Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   3rd Julio 2014, 18:56

Fecha:
 

¡El gran día! Era uno de los pocos eventos a los que asistía con gusto. La gran feria gastronómica nacional. Era un ambiente maravilloso, bañado de olores, pruebas de sabores exquisitas, una buena oportunidad para conseguir proveedores mejores de los que tenías (en caso de ser una pobre autónoma como yo) y la gente tenía la tripa llena, así que estaba contenta.

Elsa y yo llegamos pronto como solíamos acostumbrar. Todos los dulces estaban preparados, habíamos optado por preparar mucho de lo más convencional aparte de llevar nuestras especialidades. Tanto a ella como a mí nos gustaba la parte de cara al público, lo que se acercaría más al relaciones públicas y nos gustaba la parte espectáculo que había en la feria. Así que sacamos de nuestras maletas los vestidos que dejábamos preparados para acercar a la gente a nuestro stand-cocina.
Vestuario:
 
Era consciente de la parte erótica que tenían los vestidos, pero esperé que mi esfuerzo en alargar las faldas más de lo que acostumbraban esos trajes fuese suficiente para demostrar la inocencia que pretendía.

Una vez todos los dulces estaban colocados y la feria había abierto sus puertas, preparé una bandeja de aluminio para darme una vuelta por el laberinto que era el pabellón. A la gente le encantaba verte al más puro estilo camarera. Les resultaba más cercano y no tan "eh tú, mira mi puesto, cómprame algo". Además las sonrisas de simpatía siempre eran ofrecidas por nuestra parte y bien recibidas por los consumidores. Elsa se quedó en el stand y yo salí con una buena muestra de mini cupcakes, galletas y bombones. Cargué la bandeja en la mano derecha y empecé a caminar. Pasé la zona de dulces entera. Siempre consideré demasiado sucia la técnica de vender tu producto delante de la competencia. Tendría que ser algo más "inconsciente" que eso para no quedar como una zorra despiadada del marketing.

Llegué a la zona de las verduras y me detuve tanto como vendedora como clienta. Pregunté a algunos puestos que olían a selva pura. Había algunos de especias que me fascinaron y otro de fruta y verdura que era como meter la nariz en el mejor de los zumos. Aunque la gente no lo creyese, los verdes se usaban bastante para los dulces. Incluso los más adictos a la marihuana la metían en brownies. Seguí caminando por los pasillos dejándome embriagar por esos olores,el buen ambiente, las bandas sonoras que salían de los stand, el
susto:
 

¡COÑÑÑÑO! ¿PERO QUÉ?
Pegué un bote que casi podría haber bañado de chocolate el techo por dentro. Algunas tarjetas que había en la bandeja se desmontaron de la torre que antes estaba perfectamente apilada, y una de las galletas con forma de estrella decidió rodar, aunque por suerte la cogí con mi mano izquierda antes de que llegase al suelo, consiguiendo que no se cayese nada más.
Me giré lentamente y con los pelos de punta hacia la derecha. ¡HABÍA UNA VACA GIGANTE, CON UNOS CUERNOS GIGANTES, EN UN PUESTO GIGANTE!
¿Qué...?
No, en serio.
¿Qué?

Vi mejor el stand. Había llegado a la zona cárnica sin darme cuenta, por andar ensimismada. Una cowgirl rubia, rebosante de energía daba sus mejores actitudes a todo el que pasaba por allí. Por no decir del espectáculo y el infarto que me ocasionaron a mí. Supuse que por el bote que di se me habría quedado mirando y traté de sonreír con naturalidad mirando a la que creí que era la encargada del stand. Aluciné. Si la perplejidad tuviese una recreación audiovisual, sería ese momento.
Era una vaquera total, la ropa, la vaca, el puesto...Parecía que el mismo tornado que se llevó la casa de Dorothy había arrancado un pedazo de Texas para soltarlo allí. Lo que faltaba... seguro que era una ganadera de estas que se sabían el nombre de todas sus vacas y les ponía motes como "margarita" o "gallarda".

- Qui...¿quieres una galleta? - miré a la galleta sin dejar de sonreír - es de vahinilla - la volví a mirar a ella recomponiéndome un poco más - Está buena - y le acerqué la mano a ella tratando de alejar el resto de mi cuerpo todo lo posible de la vaca.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   4th Julio 2014, 08:13

Aquello había sido una completa locura. Desde que pasara el acontecimiento que había puesto el mundo patas arriba le habían venido cosas increíbles rodadas, una detrás de otra, casi como si algo allí arriba quisiera ponerla a prueba. No hacía ni tres días que había regresado de su pequeña excursión improvisada a Escocia. La verdad es que aún estaba intentando tragar semejante bocado, y se había mantenido ocupada en el trabajo para no pensar en algunas de las cosas que habían sucedido allí...

Lo del Grand National fue un completo fracaso. Ni ella quería vender al Apalache Negro, ni el comprador quería mantenerlo en sus filas después de lo ocurrido. Muchos de esos idiotas empezaron a bajar el precio de los caballos supervivientes por pura superstición. Algunos de los caballos estaban aterrados, y no querían ni acercarse a un recinto de carreras, lo cual suponía un gran problema para los dueños, que no iban a mantenerlos sin sacar beneficio. Manga de imbéciles. Algunos de sus agentes de bolsa recibieron instrucciones de seguir la pista a los animales. Si podía conseguirlos a buen precio, ella se encargaría de curar sus frágiles mentes.

No le avergonzaba decir que había vuelto a llamar al capataz para que se hiciera cargo, porque tras volver a casa, se pasó un día y medio durmiendo. Pero después de eso, su último día fue un ajetreo continuo mientras se preparaba para una de las citas anuales más importantes para su negocio. La feria gastronómica nacional, por la que había tenido que pagar un buen dinero para reservar un Stand lo suficientemente grande como para llevar a cabo lo que pretendía hacer. Sanidad había sido muy explícita: No podría vender absolutamente nada que no estuviera envasado al vacío en caso de que en su Stand quisiera meter un animal a menos de no se cuántos metros. Para ella no era un problema, ya que no pretendía vender carne en sí, si no conseguir proveedores, y sobretodo, adeptos a la causa de la supervivencia de los Longhorn.

Había tenido que entrar casi a las seis de la mañana para tenerlo todo preparado, nada que supusiera un problema, de todas formas, ya que ella era madrugadora usualmente. Esparcieron una buena cantidad de heno por el suelo, formando una cama perfecta. Montaron el vallado con tablones de madera y después de meter el remolque, había llevado a ambos animales en dirección al improvisado establo. Se mostraron tranquilos, gracias sin duda a que estaban en compañía. Aquella vaca siempre se había mostrado sumisa, y era la que habría querido llevar el año anterior, de no ser porque su padre decidió que estaría mejor metida en Arkham. Ahora por fin veía cumplido su sueño de llevarla hasta allí. Tras atarla a un lado, cogió la tinta al agua y comenzó a dibujar sobre su piel suave, recortada para la ocasión. Así, sobre uno de los lados del animal, acabó por verse todo un mapa del despiece.

Cuando le feria abrió sus puertas, la gente se acercó en manada a mirar el atípico espectáculo. Había una pequeña recepción, con todo un catálogo de cosas que podían pedirse. un par de expositores montados sobre dos mesas rurales de madera mostraban productos cárnicos con el Sello de Calidad Americano, así como botellas de leche, embutidos y otras cosas, perfectamente selladas y envasadas. Sobre las paredes podían verse diversas informaciones acerca de los Texas Longhorn, información nutricional sobre la carne, proceso de crianza y otras muchas cosas que despertaban el interés.

-... su carne, además, resulta bastante magra, con lo que son perfectas para el cruce con otras especies de ganado cárnico. - estaba terminando de explicar a un par de hombres que parecían bastante interesados. Intercambiaron con ella información, que ella apuntó en lo que parecía un viejo albarán antiguo.

Entonces se dio la vuelta, para observar el motivo del mugido repentino de Malted Milk (Leche Malteada). El ternero, Tainted Milk (Leche manchada) se había acercado a ella con mucha hambre, y había mordido fuerte una de sus ubres, cabeceando contra ella para bajar la leche a la teta de la madre. Después de eso, todo volvió a la normalidad, mientras la madre rumiaba y el ternero bebía ansiosamente.

Con ese mugido, el animal había espantado a una jovencita vestida de sirvienta, con un color de pelo bastante estrafalario. La Sheriff se acercó hacia ella, haciendo sonar sus espuelas. No llevaba la chaqueta ni el pañuelo, ya que dentro hacía buena temperatura, pero su chaleco de cuero seguía abrochado sobre la camisa blanca, y las pistoleras con fundas para los revólveres a ambos lados tintinearon cuando se detuvo justo en frente.

- ¿Se encuentra bien, señorita? - preguntó, en tono conciliador.

Entonces le ofreció una galleta, que tenía forma de estrella. Le sorprendió el gesto, y le dedicó media sonrisa, mientras cogía el dulce y se lo acercaba a los labios. No había comido en toda la mañana y la verdad es que no le haría mal llevarse algo a la boca. La olió primero, notando la vainilla, y después le dio un buen bocado. Una miga se calló, haciéndola sacudirse la zona del pecho, mientras masticaba.

- Mmmm - mugió, mientras la saboreaba, empezando a asentir con la cabeza y mirando el interior, como si fuese a descubrir el secreto de ese dulce y delicioso sabor. - ¡Por la sombra agujereada de Lucky Luck, hay hombres que matarían por una migaja de esto!- añadió con los ojos muy abiertos, acabando la galleta. Había hambre, es cierto, y todo sabe mejor cuando la hay. Pero no había forma de quitarle mérito a esa galleta. Que bien había entrado. - Soy Rebecca Logan. ¿Cómo te llamas, jovencita? - por el tono de voz, lo dijo que si fuese mayor de lo que aparentaba. Así mismo le tendió una mano, esperando que la estrechara. Siempre le había gustado presentarse como era debido, y un buen apretón de manos era siempre una buena manera de empezar una conversación.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   4th Julio 2014, 13:59

Como era de esperar, me preguntó si me encontraba bien. Asentí con la cabeza y me calmó el pulso ver que aceptaba mi ofrecimiento. Aún más el cumplido tan original que se le ocurrió desparramar después de probar la galleta.
Parece ser que llevaba su papel hasta el final, no me molestaba. Como he dicho antes siempre me pareció muy atractiva la parte más de show que tenía la venta en la feria. Y lo decía alguien con un vestido de sirvienta. Su actitud humorística me ayudó a relajarme enormemente tras el accidente del mugido. Me presentó su nombre acompañado de un apretón de manos bien dado tras cambiarme la bandeja de lado. Me fijé en la estrella reluciente que destellaba con orgullo en su pecho izquierdo.
Aún con las manos estrechadas hice presencia de mi voz.

-Soy Sasha Trigger, repostera de todo tipo de dulces, sirvienta a tiempo parcial y paciente de lo que creo que es una angina de pecho - bromeé con el susto que tan evidentemente acababa de sufrir. Parecía simpática y ya que había pasado por un ridículo considerable aproveché para entrar en su juego y quizá poder ganármela un poco. En el último apretón rematé con un - Un placer conocerla, Sheriff - dije haciendo una leve reverencia con las rodillas y ladeando la cabeza a la vez que levantaba las cejas.
Siempre sin abandonar la sonrisa.

Me decidí a acercarme con más seguridad al stand y vi todas las carnes a la venta, perfectamente envasadas al vacío, con las referencias de sanidad necesarias. Estaba maravillosamente bien cuidado, y por la calidad del stand parecía que el negocio le iba bien.

- Es un honor que te gusten mis dulces, estamos en el tercer pasillo del sector dulce, estás invitada siempre que quieras. Además.. - alcé una mano para coger una tarjeta de las de la bandeja - Tenemos una tienda en Nueva York, se llama "Central Tart" donde será como estar en casa siempre que quieras venir a vernos - me quedé mirando su puesto con ganas de preguntarle sobre él. Hace cuánto se dedicaba a ello, los proveedores, la granja...
Pero la paciencia era una virtud en esto de las ventas y acribillar a alguien tan pronto era matar el animal antes de cazarlo, como diría cualquiera en este sector.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   4th Julio 2014, 19:32

Aquella mujer le gustó instantáneamente. Quizá fuera por su amabilidad, que parecía natural en lugar de algo ensayado, como era habitual encontrar en las ferias de ese tipo. También podía ser el hecho de que tenía un apretón fuerte y muy buena mano, o porque supo reconocer lo que ella era al instante. Tampoco es que hiciera falta ser muy inteligente, teniendo en cuenta que tenía la estrella claramente colocada, pero aún con todo, ella era la primera que se percataba de ello. Eso era algo bastante bueno a su favor.

- Igualmente, Sasha - respondio con una media sonrisa que le llenó el rostro de una genuina sorpresa agradable.

Luego ella le tendió la tarjeta de su establecimiento, que ella recogió con interés, para luego leerla por una cara y por la otra. "Central Tart". El nombre ya sonaba delicioso. La Sheriff notó que se le revolucionaba el estómago. La verdad es que era un momento tan bueno para visitar el puesto como si fuera media mañana, y que me aspen, para ella así eran. Había madrugado mucho, y tenía derecho a tomarse un descanso. Había un par de hombres con ella a cargo, no atraían tanto las miradas al puesto, pero podían encargarse de él unos minutos.

- ¿Que tal ahora? - preguntó, directa como siempre, pero con una sonrisa - Me he levantado a las seis de la mañana y recorrería el Missouri a nado por un buen café y un trozo de tarta. ¿Tal vez de manzana?- dijo fantaseando con la comida, haciendo que esas dos cosas sonaran como su primer amor.

Oh si. Decían que cualquier mujer podía ganarse a un hombre por el estómago. Eso era aplicable a cualquiera que tuviera hambre, pero ella tenía algo más que comprobado. cualquier persona trabaja mejor, mas contenta y más, en general, cuando se habla de la recompensa de una buena comida al acabar la jornada. Había pocos placeres como aplacar el hambre después de un trabajo bien hecho. Después de acercarse un momento al puesto, y llamar por los Walkies a uno de sus empleados, de los dos que habían ido a controlar un poco a la competencia, uno de ellos apareció. Iba vestido al estilo country, aunque era mas moderno. Eran buenos chicos fortachones, y entre los dos sumaban un cerebro, que es más de lo que se puede decir de otros.

- He visto que te has asustado de ella. - dijo señalando a la vaca, para luego acercarse a la chica con las manos sujetas en torno al cinturón y soltar una carcajada genuina y musical. - Tiene más gracia de la que crees. Tu eres repostera, y ella se llama Leche Malteada. - explicó a la repostera. Luego se frotó la nariz con un dedo extendido, para alejar el picor, y volvió a colocar la mano donde estaba. - Pareces muy joven. ¿Trabajas allí o el negocio es tuyo?- preguntó entonces, dispuesta a seguirla, si es que al final se acercaban a su Stand. Era hora de un descanso.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   5th Julio 2014, 06:31

Se mostró realmente hambrienta, y eso en mi presencia era intolerable.
Café y tarta de manzana, mi mente lo anotó como cliente VIP.

- ¡Por supuesto! Estamos disponibles y tenemos tu pedido. No traer tarta de manzana a una feria americana sería un pecado

Salió del puesto y me señaló a su imponente vaca. Sí me había asustado de ella, negarlo era imposible. Solté una carcajada cuando me descubrió el nombre del animal. Lo dicho, los ganaderos y su originalidad para los nombres. Si yo inventaba un postre tenía que redimirme a los recursos británicos, franceses o suizos para a la gente le llamase la atención.
No me percaté de lo joven que ella parecía para llevar todo eso sola hasta que ella se fijó en mi.

- Es mío, lo monté...- después de salir de una mansión de mutantes pasando por la escuela de circo. Claaaaro. - cuando vi que podía lanzarme a una decisión tan seria. ¡Y me va mejor de lo que me esperaba!
Pasamos por al lado de un puesto con muestras de fruta troceada y aproveché a coger un pedacito de Mango. Estaba realmente jugoso y fresco, seguramente me pasase más tarde.
A pesar de que de vez en cuando había silencios en  nuestra conversación, no sé si por el haberme acostumbrado al trato con la gente o por la presencia de Rebbeca, no me encontré incómoda en algún momento.

Quedaba medio pasillo de verdura y estaríamos en mi zona. Supuse que la rubia pensaría algo como "mis dominios" o "mi territorio". Su actitud me parecía encantadora y no le vi fuera de papel en ningún momento.

- Tú también pareces bastante joven y... montar un negocio es fácil pero ¿tener una cadena ganadera? Conlleva mucho más trabajo y unas responsabilidades para alguien tan joven. - lo solté sin más, supuse que si ella se tomó la libertad de preguntarme por mi edad, yo podía hacerlo también. - No me malinterpretes, se te ve perfectamente capaz, es eso precisamente lo que me sorprende de alguien de nuestra edad, yo no podría - si no tenía cerca de mi edad, la aparentaba.

Un minuto más tarde estábamos en mi puesto, apoyé la bandeja y sonreí a mi socia.
-¡Elsa! Un pedazo de tarta de manzana generoso y un café para la señorita Rebbeca Logan - dije señalándola con un pulgar - ¿Cortado?

Elsa se puso manos a la obra y esperé ansiosa tanto su reacción a mi producto como alguna de sus miles historias que seguro tenía que por contar.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   5th Julio 2014, 16:00

Tenía razón. Si había algo más americano que la obesidad, era llegar a ella comiendo tarta de manzana. Era uno de sus dulces preferidos, y le encantaba tomarlo con una buena montaña de nata batida, de esa de la que luego pegaba tientos cuando su madre no miraba, llenándose la boca y corriendo luego escaleras arriba, para notar ese sabor dulce y refrescante resbalando por la garganta, cayendo a peso como una borracho en un abrevadero. Aceleró un poco el paso sin darse cuenta. La perspectiva de un buen desayuno la espoleaba, como ella lo haría con un obediente semental.

Pasaron por la zona de vegetales, y enseguida entraron a la de dulces. Una oleada de olores le abofetearon la cara y sólo entonces llegó a hacerse consciente del hambre que tenía. Las tripa le gruñó como un oso recién despierto, y buscó con la mirada el letrero. Cuando empezaron a verlo, tuvo que admitir que el puesto era muy atractivo, y no sólo por el sugerente vestuario. Ella se habría volado su propio pie de un balazo antes de ponerse una cosa así, de hecho estaba convenida de que, si en su desesperación algo la obligaba a tener que llevar una cosa como esa, en el momento en que terminara de abrochárselo, entraría en combustión espontánea.

- ¡Me alegro de oírlo! A este país le faltan emprendedores que no lleven traje ni mantengan su vago culo en las poltronas. - dijo ella, decidida.

Ella misma competía en un mundo despiadado en el que había muchísima trampa, y sobretodo, era un negocio dominado en su mayoría por familias que se remontaban al mismo origen de América. Por no decir la cantidad de hombres que había dentro del gremio, y a los que les costaba aceptar que las mujeres podían ser igual de capaces o más, ya que era innegable por lo que había comprobado que ellas tenían mejor mano. Nunca había comprendido del todo porqué. A ella no le molestaba que existieran peluqueros, aunque en honor a la verdad, la mayoría eran más "suaves" que ella.

- Con buenos trabajadores dispuestos a arrimar el hombro, todo suele ir al galope. - respondió ella, con una media sonrisa, apreciando el halago. La verdad es que había llegado muy lejos, aunque en caso de que algo fallara, siempre tenía un colchón del que tirar.

Por fin habían llegado. Allí había una chica con el mismo vestido, atendiendo a la gente, y Sasha le cantó su pedido.

- ¡Howdy Howdy, Elsa! Si le echas nata batida me harás bailar como un viejo loco en plena fiebre del oro. - saludó cargada de energía, arrancando a la otra chica lo que le pareció una sonrisa. Cuando le preguntó por el café, ella estiró el índice y el pulgar de un dedo, retirando su sombrero hacia atrás en un gesto muy vaquero, mientras su sonrisa se entreabría - Me gusta el café como los lobos. Solitarios. - añadió, guiñando un ojo a Sasha, apoyando un brazo en el mostrador y poniéndose de lado para charlar con la dueña.

En cuanto le sirvieron la mujer contempló aquel glorioso pedazo de tarta, cogió el tenedor, lo hundió para arrancar el pico y se lo metió en la boca. Mientras masticaba, entrecerró los ojos como si tratara de encontrar algo en el interior. Luego los cerró del todo y tragó, permitiéndose unos segundos para que su paladar notara cada nota de ese pastel. La corteza estaba crujiente por la cocción, la manzana no. Se hundía con sus bocados, perfectamente asada en el interior, con un suave toque de azúcar moreno y canela. Notó el sabor del almíbar y la nata, entremezclados uno con el otro, como una pareja a punto de caramelo revolcándose sobre una cama de pasta quebrada.

- Definitivamente, mataría por esta tarta. - dijo hundiendo el tenedor y metiéndose un bocado nada elegante, llenándose la boca hasta hinchar los carrillos, haciendo que las comisuras se empaparan de nata. Después de masticar un par de veces, miró a Sasha y la señaló con el tenedor. - MMMMMMnnnen sherio. Pídeme gue mate y lo haré. - lo dijo totalmente convencida, con la boca llena, antes de tragar con fuerza y volver a mirar a su plato. Aquello era un orgullo para el país. No entendía como Sasha no tenía ya su propio día, como los veteranos o el presidente.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   5th Julio 2014, 18:55

Nada me hacía sentir más útil que ver cómo la gente disfrutaba con mi comida. Parecía gustosa y en contra de lo que pensase la gente, ver cómo mis dulces rebosaban de sus comisuras literalmente me pareció un gesto adorable y un alago. Casi le sentaba bien.

Elsa le preparó el café humeante tal y como ella quería y bordeándola mientras disfrutaba del desayuno me colé en la barra a ponerle un vaso de agua para pasar aquello.
La miré disfrutar, pero no tanto como para que se sintiese incómoda al ser observada comiendo.
No paraba de soltar halagos.

- Jajajaja, -bajé la voz en tono de sorna - podrías quitarme a un par de la competencia de por medio.. - dije mirando a los lados y subí el tono con otra carcajada. Elsa imprimió la factura del desayuno y se la dejó junto al plato.

-¿Tengo cajas de tartas enteras, quieres llevarte una para soportar la mañana? Le pongo la cobertura en un momento- dije mientras entraba automáticamente en el pequeño almacén interior del stand.

Tengo que reconocer que esa mujer levantaba mi curiosidad. Su actitud, el tono con el que hablaba, parece que nos evaluaba a toda la feria a la vez con un tercer ojo, pero tampoco sonaba prepotente. Me indicaba respeto y un rastro de confianza que interpreté como el principio de una dulce amistad. En ese momento entró un hombre a caballo en el pasillo de repostería. ¿PERDÓN?
¿Qué les pasaba a los ganaderos este año?
Me quedé boquiabierta. Nunca entendí de razas demasiado bien. Era  de color blanco, bien cepillado, el pelo trenzado.. No parecía un caballo con el que comerciases su carne. Parecía de exhibición más bien. ¿Qué sentido tenía traerle?

- Pero ¿qué tenemos aquí...? Rebbeca Loggan haciendo nuevos trucos baratos de ventas... ¿Qué intentas conseguir, querida? No te parece suficiente CARGA tener que liderar tu "gran imperio" como para que las pobres chicas tengan que soportar tu presencia... ?- dijo desviando su mirada hacia nosotras para volver a recolocarla en las curvas de la rubia, haciendo un recorrido que ni los coches de carreras. Terminó en sus ojos - Eh... "Sheriff"

Tenía toda la pinta de ser su competencia. Aunque de proveedores de carne nunca entendí, podría decir que la vaca que me hizo despertar tenía mejor aspecto que ese caballo. Seguramente estuviese equivocada... era sólo una corazonada.
No me gustó nada el tono con el que le habló. Era un prepotente de narices, y tenía pinta de no ser bienvenido en ningún sitio.
Era un hombre de mediana edad con unas arrugas recientes en el rostro, una camisa blanca y unos vaqueros con calzado cómodo.
El estilo de Becca tenía más gracia.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   6th Julio 2014, 15:33

Seguía disfrutando de ese dulzor natural. Aquella tarta parecía hecha por la mismísima Marta Stewart. su madre siempre había alabado a esa mujer como un icono moderno de la buena esposa, buena ama de casa y buena mujer en general. No iba a negar que no era para nada aproximada a su visión del asunto, aunque los libros de recetas que tenía eran bastante buenos. Aunque seguro que a ella no le hacían falta. Ser buena repostera se llevaba en la sangre, como ser jinete.

- Mnntu dame losh nombreh. - dijo llenándose otra vez la boca. No por que no quisiera saborear con intensidad, si no porque el hambre no la dejaba darse cuenta de que prácticamente estaba engullendo la tarta.

En cuanto terminó, resopló, se dio una palmada en el estómago donde aún estaba por retumbar el último eco de ese maravilloso sabor y se lamió las comisuras, para luego limpiarse con el brazo. Entonces se percató de que la taza de café estaba sin tocar. Gruño por lo bajo y cogió la cuenta. Al darse cuenta del precio, le dieron ganas de preguntar a Sasha cómo lo hacía. Aquello era una miseria para un pedacito de cielo con manzanas como ese.

- No puedo tomarme el café, después de esto. ¿Puedes servirme otro trozo, guapa? - le preguntó a Elsa, tendiéndole el plato. Con que se lo rellenaran ya le iba bien, aunque algo le dijo que la servirían en otro nuevo.

No le importaba la imagen que podía estar proyectando, de tragaldabas absoluta. Como si no tuviera espacio en el cuerpo ni calderas con las que quemar esos trozos de tarta. Los dones, hay que aprovecharlos, y ella pensaba quedar satisfecha del de la repostera.

- ¿Cómo rechazarlo? - añadió, poniéndola enseguida a trabajar. Sería un precioso recuerdo, que aunque duraría poco en su nevera, se quedaría en su paladar.

Cogió la taza de café, al tiempo que notaba el calor y el aroma fuerte que se desprendía de la taza, y entonces escuchó los cascos del caballo acercándose. No levantó la vista, hasta que detuvo al animal delante de ella. Luego se apoyó en el mostrador y miró a Petegrew. Un hombre que estaba empeñado en arrebatar su primer puesto en la cría de sementales. Iba montado sobre un Azteca Albino bonito, pero de patas algo endebles. Claro que para cualquiera que no supiera de caballos, sería todo un portento de animal.

- No sabía que los Petegrew os habíais pasado el mercado de la carne. Claro que con los animales que tenéis no me extraña nada. - dijo haciendo que el tipo frunciera el ceño. Habían tenido problemas de monta con algunas de sus yeguas, y ella se había negado a montarlas con sus alazanes. Es le tenía bastante cabreado, desde hacía un tiempo. - ¿No te ha dicho sanidad que no se pueden tener sucias bestias aquí?- preguntó, mirándole, echando luego un trago de café. - Haz algo útil, baja del caballo, déjale pastar tranquilo y frota bien con agua y jabón hasta que tenerte aquí no sea un peligro para la salud pública. - añadió, dejando claro entonces que en ningún momento se había referido al digno animal albar que tenía delante. Si había una verdad universal, es que nadie escoge a su familia. Ese caballo había tenido mala suerte. Nada mas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   8th Julio 2014, 16:11

Lo disfrutaba como una niña, y para niña la que había dentro de mí dando saltitos de alegría al verla tan contenta. Lo dicho, la gente con el estómago lleno estaba más contenta. Pidió otro trozo y Elsa cogió el plato, lo dejó en la pila que teníamos en la otra parte de la barra, doblando la esquina del stand y le sacó un plato nuevo con otro pedazo de tarta de manzana con un poco más de nata batida que antes. Se lo merecía.

Fue cuando entró el hombre del caballo. Decidí ignorarle en cuanto me fue posible apartar la vista del animal. Si era competencia de la devoradora de tartas era asunto suyo y tampoco me concernía. Aunque su actitud no me gustaba un pelo.
Estaba dentro del stand para prepararle un par de tartas generosas de manzana, las que vi con mejor aspecto y las monté en dos cajas de cartón decoradas con el logotipo de la tienda y motivos florales. Todo equilibrado, elgante y nada cargante. Las apoyé junto a su plato respetando su apetito y le hice a Elsa un gesto de que hiciese la cuenta de las tartas. Los pedidos siempre los llevábamos aparte de las consumiciones.

- Esto es sólo lo de las tartas - dije enganchando el ticket en el borde de una caja.
Y llegué justo para escuchar un comentario que era sólo el pregón de lo que se avecinaba.

¿No te ha dicho sanidad que no se pueden tener sucias bestias aquí?
Fue entonces cuando pensé en su vaca. ¿Por qué le decía lo del caballo? Por lo que tengo entendido son dos animales más o menos igual de limpios y ninguno de los dos desprendía un olor especialmente...
Haz algo útil, baja del caballo, déjale pastar tranquilo y frota bien con agua y jabón hasta que tenerte aquí no sea un peligro para la salud pública.
Y el dolor me llegó hasta a mí. Mi consciencia empezó a buscar por el suelo el cacho de costilla que le había arrancado de la puñalada trapera de aquel comentario.
Se lo tenía bien merecido. ¿Qué actitud era esa?
Y empezó a gritar como un energúmeno.
- EH, ¿TE CREES QUE SOLO POR SER HIJA DE TU PADRE- Si no vas a consumir tienes que irte. Lo siento pero estás entorpeciendo el paso de los clientes, en la sección dulce no das buena imagen y estás intentando ofender a una de mis clientas. Así que si no te importa vete a tu stand a dejar el caballo y cuando quieras consumir algo te recibiremos como te mereces -
A patadas.
Interrumpirle era de mala educación. Pero más lo era quedarse allí, insultar, estorbar. No era justo para nosotros, ni para los stands de alrededor y había empezado él. Yo tenía razón y él lo sabía. No tenía que estar allí y era cuestión de tiempo que los de seguridad se acercasen a sugerirle que se desplazase. Era cierto que ella tenía un animal. De hecho, dos. Estaban limpios, en su lugar correspondiente y les tenía como compañía y no como transporte. Él había venido fardando de su posición. Y quería que se largase. Estaba empezando a cabrearme y no me gusta.

Una de las innovaciones de este año para nuestro stand era que incluimos un juego para llamar la atención. Echábamos nata montada en un plato desechable y tenías que acertar en una diana de plástico junto al stand. Si le dabas en el centro a dos metros de distancia te regalábamos una consumición. Un pedazo de tarta, un bollo... Eso podía ponerse interesante y saqué un plato de plástico y mientras echaba nata miré al tipo a los ojos.
Definitivamente no me gustaba.
- ¿Y bien? - creo que se sorprendió tanto que no pudo ni replicar con la boca de niño pijo que tenía.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   13th Julio 2014, 16:39

Eso era peor que una reunión de antiguos alumnos. Ya era bastante tolerar la presencia de algunos indeseables de la procesión, incapaces de diferenciar el pasto fresco de una montaña de cabo hecho con mierda de otros animales, como para que encima perturbaran el sagrado momento del almuerzo. Si eso hubiera pasado en el rancho, el pobre tipo se habría llevado una buena paliza. No era sólo que sus formas no fueran correctas, si no que además, estaba llevando un asunto personal a un espacio público. Si tenían algo que resolver, estaría encantada de retarse a duelo con él. Antes de que pudiera encontrar el gatillo de su revolver estaría tieso, frío y a la sombra bajo tres metros de tierra en cualquier fosa sin nombre. Pero era demasiado cobarde para eso, así que prefería parlotear como una chiquilla.

Pero cuando el hombre se puso a dar gritos y mentó a su padre, su expresión se volvió ya el colmo del hastío. Cierto que su familia tenía amasadas cantidades ingentes de dinero, no tenía sentido negar que sin el patrocinio de su padre "Relinchos al Rojo" no sería lo que había llegado a ser. Por otro lado ella no se avergonzaba de eso en absoluto. Ahora mismo su Rancho generaba tales cantidades de dinero que podría haberle devuelto a su padre más de cinco veces la inversión, y no supondría cambio alguno para su bolsillo. Además, para ella, su padre era como tener un limonero en el jardín. ¿Acaso alguien iba a tener el valor de recriminarla por aprovechar sus limones para hacer limonada? No. No, Señor.

Le habría dicho varias cosas pero en lugar de eso, la chica intercedió por ella y mandó al indeseable a tomar viento. Lo hizo con extrema educación, y la vaquera le devolvió una mirada incrédula, con la ceja levantada. Ese bastardo no se merecía las mieles con las que le estaba echando. Si acaso, un tiro de aviso en el culo. Vio que llenaba un plato con nata montada, y la mera perspectiva de que hiciera lo que eso le sugería, era demasiado para pasarla por alto, así que sus ojos volvieron a posarse en Petegrew, que miraba a la chica de la bandeja y luego a ella, paseando la mirada entre ambas como un partido de tenis de mesa.

- Harías mejor en largarte. La Señorita ha hablado. - dijo ella, haciendo un gesto con el sombrero, y en su rostro se dibujó una mueca. Fué un isntante, pero él la percibió perfectamente. Había claro desafío en ella.

- ¡VAS A LAMENTAR LO QUE HAS DICHO, LOGAN! ¡TE LO JURO! ¡HARÉ QUE TE ARREPIENTAS!- dijo entonces mirándola y señalándola con un dedo acusador, soltando luego toda una retahíla de improperios.

Ella miró por el rabillo del ojo a la camarera. ¿Realmente se atrevería?...

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   14th Julio 2014, 14:39

La vaquera reaccionó como era de esperar, un poco alucinando y en su territorio a la vez. La verdad es que las tenía bien puestas. El hombre parecía no haberse metido nunca en el patio de un colegio como para saber con quién hablar en ese tono. Mi vista se dirigió al plato con la nata montada mientras me mordía por dentro del labio una de las comisuras. Volví a mirarle a los ojos. Aprendí cosas útiles en el circo mientras otros simplemente no aprenden  nada.

-¡VAS A LAMENTAR LO QUE HAS DICHO, LOGAN! ¡TE LO JURO! ¡HARÉ QUE TE ARREPFFF-
Amenazas de nata.
Su cara estaba cubierta de nata consistente, haciéndole pequeñas montañas en la nariz, los pómulos y la barbilla. El plato resbaló sin tocar al caballo, haciendo un ruido mudo al caer.

¿Que me llamarían la atención? Había sido una broma, un cliente sin puntería que había decidido probar suerte, él que no había comido con moderación durante una consumición con nata, un amigo suyo por hacer la gracia....
Excusas tenía y no creo que mirasen las cámaras de seguridad sólo para un tartazo en la tarta cuando su caballo iba dejando tartas más molestas por el camino.
Le hablé en tono serio a pesar de que en mi cara había una inevitable sonrisa. La había amenazado realmente al fin y al cabo.

- De lo que se come se cría, y necesitas un poco de azúcar en tu carácter. Ya tienes una excusa para dejar de hacer el ridículo en mi pasillo. - Le hice un gesto a Elsa para que se quedase en el stand mientras yo salía entre el mostrador y el caballo y recogía el plato para tirarlo a la basura.  Le miré a los ojos llenos de nata y le sonreí lo más falso - ¡Vuelva cuando quiera!

Y volví al trabajo.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   15th Julio 2014, 16:51

Y se estampó. Como una boñiga de vaca contra el suelo, salpicándole toda la cara. Había que admitir que la chica tenía estilo y puntería, aunque habría disfrutado más si el plato efectivamente hubiera estado lleno de mierda. Pero no podía pedirle semejante cosa a una trabajadora del dulce. No le gustaría que su tacto para las tartas se viese dañado por tratar con excrementos sólo para darle a ese estúpido una lección. El plato se le fue resbalando de la cara y cayó, ondeando como la pluma de un pato al que has estado a punto de matar de un perdigonzado, pero del que te vas a quedar con las ganas. Desde el fondo de su estómago tuvo que contener una risa estruendosa, y se limitó a mirar a Sasha mientras le increpaba "dulcemente", con una media sonrisa tan agradecida o más que la que había mostrado degustando sus postres.

Sus ojos volvieron a posarse en el tipo que, por el estruendo que había hecho al bajar del caballo estaba a punto de reventar. Desensilló soltando improperios, se medio limpió la cara a gritos, y ella se puso entre el Stand de las pasteleras y el tipo que ahora iba hacia él con las manos apretadas de furia destilada.

- ¡¿QUIEN COÑO TE HAS CREÍDO QUE ERES, GRANDÍSIMA PERRA?! ¡¿SABES LO QUE ACABAS DE HACER?! ¡PIENSO HUNDIRTE EN LA MISERIA! ¡A TI Y A ESA TIENDUCHA TUYA!...- iba berreando, mientras le palpitaba una enorme vena en la frente y sus ojos estaban a punto de llorarle.

Rebecca tuvo un presentimiento. Algo en su interior disparó la señal de alarma al tiempo que sus músculos se tensaban bajo su atuendo vaquero. Sus ojos se entrecerraron mientras contemplaba la figura que iba a toda velocidad hacia ellas, amenazándolas con gestos. Entonces, tras insultar a la madre de ambas, el tipo hizo lo inimaginable. Escupió un gargajo cargado de nata contra el mostrador, que se extendió de manera repugnante contra el cristal. Los ojos de la Sheriff palpitaron sus pupilas, como un gato que acaba de ver una mosca, mientras resbalaba sobre la superficie, estropeando la exquisita visión de las tartas...

Todo sucedió demasiado deprisa como para que a los presentes les diera tiempo a reaccionar ante lo que veían. La mujer rubia enganchó al desgraciado por la pechera, le dio una brutal patada en plena espinilla que le proyectó la pierna hacia atrás haciéndole trastabillar y le estampó la cara, con un crujido bastante horrible, directo contra el cristal. Su rostro quedó empotrado en el escupitajo, que se tiñó de rojo cuando la nariz empezó a sangrarle. Por la cara que ponía, no tenía idea de cómo había llegado hasta allí.

- ¿Es que no te funcionan bien los oídos? - dijo haciendo de su voz un sonido mortífero, como el crótalo de una serpiente de cascabel - La señorita ha dicho que largo... - añadió haciéndole arrastrar la cara por el cristal, mientras el tipo respiraba ruidosamente. A pesar de las apariencias, aquella mujer prometía tener tanta fuerza física como parecía tenerla en carácter - Si se te ocurre volver a hacer una cosa así, la limpiarás con la lengua, ¿entiendes? - añadió con desdén, apretando su rostro en el escaparate, para luego de un tirón arrojarlo contra el suelo, como a un muñeco de trapo. El tipo calló al suelo con un estrépito.

Ella buscó con la mirada a Sasha y aunque la Sheriff no se percató había una muda disculpa en sus ojos. Al fin y al cabo ese lamentable espectáculo lo había dado un compañero de profesión, y no se sentía especialmente orgullosa de compartir el gremio con gente de semejante calaña. Algunos ayudaron a Petigrew a levantarse, al tiempo que algunos hombres con pinganillo se acercaban. De seguridad sin duda. Por algún sitio, chilló repentinamente una tetera, alguien se tropezó...

Y el caballo blanco que hasta entonces aquel desastre había montado se exaltó, arrancando un bramido, moviéndose inquieto en el sitio, y luego, salió disparado de la zona, provocando un estruendo de cascos, gritos y empujones a su paso. Ella miró al hombre tirado en el suelo, que observaba cómo su semental blanco cabalgaba entre la gente, luego miró a Sasha...

Un sólo gesto. Saludó, sujetando con dos dedos su sombrero, antes de precipitarse a la carrera tras el animal espantado. Con un poco de suerte, alguien se uniría a su causa. Estando en una situación, toda ayuda era poca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   17th Julio 2014, 07:34

Su aspecto era realmente ridículo. Pensé en que quizá Rebecca se había ofendido por meterme en un conflicto que le pertenecía más a ella que a mí, pero me cabreó y me estaba afectando. Me llamaba y a gritos. Ella me dirigió una mirada que disipó mis dudas respecto a si le había molestado y casi parecía agradecida. El tipo bajó del caballo envuelto en una ira colérica que terminó con un escupitajo sobre mi mostrador.
¿Perdón?
Antes de darme tiempo a reaccionar la rubia había roto la nariz del tipo contra el escupitajo, dejándolo todo teñido en un tono carmín  muy familiar para todos. Mi asombro me impidió reaccionar hasta que ella abrió la boca. Y el tipo se dejó caer todo lo pesado que era a plomo contra el suelo. Para ser una comerciante parecía tener la lucha bien metida en las venas. No parecía una simple ganadera. Bien es sabido que es un trabajo muy duro y requiere mucho esfuerzo físico, pero ese tío le sacaba una cabeza y lo había derribado en apenas unos segundos dejándole bastante perjudicado.

Todo el caos terminó con un caballo alterado corriendo por la feria gastronómica y la cowgirl salió instantáneamente corriendo detrás, supuse que para amarrarlo y calmarlo.
Me quedé inmóvil mirando a mi alrededor. Elsa me miraba con cara de desconcierto, totalmente lógico. Miré al tipo que ahora permanecía sin poder moverse, tratando de musitar algo más que gemidos desde el suelo. Miré el escaparate. Por suerte sólo había manchado uno. Pero el gesto no quedaría ahí.
Me agaché ignorando el hecho de que llevaba puesto el vestido, le levanté medio cuerpo sujetándole del mismo sitio por el que la vaquera inició su movimiento. Le miré a los ojos, a punto de derramarse y con un gesto de asco y rabia le rugí

- Vuelve a amenazarme, a mi gente o a mi tienda - mi otra mano se posó en su nuca, irradiando un calor ardiente sobrenatural. - Y te juro que no habrá sitio en este planeta en el que puedas esconderte para evitar que te derrita los putos huevos - retiré mis manos y me levanté. Vi que la vaquera aún seguía en mi rango de visión y decidí ayudar o intentarlo. En realidad nunca he tenido ni la más remota idea sobre animales de granja, pero dicen que con las mascotas vale más el refuerzo positivo que el castigo negativo o la fuerza. Pensé en ello, dale a un gato rabioso un poco de malta y será la mascota ideal. Confié en que el caballo no iría todo lo rápido que podría por la gente y la incomodidad de los puestos. Le vi dirigirse hacia las carnes de nuevo. Si atravesaba por la calle central llegaría yo antes que ellos, en dirección contraria. Me metí corriendo al stand, cogí una manzana (quizá me la jugué demasiado y usé la referencia de las películas como topicazo) y salí corriendo.

- ¡Limpia eso por favor! VENGO EN CUANTO PUEDA - dije alejándome de mi negocio, con pintas de sirvienta y tacones. Llegaría a tiempo. Lo veía. Apreté la manzana un poco con la esperanza de sacar un poco de jugo en un par de agujeros que le hiciese con las uñas. Quizá el olor después de enseñársela... Y si no sería una bonita anécdota que contar para mi compañero de habitación en el hospital. Lo vi. En línea recta.¿la vaquera iba encima? Cómo demonios lo había hecho para montar con un caballo alterado en marcha? A diez metros. Seis... cuatro... Y me planté quieta y firme con ambas manos en alto en una de ellas la manzana jugosa.
Juraría que empezó a relajarse e ir mas lento. Esa chica tenía un don.
Doble o nada.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   17th Julio 2014, 11:42

El tipo apenas había llegado a posar la vista, cuando el calor abrasador le llegó derecho a la nuca, y de ahí, al cerebro. Soltó un grito, justo en el momento en que creyó que empezaba a arderle toda la piel, y se quedó en el suelo, con la cara llena de fluidos y con las manos temblorosas acariciando la parte trasera de su cuello.

Pero la vaquera no tenía ni idea de eso. Ella corría tratando de agarrar las bridas del animal que iban al viento. Al verlo, la gente se apartaba de su camino, pero aún con todo el animal no avanzaba con la rapidez que le gustaría. Eso fue lo único que permitió a la vaquera alcanzarlo con relativa rapidez. Agarró con fuerza las bridas del lado derecho, inclinando la cabeza del corcél a su favor, haciendo que redujera el paso por la visibilidad reducida. Luego con un salto se sujetó al pomo de la silla de montar y pasó su brazo doblado por la silla, ejerciendo presión. Estuvo colgando del lateral del animal durante unos cuantos pasos, tratando de tomar impulso de vez en cuando en el suelo, dando un bote, para encontrar con su pie derecho el estribo. En cuanto lo hubo enhebrado, hizo presión con el cuádriceps y se impulsó, pasando rápidamente la otra pierna sobre el animal, montando por fin en él. En cuanto se supo bien asentada sobre su grupa, la mujer tiró hacia un lado de las bridas, luego del otro, desviando al animal que redujo más y más su marcha, hasta quedar al paso. Aquellos movimientos drásticos le hicieron percatarse de que disponía de jinete, lo que quería decir que debía obedecer las señales de mando.

Para sorpresa de la Sheriff, la pastelera apareció, se plantó frente a ambos de una forma bastante temeraria, en pleno medio, y levantó las manos, luciendo entre ellas una lustrosa manzana. El hocico del animal se abrió al piafar, y empezó a respirar, andando cada vez más despacio y acercándose a la pastelera hasta que al llegar, se detuvo, husmeando en la enorme pieza de fruta, que empezó a comer gustosamente a grandes bocados. La vaquera contempló a la pastelera con una sonrisa enorme en los labios. Luego sacó su sombrero saludó con él poniéndolo en alto y le dedicó un sonoro:

- ¡YEEEHAAAAAAAAAW! - salido desde lo más profundo de su espíritu vaquero. Luego encasquillo de nuevo el sombrero, bajó del caballo sujetando con firmeza las bridas para evitar otro incidente como el anterior, y le dio una firme palmada en el hombro a Sasha. - ¡Muy buena idea, vaquera! ¡Veo que hay todo un cerebro debajo de tanta nata! - añadió guiñándole un ojo, para luego palmear el cuello del animal, que todavía deglutía los restos de la fruta.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   17th Julio 2014, 13:39

FUNCIONÓ. Increíble pero funcionó. A ver si va a ser cierto lo del refuerzo positivo. La vaquera me felicitó con una palmada firme en el hombro y alagándome al más puro estilo Becky.

- Bueno, quise seguir a mi sheriff hasta saber que estaba bien-- añadí cambiando un poco la voz, para indicar que le estaba siguiendo el rollo. Solté una risotada y recordé que el bastardo se había quedado cerca de mi tienda. Elsa estaba allí y podría defenderla pero... No me gustaba ni un pelo.

- MIERDA, Mi tienda, Petigrew... - Y una vez supe que estaba bien corrí sin mirar atrás. No dudé en que si estaba haciendo algo malo estaba haciendo uso de unas fuerzas que le costaban más que respirar. Vi la tienda de lejos, Elsa no estaba. ¿Pero qué...?
Hice un sprint hasta un buruño de gente en el suelo, delante de mi tienda. Dos tipos de seguridad estaban reduciendo a la alimaña. El cristal estaba limpio. ¿Dónde...?

- ¿Qué ha pasado? Soy la dueña - añadí jadeando. Mi traje no dejaba mucho lugar a dudas. Uno de los de seguridad me contestó.
Ha intentado agredir a la chica que está contigo. O por lo menos lleva tu mismo vestido.
Debí hacer una mueca para que me respondieran antes de poder pronunciar palabra.
Está bien, está ahí dentro. -y señaló la puerta del almacén pequeño del stand.
Me acerqué corriendo pisando la espinilla del hombre reducido con un tacón. Se hizo más daño él que yo, o su alarido era exagerado. Di unos golpes con los nudillos.
-¡Elsa! Soy yo, tranquila, está todo controlado. Sal por favor -
La oí sollozar e instantáneamente abrió la puerta para abrazarme fuerte y hundir su rostro en mi hombro.
- Tranquila.. estoy aquí. -
Y le vi impotente, ahora.
De haber estado solos le hubiera hecho arrepentirse de haber nacido. Preferí conformarme con el hecho de que si no hubiera hecho esa gilipollez, nos hubieran culpado a nosotras de todo lo demás. Eso y que le cerrarían la entrada a la feria para siempre. Tenía que conformarme con eso. Aunque guardaba una mala ostia difícil de contener.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   19th Julio 2014, 17:00

La chica pareció algo sorprendida de que la idea funcionara, pero tras el shock inicial, a la vaquera le alegró comprobar que le contestaba con una simpatía incluso mayor que cuando la había conocido poco rato antes. Pero tan sólo le duró lo que tardó en darse cuenta de que aún quedaba un asunto que resolver. Aquel bastardo aún estaría en la puerta de su tienda, y conociéndole como le conocía, no duraría mucho más en el suelo aunque sólo fuese por salvaguardar su dignidad de macho. Un poco como todos. En cualquier caso, la chica marchó a la carrera hacia su establecimiento, y ella no la detuvo. Se acercó a la zona de los Petegrew, cerca de la suya y devolvió al animal, del que los empleados se hicieron cargo enseguida. Aunque ahora que su jefe había desaparecido, los trabajadores actuaban como un montón de bichos cuando levantas una piedra, sin estar muy seguros de hacia donde ir o qué hacer.

Una vez el devolvió el animal, se dirigió de nuevo hacia la zona de dulces. Quería comprobar que Sasha y Elsa se encontraban bien, así como que ese desgraciado no había tomado represalias contra el puesto, algo que visto su temperamento no habría resultado nada extraño. Cuando encontró, la zona estaba medio despejada por los de seguridad, algunos clientes se habían apartado para dejar actuar a los ajentes mientras se llevaban al hombre, y la empleada tenía la cara hundida en el pecho de su jefa. Las espuelas anunciaron su presencia, cuando llegó a su altura. Elsa parecía bastante más tranquila. Sin lugar a duda Sasha tenía buena mano.

- No tenía que haberos permitido inmiscuiros en esto. Era una rencilla personal, y no pensé que ese bastardo tuviera agallas para hacer una estupidez semejante. - explicó, colocando una mano tranquilizadora en el hombro de la mujer cada vez menos alterada. - Habéis intercedido por mí, y eso no puedo pagároslo. Espero que te recuperes pronto, Elsa. - añadió cargando esa frase con el honesto deseo de que mejorara.

Ella estaba acostumbrada a luchar sus propias batallas sola, aunque sería incierto decir que no le reportó bastante satisfacción el hecho de que Sasha tuviera el valor de hacerle frente. Le gustaba saber que había gente con la voluntad suficiente para no dejarse pisotear y sobretodo, que no se amilanara ante las amenazas. Aquello había sido un gesto muy de agradecer, teniendo en cuenta que apenas se conocían. Así, retiró la mano del hombro de la empleada e intercambió una mirada con su jefa. No hicieron falta palabras. Tan sólo le dedicó un asentimiento, cargado de un profundo agradecimiento que era difícil transmitir de otro modo. Acto seguido, permitió a ambas algo de intimidad. Lo mejor es que estuvieran tranquilas cuanto pudieran, mientras la situación procuraba normalizarse lo mas rápido posible y los clientes volvían a sus dulces, sus tés y sus cafés.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   21st Julio 2014, 18:06

La vaquera sonó sincera y arrepentida. Lo que le ocurriese a la alimaña no me importó. De hecho ni me percaté de que había desaparecido.

- No te preocupes, de verdad. Todo estará bien - dije mirando a Elsa, pero dirigiéndome a la Sheriff, en el tono estaba la aclaración. - Me conformo con poder probar luego un buen filete a la hora de la comida -

Y en ese ambiente tenso nos tuvimos que despedir, hasta que conseguí tranquilizar a Elsa, y no sé muy bien cómo, recuperar la clientela. El ambiente volvió a la normalidad y tras un par de preguntas de los de seguridad, nos pidieron perdón por lo ocurrido y nos preguntaron sobre interponer una demanda.
Preferí dejarlo correr.
Y el tiempo pasó.

...


El hambre empezó a apretar y se acercaba la hora de la pausa para comer. El estómago me rugía y había sido una mañana muy difícil... y quería una comida bien hecha.
Me acerqué al puesto de carne deajando a Elsa, que ya había comido, de encargada mientras tanto.
Vi a la vava a lo lejos, pero no vi a la vaquera por ninguna parte.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   3rd Agosto 2014, 14:28

La vaquera sólo asintió, cuando la mujer le dijo lo de la comida, antes de calzarse bien el sombrero, girarse con una extraña elegancia propia de la figura recortada contra el atardecer, y desaparecer entre la gente que poco a poco iba restableciendo su paso por la zona.

Para cuando llegó a su propio Stand los de seguridad, acompañados por un par de muchachos de la familia Petegrew que discutían airadamente con sus propios empleados. Ella comprobó como mantenían la calma con todos sus esfuerzos, tratando de no dejar ver el cabreo que estaban cogiendo y que era más que claramente palpable por la vena palpitante de la frente y los tendones del cuello que se les marcaban de apretar los dientes. Apretó un poco el paso, temerosa de que fuesen a hacer una de esas caballerosas estupideces como salir en su defensa a base de golpes. Cuando llegó, tuvo una larga discusión con los de seguridad, así como con los dos críos Petegrew que no dejaban de recriminarla a ella y defender a su patrón.

Al final, y después de hablar con Sasha según supuso, les dieron la razón. Lo que no supo es si les permitirían quedarse hasta el final de la feria, o si tendrían que desmontar. Si era lo segundo iban a estar más que cabreados y no le extrañaba nada. Era más trabajo y menos dinero en el bolsillo. Pagar viajes, dietas, transporte... y para sacar nada. Petegrew no iba a estar nada contento, y seguro que encontraba la manera de devolvérsela. Reencoroso viejo chocho.

El resto de la mañana, además del trabajo que ya tenía, tuvo que arañar algo de tiempo para poner a todo el mundo sobre aviso. Capataces, trabajadores, incluso sus agentes de bolsa. Nunca se sabía por donde te iban a dar la puñalada trapera y más valía estar preparados...

...

Cuando la chica llegó hasta el Stand, fue atendida por un jovenzuelo ataviado a juego, aunque mucho más moderno que su patrona. El chico se acercó a ella con andares masculinos al verla aparecer, como buscando a alguien. Se apoyó en un lado del Stand, con una actitud claramente segura y se dirigió a la chica directamente, con un gesto de la cabeza que hizo las veces de saludo.

- ¡Howdy, Señorita! ¿Puedo saber que se le ofrece? - preguntó.

Instantes después, las indicaciones estaban dadas. Si seguía sus indicaciones, Sasha llegaría a una zona reservada, donde los participantes al evento podían ir a comer. Allí se encontraba Rebecca, con un palé cargado con carne que habían dejado. Las condiciones estaban claras. La carne de primera calidad que formaría parte del menú cocinado en el momento de la empresa de catering del evento. Lo que no entendía era...

- ¿Porqué no puedo cocinarlos yo? - le preguntó al tipo, mientras sujetaba bajo el brazo un par de piezas de carne perfectamente envasadas al vacío.

Le había asegurado a Sasha una buena experiencia gastronómica, y aunque los filetes que había llevado eran primera calidad, quería proporcionarle una buena pieza. Por una cosa así había restaurantes que cobraban más de cien pavos el plato, y no le gustaba la idea de dejar que unos inexpertos manejaran una cosa así. Además, iba a ser sólo un momento.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   17th Agosto 2014, 16:19

Cuando mi vista al fin alcanzó a la vaquera,  me deslicé hasta ella, en la zona de asador. Siempre me pareció un debate la gente que criaba animales y los comía, yo no podría a pesar de comer de todo. Me acerqué a ella y estaba debatiendo una discusión cuanto menos peculiar con el encargado de la parrilla.

- Verá señorita Logan, las normas me impiden dejar que nadie meta mano en la cocina salvo los que venimos por parte de la empresa - el hombre empezó a sudar, nervioso, realmente incómodo. Juraría que sus ojos reflejaban algo más que respeto.

- Vamos hombre, estoy segura de que algo se podrá hacer...- dijo ella, entonces hizo un gesto apoyándose sobre uno de los muebles quedando realmente coqueta y casi tan sensual como cómoda, y juraría que ella no sabía  que lo era.

- Es que si le manejar puedo cargármela.. - susurró mirando nervioso de lado a lado mientras una gota de sudor se desvanecía en su mandíbula terminando su caída. Apoyando el puño que sostenía la espátula en un lado de su barriga. Los ojos se le iban a donde no debían irse.

- Seré rápida como el rayo,  ¡visto y no visto! - y hubo un duelo de miradas que terminó con un gesto que me sorprendió casi más que la seducción de la rubia. No sé de dónde lo sacó pero vi cómo le hacía un doblez en el delantal depositando un billete más grande que el que yo había tenido en la mano en mi vida.

Mis cejas se arquearon sin querer mientras veía entre la multitud curiosa, cómo el hombre se quitaba el delantal cediéndoselo a la sheriff y le tendía la espátula.

Había hecho su magia y creí que era el momento idóneo para acercarme. Fue fácil ya que una vez acabada la tensión la gente se disipó. Mientras me recogía un mechón detrás de la oreja saludé con la otra mano.


- ¡Wow! No sabía  que tenías tanta capacidad de persuasión, si me permites la confianza - ella sabía que lo había visto, y yo sabía que ella lo sabía, sólo esperé que no le molestase. Me tomé la molestia de pasar la mañana entre otras cosas horneando reposiciones y me permití una decoración dedicada. Abrí al llegar una caja de galletas que esperé adorase y no malinterpretase. Con eso pretendía decirle que me gustaba su ambientación más de lo que creí que lo haría, y tener un detalle con ella  no más lejos que llevar el postre.
- ¡Espero que te gusten! Estoy deseando verte cocinar

Y me quedé pensando en el soborno que acababa de ver delante de mí. No era la primera vez, incluso me intentaron sobornar a mí pero... tanto dinero por cocinar dos piezas de carne... ¿merecía la pena? La verdad es que parecía que estaban bien tratadas pero... ¿Tanto le importaba?

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   21st Agosto 2014, 08:00

Al final es fácil convencer a la gente con los métodos adecuados, aunque nada le decía que aquello fuese a funcionar con la misma facilidad con que lo hacía en casa. Aquella carne bien valía soltar un billete a condición de que la dejaran cocinarla a ella. Tenían la mala costumbre de convertir los milagros carmín veteados de blancas delicias en suelas correosas sin el mínimo sabor. Cuando le tendió el delantal, la vaquera lo cogió y se lo pasó rápidamente por la cabeza, retirándose el sombrero hacia atrás y sosteniéndolo por las pequeñas correillas de cuero en torno a su cuello.

- Una Sheriff tiene que tener recursos. - añadió, dándola un pequeño codazo confiado.

Entonces le tendió una caja de galletas y al abrirlo se encontró con la colección más bonita, divertida y espectacular de pastas vaqueras. Había corazones con estampados de pañuelos, cactus propios de la aridez del oeste, una cabeza de vaca de la que se podía adivinar hasta la raza, un sombrero que se parecía mucho al más viejo que tenía y sobretodo, una colección de botas vaqueras tan realistas que, de no ser porque no tenían por donde, se habría calzado encantada. Una carcajada vibró dentro de su torax y salió disparada por una boca abierta por la sorpresa. Luego miró a Sasha.

- ¡Por los dones de "El feo, el bueno y el malo"! ¡ESTO ES UNA MARAVILLA! - exclamó dándose una palmada en su muslo, levantando la pierna, y luego clavando esta en el suelo con un golpe de talón que hizo retumbar todo el suelo en la zona mas cercana. - ¡No quiero ni imaginar cuanto valen esas manos! - añadió, haciéndole lo que para ella era un cumplido.

Al fin y al cabo las manos eran muy importantes para ella. Con ellas se ganaba el sustento, hacía prácticamente el cien por cien de sus tareas, y sobretodo, eran las que debía entrenar para cosas como el uso del lazo y el tiro al blanco. Nada dignificaba mas a un hombre que el trabajo manual y más duro.

Se metió detrás de le mesa y entonces cogió las dos piezas de carne perfectamente al vacío y las abrió con un cuchillo que estaba allí. Se las mostró a Sasha y luego de salarlas con sal gorda, pimienta y algunas especias que había encontrado por allí, las puso sobre la parrilla haciendo chisporrotear las piezas que desde ese mismo momento empezaron a desprender un delicioso aroma a carne cocinándose. Lo malo es que iban a tener que tirar de los acompañamientos que había, y no estaba segura de que fueran a dignificar su carne. Los cáterings tiraban demasiado de preparados y eso, para una amante de la cocina casera, siempre era reconocible.

- ¿Cómo te gusta la carne? - preguntó distraídamente, mientras le daba la vuelta a uno de los filetes, que estaba dejando deliberadamente poco hecho para ella. No era lo habitual. La gente la prefería al punto. - ¿Que va a ser? Parece que hay mazorca de maíz, puré de patatas, ensalada de col o patata asada. - dijo mirando por encima a las bandejas metálicas que se extendían a su lado, con un hombre que servía una vez te habían echado la carne.

Del postre no tendrían que preocuparse. Sasha ya se había encargado de eso. Cuando por fin estuvieron servidas, se dirigieron a las gradas. Cada una con su plato, sus cubiertos y una botella de la bebida que hubieran elegido. Ella tuvo que conformarse con té helado. Al parecer no servían zarzaparrilla. Cuando escogieron una zona alejada del resto de gente que quería aprovechar ese sitio para comer, tomaron asiento.

- Bueno Sasha, ¿Qué tal te ha ido la mañana? Ningún incidente más, espero. - dijo mientras sacaba los cubiertos de la servilleta que los mantenía y se disponía a enfrentarse a su plato. Pensaba probar primero los acompañamientos. Si algo no ayuda a mejorar el plato principal, está mejor en la basura. Cosas de su madre...

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   31st Agosto 2014, 16:52

Aquel cumplido me hizo sacar una de las sonrisas más estúpidas que podía tener mientras acompañaba a su carcajada haciendo los coros. Había sido sin duda el cumplido más original que nadie me había hecho jamás. Y juro que pude ver en su rostro la ilusión de una niña que recibía un regalo por navidad. Y ese es el motivo por el que hacía lo que hacía.

Le pedí el filete en su punto, y ella pocos segundos después de poner las enormes piezas de carne en la parrilla le dio la vuelta al suyo, dejando el mío un poco más de tiempo.  Me resultó un poco extraño que siendo una experta cárnica fuese a degustar su carne apenas caliente y no hecha. Pero sobre gustos no hay nada escrito, que se dice.

Antes de servirlo ya desprendía un olor completamente diferente de la comida en cadena que se estaba mal aprovechando en esa parrilla. La pimienta, las piedras de sal, las marcas en el filete del acero de las barras, los chisporroteos del aceite, el humillo... Qué bien olía el humillo.

Mientras empecé a salivar nos dirigimos a las gradas para sacarle buen partido a la relativa tranquilidad de la zona. Subimos unas cuantas filas por las escaleras y nos metimos en una aleatoria. Nos sentamos juntas, sin huecos entre nosotras y apoyé la bandeja en la hilera de asientos que quedaba justo delante nuestra a modo de mesa. No pude desviar la vista de la pieza de carne en todo el trayecto. La pinta, el color, la textura, el jugo natural, el aceite rebosante sin parecer grasiento.... y de verdad, qué bien olía el humillo.

Al apoyar la bandeja miré un par de segundos mi comida, puré de patata en un plato aparte de la carne, un té helado al igual que la sheriff y en el asiento de mi otro lado, la caja de galletas. Me relamí e hinqué el tenedor en la carne que se hundió ligeramente antes de ser perforada, soltando más delicioso olor y borboteando sabor por los cuatro costados. Rebbeca había probado primero el acompañamiento pero yo no podía esperar. Corté con el cuchillo afilado el pedazo de filete que me enseñaría lo que es la carne de verdad.
Miré detenidamente la pieza de carne. Ni una ternilla, nada de mal aspecto... era perfecta. Y me la metí en la boca.

El humillo se quedaba en simple aroma comparado con la increíble orgía que había en mi paladar en cuanto di el primer bocado. Los ojos se me abrieron solos y no pude callar ni decir nada. Me dediqué creo que aproximadamente durante un minuto a hacer "HMMMMMMMMMMNNNN" y a masticar con los ojos cerrados con un gesto de placer totalmente merecido. Como el primer helado del verano.
Y tragué. Digo que lo hice yo por decir, ese pedazo de carne prácticamente pasó solo.

- ¡POR DIOS! Yo no conozco tantas figuras del salvaje oeste para hacerte un cumplido a la altura a la que te lo mereces. Pareces demasiado acostumbrada a el sabor de esto pero... ¡Es la mejor carne que he probado nunca! Dios santo, no me extraña que seas sheriff ¡vales para todo!  -  y me metí otro bocado intentando respirar a la vez, pero sin ser ansiosa. Eso se merecía un tiempo para disfrutarse - Mmmmnhh... mnoh ehm sherio eshto chabe impreíble

Volví a tragar, bebí un poco y casi me arrepentí de que el té me quitase parte del sabor de la carne.
Miré a los ojos a la sheriff y recordé que me había preguntado por mis cosas.

- Ah, sí, sin problemas, Y Elsa está mejor. Gracias por todo y espero no haberte ocasionado ningún problema - di un poco de margen para que comiésemos y la situación se normalizase.

- Rebbeca, tómatelo como un cumplido. Esta carne - dije señalando la misma con el tenedor - me deja ver desde el momento en el que asististe al parto de esta criatura hasta que la has cocinado. Estoy saboreando todo tu trabajo ahora mismo. En serio. Eres increíble. - no mentí en ningún momento. No era una apasionada de la carne pero me hubiera convertido en caníbal si la carne la hubiese cocinado la rubia.


- ¿Y a ti cómo te van las cosas? Debe ser muy duro dirigir una empresa tan grande - dije cuando iba por la mitad del plato

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   14th Septiembre 2014, 13:53

La patata asada no estaba mal, y la ensalada de col era sorpresivamente buena, así que entre todo lo que había se alegró de que si instinto le sugiriera escoger esas dos cosas. Pero no tuvo tiempo de comer, porque en cuanto Sasha se sentó a su lado y se tomó un rato para analizar la carne, contemplarla, olerla y luego partirla, ella aguardó expectante, como cuando un juez de expresión inescrutable se esmeraba en no dejarle percibir si el ternero presentado en la feria del condado era un buen o un mal espécimen. Aunque podía no parecerlo, en ese aspecto era de lo más paciente y sobretodo por la educación que había recibido de su madre, que calificaba el buen comer de requisito indispensable para hacer que alguien se sintiera como en casa, necesitaba escuchar lo que le parecía a la confitera el almuerzo que tanto se había esmerado en preparar para ella, incluso aunque las circunstancias no eran las mejores. Si hubiesen estado en su rancho, seguro que habría conseguido que la cabeza le diera vueltas.

En parte respiró tranquila, y lo mostró con una sonrisa, cuando Sasha degustó la carne larga y calmadamente, tomándose su tiempo en contemplar cada matiz de las especias y de la propia carne sellada en sus propios jugos. La vaquera asintió con la cabeza, aceptando los cumplidos, por pocas alusiones a su viejo y amado Oeste que contuvieran, no dejaban de halagarla. Añadió, mientras ella se explayaba en la delicia de lo que probaba, un gesto sujetando su gorro con dos dedos y saludando, dedicándole a su vez una sonrisa mas amplia y ya si, uniéndose a su acompañante en la tarea de hacer frente a esa espectacular pieza de carne.

-¡Demonios! Creo que eso me corresponde decirlo a mí, pero agradezco el sentimiento. - añadió, cuando le habló acerca de cómo estaban.

La verdad es que nunca habría querido mezclar a ajenos en trifulcas que claramente pertenecían a su jurisdicción y que, por cierto, no habían quedado saldadas. De eso estaba segura. Tendría que ir sobre aviso y estar preparada para responder de vuelta en cuanto a ellos se les ocurriera dar la salva de aviso. Esas cosas mejor cortarlas de raíz. Como suele decirse muerto, a Enemigo puesto, Enemigo muerto.

- ¡No hay de qué, vaquera! Si disfrutas de un buen bocado y tu panza está satisfecha al acabar, entonces compensa el esfuerzo. ¡Tu ya sabes como es eso! - dijo señalando esta vez ella con el tenedor, pero dirigiendo el cubierto a la caja que le había provocado una inmensa sonrisa, instantes antes.

La vaquera disfrutaba de la carne, como amante de ella que era. Cada vez que se metía un trozo en la boca, cerraba por un momento los ojos, y masticaba en completo silencio. Si alguien le preguntaba algo, debía esperar a que hubiera terminado de masticar y tragar para recibir una respuesta. Su educación no era tan exquisita como para negarle el placer de hablar con la boca llena si lo necesitaba, pero nunca mientras comía carne, porque entonces los matices se le escapaban entre los labios, y ella quería estar segura de que hasta la última gota de sabor se aprovechaba.

Eso compensaba el sacrificio del animal...

- No lo es con gente que está dispuesta a arrimar el hombro. Lo complicado es encontrarlos. - dijo, una vez hubo tragado, y mientras iba partiendo la carne - Lo malo de este negocio es que lleva demasiado tiempo asociado a barbas panzudos que tratan de compensar algo con el tamaño de sus pistolas, ¿Entiendes? - dijo, alzando una ceja, como si compartiera una confidencia con ella, aunque era algo que se sabía a gritos - De donde yo vengo, los hombres mandan y las mujeres cocinan. Tienen la mollera demasiado dura para entenderlo de otra manera, pero oye, con un buen incentivo y los correctivos adecuados, te haces un hueco. - dijo encogiéndose de hombros, dándose un nuevo momento de asueto con otro trozo de carne.

Era cierto. El mundo de los ranchos aún estaba dominado por los hombres, y había pocas mujeres ganaderas que no se hubieran iniciado influenciadas por sus parejas o actuales maridos. Participaban del negocio, pero dirigían poco. Ella era un ejemplo de que podía hacerse, aunque tenía el firme convencimiento de que algunos compañeros de profesión aún la veían más como una divertida y encantadora curiosidad que como una verdadera rival. Ahí era donde se equivocaban, y luego venían los lamentos, las amenazas y los tiros. Pero el mundo es duro ahí fuera, así que más les valía irse acostumbrándose.

- ¿Y a tí, porqué te dio por el dulce? - preguntó, ladeando la cabeza. Hacía mucho que no tenía una conversación tranquila en la que no tuviera que sacar las pistolas o un buen fajo para soliviantar al personal. Aquello estaba resultando de lo más agradable.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   17th Septiembre 2014, 08:13

Aquella carne era de primera calidad. Tenía que comprarla para mí, da igual si tenía que mandar a la propia furgoneta de reparto a Lima. La quería.
Su modestia me sorprendió desde el principio, y ahora que la recalcaba me hizo plantearme la excentricidad de la chica. La mayoría de gente que amasa buen dinero suele gastárselo en vicios que dictan "soy mejor que tú, tengo más dinero, más coches, más putas y soy intocable". Ella era... normal.
Y me preguntó por el dulce.
Ah, muy fácil, soy una mutante que quería sentirse independiente y capaz y pensé ¿qué mejor que la pastelería para sacarle provecho a mi poder? Al fin y al cabo es muy práctico porque sólo tardo en hacer las cosas lo que tardo en hornearlas...por cierto ¿te he dicho ya que soy una mutante?

Me la quedé mirando a esos ojazos con un pedazo de carne más que masticado en la boca. Tragué y sonreí - Me pareció una buena manera de empezar mi independencia y el dulce hace feliz a la gente. O eso me parece... Además soy muy detallista y en la repostería hay más cuidado del que parece. - y metí otro pedazo de carne en la boca. Se me iba a acabar pronto y no quería parar de comer a pesar del tamaño que tenía la pieza. Me levanté inclinándome por delante de ella sin intención de molestarla, cogí la caja de galletas y la abrí. - Por ejemplo, la bota esa - dije señalando con el meñique, sin tocar nada - Todo el estampado y la costura vaquera, se hace con un rodillo especial que antes hay que esculpir, y luego con una manga pastelera de boquilla muy fina hacer las decoraciones de alrededor, con cuidado de que no se salgan, no se tuerza.. no se mueva ni con el frío ni con el calor... - aunque eso no era problema - No sé, me gusta prestarle atención a las pequeñas cosas. - cerré la caja y la dejé junto a ella, en la silla donde estaban.

Esperé que no pensase nada malo, no era por ocultárselo... Sí, si era por ocultarlo pero no por algo personal hacia ella sino... En general. No podías decir por ahí que tenías poderes, ya se sabía de sobra las reacciones comunes.

Se acercaba la hora de volver al puesto, pero quería saber más de ella. Tras pasar una experiencia así con ella me sentía más unida que si simplemente hubiese cogido mi tarjeta y me hubiese dedicado una de sus sonrisas perfectas.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Edad : 22
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   2nd Octubre 2014, 14:24

Siguió comiendo con el hambre que provocaba el trabajo bien hecho. Porque nada abre más el apetito que eso. Se concentraba en disfrutar de la carne, pero cuando la morena empezó a hablar, la comida se tornó en un segundo plano, porque quería prestarle toda la atención posible. Se había convertido en algo más que una clienta potencial, y descubrió con sorpresa que realmente le interesaba lo que tenía que decir acerca de su trabajo, de cómo hacía cada delicioso bocado que alegraba el paladar y el corazón, mejor que mil pepitas de oro bailando en una batea. Entendía perfectamente de lo que hablaba. Ambas compartían más en común de lo que se pudiera imaginar a simple vista, sobretodo por el hecho de que Shash parecia una formidable urbanita, y ella una recia mujer de campo.

- Es admirable que tengas paciencia para esas cosas. Mi madre se empeñaba en que decorara las galletas de jengibre en navidad, y aunque lo pasaba bien, nunca llegaba a hacer más de tres. - bromeó la vaquera, aunque en realidad eso no era del todo cierto.

Si era necesario, su madre la mantenía en la cocina mientras su padre se quedaba reunido, y ella acababa decorando los muñecos que hicieran falta con tal de poder retirarse a su habitación o salir un rato a los establos. Aquella imagen apenas se coló en su mente un instante, porque detenerse demasiado habría supuesto excavar en cosas del pasado para las que no era momento ni lugar. Continuó comiendo, decidida a acabar el filete con una buena dosis de galletas vaqueras.

- ¿Y desde donde has venido? - preguntó, para continuar la conversación. - Tienes pinta de ser una chica de ciudad... - casi sin darse cuenta, aquello se alargó en el tiempo.

Hablaron de sus gustos, algunas aficiones, se contaron alguna batallita, y cuando llegó el momento, tiraron los platos a la basura y pusieron la caja entre ambas. La vaquera contempló todas aquellas galletas, de estampados perfectos, de formas perfectas, y le dio perfecta pena ir a comérselas. Dudó por un momento, y observó a su interlocutora, antes de mover los dedos, aún indecisa de cuál coger.

- ¿Seguro que quieres que nos las comamos? - dijo buscando en su rostro la evidente respuesta - Me dan ganas de enmarcarlas. - añadió, con un pequeño suspiro al que le siguió una risa.

Después cogió por fin una galleta, una de una bota estampada, parecidas a las que ella llevaba... y el sabor casi le hizo perder el sentido durante un momento. Cerró los ojos mientras le crujía en la boca, y la pasta de azúcar se le deshacía en la boca. Tuvo que levantar la mano pidiendole a Sash un momento para continuar la conversación.

En ese momento no podía hablar. Solo saborear.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 25
Localización : Entre dos mundos

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   6th Octubre 2014, 16:54

El parloteo se me hizo un poco más personal que lo que una charla normal solía abarcar. Le conté un poco mi origen, fuera de los poderes, aunque tampoco había mucho. Y ella me dio a entender parte de su amable personalidad con todos los gustos y ciertas actitudes de lenguaje corporal que tenía. Sus ojos eran una luz enérgica y su sonrisa, estaba casi convencida, era capaz de levantarle el ánimo más que a un corazón.
El cumplido del marco hizo que se me pusieran unos nervios en la boca del estómago. La presentación en la repostería es algo crucial, pero... lo verdaderamente atrayente es el sabor. Al fin y al cabo la gente ama el chocolate aunque tenga el color de la mierda.

¡Parecía que había triunfado! Pude ver el placer puro en su rostro cuando saboreaba mi obra, era casi como cuando yo probé su filete. Y esa mera comparación ya era un cumplido suficientemente alto. Cuando bajó la mano y pareció haber tragado, lo tomé como permiso para volver a hablar.

-¡Me alegro de que te guste! Pues las galletas en realidad son una cosa muy muy tonta. De verdad, nada como conseguir la materia prima de tu arte. - dije señalando el plato donde ya no quedaba ni una gota de jugo del filete.- Oye, creo que va siendo hora de volver al puesto pero... ¿A qué hora sales? Podríamos tomarnos una cerveza juntas, o ¿rematar la salida con una cena y algo de música en algún garito? - parecía joven, y desde luego energía tenía de sobra como para aguantar algo de alcohol y juerga. Además con ese cuerpo seguro que conseguía miradas indiscretas y algún chico que quisiera.... no sé. Dar un rodeo con ella.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]   

Volver arriba Ir abajo
 
Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Carne dulzona en la feria gastronómica [Sheriff]
» Subasta, carne fresca para todos los gustos
» Polémica en España por el arreglo entre el Rayo y el Granada para no descender
» [Prólogo] Carne fresca
» [Prólogo] Carne mojada.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte-
Cambiar a: