Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Maxi-Evento - Castillo de Naipes]: (Autoconclusivo) Sólo sé que quiero marchar (11-Marzo-2019)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 541
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: [Maxi-Evento - Castillo de Naipes]: (Autoconclusivo) Sólo sé que quiero marchar (11-Marzo-2019)   15th Noviembre 2017, 14:34

Este es un autoconclusivo desde la perspectiva del PNJ de Elsa, ayudante de Sasha en la pastelería. No tiene ficha ya que considero que no es pertinente. Dejo unas imágenes para crear una idea de su aspecto físico.

Físico:
 


-----------------------------------------------------------------------------------------------


Mi camiseta blanca de tirantes, mis pantalones de Yoga. Abro los ojos y miro hacia el espejo. ¿Estoy… en la antigua casa de mi abuela? Miro a mi alrededor. Están mis padres, está mi abuela, hay comida abundante en la mesa y todos ríen y festejan con calma. Mi madre me echa el sermón de siempre sobre arreglarme más para las comidas familiares. Algo me mantiene en estado de alerta constante. No sé cómo explicar esta inquietud y este estado permanente de ansiedad que me oprime el abdomen como una garra interna que se abre paso entre mis vísceras y se cierne en torno a mi estómago como si le diese igual que fuese a explotar. El gato de mi abuela, Honey, se frota contra mi pierna y me agacho para acurrucarlo en mi pecho. Su ronroneo entra en contraste con mi taquicardia y provoca que el gato apoye una pata en mi pecho para saltar al suelo de nuevo.

Miro a todas partes una segunda vez. Todo parece empañado y distorsionado por una realidad que no puedo tocar con mis propios dedos. Parpadeo y me froto los ojos. Quizá sea solo cansancio. Voy al baño a enjuagarme la cara y justo cuando salgo me llaman a la mesa. Tomo asiento en mi sitio de siempre, donde llevo sentándome desde que tengo tres años y me quedo perdida en el plato hondo de cerámica blanca. ¿Por qué está todo el mundo tan… ausente? Me quedo perdida, tratando de pensar en otra cosa, las prácticas de la universidad, las clases nuevas del gimnasio, los turnos en la pastelería esa semana… Nada. Nada consigue quitarme esta sensación incómoda que tengo. Algo que me dice que no debería estar ahí, que estoy sobre la equis roja de un mapa y debería moverme. Pero entonces mi madre apoya una mano sobre su hombro y sonríe. -¿Estás bien? Normalmente sueles estar más emocionada cuando venimos a comer a casa de Nanna- Sonrío, todos los problemas parecen secundarios sólo con su sonrisa y mi alrededor va tomando forma. Es increíble lo que una madre puede hacer sentir... -¿Has trabajado mucho en las prácticas? Has estado bastante tiempo allí… - El sonido de una olla contra el cubremanteles interrumpe la conversación - Oh, ya está aquí la comida… Seguro que ahora te encuentras mucho mejor, anda, come algo- Agarro la cuchara y espero a ser servida. Mi Nana agarra un cazo y lo hunde en una olla de la que sale un aroma que volvería goloso al más recatado. De ella sale un delicioso caldo dorado que desprende aromas de pollo y especias. Mi Nana sonríe con mi reacción y al verter el contenido sobre mi plato, todo el líquido se tiñe de rojo y se vuelve más espeso, viscoso y con aroma a hierro. Frunzo el ceño y me quedo mirando muy de cerca. Cojo una cucharada mientras mi abuela me echa otro cazo, con el que ocurre exactamente lo mismo. Sonríe y sigue sirviendo.

Miro a mi familia que parece no reaccionar ante lo que yo veo, luego miro al plato una vez más. Mientras pienso en qué ha podido pasar, en qué tipo de delirio estoy teniendo para ver lo que estoy viendo, algo metálico, brillante, sale de mi plato, acompañado por una mano que lo empuña y hace un corte directo, recto y sin dudas a mi cuello. De un salto me pongo en pie, llevándome la diestra al cuello. No hay hemorragia pero detecto cómo arde. Inclino la vista a tiempo para ver una especie de garfio volver a sumergirse en el plato. Junto a mi cuchillo y a modo de cubierto descansa otro garfio, esta vez doble. Lo agarro y me quedo contemplando su brillo, su tamaño, su color… En ese instante todo se mueve y da vueltas frenéticas. Veo a toda mi familia huir y gritar despavorida, me gritan algo pero soy incapaz de discernir el qué. Me llevo  las manos a los oídos, un intenso ruido blanco se apodera de mi cerebro.

Y todo se calma. Se calma en el preciso momento en el que esquivo otro garfio que va hacia mi cuello. Esta vez, ella está delante de mí. Una mujer menuda, rubia, con una sonrisa peculiarmente abierta que parece disfrutar con esto. En su camiseta descansa un cuatro de corazones. No para, se cierne sobre mí una y otra vez, noto el garfio en mi abdomen, en mi brazo, en mi cara. Cada vez que me ataca sé que esquivo pero es como si no sirviese de nada. No tengo heridas, no me rompe la ropa ni me roza la piel, pero noto el dolor arder como si hubiese conseguido alcanzarme. Ella hace un movimiento que yo no puedo esquivar y cuando cruzo la mano con ella, el choque metálico de los dos garfios paraliza su ansia. Mira mi arma y yo miro la suya. El ruido blanco resultó venir del televisor que ahora lucía una imagen nítida de un payaso que se reía frenético y susurraba a la cámara -En este mundo hay dos tipos de personas… Los que matan y los que mueren. -Y en el instante en el que la señal vuelve a desaparecer, noto el abdomen húmedo y caliente. Había conseguido incrustar el garfio junto a mi ombligo y sonreía triunfante. Yo caigo sobre mis rodillas abrazándome el vientre mientras mi madre llegaba preocupada y llorando, atravesando el cuerpo de mi asesina, que ya no existía en el viejo salón de casa de mi abuela.

Mi madre me eleva, me lleva con cuidado al cuarto de baño y saca lo básico para curarme. Unas gasas, un desinfectante, puntos de sutura… Mi madre… ¿Y si fuese ella el cuatro de corazones? Nada podría impedirlo y sería retorcido…-Mamá… Si tuvieses que matarme… Por el motivo que sea… no lo harías.. ¿Verdad?- Sollozo, estoy débil, herida, cansada y mentalmente exhausta. Me niega con la cabeza, desconsolada, cuestionándose qué tipo de pensamiento me ha podido llevar a dudar de ello. Me abraza, deja un beso sobre mi frente y empieza a curarme. Respiro hondo. La casa de mi abuela y mi madre… Dos de las cosas de mi vida que me proporcionan más seguridad y calma. Respiro hondo, volviendo a relajarme… Alzo la vista al espejo y veo a mi madre tomando impulso con un cuchillo en la mano para clavarlo en mi espalda. No sé cómo consigo esquivarlo y la dejo encerrada en el baño, gritando desde el otro lado -¡MAMÁ POR FAVOR!- Se me caen las lágrimas, los mocos, la saliva resbala por mis labios y me tiemblan las manos. -No quiero…. No puedo más… - Me giro y veo a mi padre, con los brazos abiertos mientras mi madre forcejea el pomo de la puerta conmigo.- Hija… ¿Qué ocurre? Ven aquí, cuéntamelo todo - Mi primer impulso es soltar la puerta, ir con él, que me proteja… Pero ya no puedo fiarme. Niego con la cabeza murmurando un “por favor” que no sé a qué oídos espero que llegue. Finalmente, es lo único que puedo hacer. No tengo mejor opción ni mejor… carta. Suelto la puerta y voy corriendo hacia mi padre que me abraza con la fuerza de leñador que solo él tenía. Me sonríe, oigo cómo la puerta del baño se abre pero no puedo darme la vuelta, me retiene contra mi voluntad. -Papá…- Aprieta más fuerte mientras me da la vuelta para que vea a mi madre salir con el cuchillo - ¡¡PAPÁ!!! ¡PAPÁ NO! ¡POR FAVOR, TE LO SUPLICO, PARA!- Me remuevo todo lo que puedo, las piernas, el abdomen, todo se retuerce buscando la salida de los brazos de mi padre. Mi madre vuelve a alzar el arma y esta vez, la hunde con todas sus fuerzas sobre mi abdomen…

Que se contrae con fuerzas para erguir mi cuerpo de un tirón al despertar. Jadeo sin parar y la garra de ansiedad se hace real. Estoy sudando, con el pulso acelerado y sola en mi habitación. Apoyo la espalda en el cabecero, luchando de forma inútil contra las ganas de llorar. Me cubro con la manta, como si de verdad fuese capaz de hacerme sentir más protegida. Era la séptima vez que soñaba algo parecido y ya no quedaba nadie… Lo había soñado con mis compañeras de facultad, con los monitores, con desconocidos en la calle, con mi familia…

Escucho el ruido de la puerta abrirse y entra mi madre, trastabillando, preocupada por los gritos que oía desde su habitación. -¡NO! NO TE ACERQUES- grito entre los llantos. Una parte de mi me dice que ha sido un sueño. La otra piensa que es mejor vivir alerta que morir. Lloro hasta perder el control sobre mi cuerpo. Noto cómo el abdomen se me vuelve rígido, la respiración incontrolable y me hormiguean la punta de la nariz y los dedos -Mamá por favor… tengo que irme de aquí…- Niego con la cabeza, hundo mi cara en la almohada llorando y me paralizo así hasta que me quedo dormida.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
[Maxi-Evento - Castillo de Naipes]: (Autoconclusivo) Sólo sé que quiero marchar (11-Marzo-2019)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Maxi Evento [Castillo de Naipes] (Joker)
» [Mini-evento] - La era de Ultron - Una reunión de amigos - 20/01/2019 (Steve Rogers, Blair, Coloso, Diana de Themyscira, Wiccan, Planaria, Lilith, Midnighter, Ultrón 151-B)
» [Mini-evento]Las profundidades del lenguaje [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)
» Duda sobre repeticion de evento
» Castillo de Wewelsburg

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: