Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   12th Octubre 2014, 18:25

- Ésta debe de ser una de las peores ideas que has tenido en tu vida -dijo la sombra que se proyectaba desde una de las columnas del edificio en construcción que tenía delante.
- ¿Por qué te da siempre por meterte en almacenes abandonados y edificios semiderruidos? -gimoteó otra escurriéndose desde debajo de sus pies como si tratara de escapar-. Deberías ir a que te miraran ese problema.

Drago no respondió. Estaba demasiado concentrado analizando el edificio de aspecto siniestro (aunque quizás sólo lo tuviera en su mente) que se alzaba ante él.

- ¿Qué pasa contigo, hombre? -dijo una tercera voz.

Sí, ¿qué pasaba con él? Sumido en sus meditaciones, recordó la conversación que había tenido con Xavier hacía dos días, después de transmitirle las palabras de Lobo.

- Por mi parte, creo que está bien que iniciemos contacto con la gente del Bosque -había dicho el Profesor mientras vertía agua de una jarra en un vaso-, pero también es cierto que nos ponen en una situación muy peliaguda al exigirnos confianza cuando realmente no sabemos nada de ellos. Puesto que tú has hablado personalmente con Lobo y confío en ti, seguiremos adelante con las negociaciones. Entiendo que, como perseguidos, quieran tomar sus precauciones (a fin de cuentas, hemos pasado situaciones parecidas con otros grupos de mutantes, como los Morloks). Sin embargo, si vamos a hacerles un gesto ellos deberán respondernos con otro. Te cuento lo que vamos a hacer...

El Profesor le había explicado las condiciones, y después había llegado el momento de decidir quién se presentaría a la reunión, y por supuesto dijo lo que había temido oír:

- He pensado que tú serías el más idóneo, Eclipse. A fin de cuentas, eres el mutante que más los conoce. Sin embargo, eso también implica que deberás responsabilizarte de representar los intereses de la Escuela, así que puede ser un trabajo duro. Si ves que otra persona sería más apta, puedes sugerírmela.

¿Y a quién iba a sugerir? El Profesor estaba ocupado tratando de establecer contactos y alianzas con los superhéroes que habían surgido tras la Colisión, y los demás miembros de la Patrulla estaban bien en misiones de exploración de los territorios desconocidos que habían brotado de repente, bien tratando de arreglar el caos que había estallado los últimos días, con los maremotos, los terremotos y toda la destrucción que había acarreado el incidente.

Como Drago había rehuido siempre el contacto con todos excepto con Xavier, salía bastante poco de la mansión. Digamos que no era el más conocido, ni uno de los que acostumbraban a salir en televisión realizando actos heroicos ya que, cuando salía, solía hacerlo en solitario y de una forma mucho más discreta. Además, aunque no lo admitiera ante nadie, siempre tenía miedo de que los demonios que había en su interior tomaran posesión de él y acabara matando a alguien. Xavier le había dejado claro una y otra vez que confiaba en él, pero el propio mutante no las tenía todas consigo, y prefería ayudar en la escuela, donde sabía que su labor también era necesaria. Eso hacía que fuera uno de los pocos que se encontraban disponibles para aquella labor. También estaba Logan, pero Drago a su lado era todo un experto en diplomacia. ¿Cómo iba a encargarle una tarea así a Lobezno? Lo más probable era que acabara sacando las garras antes de que acabara la noche. Y como era lógico, no podía cargar a un alumno con tamaña responsabilidad, así que se había ocultado tras una máscara de invisibilidad con el aspecto de un niño, se había dirigido a Central Park y había deslizado los dos dólares en la mano del mimo disfrazado de soldado de plomo que había en la Terraza Bethesda.

El mimo no había dicho ni media palabra, ni tan siquiera le había dirigido una mirada, así que Eclipse se había dado la vuelta sintiéndose terriblemente estúpido. Sin embargo, cuando estuvo de vuelta en la mansión le dijeron que había llegado un mensaje para él durante su ausencia. El mensaje le citaba en aquél edificio de pisos en construcción a la noche del día siguiente.

La verdad es que empezaba a cansarse de tanto misterio y tanto jueguecito, y tampoco tenía ninguna seguridad de que no fuera a tratarse de una trampa. Como había dicho Xavier, les exigían demasiada confianza considerando que no sabían prácticamente nada de ellos.

De pie ante el edificio desierto, Eclipse se planteó entrar invisible aunque fuera para comprobar que no iba a encontrar a un pelotón de fusilamiento aguardándole. ¿Se lo tomarían a mal? Bueno, ellos les habían pedido confianza, y hasta ahora habían cumplido con todas las exigencias que habían esgrimido en aras de su seguridad. Suponía que bien podrían mostrarse ahora tolerantes con él mientras verificaba su propia seguridad, ¿no?

Por norma general, sólo los telépatas y los que no necesitaban del espectro de la luz para ver podían percibir su presencia, pero Lobo había insinuado que había magos entre su gente. Eclipse no tenía la más remota idea de cómo funcionaba la magia. ¿Serían capaces de ver a través de sus ilusiones? Si eso era así, podrían descubrir las cicatrices de sus ojos, y eso no le hacía la más mínima gracia. La idea de que los demás pudieran percibir su debilidad o sentir piedad hacia él le causaba un hondo rechazo, así que, sólo por precaución, sacó las gafas de sol del bolsillo de la gabardina y se las puso.

Después, invisible, cubrió los últimos metros que lo separaban del edificio y entró.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   13th Octubre 2014, 10:39


- Estoy en la posición, Lobo. Lista para cuando me digas.
- Bien. Que no se te vaya el gatillo: ésto va a ser una firma de tratados, pero ya se sabe que cualquier cosa puede pasar.
- Descuida. Llevamos demasiado tiempo en esto como para dejar el chupete en casa.

Buena chica. Ceni era una de las pocas fábulas con la que contaba siempre, para cualquier ocasión. Una experta en espionaje e infiltración siempre es una buena baza para cubrir los posibles agujeros que se suelen dejar a la hora de preparar los planes. Me guardo el walky en la gabardina y espero. Esto podía convertirse en una buena noche, o en una noche como cualquier otra, tan llena de mierda que se te hace familiar.

- ¿Cómo vamos? - El eco de los tacones de Blanca se me acercan por la derecha y apoyan una mano en mi brazo. Mi mujer, siempre tan precavida y lista para las malas noticias. - ¿Está todo listo?
- Como una bomba de relojería. Tenemos los flancos cubiertos, las sorpresas cubiertas y por a alguien se le ocurre aparecer de frente y sin invitación, aquí estoy yo.
- Sigo pensando, señor y señora Feroz, que éstas medidas de seguridad son innecesarias. - El rey Cole, nuestro alcalde, tan barrigudo como atento se nos echa encima con toda su pomposidad. Puede parecer un completo inepto, pero siempre ha tenido la "consideración" de darle casi el mando a Blanca para las situaciones más peliagudas. - Blanca, vamos a firmar un tratado de paz y una futura alianza. Si nuestros invitados se toman a mal nuestras medidas de seguridad podría peligrar no solo nuestra existencia, sino la de Villa Fábula.
- Comprendo su preocupación rey Cole, pero comprenda también la mía: hemos sido objetivo del Adversario tantas veces que no sabemos si hay peligros potenciales más allá de nuestras Tierras Natales. Y tras el informe de Lobo respecto al choque de universos, ésto se ha complicado más si cabe.
- Aun así deberíamos tratarlos como amigos e invitados, y no como vulgares rateros.
- No los trataremos como animales. Simplemente-
- Shhhh... Ceni, ¿tienes algo?
- Negativo. Solo veo la noche.
- ¿Qué pasa Lobo?
- Ya están aquí.

....

En un principio me había parecido escuchar algo, pero ahora estoy seguro de que he escuchado pasos. No solo eso, sino que también capto el olor característico del hombre oscuro. He hecho bien en no encenderme un cigarrillo, a pesar de los olores de la ciudad que empiezan a marearme un poco. Pero lo aguanto: no es la primera vez que estoy metido en una montaña de estiércol con forma de ciudad. Espero en el umbra de la planta baja que da acceso a las escaleras para los pisos superiores. Espero y espero, pero como le pasó a Ceni, no veo nada, aun captando su olor. ¿Qué demonios...? Está claro que está usando algún truco de esos, como los que me advirtió en la mansión. Espero y espero, pero sigo sin verlo cuando su olor ya es tan palpable como una roca.
Decido dar el primer paso.

- Sal de donde estés. No vamos a hacerte daño. Sígueme y terminemos con esto. - Sin esperar a que se muestre, subo las escaleras hasta la planta donde están Blanca y Cole, esperando que me siga.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   13th Octubre 2014, 13:48

El edificio estaba lleno de sombras, y todas le hablaban susurrando palabras de precaución y advertencia. La figura de Lobo se remarcaba claramente al pie de las escaleras que subían hasta la parte superior. Todo estaba demasiado tranquilo, el gancho era demasiado obvio. No desconfiaba necesariamente de las intenciones del enviado, pero había sido militar y mercenario, y estaba completamente seguro de que nadie se expondría así sin tener alguna medida de seguridad instaurada por si las cosas se iban de madre. Tenía que haber alguien vigilando en algún lugar. Quizá un francotirador... o varios. Así que no se mostró de inmediato, sino que se dedicó a hacer un reconocimiento rápido por los alrededores. Lobo no pareció verlo, y eso estaba bien, aunque en algún que otro momento le pareció que inclinaba levemente la cabeza en su dirección, como si intuyera su presencia. ¿Podía oírle? Podía ser. Eclipse era bueno en lo suyo, pero si aquél hombre estaba allí sin duda sería porque también sería bueno en lo suyo.

- Sal de donde estés -dijo de repente el enviado, confirmando sus pensamientos-. No vamos a hacerte daño. Sígueme y terminemos con esto.

Dicho esto, se giró sin esperar a que se mostrara y comenzó a subir las escaleras. Le daba la espalda, y eso sólo podía significar que, efectivamente, debía de tener a alguien guardándosela. Eclipse no había visto a nadie, pero eso no quería decir nada. Un buen francotirador se preocupa por que no lo encuentren. Alzó la mirada hacia las zonas superiores del edificio, escrutándolas con suspicacia. Finalmente decidió arriesgarse y desvelar la ilusión. La Patrulla X sabía dónde se encontraba, y no creía que aquella gente quisiera exponerse a un enfrentamiento directo con los suyos.

No dijo nada cuando le siguió escaleras arriba porque: a) era hombre de pocas palabras, y  b) estaba seguro de que aquél hombre comprendería sus recelos. Ya cuando se habían reunido en la oficina le había parecido que tenían cosas en común y creía que podían llegar a entenderse. Del mismo modo que él comprendía que hubiera tomado sus precauciones (cosa que seguro que habría hecho), Lobo comprendería que no hubiera sido tan estúpido como para entrar solo y de frente a reunirse con gente de la que sólo tenía su palabra. O eso esperaba.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   15th Octubre 2014, 18:55

No me planteo si el tipo me va a apuñalar por la espalda o no. Sé que no lo hará, o mejor dicho, que no podrá. Igualmente tengo que confiar un poco más en él como me dijo Blanca, aunque me de muy mala espina. Subo las escaleras sin mirar atrás y sin encenderme el cigarrillo que llevo en la boca. Ya me daré el gusto de la inconsciencia más adelante.

Al llegar al piso donde están los demás me adelanto y cruzo la primera puerta, que da justo en la sala donde el rey Cole nos espera, sentado en una silla y una mesa que hemos traído para la ocasión. A su lado está Blanca con los papeles en mano, impoluta y perfecta como siempre. Mi mujer... mi gran mujer. Me pongo a su lado pese a saber que Cole desearía que estuviera al suyo, pero para eso ya tiene a Ceni con un ojo puesto en todos.
Observo lo que serían mis espaldas pasadas, y lo veo. Se ha mostrado la ratita, y al verlo me viene ese mal estar de nuevo. Eso me hace gruñir, y Blanca me agarra del brazo por detrás para calmarme. Me conoce demasiado bien para saber cuándo algo no me gusta.

- ¿Y bien? ¿Ese es nuestro invitado? ¿Tan solo uno?
- Eso parece, señor alcalde. Lo que pasa es que serán algo tímidos. Usted empiece, no se preocupe.

Con clara incertidumbre, Cole arranca una tos para aclararse la voz y se levanta de su asiento. La barriga le llega hasta el escritorio, y cualquiera que lo viera podría plantearse que es tan solo un burócrata más en Nueva York que se llena la panza y los bolsillos por igual. Les haría gracia a esa gente saber lo equivocado que están.

- Ante todo sea bienvenido y gracias por aceptar nuestra solicitud. Por favor, si fuese tan amable de acercarse, podríamos empezar con las negociaciones si le parece. Yo soy el rey Cole. ¿Podría decirnos su nombre?

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   24th Octubre 2014, 20:05

En la planta superior aguardaban dos personas más; una chica morena bastante bonita y un hombre gordo que se presentó a sí mismo como el rey de aquella gente. De los tres, sólo Lobo parecía capaz de enzarzarse en un enfrentamiento físico, y había elegido situarse al lado de la joven (sin lugar a dudas su mujer o su amante, no se le había escapado el intercambio que habían tenido al subir él, existía demasiada complicidad entre los dos como para ignorarlo) en lugar de hacerlo junto al que parecía ser su rey, lo cual no hacía más que confirmar la sospecha del mutante de que debía de haber como mínimo alguien más vigilando sus movimientos.

Los tres cerditos y el lobo, pensó para sí.

- Mi nombre es Dragoslav Katich -contestó, acercándose tal como le habían pedido-. He venido solo porque actualmente andamos escasos de personal con todo el asunto de la Colisión. El hombre al que represento, el profesor Xavier, me ha dado permiso para hablar en su nombre y en el de la Escuela. Y si me permiten el atrevimiento -añadió dirigiendo una mirada ceñuda a Lobo-, ya saben más de lo que nosotros sabemos de vosotros.

A Eclipse estaba empezando a agotársele la paciencia con tanta tontería. Aquella gente hasta ahora no había hecho más que exigir, exigir y exigir sin dar nada a cambio, y ellos se habían limitado a bailar a su son como simples marionetas. Que si contratos en los que no había nada escrito, que si extraños intercambios en Central Park, que si citas a ciegas en edificios abandonados en mitad de la noche... Por lo que sabían, podían ser enemigos tratando de tenderles una emboscada o conducirles hasta una trampa. Sin embargo al parecer les molestaba que no fuera tan absolutamente gilipollas como para confiar ciegamente y entrar a pecho descubierto en aquél edificio abandonado. Bien, lamentaba decepcionarles pero la vida era así de dura, y Eclipse había tenido encuentros en almacenes abandonados suficientes para toda una vida.

Y para colmo, no contento con que se hubieran plegado a cumplir todas sus condiciones como perrillos falderos, el tal Lobo se mostraba más agresivo que cuando la situación había sido a la inversa y había sido él quien se había encontrado en territorio desconocido. Qué curioso, porque entonces le había parecido que estaba más dispuesto a dialogar que a gruñir.

Se cruzó de brazos, bastante molesto por todo aquello; el oscurantismo, la falta de información, y, al parecer, la falta de confianza. ¿A qué se suponía que había venido? Esperaba que fuera para algo más que para verle los colmillos al lobo, y que empezaran a darle respuestas antes de que llegara a la conclusión de que le estaban haciendo perder el tiempo.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   28th Octubre 2014, 16:00

Capto la idea, tranquilo. Si te sirve de consuelo después te puedo invitar a una taza de té y nos tranquilizamos contándonos nuestras penurias, terminando en un abrazo de hermandad. Todo tan bonito que le pediría a Rosa que nos tirara flores por la cabeza.

- Permitame que le muestre mi más sincero arrepentimiento por el subterfugio. No obstante debemos ser cautos, pues de ello depende nuestra supervivencia. Señor Katich, si es tan amable, acérquese a la mesa para poder revelar con quién está a punto de cerrar ésta alianza.

El rey Cole, como siempre tan políticamente correcto. Es nuestro hombre estrella para mantener contento a nuestros "invitados" de otras regiones. Aun recuerdo como consiguió meterse en el bolsillo a las Fábulas de occidente. Todo aquel asunto con Simbad y los árabes... Pero eso es agua pasada. Ahora estamos en una situación distinta, con un contexto distinto. Capto la mirada de Blanca, para nada preocupada pero puedo sentirle el corazón golpeando con fuerza. Me mantengo firme, para que sepa que tiene con qué apoyarse y sentirse más segura. No me extraña que Drago la ponga nerviosa.
Cole saca una copia del tratado con el cual, al firmarlo se cerraría la alianza entre Villa Fábula y la mansión X. Cuando se acercara Drago podría ver que también estaban nuestros nombres ofuscados, pero al firmar Cole su copia de la alianza, los nombres se desvelarían al igual que en la copia de Drago. Podría leer entonces los nombres de El Bosque y Villa Fábula. Pero se necesitaba una explicación, y Cole sería quién para darla.

- Permita que presente a mi gente de forma formal. Ya debe conocer a nuestro Sheriff, Lobo Feroz, y a su lado se encuentra Blancanieves. - Espera unos segundos para darle tiempo a Drago para que consiga digerir esos nombres. - Aquí en Nueva York tenemos un barrio para nosotros solos conocido como Villa Fábula, pero nuestros orígenes provienen de un mundo apartado del vuestro conocido como las Tierras Natales. Somos conocidos como cuentos para niños, de hadas y brujas. Somos los protagonistas y los villanos de toda historia conocida en el mundo mundano, y vivimos tanto tiempo como eras y milenios ha existido vuestro mundo. Hoy en día somos exiliados de nuestras propias tierras, echados por un enemigo tan formidable que nos costó siglos conseguir derrotarle. Hoy en día podríamos volver a nuestro mundo, pero ha sido tal nuestra adaptación al vuestro que la gran mayoría se niega a abandonar sus hogares. Por ello, y porque nos debemos a los nuestros, nos vemos obligados a quedarnos y a buscar ayudas allá donde podamos para mantener la seguridad de las fábulas.
- En otras palabras - continuó Blanca - buscamos una alianza con la Mansión de Charles Xavier para poder superar y ayudarnos mutuamente ante ésta crisis de la colisión de los universos. Creemos que al abrirse los portales y caer las paredes del tiempo y las dimensiones podría ser que apareciera de nuevo dicho adversario, y no se contentara tan solo con volver a conquistar nuestras tierras.
- Dicho ésto, señor Katich, ¿tiene algo que decir? ¿Preguntas? ¿Dudas?

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   3rd Noviembre 2014, 13:19

Nota:
 

Vale. Éste era el momento en el que Eclipse se planteaba si no se habría vuelto finalmente loco. El incremento en las voces en su cabeza y ahora... ¿esto? ¿Estaba hablando con Blancanieves y con el Lobo Feroz? ¿Hadas? ¿Brujas?

El hombre X mantuvo su expresión impasible, pero más porque se había quedado petrificado que porque estuviera tratando de transmitir una impresión determinada. Por un momento, volvió a sentir el aguijonazo del miedo. Hubo una época, después de que Los Escorpiones lo capturaran y lo torturaran durante días, en que pensó que había muerto, y que él no era sino un ángel vengador enviado desde el cielo para cobrarse justicia. Durante esa época había estado tan convencido de esa realidad que Xavier se había visto obligado a desbloquear los recuerdos reprimidos de su subconsciente para hacerle entender lo que había pasado de verdad. Que no era ningún ángel, sino un mutante, y que nunca había llegado a morir. Sin embargo, y a pesar de todos los intentos del Profesor, jamás había conseguido librarse de las voces que le hablaban desde las sombras.

Según Xavier, eran una proyección de sus propios pensamientos, de sus miedos e inseguridades, y durante el tiempo que estuvo en la mansión se habían suavizado bastante, pero con todo el asunto de la Colisión habían vuelto a golpear con más fuerza, hasta el punto que había llegado a plantearse si no serían verdaderos demonios o espectros que habían pasado a través de la brecha para atormentarle.

Pero si de verdad era como decía Xavier, si se lo estaba inventando todo... ¿no estaría inventándose eso también? ¿A estos... personajes de cuento? Drago sabía que cuando los X-Men le encontraron, la profesora Moira MacTaggert había defendido la teoría de que padecía una forma de esquizofrenia, pero Xavier había permanecido a su lado hasta el final, alegando que no estaba loco, que lo que tenía era un trastorno por estrés postraumático producido por las torturas que había sufrido y por la tragedia que vivió siendo niño.

Pero ahora, no podía evitar preguntarse... ¿Y si se equivocaba? A su alrededor, las sombras del edificio comenzaron a reír desquiciadamente, pero las hizo callar. No se lo había inventado. Dianne y Xun habían estado presentes, habían espiado su conversación. Lobo era real, aquello era real. Tenía que serlo. Lo contrario era demasiado aterrador.

Durante varios segundos no se produjo la menor reacción en él. Cerró los ojos, asimilando lo que acababa de oír. Los abrió de nuevo, y los tres individuos seguían allí. Extendió la mano para tocar el contrato y se sintió reconfortado por el tacto rugoso del papel, la superficie dura de la mesa que lo sostenía. Aquello también parecía real. Carraspeó.

- Entonces... eres Blancanieves -dijo, mirando a la mujer-. Y tú el Lobo Feroz -se volvió hacia su marido-. Sois... personajes de cuento. Me estáis diciendo... que los personajes de los cuentos existen de verdad.

¿Significaba eso que todos los mitos y leyendas que había escuchado a lo largo de su vida existían también? ¿Dónde estaba el límite? ¿Qué era real y qué no? ¿Existían los ángeles? ¿Y sus demonios internos?

- Sois inmortales y habéis sido expulsados de vuestra tierra por un enemigo sobrenatural. Y os ocupáis de mantener la seguridad de las fábulas -era como si repetirlo le ayudara a hacerlo más real en su mente-. Y queréis aliaros con nosotros.

Los miró despacio, deteniéndose en cada uno de ellos.

- Y creéis que ese enemigo puede aparecer en nuestro universo.

¿Por qué todo parecía tan irreal? Por un momento se preguntó si no estaría soñando, y pensó que la situación debía de parecer igualmente surrealista para ellos. Si de verdad venían del Bosque Encantado, ¿qué impresión debía de haberles producido Nueva York, con sus inmensos rascacielos, su contaminación y sus ruidosos vehículos?

- Bueno... es... una revelación impactante -dijo mirando al rey Cole-. Entiendo que os hayáis tomado tantas molestias por ocultaros. Por favor, disculpad mi perplejidad, pero no todos los días se encuentra uno con los protagonistas de los cuentos de su infancia. No pretendía ser irrespetuoso. Volviendo al asunto que nos ha traído aquí esta noche... el Profesor está interesado en instaurar esa alianza con vosotros, pero habrá de ser con unas condiciones. Necesitamos saber la localización de vuestro barrio y cuáles sean vuestras actividades en el condado de Nueva York. Si vamos a ser aliados, debemos mantenernos lo más transparentes posible con respecto a lo que pase en nuestras respectivas comunidades. Y la segunda condición que me ha encargado que os transmita, es que deberemos mantener en todo momento un canal abierto para poder comunicarnos entre nosotros. Uno de vosotros tendría que comprometerse a mantener el contacto con nosotros y actuar de portavoz en caso de que suceda alguna crisis. Nosotros haríamos lo mismo, y a menos que tengáis algo en contra, creo que yo sería el elegido. Si estáis de acuerdo con estas condiciones, entonces no tendría el menor inconveniente en firmar ese contrato.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   3rd Noviembre 2014, 19:57

Se ha quedado parado. No me extraña: si alguien viene y me dice que los extraterrestres existen y me presentan a uno, me costaría un buen rato asimilarlo. Nosotros somos los protagonistas de los cuentos de hadas. ¿Qué es más creíble: la existencia de los extraterrestres o de los cuentos de hadas?

Cole también lo entiende, y le da a Drago todo el tiempo que necesite, con los brazos a su espalda y su rechoncha barriga por delante. Blanca por su lado se mantiene estática, esperando a ver su reacción. A ninguno de los cuatro, contando a Ceni nos extrañaría si de repente se pone a reír y se lo toma como un chiste. Es más que normal. Joder, incluso si de repente le da un ataque y se pone a danzar el baile de San Bito me parecería normal.
Al final parece que acepta que somos reales, nombrándonos por nuestros nombres. No puedo evitar sonreír de soslayo. La forma que tiene de aceptar lo inaceptable me recuerda demasiado a Jack cuando lo pillo con las manos en la masa y no tiene forma de rebatir mis acusaciones.

- Vaya, tanta agudeza me sobrepasa. - Blanca me da con el codo en las costillas. Si, tiene razón: estamos en mitad de una negociación y mejor sería para todos que me cortara un poco.
- En verdad no somos inmortales, pero si que vivimos durante mucho tiempo y no se nos puede matar con facilidad. - Bien señor alcalde, y ya de paso dile también que por ejemplo soy alérgico a la plata.

Al fin parece reaccionar, y nos suelta sus términos. La verdad es que creí que pediría más. Si con eso podemos tener un trato con la mansión de los mutantes, mejor para todos. Tal vez, con un poco de ayuda, quizás podamos incluso impulsar la amplitud del piso 13 tal y como quiere Blanca. Su plan para defendernos de las próximas dificultades que nos puedan superar mediante los embrujos es un buen plan. No me gusta, pero es un buen plan.

- No tiene nada por lo qué disculparse: es algo racional pensar que lo imposible no puede dejar de serlo. En cuanto a los términos, me parecen aceptables. Puede que le parezca extraño, pero Villa Fábula no es más que otro barrio de Nueva York. Las fábulas trabajan y viven como cualquier otro ciudadano. Sin embargo no rendimos cuentas al ayuntamiento de la ciudad, sino al de El Bosque en la misma Villa Fábula. Tenemos más villas repartidas por todo el mundo, pero cada una de las demás villas son como estados o países propios, con su propio gobierno. Nos mantenemos en contacto, pero cada una de nuestras comunidades tiene que cuidar de los suyos. Nosotros somos, por así decirlo, la sede central, y por ello necesitamos ayuda externa para solventar los próximos problemas que puedan surgir a causa del choque de los universos. Me gustaría añadir que, si el profesor Xavier le parece bien, sería ideal poder tener una reunión en privado mientras tomamos una taza de té y nos conocemos mejor. Mientras tanto, creo que nuestro Sheriff será el mejor enlace posible, junto a sus subordinados.
- Si le parece bien señor Katich, por favor, firme el tratado para así emprender los procedimientos para instaurar la alianza entre la mansión del doctor Xavier y Villa Fábula.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   7th Noviembre 2014, 10:21

Decidió dejar de prestarle atención a Lobo. Estaba claro que se había equivocado al juzgarle la primera vez que lo conoció, considerándolo un tipo con el que uno podía tener tratos serios, pues iba directo al grano sin andarse sin tonterías. En cambio, aquella noche estaba demostrando ser un auténtico imbécil. Eclipse no tenía sentido del humor, y no tenía la paciencia suficiente como para aguantar estupideces. Al menos, a diferencia de Logan, sabía mantener la compostura, por lo que se limitó a fruncir levemente el ceño ante el comentario del tipo y pasó a ignorarle, centrándose en el rey con gesto inexpresivo, aunque muy serio.

- Transmitiré al Profesor su petición, y francamente espero que pueda sacar tiempo de sus obligaciones para tener un encuentro con usted, rey Cole.

Cuando Blanca se lo indicó, sacó un bolígrafo de su traje y estampó su firma en el tratado.

- ¿Podríamos quizá ir ahora a Villa Fábula? Así como vosotros habéis tenido ocasión de ver cómo funciona la Mansión, a mí me gustaría ver de cerca ese... barrio vuestro.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   10th Noviembre 2014, 16:05

El rey Cole sonríe satisfecho. Blanca no sonríe, pero la noto satisfecha. Yo estoy satisfecho de haber cerrado el pacto tan fácilmente. Seguro que hasta Ceni está satisfecha de no haber tenido que disparar, aunque a veces no sé si hace éste trabajo porque es la mejor o porque le gusta demasiado. En cualquier caso las balas guardadas y el fusil desmontado, princesa.

- Podemos ir ahora mismo si precisa. - Cole entra los documentos a Blanca para que los valide y les mande las copias pertinentes a Xavier y los suyos. Aun no entiendo cómo consigue aguantar con todo ese tostonazo del papeleo. - La señorita Nieves y yo nos adelantaremos para anunciar a nuestra comunidad su inminente llegada. A pesar de nuestra educación, las fábulas hemos vivido décadas empobreciendo nuestras relaciones con el mundo mundano, por nuestra seguridad y la de ellos. Espero verle en breve. - Levanta su enorme mano y espera que Drago se la estreche, antes de partir.

Blanca hace lo propio: guarda los papeles en su maleta, se asegura que todo está en orden, la cierra y se estira el traje que siempre lleva en asuntos oficiales. Siempre he tenido la manía de que ese traje se planchaba a si mismo, porque no entiendo como una prenda de ropa puede estar siempre tan estilizada... o a lo mejor es su figura lo que lo consigue. Hacerle ese comentario aquí y ahora... de seguro Blanca me reprime por mezclar trabajo con la privacidad.
Los sigo a ambos hasta la puerta de salida, por llamarlo de alguna forma, antes de bajar las escaleras. Blanca se para y me pone una mano en el pecho.

- Procura...
- ¿Qué? ¿Ser educado? ¿Comportarme? ¿No machacarlo a preguntas?
- Iba a decir "procura no llegar tarde", pero eso también me basta. - Sonríe y me da un beso. Dios, como amo a ésta mujer. Saber que se marcha es un suplicio pero adoro verla marchar. Sonrío para mis adentros hasta que me doy cuenta que nos hemos quedado casi solos el hombre sombrío y yo. No es que me caiga mal, pero en nuestro mundo no existe la confianza mutua hasta que nos encontramos en medio de una confrontación y ambos estamos en el mismo bando y perdiendo.
- ¿Tienes coche? Villa Fábula está bastante lejos de aquí, y si vamos andando tardaremos por lo menos media noche. Si no tienes coche tengo a alguien que nos puede llevar. - Ceni ya debe de estar bajando hacia el coche, preparándose para marcharse. No me cuesta nada coger el transmisor y decirle que nos guarde un hueco para los dos.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   13th Noviembre 2014, 00:32

Eclipse asintió. ¿Aislarse para salvaguardar la seguridad de los inocentes? Podía entender ese tipo de cosas. Él mismo lo había hecho durante los últimos siete años, y de no haber sido por la Colisión aún seguiría encerrado en la mansión. Aquellos eran tiempos desesperados, y requerían medidas desesperadas...

- Por supuesto, allí estaré -dijo estrechando la mano del alcalde.

Vio como la chica se estiraba el traje y por primera vez reparó en lo estilizado de su figura. Quiso apartar la mirada, aunque tardó unos segundos más de lo que habría deseado. Maldición, era más fácil cuando se había convencido a sí mismo de ser un ángel y pensaba por tanto que estaba por encima de las necesidades mundanas. Era increíble de lo que era capaz el cerebro humano, cómo podía, mediante autosugestión, anteponerse a cualquier impulso o sensación física e incluso crear sensaciones ficticias. Pero ahora sabía que no era ningún ángel, sólo un simple mortal que llevaba demasiados años encerrado por temor a las cosas que había hecho, y a las que podía volver a hacer.

Por un instante sintió el pequeño aguijón de la envidia al ver la complicidad que existía entre Lobo y Blanca mientras escuchaba su breve conversación. Detectaba en aquél hombre una oscuridad parecida a la suya; el tipo no era ningún santo. Y sin embargo, en lugar de castigarse y atormentarse como hacía él, tenía una mujer que lo amaba y llevaba una vida que, por peculiar que fuera, sin duda sería más sana que la que él mantenía. ¿Por qué? ¿Acaso no temía corromper la brillante luz de aquella mujer?

Recordó a Nadine; Ella había sentido por él algo parecido a lo que mostraba Blanca por Lobo, y él, en su interior, la había correspondido aunque jamás se lo hubiera mostrado. Nadine no era tan hermosa como Blanca; era más bajita, de cabello castaño y caderas anchas, pero su luz era tan intensa y radiante como la de Blanca. Drago sabía que tenía que alejarse de ella, por su propia seguridad. Él era un demonio que absorbía la luz de los que tenía a su alrededor. El alias que había escogido lo decía todo: "Eclipse". Por eso tenía que apartarse de las personas puras. Nadine merecía algo mejor que él. Así que se había marchado, y había permitido que acabara casada con aquél abogado tan brillante. Hacía muchos años que no se había permitido volver a tener contacto con ella. Quién sabe, quizá hasta tendría críos. Mantenerse al margen era lo mejor que había podido hacer.

Por supuesto Xavier había intentado quitarle esas ideas de la cabeza. Había tratado de convencerle de que su poder era la luz, no la oscuridad. Que no tenía la facultad de absorber la "luz interior" de las personas, sólo podía manipular el espectro visible. Xavier era sabio, y quería creerle, pero una parte de él, la parte que encarnaban las sombras, se resistía a hacerlo. ¿Y si se equivocaba? ¿Y si arruinaba la vida de un inocente? Nunca podría perdonárselo. ¿Y por qué no sería así? Todos los que alguna vez había amado habían muerto. Había salvado a Nadine de ese destino apartándose de ella.

La amargura que le había invadido todos esos años junto con la culpa y el remordimiento por todo lo que había hecho antes de que lo encontraran los X-Men le invadió en ese instante, pero no debía permitir que los demás lo notaran, así que tejió una máscara impenetrable en su semblante ayudándose de ilusiones. Apartó la mirada de la escena y se quedó contemplando las sombras hasta que todos se hubieron marchado y sólo quedaron Lobo y él en el edificio en construcción.

- Pretender usar vehículo en Nueva York es poco menos que una locura -musitó, en respuesta a su pregunta-. Siempre que puedo recurro al transporte público. Así que no, no he traído mi coche.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   13th Noviembre 2014, 15:10

- En ese caso ven; tengo uno preparado unas calles más abajo. - Espero que Ceni no se haya marchado y nos haya dejado solos.

Bajo por las escaleras esperando que Drago me siga, encendiendo el pitillo y sacándolo de mi boca para que se quede en mi diestra. Cuanto más lejos lo tenga mejor para mí, que me duerma un poco pero no me atonte. Nunca me ha gustado su sabor ni su olor, pero es lo más efectivo para que no termine con un ataque de jaqueca. Llego hasta la planta baja y de ahí me guió por el olor de Ceni. El tabaco me ayuda a centrarme en un solo olor, pero maldita sea cuanto lo odio.

- Llevar un coche por Nueva York es una locura siempre que no sepas por donde moverte. Por suerte tenemos a un conductor de primera.

Llegamos hasta donde está Ceni, apoyada en un lateral del coche. A simple vista parece sacada de alguna novela negra donde la rubia despampanante con su abrigo negro y sus gafas de sol te hacen preguntar cómo sabrían esos labios rojos. Pero como en toda novela negra, hay una cara que se esconde, y la princiesita tiene más de una. El problema es si saca la pistola o el cuchillo junto con una de esas caras.
Se gira al escucharnos y nos sonríe con esos labios que te apuñalan por la espalda.

- ¿Te llevo, Lobo?
- Nos harías un favor. Ceni, éste es Drago, el intermediario de la mansión de la que te hablé. Drago, ésta es Cenicienta.
- Un placer. - Le extiende la mano tras aproximarse con sus andares firmes y seguros. No muestra la menor desconfianza por Drago ni temor. Le sonríe como si fueran amigos de toda la vida. Esa máscara suya es tan perfecta que la podríamos vender como porcelana pura.
- Subamos. Blanca ya debe tenerlo todo listo para nuestra llegada.

Me meto en el asiento del copiloto, como de costumbre. No tengo ni puñetera idea de conducir y no tengo la más mínima intención de aprender. Los coches siempre me han parecido un trasto inservible y poco práctico: son como jaulas con ruedas, solo que más cómodas y con vistas a la carretera. Ceni toma los mandos y arranca el coche cuando Drago entrase.

- Lobo, luego tengo un asunto que hablar contigo. Por cierto cariño, ten cuidado donde pones los pies: la maleta es nueva y no quiero que se estropee.

Llevado por la curiosidad levanto la cabeza para poder ver bajo los pies de los asientos de atrás, y sonrío cuando veo que es una de esas maletas reglamentarias para poder guardar un fusil de francotirador de alta precisión. Veo que el dinero que obtiene para hacer su trabajo lo gasta bien. Eso es otro de los puntos que me gustan de Ceni.

- Bueno Drago, tenemos un largo camino hasta Villa Fábula así que tienes tiempo suficiente para preguntar lo que quieras.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   13th Noviembre 2014, 20:37

Eclipse siguió los pasos de Lobo por las escaleras y al ver cómo se encendía nuevamente un cigarrillo se preguntó si no tendría poderes regeneradores como los de Lobezno; de lo contrario no entendía que fumase tanto siendo como era el protector de su gente.

Aunque bueno, tal y como le habían dicho, ni siquiera era humano, así que quizás su fisiología funcionaba de manera diferente y el tabaco no le afectaba de la misma manera que a los demás mortales. ¿No había dicho el rey Cole que no se les podía matar con facilidad? Bueno, no tenía que escandalizarse demasiado. Técnicamente, él tampoco era humano.

Aún le estaba dando vueltas a éstas y otras cuestiones cuando llegaron hasta la calle lateral en donde les aguardaba su medio de transporte. Al ver a la mujer que les aguardaba apoyada en el lateral del vehículo Eclipse no pudo menos que preguntarse una vez más si todo aquello no estaría siendo un producto de su imaginación.

¿En serio? Si no fuera porque no era un gran aficionado a la novela negra pensaría que aquella rubia impresionante acababa de salir de las páginas de algún libro que hubiera leído recientemente. La mujer era hermosa, sí... pero algo en su sonrisa de tiburón al volverse hacia ellos le dijo que también era muy peligrosa. Lobo inició las presentaciones, dando pie a una nueva y sorprendente revelación:

- ¿Cenicienta? -musitó, correspondiendo a su saludo sin poder ocultar su asombro. Repasó una vez más a la mujer que tenía ante sí, incapaz de creer que se tratarse de la misma doncella desvalida, ingenua y bondadosa de las leyendas infantiles-. Por lo que veo, el cuento ha cambiado mucho desde la última vez que lo leí.

Se reservó la opinión de si para mejor o para peor, pues lo cierto era que aún no las tenía todas consigo. Aquella "Cenicienta" le daba malas vibraciones, podía notar la oscuridad en ella, al igual que en Lobo.

Normalmente prefería la inocencia de las personas puras, y se había autoimpuesto la obligación de protegerlas de la corrupción de los oscuros de corazón, lo cual le incluía a él mismo, razón por la cual se había mantenido apartado del mundo los últimos años. Curiosamente, se sentía más a gusto con aquellos que, al igual que él, albergaban oscuridad en su interior, como Logan, ya que no tenía que preocuparse por ejercer en ellos ninguna influencia perniciosa, pero hasta que no tuviera claro si podía confiar en aquellos dos no podría relajarse.

Abrió la portezuela trasera y se acomodó en los asientos posteriores al tiempo que su mirada analítica repasaba hasta el más mínimo detalle. Reparó en el maletín antes incluso de que la mujer lo mencionara, y por supuesto no le costó nada reconocerlo como lo que era: una maleta de francotirador. Así que no había estado errado en sus suposiciones; aquella mujer había sido el respaldo de Lobo en todo momento.

Notó que se tensaba, pero las voces volvieron a hablar y, en contra a lo acostumbrado, fue para instarle a que se relajara.

- Vamos... si realmente tuvieran intención de atacarte, ¿crees que habrían mostrado sus cartas de esa manera cuando les habría resultado tan sencillo ocultar el maletín en el maletero? Lo han dejado ahí mismo, a tu alcance. Podrías recogerlo con sólo extender una mano.

Por supuesto, en caso de necesidad ni siquiera tendría que hacerlo. Los rayos que era capaz de generar eran mucho más letales, y más rápidos, de lo que podría serlo cualquier rifle, así que se tranquilizó y trató de ponerse cómodo. Si sus anfitriones tenían razón, les esperaba un largo camino por delante...

- Tengo muchas preguntas, en efecto -comenzó-. Pero no quisiera parecer descortés. Supongo que no es plato del gusto de nadie que la gente empiece a tratarte como si fueras el mono de un circo. Es algo que a los mutantes suele ocurrirnos con frecuencia, y no deseo haceros sentir así, por lo que no estáis obligados a responder si no lo deseáis. En realidad aprecio mucho que os hayáis abierto al final con tanta franqueza. Entiendo que no debe haber sido fácil, considerando vuestra situación.

Contrariamente a lo que podría parecer, Eclipse era un tipo bastante empático. Cuando lo encerraron en el psiquiátrico infantil después de la masacre de su pueblo se había dedicado al estudio de la psicología y se había esmerado en desarrollar una aguzada intuición para comprender a los demás y lo que se esperaba de él. De esa manera había podido simular las conductas adecuadas para salir del psiquiátrico, engañando por completo a los doctores que pensaron que había superado sus traumas.

Eclipse había utilizado esos mismos conocimientos en psicología y la empatía desarrollada para intuir los miedos más profundos de aquellos que habían tenido la desgracia de convertirse en sus víctimas. Slobodan Milosevic había muerto de un ataque al corazón merced a las terribles ilusiones que había construido para él en la soledad de su celda. Aún hoy los interrogantes sobre su muerte continuaban. Aquella había sido la pista que había puesto al Profesor tras su pista.

Era esa agudeza perceptiva entrenada, junto con su elevada empatía, la que le permitía hacer detallados análisis de su entorno y las personas que le rodeaban. Las impresiones que obtenía tras dichos análisis le llegaban camufladas con las voces de las "sombras", proyecciones que al parecer había creado a partir de un mundo simbólico imbuido por el terror a la oscuridad desde que lo enterraran vivo junto al cadáver de su madre cuando aún no era más que un niño. Al parecer, toda su obsesión con las sombras arrancaba de aquél incidente en concreto, o eso opinaba Xavier.

La cuestión era que, a pesar de su aspecto inquietante y sombrío, y de la distancia emocional que siempre procuraba crear con los demás, era bastante bueno entendiendo las emociones de los que le rodeaban, y poniéndose en el lugar de los otros. Eclipse podía llegar a ser bastante cercano, e incluso cálido, para aquellos a los que permitía traspasar la barrera defensiva que había erigido a su alrededor, los cuales, dicho sea de paso, no eran muchos.

- Quizás me vendría bien conocer el alcance exacto de vuestras capacidades, puesto que vamos a trabajar juntos. Como ya le comenté a Lobo, los mutantes poseemos poderes muy variados, desde control atmosférico y de temperatura hasta la manipulación de diferentes variables, como la oscuridad o la luz. Algunos de los nuestros pueden teleportarse de un lugar a otro, o generar poderosos ataques explosivos. Otros tienen la capacidad de regenerar sus heridas, o incluso atravesar paredes como si no tuvieran sustancia. En mi caso, puedo controlar la luz, generar ilusiones y volverme invisible. ¿Cómo es en el vuestro? Aparte de esa mayor resistencia y longevidad a la que aludió el rey Cole, ¿tenéis poderes o habilidades más específicas?

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   17th Noviembre 2014, 15:37

Ceni y yo nos miramos. Me quedo como se debe sentir un padre al escuchar a su hijo hablando como una persona adulta por primera vez. La sonrisa en los rojos labios de Ceni me da a entender que también piensa lo mismo. Yo me descojono por dentro, y por fuera sonrío.

- Estate tranquilo, chico, que no nos ofendemos con facilidad.
- ¿No? ¿Estás seguro? Podría nombrarte tres fábulas que no se ofenderían por machacarlos a preguntas y tú no eres precisamente una de ellas.
- Yo no me ofendo.
- No, claro que no.
- Yo me pongo de los nervios por hacerme perder el tiempo. Es algo muy distinto, princesita.

Ceni da un volantazo y nos hace bailar al ritmo de los chirridos de los neumáticos en el asfalto. Una vuelta, y otra y otra más, gira a la izquierda derrapando y nos metemos en una calle bastante transitada. No sé dónde tengo el mechero y donde los zapatos.

- Eso es por lo de princesita, ¿verdad? - Me sonríe, pero con una de esas sonrisas que te cortan los ojos con solo verla.

Entonces llega lo que pensé que sería un aluvión, pero se convierte en una simple llovizna. En lugar de preguntarnos sobre nuestros orígenes, o sobre cómo un grupo de personajes de cuentos de hadas se ha metido en el mundo mundano nos pregunta sobre nuestras facultades y nuestros poderes. Lógico; el que se alía con un grupo desconocido quiere saber la magnitud y el alcance de sus armas antes de firmar ningún contrato, y por lo que cuenta Drago, parece que estamos en desventaja. Mejor para nosotros mientras siga la alianza.

- Si tengo que mencionar algo que esté a la misma altura de las habilidades que has enumerado, tendría que decirte que tan solo unas cuantas fábulas tienen poderes así, y están todas en un mismo piso. Son las brujas y los hechiceros supervivientes de nuestras Tierras Natales. Son pocos, pero son de lo mejor. Seguro que habrás escuchado más de un nombre, o quizá los recuerdes como los malos de las historias. El problema es que sus hechizos son caros, y creemos que es mejor gastar el dinero en otras cosas que en repartir hechizos por toda Villa Fábula. Para que te hagas una idea, remodelar un edificio cuesta tanto como un encantamiento de amor, por así decirlo. Por lo demás, el resto no tenemos grandes facultades. Los más peligrosos son los que usan glamur para esconder su verdadero yo del mundo mundano.
- Como aquí nuestro amigo el Lobo Feroz. ¿Sabías que él solo se enfrentó a un ejército entero, y volvió con rasguños y arañazos? Por eso todo el mundo te tiene miedo y respeto.
- Por eso y porque me merendé a algún conocido, Ceni. El caso es que, entre los residentes de Villa Fábula hay de todo: trolls, goblins, bestias... Los que no pueden esconderse de los mundanos o no tienen dinero suficiente para pagarse el glamur los mandamos a la Granja. Es un complejo que tenemos protegido fuera de Nueva York.
- Pero no te olvides de nosotros, Lobo. Puede que no tengamos habilidades tan poderosas como las que has dicho, moreno, pero tenemos muchos años a nuestras espaldas, y con ellos la experiencia. Harían falta cien agentes secretos veteranos para poder llegarme a la suela del zapato.
- Eso es otra. Nuestro tiempo de vida depende de lo famosos que seamos. Blanca y Ceni son de las más famosas, junto con Bella entre otras.
- Vuélvete a incluir, Lobo.
- Cuanto más se conozca nuestro cuento, más poder tenemos. ¿Alguna pregunta más? Nos quedan como dos manzanas para llegar.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   18th Noviembre 2014, 00:10

El ambiente dentro del coche se había vuelto distendido (y un poco suicida, también, pero bueno, cosas peores se habían visto) y habían pasado a una conversación relajada acerca de las capacidades de la gente de Villa Fábula. Eclipse escuchó con atención, sumamente interesado, en especial cuando le hablaron del glamour.

- Así que entre vosotros se encuentran todas las criaturas de los cuentos; gigantes, unicornios, pegasos... La verdad, cuando el alcalde dijo que eras el Lobo Feroz pensé que todos teníais aspecto humano, pero por lo que veo no es más que una especie de hechizo de ilusión para camuflar vuestro verdadero aspecto, ¿no? Algo así como lo que yo hago con la luz, sólo que sólo unos pocos de entre los vuestros pueden hacerlo, y los demás pagan por ello, ¿es así?

Eclipse no quería ni imaginar cómo sería ver aquél barrio a través de algunas gafas mágicas que le permitieran traspasar el glamour. ¡Tenía que ser fascinante! A aquellas alturas de la película ya había poco que le pudiera soprender. Así que, ¿cuanto más conocido el cuento, más poder? Eso decía mucho de los dos que tenía consigo en el coche.

- Respecto a eso, algo me sorprende, y es lo que os comenté antes de salir... Lo que he visto hasta ahora no se corresponde mucho con la imagen que tenía de los cuentos. ¿Sucedió como en las fábulas o no son más que leyendas, reinterpretaciones de la realidad, como el mito de Robin Hood o el Rey Arturo? ¿Cuál es vuestra historia real, si puedo preguntar?

Normalmente no habría sido tan osado, pero la reacción inicial de Cenicienta y Lobo a la vista de sus reparos parecía indicar que no les causaba especial malestar hablar sobre ese tipo de asuntos, y lo cierto era que el Lobo Feroz no se parecía demasiado al apuesto príncipe que en teoría se había casado con Blancanieves.

- Sí, tengo un par de preguntas más -dijo ante la última intervención de Lobo-: había dado por sentado que vuestra llegada aquí se había visto propiciada por la aparición de los portales durante la Colisión, sin embargo, por el modo en que habláis de vuestra Villa y lo establecidos y organizados que parecéis estar podría decirse que lleváis mucho más tiempo en este mundo. ¿Puedo preguntar cuánto? ¿Y cómo llegásteis, si no fue por medio de la Colisión? ¿Cómo es que habéis permanecido ocultos hasta ahora y qué os ha motivado para salir en este preciso instante? Y por encima de todo... ¿quién o qué es ese enemigo tan terrible del que hablábais antes y qué posibilidades hay de que alcance nuestra dimensión?  

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   19th Noviembre 2014, 15:01

- No exactamente - Quiero corregir su error. - Las ilusiones son ilusiones. Aunque tus cinco sentidos te traicionen, el mundo sigue siendo mundo, y un troll no puede pasar por una puerta convencional. El glamour es magia, sin más. Convierte nuestro verdadero cuerpo en uno humano, manteniendo nuestras capacidades. Todos han tenido que comprarse su propio glamour, excepto yo: en mi caso fue una exigencia de las demás fábulas si quería formar parte. Verás, nadie quiere tener un lobo de mi estatura rondando alrededor del portal de su casa. Además, recuerda que yo soy el malo de los cuentos. Se puede decir que éste aspecto es mi correa.
- Y menudo buen uso le das.
- ¿A qué te refieres?
- Blanca. ¿Qué si no? Nunca imaginé que le gustaran los tipos rudos y de aspecto descuidado.
- Eh, lo prefiero a tener el aspecto de tu perfumado ex-marido.
- No me lo recuerdes. ¿Sabes que el otro día se presentó en una de nuestras reuniones e intentó tirarnos los trastos de nuevo?
- ¿A las cuatro? - Principito, te estás buscando una ostia...
- No, solo a nosotras tres. Blanca es intocable y lo sabe. A ver quién los tiene bien puestos como para ligar con la esposa de Feroz. - Se ríe como si no hubiera un mañana. La acompaño con una carcajada baja. - Pero si, lo intentó. Lo echamos a patadas y Bella casi le tira una silla por la cabeza.
- Menuda jeta tiene. Seguramente volvía a buscar el dinero de Zarzarosa.

Se nos va de las manos. Las preguntas de Drago se han convertido en un cotilleo dentro del coche. La verdad es que me enerva que ese galán de tres al cuarto intenté seducir de nuevo a Blanca, pero tengo claro que mi esposa no necesita que le saque las castañas del fuego, cuando ella misma puede ser tan fría como la nieve.

- Depende de dónde las hayas leído o escuchado. Un consejo: Disney se toma sus propios derechos a la hora de reinterpretar los cuentos y por lo que más quieras, cuando estés delante de Blanca, no le preguntes por los enanos. En cuanto a nosotros bueno si, más o menos. El problema de los cuentos es que no te dicen qué pasa después. A mí el leñador me abrió la panza y me metió piedras dentro. No sabes la de tiempo que pasé escupiendo esas piedras. Y lo de los tres cerditos es tal y como lo cuentan. Cenicienta por su lado también tiene la misma historia pero...
- Resultó que el príncipe azul no tenía nada de príncipe y mucho de azul: lo puse morado cuando lo pillé bajo las faldas de otra mujer, como le pasó a Blanca y a todas.
- El príncipe azul de las historias siempre es el mismo, así que puedes hacer cuentas.

Estamos a una manzana de distancia tan solo, pero es la peor de todas: los atascos son eternos y a saber cuándo puedes volver a casa para cenar o desayunar, según la hora a la que llegues.

- En primer lugar, no es que hayamos salido ahora a la luz como si nos descubriéramos al público. Seguimos en el anonimato y así queremos seguir. La Mansión X sois los únicos que sabéis de nuestra existencia, y que siga así, ¿queda claro? Y en cuanto a nuestra llegada hay varios portales que conectan las Tierras Natales con el mundo mundano. Llegamos hace mucho tiempo, y no recuerdo la época en cuestión. Para nosotros el tiempo pasa diferente: lo que son décadas pueden ser unos cuantos días para nosotros. Entonces nos instalamos, nos adaptamos y cada uno buscó su forma de encajar en éste nuevo mundo.
>> El Adversario. Es como lo llamamos hasta que descubrimos quién estaba detrás de todo cuyo nombre no voy a rebelar hasta más adelante. Te daré una pista: nunca lo hubieras adivinado según su cuento. El caso es que atacó uno por uno cada reino de las Tierras Natales, y como cada reino miraba por si mismo no lo vieron venir hasta que fue tarde. Conquistó todos los reinos e instauró un régimen estricto de unidad, donde él era la ley y sus soldados de madera los policías y la nobleza junta. Hace poco conseguimos derrotarlo con ayuda de la milicia mundana y el Reino de las Nubes. Ya sabes, Jack y las judías mágicas. Destruimos todos los portales y la única forma de llegar a las Tierras Natales es a través de la enredadera y el Reino de las Nubes. Pero con la colisión de los mundos... a saber si vuelve a la carga.
- ¡FROZEN!
- ¿Frozen?
- ¡Si! No recordaba el nombre de la película. La que sale la Dama de las Nieves. Qué risa con la jodida película.
- Ah, si. Dios, cuanta ignorancia... Por cierto estamos a punto de llegar. Pasamos ésta retención y ya estamos.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   21st Noviembre 2014, 00:17

Cuando parecía que estaba empezando a entenderlo todo, la respuesta de Lobo planteaba nuevos interrogantes. Vale, muy bien, era el Lobo Feroz, pero hasta ahora simplamente había dado por supuesto que al igual que Cenicienta no era como en el cuento, el nombre del Sheriff de Villa Fábula era más bien un apodo, algo metafórico, no que realmente fuera un lobo de verdad. Sin embargo, al parecer se encontraba ante un animal gigantesco atrapado en un aspecto humano.

Y mientras él trataba de asimilar esa idea, Cenicienta y Lobo se enzarzaron en una surrealista discusión acerca del Príncipe Azul de los cuentos. Eclipse se debatía entre la incredulidad y el inevitable sentimiento de indignación que inspiraba en él semejante comportamiento. Algo al menos tenía claro, y era que aquella mujer se estaba ganando cada vez más su simpatía. Las sombras que había visto inicialmente en ella comenzaban a aclararse, y lo que quedaba era una heroína valiente y hermosa, con mucho carácter. Si tuviera un mejor concepto de sí mismo y si no fuera un completo inadaptado social, quizás habría reunido el valor para invitarla a una copa. Quizás. Pero claro, ni siquiera era capaz de recordar la última vez que había estado con una mujer, así que no hubiera sabido ni por donde empezar. ¿Cuántos años habían pasado? ¿15? Estaba totalmente fuera de juego.

- Los cuentos que yo conozco son los originales que me leía mi madre cuando era niño. De Disney no conozco apenas nada. Pero precisamente por eso me asombro. Según el cuento original, el Lobo se comía a Caperucita. Tú mismo lo has dicho, se supone que eres el villano de los cuentos. Trataste de comerte a los tres cerditos. ¿En qué momento te casas con Blancanieves y pasas a convertirte en el Sheriff de Villa Fábula? -inquirió, con evidente perplejidad.

Escuchó lo que le decían acerca del Adversario. ¿Soldados de madera? ¿El soldadito de plomo? En cualquier caso, respetaba la decisión de sus aliados de no revelar más información sobre el mismo. Sólo esperaba que, si en algún momento llegaba a invadir la tierra, compartieran sus conocimientos sobre el enemigo que debían de combatir.

- Respecto a lo demás, no debéis preocuparos. Los mutantes entendemos la necesidad de esconderse y permanecer en el anonimato, más aún en vuestras circunstancias. Defenderemos vuestro secreto.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   22nd Noviembre 2014, 14:17

- Justo después del cuento, cuando tenemos cancha libre para seguir con nuestras vidas. - Pensándolo fríamente, en su momento no creí que Blanca llegara a casarse conmigo. De hecho no estaba entre mis planes casarme con Blanca. Siempre he sido parte de la natura, no del civismo. Casarme no estaba en mis planes... pero maldita sea quien me diga que no lo estoy disfrutando. Vivo con Blanca, tenemos un hogar y unos monstruitos que le dan vida. Tengo descendencia que criar, cuidar y educar, y una mujer que me atrajo desde la primera vez que sentí su aroma. Tal vez jamás escriban un cuento de nuestras vidas, pero al infierno con todo si no merece la pena.

Me mantengo callado, asintiendo con un gruñido a las palabras de Drago. Mejor que se mantenga todo en secreto y bien guardado, o la alianza tambaleará y sería muy posible romperse. Incluso tendríamos que borrar nuestros recuerdos de su memoria, cosa que nos costaría una pasta. Que se sustenten nuestros pilares porque como se rompa uno, nos saldrá caro.

- Ya hemos llegado - anuncia Ceni, entrando por fin a Villa Fábula. Tal vez Drago se esperase unas puertas blindadas, o unas torres de guardia pero no; entrar en Villa Fábula es como entrar en cualquier otro barrio. Hay edificios a ambos lados de la calle, gente paseando y tiendas alrededor. Las calles están sucias, los coches pasan como si nada y no hay dragones sobrevolando los tejados.
- Iremos directamente al Bosque. Drago, ésto es Villa Fábula. Asómate por la ventanilla si quieres.

Veo a Bestia salir de la panadería, saludándonos al pasar. Al final de la acera el Príncipe Azul coquetea con un par de mujeres que no son de la villa. No hace falta girar la cabeza para ver la mirada de indiferencia de la conductora, llena de desprecio. Giramos a la derecha (y casi atropella al Príncipe) y vemos a la izquierda el edificio del Bosque, con su valla delantera y entre dos edificios. Las puertas están abiertas y Papamoscas barre el suelo de la entrada, con su mono naranja y su gorra.
Ceni aparca justo delante de las puertas, y tras la verja nos esperan ya el Rey Cole y Blanca, acompañados por Bella y por el conserje. Salimos por las puertas del coche y nos dirigimos a su vera. Empecemos ya con las visitas.

- Bienvenido al Bosque.
- Lo que se podría considerar como la base de Villa Fábula. - Blanca está alegre y con ganas de bromear. Creo que ya se le han pasado los nervios de la burocracia.
- Y bien, ¿por dónde le gustaría empezar la visita?

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   25th Noviembre 2014, 00:59

La salida de Lobo fue escueta, y en realidad a Drago no se le escapó que había evitado responder a la pregunta, pero tampoco le importaba. Tal y como había dicho al principio de la conversación, respetaba las partes de sus vidas que sus nuevos aliados prefirieran mantener en secreto. Tampoco es que a él le agradara mucho compartir ciertos detalles de su propia experiencia vital, detalles que de hecho sólo unos pocos, como el Profesor Xavier y la doctora MacTaggert, conocían. La única razón por la que les había preguntado todo aquello para empezar había sido que ellos mismos le habían dado pie para hacerlo, de lo contrario ni siquiera lo habría intentado. Como hombre celoso de su intimidad, sabía respetar también la de los demás, aunque había que reconocer que las circunstancias particulares que envolvían a aquellos dos eran de lo más llamativas, y mentiría si dijera que no habían suscitado su curiosidad.

Cenicienta informó de que habían llegado por fin al feudo, y menos mal que lo hizo, porque cuando Drago se asomó por la ventanilla no habría sido capaz de distinguir aquél barrio en concreto de cualquier otro del mismo estrato social en Nueva York. Hasta la suciedad y el hollín que recubría las paredes eran de lo más normal, diablos, ¡sí que debía funcionar bien el dichoso glamour! Aunque tampoco era como si algo así pudiera sorprenderle en exceso, al fin y al cabo él era un experto en simular lo que no era...

Un tipo que salía de una panadería saludó a los ocupantes del vehículo, y la conductora estuvo a punto de arrollar a un tipo de aspecto presuntuoso que se encontraba flirteando con un par de mujeres. Las ruedas al pasar salpicaron agua y fango en su dirección, manchando de barro su bonito traje. A Drago no le costó imaginar quién debía ser y no pudo evitar esbozar una disimulada sonrisa.

El coche se detuvo ante lo que Lobo había denominado "el Bosque", pero que lejos del frondoso parque que el mutante habría esperado resultó no ser más que otro edificio. Intrigado, salió del coche y se concentró en los patrones de luz para ver si era capaz de distinguir la verdadera forma que se escondía detrás de todo aquello, pero no tuvo éxito, ya que, como había explicado Lobo, aquello no eran simples ilusiones derivadas de la manipulación de los patrones lumínicos, sino auténticas transformaciones realizadas con magia.

Entre tanto, habían llegado ya a donde esperaban el rey Cole, Blanca y dos personas más, una hermosa joven de cabellos castaños y otro hombre.

- Dragoslav Katich, de los X-Men -se presentó, extendiendo su mano hacia ellos-. Encantado.

- Y bien, ¿por dónde le gustaría empezar la visita?

Drago se encogió de hombros.

- No lo sé, no conozco esto. Supongo que vosotros, que vivís aquí, sabréis mejor que nadie el mejor itinerario a seguir. Me amoldo a lo que sea.

Y en una futura visita a la mansión tendría que enseñarles bien todas las instalaciones para devolver el gesto, estaba claro.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   29th Noviembre 2014, 12:02

- En ese caso mi buen amigo, permite que te enseñe cómo es El Bosque por dentro. Acompáñanos. - Ese "acompáñanos me pica la oreja, y es que conozco lo suficiente al viejo como para saber que quiere que todos nosotros acompañemos en la visita. Mal asunto, porque yo quería pasarme antes por la oficina por si había mucha gente haciendo cola. Pero es la decisión del alcalde, así que si hay alguien, tendrá que esperar o volver mañana.
- Que no te de un colapso cuando entremos, Drago. A veces El Bosque te puede sorber el cerebro. - Me giro un segundo para ver que Ceni se ha escabullido de la reunión. Bien por ella. Al frente Blanca me espera para preguntarme cómo ha ido el viaje. ¿Qué le voy a decir? Nos faltaba algo para beber.

Pasamos por el camino de piedra que hay desde la verja hasta el porche del edificio. Las puertas las abre el conserje y al entrar el invitado podría apreciar que no se diferencia mucho a un hotel de alto standing: hay buena iluminación, las paredes limpias y el suelo reluciente. A la derecha está el puesto del conserje. Enfrente las escaleras y el ascensor. No creo que quiera enseñarle todo el puñetero edificio, porque sino terminaríamos por Navidad.

- Éste es El Bosque, donde viven las fábulas que ayudan a la comunidad como Lobo o Blanca.
- Aunque ya no vivimos aquí. Se nos hizo pequeño. - Blanca esconde una sonrisa detrás de la mano. Le ha hecho gracia el chiste, aunque no sé si alguien más lo pillaría.
- Sería un suplicio enseñarle todo el edificio - menos mal - así que nos centraremos en los puntos más importantes como, por ejemplo, el despacho del alcalde.

Sé que su intención no es lucirse, pero tal vez Drago lo vea raro que quiera enseñarle su despacho. A fin de cuentas suena raro viniendo del propio alcalde, pero el despacho es precisamente un punto importante para comprender la complejidad del edificio.
Nos subimos todos a los ascensores, y salimos con la puerta del despacho delante. Es una puerta de despacho típica, de madera y el cristal traslúcido por donde se puede ver una sombra del interior y el letrero "Alcaldía". Pero al abrir la puerta, la cosa se complica. Uno espera encontrarse un despacho normal y corriente. No una habitación con un techo tan alto que cuesta ver donde llega; unas paredes lejanas que son como sombras en la lejanía; una acumulación de tesoros, libros, estatuas y otras curiosidades de las Tierras Natales. Y en medio de todo las mesas del alcalde y su ayudante, Blanca.

- Como puede apreciar, El Bosque no es un edificio normal y corriente. Las brujas del piso 13 lo amoldaron para que cada habitación tuviera un tamaño considerable dependiendo de su huésped. El despacho de la alcaldía contiene una gran colección de objetos de las Tierras Natales bastante importantes y que debemos proteger. Por aquí suelen pasar fábulas de todo tipo. Adelante, puede echar un vistazo si lo desea, pero ten cuidado: algunos tesoros no han sido amaestrados en mucho tiempo.

Como el espejo mágico allá a la izquierda, que es mirarte y no deja de hablar. Me mantengo cerca de Drago por si quiere hacer alguna pregunta o quiere echar un vistazo y que no se haga daño.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   1st Diciembre 2014, 19:05

El despacho de la alcaldía:
 

Vaya... Drago estaba completamente alucinado. La habitación era enorme, y estaba llena de maravillas, cada cual más prodigiosa que la anterior. Algunos era capaz de identificarlos fácilmente, mientras que de otros no podía más que aventurar su verdadero significado y poder.

Que pudiera haber tantos tesoros valiosos, tanto arquitectónicos como mágicos, reunidos en una misma habitación resultaba una idea desquiciante. No le extrañaba que tomaran tantas precauciones para esconderse, aunque si lo que habían dicho sobre las habitantes del piso 13 era cierto (y a estas alturas ya pocas dudas cobijaba al respecto de la naturaleza de sus nuevos aliados), estaba seguro de que aquella sala tendría su manera de defenderse contra posibles intrusos o ladrones. Menos mal que él no era ni una cosa ni la otra...

Sin dejar de admirarse por cada cosa que veía (¡incluso había un maldito barco colgado del techo! ¡Un barco!), se adentró en la inmensa sala, dejando a su derecha lo que parecían ser vestigios de alguna antigua ruina griega o romana. Se detuvo frente a un pedestal que soportaba la lámpara de Aladino justo delante de una imponente estatua de un musculoso hombre armado con un tridente al cual no reconoció (después de todo, había pasado su adolescencia obsesionado con la venganza; Había ingresado en el ejército y después se había hecho mercenario, por lo que no había pasado más allá de la educación básica, y tampoco le interesó nunca la mitología).

- ¿Puede conceder cualquier deseo? -preguntó, sintiendo la garganta reseca.

Estaba tan cerca de su alcance... Sin ningún cristal que la protegiera le resultaría terriblemente fácil extender la mano y tomarla... y pedir que le trajeran de vuelta su infancia, su familia y todo cuanto había perdido. Pero no podía ser tan fácil. Nada nunca lo era. Después de todo, los genios, aunque no eran necesariamente malignos, estaban dotados de libre albedrío y podían obedecer a Dios o bien a Iblís, el demonio.

Continuaron el paseo dejando atrás una maravilla tras otra, pasando de largo viejos muebles que podrían haber formado parte de la colección de un anticuario hasta llegar ante un horrible árbol retorcido que parecía sacado de la peor de las pesadillas que alguna vez hubiera llegado a crear. ¿No sería... el árbol de aquella vieja leyenda americana? No es que hubiera leído mucho; en su vida no había habido mucho lugar para la diversión o el esparcimiento. Todo cuanto había hecho había estado encaminado hacia el único fin de consumar su venganza, pero para conocer la mente humana había estudiado psicología, y para entender las raíces del miedo humano había investigado las fuentes clásicas del terror, por lo que la leyenda de Sleepy Hollow le era conocida. Claro que también podía estar relacionado con Jack y las judías mágicas... Pero lo más sorprendente era la espada que había al lado, clavada en una piedra. No conocía la obra de Thomas Mallory, pero existían un sinfín de historias y películas relacionadas con la historia de Arturo, la cual formaba parte del acervo popular, así que algo le sonaba.

Continuando con el tour, pasaron junto a un inmenso guantelete metálico que se encontraba junto a varias armas enormes (¿quizá relacionado con gigantes?), un cuerno de tamaño descomunal y más estatuas y esculturas. Había también un espejo.

Los espejos no reflejaban las ilusiones que sólo engañaban a la mente, pero lo que él realizaba no podían considerarse técnicamente como tal, ya que lo que hacía era modificar el modo en que la luz se reflejaba en los objetos. Ninguna cámara o espejo podría por tanto descubrir el engaño. Por eso se sorprendió tanto cuando vio la imagen que reflejaba el espejo. El hombre que tenía ante sí no era Dragoslav Katich, sino un deslumbrante ser hecho de pura luz... Pero sólo duró un segundo, antes de que una bruma verde comenzara a teñir su superficie y la imagen desapareciera, sin que nadie más con la excepción del sorprendido mutante hubiera podido verla. Un ser de luz... ¿podría ser que...? No, claro que no. Sólo era un truco. El espejo era mágico, como la mayoría de objetos almacenados allí. No debía darle más importancia, pensó, sacudiendo la cabeza para despejar su mente.

Pero algo estaba empezando a formarse dentro de aquella niebla verdosa, algo muy parecido a un rostro...

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   3rd Diciembre 2014, 17:04

Drago parece alucinar con la pequeña visita al despacho de la alcaldía. Lo veo más que normal: cualquiera que no esté relacionado con la magia de las Tierras Natales se sentiría igual al ver la inmensidad de la habitación y los tesoros que guarda. Incluso el barco sobre nuestras cabezas, el cual parece que no se le ha pasado por alto el invitado es una reliquia para tener en un museo. Aunque, como con muchas de las reliquias y los tesoros viejos, algunos de éstos artefactos ya no funcionan o no hay nadie que sepa usarlos. Decir eso sería romper el encanto de la visita, así que me quedo callado y tan solo sonrío cuando Drago pregunta por la lámpara que tiene delante. Decirle que el genio que habitaba dentro se fue hace mucho tiempo...

- Tendríamos que traerlos algún día.
- ¿A quienes? ¿A los monstruitos?
- Sería fantástico que vieran un poco del legado de las Tierras Natales.
- No lo veo. Lo romperían todo. Aun les falta mucho para tranquilizarse y no ser tan salvajes.
- Me pregunto de quién será la culpa.
- De tu hermana, seguro - bromeo, y Blanca sonríe conmigo.

Seguimos a Drago por toda la sala, por si toca algo que no debe y que no se haga daño más que nada. No tiene ni idea de lo peligroso que podría ser si alguien se cortara con ese cuchillo en particular o que le quitara el polvo a aquel tomo ilegible. Pero lo que parece llamarle la atención es el espejo mágico, donde la reina que retenía a Blanca se miraba cada día para confirmar que era la más guapa del reino. Blanca siempre siente cierto "miedo" cuando se acerca al espejo y no se me pasa. La agarro con fuerza de la mano para que sepa que no tiene de qué preocuparse. Pese a que aquella época ya pasó, sigue recordándolo.
Las nubes verdes se aclaran, y ante Drago aparece la cara del espejo, con su mirada nublada y sus arrugas. No mira a nadie pero todos nos sentimos observados. Es lo que tiene ser un espejo que puede verlo todo y saberlo todo.

- Puedo ver un extraño ante mí. Acércate, piensa y di.
- Si quieres preguntarle algo al espejo, tienes que hacerlo bajo sus normas: tienes que hablarle con rima y esa mierda. Si  no, se enfadará y no te querrá enseñar nada que quieras ver.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   4th Diciembre 2014, 01:07

Escuchó las indicaciones de Lobo y permaneció pensativo observando el espejo. Así que podía revelarle cualquier cosa que deseara ver... Y como siempre, lo primero en que pensó fue Nadine. ¿Estaría bien? ¿Le habría afectado la Colisión? ¿Sería feliz? Hacía 8 años que no sabía nada de ella, y la tentación era tan grande... Pero se obligó a superarlo. Se suponía que toda la idea de mantenerse alejado de ella era para protegerla. No debía ceder a la ansiedad o la preocupación. Era mejor así, para los dos. No tenía familia, ni relaciones, ni podía pensar en nada especial que deseara ver, salvo...

- Dime, sabio espejo: ¿qué era esa imagen que antes vi con mi reflejo?

Esperaba que aquello sirviera para algo además de para hacerle sentir terriblemente ridículo.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1041
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   4th Diciembre 2014, 19:18

A Drago se le daba bien rimar... y cada vez que yo abro la boca me sale una aberración tan grande que la tengo que sacrificar nada más nacer. Está visto que hay gente para todo.
El espejo no tarda en reaccionar y nos muestra de nuevo la imagen que vio Drago cuando pasó por delante. La verdad es que me quedo sorprendido, como la mayoría de nosotros. Hemos visto de todo pero jamás un ser con tantas luces y tanta energía junta. No sé, me da la sensación que en cualquier momento puede estallar y fundir El Bosque en un amasijo de piedra y restos. A Blanca le brillan los ojos y tiene la boca medio abierta, sorprendida y fascinada. El Rey Cole se frota el bigote y Bella deja salir un "virgen santa" como si nada. Yo me mantengo en silencio y quieto. Tal vez a Drago no le haga mucha gracia esa forma que estamos viendo.

- Tu reflejo es lo que muestras. Un ser de pura luz aparentas. - Me quedo como si me acabaran de arrollar con un camión. ¿Cómo que un ser de pura luz? Drago es un mundano. Mundano mutado, pero mundano al fin y al cabo. Vuelvo a mirar a ambos como si no terminara de convencerme lo que estoy oyendo.
- Espera un segundo; Drago es un mundano.
- Por ser vos acepto esa oferta, aunque me parezca una gran afrenta. - Ya estamos otra vez con lo mismo. Me mira con cara de gruñón y me daría una bofetada con un guante si pudiera. - Mundano es el hombre luminoso, aunque vive engañado y dudoso. Su verdadera naturaleza le he mostrado, y no miento pues estaría acabado.

Eso me deja más confuso. A saber lo que le estará pasando por la cabeza a Drago.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1196
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   5th Diciembre 2014, 10:29

Dicen que la capacidad de autoengaño del cerebro humano (y en este caso el mutante) no tiene límites. Sólo de esa manera se pueden llegar a explicar casos como el efecto placebo, un proceso que, basándose en las expectativas del paciente, puede llegar a producir efectos fisiológicos reales, o el efecto de la muerte psicógena, que aparece cuando un fuerte impacto emocional desencadena procesos orgánicos de tal magnitud que conducen a la muerte, como un terror extremo ante algo. Existen incluso enfermedades neurológicas que no son sino la manifestación física de un conflicto psicológico profundo (como el estudiante que, incapaz de afrontar el pavor que le produce el examen final de curso encuentra de repente que es absolutamente incapaz de mover la mano diestra, aunque todos y cada uno de los exámenes médicos subsecuentes demuestren que está perfectamente). El cerebro es, en definitiva, un enorme y fascinante misterio.

El propio Eclipse fue capaz de eliminar por completo de su memoria las torturas que había padecido en Colombia, anulando la identidad de Dragoslav Katich y reemplazándola por la del ángel que había poseído su cuerpo muerto para cobarse venganza. Dragoslav era débil. Dragoslav podía ser torturado. El ángel no, porque el ángel era poderoso, indestructible. Se trataba de un mecanismo de autodefensa tan bien construido que hizo falta la intervención del Profesor para desmontarlo. Eclipse jamás padeció amnesia. El amnésico se ve privado de sus recuerdos por motivos totalmente ajenos a su voluntad, y siempre trata de recuperarlos, experimentando una gran frustración al no conseguirlo. Eclipse en cambio no hizo nunca ningún esfuerzo por recuperarlos. No había perdido sus recuerdos, sencillamente los tenía bloqueados porque eran demasiado dolorosos como para afrontarlos.

El Profesor Xavier llevaba años tratando de convencerle de que su poder real era la luz y no la oscuridad, pero no había sido capaz de convencerle porque harían falta más que palabras, más que la presentación de un reflejo en un espejo mágico, para que fuera capaz de creerlo. Y es que el lastre de culpabilidad y autodesprecio que acarreaba consigo el mutante era demasiado pesado como para dejarlo de lado así como así.

No sería hasta varios meses más tarde cuando, en un entorno totalmente privado de luz, sin ninguna fuente de energía externa que absorber, y ante el inmenso terror que le producía la oscuridad, sería capaz de encontrar la luz que brillaba en su interior. Sólo de esta manera conseguiría por fin darse cuenta de la verdad.

Pero, en ese momento, simplemente se quedó mirando al espejo durante un largo rato, sin decir nada, hasta que, finalmente, se dio la vuelta y se marchó de la sala. Si le seguían le encontrarían fuera, con un aspecto de lo más normal, esperando a que terminaran de enseñarle el resto del edificio. Porque, como reza el dicho: "No hay mayor ciego que el que no quiere ver".

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)   

Volver arriba Ir abajo
 
La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» La casa de los tres cerditos [26-03-2014] (Lobo Feroz)
» Tutorial de Bienes Raices (Compra tu casa y remodelala) (VX)
» ¿ que paso con los mutantes que perdieron sus poderes en la casa de M?
» Visitando la casa de yuunuen
» Bienvenida a la casa azul (Libre)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York :: Villa Fábula-
Cambiar a: