Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Bienvenido a la gran manzana [Planaria]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 03:03

Fecha:
 

Era casi la hora de cerrar, había sido un día bastante ajetreado a pesar de ser viernes, pero quedaba una semana para mis tan ansiadas vacaciones. Suiza... la feria del chocolate... ¿te imaginas? Sería fantástico. Una semana y Elsa se encargaría de la tienda, yo podría descansar... Sería maravilloso. Adoraba los viajes, y más aún con compañía. Había un tema que no paraba de rondarme la cabeza durante esos últimos días. Planaria, ese chico... Teníamos planeado ir juntos a suiza, ya que él vendría el 31 de Marzo aquí a hablar con Xavier y los suyos. Era un poco una locura, pero ese chico parecía no tener nada de maldad, así que mi naturaleza desconfiada se desprendía de mí cuando él estaba presente. El chico llegaba la tarde del día siguiente. En menos de 24 horas... ¿Qué hacía pensando en esto? Era un amigo de lejos que venía de visita... Aunque era algo más. Estaba nerviosa, para qué mentir.

No había establecido contacto con nadie con poderes desde que salí de la mansión, y ese chico tenía poderes.. y además bastante interesantes. Yo no le había mencionado nada... el día de mi cumpleaños fue bastante movido como para añadirle más tensión. Quería acompañarle, ayudarle... Pero temía de que se enfadase si se lo contase. Volver a quedarme sola entre un mundo de gente que me temía o me odiaba sólo por ser quien era.

Mientras limpiaba las últimas mesas me quedé absorta en mi mundo. Estaba cansada pero me había preparado para ir a la playa, desde por la mañana había estado haciendo demasiado calor para ser Marzo, y pensaba aprovecharlo. Además, la playa nocturna era una preciosidad. Tenía la mochila en la cocina con todo dentro, el local limpio, el cartel de cerrado por fuera puesto... ¡Bien! Sólo faltaba cambiarme de ropa, colgar el delantal como quien dice y salir con ganas.  Me metí al baño a cambiarme. Tenía el bikini puesto y por encima unos vaqueros ligeramente acampanados, una camiseta blanca de tirantes a la que cubría una chupa negra con la cremallera abierta, todo rematado con unas deportivas anchas. Estaba limpia, ni rastro de harina ni en el pelo, (actualmente recogido en un moño con una pinza, muy de andar por casa) ni en la piel ni en la ropa. Un último vistazo en el espejo y todo parecía bien.

Comprobé si me faltaba algo en la bolsa de playa, donde llevaba todos los objetos personales, aparte de un par de toallas y demás. Me enganché la bolsa en el hombro izquierdo con las llaves de la tienda en una mano y las del coche en otras. Troté hasta la puerta de madera y cristal hasta que recordé no haber comprobado los escaparates. Por desgracia no podría ir a recoger a Plana al aeropuerto, así que quedamos en que vendría por la tarde desde el aeropuerto directamente. Tendría que dormir bien esta noche para poder recibirle mañana con buena energía...  Estaba sin maquillar, todo al natural, aunque en la playa por la noche en marzo no creía que hubiera mucha gente. Me asomé al escaparate de la izquierda, saqué la mano por fuera para recolocar unas cajas y un par de etiquetas de precios. Me deslicé al escaparate derecho, metí la mano entre la cristalera y la calle para colocar un par de cupcakes y uno de mis dedos rozó sin querer una de las mezclas de chocolate puro del escaparate. Me llevé el dedo índice a la boca para quitar el chocolate y justo cuando metí el dedo en mi boca levanté la vista.

Una sonrisa familiar enmarcada en una barba no se apartaba de mis ojos, al otro lado del cristal. Subí la vista. Sus ojos. Plana... ¿QUÉ? ¿PLANA? ¡Pero... llegaba mañana! ¿Qué hacía allí? Él... Dios, yo estaba desastrosa..  Me quedé bloqueada, en estado de shock mirándole, de hecho... creo recordar que no saqué el dedo de entre mis labios y ni parpadeé.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 10:14

No hacía mucho tiempo que conocí a Sash. Aquella chica se metió en mi cabeza y mi corazón desde el primer momento. Fue un día súper ajetreado, con toda la historia de mi atropello y demás, y , a pesar de que nos conocíamos desde hacía menos de una hora, ella se preocupó por mí y me cuidó. Por la noche salimos un poco para celebrar que era su cumple, y desde entonces habíamos mantenido la amistad a través del teléfono y skype. Había algo en ella que me tranquilizaba, que me hacía sentir bien y cómodo. No sé si era su forma de ser, su risa por mis bromas, su aparente ternura hacia mí… Desde luego, fuera lo que fuese, me hacía sentir totalmente libre a la hora de hablar con ella. La consideraba una buena amiga y alguien en quien podía confiar.

El pasado mes me dijo que tenía ganas de viajar a Suiza, mi tierra, a la feria de chocolate de Abril. Yo tenía un pequeño piso en Ginebra, que aunque no usaba estaba a su disposición. Me ofrecí a ser su guía y acompañante durante esos días, pues siempre que hubiese chocolate de por medio allí estaba yo. ¡Qué queréis! ¡Soy suizo! El chocolate y yo vamos de la mano, ¿vale? El caso es que le ofrecí mi compañía y mi guía. Lo bueno de mi piso es que tenía un par de habitaciones y estaba muy bien situado, justo al lado del lago. Además, con mi moto podíamos viajar a cualquier otra ciudad o pueblo en cuestión de un par de horas. Y, para qué engañarnos, mostrarle mi ciudad y mi país a Sash era algo que me apetecía como pocas cosas en mucho tiempo. Así que aproveché que quería ir a hablar con ese tal Charles Xavier para ofrecerle volver a Suiza con ella. La razón por la cual yo quería hablar con el mutante más importante del mundo era su naturaleza amable y justa, luchando porque los humanos y mutantes se llevasen bien en un mundo cada día más caótico, especialmente tras el incidente de la colisión de mundos. Ya había visto cosas que creía que sólo existían después de la muerte, como dioses y ángeles, y cuanto más unidos estuviésemos unos con otros mejor.

Una de las cosas que más me gusta del mundo son las sorpresas y los detalles. Le dije a Sash que no llegaba hasta el sábado 31 para pillarla desprevenida el viernes a última hora. No sabía si tendría algún plan o no, pero no me importaba si era así. Mi intención era visitarla, y si tenía suerte, dar una vuelta con ella, invitarla a cenar, y lo más probable, comentarle lo de Xavier. Ella sabía que tenía poderes, pues durante el incidente del pasado noviembre fui atropellado por un gigantesco todoterreno que me mandó varios metros por el aire, dejándome con muchos huesos rotos. Mi factor de curación se encargó del resto. Cómo me reí al ver su cara, era como si acabase de ver a un muerto. Lógicamente no sabía hasta qué punto estaba ella familiarizada con los poderes, pero a juzgar por la cara que puso desde luego hacía tiempo que no veía a alguien curarse a semejante velocidad. Desde ese momento, a ella le caía genial, y al mismo tiempo tenía la sensación de que me odiaba un poquito. No en el mal sentido, sino como puedes odiar a algún amigo tuyo por un susto o algo por el estilo que haya podido darte.

El avión aterrizó temprano, alrededor de las tres de la tarde. Disponía de varias horas antes de que Sash cerrase su tienda, así que cogí un taxi y me dirigí al hotel para dejar mis cosas y luego dando un paseo al 401 de la calle Bleecker. El "Central Tart" me había enamorado desde el primer momento en que entré. Aquellos olores, aquellos sabores… Toda mi infancia y adolescencia comiendo bombones, bollos y chocolate hechos por Sophie y comprados en la tienda que había frente al orfanato fue revivida cuando entré en su pastelería. Era realmente espectacular. No dudaba de que hubiese buenos reposteros en otra parte del mundo, no me malinterpretéis. Pero os aseguro que aquellos olores y sabores eran algo de otro mundo. Dicen que a los hombres se nos conquista por el estómago. Yo no tenía ninguna duda de que Cels me tenía totalmente enamorado de su tienda y sus bombones. Así que, aunque me sentía algo estúpido, decidí comprarle una caja del mejor chocolate suizo: el Lindt. Los primeros chocolateros en crear el chocolate con leche, aquellos bombones eran algo sobrenatural, al menos para mí. Supuse que ella lo agradecería, pero también tenía algo de miedo por que se pensase que era una especie de indirecta, como diciéndole "esto es verdadero chocolate y no lo que haces tú". Na, qué tontería. Ella no tenía maldad, y si pensaba eso pues qué le íbamos a hacer, mala suerte.

Llevaba puesta una camisa de cuadros azul marino y blanca abierta, dejando a la vista una camiseta blanca. Unos vaqueros oscuros y unas zapatillas grises. Había dejado la maleta y "el catalizador" en la habitación del hotel. Había estado comprobando lo que me ofrecía el hotel, y me había llevado un par de bañadores por si acaso decidía bajar al spa a probarlo. Nunca había estado en uno, y parecía ser divertido. Aunque no podría bañarme en las piscinas una vuelta por la sauna y un par de chorros relajantes de esos siempre eran bien recibidos. Mi chaqueta motera por si hacía frío y un par de bermudas por si hacía calor. El tiempo había anunciado unos días primaverales estupendos, con mucho sol y temperaturas de unos 20 grados en adelante. Antes de llegar a su tienda, compré una pequeña flor por el camino. No estaba seguro de cuáles eran sus favoritas ya que nunca había hablado con ella sobre eso, pero las rosas siempre eran algo que funcionaba. Una pequeña rosa y una caja de bombones… No me di cuenta de que podía ser interpretado de otra manera. Cualquiera que me hubiese visto no habría dudado de que iba a buscar a mi novia. Pero yo era demasiado inocente como para darme cuenta de ello.

Allí estaba, "Central Tart". Crucé la carretera con cuidado (no quería volver a ser atropellado allí de nuevo) y me dirigí hacia la puerta. En ese momento, la vi asomándose por el cristal, mientras colocaba uno de sus cupcakes. Era la segunda vez que nos veíamos cara a cara. Habíamos hablado muchas veces por skype con la cámara y demás, pero eso no contaba. Sus preciosos cabellos grises acabados en unos mechones rojos, y esa piel un poco más morena que la de la mayoría. Se manchó el dedo de chocolate, y con toda la naturalidad del mundo se lo llevó a la boca. Aquello era una de las cosas que más me gustaban de Sash: su naturalidad. A ella no le importaba lo que pensasen de ella, si quería o tenía que hacer algo lo hacía y punto. Lo mejor, su cara al ver que estaba allí. Se le quedaron los ojos como platos y el dedo aún dentro de la boca, con una cara que habría pagado por ver una y mil veces más. Le sonreí, divertido por la situación, y negué ligeramente con la cabeza.

- ¿Tanto me echabas de menos? Sé que soy algo único pero esperaba un saludo algo más efusivo para qué engañarnos.- Me encantaba picarla, y sin dejar de sonreír, entré en la tienda.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:37, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 14:35

Yo.. yo... simplemente.. no.. No supe reaccionar. No entendía nada. Él estaba allí. Delante de mí. Le seguí con la mirada y con el dedo en la boca hasta que entró en mi tienda. Le miré de arriba a abajo. No había cambiado nada desde la primera vez que le vi. Claro que tampoco tenía mucha referencia. Llevaba una rosa y una caja de bombones. ¿Una flor y bombones...? ¿Acaso Plana... Nah, era una locura. Nadie se enamoraba a tantos kilómetros de distancia y sin ocasión de estar juntos, era una locura. Sí. Sería un detalle.

Cuando mi cabeza asumió que mi amigo estaba delante mía antes de tiempo, cuando asumió que era real, me incorporé a la vez que me sacaba el dedo de la boca y me colocaba un par de mechones sueltos del moño. En cuanto la puerta terminó de cerrarse con él dentro corrí hacia él , apoyé mis manos en sus hombros y de un salto le abracé enlazando mis piernas en su cadera y mis brazos alrededor de su cuello. Me quedé ahí, riendo a carcajada suelta, sorprendida, anonadada y contenta.  No paraba de sonreír. Qué idiota... Era uno de los mejores detalles que nadie había tenido conmigo jamás. No podía parar de sonreír. Estaba enganchada a lo koala totalmente, le di tres besos fuertes por la cara y me solté. Estaba con el pulso acelerado, hiperactiva. Todo el cansancio que tenía desapareció. Me solté las piernas y volví a la tierra cayendo dando un vote. Los brazos se quedaron entrelazados en su cuello. Le miré a los ojos sin dejar de sonreír.

- ¡ERES IDIOTA! ¿Qué haces aquí? - me sentía querida realmente. Me fijé en sus manos ocupadas. No sabía qué hacer.

Me solté de su cuello, me coloqué la camiseta que había subido ligeramente dejando ver mi ombligo y me estiré, agarrándome de los brazos hacia arriba. Hice un sonido entre un suspiro y un quejido cuando me estiré.

- Vale, a ver.. ¡cuéntame! ¿Tienes tiempo? ¡Te invito a algo! Iba a ir a la playa, ¿Te quieres venir? - Hablé demasiado rápido ahora que lo pienso. No me importaba. Fue cuando me percaté de que se nos había quedado un tema por hablar, y no habíamos hablado. El ritmo de mi voz volvió a su normalidad, incluso se ralentizó. - Un momento... - vi que no llevaba maleta - ¿No habrás cogido un hotel verdad? - Era desconfiada, pero había hablado con ese chico lo suficiente y durante suficiente tiempo como para meterle en casa durante un tiempo. Casi 5 meses... se decía rápido.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 15:06

Su cara seguía siendo de total incredulidad, aún no era consciente de que yo estaba allí. Me encantaba cuando sorprendía así a la gente. Sus caras eran geniales, y la de Sash no estaba siendo distinta. Se colocó de esa manera tan graciosa que tenía ella un par de mechones que caían por la cara… Y entonces se abalanzó sobre mí. Sus brazos rodearon mi cuello y sus piernas mi cintura. Su risa, sus carcajadas estallaron en mi mente como fuegos artificiales en una noche de verano. No la había escuchado reír así nunca, ni siquiera cuando le contaba tonterías por el teléfono o le hablaba de mis meteduras de pata. Instintivamente la rodeé con mis brazos, mientras todavía sujetaba la flor y la caja de bombones con las manos. Aquel momento fue increíble. Al igual que cinco meses antes me había dejado atontado con un gesto tan nimio como que me cogiese de la mano, aquel abrazo, aquella risa… Eran algo que no podía ser de este mundo. Y luego, para rematar del todo la jugada, me plantó tres sonoros besos en la cara. Podéis pensar que soy un romántico o un idiota, pero aquello ya fue la gota que colmó el vaso. Durante mi infancia había tenido alguna amiga y ya había dado algún beso en la mejilla. Pero ninguna jamás se había abalanzado sobre mí así, en un estallido de alegría y amor puro. Me sentí de repente flotar, como si el suelo bajo mis pies hubiese desaparecido dejándome suspendido en el aire como una nube. Sonreí. Sonreí con pureza y felicidad. Nunca había tenido una amiga así. Las dos otras personas a las que más quería (o había querido) habían sido Tanith y Sophie, pero ambas eran una figura materna o de hermana mayor más que otra cosa. Pero Cels era distinta. Era mi amiga, una amiga que se emociona por las cosas buenas y se entristece por las malas. Que es capaz de olvidar todo y abrazarte de alegría pura por una tontería tan grande como unos bombones y una flor. Ella era la típica amiga que nunca quería que abandonase mi vida, porque cuando estaba con ella me sentía bien, me sentía genial, me sentía… Yo mismo.

- Jajajaja bueno bueno, tampoco es para tanto hija, son sólo unos bombones y una flor.- Ella no dejaba de sonreír mientras se apeaba de mis brazos. Noté como se colocaba la camiseta, pero yo le miraba a los ojos con una enorme sonrisa.- Digamos que te conté una mentirijilla para poder darte una sorpresa. Ya sabes que me encantan.

Me preguntó si disponía de tiempo para tomar algo con ella y pasear por la playa. ¡Pues claro que tenía tiempo! Mi idea original era esa, quedar con ella por la tarde y estar de cháchara hasta las mil. El plan de la playa me encantó. Siempre y cuando no tuviese que bañarme por encima de la cintura no habría problema. Donde vivíamos hacía mucho frío durante el año, así que no era problema. En cuanto a lo del hotel…

- ¡Claro que tengo tiempo! Me preocupaba que tú no lo tuvieses, pero mi idea era invitarte a cenar o algo por el estilo. Siempre y cuando no tengas ya planes. Y lo del hotel… No te dije nada porque no quería molestarte ni nada por el estilo. Tengo una habitación reservada para estos días. Está a dos manzanas de aquí. Lo cogí cerca para poder venir a desayunar a tu pastelería. Si quieres me he traído bañador porque el hotel tenía spa, así que podemos acercarnos un momento a que me cambie y luego vamos a la playa, ¡me parece un plan genial y de lo más apetecible!- Sabía que me iba a ofrecer ir a su casa, pero me daba mucho corte. Ella era un encanto y sé que lo hacía encantada, pero no quería ser ninguna molestia ni nada por el estilo.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:38, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 15:46

Intenté hacer memoria para recordar la última vez que alguien me hizo un regalo. O que alguien tuvo un detalle conmigo... No se me ocurrió nada. No podía dejarme caer por la bajona de pensar en esas cosas, además, la situación no me lo permitía.

Estaba muy contenta.

Volví a mirar los regalos.

-¡No es por la rosa y los bombones idiota, es por la sorpresa!-Y acto seguido me propuso su plan. No pensaba dejarme invitar, pero eso ya se vería en el momento de la cena. Respecto al hotel... supongo que sería lo obvio. Me apetecía recibirle en casa, pero era normal que hubiese cogido un hotel. Nadie era tan idiota como para no planear algo así con antelación.
Lo que me hizo recordar..

- ¡Vale! Acepto el plan. Por cierto... tienes que recomendarme algún buen hotel para la feria, a ser posible que no esté muy lejos del recinto ferial de Ginebra - puntualicé mientras cogía con una mano los bombones y con otra la rosa, después de haber guardado las llaves en un bolsillo trasero de mi vaquero. Olí la flor mientras se me dibujaba inevitablemente una sonrisa en los labios. Qué detallazo... dejé los bombones en una estantería cercana sólo por un momento, con una mano solté la pinza que me recogía el pelo, dejando caer la melena lisa y larga sobre mis hombros y espalda. Cogí la rosa y le partí parte del tallo para que no fuese tan larga y con ayuda de una de las horquillas me la coloqué en el pelo, enganchando algunos mechones pequeños. Esperé que no se lo tomase a mal, siempre había creído que era mejor aprovechar las flores, antes que dejarlas morir en un jarrón. Usarla en el pelo, de marca páginas, congelarlas... Eso lo dejaría para más tarde. Me miré en el reflejo del escaparate a ver si estaba bien puesta y si se sostenía en mi pelo, parecía que sí. Le sonreí al chico mirándole a los ojos una vez mas, aprovechando el gesto para indicar que no iba de malas el haber hecho eso con la flor.

Si me contestó a algo del hotel lo ignoré. Pensaba cogerlo sí o sí.

- Vamos a hacer una cosa. Estos bombones los compartimos, que por cierto, muchas gracias... Es la única empresa de bombones que no ha perdido la parte artesanal, me encantan- dije ampliando la sonrisa y cogiendo los bombones de nuevo con la mano izquierda - Tenía pensado coger el coche igualmente para ir a la playa- dije dándome una palmada en el bolsillo del culo con la mano libre, para que sonasen las llaves- te acerco al hotel, te cambias y te llevo a la playa. La cena  y lo demás lo improvisamos - terminé con una sonrisa y guiñándole un ojo. Estaba lista, tenía el coche en la puerta, estaba vestida, con el bolso al hombro y él delante. Lo tenía todo listo. De un par de pasos rápidos abrí la puerta y esperé a que saliese camino al hotel.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   24th Junio 2014, 16:10

- ¡Vale! Acepto el plan. Por cierto... tienes que recomendarme algún buen hotel para la feria, a ser posible que no esté muy lejos del recinto ferial de Ginebra- ¿Irse a un hotel? ¡De eso nada! Con lo caros que son los hoteles en Suiza. Serán todo lo elegantes que quieras, pero te cuestan uno ojo de la cara.

- Bueno, en realidad yo había pensado que podías venirte a un piso que tenog allí. Tiene habitaciones separadas y está cerca del lago y demás, así que podríamos pasear. Y con respecto a la feria no te preocupes, te llevo en la moto que no se tarda nada.- Ella cortó ligeramente el tallo de la rosa y se la colocó en el pelo. Le quedaba increíble. Ella de por sí era un bellezón espectacular, con esos ojazos y esos largos y sinuosos cabellos grises acabados en esos preciosos mechones rojos. Y con la luz del atardecer que se colaba a través del escaparate y su sonrisa mientras se miraba en el reflejo para ver qué tal le quedaba me quedé sin habla. Me quedé ligeramente embobado y luego volví a la tierra. Sash era preciosa, pero era mi amiga... Espera, ¿acababa de pensar en lo buena que estaba? ¡No, no! Era mi amiga por dios, era guapa, no estaba buena... Pero esa luz, esos ojos, ese brillo de sus cabellos...

- Vamos a hacer una cosa. Estos bombones los compartimos, que por cierto, muchas gracias... Es la única empresa de bombones que no ha perdido la parte artesanal, me encantan. Tenía pensado coger el coche igualmente para ir a la playa. Te acerco al hotel, te cambias y te llevo a la playa. La cena  y lo demás lo improvisamos.- Sus palabras me trajeron de nuevo a la realidad, mientras golpeaba con una sonrisa su bolsillo produciendo el sonido metálico tan característico de unas llaves.

- ¡Suena estupendo! Estoy alojado en el "Hotel Big Four", a dos manzanas de aquí. Tardo nada y menos en cambiarme, y el paseo de la playa me apetece un montón, siempre y cuando no me sumerja por encima de la cintura jajaja.- El sitio para cenar tenía varios pensados, pero supongo que ella los conocería mejor, así que lo discutiríamos sobre la marcha en el propio paseo de la playa. Crucé la puerta que tenía abierta y le dediqué una sonrisa y un guiño. La noche no había hecho más que empezar, y tenía muchísimas cosas que contarle y de las que quería hablar con ella.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:39, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   25th Junio 2014, 03:17




¡Perfecto! Esperé a que saliera, fui detrás y enganchando la puerta con una pierna, cerré del tirón. Me giré dándole la espalda para darle un par de vueltas a las llaves y pulsé un botón que hizo que las rejas de metal plegables empezasen a descender lentamente por el escaparate. Me agaché para cerrar el candado a nivel del suelo y busqué los ojos de Plana con los míos mientras me levantaba, girándome.  
El coche estaba en el primer cruce, a diez metros. Aseguré que la rosa estaba en su sitio. Los bombones, las llaves, el bolso... Todo bien. Antes de echar a andar apoyé una mano mía en el hombro más lejano de plana y apoyé mi cabeza en su hombro cercano, achuchándole por unos segundos mientras daba los primeros pasos. El sol empezaba a esconderse dándonos unos brillos naranjas preciosos. Al llegar al coche lo abrí con el cierre centralizado y abriéndole la puerta  a Planaria, pasé por delante del coche a ritmo alegre para sentarme yo en el asiento del conductor. Me senté, me recogí el lado del pelo sin flor detrás de la oreja y cerré la puerta esperando a que él pasase y cerrase la puerta. Me lo quedé mirando, sonriendo. Bajé la ventanilla a la mitad, lo justo para que pasase el viento en la ranura. Volví a mirarle sonriendo. Había sido un detallazo que no olvidaría nunca.

- Gracias... - dije sonriendo mirándole a los ojos, a ambos, mirando cada décima de segundo a una pupila diferente.

Metí la llave en el contacto y arranqué. Conocía ese hotel, solían hacer algún pedido especial.

-¡Pues vamos! `pr cierto ¿Cómo ha ido el viaje?- y mientras empezaba a sacar el coche el viento empezaba a reflejarse en mi pelo, danzante. Saqué unas gafas de sol de la guantera, me puse el cinturón y empecé a conducir dirección al hotel. No se tardaban ni cinco minutos. La aventura acababa de empezar.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   25th Junio 2014, 09:34

Mientras terminaba de cerrar la tienda una cálida sensación recorrió mi cuerpo. Realmente no estaba muy seguro de qué era, pero a juzgar por la sonrisa que llevaba de oreja a oreja yo estoy convencido de que era felicidad. Al principio no sabía muy bien cómo reaccionaría Sash ante mi sorpresa. Quiero decir, no dudaba que le gustaría, pero no contaba con que ella pudiese quedar conmigo. Pero ahí estaba yo, viéndola cerrar la tienda dispuestos a irnos a la playa y a cenar algo. La verdad todo iba mejor de lo esperado, y ella no paraba de sonreír y mirarme. Se acercó a mí, pasando su brazo por mis hombros y apoyando su cabeza contra el otro. Yo le devolví el achuchón apoyando mi cabeza sobre la suya y sonriendo. Hacía mucho tiempo que no estaba tan a gusto, y pensaba disfrutarlo hasta el final.

Nos subimos al coche y vi como se acicalaba un poco, colocándose bien el pelo, dejando la rosa que le había regalado a la vista, como presumiendo de lo bien que le quedaba.

- ¡Deja ya de presumir! Estás muy guapa, y la flor te favorece enormemente. ¿Qué creías, que te iba a traer algo que te hicese fea?- Reí mientras la miraba. La verdad, estaba muy guapa con ella puesta. Hacía juego con las puntas de sus cabellos. Sacó unas gafas de sol de la guantera y se las puso, mientras me preguntaba qué tal había ido todo.- Pues la verdad es que algo ajetreado. Estuve en Inglaterra hace un par de semanas y flipas tío, nos apareció un Kraken. Como los de las películas, un pulpo así gigantesco… Una pasada. Conocí a varias personas interesantes, como una chica con el color de pelo más guay después de ti que había conocido. Era como morado/azul marino. ¡Ah! Y también estuvo la princesa Diana. ¿Te acuerdas que te hablé de ella y de las amazonas hace tiempo? Volvió a estar allí. Muy maja la verdad, te la tengo que presentar algún día. Había otro tío vestido con unas mallas rojas que era más raro que un perro verde la verdad. Un cachondo, eso sí, pero de repente se ponía a hablar consigo mismo y miraba al infinito, como si estuviese mirando a una cámara o algo… Y para rematar la jugada, conocí a un ángel. ¡Un ángel Cels! Era un poco seca la verdad. Sí, era una tía. Yo siempre había creído que los ángeles no tenían sexo, pero según parece me equivocaba… Pues el caso es eso, que nos enfrentamos al kraken ese y demás. La gente del sitio este flipó un poco. Después de todo, no ves a tanta gente extraña y demás todos los días.

Sash era una de las personas con quien más me gustaba hablar del mundo en cuanto a cosas de poderes y demás. Ella siempre escuchaba y la mayoría de veces bromeaba y reía. Cuando descubrió mis poderes no se asustó ni me miró extraño. De hecho, incluso diría que se acercó más a mí cuando lo supo. Ella no tenía poderes, y generalmente la gente sin poderes suele mirarnos al resto como si fuésemos bichos raros. La verdad, me habría encantado que ella tuviese algún poder. No en el sentido elitista o racista, sino porque salvar el mundo o algo junto a ella habría sido lo más. Aunque bueno, si mal no recordaba ella era una excelente luchadora y sabía lanzar cuchillos o algo así me había contado alguna vez. Llegamos a la puerta del hotel en cuestión de minutos. Puse mi mano sobre su muslo derecho cariñosamente y la miré.

- No tardo nada, ¿vale? Será menos de un minuto, ¡lo prometo! ¡Ah! Y nada de quedarse embobada mirándome, ¿eh? Que ya sé que estoy to' buenorro.- Y le guiñé pícaramente un ojo antes de salir por la puerta disparado en dirección a mi habitación. No tenía una prisa estelar, pero no me gustaba hacer esperar a la gente. En cuestión de un par de minutos estaría listo, y seguramente aprovechase para revisar que iba bien peinado y echarme un poco de colonia. Éramos amigos, pero me gustaba estar guapo para las ocasiones especiales. ¿Qué? ¿Esque no puedo ser coqueto yo también?

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:40, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 03:06

¿Presumir? ¡Me estaba colocando bien!
Maldito Planaria y su manera de solucionarlo todo con humor.
El camino no pareció tan corto con todo lo que me contó en un momento. Él había vivido miles de aventuras. ¡Usaba sus poderes! Y yo... Yo los usaba para... hacer dulces... Él me contaba historias, vivencias... Magia. Mi mirada se tornó a una tristeza oprimida desde hace casi 4 años aunque pareció no percatarse de ello. Mantuve la sonrisa a pesar de los ojos. Ángeles, amazonas, experiencias, Kraken. Todo parecía tan... diferente. Tan único. Siempre me gustó ese ritmo de vida, a pesar del respeto que le tenía. Nunca me creí capaz de ella.

Estacioné en la puerta del hotel, freno de mano, ventanilla bajada del todo ya, codo apoyado en la puerta desde dentro.

No tardo nada, ¿vale? Será menos de un minuto, ¡lo prometo! ¡Ah! Y nada de quedarse embobada mirándome, ¿eh? Que ya sé que estoy to' buenorro.

Menudo pieza... Agaché la cabeza inclinándola mientras le miraba a los ojos. Con una ceja levantada y disparando mi mirada por encima de las gafas, ahora ligeramente bajadas hacia la nariz. El mechón de la oreja que me había colocado en la oreja se tomó la libertad de taparme el ojo izquierdo. Con media sonrisa le fulminé sanamente con la mirada.

Cuando salió del coche aproveché para relajarme un poco. Pensé sobre todo lo que me había dicho. De no ser porque tenía poderes y por... toda la locura interdimensional le hubiera tachado de loco. ¿Había dicho que no podía sumergirse más de la cintura? Hmm... no había pensado sobre ello. Tendría sentido por su rollo eléctrico pero... Menuda estúpida. Quién le propone ir a la playa... En fin. Parecía entusiasmado y todo... Se me pasó por la cabeza cambiar el plan, pero por las sonrisas que ponía decidí no plantearlo.

Puse música. Una emisora aleatoria de música. A estas horas todo era más bien música de discoteca o que te inducía a ella. La primera canción que sonó, la pillé a medias, pero no me desagradaba escucharla, aunque ya tenía algunos años.



Cerré los ojos, apoyé la cabeza en el asiento de atrás mientras infinidad de imágenes sobre Plana y lo que habría hecho invadían mi mente como miles de parejas invitadas en un salón de baile. Bajé un poco la música para que quedase de acompañamiento, recordé las clases de proyección vocal del circo y... canté.

Con voz, a partir del 1:30:
 

Hacía mucho que no lo hacía. Y me sentía genial. Me dejé llevar por la música, la situación, la comodidad... Noté un aroma a perfume y abrí los ojos. Él cumplió con lo dicho y estuvo allí antes de tiempo. Ya estaba allí. Asomado a la ventanilla del copiloto. Qué vergüenza... El circo me había acostumbrado a todo, menos a que me oyesen cantar. Podía hacer de todo pero eso aún me costaba. Me sonrojé y mi corazón se puso a mil en un momento.

-Esto... ¿Nos vamos? - intenté normalizarme y apoyé las manos en el volante, nerviosa, jugueteando con los dedos dando toquecitos sobre el borde. Mirando a todas partes menos a él.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 03:29

No lo reconocería nunca, pero me dirigí a toda velocidad a la habitación, y mientras aún miraba a Sash en el coche me choqué con un botones que llevaba un carrito con maletas. Rojo cual tomate me disculpé y le ayudé a recoger un poco, aunque me dijo que no pasaba nada y que él se encargaría. Mi habitación estaba en el cuarto piso, así que no tardé nada en entrar en ella y abrir el armario. Cogí un bañador de color azul marino liso que me llegaba por encima de las rodillas. Me lo até bien y me quité las zapatillas y los calcetines y los sustituí por unas chanclas. Cogí una toalla verde y me miré una última vez en el espejo. Menudas pintas llevaba. Parecía un turista europeo de poca monta. La camisa a cuadros abierta con una camiseta blanca y el bañador. Pero bueno, qué le iba a hacer. Después de todo, era un turista europeo de poca monta.

Cerré la puerta de la habitación y bajé hasta la recepción. Esta vez tuve mucho cuidado de no chocarme con ningún carrito ni nada por el estilo. Con hacer el ridículo una vez valía. Esperaba que Sash no se hubiese aburrido en mi ausencia. Allí estaba, con los ojos cerrados y apoyada contra el respaldo del coche. Sonreí para mí mismo… Y la escuché.

La música era algo que me encantaba. Había escuchado conciertos tanto de música rock como de música clásica; había ido a alguna ópera e incluso durante un tiempo canté en el coro de la iglesia. Pero nunca había escuchado cantar a Sash. Me apoyé en la ventana del copiloto, cruzando mis brazos y apoyando la cabeza sobre ellos. Era como escuchar cantar a un ángel. Su voz era melodiosa, dulce, completamente mágica y sobrecogedora. Habría sido capaz de escucharla horas y horas, y me habría quedado igual de atontado. Cada nota que salía de sus labios, cada tono, cada susurro y cada palabra, dichas con un profundo sentimiento, se colaba en mi mente y excitaba mi alma de músico. Yo no era el mejor cantante del mundo. Tocaba muy bien la guitarra, pero me fallaba la voz. Había escuchado a mucha gente cantar. Amigos y amigas que acompañaban mis acordes con sus voces. Pero jamás había oído algo como ella. Cada palabra que decía era un sentimiento, un latido de más que palpitaba en mi pecho… Si los atardeceres hubiesen tenido una melodía y una voz, habrían sido los de ella.

Los rayos de sol entraban diagonalmente, con esa luz anaranjada y preciosa, haciendo que sus cabellos brillasen como si tuviesen vida propia. No quería ser descortés, no quería ser corta rollos y no quería que ella se sintiese incómoda, de manera que decidí interrumpir lo más discretamente que pude su canto. No quería que pensase que la estaba escuchando a escondidas. Sash era muy vergonzosa para esta clase de cosas, y estaba convencido de que si no me había hablado antes de sus dotes musicales es porque tal vez fuese algo muy íntimo para ella. Decidí respetarla.

- ¿Sabes? Podría escucharte toda una vida y me parecería poco tiempo.- Ella ya había parado un poco antes. Seguramente ya se había dado cuenta de que estaba allí. Ella miró al volante y jugueteó con él mientras sugería que nos fuésemos. La conocía demasiado bien como para no saber que estaba muerta de la vergüenza en ese momento.- ¡Claro! Soy todo tuyo.- Y le guiñé un ojo, jactándome del doble sentido de mi comentario. No solía hacerlos, pero con ella todo era tan natural que hasta alguna que otra picardía me salía.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:41, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 04:08

Me alteré mucho. No sabía dónde esconder la mirada. Él me soltó un piropazo increíble... Esa frase... no la olvidaría tan fácilmente. Ni esa ni la de que era todo mío. Planaria era todo inocencia, no pude imaginar ni de lejos que entendía el doble sentido de la frase, así que obvié cualquier significado por encima del humorístico. Cuando ya pude volver a ponerme en marcha, arranqué de nuevo y nos puse rumbo a la playa. No sé si por ironía del destino o por gracia de la suerte, la radio nos deleitó con nuestra banda sonora del momento.

Plage:
 

Me eché a reír cuando la reconocí.
- Jajajajajajaja, no pueden ir en serio.. - dije señalando la radio, refiriéndome a la letra de la canción. Nos quedaban como diez minutos de camino. Me sentía cómoda incluso sin hablar. Empecé a canturrear alguna estrofa, no a cantar como antes, sino a hacer el tonto, medio bailoteando en el sitio y gesticulando con una mano.

El sol empezó a difuminarse para acabar muriendo en el horizonte. Yo miré por la ventana mientras conducía y el viento me revolvía el pelo.

-Una pena, el amanecer de la playa es precioso. Llegamos tarde Plana, qué desastre. - bromeé sonriendo soltando una carcajada breve y melódica. De vez en cuando disfrutaba del segundo. Notaba la frescura del aire, me mordía el labio. Miraba ambiciosa los últimos rayos de sol a través de las gafas de sol.

Sonaron un par de temazos de buen humor antes de llegar al aparcamiento de la playa. Los canturreé también y añadí un par de comentarios estúpidos a alguna canción. Nunca dejaría de ser yo. Había conseguido crecer hasta poder verme y estar bien conmigo misma. No cambiaría por nada ni nadie. Mientras aparcaba sonaba otro temita de playa. ¿Qué hacían estas canciones en la radio en Marzo?
Starships:
 
No entendía nada. Dejé el coche. Estaba hiperactiva. La playa era muy importante para mí y... era el primer baño del año. Adoraba sumergirme... no sentir nada y sentirlo todo. Poder hacer esculturas de lo que yo quisiera con el agua. Jugar a hacer géiseres. Tenía un rincón solitario donde podía hacer eso. Nunca iba nadie. Pero ahora estaba Plana... tendría que cortarse un poco. Saqué la llave después de subir la ventanilla, salí del coche y cogí de la parte de atrás la bolsa y los bombones. Cuando miré a plana de arriba a abajo no pude evitar pensar en los guiris de playa europeos. Al fin y al cabo... lo era. Una parte de mi interior se rió en silencio.

La playa empezó a teñirse de un morado oscuro e intenso y el cielo perdía los últimos destellos rosados. Toda la adrenalina me vino de golpe. Me quité las deportivas y los calcetines y los guardé en la bolsa. Fui descalza desde el aparcamiento hasta la orilla.

- ¡Venga! ¡Vamos! - Ya preparada con los bombones y la bolsa en mi hombro y mano izquierdos, le cogí con mi diestra la suya. Y eché a correr a la playa tirando de él. Casi como cuando nos conocimos, pero con más entusiasmo, más alegría, más confianza...  

En cuanto mis pies tocaron la arena caliente aceleré la carrera. ¡ESTABA EN LA PLAYA! Corrí, salté y di giros en el aire. Nada muy acrobático. Más bien caótico y espontáneo. No paraba de sonreír y de mirar al mar. Me quedé clavada un momento. Con los ojos cerrados y respiré muy hondo... Percibí cada aroma, la espuma del aire en mis mejillas, la textura de la arena... Qué paz. Debería hacerlo más a menudo. Abrí los ojos y vi a Planaria. No pude evitar pensar en mi rincón privado.

- Ven, quiero llevarte a un sitio - y volví a cogerle la mano tirando hacia unas rocas. Había que pegarse a ellas un tramo, pero él parecía tener buena condición física. No me preocupaba y no tendría que mojarse mucho de camino. Pasando unas cuevas del acantilado, abriéndose a una playa de apenas 20 metros de orilla, desierta, muerta y con más vida que el resto del mundo. Mi lugar.

- Aquí no suele venir nadie. Y cuando digo suele quiero decir que no lo hacen. - dando unos últimos saltos hasta volver a pisar la tierra, le solté la mano y aterricé de un golpe, hundiéndome hasta los tobillos.  Tal y como caí, abrí la bolsa buscando la toalla, la extendí sobre la arena y sin apartar la mirada de las primeras luces nocturnas sobre la oscura marea, me quité la chupa. Era el paraíso.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 04:40

El viaje en coche fue divertido. Genial en realidad. No sé, fue todo lo que soy yo pero con otra persona. Sash bailoteaba, cantaba haciendo el tonto, incluso zigzagueó un poco con el coche al son de las canciones que resonaban mientras ambos hacíamos el paripé cantando y haciendo el bobo. Eran casi todo canciones antiguas, pero tal vez por el azar o el destino, describían perfectamente lo que estaba sucediendo a nuestro alrededor. La playa era nombrada por todos lados, así como ese espíritu alegre y "happy" como suele llamarse que surge al escuchar una cancioncilla animada.

Al cabo de unos diez minutos estábamos en la playa, aparcando y sacando las cosas del coche. Los últimos rayos de sol se perdían en el horizonte, y las primeras estrellas se atrevían a salir. De repente, Sash me cogió de la mano y tiró sonriente y divertida de mí. Ese contacto, ese roce de nuestros dedos entrelazándose de nuevo… "-Tú te vienes a desayunar y a olvidar esta escena.". El momento en que ella cogió mi mano por primera vez apareció en mi mente de nuevo, tan real y puro como aquella vez. Pero ahora era con una confianza mucho mayor. Ella deseaba que entrase en la playa. Corrió, saltó, hizo varias piruetas. Estaba loca, pero no loca en plan mal. Loca como lo estaba yo. Loca por la vida, por la diversión, por el disfrute de las pequeñas cosas. Loca por ser feliz.

- Ven, quiero llevarte a un sitio - Otra vez me cogió de la mano, y esta vez me dirigió hacia unas rocas. Con sumo cuidado pasamos por ellas, intentando no mojarnos más de lo debido. Un poco de agua en los pies no era en absoluto peligroso. Ella no dejaba de sonreírme. Parecía ser algo importante lo que quería enseñarme a juzgar por las miradas que me echaba y su constante risa. Pasamos unas cuevas y la base de un acantilado, y allí, ante nosotros, una pequeña playa de no más de veinte metros de tamaño apareció ante nosotros. Era preciosa, pequeña y apartada. Un lugar donde perderse y vivir para siempre. Yo desde luego habría sido capaz.- Aquí no suele venir nadie. Y cuando digo suele quiero decir que no lo hacen.

De un pequeño salto, se dirigió al medio de la playa, hurgó en el interior del bolso y extendió una toalla sobre la arena. Acto seguido, se desprendió de la chaqueta y allí se quedó, disfrutando de la noche y la brisa marina. Su figura permanecía inmóvil, con la ligera brisa moviendo sus cabellos y la flor que llevaba en el pelo. Las estrellas iban poco a poco saliendo. El olor a mar, la arena caliente, el ligero viento… Aquello podía haber sido perfectamente sacado de una película ñoña de esas que tanto gustan a las adolescentes. Y tal vez fue por ese recuerdo que decidí hacer algo.

Yo controlaba la electricidad. Muchas veces la gente creía que lo único para lo que usaba mis poderes era para luchar y dejar noqueados a mis enemigos. Nada más lejos de la realidad. Había muchísimas cosas que hacía en el día a día con mis poderes: podía encender una bombilla poniéndola en mi mano; podía encender cualquier electrodoméstico o aparato eléctrico en cualquier punto del mundo, incluso en mitad del desierto; podía iluminar una zona con una pequeña bolita eléctrica azul, o crear un precioso neón con un rayo que fuese de una mano a otra… Y había algo que había probado muchas veces y me encantaba hacer. De mi pecho salió un pequeño rayo que me recorrió el brazo hasta la mano. Disparé con fuerza contra la arena. Allí, una pequeña piedra parecida a las torres que hacen los niños con arena mojada apareció. La cogí con cuidado y comencé a pulirla con un pequeño rayo azul que salía de mi mano derecha. No era mucho mayor que una manzana, y poco a poco fui dándole forma. La limpié, la limé, la moldeé… Y al cabo de un par de minutos ahí estaba: una pequeña piedra con forma de relámpago, del tamaño de una mandarina.

Cels había visto todo con los ojos como platos. Me acerqué a ella y coloqué la pequeña piedra sobre su mano.

- Los poderes a veces pueden parecer peligrosos y aterradores. Algunos son mortales y devastadores. Pero en el fondo, depende de cómo uses esos poderes, podrás aterrar y destruir a aquellos que te rodean, o crear belleza incluso de un poco de arena. Esto es por si algún día no soy capaz de ver la belleza de mis poderes, para que tú me recuerdes de lo que soy capaz.- Y le sonreí.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...



Última edición por Planaria Glámez el 27th Junio 2014, 15:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 17:47

Él me siguió sin quejas ni intervenciones. Al llegar, justo después de instalarme su pecho empezó a brillar. Me fascinaba  ver su poder. Era atrayente, mágico, hipnótico... El tono azulado de su magia me recordaba a mi buena época en la mansión. En lo cómoda que estaba y lo bien y tranquila que me sentía. Me relajé casi como si acabase de recibir un buen masaje. Todo mi cuerpo se destensó y me quedé observando cómo tallaba lento y preciso. Era muy diferente a tallar chocolate. Tenía que mancharme las manos, lo palpaba y lo notaba directamente. El chocolate para mí era como el agua. Podía fundirlo, petrificarlo, darle  forma, hacer lo que yo quisiera. Él tallaba directamente en sólido. Me fascinó.

Agarré la piedra con forma de rayo, la di un beso y noté cómo vibraba, caliente e inestable. La guardé dentro del bolso a buen recaudo, asegurándose de que quedaba bien cerrada y tesoré su frase en mi mente bajo buena memoria.

- Yo seré tu guardiana - le dije sonriente. Buscando una expresión emocional sin abandonar el humor.

Mi vista volvió a la playa. Sonreí y no le esperé. La hiperactividad (un poco más tranquila gracias a la relajación del arte) me invadió de nuevo. Tiré las zapatillas al suelo de dos patadas al aire. Me desabroché los pantalones a toda prisa y los deslicé hasta dejarlos hecho un higo en la arena. Me quité la camiseta de tirantes con tantas ganas que parecía habérmela arrancado y la dejé caer junto con los pantalones.Llevaba uno de mis bikinis favoritos, en tono granate y blanco, anudado en la nuca y con un short como parte inferior. Dejaba ver perfectamente el tatuaje de la ola y el de la balanza. Me miré por encima recolocándome algunas partes del cuerpo en el bikini, dejándome el pelo de medio lado y me quité la flor, oliéndola antes de dejarla apoyada sobre la bolsa. Y ahora...

- ¡POR FIIIIIIIIIIIIIIIIIIN! ¡Aguaaaaaa!- grité mientras corría a toda velocidad hacia el agua. Los pasos se me hacían pesados por la arena y el agua, pero las ganas impidieron que me ralentizase. Me metí del tirón, sumergiéndome de un último salto. Esa sensación era increíble... Notar una masa constante, fría, móvil en todo mi cuerpo y a mi alrededor. Notar que flotaba. Que era inalcanzable... Aguanté todo lo que pude debajo del agua y salí sacando primero los hombros y haciendo un movimiento con el cuello pegué todo el pelo a mi espalda con un ruido liso y agudo. Me sentía genial. Viva. Los problemas no existían cuando estaba en el agua.

- ¿Vienes o qué? - le grité desde el agua, sumergida hasta el ombligo. Me estiré la espalda. Casi sentía que estaba rejuveneciendo.
Olvidé por completo que él no podía bañarse.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   26th Junio 2014, 18:28

- Yo seré tu guardiana.- Aquellas palabras se marcaron en mi alma a fuego. Estaba algo preocupado pero no lo suficiente como para decírselo a Sash. Había tenido un par de ataques de ira por así decirlo desde la muerte de Lord Rick, y me había sentido algo extraño, como con ganas de golpear a alguien y aprovecharme de mi poder. Tal vez hubiesen sido imaginaciones mías, pero prefería prevenir que curar. Si me volvía a pasar una tercera vez se lo contaría. Tal vez ella pudiese ayudarme, aunque sólo fuese escuchándome.

Se quitó la ropa, dejando su melena al viento tras colocar con cuidado la flor en el bolso. Llevaba un bikini precioso, que le sentaba como un guante. Estaba muy muy guapa así. Se me aceleró un poco el pulso cuando vi su cuerpo desnudo recortado contra las luces de la noche, brillante y sinuoso, como una escultura griega antigua. Físicamente era perfecta. Delgada en su justa medida, con suficientes curvas para que no fuese desagradable. No se le notaban los huesos ni le sobraba de ningún lado. Era simplemente perfecta. Escandalosamente bella. De una carrera se lanzó al agua sin pensarlo dos veces, gritando que por fin alcanzaba el líquido elemento, sumergiéndose y saliendo a los pocos metros, describiendo con sus largos cabellos una enorme circunferencia antes de que estos se estrellasen contra su espalda. El agua le cubría a la altura de la cintura, dejando su vientre al aire.

¡PUM-PUM! ¡PUM-PUM!

Mi corazón latió de repente de manera distinta a como nunca lo había hecho antes. Ella me miró y sonrió. Lo entendí al instante: aquellos latidos eran distintos, porque me di cuenta de que me gustaba físicamente Sash. Mierda...

- ¿Vienes o qué? - Sonreí y me levanté mientras me quitaba la ropa. La dejé apoyada en la arena mientras extendía mi toalla junto a la de ella y me dirigí a paso rápido hacia el agua. Tenía que tener cuidado con ella, pues por mi naturaleza eléctrica era vulnerable. El problema surgía cuando al sumergirme entero mis poderes se volvían contra mí, electrocutándome y quemándome la piel y los órganos, y como mi curación dependía de mis células no podía curarme ya que estaban contra mí. Había descubierto que mientras mantuviese mis órganos principales alejados del agua no habría problema. Ducharme y demás no resultaba peligroso. Incluso darme un chapuzón rápido tampoco, ya que mi factor de curación se activaba después de nuevo, curándome las quemaduras y heridas.

Con cuidado me sumergí en el agua, haciéndole señas a Sash de que se mantuviese a distancia un momento. Me dejé caer de espaldas. Una fuerte sacudida me recorrió el cuerpo y al instante volví a salir. A mi alrededor algunos rayos azules se perdían en el agua, la cual me llegaba por la cintura. Unas pocas quemaduras desaparecieron en cuestión de segundos de mi cuerpo desnudo, y me peiné mis cortos cabellos mojados hacia atrás. Sash se acercó hacia mí sonriendo, tocando con la superficie de las manos el agua. El olor a sal y mar nos rodeaba volviendo la escena de lo más mágica posible. Allí, cerca de mí, mojada y con el bikini, corroboré mis más terribles sentimientos. Sash me ponía, y mucho. Era mi amiga y no debía verla de otra manera. Pero esas curvas, esos ojos, esas caderas... Y su sonrisa. Eso era lo que más cautivado me tenía. Su sonrisa mientras se acercaba a mí, tímida y divertida, me estaba matando.

Un fuerte escalofrío me recorrió el cuerpo, e instintivamente me abracé intentando entrar en calor.

- ¡Dios mío Sash, ¿no tienes frío?! ¡Yo estoy congelado! ¿Cómo haces para mantener la temperatura con el fresquito que hace?-

(OCC: a ver como sales de esta querida mía muajajajajaja)

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   27th Junio 2014, 18:01

Se levantó mientras se quitaba la ropa para quedarse sólo con el bañador. Estaba tan emocionada con la playa que tardé en fijarme en él físicamente hasta que estaba sumergido hasta las rodillas. Era bajito pero tenía muy buen tipo. Me fije en sus hombros, sus brazos, las venas que rodeaban los músculos sobresaliendo ligeramente en relieve con la piel... Comía dulces como si fuesen pipas, pero supuse que gracias a sus aventuras y a que practicaría ejercicio continuo pero... Ejercicio bien llevado.

Por mi mente empezó a pasar el último... Bueno, la última vez que.... Vamos, que cuánto tiempo hace que no....
Necesitaba cariño. Y Plana parecía la persona ideal de la que recibir cariño sin que pensase mal ni tuviese malas intenciones. De hecho alguna vez hablando con él me había preguntado si sentía deseo sexual. Quizás fuese asexual.

Sea como fuere estaba falta de cariño, y hacia mucho que no le veía, y era un amigo. Un abrazo no venía mal nunca, y no había motivos por los que estar nervioso ni celoso.

Fui a acercarme pero me hizo un gesto para que me quedase quieta un momento. Se dejó caer de espaldas y cientos de chispas azules y blanquecinas rebosaron de su cuerpo y empezaron a penetrar en el agua.
¡SU PODER!
Mierda... le había presionado mucho para que se metiese. ¡No hacía falta!

Salió instantáneamente y sus quemaduras empezaron a arreglarse. No terminé de asimilar que él tenía el factor de curación... Bueno, por lo menos estaba bien. Sonreí aliviada y me acerqué a él dibujando pequeñas ondas en la superficie del agua. Justo antes de llegar a su lado él empezó a tiritar levemente después de un escalofrío, abrazándose a si mismo mientras se frotaba las manos contra los brazos para sacar calor con la fricción.

-Dios mío Sash, ¿no tienes frío?! ¡Yo estoy congelado! ¿Cómo haces para mantener la temperatura con el fresquito que hace?-

Mierda... mierda mierda mierda no... Se me había olvidado que yo me calentaba casi automáticamente. Él de noche no soportaría la temperatura del agua... No lo había pensado. No sabía por dónde salir. Bombillita encendida espontánea.

- El agua está caliente, el sol acaba de esconderse y lleva pegando sobre el agua todo el día. - Era cierto, y era algo fácil a lo que recurrir. Por la noche era el momento idóneo para bañarse, antes de que el agua empezase a enfriarse. Me acerqué a él calentando 3 grados mi cuerpo, lo justo para notar calor. Y nada más llegar a su lado me pegué a él.  Le abracé a él pegando cada centímetro de mi cuerpo que pude a su piel, para darle calor. Una de mis ventajas era que no sudaba, aún no sabía bien cómo relacionarlo, pero era un hecho.

Le abracé fuertemente contra mí, pasando mis brazos por la parte más cercana a la goma del bañador de la parte de atrás, en la cadera. Y al separarme, solté mis manos y acariciándole los brazos le miré a los ojos con media sonrisa.

Se me ocurrió algo. Una idea.. podía salir o muy mal o muy bien, pero sería la primera vez que lo hiciera y merecía la pena intentarlo. Por él.

- ¿Quieres ir hacia lo profundo? - Sabía que la respuesta iba a ser negativa. Pero no me importó nada lo que dijera.

- ¿Confías en mí? Podrás si yo te ayudo. - Esperé a que dijese que sí. Tenía un método... si aceptaba le haría poder estar en medio del mar. No sería lo mismo. No podría nadar pero... Sólo esperé que le gustase.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   27th Junio 2014, 18:25

Ella seguía acercándose a mí, con esos ojazos en los que podría haberme perdido. Dos gigantescas ventanas a un alma preciosa, bella y generosa, que jamás me ocultaría nada… O eso quería pensar. Sabía que tendría sus secretos y sus cosas, que ella tendría un pasado tal vez doloroso. Yo le había contado el mío, y le había preguntado por el suyo. Me había hablado un poco de él, pero no demasiado. A veces la sentía algo distante. Bien era cierto que vivíamos en dos continentes distintos, pero me habría gustado que me hubiese contado más sobre su vida. Ella me importaba, ¡claro que me importaba! Era de las mejores cosas que tenía en mi vida. Lo único era que algunas veces sentía que tal vez yo no lo fuese tanto para ella. No, tenía que serlo. La había visto mirarme, abrazarme, quererme… Tal vez era algo que no estaba preparada para contarme. Sí, tenía que ser eso. No me importaba. Esperaría el tiempo que hiciese falta para que me lo contase.

Su abrazo me pilló de imprevisto. Ella me rodeó con sus brazos, colocándolos en mi cadera y recorriendo mi torso con delicadeza. Estaba caliente. Como una estufilla. ¿Cómo demonios podía estar caliente? Y hablando de caliente… Empecé a notar como mi sangre abandonaba mi cabeza para ir a otros sitios. Joder, joder, joder, joder, joder… No me lo perdonaría en la vida. Si ella descubría que me atraía físicamente podía perderla, algo que jamás me habría perdonado. Era mi amiga, mi apoyo, mi todo… Si la perdía estaría solo y perdido. Decidí intentar disimular abrazándola por la cabeza, pero ella me sujetaba muy cerca. Quería morirme. Estaba seguro de que se había dado cuenta. ¡Dios, qué vergüenza! Ojalá pudiese controlar eso. ¡Malditas reacciones somáticas! Suspiré. En fin, si ella preguntaba le diría la verdad. Tal vez incluso le hiciese gracia, pero no podía ocultarle nada. Cerré los ojos y disfruté del abrazo. Desearía que ese momento no acabase nunca, que estuviésemos ahí abrazados toda la noche y todos los días. Mi amor hacia Sash siempre había sido muy grande, pero en ese viaje, tras tanto tiempo sin vernos, empezaba a darme cuenta de que hiciese lo que hiciese, llegaría el día que tanto temía: el día donde no podría vivir sin ella a mi lado. La apreté ligeramente, con la esperanza de que se quedara a mi lado.

Se separó de mí y me recorrió los brazos con sus manos. El calor que desprendía me había devuelto a la vida y me había dado energías renovadas. Me sonrió con esa preciosa sonrisa y me miró a los ojos.

- ¿Quieres ir hacia lo profundo? ¿Confías en mí? Podrás si yo te ayudo.-

¿Qué? ¿Sumergirme? No, no podía. Moriríamos los dos, yo por un cortocircuito en mí y ella electrificada. Ni de coña. No iba a matarla, de ninguna manera. Pero esos ojos, esa sonrisa, la manera en que me lo dijo… No podía, tenía que ser fuerte. Pero ella me tenía totalmente calado, y me pidiese lo que me pidiese, no podía negarselo.

- Sash yo… no creo que…- Suspiré. Maldita seas.- Si puedes llevarme a lo profundo, si sabes de alguna manera gracias a la cual yo puedo estar donde no haga pie… Me harías la persona más feliz del mundo. Soy todo tuyo Sash.- Y me preparé para lo que fuese a hacer. Ya era el hombre más feliz del mundo sólo estando a su lado y compartiendo lo que compartíamos, pero si ella de alguna manera sabía como hacerlo, no sé muy bien qué haría por ella. Si existía alguien en este mundo en quien pondría mi vida en sus manos, si había alguien a quien confiaría hasta mi más oscuro secreto, si había alguien por quien habría dado mi alma… Esa era Sash.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   27th Junio 2014, 19:26

Antes de que me quisiera dar cuenta mi mente no era lo único "iluminado" en ese momento. Plana... ¿Yo le atraía? Era algo físico, si algo te gustaba tu cuerpo reaccionaba, de una manera o de otra. Pero... No me lo esperaba de él. No iba a dejarle de hablar ni nada por el estilo, su amistad seguía ahí por encima de todo.  Simplemente me pilló por sorpresa y no sabía cómo reaccionar. Aunque me lo tomase con naturalidad. Me separé de él intentando hacerlo lo menos repentinamente posible en cuanto lo noté.

Le miré a los ojos sonriendo. Él sabría mejor que nadie su... situación. Y le sonreí todo lo sincero que podía para tranquilizarle y hacerle saber que todo iba bien. Y si no sabía que yo lo sabía, fingir que no me había dado cuenta.

Le liberé los brazos mientras empecé a enfriar la punta de mis dedos para empezar a contagiarlo hasta las muñecas. Quizá empecé a enfriarlo demasiado pronto... Quizá lo nota...
Decidí no darle importancia.

-Cierra los ojos. ¡Pero no los abras hasta que yo te lo diga! O iré a por una camiseta a ponértela a modo de venda - le dije señalando donde habíamos dejado nuestra ropa.

Y me di media vuelta, empecé a andar hacia el agua hasta estar sumergida hasta el ombligo. A medio camino, sin girarme le dije - Oigas lo que oigas, sientas lo que sientas, no abras los ojos hasta que yo no te lo diga. -

Confié en que lo hizo.

Noté el agua y recordé la libertad de tallarla a placer. Tenía agua infinita frente a mí. Me encantaba. Me sentía excitada, ansiosa, PODEROSA. Y ciertamente... tenía un poder, así que lo era. Muy pocas veces tenía tanta libertad como para poder hacer lo que yo quisiese con mis poderes. Empecé con la mano metida bajo el agua a dibujar con los dedos congelando el agua por donde pasaban. Hice una pequeña esculturilla con forma de pulpo, era de trazos libres y variados. Tardé apenas 15 segundos en hacerla, con las manos sumergidas. Lo único que él podría percibir sería el ruido de las burbujas al salir a flote la figura y al construirla. Abri los ojos más que nunca mirándome las manos y empecé a hacer una forma sencilla, sencilla pero grande, cogiendo agua a mi libertad. Saqué las manos a la superficie y rozándola, como cuando me estaba cercando a él, creé capas de escarcha y bloques de hielo que empezaron a unirse haciendo una especie de molde que se dejaba hundir en el agua. Tenía forma de estalagtita de aire metiéndose en el agua, en un contenedor de hielo. Era suficientemente fino como para que notase el agua alrededor suya pero no le mojase. Podria estar de pie en mitad del mar. La sensación de estar rodeado por los cuatro costados o te intimidaba o te encantaba, y esperé la segunda reacción en él.

Una vez construido ese pequeño túnel lleno de aire, sumergido dentro del mar a mi misma altura, pasé a la parte difícil. Mi intención era que me acompañase sumergido hasta los muslos, y una vez hubiera que llegar más arriba, que se metiese en ese refugio congelado y me dejase empujarlo hasta flotar juntos.

Notaria el frío al meter el pie, tendría mil preguntas, no sabría cómo iba a reaccionar, pero no podría abrir los ojos hasta que yo le avisase.

- No abras los ojos - le cogí la mano y le guié - Haz como si metieses el pie en una caja.
Y de un impulso le ayudé a meterse de un salto. Y le llevé hacia el mar como en aquel tanque extraño improvisado salva-vidas. Le guié empujando con con las manos y al llegar a la parte honda le solté, era seguro, en el borde tenía una superficie lisa por encima de la superficie del agua.

Al estar suspendidos juntos, yo nadando y él de pie rodeado de frío y con agua por todas partes, le pedí que  abriese los ojos.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   27th Junio 2014, 20:03

Reí ante su amenaza de la camiseta y cerré los ojos. Esperé imaginándome toda clase de cosas que pudiese hacer. La más probable fuese que trajese una barca o algo por el estilo, una colchoneta hinchable de esas era otra opción posible. Pero entonces empezó a sonar un sonido fácilmente reconocible. Burbujas. Y lo que sonaba también como un ruido pesado, como cuando en los documentales del polo los trozos de hielo chocan unos con otros. Era casi imperceptible pero estaba convencido de que era ese sonido, o al menos uno muy parecido. ¿Qué demonios estaba haciendo? Tenía muchísimas ganas de entreabrir un ojo, de espiar un poquito. Pero tenía que ser fiel. Me lo había pedido como un favor, y decidí concedérselo. A mí me encantaba dar sorpresas y ser detallista, y sabía lo mucho que fastidiaba cuando se te iba al traste o alguien cotilleaba más de lo debido.

Mientras esperaba con los ojos cerrados toda clase de pensamientos me arrollaron la cabeza. El peor de todos era uno que entró como una locomotora: que Sash me gustaba, al menos físicamente. Me mordí el labio inferior frustrado, pensando en que todo se podía estropear por un mal paso, por una decisión estúpida. Nunca había salido con ninguna chica. Me habían gustado alguna de mis amigas, pero tanta historia de los súper héroes y que ninguna tenían poderes me había echado siempre para atrás. No era un requisito para mí que ellas tuviesen poderes, pero por las veces que tanteé la situación les parecía que tener poderes era algo extraño y peligroso. De todas las que les había confesado mis poderes ninguna me había mirado de la misma manera desde aquel momento. Una incluso dejó de hablarme, diciendo que era un bicho raro. Pero Sash no. Ella me había querido siempre, y me había apoyado desde el primer momento. Puede que ella hubiese dicho que no, pero yo sabía que tenía un poder: el de hacerme sentir bien siempre. Siempre tenía una frase bonita, un comentario acertado, un detalle nimio... Como aquella vez que me mandó cupcakes por mi cumpleaños y me cantó por skype decorando su sofá con algunos globos y guirnaldas. Suspiré. Ella nunca se fijaría en mí. Sólo éramos amigos, y tal vez era mejor así.

- No abras los ojos. Haz como si metieses el pie en una caja.- Noté cómo me cogía de la mano y me indicaba. El agua estaba algo mas fría, e hice como me dijo. Al apoyar el pie noté una superficie fría y lisa. Dí un respingo e instintivamente levanté un poco el pie antes de volver a colocarlo y meterme dentro de... ¿Un contenedor de hielo? ¿Era hielo? No podía ser hielo, ¿de dónde iba a haberlo sacado? Un momento... ¿Podría ser...? No, ni de coña. No, no, no, no, no, no, no... ¿Sasha tenía poderes? ¡Deja de alucinar Plana! Tanta chispa te esta fundiendo el cerebro... Pero aquello que ahora se movía era hielo, sin duda. Apoyé las manos en el borde y lo noté. Era hielo. Joder, en Suiza había nieve y hielo todo el invierno, sabía de sobra cómo era el tacto con el hielo. Yo mismo con mi electricidad había tallado alguna vez hielo. Pero... ¿y si era real? ¿Y si Sash tenía el poder de controlar el hielo? Se me encendió una pequeña bombillita en la cabeza. ¿Por eso ella no tenía frío? ¿Porque controlaba el hielo? No, imposible. Cuando me abrazó estaba caliente... ¿Qué demonios...?

- Ya puedes abrirlos.- Y así lo hice. Estaba dentro de una especie de cilindro hueco de hielo en medio del agua. Sash nadaba a mi lado, con una enorme sonrisa en la cara. Miré a mi alrededor y solo había agua. Apoyé las manos en las paredes del cono y sentí el mar en ellas, en mis yemas. Se movía y mecía con cuidado. Me asomé lentamente para evitar que el contenedor se volcase, y metí el brazo hasta el hombro, y luego la cara. El agua estaba fría, pero mi corazón estaba tan acelerado que no lo note.

¡Pum-pum! No podía ser real... ¡Pum-pum! No podía ser que Sash tuviese poderes... ¡Pum-pum! No podía ser que ella tuviese poderes... Porque si los tenía, daría igual lo que dijese... ¡Pum-pum! Tarde... Ya no había vuelta atrás. ¡Pum-pum!

- Sash... Creo que hay algo que deberías contarme... Porque llevo casi toda la noche mirándote y mirando tu bikini y...- Suspiré y le ofrecí la más pura y sincera de mis sonrisas- Y dudo mucho que llevases esto ahí metido.

Si Sash tenía poderes, no podía esperar a que me contase su historia, sus aventuras, sus emociones y sus desventuras... Y daría igual lo que me dijese, cómo se pusiese o cualquier tontería de esas, pensaba llevármela conmigo en mis aventuras de mutante defensor. Quería que ella estuviese a mi lado ayudándome a hacer el tonto y defender a los inocentes. Yo era un hombre de aventuras, y aunque no me lo hubiese dicho directamente, sabía que ella también.

(OCC: me he permitido un poco de libertad con lo de que Cels llamaba a Plana en su cumple con globos y demás y le mandaba cupcakes. Creo que es lo que haría Cels, pero si no te parece bien dímelo y lo edito ok?? Espero que hayas disfrutado del post ^-^)

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   28th Junio 2014, 18:11

Estaba muy nerviosa. Noté cómo mi corazón se aceleraba y un nudo empezaba a estrangularme las cuerdas vocales. Pero seguí nadando hasta unos cinco metros de la orilla. Lo justo para no hacer pie. Él abrió los ojos y pareció haber visto un fantasma. Aunque bueno... sabiendo todo lo que había visto, no me esperaba tanta sorpresa. ¿O era normal que flipase tanto? ¡No sé! Pero... pero... Tampoco pareció reaccionar mal. No entendía nada, y con expresión seria pude ver a través de sus ojos cómo buscaba una respuesta lógica, razonable, a lo que estaba pasando en ese momento. Él sacó el brazo del cilindro para meterlo en el agua, haciendo que soltasen algunas chispas azules y blanquecinas, de nuevo, que fueron a perderse con las ondas y el mecido de la mar. Luego metió la cara. Sumergida. En ese momento un calor ficticio invadió mi corazón. No le veía el rostro, ahora sumergido en aquel líquido de apariencia negra, pero juraría que sonrió. Fue como una flecha de fuego directa al pecho. Sacó la cabeza. Él seguía aturdido pero en lo más profundo de mi alma sentí que le acababa de regalar una bicicleta a un niño por navidad.

- Sash... Creo que hay algo que deberías contarme... Porque llevo casi toda la noche mirándote y mirando tu bikini y...- y al fin, para darme el mejor de mis alivios, sonrió. Acompañado de un suspiro, pero sonreía. Parte del miedo que tenía, de la inseguridad, de los nervios, se me pasaron al ver esa sonrisa sincera florecer entre los labios y la barba de mi buen amigo - Y dudo mucho que llevases esto ahí metido.

Bueno, no se podía decir que no se lo había contado por todo lo alto. Esperé de verdad que no se ofendiera. Yo... yo sólo quería regalarle algo bonito y... ¡Quizá fui estúpida! Pero soy detallista y me pareció que era algo que nadie más iba a poder regalarle. Y le vi tan... ardiente. Tan lleno de vida que no pude evitar pensar después de su frase, que no lo había hecho del todo mal.

Mi cuerpo se relajó, lo que provocó que hiciese el amago de hundirme un pelín hasta sumergir mis labios cerrados a tiempo.

- El mar es increíble, ¿no crees?... - dije mientras mis pupilas buscaban el fin del mundo. Quizás me metiese prisa para contestar a su pregunta...  Le contestaría, claro que le contestaría... Le esperaba una larga charla por delante con Planaria pero... Algo hizo que mi corazón latiera de una manera de la que casi había olvidado funcionar. Me sentía... recién nacida. Rejuvenecida y nueva al cien por cien.

Él no se había portado mal conmigo en ningún momento. Todo lo contrario. Era atento, cuidadoso, empático, impulsivo.. .y por qué no decirlo, un loquísimo de la vida. O de la muerte con curación, depende de cómo quieras enfocarlo. El detalle de mi cumpleaños, el día que nos conocimos, todas las llamadas por skype, fotos mensajitos, las confesiones de su vida... Me costó imaginar de dónde sacaría el tiempo para mantener a todas sus amistades así... Yo era importante para él. Casi como él lo era para mí. Un flash cruzó mis neuronas y me atravesó como un rayo. ¿Y si...? Nah, no. Vivían muy lejos. Y no sé... apenas se conocían. Era una locura...

Exacto.

Era una locura. Pero ¿y si Plana estaba enamorado de ella? ¡Piénsalo sólo un momento! La cuidaba demasiado, incluso a veces y a pesar de la distancia la sobreprotegía. La sorpresa, el decirle que la echaba de menos, la rosa, los bombones... ¡Era la primera persona a la que había ido a ver al llegar aquí! Pero... él era un cielo con todo el mundo. Y a mí... No sé. Quizá por la llama de la experiencia sensata mi corazón supo controlarse.
Al menos un poco más de tiempo que el del suizo.

Decidí obviar mis pensamientos amorosos. Independientemente de lo que ocurriese, bien fuese una ligera sospecha o una intuición acertada, Plana iba a ser mi amigo por encima de todo. Incluso si acabase saliendo con él. Es algo que no iba a perder. Aunque claro... eso si él quería seguir siendo amigo mío tras haberle ocultado lo de mis poderes...

Nadé hasta la orilla, tirando del contenedor, haciendo uso de mi fuerza bien disimulada. Llevándole conmigo. Cuando la base del contenedor se encajó en la arena lo dejé ahí y yo empecé a salir hacia las toallas. Avancé a pasos densos, esta vez caminando mucho más lento. Moviendo las caderas en un esfuerzo de liberar mis pies de la arena que me abrazaba desde el suelo desesperada. Me coloqué el pelo hacia un lado y con ambas manos lo escurrí, inmersa en mis pensamientos. Abrí bien los ojos comprobando que no me escocían ni nada y me senté en mi toalla extendida, dejando que las gotas restantes de los mechones rojizos, ahora más oscuros por el agua, resbalasen poco a poco desde los hombros. Estaba nerviosa y por haber contenido la respiración no me di cuenta de que jadeé hasta que esperé su compañía sentada en la toalla. Al hablar se me entrecortó la voz, no sé si por el nudo que volvió a las cuerdas vocales o por los respiración.
Era el momento de la verdad.

-Bueno pues... - me paré para intentar suspirar y recuperar el ritmo de respiración normal. No me di cuenta pero tenía media sonrisa nerviosa y el miedo de perderle hizo que los ojos se me humedeciesen, solidarizándose con el resto de mi cuerpo, pero traté de cubrirme dejando mechones del pelo alrededor de mi rostro. - Tengo... Vamos que... -chasqueé la lengua, no me lo había preparado ni lo había pensado y apenas lo suspiré- Tengo poderes, Planaria - aceleré sin querer el diálogo y levanté la voz más de lo que pretendía -Bueno.. ¡NO COMO LOS TUYOS! Pero... no sé.. Tienensucosaperoyonoqueríamolestarteniperderteperonotelodijepormiedoporquenotengoanadieconpoderesamiladoynosabíacómoibasareaccionary... - Tomé una respiración más profunda que el mar del que me acababa de separar - Que lo siento por no contártelo... - Estaba muerta de vergüenza, de miedo, de arrepentimiento... Me mostraba demasiado nerviosa, gesticulaba, cabiaba la postura de mis piernas, me cogía las manos, me las soltaba... No pude mirarle a la cara y nada más terminar la última palabra me puse abrazándome las rodillas y hundiendo mi cara entre mis brazos.

Simplemente no quería que se fuese de mi lado.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   28th Junio 2014, 19:04



¡SASHA TENÍA PODERES! ¡NO PODÍA SER VERDAD! El más profundo de mis sueños, de mis deseos, de mis alegrías acababa de hacerse realidad. Tenía poderes, estaba claro. ¿Por qué sino iba a quedarse callada y a arrastrarme en dirección a la orilla con esa sonrisilla? No me lo podía creer... Tal vez quisiese hablar de todo esto con calma en la playa, en las toallas, con los pies en la tierra... Aunque los míos hacía tiempo que la habían abandonado. Quería saberlo todo de ella: quería saber su última tristeza y su primera alegría; quería saber cuándo fue consciente de sus poderes; quería saber qué eran esos poderes, capaces de convertirme en la persona más feliz del mundo en apenas quince minutos, convirtiendo lo que más había temido siempre en una de las cosas más bellas que jamás había visto; quería saber qué vivía en su corazón y en su mente; quería saber qué pensaba de mí, de ella... De todo esto que nos rodeaba; quería saber qué le hacía reír y qué le hacía llorar... Y si necesitaba una vida para descubrir todas esas cosas la gastaría. Sería una vida que mereciese la pena volver a mirar años después, orgulloso de lo que había conseguido y lo que había aprendido de ella. De Sash, la persona más importante en mi vida en ese momento. Puede que no la conociese tanto como mis compañeros de los Abyss, pero eso no me importaba. Tenía una vida para hacerlo.

Cuando la estructura de hielo tocó el fondo de la playa y frenó, volví a la tierra. Ella estaba ya casi fuera del agua, moviendo sus preciosas caderas con lentitud mientras se escurría el pelo. ¡Espera! ¡Espérame! ¡Quiero estar contigo! Y al intentar salir de ella con prisa, el hielo se rompió y caí de bruces contra el agua. Estupendo, otra vez a electrocutarme como un idiota. Bajo el agua, los rayos se movían a mi alrededor, y con las mejillas hinchadas de aire puse los ojos en blanco y negué con la cabeza. Esa chica me volvía loco, y no había nada que me hiciese sentir más vivo que esa locura. Me incorporé con fuerza, con un siseo que indicó como se me cerraban las heridas y las quemaduras. Me dirigí hacia las toallas, donde ella me esperaba ya sentada. Me senté a su lado y la miré, esperando su respuesta.

-Bueno pues... - Se calló un momento, con una ligera sonrisilla de medio lado mientras sus manos se entrecruzaban nerviosas.- Tengo... Vamos que... Tengo poderes, Planaria. Bueno.. ¡NO COMO LOS TUYOS! Pero... no sé.. Tienensucosaperoyonoqueríamolestarteniperderteperonotelodijepormiedoporquenotengoanadieconpoderesamiladoynosabíacómoibasareaccionary... - Aspiró con fuerza y me miró a los ojos.- Que lo siento por no contártelo...

Abrazó sus rodillas y metió la cabeza entre ellas. Estaba apenada, triste o asustada. Así que hice lo único que podía hacer. Hice el Planaria, pues era lo que mejor se me daba. Con fuerza pero delicadamente liberé sus piernas de la presa de sus brazos y la levanté en los míos con fuerza, abrazándola y girando sobre mí mismo, como en las películas. Pero aquello era mucho mejor que una película, mucho mejor que la más romántica novela o épica aventura: aquello era nuestra historia en la playa, y desde aquel momento viajaría en mi corazón hasta el día que muriese. Sin dejar de abrazarla paré en mis giros y la dejé en el suelo, aún sujetándola por la cintura y le miré a los ojos. Le planté un sonoro beso en la mejilla y la abracé.

- Te prometo que nunca te haré daño, que jamás te pondré la mano encima y que siempre cuidaré de ti... Pero si se te ocurre pedirme perdón otra vez, si se te ocurre pensar que has hecho mal en no contarme lo de tus poderes, que deberías habérmelo dicho antes, o cualquier chorrada de ese calibre... Tendré que quitarte la tontería a besos.-

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   28th Junio 2014, 19:51

Quería que la tierra me tragase, me sentía hundía y demasiado visible a la vez.. Y antes de parpadear dos veces estaba en volandas por los aires ¿¡PERO QUÉ!? Plana me estaba alzando en círculos y al bajar me besó en la mejilla rematándolo con un abrazo. ¿Plana? ¿MI PLANA?

Me quedé alucinada y boquiabierta.

-¿¡ENTONCES NO TE IMPORTA!? - grité ilusionada de manera retórica, mientras mi voz y mi estómago vibraban de los nervios. La euforia recorrió cada poro de mi cuerpo .
Sonreí y mantuve la mirada y la sonrisa hasta que se separó de mí. Me sentía tan bien...

Puse los pies en la tierra, también literalmente. Todo lo malo había pasado.. Gracias a él.

Era maravilloso y liberador. Me sentía viva. ¡VIVA! Quería correr, brincar, saltar... Pero acababa de llegar y quedaba mucho por delante. Vale... calma... había que pensar de manera relajada. Hacía mucho que no usaba los poderes para algo que no fuese la cocina y... quería hacerle una pequeña demostración, principalmente por liberarme y también por ver cómo reaccionaba él.

Alargué la mano para coger la rosa que me había regalado. La puse en la palma de mi mano mientras me sentaba y la miré con una sonrisa y una lágrima cayendo definitivamente por mi mejilla. En mi cara se veía la felicidad más pura y limpia que nadie podría sentir sin ser niño. La arena estaba cálida  y la notaba a través de la toalla. Lo echaba de menos. La playa, los poderes, Plana...
Sonreí y me fasciné con mis propios poderes. Nunca quise que cayera en el olvido... Añadí un tono de brillo blanquecino a la oscura playa mientras puse en marcha mis poderes. Nuestras miradas se encontraron bajo el reflejo de aquella luz. La rosa empezó a estremecerse cuando desde la base de sus pétalos acompañado de un sonido crujiente empezó a escarcharse, soltando una fragancia húmeda a perfume de rosa, quedando petrificada, con pequeñas perlitas brillantes aleatorias. Era una rosa helada preciosa. Le cogí una mano y le dejé la rosa fría en la palma. Mirándole con una sonrisa mientras la lágrima terminaba de recorrer mi mandíbula. La magia que sentí fue más real que mis poderes.

- Eso no es todo... - dije buscando con mi mirada alrededor nuestra. A su lado había una botella de cristal. PERFECTO. Me incorporé abandonando la posición de indio en la que estaba sentada y me puse de rodillas con una mano apoyada en su muslo y la otra cogiendo el residuo vidrioso. Recuperé la postura inicial con las piernas cruzadas en el suelo y la botella en mis manos. No sin dejar por el camino un beso con los labios helados en la frente de Plana. Le sonreí y mis ojos volvieron al objeto de mis manos. Lo fundí en apenas dos segundos, con mucha más velocidad que la rosa. Adoraba ver cómo las cosas se congelaban poco a poco así que solía congelar las cosas más despacio, sólo por el placer audiovisual que me suponía. La botella se fundió deslizando líquido candente entre mis dedos y fue a parar a mi pierna. No sentía dolor por las quemaduras. No era inmune a ellas pero mi cuerpo tardaba en quemarse mucho más de lo que cualquier cuerpo normal. Justo en cuanto el líquido cayó en mi pierna, lo toqué con ambas manos y lo enfrié, haciendo un molde cristalino de la curva de mi gemelo. Recogiendo así la botella ahora con su nueva forma y se lo puse en la otra mano, la que no tenía la rosa.

- ¿Nunca te has planteado cómo era posible que mis bombones tuviesen chocolate fundido por dentro de la carcasa? - solté una risotada- Controlo la temperatura de todo lo que toco y dependiendo del material con el que esté hecho puedo... hacerlo arder - dije levantando mi mano izquierda, envuelta en llamas controladas y en movimiento - ...o congelarlo - dije levantando mi mano derecha que se congelaba desde la punta de los dedos azules hacia la muñeca. No podía parar de sonreír y mirarle con ternura. Aunque creo que en ese momento le miré con media sonrisa y una ceja levantada.

Y le vi, sentado frente a mí con una botella fundida y deformada a temperatura ambiente en una mano y una rosa destelleante y congelada en la otra.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   28th Junio 2014, 20:28

-¿¡ENTONCES NO TE IMPORTA!? - Su cara era alegría pura, éxtasis, euforia… Toda la aparente tristeza que había habido antes, durante nuestro paseo en el agua, durante su explicación de que tenía poderes, habían desaparecido. Solo veía alegría, sólo veía felicidad, sólo la veía a ella pegada a mí, y no quería que el tiempo avanzase nunca.

- Sabía que eras dura desde el día en que le pateaste al violador aquel los huevos… Pero no sabía que eras también dura de oído.- Y la volví a apretar entre mis brazos, antes de liberarla de nuevo. Aquello era lo mejor que me había pasado en mucho tiempo. Ella estaba encantada con sus poderes y con los míos. Nunca había sentido eso de una chica. Ellas me miraban raro y se apartaban de mí cuando les contaba eso. Pero Sash no. Ella seguía ahí conmigo, me había devuelto el abrazo y su sonrisa fue realmente increíble. Como si acabase de liberarse de años de miedo por ocultar sus poderes. Sentí que, por fin, podía usarlos con alguien con total libertad y sin miedo de que le mirase mal.

Cogió la rosa que le había regalado y, mientras se sentaba y me cogía con la mano para que me sentase frente a ella, una luz azulada muy parecida a la que producía yo con mis rayos brotó de su mano, enroscando la rosa. La congeló, quedando una preciosa escultura helada gracias a la cual la rosa permanecería bella siempre. Era increíble. Yo siempre había defendido que los poderes no tenían por qué ser algo malo ni peligroso, sino que encerraban belleza en ellos. Yo era capaz de hacer relámpagos preciosos y bellos, o esculpir una piedra con forma de rayo al disparar a la arena. Sash había hecho algo que jamás creí posible: que una rosa fuese todavía más bonita y pura que recién cortada. Unas gotas de agua se convirtieron en pequeñas perlas en sus pétalos, y un brillo azulado la rodeaba mágicamente.

- Eso no es todo… - Una pequeña lágrima brotó del ojo de Sash, y cuando iba a cogérsela con la mano con delicadeza, posó la flor sobre mi mano. Estaba fría, y pesaba algo más. Pero era delicada, hermosa, preciosa… Como ella. Se apoyó en mi muslo y, tras darme un frío pero tierno beso en la frente, volvió a sentarse, esta vez con una botella de vidrio en la mano. Esta comenzó a derretirse y a tomar una forma amorfa que resbaló de su mano y cayó sobre su suave muslo. Instintivamente me asusté un poco. Yo sabía que el vidrio derretido estaba muy caliente. Pero su piel no se quemó. Debía ser inmune a ello. Así que parecía que con una mano controlaba el hielo y con la otra el fuego… Pero entonces con ambas manos tocó el líquido y se enfrió de golpe, quedando una figura redondeada con la forma de su precioso gemelo. La pequeña lágrima recorría su mandíbula, y cuando fui a secársela por fin, colocó la pequeña figura en mi otra mano. Y así, en una mano la rosa y en la otra la pequeña figura hecha de vidrio, lo comprendí. La miré a los ojos y sonreí.

- ¿Nunca te has planteado cómo era posible que mis bombones tuviesen chocolate fundido por dentro de la carcasa? - Se rió con fuerza, con alegría y felicidad.- Controlo la temperatura de todo lo que toco y dependiendo del material con el que esté hecho puedo... hacerlo arder - Levantó ante mí su mano izquierda, la cual estaba envuelta en unas preciosas y bailarinas llamas. Era espectacular. Nunca había visto nada igual. Podría haberme tirado toda la noche mirando su mano.- ...o congelarlo - Y su mano derecha me saludó, de color azul claro, congelada desde la punta de los dedos hasta la muñeca. Me recordó en parte a mi poder cuando lo usaba, puesto que mis rayos eran azules. Ella no paraba de sonreír y de mirarme con ternura.

Y otra vez, hice una Planariada. Con sumo cuidado coloqué la escultura y la rosa a mi lado… Y cogí sus manos con las mías. La derecha se me quemó y la izquierda se congeló. Ella se asustó y apagó su mano y descongeló la otra y mi mano. El tenue color blanco de mi mano izquierda se volvió carne de nuevo y la quemadura de mi derecha desapareció.

- ¡No, no! ¡Por favor, no pares de hacerlo!- Y tras dudar un poco volvió a activar sus poderes. Apreté un poco los dientes ante la quemadura y la congelación de ambas manos, pero le sonreí. Mi factor de curación estaba en movimiento, curándome la mano quemada mientras seguía ardiendo y manteniendo la vida de la congelada mientras perdía la vida. No me importaba el dolor. Por ella habría pasado cualquier dolor. Solo quería que lo entendiese, que se diese cuenta.- Siempre podrás usar tus poderes conmigo… No tengas nunca miedo de usarlos ante mí, ni de usarlos si alguna vez lo necesitas contra mí. No puedes hacerme daño. Yo estoy aquí a tu lado, y no temo tus poderes. Son la cosa más bella y preciosa que he visto en toda mi vida… Y deseo que los uses siempre que yo esté cerca.- Me acerqué a ella, y la besé en la frente. Mantuve mis labios unidos a su piel unos segundos, y luego me separé, pero sin dejar de cogerla de las manos.

Su cara expresaba todo: miedo, dudas, alegría, tristeza, felicidad… Su lado izquierdo estaba iluminado de un tono naranja y su derecho de un tono azul. Mi pecho se iluminó levemente, y unos pequeños rayos azules recorrieron mis brazos hasta alcanzar sus manos. Una corriente casi imperceptible, rozando el umbral de la sensibilidad recorrió su cuerpo. Para ella la sensación era placentera, relajante, como un masaje hecho con miles de manos.

- Tú y yo no somos tan distintos Sash… Somos almas únicas, colocadas en este mundo para encontrarnos y ayudarnos mutuamente, ayudarnos a ser mejores y llevar una vida mejor. Confío plenamente en ti, al igual que espero que tú confíes en mí. Eres mi mejor amiga y mi más valioso tesoro en esta tierra. Y por eso, pase lo que pase, siempre estarás en mi corazón.- La miré sonriendo. ¡Pum-pum! Sí, lo sé…- Oye, ¿y como obtuviste tus poderes? ¿Naciste con ellos o fue algo parecido a lo mío? Smash no quiero que te sientas presionada mi nada, pero le encantaría conocer tu historia.- Y le ofrecí la más sincera de mis sonrisas.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   30th Junio 2014, 01:02

Había una tormenta en mi corazón. Mi cerebro estaba en un laberinto y mis manos se enredaban como las raíces de un árbol atrapadas en una caja. El nudo de mi garganta impulsado por los nervios empezaba a ser más complejo que el que cualquier marinero experto podría haberlo hecho. Me cogió las manos y no sé por qué me vino a la cabeza el primer momento en el que toqué a Plana. Un momento de locura, una brecha en mi rutina. Pero... para mí en ese momento no fue especial. Y esto lo estaba siendo. No entendí por qué mi mente los vinculó. Un escalofrío me recorrió desde la base de las caderas hasta la nuca, atropellándome la columna vertebral. Mientras mi mano izquierda se iba helando, poco a poco adquiriendo un tono purpúreo, fusionándose con la de él, mi mano derecha ardía juguetona entrelazando mis dedos con los suyos. Mi corazón se paralizó un momento, ardiendo en una congelada incredulidad. Me quedé boquiabierta y me limité a seguir las instrucciones. Era la primera vez que alguien me daba la mano mientras usaba los poderes. Nadie podía hacerlo.

O casi nadie.

En cuanto acercó la mano mi impulso de protegerle me obligó a parar pero me pidió que siguiera. Casi  lo rogó. Y sus ojos... esa mirada que parecían dos ventanas abiertas de par en par a un alma preciosa. De verdad quería protegerme. ¡No le parecía un monstruo! Me hacía confiar en él. Por primera vez en mucho tiempo realmente pude ser yo misma con alguien. Era muy reservada para mi vida, mis cosas, mi pasado... Pero él estaba destrozando todos mis obstáculos. Rompiendo mis puertas, sobrepasando cada barrera. No le importaba por lo que tuviese que pasar para conocerme. Y lo estaba demostrando. Era un kamikaze entrando a machete en lo desconocido. Y fue la primera luz que definitivamente necesité para saber que se estaba enamorando de mí. La luz para saber que ese europeo chiflado estaría en mi vida todo lo que quedase de ella.

Cuando sus manos volvieron a rozar las mías no lo percibí como un movimiento brusco e impulsivo, todo lo contrario. Las llamas se atenuaban ligeramente a cada milímetro que sus yemas recorrían de mi palma. El hielo se aclaraba al sendero de sus dedos. Fue todo tan... suave. A cámara lenta para mí. Cerré los ojos y respiré profundo.  Sentía que una parte de mí moría y dejaba salir a una más brillante. Ese momento. Regurgí de mis cenizas cuando yo misma me daba por muerta. Mi espíritu se reveló en forma de fénix haciéndome sentir de manera idéntica. Cambiándome. Una nueva Sasha despertó. Y todo gracias a él. A que alguien no huía ni me respondía con indiferencia. Tantas sonrisas dedicadas a un saco roto, todo mi pasado, todo lo desconocido...  Y había obtenido la mejor señal de gratitud que nadie me había demostrado jamás. La que nadie podría superar. Apreté mis manos con fuerza estrechando mis dedos en sus nudillos y elevando la cara hacia el cielo sin abrir los ojos sentí cómo mi sangre latía con más fuerza, el pulso se me aceleraba meciéndose en un tango veloz con mi respiración.

Tú y yo no somos tan distintos Sash… Somos almas únicas, colocadas en este mundo para encontrarnos y ayudarnos mutuamente, ayudarnos a ser mejores y llevar una vida mejor. Confío plenamente en ti, al igual que espero que tú confíes en mí. Eres mi mejor amiga y mi más valioso tesoro en esta tierra. Y por eso, pase lo que pase, siempre estarás en mi corazón.

Permanecí unos segundos en esa postura. Sentada frente a él con ambas piernas hacia el mismo lado, la espalda curvada, las manos abrazadas... Sólo sintiendo cada palabra como un puñal en mi dolor y mis costumbres. Y con un último suspiro, cuando él terminó de hablar, abrí los ojos. Cada uno brillaba con un resplandor diferente de los colores opuestos del fuego y el hielo. Me fascinaba ver el espectáculo de luces y pensar que algo tan complejo como los poderes podía hacerte sentir tan simple.

Oye, ¿y como obtuviste tus poderes? ¿Naciste con ellos o fue algo parecido a lo mío? Smash no quiero que te sientas presionada mi nada, pero le encantaría conocer tu historia.

Le miré a los ojos dejando que los míos destelleasen en heterocromia y le dediqué una sonrisa diferente a las anteriores. Era tierna, sutil, sin enseñar los dientes, perceptible sólo para aquel que mira a los ojos. Siempre que sonreía de ese modo un ligero suspiro de aire cálido se me escapaba por la nariz. Y se me entrecerraban los ojos sin saber bien el por qué.
Por primera vez, estaba dispuesta a contar mi historia.

- Bien, ¿Por qué no hablamos de mí en un sitio más...? - miré a nuestro alrededor, dirigí la mirada a las estrellas reflejadas en el mar, a mi desnudez, a la arena - ¿Normal?- y solté un par de risas apenas perceptibles - Tenemos dos opciones... O te llevo al hotel y me quedo un rato contigo y te cuento quién soy... O hacemos lo mismo pero en mi piso. Estás invitado siempre que lo necesites, no te lo pienso repetir nunca más. - miré a la botella transformada -  Y como se te ocurra siquiera plantearte siquiera un segundo de tu vida que molestas, juro por lo que más quieras que te la tragas -  DETESTABA que la gente se cortase por creerse molesta. Una invitación es una invitación, y yo no me comprometía a cosas que no quería hacer.

Estaba dispuesta a abrir mi corazón y mi vida. Pero no en público, no en la calle. Aún seguía recelosa con el resto del mundo.  Pero él... Se lo contaría. La historia básica, todo lo que preguntase. No tenía nada que esconder, POR FIN. Me percaté de que nuestras manos seguían juntas. No las aparté, él lo necesitaba y yo también. Al menos durante ese instante que me pareció tan eterno como irrepetible.
Cogería el coche igualmente así que tendría que secarme las gotas y ponerme algo de ropa. Montaría de nuevo y le llevaría a donde él prefiriese estar.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   30th Junio 2014, 01:53

Nuestros dedos continuaban entrelazados. Ya no sentía dolor. No sentía calor ni frío en mis manos. Ni siquiera el olor a piel quemada existía para mí. Sólo ella. Sólo aquellos ojos y aquella sonrisa. No era un experto en chicas, no era un experto en relaciones, pero era un experto en sonrisas. Aquella sonrisa me indicó que me respondería a cualquiera de mis preguntas, que haría cualquier cosa que le pidiese. Ella confiaba en mí. No me preguntéis cómo lo sabía, pero era así. Había hablado casi a diario con Sash durante todos esos meses. La había visto reír, la había visto cabreada y enfadada… Pero nunca había visto aquella sonrisa. Para cualquier persona no sería más que una sonrisa, pero para mí era mucho más. Mucho más de lo que podría describir.

- Bien, ¿Por qué no hablamos de mí en un sitio más… Normal?- se rió levemente, sin dejar de ofrecerme aquella sonrisa que me tenía embaucado.- Tenemos dos opciones... O te llevo al hotel y me quedo un rato contigo y te cuento quién soy... O hacemos lo mismo pero en mi piso. Estás invitado siempre que lo necesites, no te lo pienso repetir nunca más. Y como se te ocurra siquiera plantearte siquiera un segundo de tu vida que molestas, juro por lo que más quieras que te la tragas - Hizo referencia clara a la botella que minutos antes había moldeado para mí.

Nuestras manos no se separaron. No quería que ese momento acabase nunca. Jamás en toda mi vida había sentido una conexión con nadie así. No era sólo una conexión física y de manera de ser. Era algo espiritual. Era extremadamente sensible a los impulsos nerviosos, y mis manos notaban los suyos. Era capaz de sentir las pequeñas corrientes eléctricas de su cuerpo, su sangre bombear… Y hubo un momento, donde juro por Dios, que nuestros latidos se acompasaron. Su poder fluía por mí, y el mío fluía por ella. Lentamente, pesadamente y dolorosamente, solté sus manos, no sin antes besarlas a ambas con delicadeza. El lado izquierdo de mi cara se congeló ligeramente, y una pequeña quemadura apareció en mi lado derecho. Sonreí y la acerqué a mí, para abrazarla con ternura y delicadeza. Mi mano acariciaba su nuca y la otra la sujetaba por la espalda.

- Está bien. Iremos a tu piso.- Y nos separamos. Me levanté y le tendí la mano. Yo no lo sabía, pero no sería la última vez, ni de lejos que hiciese ese gesto, y jamás habría adivinado la importancia del mismo aunque me hubiese golpeado la nariz con la fuerza de un mazo. Recogimos las cosas rápidamente, y entre risas y tonterías nos dirigimos al aparcamiento. Sash abrió el coche y entramos. Giró la llave y con un sonido mecánico el panel se iluminó con el cuenta kilómetros, el símbolo de la gasolina, las revoluciones del coche y demás historias. Abandonamos el aparcamiento y nos dirigimos al bullicio de la noche de Nueva York.

Había millones de cosas que me recorrían la mente en ese momento. Todas tenían que ver con ella. Todas eran sobre lo que era Sash. Maldita sea, maldito seas estúpido corazón. ¿Por qué tienes que enamorarte? ¿Por qué no puedes estarte quieto? ¿Acaso has olvidado lo que pasó con las otras chicas? ¿Acaso has olvidado el rechazo, las miradas de odio y burla? No, claro que no lo había olvidado. Pero Sash era distinta. La miré. Las luces pasaban por encima de nosotros, iluminando la parte delantera de su cara y pasando por encima hasta perderse más allá de su nuca. Sus cabellos se ondeaban ligeramente por el viento que entraba por la ventanilla. Esa imagen, con ella sonriendo mientras miraba al frente. No existía cuadro ni escultura igual. No existía lugar en el mundo, ni paisaje ni amanecer equiparable a su belleza. Ella jamás se fijaría en mí. Ella jamás miraría a alguien como yo… ¡Y una mierda! ¡Y una buena mierda! ¡Claro que se podía fijar en mí! ¿Estamos tontos? ¡Soy Planaria! Y si tengo que arrancarme el corazón del pecho por ella; si tenía que sumergirme en la profundidad más absoluta; si tenía que viajar al espacio o atravesar un portal a otra dimensión… Lo haría. Lo haría, aunque tuviese que desangrarme para conseguirlo; aunque tuviese que perder mi alma y mi vida; aunque tuviese que remar contra la más poderosa corriente… Yo no me rendiría jamás.

- Oye Sash… Gracias. Gracias por no asustarte por mis poderes. Verás… nunca le he contado a nadie esto, pero eres la primera chica que no me mira raro por tener poderes.- ¿Se puede saber qué haces? ¡Para ya! ¡No le importan tus penas maldito imbécil!- Yo… bueno, yo nunca he hecho amigos tan fácilmente como parecería. Cada vez que le contaba a alguien que tenía poderes me miraban mal, me rechazaban, me dejaban de hablar… Las chicas se apartaban de mí en los pasillos y los tíos me empujaban o se metían conmigo… Nunca ha sido fácil convivir con mis poderes… Y te agradezco que tú no te hayas echado atrás, que hayas mirado más allá de lo que por fuera puedo aparentar, y hayas querido comprender que tras esta fachada hay un chico que intenta hacer feliz a los de su alrededor… Todos estos años he luchado por que no me influyese, por ser valiente, por demostrar al mundo que soy capaz de hacer cosas bellas y maravillosas con mis poderes, no sólo electrocutar a cualquiera que se me ponga delante. Y gracias a ti, he descubierto tantas cosas buenas que viven en mí que podría llenar libros y libros, y no me habría acercado ni a la décima parte de lo que quiero decir. Gracias por abrirme las puertas Sash… Gracias de verdad.- Y sucedió. A cámara totalmente lenta, como si de una película se tratase, le cogí la mano derecha con mi mano izquierda, quedando agarrada a la altura de la palanca de cambios. Sincerarme con Sash era un arma de doble filo: si quería podía destrozarme el alma… Pero también tenía el poder de hacerme la persona mas feliz del mundo entero… Y confiaba en ella más que en mí mismo.

_________________
Nothing lasts forever, and we both know hearts can change...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   30th Junio 2014, 13:55

Decidió ir a mi apartamento. Por suerte lo había limpiado y recogido a tiempo por si esto surgía, aunque hubiese venido un día antes. Me concentré pensando en si había algo de lo que pudiese avergonzarme en el piso. Quizá algo de ropa sucia o.. No, estaba todo en orden. Nos metimos en el coche y cuando nos quedaban cinco minutos, se marcó el discurso más sincero del siglo.

Oye Sash… Gracias. Gracias por no asustarte por mis poderes. Verás… nunca le he contado a nadie esto, pero eres la primera chica que no me mira raro por tener poderes. Yo… bueno, yo nunca he hecho amigos tan fácilmente como parecería. Cada vez que le contaba a alguien que tenía poderes me miraban mal, me rechazaban, me dejaban de hablar… Las chicas se apartaban de mí en los pasillos y los tíos me empujaban o se metían conmigo… Nunca ha sido fácil convivir con mis poderes… Y te agradezco que tú no te hayas echado atrás, que hayas mirado más allá de lo que por fuera puedo aparentar, y hayas querido comprender que tras esta fachada hay un chico que intenta hacer feliz a los de su alrededor… Todos estos años he luchado por que no me influyese, por ser valiente, por demostrar al mundo que soy capaz de hacer cosas bellas y maravillosas con mis poderes, no sólo electrocutar a cualquiera que se me ponga delante. Y gracias a ti, he descubierto tantas cosas buenas que viven en mí que podría llenar libros y libros, y no me habría acercado ni a la décima parte de lo que quiero decir. Gracias por abrirme las puertas Sash… Gracias de verdad.-

Mis recuerdos más antiguos siempre habían sido en la mansión, y nunca me trataron mal a partir del primer año, pero no sé por qué... Ese sentimiento de rechazo, la empatía a creerse un monstruo... tocó mi corazón con puntería. Una parte de mí quiso saber de dónde salía esa sensación de comprensión. ¡No lo había pasado tan mal! Algún tonto adolescente, alguna trifulca, desamores... ¿Pero algo como sentirse rechazada totalmente? Casi siempre había tenido a alguien con quien estar, aunque no tuviese poderes y no pudiese saber que yo los tenía. Estaba tan acostumbrada a asimilar mutante con mansión que no me planteé que los demás lo habían pasado mal. Simplemente me pareció algo que Xavier no permitiría. Pero él no es un dios, aunque no le faltase mucho..

En ese momento me cogió la mano apoyada en las marchas. Me estaba mirando. Yo no podía apartar la vista de la carretera pero lo noté. Se estaba sincerando conmigo y su mirada suplicante de cariño y a la vez aliviada, se posó sobre mí durante un buen rato. En ese momento aceleré. Él necesitaba un abrazo y había que llegar pronto. Una luz roja me detuvo en mitad del camino y aproveché los 30 segundos de aquel semáforo para tirar un poco de mi cinturón, pasar mi mano derecha, ahora liberada, por su nuca hasta rodearle con el brazo el cuello. Y le di un beso suave en la mejilla, cerrando los ojos y tratando de animarle un poco y agradecerle que me contase todo aquello. Con el contraste a los labios fríos, apoyé mi lengua cálida en su pómulo y le chupé la cara, todo lo que la barba me permitía.

Y tratando de animarle el resto del camino, siempre con una sonrisa o una carcajada en la boca, llegamos a mi piso, después de haber pasado por delante de mi local con el coche. Aparqué justo delante del portal, se ve que la suerte me sonreía ese día. Salí del coche y lo primero que hice en cuanto él se levantó, fue rodearle con mis brazos a la altura de sus hombros, acercando mi corazón al suyo. Le entendía. Sin soltarle bajé mucho la voz

- Yo estuve en la mansión X... Un pequeño adelanto de la charla que nos espera - y me separé de él sonriendo y guiñándole un ojo.  No era una noticia espectacular, pero si él había estado tan sólo como decía haberlo estado... Le gustaría saber que podría hablar de mucho con él. Que tenía cosas que contarle... Que yo había vivido aventuras. También.
Me giré dirigiéndome hacia la puerta de mi edificio,mientras mi mano derecha se deslizaba al bolsillo trasero del pantalón sacando las llaves mientras subía unas escaleritas justo antes de la puerta de entrada. Me empecé a sentir incómoda con el bañador húmedo y quería subir antes de agobiarme. Pero recordé...

- ¡Plana! No hemos cenado, ¿quieres que llamemos a algún sitio en mi casa? - la comida a domicilio era una buena opción. Rápido, cómodo, no tenías que cocinar ni limpiar, y siempre había una opción que le gustaba a todo el mundo. Así que me detuve antes de entrar y vi su rostro.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Bienvenido a la gran manzana [Planaria]   

Volver arriba Ir abajo
 
Bienvenido a la gran manzana [Planaria]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Bienvenido a la gran manzana [Planaria]
» La última gran cruzada [Con gente del foro]
» MANZANA DE LAS LUCES
» 06.10.2011 06.10.2011 Coppa Sabatini Gran Premio città di Peccioli ITA 1.1
» Vuelo Spanair Madrid - Barajas a Las Palmas de Gran Canaria, accidente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: