todo lo que está pasando en el mundo: todos perderíamos.

-He oído que esas cosas son.. bueno, difíciles de matar, ¿no? E inmortales-puso el contenido de la taza humeante de chocolate en un vaso de plástico al que colocó un tapón-Ahí tienes, son 75 centavos.

Diralia dejó el dólar en la barra, oyendo de fondo cómo el presidente de la NUL hablaba de los pobres neoyorquinos siendo arremetidos por la fuerza de la ley de Villa Fábula. Lobo Feroz los había defendido de muchas cosas, y Diralia aún no sabía cómo alguien que en las Tierras Natales había sido un depredador de tal fama, había pasado a conquistarse a sí mismo para redirigir esa ferocidad a proteger a los habitantes de Villa Fábula. Aún se acordaba de cómo había peleado a puñetazo limpio contra un agente de Estados Unidos que quería hacerles firmar una anexión a la fuerza, y aunque le desconcertase un poco el carácter de Lobo, aquellas acciones dejaban claro que cumplía perfectamente como fuerza de la ley de Villa Fábula. “El jefe de la NUL es tan hipócrita...no ha acudido a esa mesa a buscar un acuerdo, sólo quiere señalar públicamente que no somos bienvenidos” pensó Diralia, acordándose de los cócteles molotov hacia las casas de las fábulas y las pintadas... era por eso que no quería oír nada del debate. Pero al menos le tranquilizaba tener a Blanca Nieves como defensora dialéctica de Villa Fábula, pues ella era una excelente oradora. Era una mujer de mente ágil, palabras diestras y férrea voluntad, y en cierto modo la admiraba por ser junto al rey Cole la fuerza diplomática de Villa Fábula. Diralia se preguntó qué sería ella, o si podría ser algo, para empezar.

La chica se apresuró a irse, cuando un “¡Espera!” la detuvo. Diralia se giró:

-Te dejas el chocolate y el cambio-musitó el muchacho, alargándole el vaso de plástico. Repentinamente una exclamación general sacudió el café, reaccionando ante las imágenes de la televisión. El camarero, del sobresalto, derramó el chocolate caliente sin querer. Gran parte del chocolate se derramó sobre la barra y parte de éste cayó sobre la pechera de Diralia-¡Oh, mierda, lo siento, ahora mismo te pongo otro!

Diralia se había quedado con la mano extendida y la cabeza vuelta hacia la televisión. Ese que había caído encima de la mesa era Lobo. ¿Quién diablos le había podido hacer algo así? Quien lo hizo saltó desde quién sabía dónde y disparó a quemaropa a Blancanieves.

-¡Joder!-exclamó el camarero, al oír el chasquido del disparo. Los ojos de Diralia estaban muy abiertos, y aunque sabía que Blanca Nieves y Lobo eran fábulas duras de roer, no podía evitar sentirse preocupada por ellos; habían sido amables con ella, y aquel había sido un ataque completamente... bueno, violento. Aún no se acostumbraba a la violencia, y aquello para ella era era... terrorífico, en cierta manera. Cómo Blanca Nieves había salido disparada por la fuerza de un disparo, el golpe de la silla contra su cuerpo, y los débiles movimientos de Lobo tras haber roto la mesa con la caída. Pero, ¿quién tenía, ya no sólo la fuerza, sino los redaños de dejar a Lobo así? No en vano el adjetivo Feroz acompañaba su nombre.

El pánico se desató y la retransmisión de quedó en un sonido estático que por un momento, resonó en la cafetería: estuvieran atentos al debate o no antes, sin duda el disparo había llamado la atención de todos los que estaban allí, que se quedaron callados, un silencio pesado que duró medio minuto. Luego, murmullos. Muchos comenzaron a recoger sus cosas y a plantearse pedir la cuenta, los estudios de la NBC de no estaban muy lejos de allí -a unos treinta y cinco minutos de camino o así- y no querían verse envueltos en... bueno, el tipo de ataque que hubiera sido aquel: algunos decían ataques terroristas de algún grupo extremista, otros mencionaban toda la contusión a la que estaba siendo sometido algunos puntos del mundo como el Vaticano... quizás ahora, era el turno de Nueva York. Pero el pensamiento común de todo el que estaba allí era que, se tratase de lo que se tratase, no querían verse en medio de ello.

Diralia, cuando oyó los ladridos de Kubrick afuera, reaccionó. Se dejó tanto el chocolate como el cambio al ver que por la calle empezaba a correr gente, atropellándose unos a otros: aunque algunos habían emprendido la huida con heridas, no eran graves, más que nada porque nadie con una herida de gravedad podría haber atravesado las calles 48 y 51 corriendo como si no hubiera mañana.

-¡Kubrick!-exclamó, saliendo inmediatamente. Su obediente retiever no se había movido, pero sí parecía tremendamente agitado al notar el miedo que flotaba en el ambiente. Diralia ya oía los sonidos de las sirenas de las calles cercanas, probablemente había tanto ambulancias como un despliegue policial produciéndose en ese momento-¡Kubrick, a casa! ¡A casa! ¡Ya conoces el camino!

Como los golden retiever, Kubrick era muy listo. Recordó que cuando Kubrick se extraviaba ella estaba en un sin vivir, mientras que su padre estaba algo más tranquilo: “Le enseñé el camino a casa. Si por lo que sea se pierde, terminará volviendo allí”, solía decir. Aún así, la primera vez que esto sucedió pasaron horas buscando, para finalmente, encontrarlo en la puerta de casa. Su padre esbozó una sonrisita de “te lo dije” en ese momento, como si él hace ya horas supiera qué ocurriría pero sólo hubiera buscado porque su querida hija se lo había pedido insistentemente. Entre muchísimas cosas, su padre le había enseñado que no había que subestimar a los animales, porque la naturaleza era sabia y les había dado sus propias maneras de defenderse. Diralia se preguntó amargamente qué le había dado la naturaleza a los ciervos blancos para defenderse.

Pero ciertamente, Kubrick incluso había ganado concursos caninos de obediencias. Volver a casa no le iba a suponer mucho problema, y no quería dejarlo allí, expuesto al peligro. Kubrick comenzó a correr, metiéndose entre callejones. Ella, por su parte, comenzó a correr en dirección contraria a la que huía la gente. Pasaron unos quince minutos y ella seguía en camino, cuando notó que en el bolsillo de su vaquero, el móvil violeta -lleno de calcomanías de flores, símbolos de la paz y demás- resonaba. Notó que de la soga de estrés que sentía dentro del cuerpo un nudo se aflojaba al ver que era Lobo. Eso quería decir que estaba lo suficientemente bien como para al menos, poder marcar los números.

-¿Señor Lobo? ¿Está bien? ¡Oh, he visto lo que pasó y ha sido horribl...!

Un gruñido la interrumpió. Sin duda estaba cabreadísimo, así que decidió no ponerlo más nervioso con parloteo innecesario. Él fue tremendamente claro y conciso.

-Rockefeller Plaza. Ahora. Nos vamos a encargar de esto.

Probablemente la policía mundie no iba a estar de acuerdo, pero Diralia siempre había sabido, incluso en las Tierras Natales, que nadie debía intentar jugar con el Lobo Feroz.

Finalmente llegó a la zona y encontró el cerco policial. Como supuso, se opusieron: las órdenes eran que nadie entraba y nadie salía, y ella no era una excepción. Argumentó que era la ayudante del sheriff de Villa Fábula, pero como era esperable no lo creyeron: aquella joven de aspecto tímido y débil no era lo que nadie se imaginaba como ayudante de Lobo Feroz, así que tuvo que sacar su placa. Los mundies que demandaban volver a sus casas la miraron y se apartaron un poco como si ella quemase mientras pasaba por debajo del cordón. Había heridos en torno a tres ambulancias, y un montón de policías rodeando el edificio. Diralia se alzó de puntillas para intentar encontrar a Lobo entre la multitud, y luego al no encontrarlo siguió caminando. Al pasar por delante de una ambulancia con las puertas entre abiertas, donde había un enfermero junto a alguien conectado a un respirador, con unos vendajes que se habían empapado en sangre. Diralia tardó unos segundos en identificar que esa ropa y ese pelo coincidían exactamente con los de Blanca Nieves, y caminó por delante de la furgoneta como si tan sólo estuviera caminando por ahí, dando una furtiva mirada. Se puso pálida al parecerle... bueno, casi muerta, y aunque siguió caminando, casi notó que sus pies se volvían gelatina, tanto que el enfermero se dio cuenta y cerró la ambulancia para evitar más fisgones. Tuvo que apartar la mirada con gesto ansioso y angustiado, y se tiró del pelo, tratando de liberar tensión.

Reconoció la espalda del Lobo enfundada en su abrigo característico, con algo entre sus manos y aspecto realmente poco amigable. A Diralia le pareció que la mirada del sheriff evaluaba cuán inútil era el trasto que sostenía en sus manos, como si le hubieran hecho aceptar a regañadientes algo. Comenzó a sostener una conversación por el retransmisor, y se limitó a ponerse a su lado, haciendo un saludo silencioso con la cabeza para no interrumpirlo, al parecer alguien quería colaborar para ayudar a matar al responsable de aquello. Pero era Lobo quien decidía si quería esa ayuda o no, así que mientras hablaba intentó evaluar de un vistazo rápido las heridas. Llevaba la camisa abierta y a él también lo habían vendado. Diralia no sabía si su fuerza como fábula era lo que lo mantenía en pie o era el enfado monumental por el atentado contra su esposa.

-¿Qué le ha dicho? ¿Iremos por cuenta propia? ¿Cómo está la situación?-preguntó con seriedad. Era curioso ver que de repente se ponía serie y fría, como si no sintiera ni padeciera, pero que luego añadió con preocupación-Hasta que no llamó, me temí que le hubiera ocurrido lo peor, señor.

Notó que le costaba continuar. Normalmente intentaba sonar muy profesional delante de Lobo -otra cosa es que lo consiguiera- para que la tomase en serio como ayudante de sheriff a pesar de su apariencia. Pero que hirieran a un ser tan querido... sabía lo que se sentía, al menos parcialmente:

-Yo... vi a su señora en la ambulancia y fue... particularmente horrible...¿y usted, señor Lobo, cómo se encuentra?-Diralia notó que probablemente tenía los ojos cristalinos por las lágrimas, pero se obligó a sí misma a al menos, mostrar una voz firme-No me imagino lo doloroso que tuvo que ser para usted, más allá de sus propias heridas... quiero ayudarle, no sólo como mi deber como ayudante, sino como mi voluntad personal. La señora Nieves y usted han sido amables conmigo, incluso a pesar de lo que hice, así... así que me esforzaré al máximo.

Emitió un leve suspiro, y por un momento el semblante de una reina que quiere impartir justicia entre sus súbditos afloró:

-Haremos que ese criminal reciba las consecuencias correspondientes a sus acciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ersy
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 22
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Ersy/Dusk
Nombre real: Ersebeth Lawrence Ravenhorst
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   8th Julio 2017, 13:13



Antes de que se desatase el caos, Ersy había estado sentada entre el público. Estaba siendo un debate caldeado, alcanzando su pico con aquellas imágenes cargadas de violencia de manifestantes contra fábulas. El fiscal Lawrence, ponente invitado, habló durante la primera parte del amparo de la ley con un discurso claro. Pero la productora quería sangre, no soluciones neutrales que buscasen acercar posturas, por lo que pronto lo dejaron en un segundo plano para centrarse en la encarnizada discusión entre Blanca Nieves y el presidente de la NUL. Cuando la gente se revolucionó, ella permaneció sentada, mirando a todo el mundo mordiéndose el labio. Se sentía cada vez más agobiada, viendo el cariz que tomaban las cosas. Ella era una de esas personas que apoyaban la integración. Le gustaban las fábulas. De pequeña, como muchos otros niños, sus tíos le habían leído sus cuentos, sus aventuras. Por eso, cuando se enteró de que su padre iba a codearse con ellas en televisión, insistió en acompañarle. Quería conocerlas y, ¿por qué no? Pedirles un autógrafo. El fiscal Lawrence le había prometido que, en cuanto acabase el programa, intentaría convencer a Blanca para que cambiase algunas palabras con la chica.

Cuando todo empezó, Ersy escudriñó en dirección a la señal dónde podía estar la amenaza, y la marabunta se le echó encima antes de que pudiera reaccionar. Con tanta gente no pudo verlo, pero sí escuchó perfectamente el golpe, el disparo. Se le heló la sangre en las venas, preocupándose por su padre. Pidiendo disculpas de antemano que nadie escuchaba, Ersy se abrió paso a codazos. No quería ir al escenario, solo comprobar que su padre estaba bien. Llegó a tiempo de ver cómo su cuerpo de guardaespaldas le sacaban por el foro sin perder tiempo y nada más, porque el gentío se la llevó por delante. Siguiendo la fuerza de la marea, Ersy siguió su mismo camino en dirección a la puerta. De lo contrario, temía que la aplastasen. Consiguió llegar sana y salva a una de las salidas traseras. Nada más salir del plató, su padre había mandado a los chicos de seguridad rodear la zona para encontrarla, y con uno de ellos, con traje y pinganillo en el oído, se chocó. La llevó casi en volandas con su padre, para quien habían activado el protocolo de evacuación de la cadena igual que para el resto de invitados. En cuanto la distinguió, se apresuró a abrazarla para mantenerla a su lado. Alrededor de ambos, las cosas no hacían más que complicarse con la llegada de ambulancias, de la policía, de los curiosos… Ersy buscó con la mirada a los rostros conocidos de la entrevista, pero le faltaban algunos. Y lo que sobraban, eran gritos, sirenas, ruido.

─ ...y nos marcharemos enseguida. Creo que no nos hace falta reconocimiento médico de ningún tipo, estamos bien. Que centren sus esfuerzos en la señora Nieves y…

Al estar tan cerca, Ersy escuchó perfectamente las palabras de su padre, y el alma se le cayó a los pies. La imagen de lo que había pasado en el estudio se abrió camino hasta ella, después de estar esperando su momento. Ersy, al igual que el resto del público, había sido testigo de cómo herían a las dos fábulas. Le dio un tirón del brazo a su padre para llamar su atención.

¿Está pasando de verdad, papá? ¿Han herido a…? ¿Dónde está?

El fiscal Lawrence le señaló una de las ambulancias, interrumpiendo la conversación con el guardaespaldas. La chica solo tuvo que dedicarle una mirada para entenderse con él. Entre padre e hija siempre hubo una conexión distinta a la que tenía Ersy con su madre. Además, Martin era mucho más permisivo con ella de lo que Ingrid sería nunca. «Antes de tener una superheroína en potencia», solía decir, «he estado casado con una en activo.» Conocía esa mirada, el ardor que movía a Ersy. Y era un hombre práctico. ¿Para que le iba a negar lo que estaba suplicándole con la mirada si en cuanto se despistase, Ersy iba a ponerse su armadura y a hacerlo igualmente? Martin le dio un abrazo a su hija para darle a entender que tenía vía libre, y un beso en la mejilla. Ella le correspondió, y le vio marchar hacia comisaría rodeado de seguridad, y dispuesto a echar una mano desde allí y no estorbar en la “escena del crimen”.

Ersy tragó saliva y se obligó a actuar. La amenaza seguía dentro del edificio y las autoridades ya habían desplazado hasta allí al equipo de asedio. Entrar por su cuenta era demasiado arriesgado, y no se veía con la confianza suficiente. Pero si podía hacer lo que siempre quiso. Se alejó un poco de la escena buscando un sitio tranquilo y alejado de la vista donde activar la gargantilla. La armadura le hizo cosquillas al ensamblarse a su alrededor. Activó el sistema de vuelo y dio un pequeño rodeo para aterrizar junto a los de las fuerzas especiales de la policía, dejándose ver bien de antemano para no asustarles y que no interpretasen su presencia como una amenaza. Aterrizó con gracilidad, y buscó a quien llevase la voz cantante en la operación. En el metal impoluto del yelmo se reflejaron Lobo Feroz y la mujer que charlaba con él. Ersy lo reconoció enseguida. No estaba herido, y eso que ella recordaba otra cosa. Tenía fuego en los ojos. Algo temerosa, Ersy, ahora Dusk, se acercó andando hacia la pareja, y sin mucha seguridad, les interrumpió:

Perdón… Lobo Feroz, ¿verdad? -se llevó la mano al pecho - Soy Dusk, y he venido a ayudar.

A Ersy se le puso el vello de punta tras pronunciar esa frase. En su cabeza, le suplicó que la dejasen hacer algo. No quería quedarse de brazos cruzados después de lo que había visto.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 20
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   15th Julio 2017, 19:32

El tipo al que persigue se está cansando. Podrá haber tenido a la suerte cuidándole los talones cuadras atrás, pero a pesar de su complexión delgada y ligera, la resistencia no parece ser su amiga. Daika corre con suma tranquilidad, sabe bien que el tipo llegará a su límite, no hay necesidad de intensificar el paso.

Ahora el ladrón hace una jugada arriesgada: opta por perder al "tipo loco" entre los callejones. Y así ocurre, con ímpetu la presa discurre por varios callejones que dan paso a otros más, largos, estrechos, anchos, cada uno con salida, excepto por el duodécimo pasadizo que decide tomar. Una pared enorme le guiña el ojo; está acabado. Por su parte, el vigilante contradictorio ya ha aparecido al final de la callejuela, impidiendo que este vuelva por donde vino.

- Dame las joyas, rápido, y podrás irte de aquí.

Su declaración es verídica, sabe bien que aquel joven no es un criminal. La ciudad está en problemas, no, el mundo está en problemas. Hace dos días en cada medio de comunicación se vio algo terrible: criaturas abominables saliendo de entre grietas abismales y unas más atravesando los cielos, generando una ola de caos en instantes. Ver las noticias siempre fue deprimente... No obstante, actualmente está bien preguntar ¿Qué va más allá de la depresión?. Gracias a eso mucha gente perdió los estribos, ejemplo de ello es quien ahora alza los puños para pelear.

- ¡Te meteré las joyas por el *#%&! -grita, sin ninguna señal de calma- ¿Por qué te preocupas por mí? ¿¡no deberían, ustedes los "héroes" acabar con esas cosas!? pero ahora sabemos la verdad... ¡Son unos malditos cobardes, unos debiluchos, son simple &*#%! -su cuerpo tiembla dramáticamente-

- Lo que le ocurre al mundo no justifica tus acciones -da un paso al frente, señalándole- dame las joyas y ve a casa en paz.

- ¿¡Dónde encontraré paz, maldito!?... ¿dónde? -no puede gritar más, la voz se le quiebra y de los ojos empiezan a salirle lágrimas-

- ...

Creo que miedo es una buena contestación para la pregunta que se planteó antes. The opposite, no dudó en acercársele con calma y abrazarlo en su llanto. Luego, recibió la bolsa con las preciadas joyas para devolvérselas a su respectivo dueño.

Robos a gran cantidad de locales se volvieron pan de cada día, incluso era necesario salir por el día a detener los crímenes posibles. Y aunque parezca tonto evitar robos menores mientras la humanidad presencia un acontecimiento catastrófico, Daika insiste en que hasta eso puede evitar que la gente se corrompa, evitar que pierdan la esperanza. Era momento de hacer honor al nombre que sus difuntos padre le dieron. Tenía que ser una luz entre tan asfixiante oscuridad.

El moreno vuelve a su hogar minutos después, tomando un fugaz baño con agua helada, meditando en las palabras de aquel individuo esclavizado por el miedo. No compartía la opinión sobre que los héroes son cobardes ni mucho menos débiles, pero sí le intrigaba saber qué se estaba haciendo contra la amenaza, de forma más específica y, ¿por qué no? saber de qué manera ser útil.

Una vez relajado prendió la televisión, era prioridad ver las noticias, tal vez ahí sus interrogantes serían respondidas. Además, aquel objeto inanimado le recordaba tremendamente a Sayumi, su razón para vivir, para esforzarse tanto. Era imposible escoger un canal, así que optó por ver algo local, el canal era de la NBC y justo se mostraba a una mesa redonda, con diversos individuos debatiendo. Daika no comprendía mucho, de hecho, cuando una secuencia de imágenes se dejó ver en la pantalla, quedó desconcertado al ver a personajes tan extraños. Si no eran sacados de cuentos bien podrían ser mutantes, especialmente aquella fiera peluda a la que posteriormente catalogaron como el sheriff de "Villa fábula" y nombraron como "Lobo Feroz”. Las cosas avanzaron hasta la parte en que una persona libera un grito de horror, señalando a algo en la parte superior de la estructura. La causa de tanto terror no se dejó ver hasta después de que el antes mencionado, Lobo Feroz, cayera rendido sobre la mesa, haciéndola añicos. Era un sujeto con gabardina, todo en él era muy obscuro, y notoriamente era alguien malo, digo... La pobre mujer que defendía a quienes se hacen llamar fábulas pudo confirmarlo con el daño que sufrió de parte suya.

La pantalla quedó negra una vez que apagó la TV, ya no era necesario seguir viendo los disturbios. Necesitaba ir al sitio. Desconocía bastante del tema, pero era obvio que aquel tipo con sombrero denotaba un gran peligro para las personas, sería necesario ir a investigar. Sin embargo, Daika deseaba algo más; si ese Lobo Feroz seguía vivo quizá conseguiría información más completa respecto a los hechos que sufre el mundo. No había razones que le impidieran intentarlo.

Estando equipado partió hacia los estudios televisivos lleno de determinación. Curiosamente en el trayecto el recuerdo de Alice Delaney se posó en su mente, el recuerdo de una chica muy dulce, lo más lógico es porque en su paseo pasó por el Central Park. Cuadras más adelante frenó sus pies e inmovilizó el cuerpo. No era sorpresa que el lugar estuviese tan cuidado y tampoco lo es que puedan sacar a patadas a Spiguelman. Observó un rato, dándose cuenta que la mayoría de los oficiales se ocupaban de los bordes de las calles para impedir una entrada sin invitación, eran más médicos los que estaban en la parte central de la calle. Sabiendo que la idea resultaba algo tonta, como arriesgada, Daika se infiltró por medio del alcantarillado de calles más lejanas, midiendo la distancia y calculando que la tapadera que decide levantar sea la correcta. Olía terrible, así que con ayuda de su espada enfundada alzó y removió la tapa, a continuación pegó un gran brinco, agarrándose del borde e incrementado la fuerza en los brazos para sacar el cuerpo lo más rápido posible. Afortunadamente logro hacerlo sin llamar la atención de nadie y es que, una vez dentro notó a todas esas personas heridas… Bah… Que rabia sintió.

El traje que lo viste sin duda es llamativo, solo que quitándose el casco resultaba serlo menos. Sin casco se abrió paso entre los peatones, evitando verlos de lleno, no quería verlos así.

Su objetivo estaba a la vista, cerca de la entrada al complejo. Le rodeaban unas cuantas personas, pero no se paró a saludar, casi podría decirse que les ignoró temporalmente pues él iba concentrado en Lobo Feroz.

- ¿Lobo Feroz, verdad? –dijo, cuando ninguno de los presentes hablaba, y pasó saliva en el proceso, nervioso- no puedo decir que vengo a ayudarte, pues no te conozco… Pero me niego a dejar que esa cosa siga dañando a más personas –concluyó, manteniendo la vista en los ojos del hombre lobo con su ceño levemente fruncido-

Estaba más asustado de su posible aliado que del enemigo. Con suerte, esta noche no devorarían a Daika Spiguelman.

_________________
"A veces, sufrimos más de la cuenta... Pero ¿sabes? Podemos ser felices"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1019
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   16th Julio 2017, 14:19

Colgó el teléfono. Una frase corta, directa, sin equívocos. Esperaba que no tardara mucho en llegar hasta su posición. Se preparó para hacer otra llamada. Ya tenía el número marcado y preparado para darle al botón de la pantalla cuando una voz distorsionada le habló por el comunicador, advirtiéndole de colgar la llamada. Lobo levantó el walky y se lo quedó mirando, mientras escuchaba que alguien le estaba apuntando desde una azotea.
Para su sorpresa, se sentía... tranquilo, indiferente. Y eso no auguraba nada bueno. Levantó la cabeza, buscando por las azoteas colindantes en busca de lo que sería una buena situación de tiro. Agudizó su sentido del oído esperando que el tipo que estaba al otro lado no terminara de hablar en aquel momento. Trató de apartar todo el barullo que se escuchaba a su alrededor, buscando la frecuencia de radio. Para su sorpresa provenía más cerca de lo que esperaba... y no estaba arriba, sino abajo.
Cuando Diralia llegó, Lobo estaba mirando hacia una dirección en concreto. La luz intermitente de la ambulancia despertaba un reflejo dorado en los ojos de Lobo. Era la mirada de un depredador, a punto de lanzarse sobre su presa.

No, se tuvo que recordar el sheriff, no es tu objetivo. Cerró los ojos, trató de calmarse lo mejor que pudo. Miró a Diralia, reflexionando. Iba a necesitar un grupo que lo respaldara si quería entrar ahí, tal y como pasó en Alemania años atrás, sólo que ésta vez no habían nazis de por medio ni experimentos. Levantó el walky y contestó con una voz tensa, amenazante.

- Depende de ti. Si te dejas de tonterías y vienes aquí, podrás entrar. Si no, asegúrate de acertar. No querrás saber lo que pasará si fallas... - Cerró el comunicador y lo tiró lejos en un impulso llevado por la rabia. No estaba para juegos, no estaba para nadie. Alguien había disparado a Blanca y no se iba a marchar de ahí sin su cabeza.

Diralia se mostró preocupada por él, por Blanca, y preguntó por la situación. Le echó una ojeada a su móvil y la llamada se había perdido. No lo llegó a coger. Seguramente estaba de camino sin que le dijera nada.

- Dejemos las preocupaciones para después Diralia, céntrate. De momento somos nosotros dos. Ya veremos si conseguimos más gente. - Lobo la miró a los ojos. - Ya lo creo que las recibirá. No pasará de ésta noche.

Al poco el grupo aumentó con 3 miembros más: una chica que llevaba un traje sacado de alguna película futurista, una mujer pellirroja y un chico que llevaba un casco bajo el brazo. Dusk, Gaghiel y... quien fuera. Lobo desconocía si alguno de esos era el que le habló por el walky. Daba lo mismo, querían ayudar. Su experiencia en el nuevo universo le había enseñado que fuera de Villa Fábula y las Tierras Natales existía gente con habilidades y poderes que daban su ayuda sin importar quién la necesitara mientras fuera alguien con problemas. En su antiguo universo habría recelado de aquella gente.
Aquella noche no podía darse ese lujo.

- La situación es la siguiente: hay un tipo ahí dentro armado con un arma. No sé qué trucos tiene pero de un sólo tiro me ha dejado fuera de combate y aún siento las consecuencias. La policía ha enviado un grupo dentro. Seguramente estén muertos. Vamos a entrar, abrirnos paso, buscarlo y hacer que pague. Si estáis de acuerdo seguidme. Si no... salid de en medio.

- ¡Lobo!

Justo cuando el sheriff de Villa Fábula se preparaba para encaminar la marcha, una mujer vestida con un abrigo, cabellos dorados y mirada celeste se acercó a Lobo a paso firme.


- Lobo, quédate quieto donde estás. Déjame hacer ésto a mí.
- ¿Has llamado al resto? Necesito que venga, Ceni.
- No te lo voy a decir. - Cenicienta se plantó delante del sheriff y lo miró desafiante a los ojos. - Estás herido, tu mujer está en una camilla y tú quieres tirarte de cabeza ahí dentro. No te voy a dejar, Lobo.
- No te he pedido tu opinión. O eres de ayuda, o apártate. No me hagas elegir por ti.
- No, yo elijo por ti. - Cenicienta sacó un frasco de su bolsillo, lo abrió delante de las narices de Lobo y éste lo respiró sin poder evitarlo. Sus ojos se pusieron en blanco antes de cerrarse y caer al suelo a peso muerto. Cenicienta se agachó a su lado para comprobar su estado. - Con lo que odia la magia... Se va a cabrear cuando se despierte. - La siguió hablando mientras preparaba a Lobo para llevárselo, dirigiéndose al resto del grupo. - He hablado con la policía. Les he convencido de que dejen entrar un grupo de especialistas para que se encarguen del problema. Tenéis de tiempo hasta que lleguen los SWAT. Es lo que me han dicho. - Levantó al sheriff con algo de dificultad, pasando su brazo por encima de su espalda. La rubia melena le cubría media cara pero podéis ver sus ojos fijos en Diralia. - Diralia, te dejo al mando del grupo. En ésta bolsa hay pinganillos con micrófonos para que estar en contacto conmigo y entre vosotros por si os separáis. - Cenicienta señala con la cabeza un bolso cuadrado y negro junto a sus pies. - El resto depende de vosotros.

En cuando os dispongáis a seguir adelante una vez estéis preparados, la policía os abrirá camino hasta el ascensor del edificio. Una vez estéis dentro la suerte estará echada. No sabéis que hay ahí dentro ni lo que vais a ver. Tan sólo estais seguros de que al pulsar el botón del ascensor ya no hay vuelta atrás.

[FDI: El orden de posteo será éste: Arcángel -Diralia - Ersy - Gaghiel - Daika. Será así hasta que os diga que cambie. El plazo de posteo es el mismo: una semana entre post. Si al pasar una semana no ha habido post, se salta el turno y le toca al siguiente escribir.]

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arcángel
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 02/02/2017

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   16th Julio 2017, 16:09

Parecía que no iba a ser el único tío con complejo de héroe que iba a ayudar a Lobo a introducirse en el edificio y acabar con la amenaza, si mi vista no me fallaba podía ver a un tío con una máscara, una joven de orejas puntiagudas, una extraña pelirroja y un héroe mecanizado. Y luego pensaba que el loco de la ciudad iba a ser yo...

Pero aún más sorprendente fue ver como de repente una desconocida que parecía conocer el sheriff fue capaz de tumbarlo con tan solo hacerle oler una especie de colonia, sin duda aquel frasco tendría que tener algo especial, había visto resistir al hombre una bala a bocajarro de un tipo que él solo había acabado con decenas de policias en cuestión de segundos.

Por suerte que la rubia tomase el control de la situación facilitaba mucho las cosas, podría pasar del plan de infiltración y meterme de lleno en el edificio con el grupo, por lo que sin que nadie me viese entré a la puerta del edificio, y de la basura que había justo antes de introducirse en él saqué una bolsa con mi equipo. Tras recogerla me cercioré que nadie me había visto y escabulléndome a un rincón apartado me equipé.

Ya con el traje puesto y con mi arma a la espalda, me acerqué con las manos arriba (por si me tomaban por enemigo) hacia el pintoresco grupo de rescate:

-Supongo que llego a tiempo, soy el que contactó con Lobo anteriormente. Supongo que no os vais a fiar de un loco con capucha, pero soy el que menos quiere que ese capullo de dentro se salga con la suya, algo que parece que tenemos todos en común. Podemos colaborar y contar con un aliado más o intentar detenerme, pero yo tengo mis motivos para entrar así que olvidaos que me quede al margen, ya se con o sin vuestra ayuda- dije con voz firme.

El de dentro de aquel edificio no solo se había burlado de toda la seguridad del evento, si no que había acabado con muchos policias compañeros suyos, puede que a mi no me hubiesen disparado al pecho o herido a mi esposa, pero el asunto también me era personal. Solo en pensar en las muchas familias que en escasos minutos se iban a enterar de la muerte de uno de sus integrantes me hacía recordar las largas noches de miedo y tensión, esperando que mi padre volviese sano y salvo a casa.

Pero ahora no era un niño pequeño y asustado, iba a asegurarme de que ese maníaco no hiciese más daño a nadie.

-Si queremos acabar con esto antes de que los SWAT interfieran tenemos que darnos prisa, cuanto antes entremos en ese ascensor antes podremos patear el culo de ese asesino- dije mientras miraba a la joven con unos suaves tatuajes tribales en su cara. Al parecer ella iba a ser la que dirigiese la operación, parecía demasiado joven para el cargo, pero según lo que vi, tanto la rubia como Lobo confiaban en ella por lo que me tendría que fiar de su juicio. Algo que aprendí a las malas es que las impresiones engañan.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diralia
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 24/05/2017

Ficha de Personaje
Alias: Diralia
Nombre real: Diralia II del Bosque de los Ciervos Blancos
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   Ayer a las 17:38

A Diralia le sorprendió gratamente contar con tanta ayuda. Sin duda aquel hombre había demostrado ser un peligro no sólo para las fábulas, sino para los neoyorquinos, así que había personas con dones increíbles y buena voluntad para ayudar.

Justo cuando avanzaban para entrar, Cenicienta apareció. Era alguien increíble, la mejor espía en Villa Fábula según se decía: camaleónica y con un carisma tremendo, y no sólo por su atractiva melena rubia. Diralia fue testigo del carácter que la fábula se gastaba. Cuando Cenicienta se plantó delante de Lobo, mirándolo con desafío, Diralia sólo pudo sentirse sorprendida ante la hazaña. Pocas fábulas tenían el temperamento para ponerse frente al lengendario Lobo Feroz para decirle: “No”. Tras una breve charla, sacó un tarrito cuyo olor dejó a Lobo completamente noqueado. Diralia intentó coger los debajo de los brazos a Lobo cuando cayó como una piedra arrojada al agua pero era evidente que ni era tan rápida ni tan fuerte como para llegar a sostenerlo así que sólo consiguió un intento vano y trastabillar. Cenicienta no lo dejó sin atención, al fin y al cabo sólo quería evitar que se hiciera aún más daño. Cuando le dirigió la mirada a través de su cabello rubio y dijo que quedaba a cargo, notó que un escalofrío la recorría. Estuvo a punto de alegar que no era la más indicada pero ver las vendas bajo el abrigo de Lobo y recordar a Blancanieves tirada en aquella camilla... tenía que hacerlo. La habían ayudado en su peores momento y creído en ella. Diralia recogió el comunicador, a la par que ponía gesto pensativo y miraba tanto a Ersy como a Daika, por un momento como un cervatillo delante de un tracto.

Segundos después, se serenó. Tenía que demostrar su valía. Su padre tampoco había tenido grandes poderes y había reinado todo un pueblo en las Tierras Natales, y de no haber aparecido El Adversario, ella lo habría tenido que hacer también. No podía permitirse el lujo de dudar -o al menos, dejar que lo vieran-, así que terminó asintiendo hacia Cenicienta, con una muda promesa de que trataría de hacer lo mejor posible.  

En ese momento, su “amigo” del techo bajó a reunirse con el resto del grupo. Diralia decidió presentarse.

—Mi nombre es Diralia II del Bosque de los Ciervos Blancos.

Podía parecer una costumbre tonta y siempre había sentido cierta vergüenza de presentarse así, sobre todo a medida que se modernizaban los tiempos. Como su padre, Diralia era de carácter humilde, pero su madre sí que solía decir que debían decir con orgullo su nombre y posición. Con la muerte de ella, esa costumbre engorrosa que tenían que mantener para no recibir un regaño por parte de la monarca, terminó convirtiéndose en una manera de recordarla y respetarla.

—Por supuesto, me podéis llamar simplemente Diralia-la chica se encogió de hombros, con gesto algo avergonzado que relevaba su carácter tímido. Sin embargo no tardó en pasar a un porte serio que denotaba la responsabilidad que sentía—Soy la ayudante del sheriff de Villa Fábula. No voy a detener a nadie que desee ayudar. Si ese tipo ha tumbado al sheriff, claramente yo no podría hacer esto sola.

Tras unos segundos de silencio mirando su anillo con gesto concentrado, Diralia terminó de armar el plan en su cabeza, y trató de exponerlo al resto, lo más clara y segura que podía sonar. Aunque de vez en cuando algún pequeño temblor en su voz relevaba que era un poco novata en aquello y que no se había enfrentado a algo así antes. Pero trató de pensar con la mayor objetividad posible.

—Él estará esperándonos. Debido a que antes teníamos la fuerza bruta de Lobo y sumado a que a poco que se haya informado sabrá de su carácter, es bastante posible que nuestra presa esté esperando un ataque frontal: no es difícil darse cuenta de que Lobo es alguien a quien un par de heridas no lo pararían, y resistir a un ataque frontal contra Lobo conlleva tener que prepararse a conciencia.

Diralia contó las cuatro personas que había allí y repasó mentalmente lo que sabía de ellos. El tal Arcángel parecía un tirador, y ella misma no era precisamente una fábula con grandes poderes, así que dividirse será dividir aún más la poca potencia de fuego que tenían. No podía hacer mucho sin saber las capacidades de los demás, pero expuso el boceto del plan:

—Ya que no contamos con tanta potencia bruta, lo mejor en este momento es un trabajo de infiltración: colocarnos estratégicamente y tomarnos unos segundos para intentar descubrir algo más del rival así como escoger el escenario de combate que más nos pueda favorecer. Luego, usaremos la sorpresa y lo que hayamos podido observar del enemigo como empuje para ganarnos ventaja.

Ella veía fallos en su propio plan. Por ejemplo, que si los descubría, estarían obligados a pasar a una batalla abierta rápidamente, lo cual definitivamente no les ayudaría. Pero en ese momento, por más que pensó no se le ocurrió más, quizás por los nervios de verse en responsabilidad de diseñar aquello.

—Si no he entendido mal—los ojos de la joven se internaron en la capucha de Arcángel, con una mirada profunda—te especializas en el tiro de armas de largo alcance, ¿no es cierto? Un arco no se parece a un arma de fuego, pero supongo que necesitarás un buen ángulo para tenerlo a tiro: dudo que un sólo disparo vaya a terminar con él, pero con un par bien dirigidos podrías hacerle bastante daño—luego se dirigió a todos—Probablemente ha tenido que prepararse y sabrá que matar a una fábula como Blancanieves por medios convencionales es difícil. Esa pistola... una pistola normal no debería ser capaz de tener tantísima potencia como para tumbar a una fábula como Blancanieves. Así que no le dejemos usarla. Sospecho que habrá que tener mucho cuidado: es muy probable que cuente con otro tipo de objetos. Sólo así me cabe en la cabeza que haya podido ponerse a la par de Lobo y dejarlo así. Así que cuando estemos en plena lucha, tan pronto como le veamos sacar algún cachivache extraño, debemos desarmarlo.

La ayudante cruzó el brazo y se llevó la mano a la barbilla, pensativa:

—Es probable que el edificio tenga cámaras de seguridad, al menos en los pasillos. En el peor de los casos, el enemigo las controlará y serán otro obstáculo que evitar, pero en el mejor y si contásemos con un experto en tecnología para manipularlas, podrían sernos de ayuda para mantenerlo vigilado y saber dónde está.

Después de que su mente maquinase bajo la presión de los nervios, no sabía si había dicho algo obvio. Esperaba no haber dicho algo obvio. Se notó que, tras romperse el embrujo de la concentración que la hacía parecer alguien completamente fría y distante, la chica volvió a su carácter nervioso, pues sus dedos comenzaron a juguetear entre sí para liberar tensión y sus mejillas se tiñeron de un rubor leve. También la punta de sus orejas. Realmente la ayudante del sherrif y Diralia eran muy distintas, y se notaba cuándo estaba centrada en pensar y actuar como una "reina" a actuar como realmente era ella misma.

Diralia para terminar añadió:

—Sé que suena algo tonto, pero creo que deberíamos comentar ahora las capacidades con las que contamos cada uno, para mejorar la sinergia del trabajo en grupo. Y darnos nuestros nombres. También podéis aportar sugerencias si algo no os parece del todo bien o si haciendo alguna modificación el plan se ajusta mejor a vuestras habilidades—a este punto, la voz de Diralia bajó, sin duda sus capacidades probablemente eran las más débiles. Poder comunicarse con los animales no la iba a ayudar mucho en aquellos momentos—En mi caso, tengo mi naturaleza como fábula, aunque me temo que mi capacidad de resistencia es muchísimo menor a la de Blancanieves, pero podéis contar con mi arco.


Última edición por Diralia el 20th Julio 2017, 17:45, editado 3 veces (Razón : Edit: Para colocar los colores.)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ersy
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 22
Localización : Nueva York

Ficha de Personaje
Alias: Ersy/Dusk
Nombre real: Ersebeth Lawrence Ravenhorst
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   Hoy a las 18:33



La pequeña chispa que danzaba en el corazón de Ersy debajo de la armadura fue alimentada con la presencia de más aliados. De pronto, habían formalizado un super-grupo (porque no le cabía en la cabeza que ninguno de los que se presentaban voluntarios pudiera no tener poderes), y pese a la interrupción de Cenicienta, que devolvió a la situación la seriedad que tenía, la chica estaba tan entusiasmada que era todo un manojo de nervios. Su cabeza se giraba en dirección de unos y otros, estudiándoles, haciendo cábalas sobre qué maravillas serían capaces de hacer y cómo podría encajar ella en el grupo. Fue Diralia la que exteriorizó la pregunta sobre cuyas respuesta estaba Ersy planteándose y, en un acto reflejo, levantó la mano poniéndose incluso de puntillas.

¡Yo puedo ayudar con los sistemas de seguridad y la videovigilancia!

En cuanto se escuchó a sí misma, se dió cuenta de que la voz sonaba más aguda de la cuenta, incluso con el obstáculo de la máscara. Bajó la mano y adoptó una postura más cerrada, hablando más bajo y metiéndose un poco más en el papel. Todos ellos parecían serios, profesionales. Tenía que parecerlo ella también y no dejarse llevar por el entusiasmo.

Como si eso fuera a ocurrir.

Lo mío es la informática. Llevo encima varios gadgets, y eso incluye un escudo y un arma láser. La armadura -se llevó la mano al pecho con gesto delicado -me permite regenerar heridas leves y pequeños fallos que pueda producir un ataque directo sobre ella de esa misma intensidad. También cuento con un sistema de vuelo, y puedo llegar a cargar con una persona de más o menos mi peso.

Recalcó el “más o menos”. Realmente se servía de las reglas físicas de la velocidad para hacer eso, porque por ella misma no era capaz de levantar algo que pesase más que una placa base. Bastante le costaba mantenerse entera dentro de un traje tan pesado, pero ahí es donde radicaba la magia de los artefactos nórdicos.

A mi me gusta tu plan, Diralia. Si os parece bien, puedo encargarme de las cámaras. Mandar… -estaba hablando demasiado alto. ¿Y si el “malo” estaba pendiente de sus planes para preparar mejor su defensa? Si era capaz de controlar las cámaras, podía conseguir audio. Dusk hizo una señal con las manos a sus nuevos compañeros para que cerrasen un poco el círculo y poder hablar en tono más confidencial -Podría mandar una imagen falsa de las últimas reproducidas, donde no salgamos nosotros, y que se reproduzcan en bucle en caso de que haya un primer hacker vigilando, y quedarme yo con la señal buena.

Esperaba escuchar cualquier sugerencia, pero tras un corto punto y seguido, Ersy se percató de los pinganillos que les habían dejado. Con el casco sería complicado usarlo, al menos delante de todos ellos, sin desvelar su identidad. Además, seguro que le servirían para hacerles una demostración. Dejó el brazo a la vista de todos, permitiéndole incluso al menos observador darse cuenta de que, aunque en estilo se asemejaba a la armadura, era solo un recolorido. El material no era el mismo, desvelando su naturaleza de implante. Pero no era en eso en lo que ella estaba pensando. Acarició la superficie de la piel de acero con dedos rápidos, a los que los receptores respondían en silencio absoluto y mostrando una pantalla embebida en la misma articulación. En menos de un minuto, localizó la señal que unía al sistema de intercomunicación y lo integró en su propio sistema. Señaló los dispositivos y luego su oreja, indicándoles que se los pusieran. El que así lo hiciera, oiría su voz en estéreo:

¿Se me oye bien? Hum… Las cámaras serán mucho más difíciles de piratear, pero podré hacerlo. No necesito quedarme fuera, puedo entrar con vosotros mientras, porque para todo uso esto -saludó moviendo el brazo “bueno”, el del implante -. Así que puedo ayudaros si hace falta potencia de fuego, o hay que cubrir a alguien.

Sin darse cuenta, se cuadró en una sutil pose militar y espero a que los demás participasen en la conversación antes de lanzarse como una cabeza loca directa al ascensor. Una parte de su mente estaba elucubrando maneras de hacerse con el control de los diferentes tipos de sistemas de videovigilancia que hay en el mercado, otra estaba pendiente de lo que dijeran a continuación y otra estaba anotando a mano y con buena letra la identidad -secreta, imaginaba -de cada uno. En el estudio debería haber papel y boli, para cuando acabasen con aquello. No tenía el autógrafo de Diralia -que le pareció bastante elegante -, ni del tipo con una armadura parecida a la suya en modernidad, ni… ¿de que le sonaba ese chico?


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)   

Volver arriba Ir abajo
 
[WWD] [Mini-evento] Alma de Cazador [Jack - Gaghiel - Ersy - Diralia - Daika] (06-04-2019)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Mini-Evento] Una Muerte X-Celente (Dianne, Planaria, Celsit, Blair) [15-09-2018]
» [Inscripción Mini-Evento]Cenizas a las cenizas, polvo al polvo (Barbara Gordon) [Cerrado]
» Algo Apesta...[MINI-EVENTO] (hellboy, Sloan Jenkins, Diana de Themyscira, Constantine]
» [Mini-Evento] Plaga (Emma Frost, Alatariel, Scott Summers, Planaria, Jonathan Smith, Quicksilver)
» [Mini-evento] Buenos vecinos [Ubicación: Embajada de Themyscira]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: