Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   8th Septiembre 2014, 14:30

Me gustó que se quitase la vergüenza y me encargué de reflejarlo con una sonrisa idiota. Se giró hacia mí y me acarició el pelo como tanto me gustase que lo hiciera. Le miré a los ojos pardos que tan amansados parecían ahora. Había visto los tatuajes y al preguntar por ellos mis pupilas se abrieron más que su curiosidad. Me mordí el labio sin dejar de sonreír. Los había visto, era genial.

- Pues... verás. - me di la vuelta, dejando su brazo derecho sobre mi cintura, sujetándole la mano para que no me soltase. Con la mano derecha me levanté el pelo para dejarle bien. - La balanza es el sentido más puro de la justicia. Desde que tengo consciencia me han irritado y puesto enferma las injusticias y las desigualdades... Y es algo que creo que siempre hay que tener a la espalda y dejar que lleve la cabeza, por eso está en el cuello. - Me apoyé en el codo izquierdo para poder elevarme y que viese la ola japonesa de la escápula izquierda. - Y esta ola, aparte de por el tópico de la fuerza del mar y demás... No sé, el agua es mi elemento. Es lo más voluble para mí, me ha gustado desde siempre y es algo con lo que podría experimentar para siempre. Además es lo que nos da vida y me recuerda que cuando esté débil, puedo utilizarla a mi favor. Por eso está en el lado izquierdo y no en el derecho, es mi lado malo. - Giré la cara para verle por el rabillo del ojo, esperando a que me dijese algo que me indicase que había terminado de verlos. Él era el único al que se los había enseñado así y de forma tan libre, salvo a los de la mansión cuando aparecí con el de la balanza. Recuerdo esa época de locura en la adolescencia, aunque no me arrepentía en absoluto de mi decisión, adoraba mis tatuajes.

Una vez volví a colocarme tumbada, se me ocurrió una idea brillante. Nunca estuve a favor de que la gente se tatuase el nombre de su pareja ni nada de eso, pero él me había ayudado y había sido sincero conmigo desde el principio. Era un punto fuerte en mi vida, y cortásemos en un futuro o no, quería recordarle para siempre. Aunque quizá esto sí fuese una locura.
Me di la vuelta ilusionada, rápido y le miré a los ojos.

- HAZME UN TATUAJE - le miré las manos y le cogí la derecha con ambas mías - Con tus manos, los rayos. He visto marcas preciosas de rayos, hazme un tatuaje, me da igual cuánto duela, de verdad que no me importa, te quiero llevar siempre conmigo. Por favor... - apoyé su mano derecha sobre mis costillas - En el lado izquierdo. Por favor por favor por favor por favor... - esperé que aceptase. Sabía que hacerme daño no le haría gracia, pero de verdad quería hacerlo. Y mis ojos de niña pequeña el día de navidad le harían imposible resistirse, o eso esperaba.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   9th Septiembre 2014, 00:44

Mientras ella iba explicando el significado de sus tatuajes, yo los recorría con delicadeza con la mano izquierda. Nunca había pensado en hacerme un tatuaje, más que nada porque no podía debido a mi factor de curación. En cuanto la aguja perforaba mi piel, esta se cerraba y expulsaba la tinta. Sonreía para mí mismo. Sabía que aquello que me estaba contando era algo muy personal para ella, y me sentí realmente feliz cuando formé parte de sus historias. Recorrí los contornos de la ola con cuidado, sintiendo su delicada piel bajo mis yemas. El mar… Aquel gran desconocido para mí. Sabía muchísimas cosas del mar, pero era mi mayor enemigo. Cuando explicó que el agua era su elemento y su vida sonreí un poco para mí, aunque no pude evitar una pequeña caída de ojos.

- Aún recuerdo lo que hiciste en la playa… Ha sido una de las cosas más bonitas que nadie ha hecho por mí… Ya sabes que para mí el agua desgraciadamente es casi un enemigo… De todas formas, cuando tú estás cerca, no le tengo miedo alguno. Y, si te puedo ser sincero del todo, me alegra que la sientas como tu elemento. Así siempre podré saber algo nuevo de ella o de ti.- Y le ofrecí una sonrisa sincera.- Son preciosos Cels… Y me encanta lo que dices acerca de la justicia. Yo mismo intento ser lo más justo posible, aunque hay veces donde creo que me dejo llevar por los sentimientos, y que la bondad me hace ser débil con algún que otro criminal. Hay delitos que no soy capaz de soportar, como un maltratador, un violador o un pederasta. Pero muchas veces debería ser algo más duro…

Como siempre me escuchaba, y entonces se volvió a mí con una enorme sonrisa y los ojos brillantes… Y me pidió que le hiciese un tatuaje.

- ¿Qué? ¡No, no, no, no! ¡Yo no sé hacer tatuajes Cels! No sé pintar ni usar la aguja ni nada de eso…- Entendí que no quería que lo hiciese con una aguja y tinta, sino con mis manos. Quería que le perforase la piel para marcarla de por vida… Era una de las cosas más bonitas y duras que me habían dicho. No podía hacerle daño. Ella era lo que más quería, y hacerle daño era algo que jamás siquiera se me pasó por la cabeza… Pero al mismo tiempo, su mirada, su petición, el modo en que me lo dijo… "Te quiero llevar siempre conmigo".- Cels yo… Yo no quiero hacerte daño, lo sabes. No podría perdonarme hacerte daño… No puedes pedirme esto… Yo sólo… Sólo quiero hacerte feliz y quererte...

Sentía su respiración bajo mi mano, agitada y emocionada. El palpitar de su corazón era acelerado, como cuando te das cuenta de algo que nunca habías pensado y de repente descubres que lo deseas enormemente por su significado y lo feliz que puede hacerte… No podía negárselo, no con esos ojos ni sabiendo lo que realmente me pedía. Suspiré y me senté a lo indio frente a ella. Con la otra mano le acaricié la mejilla y luego la besé con delicadeza, sonriendo un poco.

- ¿Sabes que hay veces donde te odio, verdad? Jajaja.- Me reí con fuerza y negué con la cabeza. Ella sabía perfectamente dónde tocar para convencerme de algo. Era una de las cosas que la hacían especial. Me conocía como su mano, y eso me hacía sentir especial.- Está bien, lo haré… Pero dolerá mucho cielo… Y quiero que te queda clara una cosa: esta será la única vez que te haré daño, al menos de manera consciente. Lo mejor será que vaya a por un poco de hielo y que te tumbes de lado.- La besé de nuevo y luego salí del cuarto yendo a por un poco de hielo y un par de toallas y desinfectante. Después de todo, no quería que le pasase nada malo.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   9th Septiembre 2014, 13:05

¡SÍ! LO SABÍA. Estaba de los nervios, como las dos veces anteriores en las que me hice un tatuaje. ¿Cómo quedará? ¿Me arrepentiré? ¿Y si me decepciona?
Le miré a los ojos mordiéndome el labio, nerviosa. Lo bueno que tenía era que él lo controlaba y sé que quedaría bien. Dijo que iba a por hielo. ¿Plana? Esto... ¿Hola? Mi cara de extrañeza apareció más rápido que un parpadeo, pero él se fue y pareció no verla. Tengo que reconocer que me parecía encantador que no recordase mis poderes, o que no llegase a asumirlos del todo.
Volvió a aparecer por la puerta con unas toallas, hielo y un bote de alcohol.

Le esperé sentada a lo indio sobre la cama, con los brazos extendidos y una ceja levantada. Esperando a que se diese cuenta.

- Cielo...¿Hielo para mi? Jajajajajajajaja - y me tumbé de lado en la cama, dejando hacia arriba las costillas del lado izquierdo. Sería la primera vez que me viese en ropa interior, salvo la vez de la playa. Yo estaba cómoda y esperé que él lo estuviera. Seguí la carcajada casi hasta que se volvió a meter en la cama. Cogí una almohada y apoyé el cuello. Estiré bien el costado mientras enfriaba la zona y cerré los ojos después de un suspiro. - Cuando quieras.. ¡¡por cierto!! NUNCA eches alcohol en un tatuaje o en marcas en la piel que no sean heridas abiertas. Es malísimo. Así que... menos las toallas... te sobra todo jaja- le agarré del hombro y le acerqué para darle un beso suave antes de recolocarme de nuevo y estar preparada.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   10th Septiembre 2014, 10:54

Bajé a la cocina y cogí un poco de hielo junto a un trapo. No era bueno aplicar el hielo directamente. Cogi tambien alcohol y un par de toallas. Luego subí al cuarto de nuevo y allí estaba Cels, sentada a lo indio, con una ceja arqueada y una sonrisa en la cara. Antes siquiera de que comenzase a hablarme me di cuenta de lo estúpido que acababa de ser. ¿Hielo? ¿En serio Plana? ¿En serio? ¿Despues de todo lo que le has visto hacer vienes con estas? No pude evitar reírme y negar con la cabeza mirando al suelo.

- Ya... ¿Menuda planariada, no crees? Lo siento Cels, aún no he asimiliado del todo tus poderes. Además, estoy un poquito nervioso.- Me senté a su lado y dejé los hielos y el alcohol en la mesilla de noche. No tenía ni idea de lo del alcohol y me gustó saberlo. Así en el futuro lo sabría. Cuando estaba tumbada junto a mí le acaricié con cuidado el costado. Era todo un bellezón y tenía un cuerpo de escanda, o al menos eso me parecía a mí. Pensé en qué podía hacerle de tatuaje y se me ocurrió una idea. Cuando todavía no era conocido como el "Guardián de Ginebra" marcaba mis hazañas con un rayo para que la gente fuese conociéndome poco a poco. Era un rayo bastante simple, como si lo dibujase un chaval, pero mostraba perfectamente lo que yo era. Sin embargo, para Cels lo haría algo más detallado. Después de todo, iba a dejarla marcada para siempre, y de alguna manera eso me hacía sentir especial y querido. Mi brazo se lleno de pequeños rayos azules y los pelos de este se me erizaron ligeramente debido a la electricidad estática.- Para dibujarlo usaré una carga de dos millones de voltios pero con una superficie prácticamente mínima para evitar que se extienda por todo tu cuerpo. Notaras un dolor parecido al de una aguja fría. Te dolerá un poco, así que lo siento de ante mano... ¿Lista?

Y tras su afirmación, un pequeño rayo de color blanco salió del centro de mi palma. Ella dio un pequeño respingo y apretó un poco las sabanas en el contacto. Comencé poco a poco a perfilar los bordes del rayo. Luego le haría los detalles en la parte de dentro, como las sombras y un ligero brillo. En ese momento, me sentí como cuando nos besamos por primera vez. Era algo casi mágico, especial, y me pareció que estábamos en otro mundo. Sonreí mirándole a los ojos.

- Nunca había estado así con una chica. No me refiero sólo a como estamos en cuanto a relación, sino a físicamente. Las amigas que he tenido no me duraron mucho. En cuanto supieron que tenía poderes la mayoría directamente me abandonó o me miraban como a un bicho raro. Nunca tuve una amiga especial ni ninguna con quien compartrir las cosas bonitas que pueden hacer mis poderes, como la pequeña roca que te regalé, cuando surfeamos por los cables, o esto mismo. La única mujer que he tenido en mi vida, a parte de Sophie, la monja mutante de mi orfanato, es Tanith, y es mas una madre que otra cosa... Sé que puede sonar estúpido, incluso cursi, pero me alegro de que pueda compartir estos momentos contigo y que sean mi primera vez.- Pr las veces que habíamos hablado ella sabia que mis relaciones no sólo habían sido inexistentes, sino que además había perdido a amigos y amigas por ser sinceros con ellos.- Gracias Cels...

Continué dibujando el rayo lentamente, cuidando los detalles y haciéndolo lo mejor que podía. No era malo dibujando. En la universidad había tenido que aprender a base de golpe y porrazo a dibujar para los circuitos y planos, y aunque no era el mejor del mundo, sabía lo mínimo para hacer alguna que otra virguería. Al cabo de unos minutos había terminado.

- Bueno, creo que ya está... Déjame ultimar un par de cosas. Por cierto, ¿suele ponerse una benda o algo por el estilo por encima verdad? Lo he visto un par de veces pero no se exactamente cómo funciona.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   16th Septiembre 2014, 15:22

La carcajada fue sustituida por los nervios, los brillos de la sonrisa y las ganas, pero la sonrisa permaneció. No se resistió tanto como esperé que lo hiciera. Le dolía hacerme daño incluso aunque yo se lo pidiese,  pero accedió. Estaba madurando mucho.
Me estiré bien, con la cabeza apoyada en una almohada y el brazo estirado por encima de mi cabeza, dejando al descubierto el costado derecho totalmente expuesto. Me preguntó si estaba lista, asentí y me llegó un chispazo de dolor agudo. Di un pequeño bote agarrando las sábanas con las dos manos y cerrando los ojos con fuerza a la vez que apretaba los labios. Me mantuve en tensión durante el primer minuto, luego me relajaba y apretaba cada dos por tres y finalmente conseguí relajarme y tener sólo la mano y los labios apretados. Empecé a pensar en el dolor, gracias a mis poderes no notaba el calor, pero sí el dolor de los nervios y los poros de mi piel siendo fulminados. Si me concentraba casi podía oírlo. Aún con los ojos cerrados percibía fogonazos claros de luz desde fuera que iban y venían, irregulares. Seguro que verlo desde fuera era precioso, pero yo lo estaba sufriendo bastante...
- ¡COÑO! - grité una de las veces, cuando se acercó un poco a la zona del pecho una de las filigranas eléctricas.
Ya soportaba bien los tirones de dolor y fue cuando él empezó a hablar.
Perfecto, así me distraigo.
Intenté respirar hondo para contestar, había sido muy tierno...

- Sé que lo has pasado mal... Y yo no pienso abandonarte. Las reglas para conservarme son muy sencillas. No me mientas y no me hagas lo que no te gustaría que te hiciera yo. Además tienes una bondad que casi nadie conserva ya... Esa inocencia, esa... PUREZA es la palabra. Poca gente hay como tú, combinas inocencia y madurez de un modo muy tierno... Es uno de los motivos por los que te quiero - Siempre sincera.
Para hablar abrí los ojos y le miré a la cara girando el cuello. Cuando volvió al dibujo vi su cara de concentración, se estaba esmerando de verdad, pocas veces le había visto tan centrado.
Cerré los ojos de nuevo hasta que terminó, y volví a ver. Parpadeé un par de veces para acostumbrar los ojos y vi que tenía un espejo relativamente cerca.
- Se suele poner un papel de plástico, el típico para envolver la comida y conservarla, pero es para las primeras horas y sólo para la gente que puede infectarse. Los tatuajes son una zona estéril y aunque esto sea una quemadura creo que cuenta como tal. De todos modos no corro el riesgo de sufrir infecciones, puedo esterilizarme una herida o una zona, ya sabes. - Y me giré un poco, tumbada, para poder verlo en un espejo junto a la cama. Mis ojos se abrieron casi compensando el rato que habían estado ciegos. Era PRECIOSO. Cada filigrana anárquica... el hecho de que quedase de un color claro sobre mi piel morena, la dedicación... ¿¡TENÍA LUCES Y SOMBRAS!? POR DIOS.
Me giré con la cara alucinada y los pelos como escarpias. Una lágrima de mi ojo izquierdo salió sola. No tenía los ojos muy rojos, no moqueaba. Casi no me di cuenta de que estaba llorando y sonriendo a la vez.

- Es precioso... - dije aún viéndolo, intentando moverme lo menos posible. Giré el cuello y le vi a la cara, su rostro reflejaba ilusión y satisfacción. La cara de cualquiera tras haber hecho bien su trabajo. Me incorporé despacio, notando cómo la piel tiraba y se quejaba. Solté un quejido suave, incapaz de controlarlo, pero no le di importancia. Me senté a lo indio delante suya. Mi mano derecha fue a parar a la suya, y la izquierda a su mejilla. Inclinada sobre él, le di un beso a cámara lenta en el que gocé cada segundo. Su aliento en mi barbilla, el primer roce de los labios, la humedad, su lengua acariciando suave cada rincón de mis labios como si fuese un helado que se derrite mientras deja un sabor dulzón. Terminó con un escalofrío al separarme de sus labios y le miré a los ojos.
- Es perfecto....Perfecto - Y me abalancé sobre él. Me dolía muchísimo, pero compensaba por poder estar encima y abrazarle. Mi cabeza se apoyó en su pecho, notando su pulso, la respiración acelerada, el calor de su piel. Mis manos rodearon su cuerpo entre cojines para que no estuviese incómodo. Mi pecho se apoyaba en su abdomen y el resto de mi cuerpo estaba escoltado por sus piernas.

- Esto tengo que compensártelo, como sea. ¿Qué quieres? ¡Y no me vale un "nada" como respuesta! - Sabía que me diría que no quería nada. O que lo había hecho encantado. Pero mi mirada seria, con la sonrisa de niña pequeña no aceptaba dejar esto sin cumplir.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   16th Septiembre 2014, 22:59

Ella estaba encantada, y yo también. No me gustaba presumir, pero para no ser muy bueno dibujando me había salido un tatuaje muy bonito. Ella lo miraba con una enorme sonrisa y con alguna lágrima que le caía por la mejilla. Al principio creía que podía ser de tristeza, pero tras verla me di cuenta de que en el fondo eran lágrimas provocadas por el dolor. No sabía hasta qué punto ella sentía el calor o el dolor, pero a juzgar por sus gestos le había dolido bastante. Pero ya estaba hecho, y a ella le gustaba, que era lo verdaderamente importante. No me había hecho especial gracia hacerle daño, pero, después de todo, era por una buena causa. No era daño así porque sí. Eso nunca me lo perdonaría.

Se sentó frente a mí y nos besamos. Aquel beso fue increíble. Lento, apasionado, agradecido, tierno... Todo lo que generalmente uno puede pedir de un buen beso, y más. Pensaba en las palabras que me había dicho acerca de mi bondad, de mi inocencia y pureza. En realidad, no era difícil hacer feliz a Cels. Con tal de no mentirla ni hacerle nada que no me gustaría que me hiciesen valía. ¿Acaso no es lo que todos pedimos? Pero a mí no me bastaba con eso. Yo quería ser distinto. Quería mostrarle todas las cosas que tenía dentro guardadas, todas esas que nadie había querido hasta conocerla a ella. La pequeña roca, el tatuaje, lo de llevarla a hombros mientras recorría los cables de alta tensión... Era cuestión de saber qué hacer con lo que se te ha dado. Y yo lo sabía hacer muy bien, al igual que ella. No pude evitar sonreírle como un bobo mientras notaba su mano recorriéndome la mejilla con delicadeza. Éramos unos acaramelados, pero también era lógico. Por lo que sabía, en las relaciones los primeros días y semanas son extremadamente acarameladas y cursis por así decirlo. Casi todo el rato quieres besar al otro, abrazarle, contentarle... No es que luego no esté ese sentimiento, simplemente es algo más discreto, pero está, y con mucha más fuerza. A mí me encantaba por fin poder dar todo ese amor y cariño que tanto tiempo había guardado, pero lo que más me gustaba era ver su cara cada vez que le sorprendía de alguna manera, o que ella lo hacía conmigo. Se lanzó sobre mí, quedando entre mis piernas y apoyando su cabeza en mi pecho y su pecho en mi abdomen. La rodeé con los brazos y recorrí su espalda con delicadeza.

- Esto tengo que compensártelo, como sea. ¿Qué quieres? ¡Y no me vale un "nada" como respuesta! - Instintivamente iba a decirle que no, pero sabía que era una batalla perdida. Ella estaba dispuesta a hacer lo que le pidiese. Pensé un poco qué podía elegir. En realidad había muchas cosas, aunque la mayoría eran tonterías: un buen beso, dormir juntos, que pasásemos allí la noche... Pero entonces se me iluminaron los ojos. La miré con una enorme sonrisa y le acaricié el pelo, tan ilusionado como un niño el día de Navidad al ver los regalos.

- Bueno, en realidad, aunque te diría que no quiero nada, hay algo que hace muuuuuuuuuucho, mucho tiempo que no hago y me encantaría hacer.- Acerqué mis labios a su oreja, quitándole con cuidado los cabellos de esta y le tarareé una canción.- "Hazme un muñeco de nieve... Venga vamos a jugar, que hace mucho que no lo hago ya, y de ganas ya no puedo aguantar..."- Y comencé a reír. Recordaba la peli de Frozen y de lo mucho que me gustaba. Estaba a punto de cumplir los veinte cuando la estrenaron, y recordaba su ternura y dulzura. Tras abrazarla con fuerza le miré de nuevo a los ojos y sonreí.- Hazme un muñeco de nieve, Cels. ¡Y haz un par de trineos para que podamos bajar a toda velocidad la ladera de la montaña! Hace tanto tiempo que no juego como es debido con la nieve que ya ni me acuerdo de lo que es sentirla en la cara cuando una bola de nieve se estrella... Bueno, miento. Eso me lo has recordado antes jajajaja.- Y le di un tierno pico en los labios. Quería conocerla a fondo. Ahora era a ella a la que le tocaba usar sus poderes para enamorarme sin remedio.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   17th Septiembre 2014, 14:57

La carcajada que se me escapó retumbó por cada rincón barnizado de la casa.

- Dios santo... Creo que tenía 16 años cuando sacaron esa película y no podía estar más conectada a ella.... Let it go - y de mi palma derecha, mientras se alzaba, salieron pequeños trocitos de escarcha que cayeron al suelo. No lo había pensado, pero sólo con él me sentía libre del todo. - Hacemos lo que quieras, aunque no hace muy buena temperatura...para ti claro - y señalé con el dedo pulgar a la nevada que caía fuera. No era una ventisca ni una tormenta, nevaba suave, como si el cielo y la tierra se acariciasen mediante los copos. - Aunque bueno... Si te criaste aquí estarás acostumbrado. - Abrí del todo, la ventana era suficientemente grande y sólo era un primer piso. Tal y como estaba, en ropa interior, descalza, con el tatuaje recién hecho y el pelo... No quiero pensar en cómo llevaba el pelo. Me asomé medio cuerpo por fuera para asegurarme de que no había ningún turista ni un amante de la montaña por allí. Era un desierto helado. Me alejé de la ventana para recolocarme, saqué una pierna por fuera, luego la otra, me senté en el alfeizar y de una última mirada hacia atrás me despedí. - ¡Te espero abajo pringado! - Y salté haciendo una voltereta en el aire. Recordaba cómo caer. Zake no paraba de decirme "en el circo hay que saber caer", "No puedes volar sin aterrizar igual que no puedes saltar sin caer". Era fantástico.

Sentía la libertad del aire frío rozando mi rostro y toda mi piel desnuda. Mi piel se calentó automáticamente, lo que me hacía notar el frío aún más intenso, pero seguía sin afectarme. Aterricé doblando las rodillas y apoyándome sobre una mano. Miré a la ventana mientras me levantaba, sonreí y cumplí su deseo. Me agaché y empecé a hacer círculos en las manos, como si hubiese algo invisible frente a mí y lo estuviese tocando. Un remolino de escarcha, copos y de nieve virgen se elevaba para ir adoptando poco a poco la forma de un trineo sencillo. Pequeños cristales se formaban en las esquinas y curvas, el frío se condensaba para hacer una estructura de hielo con un par de espirales decorativas. Al terminar parecía de escarcha pura. Lo miré sonriendo y pasando una mano lentamente sobre él, se quedó limpio y pulido. Brillaba resplandeciente sobre mi rostro, limpio, puro, cristalino.
Espero que te guste.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   17th Septiembre 2014, 21:43

Saltó de la cama y se dirigió a la ventana, abriéndola de par en par después de crear unos pequeños copos con la mano. Una brisa fría entró en el cuarto y provocó que me abrazase los brazos instintivamente. Un escalofrío me recorrió el cuerpo entero y la miré con una sonrisa.

- ¡Que no todos aguantamos el frío como tú! Jajajaja.- Ella misma lo había dicho. Y después de provocarme con una bromilla, saltó por la ventana. Me dirigí a toda velocidad para verla abajo, de pie perfectamente, sin ningún tipo de magulladura ni nada por el estilo, mirando a la ventana por la que había saltado con una sonrisa, y luego correteando por la nieve en ropa interior. Me habría quedado allí mirándola como un bobo, pero su provocación era demasiado fuerte. Sonreí y recogí mi ropa, poniéndomela a toda prisa, liándome una bufanda al cuello, mi querido gorro rojo, unos guantes y un pequeño abrigo que había dejado la semana anterior para cuando viniésemos. También sustituí mis zapatillas por unas botas de montaña para evitar mojarme. Me miré en un espejo. Parecía sacado de un anuncio de "Quechua". Bajé al piso de abajo saltando los escalones de dos en dos y salí a la calle.

- ¿Pringado? Nena, puede que tu elemento sea el hielo, pero yo he vivido en la nieve desde que...- Mi enorme sonrisa desapareció poco a poco, y mis ojos se abrieron muchísimo. Ante mí, Cels había creado un pequeño trineo con todos los detalles, de un color azul puro, hecho totalmente de hielo. Ella estaba a su lado, con una sonrisa de satisfacción en la cara. Me acerqué al trineo y lo miré totalmente obnubilado. Era perfecto. Mucho mejor que el que había tenido de pequeño. Me volví a ella y la cogí en brazos, girando sobre mí mismo.- ¡Es perfecto! ¡De verdad! ¿Cómo lo has hecho? Es... ¡Una auténtica pasada! Además, aerodinámicamente el diseño es perfecto. Tiene las curvas para poder girar y que no se desequilibre.

Deposité a Cels en el suelo y me acerqué al trineo. Lo cogícon cuidado y lo recorría con la mirada y las manos. No quería sonar muy friki ni listillo, pero después de todo yo había hecho una ingeniería. El diseño era perfecto, mejor que el de muchos que había visto. Fácilmente podía ponerse a sesenta kilómetros por hora, también dependiendo de la pendiente de la bajada. Me volví a ella y le sonreí picaronamente.

- De todas formas, podría parecer más rápido...- Se lo acerqué y lo puse entre nosotros.- Dibújale unas llamas. Ponle unas llamas así en relieve... Así será como tu. Hielo y fuego. Dos en uno. De todas formas, el trineo es precioso, pero si quiero machacarte en una carrera tendrías que hacer otro para ti, ¿no crees?- Y le guiñé un ojo sin dejar de sonreír. Estas eran la clase de cosas que yo no podía hacer con nadie, ni siquiera los Abyss. Siempre que intentaba usar mis poderes para hacer cosas divertidas Tanith me ponía mala cara. Lo único que ella hacía alguna vez era dejarnos jugar con su invocación Jack Frost, el pequeño muñeco de nieve que siempre sonreía. Algo era algo desde luego, pero yo quería aprovechar todos nuestros poderes al máximo, cosa que parecía estar casi prohibida en la mansión. Únicamente podíamos usar los poderes para luchar contra el mal. Había días donde eso me cansaba un poco. Pero ahora no me importaba. Con Cels podía ser todo lo libre que quería, y ella hacía exactamente lo mismo.

- Por cierto, ¿y el muñecote de nieve? ¿Me has esperado para hacerlo? ¡Ven aquí que te voy a comer a besos!- Y depositando con cuidado el trineo me lancé a por ella para llenarle la cara de tiernos besos. Lo demás ya me daba igual. Era feliz. Muy feliz. Y nada podría estropear ese momento.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   18th Septiembre 2014, 00:45

Su reacción cuando vio el trineo me bastó para compensar todo lo malo que pudiese tener ese momento. Cuando me alzó en volandas no podía parar de sonreír y sentir dentera a la vez. El tacto de la tela del abrigo impermeable con mi piel me daba grima. Me bajó y toqué el trineo mordiéndome el labio. Adoraba esa sonrisa de niño malo en los labios de un santo. De un gesto rápido, apoyé el puño en un lado del trineo, cerca del morro y abriendo la mano a medida que la acercaba a la parte trasera unas llamas esculpidas en hielo en dirección a donde iría el trineo. Le miré y seguido de un guiño de ojo le devolví el trineo. Lo siguiente era una lapa besucona que no se me separaba.

- Mruaro qui te mnhesperado, yo sola no mntuieme gracia - No sé cómo me entendió, pero ahí estaba. Entre beso y beso. Era adorable cuando se ponía cariñoso. - Pero primero la carrera ¿no? - Levanté el pie izquierdo y lo acaricié con mi dedo índice, dibujando unos esquís cortos en cada pie. De la anchura justa del pie, para que hicieran de patines. Le miré con una ceja levantada y media sonrisa. Repetí lo mismo con el otro pie. Eran como dos planchas cristalinas con la misma silueta que el pie, con la superficie lisa para que se deslizase. ¿Y qué cosas se deslizaban mejor que el hielo? Cuando hizo el comentario del aerodinamismo recordé su carrera pero ¿cuántos trabajos habría hecho con el rozamiento del hielo?

- Y como iba diciendo... ¿Preparados? ¿Listos? ¡¡YA!! - y me lancé patinando sobre esos patines improvisados cuesta abajo, en paralelo a la pista de esquí. Iba más rápido de lo que creía y juraría que había oído algún "oye" o algún "pero" de Plana, pero en la guerra y el amor todo vale, y una carrera con él era fusionar ambas cosas.

Me deslicé poco a poco mientras escuchaba el ruido del trineo junto a mí. Ante mi se alzaba una elevación en la nieve que pensaba aprovechar, dos metros...uno... y un salto con una vuelta en el aire para continuar.
Caí con fuerza y moviendo las rodillas, cadera y brazos, cogiendo impulso, deslizándome mientras mi felicidad dejaba dos rastros intermitentes en la nieve, junto a uno continuo y largo de dos carriles.
¡Tenía que ganar!

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   18th Septiembre 2014, 08:47

Mis deseos se convirtieron en realidad, y Cels dibujó unas bonitas llamas en el trineo. Podía parecer hortera o macarra, pero para mí tenía otro significado. Me recordaba que el frío y el calor eran parte del día a día de Cels, más que el de cualquier otra persona. Poco a poco, iba siendo más consciente de sus poderes. Sabía que ella no podía generar fuego de por sí, cosa que con el hielo sí pasaba. No sabía muy bien por qué. Tal vez usando el agua que hay en nuestros cuerpos. Fuera como fuese, empezaba a darme cuenta de muchas cosas. No parecía tampoco sentir la temperatura como nosotros, al menos no de una manera tan directa. Si yo hubiese salido descalzo y en ropa interior a la calle me habría congelado. No literalmente, pero estaría abrazado a mis propios brazos y tiritando como un condenado. Me preguntaba si le pasaría lo mismo con el fuego. Después de todo, ella también podía calentar las cosas. Calentando algo lo suficiente podría prenderle fuego, de eso no tenía ninguna duda. Tendría que preguntárselo.

Antes siquiera de darme tiempo a hacer ninguna pregunta, vi cómo creaba unos patines en sus pies, y con el mítico "preparados, listos, ¡ya!" se lanzó como una exhalación montaña abajo. Yo creía que iba a ser una carrera de trineos. De lo contrario le habría pedido que me hiciese una tabla de snow board para competir. Sin embargo, no fue eso lo que verdaderamente me preocupó. Tuve la sensación de qu ella no era consciente de que iba en ropa interior cuando bajaba a toda velocidad.

- ¡Cels! ¡Cels! ¡Sash! ¡Para loca, que vas en ropa interior!- Pero no me oía, así que, cogiendo carrerilla, salté sobre el trineo para cogerla a toda velocidad. En cuestión de segundos, el viento frío y la nieve que levantaba me golpearon en la cara, produciéndome una sensación que hacía tiempo no vivía. Una enorme sonrisa se dibujó en mi rostro y negué con la cabeza, agachándome para ganar velocidad. Eso era una carrera, y no pensaba quedar el segundo.

Esquivaba los árboles a toda velocidad, escuchando el eco producido por mí al pasarlos de lado. Vi a Cels a un par de metros delante de mí que se dirigía a toda velocidad a un salto. ¡Un salto! ¡Genial! Me encantaba hacer saltos cuando hacía snow y cuando me tiraba en trineo. Ella dio un fuerte salto, girando sobre sí misma en el aire, para volver a caer. Yo me dejé llevar por la emoción y me puse de cuclillas sobre el trineo, agarrando la parte delantera con fuerza con la mano izquierda. Cuando salté, lo hice como si el trineo fuese una tabla, y caí con fuerza contra la nieve, recolocándome de nuevo sentado. No pude evitar soltar un "siiiii" mientras volaba. Estaba ya a menos de dos metros de mi compañera, la cual hacía eslalon entre los árboles con una elegancia enorme. No tenía ni idea de que ella supiese esquiar. De haberlo sabido, le habría llevado a los Alpes a pasar un día de esquí. Bueno, aún tenemos tiempo supongo. Me agaché un poco más para ganar velocidad y me pise muy cerca de ella, lo suficiente como para que me oyese gritar.

- ¡Si crees que vas a ganarme vas lista! ¡Llevo haciendo carreras en la nieve desde casi que nací! ¡Conozco truquitos que tú todavía tienes que aprender pequeña!- Y, estirando el brazo a través de la nieve, amasé una pequeña bola de alfombra blanca, y otra, y otra... Las fui colocando entre mis pies, y cuando tuve unas cinco, comenzó la diversión. Empecé a lanzárselas sin mucha fuerza, la suficiente para molestarla un poco y distraerla de su concentración. Podía verse como juego sucio, pero en realidad no era más que parte del juego. Al tener que lanzarlas yo perdía velocidad con el trineo. Cuando éramos pequeños y lo hacíamos a mí me encantaba. Me recordaba a las típicas batallas entre barcos que lanzan gigantescas balas de hierro mientras están en paralelo. Sabía que eso iba a animar todavía más la carrera, y que seguramente Cels comenzase a tirarme también bolas de nieve, o carámbanos. Sólo esperaba que si era esto segundo no me volviese a dar en la rodilla. Todavía recordaba aquel dolor como uno de los más grandes que había sentido en mi vida. Aunque, para qué engañarnos. Me lo había buscado yo solito.- ¿Qué pasa corazón? ¿No te concentras con un poquito de nieve? Jajajaja. ¡La meta está en aquella casa roja! ¡El primero en cruzarla gana!- Y señalé una pequeña casa roja que había a unos cien metros más abajo. Era una antigua cafetería que llevaba cerrada bastante tiempo, así que no habría peligro de que nos encontrasen. Además, estaba siendo muy muy divertido, pero ahora nos tocaba subir hasta arriba, y eso iba a ser un paseillo para qué engañarnos.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   18th Septiembre 2014, 15:23

Estaba concentrada, viendo la blanca falda de la montaña. Un par de minutos más, sólo un par de minutos más. Noté cómo el siseo se alejaba y cuando miré atrás para ver si todo iba bien una montón de nieve fue a parar a mi cara. Noté cómo a pesar de haber cerrado los ojos a tiempo, me escocían. Me apresuré a quitarme la nieve y tratar de enfocar con la mirada el horizonte. Me desestabilicé y los ojos se me emborronaban. Mis tobillos empezaron a dibujar ochos involuntariamente sobre la nieve. Iba a caer. Una vez llegado a ese punto era como cuando el manillar delantero de una bicicleta siseaba por su cuenta. Mi cara de cabreo, competitividad y concentración debió ser increíble. Todo disfrute desapareció de mi expresión. Otra bola en el costado, justo en el tatuaje. Aspiré aire entre los dientes con los ojos contraídos y enrojecidos. Dolía mucho... Otra en el gemelo.
Ya me harté.
Me caí de lado, como me enseñaron en el circo. Una caída nada elegante, podría incluso resultar ridícula. Pero nada me importaba. Él por desgracia no conocía mi lado competitivo. Mi excesivo lado competitivo. Él había ganado terreno mientras gritaba la meta y yo me había quedado atrás. ¿Encima con comentarios chulescos? Estupendo.

Me levanté con la ayuda de uno de los árboles cercanos. Algunos restos de la nieve en las ramas me cayeron encima. Me calenté los hombros para que se derritiesen al contacto con mi cuerpo y miré el trineo, bueno, su parte trasera. Miré los esquís, estaban en perfecto estado. Me solté las manos, empecé a caer de nuevo. Podía oler su sonrisa y qué rabia me daba...
Cogí impulso con las piernas, igual que antes. Iba acelerando lentamente y el trineo crecía a mi vista. Aproveché los surcos lisos que dejaba tras de sí. Me agaché para coger más velocidad. Noté el aire helado en mi nariz, los ojos que cada vez se me cerraban más, el pelo meciéndose a toda velocidad. Ya casi... No terminaba de alcanzarle. ¿Me lo tenía que jugar todo a un salto? La casa estaba ya cerca, el terreno se alisaba. No me quedaba opción. Me apoyé cargando todo el peso sobre mis tobillos, notaba las rodillas cargadas y los ojos...joder con los ojos. Salté elevándome sobre el suelo, estiré mi cuerpo y todo el brazo. Sentía como si pudiese volar. Apoyé la mano derecha en parte del trineo y calenté la mano para derretirlo. Noté que empezaba a fundirse bajo mi palma pero me resbalé y me quedé después de un par de volteretas tendida en la nieve. Viendo cómo él llegaba junto a la casa roja a unos metros de mí.
Estaba reventada, no podía más.
Apoyé la cabeza en la nieve, notando cómo se amoldaba a mi silueta y cerré los ojos con la respiración acelerada.
Él había ganado, bastante tenía yo con lo mío.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   19th Septiembre 2014, 10:00

La velocidad con la que recorríamos los últimos metros era enorme. Gracias a mi pequeña distracción había conseguido que Cels perdiese la ventaja que me había sacado al salir antes. Estando sentado, casi tumbado me daba mayor velocidad sobre ella, así como pesar más. La adelanté pero notaba todavía su respiración detrás de mí. Era una auténtica carrera, como hacía mucho tiempo no vivía. La sensación de euforia y la adrenalina recorrían mi cuerpo con cada latido. ¡Dios, qué vivo me sentía! Me asaltaron miles de recuerdos de mi adolescencia, como la primera vez que conseguí surfear un cable de alta tensión, mis carreras en trineo o esquiando junto a mi amigo Leroy, la sensación de pura libertad que tenía cuando hacía un salto al vacío... Todo me recorría el pecho produciendo un calor excitante. Porque era eso lo que estaba produciendo calor, ¿verdad? Repentinamente sentí como si tuviese un radiador o una estufa en los riñones, y me moví ligeramente incómodo. Intenté girarme para ver qué pasaba, pero un par de árboles me obligaron a mantener la vista al frente para evitar chocarme. Un par de giros ágiles, y crucé la altura de la casa a solas. Frené con fuerza y, según iba decelerando, levanté los brazos en gesto de victoria.

- ¡Y Plana se convierte en el ganador! ¡Una carrera trepidante, damas y caballeros! ¡Celsit comenzó con fuerza la carrera, adelantándose unos cuantos metros, pero la tenacidad y una pequeña estratagema del valiente corredor suizo le han dado una brava y emocionante victoria!- Cambié ligeramente mi tono de voz, poniendo el de un comentarista de radio deportivo para darle humor al asunto. Me levanté y cogí el trineo. Entonces vi que la parte trasera estaba derretida. ¿Había intentado derretir el trineo para que no ganase? No pude evitar reír. Me encantaba que tuviese ese afán de victoria y esa competitividad. Yo mismo era bastante competitivo, aunque no a un grado alarmante. Me gustaba el enfrentamiento, el esforzarse para sorprender al contrario en cualquier deporte o juego de inteligencia, pero por regla general no me importaba ganar o perder. Tal vez algunas veces me pasase de chulito, pero oye, el fanfarroneo también es parte del juego.

Cels estaba tumbada en la nieve, y vi cómo su pecho y su vientre subían y bajaban aceleradamente por el esfuerzo de la carrera. Yo había ido sentado todo el rato, manejando con las manos el trineo. Sin embargo, ella había tenido que esforzarse el doble, y seguramente tendría las piernas y rodillas cansadas, incluso doloridas. Seguía sin acostumbrarme a verla casi desnuda sobre la nieve. Rompía todos mis esquemas. Siempre que había visto a gente semi desnuda en la nieve era como mucho en vídeos de Youtube de noruegos o finlandeses colgaos que hacían algún tipo de apuesta, pero al instante volvían a vestirse, tiritando más que un flan. Cuando estaba a su altura me quité los guantes y los colgué del abrigo, tendiéndole la mano para ayudarla a levantarse.

- Una buenísima carrera, sí señor. Estaba convencido de que ibas a ganarme, para qué negarlo. Sin embargo, uno siempre lleva un par de ases en la manga jajajaja. Espero que no te haya molestado lo de la nieve, era solo parte del juego. Me sorprende que no me hayas tirado uno de tus carámbanos.- Tenía el gorro y la barba llenos de un poco de nieve, así como la bufanda, aunque yo en ese momento no era consciente. Lo de que esperaba que no se hubiese tomado a mal lo de las bolas de nieve lo decía en serio. A mí me parecía un gesto divertido y que animaba mucho las carreras. Además, era nieve, no piedras. Era raro que un bolazo de nieve hiciese daño. Tal vez si te alcanzaba en los ojos o en la nariz, pero a los pocos segundos se terminaba por pasar.- Ahora lo malo va a ser la subida. Tenemos un trechillo bastante largo.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   22nd Septiembre 2014, 15:55

Había perdido. ¡Todo porque él había hecho trampa! ¿Era realmente justo? Me sacaba de quicio la gente que no sabía parar. Pero... aunque me dolía en el orgullo, yo había salido primero y le debía una. Sin embargo mi falta de paciencia me jugó una mala pasada cuando él me tendió la mano levanté el brazo izquierdo para darle un sonoro manotazo retirándole el ofrecimiento. Estaba mosqueada.

Cerré los ojos, suspiré tratando de normalizar la respiración y me levanté apoyándome sobre los brazos. Las piernas me temblaban y evidentemente no de frío. No estaba muy familiarizada con el deporte explosivo. - Para tener trucos en la manga tienes que llevarlas - dije intentando relajarme mientras me levantaba.
Habíamos bajado paralelos al telesilla ¿por qué no subir en él? Parecía estar operativo.
Miré al telesilla, mis piernas tiritantes, los ojos de Plana que parecían dos gotas de miel en la nieve. Señalé el telesilla.
- ¿Por qué no subimos por allí? - Y empecé a andar al telesilla. Parecía estar despejado, las sillas iban y volvían vacías o con una persona. No esperé que hubiera mucha gente para verme tal y como estaba. Le cogí de la mano que antes le había pegado y me dirigí al puesto de telesilla. La caseta estaba de espaldas a nosotros. Notaba cómo el gemelo se me resistía, el dolor se me abrazaba a la pierna como cuando aún no aprendí a caer en el circo. Casi podía escuchar los huesos de la rodilla rozar entre ellos. Él lo notaría y sabía que se preocuparía. Para intentar evitar que eso pasase (y para pasar el mal trago de golpe, todo sea dicho) corrí el último trecho que nos quedaba. La última esquina de la casa y.......... una cola inmensa de gente en forma de zig zag organizado, esperando a usar la instalación. Al parecer acababan de abrir....
Noté cómo los ojos se clavaban en mí, gritos en un idioma que no comprendía, rostros de perplejidad.  
No, definitivamente no me esperaba tanta gente. Hice un repaso mental sin moverme, no había nada congelado, no había nada quemándose, creo que mis poderes estaban inactivos y todo en orden. Salvo por el pequeño detalle de que estaba con ropa interior. Sólo, y ésta calada hasta las tiras.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   26th Septiembre 2014, 11:10

Me dio un golpe en la mano cuando se la ofrecí, algo enfadada y con el ceño fruncido.

- Pero mujer, no te enfades. Sólo era una carrera...- Nota mental: Cels es muy competitiva, o eso deduje por su comportamiento. Tal vez le hubiese sentado mal lo de las bolas de nieve. Bah, era un juego tonto. Ya se le pasaría el enfado. Con su comentario de las mangas supuse que se refería a ella misma, pues, dejando de lado su ropa interior, no llevaba absolutamente nada encima. Instintivamente miré a nuestro alrededor para comprobar que no había ningún curioso por la zona echando una mirada indiscreta. Todo parecía despejado. Me cogió repentinamente de la mano y tiró de mi hacia el telesilla. Parecía que cojeaba, o que tenía algún dolor en la pierna. ¿Se habría hecho daño? Yo pensaba en mis caídas en la nieve cuando hacía snow y dolían, pero no mucho. Claro que cuando yo hacía snow llevaba un traje para la nieve, gordo, impermeable y que me protegía de los golpes. Sin embargo, ella había caído tal cual con la piel desnuda. Eso debía doler horrores, y aunque no sentía el frío como el resto, sabía que algo le debía doler. Puede que se hubiese roto algo. Esperé que no. Sabía algo de primeros auxilios, y sabía cómo relajar una contractura o una torcedura. Pero si se había hecho un esquince o algo lo único que podía hacer era vendarle la zona afectada y darle algo de pomada.

Mientras tiraba de mí miré el telesilla. Había pocas personas. Qué extraño... Se supone que todavía era estación de esquí, y aunque la mayoría de las pistas estaban cerradas quedaban muchas aún abiertas para los amantes del esquí. Después de todo, el primer fin de semana de abril aún era pronto como para guardar los esquís. Entonces fue cuando sucedió lo que me temía. Al girar por la esquina de la caseta vimos una enorme cola de gente. Podría haber cincuenta personas o más. Algunos nos vieron y en seguida comenzaron a gritar en francés y alemán mientras señalaban a Cels. Me quité la chaqueta a toda prisa y tapé a Cels para evitar el bochorno. Sonreí a las personas y me puse a hablarles en alemán y francés.

- Quiet! Elle est très bien! Il a eu un petit accident, mais tout est en ordre. Quiet! Sie ist gut! Er hat einen kleinen Unfall hatte, aber alles ist in Ordnung.- Y volví a ocultarnos tras la caseta, cogiendo a Cels por las mejillas y volviendo su cara a la mía.- No sabía que fueses exhibicionista.- Y con una carcajada le di un tierno beso en los labios. Los tenía fríos como el hielo.- A ver, subir por el telesilla es un suicidio, pero tengo una idea. Espérame aquí, no tardaré nada.

Y con un beso, me acerqué con cuidado a una caseta que había a nuestro lado. "Por favor que esté, por favor que esté, por favor que esté... ¡Premio!". Abrí la puerta de una caseta y encontré varias motos de nieve. Miré hacia todos lados y me metí. Cogí un casco y me subí en la moto más cercana a nosotros. Activé mis poderes y toqué el hueco de la llave con el dedo, sometiendo una pequeña descarga eléctrica que activó el motor con un ronroneo suave. Cuidadosamente, saqué la moto de la caseta y me dirigí hasta donde estaba Cels. Cuando me vio aparecer con la moto se quedó petrificada.

- Tranquila, no es la primera vez que llevo una. La devolveré intacta, no te preocupes. Toma, ponte esto.- Y le alcancé el casco. Ya suficiente con que podía tener algo en la pierna como para que se hiciese una brecha. Dudaba enormemente que fuesemos a tener un accidente, pero más valía prevenir que curar.- Venga, súbete. A menos que prefieras ir con todos los alemanes y franceses en el telesilla, mirándote las piernas y riéndose de ti...- Y le ofrecí una de mis sonrisas picaronas. En realidad, aunque jamás se lo diría, a mí me jodía el triple que a ella que esa gente la mirase. Podía ver en sus ojos lascivos el deseo y el cómo se la comían con la mirada. No me hacía ni un pelo de gracia, y quién sabe, lo mismo habría tenido que partirle los dientes a algún alemán salido que se creía muy gracioso lanzándole besitos o algo por el estilo. Ella se defendía sola muy bien, ya me lo había demostrado, y además yo no era su guardaespaldas. Pero había cosas que yo no podía dejar pasar, como una falta de respeto o una insinuación pervertida. Se llevaría una leche por parte de ella, pero por la mía se llevaba dos.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   2nd Octubre 2014, 22:57

No tenía más opción. Cogí su chaquetón y sentándome en el suelo helado me lo eché por encima, abrazándome las rodillas con cara de desesperción. Igual que una niña esperando a Santa Claus. En un par de minutos un ruido zumbante lejano se convirtió en Plana subido sobre una moto de nieve.
¿¡De dónde sacaba los recursos este hombre!?
No tenía tiempo de preguntar, y tampoco era el lugar. Cogí el casco al vuelo y me lo coloqué asegurándolo bien con un par de golpecitos. Más o menos era de mi talla de cabeza. Me levanté firme y convencida, con el chaquetón colgando de mi mano. En cuanto levanté el pie izquierdo la diestra tambaleó fallando y dejándome con medio cuerpo hundido en la nieve. Me temblaban las piernas, irregular e incesantemente. Notaba los pálpitos, el dolor, la tirantez... No podía moverme. Había forzado las piernas de más...era como haber estado tres días seguidos en la cuerda de equilibrios.
Lo único bueno que tenía era que en ese momento el dolor del tatuaje apenas estaba presente. Con el casco puesto, en ropa interior, el chaquetón colgando y sentada en la nieve levanté un brazo como gesto de socorro mientras movía la mano en círculos.

- Cielo, no puedo andar... Ayúdame por favor - intenté no usar un tono demasiado doloroso. Preocuparle ea lo último que necesitaba, y con un ligero tambaleo apoyándome sobre él me dejé caer en el asiento de la moto. Prácticamente me desplomé sobre la parte de atrás. Agradecí el asiento casi más que el transporte. En cuanto se sentí le rodeé con mis brazos y apoyé mi cabeza sobre su espalda, después de ponerle el chaquetón sentada desde atrás.
Cerré los ojos y suspirando esperé para sentirme como en casa.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   5th Octubre 2014, 16:59

- A ver espera Cels, anda. Súbete.- Y ayudé a Cels a levantarse con cuidado. Arranqué la moto después de que se abrazase a mí y volé hacia la pequeña casa. La nieve saltaba a nuestro alrededor, golpeándome la cara y las manos. Para conducir me puse los guantes ya que necesitaba sentir los dedos, y con el frío eso habría sido totalmente imposible. Zigzagueaba entre los árboles y las piedras, intentado darme prisa para que Cels estuviese bien. Sabía que la bajada le había dejado un poco tocada. No había más que verlo en su forma de andar o en que no fue capaz de levantarse de la nieve tras caerse. Un poco de fuego la ayudaría a entrar en calor, así como un buen descanso.

Al cabo de unos pocos minutos llegamos a la caseta, y tras dejar la moto aparcada en el lateral, bajé de esta y ayudé a Cels a hacer lo mismo. Entramos de nuevo en la casa y la acompañé hasta el sofá. Subí de una carrera al piso de arriba y cogí sus ropas. Las bajé y se las dejé a su lado mientras llenaba la chimenea con troncos y papel, encendiéndolos para crear un pequeño fuego que diese calor. Después entré en la cocina y calenté en una pequeña olla con chocolate caliente. El olor se me metió por la nariz y sonreí mientras cerraba los ojos y me dejaba embaucar por ese delicioso aroma. Saqué una pequeña bandeja de café y puse un par de tazas para el chocolate, algunos dulces y unas cucharillas. Volví al salón y me senté junto a Cels poniendo la bandeja sobre la mesa.

- Menuda aventurilla, ¿eh? No sabía que eras tan buena esquiadora. Me has sorprendido enormemente... Si lo llego a saber te habría ofrecido ir a esquiar desde el principio jajaja A ver, sé que controlas la temperatura y que tú mejor que nadie te haces entrar en calor, pero tal vez un poco de chocolate caliente te ayude. Después de todo, es suizo. Es el mejor chocolate del mundo.- Y le ofrecí una tierna sonrisa junto con un beso mientras rellenaba las dos tazas con un chocolate humeante. El fuego ya nos golpeaba con su calor desde el lateral, iluminando con una flameante luz amarillenta que bailaba junto a nosotros. Era algo precioso el fuego. Podía tirarme horas mirándolo como un bobo, admirando su belleza y su misterio. Entonces caí en la cuenta. Había visto a Cels controlar el hielo, pero todavía no me había hecho una demostración con el fuego.- Oye corazón, hay una duda que tengo. Eres capaz de controlar las bajas temperaturas hasta crear hielo o moldearlo a tu gusto. Pero, ¿eres capaz de hacer lo mismo con el fuego?

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   6th Octubre 2014, 14:08

Sólo recuerdo hacer fuerza con los brazos y las rodillas para no caerme. Salpicones de nieve que dejaban rastros en la piel. El viento, la velocidad...
Me pareció un suspiro en el tiempo en comparación a lo que habíamos tardado en bajar.
Lo siguiente que recuerdo es estar tumbada en el sofá, escucharle caminar, mover trastos. Olor a... mmmnh chocolate.

Me acurruqué en el sofá en posición fetal, con la cabeza cerca apoyada en el reposabrazos más cercano al fuego. Relajarse del todo resultaba agradable y no tener que estar regulando mi temperatura me sentó de maravilla, aunque los pies y las rodillas se me empezasen a quedar frías. Me trajo la ropa, pero mi ropa interior estaba húmeda y no quería mojarlo todo. Le pedí una manta y me la echó por encima. Pude ver cómo dudaba, no entendía muy bien cómo funcionaban mis poderes aún.
Los ojos se me cerraron y ya sólo quedaba aroma a chocolate y el chasquido de las llamas. Y con una respiración profunda me dormí. Escuché su voz acercarse a mí y con un bote en el sitio abrí los ojos y me senté, acoplándome la manta alrededor de mi cuerpo, ahora recogido en el mismo sitio, con la espalda en el respaldo y los pies apoyados en el sofá ante mí. De lo único de lo que me enteré fue de la pregunta del fuego. Me recogí el pelo con una mano, echándolo hacia atrás para apartarlo de la cara y le sonreí. Bebí un trago de aquel chocolate magnífico.
Si yo tuviese este material en la tienda...
Apoyé la taza en la mesita me giré sobre mi.

- Algo puedo hacer... - Metí la mano en la chimenea y con ayuda de mi poder, se prendió fuego a mi mano y la volví a llevar entre él y yo, brillante, danzante en llamas. - Sirvo de conductor del fuego, y puedo también quemar una parte de mi cuerpo y que se quede intentando quemarse, a pesar de ser ignífuga. Es decir, por mucho que calientes el aire, no sale fuego, pero si caliento mi mano, se acaba quemando y en llamas, no sé si me explico... - alargué la otra mano para coger de nuevo la taza, darle un sorbo y volver a dejarlo, saboreando aquella maravillosa materia prima, dejando que una gota se escurriese por mi comisura y recogiéndola con la lengua para no desperdiciar nada.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   7th Octubre 2014, 00:35

Miraba con los ojos como platos y una sonrisa la mano de Cels mientras escuchaba sus palabras. Entendía perfectamente a qué se refería. Debía tener algún tipo de factor de curación igual que el mío para las quemaduras, o al menos para las de la mano. No debía dolerle. A mí las heridas y demás que me hacía me dolían como a cualquier persona. Bien era cierto que podía regenerar tejidos y recuperarme de heridas, no significaba que fuese inmune al dolor, ni mucho menos. Sentía curiosidad. Quería saber todo lo que pudiese de ella. Estiré mi brazo derecho entre ella y yo y unos pequeños rayos azules comenzaron a brotar desde mi codo, perdiéndose en mis yemas y mi palma.

- Cuando yo controlo la electricidad, hay una que controlo yo mismo, que genero yo, como esta que puedes ver ante ti. Yo no poseo un generador o una batería en mi interior. Meramente uso los impulsos nerviosos que tenemos todos y los amplifico. Sólo puedo lanzar mis rayos a través de mis manos. Puedo electrificar mi cuerpo, y si estás en contacto conmigo de alguna manera cuando esto pasa te electrocutas, pero no puedo lanzar rayos salvo a través de mis manos. Y si te fijas...- Y señalé con la otra mano a la punta de mis yemas. Los rayos acababan allí, y mi piel estaba ligeramente negra antes de volverse de un tono rosado. Al igual que ella, mi cuerpo también "sufría" por así decirlo al usar mis poderes. Me sentí muy indio a ella al saber que, incluso en esas pequeñas cosas, conectábamos por así decirlo.

Luego, tras hacer desaparecer los rayos de mi mano y mi brazo, tome su mano en llamas. El contacto con el fuego me abrasó la piel, y no pude evitar apretar los dientes y los ojos, dejando que una lágrima se escapase de mi ojo. Pero quería eso. Quería que entendiese que la quería con todo. Con su hielo y su fuego. Mi piel se tornaba negra y roja antes de volver a transformarse ante nuestros ojos en la piel rosada que todos tenemos, para volver a quemarse de nuevo.

- Quiero conocerte Cels... Quiero conocer todo de ti. Saber cómo eres, por qué eres así, qué temes y qué te hace reír. Qué te hace llorar y qué te hace emocionarte. Qué te hace perder la cabeza y qué te hace volverte loca de amor... Y no me importa esperar el tiempo que haga falta para hacerlo. Eres de las pocas personas a las que confiaría mi vida. Sé que has sufrido, que lo has pasado mal y que has llorado mucho... Pero quiero ser algo nuevo para ti. Una nueva esperanza. Una nueva roca a la que agarrarse, que no se moverá por muy grande que sea la ola que llegue... No te estoy diciendo que no pueda hacer días donde quieras matarme, o que me odies... Pero esos días desaparecerán cuando pienses en los buenos.- Lo decía en serio. Ella había cambiado mi forma de verme. Ya no me veía como una especie de monstruo que intentaba redimirse por las malas decisiones que había tomado en el pasado. Ahora sabía que tenía muchas cosas buenas que ofrecer. Que mis poderes albergaban una belleza que creía olvidada, o que tenía miedo de mostrar. Con ella no era así. Con ella era todo distinto. Podía mostrarlos sin miedo ni ojos juiciosos que me miraban con reservas y negándose a aceptarme.

Separé la mano y volvió a cubrirse de rayos, formando una pequeña bola eléctrica en mi mano que fue aumentando poco a poco de tamaño. Me levanté mientras seguía aumentando de tamaño, hasta convertirse en una enorme bola de aproximadamente un metro de diámetro. Entonces, con la otra mano, comencé a lanzar pequeños rayos al interior de esta, creando lo que parecían pequeñas galaxias flotando dentro de la gran bola. Al cabo de unos pocos minutos, un mapa estelar flotaba, girando lentamente en mi mano, brillando e iluminando nuestros rostros con un color azulado.

- Esto es una muestra de lo que puedo hacer... Y si no fuese por ti, jamás lo haría. Me has cambiado Cels... Has cambiado mi forma de mirarme al espejo. Ya no siento que pueda sólo hacer daño, y siento que puedo hacer cosas buenas por los demás... Siento que lo que tengo no es una maldición, sino una bendición. Puedo crear esta especie de universo lleno de galaxias sin pensar en que van a llamarme friki o bicho raro... Siento, que puedo ser yo mismo cuando tú estás cerca... Y bueno. ¿eso es lo más importante, no?- No sabía bien cómo explicarlo. Sólo quería que lo entendiese. Que me daba igual lo demás. Para mí ella era única. Y aunque en el futuro no pudiésemos estar juntos por la distancia o lo que sea, ella ya había dejado en mi una marca que jamás se borraría. Tardaría una vida en hacérselo sentir, o en darle las gracias. Pero si en mi mano estaba hacerla feliz y devolverle una sonrisa cada día, así lo haría.- Lo que quiero decir Cels... es que te quiero. Por lo que has hecho por mí, por lo que me has hecho ver de mí... Por todo lo que eres y significas para mí.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   7th Octubre 2014, 14:32

Compartió sus poderes conmigo, de nuevo, me hizo sentir la magia. Apoyó su mano sobre mi fuego y recordé, como si hubiera sido tan lejano, el momento en la playa cuando intenté evitarlo. Sabía que se estaba abrasando, y no quería hacerle daño. Pero...sabía que lo necesitaba, y reduje un poco el fuego, pero dejándole su momento.
Estaba confesando que quería saberlo todo de mí, y eso me sirvió de machacante para todo lo que le estaba ocultando... Mi vida, exparejas, el circo. ¿Y si se lo contase?
Cada palabra me ayudaba a empezar el camino con él. Paso a paso.

Parpadeé perpleja ante la gran bola que creó, y aún más con aquel espectáculo, cada rayo, el chisporroteo de los crujidos eléctricos, la luz azul sobre nuestras cabezas, la calidez... Magia de verdad.
Sonreí idiota mientras miraba, con media sonrisa de boba. Sus ojos tenían mas luz que cualquier chispa o cualquier fuego que yo pudiese hacer. No sé cuánto tiempo me quedé ensimismada, juraría que hasta escuché música.

Reaccioné cuando me di cuenta de que el silencio había sido demasiado largo, sacudí la cabeza y retirando mi ropa del sofá le extendí los brazos con las palmas abiertas, a gesto de "por favor, siéntate conmigo". Le agarré la cara apoyando mis manos en sus mejillas y terminando con una caricia en su cuello le besé mientras me acercaba a él, aún semidesnuda y apoyada en mis rodillas sobre el sofá. Fue cuando me percaté de que cerraba los ojos para cada beso, incluso para los que duraban medio segundo.
Arg, estaba enamorada.

Me separé le vi a los ojos y le cogí las manos, comprobando con caricias en la palma, que todo volvía a estar en orden. Respiré hondo, aún con los ojos cerrados, me senté sobre mis tobillos y di un paso más a su lado.
- Cielo... tengo que contarte algo... intenta no alucinar ¿vale? Intentas que confíe en ti, y lo haré... Es algo que nadie más sabe desde que soy Sash - Inspiré de nuevo, mis manos se sujetaban entre ellas, apoyadas en mis muslos, hasta que una me la robó él, cogiéndola entre sus dedos.

- No quiero que me cuentes nada que no quieras contarme, ni que te sientas obligada a hacerlo por lo que yo he dicho... Pero si lo deseas, prometo intentar no alucinar, aunque no aseguro nada-

Sonreí mientras me cogía la mano izquierda, y la derecha estaba en tensión sobre los muslos. Un nudo se me hizo en la garganta y me quebró la voz.
- Seguro que has oído hablar del famoso circo de San Francisco... Siempre iban de gira por Europa, les chiflaba- ¿estás segura de que es una buena idea? Cállate - Pues... al salir de la mansión yo quería probar con mi independencia pero sentía que me faltaba algo por hacer, y encontré una verdadera pasión. - abrí los ojos y le miré, tan curioso... tan atento... No puedo hacerlo - Había una troupera, una chica que cada día aprendía un número diferente. Dominaba el fuego como si fuese parte de ella y no había nadie mejor en los números de agua. O eso decían. - a medida que hablaba soltaba suspiros y leves sonrisas que perseguían a mi mirada, que buscaba a mi alrededor la carpa, el maquillaje, los trajes... - Consiguió un poco de fama, dentro del mundillo pero tuvo que abandonar. Tampoco fue gran revuelo pero... - me señalé con el pulgar de mi mano libre - Aquí estoy - sonreí - Todos teníamos un nombre fijado, pero dependiendo del país buscábamos la traducción del nuestro para decirlo en la lengua natal. El mío aquí era... err... - y cambié la entonación para pronunciarlo - ¿Kurva? ¡Sí! eso... - estaba hablando demasiado - Bueno... ¿Qué opinas? -

Lo último que quería era que se enfadase... de verdad. Eso y que me preguntase el por qué lo dejé.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   7th Octubre 2014, 21:01

Los primeros segundos no sabía cómo sentirme, si sorprendido, alegre, emocionado... ¡Qué fuerte! ¿Ella había formado parte del circo de San Francisco? Nunca había ido a una función, pero sabía quiénes eran por los carteles y anuncios que había por la ciudad. Qué fuerte... ¿En serio? Me quedé bastante chocado al principio, pero no me sentó mal ni me pareció mal que me lo hubiese ocultado. Entendía que era una parte muy personal de su vida, y si, como había dicho, era la única persona que lo sabía, me sentía más que halagado. Repentinamente, un montón de imágenes comenzaron a fluir por mi mente. Ella saltando desde la ventana y cayendo perfectamente de pie; que fuese capaz de bajar montaña abajo esquiando; su perfecta puntería con los carámbanos de hielo... Maldita sea, ¡había estado tratando con una profesional todo el tiempo y ni me había dado cuenta! Solté una fuerte carcajada y la abracé.

- ¡Qué desgraciada! Osea, ¿que la noche de la azotea en el edificio cuando te pedí que me lanzases los carámbanos de hielo sabías hacerlo perfectamente? Jajajajaja ¡qué tía!- Era algo increíble. No pude evitar emocionarme. Pensé en todas las cosas que yo había hecho con mis poderes durante toda mi vida, como ser capaz de surfear por los cables de alta tensión, o formar pequeñas bolas eléctricas como la de hacía unos minutos... Ella tenía miles de ases en la manga. Quería saberlos todos. Quería que me demostrase de lo que era capaz. Ya había saltado desde la ventana y me había lanzado los carámbanos de hielo como lo haría una lanzadora de cuchillos. Pero, ¿qué más cosas sería capaz de hacer? ¿Sabría escupir fuego por la boca? ¿Sabría domar a un tigre salvaje? ¿Saltar en los trapecios? ¿Ser una bala humana? Miles de posibles trabajos y emocionantes aventuras aparecieron ante mí. Un mar de posibilidades, cada cual más increíble que la anterior. Le planté un sonoro beso en los labios y luego la cogí por las manos, emocionado como un niño pequeño.

- ¡Enséñame todo lo que sabes hacer! ¡Quiero verlo! ¡Quiero ver qué eres capaz de hacer! Espera, ¿necesitas algo en concreto? Tal vez tengamos por aquí algo... Pelotas o algo así por si sabes hacer malabares o cosas por el estilo...- Miré a mi alrededor en busca de cosas que pudiesen servirle como herramientas u objetos que pudiese usar para mostrarme las cosas qeu podía hacer. El corazón me golpeaba con fuerza el pecho por la emoción. ¿Agua y fuego? Seguro que era capaz de hacer miles de cosas con ellos... No podía evitar sentirme emocionado y eufórico ante este nuevo descubrimiento.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   8th Octubre 2014, 22:35

Era como uno de esos niños a los que tanto me gustaba hacer reír dentro del circo... Tanta inocencia e ilusión en un corazón tan puro...
Estaba eufórico y no podía decirle que no, aunque no podía enseñarle todo todo.

- Cielo... ¡sé hacer demasiadas cosas como para enseñártelas todas y en una misma noche! - y se me interrumpió una carcajada - Pero te enseñaré algo que creo que te gustará. -

Contact. A la gente que no lo había visto nunca le ALUCINABA el contact. Y había nieve fuera suficiente como para poder hacer una bola de hielo puro y que funcionase igual. Me levanté emocionada, y los nervios vencieron ligeramente al cansancio. Abrí la puerta de la calle e hice una bola de nieve que fui enfriando poco a poco hasta que pude convertirla en hielo. Una bola de hielo perfecta. Durante el número, tuve que mantener las manos heladas. Volví al interior, cerré la puerta con el pie y me quedé frente a él, de pie.

Carraspeé y...- ¡¡Señoras y señores, niños y niñas!! Prepárense para ver una función en la que dudarán de todo cuanto saben, de todo lo que ven... La manos mágicas de Kurva le harán pensar que la gravedad es un invento de su imaginación... - hice la presentación que Hornet solía hacerme... Cuánto lo añoraba....
Apreté los ojos, respiré hondo y moví los hombros para acomodarme la postura y la ropa antes de empezar.

Y Show Time!



Estuve casi tres minutos, la luz del fuego le daba un ambiente mucho más mágico. ¡No había perdido tanta práctica como creía!
Y vi su carita.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   10th Octubre 2014, 10:29

Al igual que un niño se emociona cuando aparece el logotipo de la peli que va a ver en el cine, yo estaba igual de nervioso. Había visto hacer de todo a Cels: esquiar como una profesional, crear una piscina para que pudiese meterme en el agua sin morir, patinar sobre la nieve con sus pies desnudos... Y miles de cosas más que sabía que ella era capaz de hacer. Pero cuando me dijo que había estado en un circo no podía creérmelo. Yo no sabía mucho de los circos, pero sí sabía que aprendías una infinidad increíble de trucos y demás con los que entretener y asombrar al público, provocando que sus bocas se abriesen de par en par y sus ojos no pudiesen moverse del escenario. ¿Sería un circo de mutantes? No en el mal sentido de la palabra, claro está, sino me preguntaba si el resto de miembros de ese circo serían mutantes, al igual que ella y yo. De ser así, ¡a saber la infinidad de trucos alucinantes que podrían crear! E incluso entre ellos... Fuego y agua en un baile de luces rojas, luz y oscuridad en el mismo escenario, hielo y aire... No podía sino evitar pensar en miles y miles de posibles espectáculos, cada uno más mágico que el anterior.

Cels se separó de mí y salió un momento a la calle. Yo me quedé sentado esperando el momento en que diese comienzo la actuación. ¡Y de qué manera lo hizo! Se puso frente a mí de pié, carraspeando un poquillo para captar la atención del público, y alzó la voz como si de un presentador se tratase. Kurva. La verdad es que era un nombre precioso... ¿Qué significaba? Luego se lo preguntaría. Ahora estaba más atento a lo que tuviese que mostrarme. Una pequeña bola de hielo, no más grande que una de tenis, comenzó a moverse sobre sus brazos y hombros con una agilidad y velocidad pasmosas. De no conocerla, habría jurado que la bola estaba atada de alguna manera a su piel. ¡Era increíble! ¡Qué pasada! Había visto algunos artistas callejeros hacer eso con bolas de cristal, pero jamás con semejante velocidad y perfección. Era un espectáculo digno de admiración, sin duda alguna. La bola rodaba de una mano a otra a través de sus brazos y pasando por detrás de su cabeza. Más rápido, más complicado. Luego comenzó a hacer una cosa con las manos que molaba un montón. Era como si estuviese intentando coger la bola pero esta se escapaba a la presa de los dedos. Cuando elevó la bola a su frente y comenzó a hacer equilibrio con ella una sonrisa tonta se me escapó. Me recordó a mi infancia, cuando aprendí a jugar al fútbol. Yo era bastante bueno. Jugaba de medio centro y teníamos un equipo en la universidad. Pensé en lo que tardé en aprender a hacer algún truquillo con el balón, como el de los equilibrios en la cabeza. Suspiré. Cels me había robado el corazón.

Y entonces, cuando creía que la cosa no podía ir a más, sacó una segunda bola, y comenzó a hacer su número con ambas a la vez. Aquello ya fue el éxtasis. Lo hacía de una manera tan suave y a la vez decidida que se podría decir que ambos, ella y la bola, eran uno solo. Su cara de concentración lo decía todo. No era fácil llevar a cabo ese truco. Puede que con los años hubiese aprendido a hacerlo con más agilidad y menos dificultad, pero seguía siendo algo complicado. Y allí estaba ella, esforzándose por mostrarme una parte de su vida que nadie conocía. No podía sentirme más honrado. Era mágico, tan mágico como cuando yo formaba las galaxias gigantescas con electricidad. Y, sin embargo, ella únicamente necesitaba una pequeña bolita de hielo para tenerme como un tonto mirándola. Podría haberme tirado horas viendo ese espectáculo. Podría haberme tirado horas viendo cómo me sorprendía una y otra vez, constantemente, sin parar ni un momento... Ella era pura magia.

Cuando acabó el número, hizo una pequeña reverencia y yo rompí a aplaudir.

- ¡Ha sido impresionante! ¡Espectacular! ¡Queremos ver más de Kurva! ¡Kurva! ¡Kurva! ¡Kurva! ¡Kurva!- comencé a corear como si fuese una multitud emocionada por lo que acababan de ver. Queríamos ver más, yo quería ver más. Sabía que tal vez ella prefiriese ir guardando cosas para más adelante. Suficiente se había abierto mostrándome eso y contándome lo del circo. Yo estaba más que satisfecho, pero, al igual que un chaval que acaba de comprar su juguete más deseado, quería experimentar y ver qué era capaz de hacer. Paciencia Plana, ella te ha mostrado algo muy íntimo... No la presiones. Y sonreí negando con la cabeza.- ¡Es impresionante! Madre mía, ¡estoy aún alucinando! Por cierto, ¿de dónde viene el nombre de Kurva?

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   11th Octubre 2014, 00:01

Estaba concentrada. Los brillos, los pesos, los roces, cada músculo.. En el contact todo debía ser perfecto. Me sorprendí a mí misma. ¡Había salido mejor de lo que me esperaba que saliera!
Y cuando me levanté y vi su cara...
Esa sonrisa acompañada del brillo de ilusión en sus ojos. Saber que no pensaba en sus problemas, que un truquito le había hecho huir de este mundo.
Eso. ESA era la razón por la que amaba el circo.
No podía parar de sonreír, pero de verdad... necesitaba tumbarme.

Tiré las bolas por la puerta, dejando que cayesen de nuevo en la nieve hasta que pasasen desapercibidas. Cerré la puerta y me di media vuelta. Me DESPLOMÉ totalmente a muerte en el sofá y apoyé los pies sobre sus rodillas. Esperé que no le importase, me temblaban del esfuerzo y no podía evitarlo. Cerré los ojos y con un brazo apoyado en la frente, tras la pausa de un merecido suspiro, le contesté.

- Pues... Significa Curva, es una palabra que en la mayoría de idiomas de los países donde actuábamos era parecida. Y todo fue porque Hor... tsk, El presentador me llamó "curvitas" cuando entré, a todos les gustó y yo para ellos era "curvas", - y suspiré con una risotada melancólica. De verdad, qué rabia..- Curvy en nuestro idioma, a modo cariñoso, Curva en español, Kurva aquí en Suiza...[/b] - hice una lista mental muy rápida mientras cambiaba los acentos. Los ojos se me cerraron, respiré hondo y relajé el cuerpo. Las piernas seguían inquietas pero mucho mejor.
El sofá me rodeaba, estaba increíblemente suave. La voz de Plana recorría la habitación y lo siguiente que recue.........................................

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   12th Octubre 2014, 11:47

Se deshizo de las bolas con las que me había entretenido y maravillado con su número y se tumbó conmigo en el sofá. Sus pies descansaron sobre mis rodillas mientras se dejaba caer respirando lentamente. Se notaba que estaba destrozada de cansancio. Miré el reloj y vi que aún era pronto para la cena. Además, no había podido echarse la siesta que me pidió debido a la carrera de esquís que echamos. Mis manos se llenaron de una pequeña electricidad estática, casi imperceptible, y comencé a masajearle suavemente las plantas. La electricidad ayudaba a que los nervios y músculos se destensasen, así como a la relajación del cuerpo en sí.

Comenzó a contarme la historia de su nombre y no pude evitar sonreír como un bobo mientras la miraba. Sí que tenía unas curvas bonitas, la verdad. Esas caderas que había abrazado más de una vez me volvían loco cada vez que andaba. Más de una vez me encontraba a mí mismo mirar sus andares como si no los hubiese visto nunca antes, dejándome llevar por ellos. Suspiré y sonreí.

- Menudo pillo el presentador ese jajaja. De todas formas ibas a decir un nombre o algo, ¿no? Un tal Hor, y ahí te has parado. La verdad, es una bonita historia. Quiero decir, salir a intentar ver mundo y demás, es realmente valiente... No sabía que fueses tan echada para alante, la verdad. En el buen sentido de la palabra claro está.- Me volví para comprobar que se había quedado totalmente dormida. Pobrecilla. No sabía hasta qué punto estaba acostumbrada a estos trotes. Yo llevaba un ritmo de vida mucho más agitado que el suyo, o eso creía. Después de todo, ella misma me reconoció que hacía mucho tiempo que no salía a combatir el crimen cuando estuvimos en Nueva York. Yo salía con los Abyss y por mi cuenta casi a diario. Además, siempre que podía hacía ejercicio o cualquier cosa que pudiese. Pero ella tenía que estar todo el día en la tienda de dulces, cuidándola y vendiendo sus deliciosos chocolates y bollos. Mmm, entrecerré los ojos pensando en lo ricos que le salían.

Me levanté con cuidado de no despertarla, dejando sus pies apoyados a lo largo del sofá y la cubrí con una manta de lana bastante gorda que la mantendría caliente. Puse un par de troncos gordos en el fuego para que se mantuviesen las ascuas y el calor emanase de este. Su cabeza estaba a la altura del fuego, así que estaría bien. Una vez colocada y arropada, me quedé un par de segundos mirando su rostro. Había paz en él. No sabía cuánto hacía que se tomaba unas vacaciones o un descanso, pero a juzgar por su expresión supuse que bastante tiempo, y que mi compañía le agradaba mucho. Eso me gustaba. ME gustaba saber que alguien a quien quieres se siente querido y bien cuidado. Le quité un par de mechones que le caían por la frente y se la besé con ternura.

- Descansa "curvitas"... Y por cierto, esto no te lo he dicho yo, pero sí que tienes unas curvas preciosas.- Sabía que no me podía oír, pero me gustaba la idea de que, de alguna manera, pudiese saber eso. Me moriría de la vergüenza si se lo decía a la cara. Recorrí su mejilla con la mano y luego me acerqué a una librería que tenían en la casa, en busca de algún libro con el que entretenerme un rato. "En el nombre del viento". Nunca me lo había leído, pero mucha gente me lo recomendó. Así que me senté en un sillón a su lado, abrí el libro por la primera página y esperé a que recuperase el aliento después de la divertida y excitante mañana que habíamos tenido.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sasha Triger
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 10/01/2014
Edad : 24
Localización : Busca la X en el mapa

Ficha de Personaje
Alias: Celsit
Nombre real: Sasha Triger
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   15th Octubre 2014, 23:56

Abrí los ojos para cerrarlos de nuevo, me revolvía en el sofá...¿Sofá?
Toqué la textura del forro del mismo. No estaba en casa...
Abrí los ojos y vi una casa que... OH, ya...
¿Me quedé dormida ayer? ¿Qué hora era?
Plana...
El olor a arroz cocido y a pollo llegó a mi nariz. Como banda sonora el rugido de mi feroz estómago.
Tenía muuuuuuuucha hambre.
Me deslizé quitándome la manta. No me hacía falta pero... qué cielo...
Me coloqué la ropa seca y caminé descalza hasta la cocina. Su espalda era totalmente abrazable.
- madsnsnmsmñññmrnsmsf... - frotando mi cara entre sus omóplatos - podrías haberme despertado... Eso huele de muerte - y vi el arroz cocido en un bol enorme, metí tres dedos y me lo llevé a la boca mirando al techo. - mñengo mugja gambrie de vedda - dije respirando mientras masticaba. Me chupé los dedos y le miré sonriendo. - ¿ Necesitas ayuda? - dije aúun con los ojos cerrados y una sonrisa idiota acompañada del despeine conveniente. - Perdón por dormirme y... ¿qué hora es? - ¿estaba haciendo desayuno? Miré por la ventana y.... vi que no.

_________________
I´ve battled demons that won´t let me sleep...



Firebrick
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.   

Volver arriba Ir abajo
 
Dos billetes a Ginebra, por favor. (Celsit) 6 de Abril de 2018.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» [Mini-Evento] Una Muerte X-Celente (Dianne, Planaria, Celsit, Blair) [15-09-2018]
» Estadisticas: Equipos con mas goles a favor en liga (Hasta 23/03/10 - Jor.20)
» Trasvase del Ebro, ¿A favor o en contra?
» Manifestación en favor y en defensa de la Monarquía española [[UM]]
» MANIFESTACIÓN A FAVOR DE LA EUTANASIA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa-
Cambiar a: