Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Mar 16 Sep - 13:00

Desde la colisión de mundos y el enfrentamiento con Peste no se hablaba de otra cosa en el B.P.R.D. Hellboy empezaba a estar cansado de tanta historia. Que si un demonio por aquí, un alien de otra dimensión, ahora los jinetes del apocalipsis... No recordaba tanto alboroto desde que se enfrentaron a Rasputín y el proyecto Ragna Rok. El intento de liberar a los Ogdru Jahad había sido en vano gracias al poder de la mano del destino que llevaba el demonio en su brazo derecho. Aquella había sido una guerra realmente cruda y horrible, que había acabado además con la vida del profesor Broom, un padre y un guía para los miembros del B.P.R.D. Fue asesinado por una monstruosa rana, pero al menos pudo despedirse de su hijo. Desde entonces, el demonio se había jurado acabar con los monstruos que asolasen el mundo y luchar contra su naturaleza para defenderlo. Si debía morir para no ser quien trajese el Apocalipsis a la tierra, lo haría sin dudarlo ni un segundo. Sus compañeros más cercanos, Abe y Liz, le apoyaban sin dudarlo ni un segundo. Pero ahora necesitaban ayuda de todo aquel que estuviese dispuesto a luchar contra cualquier criatura maligna que desease atacar y poner en peligro la tierra.

El primero de la lista era un tal John Constantine, un famoso mago y cazador de demonios. Muy parecido a él en cuanto a personalidad y entes contra los que luchaba. Afortunadamente para ellos solía moverse por la ciudad de Nueva York, justo al lado de la base del B.P.R.D. Deberían intentar contactar con él de noche sin embargo, ya que un demonio de más de dos metros de alto, de color rojo y una enorme mano de piedra no era algo que pasase especialmente desapercibido. Según los informes del B.P.R.D John era un humano con poderes místicos perteneciente al otro universo, razón por la cual nunca habían tenido noticias ni conocimientos de su presencia. Era curioso. Desde la colisión de mundos, habían aparecido un sinfín de místicos, mediums y personajes capaces de ver a los muertos o que se enfrentaban a criaturas sobrenaturales día sí, día también. En su mundo había muy pocos que lo hiciesen. Tal vez el más famoso era ese motorista esquelético lleno de fuego que luchaba contra criaturas que entraban en el mundo. Pero era muy difícil contactar con él. Además, según tenía entendido Hellboy, el motorista fantasma era un lacayo del mismísimo satanás. Le sorprendía que su propio padre jamás hubiese mandado a su mano derecha a matarle. Tal vez porque sabía que no podría hacerlo, tal vez porque tenía otros planes para él. Después de todo, el demonio era quien traería el fin del mundo a la tierra. ¿Qué sentido tenía acabar con alguien que desatará el Apocalipsis? El diablo no era tonto.

Rojo fue acompañado por su amigo Abraham Sapiens, Abe ó Azul para los amigos, para hablar con John y explicarle la situación. Después del enfrentamiento con Peste sabían que lo que viniese más adelante sería cada vez más poderoso y peligroso, y aunque el B.P.R.D contaba con los mejores agentes, era posible que necesitasen más ayuda externa. Además, John parecía tener experiencia contra los seres sobrenaturales, así que tendría sus trucos y ases bajo la manga. Al parecer solía moverse por un local llamado "El Antro". Un nombre muy apropiado para lo que era. Rojo y Azul estaban en la calle, mirando la puerta del pequeño local. Hellboy dio una calada a su puro, provocando que el rostro se le iluminase ligeramente. Esa noche llovía a cántaros en la "Gran Manzana". Azul comprobaba unos datos en una pequeña pantalla en sus manos. El reloj marcaba las 23:40 de la noche.

- Bueno, parece que este es el sitio Rojo. Según los informes, John Constantine está hoy aquí. Es un tipo más o menos alto, con el pelo castaño casi rubio, y suele estar fumando un cigarrillo.-

- Fumador, ¿eh? Perfecto. Otro que quiere morir de cáncer.- Gracias a su naturaleza demoníaca y al factor de curación que tenía, el tabaco no afectaba al demonio. En cualquier caso, él únicamente fumaba puros. Era muy raro verle con un pitillo en la boca. Sin apagarlo, entró en el local, y en seguida el olor a alcohol, tabaco y la música invadieron sus oídos y olfato.

Canción del local:
 

La mayoría de los presentes se volvió al ver a un enorme demonio de color rojo y una especie de hombre pez de un tono verde azulado cruzar el umbral de la puerta. Los que estaban lo suficientemente sobrios como para darse cuenta de la situación permanecieron callados. Algunas partidas de cartas y una luz que se movía ligeramente, el camarero limpiando un vaso y unos tipos jugando con los dardos. Hellboy dio una larga calada que iluminó sus brillantes ojos amarillos, y sacó su puro con la mano de piedra, cogiéndolo con sumo cuidado. Quería tener la mano izquierda libre por si necesitaba pegar un par de tiros con el "Samaritano" para calmar la situación. Ninguno de los presentes habría podido hacer nada contra él físicamente hablando, a menos claro está que hubiese algún demonio oculto entre ellos camuflado con la forma de un humano. Pero si era cierto que John luchaba contra ellos le habría sorprendido que lo hubiese, al menos no uno malvado con ganas de destripar a los presentes. Tras recorrer con la mirada lentamente el local expulsó el humo por la boca y suspiró.

- Buenas noches caballeros. No se preocupen por el tipo que acaba de entrar en el local. Sé que puede parecer grimoso y que no tiene un color muy vivo, pero les aseguro que no es peligroso, ¿verdad Azul?- Sonrió y le dio un pequeño golpe con la mano izquierda en la espalda a su compañero. Sin dejar de sonreír y levantando ligeramente las cejas volvió a hablar.- Verán, estoy buscando a un tipo llamado John Constantine. Sé que está aquí, y lo único que quiero de él es una pequeña y agradable charla, así que prosigan con sus cosas el resto. No querría interrumpir ni su partida de cartas ni su noche de borrachera.- Y dicho esto se acercó a la barra y, llevándose el puro a la boca de nuevo, puso la mano de piedra sobre la barra.- Un whisky con hielos si es tan amable. Azul, ¿qué vas a querer tú?

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
053JohnConstantine
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Ficha de Personaje
Alias: El timador
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Sáb 27 Sep - 13:50

John Constantine llevaba una semana de perros, había tenido algunas peleas con la banda de Papa Midnite, el capullo más retorcido que podía encontrarse en la ciudad de NY, el inglés le había robado al mago un objeto de sondeo mágico y eso no le había sentado demasiado bien al rey de los suburbios mágicos de la ciudad, que había enviado a sus hombres a buscar a John y recordarle quien mandaba allí, por suerte, tenía facilidad para convencer a la gente y aunque Midnite era un capullo retorcido y cruel, sabía que necesitaba a Constantine para lo que estaba por venir, así que le había perdonado la vida, no sin antes dejarle un recordatorio grabado con magia impura en las costillas, una marca tribal para tenerle detectado en todo momento y que, por ahora, John no había conseguido quitarse de encima...

Así pues, ahora estaba allí, en el Antro, su bar favorito (posiblemente porque la suciedad y la mala olor le recordaba a Liverpool), tomando la tercera cerveza de la noche mientras fumaba sin parar un cigarrillo tras otro y degustaba las rancias galletas saladas que Lloyd ponía como acompañamiento en su bar, no conversaba con nadie, posiblemente porque nadie se fiaba ya del mago, o como lo llamaban por allí ‘’el timador’’, el único que hablaba con él de vez en cuando era Lloyd, lo más parecido a un amigo que John tenía, aunque eso no impedía que en más de una trifulca su bar hubiese acabado destrozado por culpa del inglés, la música entraba por los oídos de Constantine, relajándole y haciéndole olvidar sus problemas, aquel día, debido a la lluvia, se había puesto un jersey de cuello vuelto negro, para cubrirse del frío, y encima de este, su preciada gabardina, unos pantalones negros estrechos y unos zapatos marrones.

John sonrió sarcásticamente cuando la puerta se abrió y entraron dos bichos raros por la puerta, uno escuálido, pálido y azul, parecida a un pez, el otro grande, feo y rojo. El mago sonrió, no le hizo falta oír a quien buscaban, diablos, siempre le buscaban a él, esa mierda nunca se acababa, da igual cuanto intentase evitar los problemas, debía de tener una diana en el culo para ellos igual de grande que la capilla Sixtina...Suspiró y apagó su cigarro, terminó su cerveza con calma mientras miradas nerviosas le miraban de reojo, todos en ese bar sabían quién era él, diablos si lo sabían, y si esas sabandijas eran capaces de vender a su padre, de buen grado venderían al inglés a aquellos extraños. Mientras ellos se acercaban a la barra para tomar algo, a apenas unos metros de él, se levantó y dejó unos cuantos dólares en la barra, como pago de las cervezas, el camarero le miró y en sus ojos podía leerse ‘’No John, no me destroces el bar otra vez’’.

Constantine caminó con calma hasta la puerta, intentando no ser visto, aunque sabía perfectamente que todo el mundo le estaba viendo marcharse, aunque ninguno de esos cobardes se atrevería a abrir la boca, el inglés respiró aliviado cuando estaba ya a 20 centímetros de la puerta, cuando esta se abrió y por ella entró Mop Mop, uno de los hombres de Papa Midnite, un típico antiguo adolescente con problemas con narcóticos, Midnite tenía facilidad para esa clase de gente, el tipo le miró con una sonrisa de satisfacción, había sido el quien le había dado gran parte de la paliza a John, entonces, habló:

- Vaya! John Constantine! Cómo estás de la paliza que te dimos? Te salvaste como buen cobard...- No pudo proseguir, pues el mago le empujó con violencia contra el suelo y empezó a correr, ese estúpido lo había fastidiado todo, si sus perseguidores ya podían sospechar quien era por las miradas de esos idiotas, ahora estaba confirmado que él era a quien buscaban.

Corrió unos 20 metros, la lluvia le empapó entero, le caló hasta los huesos, corrió y corrió hasta que se resbaló en el asfalto mojado y se dio de bruces contra el suelo: - Mierda! – Exclamó el mago mientras intentaba ponerse de pie con dificultades, parecía que las cervezas le habían afectado más de la cuenta.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Miér 1 Oct - 10:28

Mientras se servían las copas, Hellboy miró al tendero y a lo que tenía por detrás. Un simple bar, bastante desordenado, que parecía haber visto días mejores. Las botellas medio vacías se apilaban en varias estanterías. Muchos de los licores que allí había no le sonaban de nada. Aunque tenía lógica. Ese tal John Constantine era del otro universo que había colisionado con el suyo. Por lo que habían investigado, este tipo era exactamente igual que ellos, salvo por el hecho de que él actuaba por cuenta propia. No pertenecía a una organización gubernamental como el B.P.R.D. La "Liga de la justicia oscura" se hacían llamar. Ellos actuaban al margen de la ley, pero cumpliéndola en la medida de lo posible. Por lo que había leído acerca de este tipo, era muy parecido a él en cuanto carácter y forma de tratar con los monstruos y demonios que asolaban el mundo.

Mientras daba un trago escuchó a sus espaldas el nombre de Constantine de unos tipos que entraban en el bar. El demonio se giró para ver como el hombre salía a toda prisa por la puerta, empujando a los tíos que acababan de entrar. Hellboy suspiró mientras echaba el humo del puro por el lado de la boca semiabierta.

- Creo que nuestro querido Constantine va con prisa... Tal vez le hayamos asustado.- Azul miró a Hellboy serio, esperando la respuesta de su compañero. Podía imaginársela. Ir tras John para intentar hablar con él. Lo único que esperaba era que no les apuntase con un arma. A Rojo no era algo que le hiciese especial gracia.

- Qué cagarro... Vamos, creo que tenemos trabajo.- Y dejó un billete sobre la barra en pago a las bebidas. Salió por la puerta apartando a los tipos que habían hablado con Constantine de un manotazo con la mano de piedra. Odiaba que los bichos y demás huyesen. En las persecuciones solía haber heridos, especialmente inocentes. Además, era muy mal tirador, y odiaba tener que estar persiguiendo a alguien disparando sin dar a nada ni a nadie, o al menos no a sus objetivos.

Las primeras gotas de lluvia le salpicaron con fuerza el rostro, y miró hacia todos lados en busca del hombre. No estaba lejos. A unos veinte metros más o menos, se revolvía en el suelo. Debía haber resbalado. Se acercó al hombre con paso ligero, mientras el agua resbalaba por su rostro y su gabardina. Cuando estuvo a su altura le tendió la mano izquierda para ayudarle a levantarse.

- Tranquilo Usain Bolt, no hemos venido a hacerte daño ni a matarte... Creo que hemos empezado con mal pie. Mi nombre es Hellboy. Y este de aquí,- dijo señalando con la cabeza a Azul, que estaba al lado del enorme demonio, se llama Abe. No se si te sonará lo de la colisión de mundos esta que ha habido hace poco. Nosotros hacemos exactamente lo mismo que tú: cazamos y matamos bichos que se cuelan en la tierra, como demonios y monstruos, y procuramos que esté a salvo. ¿La razón por la cual nunca habías oído hablar de nosotros ni nosotros de ti? Pertenecemos a ese otro universo que ha chocado... Bueno, qué, ¿vas a levantarte o te gusta hacer de alfombra?

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
053JohnConstantine
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Ficha de Personaje
Alias: El timador
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Mar 7 Oct - 0:11

John rechinó los dientes con fiereza cuando vio que aquellas dos cosas no habían tardado en darle caza y llegar hasta él, notó todo su cuerpo empapado por el agua que se había acumulado en las calles mientras se levantaba y que ahora le mojaba al haberse caído al suelo, suspiró con aspereza cuando el demonio rojo llegó hasta él y empezó a hablar, no le interesaba demasiado lo que tuviese que decirle, algo sobre la dichosa colisión y de que eran de otro mundo, no hacía falta que lo jurasen, no tenían pintas de ser de New York, que digamos...El mago rebuscó entre sus bolsillos sin demasiado interés por lo que el demonio le explicaba, finalmente sacó su paquete de cigarrillos y soltó un improperio al ver que estaban todos mojados y aplastados, tiró la cajetilla al suelo, la pisó mientras maldecía entre dientes y dijo:

-Mira...Tío...Cosa...Voy a serte sincero, no quiero saber nada de todo lo que está pasando, es decir, ya se demasiado y, francamente, este es un asunto que no me incumbe, mi vida sigue totalmente igual, me la suda que el mundo se haya vuelto del revés...- Hizo una pausa y examinó a aquel voluminoso hombre, luego al pez, diablos, parecían salidos de un maldito circo: -...Me da igual quien seas tú y esa cosa, me da igual a que os enfrentéis o si os gusta jugar a los héroes, eso no es lo mío tío, habéis venido a reclutarme para vuestro grupito de bichos raros ¿No? Pues suficiente tengo ya con lidiar con la brigada de las capas como para ahora, irme a jugar al héroe con vosotros. – Tras eso se dio la vuelta y se giró, estaba cabreado, le ponía de mal humor que la gente quisiera unirlo al grupito de los mamarrachos de la justicia, Constantine no era un héroe, entendía cómo funcionaba el mundo y eso le había enseñado a no luchar contra lo que era inevitable, el mundo se iba al garete y todos se iban a hundir con el barco, así que porque iba a malgastar los que probablemente iban a ser sus últimos días haciendo el payaso por la ciudad...

Cuando no había dado ni 5 pasos, John se detuvo y miró al suelo, que demonios, había dejado que su rabia le controlase, es decir, unirse a esos tipos tendría ventajas, tendría un grupo del que servirse para buscar despertares místicos, además contaría con un grupo de protección ante sus enemigos, y además podría encontrarle...El mago se dio la vuelta y caminó hasta donde estaba el demonio, le dedicó una sonrisa galante, como si se tratase de una camarera de un bar de striptease y dijo:

-Lo siento, creo que no he sido educado, tú has venido a hacerme una oferta y, bueno, en estos momentos, creo que deberíamos unir todas las fuerzas para saber qué diablos pasa, amigo. – El mago miró al demonio, luego al hombre pez, luego de nuevo al demonio, extendió su mano derecha para ofrecérsela y estrecharla y dijo: - Me llamo John Constantine tío. -

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Mar 7 Oct - 9:11

Hellboy sonrió para sí ante los comentarios de Constantine. Parecía un tío un poco amargado e iracundo. ¿Por qué todos los que luchaban contra los demonios estaban así? Más para allá que para acá. Todo les parecía mal o vivían en ese continuo estado de "si el mundo se va a ir a la mierda sí o sí, ¿qué sentido tiene intentar luchar por él?". Señor, cuando aparecía gente así a Hellboy le daban ganas de darles una bofetada. ¿Héroes? ¿Acaso tenían pinta de héroes? No llevaban capas, ni mallas (al menos no él), ni la gente les conocía ni les vitoreaba por las calles al verles. De hecho, eran muy poco aceptados entre los humanos. Los miraban con malos ojos, como si acabasen de ver a la propia reencarnación del mismísimo diablo. Pero el demonio sabía lidiar con la gente así. Muchos intentaban eludir sus responsabilidades cuando se acercaba un momento de verdadera demostración de poderes por miedo. Miedo al fracaso, miedo a que se repitiese un dolor pasado, miedo a lo que fuese. El caso era, que sabía que Constantine no era de esos tipos que se acobardan ante una mierda bien gorda, pero que si puede evitar llenarse de esta hasta las orejas seguramente lo haría.

- Te lo explicaré de otra manera. Los cuatro jinetes del Apocalipsis andan sueltos por el mundo, campando a sus anchas y queriendo sucumbirlo en la más completa oscuridad. Tal vez a ti no te importe vivir en un reino de sombras. ¿Sabes a quién no le debería importar? A mí, pues tengo reservado un enorme trono de oro y fuego en el infierno para cuando este se desate por la tierra. Y sin embargo, aquí me tienes, intentando matar a los bichitos que se meten en el mundo. ¿El por qué? Porque tenemos la responsabilidad de cuidar de este mundo. Y no me llames héroe, soy de todo menos un héroe. ¿De verdad crees que con estas pintas soy uno? Soy tan héroe como lo puedes ser tú. Nosotros no queremos meterte en nuestro grupito de bichos raros como dices tú. Ni siquiera me importa una mierda lo que hagas con tu vida Lo único que hemos venido a buscar es ayuda o información para luchar contra toda la mierda que se nos echa encima con la colisión de universos. Pero eso tú ya lo sabías, ¿verdad don listillo?- Si había una cosa que ponía de mal humor a Hellboy eran los listillos. No como Abe, sino como Krauss. Gente que creía que el resto no era consciente de lo que sucedía a su alrededor. Puede que Constantine fuese consciente de la que había montada desde la colisión de mundos, pero de lo que estaba convencido era de que no sabía hasta qué punto la cosa era tensa. Había descubierto hace poco que él no era el único posible Apocalipsis que amenazaba el mundo. Los jinetes acababan de aparecer, pero además el bueno de Sloan era una bomba de relojería andante. La criatura que vivía en su interior, él mismo vamos, era otro condenado a traer el fin del mundo. Con él, ya había tres como mínimo viendo quién se iba a llevar el premio a desolador del año. La cosa pintaba muy, pero que muy bien.

Constantine se giró y ofreció una buena sonrisa, cambiando totalmente el tono de sus palabras. Menudo iluso, ¿acaso se creía que eran tontos? Ya había tratado con magos e ilusionistas en el pasado. Esas palabras melosas no engañaban al demonio ni a su compañero. Pero bueno, mejor eso que nada desde luego. Y si se pasaba de listo, un puño en la cara solía arreglar las cosas. El demonio miró a Abe con una sonrisa indicándole que, a pesar de los motivos aparentemente egoístas de Constantine, por el momento aceptarían la situación. Ya verían cómo evolucionaba.

- Bien, entonces compañeros, al menos por el momento, ¿no? ¿Dónde podemos ir a tener una tranquila charla sin que te asalte nadie de repente? Más que nada para exponer nuestras situaciones. También estaría bien que nos contases qué sabes tú acerca de todo esto que hay montado. Cuanta más información mejor.- Y se acercó a John, sacando un paquete de cigarrillos de su bolsillo y ofreciéndoselo.- La próxima vez, intenta no correr cuando el suelo está mojado. Podrías hacerte daño.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
053JohnConstantine
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Ficha de Personaje
Alias: El timador
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Vie 14 Nov - 22:36

John dejó que esa mezcla de alquitrán y distintos compuestos nocivos y cancerígenos invadiese sus pulmones, aquel chute le ayudó a pensar con calma, soltó humo lentamente y observó a aquellos dos tipos, lo suyo no era trabajar en equipo, aunque nunca iba mal tener un guardaespaldas armado. El mago se dio la vuelta y les hizo un gesto para que le acompañasen, sin decir nada, caminó en silencio mientras en su cabeza repasaba la situación expuesta, si es verdad que los jinetes habían salido a la Tierra, aquello requería más conocimientos de los que pudiese tener el inglés en su cabeza, tal vez en su almacén secreto, en la tienda de mascotas de Dotty habría algo que les pudiese ayudar...

Caminaron en silencio durante unos minutos, el lugar no estaba muy lejos del Antro, entraron por la puerta y caminaron unos pasos: - Esperad aquí...- Indicó el mago señalando una salita que hacía de recibidor, cruzando el umbral de la puerta que tenían a su derecha, a unos pocos pasos, todo el lugar parecía destartalado y abandonado, de hecho, así era, Dotty se marchó hace mucho, después de abrir los ojos y darse cuenta de que seguir al lado del mago iba a hacer que la matasen, ahora solo quedaban John y la suciedad en ese piso, la salita a la que el demonio y su compañero pasaron era un simple cuarto de apenas 4 metros de ancho y 5 de largo que contenía un sofá, una mesita con una fina capa de polvo y un par de lámparas destartaladas, mientras tanto, el mago se perdió por unas escaleras que llevaban a un sótano.

Mientras bajaba por las escaleras a oscuras, Constantine meditaba acerca de todo lo acontecido en aquel lugar, de todas las perdidas y las ganancias, y se preguntaba si todo lo que había obtenido valía siquiera una décima parte de lo que había tenido que perder, cosas de la magia...Finalmente llegó hasta abajo, una puerta de madera con una gran cantidad de sellos salvaguardaba la entraba a su escondrijo, John puso la mano en el pomo y los sellos brillaron, si hubiese sido cualquier otra persona, habría saltado en pedazos...La puerta se abrió lentamente y el mago pasó dentro, una gran cantidad de estanterías que se perdían a la vista inundaban la sala, daba la sensación de que apenas se podía caminar por allí, el mago se perdió un rato por los estantes mientras terminaba de fumar su cigarro, lo tiró al suelo una vez acabado y lo pisó, con una sonrisa de satisfacción cuando vio lo que buscaba, un voluminoso libro de tapas de cuero negras y desgastadas y con símbolos de tipo rúnico en el lomo, extendió la mano y lo atrapó, luego, salió de la sala, no sin antes coger un paquete de cigarrillos de su provisión personal y guardarlo en su gabardina.

Cuando volvió a la sala, ya con un humeante cigarro entre sus labios, observó que el tipo azul seguía sentado en su sitio, mientras que el otro, se había levantado a curiosear, bien, un tipo hiperactivo, era de los más fáciles de manipular...El mago dejó caer el libro sobre la destartalada mesa, haciendo que casi se rompiera por el peso del libro, y con calma lo abrió:

- Os habéis enfrentado a Peste, sin embargo, de los jinetes, era el más débil, el de menor rango, sin embargo, su presencia en la tierra es algo malo, cada jinete significa la llegada del siguiente, hasta el último de ellos....- El mago abrió por la hoja que quería mostrar, donde se representaba una escena de la Biblia prohibida, una nueva definición de los jinetes, donde estos presentaban su demoníaco aspecto y cabalgaban caballos moribundos: - ...Esto es malo, no olvidéis que esta gente trabaja para el Primer Caído, Satanás, como queráis llamarle, y siempre que vienen sus colegas a la tierra, es para intentar sacar a su jefe de prisión...- John hizo una pausa para exhalar humo de su cigarro: -...Probablemente han aprovechado que con todo este asunto se han debilitado las barreras entre dimensiones, si logran asestar su golpe y liberar a ese malnacido, os aseguro que esto no será un parque de diversiones que digamos...- Luego pasó de página, estaba escrito en un antiguo idioma, probablemente antes de la llegada del hombre al mundo, John lo examinó y dijo: - Peste, hambre, guerra y muerte, los cuatro jinetes que traerán el fin de todo, francamente, no me interesa que nuestros amigos de cuernos, no te ofendas grandullón – Dijo mirando al demonio: - Lleguen aquí, más de uno me tiene un poco de rencor, rencillas del trabajo y eso, así que si, definitivamente os ayudaré. -

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Jue 20 Nov - 12:38

El tipo cogió los cigarrillos y se llevó uno a la boca. Después se levantó y los dos miembros del B.P.R.D le siguieron por las lluviosas calles de Nueva York. Las gotas repiqueteaban en los tejados de latón y los charcos a su alrededor, creando unas densas cortinas de agua que podían verse a través de la luz de las farolas. Era lo único que se oía a su alrededor, pues los tres peculiares personajes permanecieron en silencio mientras llegaban a su hogar o el sitio que fuera donde les llevaba John. Hellboy repasaba mentalmente las cosas de las que tenía que informar al rubio. Todo el tema de Escocia, que habían localizado al segundo de los jinetes en Marrakesh y cualquier cosa que les preguntase. Lo que más preocupaba al demonio era que supiesen tan poco de la situación. Para el B.P.R.D saber poco de un evento sobrenatural siempre eran malas noticias. No eran la mejor organización mundial de la investigación y defensa de lo paranormal por nada. Ellos estaban siempre al día de todo lo que pasaba o podía pasar, registraban absolutamente todas las criaturas que se colaban a su dimensión, con más de medio millón de seres distintos catalogados, y la manea de enfrentarse a todos ellos. O al menos a la mayoría. Pero el tema de los jinetes se les escapaba por todos lados, encontrando lagunas una y otra vez, sin seguir ningún tipo de patrón aparente. El demonio tenía poca paciencia de por si, pero aquello ya pasaba de castaño a oscuro. Además, para mayor INRI, las conversaciones que había mantenido con los otros supuestos místicos o seres que luchaban contra el mal no les habían aportado nada más allá de pistas difusas que no llevaban a nada nuevo.

Entraron en la casa de John, y llegaron a una puerta plagada de sellos. El demonio alzó las cejas cuando la vio, y se abrió ante ellos después de que el hombre tocase el pomo. Hellboy reconoció aquellos sellos. Eran encantamientos para mantener a los entes sobrenaturales y las visitas no deseadas fuera de aquella casa. Un simple roce de la puerta y bum, se acabó el que intentaba entrar. La base del B.P.R.D tenía otro tipo de defensa. Ametralladoras pesadas con cartuchos encantados, llenos de agua bendita u objetos santificados, como plata, tréboles de cuatro hojas, dientes de ajo o cualquier tipo de relleno que acabase o hiriese a las criaturas que llegaban intentando colarse. Además, era una fortaleza inexpugnable con alambre de espino electrificado y cámaras cada cinco metros. Un sistema de vigilancia 24 horas que jamás había causado ni una sola incursión ni escapada. Cuando se trataba con criaturas del averno toda vigilancia era poca.

La casa a la que pasaron estaba llena de libros y cosas por doquier. Apenas podía moverse uno. Hellboy, con sus más de dos metros de altura lo llevó mucho peor que su compañero Abe, mucho más delgado. El hombre les dejó en lo que podría considerarse la sala principal mientras iba en busca de algo. El demonio recorrió con los ojos las estanterías llenas hasta arriba de libros y hojas. Le recordó mucho al piso de Ángela, allí en Gotham. ¿Por qué estos tíos eran tan desordenados? Bien era cierto que en el B.P.R.D tenían una enorme biblioteca ordenada completamente y revisada casi a diario por Johann Krauss o por el propio Abe. Y si no estaban ellos lo hacía alguno de los científicos que tenían trabajando con ellos.

John volvió con un enorme libro negro bajo el brazo, y un cigarrillo en los labios. Les habló acerca de los jinetes y lo que él sabía por el momento. Información algo básica, pero aportó algo de experiencia propia. Les habló de Satanás y de las ganas que tenía de salir del mundo, y del odio que ciertas criaturas tenían hacia el humano.

- Qué me vas a contar...- Satanás era su padre, y él quien estaba destinado a abrir las puertas del infierno. Sin embargo, gracias a la educación que había recibido desde niño por el profesor Broom había renegado de su naturaleza y luchado para mantener el mundo en paz. Eso había levantado alguna que otra ampolla entre sus compañeros demonios, quienes le veían como un traidor y un engendro al que había que matar por unirse a la débil raza de los humanos. Todos en el infierno le odiaban a muerte, y más aún sabiendo que les devolvía allí cada vez que intentaban abandonarlo.- De todas formas, hemos comprobado que los jinetes que vienen son más bien los bíblicos. En este orden, "Victoria, Guerra, Hambre y Muerte". Lo que no sabemos aún es el por qué ha venido Hambre primero. Pensamos que es posible que estén todos ya aquí, pero que Hambre haya sido el primero que hemos localizado. Cualquier idea es válida. Hace apenas un par de semanas encontramos al segundo, que parece ser Victoria, en la ciudad de Marrakesh. Fueron unas fotos tomadas el 25 de marzo, pero no se ha vuelto a saber de él ni encontrar nada desde entonces. Creemos que la razón por la cual han entrado al mundo ha sido el choque de dimensiones, aunque son todo conjeturas lógicamente... Y créeme, nadie quiere más que yo que los demonios se queden en el infierno. No es agradable ser recordado como un traidor ni nada por el estilo...

Abe se acercó al libro y lo tocó levemente con las yemas de los dedos.

- Este libro parece antiguo. Muy antiguo. ¿De dónde lo sacaste John?

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
053JohnConstantine
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Ficha de Personaje
Alias: El timador
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Sáb 13 Dic - 15:39

Constantine oyó hablar al demonio sin demasiado interés, la verdad, el solo estaba en todo esto porque pretendía sobrevivir, no le interesaba el maldito orden de aparición, ni que lunático fanático de la religión los retratase de forma adecuada, de lo que si estaba seguro era de que lo que se decía de ellos en las escrituras no eran exageraciones de ningún tipo, John sabía por experiencia lo terribles que podían llegar a ser los demonios del círculo interior, sólo con su influencia podían causar estrago en los seres humanos de moral débil, y eso estando en el infierno, así que, ahora que estaban en la Tierra, no tardarían en hacer que la gente se sacase los ojos los unos a los otros.

Exhaló un poco de humo del cigarrillo y lo retiró de sus labios, bajándolo a la altura de la cintura, en su mente, el mago ya estaba trazando un plan de acción que les permitiese enfrentarse a los jinetes, sonrió frívolamente ante la pregunta del otro tipo: - Es una historia larga, podríamos concluir diciendo que pagué un alto precio por robárselo a cierto mago senil que pretendía llegar al poder absoluto…- Recordó con amargura como Felix Faust casi le arrancó el alma del cuerpo cuándo le robó el libro y desbarató sus planes de conquista, en fin, eso, eran buenos tiempos…Ahora las reglas habían cambiado…Se llevó el cigarrillo a los labios y le dio una calada, ahora eso no importaba, Felix Faust se podría en una prisión de ARGUS, de esas de las que uno no podía escaparse:

- Debemos centrarnos en lo que sabemos…- John se inclinó sobre la mesa y miró al demonio rojo: -…Según este texto, un jinete no puede ser liberado sin que el anterior haya roto el sello, es decir, su aparición es, digamos, consecuencia de los actos del jinete anterior, sin embargo, por lo que sabemos, podrían estar todos aquí….- John dibujaba en la mesa con su dedo cosas invisibles mientras hablaba, eso le ayudaba a concentrarse: -…Bien, yo propongo que nos ocupemos del que tenemos ubicado, si atrapamos a Victoria y me dejáis interrogarle, os puedo garantizar que nos dirá que está ocurriendo… -Hellboy fue a decir algo, pero John le interrumpió: - No, no hay una opción mejor, no, no confiáis en mí, pero es nuestra mejor baza, es decir, es eso o esperar a que esos mamones se aparezcan para patearos el culo, y créeme, no queremos que nos peguen una patada en el culo. – Tras eso dio una calada a su cigarro y aguardó en silencio la respuesta de sus nuevos compañeros.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Lun 26 Ene - 11:23

OCC:
 

- Ya sí, atraparlo, claro...- Hellboy miró al hombre y luego recorrió los símbolos que dibujaba con la mirada. Recordó cómo había sido el enfrentamiento contra Hambre. Duro, sanguinolento, brutal, oscuro, tenebroso... Habían tenido mucha suerte al haber sido capaces de acabar con él, y el demonio sabía que era casi imposible atraparlos.- Verás John, no es que dude de tu criterio ni de tus capacidades, pero esto no es como capturar duendes. Hemos vencido ya a Hambre, y dudo enormemente que podamos capturar a Victoria. No es que no tengamos los medios, simplemente es que su poder es algo demasiado grande como para ser retenido. En nuestra organización tenemos toda clase de seres mágicos y sobrenaturales, y algunos dan muchos problemas, más de los que aparentemente uno diría. Pero encerrar a un jinete del Apocalipsis es harina de otro costal. Uno no puede frenar a un ser de la destrucción, ni siquiera usando conjuros ancestrales. Son criaturas celestiales e infernales al mismo tiempo. Pertenecen tanto al cielo como al infierno. No hay manera de atraparlos. Pero si crees que tienes algún modo de hacerlo, adelante. Tienes mi apoyo.

Era imposible. El propio jinete no lo permitiría. No era un ser mágico a secas. Estaba en el nivel de ángeles y demonios antiguos, tanto como el propio universo. No sabía hasta qué punto John era capaz de realizar un conjuro de semejantes proporciones. De hecho, los únicos con el poder suficiente para frenarlos seguramente fuesen Dios y Lucifer, o al menos de someterlos.

- Presumo que cuando dices "mamones" te refieres a los jinetes, ¿verdad? ¿O hay más gente implicada en todo esto? Porque si la hay, nos sería de gran ayuda saber quiénes y cuántos más hay por ahí danzando queriendo destruir el planeta y convertirlo en una bola de fuego eterno.- ¿Alguien más? Desde luego alguien tenía que haber abierto un portal o haber liberado a los jinetes. Pero para hacer eso se requería de un poder casi ilimitado, y desde luego las opciones que se le ocurrían al demonio eran cada una más horrible que la anterior. Sólo de pensar en ciertos seres le producía escalofríos. Más de uno de sus parientes le tenía ganas, y muchos esperaban a que el demonio volviese al infierno para tener con él una agradable charla. Lo que ellos no sabían era que, el día que Hellboy regresase al infierno, un trono de fuego y oro le esperaba. Ya se encargaría él de repartir leña a todos aquellos que le habían causado algún que otro problemilla en la tierra, especialmente aquellos que le tenían más ganas.

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
053JohnConstantine
Justice League Dark
Justice League Dark
avatar

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Ficha de Personaje
Alias: El timador
Nombre real: John Constantine
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Mar 27 Ene - 11:48

John sonrió amargamente ante el comentario del demonio, era obvio que dudaba de él, como para no hacerlo, atrapar a un jinete del apocalipsis era algo que hasta él mismo dudaba ser capaz de hacer, sin embargo, estaba seguro que de podía lograrlo, aunque aquello implicase un gran sacrifico, lentamente llevó el cigarro a sus labios e inhaló el humo con suavidad, dejándolo ir al poco, dejando que aquella substancia que salía de su boca formase espirales en el aire y se perdiese en el vacío del salón. Las cosas habían cambiado tanto en tan poco tiempo, el mago estaba más solo que nunca, Dotty, Chas, Loyd, Zeta, todos le habían acabado dando esquinazo, él no podía reprochárselo, todo aquel que estaba a su lado acababa pagando las consecuencias, todos pagaban el precio de la magia, y ahí estaba de nuevo, en una cruzada personal, involucrando a idiotas que no tenían ni idea de lo que les estaba por caer, Victoria era difícil de retener, pero no imposible:

- Sé que es difícil creer que podemos plantar cara a semejantes seres, pero créeme, conozco la manera, podéis confiar en mí o no, podéis dedicaros a darles golpes hasta que desaparezcan o hacer las cosas a mi manera…- John se dio la vuelta y tiro el cigarro al suelo, pisándolo, luego entornó la mirada ligeramente hacia el demonio rojo y dijo: -…Si estáis dispuestos a hacer lo que os diga y a seguir mi plan, seguidme…- Y sin más John caminó con calma, saliendo del cuarto, los demonios vacilaron un momento, pero al final se pusieron en pie y le siguieron (off: presupongo que seguís a Constantine), caminaron por las escaleras que el mago había recorrido solo antes y entraron en el almacén secreto de este, dónde la gran mayoría de objetos mágicos que el mago había recolectado a lo largo de su vida esperaban para ser utilizados:

- Bueno, como bien sabéis, los jinetes son algo distintos al resto de demonios, digamos que son más similares a los primeros caídos, ángeles corruptos, es decir, no puedes retenerlos con un hechizo para demonios, ni tampoco uno para ángeles…- Susurró el mago en silencio mientras caminaba por las filas de estanterías con los otros dos por detrás suyo: -…Eso no significa que estemos indefensos, hace miles de años, mucho antes de la llegada de Cristo a la Tierra, Dios intentó tener un representante entre los hombres en la Tierra, alguien que pudiese hacer justicia en su nombre y enfrentar a los males que acechasen a los hombres, ya sabéis que ese viejo no es propenso a colaborar en los problemas de los hombres, bien, en resumen, el elegido fue el Rey Salomón, del que decían que era el más justo…- John se detuvo ante una estantería que estaba algo apartada y que contenía toda serie de amuletos y extraños objetos, el inglés empezó a buscar con la mirada, repasando las innumerables filas que contenían toda clase de objetos: -…Bien, el asunto es, que Yahvé otorgó el don divino a Salomón, le dio herramientas para plantar cara a toda clase de seres en su nombre, y aquí es a donde queremos llegar…- El mago cogió un colgante que tenía una estrella de David con unos extraños símbolos en cada punta: -…Esto es un cazador de ángeles, le permitía a Salomón retener a los seres celestiales de Dios cuándo quería parlamentar con ellos, y esto…- John buscó con el dedo índice sobre la misma fila de la estantería y luego cogió una especie de talismán, era algo similar a un medallón que contenía textos en un extraño idioma, el mago lo mostró y sonrió:

- Esto es un talismán de Sadoc, el consejero espiritual de Salomón, que creó este talismán como una forma de retener a seres malignos al enfocarlos con él, entonces, llegados a este punto, os pregunto ¿Confiáis en mí? – John guardó los dos objetos en los bolsillos de su gabardina, miró al pez azul, luego al tipo rojo: - Puedo utilizar mi magia para retener a ese capullo, o eso creo, pero necesitaré vuestra colaboración. -

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hellboy
B.P.R.D.
B.P.R.D.
avatar

Mensajes : 1108
Fecha de inscripción : 26/04/2014
Edad : 72
Localización : Donde haya algún cabronazo

Ficha de Personaje
Alias: Hellboy.
Nombre real: Anung-Un-Rama.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   Jue 19 Feb - 10:38

Cuando el demonio accedió a seguir a Constantine para que les explicase el resto del plan, en ningún momento esperaba una clase de historia. Ya se sabía la lección. Todas las cosas que Constantine le contaba las sabía de sobra. ¿Qué demonios? Él era hijo de Lucifer. Puede que no hubiese estado muchos años en el infierno, pero sabía de sobra todo lo que había pasado. Los tratos, los engaños, las mentiras, los pecados... Sabía casi todas esas cosas, y por supuesto lo que eran los jinetes, el poder que podían llegar a desplegar y por qué debían tener cuidado. Cuando el hombre estaba de espaldas a ellos hablando, Hellboy puso su mano izquierda como si fuese una boca y se burló del inglés mientras este hablaba. Abe le recriminó con la mirada. Al fin y al cabo, estaban allí para aprender y que el hombre les ayudase. Era muy poderoso, y a diferencia de la mayoría de héroes y demás que vivían en aquel mundo, estaba acostumbrado a luchar con seres sobrenaturales. Fuera como fuese, podía ser un poderoso aliado. Lo sabían. Pero el demonio no destacaba por su gran paciencia. De hecho, el propio Abe dudaba siquiera que supiese el significado de aquella palabra.

Cuando John terminó de hablar, Abe tomó la palabra antes de que su compañero dijese nada.

- Por eso estamos aquí John. Necesitamos a gente como tú para ayudarnos. Tenemos algunos aliados ya que nos han echado un cable, pero ninguno de ellos tiene un conocimiento tan amplio del mundo sobrenatural como tú. De ahí que hayamos querido venir a entablar conversación y pedirte ayuda. No es sólo por nosotros, sino por el futuro del mundo. Necesitamos a los mejores para luchar contra estos seres. Y tu experiencia puede sernos de gran utilidad.- El futuro del mundo dependía de ellos, y aunque ya lo habían salvado un par de veces, esta vez parecía que había algo más detrás del ataque de los jinetes. Aún no habían podido descubrir qué era, o quién era, pero pretendían hacerlo. Fuera lo que fuese era peligroso, y sabía muy bien dónde y cómo atacar.

- Sí, sí, sí. Todo eso está muy bien, pero la cosa no es tan sencilla. Puede que tengas el amuleto de Salomón, peor no es tan sencillo. Verás, como tú bien has dicho, los jinetes son algo parecido a los ángeles caídos, pero no son exactamente eso. Ni siquiera pienso que puedan ser considerados otra cosa que ellos mismos. Son "Los Jinetes". No hay nada como ellos. Y por eso no creo que sea tan sencillo atraparlos... Sin embargo, como bien dice Abe, necesitamos a gente que sepa un mínimo de las cosas a las que nos enfrentamos, y tú nos serías de gran ayuda. Además, también te afecta a ti que los jinetes vaguen por el mundo, de manera que tampoco te quedan muchas más opciones. Si consigues capturar a alguno de los jinetes, te aseguro que me dejarás muy sorprendido. Y créeme, eso es complicado.- Hellboy era mucho más escéptico que su compañero Azul. No creía que John fuese capaz de capturar a uno de los jinetes por muy poderoso que fuese su colgante. Esos seres estaban hechos para no frenarse ante nada. Aún le llamaba la atención que hubiesen sido capaces de acabar con Hambre. Aunque bueno, en parte tenía cierta lógica. Él había vapuleado al jinete con su mano de piedra. Al igual que ellos, no existía nada como su mano. Era indestructible, tanto por los poderes demoníacos como por las magias celestiales o los conjuros oscuros. Nada había sido capaz de dañarla ni un poco, y por ello pudo golpear a Hambre hasta acabar con él. Era con lo único que contaba Hellboy a la hora de enfrentarse a ellos que sabía no le fallaría. Las armas, los hechizos, los relicarios y objetos bendecidos... Todos tenían unos límites. En algún momento, todos ellos se habían quedado obsoletos ante un enemigo. Siempre aparecía algo lo suficientemente poderoso como para aguantar lo que le echasen. Excepto su mano. Esta había sido lo único capaz de golpear cualquier cosa que se les había plantado delante. Tal vez John tuviese una "mano" como la suya. Algo lo suficientemente poderoso como para frenar cualquier cosa que se les pusiese delante. Y sólo había una manera de saberlo.- Sin embargo, yo confiaré en ti. Recuerda eso John Yo confío en ti. Lo que significa que si nos la juegas de alguna manera te buscaré, te encontraré y te patearé el culo hasta que seas capaz de adivinar qué pie calzo... Muy bien. ¿Qué es lo que necesitas para poder llevar a cabo tus rituales, magias o lo que sea?

_________________
Quién soy                 Qué hago                 Mi careto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.   

Volver arriba Ir abajo
 
Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Esto sí que es un auténtico antro. (John Constantine) 10 de Abril de 2018.
» HEROES... ESTO ME SUENA DE ALGUN LADO 3º PARTE
» Esto solamente puede decirse con el piano ♪♪ [Priv. Judai ]
» Esto es otra liga
» Esto sera un largo camino (Texas ,privado Drexl Dxun)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: