Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
John Constantine
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: [WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)   13th Septiembre 2017, 15:48

El avión no había parado de agitarse desde que entraron en el espacio aéreo europeo, concrétamente por los Pirineos desde París. Las turbulencias no cesaban y los pasajeros empezaban a ponerse alarmistas. Una de las azafatas tuvo que poner orden cuando un hombre de aspecto asiático se puso a gritar en su idioma y a poner histéricos al resto de pasajeros. Terminó doblado hacia delante, con una bolsa de papel para inspirar y expirar.

A John no le gustaba mucho viajar, y no era por las turbulencias, por los pasajeros molestos o las interminables horas de vuelo sin hacer nada. Era por ese dichoso cartel que ponía "prohibido fumar". Menuda broma más macabra.

Se pasó todo el viaje casi en silencio. Quienes le acompañaban estaban en otros asientos pues con las prisas de coger el primer avión hasta Madrid no tuvieron otra que comprar los asientos que quedaban, aunque éstos estuvieran separados. El inglés tuvo que pasar gran parte de su viaje al lado de un chaval que no soltaba su maquinita ni para dormir, y se ponía tremendamente molesto cuando lo mataban. Su madre ni le hacía caso: se preocupaba más por los comentarios en sus fotos de Instagram que por su propio hijo. "Oh, la humanidad..."

El sueño no pudo alcanzarle durante toda la travesía, más que nada porque él no quería. No después de ser un sueño el desencadenante de aquel viaje al viejo mundo.

Aquella noche había soñado algo extraño. Estaba acostumbrado a las pesadillas pero aquella era demasiado real, demasiado vívida. Se vio a él en medio de lo que parecía ser una especie de carnaval. No recordaba mucho pero la idea de aquel sueño quedó gravada en su mente cuando se despertó gritando y sudando: algo muy chungo iba a ocurrir.
Después de la llegada de los demonios a la Tierra nada podía pasarse por alto, y John llamó y quedó directamente con las hermanas. Les contó la urgencia de sueño y que debían ir a España lo antes posible. Aquello fue raro, porque juraría que en su sueño hablaban un inglés cerrado del sur de Estados Unidos, pero él tenía el pálpito de ir a España. Por desgracia la mayoría de Shadowpact se encontraban ocupados o en paradero desconocido. El único que estaba disponible era el sangromante Aureole Deveron, del cual el inglés tenía cierto recuerdo vago, como si se hubieran conocido en otra vida antes de la reunión del grupo.
Tenían que coger el primer avión que saliera así que John se dio prisa en pasar por el ático, sabiendo que lo encontraría casi vacío, pero quería arriesgarse. Como se esperaba tan sólo lo recibió el fantasma de Ruby. Ni rastro de Garnet. Por si acaso le dijo al fantasma que, si la pelirroja volvía, le dijera que había tenido que irse a España y que no sabía cuándo volvería. Dejado el mensaje, dejó el ático.

Una vez en el aeropuerto, y justo como suele pasar en las películas, Garnet hizo acto de aparición. John tuvo que contenerse para no ir directo a ella y estrecharla entre sus brazos, decirlo lo mucho que la había extrañado, que si el mundo se iba a terminar a la mierda Shadowpact y a la mierda todo, que vivieran sus últimos momentos intensamente y juntos.
Una parte de él creía que ya no la volvería a ver, que había llegado tarde, que la había cagado... Esas dos partes chocaron en un mar de sentimientos contrapuestos que fueron lo que le dio fuerzas al inglés para controlarse. "Ya habrá tiempo. Lo habrá..."

La azafata avisaba a los pasajeros que en poco menos de una hora llegarían a su destino. Una hora más... John no pudo soportarlo.

...

- Hay cuatro asientos libres en primera clase. Tienen mesa propia y cosas para picar. - Es la única explicación que les dio el inglés. El mensaje además estaba claro: "tenemos que hablar". Reunión de grupo para esclarecer un poco mejor lo que se iban a encontrar una vez llegaran a España. Eso y que iban a ser cuatro, no tres. El inglés ignoraba el paradero actual del cuarto miembro pero, según el Fantasma Errante, se reuniría con ellos. Solo esperaba que no fuera tan críptico como el propio hombre del sombrero.

_________________
"La magia es engañar al universo y hacerle creer una mentira increíblemente escandalosa"


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hailey Sullivan
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 536
Fecha de inscripción : 26/11/2015

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)   14th Septiembre 2017, 14:22

Volver al ático fue más difícil de lo que hubiera imaginado. Las sillas seguían dispuestas tal y cómo las habíamos dejado tras la sesión de hipnosis. Seguían sobre la mesa los vasos vacíos y las colillas de cigarro en el cenicero, en los momentos previos a atreverme a pedirle a John que me devolviera mi verdadera identidad. La visita a Cold Spring había reabierto la herida de Brooks, haciendo más profundo el verdadero significado de lo que había sido perderla. Fui directa al cuarto de baño, deseando darme un baño y cambiarme al fin de ropa y me encontraba ya bajo el agua cuando escuché la voz de Ruby a mi espalda. Con todo lo sucedido casi me había olvidado de ella y su voz me hizo sobresaltarme.

Volvió a por tí.

¿Qué?

John. Volvió a por tí. — Su voz no denotaba que la idea de tener a John pululando a su alrededor le hiciera demasiada ilusión, pero para mí… Fue como aplicar hielo a una quemadura. Había perdido a mi madre y mi familia. Pero me quedaba John. Era una noción disfuncional de lo que era una família, pero era alguien. Alguien que al parecer, me quería de verdad. — Pero ya se ha ido. Se larga del país. — ¿Lo que he dicho del hielo? Cambiadlo por sal y en lugar de una quemadura, una herida en carne viva. — De hecho me sorprende que no os hayáis cruzado por el camino. Se fue poco antes de que tu llegaras. Debe estar ahora cogiendo el avión.

¿¡Pero a tí que coño te pasa!? — Le espeté, dejandome jabón a medio quitar, pero saliendo de la ducha y corriendo en pelotas a la habitación. — ¿Por qué no me lo has dicho antes?

¿Por qué iba a hacerlo? ¿No estarás pensando en ir tras él, no?

Me giré a mirarla. Es que, directamente, la idea de no ir no se me había pasado por la mente. Para empezar porque no creía que John hubiera venido hasta el ático si su intención era que no fuera con él. Se me hacía más el tipo de hombre que se hubiera largado sin decir nada, tal y como hizo Johnny. Incluso en comisaría, me habían llegado noticias de todo lo que estaba sucediendo alrededor del mundo, los portales y los demonios. Desde su primera mención que había tenido la sensación de que esa era la razón por la que se creó ShadowPact, aunque nadie me lo hubiera dicho en ese momento. Pero más allá de eso, es que no quería quedarme sin hacer nada. Me carcomía la consciencia y los recuerdos y largarme a vete a saber donde me parecía una buena idea. Sin importar el destino o qué estaba haciendo, si John tenía alguna “misión” en mente, me iba a aferrar a ella cual clavo ardiendo. Una sesión de espiritismo en un cementerio me iría de lujo para no pensar en la mierda que me acosaba en el mundo real.

Scarlett no pensaba así. Su mirada era irada, severa, como si le hubiera propuesto la idea más estupida del mundo. Y ciertamente debía ser estúpida. Pero, ¿y qué?

Me vestí con lo primero que pude, tejanos, una camiseta cualquiera, botas. Ni siquiera cogí una chaqueta. Cogí la billetera del cajón de la mesilla de noche, y salí despedida hasta el ascensor, que por suerte seguía en el ático de cuando yo había subido. Mientras bajaba, Ruby seguía a mi lado. Volver a ver fantasmas por todas partes era desesperante, pero la mayor parte del tiempo podía ignorarles por completo. Pero con ella era distinto. No ignoras tan sencillamente la persona que ha sido el eje de tu vida durante años. Bajar a la calle, coger un taxi, llegar al aeropuerto y correr por los vestíbulos buscando la cabeza rubia y la gabardina, todo con el fantasma pelirrojo taladrándome la oreja. Que no es buena idea. Que no tengo poderes. Que soy débil sin ella, y miles de otras gilipolleces que tan buen punto entraban por un oído, salían por el otro. Al final, me giré a responderle.

Cierra el pico, ¿quieres? Mira, sé lo que pasó. Ahora lo entiendo y recuerdo lo que hiciste por mí. Pero las cosas han cambiado. Estabas en mi cabeza, — me golpeé el pecho, tal vez con más fuerza de la que pretendía y mis nudillos heridos se resintieron. — Pero es mi cuerpo y sigo llevando conmigo todas y cada una de las putas experiencias de los últimos veinte años. Soy perfectamente consciente de lo que puedo y no puedo hacer, y estoy aquí y ahora, y jódete Scarlett, pero ahora no puedes detenerme.

La gente a mi alrededor se había quedado mirando mi discurso en solitario, cuchicheaban en voz baja, evitando mi mirada cuando les veía, ligeramente desconcertada. Bueno, yo misma creo que no estoy del todo cuerda, añadir un par de nombres a la lista que comparten la opinión no debería afectarme… demasiado. Seguía queriendo a mi hermana, con locura, y más todavía después de saber todo lo que había llegado a hacer por mi. Pero eso hacía que estuviera todavía más irritada por la situación. Yo tendría que ser el fantasma, y mi cuerpo debería ser el de ella. Ruby hubiera sobrevivido mejor que Garnet. Pero ahora había poco que pudiera hacer. Al menos, de momento.

Le vi detrás de ella. Tan sólo un instante, pero le reconocí de inmediato, y antes de pensarlo mis pies ya cerraban la distancia entre nosotros. No hubo un abrazo, ni me cogió en brazos y dimos vueltas en mitad del aeropuerto cerrando el reencuentro con un cálido beso. No. Pero fue cálido a su modo. Antes de que llegara a su lado me vio y vi el alivio en su mirada. Y sonreí, como solía hacerlo, sorprendiendome a mi misma por la naturalidad con la que me salió el gesto. Sabía que era temporal, que mi carácter iba a ser ahora un columpio alternando los momentos en los que sería yo misma y las brechas que se habían abierto recientemente. Pero por ahora, esos pequeños momentos en que sentía que todavía era yo misma, eran más que suficientes.

Si lamenté el no poder sentarnos juntos en el aeropuerto. Fuera lo que fuera que estabamos haciendo, hubiera agradecido un pequeño instante de decirle “estoy bien” aunque la amplitud de esa palabra fuera abstracto ahora mismo. Quería simplemente darle la mano, cerrar los ojos y pensar que podía cerrar esta etapa tras de mí y en su lugar estuve sentada, junto a una pareja de ancianos que no hacía más que hablar entre ellos y dejarme sola con mis pensamientos.

- Hay cuatro asientos libres en primera clase. Tienen mesa propia y cosas para picar. - Suspiré aliviada y me levanté para seguirle. Scarlett caminaba tras de mí, siguiendo mis pasos, invisible al resto del mundo.

Dime que entre lo que sea que hay para picar hay alcohol. Aunque sea vodka barato.

_________________

Life isn't the party I imagined it would be. But since we're already here, let's dance.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aureole Deveron
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 17/04/2014
Edad : 33
Localización : Londres

Ficha de Personaje
Alias: Deveron el Sangromante
Nombre real: Aureole Beauregard Charmian Deveron
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)   20th Septiembre 2017, 21:35

En menos de dos semanas desde su había recibido un emplazamiento para reunirse con otros de la organización. Lo había visto venir (¿y quién no, con todo lo que estaba sucediendo?), pero no había esperado tener que desplazarse hasta un aeropuerto para prestar ayuda. Y es que para alguien con una inclinación tan marcada a viajar, resultaba curioso que Aureole hubiera reaccionado como si la pereza pudiera con él. Pero no tenía que ver con eso, ni con que Shadowpact tuviera trabajo tan pronto. Lo cierto es que al mago le fastidiaban enormemente los aviones.

Lo suyo había sido siempre viajar en barco o en tren. Como persona que disponía de tiempo suficiente para casi todo, el hecho de que el avión pudiera ser más rápido le importaba poco, pues siempre se le hacía enormemente incómodo. Eran los problemas de costumbre que tenía cualquiera que emplease ese medio de transporte: facturar, embarcar, cuidar de que todo el equipaje estuviera en su sitio, poco espacio para estirar las piernas, pasajeros molestos, comentarios monótonos de la tripulación, comida pésima, tener que comprar dos pasajes para un gólem que ocupaba tranquilamente dos asientos... Lo de siempre. Viajar en primera podía ser un poco menos agobiante, pero eso no solucionaba los temas de embarque ni hacía que las turbulencias resultasen más agradables. Al menos en un barco o en un tren uno podía ponerse de pie sin tener que andar pidiendo disculpas al resto de pasajeros o tomar el fresco en cada parada o en cubierta. En casos de verdadera prisa, un apaño mágico le permitía llegar a determinados sitios con rapidez, pero por desgracia no contaba con un punto de salto en la capital española. La única alternativa era el avión. Así y todo, Aureole pensó en tomárselo con estoicismo; ante una emergencia no quedaba más remedio que estar preparado para las incomodidades.

El sangromante apareció en el aeropuerto con su aspecto más tradicional: el de un hombre de unos cincuenta años, de aspecto atildado y serio, con bastón. Se habría arreglado más si el tiempo se lo hubiera permitido, pero había salido del hotel con el tiempo justo para llegar con puntualidad. Por una vez, había dejado de lado su habitual indumentaria pasada de moda y llevaba un traje que podía considerarse no victoriano, al menos. Stanley, a su lado, llevaba sus características gafas oscuras y vestía a medida, como siempre. Todavía no había nacido el sastre que confeccionara trajes para semejantes espaldas.

-Buenos días a todos. ¿Listos para un maravilloso periplo entre nubes? - había saludado con cierta sorna. Finalizadas las cortesías, pasaron por los siempre fastidiosos trámites de la terminal (sorteados gracias a que tanto la cartera del mago como su traje contaban con pequeños agujeros dimensionales para que su contenido no hiciese saltar las medidas de seguridad), y por fin embarcaron.

Si bien la primera parte del viaje había sido como el sangromante esperaba, Constantine se encargó más tarde de "reservar" asientos en primera clase, lo que contribuyó a mejorar un poco el humor de Aureole. También les aportaría algo más de intimidad. Uno no debía ponerse a comentar asuntos extremadamente preocupantes de naturaleza arcana ante gente que podía tomar a los implicados por enajenados mentales y pasar a darles nuevos pasajes, más "seguros", en el compartimento de carga. Sin más, el sangromante se sentó a la mesa que les correspondía, posó el bastón cerca de su mano (después de todo su relación con Constantine había tenido ciertos altibajos) y recorrió con la mirada los aperitivos dispuestos. John había advertido que serían cuatro, de modo que a un gesto de Aureole Stanley, que habría seguido a su amo ante la atónita mirada de las azafatas, se quedó en su lugar, ocupando con su corpulencia un asiento de ventanilla y el central adyacente junto a una mujer de mediana edad que no dejaba de observarle. El gólem le devolvió la mirada a la señora, hizo una inclinación de cabeza y volvió a mirar al frente con el mismo entusiasmo que dedicaría a ello una estatua.

Al final resultó que fueron solamente tres en torno a la mesa de primera clase. Aureole aguardó pacientemente hasta que Constantine y la chica pelirroja cuyo nombre no conocía o no recordaba se sentasen, y al ver que nadie más se presentaba para completar el grupo se volvió hacia su compatriota.

-¿Ha ocurrido algún imprevisto? Tenía entendido que íbamos a ser cuatro. Supuse, cuando nos encontramos en el aeropuerto, que quizá habría embarcado primero. Confío en que no haya ningún problema tan pronto... - comenzó el sangromante. Sin embargo, el gesto tranquilo de los otros dos le llevó a pensar que todo iba conforme al plan, de modo que se relajó y causó la primera baja entre los aperitivos.

-Bien, asumo pues que podemos comenzar. ¿De qué trata el asunto exactamente... compañeros? - inquirió, dudando antes de usar la última palabra. Aún se le hacía raro pensar en ellos de esa forma.

_________________
Ficha de pj
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)   

Volver arriba Ir abajo
 
[WWD] [Mini-evento]Una noche de violencia [Cullen - Garnet - Aureole] (07-04-2019)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Mini-Evento] Una Muerte X-Celente (Dianne, Planaria, Celsit, Blair) [15-09-2018]
» [Mini-Evento] Noche de Guerra: I'm dreaming of a War Christmas. (Liz Sherman y Johann Krauss [NPCS], Johny Blaze, Juri, Papa Legba). 24 de Diciembre de 2018.
» [Inscripción Mini-Evento]Cenizas a las cenizas, polvo al polvo (Barbara Gordon) [Cerrado]
» Algo Apesta...[MINI-EVENTO] (hellboy, Sloan Jenkins, Diana de Themyscira, Constantine]
» [Mini-Evento] Plaga (Emma Frost, Alatariel, Scott Summers, Planaria, Jonathan Smith, Quicksilver)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa-
Cambiar a: