Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   21st Octubre 2017, 20:53

Algo de musica:
 

Rara vez se podía ver una noche como esa, las personas, las luces, el movimiento, hace poco desde que todo el caos había iniciado y el Inhumano tenía demasiadas cosas revoloteándole en la cabeza, como si alguien hubiera molestado un panal muy grande y ahora todas esas avispas estaban alteradas buscando un culpable.  Pero no todo era malo para él Inhumano estaba así, la Quiet Room estaba lleno de personas y bastante agitado, quizá debido a la sobrepoblación que había en la ciudad actualmente. Black se había percatado de que era inusual lo que ocurría estos días pero no lograba descifrar por si solo la razón de eso, necesitaba ayuda, pero no una ayuda usual si no de personas que eran muy inteligentes.

Quizá una visita a la Home Planet sería de utilidad, pero era demasiado trabajo ir tan lejos por tan solo unas dudas, Quiza Stark, Strange y los demás tendrían respuestas más acertadas sobre que estaba ocurriendo y que hacer al respecto. Afrontaría eso una noche a la vez, justo ahora tenía que atender a todos los presentes que ante la gran población no había suficientes empleados algunos tenían 2 días que no aparecían, seguramente estaban poniendo en orden sus vidas.

Se alisto para la noche, se preparaba para algo un tanto agitado e intentaba calmar su mente para que la imagen de quienes no aparecían, no lo fueran a torturar debido a que entre ellos estaba Medusa y sus otros primos, ya no se comunicaba con ellos desde hace tiempo, pero comenzaba a preocuparse. Respiró de manera profunda y con su mano se quitaba las posibles imperfecciones que pudiera tener el susodicho.

La música, las personas, las luces, todo indicaba que la noche iba a ser bastante movida, comenzó a caminar intentando no chocar con nadie, hasta encontrarse con una mujer en especifico, y le saludo estrechando su mano, era una visita agradable ver un rostro. Una ligera sonrisa recorría su rostro.  


   Hace cuanto no nos veíamos, ¿Cómo has estado?, Si ya lo sé pero mira a los que trabajan para ti, creo que preferirían ser atendidos por mi a que por que tipo rosado … —

La mujer usaba un vestido negro, cabello que era de un color similar a su piel, un amarillo oscuro, aunque lo que más resaltaba de ella eran sus orejas y demás rasgos gatunos, aunque sin cola. Parecía conversar con él aunque de sus labios no salía ni la mas mínima palabra, cualquiera creería que estaba hablando sola, pero esas orejas no estaban ahí de adorno, su nombre era Auran.

La conversación entre ellos tampoco era mucho, era más una narrativa de un par de experiencias que tuvo mientras estuvo fuera, él de manera muy calmada le toco el hombro, ella bajaría su mirada y asentiría, aunque ella estaba muy sonriente era fácil notar que si había vuelto había alguna razón, pero no era el mejor momento para hablar de eso.

Comenzó a atender a demás personas y a supervisar como iban los pocos trabajadores en caso de que algún necesitara alguna ayuda en especifico, ya fuera en la barra o en alguna de las mesas.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   24th Octubre 2017, 20:42

Sed. La sensación de no haber probado alimento en varios días atenazaba su garganta, ardía en su pecho y le provocaba aquella desagradable emoción de frenesí, de necesitar acechar en las sombras hasta encontrar a la presa perfecta. Y pocas cosas podían haber que Debonnaire aborreciera más que sentir su propio autocontrol negado a manos de un instinto tan bochornoso como era la necesidad de alimentarse, algo que supuestamente había quedado tan atrás en la evolución humana. Algo que acompañaba de la mano su condición y que tan a menudo se había asegurado de mantener a ralla. ¿Qué había cambiado?

Unos instantes antes, caminaba por las calles de Nueva York acompañada de su asistente Arlette, al siguiente, el mundo entero parecía sumirse en el caos, llevados en una marea negra y oscura que engullía a los edificios y las personas por igual. Mallory acertó a ver los ojos de color café de su acompañante antes de perder el suelo que pisaba. El instinto le ganó al raciocinio y Mallory convocó dos alas negras a su espalda, en un intento de volar. Pero arriba era abajo, no había puntos cardinales, y sin embargo caía en todas direcciones en un abismo ingrávito. Hasta que impactó contra el suelo, el golpe privándola de aire en sus pulmones, y aunque rara vez necesitaba respirar, era una costumbre que no había perdido y tardó unos segundos en reponerse. El viaje la debería haber matado... Podría haberlo hecho. Y sin embargo, seguía viva. Durante unos días se había arrastrado en las sombras, espectante, intentando asimilar qué estaba sucediendo a su alrededor. Era Nueva York, y a la vez no lo era. Los rostros que había a su alrededor no se parecían en nada a los que, apenas hacía unos segundos, habían rodeado a la francesa. Y sin embargo, los mismos edificios, el mismo trajín desenfrenado tan común en las grandes urbes. El mismo olor. No, no el mismo. Escondida en las sombras, Debonnaire olfateaba el aire, precavida. Más olores. Más aromas. Había sangre... pero no tenían el olor común de los humanos. Y sin saber qué estaba sucediendo, protegida en la ausencia de luz, buscaba entender. Sólo un necio se lanzaría a cazar ciegamente cuando el terreno de juego había cambiado.

Soportó la sed durante varios días, acechando, escuchando, aprendiendo. Asimiló la situación e intentó decidir el mejor procedimiento a seguir. Y así, cuando se sintió preparada, salió a cazar. Y una vez alimentada, ya buscaría el modo de contactar con Arlette, y ver qué había sucedido con su hogar y sus pertenencias. El primero no fue demasiado difícil de conseguir. Tan sólo tuvo que esperar hasta encontrar el perfil de persona que encajara con sus víctimas. Gente sana, que estuviera sola, que no pareciera tener demasiada prisa. Esperó, paciente como una araña tejiéndo su trampa, y cuando éste estuvo suficientemente cerca, tan sólo tiró de los hilos, atrayéndole hasta sí...

Mallory no era una asesina. Siempre se cuidaba de alimentarse sin herir al recipiente, pero cuando la sangre tocó sus labios, le costó toda su fuerza de voluntad no alimentarse de él hasta la última gota. No fue hasta que al hombre empezaron a temblarle las rodillas que se percató de lo que realmente estaba sucediendo. Hasta qué punto se estaba alimentando.

Ne suffit pas... — Murmuró, acomodando al hombre contra una pared y acariciando con las largas manos su rostro. Se pasó la lengua por los labios, terminando de saborear el manjar, y se aseguró de que aquél hombre sobreviviría. No le preocupaba que le hubiera visto, o que conociera su rostro. Si todo cuanto escuchaba esos días era cierto, un vampiro no sería tan llamativo como lo estaban siendo los cientos de seres con poderes que de un día para otro habían cubierto las calles de los siete continentes.

No, no era suficiente.  Necesitaba encontrar, por el momento, un lugar que le pudiera proporcionar alimento. O en su defecto, un lugar donde adquirir información.

La luna acarició su melena dorada mientras caminaba por las calles de Nueva York en busca de un local. En los locales transitados era donde tenía más posibilidad de encontrar a ambos, y si era lugares donde los mortales pudieran adquirir alcohol, eso les desenvolvería, haciendo más fácil la adquisición de nuevos datos. Caminó, con el único acompañante de sus tacones resonando en la noche hasta adentrarse en una de las calles principales, y una vez ahí, cerró los ojos, escuchando, atenta. El sonido acolchado de la música a través de las paredes llegaba hasta ella desde un local cercano. Mallory no sudaba. Y eso era un añadido en mantener su ropa limpia aunque la llevara puesta, pero un par de días a la intemperie habían cubierto levemente de polvo el vestido rojo que se ceñía a su cuerpo. De camino a la puerta, sus manos trataron de arreglar el pequeño desperfecto. No logró del todo su cometido, y se adivinaban en su cuerpo los días al aire libre, en contraste con el aspecto elegante y el caminar altivo de la francesa. Pero ni todo el polvo del mundo ni un vestido roto eran capaces de borrar de sus pasos el aire sereno y apacible de la rubia. Como si realmente, no estuvieran ahí, y siguiera vestida en exquisita seda.

La música estaba un poco demasiado alta para su gusto, pero no era nada que no pudiera soportar. Al cabo de los años, había aprendido a gestionar sus propios sentidos para centrar su atención en aquello que le interesaba, y eso incluía el ignorar aquellos sonidos demasiado altos para ella. Se mezcló entre la multitud, zigzagueó, desviando discretamente la mirada cuando percibía a la gente a través de sus sentidos y cuando encontró un lugar tranquilo en el que posarse, se relajó. Se cruzó de brazos sosteniéndose los codos y paseó la mirada... Tarde o temprano, su aspecto llamaría la atención de alguien, y vería cuánta información podía sacar de ellos. Sus ojos dorados se detuvieron en la mujer de rasgos felinos y una y otra vez resiguió sus rasgos. Era la primera vez que se encontraba con una persona de tan curiosa fisionomía... Y no pudo evitar preguntarse cuál sería su olor, el color y sabor de su sangre, la cadencia de los latidos de su corazón.

Una sonrisa tensó los labios de la rubia. Un nuevo mundo ofrecía un gran abanico de posibilidades.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   27th Octubre 2017, 00:53

El proceso de observación del inhumano era una de las cualidades que consideraba buenas debido al hecho de que había tenido mucho tiempo para hacer maestro para observar las cosas y a las personas y conseguir debilidades en ellos, razones ocultas, motivaciones; pero no era el mejor en ello, habían personas que superaban con creses sus capacidades sensoriales, uno de ellos entre su propia familia, otros que más adelante conocería, ya fuera siendo ayudados por tecnología, poderes otorgados, o porque simplemente nacieron con capacidades superiores a las suyas. Esas capacidades eran útiles cuando se pavoneaba por la Quiet Room, como dueño del mismo, era importante saber la razón por las cuales algunos se asociaban con él.

Pero no era un genio como otros que él consideraba a su nivel, en momentos con solo verlos no era suficiente para descifrar las razones, eso lo aprendió de muy mala manera, habían personas que podían ocultar muy bien las verdaderas intenciones,  jugaban con la mente de aquellos a su alrededor, un juego de fingir y apuñalar por la espalda; sin embargo, otros dejaban su odio totalmente visible, pero la simpleza de esto hacía a esas personas de temer, ya que dejar a la vista tus intenciones podía hacer a los demás desear encontrar la quinta pata del gato.

El Inhumano podía ver los ojos de clientes presentes y muchos de ellos simples como una cuerda estirada, venían buscando diversión, otros olvidar, otros recordar y los últimos del rincón un nuevo hogar, de esos se había llenado la Quiet Room, hombres que pese haberse expuesto a la Terrigenesis en nueva Attilan, no tenían donde ir, no tenían familia, pese a su aspecto repitliano, tener cuernos, un tercer ojo, alas, garras, colas, pesuñas en lugar de pies. Todos eran aceptados en ese lugar, incluso algunos que sin ser inhumanos llegaban y eran acogidos por esa extraña familia. Colaboran con fuerza, olfato, capacidades para llamar la atención, otros con cualidades especificas para trabajos inusuales, que liderados por Black Bolt funcionaban como un organismo (cosa que costo más conseguirla que contarla.).

Esa noche, había unos oídos muy especiales echando una ayuda adicional, siendo capaces de escuchar hasta los más pequeños susurros de los presentes, aun con la música, hoy su portadora, estaba más tranquila que la última vez que vino, no parecía alterada de sus poderes y ya era capaz de controlarlos de manera que no generar un dolor de cabeza por usarlos.

—  Me gustaría que no me desplazaras, tengo algo muy importante que decirte… —  

Comentó en voz baja mientras se posicionaba para ayudar a los otros, si Blackagar se desocupaba pronto, le atendería antes aun, sus ojos agudos como los de un gato, fueron observados a los trabajadores y notaría que había deficiencia entre las personas que atendían las barras, por lo que acomodaría su vestido negro y tomaría libreta y lápiz, alguna de las mesas para atenderlas y llevar las ordenes a la barra, así descargar un poco el trabajo.

Por otro lado el Inhumano intentaba moverse entre los rostros selectos, estaba dando la bienvenida a muchas personas, personas que antes no había visto, Flagman justo ahora lo debería estar ayudando, pero se encontraba en los pasillos siendo cuidados de que no ocurriera algo en los cuartos, Ajaxis estaba haciendo se seguridad, como un hombre grande, músculos, rosado y bien vestido… Parecía que sería una larga noche y no parecía detenerse, de atender a los que llegaban, y algunos por más que los observase no los reconocía, aunque fanfarronearan de sus muchos años viviendo en la ciudad, era como si aparecieran de la nada.

Eventualmente Blackagar buscaría ver si quienes trabajaban para él estaban bien, por lo que se pondría a chequear en la barra primero, que ahí solía recargarse de personas, pues las bebidas salían de ahí.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   30th Octubre 2017, 22:33

Aunque fuera la necesidad la que había guíado a Debonnaire hasta el local, poco a poco la comodidad se aposentaba en sus huesos. Tenía la sensación de que ahí, podría sonreír sin esconderse, podría, si quisiera, extender sus alas sin que por ello se girasen hacia ella las miradas. Era una sensación nueva y maravillosa, a la que sin duda no tardaría en acostumbrarse. Pero todo lo bueno suele tener una contraparte maliciosa, y Mallory no pensaba confiarse hasta descubrir de qué se trataba. Seguiría, al menos durante un tiempo, ocultando la verdadera esencia de su ser, hasta asegurarse de que ahí no corría ningún peligro.

Por lo pronto, observó cómo el resto de personas se desenvolvían, intentando averiguar el papel que interpretaba cada uno en aquél peculiar escenario. Estaba claro que ni la chica felina ni el moreno de la antena eran gente común en el local, a juzgar por el cómo se movían entre la gente y la rapidez con la que ambos parecieron ocupar sendos puestos de trabajo. Uno de ellos se ocupó de la barra, y Mallory empezó a zigzaguear entre la multitud. Sus ojos dorados no dejaban de balancearse de un a otro lado, contemplando alas y escamas, pieles de tonos exóticos y pupilas de todos los colores del arco iris.

Finalmente llegó a la barra. Posó una mano enguantada encima de la misma y aguardó en silencio, mirando fijamente al camarero hasta que éste tuvo un instante para atenderla. La voz de Mallory era suave y melosa gracias al marcado acento francés, pero sin por ello perder la profundidad.


Excusez-moi — Mallory hablaba sin mover demasiado los labios, acostumbrada a ocultar los colmillos, lo cual pronunciaba todavía más el siseo propio de su acento. — Creo que necesito... ayuda. Estoy algo perdida. — Pese a sus palabras, nada en su rostro ni tono denotaba que estuviera preocupada, o asustada. Más bien, como si hubiera aceptado si situación y estuviera buscando como salir de ella, con calma. — Si pudieran indicarme alguien con quien hablar, que pueda darme algo de información sobre lo que está pasando... Sería de gran ayuda.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   5th Noviembre 2017, 03:51

El joven del a barra era de un color purpura, en piel y ojos, era calvo y tenía cierta luminiscencia que era fácilmente notoria, pero no intensa como para molestar al observarle.  Como buen hombre al notar la encantadora apariencia de la rubia, le sería de ayuda indicándole de hacia dónde se encontraba Black Bolt, quien era el jefe del lugar, la orden siempre era delegar cualquier cosa hacia Flagman pero brillaba por su ausencia esa noche, así que a quien le preguntara, utilizando las palabras correctas; le llevarían hacia él. El solicitar información era algo relativamente inusual, que llamaba la atención de los iodos de aquella mujer de vestido negro, dependiendo de la información que solicitase.

— ¿Aquel señor que ve por allá? Él que está muy ocupado, quizá pueda ayudarte pero si necesitas saber donde están los baños alguna de las chicas podría llevarte —

Comentó con su voz normal, quien le atendía a la vampiresa parecía estar bastante cómodo con ella y aunque otras personas le solicitaran tragos el servía con velocidad y manteniendo un ligero movimiento de su cuello, un cabeceo que iba con  el ritmo de la música, despreocupado aun cuando su aspecto era llamativo para el de los humanos que le solicitaban tragos, sentía notoria la confianza en sí mismo.  Los fines de la solicitud de información atrajeron a la felina a la rubia en cuestión de segundos, esta le hablaría en tono calmado.

—Dime que se te ofrece querida, puedo guiarte si así lo deseas… el baño, una de las mesa, la salida… —

Ofreciendo opciones sin ninguna intención de proponerle nada, pudo notar ciertos detalles, imperfecciones en su vestido, rasguños al final del mismo, parece un poco desaliñada la mujer aunque elegante; tenía ese ligero olor a calle neoyorquina. ¿De donde habría salido esa mujer? ¿Acaso había tenido una pelea de gatas?. Aunque sus ojos le juzgaran luego de recorrerla de abajo a arriba, aunque era bonita la algo pálida mujer, la sonrisa en su rostro mostraba una dentadura limpia y un tanto bestial debido a los colmillos de arriba y abajo ligeramente más desarrollados.  

La mujer deslizaría la libreta cerrada por la barra y pegaría un último pedido del que habría tomado nota indiciando la mesa a la cual sería servida, pero tenía un escrito adicional donde solo los cantineros los notaran. “No llamen a Black Bolt todavía”

—Eh e eh eh, no me quites las clientas, que no siempre son tan bonitas. —



—Ya llegara otra no te preocupes Woz. —

Cruzarían de palabras en un instante, por lo que sus ojos se desviarían hacia el purpuro hombre un instante y luego se posarían en los de la mujer, podía notar sus finos rasgos, un ligero movimiento de sus orejas a una postura más relajada, para darle confianza de hablar con ella.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   16th Noviembre 2017, 13:48

Tal vez era porque quien la atendía tenía un aspecto claramente inhumano, o por aquél ambiente tolerante que parecía aceptar por igual a todo tipo de criaturas, sin importar el color de la piel o el número de miembros que poseyeran, pero aquél era uno de los pocos lugares donde Mallory sentía, como una vocecita susurrando malas ideas en el fondo de su nuca, que podía relajarse. Pero sin dejar atrás las cualidades del ser humano, Debonnaire seguía siendo una persona sagaz y desconfiada. Contempló en silencio el pequeño intercambio entre la mujer felina y el hombre púrpura de la barra y aunque vio la sutileza con que la mujer deslizaba por la barra un pequeño retazo de papel, no llego a leer su contenido. Una cosa quedaba clara. Fuera por elitismo, seguridad o desconfianza, llegar la verdadero dueño de aquél local, no parecía ser nada fácil.

Sin embargo, para alguien cuyo tiempo es eterno, la paciencia parecía ser un don inherente. Cuando era tiempo lo que se necesitaba, Mallory sabía que jugaba con la carta ganadora, y un local que frecuentar donde no se la considerara una pária aunque se supiera de sus necesidades y peculiar dieta, bien era un sitio que podía merecer su atención y esfuerzo.

Así que cuando la mujer de orejas gatunas pareció prestarle atención, Mallory decidió jugárselo todo a una mano.

Refugio. — declaró, cruzándose de brazos. Aunque su rostro pudiera ser difícil de leer, Mallory dejaba que la expresión corporal hablara por ella. Desconfiada, pero abierta a hablar, dispuesta a cambiar de parecer. Si aquella mujer medio animal sabía leer su disposición, bien. De lo contrario, sólo mostraría a la rubia como alguien de carácter difícil. — Salta a la vista que aquí hay mucha gente que podría ser tratada con desdén en las calles de Nueva York. Esto no es aquí y me gustaría, si es posible, saber el por qué. Si es, como parece a simple vista, un lugar donde tienen cabida personas… Especiales. — Suspiró, bajando levemente los brazos y cambiando el peso de un pie a otro. — Este no es mi mundo… Creo. Se abrió una grieta en el suelo y me vi aquí, lejos de la gente que conozco, en un mundo que es distinto y a la vez el mismo. Gente como tu… No estaban en mi mundo. Y ahora los veo por todas partes.

Mallory miró a su alrededor de un modo significativo. Era sabia, pero dentro de su altivez, no pecaba de soberbia. Era perfectamente consciente de todas las implicaciones que conllevaba un nuevo mundo, y sin importar lo poderosa y lo ingeniosa que fuera era peligroso granjearse enemigos en un universo en el que desconocía quién tenía a su alrededor. Porque eso también significaba, que ya no sabía qué posición ocupaba en escalera de poder. Era bien probable que todos a su alrededor fueran entonces más poderosos que ella. Incluso aquella mujer peluda de mirada inteligente era potencialmente un peligro.

Pero sobretodo, porque no sabía las intenciones de aquellos que la rodeaban. Al fin y al cabo, Mallory se consideraba a sí misma una especie de heroína, una luchadora en las sombras por un bien común, ofuscada en un mundo corrupto. Y hasta que no supiera a ciencia cierta que ese local se encontraba libre de la susodicha corrupción, no podía bajar la guardia.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   22nd Noviembre 2017, 05:12

Consideró prejuicioso los ojos de la rubia, que la observaban de una manera que no parecía mala; pero definitivamente no era aceptación. Pudo escuchar perfectamente su comentario, era extraño para la felina, su ceja arqueada un segundo después de que ella expreso en una palabra lo que buscaba. La sonrisa de su rostro se aminoro, pero de forma natural, en lo que asimilaba completamente las necesidades que tenia comenzaba a comprender el punto de vista de la rubia, eso no le hacía confiar en ella. Era cierto que la Quiet Room servía de hogar para muchos seres, casi ningún humano, pero  ¿Por qué una mujer atractiva, y en perfectas condiciones, se alojaría con criaturas que no tienen cabida en su mundo?, esa era la pregunta que se hacía Auran.

Hizo un gesto, moviendo su cabeza ligeramente hacia arriba y hacia abajo, era una clara señal de comprenso sobre la situación de Mallory, podía notar una firme postura por parte de la mujer, le observaba al rostro, siendo tan atenta como lo sería cualquier otra persona que le atendiera. Antes de darle una respuesta respecto a lo que solicitaba necesitaría indagar un poco. Auran era un mujer que contenía ciertas experiencias dentro de ella, que quizás no eran suyas, pero recuerdos que la hacían experimentada en la investigación, sin contar sus pequeños dones. Bajó la mirada  un instante, comprendía cómo se sentía la rubia, sola en un mundo totalmente nuevo.

—Lamento oír algo así, imagino complicado que debe ser para ti estar aquí y decir algo así… —
hizo una ligera pausa la mujer, luego alzo la vista hacia ella, su rostro ya no parecía tan comprensivo.  —Sin embargo veo inusual, si de donde tú provienes, no seriamos tratados como cualquier otra persona, ¿por qué  deseas refugiarte aquí? ¿Por qué nosotros? —. Fue directa y concisa con lo que le parecía tan extraño, los sentidos agudizados comenzaban a centrarse en ella de manera que pudiera escuchar su pulso, tendría que ser muy buena mintiendo para no alterarse, ya que fuera un fallo en su respiración, o cualquier señal audible sería suficiente para alertarla.

Sería entonces que sus ojos se abrirían, aun así intentando disimular, ante la sorpresa, aun sin contestación ella ya le estaba dando una respuesta y un ligero movimiento en sus orejas, como vibrantes por un corto instante. No podía creer lo que estaba escuchando, o mejor dicho, lo que no estaba escuchando.

En el otro costado de la hermosa Quiet Room, el rey inhumano se movía entre los distintos grupos, siendo elegante y cortes con las personas a su lado, sería entonces cuando los guardias cerrarían las puertas, debido a la cantidad de personas quienes estuviesen afuera permanecerían ahí hasta que la densidad del lugar bajara, eso formó una fila de gente que estaría en desacuerdo con permanecer afuera.  Sinceramente le era poco importante quien estuviera afuera, tenía suficientes cosas que atender como para dejar pasar más, entre ellos Auran.

Con la visa comenzaría a buscarla hasta divisarla junto a una joven de vestido rojo y cabello largo y rubio, era curioso verla conviviendo con otras personas, pero a su vez le daba la señal de que estaba humanizándose y socializando. Sería realmente interesante ir a conocer a la amiga de inhumana felina, aun no se percataba de lo que ocurría entre ellas, pero a medio camino, notaría que aquella señora pálida estaba de brazos cruzados.

“Que está ocurriendo entre ellas dos” fue la curiosidad rondando su cabeza, como zancudo en tu oreja cuando necesitas dormir.  Desvió su mirada unos instantes para observar a su alrededor, intentando ser sutil.

—No me tomes a mal, solo que es poco usual, lo que pides, igual aun tendrías que hablar con quien tiene la voz de lugar — Una ligera sonrisa salía de manera espontanea, si, el juego de palabras le había parecido gracioso a ella, lástima que la joven Debonnaire no lo entendiera, quizá eso le daría confianza a ella. La curiosidad era una ligera comezón en la nuca  pero tenía que controlar eso, aquella mujer parecía saber comportarse por lo que de seguro había que ser cuidadosa. “A todas estas de donde realmente es esta mujer, su acento no es de por aquí cerca.” Fue lo que pensó, habia otro par de preguntas en su cabeza que aun necesitaban respuesta.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   1st Diciembre 2017, 11:54

Las palabras de la mujer felina, eran de esperar. Y con eso no se refería a que estuviera en sus planes que ella hiciera exactamente las preguntas que había hecho, no. Mallory podía tener muy buena intuición, pero no era adivina. No, se refería a la sospecha, al hecho de formular más preguntas. Eso sí estaba dentro de lo que cabía esperar. Es lo que hubiera hecho ella. Era lo que consideraba que cualquier persona con dos dedos de frente, debía hacer. Y si la gente de ese local, era la mitad de profesional de lo que a Mallory le había parecido, sabía que era el lugar indicado donde refugiarse. Tan sólo necesitaba convencer a esa mujer de que no era un peligro. Y no lo era...

Porque en mi mundo... Era un monstruo. Tengo que vivir constantemente ocultando mi esencia. — Había riesgo de que esa parte de su realidad no hubiera cambiado. Incluso entre todos esos seres, alguien como ella, que había muerto y vuelto a la vida, un parásito que se alimentaba de la sangre de otros, podía ser considerado un paria. En su propio universo, había sobrevivido al confiar en un grupo cercano de personas que conocían su verdadera condición, personas con las que ahora no lograba contactar. Y consideraba indispensable, tener un pequeño santuario donde pudiera ser ella misma sin andarse con pies de plomo. Porque ese pequeño oasis era lo que le permitía estar siempre en alerta y sin cometer fallos. Pero pese a todo estaba siendo sincera, porque desconocía si se había metido en la boca del lobo. Y de ser así, mentir y esperar salir airosa, era todavía más absurdo que arriesgarse a decir la verdad. — ¿Por qué vosotros? Porque mirando a mi alrededor siento que este podría ser un lugar en el que la gente no me juzgara por algo que se impuso a mi persona. No siempre fui lo que soy, pero no tuve opción, no fue decisión mía convertirme en... esto... — El pelo a su espalda se abultó, y de entre los dorados mechones de cabello se asomaron dos protuberancias de sombras, que se alzaban, crecían y deformaban hasta dibujar la silueta de dos grandes alas de murciélago, que poco a poco cobraron textura, hasta plegarse cerca de su espalda, intentando no molestar a la gente que había a su alrededor. Sin dejar de mirar al suelo, Debonnaire apartó un mechón de su rostro, colocándolo tras una de sus orejas picudas para que estas quedaran totalmente expuestas.

No mostró, sin embargo, los colmillos. Con un poco de suerte, las orejas y las alas, no serían suficientes para identificarla como un vampiro, aunque ya dejaba claro que no era una terrestre cualquiera. Mallory albergaba la esperanza de que podría mostrar su carácter y su forma de ser antes de que su "dieta" diera la impresión equivocada sobre ella misma. Muy a menudo el aspecto amenazador del vampiro era capaz de romper cualquier oportunidad de diálogo y convivencia. Aun aquellos que la habían conocido durante años podían asustarse y huir de ella si sabían que en realidad era una "criatura de las sombras" como muchas veces les habían llamado. Al fin y al cabo, nada podía asegurarles que aquella actitud reservada y amable no fuera una fachada para acercarse a sus víctimas. Realmente, con las capacidades que tenía Mallory, semejante engaño era innecesario, pero cuando una persona se deja llevar por el terror de lo desconocido, el diálogo no tiene cabida, y rara vez se daba la oportunidad de que la rubia pudiera hablar en su defensa.

La mujer gato habló de nuevo y Mallory esbozó una sonrisa, poniendo especial atención a no mostrar los colmillos. Incluso cuando ésta insinuó que debería hablar con el dueño del local, la rubia se mostró paciente y colaboradora.

No me lo tomo a mal. Comprendo que deba tener cuanta más información posible para proteger al resto de gente aquí... Y ese es otro de los motivos por los que acudí a vosotros. Tenía la impresión... Tengo, todavía, la impresión de que este es un lugar seguro. Un lugar donde podría dejar de acechar a mi propia sombra, y donde no se me juzgue... Así que no me ofende. Pregunte cuanto sea necesario, daré mi mejor esfuerzo por demostrar que pido ayuda de manera sincera y sin segundas intenciones.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   2nd Diciembre 2017, 07:02

Le observó con mucho detalle lo que mencionaba y lo decía, quizá no tanto el mensaje  cómo el sentimiento en él, los hacía ver como si eran su esperanza, no la ultima, pero si una luz de alivio. Quiza era una Inhumana de un planeta distinto, o una mutante sin hogar, a estas alturas la Inhumana había observado de todo a lo largo de sus años. Había entrenado y se había preparado para muchas cosas pero para ver a una mujer pedirle cobijo, jamás. Tenía empatía por ella, pero al ver su transformación hubo un ligero cambio en eso, no era usual esa clase de poderes, obviamente entonces ella no podía ser inhumana.

Se había quedado sin hablar y eso se notó, fue centro de miradas de todos a su alrededor y de el rey que observaba a la distancia notaría la metamorfosis como señal de algo más estaba ocurriendo entre ellas, algo debe haber disparado la transformación del a mujer rubia, no parecía convencido en absoluto de lo que estaba ocurriendo. ¿Había alguna razón para que Auran se expusiera de esa manera ante una mujer? No lo sabía, pero de algo estaba seguro, si hacía alguna demostración de poderes más allá de eso posiblemente habría problemas.  Los humanos alrededor de la encantadora, reaccionaron de manera diferente, los más cercanos a ella preocupados por su aspecto tan vampírico, retrocederían, por otro lado habían aquellos que pensaban que era un espectáculo y se acercaban; pero los valientes se contaban con la mano.  

Intentando tomar fotos de la mujer, Auran inmediatamente reaccionaría. — Que les ocurre, algo de respeto. — Tomaría uno de los teléfonos y los arrojaría el suelo y lo pisaría con tal fuerza que ahora serian tres trozos de teléfono y mucho residuo de pantalla. No estaba permitido hacer esa clase de cosas era exponer y eso no estaba permitido en la Quiet Room, cualquiera de los adultos que ahí trabajaban podían sentirse burlados si dejaban que algo así ocurriera.  Sin embargo fuera de los principios que defendía, sabía que había escuchado esa falta de pulso indicaba que ella era un ser que no tenia corazón, o no uno que palpitara. Los pensamientos, las dudas, la incertidumbre que causaba el que ella se quedara junto a otros humanos, adicionado esa apariencia vampírica, era terrorífico, pero no podía echarla, no estaba en su poder hacer eso.

El rey de la media noche, noto que ella era centro de las miradas de todos y eso le facilito el acercarse, oculto a la visa, así lo prefería él, pudo “sentir” que en ella no corría el terrígeno,  confirmando lo que se sabía. Evaluaba todo desde escasos metros de ellas, como Auran no dejaba caer en la trampa de las redes sociales a Mallory y hacia respetar uno de los principios de la Quiet Room. Blackagar a diferencia de muchos de sus compañeros, ya en él pasado había ayudado a extraños si ellos lo pedían, era menos prejuicioso y para eso sus demás compañeros hacían de filtro.

Habian un par de abucheos entre la muchedumbre ante lo que Auran acababa de hacer, pero poco le importo, era fuerte y el entrenamiento militar anulaba el ser afectado por cosas como esa.  — Y la próxima vez que alguno tome una foto de esa manera, yo misma lo llevare con Ajaxis. — Era una amenaza que los conocedores del club entenderían que eso no era bueno. Se daría la vuelta para observar intimidante que junto a la vampiresa hacían un dúo que marcaba un circulo a su alrededor que nadie se atrevía a cruzar. —Lamento todo el escándalo. — Comentó a Debonnaire, para luego volver a verle.  — Ya veo que quizás desees ir a un sitio más agradable, para hablar, pero antes necesito saber algo— Bajaría un poco su tono de voz y se acercaría para asegurarse que ella le escuchara. —Además de una cama y seguridad, ¿Qué esperas conseguir? Y hasta donde llegarías por ello. Todos nos protegemos aquí y donde nos veamos.— No ocultaría sus dudas ningún instante, debido a que Black no podría preguntarle, sería mejor que ella escarbara lo tanto que se permitiera.  

Era complicado conocer si las intenciones de ella eran puras, no había pulso, no había sudor, no había falla en la respiración. Temía estar tratando con algo que no comprendía, además de que ya era complicado ser ella, sabiendo que ella fue otra persona. Literalmente era la creación de unas memorias en un diario hecho por recuerdos de amigos y personas cercanas. No habían muchas cosas tan raras como ellas con las que toparse, pero la mujer frente a ella prometía mucho ciertamente.

El hombre de cabellos negros, y traje formal, con un su curioso adorno en la frente, no se disperso a diferencia de los otros humanos ante la clara advertencia, deseaba escuchar la respuesta, las intenciones ocultas, no podían existir en la Quiet Room debido a que todos se cuidaban entre sí, ahí estaba la evidencia de ello. El Inhumano comenzaba a pensar que si era necesario un filtro de ahora en adelante para que las personas llegaran con él y comprender las intenciones de todos en esta nueva realidad.


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   2nd Diciembre 2017, 16:08

Notó como la distancia se abría entre ella y aquellos que la rodeaba. Se sentía enfrentada a Auran, no tanto por las palabras de la joven quien estaba respondiendo a la situación de manera eficiente y educada, si no por el corrillo que habían abierto entre ellas, como un marco resaltando una pintura en una pared, las hacía resaltar entre la multitud, dando a su conversación un peso e importancia mayor del que hubiera querido. Y era su culpa, por haber desplegado su ser con tanta calma. Estaba claro que ella no era la misma clase de ser que aquellos que la rodeaban, ellos no se transformaban ni se ocultaban, si no que mostraban en todo momento su verdadera esencia. Y sin embargo, la actitud de Auran, el cómo tomó el teléfono de quien la estaba fotografiando y rompió el aparato para preservar su secreto, hizo que su deseo de permanecer en aquél lugar fuera todavía más ferviente. Veía en la Quiet Room un lugar donde poder refugiarse y empezar a reconstruir su vida, poco a poco, paso a paso, hasta volver a sentir que podía vivir en la sociedad como uno más. Porque ese era el primer paso para cumplir su objetivo.

Vivir en paz. — Respondió a la felina, las alas poco a poco volviendo a disolverse en sombras que se dispersaban a su espalda. — Eso es cuanto quiero y deseo. Poder tener una existencia digna. ¿Qué estoy dispuesta a dar por ello? — Los hombros de la rubia se hundieron levemente. En su mundo, podría aportar conexiones, contactos, favores... Pero en Omega, no era nadie. Todavía. — Cuanto sea necesario. Soy abogada, podría trabajar para vosotros y ayudaros, puedo intentar aportar a vuestra comunidad. Tenéis mi silencio, pues aunque decidáis no aceptarme entre los vuestros no tengo nada que contar, ni intención ni motivos para herir a los vuestros. No soy más peligrosa para vosotros de lo que lo soy para mí misma. De lo que cualquier persona puede serlo para si mismo en un momento de necesidad y desesperación. Ahora mismo, soy una indigente. — Se llevo las manos al vestido, alzándolo como antaño se usaría para una reverencia. Mostró sus pies descalzos, donde se adivinaba el polvo en su suela, y el propio vestido que parecía haber sido abandonado durante días en un almacén polvoriento. — No tengo nada que ofrecer, por desgracia. Tan sólo mi palabra y mi buena voluntad, si me hacéis el favor de aceptarlos...

Volvió a dejar el vestido en su lugar, y se alzó orgullosa y segura. Intentaba no mostrar debilidad. Si se quedaba en ese local, debía ser por sus virtudes y no por pena, y tampoco pensaba suplicar. El pecho de la rubia se alzaba y bajaba rítmicamente mientras la respiración innecesaria a la que se había acostumbrado para pasar desapercibida le hacía parecer un ser vivo. Aunque el agudo oído de Auran pudiera percibir los inexistentes latidos de su corazón, Mallory carecía de esa información, y por tanto seguía intentando mantener vida la fachada, por ella y por todos aquellos que a su alrededor contemplaban el intercambio, tal vez a la espera de que algo sucediera. Mallory sostuvo sus propias manos entrelazando los dedos en su falda, a la espera de que la felina decidiera de una vez por todas qué hacer con ella, y por un momento se sintió de vuelta a su antigua vida, ante las cortes y el juzgado, a la espera de un veredicto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   3rd Diciembre 2017, 05:45

Los puntos que ella estaba exponiendo parecían validos desde la vista de ella, pero parecía faltarle algo importante, había un algo que no convencía a la mujer gatuna, sin embargo parecía que había apelado al lado más humano de ella, le era un tanto complicado ver a una mujer aparentemente joven. Abultó sus labios, similar a hacer una especie de trompa, se cruzaba ligeramente de brazos y con una de sus manos acaricio su mentón.

Luego de ver sus pies, una parte de ella comprendió que estaba en la calle, no tendría por qué hacer algo así, pero fue una manera muy inusual de intentar demostrar su verdad. Se llevo la mano a la frente pensando en él que hacer, cuál sería el correcto proceder, obviamente tendría que llevarla ante el jefe de ahí, quien las miraba de cerca, al parecer ninguna de ellas le habían notado.

—Oh vamos tiene que está bien raro — dijo ella pensando en voz alta, pero parecía conectarse con la información que ella le traía casualmente. Luego ser acerco a la barra y recostó un brazo en la misma para observar al vampiro de una manera un tanto más cómoda.  Ahora hablaba con ella de una manera que no vería de manera común.  — Tu situación es curiosa, pero creo que deberás hablar con él tan pronto como… — No alcanzó a terminar su oración cuando observó al frente al hombre que no se replegó de todos los que las observaron.

Fue momento de intervenir, parecía indicado y bastante acertado ese momento. —Muy buen trabajo, pero ¿No hace falta preguntarle su nombre? — Pregunto emitiendo sonidos dentro de su garganta a un nivel tan bajo que solo alguien con una audición muy potenciada por algún poder podría llegar a escucharle. Era de esperar para él que solo pudiera escucharle la felina, puesto que su capacidad auditiva era muy superior a la de un humano, incluso a la de alguien con sentidos aumentados.  

La pregunta fue con la intención de que se la repitiera a ella, debido a que ella era quien estaba haciendo las preguntas, no deseaba interrumpir la manera en la que ella estaba actuando — Supongo que desea saber cómo te llamas. — Dijo ella al final, siempre intentaban disimular esa manera de comunicarse entre ellos porque hasta el día de hoy la única capaz de conversar con Black Bolt de manera no gestual o telepática era ella. No era un lujo, pero quienes habían escuchado la voz del rey Inhumanos no lo contaban, y quienes habían estado cerca de oírla lo describían como un arma nuclear, pero sin contar ese destructivo poder era una voz bastante cálida y tranquilizadora, una cosa era bastante opuesta de la otra y las dos eran su voz.

Aquel hombre de traje se acerco a ellas observando a detalle a la rubia, si el alcanzó a ver sus pies, sus alas, quizás no había escuchado con detalle la conversación entre ellas le observaba con unos ojos azules serenos, tranquilos, ojos que habían visto cosas muy hermosas y muy horripilantes que no formaban parte del mundo de ella, pudo detallar la piel pálida, también que sus ojos eran un dorado inusual y llamativos para cualquier humano; su larga cabellera rubia atractiva, pero ya había conocido mujeres con el cabello así de largo, aunque este era de un tono distinto por lo que daba imagen que para él era menos dominante; por ultimo esas orejas con punta, era un rasgo que había resaltado, pero ella no era la única en poseerlas, pero eran las que parecían más humanas, quizá un detalle de la su raza. Estaba parado de manera recta y por mas que le observara sería como observar un escudo bien pulido y libre de imperfecciones, esa era la imagen que tenían de él y que le gustaba dar, a quienes lo veían les hacía sentir respeto por él; cosa que era importante para una primera vez que se le conoce.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   7th Diciembre 2017, 00:43

Poco a poco tenía la sensación de que eso se convertía más en un interrogatorio que una simple entrevista. Lo que parecía un local normal se le antojaba ahora como uno de esos locales de novela negra en la que se traficaba, bien fuera con vidas, con dinero u información, era como un sueño, como vivir en un cuento. Pero para alguien a quien habían arrastrado de nuevo a la vida, el concepto de ver cosas sacadas de un sueño era vívido y real como la llúvia que les caía desde el cielo. El hecho de que hubiera a su alrededor cientos de inhumanos, cada uno con sus rarezas y sus virtudes, daba todavía más esa sensación de ensueño.

Al fin el hombre del traje se digno a acercarse a ellas. Los ojos de Mallory le siguieron, con aquél amarillo metalizado tan característico estudiando sus gestos, la manera en que se acercaba a la felina, el aire de respeto que se respiraba en todos aquellos que contemplaban la escena desde el cerco de personas que se había abierto a su alrededor. Era como contemplar a un león a través de los barrotes de una jaula.  Pero esa comparación no era apropiada. Aquél hombre, cuyo rostro exhibía una antena, estaba muy lejos de ser una criatura encerrada o prisionera. No, si aquél hombre era un león, la gente a su alrededor era la manada. Obediente, expectante. Respetuosa. Y Mallory, sabía mezclarse entre la gente, y su propia actitud corporal pasó de la desconfianza a la prudencia. Desconocía la identidad de aquél hombre, pero la mujer con la que había estado hablando hasta ahora parecía tener una especie de ránking dentro de aquél lugar. La gente se movía a su alrededor con más cuidado y cuando ella había desplegado sus alas, nadie había pronunciado palabra para interrumpirla. Si aquél hombre había sido capaz y valiente de dar un paso adelante, y la felina le trataba con semejante igualdad, sólo podía significar una cosa. Que tenían el mismo título dentro de la jerarquía del local.

Tal vez, incluso, uno más elevado. Pero Mallory no lo sabía entonces. No tenía modo de saberlo.

Entonces Auran empezó a indicarle que debería hablar con alguien, con él. Fue muy ténue, un sonido tan suave y sutil que a duras penas sus oídos habían logrado captar sus palabras, desprevenida. Si hubiera sabido que aquél hombre iba a hablar en un tono de voz tan infrahumano, hubiera escuchado más atentamente para atrapar cada uno de sus significados. Pero no lo había logrado. No sabía qué había dicho, pero estaba convencida de que había escuchado algo. Y entonces Auran pareció dar voz a sus palabras, aunque de un modo discreto y pasivo.

¿Supones? — Susurró, con un inglés cargado de acento, tal vez por la naturalidad y la sorpresa que le había dado la situación en general. En cuanto se dio cuenta del suave sisear de su propia voz, se esforzó conscientemente por ocultar el acento y hablar en un inglés más limpio, aunque no lograra ser perfecto. — Mallory. Mi nombre es Mallory Debonnaire. Espero no sea descortés por mi parte preguntar el nombre de las personas que a mí se dirigen, para saber cómo debo llamaros...

Miró a Blackagar. Sus ojos dorados eran profundos y expresivos, mostrando más de lo que lo hacían sus palabras. Le había escuchado... Y sin embargo no lo había expresado en voz alta. Porque Auran había dicho que lo suponía, y eso bien podía significar que ocultaban la verdadera manera en que ellos dos se comunicaban. Y desvelar ese posible secreto que acababa de descubrir, era una manera muy pobre de convencer a alguien de que era digna de confianza. Más bien, era una manera de quemar todos sus puentes en dirección a la relación de mutuo beneficio que esperaba conseguir.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   9th Diciembre 2017, 16:43

Parecía que él no era el único con buena observación,  pudo detallar que ella observaba tomando posturas tranquilas. Ella sabía esperar y observar, eso estaba bien claro, no parecía desesperada por una aprobación y si había venido con ellos posiblemente, no había muchas más opciones.  El inhumano comprendía que allí afuera había un descontrol bastante grande por resolver, incluso él mismo tenía sus pendientes. El ayudar a alguien que necesitaba era algo a lo que generalmente no se negaba y al parecer brindar un hogar a alguien que podría ser perfectamente uno de ellos no era problema alguno para él.  Luego de recorrer a detalle a la vampiresa con los ojos le miraría directo al rostro y le saludaría, en ese momento en que el contacto fue inminente entre las miradas pues ambos necesitaban se estaban presentando a través de un lenguaje no vocal.

Asintió de manera ligera, no parecía haber mucho mas, no emitía sonido alguno en ese momento debido a que su presencia limitaba un poco a compañera felina, como si esperara un permiso, costumbre de su entrenamiento militar.
Blackagar por su parte tuvo que desviar su mirada un instante hacía la felina para que ella prosiguiera. — No hace falta que utilices títulos innecesarios con la señorita Debonnaire, no deseo incomodarle. — Utilizando nuevamente ese canal que ya no era tan privado, su mirada era bastante clara hacia la Inhumana, aunque pudiera usar ese canal tanto como deseara el incluso así no usaba demasiado las palabras, si no era necesario.  

De manera pronta la felina presentaría ante ella a quienes le estaban recibiendo. — Señorita Debonnaire, soy Auran y aquí frente a usted está Blackagar Boltagon, conocido como Black Bolt, dueño de la Quiet Room y quien decidirá si se iniciara o no tu estadía. — Luego cedería un poco el lugar dejando al rey inhumano realizar completamente el estudio, pero para no atrasar, contaría lo ya conversado por ella, evitando que se notara si ella tenía alguna preferencia sobre si se quedaba o no, pero si haría cierta mención que aun habían algunos inhumanos de los que no se sabía mucho y que podría ser de ayuda nuevos miembros.  No menciono nada en absoluto de que no tenía pulso, y que por ende o no tenía o estaba muera y viva, lo considera inapropiado.

La mirada del rey inhumano sobre la vampiresa le motivo a acercarse un poco más a ella, le gustaba  conocer bien a quienes trabajaban para él, eso era lo que hacía que la todo fluyera, pues se conocían no había razón para temer, para que hubiera zozobra entre compañeros  pese a que todos eran familia ahí dentro.  Él rostro no expresaba confianza, no expresaba lo contrario, era más como una búsqueda una señal de contacto, no tenía por qué decirlo, pero algún gesto sería un punto de partida. Esos ojos como ventanas de su alma le hacían ver que lo que le vida que habría tenido se la habría forjado a sudor,  pero ahora lo había perdido, no sabría de que tanto habría sacrificado en su ayer, lo cierto es que ahora todo eso solo le valía de experiencia.

Caminaría pasando justo por el lado de ella tan cerca que podría sentir un escalofrío en su espalda,  era una ligera consecuencia de sus poderes, que a veces se le escapaba  debido a que él no lo sufría, similar a ver algo que impresiona o que da miedo.  Sin ningún llamado de su parte pronto la felina caminaría hacia su jefe para dando pasos rápidos y se detendría al pasar por el lado de ella. — Ven, no le desagradas, pero  no puedes lucir así trabajando en la Quiet Room. —  Si la rubia decidía seguirle la guiaría a una habitación donde podría ducharse y tomar ropa nueva limpia, a su vez le explicaría  que habían ciertas reglas que había que cumplir. Sobre los poderes, no estaba permitido pelear, ni porte de armas, ciertas normas como que las aéreas comunes habían cierta manera de comportarse y la forma de vestir durante el día y durante la noche de trabajo, días libres y sobre todo era necesaria la comunicación con él. Practicamente él los protegía a todos, aunque no lo necesitaran y de ahí partía un vínculo muy fuerte para él con los suyos.  

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   20th Diciembre 2017, 23:53

Ante la orden de no utilizar titulos más allá de los absolutamente necesarios, Debonnaire ladeó el rostro, sus ojos de oro posandose en Auran, a la espera de que terminara de presentar al anfitrión. Se había limitado a presetarle como el dueño del local, lo cual dejaba entrever que debía poseer muchos más. Por lo pronto se había confirmado su sospecha de que Blackagar Boltagon, que así se llamaba, ostentaba una posición de poder en la jerarquía del local. La siguiente pregunta, era cuán por encima o por debajo se encontraban el resto de títulos. Como era una pregunta peligrosa para alguien en su situación, decidió apartarla temporalmente de su mente, dejándola aparcada como si tuviera una cola de espera en su propia mente. Apartada esa pregunta, emergían las demás, menos importantes, más seguras.

Auran... Permitirme darte las gracias, sin importar qué decidan después, por darme la oportunidad de hablar y escucharme. Blackagar Boltagon, mi nombre es Mallory Debonnaire. — Se presentó de nuevo, haciendo la presentación de un modo más formal, tomando el vestido con ambas manos al momento de bajar la cabeza en una reverencia. El inusualmente largo cabello dorado se deslizó con delicadeza a ambos lados de su rostro, cayendo como una cascada de oro fundido. El gesto dejó nuevamente a la vista las dos orejas picudas.

Blackagar se acercó a ella, y pasó algo inusitado. Un escalofrío recorrió la espina de la francés, acto que hizo que sus pupilas se rasgaran en una fina linea vertical durante un breve instante, el tiempo que tardó la rubia en recolectar sus pensamientos y recomponerse. En todos sus años de no-vida, jamás había sentido esa sensación, tan humana, que era en su gran mayoría causa de los cambios de temperatura en un cuerpo mortal. Su naturaleza sobrehumana había hecho que esa sensación fuera un recuerdo de una antigua vida. Supo entonces, que lo que fuera que había causado esa reacción en su cuerpo, no era de origen natural. Aquel hombre, cuya antena en la frente era a la vez decoración de las paredes del local, debía tener también algún tipo de habilidad más allá de lo mortal, cosa que era fácil de suponer cuando se tenía en cuenta las circunstancias y peculiaridades del local en sí. Auran la sacó de su tren de pensamiento, con unas palabras que no hicieron si no dar más preguntas a la vampira.

Tal como habló la felina, tuvo la impresión de que esa pedida de auxilio se había convertido en un tráfico de personas. Mallory había pasado a formar parte de la propiedad de aquel hombre y por extensión, una pieza más de la Quiet Room. Le había gustado al dueño y eso la permitía jugar en el patio se se vestía de manera adecuada. Pero no era el momento de dar voz a sus pensamientos y dudas. Todavía no. Si se había convertido en un peón de tablero, quería ser un peón de ajedrez. Y jugaría con paciencia hasta tener jaque mate y destronar al rey.

Durante el resto de la situación, Mallory se comportó de un modo ejemplar. Escuchaba con atención, tomando nota mentalmente de todas y cada una de las palabras que le dedicaba Auran. Esperando el momento adecuado para dar voz a uno de sus pensamientos. Aquél que parecía un secreto entre el dueño y la felina. Esperó con paciencia, hasta que pareció que la mujer había terminado de hablar y tenía una ocasión de hablar sin ser maleducada.

Auran... disculpame, pero me gustaría comentarte algo. Blackagar Boltagon... No habla pero tu le puedes escuchar, ¿verdad? Mis sentidos son con diferencia superiores a aquellos del resto de la gente, y fui capaz de percibir su voz. Pensé que era importante avisarles, pero no me atreví a hacerlo delante de todo el local... Así que quería disculparme, por si escuché algo que no debía.

Esperó en la puerta a escuchar la respuesta de la felina. Si iban a echarla de la Quiet Room, prefería que fuera con la ropa sucia, que quitándole la ropa prestada que pudiera ponerse tras la ducha.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   21st Diciembre 2017, 09:29

La Inhumana asistiría a la vampiresa a una habituación donde podrían hablar nuevamente con algo de confianza, ya parecía no haber esa tensión como hace unos momentos anterior, pero tener una oportunidad de ellos fue negado en parte al escuchar como ella hacía una clara mención a el hecho de que podía escuchar la voz del dueño del local. Auran no supo cómo reaccionar a tal comentario, no estaba seguro si eso era bueno o era malo, cuando a ella le paso por primera vez fue una experiencia negativa pero la vampiresa se veía muy natural.  Su rostro aun mostraba lo la sorpresa no digerida luego de abrirle la puerta, esa manera de comunicarse entre ellos ya no era tan única; cerro los ojos un instante y le hizo un ademan para que entrara en la habitación.

—Una cosa a la vez Mallory… pasa y tomate algo de tiempo para arreglarte el posiblemente pase por aquí de nuevo y deberías estar presentable para ese momento. — Le comento a ella y luego le daría esa mirada circunspecta. — Evitemos los problemas, ahora que eres uno de los nuestros, debemos jugar a favor. —

Generalmente ene le Club no ocurrían riñas entre los trabajadores debido a que todos vivían aprovechando la oportunidad que se les estaba brindado, los problemas ocurrían cuando se escudriñaba donde no se debía y esos ojos de felina le exhortaban bastante a que cuidara sus acciones.  Le haría un gesto de manera formal y se retiraría continuando por el pasillo en dirección hacía donde el líder inhumano se había perdido de vista para ellas, aprovecharía el tiempo que ella invertiría en arreglarse, para entregar su mensaje.

La habitación era bastante sencilla,  e individual con una cama, matrimonial, un baño con tina, un espejo, inodoro y lavamanos; la ventana que había no daba hacia la calle, tampoco era muy grande; un closet los cuales tenían distintos vestidos de los cuales un par de ellos eran el uniforme, cerca de las puertas los interruptores para la luz, el resto era personalizable pese a que las paredes eran de un color azul suave [2].

La Inhumana iría de inmediato hacia la oficina de Black Bolt y entraría para encontrarlo mirando un mapa holográfico del mundo, parecía bastante serio, anotando ciertos datos cuando Auran  entraría a la habitación.  — Su majestad, lamento la intromisión, pero no podía esperar mas tiempo para contarle lo que ha ocurrido, es sumamente importante. — Esperó pacientemente a que el hombre terminara de hacer sus anotaciones y luego en lo que le dirigiría la mirada hacia ella tomaría su oportunidad para hablar.

—Su majestad, el mundo ha cambiado, algo extraño está ocurriendo,  he estado buscando entre las sombras y me he topado con que muchos inhumanos han desaparecido, o no esta, como si nunca hubiesen existido, intente hablar con Nueva Attilan y nada llaman de vuelta. Yo… yo estoy muy preocupada, hay nuevos lugares en los mapas y se han visto nuevos villanos y nuevos superhumanos y... y… cuando intente hablar con Ilrelle y con Treste ellas no estaban. — habría un ligero quebranto en su voz en ese instante y en ese momento un gesto para detenerse por parte de su jefe haría que esta guardara silencio.

“Lamento escuchar algo como eso, yo también noté que algo extraño había ocurrido, Irelle, Treste y Frank están bien solo que ya no viven en Nueva Attilan, Frank se comunico conmigo y estan bien, buscando un sitio diferente donde vivir…”
Comentó a través de esos susurros que solo la felina y ahora Mallory podían escucha. Fueron las buenas noticias que les dío el Celestial Messiah para su compañera, y así transcurriría una hora en la que intercambiarian informacion, entre eso, el pequeño detalle de la vampiersa.  Hasta que la puerta en la habitación

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mallory Debonnaire

avatar

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 30/09/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   11th Enero 2018, 20:13

Una vez a solas, Mallory dio unos pasos indecisos por la habitación, escuchando el sonido de los pies de Auran que se alejaba por el pasillo. No terminaba de comprenderlo, pensaba que algo tan importante, sería digno de la atención de Blackagar. O por lo menos, digno de su cautela, pues sabían ahora que sus oídos podían escucharle. Y sin embargo, Auran parecía no querer hablar con ello, y lo apartaba de si, restándole importancia. ¿Porqué iba a dejar una amiga, compañera o trabajadora, que alguien escuchara todas las palabras de aquél hombre, sin que él fuera consciente de que sus conversaciones ya no eran privadas? La curiosidad por aquél pequeño hecho casi lograba distraerla de un pequeño detalle que en su momento le había hecho fruncir el ceño.

Antes se había sentido propiedad de Blackagar. Que le indicaran que debía arreglarse para su presencia, reforzaba aquél sentimiento, y se preguntaba cuales debían ser los titulos ocultos de aquél hombre para que hubiera tanta ceremonia a su alrededor.

Apagada a causa de los muros y paredes que les separaba, llegaba la voz amortiguada de Auran, pero no percibía la de Blackagar. Tenía un oído super desarollado, pero esos susurros imperceptibles eran como la fina piel de un melocotón. Puedes percibirlo si estás cerca, puedes apreciarlo con claridad cuando lo tienes entre las manos ¿A tanta distancia? Era como escuchar el murmullo de la lluvia desde el interior de un edificio sin ventanas. Seguía incómoda con el hecho de que Auran guardara en secreto entre ellas que podía escuchar al mudo. Pero eso era una preocupación a la que atender más adelante.

El vestido se descolgó de los esbeltos hombros, con el suave ronroneo de la tela al caer. Mallory caminó desnuda hasta el cuarto de baño y sus dedos acariciaron el mármol de lavamanos. Le gustaba sentirse limpia, aunque al no exudar sudor, su piel no se volvía pegajosa con el tiempo, ni se engrasaba su pelo. Sería suficiente con sacudirse el polvo del cuerpo, pero aun así, pensó que aparecer impecable, sin una ducha, sería demasiado sospechoso. Entró en la ducha, sin que el frío bajo sus pies la incomodara, y no prestó atención alguna a la temperatura del agua, pues en su piel ni el frío ni el calor le daban un especial alivio. Fue una ducha eficiente, práctica, sin molestarse dejar que la caricia del líquido quitara de sus músculos el cansancio de los días en la calle. En pocos minutos se encontraba paseándose de nuevo por la habitación, con una toalla blanca ceñida al cuerpo y sin frío ni calor que se mostrara en piel de gallina o rubor en las mejillas. Desnuda, con la piel al aire, es cuando mejor se percibía la ausencia de sangre y el tono extremadamente pálido de todo su cuerpo. Pero por suerte, no había nadie que pudiera verla así. Y lo prefería. La vida era mucho más sencilla cuando la gente no sabe que tu naturaleza es la de un monstruo que se alimenta de sangre.

Buscó entre los vestidos, sus dedos examinando con ojo experto la tela y el corte, buscando uno que fuera elegante pero no dejara demasiada piel a la vista. Encontró uno negro y al principio lo descartó al ver que tenía la espalda descubierta y palabra de honor, pero cuando vio dos largos guantes a su lado, decidió retirarlo del armario. Su larga melena dorada, se ocuparía de esconder el nacimiento de sus alas, los guantes ya tapaban la gran mayoría de sus brazos, y los vestidos de gala, por norma general, ya se encargaban de cubrir adecuadamente las piernas. Se vistió, y se llevó la toalla al cabello, donde empezó, con infinita paciencia, a retirar la humedad de él. Era un proceso que llevaba su tiempo, debido a la longitud y cantidad de la cabellera, así que se sentó en la cama, al borde y se encaró a la puerta, a la espera de que alguien volviera a por ella.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blackagar Boltagon
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 26/03/2017

MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   13th Enero 2018, 10:49

El Inhumano había sido informado de los detalles mientras conversación se prolongó el tiempo suficiente para que una persona promedio se alistara, en el caso de la vampiresa podría ser menos, había tenido algo de tiempo para meditar sobre la vampiresa, por los pasillos no pasaban muchos rostros humanos, de hecho uno de los rostros más humanos era el suyo y la antena en su frente le servía de característica para resaltar.  Ella había demostrado que tenía ciertos secretos entre sus capacidades inesperadas que pasaban imperceptibles a su fino proceso de observación. Si la vampiresa estaba atenta, podría escuchar las pisadas de sus zapatos que a pesar de la alfombra sería notoria esos sonidos cada vez más fuertes.

Sería cuestión de segundos los que esperaría y tocaría la puerta en lo que daría giro a la manilla para entrar de forma tranquila, su elegancia no la perdía mientras estaba en su trabajo, sus movimientos eran fluidos, al observar a la rubia prácticamente lista para una velada, utilizando uno de los vestidos, lucía elegante, los guantes largos daban un detalle que la hacían lucir con cierta gracia, los detalles eran importantes no siempre se tomaba el tiempo de apreciar.

Su rostro se mostraba neutro ante ella, de hecho la ceja alzada indicaba que miraba como investigando, cerraría la puerta de manera lenta, nadie los iba a interrumpir en ese tiempo que iban a e tener juntos, tenía que ocurrir algo muy importante como para que alguien lo necesitaba para hacer juicio o tomar una decisión, eso se debía a que para la mayoría de las situaciones no era estrictamente necesaria su presencia debido a que estaban capacitados para ello. Caminó hasta la y se sentó de manera que pudiera observarla le apreciaba como si fuese una pieza de cristal, lo cierto era que se mantenía en silencio porque sabía que ella podía escuchar y se reprimía un poco en lo que buscaba un punto de inicio.

“¿Debonnaire Cierto?…” Era una pregunta retorica “Dime que otras sorpresas tienes para mí.
” Auran no estaba en la habitación y esa era una obvia señal de que le habían comunicado lo de la voz y lo del corazón pero ella desconocía que él sabía lo segundo. Sus ojos la miraban fijamente esos ojos azules, parecían serenos y tranquilos, pero lo cierto era que verla a los ojos era como una prueba, señal o conexión era importante conocer a sus compañeros mas allá de los que lo que lo que un currículo o una pequeña entrevista.

Había controlado las señales de electrones que se le escapaban, para que ella no se viera muy afectada por ellas, aunque era natural de su personalidad, cuando se estaba un poco mas en privado se notaba que se le escapaban y se recataba un poco. “Imagino que no sabes si hay otras personas de donde tu provienes o con tus mismas características” Esperaba que ella respondiera y que proporcionara información de utilidad debido a que mientras mejor conociera la situación de ella sería más precisas sus decisiones.

“Ahora que se se que puedes escucharme creo que podemos dar un buen uso a eso joven Debonnaire.” Comentó en lo que le miraba, no había quitado los ojos de ella, siendo minuciosos con sus reacciones, limitándose a asentir y a verla como se expresaba, si lo hacía con elocuencia como expresaba sus ideas. “Deseo tener la oportunidad de conocerte y ayudarte pero para que puedas cumplir un rol deberás ser una como nosotros, no estás en ese lugar donde aquellos que eran diferentes te juzgaban, no quiero secretos…” El hecho de que ella deseara ocultar su aspecto quedaba muy a su criterio, pero mientras mayor fuera la transparencia sobre todo con él su estadía sería tan prolongada, placentera, productiva.

Lo que estaba claro es que ella debía convencerlo con acciones, de que ella valía mas que para ser una refugiada con bonitos ojos, una parte de él la observaba como el rey que fue, le veía con potencial pero no deseaba irrespetarla tratándola de esa manera por lo que le daría algo de tiempo para eso.

Se pondría de pie nuevamente y daría pasos hasta la puerta, se supone que ella ahora estaba lista para salir al público, ahora ella combinaba podía darse el lujo justo ahora de sentirse más unida al Quiet Room del o que lo era hace 1 hora. “Ven conmigo, demos un pequeño paseo…” Hoy haría una pequeña prueba de campo en un ambiente ideal utilizando a su nueva adquisición y sus diferentes atributos, esperando observar una parte de su desempeño. Llevándola nuevamente ante el público, necesitábamos poner en orden a todos lo que llegaban y ella sería esa delicada voz que pondría a todos en comodidad.

“Hay que darles una bienvenida, ayúdame con los nuevos clientes…” Le llevó como a una pequeña niña a la cual aprendía a andar en bicicleta, mostrando de manera breve como él iba guiando a los diferentes clientes guiándola bajo su brazo y a su vez exhibiéndola como una imagen, por lo cual ella tenía que lucirse y luego hacerlo sola.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]   

Volver arriba Ir abajo
 
The silent one and the unusual blonde (Bloody Mallory) [15/3/18]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [MANGA] Bloody Kiss
» Welcome to the Bloody Smile Circus
» Silent mobius
» SILENT WAR (Reseña)
» Bloody Rose Academy

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: