Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   25th Junio 2014, 13:30

FECHA:
 

Faltaban tres minutos para las 15:15 pm, hora local. El helitransporte de SHIELD flotaba cerca de las inmediaciones de la ciudad de Nueva York, sin entrar en su espacio aéreo. Las pisadas de un hombre con traje resonaban por el pasillo de metal mientras a su paso se encontraba con otros agentes que llevaban informes o discutían con sus iguales sobre las formas con las que se podrían proteger X ciudad y X país.

A sus espaldas, Lilith Belmont y Elissa Stavridis seguían al agente mientras las guiaba a su destino: una habitación blanca y sin ventanas con un hombre dentro, sentado, el cual llevaba una camiseta de tirantes y unos tejanos. Cuando entraron, les sonrió con sus verdes ojos.

- Buenos días.

Tres horas antes...

A las 12:00 pm en punto, llamaron a las puertas de las consultas de las señoritas Belmont y Stavridis respectivamente, una en Arkham (Gotham) y la otra en Nueva York. Previamente habían recibido un e-mail de parte de SHIELD donde se les informaba de lo siguiente:

Citación :
"A la atención de la doctora Lilith Belmont/Lissa Stavridis,

Le comunicamos que se requieren sus servicios y sus conocimientos para una petición de urgencia para el análisis de un sujeto de máxima importancia. Rogamos la máxima discreción posible. Nadie puede saber de éste trabajo. El mensaje será eliminado una vez sea leído y se cierre.

A las 12:00 pm pasarán a recogerla por su despacho.

Agente Wayson, SHIELD"

Puntuales, un agente vestido de negro llamaría a sus puertas para llevarlas en coche hasta el helipuerto más cercano, donde un helicóptero las llevaría hasta la estación flotante de SHIELD. Por el camino los agentes permanecieron en silencio, sin posibilidad de responder a ninguna de sus preguntas.
Pero una vez dentro de la estación, las cosas cambiaron.

- Bienvenidas a SHIELD. - El agente Wayson, rubio, de ojos azules y mandíbula cuadrada les recibió en traje negro (como no) y les entregó a cada una, una carpeta donde estaba escrito el nombre PROJECT. - Éste es su paciente de hoy señoritas. Su nombre es Sloan Jenkins, edad desconocida. No es humano pese a la foto que les adjuntamos en el informe. - Se giró y emprendió el camino hasta la puerta la cual al cruzar se encontraron con un pasillo con varias bifurcaciones. Siguió comentando el caso. - Reciéntemente SHIELD ha hecho un trato con éste ser para obtener su colaboración y mermar su más que posible factor destructivo. Hace poco lo mandamos en varias misiones, pero su comportamiento ha dejado mucho que desear. Queremos que lo analicen detenidamente y hagan un informe exhaustivo sobre su pisque y su estado mental. Todo cuanto hagan dentro de éstas instalaciones será altamente secreto. En caso de necesidad tendrán ambas un botón de emergencia por si las cosas se ponen... "feas". - Por el tono de voz del agente estaba claro que las estaba alertando, pero aunque intentara disfrazar su preocupación, no lo consiguió. - Les deseo buena suerte.

De vuelta a la sala...

Entre Sloan y las chicas había una mesa que los separaba, con dos sillas (una para cada una). El chico estaba sonriendo de forma tranquila, como si fuera el inquilino y ellas las invitadas. Con una mano les indicó que se sentaran, y mostró así que llevaba las manos esposadas. ¿Tal vez un signo de buena fe para que no se preocuparan? Pero, ¿preocuparse por qué?

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~


Última edición por Sloan Jenkins el 15th Julio 2014, 15:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   26th Junio 2014, 02:31

Una mañana tranquila, cuando ya no tenía más consultas que pasar, estaba relajándome con mi café y mis galletas de mango cuando saltó un aviso en mi pc de que había recibido un e-mail. Quién me necesitaba en ese momento, quién. Por todos los dioses, no iba a aceptar la citación. Al menos no hasta que me terminara mi café, eso era ritual ya. De todos modos, me dirigí hacia el pc y clické sobre el mensaje y lo leí:

Citación :
"A la atención de la doctora Lilith Belmont,

Le comunicamos que se requieren sus servicios y sus conocimientos para una petición de urgencia para el análisis de un sujeto de máxima importancia. Rogamos la máxima discreción posible. Nadie puede saber de éste trabajo. El mensaje será eliminado una vez sea leído y se cierre.

A las 12:00 pm pasarán a recogerla por su despacho.

Agente Wayson, SHIELD"

-¿Pero qué...? ¿Qué demonios significa esto?- dije, confundida. ¿SHIELD? ¿Por qué me necesitaría SHIELD? Lo di por supuesto y me puse a hacer mis cosas, nerviosa. Traté de no pensar demasiado en aquel mensaje y lo que significaba, pero fallé estrepitosamente. Busqué de nuevo el mensaje una hora más tarde para releerlo y ya no existía. Y yo no lo borré. Estuve todo el tiempo pensando en ello, y cuando llegaron las 12:00 pm, yo ya estaba en mi despacho, sentada en mi butaca, con la piernas cruzadas y balanceando la que estaba encima. Miraba todo el tiempo el reloj... ¿SHIELD? Tocaron a la puerta.

Knoc-knoc. Abrí.

-Buenas... noches. Soy Lilith- me presenté, dubitativa, sorprendida y un poco asustada. Era un mensaje real.

-Buenas noches, señorita Belmont. Soy el agente que le comunicaron que vendría a buscarla, si no le importa... acompáñeme.

Naturalmente, accedí. Estaba lo suficientemente impresionada como para dejarme llevar. Cuando llegamos al coche, montamos en él y me llevó a un helipuerto, y cuando llegamos al helipuerto, montamos en un helicóptero que me llevó a unas instalaciones que yo desconocía por completo. Allí llegó a mi vez otra chica, pelo castaño, ojos claros... tenía un aspecto más llevadero que el mío. No la miré en ningún momento fijamente, y mantuve la vista fija en los hombros del agente Wayson -que nos estuvo esperando a ambas y al cual teníamos delante- y le escuché con atención. Quise preguntar en alguna ocasión qué ocurría allí, a qué se debía tanto secretismo y que eso no podía ser legal. Pero fue en vano.

-Bienvenidas a SHIELD.- El agente Wayson nos entregó a cada una, una carpeta donde estaba escrito el nombre PROJECT. -Éste es su paciente de hoy, señoritas. Su nombre es Sloan Jenkins, edad desconocida. No es humano pese a la foto que les adjuntamos en el informe.- Se giró y emprendió el camino hasta la puerta, la cual al cruzarla, dio paso a un pasillo con varias bifurcaciones. El agente siguió comentando el caso. -Reciéntemente SHIELD ha hecho un trato con éste ser para obtener su colaboración y mermar su más que posible factor destructivo. Hace poco lo mandamos en varias misiones, pero su comportamiento ha dejado mucho que desear. Queremos que lo analicen detenidamente y hagan un informe exhaustivo sobre su pisque y su estado mental. Todo cuanto hagan dentro de éstas instalaciones será altamente secreto. En caso de necesidad tendrán ambas un botón de emergencia por si las cosas se ponen... "feas"... Les deseo buena suerte.

Estábamos en la puerta de la sala, la otra chica y yo, sin hablar. Me decanté por decirle mi nombre. -Me llamo Lilith-. Le sussurré.

De vuelta a la sala, el sujeto no parecía fuera de lo normal. De hecho, resultaba hasta atractivo. Pero no me fié de su aspecto, el agente Wayson dijo que no era humano. Lástima. El paciente, Sloan, parecía relajado. No parecía que estuviera forzado a asistir a aquella "sesión". Nos sonrió, nos saludó educadamente, y nos invitó a sentarnos en los asientos que había preparados para nosotras al otro lado de la mesa que nos separaba de él. Iba encadenado, ¿por qué? ¿Tan peligroso podía resultar? Acepté la invitación silenciosamente, y me senté con movimientos lentos, a la espera de saber cómo empezar la sesión.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   26th Junio 2014, 23:21

La clientela habitual de Lissa era lo suficientemente extraña para que fuera difícil sorprenderla. Sin embargo, aquella vez estaba francamente intrigada, y por dos razones.

La primera era que había recibido un e-mail. Y Lissa Stavridis no recibía correo electrónico con frecuencia, entre otras cosas, porque era raro que diera su mail a nadie. Más que nada porque la tecnología no solía ser su fuerte. Tenía una cuenta de correo, por aquello de tener que hacérsela para según qué trámites, pero la usaba raras veces y la consultaba aún menos. De no ser por la advertencia de Sandra Carter, la secretaria de su consulta, de que había recibido un mensaje marcado como prioritario, probablemente lo hubiera pasado por alto.

Citación :
"A la atención de la doctora Lissa Stavridis,

Le comunicamos que se requieren sus servicios y sus conocimientos para una petición de urgencia para el análisis de un sujeto de máxima importancia. Rogamos la máxima discreción posible. Nadie puede saber de éste trabajo. El mensaje será eliminado una vez sea leído y se cierre.

A las 12:00 pm pasarán a recogerla por su despacho.

Agente Wayson, SHIELD"

Y aquella era la segunda razón por la que Elissa estaba intrigada: "SHIELD". El nombre no le resultaba familiar, más allá de su sentido literal, pero toda aquella parafernalia de "agente Wayson" y "este mensaje se autodestruirá" sonaban tanto a película de James Bond que Lissa no pudo menos que asumir que se trataba de algún tipo de organización secreta. Para alguien acostumbrado a tratar con superhéroes, el concepto no era nuevo, pero la obligó a volver a ir contra su aversión tecnológica y hacer un poco de investigación por internet.

Como con la mayoría de agencias, la información acerca de SHIELD no era muy detallada, pero bastó para que la psicóloga se hiciera una ligera idea de qué tipo de gente requería sus servicios. Como decía el mensaje, no le comentó nada a Sandra, y a la hora anunciada un tipo se presentó en su consulta privada en Nueva York a las doce en punto, la subió en un helicóptero y la plantó en una estación flotante que la dejó perpleja durante varios minutos. Allí se encontró con otra muchacha que llamó poderosamente su atención. La chica tenía los cabellos tan claros que pensó que eran blancos, hasta que se percató de que eran, en realidad, de un tono rosa pálido. Nadie se molestó en hacer las presentaciones, al menos no entre ellas. En cambio, un hombre con traje negro salió a recibirlas enseguida. Rubio, ojos azules, rasgos duros; no era exactamente el tipo de Elissa, siendo sinceros, pero la psicóloga tenía que reconocer que el agente Wayson imponía bastante. Le tendió una carpeta (con la palabra "PROJECT" escrita sobre ella) y les explicó en qué consistía su trabajo mientras caminaban. Lissa dedujo que la otra chica habría recibido el mismo encargo, y se preguntó por qué las necesitarían allí.

- Bienvenidas a SHIELD. - explicó Wayson mientras les tendía las carpetas - Éste es su paciente de hoy señoritas. Su nombre es Sloan Jenkins, edad desconocida. No es humano pese a la foto que les adjuntamos en el informe. - el comentario llamó la atención de Lissa, que miró con curiosidad la imagen a la que se refería - Recientemente SHIELD ha hecho un trato con éste ser para obtener su colaboración y mermar su más que posible factor destructivo. Hace poco lo mandamos en varias misiones, pero su comportamiento ha dejado mucho que desear. Queremos que lo analicen detenidamente y hagan un informe exhaustivo sobre su psique y su estado mental. Todo cuanto hagan dentro de éstas instalaciones será altamente secreto. En caso de necesidad tendrán ambas un botón de emergencia por si las cosas se ponen... "feas". - Lissa reprimió un suspiro. ¿Por qué siempre le tocarían tipos raros y potencialmente peligrosos? - Les deseo buena suerte. - terminó el agente, dejándolas en una sala blanca sin otro mobiliario que una mesa y tres sillas.

- Me llamo Lilith - susurró la otra chica, rompiendo el silencio.

- Yo soy Lissa - le respondió ella - Soy psicóloga - añadió, en voz baja, justificando su presencia allí.

Había un asiento para cada una de ellas. El tercero, al otro lado de la mesa, estaba ocupado por el sujeto "no humano" de las fotografías; en opinión de Elissa, había pocas cosas más humanas que un tipo enfundado en tirantes y tejanos, pero no iba a ser ella quien se fiara de las apariencias. Al menos, parecía encontrarse a gusto en aquel sitio, porque las recibió con una sonrisa.  

- Buenos días. - saludó, con tanta naturalidad que Lissa no pudo evitar hacer otro tanto.

El hombre hizo un gesto para invitarlas a sentarse, y entonces la psicóloga reparó en las esposas.

"Contención mecánica... ¿por qué?", se preguntó. Lissa tenía experiencia en psicología clínica, pero no era psiquiatra. Podía evaluar a pacientes con enfermedades mentales y tenía la preparación necesaria para realizar psicoterapia, pero si aquel tipo tenía un problema que requería medicación, los fármacos quedaban fuera de su campo.

Lilith fue la primera en sentarse, y Elissa la siguió al cabo de un instante.

- Buenos días, señor Jenkins - saludó, mientras tomaba asiento - Puede llamarme Elissa - prosiguió, mirando a Lilith y dejando una pausa por si ella quería presentarse también.

- Hemos venido a que nos hable un poco de usted... - continuó, mirando a los ojos de Sloan mientras hablaba.

No hubiera podido jurarlo, pero sus habilidades como Psique le decían que, detrás de aquellos iris verdes que se mostraban tan tranquilos, podía haber arenas movedizas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   27th Junio 2014, 12:41

Antes de que cerraran la puerta de la sala y las dejaran solas, el Agente Wayson se acercó a Lilith y le llamó la atención hacia una parte de la pared, cerca de la entrada. Podía verse una especie de placa cuadriculada sobresaliendo de la misma.

- En caso de que necesite usar algún tipo de medicina o fármaco para con el sujeto, aquí tiene una gran variedad de recipientes a su disposición. Tan solo tiene que pulsar el cuadro y se abrirá una mesa multicapa con todo lo que necesita.

Dicho esto, el agente Wayson dejó a las profesionales con Project (o Sloan, como lo llamarían comúnmente), cerrando la puerta y dejándolas a sus anchas. Se dirigió escaleras arriba, donde podría monitorizar lo que sucedería durante la sesión junto con otros agentes. Entre ellos, la figura del hombre con parche más famosa dentro de SHIELD estaría observando también. No iba a perderse ni un solo detalle de aquella sesión de análisis psicológico de un ser medianamente humano.

Sloan, por su parte, examinó a las chicas. A la primera le llamó la atención lo pálida que era, y el color de su cabello. ¿Tal vez tendría el mismo sabor? El algodón de azúcar de su cabeza podría ser comestible pero, ¿tendría el mismo sabor? Pero algo dentro de su mente le recordó que aquello podría verse como una agresión, y que en la sociedad humana, una agresión era lo mismo que declarar claras hostilidades hacia un individuo o un grupo de individuos.
La segunda persona, la cual se presentó como Elissa... se quedó mirándola durante un buen rato, frunciendo el ceño. ¿La había visto en alguna parte? Pues claro que la había visto, pero no a ella, sino a otra persona muy parecida. Levantó las manos formando un cuadro con los dedos índice y pulgar de ambas manos, como solían hacerlo los directores de cine. Cerró un ojo y la observó con el otro a través de la pantalla.

- La misma cara, los mismos ojos, la misma voz... Si tuvieras el pelo corto y bicolor no te llamaría Elissa sino Elysia, pero no eres ella: tienes un olor diferente y una forma de ser diferente. Además, si fueras la misma persona sabrías quien soy yo y me habrías tratado con familiaridad o habrías salido por esa puerta al verme. Por tanto, encantado de conocerte, Elissa.

Habían venido a que les hablara un poco de él. Vaya, eso lo pilló por sorpresa. Se la quedó mirando, variando entre la castaña y la pelirosa, y volviendo a la primera. Miró después hacia arriba, hacia las esquinas, donde solían poner las cámaras según las películas de espías que le habían dejado ver.

- ¿Sobre mí? Creía que las habían llamado para analizarme a consciencia. No me malinterprete Elissa, pero es la primera vez que estoy en una posición como ésta y... se me hace raro. No sé como se suelen llevar las cosas en estas situaciones ni lo que se suele decir. Es más, en un principio creí que sería un análisis de mi persona más intenso y práctico.
- Limítate a contestar a la señorita Elissa, Project. - La voz resonó por la sala a través de un altavoz que no se veía a simple vista.
- Vaya... ¿Sabéis? Si fuerais más amables a la hora de tratar a las personas, tal vez tendríais mejor reputación entre la gente de a pie, como se suele decir... O al menos eso he podido ver en las películas. - Nadie le contestó a eso. Dando un profundo suspiro de resignación, prosiguió a contestar a Elissa. - Bueno, ¿por dónde empezar? Supongo que por el principio, pero éstos últimos días he dicho tantas veces lo mismo que se me hace repetitivo. ¿Y si lo enfocamos desde otro punto de vista? - Observó las carpetas que llevaban las dos doctoras. Sonrió de lado. - Supongo que allí pondrá que no soy humano. Eso nos facilita las cosas. Para empezar diré que soy la persona más amable que hay en ésta nave. A diferencia de los demás, no me mueven intereses propios claramente humanos, ni juzgo por los actos de otras personas. Lo veo totalmente innecesario e ilógico. ¿Por qué tachar con una X a cualquiera que no entra dentro de tus perspectivas? Eso es recortar la colaboración entre individuoYAYA! Ya lo sé, que me limite a contestar. No hace falta que lo digas, puedo leerte la mente... Nah, es coña: no puedo leer mentes. Pero en fin, a lo que iba. Simplemente soy alguien que quiere vivir tranquilo. Todo lo demás, mi procedencia, mi "condición", lo que soy... estoy seguro que dentro de esa carpeta habrá información la mar de interesante para leer. ¿Y tú? ¿Qué puedes contarme de ti? - Se giró hacia Lilith. - ¿Y tú? ¿Qué hay de ti, pelirosa? ¿Cuál es tu nombre? ¿Cuál es tu historia?

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   7th Julio 2014, 17:20

Observé con detenimiento la situación que me rodeaba... Una especie de alienígena, ya que esa fachada "humana" no era real, otra chica que parecía bastante normal aunque no sabía si fiarme de ella y que decía ser psicóloga, y yo.

La doctora Stavridis comenzó la sesión planeada por SHIELD presentándose y dándome lugar a mí para presentarme al sujeto, muy educadamente -aunque no acepté la invitación a presentarme-. Acto seguido Stavridis habló y el sujeto Project creyó reconocerla, pero... no. Al parecer conocía a alguien exactamente igual a ella, pero no era ella. No tenía su "olor". Decidí apuntar aquella conversación y los matices que el sujeto proporcionaba al hablar.

Sloan, como cería que se hacía llamar, se hizo un poco el remolón y dio vueltas en lugar de contestar a mi compañera, y los agentes de SHIELD desde su cámara segura y escondida le llamaron la atención, y él obedeció, así que contestó finalmente.

-Bueno, ¿por dónde empezar? Supongo que por el principio, pero éstos últimos días he dicho tantas veces lo mismo que se me hace repetitivo. ¿Y si lo enfocamos desde otro punto de vista?- Dicho esto sonrió de lado como si tramara algo. Lo apunté e intenté esbozar la sonrisa, para más tarde poder ser más exacta. -Supongo que allí pondrá que no soy humano. Eso nos facilita las cosas. Para empezar diré que soy la persona más amable que hay en ésta nave. A diferencia de los demás, no me mueven intereses propios claramente humanos, ni juzgo por los actos de otras personas. Lo veo totalmente innecesario e ilógico. ¿Por qué tachar con una X a cualquiera que no entra dentro de tus perspectivas? Eso es recortar la colaboración entre individuoYAYA! Ya lo sé, que me limite a contestar. No hace falta que lo digas, puedo leerte la mente... Nah, es coña: no puedo leer mentes. Pero en fin, a lo que iba. Simplemente soy alguien que quiere vivir tranquilo. Todo lo demás, mi procedencia, mi "condición", lo que soy... estoy seguro que dentro de esa carpeta habrá información la mar de interesante para leer. ¿Y tú? ¿Qué puedes contarme de ti?- Posando sus ojos en mí, siguió: -¿Y tú? ¿Qué hay de ti, pelirosa? ¿Cuál es tu nombre? ¿Cuál es tu historia?

No sé si me gusta su actitud. Demasiado tranquilo para estar tan controlado.

-Puedes llamarme Mindy. Aunque lo que me interesa es cómo te gusta que te llamen; supongo que Project no es muy agradable-. Contesté. Apunté en mi libreta su interés por conocernos a ambas y esperé que Stavridis no le siguiera el rollo y no le contara su vida, aunque eso es decisión suya, ella es la psicóloga. Si el sujeto necesitaba algún tipo de medicación, llegaría mi turno real. Sin embargo, no me gusta dejar el ambiente frío y menos con el trabajo, cuanto más a gusto está el paciente, mejor evoluciona la situación. -Pareces tranquilo a pesar de... bueno, tu condición actual, ¿eres así de tranquilo normalmente?- terminé. No tenía mucho que ver esa pregunta con la respuesta que él pudiera esperar, pero no quería profundizar demasiado sin saber cómo quería Stavridis llevar la situación, y tampoco me apetecía contarle mi vida, al menos, de momento. Pero lo que sí sentía era curiosidad, porque él mismo ha dicho que no está familiarizado con esta clase de situaciones. Además, se me presentaban varias cuestiones en cuanto a mi campo: ¿Serviría acaso algún medicamento en él? ¿Tendrían ciertos fármacos efectos adversos o desconocidos en él? ¿Cuál sería su aspecto real? Daría lo que fuera por saberlo pero, por el momento, sería mejor dejar las cosas tranquilas.

Antes de dar cualquier paso lo consultaría primero con mi compañera, y en consenso hallaríamos la decisión más correcta.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   26th Julio 2014, 13:52

FdI: gracias por vuestra paciencia, chicos! Siento haber tardado tanto en responderos!! >o<


-La misma cara, los mismos ojos, la misma voz... Si tuvieras el pelo corto y bicolor no te llamaría Elissa sino Elysia, pero no eres ella: tienes un olor diferente y una forma de ser diferente. Además, si fueras la misma persona sabrías quien soy yo y me habrías tratado con familiaridad o habrías salido por esa puerta al verme. Por tanto, encantado de conocerte, Elissa.

El comentario de Sloan tomó por sorpresa a la psicóloga, que no había esperado que alguien, ¿cómo decirlo?, así conociera a su reciente "compañera de piso". Elysia no le había comentado que hubiera un extraterrestre entre sus amistades...

- El placer es mío - respondió, con suavidad. Aún no sabía lo bastante de Sloan como para decidir si aquello era bueno o no y, de todos modos, si había algo que se le daba bien, era hacer su trabajo.

-¿Sobre mí? Creía que las habían llamado para analizarme a consciencia. No me malinterprete Elissa, pero es la primera vez que estoy en una posición como ésta y... se me hace raro. No sé como se suelen llevar las cosas en estas situaciones ni lo que se suele decir. Es más, en un principio creí que sería un análisis de mi persona más intenso y práctico.

Lissa despegó los labios para responder, pero una voz que brotaba de algún altavoz en el que no había reparado habló en su lugar.

- Limítate a contestar a la señorita Elissa, Project.

Elissa frunció levemente el ceño ante la interrupción. Para empezar, le desagradaba realizar una entrevista en una sala de interrogatorios. Aquello no ayudaba a nadie a sentirse cómodo. Para seguir, una interrupción tan flagrante le parecía demasiado. ¿Querían conocer a Sloan, o hacerle un perfil poniéndole un foco en los ojos? En ese sentido, hubiera sido mucho más práctico adentrarse en su mente, arrancar la información útil y volver a salir, pero ni siquiera Psique trabajaba así.

-Vaya... ¿Sabéis? Si fuerais más amables a la hora de tratar a las personas, tal vez tendríais mejor reputación entre la gente de a pie, como se suele decir... O al menos eso he podido ver en las películas. - la voz no volvió a responder a Sloan, y Lissa lo agradeció. Si querían algún resultado de ellas dos, tendrían que empezar por no entrometerse.

-Bueno, ¿por dónde empezar? Supongo que por el principio, pero éstos últimos días he dicho tantas veces lo mismo que se me hace repetitivo. ¿Y si lo enfocamos desde otro punto de vista?- Sloan sonrió, y Lissa no pensó en interrumpirlo.

Le gustaba dejar a sus pacientes hablar libremente, incluso cuando no respondían a sus preguntas. De hecho, le daban mucha más información cuando no lo hacían. Cuando divagaban dejaban entrever su forma de ser, o la forma en que querían ser vistos; incluso, a veces, hablaban de lo que los preocupaba de verdad. La psicóloga vio de reojo cómo su compañera empezaba a anotar cosas, mientras Sloan retomaba la palabra.

-Supongo que allí pondrá que no soy humano. Eso nos facilita las cosas. Para empezar diré que soy la persona más amable que hay en ésta nave. A diferencia de los demás, no me mueven intereses propios claramente humanos, ni juzgo por los actos de otras personas. Lo veo totalmente innecesario e ilógico. ¿Por qué tachar con una X a cualquiera que no entra dentro de tus perspectivas? Eso es recortar la colaboración entre individuoYAYA! Ya lo sé, que me limite a contestar. No hace falta que lo digas, puedo leerte la mente... Nah, es coña: no puedo leer mentes. Pero en fin, a lo que iba. Simplemente soy alguien que quiere vivir tranquilo. Todo lo demás, mi procedencia, mi "condición", lo que soy... estoy seguro que dentro de esa carpeta habrá información la mar de interesante para leer. ¿Y tú? ¿Qué puedes contarme de ti?

No era la primera vez que una entrevista avanzaba en aquella dirección, así que Lissa decidió esperar antes de responder. La segunda pregunta de Sloan fue seguida por una tercera, esta vez dirigida a Lilith.

-¿Y tú? ¿Qué hay de ti, pelirosa? ¿Cuál es tu nombre? ¿Cuál es tu historia?

Lissa se había extrañado un poco cuando la mujer había escogido no presentarse y, al parecer, Sloan también había reparado en ello.  

-Puedes llamarme Mindy. Aunque lo que me interesa es cómo te gusta que te llamen; supongo que Project no es muy agradable- dijo ella, anotando algo más. -Pareces tranquilo a pesar de... bueno, tu condición actual, ¿eres así de tranquilo normalmente?- preguntó, con naturalidad.

Lissa pasó distraídamente una de las hojas del informe, mientras su atención seguía fija en el hombre que había frente a ella. Al oír hablar a Lilith se relajó un poco. Por la actitud del agente que le había mostrado la medicación, Lissa había deducido que era psiquiatra, y temía que fuera de aquellas que preferían empezar usando psicofármacos y preguntar después. Sin embargo, la aproximación de la doctora fue suave, con lo que se ganó la aprobación de Elissa casi de inmediato. También reparó en que no había utilizado su verdadero nombre; al menos, no el que le había dicho a ella minutos antes. Al parecer, todos en aquella habitación tenían un pseudónimo. A Lissa no le importaba; a veces, las cosas eran más sencillas así.

Le seguía molestando que Sloan estuviera contenido, pero no dijo nada al respecto. Decidir si suponía una amenaza inminente para ellas era algo que otros habían hecho antes de que llegaran... Levantar las medidas de sujeción correspondería, en todo caso, a Lilith, una vez llegado el momento.

- "Analizarte a consciencia", como tú dices, no es una buena definición para lo que hemos venido a hacer - añadió a las palabras de la doctora, con su calma habitual - No eres un animal de laboratorio. Pero sí que nos interesa lo que tengas que decirnos; así es como hacemos nuestro trabajo. Aunque no es el escenario que yo habría escogido, de poder elegir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   28th Julio 2014, 00:34

- ¡Mindy! Vaya, un nombre bastante bonito y poco común. A mí me podéis llamar Sloan. No es que no me guste que me llamen Project, pero cuando hablamos de tu a tu, sin máscaras de por medio, me gusta más quedarme con el procedimiento social entre personas. Así que Sloan estará bien.

Sloan parecía contento, o al menos esa sonrisa demostraba o quería demostrar que lo estaba. Le gustaba conocer a las personas con las que trataba porque cada uno era un mundo, y él, como buen "devorador de mundos" debía y quería conocer todo cuanto pudiese saber sobre los mundos que iba a engullirse. No es que fuera a comerse a la doctora, sino que de forma metafórica "iba a hacerlo".

- Normalmente si, soy muy tranquilo. Normalmente... No me siento cohibido por ésto - se aseguró de levantar las manos para que vieran las esposas con las que lo habían enmanillado. - Ni por ellos - ésta vez señaló hacia arriba, claramente refiriéndose a los miembros de SHIELD que los estarían observando. - Sé que estoy aquí porque quiero estar aquí. Tengo la misma calma que tendría un león o un T-Rex según vuestra historia natural. No es por arrogancia que digo ésto. No soy una persona que se deje llevar por esas cosas. De echo, técnicamente hablando, tampoco soy una persona. Me siento tranquilo, en resumen, porque me siento seguro. Porque sé que no puede pasarme nada malo.

La calma con que lo dijo dejaba claro que decía la verdad. Ni le tembló un músculo que él no quisiera que se moviera. Ni un estímulo. Ni un solo tic. Incluso se permitió jugar un poco con sus cadenas. Las movía como si fueran un collar o unas pulseras de esas hechas con hilos gruesos.
Ahora era la otra, Elissa, la que habló. Sloan le dio toda su atención, como buen conversador que era (en sus mejores momentos, tampoco nos engañemos).

- De poder elegir yo tampoco hubiera escogido éste lugar. Es bastante deprimente, e incómodo. Yo hubiera puesto unos sofás, de esos reclinables, ¿sabes? Para que pudiéramos estar tan tranquilamente charlando y hablando sobre nuestras cosas, que en éste caso, resultan ser mis cosas. Pero bueno, el trabajo es el trabajo, y cosas más raras he visto. - Se quedó pensativo y callado durante unos segundos. Parecía que estaba buscando las palabras más adecuadas para decir las cosas. Al final, se inclinó hacia delante. - Bueno, lo que tengo que deciros... Seguramente os habrán dicho que vengáis aquí, sin ninguna otra explicación más que por mero trabajo. Ya me los conozco, y su modus operandi suele ser el de contar poco y esperar mucho. No los culpo, así se guardan un poco las espaldas. El caso es que, hace algún tiempo que vengo trabajando para SHIELD. Bueno, más que trabajar, tenemos un acuerdo en común. Ese acuerdo establece que cada día, a cierta hora, me pase por aquí para que me hagan un chequeo. Desde hace unos cuantos días, los resultados muestran cierto estrés acumulado en mi cuerpo que no es normal, y sabiendo que no soy normal, y que soy peligroso, decidieron hacer éste pequeño "teatro" con el que poder analizarme mejor. - Miró a donde estaban los fármacos y los señaló con la cabeza. - Han probado con meterme dosis normales de algunos fármacos para calmar ese estrés en el cuerpo, pero no lo han conseguido. Supongo que por eso te han llamado a ti Mindy, para que hagas el trabajo de experimentar. Y tú, Elissa, supongo que estás aquí para analizar mi coco, a ver si el problema viene de aquí. ¿Me he dejado algo?

Se giró hacia atrás, mirando arriba, donde se suponía que tendrían que estar los jefazos, observando aquel pequeño experimento. Tal vez sus palabras no lo dijeran, pero sus gestos dejaban cierto margen para la duda de si estaba cabreado con SHIELD.

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   12th Agosto 2014, 09:36

(Perdón por la tardanza chicos, sois muy buenos •u•)

Sloan... Parecía un sujeto interesante. Dejó muy claro quién en la sala tenía las de perder, y lo hizo con tal naturalidad que hasta me hizo sentir segura. Nosotras no eramos las que le tenían "retenido" ni, probablemente, cabreado. En cuanto a lo que dijo de que habían probado fármacos con él y no habían funcionado... Por todos los dioses, ni si quiera es de aquí. ¿Quién sabe de qué está hecho?

Permanecí callada un rato, pensando, rumiando la información que había anotado en mi cabeza y en mi libreta...

-Sloan, Stavridis, debo coincidir con vosotros. Esta sala parece... una jaula. ¡Esos sofás de los que hablas estarían de lujo! -comenté con naturalidad. Si una cosa era segura era que me encantaba realizar las sesiones con tranquilidad, dejar que el paciente me llevara a su zona de confort y empezar desde allí, aunque contando con la ayuda de Stavridis iba a ser mucho más sencillo. -Y seguro que un té o un café son de gran ayuda- dije alzando la voz hacia donde solía mirar Sloan cada vez que se refería a S.H.I.E.L.D. Con suerte captarían la indirecta y me traerían un café bien cargado. Tras un momento pensando mirando fijamente aquella esquina, continué:

-¿Cómo llegaste aquí? Casualidad o...- dejé la frase sin terminar para darle pié a hablar, y con suerte lo haría. -¿Alguna vez sentiste éste estrés antes, que es tan "peligroso"? -pregunté enfatizando en las comillas de peligroso. Le miré directamente a los ojos, pero no vi nada. Frustrada dirigí mi atención a mi bolígrafo esperando para apuntar más datos, y le dirigí una mirada a mi compañera para invitarla a decir lo que creyera necesario. Mi poder no solía fallar una vez tenía ciertos datos del objetivo, pero quizás al no ser de aquí no funcione, o puede que sea porque no he visto su verdadero aspecto.

Esperé un momento antes de ponerme a juguetear con mi bolígrafo, dejando ver que estaba nerviosa o comenzaba a sentirme así, o al menos esperaba que eso pensaran. Tenía que averiguar cómo reaccionaría el sujeto en la sala. ¿Se aprovecharía de mi supuesto estado emocional? sería interesante si así fuera... y dejaría mucho que ver, sobre todo para mi compañera. Por lo demás, yo no podía hacer mucho más que provocar sensaciones reales y físicas para que Sloan reaccionara, hasta que Elissa Stavridis me notificara algún patrón o información necesaria e importante para el caso.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   23rd Agosto 2014, 11:00

Al parecer, el conocimiento de que SHIELD estuviera observándolos continuamente incomodaba, de un modo u otro, a las tres personas reunidas en la sala. O aquella era la sensación que tenía Lissa, tal vez motivada por su propia incomodidad. No le gustaba trabajar en aquellas circunstancias, pero tampoco tenía muchas más opciones. Sólo deseó que alguien se tomara el comentario de Lilith como una sugerencia y trajeran algo para hacer más agradable aquella habitación.

Los fármacos no habían sido efectivos en Sloan. Al menos, parecía que sí lo eran los medios físicos... Lissa arqueó levemente las cejas. ¿Lo eran? La tranquilidad de su paciente y lo que había dicho hasta el momento más bien indicaban que no. "Project" estaba tranquilo porque se había "dejado" atar. ¿Era eso? Y,en ese caso, ¿qué implicaciones había? No parecía violento en absoluto, pero Lissa lidiaba con pacientes supervillanos día a día, y los más tranquilos y amigables eran siempre los más peligrosos.

Lilith formuló entonces dos preguntas muy interesantes acerca de los orígenes y la supuesta peligrosidad de Sloan. La psicóloga asintió con suavidad. Le parecía una buena manera de seguir conversando con él. Al parecer, estaba muy seguro de su superioridad... ¿cómo decirlo? ¿biológica? ¿Por qué habría hecho referencia a dos depredadores? ¿Se consideraba a sí mismo como uno de ellos? ¿En qué sentido...? ¿Literal o figurado?

En aquel momento, Lilith empezó a mostrarse un poco nerviosa, jugueteando con el bolígrafo que había tenido en la mano durante la entrevista. Lissa le dirigió una mirada de soslayo. ¿Era a causa de Sloan, o de la vigilancia de SHIELD? ¿Se debería a la supuesta resistencia de Project a los fármacos?

La doctora Stavridis optó por mantener la calma, al menos superficialmente. Por dentro, estaba llena de preguntas. ¿Qué pensaba hacer SHIELD con la información que descubrieran sobre Sloan? ¿Realmente creían que sería útil para dominarlo o hacerlo entrar en razón? Lissa ya se estaba dando cuenta de que aquel tipo era mucho más listo de lo que parecía. Probablemente sólo diría lo que quisiera que supiesen.

Definitivamente, no le gustaba trabajar así. Su motivación era entender a sus pacientes y que ellos mismos lo hicieran. No "sacarles información" para saber si podían hacer daño a alguien y cómo impedir que lo lograran. No, aquello lo había hecho como Psique, pero ya había pasado mucho tiempo de eso. Ya no era así. Y no le gustaba que otros siguieran siéndolo.

- ¿Hiciste daño a alguien, alguna vez? - apuntó, complementando la última pregunta de la psiquiatra.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   26th Agosto 2014, 16:32

La petición de Mindy cayó en saco roto. Ni la puerta se abrió ni se encendió el megáfono con la ronca voz de los agentes de SHIELD. Nada de nada. O las estaban ignorando, o tal vez no tenían interés en darles esos caprichos por no ser para nada útiles. Lo que ellos querían eran resultados, y poner cómodo a Sloan sería darle más ventaja de la que tenía. Lo conocían bastante bien con el tiempo que habían pasado juntos, pero aun así, era un completo misterio para los agentes. Las conductas del moreno eran erráticas a veces y lógicas y certeras en otras ocasiones. Ponerle un sillón podría convertirse en un agradecimiento o una subida de humos y pedir más y más.

SHIELD no estaba para permitirles caprichos a los cautivos.

- Bah, se hacen los remolones - señaló a la parte de arriba, donde siempre señalaba para referirse a SHIELD, en contestación a lo que propuso Mindy - Estoy seguro que tarde o temprano entrarán por esa puerta y nos traerán algo para picar, beber, y charlar tranquilamente. No es que sean tan malos como para descuidar a sus "invitadas".

>> Bueno, si con "aquí" te refieres a vuestro planeta, fue por una llamada. Yo tenía que ser el conducto que uniera la esencia y el poder de un ser interdimensional con grandes poderes y asombrosas capacidades para moldear el mundo a su antojo. Ese ser, claro estaba, era yo. Lo que pasó no lo recuerdo muy bien: estaba en medio de una ceremonia y vagando por los confines de la inexistencia, cuando de repente ¡BOOM! y ya está. Lo siguiente que vieron mis ojos fue mi cuerpo en mi otro cuerpo humano, y a mi alrededor una cantidad insana de sangre y cadáveres descompuestos en una ladera desconocida. Fue una experiencia que no recomendaría a nadie que pasara por cierto: te deja el cerebro medio para allá, ¿sabéis?
>> Pero si te refieres a "aquí" como la central de SHIELD, bueno, supongo que se podría hacer una llamada al destino. Vagar por la Tierra siendo yo no es como si dejaras un rastro inexistente e invisible. Me siguieron el rastro hasta que me capturaron, y viendo que desconocían la forma de acabar conmigo, decidieron que haciendo un trato conmigo sería la mejor de las opciones. Ellos me ayudarían con mi apetito y yo haría trabajos para ellos... Aunque al parecer, están bastante molestos por algunos resultados.
>> Bueno... ¿cómo decirlo? Podría admitir que me estreso con facilidad, sobretodo si estoy hambriento. A veces cuando me estoy quedando sin energías también me estreso. Es algo que a penas puedo controlar, porque necesito mantener ciertas funciones de mi cuerpo y mi menta activas para que no se convierta ésto en la hecatombe. En resumen doc, si, he sentido éste estrés antes, y es algo que me cuesta controlar.

La pregunta de Elissa lo pilló desprevenido. Como respuesta, se miró las manos encadenadas y sonrió. Las levantó lo mejor que pudo.

- ¿Tú qué crees? A uno no lo encadenan por comerse el bocata de un superior o dibujar un pene en la pared con rotulador permanente.

La distorsión del megáfono sonó por toda la sala para anunciar que alguien le había dado al botón de encendido. Iban a dar otro comunicado de los suyos.

- Vamos a pasar a la fase del experimento. Por favor señorita Mindy, le rogamos que utilice la mesa que hemos dispuesto para usted de fármacos. Están todos los que pueda encontrar en el mercado. Le sugerimos que no se deje llevar por las restricciones médicas y éticas y aplique la cantidad que vea necesaria para que surjan efecto. Necesitamos despertar la parte no humana de Sloan. Haga lo que tenga que hacer. Señorita Stavridis, hurgue todo lo que sea necesario en la mente del sujeto. Necesitamos que le saque toda la información posible.

Sloan hacía medio minuto que se estaba partiendo el culo de la risa debido a las exigencias de los agentes de SHIELD. Lo habían intentado de mil formas y ahora recurrían a los profesionales.

- Esto va a ser divertido...

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   1st Diciembre 2014, 15:20

Vaya... No es que esperara un catering con bombones y flores pero... un café... Sed... Hambre... ¿Apetito? Sloan mencionó que SHIELD le ayudaba con su apetito. Y ya había hecho daño a alguien, si bien estaba tranquilo estando encadenado. Pensativa, me dirijí a el "hombre" que tenía delante.

-Y ¿ahora? ¿Tienes hambre? ¿Estás estresado?- le pregunté, animándome e ignorando deliberadamente los fármacos, que resultarían inútiles en algo como Sloan. Porque pensándolo bien, no sabía bien qué era exactamente este sujeto. Si estaba estresado, probablemente pudiera hacerle estallar por algún sitio, provocándole de una forma controlada. Si la doctora Stavridis pudiera de algún modo ayudarme..., podría entrar en la mente de Sloan y encontrar algo,  puede que algo útil. Miré a Lissa segura de mí misma con la esperanza de que haya captado por dónde van mis tiros (a pesar de que ella no conoce mis poderes, puedo hacerla entender que quiero provocar a Project), y sabiendo lo que hacía, cogí cinco pastillas al azar sin si quiera molestarme en verificar qué eran. Se las tendí al hombre que tenía delante y esperé a ver su dudosa reacción cuando se las tomara, seguro que no le hacen nada.

-Me parece que sería ideal conocerte realmente... Sloan. Estos métodos a los que nos someten no son los mejores, y creo que la señorita Stavridis opina lo mismo al respecto. Si eres tan amable de complacer a SHIELD y tomarte las pastillas...

Quiero ver su reacción, pero quiero salir de aquí. Este sitio no es seguro. Lo sé por la actitud de Sloan de superioridad y porque SHIELD no me transmite demasiada confianza. Estos métodos... No son para mí, y dudo que puedan contener al Sloan real en esta habitación sin que nosotras, las doctoras, salgamos malparadas. Necesito cinco minutos a solas con Lissa, tengo que hablar con ella. Si queremos conseguir algo tiene que ser cooperando al máximo.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   8th Diciembre 2014, 21:59

Sloan contó su historia, una inverosímil pero demasiado-detallada-para-no-ser-cierta historia. Lissa la escuchó con interés, sin dejar de mirarlo mientras hablaba. Parecía poco afectado por ella, a pesar de narrar sucesos terribles. ¿Era su actitud real, o una fachada? ¿Era el frío distanciamiento de un psicótico? ¿O estaba sufriendo por ella más de lo que quería admitir?

Por su parte, la psicóloga estaba cada vez más molesta con la actitud de SHIELD. Por peligroso que fuera Sloan, se estaban pasando. No se le ocurría mejor manera de provocarlo que encerrarlo allí, confrontarlo a dos desconocidas, y pedirle que usaran todas sus habilidades con él. ¿Cómo sabían que podía hurgar en las mentes?

Claro, su historial. SHIELD era una organización de espionaje de algún tipo, se suponía que averiguaban aquel tipo de cosas. Su ficha estaba libre de antecedentes gracias a su paso por el Escuadrón Suicida, pero Lissa no podía borrar todas las huellas de su pasado con tanta facilidad. Igual que Sloan no podía ocultar su rastro a los agentes que lo habían perseguido.

Y, aún así, ¿cómo de fuerte era su carcasa humana? Él mismo había reconocido que su mente no era estable; Lissa no podía arriesgarse a entrar. Además, ¡ya no hacía aquellas cosas! Ya no era Psique. Su "habilidad", como solían llamarla, ya le había traído bastantes problemas. Inesperadamente, sintió una corriente de simpatía por el hombre que había frente a ella. Encerrado, vigilado, puesto a prueba. Sabía lo que se sentía con eso.

- Esto va a ser divertido... - dijo Sloan, entre carcajadas.

"No, no va a serlo. Quiero salir de aquí."

La siempre compuesta y relajada doctora Stavridis. Quién lo hubiera dicho.

-Y ¿ahora? ¿Tienes hambre? ¿Estás estresado?

La voz de Lilith sonó calmada, en control de la situación. Casi desafiante. Los ojos de la psicóloga se encontraron con los de la psiquiatra, intercambiando una breve mirada. "Sígueme la corriente", parecía querer decir Mindy. Había seleccionado algunas pastillas del cargado botiquín de SHIELD, poniéndolas ante Sloan como si fueran un sustituto alimenticio de... lo que fuera que comiera habitualmente.

SHIELD quería ver al verdadero Sloan, y Lissa estaba bastante segura de que ella no era de la misma opinión.

-Me parece que sería ideal conocerte realmente... Sloan. Estos métodos a los que nos someten no son los mejores, y creo que la señorita Stavridis opina lo mismo al respecto. Si eres tan amable de complacer a SHIELD y tomarte las pastillas... - prosiguió Lilith. Su profesionalidad era indudable, y aquello calmaba un poco a Lissa. No soportaba tener la sensación de estar en una trampa potencialmente mortal.

Cruzó las piernas, transmitiendo una falsa sensación de seguridad. No se sentía cómoda en absoluto.

- Por favor, Sloan. Colabora con la doctora... - añadió ella, en tono tranquilizador.

Quería acabar lo antes posible.

Sus ojos buscaron de nuevo a Lilith. Si pudieran hablar, aunque fuera un momento... SHIELD no les había dado la oportunidad de ponerse de acuerdo sobre qué hacer. La psiquiatra no conocía las habilidades de Lissa... ni Lissa las de ella, si es que tenía alguna. Los dedos de la psicóloga se cerraron con fuerza alrededor de su reloj de cadena. No tenía ni idea de qué sucedería cuando Sloan se tomara la medicación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sloan Jenkins
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 833
Fecha de inscripción : 20/04/2014
Localización : En Eldritch o en Gotham

Ficha de Personaje
Alias: Project
Nombre real: Sloan Jenkins
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   22nd Enero 2015, 00:08

[FDI: Perdón, perdón, perdón >_< No me llegó la notificación de que habíais posteado D8]

Sloan levantó la mirada hacia Mindy. Había algo en ella que... tal vez fuera el tono con que lo dijo, o su mirada, pero la sonrisa de su boca desapareció y en su lugar dejaron atrás a un par de ojos relajados y desconfiados. ¿Se habían cambiado las tornas?

- La verdad es que... si, tengo algo de hambre. Pero siempre estoy hambriento. Eh, ¿no hay uno de sus chicos que dice algo por el estilo? - dijo sonriendo y apuntando hacia los de arriba, sin recibir respuesta. Volvió a pasar de la sonrisa a cara de perrito apaleado. - Tengo algo de estrés. Siento algo por dentro... como si se moviera. Si, es estrés.

No lo diría abiertamente, pero pese a sus bravuconadas y su pose de macho alfa, no se sentía a gusto encerrado. Nada de eso le gustaba. La calma y seguridad de Mindy habían hecho mella en su caparazón y comenzó a sacar lo que verdaderamente pensaba y sentía.
Levantó las cejas al ver las pastillas que le pasaba. Las conocía todas y a la vez las olvidó. Por ello, cuando cogió la primera a duras penas por los grilletes no supo si tomársela o no, pero Lissa terminó de quitarle las dudas.

- Ya estoy algo cansado... - se dijo a si mismo. - Por lo general éstas pastillas no me hacen nada pero... está bien: colaboraré.

Instintivamente cogió tres de las pastillas que le pasó Mindy. Curiosamente esas tres pastillas eran relajantes. Se las tomó a saco, sin beber nada (tampoco tenía nada a mano) e intentó relajarse. Su cuerpo por costumbre elimina cualquier toxina que pueda afectar de alguna forma a sus sistemas, pero por una vez, dejó que ese armatoste de defensas cayeran, y penetraran los efectos de la pastilla a una velocidad superior a lo normal. En cuestión de segundos se le caían los párpados y la pose de su espalda se relajó.
Desde arriba no daban crédito a lo que estaban viendo: tanto tiempo investigándole y con unas simples palabras lograron traspasar sus defensas.
Sloan sonrió cansado, relajado, y puso todo el peso de su cuerpo sobre la mesa, girando las palmas hacia arriba en señal de ofrecimiento.

- Estoy a su total disposición... señoritas...

_________________
En la cartera llevo...:
 

My other Me:
 
~Color darkgoldenrod~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Belmont
Eldritch
Eldritch
avatar

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Edad : 24
Localización : Búscame

Ficha de Personaje
Alias: Belmont
Nombre real: Lilith Belmont
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   10th Febrero 2015, 23:52

- Estoy a su total disposición... señoritas...

Ahora que Sloan estaba relajado sería más fácil trabajar con él, aunque ciertamente estaba sorprendida de que las pastillas funcionasen. No sabía hasta qué punto Sloan podía estar fingiendo... O no. En cualquier caso, decidí ponerme en marcha. Tras la muestra de sumisión y colaboración del sujeto, miré a Lissa intentando que entendiera que iba a estar bien, y que aprovechara el momento que mi poder pudiera crear para avanzar en la investigación. Seguro que se sorprendía por mi desvanecimiento, pero es lo que hay, y necesitaba conocer y entender más para poder conseguir algún resultado.

-Voy a estar bien. Toma notas y... no pierdas el tiempo que pueda darte-. Lo dije en un tono de voz tranquilo, ni alto ni bajo, lo suficiente para que me oyeran los agentes que nos observaban desde las alturas. Sonreí a Lissa, miré fijamente al sujeto y me puse a trabajar.

Allí todo era negro. No logré ver nada hasta haberme esforzado mucho. Esta mente no es una mente normal. Quizás... Quizás pueda llegar hasta hace un minuto o dos, cuando Sloan decidió colaborar. Caminé un par de pasos por aquella oscura y desconocida mente y vi a un Sloan dispuesto a ayudarnos, que quería salir de esta sala, que estaba tranquilamente nervioso y que tenía hambre. Me paré en seco. Vi algo que no debí haber visto, estoy segura, pero no sabría decir qué era... Era una forma sin forma definida, no reconocí su silueta y cada vez estaba más sumido en la oscuridad. Sí sabía que lo observaba todo: mis movimientos, mi respiración... No le gustaba que yo estuviera ahí, y no me daría mucho más tiempo, así que sólo me quedaba esperar hasta el límite de la mente de Sloan, que Lissa supiera qué hacer y despertar de nuevo.

_________________
I am not ashamed. What is vital, isn't always humane.

s e c r e t:
 



#DF01A5
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/kahlart
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   18th Marzo 2015, 19:05

La reacción de Sloan fue inesperada y, para Lissa, casi incoherente. Tal vez los fármacos lo afectaran de forma distinta a un ser humano. La psicóloga nunca había sido muy amiga de las pastillas, pero... ¿qué otra solución había? Se sentía forzada a colaborar con aquellos tipos de SHIELD, fueran quienes fueran, pero su sentido común le gritaba en los oídos que no tendrían que haber hecho aquello.

Una mirada de Lilith. Una sonrisa para tranquilizarla, y unas palabras para explicarle lo que estaba a punto de hacer.

-Voy a estar bien. Toma notas y... no pierdas el tiempo que pueda darte.

Lissa no tuvo tiempo de preguntar. La psiquiatra fijó la mirada en su paciente y, al instante, se desvaneció... Un estremecimiento, apenas perceptible, agitó los párpados de Project. Y un reconocimiento, mucho más visceral que lógico, despertó en la mente de la psicóloga. ¿Podría ser que su suposición fuera cierta, que la doctora estuviera tratando de acceder a la mente de Project en aquel mismo momento?

Lissa sintió como si se parara el tiempo. Sus ojos azules escrutaron con insistencia el rostro de Sloan, y después el de Lilith, buscando alguna señal. Ninguno de los dos hizo ademán de moverse.

Tic, tac, tic, tac.

La psicóloga era dolorosamente consciente del paso del tiempo, con aquel reloj de cadena que le colgaba sobre el pecho.

Tic, tac, tic, tac.

Un sutil cambio en la expresión de la psiquiatra inconsciente (¿dolor...? ¿miedo...?). Los ojos de Project se volvieron hacia arriba. Lissa aferró el brazo de Lilith, tratando de despertarla y, de golpe, sintió un tirón que arrastraba su propia mente con la de su compañera, una sensación completamente distinta a la que ella experimentaba al usar su magia.

El poder de Lilith la estaba empujando.  

Elissa trató de debatirse, llamando en su auxilio a las habilidades que había mantenido dormidas tanto tiempo, tratando de cortar el hilo invisible que la ataba a su cuerpo, de liberarse de aquella horrible sensación que tiraba de ella, tratando de dividir su alma de su mente. Finalmente, su proyección se liberó de su yo físico, pero no pudo escapar a los hilos que aún la enredaban, empujándola a la apertura que Lilith había practicado en la mente de Sloan. Con un grito inaudible, Lissa se precipitó al vacío, y cayó durante lo que se le antojó una eternidad.

Ni siquiera se dio cuenta de cuándo dejó de caer. A su alrededor todo era oscuridad, y vacío. En algún momento, la gravedad había dejado de tirar de su estómago. ¿Dónde estaba? ¿Aquél era el aspecto de la mente de Project?

Una sombra infinita, tan negra y vacua como el Espacio.

Tic, tac, tic, tac...

- ¿Lilith...? - preguntó Lissa al vacío, aunque, por alguna razón, no esperaba respuesta.

Oyó un sonido a su espalda, el chirrido de una puerta al abrirse. Se volvió, contemplando el inmenso umbral que había aparecido tras ella, y retrocedió dos pasos. Un ojo, un enorme ojo la observaba, sin parpadear. Un temor irracional atenazó su estómago y, justo entonces...

... creyó ver una figura familiar.

- ¡Lilith! - exclamó.

La mujer (no, no era una mujer sola, eran varias...) alzó el rostro para mirarla. No, todas lo hicieron. Lissa dio un nuevo paso atrás.

Sus mismos ojos le devolvían la mirada. Podía verse a ella misma, en varios cuerpos, todos distintos, pero todos el suyo. La misma persona, distintas épocas, en el mismo instante, coronadas por aquel ojo aterrador.

Y, tras ellas...

Una silueta de cuya cabeza surgían decenas de tentáculos, que se retorcían en el aire como serpientes furiosas, evocando en la mente de la psicóloga el recuerdo de las leyendas de su niñez, los cuentos de las gorgonas. Tal vez las leyendas fueran ciertas, pues era absolutamente incapaz de moverse, paralizada por el terror, convertida en una metafórica estatua de piedra.

Y el ojo continuaba observándola, multiplicando ahora en decenas, no, cientos de globos oculares idénticos, cada uno de ellos fijo en Elissa.

Tenía que salir de allí.

La psicóloga obligó a su forma astral a apartar la mirada de aquellos ojos terribles, la forzó a correr en la dirección contraria, buscando en vano la orientación en aquel vacío. Tropezó en la oscuridad, sin saber siquiera con qué, maldijo en griego y volvió a levantarse, y la desesperación la obligó, al fin, a forzar la salida de aquella mente hostil.

- ¡Lilith! - gritó, al reconocer en su huida los hilos de la mente de la psiquiatra, tirando de ellos hacia la luz hacia la que trataba de abrirse paso.

Lissa regresó súbitamente a su cuerpo y oyó un grito, un alarido sobrenatural que llenó la sala de interrogatorios de SHIELD al tiempo que Sloan se retorcía contra sus ataduras, y el suelo empezaba a temblar. Lo siguieron más gritos, los pertenecientes a los agentes de SHIELD. En medio de aquella algarabía, Lissa aferró el brazo de Lilith, cuyos ojos acababan de abrirse, llenos de confusión, y la arrastró consigo, lejos de Project. Una única palabra había alcanzado la mente de la griega entre toda aquella confusión: evacuación.

Dos agentes encontraron a las doctoras, ayudándolas a llegar a la salida, mientras los gritos de Sloan resonaban en sus oídos. Finalmente, las sacaron del lugar, poniéndolas a salvo.

Lissa apenas habló durante el viaje de vuelta. En su mente seguían estando los ojos que la habían contemplado en el vacío, y sabía que el recuerdo la perseguiría durante horas.

Ningún agente de SHIELD quiso darle información acerca de lo que iba a sucederle a Sloan. Simplemente, se limitaron a recordarle que nada de lo que había visto debía trascender. La psicóloga contuvo una risa sarcástica. Como si alguien fuera a creerla.

Aquélla, supuso Lissa, sería la última vez que su camino se cruzara con el de Project...

No sabía lo equivocada que estaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)   

Volver arriba Ir abajo
 
La cita de las tres y quince (Lilith Belmont - Elissa Stavridis)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [mini-evento]Las profundidades del lenguaje: ruinas [Lilith, Alice, Elissa, Deadpool, Elektra] (03-03-2019)
» Mala hierba [+18] [Lilith Belmont] (07-07-2018)
» Yo soy el peligro +18 [Lilith Belmont] (04-07-2018)
» Cronología de Lilith Belmont.
» Joker...¿que yo que?... (Lilith Belmont en PRIVADO)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Helitransporte-
Cambiar a: