Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]

Ir abajo 
AutorMensaje
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 391
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   15th Enero 2018, 15:04

(Viene de aquí)


Durante un instante Roy tuvo la confusa sensación de haber viajado en el tiempo además de en el espacio, pues el salón en el que aparecieron parecía salido de otra época; mesas y sillones de evidente antiguedad tapizados de damasco con fondo de oro, pinturas clásicas, tapices, una vitrina repleta de tallas y orfebrería de indudable valor y una especie de atril de madera que supuso serviría para sostener libros abiertos, aunque le costaba imaginar el por qué de su utilidad en aquél salón.

Sin embargo, lo que más llamaría la atención de un chico moderno como él sería la total y absoluta falta de electricidad o aparatos tecnológicos en cualquiera de sus formas.

En lugar de lámparas había arañas de bronce de seis brazos sosteniendo velas, en lugar de calefacción había una chimenea con el tamaño suficiente para calentar toda la habitación en cuyo interior podían verse los maderos ardiendo, y no veía por ninguna parte teléfono, ordenadores, radio o televisión. El único aparato que pudo distinguir era un gramófono antiguo que se encontraba cerca del clave del siglo XVII junto a una estantería llena de discos de vinilo.

- Raven -la repentina mención recuperó al pelirrojo de su momentánea abstracción haciéndole desviar la mirada hacia la parte superior de la escalera de caracol que se observaba al fondo de la estancia.

Y, allí, como no podía ser menos, se encontraba un sujeto que parecía totalmente a juego con el conjunto.

El tipo era excepcionalmente alto y esbelto,sacándole al menos diez centímetros de diferencia, además de increíblemente atractivo, con unos hermosos ojos verdes que rivalizaban con los suyos y una larga melena castaña que le caía por la espalda. Sus rasgos eran armónicos a la par que viriles, y el conjunto de su atuendo (casaca roja, chupa de tafetán de seda anaranjado, camisa con chorreras, calzas negras y botas altas hasta la mitad del muslo) no hacía sino contribuir a otorgarle un curioso aspecto de irrealidad, como si no perteneciera a aquella época.

- Me alegra verte -dijo el hombre comenzando a descender los peldaños de la escalera-. ¿A qué debo el honor de tu visita? ¿Quién es tu amigo?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roy Harper
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 03/07/2015
Localización : Lo más lejos de Gotham y Star City que pueda

Ficha de Personaje
Alias: Arsenal
Nombre real: Roy Harper
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   21st Enero 2018, 18:10

Aquel tiempo con Raven había sido tanto divertido como productivo. Con la émpata se había sentido comprendido y apoyado. Además, la morena le había  dado muy buenos consejos para enfocar su búsqueda de empleo  y su carrera profesional.


Por otro lado, sus consejos no habían calado mucho en la muchacha. La hija de Trigón no era tan social como él  y entendía sus reticencias  a conocer gente nueva. Por su carácter  y personalidad los lugares más bulliciosos quizá  no eran los más apropiados para que Raven hiciera amistades.  Sin embargo, el pelirrojo  consideraba que tener pocos amigos y encerrarse en sí  misma no era la mejor opción. Pero no iba a insistir porque la decisión recaía en manos de ella y respetaba su negativa a tratar de sociabilizar más.

La palabra ella había sido empleada por la joven en varias ocasiones de manera curiosa. A Roy le llamó  la atención  porque  le había  parecido que la émpata había usado la palabra para referirse a algo dentro de sí  misma. Todos tenemos esa parte oscura a la que tememos pero Raven  la había usado como si esa parte fuera a engullirla. Pero no pudo darle muchas vueltas porque el nombre de ese bebé  que era su descendiente y no conocía llenó  su mente.

Liam, así se llamaba su hija. Era un nombre bonito. No quería pensar en eso. Porque saber el nombre de alguien le daba valor y él no quería pensar en ese bebé. Genial, Roy siempre haces pleno. No solo tengo rota mi cabeza sino que estoy destinado a tener una hija con una loca psicópata.  Por ese tipo de cosas se replanteaba que quizá otra de mis versiones fuera mejor y se mereciera más que él haber acabado en Omega.

La morena le explicó que alguien había manipulado sus recuerdos de alguna forma. Era preocupante. ¿Qué  era lo que habían cambiado? ¿Con qué fin lo habían hecho? esta revelación le asustaba. Siempre había pensado que esos lapsus de memoria eran resultado de su alcoholismo y también a tener una mente caótica y en ocasiones inestable.

Sin pensarlo mucho tomó la mo de Raven y dejo que ella le llevase a donde fuera. No dudaba de ella. Eran amigos y ambos habían sido jovenes titanes. No tenía ningún tipo de motivo para desconfiar.


- Me tenías que haber avisado y me hubiera vestido de forma más elegante- chisteó al ver la decoración tan refinada del lugar. Obviamente era la vivienda de una persona pudiente y de gustos clásicos. Al pelirrojo le recordaban bastante a las estancias de los palacios europeos de siglos precedentes.
No solía hablar mucho de los detalles en los que se fijaba. Roy era muy detallista y notaba a primera vista gran multitud de cosas en los lugares a los que acudía. Algo de aquel lugar llamó poderosamente su atención. Quizá se fijara más en ello al estar relacionado con un campo en el que él era experto. Esa mansión no tenía ningún tipo de cableado eléctrico ni ningún tipo de aparato electrónico. Era como si la tecnología moderna no hubiera llegado nunca a ese lugar.

- Raven, ¿hemos viajado en el tiempo?- no se explicaba como en aquel mundo moderno hubiera alguien que pudiera vivir fuera de la tecnología. Existían los amish pero esa casa difería mucho de lo que era una granja amish.

Antes de que la empata pudiera responderle apareció un hombre sumamente atractivo. Los ropas de aquel sujeto parecían sacadas de otra época, lo que reforzó la idea del pelirrojo de haber trascendido en el tiempo.

-Soy Roy- se presentó de manera alegre. El pelirrojo le tendió su la mano para estrecharsela.- Raven dice que me han hecho algo en la cabeza. -

_________________
I’m not made to blur the line. Not anymore.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ahri'ahn

avatar

Mensajes : 1703
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   24th Enero 2018, 11:31

- No, Roy, no hemos viajado en el tiempo. Y no te preocupes, a la persona a la que hemos venido a visitar no le importan las convenciones sociales ni las reglas de etiqueta -fue la respuesta de la morena a sus preguntas.

Arión terminó de descender las escaleras y caminó al encuentro de Roy, que le ofreció su mano como si se tratara de un igual, sin dejarse amilanar por su título o poder, con la franqueza y apertura de corazón de quien no tiene nada que ocultar y no se deja engañar por los estereotipos o las apariencias. El carácter que mostraba, alegre, optimista y franco,le recordó al de su antigua compañera de aventuras, Mara. A Arión le cayó bien al instante, y correspondió al reconfortante apretón con la misma firmeza que el pelirrojo y una sonrisa dibujada en la cara.

- A mí me llaman Arión. Un placer, Roy -dijo con sinceridad.

Cuando el chico expuso su argumento, el Sumo Mago miró hacia Raven con curiosidad.

- Tenemos a un compañero en la Young Justice... -empezó a explicar ella-. Roy me dijo que en su universo no existía, que no sabía quién era él, pero cada vez que surgía el tema me venían emanaciones de sentimientos y emociones conflictivas y convulsas... que después desaparecían sin dejar rastro, una y otra vez, como si nunca hubieran estado allí.

- Sí, comprendo -dijo el mago, escuchando con atención-. Sigue, Raven, por favor.

- Traté de ahondar en su mente, pero no soy telépata, sólo percibo emociones, y me ha parecido notar algo, una especie de bloqueo. De alguna manera siento que hay algo que no está bien, como si hubieran desordenado los recuerdos de Roy y los hubieran reorganizado de manera diferente, pero no soy capaz de deshacerlo.

Arión, que había estado mirando fijamente a Roy a los ojos mientras la azariana hablaba, asintió con aire serio.

- Sí, yo también percibo rastros de manipulación mágica. Está claro que algo o alguien ha afectado a Roy, pero hasta qué punto... es algo que está por ver. Hmmmm.... -reflexionó un instante-. Necesitamos un lugar donde podamos estar cómodos y relajados. Normalmente diría el jardín, pero ha nevado ésta noche y hace bastante frío, así que... acompañadme a la biblioteca. Allí estaremos tranquilos.

* * * *

La biblioteca era igual de lujosa que el resto de la mansión, aunque ligeramente menos ordenada, con montañas de libros apilados en distintos montones a lo largo del suelo. Había una chimenea con maderos dispuestos que Arión encendió en llamas con un simple gesto de la mano diestra y una mullida alfombra que recorría todo el suelo.

- Sentaos, la alfombra servirá de aislante contra el frío y las llamas no tardarán en calentar la habitación.

Tanto Arión como Raven se sentaron en el suelo con las piernas cruzadas y aguardaron a que Roy hiciera lo propio. Entonces, Arión miró a la azariana.

- Raven, sé que piensas que no puedes hacerlo, pero en realidad sí que puedes. Es cierto que no posees magia mental, pero la magia empática te permite evocar imágenes asociadas a recuerdos e impresiones, y eso podría bastar para ayudar a Roy.

- Sí, podría -asintió la azariana. Ya lo había hecho con Dick cuando se encontraba confundido con los recuerdos mezclados de todas sus versiones de los distintos universos después del fenómeno Omega-. Pero no puedo deshacer el hechizo que mantiene bloqueados los recuerdos de Roy. Quien ha hecho ésto es más poderoso que yo.

- Bien, en eso puedo ayudarte -dijo Arión-. Nos introduciremos juntos en la mente de tu amigo. Roy, necesito que me escuches con atención -indicó mientras sacaba de uno de sus bolsillos un pequeño saquito de tela con unos polvos brillantes en su interior-. Antes, mientras Raven me estaba contando tu problema, he leído tus recuerdos superficiales para detectar si efectivamente podía percibir manipulación mágica. Para que tu amiga y yo podamos ayudarte necesitamos tener acceso completo a tu mente. Estos polvos no son ninguna clase de droga. Se trata de una fórmula mágica que nos permitirá conectar nuestras mentes a la tuya para deshacer el hechizo que pesa sobre ti. No te generará ninguna clase de adicción. ¿Confías en nosotros?

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roy Harper
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 03/07/2015
Localización : Lo más lejos de Gotham y Star City que pueda

Ficha de Personaje
Alias: Arsenal
Nombre real: Roy Harper
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   30th Enero 2018, 19:26

- Pero no  hay luz eléctrica ni nada tecnológico … una vida así es muy rara. Me siento un poco extraño aquí. Sin cosas mecánicas no es mi hábitat natural.-

Admitía que había digo un chiste un poco malo. Sabía  que para la morena era difícil  captar sus comentarios  humorísticos. Pero no podía evitar seguir haciéndolos. - Era una broma lo del traje, no me cambiaría de ropa a menos que fuera una ocasión tremendamente especial. No me gustan los formalismos-

Roy no era alguien que le tomara mucha importancia al lujo, al poder adquisitivo o los títulos  nobiliarios. El arquero no creía  en las sociedades de clases. Pensaba que todo el mundo  era igual. La nobleza, el honor y la virtud no se heredarán junto al puesto de la aristocracia. Aunque el de ojos esmeralda no tenía  ni idea de que Arión provenía de las élites.

El castaño estrechó la mano que el pelirrojo le tendía. Un sonrisa amable se mostraba  en el rostro de Roy.

- Un nombre curioso.-

Como él no entendía muy bien lo que estaba pasando ni cúal era el problema en su memoria. dejó que Raven explicara todo el asunto al mago atlante. La situación le parecía un tanto cómica. Generalmente era él el que hablaba mucho y daba unas explicaciones muy largas. Pero ahora se encontraba callado esperando a que su amiga terminase de explicarle a Arion que era lo que había captado que funcionaba mal en su pelirroja cabeza.  

No tenía constancia ni se acordaba de ninguna de esas fluctuaciones emocionales que mencionaba Raven. Lo único que podía estar seguro era de esa sensación de olvidar algo, como de un ligero Déjà vu en presencia del velocista. Un devaneo de su memoria siempre que Wallace estaba presente. El otro pelirrojo colapsaba su sistema, era como un error en la programación de su cerebro. Él era ex alcohólico y siempre la lógica con la que interpretaba aquellos malestares, era desde la conclusión de que un abuso reiterado de sustancias nocivas alteraban las percepciones de tu sistema nervioso. Pero estos devaneos tan sólo ocurrían en presencia del primer Kid Flash. Sólo los tenía con aquel hombre, con nadie más y eso era paradójico.  Si que parecía extraño que tuviera estas impresiones tan solo en presencia del chaval. Porque si tenía algún problema de memoria originado por el abuso de sustancias  psicotrópicas esos lapsus surgirán en más  ocasiones. La explicación mágico-mística de Raven y Arion parecía hasta más sólida que sus conclusiones y eso le dejaba un tanto fuera de juego. Era un inepto total en ese área.

Roy sintió la mirada de Arion sobre él y sonrió y asintió con la cabeza. No había nada más que pudiera hacer. Estaba muy perdido en todo aquel asunto.

En silencio siguió a Arion y a Raven hasta la biblioteca. Cuando entraron al lugar el arquero se sintió maravillado. Desde luego el estilo Luis XIV no era lo suyo, él no tenía gustos tan refinados, era alguien más sencillo y mundano. Más que el mobiliario, lo que llamó la atención del bello pelirrojo fueron los libros. Si algo podía agradecer de lo que le había enseñado Oliver era la búsqueda del saber y culturizarse. Ser siempre alguien que leyera y aprendiera de la sabiduría ancestral de los libros. Roy quería curiosear pero al ver que sus dos acompañantes se sentaban en el suelo en rollo zen como si fuera una clase de yoga supo que no era el momento. Además sería un poco falta de respeto ignorarlos y ponerse a curiosear cuando Arion y Raven estaban haciendo un esfuerzo por solucionar su problemas mentales.

Roy se sentó en la alfombra con las piernas cruzadas al igual que lo habían hecho sus compañeros.

- Espera … - Puso cara de pero que me estáis contando.- ¿Vais a introduciros dentro de mi cabeza y explorar libremente mis recuerdos y mis pensamientos? uff.- Estaba bastante reticente a que se adentrasen en su mundo más inexplorado e íntimo. Había muchas cosas que no había dicho a nadie y de las que se arrepentía. Como de lo que tuvo que hacer para sobrevivir esos años sin luz en Gotham: los robos y las peleas ilegales; sus peores momentos de alcohólico, aquellas muertes que no pudo evitar …  Le daba un poco de miedo exponerse de aquella manera y dejar al descubierto sus secretos más profundos. Mostrar su perspectiva de las cosas sin ese toque de humor que salía de sus palabras aligerando en muchos momentos la carga dramática y penosa de la situación le producía pavor.

- Quizá no haya otra manera de restablecer la pieza que me falta y juntar todas las partes rotas e inconclusas. Hay momentos en los que he estado muy perdido. Nada justifica mis acciones pero ya no soy el hombre que fui antaño e intento redimirme.-  Las partes que escondemos de nosotros mismos y no queremos enseñar a nadie.  Esperaba que Raven pudiera soportar y comprender lo que en el pasado hizo. Después  de todo, era ella la menos crítica de su círculo  de amistades. Nunca juzgaba.   Todos tenemos nuestra mierda pero había cosas que él no se podía perdonar. Decisiones que aún le pesaban y culpas que ciertamente la carcomían.

- ¿Qué componentes tienen esos polvos?¿Está certificado científicamente que no tienen ningún componente adictivo? Porque según criterio médico me es perjudicial cualquier sustancia que provoque dependencia. Confío en Raven pero a tí te acabo de conocer hoy y no se mucho de tu vida, sería muy ingenuo darte mi confianza de buenas a primeras sin tener datos fehacientes de que clase de persona eres. Sin embargo,  eres amigo de una amiga y estás dispuesto a ayudarme sin conocerme siquiera. Así que supongo que no seas mala persona. Por lo que de momento mi respuesta es:  sí, confío en vosotros. - Se movió un poco para entrelazar su mano con la de la empata porque estaba aterrado. Verían cosas que nadie había visto de él y eso le producía nerviosismo. Iban a entrar en su mundo más íntimo. Se exponía tal cual era. Arión y Raven iban a conocer un parte de sí que nadie había visto nunca.

_________________
I’m not made to blur the line. Not anymore.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ahri'ahn

avatar

Mensajes : 1703
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   6th Febrero 2018, 13:34

Arión respondió con otra sonrisa al comentario de Roy.

- Mi nombre real es Ahri'ahn -explicó, pronunciando el nombre en un idioma que ya era antiguo antes de la fundación de la primera Atlantis-, pero resultaba muy difícil de pronunciar para los humanos. A ellos les sonaba como Arión, así que al final acabé aceptándolo.

Ciertamente sonaba más musical de la otra manera, pero de primeras resultaba un sonido bastante más complejo para emular en americano. Había casos similares en otras culturas, como la asiática, donde sus miembros, al visitar otros países, solían adaptar sus nombres de nacimiento a vocablos más característicos del idioma que se hablaba en el lugar que visitaban.

- Si la biblioteca te interesa puedes volver siempre que quieras -le dijo cuando notó la fascinación del pelirrojo por los libros-. Los que son de contenido más místico se encuentran en otro lugar más seguro; en la casa hay libros de historia, códices, incunables y una gran cantidad de primeras ediciones y libros antiguos que estoy seguro resultarán de tu agrado.

El arquero se sentó y los dos místicos escucharon en silencio sus dudas y preocupaciones. Fiel a su naturaleza más callada, Raven dejó que fuese Arión el que les diese respuesta.

- Contrariamente a lo que puedas pensar no existe nada científico en la magia, Roy -dijo al fin con una sonrisa agradable y tranquilizadora-. Pero sí te aseguro que en la elaboración de éstos polvos no ha intervenido ningún proceso químico que pueda afectar tu biología.

>>Respecto a tus restantes desvelos, pierde cuidado. Entiendo perfectamente qué es lo que te inquieta, así que, en lugar de ser nosotros quienes deshagamos los nudos que mantienen bloqueados tus recuerdos, serás tu mismo el artífice de tu propia recuperación. Raven te guiará basándose únicamente en su percepción empática, que le permitirá conducirte hasta el origen del problema sin ver nada, y yo te proporcionaré la ayuda y los medios que necesites para lograrlo por ti mismo. Empecemos -dijo tras compartir una mirada de confirmación con la azariana, que se limitó a asentir con la cabeza y a cerrar los ojos.

Por su parte, Arión volcó el contenido del saquito sobre su mano izquierda, pero antes siquiera de que llegaran a rozar su piel, los polvos, en apariencia anodinos, se volatilizaron en una miríada de destellos rosados y volaron en dirección al rostro de Roy como impulsados por una brisa inexistente.


Los brillantes destellos llenaron por completo el campo visual de Roy cegándole momentáneamente, y, cuando volvió a recuperar la visión, se encontró a sí mismo flotando en la oscuridad más absoluta, interrumpida únicamente por las hermosas luces rosadas que ondeaban grácilmente a su alrededor.

Una repentina sensación de vértigo le invadió al constatar que flotaba en el vacío, sin nada que le sostuviera, pero no tardó en ser reemplazada por una agradable impresión de absoluta libertad. Allí no existían cargas ni responsabilidades, y una dulce serenidad le invadía en la forma de los bellísimos destellos resplandecientes que fluían a su alrededor como una cálida corriente, envolviéndole en su tierno abrazo.

Ahora que se encontraban más cerca, Roy pudo ver que eran más que destellos; cada una de aquellas mágicas esferas tenía el tamaño de una pelota grande, y en el interior de cada una de ellas pudo ver el rostro de un ser querido o un lejano recuerdo distante: la formación del grupo original de los Teen Titans, con el primer Robin, Donna y Aqualad. Había otra burbuja, más pequeña, que mostraba un cuarto rostro, pero aparecía borroso y no era capaz de distinguirlo. Lleno de curiosidad, comenzó a bucear por entre el mar de imágenes sólo para encontrarse con nuevos recuerdos que le generaban una sensación agridulce: Kory, Oliver dirigiéndole una mirada severa y... ¿quién era ese adorable bebé que miraba sonriente en su dirección ofreciéndole promesas de esperanza y redención? Se sentía inexplicablemente atraído hacia aquella burbuja, que se fue haciendo más y más grande a medida que él se acercaba.


Incapaz de frenar su avance pasó a través, como si de una pompa de jabón se tratase, zambulléndose en cada pensamiento y recuerdo sin poder controlarse a medida que su consciencia era guiada por Raven hacia su objetivo. No todos los recuerdos que el pelirrojo revivía a su paso por aquél mar eran agradables; otros ofrecían remembranzas que sólo traían amargura, dolor y tristeza, como el tiempo que había pasado ahogado en sus adicciones, y, al pasar a través, se volvían más grandes, relucientes y tentadoras, gritando en su mente: "Regresa aquí, conviértete en lo que realmente eres".

Afianzado por una fuerza de voluntad más poderosa incluso que la suya, fue capaz de rechazar todas y cada una de aquellas trampas, hasta que su destino se hizo evidente a lo lejos: una luz oscura e incierta. Aunque brillaba, parecía menos sólida que las anteriores, menos definida, y Roy supo que si la atravesaba se perdería irremisiblemente, por lo que una sensación de pánico le embargó, golpeando y resonando en cada esquina de su mente. No quería ir allí, no quería. Su vida había sido una constante de problemas y dificultades para ponerle a prueba, y había fracasado demasiadas veces a la hora de tomar la elección correcta. ¿Y si se volvía a equivocar? ¿Y si se perdía? La esfera estaba descendiendo, presta a engullir y devorar su mente, y un impulso de huida desbocado se apoderó de él. ¿Era aquello realidad o sueño? ¿Se había quedado dormido en la mansión del mago? Las luces estaban tan lejos...

¡Aguanta, Roy! -dijo de pronto la voz de Arión en su mente. Sonaba muy lejana en la oscuridad, pero podía oírla con claridad, y Roy escuchó, escuchó por encima del sonido que hacía su corazón martilleando en su pecho-. ¡Aguanta! Ya no eres el hombre que fuiste, aquél que vaciló y cedió a la oscuridad de su interior. Ahora eres más fuerte; has cambiado, has madurado, y puedes enfrentarte a ésto. ¡Adelante, Roy!

¿Qué haría el arquero? ¿Tomaría la decisión correcta ésta vez?

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roy Harper
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 03/07/2015
Localización : Lo más lejos de Gotham y Star City que pueda

Ficha de Personaje
Alias: Arsenal
Nombre real: Roy Harper
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   14th Febrero 2018, 19:53

Sonrió  y se rascó  la cabeza en un gesto muy casual, desenfadado y sobre todo, espontáneo.- Es mejor para mí  quedarme con Arión. No soy muy bueno en idiomas. Ni siquiera sé  cómo aprobé  francés  en el instituto.- Le causó curiosidad como el atlante había dicho en la conversación humanos, eso le dió  al pelirrojo una pista de que el hombre que tenía  enfrente podía  no ser de la tierra.

- Gracias por el ofrecimiento.- Roy era curioso y le gustaba leer. Un hábito que Oliver había nutrido y fomentado en él. Tener toda la información posible para poder decidir más justa y libremente. Hacer independiente tu pensamiento para que las muchas veces informaciones tergiversadas de las clases dirigentes no te dominen.

- Eso no es nada tranquilizador - La ciencia era algo que él comprendía, entendía  y aplicaba a la perfección. Impregnaba casi cada cosa existente en el universo. Le daba un sentido y una coherencia a cada una  de las actuaciones e interacciones que sucedían en el cosmos.  Sin embargo, la magia algo que se escapaba a la interpretación científica.  Algo sin fundamento  que se le escapaba de las manos. Era  un campo fuera de su conocimiento que le producía pavor y más miedo le causaba saber que no tenía ninguna relación  con los axiomas, teorías e hipótesis  que explican las cosas de manera científica. El desconocimiento  es lo que aterra cualquier mente humana. El fruto de nuestros más  intensos terrores suele basarse en la incomprensión.

- ¿En serio? Porque no se que me inquieta más dejar que veáis mis fallos o tenerme a mí mismo de gurú de la existencia. -

Estaba considerablemente nervioso. Todo aquello le inquietaba. No le agradaba mucho aquello que no podía manejar, ese tipo de situaciones que le dejaban sin recursos. Sentía esa sensación de vértigo que nace de nuestro miedo y necesidad de control, sobre todo de aquello que supone ir un paso más allá. Ese sentimiento de pérdida de equilibrio que te produce transitar a lo desconocido. Esa opresión en el pecho que te dificulta respirar por tener que asumir un riesgo que no estás preparado para recibir. Al ver esos destellos rosas volar hacia él, abrió sus ojos debido a la impresión y se quedó estático. La luces brillantes, cual estrellas, le cegaron. De un momento a otro se vio absorbido y conducido a una dimensión oscura donde su cuerpo flotaba en el espacio. donde  Esa sensación en su estómago, como de caer de una gran altura. Ya había vivido con anterioridad porque se había precipitado al vacío en innumerables aventuras como héroes. Sin embargo, en aquella ocasión era una algo más sobrecogedor. Esa impresión perdió fuerza hasta dejarle con una sensación de absoluta libertad y serenidad. Tan fuera de las cargas, culpas, responsabilidades y deberes a los que se veía atado y abocado en su largo camino vital.

Esos destellos burbujeantes adquirieron el tamaño de una gran pelota. El arquero pudo ver en ellos los rostros familiares de sus amigos de adolescencia con los fundó los Jóvenes Titanes. Había un rostro entre todos sus amigos que no podía distinguir. Recuerdos alegres sobre sus aventuras le brindaron una sensación cálida y feliz. Sin embargo, curioseando entre aquellas bolas de luz, también había recuerdos que le generaban una sensación triste. Kory, Oliver, Donna …

Wondergirl lo miró seria, la conocía bien. Sabía que iba a darle una buena noticia. Ella suspiró con resignación intentando minimizar tanto como pudiera aquel golpe.

- yo ya no siento lo mismo … creo que nos hemos precipitado ... podemos ser sólo amigos.  De todos modos ambos sabíamos que esto no tenía futuro. -

Otra vez volvió a romperse su corazón en mil pedazos, como si aquel recuerdo estuviera sucediendo en ese mismo instante.

La decepción en la cara de su mentor. ¿Cuántas veces la había visto ya? Había perdido la cuenta. Pero esa ocasión era diferente. Oliver estaba sobrepasado, no podía más. Le había decepcionado de tal forma que el rubio no podía ni quería perdonarlo. Los gritos, las broncas. Ja como si él hubiera sido un gran padre. Y llegó ese momento en el que Green Arrow lleno de frustración y rabia pegó a su pupilo. La discusión no terminó bien para el pelirrojo. El millonario le corrió de su casa y fue a parar a la calle.



La tamerana hablaba de recorrer el mundo, de buscarse a sí misma, de empezar una nueva vida. Pero enseguida Roy captó que en su viaje él no estaba contemplado. Una sensación fría y cruda le impregnó

-Pero si te vas … ¿qué será de nosotros?- Miró los ojos que un día le miraron con ese brillo que él pensó que era amor. Ella no le devolvió la mirada. Y entre el silencio se hizo evidente, lo supo con la más cruel certeza, quizá ya lo sabía desde hacía mucho. Todo estaba muerto entre los dos.

Una mirada azul que no volvería a mirarle. Un rostro pálido y hermoso en un ataúd de madera oscura y elegante. Un amigo al que había fallado y no volvería a poder enmedar su error.

Todo el mundo se había ido y le había abandonado. Todos menos  su Jaybird. Esa persona que sabía lo que era ser dejado atrás, en quien roy puso toda su confianza. Ese hombre que pensaba que  nunca iba a abandonarlo. Aún seguí creyendo en él aunque estaba mirando fijamente el cuerpo de la adolescente a la que acababa de pegar un tiro. Todavía tenía la esperanza en su amigo hasta pronunció aquellas palabras:

- Tienes mucha fe en la gente y yo no tengo ninguna. Nunca voy a ser héroe que esperas que sea. Pero tengo toda mi confianza en tí. Sé que vas a seguir siendo el héroe que tu eres.-

Bonitas palabras para decir que otra vez alguien volvía a emprender su camino sin él. todos se deshacían de él porque nadie le necesitaba. Nadie le quería en su vida porque era un inútil,innecesario.

Una de las burbujas destellaba con fuerza y a Roy le atrajo mucho esa brillante y resplandeciente luz que emanaba un inusitado calor. Era uno una sensación que llenaba su corazón. Se sentía extrañamente atraído a ella. Miró para ver que había en su interior y vio un bebé. Se quedo sorprendido y la congoja le invadió. Tenía la ligera impresión de que sabía quien era esa niña pero no quería pensar en ello. Quiso alejar esa idea de sí. Se apartó.

Las dudas se sembraron en su ser. Todo ese miedo a fallarle a alguien se vio incrementado por el bebé. No quería ser como Oliver, no quería fallarle a nadie que necesitara y dependiera de él. Tuvo esa sensación de estar completamente, solo, desamparado y ser inútil como hacía tantos años en Gotham. La calle era oscura, fría y traicionera. Abrazarse a sí mismo para conseguir un poco de calor intentando dormir con tu estómago vacío. Y cuando comienzas a caer en un círculo de desesperación y desesperanza del que es muy difícil salir. Fracaso tras fracaso, Caida tras caida. Llega ese momento en que no puedes mantener tu fe. Sin nada que esperar sin nada en lo que albergar un poco de esperanza,  tus piernas ya no pueden sostenerte y tu cuerpo cae completamente al suelo esperando tu final.

En lo más profundo del abismo sintió como alguien sostenía su mano. Esa sensación y ese recuerdo no era suyo, era de alguna de sus otras versiones. Pero sentía el amor y la calidez de aquella mujer que un día le brindó esas palabras a su otro yo. Un amor maternal que le impregnaba, una persona que estuvo presente y le abrigaba siempre con el cariño y afecto más puro que alguien puede dar a un hijo.

“ eres un luchador. Resistes y golpeas más fuerte. Eres una de las personas más fuertes que conozco. Te he visto salir de tus adicciones y sé que puedes salir de cualquier cosa.”

En aquel momento tuvo una revelación. El amor se demuestra con más fuerza en los momentos sin luz. El amor estaba presente cada vez que Dinah le abrazaba en su desintoxicación; en su universo fue su amigo Killer Crook quien le cuidó en cada momento de su crisis de abstinencia, estaba presente  cuando Jason arriesgó su vida y su cordura para sacarle de una cárcel de medio oriente,  era cada una de las veces que  Donna tomaba su mano y le decía que todo estaba bien, eran él y Kory abrazados en aquel lago congelado sin perder la esperanza de sobrevivir al frío y al monstruo que les atacaba, era cuando Dick le acogió en su casa y él no tenía nada con que pagarle, era Raven intentando ayudarle en aquel momento, era cuando ella curó todas sus heridas, era Oliver intentando ser un buen padre y enmendar los errores que cometió con el Roy de su mundo, era el Jaybird de Omega cuando se había preocupado de que fuera atendido por el disparo que el mismo le dio, … el amor era todos aquellos actos desinteresados que se hacen brindando tu esperanza y ayuda cuando un ser querido está perdido.

Él podía, el mundo no iba a vencerle ni arrastrarlo a la oscuridad porque siempre luchaba con todas sus fuerzas, siempre usaba cada uno de sus recursos, salía como buenamente podía de las situaciones más difíciles y volvía a casa con sus personas queridas. Porque no iba a volver a defraudar a nadie e iba a ser mejor. Aunque la vida fuera un completo y maldito desastre no iba a rendirse sin luchar. Siempre se levantaba y afrontaba de forma valiente lo que se le presentaba a pesar del desconocimiento o el miedo. Expulsó aquella oscuridad que pugnaba por abrirse paso y engullirlo. No era el hombre de antaño, era un Roy William Harper 2.0 y esa versión iba a estar libre de fallos. Iba a ser mejor e iba a estar orgulloso de sí mismo, podría resarcir todo el mal que hubo hecho. No podía dejase caer ni ahora ni nunca.

_________________
I’m not made to blur the line. Not anymore.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 391
Fecha de inscripción : 08/04/2014

Ficha de Personaje
Alias: Rachel Roth
Nombre real: Raven
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   15th Febrero 2018, 00:33

Mientras, sentada sobre la alfombra de la biblioteca de la mansión y con las manos apoyadas sobre la cabeza de Roy, Raven hizo un gesto de dolor y se retorció, en trance.

- Más profundo... debemos avanzar a más profundidad... dentro de su mente... destruir la resistencia...

La resistencia... La misma que en aquellos momentos le susurraba a Roy con tono acariciador:

Ríndete, refugiate en las tinieblas con nosotros, Roy... Aquí nadie podrá hacerte daño nunca más...


Nunca la oscuridad había resultado tan seductora, pero Roy la ignoró y cayó profundamente dentro de aquella luz que era a la vez esperanzadora y amenazadora y que le arrastró abriendo de par en par sus recuerdos antes de regurgitarlos en un despliegue cósmico que llenó todo el vacío a su alrededor:

Wally West.

Wally West siendo un niño, a su lado, enfundado en aquellas ridículas mallitas bicolor que dejaban su flamante cabello rojizo al descubierto.

Wally West ya de adulto con el traje rojo herencia de su tío Barry.

Wally, Wally, Wally.

En un sinfín de momentos, en un sinfín de lugares. Pero siempre, invariablemente, él estaba a su lado. Apoyándose amigablemente en él, compartiendo un guiño, un gesto o una mirada cómplice en cada uno de los recuerdos que componían el álbum de su vida, año tras año.

----------------------------------------------------------------
- Bonito, color.-

- Por favor, yo lo vestí primero.-
------------------------------------------------------------------
-Oye Roy tienes un momento.-

-Por supuesto … … … … …     -
---------------------------------------------------------------------
- … … … … …   Tú y yo somos amigos desde los Teen Titans. -
-------------------------------------------------------------------------------------------------

-¿Nosotros tenemos que permanecer en este lugar toda la noche? Chico Wingster tú puedes ser real.-

- TSk TSk TSK. Se suponía que no debías decir ese nombre.-

- ¿Ninguno de vosotros ha oído hablar de las identidades secretas?-
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ahora podía recordar las escenas completas; todos aquellos fragmentos de diálogo aparecían al fin perfectamente hilados y con coherencia, como las piezas de un puzzle que encajan al identificar la última pieza. Al fin todo tenía sentido, y la sensación era parecida a la de haber estado constreñido por fuertes ligaduras invisibles de las que no era consciente hasta que, una vez rotas, volvía a sentirse plenamente libre y bien....

Abrió los ojos con un sobresalto. Arión le miraba fijamente.

- Su mente se ha limpiado -anunció Raven abriendo los ojos-. Estás curado, Roy. Y lo has hecho tú. Yo sólo te he guiado, como mejor he podido, a través del camino correcto, tratando de apartar el dolor y el pesar que infestan cada momento de tu vida, pero al final, eres tú quien ha decidido continuar sin rendirte. Tú quien ha derrumbado las últimas barreras. Y créeme... tiene mucho mérito. Yo sé lo que es ser esclavo de tu propia mente.

A pesar de que el contenido de sus palabras trataba de transmitir la sensación de victoria, su tono al hablar permanecía igual de neutro y monocorde que de costumbre, como quien está informando de algo totalmente anodino y no de una hazaña de la magnitud a la que aludía.

- ¿Cómo te sientes? -inquirió Arión.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roy Harper
Young Justice
Young Justice
avatar

Mensajes : 499
Fecha de inscripción : 03/07/2015
Localización : Lo más lejos de Gotham y Star City que pueda

Ficha de Personaje
Alias: Arsenal
Nombre real: Roy Harper
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   Ayer a las 19:25

Y de un momento a otro todo volvió. Como un rápido haz de luz que atraviesa el cielo, iluminando todo a su paso, aquellos recuerdos tanto tiempo guardados volvieron a su mente. Esa impresión inmensa sensación de vacío y los espacios blancos de su mente se llenaron, construyendo la historia que permanecía oculta. Volvió a recordar las risas, los gestos, los momentos vividos, las lágrimas derramadas, las bromas, los álgidos y los bajos episodios de una adolescencia como aprendiz de héroe. Todas esas memorias y sentimientos que habían sido borrados de su ser y que al recuperarlos le hicieron sentirse de nuevo completo. Completo y abrumado, era mucha información y muchas emociones contenidas durante mucho tiempo. Todo surgió  de repente y fue como arrastrado por la corriente. Sintió ese mareo que te da cuando te levantas demasiado deprisa. Su mente intentaba reequilibrarse y estabilizarse intentando recuperar una historia vital coherente. El pelirrojo intentaba procesar y comprender esos redescubierto recuerdos.



Como dijo el bueno de Mario Bendetti, uno no llora por lo que llora, sino por todas las cosas que no lloró en su debido momento. Y había tantas cosas por las que no pudo llorar, que ahora atenazaban su corazón y se le clavaban muy dentro del alma. Tantos remordimientos que seguían haciendo mella en él. Había guardado tantas lágrimas en su cajita que tenía un mar embravecido dentro de sí. Tenía los ojos un poco rojos de guardarse aquellas tempestuosas lágrimas que querían llover  sobre sus  simpáticas pecas marrones. No supo cuando fue el momento en el que dejó que toda esa lluvia se derramara, sólo quiso dejarlas fluir y que arrastrasen consigo todo el dolor. Sintió sus mejillas mojadas cuando escuchó la voz de su amiga Raven.

-Nadie puede negar que soy muy testarudo. Muchas gracias a los dos.- Pestañeó un poco. Había sido un viaje arduo por el interior de su mente, de sus recuerdos y sus sentimientos se sentía cansado y extenuado.

-Confuso.- dijo aún un tanto perdido en sus propios pensamientos. .- Como si me golpeara un rayo.- comentó esta vez con un tono más alegre intentando recobrar una tranquilidad emocional.

Sin embargo algunos momentos eran tan agrios y amargos que le hacían sentir cierto pesar. Su corazón latió con fuerza acompañado de un sentimiento de culpa. Un nombre refulgía en su cabeza Wallace Rudolph West. Uno de sus mejores amigos al que había olvidado por completo. Un escozor amargo se anudaba en su alma. El fuerte pesar de haber sepultado en el olvido a una persona que era tan importante para él le golpeaba duramente. ¿Cuántas veces le había ayudado Wally ? ¿Cuántas veces le había salvado la vida? ¿Cuántas veces se había preocupado por él? El hecho de haber olvidado completamente el vínculo que tenía con el pelirrojo le hacía sentirse terriblemente culpable. Ahora recordaba vívidamente esas tardes en las que reposó su  desesperanza y preocupaciones en los hombros de Wally. Recordaba claramente cómo recibió palabras y gestos de apoyo y consuelo por parte del pelirrojo. Vinieron a su memoria esas riñas, miradas y palabras de preocupación ante su creciente estado de alcoholismo.

Era uno de sus mejores amigos y había permitido que alguien le arrebatara cada momento precioso vivido con él. Cada segundo de alegría o tristeza que compartió a su lado y que era de un valor incalculable.  Le habían arrancado una parte muy valiosa de sí mismo y él no se había dado ni cuenta.  Se sentía sucio y culpable. La suma de los sentimientos que sentía por Artemis le golpeaban con fuerza. Ella era la novia de un  amigo muy íntimo y el la codiciaba. Se sentía realmente miserable y mal consigo mismo. Sentía que había traicionado la amistad y la confianza del otro pelirrojo. ¿Por qué siempre de una manera u otra acababa perjudicando a las personas que quería? ¿Qué había mal dentro de él?

_________________
I’m not made to blur the line. Not anymore.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]   

Volver arriba Ir abajo
 
El jarrón roto (Arión, Roy Harper) [20/12/2018]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» .:Roy Harper's File:.
» El post de El Roto
» Memoria de un corazón roto
» Roy Harper
» ¿Material roto, material nuevo? [FB] (De lectura obligada para 13)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa :: París :: Mansión de Arión-
Cambiar a: