Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   20th Agosto 2017, 15:30

“En aquellos tiempos, cuando todos los animales eran seres humanos…”

Cambiante, mimetista, transmutador o metamórfico eran algunos de los nombres por las que diferentes culturas antiguas denominaban a los seres humanos que adoptan la forma y los atributos de diferentes animales. Teriantropía es el término que se usa para designar a para designar personas o criaturas que pueden adaptar la forma de otras personas o de un animal. Es una palabra derivada del griego therion, que significa bestia, y anthropos, que  significa hombre. El tema de las personas o criaturas capaces de cambiar de forma ha estado presente desde antaño en todas las manifestaciones culturales  como la literatura, la mitología y el folclore.

Las asociaciones entre humano y animal estaban presentes en casi todas las culturas milenarias. En la cultura griega se puede observar como los dioses se transforman frecuentemente en animales para conseguir sus propósitos. En la cultura egipcia nos encontramos dioses como Ra, Horus o Baset que presentan un cuerpo humano y  una cabeza de animal. En la cultura indígena americana nos encontramos con los skinwalkers, humanos que se transforman en animales usando sus pieles. En China y Japón existían los mitos sobre los hombres zorro y la kitsybe, un espíritu zorro capaz de adoptar la forma de mujer joven. En Centroamérica está el Lobizón, una especie de hombre perro que atacaba las noches de luna llena. En cultura mejicana, la diosa de la fertilidad, Coatlicue, es una mujer con una falda de serpientes. Los nahuales, de Mesoamérica, eran hechiceros que podían volverse el animal que quisieran con sólo desearlo. En Sudáfrica existen cuevas donde se pintaron impresionantes figuras como los majestuosos antílopes eland y casos de esta transformación humana; humanos con cabezas de alce. En la mitología nórdica tenemos a los berserker, guerreros de élite vestidos tan sólo con una piel de animal, frecuentemente de oso o lobo, que adquirían en el campo de batalla un singular estado de rabia semejante a la de un animal salvaje.

En la actual sociedad postmoderna estas figuras mitad hombre mitad animal seguían existiendo en las diferentes formas de ficción. El hombre lobo, el vampiro, las sirenas (que a partir de  Hans Christian Andersen dejan de ser la criatura griega con cuerpo de pájaro y pasan a ser un híbrido entre mujer y pez), centauros, los sátiros y los faunos son sólo algunos ejemplos de cómo las narrativas actuales perpetúan la antigua fascinación y valor romántico de la fusión entre el hombre y el animal.


La exposición que se exhibiría  en el museo próximamente trataba sobre ese tema, la fascinación del ser humano por aunar al hombre y a la bestia. La magia, el mito y lo sobrenatural de las leyendas más primitivas y rituales daban paso a la concepción de un ser fascinado y embrujado por un misteriosos instinto animal. Donde hombre y animal se funden en uno sólo y dejan libres las fantasías más  profundas de la imaginación humana.  La teriantropía a través de los tiempos de la civilización humana y su mantenimiento en los universos de ficción de la modernidad era el nombre de la citada exposición.

Los organizadores del evento estaban muy orgullosos de cada una de las piezas que se mostrarían. Objetos y restos materiales procedentes de todos los rincones del mundo se traían por primera vez para ilustrar el tema de la fusión entre animal y humano. Había costado muchas negociaciones con museos prestigiosos, muchas horas de proyecciones arqueológicas en busca de yacimientos, muchas horas de investigación y trabajo arqueológico y documental. Al final los resultados habían sido para los estudiosos y precursores de aquel evento plenamente satisfactorios. Con mucho esfuerzo y tesón habían logrado preparar un gran evento que reunía obras de todos los confines del planeta.

Las piezas de las que estaban más orgullosos los historiadores eran de un cráneo de oso junto con las pieles del animal y unos cráneos de lobos encontrados en los países nórdicos, procedentes de los denominados pueblos del norte,  grupos humanos asentados en las zonas de Escandinavia (Noruega, Suecia y Dinamarca) generalmente en el centro y el sur y primordialmente en zonas costeras durante el periodo comprendido entre finales del siglo VIII hasta el siglo XI(la era vikinga).

Esas pieles y cráneos de osos y de lobo eran las vestimentas típicas de los denominados Berserker, también llamados en nórdico antiguo Úlfhédinn o Úlfhédnar. Según la mitología nórdica eran los guerreros de élite  del Dios Odín. Estos hombres combatían semidesnudos llevando únicamente pieles de oso o lobo para cubrirse, despreciaban las cotas de malla o los yelmos para protegerse y atacaban.

Algunos cronistas describieron que estos guerreros entraban en un estado de furia muy parecido al de animales salvajes como lobos  u osos. Llegaban a echar espuma por la boca como perros rabiosos, morder fuertemente y aullar.

Esta forma de lucha  hacia colapsar las filas enemigas. El enemigo ante la irracional forma de combate de los Berserkers entraban en pánico. Se decía que eran insensibles al dolor de las armas enemigas o incluso desatendían las quemaduras del fuego.

La presencia de estos extraordinarios guerreros resultaba un arma de doble filo.  En el fulgor de la batalla no eran capaces de distinguir amigo de enemigo.  Era muy común que atacaran a su propio bando hasta que eran abatidos.Sin embargo, esta circunstancia no evitó que fueran reclutados como guardia personal de gran cantidad de reyes vikingos, en un número aproximado de doce formando el hird o séquito de protección real.

La explicación de su comportamiento según la cultura vikinga era  que en ciertos ritos relacionados con Odín en los que se rendía culto a los osos y lobos, los espíritus de éstos podían ser transmigrados a los guerreros en una ceremonia de metamorfosis animal.

Otros, apuntan a que estos guerreros, en realidad honraban a una de las apariencias del dios Odín en combate, conocida como Ord Kampfar (algo así como "El lobo furibundo"). Al parecer, bajo esta apariencia temible, Odín se transformaba en un enorme lobo albino, y en compañía de sus dos mascotas Geri ("voraz") y Freki ("hambriento"). Junto a estos lobos fieros, a los que, en tiempos de paz, Odín cede toda su parte en el banquete del Valhalla (él sólo se alimenta de vino), esta fiera terrible, despedaza a los enemigos en el campo de batalla.

Las referencias a estos intercambiapieles son continuas en las sagas vikingas. También han aparecido en la cultura anglosajona del siglo X en las narraciones de la Batalla de Stamford Bridge en la que un enorme berserker de más de dos metros que servía al rey vikingo Harard Hardrada hizo impracticable el paso de las tropas sajonas del rey Harold Godwinson durante más de medio día, haciéndoles pagar caro su paso a la otra orilla.

Sea de una u otra forma, se habla en más de una saga de los "guerreros lobo", capaces de entrar en trance, y aullando como bestias sedientas de sangre, atacar al enemigo, sin preocuparse de cubrirse siquiera con sus escudos, luchando a veces, incluso a mordiscos.

Con la llegada del  cristianismo a los países nórdicos cayeron en desgracia al ser ser considerados locos peligrosos, estar poseídos por el diablo o ser licántropos. Pero desde las perspectivas actuales, los elementos de la tradición antigua se consideraban como grandes fuentes de cultura y tradiciones de misticismo valiosas.

La revalorización del mito clásico y las culturas ancestrales fueron factores claves para que el museo diera su visto bueno a aquella exposición. Los valiosos cráneos de los bravíos guerreros vikingos llegaron en avión junto con otras piezas importantes que se prestaban al museo nacional diferentes museos internacionales.

Entre estas piezas había un collar de oro y gemas preciosas que fue un regalo de Ramsés II a su esposa Nefertari. Una fémina que desde su lugar como segunda esposa supo ganarse todo el amor del Rey de Egipto y gracias a ello,  llegó a destronar a la esposa principal, erigiéndose como Gran esposa Real y Esposa del Dios. La adoración y el afecto que le profesaba el faraón a esa mujer. eran inmensos. Ese collar del noble metal era un símbolo de amor que  era ansiado por muchos adinerados coleccionistas. No sólo por su ingente valor numerario sino también por su simbolismo de amor profundo y pasión ardiente que jamás perece y que ni la muerte puede destruir.

Como todas las joyas históricas famosas y codiciadas el collar tenía miles de potenciales compradores en el mercado negro. Era un objeto codiciado por esos ricos millonarios que tienen colecciones privadas  para presumir a sus también amigos excéntricos y millonarios.

Unos pocos sabían el recorrido y el horario del transporte de las piezas históricas. Unos pocos que con el suave susurro de un dinero fácil, cantaron sin problema la información que tenían. Por eso, aquella tarde el furgón que contenía las obras de artes fue asaltado cuando circulaba  por  una carretera secundaria. Los ladrones consiguieron reducir al conductor y a los guardias que custodiaban  el camión. con presteza, como solían actuar los delincuentes cuando cometian actos de poca legalidad, abrieron y registraron el contenido de todas las cajas apiladas en la parte trasera del vehículo. Mientras rebuscaban en las cajas de madera, uno de los delincuentes sintió como si algo o alguien le llamaba. Las voces incesantes le  exhortaban a desembalar una caja próxima a su situación. Una poderosa fuerza lo llamaba y lo instaba a dejarse llevar. No supo muy bien en qué momento esa voz se adueñço de sus pensamientos y luego de sus acciones. No tuvo consciencia de sí mismo hasta que entre sus manos vio unas extrañas pieles. Los otros dos secuaces se rieron. Una chica del grupo, para hacer la gracia, le arrebató las prendas y se las puso sobre los hombros, luego rebuscó más en el embalaje abierto y encontró un cráneo de lobo. Siguiendo con su burla se le puso sobre la cabeza y empezó a imitar con burla a los hombres prehistóricos. De súbito se quedó muy quieta. Sintió como si su cuerpo fuese recorrido por  algo. Notó una un hambre voraz y agresivo la invadía. Todo su ser se impregnó de furia animal y se sintió renacida en un estado de perpetua ira y descontrol. Su mirada se volvió peligrosa. Ungida y renacida, convirtiéndose en algo nuevo. El poder del berserker se filtraba por cada poro de su piel. Ninguno de sus compañeros notó el cambio en su actitud y en su cuerpo. Nadie lo vio hasta que no fue tarde. Como una fiera atacó a los hombres que hasta hacía poco eran sus aliados. Uno a uno los despedazó valiéndose de sus dientes y sus uñas. arañaba y arrancaba su piel como si fuese lo más normal del mundo. Comió sus entrañas y bebió su sangre como si de ellos fuesen un festín. Ella era más animal que persona, estaba en un estado de exaltación de la ira. La ira. Usada con raciocinio, era una virtud para un guerrero. Demasiada ira hacía que la virtud se convirtiera en un defecto. La desmedida furia era un ingente peligro. Hacía que la locura y el descontrol se adueñasen del cuerpo.



Mientras tanto en otro orden de cosas en la mansión de los vengadores …



Brunilda estaba semirecostada en su cama viendo la televisión una película de acción mientras se tomaba una cerveza. De súbito tuvo un mal presentimiento. Se levantó sobresaltada. Tuvo la sensación de que el equilibrio se había roto. Como diosa nórdica, guardiana de la cultura asgardiana y protectora los midgardianos notaba cuando un mal de origen asgardiano  era liberado en la tierra. Uno de los objetos sagrados de Asgard había sido profanado. En lo más profundo de su ser tenía consciencia de que un peligroso ser había emergido debido a la falta de fe y la falta de respeto hacia su milenaria cultura. Los midgardianos jugaban con fuerzas que no entendían y ponían en peligro miles de vidas por sus negligentes actuaciones.

Tomando conciencia de lo peligroso que podía ser para la ciudad de Nueva York dejar suelto por sus calles un criatura maligna, pulsó la alarma para llamar la atención de todos los habitantes del lugar. No sabía con precisión contra que se enfrentaba. Pero estaba segura de que contando con la ayuda de sus compañeros vengadores podría resolver esa crisis cuanto antes. El sonido de la alarma era estridente y chirriante. Resonaba por toda la mansión para avisar a casa ocupante de la casa.

La valquiria se vistió con sus ropas de batalla. Su mono negro con las decorativas placas sobre su pecho. Cogió su preciada espada compañera de tantas luchas y trenzó sus dorados cabellos en sendas trenzas. una vez estuvo lista para partir  a enfrentarse al peligro que atenazaba la ciudad, salió a aquel salón donde se reunía el equipo cuando ocurrían momentos de crisis.

Encendió la televisión de aquel cuarto. Puso el canal de noticias. Sabía que cuando pasaba algo grave los reporteros transmitían lo que ocurría en directo. No entendía muy bien aquellos electrodomésticos midgardianos. Conocía lo básico para desenvolverse en el mundo como una persona con un índice cultural bajo. No tenía ni idea de encender los ordenadores y los demás aparatos del lugar. Activo el sistema de alarma y espero a que los superhéroes disponibles se presentaran en aquella habitación.  Pero nadie atravesó las puertas del gran salón. Nadie acudió a aquel llamado. La mansión de los vengadores estaba mucho más vacía desde el Efecto Omega y con el silencio parecía un lugar más grande y desolado. No era como en los mejores momentos de los Vengadores cuando el fluir de los,habitantes del lugar imbuia de vida y movimiento cada rincón del edificio. Pero eran tiempos difíciles para el mundo, para la justicia y los héroes. La mayoría de sus amigos y compañeros no estaban ni daban señales de que fueran a aparecer en ningún momento.


En la pantalla apareció lo que confirmaba cada una de sus premoniciones. Una especial de esencia mística la ponía en aviso cuando un mal asgardiano era desatado en la tierra. En el canal de noticias se mostraba un asalto a un furgón blindado. Los informadores describían como una disputa entre el grupo de ladrones había acabado de forma violenta. Las imágenes mostraban con crudeza cómo una mujer de aquel grupo asesinaba de forma cruenta a sus compañeros. Pero la valquiria al ver los objetos con los que iba agraviada la fémina supo que no fue una discusión lo que provocó aquella masacre. En su rostro de inquietud se mostró sorpresa al ver a la joven vestida con el cráneo y aquellas pieles. Esos ancestrales enseres habían sido ungidos y sanficidados por las deidades nórdicas. Se entregaban sabiamente a guerreros que pudieran controlar el estado berserker. Puestos en manos de infieles y personas no preparadas eran un manifiesto peligro.

Cuando salió de su estupefacción, en su cara se reflejó la seriedad que a menudo ponía al enfrentarse a un ingente peligro. Un descontrolado Berserker era algo para tener muy en cuenta. En circunstancias normales aquella mujer sería una guerrera y una aliada. Pero cuando un Berserker no tenía ni propósito ni amo al que seguir a la batalla se sumía en un estado de rabia animal. Un furico ser embebido de un poder de destrucción, caos y muerte. Tenía que ser detenido. Por la buenas si conseguían despojar al huésped de los objetos poseídos o por las malas asesinando al anfitrión.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   21st Agosto 2017, 21:04

Siempre he pensado que la casualidad es muy puta.

Habrá situaciones en las que la recibamos con mucha alegría, pero entonces la llamamos suerte. Nunca nadie celebra que le ha tocado la lotería exclamando “Qué casualidad, ¡los mismos números!”. No, cuando es algo bueno y beneficioso, es suerte. Y encima no es ajena, es nuestra suerte, y de nadie más. Es algo que asociamos a nuestra persona, como es algo bueno, intentamos adjudicarnoslo. Pero si te multan, si el policía justo pasa cuando tienes las manos en la masa, si se pone a llover en cuanto pones el primer pie fuera de casa. Entonces es casualidad. Nada que ver contigo, nada que te haga responsable, es puta casualidad.

Pues a mi, por joder, y por mi jodida suerte, tuvo que fastidiarme la casualidad.

Porque en el mismo día, mismo momento que me da por ir a vender una moto, que por supuesto yo no había robado la semana anterior, tenía que presenciar un robo. Tenía que ver cómo un grupo de inútiles ladrones de tres al cuarto que tenían toda la pinta de haber robado una furgoneta la abrían y empezaban a vaciar su contenido. Que sí, que fue mi culpa el quedarme mirando a ver si había alguna cosa de valor que pudiera robar, pero, ¡no es mi culpa que estuvieran justo delante de mí! Eso, fue casualidad. La más maliciosa y maligna casualidad.

Así que aparqué no muy lejos, a… eh… investigar, qué estaban haciendo, y los observé. Vi como una de ellas se colocaba una piel en la espalda haciendo el mono y giré los ojos en blanco. Pero luego me di cuenta de que algo iba mal. Cuando la tía perdió totalmente la cabeza y empezó a destripar, desgarrar y comerse a sus propios compañeros, dio la casualidad, de que yo había comido antes de salir y de que se me revolvió el estómago, así que me incliné, apartándome de la moto, y vomité. Y supongo que me escuchó, pues cuando me enderecé, con la manga de la chaqueta rozándome los labios, vi sus ojos fijos en mí, y lo que vi en ellos mandó un escalofrío a recorrerme la columna entera. Salté a la moto, colocandome el casco tan rápido como pude y pateé el pedal para ponerla en marcha mientras esa… cosa se lanzaba a por mí.

¿Sabéis la putada? ¿Habéis visto alguna vez una moto dar marcha atrás? Por que yo, no.

Así que para arrancar tuve que lanzarme hacia ella, haciendo girar la moto como buenamente pude y la muy animal saltó a la parte trasera de la misma. Miré hacia atrás, con un nudo en la garganta cuando vi a esa cosa tender sus brazos hacia mí e hice la única cosa lógica que se me ocurrió en ese momento. Giré el manillar con un golpe seco, y alcé ambas piernas del pedal. La moto se inclinó a mi izquierda y caímos, o más bien caí, pues esperaba que ella no tuviera tiempo a reaccionar mientras que yo sabía lo que estaba haciendo. Golpeé contra el asfalto y sentí que perdía todo el aire de mis pulmones, rodando y golpeando con el casco contra el suelo. Me incorporé, de rodillas y me lo quité, dejando que toda la melena pelirroja quedara ahora al viento, jadeando, y mirando incredula a la mujer con la calavera en la cabeza y las pieles en los hombros. Pero la tía se levantó, como si nada.

No me jodas…

No iba a esperar a confirmar que iba a venir a por mí, así que me levanté, y sentí un leve mareo al hacerlo repentinamente. Probablemente el mareo de la caída o el golpe de mismo origen, pero ahora no tenía tiempo para ello. Empecé a correr en dirección contraria, el casco en el suelo, y la moto abandonada unos metros más allá, pero consciente de que ahora mismo eso era lo de menos. Por suerte mi atuendo había sido el ideal para conducir, tejanos oscuros, botas planas, camisa de tirantes blancas y chaqueta de cuero, a conjunto con los guantes, porque no me imagino haciendo la carrera en tacones.

Miré hacia atrás y vi que efectivamente me seguía. Y a diferencia de mí, parecía que ella no estuviera cansada o que el golpe del accidente que yo había causado fueran inexistentes… Y por ello, parecía correr más que yo, y no iba a tardar en darme caza. Así que miré a ambos lados, y cuando encontré un callejón sin salida, frené en seco, me di la vuelta una última vez para confirmar que me seguía y no estaba haciendo el imbécil y cuando vi que la tenía a menos de cuatro metros, volví a correr, tanto como daban de sí mis piernas, en dirección al muro del callejón. Sentía sus pisadas tras de mí el ritmo frenético al que me seguían, mis propios jadeos, los latidos de mi corazón y los gruñidos que escapaban de los labios de ella.

El callejón, se me hizo eterno. Tenía la certeza de que si me paraba ahora, me iba atrapar. Tenía el muro a dos metros, un callejón sin salida. Sentí su mano atrapando mi cabello y tal vez aquello me dio el subidón de adrenalina que necesitaba, un metro, tiré con fuerza, un último sprint, y sentí el dolor de mi cuero cabelludo al ser arrancado. El muro frente a mí, cerré los ojos.

No suelo utilizar mi poder cuando no soy “Shade”. Es una medida preventiva para evitar que nos relacionen a ambas, un seguro más de que Brooks y mi segunda vida como ladrona se mantuvieran lo más distanciadas posible. Pero no soy imbécil, y sabía que en este momento lo necesitaba, y que me estaba jugando, probablemente, la vida. Así que atravesé el muro y una vez al otro lado escuché el ruido seco de la otra mujer estampandose contra el mismo. Respiraba con dificultad, cansada de la carrera, algo entumecida por el golpe con la moto y llevándome una mano a la nuca, para traer el cabello al frente. No entendía lo que pasaba, pero al menos podía tener un segundo para recuperar el aliento… O al menos eso pensaba.

Escuché otro golpe al otro lado y alcé la mirada. Cuando vi dos manos agarrándose al borde del muro, pensé que se me paraba el corazón. Y cuando la calavera se asomó tras ellas…

¿¡Estás de broma!?

No pensé en nada. No podía. Tan sólo di media vuelta y empecé a correr, y me daba igual si me cruzaba con un coche y chocaba con los peatones del otro lado. Cualquier opción, incluso ser arrollada por un camión ahora mismo me parecía más atractivo que dejar que me atrapara la cosa que me estaba siguiendo.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Juri
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 22/12/2014

Ficha de Personaje
Alias: Trinity
Nombre real: Juri
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   22nd Agosto 2017, 01:57

Hacer ejercicio era algo habitual para ella púes era una forma dé estar lista frente a lo qué viniera haciendo flexiones y abdominales para estar en condiciones por su condición dé deidad no estaba obligada dé hacerlo pero no le gustaba estar inactiva pero no todo era entrenar tenía momentos gratos dé diversión con algunas amistades qué hizoy poder ganar aliados qué serían dé ayuda en un futuro.



Aparté habia visto y leido de tecnicas de combate y le ayudaba con su estiló dé pelea le dio pautas y un estiló púes con técnicas agarres y llaves tanto dé artes marciales cómo algunas qué vio en un programa dé lucha libre dónde vio varías qué podía aplicar en algún momento y las práctico a veces agregó técnicas dé un arte marcial llamado Capoiera qué sé adaptaba a su agilidad y destreza con los píes así cómo algo dé boxeó.

Luego dé levantar una pesa qué acondicionó para ella hizo varias flexiones hasta qué sé dio por satisfecha hasta qué su transporte Garuda llegó dé manera repentina parecía algo alarmado .

Princesa hay problemas algo pasa en la ciudad debí ir pronto antes dé qué halla heridos o muertos.

No hizo preguntas cargo sus cuchillas katar y su espada dé Ganesh de inmediato para él combate tenía problemas la ciudad y no iba a quedarse allí y le preguntó a Garuda.

Qué es lo qué ocurre ?

Un berseker está suelto en la ciudad.

Apenas escuchó eso ya sé puso en alarma en toda cultura había guerreros o seres temibles en la hindú los Rakevash eran esos los hombres tigre fieros guerreros dé porté humano animal qué luchaban con tal furia y ímpetu qué hacían estragos formaban parte dé los guerreros al servicio dé los devas los Bersekers eran guerreros dé origen nórdico tan temidos qué se decían eran capaces dé habitar ejércitos enteros dé guerreros eran bestias humanas sedientas dé sangre y violencia con tal gradó que ni sus aliados sé escapaban dé ellos por lo qué no era nada bueno uno libré en la ciudad.

Garuda sé agrandó y juri sé puso en su lomo irían a detener una masacre injustificada dé personas inocentes sólo esperaba no llegar tardé mientras iba en vuelo.


Última edición por Juri el 6th Septiembre 2017, 18:58, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   22nd Agosto 2017, 11:58

Uno de los desperfectos de trabajar durante la noche era tener que levantarse temprano al día, los locales distribuidores de suministros tanto para la Quiet Room como para los que ahí vivían eran personas normales que trabajaban de día, esas personas no tenían que cargar con el hecho de que fuera un lugar activo durante la noche. Blackagar no tendría que cargar con el hecho de tener que levantarse temprano y abrirle y atender a los demás, pero de no dar el ejemplos los otros que trabajaban a su lado comenzarían a perder motivación y eso no estaba permitido ellos habían decidido acompañarlo y ayudarlo por cuenta propia, no tenía nada que ver el hecho de que les daba hogar, comidas y protección… tal vez estaba equivocado, cualquiera que fuere la razón de ellos quedarse con él cada uno había depositado algo de confianza en él y no la perdería por no cumplir en el trabajo.

Algunos trabajadores entraban y salían del lugar con cajas llenas de lico, otras de comida, utensilios de limpieza, también había un pequeño grupo haciendo una revisión de rutina sobre la seguridad,  unos amigos de McGee  le habían dicho que harían el favor de revisar, en total habían unas 10 personas trabajando desde que había salido el sol y prácticamente era él quien estaba supervisando lo que hacían por lo menos hasta que alguien más se levantara.

Frank haría acto de presencia, ese sujeto parecía una maquina, estaba atento para todo, de día, de noche, festivos, la única manera de que él no estuviera para el trabajo era que sus hijas lo necesitaran, del resto nada ni nadie lo separaba de sus deberes, verlo con una sonrisa y sus lentes oscuros era típico, ahora con su llegada todo sería una transición más tranquila. En menos de 2 horas la Quiet Room volvía a su silencio habitual de las mañanas hasta que el recibiría una llamada.

— Si, aquí Frank, copiado, iré al punto de control.—

Luego de hablar por su comunicador sonaría su teléfono celular y al atender se escucharía decir.

— Halo, ¿Irelle? … No, si, no… ¿Que Treste fue a donde? ¿¡Y Auran también fue!? —

Voltearía a ver a Black el cual esperaba la salida de su compañero pero esa mirada solo podía significar algo; “Necesito una mano amigo”, Frank no podía fallar en ningún flanco, pero su familia era primero, Black Bolt comprendía lo que significaba eso, aunque no era un padre ejemplar ayudar a los demás para que no cometieran sus mismos errores era algo que llenaba ligeramente. Él asentiría aceptaba ir a ayudarlo y se acercaría para escuchar las indicaciones de este mismo.

Al parecer McGee estaba a cargo de escoltar una especie de caravana con objetos de valor y el estado había ofrecido la protección de los mismos objetos en su traslado mientras estuvieran en el estado, siendo mas precisos a Frank le tocaba cuidar un punto de control de la ciudad pero Black le suplantaría por esta vez. El hombre con la antena en la cabeza se pondría un suéter con capucha, este era negro con dos truenos blancos que caían uno a cada lado de sus hombros hasta el final del mismo, sumado a esto un pantalón, unos tenis y la ya mencionada antena en su frente.

Black Bolt saldría volando buscando la ruta que mencionaría el policía pero sin éxito, curiosamente no podía encontrar nada de lo que su compañero le mencionaba, ¿había que preocuparse?,  no, segura era solo un retraso, luego de eso un accidente de automóviles se escucharía mientras sobrevolaba, tener un súper-oído habría sido muy útil para encontrar de donde provenía tal sonido, pero no contaba con eso, sería hasta ya muy tarde cuando él llegaría al lugar de los hechos, había sangre por todos lados y machas en el asfalto. Sin comprender que había ocurrido realmente comenzaría a seguir el rastro de destrucción eso y que los civiles todos apuntaban con sus teléfonos a lo que ocurría, típico, de esta época, grabar lo que ocurre con tu Samsung 7 y luego tomarte una selfie.

Seguiría todo sobrevolando la situación hasta llegar a un callejón, ahí podría ver con lujo y detalle a una persona, golpeando una pared, atacando como una criatura rabiosa, aunque esa humana tenía una actitud e indumentaria extraña se interrogaba que ocurría.

“Donde están Antony Stark y sus compañeros, se supone que esta es su ciudad”

Pensó el inhumano luego de luchar consigo mismo se era lo mejor intervenir en esta clase de situaciones, no debía intervenir en las cosas de no lo llamaban pero no podía permitir que esa mujer extraña continuara destruyendo cosas, si atribuyéndole a ella el desastre que había encontrado un par de calles al lado, cada golpe que le daba a la pared, le hacía más difícil el no intervenir, estaba dando tiempo a que llegara algún Vengador pero al llegar el momento en que la pared se abriera y nadie se reportara sería cuando intervendría.

En cuanto la mujer saltara por el agujero  que ella misma había creado que el bajaría del techo y planearía para entrar por ahí mismo y golpear a la mujer de pieles de animal, eso la arrojaría bastante lejos aterrizando en el medio de la otra calle, él saldría detrás de ella caminando como una persona, eso debería ser suficiente si ella fuera una mujer común y corriente pero verla levantarse casi instantáneamente demostraba lo contrario. No se inmutaba del hecho que levantara, aunque si era sorprendente, pero no querría lastimarla, no si no era necesario, pronto cambiaría de objetivo, quizá el golpe había hecho que fijara su atención en él como su nuevo enemigo.

Una secuencia de ataques difícil de leer, sin sentido, llena de mucha ira, a duras penas podía esquivarlas, usaba sus manos como intentando atraparlo, pero no se dejaría tan fácilmente, de donde había salido una guerrera tan salvaje y hacía suelta en la ciudad de Nueva York, preguntas que quizá sería contestadas al final del combate.
Off:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   22nd Agosto 2017, 17:57

Dicen que las despedidas son duras. Era otra de esas frases que los humanos solían decir a menudo, y había llegado a constatar, sobretodo en los últimos dos meses, cuánta verdad ocultaba detrás.

La primera vez que había tenido que decir un adiós había sido cuando se había visto obligada a abandonar el templo de Azarath para ayudar a los humanos a detener la invasión de su padre, el demonio Trigon. La segunda, y tal vez la más terrible, había sido cuando había visto a su madre sacrificarse para mantener al demonio cautivo en su prisión interdimensional y asegurarse de que nunca más pudiera volver a hacer daño. Aquella había sido la que más la había marcado, pero las que habían venido después tampoco habían sido fáciles.

Wallace... su primer amor... o lo más parecido que había sentido nunca a dicho sentimiento, había abandonado el grupo por su culpa. Había descubierto que no era capaz de aceptar la mitad oscura de su alma e, incapaz de soportarlo, había decidido marcharse. Aquello había dolido, especialmente porque el pelirrojo había despreciado los sentimientos que ella albergaba hacia él, cuestionándolos y poniéndolos en duda porque, en un momento de locura después de haber sido torturada por la villana Fobia, su mitad demoníaca había tomado control de sus actos y había estado a punto de matarle.

Y, justo cuando empezaba a superarlo, había ocurrido lo de Omega, y ésta vez los había perdido a todos de golpe: Kory y Joseph, que en su día habían sido sus mejores amigos, Donna... Wallace, el Wallace de aquella dimensión, estaba desaparecido desde hacía dos años, Víctor estaba con la Liga de la Justicia, y Garfield también se había marchado, incapaz de asumir que la Raven que de repente había aparecido entre ellos no era la Raven a la que había llegado a conocer y amar más que a nada en el mundo, y aunque sabía que no tenía la culpa, ya que no había podido escoger ser ella la versión de sí misma que sobreviviera a la Colisión, no podía dejar de sentirse culpable.

Y todo ésto le había llegado de golpe. Un buen día se había levantado por la mañana para ir a desayunar con un compañero de la universidad, se había producido la Colisión y, al despertar, se encontraba en otro universo, con un Richard y un Roy que eran varios años más mayores que los que ella había dejado atrás, con la mitad de su equipo muerto o desaparecido, y con unos compañeros nuevos de los que nunca había oído hablar.

Y la Torre, el lugar que había sido su hogar desde que había llegado a la Tierra, ahora no era más que un montón de hierros retorcidos en una isla abandonada en mitad del East River.

Sí, las despedidas eran duras, pero tenía que venir.

Aquella era la primera vez que pisaba Nueva York desde su despertar. Habían venido atendiendo a una llamada de uno de los aliados de los Titanes, un mutante llamado Dragoslav que quería que acudieran a la mansión X donde, al parecer, habían encontrado a una joven émpata que, pensaba, podía guardar alguna relación con ella misma. Por supuesto habían acudido, y aunque la joven de cabellos carmesíes no podía distanciarse más de su propia naturaleza, habían establecido una hermosa conexión, de émpata a émpata. Por primera vez en toda su vida, Raven había dejado de sentirse sola, y había sabido que, de ahora en adelante, estarían unidas por un vínculo tan difícil de romper como de ignorar. Sí, estaba contenta de haber hecho aquél viaje, y había servido para insuflar algo de consuelo entre tanta pérdida. Pero no podía irse sin despedirse apropiadamente del lugar que había sido su primer hogar en la Tierra.

Dick se había marchado usando la Supermoto, pero ella le había dicho que necesitaba algún tiempo a solas, y que volvería por sus propios medios a la base cuando hubiera terminado de hacer lo que necesitaba hacer.

Así que allí estaba, paseando por lo que quedaba de la isla destrozada mientras en su interior se sentía como si hubiera perdido a otro amigo. Alzó la mirada hacia el montículo sobre el que otrora se alzara la majestuosa torre de cristal en forma de T, con el exhuberante bosque acariciando su base. Ahora, el montículo no era más que un puñado de tierra y roca, y del bosque no quedaban más que unos cuantos árboles muertos y retorcidos. Por aquí y por allá había tractores y máquinas excavadoras. Por lo que le había contado Richard, la ciudad les había quitado la isla, y posiblemente estuvieran proyectando construir algo allí.

Ojalá fuera un parque, pensó, o algo que pudiera servir para recordar los buenos momentos que habían pasado allí, pero lo dudaba. Había que coger el ferry para llegar hasta allí, y eso dificultaba mucho el acceso, por lo que era poco probable que construyeran algo público.

En aquél momento, una intensa percepción de ira y rabia la azotó, tan poderosa que tuvo que llevarse las manos a las sienes a causa del dolor que le causó.

- ¡¡Aaah!! -gritó, cayendo al suelo de rodillas. La isla estaba desierta, no se escuchaba nada, pero para ella la rabia animal del berserk resonaba como si lo tuviera gritando dentro de su cabeza.

Tenía... tenía que hacer algo.

* * * *

Garnet corría como si el mismísimo diablo la persiguiera, cosa que, si se atrevía a frenarse el tiempo suficiente para mirar hacia su espalda, no se alejaba mucho de la realidad. Sin embargo, y a pesar de todos sus esfuerzos, no estaba consiguiendo dejarla atrás, y, a diferencia de ella, la criatura que la perseguía no parecía sufrir los estragos del agotamiento o el cansancio. Parecía que cada vez la distancia que las separaba se hacía más corta... No tardaría en alcanzarla. Cuando ya parecía que todo estaba perdido se produjo una explosión de humo negro a escasos metros por delante de ella, y antes de que tuviese tiempo de dilucidar lo que estaba ocurriendo, antes incluso de que pudiera frenar el impulso que llevaba, una mujer alta completamente cubierta por una túnica larga y una capa con capucha de color azul oscuro apareció entre el humo y el azufre y extendió su capa para acogerla en su interior.

En cuestión de un segundo, una oscuridad gélida y aterradora la envolvió, pero no duró mucho, pues, al instante siguiente se encontraba en lo alto de un rascacielos. El impulso de la carrera que llevaba la llevó casi hasta el borde del murete que la separaba del abismo, y frenó en seco con una violenta sensación de vértigo ante lo abrupto del cambio. Un momento antes corría por su vida con los pies bien pegados al suelo y ahora se encontraba a tanta distancia del suelo que los coches parecían de juguete, pero no la suficiente como para que no pudieran distinguir lo que ocurría: un hombre con una sudadera negra estaba peleando a puñetazo limpio con la mujer de la calavera de lobo y las pieles que la había perseguido, y debía de tener alguna clase de poder o capacidad sobrehumana, porque se las estaba apañando bastante bien. A su lado, la mujer de la capa que la había salvado observaba la escena sin inmutarse. Lo poco de su rostro que se podía entrever bajo la capucha se mantenía imperturbable y sereno, y tampoco parecía tener la menor intención de moverse o actuar para ayudar al hombre de negro. Sólo observaba en silencio y, en un momento dado, se volvió hacia ella.

- No estás malherida, pero percibo en ti el dolor de algunas contusiones y moratones leves, además del cabello arrancado -sus ojos, de un intenso y sereno color gris, se encontraron con los de ella. Su voz transmitía bienestar y calma-. Si me lo permites, puedo hacer que tus heridas desaparezcan.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   26th Agosto 2017, 00:34

Esperó un breve espacio de tiempo. No podía esperar más. No podía dejar que el aquel ser enrabiado campase y destruyese a sus anchas la ciudad de Nueva York. Aunque deseaba con fervor que cualquiera de sus amigos cruzase aquella puerta, su experiencia vital le había preparado para esperar lo peor. Ninguno de ellos iba a volver. Cuando una persona desaparecía la había perdido hasta que la muerte volviera a propiciar un encuentro. Le predecía una opresión en su pecho pensar que de uno de los grupos más numerosos y prestigiosos quedasen tan pocos, ni siquiera llegaban a la decena. Saber que de tan numeroso grupo de héroes sólo quedaban unos cuantos le dejaba un regusto amargo a cualquiera. La vida estaba llena de tragedias como aquella y la guerrera nórdica había aprendido a asumirlas. No quería pensar más en lo vacío, silencioso y desolado que estaba todo.  Además, entrar en batalla apremiaba. Un berserker sin control era un mal que debía atajarse cuanto antes.

Con pasos ligeros y la elegancia de los buenos modales y maneras entró en la estancia el fiel y leal mayordomo. Con suma cortesía, haciendo uso de su refinada educación, se ocupó de ayudar a Brunilda en sus peripecias por desactivar el sistema de alarma y dejar todo el equipo electrónico apagado.

- No se preocupe Señorita Brunilda, yo apagaré el equipo. Usted ocúpese de su labor heroica.- Jarvis siempre era gentil con cada uno de los vengadores que habían residido en aquella mansión, que hacía las veces de residencia y base de operaciones de los famosos y citados héroes.

- Gracias, leal Jarvis- la nordica hizo una inclinación de cabeza en señal de cortesía y respeto. Dejó al sirviente ocuparse de la mansión y las tareas que del cuidado de  aquella gran casa  se desprendían.  Presurosa se dirigió a los establos a buscar a Aragorn, su magnífico corcel. Los asgardianos clásicos, como ella seguía haciendo uso de sus medios rústicos de transporte. La valquiria ni entendía  cómo se usaban las formas modernas de transporte.

Se subió al caballo alado y se dirigió a la zona de la urbe donde estaban ocurriendo los incidentes con el berserker impuro. Era una ingente fuerza destructora sin ningún tipo de pensamiento lógico o coherente, atacaba y destruía todo aquello que se cruzaba en su camino. Su nivel de agresividad y destrucción era comparable al de un Hulk agresivo y descontrolado. No la importa absolutamente nada más que desahogar su furia sobre cualquier objeto o persona que se pusiera a su alcance.

Apresuró el ritmo de Aragorn todo lo posible para llegar cuanto antes al lugar. El valiente y bravío rocín movió sus alas con la mayor rapidez de la que era capaz.  el inteligente destrero era capaz de saber que la situación era crítica. En un corto instante de tiempo la rubia asgardiana arribaron a la zona cero.  Instantes antes de aterrizar, vio desde el cielo como ese ser corría desbocadamente arrollando todo a su paso. Una gran parte del mobiliario urbano estaba siendo destrozado. Las calles se vestían de un gran ajetreo y alboroto. Las personas del lugar mostraban múltiples actitudes; unas salían huyendo del peligro, otros gritaban y se mostraban presas del pánico y los más temerarios se mostraban curiosas mirando lo que ocurría.

El Berserker se había empecinado en perseguir a una joven pelirroja. Aunque la mujer corría como alma que lleva el diablo, el berserker rápidamente iba avanzando terreno. Garnet trataba desesperadamente de huir de aquel ser embebido en una rabia animal. En el camino de la bestia se interpuso un hombre con un traje negro. Aquel desconocido empezó a combatir con la berserker. El Berserker lanzaba ataques a diestra y siniestra contra Blackagar Boltagon. La fuerza y la rabia del Berserker le hacían insensible al dolor y daño de los golpes. Cada vez que tocaba el suelo se volvía a levantar como si nada hubiera ocurrido. Su cuerpo se mostraba lleno de una terrorífica y brutal energía que parecía casi inagotable. El enfrentamiento del caballero con el monstruo le dio a Garnet el tiempo de descansar de la infernal persecución. Raven había aparecido envuelta entre un humo negro para ayudar a la mujer, que se encontraba ligeramente magullada por su encuentro con la poseída. La hija de Trigon alejó a la curiosa ladrona de aquel ajetreado lugar para sanar sus heridas y mantenerla a salvo. Sobre el tejado de un edificio cercano se encontraban a salvo ambas féminas.

Mientras esto acontecía, Aragorn aterrizó y  Brunilda corrió a encontrarse con esa posesión impura. Después de todo, era su deber proteger a los ciudadanos y enfrentar ese mal venido de las tierras asgardianas. Una enorme águila sobrevoló por encima de las cabezas de los presentes, trayendo a aquella singular escena a una joven morena.  Frente al animal que tiraba sin cesar dentelladas, arañazos y mordiscos se encontraban los tres. Los ataques que lanzaba estaban cargados de  gran violencia y la agresividad. La diosa nórdica no dudo en entrar en acción en cuanto estuvo cerca de la pelea. Se metió en medio de la confrontación y golpeó la cabeza del Berserker. Con el golpe de la valquiria, el animal se giró, bramó con furia y miró a su otro adversario. En su estado de enajenación la mujer poseída arremetió contra la valquiria. El berserker trató de agarrarle la cara. A Brunilda le dio tiempo a esquivar ese ataque. Sin embargo, al intentar volver a golpear al berserker, este le propició un golpe en el estómago que la dejó un rato paralizada. Sin proponérselo aquel ser de escasa conciencia y conocimiento había dado a la guerrera asgardiana en la boca del estómago. Le había sacado todo el aire de los pulmones y la sensación desagradable de ahogarse la había dejado en un estado de vulnerabilidad durante un costo espacio de tiempo. Fue el tiempo suficiente para que el furioso animal la asestase un brutal empujón. El empujón hizo que la valquiria saliera disparada de su sitio y se estampase contra el suelo. Estando lejos de la vista del berserker, este centró su atención de nuevo en el hombre que había salido a su encuentro en primer lugar. La poseída mujer intentó dar un cabezazo al líder de los inhumanos.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   27th Agosto 2017, 18:03

El día de Martha había empezado de lo más normal, o al menos lo que ella consideraba normal. Se había despertado después de otra mala noche de pesadillas y se había puesto a desayunar mientras buscaba por internet cualquier cosa que mereciera la pena leer, pero no encontró nada que le interesara, así que se pasó gran parte de la mañana escribiendo lo que pudo debido a su extraña falta de inspiración últimamente lo que le hacía tardar casi una hora en escribir una página. Cuando llego la hora de comer se preparó una de sus comidas precocinadas que tenía en su nevera y después, como buena española, decidió darse una siesta, algo que no fuera muy común en ella, pero estaba cansada por no dormir bien y la verdad es que la comida que solía comer no era de la mejor.

Después de dormir un poco se despertó un poco mareada, siempre le pasaba cuando dormía la siesta, por lo que decidió despejarse dándose una temprana ducha y al terminar volvió a mirar por internet si había algo interesante para ella, pero, al igual que antes, no encontró nada de su gusto, si hubiera mirado en la tele si que podría haber encontrado algo, pero no solía ver la televisión. Decidió que hoy daría una vuelta por Nueva York, se supone que era una ciudad muy bonita y a la que todos querían ir y sin embargo ella salía raras veces de su casa ya que no tenía nunca muchas ganas de salir a ver cosas, pero hoy era diferente y no sabía muy bien por qué.

Salió de su casa con su camisa favorita puesta, su bandana y su guante tapando sus heridas y lista para dar un paseo por la ciudad, hoy parecía ser un día tranquilo y nada malo parecía venirse en el horizonte, que pena que no fuese así. Tras pasear un poco por la ciudad fue cuando empezó a escuchar un barullo del que pensó que sería mejor huir, pero luego pensó que si era un “superhéroe” luchando contra un “villano” a lo mejor le podría servir de inspiración, además siempre estaba chulo ver esas cosas en directo, aunque si veía que podría correr peligro se retiraría de inmediato a un lugar seguro.

Se coloco a una distancia segura y desde lejos empezó a observar lo que estaba pasando, pero solo veía un furgón al que parecían estar atracando, algo que no le sorprendía mucho pero cuando uno de ellos, o más bien una, asesinaba a los que parecían ser sus compañeros vestida con un cráneo y unas pieles muy extrañas ¿Por qué se había puesto de repente tan violenta? Empezaba a preocuparse por su propia seguridad, pero tampoco quería dejar de mirar, además seguía pensando que estaba en un lugar seguro gracias a la distancia. Vio entonces como la ira de la mujer o lo que antes era una mujer, ahora parecía mas bien un animal o algo así, iba dirigida esta vez hacia otra mujer pelirroja que por suerte pudo huir de la furia de la antes ya mencionada, pero más héroes se unieron a la escena ya que ella misma vio a, no sabía bien quien era a esa distancia, un héroe que hacía aparición en escena y le hacía frente también a…  “el animal” pero parecía estar recibiendo varios ataques llenos de furia y se empezaba a preguntar si podría el solo con ella, pero cuando más “héroes” empezaban a aparecer se sintió más tranquila, aunque dentro de su ser seguía queriendo irse. Vio como la que si sabía que podía ser Raven aparecía, pero parecía solo observar con silencio sin hacer nada.

-Cr… creo que yo me voy

Ya si que pensó en irse porque cuando vio a Brunilda venir montada en un caballo alado ya es cuando empezó a pensar que eso le estaba viniendo muy grande incluso para mirarlo desde lejos por lo que empezó a andar lentamente hacia atrás para hacer el menor ruido posible y no llamar la atención de nadie, pero entonces se quedó completamente quieta y cerró los ojos, ya no estaba bajo control.
El ente así pudo observar mucho mejor la escena, el si que podía sentir la energía que desprendía lo que él sabía que era la energía de un berserk descontrolado, que interesante

-Vaya, vaya que interesante situación y cuantos héroes juntos, creo que no es buena idea intentar hacerme con la energía delante de ellos…. No creo ser lo suficientemente fuerte, pero siguen siendo seres estúpidos e inferiores, seguro que solo quieren “proteger a la ciudad” que monos… Puedo fingir ser otro “héroe” para “ayudarles si, es un buen plan

Y rodeándose de un aura de energía que le serviría para protegerse si llegaba a recibir algún ataque directo, pero intentaría que eso no pasara ya que ese cuerpo no aguantaría un golpe de ese ser ni mucho menos. Empezó a andar lentamente y con paso tranquilo hacia el lugar en el que estaba sucediendo toda la acción y cuando se acercó vio como Brunilda salía despedida por un empujón brutal que le había asestado la criatura, parecía que nadie se había percatado de su presencia

-Damas y caballeros- grito con una voz que parecía imitar a las de un presentador de un programa-  si me lo permiten

Y luego de decir esas palabras algunos coches empezaron a levitar en el aire rodeados de la misma aura que rodeaba su cuerpo y sin pensar si haría daño al líder de los inhumanos o a quien estuviera cerca, empezó a estamparlos contra la berserk una y otra vez, intentando no matarla ya que él sabía perfectamente que esto no le haría mucho, si no frenarla de alguna forma

-Esa energía no es tuyaaaaa

La situación no le ponía tenso ni por un segundo, es más parecía divertirle el pensamiento de que podía morir en cualquier momento si ese ser llegaba a golpearle, además si no lo conseguían parar destruiría la ciudad, y si lo conseguían parar puede que sea capaz de llevarse algo de su energía, así que de todas maneras él se llevaba algo que quería, destrucción o poder. Dejo de lanzar coches hacia la berserk y se apartó a una distancia  más o menos segura, esperando cualquier movimiento que hiciera este ser o los que la combatían, como él estaba totalmente tranquilo podía estudiar mejor la situación ya que no sentía el “calor de la batalla” ni el miedo que podían llegar a sentir los demás ante esa situacion

Off:
 

_________________
Rage against the dying of the light:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   27th Agosto 2017, 20:05

Era sorprendente lo rápido que una situación podía dar un giro inesperado. En un instante me encontraba corriendo por las calles huyendo de una amenaza que no comprendía y al siguiente tenía Nueva York a mis pies y el estómago en la garganta al verme a un paso de hacerme papilla contra el asalto. Busqué con la mirada a mi salvadora, si es que eso es lo que era, con cautela en cada paso y el corazón en un puño. Sabía que tenía que darle las gracias, pero…

¿Qué coño era eso? — exclamé señalando la calle.

Tragué saliva. Estaba asustada, pero por lo menos esta mujer que me había retirado de las calles no parecía hostil, aunque después de la lunática en pieles, un robo a punta de pistola me hubiera parecido hasta educado. Su voz era tranquila, pausada, y me indicó que percibía en mí las lesiones leves que probablemente me había causado el tirarme de la moto. Cuando mencionó mi cabello, no pude evitar llevarme la mano a donde había sentido el tirón. Escocía, pero al menos no iba a quedarme calva. Por que si, en esa situación, seguí pensando en mi estética.

¿Desaparezcan? — Susurré desconfiada. — No hace falta. Esto no es nada, estoy acostumbrada a cosas peores.

Su voz… Su voz me había gustado. No me importaría volverla a escuchar, pero siempre he pensado en mis heridas como parte del camino que estoy siguiendo. Volví a mirar a la calle, donde un hombre encapuchado estaba peleando contra la cosa y poco después se unió una mujer en un caballo con alas, lo cual me dejó boquiabierta y dudando de la veracidad de lo que veían mis ojos. Si no fuera por el dolor intermitente de mi nuca, mis brazos y piernas, hubiera pensado que no era real, y que estaba durmiendo. Por eso, prefería mantener el dolor. Me ayudaba a estar alerta, y consciente de que todo cuanto estaba sucediendo, pasaba de verdad. Eso y que hace tiempo que decidí aceptar todas y cada una de mis cicatrices, como parte de lo que soy, y nunca me he arrepentido de ellas. Dicen que hay cirugía para esconderlas y hacerlas menos visible, pero para mí son un mapa que detalla mi historia. Y… va a sonar fatal, pero el dolor me hace sentir viva. Si a veces dudo de lo que soy o qué soy, Ruby, Shade o un fantasma, esto me demuestra que estoy aquí, ahora.

Se añadió entonces una mujer y tras sus gritos, los coches de su alrededor empezaron a elevarse, lanzándose en armonía contra el que aparentemente era el enemigo común de todos y cada uno de los que estaban apareciendo en las calles para detenerlos. No iba a quejarme, me parece de puta madre que haya un séquito de personas que quieran a joder a quien ha intentado herirme aun a costa de reventar esa parte de la ciudad, pero mi moto estaba tirada por esa zona, no tenía modo de volver a casa a no ser que intentara robar otro vehículo o pillara transporte público. Así que me llevé las manos a los bolsillos, palpando en busca de alguna moneda suelta para pagar un autobús o el metro, pero estaban vacías.

Oh, ¿en serio? — me aferré al borde de la azotea mirando la calle, pero había demasiada distancia para acertar a ver algo tan pequeño. — Maldita mi suerte.
Me alcé y caminé por la terraza mirando a ambos lados, buscando alguna puerta que pudiera llevarme de nuevo a la calle, cuando me di cuenta de que la mujer seguía ahí, mirandome con aquellos ojos grises que parecían un pozo inagotable de serenidad. Tragué saliva, desviando un momento la mirada hacia un costado antes de volver a ella.

Gracias, por cierto. No tenías por qué ayudarme y lo has hecho. No quería parecer desagradecida es sólo que… — alcé ambos brazos a los costados. — No tengo ni idea de lo que esta pasando ahí abajo pero yo no pinto nada. Están lanzando coches. — me reí, y mi voz sonó entre exhasperada y burlona a mis propios oidos. — Esto parece un circo de frikis y no voy a meterme. Si esa gente puede recibir un golpe así y seguir luchando no son de este mundo. O lo son, y son demasiado peligrosos para mi y la gente como yo. Así que bueno… Eso, gracias por salvarme la vida. Ahora tengo que buscar el modo de llegar con vida a casa.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Juri
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 22/12/2014

Ficha de Personaje
Alias: Trinity
Nombre real: Juri
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   28th Agosto 2017, 02:54

La situación requería ayuda y había muchos aquél ser estaba causando caos y con la seña dé qué sé fuera Garuda la dejó caer calló para brindar apoyo y ni bien vio qué él ataqué estaba en su punto dé máximo decidió unirse aplicando una velocidad bastante considerable luego dé qué varios impactos dé autos fueran contra la mujer poseída aprovechó para atacarle con una lanza dé lucha libre la embistió cómo un tren dé Carga y lo inesperado y sorpresiva dé la maniobra aplicada la tomó por sorpresa luego dé eso la tomó con fuerza levantándola comenzó con una serié dé descargas dé golpes furiosos para luego tomarla con fuerza para tirarla con furia.

Eso no la detendrá por mucho tiempo pero hay alguna forma dé sacarla dé ése trance sin dañar a la poseída?.

Vio él grupo un hombre dé aspecto curioso y una guerrera dé asgardiana y cuándo vio arriba había una chica dé pelo rojo y una chica curiosa sentía algo no era una mala sensación podía percibir tristeza dé algún modo pero no podía concentrarse en eso dé momento decidió qué no iba a darle respiro concentró una carga dé energía y la lanzó con fuerza contra la mujer poseída.

Hay que noquearla dé alguna manera y que sé concentre en nosotros para evitar qué haga daño a los demás hasta entonces tratemos dé hacer eso.

Sé preparó para tratar dé frenarla con sus aliados dé esa batalla tenían un retó que enfrentar por él bien dé la ciudad y dé los inocentes qué habitan en ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   28th Agosto 2017, 07:31

Típico, cuando hay un villano destruyendo hogares, atacando personas y amenazando la paz nunca había nadie para defenderla, pero al intervenir, todos aparecían dando su mejor golpe sin tomar en cuenta las posibles consecuencias, luchar en el medio de una ciudad podía traer muchos heridos si no se hacía con cuidado eso era algo que Black Bolt había aprendido de muy mala manera siendo juzgado por la sociedad, señalado de monstro y enemigo público de los Estados Unidos de América.
 
La intervención de la rubia asgardiana había sido bastante acertada atacando a la criatura cuando el combate se convertía en algo un poco sofocante, sin embargo su ayuda así como fue útil fue de corta sin embargo le había dado algo de tiempo para observar a la mujer berseker, antes no había podido detallar pero una vez vencido su objetivo no tenían importancia para ella, o eso indico los varios metros a los que arrojo a la rubia, ella era muy fuerte esperaba que sobreviviera, los vengadores todos eran muy fuertes. Una embestida brutal llena de poder e ira la cual sin más atraparía, intentando minimizar los daños posicionando sus manos sobre los hombros de la misma, aquel fuerte impacto proporcionaría un dolor que afectaría ligeramente su sentido de de orientación, pero ahora tenía al toro agarrado por los cuernos luego de aquel cabezazo directo al pecho.  Intentando noqueara su contrincante de su cuerpo una fuerte descarga iría directo hacía ella, con la intención de dejarla inconsciente o por lo mínimo adormecerle el cuerpo; cosa que fue inútil ella no sentía dolor.

La furia de la bestia que corría por sus venas no hacía nada fácil mantenerla en control, mucho menos los repetidos golpes y rasguños a su abdomen, no sería sino hasta el instante que una extraña mujer aparecería, nunca antes había visto a tal ser, quizá una nueva heroína en las calles de esta gran ciudad, sin embargo no la pudo detallar con facilidad debido a que tenía otras cosas por la que preocuparse. Imprudente como pocas Black Bolt pudo observar diferentes vehículos volar directamente hacía ellos y su reacción por proteger a la no tan débil humana atrapada fue arrojar a la bestia lo mas lejos de la colisión.  El impacto directo de los vehículos  sobre el inhumano terminó aplastándolo, fuera de combate momentáneamente  no podría apreciar el suceso posterior a ello, que sería el aterrizaje de gato de la poseída no solo capaz de golpear de vuelta a una valkiria también tenía agilidad y resistencia de alguien con el doble de su musculatura.

Aun bajo el mareó de haber recibido esa serie de ataques directos, las heridas no eran de que preocupar, las cosas quizá necesitaban un poco de poder lo que él estaba usando actualmente, pasado el tiempo de su recuperación, algo corto tampoco necesito mucho, los un sonido de los autos moviéndose hasta que se los quitaría de encima.  La antena en su frente estaba emitiendo pequeñas descargas que se perdían en el ambiente, era como si estuviera preparándose para hacer un gran ataque, algo tramaba, no se había percatado del todo pero había otra persona ayudando, con un poco de suerte lo haría mejor que la arroja-choches, sus ropas un tanto destruidas, sobretodo su suéter, a penas se veían las rayas blancas en forma de truenos, no tenía apego por lo material pero era muy bonito.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   28th Agosto 2017, 16:14

- No estoy segura -respondió la mujer encapuchada a la pregunta de Brooks-. Su ira es muy primaria, muy pura -se concentró un momento antes de negar suavemente con la cabeza, con un ligerísimo fruncimiento de ceño-. No... me cuesta... conectar con ella. Es como si estuviera poseída por alguna clase de espíritu animal, irracional...

En parte le recordaba a la vez en la que Garfield había sido controlado por su lado instintivo y animal. Concentrándose mucho había sido capaz de llegar hasta el hombre que se encontraba dentro de la bestia, pero lo que fuera que poseía a aquella mujer parecía aún más primitivo; no estaba segura de que pudiera conseguirlo.

Asintió cuando la pelirroja le dijo que no deseaba que tratara sus lesiones. Le había costado algún tiempo, pero después de los años había aprendido que, por increíble que pudiera resultar, había personas que no deseaban que se les privase de su dolor, y en aquella chica había podido captar fortaleza y determinación, así que el rechazo entraba dentro de sus expectativas.

Una mujer a la que no conocía había hecho su aparición a lomos de un caballo alado (posiblemente otra de las heroínas de aquél nuevo universo cuya influencia estaba resultando tan sorprendente) para unirse a la trifulca, pero la criatura arremetió contra ella y de dos certeros golpes la envió contra el suelo. Aún así Raven no se preocupó, no aún. La desconocida era fuerte y el violento ataque no parecía haberla dañado de gravedad.

La aparición de la mujer de cabellos castaños, en cambio, sí la preocupó. El hedor a muerte y maldad que emanaba de ella era tan grande que la abrumaba incluso a aquella altura. Tan concentrada estaba en observarla y tratar de leer su alma que no fue consciente de cómo Garnet se dedicaba a dar vueltas por la azotea buscando la salida, hasta que, finalmente, le habló:

Gracias, por cierto. No tenías por qué ayudarme y lo has hecho. No quería parecer desagradecida es sólo que… No tengo ni idea de lo que esta pasando ahí abajo pero yo no pinto nada. Están lanzando coches.

La incredulidad era palpable para Raven incluso más allá de la expresión o el tono de la pelirroja.

Esto parece un circo de frikis y no voy a meterme. Si esa gente puede recibir un golpe así y seguir luchando no son de este mundo. O lo son, y son demasiado peligrosos para mi y la gente como yo. Así que bueno… Eso, gracias por salvarme la vida. Ahora tengo que buscar el modo de llegar con vida a casa.

Nada en la vida de Raven se acercaba ni remotamente al concepto de normalidad, empezando por la manera en la que había sido concebida y continuando por el lugar en el que se había criado, así que a veces no caía en lo que tendrían que parecer aquella clase de cosas para la gente corriente. Podía captar y comprender los sentimientos de la ladrona, así que asintió.

- Claro, yo... Perdóname... Te subí aquí para que estuvieras a salvo. En otras circunstancias te teleportaría hasta tu casa, pero ahora mismo no puedo... me necesitan. Pero ven... te llevaré abajo.

La azariana extendió su mano hacia Brooks a la espera de que la aceptara, y, si confiaba en ella y lo hacía, las transportaría de nuevo abajo, a una distancia prudencial para que la pelirroja estuviera a salvo y pudiera irse si lo deseaba, aunque dudaba que la criatura, que en aquellos momentos tenía que afrontar los embates de los coches que le arrojaba el ente y de otra chica de cabello oscuro equipada con una lanza, llegara a fijarse de nuevo en ella. En caso de que no aceptara su oferta, descendería sola, pues la información que tenía que dar era importante y no podía permitirse ni un segundo más de vacilación.

Una vez abajo se concentró, tratando de percibir el alma del inhumano que había quedado enterrado bajo el aluvión de vehículos y asintió, más relajada y serena, al constatar que también se encontraba bien. La guerrera rubia se estaba poniendo en pie en aquellos momentos, y la émpata corrió hacia ella por ser la que le quedaba más accesible y cercana:

- No confiéis en ella -dijo señalando hacia Martha-. Siento la maldad en ella, una maldad terrible. Sólo finge estar de nuestra parte, nos destruiría si pudiese.

Cuando eras una émpata capaz de discernir el bien y el mal en el alma de las personas resultaba fácil saber del lado de quién te tenías que poner...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   30th Agosto 2017, 08:34

Viendo tan de cerca a aquel Berserker la Valquiria se dio cuenta de que ese cráneo y esas pieles pertenecían a los más poderosos, feroces, aguerridos y sanguinarios de todos los Berserkers a las órdenes de Odín, los Berserkers del norte. "Del furor de los hombres del Norte, líbranos señor" rezaba una conocida oración medieval aludiendo a lo temidos  y peligrosos que eran este tipo de guerreros. El gesto de la rubia valquiria se tornó aún más serio.

Con cada golpe que recibía la poseída  su enfado se incrementaba más y más. La furia y la ira eran la máxima fuente de poder de  los guerreros nórdicos poseídos por la brutalidad animal. El primer coche dió de lleno al Black Bolt, que en vez de protegerse se preocupó por la mujer que estaba poseída, apartandola de la trayectoria del impacto.  Los siguientes volvieron a caer sobre el inhumado dejándole sepultado. Todo ocurrió muy rápido y Brunilda no pudo hacer nada por ayudar a aquel héroe.

El ente de Martha siguió arrojándole más vehículos. Pero lejos de quedar paralizado, el rabioso animal levantó el automóvil. Otro coche, que se encontraba en medio del camino, fue despedazado por las filosas garras en las que se habían convertido sus uñas. La berserker rugió poderosamente. Esos guerreros tocados por la lanza de Odín eran portadores de una invulnerabilidad y una furia imparable.

Cada vehículo que le era arrojado lo lanzaba contra lo primero que se le ponía delante. Uno de los siguientes vehículos fue a chocar contra un poste eléctrico. Era un antiguo poste de madera que al recibir el impacto se quebró con facilidad. Los cables del tendido eléctrico se rompieron y  salieron volando. Se oyó el sonido de la corriente eléctrica haciendo chispas al impactar contra el suelo. Uno de los cables impactó con una camioneta de reparto que estaba aparcada en las cercanías. El chispazo provocó un cortocircuito en el motor del coche, lo que acabó desembocando en el incendio del vehículo. Las llamas iban en aumento,   incrementando el riesgo de que aquel medio de automoción estallase.  

Aún recuperándose del golpe recibido, Brunilda respondió a la pregunta hecha por Juri. - Antes de quitarle los elementos rituales hay que hacer que quede inconsciente. Puede ser un peligro para la anfitriona estar despierta y arrancarle el cráneo y las pieles.-

El estado de trance animal en que se sumían los portadores de la encarnación Berserker se rompía al terminar la batalla bajo el mandato y el poder de Odín. Era este dios nórdico el que les brindaba este poder místico y ancestral para ayudar a su pueblo en la batalla era él quien deshacían la posesión de estos guerreros. Sin embargo, en aquella ocasión no se encontraban con un guerrero al que Odín hubiera ungido y otorgado las reliquias para brindarle el poder sino con una forma sacrílega de  Berserker. Cuando la había dado aquel golpe y la había tocado había sentido, gracias a sus poderes de valquiria, que aun el cuerpo humano todavía no había sufrido daños irreparables. Pero al ser una versión impura Brunilda no sabía cuánto daño podría causarle a la anfitriona del Berserker estar mucho tiempo en esa encarnación. Sabía que al arrancarle las reliquias del cuerpo, rompiendo así la unión con los espíritus animales y quebrando la posesión,  la mujer volvería a su estado humano normal pero no estaba segura de  si forzar de esta manera la salida de ese estado podría causarle a la mujer la muerte o daños físicos y neurológicos considerables.  No teniendo a Odín o un dios semejante que pudiera desligar a la humana de las reliquias sin producirle un mal a la humana. La guerrera asgardiana consideraba que la mejor opción que tenían era dejar inconsciente a la portadora para suavizar y minimizar las agresiones de la ruptura del trance.

De nuevo iba a volver al combate cuando se vio asaltada por una joven ataviada con una túnica morada. Aquella mujer desconocida le hizo una advertencia sobre la mujer castaña que le había lanzado los coches al Berserker. Estaba claro que no era muy de fiar cuando  había emprendido tal acción sin preocuparse por el bienestar de los Midgarianos que aún estaban en la zona cero ni de los otros héroes que se encontraban lidiando con ese ser. Ella había quedado libre de ser golpeada por los coches porque  la berserker la había empujado lejos. Sin embargo, no sólo este hecho le hacía creer las palabras de la misteriosa joven que tenía ante sí. Sino que las vestimentas de Raven y su actitud la recordaron a los predestinados. Esas personas con dones que eran capaces de ver lo que hay más allá. La frase que le había dirigido le pareció tan profética como si la hubiera emitido una völva, una especie de sacerdotisas vikingas que tenían poderes asociados con la adivinación y las visiones de futuro.

- Mylady agradezco sus advertencias.- La guerrera nórdica hizo un sutil asentimiento con la cabeza a modo de gesto de respeto.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   30th Agosto 2017, 18:02

Después de haber estampado varios coches contra el ser, se había echado para atrás solo para ver que su “plan” se había echado a perder gracias a que el inhumano valido que la seguridad de la humana dentro de las pieles de berserker que la suya por lo que casi todos los impactos fueron hacia el y los que si dieron a su objetivos fueron neutralizados con la poderosa fuerza de la que ahora era poseedor. A el no solo le divirtió eso si no que ademas le pareció fascinante, no podía mostrar ninguna emoción gracias a la cara de Martha pero sus ojos mostraban emoción, por ver la furia del ser y por sentir la energía que emitía, sabia que una energía así solo podría haber sido creada por un “dios” arrogante que crearía soldados perfectos para ganar una batalla.

Al parecer la mujer de pelo negro que había lanzado un rápido y fuerte había ideado una “estrategia” o mas bien dicho un plan para derrotarle, dejarlo noqueado para que se le pudiera separar de las pieles y el cráneo, que pena con lo divertido que seria ver sufriendo a alguien... pero si conseguía hacerse con parte de la energía que estos objetos llevaban podría hacerse un poco mas fuerte y poco a poco llegar al poder deseado, el poder para la aniquilación.

Se retiro un poco mas, hacendoso un poquito mas a la asgardiana pero no lejos del lugar en el que el ser se encontraba, centrado en el su mirada sin quitarle el ojo, podía sentir que ella sola no podría con el de hecho ninguno de ellos podría contra el ser si se enfrentaban contra el de uno en uno, en grupo puede que tuvieran mas oportunidad pero siendo un grupo mal organizado y sin compenetración puede que no saliera muy bien, ademas cuando la mujer encapuchada se acerco y paso cerca suya pudo notar algo, ¿Se había dado cuenta de “que” era? No era posible, lo único que hizo fue decirle algo a la asgardiana que por suerte no consigo escuchar, nada importante. Sentía que a su alrededor no confiaban en el, primero por su lanzamiento de vehículos motorizados contra el ser que habían sido fallidos y habían impactado contra el inhumano que parecía estar bien, no todo lo bien que estaba antes de haber sido aplastado con todo esos coches pero si que podía seguir luchando. Tendría que pensar el también en una estrategia ya que no podía confiar en la gente de su alrededor, para el ya eran todos unos ineptos al haber dejado que esta situación sucediera, eran héroes, se supone que tenían que evitar que estas cosas pasaran no dejar que pasaran para luego salvar la ciudad y se considerados unos “héroes” de la ciudad.

-Yo podría intentar dejarle quieto, tranquilas no haré “daño”- se podía escuchar el sarcasmo en sus palabras -al humano que hay dentro

No podía sentir mucha confianza en las miradas que venían hacia el, pero no se podían parar mucho en pensar si era confiable o no ya que el calor de la batalla y lo problemática que era la situación hacían que las decisiones tuvieran que ser rápidas y eficaces por lo que rodeo al ser de un aura de energía que comenzó a apretar con todas sus fuerzas, su cuerpo temblaba y a su alrededor parecía haber un pequeño temblor debido a la energía que estaba usando para intentar pararle, no era muy eficaz pero si que estaba ralentizando los movimientos del berserker. De la nariz de “Martha” o mejor dicho de los agujeros que tenia por nariz empezó a salir un poco de sangre que se hacia notar al tintar de rojo la bandana que tenia tapandole la cara, el cuerpo débil de Martha no aguantaría con tanta energía y no podría seguir frenándolo mucho mas


-Si vais a hacer algo, hacedlo ya- los temblores del cuerpo de Martha se hacían mas visibles -Nadie quiere ver a una mujer estallar en mil pedazos

Con esto se refería a su cuerpo ya que si lo sometía a mas presión podría literalmente convertirse en una masa sanguinolenta de sangre y órganos que no seria bonito de ver, tenia que confiar en la rapidez de la gente a su alrededor para tomar una decisión y actuar con precisión para dejar fuera de combate al ser que, podía notar, se estaba librando del aura de energía que le ralentizaba

_________________
Rage against the dying of the light:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   2nd Septiembre 2017, 14:55

No pude evitar reírme cuando dijo que me hubiera llevado a casa.

No te disculpes mujer, que me has salvado la vida.

Vale, esta tia es rara, pero una buenaza. Al menos esa es la impresión que me llevo. Estando en el tejado, sola, no tenía problema en bajar. Podía simplemente dejarme caer por un lado del edificio y volverme intangible antes de tocar el suelo. Al fin y al cabo, algo inmaterial no podía estamparse contra el asfalto, ¿verdad? Pero no hizo falta.

Extendió hacia mi su mano y no tardé en cerrar la distancia que nos separaba y encajar su mano con la mía. Esta vez estaba más preparada, cuando la oscuridad nos envolvió cerré mis ojos y al volver a abrirlos, estaba abajo con el resto. Cuando ella rompió a correr en dirección de la rubia, miré a ambos lados y valoré mis opciones, tras lo cual la seguí. En mi lógica, si voy a huir, es mejor dejar a esos heroes entre la amenaza y yo, que salir corriendo en otra dirección. Es más seguro. Y además, así dejo claro que a mi no hay que atacarme y que estoy "de su lado". Al menos esta vez.

Y justo me disponía a irme que volví a escuchar esa voz serena a mi espalda, advertir a los demás que la mujer castaña que se había unido a la pelea no estaba de su parte. Seguí caminando a paso ligero. ¿Cómo acabo metiendome siempre en estas mierdas? No tiene que ver conmigo. Yo no soy una heroina, no soy de las chicas buenas, nadie me da nunca las gracias, porque no hago nada que no sea por mi misma, y aun así... Fuera quien fuera le debía la vida. Y aunque la gente que se había reunido ahí me parecía monstruosa, el bicho al que se enfrentaban no se quedaba corto...

Pero yo no tenía por qué meterme. No iba conmigo. Y si mi salvadora decidía meterse ahí a arriesgar su vida, era su problema, no el mío.

Me paré en seco. Tenía un casco de moto a mis pies. No era el mío, ese debía seguir tirado en alguna parte dos calles más allá, junto a una moto que tal vez todavía podía venderse. Y aun así, me agaché y lo recogí, sosteniéndolo por el visor abierto. Y entonces cometí un pequeño error... Miré atrás. Vi la cosa esa, vi al hombre sepultado bajo los coches, vi a la chica encapuchada que había venido a salvarme y la rubia del poni alado. Y más allá, con el pañuelo de su rostro manchado de sangre, la castaña que en un momento dado podía traicionarles y apuñalarlos a todos por la espalda.

Así que giré sobre mis talones y empecé a caminar, directa hacia ella. Fuera quien fuera, tenía poderes. Eso estaba claro. Los coches volando al llegar ella bien podían haber sido movidos por otra persona, pero ahora había dicho ella que estaba parando a la bestia. ¿Cómo podía saber que decía la verdad si realmente era tan mala? Hasta donde yo sabía, podía estar controlando al bicho mismo, podía haber sido ella quien lo había traído hasta nosotras. Podía estar intentando controlarlo para herir a más gente. Y yo no soy una heroína, pero si se necesita a tanta gente inhumana para detener a esa cosa, está claro que no quiero verlo libre y campando por las calles de Nueva York. Así que hice la única cosa lógica en esa situación.

Aproveché su distracción para acercarme a ella tanto como pude, tiré el brazo hacia atrás y la golpeé en la nuca con todas mis fuerzas. No seré Hulk, pero estoy en forma y llevo años metida en peleas. Si eso no la deja fuera de combate, por lo menos la dejará atontada un buen rato para que no pueda controlar a la tia loca de las pieles. Miré a mi salvadora, y vi sus ojos en mi, pero su rostro era imposible de leer. Si reprochaba o aceptaba mi gesto, era un misterio total para mi. Ni una sonrisa, ni un ceño fruncido. Nada. Me encogí de hombros, alzando las manos, -una de ellas con el casco-, para excusarme como buenamente pude.

¿Qué? Tu has dicho que es de los malos, ¿no?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Juri
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 22/12/2014

Ficha de Personaje
Alias: Trinity
Nombre real: Juri
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   6th Septiembre 2017, 17:57

Puedo curarla por medio dé mis poderes no sería problema sólo tenemos qué sacarla dé combate con él menor dañó posible no se así.

Podía percibir qué la situación estaba en un momento dé máxima tensión no podían dejarla hacer dañó pero no podían lastimar en él procesó a la poseída tenían que hacer todo eso y actuar rápido para lograrlo una combinación dé todas un ataque qué la inmovilizó por parte dé la chica qué era mala oyó eso al menos y la mujer dé negro qué era tan misteriosa lo dijo podía ser algún tipo dé empata con las emociones dé los humanos y otros seres, otra mujer entró en acción y no podía desaprovecharse aquella ocasión y fue directo a por ella tenía una idea dé cómo sacarla dé combate y le gritó.

Tengo una idea para lograr dejarla fuera dé combate pero necesitó tu ayuda

Recordó una llave qué con ella podía anular a un enemigo por presión la " Mata Leon" y fue directo a por ella la tomó con él interior con su codo atrapando su garganta y con él otro brazo ejercía presión para cortar la presión dé la sangré a su cerebro y asfixiarla para inhabilitar dé una vez a lo qué esto sé hace difícil pues ella sé movía con furia y rabia por la acción dé no rendirse sin pelear y necesitaban unir fuerzas si lo hacían juntas podían terminar con aquélla pocesion.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   8th Septiembre 2017, 09:48

El sonido chillante e incomodo del metal siendo arrastrado a través del asfalto, luego se podría ver que uno de los autos que habían sobre el inhumano giraba hasta dar una vuelta entera, quitarse los escombros de lo que ahora eran chatarra. El segundo auto simplemente lo empujaría a un lado como si fuera una caja de cartón vacía lo que estuviera moviendo, de sus ropas un tanto destruidas por el impacto, pues eran ropa común y corriente, se podía observar como si pequeños rayos se acercaban hacía él, aquel ataque había sido incensario por parte de la castaña, a menos que su objetivo fuera atacar a Black Bolt de ser así entones carecía de fuerza.

Sus ojos comenzarían a sondear el lugar en busca de su compañera heroína en esta pequeña lucha, la rubia, a simple vista no la había encontrado así que al voltear casi hasta su espalda tomaría la sorpresa que estaba con otra joven, un tanto llamativa por las capas oscuras, dio por hecho de que eran refuerzos; tal vez si habían varios vengadores solo que estarían ocupados con otras cosas, aunque a ella en peculiar, no la podía reconocer en absoluto. Sus ojos buscarían su frente nuevamente buscando a su contrincante, la mujer bestial, dudaba si eran necesarios usar sus poderes en mayor medida.
Había una mujer con cabello negro, lo llevaba recogido, no había podido verla llegar, es posible que su llegada hubiera sido mientras estaba debajo del carro, parecía estar muy centrada en el combate, sostenía a la criatura intentando contenerla un bien mayor pero por más que intentaba retenerla, asfixiarla, dejarla fuera de combate, (cosa que era un excelente plan), parecía estar teniendo una variedad de problemas que se podrían resaltar; como el hecho de que la mujer se estaba resistiendo bastante bien a la llave que le estaban aplicando.

Tomando en cuenta de que su fuerza y agilidad eran una piedra en el zapato quizá había que dejarla fuera de combate por un medio diferente, pese a sus resistencia tanto al dolor como al agotamiento parecían ser bastante elevadas hacía que el inhumano se limitara un poco de opciones; aun había un par de ideas que el inhumano podía aplicar pero eran un tanto peligrosas, se podían notar una muy ligera luminiscencia proveniente de la antena del rey de la media noche. Él se acercaría a una gran velocidad, de hecho voló intentando ayudar con el apretón limitando la entada de aire de la poseída un fuerte golpe en la boca del estomago cargado de una potente descarga eléctrica que a menos e Juri fuere un aislante difícilmente no se vería afectada también.

En resultado de aquel ataque esperaba haber dejado inconsciente tanto por el golpe o por la descarga, así como se acercaría daría un salto hacia atrás en espera de algún resultado.
off-rol:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   18th Septiembre 2017, 00:27

OOC: Perdón por la tardanza, me pilló en el regreso de las vacaciones y ha sido todo un caos.


Nadie reparó en la maldad de aquél ser. Nada les hizo sospechar, ni tan siquiera cuando comenzó a arrojar coches a diestro y siniestro sin importarle en lo más mínimo quién podría resultar herido en el proceso. Tanto la curiosa guerrera de aspecto hindú como el héroe desconocido estaban totalmente focalizados en reducir a la mujer poseída, pero Raven sospechaba que el auténtico peligro lo encarnaba la mujer castaña. En la Berserker notaba ira y furia primitiva y salvaje, irracional, como la que se podría encontrar en un oso o un león, pero no había ni un sólo ápice de la maldad que podía detectar en el ente.

Por fortuna, hubo alguien que sí pudo escuchar sus palabras...

¿Qué? Tu has dicho que es de los malos, ¿no? -dijo la pelirroja a la que había rescatado hacía tan sólo unos segundos cuando su figura se dibujó detrás de la de la mujer a la que acababa de derribar.

Si Raven estaba o no complacida con su oportuno gesto, no lo exteriorizó más que para realizar un leve gesto de asentimiento que esperaba que la mujer entendiera como una señal de apreciación y agradecimiento. Había sido muy valiente lo que había hecho, considerando que unos minutos atrás había estado corriendo por su vida. Cualquier persona en su lugar habría salido corriendo para ponerse a salvo en cuanto la azariana la había depositado de vuelta en el suelo, pero ella se había quedado, y no sólo eso; había escuchado sus palabras y había decidido ayudar cuando nada ni nadie la obligaba a hacerlo.

Pero el peligro no había pasado, no del todo. Blackagar y Juri habían dejado a la Berserker inconsciente, pero el golpe de Brooks, aunque certero, sólo había dejado a Martha aturdida. Debía asegurarse de que su maldad quedaba completamente anulada, y para ello hizo que su ser-alma abandonara su cuerpo con la forma de una aterradora sombra gigante, la silueta de un cuervo, y se plantó ante Martha mientras su cuerpo desprotegido y vulnerable se quedaba atrás, a resguardo tras la poderosa guerrera asgardiana.

- Tú que eres el proveedor de dolor, el que se alegra de la agonía ajena... Podrás engañar a los demás, pero no a mi... Estoy aquí para detenerte y mostrar ante todos tu verdadero rostro... así como tu locura -dijo con una voz de ultratumba antes de envolver la figura de Martha entre sus pliegues.

Nota: El interior de su ser-alma es muy oscuro y muy muy frío. Raven va a intentar dejar al Ente fuera de combate durmiéndolo o anulándolo de algún modo, pero si el Ente es muy poderoso es posible que pueda desgarrar el ser-alma de Raven para liberarse, lo cual causaría una conmoción en la émpata pero no la mataría. Dejo en manos de quien corresponda el ver cómo sale eso.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   18th Septiembre 2017, 18:51

La guerrera asgardiana pensó en qué hacer. La advertencia de la joven völva  no había sido pasada por alto. No obstante, de quien debía ocuparse primero era de la berserker. Si bien aquella joven que lanzaba coches sin preocuparse del bienestar de los demás no era nada de fiar y no  se la podía dar manga ancha. Imperaba que el mal nórdico se atajase primero. Las palabras de aquel ser la hicieron desconfiar aún más. Notaba la ponzoña y la falsedad en ellas. Miró a Black Bolt que se levantaba debajo de los coches como si no le hubieran causado ningún daño de gravedad y se lanzaba de nuevo en una azorada pelea con la enrabietada poseída. A su justa se unió la morena que anteriormente le había preguntado cómo proceder con el berserker. La valquiria pensó que tenía alo de margen para poder deshacerse de la segunda amenaza mientras que aquellos dos tuvieran ocupados al animal. Estaba a punto de actuar cuando las circunstancias sorprendieron a la rubia. Una atractiva mujer pelirroja había golpeado a la castaña que había lanzado los coches indiscriminadamente. Brunilda asintió con la cabeza ante la iniciativa de aquella pelirroja.

- Un gesto muy elogiable, mylady- La rubia le guiño un ojo. En las situaciones de vida o muerte sentía muy despierto su instinto y coquetería asgardiana. En especial con mujeres valientes y desafiantes.

Raven cubrió a martha con sus artes místicas y la asgardiana sintió que sobraba un poco en aquella escena. Ella era realmente alguien muy negada  en temas mágicos y de naturaleza mística. por eso, se acercó a donde se encontraban Juri y Blackagar. la combinación de sus talentos había dejado inconsciente a la mujer que estaba poseída por la furia animal del berserker. La valquiria en un gesto suave y elegante se agachó para situarse a la altura del cuerpo. Con cuidado y suavidad despojó a la ladrona del cráneo y de las pieles con las que se había ataviado.  Dejó esos enseres en el suelo, lejos de aquella mujer que se había visto presa de su embrujo. Luego comprobó que ese cuerpo desposeído de la furia del berserker se encontrase bien. Con sus dedos tocó suavemente el rostro de la mujer. Las sensaciones que emanaban de ella eran positivas. Estaba desmayada pero no tenía ningún daño de importancia. El estado berserker la había protegido de todo el daño físico y mortal que hubiera adquirido de estar en su forma normal y midgariana. Brunilda se levantó del suelo. sacó su espada y perforó con ella el cráneo y las pieles. Colmillo de Dragón cortó todo el sortileo que tenían aquellos objetos de procedencia asgardiana, haciéndolos inservibles. de esta manera, ningún otro habitante de la tierra podría verse presa de aquella brutal y caótica furia animal.

Los héroes estaban demasiado ocupados encargándose del feroz berserker para ver la catástrofe que se les avecinaba.  En una batalla en una zona urbana no sólo se debe de preocupar de enfrentarse al peligro sino también de asegurarse que la zona esté limpia para que no puedan producirse deterioros del mobiliario urbano o víctimas indirectas derivados de las consecuencias de la pugna.  La camioneta de reparto que ardía en incontrolables  llamas, fruto del impacto de uno de los cables, explotó. La furgoneta tuvo la mala suerte de encontrarse cercana a un tubería de gas que había quedado expuesta por unos recientes arreglos en la fachada. Era un entramado antiguo de cañerías que conducía el gas a los hogares cercanos. Tenía cierto peligro al estar expuesto e iba a soterrarse en unos días  para evitar futuros accidentes. Sin embargo aquellas medidas preventivas no habían llegado a tiempo. El estallido del automóvil provocó que ese gasoducto se rompiera. El gas al contacto con las llamas produjo una reacción en cadena que generó una gran combustión  envolviendo la zona en un círculo de fuego. Las personas que aún en esa zona  se vieron afectadas por aquel incidente que provocó  un centenar de heridos que iban desde quemaduras leves hasta lesiones y percances de niveles más graves. El pánico volvió a adueñarse del lugar. La gente corrían desesperada de un lugar a otro intentando escapar de las llamas y de la destrucción que se había generado en tan sólo un instante. Los gritos de los heridos perforaban los oídos, el ambiente olía a carne chamuscada y a sangre fresca.

Brunilda había presentido aquel percance. La muerte siempre la envía señales pero no era algo que ella pudiera evitar. Ayudar a los heridos y a los moribundos no era su fuerte. Lo único que se la ocurrió hacer fue sacar su espada y cortar una oleada de llamas que amenazaban con quemar a unos peatones un tanto despistados.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   21st Septiembre 2017, 08:44

Debido a que estaba usando mucha fuerza y energía en intentar mantener al berserker lo mas controlado posible por lo que estaba en una situación muy vulnerable que no es que le gustase particularmente porque si algo o alguien decidía atacarle con el cuerpo que no podía moverlo y toda la energía concentrada en el ser no podría hacer nada por evitarlo ni hacer nada contra ello y justo eso paso momentos después, alguien que no vio fue detrás suya y sin que el pudiera mover ni un solo musculo fue derribado con un golpe detrás de la cabeza que si hubiese estado con todas sus fuerzas no habría sido mucho pero en su situación actual fue suficiente para hacer que cayera al suelo y tuviese que usar sus, ahora débiles, brazos para no darse un golpe esta vez en la frente ya que eso si que podría ya causarle un problema grave al cuerpo en el que ahora habitaba.

El golpe había hecho que dejase de concentrar la energía en el berserker y ya no podía seguir ralentizandolo pero ese no era el menor de sus problemas, ahora si que estaba vulnerable a todo y ni si quiera podía girarse para ver la cara de su atacante “¿Qué? Tu has dicho que es de los malos, ¿no?" sabia que había notado unas miradas infortunadas hacia el, como si alguien hubiese notado sus verdaderas intenciones e incluso el pensó que eso era solo una coincidencia pero al parecer si que había notado alguien su "maldad" y había deicidio ponerle los frenos, que pena no poder girarse para ver su atacante. Estaba aturdido por el golpe tanto físicamente como mentalmente por lo que su vista se había tornado borrosa, como si ese golpe fuese equivalente a beberse quince cervezas por lo que tardo en ver la inminente silueta en forma de cuervo que se le acercaba con intención de dejarlo fuera de combate.

Si que escucho la voz, que aunque sonase de forma extraña pudo captar rápidamente de a que genero pertenecía, que le daba un sermón sobre que el quería cosas malas y tal que cual, lo típico que le decían los seres que captaban su "aura de maldad" y le perseguían para hacerle cesar sus actividades malignas o lo que ellos consideraban malignas ya que ahora solo estaba ayudando a los demás en su tarea de frenar al berserker pero el golpe que le habían asestado en su nuca y ahora la otra mujer que por ahora desconocía estaban haciendo muy difícil... "ayudar" a los demás. Fue envuelto por los oscuros pliegues y sabia que tenia que actuar, pero no de la manera que ella se esperaría de un ser que, según ella, era solo maldad

-Oh que mona, bueno , no quiero yo molestarte pero creo que tienen otras cosas en las que centrarse mas que en alguien tirado en el suelo que no puede moverse, ademas aquí mi humana se va a despertar en un sitio no muy agradable ¿No crees?

Y usando la poca energía que le podía quedar se abrió camino desgarrando lo que le había rodeado y quedándose libre pero sabia que no podía quedarse mucho tiempo como el ahí, tenia que volver a un "lugar seguro"

-Nos volveremos a ver, os lo aseguro- dijo con voz temblorosa -Rage, rage against the dying of the light

----

Mientras todo esto había estado pasando Martha, la verdadera, estaba en un lugar  muy diferente al que estaba sucediendo fuera de su mente. Se encontraba rodeada por unas paredes totalmente negras que parecían no tener fin así que lo único que podía hacer era golpear para intentar salir de ese lugar aprisionador en el que se encontraba y poco a poco se dio cuenta de que no estaba en una habitación muy estrecha si no que se encontraba en un pasillo así que se decidió por una dirección y empezó a andar lentamente hacia lo que ella esperaba que fuera una salida. Ando y ando y cuando pensaba que no tenia salida vio a lo lejos algo de color azul, un azul bonito y que transmitía algo llamado "esperanza". Al verla pudo comprender de que esa era la salida de aquel horrible sitio así que con la rapidez que podía emplear en aquel estrecho lugar se empezó a dirigir hacia la puerta cuando de repente las paredes estallaron en llamas que le hicieron gritar del susto pero no de dolor ya que, tras comprobarlo varias veces, las llamas no le quemaban. No entendía para nada lo que estaba sucediendo y la única explicación que le podía dar es que era un sueño, por alguna razón no podía pellizcarse en ninguna parte del cuerpo, no porque no quisiera si no porque simplemente no era capaz. De las paredes llameantes salían algunos ruidos que a Martha le eran familiares, el sonido de la madera ardiendo, el de fotos familiares cuyos cristales están siendo fundidos y las fotos ardiendo y lo que era peor, el sonido de una familia que sufría al ser consumida por las llamas. No podía soportarlo, tenia que salir lo antes posible de aquel, ahora mas, horrible lugar así que corrió sin mirar atrás hacia la puerta y cuando sintió el pomo de la puerta en su mano tiro de el y un rayo de luz la deslumbro y sin pensarlo mas entro por la puerta y no pudo ver mucho antes de volver a "despertarse" y encontrarse en la situación en la que el ente la había dejado, tirada en el suelo y al intentar levantarse pudo ver que, en efecto, su movilidad había sido totalmente borrada así que solo pudo ponerse de rodillas y quedarse con la espalda un poco arqueada, mirando a su al redor sin saber que había y estaba pasando

-Eh... ¿Ho... hola? No puedo moverme ¿Una ayudita?

Sus palabras ahora sonaban totalmente diferentes a cuando el ente había estado bajo control, se podía notar que ya no estaba siendo poseída por el y eso era un problema ya que no se podía mover y justo estaba viendo el fuego que pronto podría rodearla si no se movía de allí, algo que le era imposible a ella sola debido a su estado. Miro a las llamas y sus ojos se llenaron de terror

-¡POR DIOS!, que alguien me ayude, por favor, ¡que no puedo moverme!

Se estaba poniendo muy nerviosa al ver el fuego ya que aunque no estuviese muy cerca de ella todavía, podía sentirlo desde lejos y eso le daba un terror indescriptible ya que al estar cerca de un fuego así le hacia recordar el fuego en el que perdió a su familia... otra vez.

_________________
Rage against the dying of the light:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   28th Septiembre 2017, 11:51

Las palabras de la mujer rubia fueron miel a mis oídos. No fue la aprobación de su significado, ni siquiera la picardía velada en su mirada y el tono socarrón que en circunstancias normales se hubieran ganado una respuesta altanera por mi parte y una sonrisa invitándole a seguir con el toma y daca habitual en un flirteo inocente.

No. Fue que en estas extrañas situaciones en que el mundo parece empeñado en hacernos la puñeta y ponernos al límite para probar nuestras capacidades, yo solía sentirme como una extraña. Tal vez por mi poder o mi carácter, yo tenía la capacidad de salir airosa y largarme en cualquier momento, y fuera cual fuera la circunstancia. Y eso siempre me hacía sentir desvinculada, nada iba conmigo porque el riesgo nunca era del todo real. Para mi el riesgo era mantener una pantomima. Darle vida a Garnet, que era casi como un personaje que me había inventado para vivir y llevar el dia a dia como si fuera una persona normal. Era un riesgo, pero a la vez mi estilo de vida y aquello que aseguraba que pudiera mantener el ático de Brooks. Y todo ello no cambiaba una única verdad. Que soy una superviviente. Que si esa cosa hubiera llegado a tocarme, a detenerme, me hubiera vuelto intangible. No hubiera dejado que sus manos perforaran mi vientre y buscara mis entrañas como había hecho con sus compañeros. Antes hubiera mandado a la mierda toda esa vida fingida que dejar que jodieran mi integridad. Esa parte, estaba clara. Pero mientras pudiera seguir siendo simplemente “una humana de paso”, eso era lo que debía ser. Este pensamiento, ese modo de ver la vida como si estuviera fingiendo vivirla en lugar de formar parte de ella, era parte del culpable, de que viviera todo como a través de un cristal. Veía a los humanos jugar, y fingía ser uno de ellos y a la vez nunca me sentía parte del todo. Como Garnet Brooks me metía constantemente en peleas, ya fuera en bares o callejeros y mi piel era la prueba de ciento y un escaramuzas de las que había salido airosa. Y todas y cada una de ellas, fingiéndome un cordero más del rebaño, dejándome morder cuando en realidad, las podría haber evitado, sino todas, la gran mayoría. Dentro de mi retorcida lógica, era lo que tenía que hacer, el camino obvio. El único camino. Y sentirme una jugadora externa, alguien que desde las gradas observa el partido, pero en cualquier momento puede abandonar el estadio se volvía más intenso cuando me reunía con un grupo de superheroes, como había sucedido ahora, y yo era la única persona discordante que era una “humana corriente”.

Esa aprobación por parte de la rubia, esa sonrisa y esa atención, fue como encontrar a alguien a mi lado del cristal que me diera una espalda y un “qué hay”? Un comentario fuera de lugar, algo que parecía no encajar con la situación que estaban viviendo, pero aun así, que me hizo sentir cierta familiaridad con aquella mujer… Y me despertó interés. Tal vez, al fin, no tenía tanta prisa por irme de allí. Mi salvadora cubrió a la lanza-coches con su capa y di esa amenaza por controlada. Me giré a contemplar a la bestia y vi que también ella se encontraba bajo control. Así que empecé a caminar hacia la rubia, con intención de entablar conversación con ella, cuando llegó la explosión.

Los pensamientos llegaron en fila india, de uno en uno, como si fuera una broma estúpida que tardas en procesar. Qué había sucedido, que de repente se encontraba esa parte de la ciudad en llamas. Primero, pensar que había, de algún modo, sucedido una explosión. Segundo, pensar en la cantidad de personas que estarían metidas en mitad de ese incidente. Tercero…

¡Mi moto!

No pensé. Simplemente salí despedida en dirección al lugar donde había acabado tirado el vehículo. Donde cerca, se encontraba una furgoneta llena de cosas valiosas a las que quería terminar dando cuenta.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Juri
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 548
Fecha de inscripción : 22/12/2014

Ficha de Personaje
Alias: Trinity
Nombre real: Juri
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   30th Septiembre 2017, 13:00

La situación dé la Berserk estaba bajó control pero no terminaron pues había otro problema agregado no sé habían ocupado dé él por qué la prioridad era la poseída por él poder de los míticos guerreros la furia dé los hombres del norte había sido aplacada por la combinación exitosa dé todos ellos con la certificación dé que la Valkiria de que su estado le salvó dé un daño qué podía matar a cualquier humano.

Ahora podían centrarse en la qué era un ser qué no vino a ayudar sino a sacar provecho dé la situación pero tenían qué hacerse cargó dé las personas había heridos y hasta moribundos decidió producto dé una cadena dé hechos ella era resistente al fuego y sacó a las personas qué vio allí los qué pudo ver con vida otros estaban ya con Yama en él Naraka o otro cielo según la religión qué profesaban en su vida, tenían qué hacer algo rápido por apagar las llamas dé algún modo buscó algún modo y vio un hidrante corrió a él usando su pié lo dobló para ponerlo contra las llamas logrando guiar un chorro dé agua pero aún no era suficiente para eso y vio dé dónde podía sacar más elementos para apagar él fuego.

Busquen con apagar él fuego la prioridad son los transeúntes y los heridos ......
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   10th Octubre 2017, 22:12

Off: Perdonar la tardanza.

La mujer berseker yacía ahí sobre el asfalto, era un problema que había requerido un poco de trabajo de equipo para poder vencerle. La asgardiana se acercaría donde estaban ellos, Juri y él, respiraba de una manera un tanto acelerada por el combate mientras se recomponía de forma ligera, serían solo unos instantes lo que duro la rubia para quitarle él casco y destruirlo con uso de una espada. Habría sido de gran utilidad que hubiera sacado esa arma desde el inicio del combate quizá no habría pasado noqueada el combate.

Pronto mas caos se expondría a la ciudad cuando una explosión llamaría la atención del inhumano, no solo de él sino incluso del resto de “heroes” que había presente en ese momento. Antes de que el fuego se expandiera lo suficiente hasta llegar a su posición ya habría usado sus poderes para protegerse, un rayo saldría de su antena para combatir el fuego que se acercaba hambriento por consumir todo a su paso. Había detenido ráfagas de fuego más grandes en otras oportunidades, se limito a solo cubrirse así con aquel uso que le había dado a sus poderes.

Observando a detalle lo que ocurría pudo notar que Juri, haciendo gala de una gran cantidad de fuerza para utilizar uno de los hidrantes y sacar agua de ahí; la rubia parecía que tampoco había sido tocada por la explosión, pero los humanos alrededor no todos contaba con suerte alguna para salvarse o a sus seres queridos. Sin emitir algún gesto al respecto, voltearía a ver hacia donde estaba la mujer de aspecto oscuro, era poco probable que ella necesitara de su ayuda pero en el mejor caso podría ver cuáles eran sus habilidades.

Tomaría algo de distancia de la acción no estaba en su jurisdicción rescatar humanos que por cosas totalmente fortuitas entraran en peligro, aunque se sentía ligeramente responsable ya que él había participado en dicho combate que había generado algo de destrucción a sus alrededores. Aunque deseara ayudar necesitaba un plan y pensar en grande para acabar con todo el fuego que se esparcía por doquier.

No parecía sufrir las pérdidas de aquellos envueltos como una antorcha humana, pero no lo hacía feliz y esas emociones de descontento y ligera preocupación podrían ser percibidas por la empata aunque por fuera pareciera un hombre de marfil, no era lo mismo controlarse en acciones a no sentir.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   11th Octubre 2017, 00:18

Es difícil describir el dolor que experimentó Raven en aquél momento. ¿Cómo pintar con palabras lo que se siente cuando te despedazan el alma? Los fragmentos rotos de su ser se reintegraron en su cuerpo mientras un grito agónico escapaba de su garganta. En ese momento, la camioneta que llevaba un tiempo en llamas estalló, y al entrar en contacto con el gas se originó rápidamente un incendio que amenazaba con descontrolarse si no hacían algo para impedirlo.

En otro momento, los poderes de la émpata podrían haber sido de gran ayuda para evacuar a los civiles, pero ahora, con el alma rota en mil pedazos, a la azariana no le quedaba ni la mitad de la fuerza que habría sido necesaria para hacerlo.

Una tormenta de emociones negativas (miedo, angustia, dolor) la golpeó entonces, y, por encima de todas ellas, destacaba la de Martha. La mujer que pedía auxilio a pocos metros de distancia no tenía nada que ver con el ser contra el que se había enfrentado la morena, lo sabía... Cuando la había tenido en su interior había podido percibir no una, sino dos mentes, y podía detectar que aquella conciencia malvada ya no estaba... al menos por ahora. Aquella chica era inocente, y, por alguna razón, no se podía mover para salir de allí y ponerse a salvo.

No vio cómo Brunilda cortaba las llamas con Colmillo de Dragón para poner a salvo a los transeúntes, ni cómo Brooks salía corriendo a por su moto, ni cómo la diosa hindú utilizaba el hidrante para sofocar el incendio, y las emociones de Black Bolt quedaron sofocadas bajo el asfixiante maremágnum de impresiones que estaba recibiendo. Para ella sólo existía Martha...

Comenzó a arrastrarse hacia ella, experimentando un terrible sufrimiento con cada movimiento, la clase de dolor que no podía curar porque era su alma la que estaba herida, no su cuerpo...

- Escúchame... -musitó con la voz temblorosa por el esfuerzo extendiendo hacia ella una mano enguantada cuando estuvo cerca-. Puedo ayudarte. Percibo lo que te tiene bloqueada... Puedo... eliminarlo, si me dejas... Deja que te ayude, por favor, confía en mí... Soy una émpata...

La mano finalmente se posó sobre el antebrazo de Martha, y Raven se concentró. Cuando su ser-alma fragmentada emergió de su cuerpo para envolverlas a ambas fue como tener un millón de pequeños alfileres cubriendo cada centímetro de ella, era un dolor abrumador... pero a pesar de todo lo hizo, porque no podría haber sido de otra forma. Cuando finalmente hubo absorbido la perturbación emocional que mantenía a Martha inmovilizada, ésta podría notar que ya tenía capacidad para moverse por sus propios medios, pero en cuanto la hubo soltado, la émpata quedó inerte en el suelo. Había perdido la consciencia y el fuego cada vez se aproximaba más...

A Martha:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martha.R
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 08/06/2017
Edad : 24

Ficha de Personaje
Alias: Dead eyes
Nombre real: Martha R.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   12th Octubre 2017, 19:53

Cuando miraba al fuego no solo notaba el calor que este desprendía si no que era como si le hablase, como si el fuego le mirase a los ojos buscando dentro de ella el miedo que este le producía y parecía conseguirlo, no solo le tenia miedo al fuego si no a la gente que huy de el para salvarse, cada vez que escuchaba a alguien gritar mientras huía del fuego un escalofrió le subía por toda la espalda, recordando su "accidente" de hace tantos años atrás, desde entonces no había sido capaz de ver fuego sin alterarse e intentar apagarlo, pero ahora no podía hacer nada estaba inmóvil por la cantidad de fuego que se acercaba . Miro a su al rededor pero no veía a nadie que le pudiese ser de mucha ayuda también por que su visión esta un tanto borrosa por el humo y por su miedo por lo que solo podía ver lo que tenia mas cerca de ella, a una mujer que parecía estar malherida en el suelo y a otra rubia que parecía... ¿Atacar el fuego con una espada? No, no podía haber nadie tan estúpido como para hacer eso... o a lo mejor funcionaba, ahora estaba demasiado nerviosa como para pensar mucho en eso.

Lo peor de todo es que sentía que ahora mismo le estaba pasando lo mismo que le paso a ella a mucha gente inocente, perder a su familia, su vida y todo lo que tenían en el fuego  y no podía hacer nada para evitarlo, ella no era una persona fuerte o mejor dicho ya no lo era después de todo lo que paso y lo único que podía hacer ahora era nada, pedir ayuda y esperar a una mano amable que le ayudase pero no parecía que ninguna fuese a aparecer, tendría que esperar a que un "héroe" viniese y le salvara para luego darle un discursito típico de héroe... ¿O ya estaba pasando? No estaba muy segura por que después de ver a la mujer corta fuegos no venia nada mas  a si que a lo mejor ya había un héroe o héroes que intentaba apagar el fuego o ayudar a las victimas.

No pudo seguir pensando en ese cuando noto una voz cerca suya que para su sorpresa era la de la mujer mal herida que estaba cerca suya al parecer quería ayudarla pero no estaba muy segura de como podía hacerlo, dijo algo de una empata ¿Que era eso? ¿Por que la gente asumía que sabia cosas que no sabia?, era escritora pero no una intelectual y no es que le importase mucho saberlo pero al menos le estaba ofreciendo una ayuda que tuvo que aceptar

-Lo... lo que sea, pero hazlo por favor

Cuando la mano toco el antebrazo de Martha esta volvió a sentir un escalofrió pero esta vez no era por el miedo, era por otra cosa que no llegaba a entender pero lo que si sabia es que le estaba ayudando ese ser-alma que le había rodeado, no es que lo entendiese pero cuando termino se sintió mas fuerte que antes, incluso podía volver a moverse sin estar nerviosa como si no hubiese ningún fuego cerca, se sentía bastante bien

-Gra... oh- al mirar a la mujer que le había ayudado ahora si que parecía estar totalmente derrotada como si hubiese usado toda su energía en ayudarle -Eso no es bueno

Sin pensarlo mucho cogió a la mujer rodeando su brazo por su cuello y la apoyo en en ella y con toda la fuerza que tenia la sujeto con su brazo izquierdo y la apretó para que no se cayera al moverse, no quería que la persona que le había ayudado ahora perdiese la vida por que ella no usase la suficiente fuerza, pero había un problema y es que no es que pudiese moverse muy rápido llevando a Raven encima por lo que no es que pudiese huir eficazmente del fuego que venia hacia ellos por lo que hizo lo único que se le ocurrió, sabia que su poder podía hacer que el fuego se detuviera pero el único fuego que ella había conseguido detener era el de una cerilla así que no estaba segura de si podría parar este fuego pero no perdería nada por intentarlo así que después de un respiro se concentro y alzo la mano en dirección al fuego mientras se alejaba poco a poco, no parecía pararlo para nada, de hecho parecía como si no estuviese haciendo nada y entonces miro hacia la dirección en la que se encontraba Blackagar que había decido ayudarse a si mismo en vez de a los demás, no sabia el por que pero eso la enfurecía

-¡Eh tu!- le grito enfadada mientras intentaba parar el fuego -¿Ayudas o eres un jodido mueble, eh?

Le ponía furiosa ver a alguien que mientras había gente sufriendo solo se quedaba mirando o peor, decidía salvarse a si mismo antes que a los demás, en verdad no es que le pudiese juzgar ya que no sabia sus razones pero aun así no es que hubiese mucha justificación para quedarse quieto mientras veía a gente en problemas, pero lo importante no era eso si no salir de ahí con vida y ayudar a  la mujer que le había ayudado a ella, pero no podía hacerlo si su poder era tan... débil, o eso creía ella porque sus esfuerzos parecían tener recompensa al ver como el fuego que antes se extendida con rapidez ahora parecía moverse con mucha mas lentitud ¿Lo estaba haciendo ella? A lo mejor no era tan débil como pensaba, ahora si había alguien intentando combatir el fuego o salvar a las personas lo tendría mas fácil, ella solo tenia que concentrarse ne hacer que el fuego fuese mas lento y en tener segura a Raven ya que si le pasaba algo no podría agradecerle lo que hizo por ella.

_________________
Rage against the dying of the light:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Brunilda
Los Vengadores
Los Vengadores
avatar

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 20/01/2016

MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   19th Octubre 2017, 18:51

El pánico reinaba en la zona. Los heridos clamaban por ayuda y las personas que no habían sufrido daños trataban de salir de la zona de peligro. Algunas almas caritativas ayudaban a los niños, mayores y personas más vulnerables a llegar a un espacio seguro. Lo bomberos estaban tardando en llegar. También existían esos comportamientos desleales de empujar al otro para ponerse cuanto antes fuera de peligro. Esa clase de situaciones sacaba lo mejor y lo peor del ser humano; personas que ayudaban sin importar poner en riesgo su propia vid ay otras a las que sólo les importaba salvar su pellejo incluso si ponían en peligro la vida de alguien más. Tampoco había ningún atisbo de que las fuerzas del orden y los sistemas sanitarios de emergencia. Todos los heroes participantes en aquella situación estaban poniendo de su parte para socorrer a las víctimas y evitar que las llamas causasen más daños.

Para Brunilda aquello era complicado. Tenía que actuar y no sabía muy bien qué hacer. Salvaguardar la vida nunca había sido su cometido. Era una diosa de la muerte. Su oficio era proporcionar descanso a las almas. Desde hacía mucho tiempo ella estaba más ligada con la muerte, la liberación y cuidado de las almas que con el cuidado y protección de la vida. No era la persona más adecuada para proporcionar ayuda en una catástrofe. La valquiria no tenía ningún tipo de conocimiento sobre socorrer a víctimas y heridos. No poseía ninguna noción sobre los primeros auxilios o cómo brindar ayuda a personas en peligro. Ella era una guerrera. El campo de batalla era su medio natural. Estaba muy entrenada para enfrentarse al enemigo y combatirlo sin piedad. Sin embargo, la sanación y el cuidado de los demás era un tema que tenía muy pendiente. Proporcionar bienestar y cuidados a las personas para aliviar su dolor y mantenerlos con vida no eran sus fuertes.

El agua era lo mejor para apagar las llamas. Pero no sabía muy bien dónde conseguirlo. La valquiria no sabía que en Midgard existían los sistemas de las bocas de incendio que permitían suministrar  agua a mangeras de los bomberos.  Juri  dobló y forzó una de ellas para utilizar el agua que contenía y sofocar las llamas. Black Bolt decidió observar en la distancia como acontecían los hechos. Garnet corrió hacia su moto. Raven intentó ayudar a Martha en su crisis existencial. Brunilda dudaba, aunque en su rostro marmóreo no se reflejaba ninguna expresión.

Sin tener muy claro cómo proceder intentó dar lo mejor de sí misma y ayudar a que aquella explosión no se cobrase más víctimas. Con Colmillo de Dragón iba cortando las llamas, desperdigado el humo y los gases nocivos que se producen en un incendio y son perjudiciales para los midgarianos. Llamó a su corcel y le dio la indicación de que fuera poniendo fuera de peligro a aquellos heridos que tuvieran alguna posibilidad de sanación. Aragorn batió rápida y poderosamente sus inmensas alas, produciendo ligeros movimientos  de aire que aunque no fueran vientos huracanados, ayudaron a sofocar un poco las llamas. El caballo alado intentó poner primero a salvo a los niños. Se acercó a todos los lugares donde se percató de que había menores, los agarró de las ropas, los subió a su lomo y voló hasta un sitio más seguro.

La asgardiana se paseo impertérrita, como lo solían hacer las valquirias en los campos de batalla plagados de moribundos. No sólo había que prestarle su ayuda a los vivos. Las almas atemorizadas de los muertos estaban presas de la incomprensión y el delirio que producía morir de una forma cruel e inesperada. Se acercó a los cuerpos de aquellos que yacían sin vida en el suelo y les tocó la frente. sus ojos se cerraron unos instantes para poder concentrarse. ”Ya te libero” pensó y separó el alma del cuerpo para que pudiera ascender y encontrar el lugar de descanso eterno. Miró al cielo,viendo aquellas hermosas luces brillantes que eran las almas en su camino al más allá. Se sintió un poco más realizada al propiciar que las almas encontrasen su camino al otro mundo, al realizar la labor para la que estaba versada.

_________________
" Una vez que seas insensible en la batalla, no hay vuelta atrás: Lucha o cae"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]   

Volver arriba Ir abajo
 
La encarnación de la ira (libre) [10-05-2018]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Un Festín Peligroso [Libre] (15-04-2018)
» En busca de respuestas (Libre) [10/03/2018]
» Una buena cerveza es la clave de todo [Libre] 15/Abril/2018
» Un hogar al que regresar (Zoey Wills, Chloe Arquero, +1 slot libre)[3-09-2018]
» El hada que se dio a la fuga en Halloween (Arturo, libre) [31/10/2018]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: