Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   28th Noviembre 2017, 13:15

La mujer no reaccionó ante la mención a su procedencia de Azarath. Eso podía significar, o bien que conocía el lugar, o que no sabía a qué se refería y no consideraba necesario preguntar. En cualquiera de los dos casos le ahorraba a la émpata dar unas explicaciones con las que no se sentía a gusto por lo general, lo cual era también la principal razón de que fuera siempre tan escueta cuando le preguntaban acerca de su procedencia.

En cambio la rubia no pareció mostrar las mismas reticencias a la hora de explicarle las causas de su ingreso en prisión. Raven lo escuchó todo en silencio, sin interrumpirla y sin que ninguna emoción alterara su rostro, para bien o para mal. Nicrom estaba dirigiendo el vehículo hacia una zona situada en el extrarradio, abandonando las vías de circulación oficiales para internarse por una carretera de tierra batida, lo cual no causó inquietud alguna en la azariana. Había visto lo suficiente de su compañera como para saber que no albergaba malas intenciones hacia ella, y seguía sin notar sensación alguna de peligro. Además, su capacidad de caminar entre dimensiones era una salvaguarda excelente si llegaran a meterse en problemas.

El hecho de que no dijera nada durante toda la historia no quería decir que no comprendiera sus implicaciones y el por qué Nicrom no podía tener una vida normal y se veía obligada a cometer delitos para subsistir, dado que su nombre figuraba asociado a un robo en el que ella no había llegado a formar parte. Era la profecía autocumplida; el efecto Pigmalión.

- Nicrom... No soy experta en éstas cosas, pero tengo un amigo que sí. Él es... mitad hombre y mitad máquina. Le conocen como Ciborg. Sé que podría meterse en la red y eliminar toda la información comprometida que hubiese sobre ti. Dejar tu expediente limpio. Y supongo que también podría conseguirte un trabajo en los Laboratorios S.T.A.R. Podrías empezar de nuevo... Alguien con tus capacidades podría hacer mucho bien. Yo puedo ver en el interior de las personas, Nicrom, y sé que tienes buen corazón. Ésta vida... no es para ti.

Lo dijo todo en el mismo tono monocorde con el que solía hablar, mientras su mirada, permanentemente serena e incluso a veces un poco triste, permanecía fija en el grupo de personas con el que se iban a encontrar. Iban armadas, pero no tenían una actitud agresiva a priori, aunque las emociones que percibía en la mujer del cigarro eran bastante tumultuosas.

- Te acompañaré -dijo abriendo la portezuela del coche-. Y si intentan algo, lo sabré. Pero prométeme que pensarás en lo que te he dicho...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicrom
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 04/07/2017
Edad : 32

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   28th Noviembre 2017, 13:53

Era adorable ver cómo se preocupaba por mí. Podría ser todo lo inexpresiva que quisiera, pero hasta una inepta social como yo podía percibir cómo estaba preocupada por mí. Cómo incluso quería algo mejor para mí. No pude evitar posar suavemente mi mano en su cabeza.

Dioses, me había caído demasiado en gracia

Te puedo asegurar que lo he pensado, con frecuencia. Yo misma podría hacerlo también. Pero... bueno. Si quieres, seguiremos esta conversación con los churros, ¿vale? sonreí en un intento por tranquilizarla (o quizás más bien para relajarme a mí misma) y cogí la daga, saliendo del coche.

Me paré a apenas tres metros de Lucrezia, y la miré hacia los ojos, sonriendo de lado de ese modo que sé que tanto le gustaba. Me pareció percibir la misma sonrisa en sus labios, mientras ambas nos mirábamos de arriba a abajo

No has cambiado nada, Vicky ¿Había lujuria en su mirada oculta por las sombras? Conociéndola, estaba segura de que sí. Y eso no me dejaba indiferente

Tú tapoco, Quecha. Deberías pasarte a un tabaco mejor, sigue apestando

La sonrisa en los labios de mi interlocutora se expandió, y pude notar cómo reprimía el darme un abrazo. Dios, yo también echaba de menos abrazarla.

No te quejabas tanto la última vez me comentó, divertida. Solté una carcajada y me encogí de hombros, mostrando la daga.

No, no podría quejarme aunque quisiese. Aquí tienes tu trofeo, preciosa. ¿Tienes la guita?

No es tanto como te ofrecían esos cabrones, pero no has dejado que escape ninguno. Lucrezia hizo un gesto con la mano y uno de los policías trajo un maletín. Estaba obviamente a disgusto (¿A qué agente de la ley le gusta trabajar con mercenarios?) pero no desobedeció, dejándolo con un gruñido a mis pies, antes de hacer el amago de coger el arma de mis manos. Lucrezia le hizo un gesto y el tipo decidió de nuevo volver hacia atrás Cinco de los grandes, y una tarjeta para salir de la cárcel recién gastada. ¿Qué te parece?

Hm. No está mal. comenté, acercándome a ella. Los tipos se pusieron muy tensos, pero Lucrezia no. Podía ver sus ojos, marrones, mirándome con intensidad. Sé que quería que me uniera a ella Aquí tienes, Quecha. Tened cuidado con ella, he visto lo que hace si alguien se corta. Oh, y... me gusta tu nuevo corte de pelo. Te sienta muy bien.

Dicho eso, me di la media vuelta, volviendo hacia Raven con una sonrisa más tranquila

Mi oferta sigue en pie

Mi respuesta también, preciosa. A ver si la próxima vez que nos vemos es por placer y no negocios comenté, cogiendo el maletí, con soltura. Le indiqué a Raven que me siguiese hacia el coche, donde dejé el maletín. Una vez las dos estuvimos dentro, suspiré.

Sigue siendo toda una mujer. No me extraña que haya ascendido tan rápido. negué con la cabeza, arrancando el coche Volviendo al tema de antes, Raven... Si te soy sincera, he acariciado esa idea más de una vez, pero he descubierto que esto también me gusta. Antes era una oficinista aburrida, socialmente inepta, y excepcionalmente tímida. empecé a dar marcha atrás, maniobrando para volver a coger la misma carretera por la que habíamos venido

Y ahora... bueno, mírame. Es irónico, pero siendo fugitiva tengo una libertad que no tenía antes. Es cierto que el trabajo no siempre es agradable, y no todas las noches me encuentro con alguien que prefiera hablarme a dispararme primero, pero tiene sus ventajas. Eso sin contar que aunque cambiase mi trasfondo en la red, siempre quedarían rastros. Y tarde o temprano, alguien vendría a por mí, y por mis seres queridos. No puedo permitirme volver atrás, supongo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   10th Diciembre 2017, 12:17

Por lo general siempre evitaba el contacto físico, pero por alguna razón el contacto de Nicrom no le resultó agresivo. Quizá ayudara el hecho de que fuera una mujer; siempre se sentía más violenta con los chicos. Echaba de menos a Kory y Donna, sus amigas del otro universo.

Sin embargo, pronto le llegaría el momento de sentirse violenta...

La tensión sexual y la lujuria entre las dos mujeres era espesa como un día de niebla, y habría resultado evidente para cualquiera incluso sin sus poderes empáticos. Con los poderes empáticos... bueno... digamos que era algo más que evidente.

La azariana, que se había mantenido en un discreto segundo plano como solía hacer, agradeció que la capucha cubriera su rostro, pues así nadie podría ver el sonrojo que cubría sus mejillas al tiempo que su cuerpo se estremecía con la pasión que latía en el aire.

¡Cuán extraños eran los humanos! Aquellas mujeres se deseaban, ¿por qué no estaban juntas? ¿Por qué se dedicaban comentarios que podrían resultar ofensivos como el referente al tabaco que fumaba?

- Sigue siendo toda una mujer. No me extraña que haya ascendido tan rápido -comentó la rubia una vez de vuelta en el coche.

- Está claro que albergas sentimientos hacia ella -fue la respuesta serena de Raven. Las emociones percibidas no habían sido lo suficientemente intensas como para hacer peligrar su equilibrio interior-. Pero no parecéis pareja. ¿Por qué? Discúlpame, es que a veces me cuesta entender la profunda complejidad de las relaciones humanas. Cuando se tiene la capacidad de percibir las emociones de los demás todo parece tan sencillo... pero la mayoría de las veces me encuentro con que la gente no se comporta de acuerdo a lo que siente y es... raro.

¿O quizás no? Pensó en ella misma y en Andy. Pero no era el mismo caso, ¿verdad? La hija de Trigón no podía tener una relación normal, pero las demás personas no tenían ese problema. Deberían ser libres para amar a quien quisieran...

Escuchó reflexivamente sus explicaciones y asintió.

- Yo me he preguntado muchas veces como sería mi vida... si no hubiese recibido la educación que me dieron en Azarath -si no fuera la hija de Trigón-. Así que... creo que puedo entenderte.

Porque ella nunca podría gozar de esa libertad que le describía la mercenaria, la libertad para experimentar alegría y amor con quien quisiese, preocuparse por los demás y sentir que los demás se preocupaban en igual medida por ti y experimentar todas esas emociones que a ella le estaban vetadas. Odiaba el templo de Azarath por lo que le habían hecho... pero aún odiaba más a su padre por ser la causa.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicrom
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 04/07/2017
Edad : 32

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   21st Diciembre 2017, 18:00

Sonreí suavemente ante la afirmación de Raven. No hacía falta ser una émpata para percibir que cuando Quecha y yo nos juntábamos, las chispas saltaban. Y algún alternador, ya puestos.

Es una buena pregunta, Raven, y no me ofendes. Suenas demasiado inocente como para hacerlo comenté, con una sonrisa juguetona mostrándose en mis labios Si te soy sincera, lo intentamos, pero las dos tenemos demasiado carácter, y no es compatible para una relación duradera. Más ahora que cada una trabaja a un lado distinto de la ley añadí, recolocando un mechón de pelo detrás de mi oreja

Eso no quita que de vez en cuando nos juntemos, pese a la distancia sigue siendo una gran amiga. y una mejor amante. Pero no hacía falta ir aireando todos mis trapos sucios

Por desgracia, desearse no es suficiente para convivir, Raven. Hace falta también que el carácter sea compatible, los hábitos... a veces la mera distancia basta para romper una relación. Es complejo, pero es por eso por lo que es bonito cuando funciona

Era una pena que el cuándo no hubiera funcionado aún conmigo. Suspiré suavemente, y ese momento lo aprovechó Raven para mostrar una pequeña pieza de sí misma.

Posé suavemente mi mano en su rodilla, un mero gesto de afecto más que otra cosa, dándole una suave palmada antes de volver a colocarla en la palanca de cambio de marchas

La vida, linda, es muy complicada. No podemos elegir las cartas con las que jugamos sonreí de lado, lanzándole una mirada de reojo pero sí podemos elegir cómo jugar con ellas. Nuestro pasado está ahí, pasado. Pero aún nos queda futuro añadí, encogiéndome de hombros.

Una chica con todo su futuro por delante como ella aún podía hacer mucho. Quizás simplemente tenía que romper con esa educación de la que hablaba, pero las cadenas se rompen con tiempo, gota a gota, no a martillazos. Paré el coche en un parking público y paré el motor, para girarme y encararla fijamente

Eres dueña de tus propias riendas, Raven. Yo tardé años en aprenderlo, pero al final, es la única verdad en este mar de confusión. dicho eso, mis rasgos se endulzaron cuando pude oler el aroma que surgía de la churrería. El local estaba justo al otro lado de la calle, aún abierto, con un hombre mayor trabajando en los fogones, pese a que no había nadie dentro de la tienda. Ricardo tenía un sexto sentido para saber cuándo me iba a pasar.

Eso, o es que el hombre siempre estaba haciendo churros, que también podría ser

_________________

I type this secret code again
And plunge into another realm
Welcome to cyberspace my friend
You have got access everywhere █
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   11th Enero 2018, 12:35

No respondió de inmediato a las palabras de la mutante, sino que se tomó su tiempo para reflexionar acerca de ellas hasta que llegaron a la churrería. El delicioso olor del dulce hispano las saludó al entrar, llevándose consigo parte de sus preocupaciones. Le resultaba tan extraño estar allí, con Nicrom... y resultaba tan poco propio de ella... Se quedó como petrificada en el umbral, sin reaccionar hasta que su compañera, que ya había avanzado para saludar al dueño y buscar una mesa, se giró a buscarla con la mirada. Entonces agachó la mirada y se sentó junto a ella, encogiéndose tanto que parecía que quisiera desaparecer. Y ya de por sí era difícil que una muchacha vestida como ella pasara desapercibida, y más en un local que se encontraba vacío.

- Me siento rara -confesó en voz muy baja sin despegar la mirada de la mesa-. Yo no suelo... hacer éstas cosas. Salir fuera... Entrar en lugares como éste...

De hecho, de haber estado con los demás Titanes, o en la nueva base de Happy Harbor, jamás lo habría hecho. Pero ya no estaba con sus amigos. Estaba sola, y tenía que aprender a vivir por su cuenta.

- Mis amigos siempre me recomendaban salir más, relacionarme... Antes no veía la necesidad, pero ahora no tengo a nadie. Bueno, salvo un chico.

Guardó silencio, momentáneamente azorada, y aprovechó para repasar las palabras que la rubia le había dirigido en el coche para hablar acerca del amor y la atracción entre dos personas.

- Lo que dijiste antes es hermoso, pero la realidad es que yo no soy la dueña de mis propias riendas -dijo entonces, volviendo a adoptar un gesto serio y reflexivo. Dentro del establecimiento hacía calor a consecuencia de los fogones, así que se quitó la capucha, permitiendo a Nicrom observar mejor las particularidades de su rostro; los iris claros, la línea de maquillaje que unía el final de las cejas con la comisura del ojo, la nariz, demasiado recta y quizás excesivamente grande, los labios carnosos, la frente amplia en cuyo centro resplandecía la gema roja y la delgadez extrema que hacía que se le marcaran los pómulos-. Hay algo dentro de mí... algo oscuro y terrible que, si llegara a liberarse, desataría un terrible mal sobre el mundo.

No le gustaba hablar de aquello, pero desde que había perdido a Koriand'r, la azariana extrañaba el tener a una amiga con la que poder hablar de las cosas que la perturbaban. Y Nicrom le recordaba a la Tamarana en la facilidad que tenía para hablar y expresar emociones, una facilidad que ella no tenía ni tendría jamás. Antes siempre acudía a Koriand'r cuando tenía alguna duda de tipo emocional, y ahora la alienígena no estaba, pero tenía la impresión de que aquella mutante podía comprenderla.

- Por esa razón se me enseñó a bloquear y rechazar las emociones que canalizo como émpata. Hay... cosas... como las que me has contado en el coche acerca de las relaciones humanas... maneras de abrirse ante otras personas que yo nunca... podré experimentar. Nunca podré llevar una vida... "normal". Enamorarme, tener pareja... Se supone que no debería... ni pensar en ello -se mordió ligeramente el labio, sintiéndose culpable-. Pero hace... una semana, conocí a un chico. Acababa de pasar un momento difícil y estaba recién descubriendo sus habilidades. Habilidades especiales, como las tuyas o las mías. Necesitaba alguien que le guiara y le enseñara a utilizarlas, y como tal, me ofrecí a ser su maestra. Después de la Colisión ya no me quedaba nada, ni nadie de mi antiguo universo, así que me trasladé con él a su ciudad, Gotham. A su apartamento.

Durante un breve instante guardó silencio mientras Ricardo venía a entregar el pedido que Nicrom había hecho: una bandeja de churros y sendos chocolates para cada una.

- Vive con su madre, pero ella casi nunca está, así que, en la práctica, en realidad vivimos juntos. Y yo nunca... había vivido sola con un chico -volvió a guardar silencio, tratando de poner un orden lógico a lo que pasaba por su mente-. Él es... bastante atractivo. Pasamos juntos mucho tiempo y... A pesar de toda mi meditación, de todos mis esfuerzos... hay... ciertos... impulsos -frunció el ceño con incomodidad y desagrado y alzó la mirada hacia Nicrom-. ¿Comprendes? Creo... creo que todo ésto ha sido un error -finalizó introduciendo la cuchara en el espeso líquido oscuro para probarlo-. Nunca debería haberme ido de Happy Harbor. No estamos haciendo ningún progreso de todos modos, creo... creo que debería dejarle. Encontrarle un maestro mejor.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicrom
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 04/07/2017
Edad : 32

MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   Ayer a las 14:09

Mientras llegaba el chocolate caliente y los churros, aproveché para mirar mejor a mi acompañante, que se acababa de sentar a mi lado entre incómoda e insegura. Le intenté dirigir una sonrisa tranquilizadora, pero a decir verdad, no es mi punto más fuerte lo de sonreír.

La observé en silencio mientras ella se quitaba la capucha y se sumía en sus pensamientos, intentando darle el espacio que parecía necesitar. Me acaricié el mentón cuando mencionó que había algo oscuro en ella, y la verdad, asumí que exageraba. Vamos, todos tenemos esqueletos en el armario y no por ello debemos reprimir todas nuestras emociones, ¿no?

Aún así, se notaba que era un peso que necesitaba quitarse, así que simplemente me callé, manteniendo mi mirada en ella mientras posaba mi mano sobre su antebrazo, intentando darle algo de apoyo con dicho gesto. Aunque éste fuera a través de un guante de metal. Me sabía mal oírle hablar de la represión a la que se sometía a sí misma. Nadie debería vivir la vida como si fuera un jarrón, y aún menos como uno vacío y hueco. Sin risas, sin alegrías, sin emoción... Es como estar muerto en vida.

Arqueé una ceja cuando empezó a hablar del chico con el que estaba viviendo ahora. Era de esperar, supongo, que ahora empezase a sentir todo lo reprimido de golpe. Tarde o temprano te pasaba, y puedo hablar por experiencia.

Ricardo dejó los churros y los tazones de chocolate delante nuestro, y le sonreí de oreja a oreja mientras él se retiraba en silencio, tan discreto como siempre. Mi mano se separó de Raven para abalanzarse con cierta glotonería sobre el dulce, que mojé en el chocolate. Con un enorme bocado, disfruté de la explosión de sabores, aunque tuve que coger algo de aire al escaldarme la lengua

Uff... Perdona, está muy caliente aún. respondí, un poco avergonzada ante mi actuación. Ella hablándome de sus problemas y yo ahí, haciendo el gilipollas con los churros. Terminó su relato de una forma más acelerada y brusca, lo que me hizo sentir un poco culpable, pero aún así me tomé unos segundos en meditar mi respuesta mientras mordisqueaba el churro distraídamente

Veamos... yo aquí veo dos problemas distintos. Está claro que este chico te gusta, ¿no? No es que sea la más adecuada para hablar de chicos, y creo que en lo de las relaciones amorosas no soy una gurú precisamente, pero mi consejo es que si la convivencia se te hace violenta, lo mejor es que te busques una casa aparte. Todas necesitamos nuestro espacio, y puedo imaginarme lo violento que puede ser para tí convivir con alguien que te gusta cuando ni si quiera sois pareja de forma oficial. Estas cosas es mejor tomarlas con algo de tiempo y tranquilidad. Es decir, conoceros, ser amigos, empezar a salir... y si todo funciona, convivir. La convivencia directamente puede ser muy peligrosa, precipita todo y al final también puedes hacerte daño. Por otro lado, no me has dicho si es recíproco. Porque si no lo es, encima va a ser el doble de violento. Y si lo es... bueno, estamos precipitando la relación. Lo dicho, mejor pisos separados. me quedé unos segundos en silencio, pensativa

Creo que podría conseguirte un piso franco en unas semanas, si quieres. Un lugar para tí, tu territorio. Eso debería ayudarte a coger algo de perspectiva, desde mi experiencia cuando vives con alguien las cosas se ven distintas que desde fuera.

Y, por otro lado, tenemos el hecho de su aprendizaje. Ahí sí que mi consejo es que dejes de enseñarle. En tu caso, se ha vuelto algo personal, se ha roto la separación entre maestra y alumno. Y créeme, si terminas saliendo con el chaval
agité el churro, señalándola con él tendrías el problema de que te estás aprovechando desde tu posición de autoridad como maestra. Aunque no creas que sea así, podrías forzarle a que salga contigo porque si no, no aprendería nunca. Vamos, que ya que la relación se ha vuelto personal, déjala personal, y consigue a alguien que se encargue de la parte profesional. Es lo mínimo que puedes hacer como profesora

Metí mi churro en el chocolate, antes de sonreírla suavemente

Lo mejor es que te tomes unos días para pensarlo friamente. Te podría acoger en uno de mis pisos francos siempre que no vayas a entregarme a la policía o algo así añadí con un divertido guiño, mientras le empujaba el chocolate hacia ella Venga, pruébalo antes de que se enfríen, están mejor recién hechos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)   

Volver arriba Ir abajo
 
¿Atacar un museo? ¡Nunca más! [12/12/2018](Raven)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Calle Museo Caminito
» Museo de la Ciudad: Farmacia La Estrella
» HISTORIA DEL MUSEO DEL AUTOMÓVIL
» ¿A quien vas a atacar?
» [RPG MAKER XP] Atacar sin Armas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: