Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    27th Octubre 2017, 12:52

El Monte Justicia se alzaba orgulloso en las proximidades de la población costera de Happy Harbor. Dentro, en la intimidad y soledad de sus habitaciones, una joven émpata meditaba profundamente. Su nombre era Raven, y tenía el poder de hacer suyo el dolor ajeno. Pero en los últimos meses no estaba siendo capaz de disiparlo. Permanecía dentro de ella, la hería y podía llegar a matarla.

Había empezado tras las torturas mentales a las que la había sometido la villana Fobia, cuando había perdido el control sobre su mitad demoníaca por primera vez. La Hermandad del Mal la había secuestrado poco después y Fobia había vuelto a torturarla, haciendo que la férrea barrera que había levantado en torno a su lado demoníaco se resquebrajara aún más. En aquella ocasión había perdido el control por segunda vez, y había estado a punto de perderse a sí misma, tanto que, al darse cuenta, había tratado de suicidarse. Sólo Donna había impedido que lo hiciera, ayudándola a recuperar el control.

Pero Donna ya no estaba, había desaparecido junto con la mayoría de amigos que había conocido, y después de la Colisión de Mundos su autocontrol se había vuelto aún más inestable, razón por la cual se veía obligada a meditar de manera casi constante.

Concentrada, atravesó el primer nivel de su ser hasta alcanzar el interior. Allí estaba el muro, oscuro, frío, amenazante...

Llegó hasta él, lo tocó... y, de repente, llamaron a la puerta y salió del trance bruscamente.

* * * *

Bart puso la música a todo volumen mientras intentaba hacer los deberes del instituto a la velocidad de un alumno promedio. Estaba aburrido y no tenía mucho que hacer por eso estaba intentando parecer “normal”. Suspiró con aquella desgana fruto del aburrimiento. Dejó que su mente divagaba un poco mientras resolvía uno de los problemas de matemáticas. Su habitación estaba situada justo enfrente de la Conner. Eso era algo que él había elegido, por lo menos había algo similar en aquel universo omega a como era en la base de su universo.

La música seguía sonando a un volumen escandalosamente alto. Pasaron cinco minutos. Pasaron diez y la verdad que el joven flash no pudo evitar ceder a su impulso natural. En esos diez minutos había hecho los deberes de matemáticas, historia y un trabajo de ciencias naturales que incluía un extenso esquema gráfico sobre el sistema sanguíneo. El velocista abrió los ojos realmente shokeado al darse cuenta de que a Conner siempre le había molestado la música muy fuerte.

A él le ayudaba a concentrarse pero al súper chico, por su súper oído, no le hacía ninguna gracia. El Conner de su universo siempre se apresuraba a reñirle y a ordenarle que apagase el reproductor de música. Sin embargo aquella vez no había ido.  Se sintió un poco triste al pensar que quizá era otra de las tantas diferencias entre los Conner.

Pero antes de darse por desilusionado, decidió ir a comprobarlo. Apagó el aparato electrónico y en un instante estaba frente a la puerta de su amigo. Golpeó la puerta innumerables veces de forma. De forma simultánea a llamar, repetía súper rápido el nombre del clon de superman.

kgykvfjkhgunfhkbfkxsyñbaekndstkbsripzvk:
 


Al pronunciar el nombre de su amigo a gran velocidad, menos para velocistas, kriptonianos o  personas que tuvieran habilidades para captar sonidos emitidos a tal rapidez, tan solo se oían raros sonidos sibilantes.

Después de un minuto de aporrear la puerta y aclamar la atención del moreno, Bart desistió. Seguro que Conner no estaba en su cuarto. Se encontraría en cualquier otro lugar del edificio o quizá había salido. Así, decidió pasearse por la base. Bajó corriendo a la cocina y se preparó un sándwich. Además de eso se comió una bolsa de patatas fritas y un batido de fresa. Raudo como un rayo, como era habitual en él, engulló toda la comida.

Después de llenar el estómago, Bart se encontraba de nuevo solo y aburrido. Pensó que Raven dejaba la torre muy pocas veces. Quizá se encontraba en su cuarto y podían hacer algo juntos. Así que haciendo uso de su metabolismo se dirigió corriendo a la habitación de la joven. Dio un golpecito en la puerta a un velocidad un poco más acelerada que la normal y pronunció el nombre la muchacha con un ritmo normal. Le aliviaba un poco saber que aunque esa Raven tenía unas cuantas diferencias físicas con la de su mundo ambas eran muy parecidas en personalidad. Las dos meditaban, eran tímidas, se preocupaban por sus compañeros de equipo y estaban siempre dispuestas a ayudar.

- Raven, ¿estás?- dijo sin esperar una contestación a su pregunta y abriendo la puerta como si esa habitación fuera la propia.

Ahí estaba Raven meditando con inciensos y diferentes olores que inducían a un estado de relajación y calma. Pero como muy bien le habían definido el Batman y el  Tornado Rojo Bart era puro impulso y aunque el ambiente indujese a la serenidad, su personalidad inquieta y curiosa no se mermaba.  Se puso a enredar y fisgonear por el cuarto ajeno y tiró un esenciero.

- ups, lo siento. Cuando salga a la ciudad te compro otro. ¿Vale?- dijo con cara de arrepentimiento.

Era increíble la velocidad a la que conseguía moverse Bart estando a ritmo normal, hasta el punto que nadie fue capaz de evitar que tirase el esenciero, pero ni siquiera eso logró alterar a Raven, cuya única reacción fue un levísimo suspiro. Bart era un chico muy nervioso que por fuerza tendría que chocar con su carácter y con su necesidad de calma, pero lo cierto era que el castaño le caía bien, pues se trataba de un muchacho noble, con un gran corazón, y desde su llegada a la base había hecho muchos esfuerzos por integrarla y tratarla como a los demás, cosa que no todo el mundo hacía, y tampoco es que ella pusiera facilidades, precisamente.

- No te preocupes, Bart, no pasa nada, tengo muchos esencieros -respondió serenamente la muchacha arrodillándose para recoger los pedazos de cristal y apagar la vela-. ¿Puedes traerme un recogedor y algo para limpiar el aceite que se ha derramado, por favor?

Se puso de pie para dejar los pedazos de cristal sobre la mesa del tocador.

- Deberías dejarme eso a mí- dijo el joven velocista limpiando y recogiendo todo en un momento. Salió de la habitación para buscar una escoba, un recogedor y un cubo con un fregona. casi no se notó su ausencia porque lo hizo a hipervelocidad. Lo mismo hizo para recoger todo lo que había roto y ensuciado. - Ya está todo como nuevo.- dijo con amabilidad y un sonrisa alegre en su juvenil rostro.

Raven ya había empezado a recoger los pedazos rotos, pero antes de que pudiera alzar el primero se produjo una súbita corriente de aire que agitó su túnica y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba todo como si no hubiera ocurrido nada.

- Gracias, Bart -agradeció en su habitual tono neutro (aunque el chico, que la conocía, sabría que iba de corazón) extendiendo la mano para depositar en el recogedor que llevaba el velocista el único fragmento del esenciero que había alcanzado a recuperar.

- Ha sido culpa mía que se rompiera. No habría estado bien que tú te ocuparas de limpiar mi desastre.

* * * *

Que bueno era volver a la rutina.

Wally estaba tratando de recuperar poco a poco su vida tras haber salido recientemente de la Speed Force por segunda vez y haber salvado, de casualidad, la ciudad de Gotham frente al gas del miedo del doctor Crane. Pero no podía haberlo hecho sin la ayuda de la inigualable Barbara Gordon y su “escuadrón suicida” formado por Jean-Luc, Jonathan Smith, Conner, Hellboy, Rebecca y Lobo Feroz. El mundo tenía mucha suerte de tener a héroes fuertes y valientes como ellos.

Gotham todavía se estaba recuperando de los daños relacionados con Fearland, pero por suerte para los Gothamitas, ya había alguien que se preocupaba por ellos. Batman y el resto de sus compañeros dedicaban su tiempo y su dinero a las reparaciones y a procurar que ningún maleante se aprovechara de la débil situación de la ciudad. Por ese motivo, al líder de la Young Justice casi no se le veía el pelo. Dick había nombrado a Raven líder del grupo para cuando él tuviera que ausentarse, decía que no había nadie mejor para esa tarea, además de que Raven gozaba de una cantidad considerable de tiempo libre.

Wally seguía sin entender porqué Richard había tomado una decisión tan arriesgada, puesto que ella era la hija de un demonio y ni siquiera era la Rachel Roth que conocían. El pelirrojo siempre era de los que se mostraba simpático con todo el mundo, pero sentía inevitablemente un pequeño rechazo hacia las personas que no eran de su universo y habían sustituido a sus amigos más queridos. Un caso parecido fue el de Bart Allen, cuando encontró al pequeño y desorientado velocista en medio de Happy Harbor.  

Entendía a la perfección cómo se sentía su primo al encontrarse en un mundo donde todas las personas que conocía habían cambiado o habían desaparecido. Quería ayudarle, hacer que se integrara en la nueva liga de jóvenes héroes, pero era una tarea difícil. Bart era un manojo de nervios, y controlar a un velocista era casi imposible. A veces le sacada de sus casillas, y aquel día no fue diferente.

-¡BART! – replicó el pelirrojo al comprobar que el chico había desaparecido de su habitación. – No se le puede dejar solo ni cinco minutos… ¿dónde demonios se habrá metido?– el velocista se acercó a su pupitre y revisó los libros de texto de la escuela. No esperaba encontrarse ya con los deberes hechos… estaba seguro de que había vuelto a usar la supervelocidad para hacerlos. ¿Cuántas veces le había repetido que tenía que tratar de vivir a un ritmo normal?

Wallace abandonó la habitación de su primo y revisó el resto de la base hasta encontrarle. Bart estaba delante de pie, delante de la habitación de Raven.

- ¡Bart! No deberías molestar a Raven cuando está meditando.

No, el destrozo provocado por Bart no la había afectado, pero entonces ocurrió algo que sí la afectó: Wallace.

El pelirrojo se plantó en la puerta de la habitación buscando a Bart, y al verle, durante un instante se quedó sin respiración.

Hacía casi un mes que Wally West había regresado de entre los muertos, y Raven había procurado evitarle todo ese tiempo. No había tenido otra opción; Físicamente era igual que el Wallace de su universo, lo cual ya de por sí le resultaba doloroso, pero no era lo único. El Wallace de su universo la había dejado para empezar a salir con Frances Kane, pero al menos había abandonado el grupo al hacerlo y ella no había tenido que verlo. En cambio, éste se encontraba envuelto en una relación con Artemis Crock, su compañera de equipo, y siempre que estaba cerca de ellos se veía obligada a percibir las intensas emociones de felicidad y amor que emanaban de ellos. El anhelo y el vacío que experimentaba entonces por estar sola y por saber que jamás podría experimentar lo que ellos sentían se hacía más intenso. Y dolía... dolía demasiado. Wally West era el único chico por el que Raven había llegado a sentir algo, y aún lo sentía. En su universo había sido él quien la había dejado después de experimentar en su propio ser las repercusiones de su mitad demoníaca descontrolada, pero ella nunca había dejado de sentir lo que fuera que sentía hacia él.

Uno podría pensar que, tal vez, el fenómeno Omega había traído alguna ventaja y que el Wally de éste universo no la odiaba, pero no era así. Raven podía notar perfectamente el rechazo y la desconfianza que sentía hacia ella, un rechazo y una desconfianza dolorosamente parecidos a la que había sentido su propio Wallace. Al parecer estaba destinado a odiarla en todos los universos, y posiblemente era lo mejor, pero eso no hacía que fuese más fácil de llevar, así que le evitaba.

Raven recogió la capa de su túnica, que estaba pulcramente doblada sobre la silla del tocador, y se la puso, cubriéndose el rostro con la capucha del cuervo, dejando que las sombras ocultaran sus ojos tristes. En silencio, se quedó atrás, en segundo plano y con la cabeza gacha, esperando a que los dos primos terminaran su conversación.

Cuando Wally West entró en la estancia, Bart paró en seco su comportamiento charlarín, alegre y curioso. El joven castaño se puso en tensión. La relación entre Wally y Bart no era muy allá. Las veces en que coincidían el adolescente intentaba poner de su parte pero siempre tenía la impresión de que ambos estaban forzando demasiado las cosas y que el ambiente no era cómodo para ninguno. Antes del efecto omega el Bart y El Wally de su universo habían logrado una relación de hermandad muy cercana. Al principio Bart  y Wally discutían constantemente. Sus personalidades eran muy diferentes y chocaban de forma habitual. Con el tiempo los dos llegaron a conocerse y apreciarse.

Podía pensarse que con un Wally que era más abierto, enérgico, simpático y con una personalidad muy similar a la del joven velocista, Bart se llevaría inmediatamente bien. Pero no era así. Bart se sentía muy raro en su presencia. Wally tenía esa novia que se parecía a su querida amiga Cissie y  a la que Bart no quería acercarsele ni en pintura porque no era Linda. Que Wally estuviera saliendo con Artemis, Bart lo consideraba una traición tanto a la memoria de Linda como a su familia. Porque el Wally West de su universo amaba a Linda. Eso era una verdad universal para el velocista adolescente. Bart sentía mucho cariño y aprecio por la que en su universo era la mujer de su primo. Linda le había apoyado y ayudado mucho antes que de el tercer flash(Wally) se dignara siquiera a dirigirla a la palabra. Además si no se casaba con Linda, Iris y Jay nunca iban a nacer. Quería a esos niños como si fueran sus sobrinos. Sobre todo a Irey que era su predilecta. Sabía que la culpa no era de la chica, era de su primo que no podía estar soltero ni diez minutos y se ponía a ennoviarse con cualquiera que se hiciera un poco de caso. Pero no podía evitar  sentir ese tremendo rechazo y repudio hacia Artemis.

Todo eso le abrumaba y se sentía desconcertado. En su interior bullía una rabia intensa hacia esa situación y sentía la imperiosa necesidad de gritarle a su primo que se quedara de preocupar por él, que volviera a Palo Alto con su maravilloso perro y su fantástica novia y le dejase en paz. Que ojalá nunca se hubieran encontrado o uno de los dos nunca hubiera salido de la speedforce. Estaba a punto de abrir la boca y decirle que tomasen caminos separados, que le daba las gracias por haberle acogido y apoyado pero que eran muy diferentes, las circunstancias de sus dos universos eran incompatibles y que su relación nunca iba a mejorar. Pero le pareció un poco injusto decirle algo tan cruel cuando se había preocupado por él desde el primer momento que aterrizo en aquel mundo tan desconocido y tan extraño.

Captó la mirada y el ceño fruncido de su primo. Raven no parecía agradarle y no entendía muy bien por qué. Quizá es que fuera también algo prejuicioso como el de su universo y pensase mal de todo aquel que no tuviera una intachable reputación y estirpe conocida. No parecía gustarle que se preocupara por Raven o que fuera a buscar a la muchacha. Un suspiro de resignación salió de sus labios. Ya estaba muy acostumbrado a ese tipo de actuaciones del pelirrojo. En Omega era menos frecuente que Wally exhibiera aquellas maneras tan airadas de enojo. Con quien más parecía saltarle ese mal genio era con él y en parte lo entendía. No tenía ningún lugar en la vida de aquellos Young Justice.

- Son tantas las cosas que te molestan Wally, que no estaría mal que me hicieras una lista - dijo con cierto desdén- Además el maestro de meditación Lorin Roche afirma que meditar durante largos periodos alienta al desapego de este mundo, alentando la anulación de los deseos y la separación de los seres queridos por lo que puede causar grandes problemas emocionales y psicológicos. Así que hacerle recordar que tiene amigos y podemos salir fuera a hacer cosas no es molestar- le sacó la lengua.

- ¿Estas bien Raven? - dijo Bart con ternura acercándose a la joven y tomando tomando sus manos.  Siempre estaba muy pendiente de sus amigos.  La verdad es que debido a su metabolismo podía percibir las cosas que a los demás se les pasaban por alto. Esa Raven no era su Raven pero tenía la misma personalidad y hacía los mismos gestos que su amiga. Esa capucha que usaba para ocultarse cuando se sentía incómoda e insegura. De todas las personas que había reconocido al llegar a ese nuevo universo ella era a la que más cercano se sentía.  Sabía que ella podía leer sus sentimientos y se sintió un poco culpable por tener esos sentimientos tan negativos hacia Wally.

Wally observó cómo el ambiente se había enrarecido tras su llegada. Raven no le dijo ni una sola palabra, y Bart, para variar, ya le estaba replicando como si su presencia fuera lo más insoportable del mundo.

-No importa, ya me iba. No quería molestar.- comentó con el ceño fruncido mirando a su primo y después a la silenciosa émpata. Estaba claro que había interrumpido algo importante, y nadie parecía tener la intención de pedirle que se quedara a charlar un rato. Así pues, se encogió de hombros y se dirigió de nuevo a la puerta para salir de la habitación de Raven.

-. Agradezco tu interés, Wallace, pero Bart no me estaba molestando -intervino la émpata antes de que el pelirrojo se marchara-. No es preciso que te preocupes.

Kid Flash salió entonces de la habitación y Raven permitió con mansedumbre que Bart le cogiera las manos. Normalmente rehuía cualquier clase de contacto físico, pero no con Bart. Desde que le había conocido el chico había conseguido superar una tras otra todas las barreras que se imponía para distanciarse de los demás, desde la manera abreviada de decir su nombre contrariamente a su costumbre hasta el hecho de invadir su espacio personal con un simple gesto de cariño como aquél. No sabía cómo lo hacía, pero Bart conseguía desmontar todas sus defensas y hacer que resultara natural e incluso... agradable.

Había llegado a apreciarle mucho en el escaso tiempo que hacía que se conocían, y en parte se debía a que tenía la sensación de que, de todos sus compañeros, era el único que realmente la entendía. Más incluso que Richard. Richad tenía muy buenas intenciones, y aunque le constaba que lo intentaba, sabía que no conseguía entenderla. No de verdad.

- Sí, estoy bien, Bart -dijo, permitiéndose, ésta vez sí, una leve sonrisa para dirigirle al muchacho-. No te preocupes.

Bart agradeció mucho que Raven le dijera al mayor que no estaba molestando. El adolescente la sonrió con ternura. Porque los constantes reclamos, discusiones y acusaciones del segundo Flash le afectaban mucho. Bart nunca tenía en cuenta los improperios que los demás lanzaban contra su persona pero la cosa cambiaba cuando esa persona era de su familia. En especial le había mucho daño que afamados velocistas le considerasen un estorbo o le menospreciaran. En su universo de origen siempre había buscado su aprobación de los otros speedsters,  sobretodo de Wallace West. Ese hombre que fue durante un periodo muy largo ocupaba el papel de Flash de su mundo. Se había esforzado mucho por conseguirla y tener una buena relación con él. En Omega todo era un volver a empezar. Porque ese no era la persona con quien había progresado tanto. Sentía que el Wally de Omega y él estaban muy distanciados tanto o más de lo que alguna vez estuvo del Wally de su universo.

- Te has puesto mal de repente Raven, ha debido deberse a algo. No te guardes las cosas. Soy tu amigo y puedes confiar en mí. Estaré para escucharte y apoyarte siempre que lo necesites. - Le acarició suavemente las manos con ternura y cariño.- Me alegra que ya estés mejor. Si me necesitas tan solo llamame vendré corriendo desde cualquier parte.

Tan raudo como un rayo se dispuso a buscar a su primo. Pensaba que era una buena oportunidad para tener un poco de tiempo a solas con Wally, ya que, Bart se sentía incómodo en presencia de Artemis y  la arquera estaba con el velocista  la mayor parte del tiempo. Además,  quería hacerle una consulta y delante de los demás titanes no estaba muy seguro de plantearla. Al instante le encontró. Estaba cerca del salón principal donde se encontraba el ordenador central que controlaba la seguridad y el funcionamiento de la base. ¿Para que se dirigía en pelirrojo allí? Sus dudas sobre lo que hacía el primer kid flash en esa área se desvanecieron cuando le alcanzó y le dió un leve toquecito en el hombro. Enseguida el menor le realizó la pregunta que llevaba varios días rondando en su cabeza:

- Wally, ¿Te puedo preguntar una cosa?- como el menor, a pesar de haber madurado bastante, tenía ese toque de impulsividad no dejó margen a que su primo le dijera que sí o que no. -¿Cómo es ser el mayor?En mi mundo nunca tuve a mi cuidado a alguien más pequeño y ahora está el otro Bart. Realmente no sé cómo debo comportarme. Tampoco sé cómo acercarme porque a veces se muestra muy esquivo. No le gustan las mismas cosas que a mí. Me dijo que no le agradaban el deporte ni jugar a juegos ni los videojuegos. Tu eres el mayor- Recalcó sin malicia. - Sabes lo que hay que hacer y como se comporta el que ocupa ese rol. - La versión más joven de Bart, le había dicho aquello a su yo mayor para alejarlo. En realidad no quería realizar ninguna actividad ni con el Bart mayor ni con su primo Wally. Así que muchas veces ponía infinitas excusas para no tener que coincidir con los otros dos velocistas.

Una vez formulada, el castaño espero con ansia y expectación la respuesta del mayor.

La intención de Wallace había sido comprobar que los sistemas de las alarmas estuvieran bien colocados en su sitio y no hubiera ningún error no notificado. Pero cuando estaba a punto de llegar al salón principal, el pelirrojo notó el dedo de alguien sobre su hombro.

Se detuvo en brusco y miró con sorpresa a su primo, Bart, con el que había discutido hacía tan solo unos segundos. Ese era el pan de cada día desde que el segundo Kid Flash llegó a Omega. No sabía cómo lo hacían para acabar siempre con alguna riña, y es que el moreno era inquieto e impulsivo, y siempre hacía algo que sacaba de quicio a Wallace. Y el mayor tenía una forma bastante peculiar de preocuparse por Bart, expresando sus opiniones en forma de pequeñas broncas.

El pelirrojo despegó sus labios para contestarle, pero no le dio tiempo a decir nada. Su primo ya le había asaltado con un discurso. El sentimiento de enfado y decepción que había sentido por su primo segundos antes se desvaneció, y es que se sentía fatal cada vez que discutían, a pesar de que ninguno de los dos podía evitarlo. Y luego Bart hacía gestos muy tiernos, como los de ahora, y eso conseguía que el corazón de Wallace se ablandara con él.

—Pues ser el mayor implica responsabilidad y más atención sobre el menor—explicó, usándose a sí mismo como ejemplo al tener que cuidar de dos versiones de Barts diferentes. Si el Bart original ya era inquieto y curioso de por sí, tener que vigilar a dor Barts era casi como una pesadilla.

Wally se quedó un segundo pensativo, analizando la situación desde la perspectiva del pequeño. Sentía que algo iba mal, que era muy raro el comportamiento del primer Bart, y es que su actitud había cambiado ligeramente desde la llegada el segundo Bart a Omega.

—Pues eso no es verdad… a Bart siempre le ha gustado jugar, especialmente con los videojuegos. Quizás aún no haya asimilado los recientes acontecimientos de tu llegada a Omega. Dále un poco de tiempo, ya verás como pronto volverá a ser el mismo Bart de siempre… —o eso era lo que quería creer Wallace.

-… ¿Cómo se hace eso?- Al menor la respuesta de su primo le pareció un poco vaga, como si el otro la estuviera improvisando en el momento. Los siguientes comentarios del pelirrojo le hicieron abrir sus ojos con sorpresa -Pero …- la mirada del pequeño se entristeció. No sabía muy bien qué pensar porque no dudaba de la palabras de Wallace pero es que su otro yo le había dicho aquellos con una convicción muy firme.- Si no me ha dicho la verdad, es que ha mentido. - Desde siempre en su familia no se habían permitido ninguna clase de embuste ni ocultación de la realidad. Los Flash siempre eran muy francos con lo que vivían y sentían.- Tiene que suceder algo serio .. porque él es yo y yo nunca miento. - Expresó claramente preocupado.- ¿Crees que soy yo lo que le hace actuar así?- Nadie sabía mejor que él lo que era tener que vivir con una versión de sí mismo. Lo que era sentir que tu espacio en la vida de tus familiares estuviera ocupado. No sólo el otro Bart le había eclipsado, Wally le había quitado a Conner, que en su universo era uno de sus mejores amigos. En Omega, sin embargo, no tenían esa relación. El puesto de amigo de Conner estaba ya tomado por su primo y no podía hacer nada. No se podía culpar a nadie de esa colisión y de los destrozos en las vidas de las personas de ese nuevo universo. - No le quiero quitar su sitio. -Dijo en un susurro con cierto matiz de tristeza en su voz. Tan sólo fue un instante porque luego se dio cuenta de algo y abrió los ojos impactado.- Wally, a tí también te evita.

El mayor fue a contestar, pero por segunda vez en lo que llevaban de conversación, fue interrumpido, ésta vez por una explosión de humo y azufre; Raven se acababa de materializar a pocos pasos de distancia. La émpata miró a los dos jóvenes con expresión neutra. Se habían marchado de su habitación aparentemente enojados el uno con el otro, y no había esperado encontrarles ahora juntos. Eso podía poner las cosas más difíciles, pero no importaba. Por fin había reunido el valor para decir lo que llevaba días atormentándola y tenía que decirlo ahora.

- Wallace, Bart... -comenzó tomando aire-. Hay una razón por la que llevo tantos días encerrada en mi habitación, meditando. Hace dos semanas, Richard me envió a Alemania, a iniciar una toma de contacto con unos posibles aliados. Me envió a mí porque sabía que podía teleportarme. Se trataba de una organización similar a la que dirige Charles Xavier, sólo que ellos acogen místicos y alienígenas además de mutantes. Tenía que reunirme con el responsable de la sección mística, pero... algo salió mal. Me vi abrumada por las emociones que agitaban a aquél hombre, emociones relacionadas con la muerte de su esposa -alzó la mirada y la fijó directamente en Wallace-. Perdí el control. Durante varios minutos dejé de ser yo misma... me convertí en la hija de Trigón -agachó una vez más la mirada, lo único que podía dar a entender lo que ésto la atormentaba, pues ninguna emoción podía leerse en su rostro imperturbable.

>>Por fortuna, Lorenzo pudo devolverme a mi ser, pero lo que importa es... que ella ganó. Durante largos y eternos minutos en los que podría haber hecho mucho daño. Desde hace algún tiempo siento que el poder de Trigón crece dentro de mí. Tengo miedo de usar mis poderes... ¿Y si la próxima vez nadie puede hacerme volver? Wallace... hace casi un mes desde que has vuelto y no hemos tenido ocasión de hablar. No sé si es que me evitas... Y si la relación con la Raven de tu universo era similar a la que yo tenía con mi Wallace, lo entiendo perfectamente. Pero es por eso que te necesito -volvió a mirar a los dos velocistas-. Richard no es objetivo conmigo, y me temo que Bart tampoco lo es. Pero tú... tú sabes lo que soy. Sabes lo que puedo hacer, el peligro que entraño. Y sé que no te caigo bien. En el pasado, tú... o más bien el Wallace de mi universo, aconsejó a Richard que me expulsara del grupo. Sé que vas a ser objetivo, Wallace. Dime la verdad: ¿crees que debería marcharme? ¿Te sentirías mejor si lo hiciera?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Wally West
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 21/11/2013
Edad : 28
Localización : Central City

Ficha de Personaje
Alias: Kid flash (Desaparecido)
Nombre real: Wally West
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    16th Noviembre 2017, 12:16

Wally no sabía qué más consejos darle a su primo. Al fin y al cabo, él también era joven y no tenía mucha experiencia cuidando a chicos menores que él. Era muy diferente al Wallace del universo de Bart, que según él, rondaba ya los treinta y pico y tenía esposa e hijos, bastante creciditos al parecer. Estaba seguro que ese Wally adulto sabría lo que decirle en aquellos momentos de inseguridad, y se sintió mal por no poder ofrecerle lo mismo.

Se lo pensó mucho antes de poder contestarle, pero justo en aquel momento, Raven apareció en una nube de humo negra con olor a azufre. Aquello le desconcertó… ¿Qué hacía Raven fuera de su habitación? Pensaba que quería estar tranquila para meditar…

Pero según la encapuchada, había una razón de peso para que estuviera tantos días encerrada en su cuarto y sin hablar con nadie. Wally no se percató del detalle, y pensó que aquella actitud solitaria formaba parte de su extraña personalidad.

¿Perdiste el control? ¿Qué hiciste?— la voz del chico sonó algo perturbada por la noticia, y su cuerpo se encogió, ligeramente alertado. Era bien sabido por todos que Raven era la hija del demonio Trigon, pero teniendo en cuenta el universo de donde provenía Wallace, el pelirrojo no conocía todavía las consecuencias que aquello podía acarrear.

¿Por qué no lo has dicho antes? — preguntó esta vez con voz preocupada, dándose cuenta de la gravedad de la situación. Después miró a Bart, y supo que debían dejar su conversación aparcada para otro momento. Ahora era más urgente lo de Raven, que necesitaba la ayuda y la opinión de los velocistas.

¿Y no hay manera de disminuir esa influencia demoníaca? —preguntó el pecoso, arrugando la nariz y cruzándose de brazos.— ¿Algún ritual? ¿Hacer periodos más largos de meditación?— no era ningún secreto que los West, en general, eran más de pensamiento científico, y él concretamente tendía a buscarle una explicación lógica a la magia. Es por eso que no entendía de rituales ni de hechizos, y muchas veces se sentía como pez fuera del agua cuando sus amigos mágicos se ponían a hablar de esos temas.

La siguiente parte de la conversación le abrumó un tanto. No se esperaba que Raven quisiera hablar de su relación como compañera suya de la Young Justice, y menos todavía que le hiciera una pregunta tan personal cuando apenas se conocían. El muchacho ordenó como pudo los rápidos pensamientos que se cruzaban en su cabeza, y trató de explicarse lo mejor que pudo.

Si te soy sincero… pensaba que eras tú la que me evitaba. La verdad es que apenas conocí a la otra Rachel Roth. Pasamos poco tiempo juntos y nunca fuimos muy amigos. De hecho, en el universo de donde yo vengo, no había ninguna Raven.— confesó, con algo de dureza en sus palabras.—Es verdad que he pensado muchas veces que eras un poco rara… No pareces actuar como una chica normal, eres distante y silenciosa… y nunca te he visto sonreír...- se llevó la mano a la nuca, algo incómodo. Tampoco quería ofenderla con sus sinceridad, así que procuró ser lo más correcto posible.- Y usas la magia, que no es algo que me guste y que entienda, así que… quizás es por eso que a veces me siento incómodo contigo. Pero de ahí a pedirte que te marches… ¿Por qué haría yo algo así? No te odio, ni nada de eso...

Pensó en el momento que había vivido más parecido a aquella situación, y se acordó de cómo había sido el principio de su relación con Artemis. Wallace consideraba a la rubia una sustituta barata de su Roy Harper, pero el hecho de haber perdido a uno de sus mejores amigos no era culpa de la vietnamita. Quedó bastante demostrado en una misión, que si ambos se hubiera conocido de otra manera, la relación hubiera sido muy diferente. Recordó también lo enfadado y decepcionado que se había sentido con ella, cuando la defendió delante del grupo y luego descubrió que ella le había mentido y le había ocultado la verdad sobre su familia. Aquello le dolió mucho más de lo que se imaginaba. Y aún así, Wallace no incitó a nadie a echarla del grupo. No era una decisión que él debiera tomar.

No se trata de si me voy a sentir mejor o peor si te marchas… por qué lo que siento no es objetivo. Realmente no nos conocemos...— dijo esta vez, inclinándose ligeramente en dirección a Raven para evitar que la capucha le impidiera mirarla directamente a los ojos.— Pero lo que sí creo, es que si te marchas no vas a solucionar nada, sólo estarás huyendo del problema. Los Titanes fueron como tu familia, ¿verdad? Pero ahora estás en la Young Justice, así que somos los mejor que tienes, y los que mejor te pueden ayudar...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bart Allen
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 16/05/2016
Localización : Torre de los Titanes

Ficha de Personaje
Alias: Kid Flash
Nombre real: Bart Allen
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    22nd Noviembre 2017, 18:05

Si conversación se vio cortada por la repentina aparición de Raven. Parecía que tenía algo que decirles, ella nunca se presentaba ante alguien sin tener un motivo. El tema que estaba tratando con Wally se vio relegado. Él castaño no le dio mucha importancia a que su conversación con el mayor fuera  pospuesta, ya que, pensaba que eran problemas cotidianos de convivencia que podían tratarse en cualquier momento. El joven velocista la miró con un atisbo de curiosidad en su mirada.

- Seguramente porque, y no te lo tomes a mal Wally, tu expresiones y tus comentarios inducen a pensar que nos  juzgas moralmente. Por eso resulta difícil contarte las cosas.- Suspiró y aquello lo dijo desde su visión más personal de la historia.  Por qué resultaba tan duro contar las cosas en Omega y por qué parecía que todo el mundo guardaba secretos.- Además, hay situaciones en las que simplemente no encuentras las palabras. Es muy difícil sacar a relucir un problema cuando sientes un frío y una distancia en la relación con tu receptor.-

Se quedó un poco pensativo con las palabras de su primo. Bart sabía algo de la magia porque, aunque criado por referentes paternos con gran adoración a la ciencia, era el más abierto en ese tema de su familia. Todo estaba conectado decía siempre su tutor. Quizá podían hacer algo con las herramientas de las que disponían.

- Raven, ¿podemos ayudarte de alguna manera con la Speedforce? Sé que la Speedforce puede entenderse también de forma mística porque Max lo hacía, la canalizaba través de la meditación. No sé si tiene que ver con tus poderes.Pero si puedo ayudarte haré lo que sea. - Max Power era amigo de Zatanna. Si ellos estuvieran allí quizá pudieran dar una mejor solución. Eran adultos, tenían conocimientos expertos en esos temas y un dominio total sobre sus poderes.

-Oh ... el lazo de la verdad de Cassie vuelve buena a la gente- Otra la realidad de que no estaba en su mundo volvía a golpearle. No podían contar con la rubia, ni con su lazo ni con ninguna Wonder. -Podríamos ir a Themyscira a buscarlo.  Pero creo que es suficiente- Bart le dio la mano a Raven y la sonrió. En sus ojos castaños se mostraba una mirada limpia llena de amabilidad y optimismo.- que sepas que nos tienes, que somos tus amigos y que te queremos. Porque el amor ayuda a frenar el odio y el mal. Eres fuerte Raven y eres fuerte porque no estás sola. Decía mi abuelo que la verdadera fuerza reside aquí- le señaló a Raven el lugar donde se encontraba el corazón- No en los poderes que uno tenga. Todos tenemos un gran lobo malo dentro Raven. Mi madre desciende de un familia de psicópatas, tiranos y asesinos.  La inteligencia y la locura se heredan por vía materna. Muchas veces tengo miedo de volverme algo muy distinto a mí. De sacar esa furia y eso odio que bullen por mis genes. Bueno … tú mucho más que el resto pero eso no quiere decir que no puedas controlarlo.

Lo que dijo a continuación la empata hizo que todo en su interior se removiera. La opinión de Wally superior a la suya. Y más la de ese Wally, que Bart tenía muy en claro que estaba muy perdido en el camino de la vida. Es más pensaba que más que él mismo y eso era mucho decir.  - Raven, ¿Estas diciendo eso en serio?- comentó entre impactado y asombrado- El criterio de Wally no es válido tampoco. Siempre ve primero los defectos y lo peor de los demás. Se centra en todo lo que le parece negativo que tu persona y hace un universo de ello.- Hizo varios aspavientos. El menor no podía controlar su enérgica personalidad. Miró a su primo porque estaba haciendo justamente lo que había dicho: no eres normal, eres rara, distante, no sonríes y me haces sentir incómodo. - No eres rara Raven. Yo creo que la normalidad está sobrevalorada. No soy normal y no me importa. Me hace hasta feliz no serlo ni tratar de alcanzar esa normalidad en ningún momento.  A mí me gusta que seas así. Pienso que eres única y especial. - Conocía a la hija de Trigón sabía que conocía cada uno de sus sentimientos. Si decía que al pelirrojo no le agradaba alguien lo más probable es que fuera cierto. Pero no quería creer eso. - Raven a Wally parece que nadie le cae bien pero estoy seguro que nos aprecia.- Realmente no estaba muy seguro de esa afirmación.  Rodó un poco los ojos cuando su primo dijo aquello de por qué haría algo yo así. A Bart se le ocurrían  un par de razones como que tenía el temperamento muy corto y le molestaban muchas cosas.

La tristeza invadió al velocista menor con los comentarios de Wally. El actual Flash no era nada bueno consolando a la gente. A Bart siempre le hacía recaer en su estado de desánimo. ¿Los Young Justice eran su familia? Se preguntaba y siempre se lo estaba preguntando. ¿Intentaban mantener con vida algo que ya estaba prácticamente muerto? No lo sentía y no sabía si con el tiempo llegaría a verlos como tal. Se encontraba muy presionado por Wally y Dick, todo era muy frío con Conner, Roy casi nunca estaba y a Artemis ni la conocía ni quería conocerla. Suspiró con esa mezcla de resignación, nostalgia y tristeza que se tiene al contener lo que sientes para no propiciar un altercado.

-Yo me voy a sentir muy solo y triste si te vas. Eres la única persona que me hace sentir en casa.  Porque eres la única persona que sigue siendo igual a la que yo conocía. - El pelicastaño intentó ser altruista y pensar en el bienestar de Raven por encima de los demás. Intentó enfocar sus sentimientos de manera optimista y positiva. La tristeza y el pesimismo hacían mella en la empata y no quería que sintiera las emociones tan desagradables que a veces le consumían. - Pero … Si necesitas irte no lo hagas por miedo. No lo hagas por nadie, hazlo por tí misma. Hazlo porque te ayuda, porque te hace feliz y te hace ser mejor. Hazlo porque quieres, no porque no veas otra salida. Yo soy muy rápido puedo ir a verte a cualquier lugar en el que te encuentres. San Francisco es muy bonito y tiene un biblioteca fantástica. Allí teníamos nuestra base los Teen Titans. Los Ángeles también es una buena ciudad para ir, yo estuve una temporada estudiando allí. Su academia de policía es  una de las mejores de Estados Unidos. También está el observatorio  Observatorio Griffith. Keystone y Central City, aunque son las ciudades de los Flash, no son muy bonitas yo no te las recomendaría para ir. En Central City está el museo de Flash pero ese lugar es mejor en el futuro. Nueva York es una ciudad muy interesante y Metrópolis porque allí viven los supers. Oh ... Kansas … Smallville muy tranquilo ahí vivía Conner con su familia.-

_________________
Déjame contarte un secreto. Solo se necesita un mal día.
Un momento que jamás debería suceder, y todo el suelo debajo tuyo comienza a desmoronarse.
Créeme. Lo sé con exactitud. Todos nosotros lo sabemos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    24th Noviembre 2017, 13:06

Por supuesto, Bart fue el primero en intervenir y en tratar de aportar soluciones. Raven le escuchó en silencio y permaneció pensativa unos segundos.

- ¿Esa Cassie de la que hablas existe en Omega? -Inquirió con suavidad-. Porque si no es así, dudo que exista su lazo, aunque podría haber sido un estupendo mecanismo de control por si volvía a perder la batalla contra mi otro yo. Respecto a la Speedforce, no lo sé, Bart. Tengo que admitir que no sé cómo funciona. ¿Cómo lo hacía Max?

- Que sepas que nos tienes, que somos tus amigos y que te queremos -dijo entonces el muchacho-. Porque el amor ayuda a frenar el odio y el mal. Eres fuerte Raven y eres fuerte porque no estás sola. Decía mi abuelo que la verdadera fuerza reside aquí -indicó señalándose el corazón- No en los poderes que uno tenga. Todos tenemos un gran lobo malo dentro Raven. Mi madre desciende de un familia de psicópatas, tiranos y asesinos. La inteligencia y la locura se heredan por vía materna. Muchas veces tengo miedo de volverme algo muy distinto a mí. De sacar esa furia y eso odio que bullen por mis genes. Bueno … tú mucho más que el resto pero eso no quiere decir que no puedas controlarlo.

La capucha ocultaba su rostro, por lo que hubiera sido imposible decir si las palabras del chico la afectaron de algún modo. Desde luego no se movió ni cambió de posición.

- Muchas gracias, Bart -fue todo cuanto dijo, con el mismo tono de siempre.

Lo que no podía decirle al castaño era que, mientras que él había conocido el amor hacia su familia y la felicidad, y había tenido la oportunidad de sentir lo que era tener gente que te importaba y a la vez ser importante para alguien, todas esas emociones a ella no le estaban permitidas. Le decía que el amor frenaba el odio y el mal, pero ella no sabía lo que era el amor. Nunca lo había vivido, entonces... ¿cómo podía usarlo? Lo único que conocía eran las emociones negativas que se veía obligada a absorber de los demás. Tristeza, dolor, ira... Las emociones positivas le estaban vetadas. Pero no se lo diría a Bart. Le había dado aquél consejo con toda su buena intención, y no pensaba decir nada que le hiciera sentir mal o frustrado.

Entonces llegó la pregunta clave: ¿Por qué no lo había dicho antes? Raven agachó la mirada en silencioso y sereno pesar mientras Bart respondía a la pregunta del pelirrojo y expresaba su sorpresa ante la elección que había hecho para pedir consejo.

- Te agradezco tus palabras, Bart, pero es absurdo negar lo que soy, aunque tengo mis propias razones para actuar como lo hago. Vosotros... podéis hablar los unos con los otros, contaros cosas de índole personal... abriros de formas que para mí son impensables -musitó, en un tono neutro que no evidenciaba si las palabras del pelirrojo le habían afectado de alguna manera-. Durante toda mi vida se me ha enseñado a ocultar mis emociones. En Azarath me entrenaron para rechazar las mismas emociones que canalizo como émpata, y así mantener bajo control mi ascendencia demoníaca. La única manera que conozco para disminuirla es mediante meditación y autocontrol total. Tomo el dolor y la tristeza de los demás, pero nunca su alegría...  Y como se me ha enseñado a bloquear mis propias emociones nunca puedo experimentar felicidad por mí misma. Por eso no puedo actuar como una... "chica normal", y por eso nunca me habéis visto sonreír. Y también es la causa de que no os haya contado nada de ésto antes.

Porque, a causa de sus propias inhibiciones no le era posible contarle a nadie lo mucho que su legado le hacía sufrir. Por lo general, Raven no solía contarle a nadie sus problemas, siempre lo guardaba todo para sí. Ya admitir aquello le había costado un profundo esfuerzo, pero no era capaz de contestar con nada que no fuera la verdad. No a Wallace.

- No me conoces... y quizá sea mejor así. El Wallace de mi universo se sentía atraído hacia mí -manifestó, sin rastro alguno de orgullo o presunción. Era una simple declaración objetiva, como quien afirma que el cielo está nublado y va a llover-. Yo... necesitaba ayuda para detener la invasión de Trigón y en la Liga de la Justicia no confiaron en mí debido a mi ascendencia demoníaca, así que... potencié los sentimientos de Wallace para que sintiera amor además de atracción y se uniera a mi causa.

Aquél Wallace no había vivido nada de aquello, y, según sus propias palabras, no la odiaba, pero había manifestado extrañeza ante las acciones de su otro yo y Raven no pensaba ocultar la verdad para dejar margen a que el velocista pensara que su álter ego había actuado de manera cruel o egoísta. Había tenido sus razones para actuar como lo hizo, y ella había sido en gran medida responsable de ellas. Se avergonzaba de las acciones que había llevado a cabo entonces, aunque en aquél momento no había vislumbrado otra salida para la situación en la que se encontraba. Si debía volver a pagar por ello, que así fuese.

- Debes entender que las circunstancias eran... desesperadas. Y la amenaza era grande. Necesitaba las habilidades de Wallace... tus habilidades. Haciendo uso de la Speedforce creó... creaste, una abertura espacio temporal hacia una prisión dimensional para encerrar a Trigón. Los Titanes no hubiéramos podido derrotarle sin tu ayuda. Tu intervención fue... vital -guardó silencio unos instantes. No había levantado la mirada en ningún momento en el transcurso de la conversación, y como tenía la capucha echada, tenía el rostro oculto en las sombras todo el rato, por lo que era imposible distinguir sus expresiones, si es que era capaz de manifestar alguna-. Wallace terminó por enterarse de ésto, eventualmente. Al principio no lo llevó bien... pero después me dijo que, aún así, quería intentarlo, pues yo no le había forzado a nada, sólo había potenciado algo que ya estaba ahí. Yo le dije que no podía ser, por las mismas razones que te he explicado a ti, pero él insistió... Dijo que no le importaba esperar el tiempo que fuera necesario. Pero entonces, un día, la Hermandad del Mal me secuestró y sucumbí ante las torturas de Fobia. Mi lado demoníaco se manifestó como ha ocurrido ahora en Alemania, y estuvo a punto de matar a Wallace. A ti... -confesó, alzando casi imperceptiblemente la mirada-. Desde entonces todo cambió. Cuando presenció lo que de verdad se ocultaba en mi alma, pasó a tenerme miedo. Le dijo a Richard que debíais deshaceros de mí, que yo no formaba parte del equipo, pero Richard se negó a expulsarme, y entonces él se marchó -volvió a agachar el rostro-. En mi universo, Wallace se fue de los Titanes por mi culpa... Es algo que no voy a ocultarte. Pensaba... que habrías tenido una experiencia similar, por eso te he preguntado a ti. Me parecía justo plantearle la opción al que más perjudiqué en mi universo. Me alegra que en tu caso no fuera así. Es bueno ver que no atraigo la desgracia sobre mis compañeros en todas las realidades.

Cuando Bart expresó su alegato final, Raven, al fin, se echó la capucha hacia atrás dejando al descubierto su rostro para mirar fijamente al muchacho a los ojos.


- Eres una buena persona, Bart, y eres fuerte. Siéntelo como yo lo hago -con su habitual actitud serena, apoyó las manos a ambos lados del rostro del castaño, que comenzó a sentir una agradable calidez y fortaleza interior, una sensación de ser capaz de hacer cualquier cosa-. No me necesitas. Lo único que necesitas es tener confianza en ti mismo y podrás hacer cualquier cosa que te propongas. Lo sé. Puedo sentirlo. Aunque me vaya, estarás bien.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Wally West
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 21/11/2013
Edad : 28
Localización : Central City

Ficha de Personaje
Alias: Kid flash (Desaparecido)
Nombre real: Wally West
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    Hoy a las 11:35

Vale, lo  pillo, siempre tiene que ser culpa mía… — alzó las dos cejas a la vez tras el comentario lleno de ironía y se cruzó de brazos—. Admito que no se me da bien hablar de sentimientos, ni se me da bien hablar de temas serios a diferencia de Dick, el siempre tiene un comentario bueno para todo. ¿Porqué no se lo decís a él? ¿Por qué necesitáis mi aprobación?

Le molestó un poco el comentario de Bart. El chico hablaba como si le conociera de toda la vida, y muchas veces él se sentía como si estuviera hablando de otra persona. Puede que se pareciera en algo al Wally de su universo, y puede que también le gustara chinchar un poco a la gente que le caía bien… pero nunca se había dedicado a juzgar a nadie ni a malmeter entre sus compañeros de la Young Justice. ¡Maldita sea! ¡Si había sacrificado su vida por todos ellos!

Después observó como el pequeño trataba de buscar una solución al problema de Raven, y su primo hizo rodar los ojos cuando propuso cosas que eran imposibles de hacer. Bueno, había sido un buen intento, y quizás con animar a Raven un poco bastaba. Pero no estaba seguro de que algo así apaciguara el ente demoníaco que habitaba en la émpata.

Me parece muy injusto que por tu condición demoníaca, tengas que absorber los sentimientos negativos, y negarte los positivos. ¿qué diferencia hay en aceptar unos y otros? ¿Los sentimientos positivos no deberían ayudarte con lo que te está pasando? No lo entiendo… no lo veo lógico…

El pelirrojo se quedó pensativo, intentando entender lo que explicaba Raven y aplicando su lógica implacable a cada cosa que decía. De pronto, parpadeó sorprendido cuando la émpata resumió la clase de relación que llevaba con el Wallace de su universo. ¿De veras se había sentido atraído por ella? En serio, ¿Qué le había visto? Sin ánimos de ofender, pero… Artemis y Raven no se parecían absolutamente en nada.

¿Sabes qué? Deberías comer más chocolate. Es lo que más se parece a la felicidad, y es comestible.— bromeó, intentando relajar el ambiente tan serio que se había creado entre los tres miembros de la Young Justice.

Me alegro de que me lo hayas contado, sobretodo si eso te alivia y te hace sentir mejor— empezó— El Wally de tu universo debió de quedar muy trastocado para querer echarte del grupo... debió de ser muy duro para los dos. Entiendo que te sientas culpable por lo que pasó, pero tu no querías hacerlo, ¿verdad? Tu apreciabas a ese Wally… bueno, yo no tengo porqué seguir sus pasos, más bien creo que somos diferentes en algunas cosas, aunque Bart insista en expresar en voz alta lo malo que soy cada dos por tres... —dijo dedicándole una mirada de reprimenda. El comentario sobre sus defectos no le había gustado en absoluto—. Así que no tienes que preocuparte… veo poco probable que yo reaccione igual. Cuando las cosas suceden en otros universos, las probabilidades de que sucedan exactamente igual son ínfimas.

El pelirrojo se llevó las dos manos a la cabeza y las dejó descansar en su nunca con un aire totalmente despreocupado.

Wow —exclamó —. Creo que es la primera vez que te veo sin capucha. — expresó, con una agradable y divertida sonrisa.

¿Sabéis? Creo que lo ideal sería tratar de conocernos un poco más entre nosotros y hablar más a menudo. Los tres venimos de universos diferentes, y apenas os conozco tal y como sois realmente. Creo que todos estamos encasillando a los demás en una personalidad concreta e inamovible por culpa de las experiencias previas de sus otros yoes… y creo que así, podríamos ser un poco más flexibles los unos con los otros. A ver si así Bart deja de hacer comentarios despectivos sobre mi persona…

Y es que no podía negar que estaba molesto con su primo por intentar desacreditarle cada vez que abría la boca.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]    

Volver arriba Ir abajo
 
Family Reunion (Wally, Bart) [02-12-2018]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Descendiendo hacia el infierno (Wiccan, Leah, Wally West)[7/4/2018]
» Mares de Arena y Bichos feos (Hellboy, Elektra, Wiccan, Wally West)[14/4/2018]
» ¿Dónde está Wally? [Dick Grayson, Conner Kent, Oliver Queen, Artemis Crock] [27 de Marzo de 2018]
» Reunion en el Buque
» ¡Tierra finalmente! La primer reunion de una posible tripulacion...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Happy Harbor :: Monte Justicia-
Cambiar a: