Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   4th Noviembre 2014, 12:52

Welcome to Fearland...

La conocida como "plaga del miedo" se había expandido a velocidad exponencial por todos los rincones de la ciudad. Ni siquiera los reductos más sagrados habían quedado a salvo.

El cementerio de Gotham no era ni de lejos una excepción. El que en un principio iba a ser un día tranquilo, un preludio para el Día de Todos los Santos que se celebraba cada año aquí y en toda América, se convirtió en la encarnación de las pesadillas de muchos presentes. Pocas personas se encontraban aquí en esos momentos: enterradores revisando las lápidas y los mausoleos, jardineros cuidando y manteniendo las flores sobre las tumbas, familiares visitando el lugar de reposo de sus seres queridos... Pero suficientes para generar sobre el lugar un aura depresiva y asfixiante. Mucho temor supersticioso, muchos traumas y preguntas de por qué sus seres más amados les habían dejado atrás, sentimientos de soledad y desesperanza...

Un caldo de cultivo perfecto para el desastre.

En cuestión de segundos el cementerio se había convertido en el escenario de una película de serie B... pero con mejores efectos especiales. Varias tumbas se abrieron de golpe, cadáveres putrefactos y figuras fantasmales emergieron de las tumbas y del interior de los mausoleos, y fueron en busca de los vivos. Pero no iban en busca de sus cerebros. Muchos hablaban y reproducían el eco del miedo de sus interlocutores. Les culpaban de su situación, de sus muertes, o les echaban en cara sus errores del pasado. La mayoría de las personas no pudieron soportarlo y se derrumbaron entre sollozos de pánico y desolación.

Lo más aterrador era ver que aquellos que se ponían de rodillas a los espectros veían cómo su piel se cuarteaba y se les caía la dentadura a pedazos... hasta que su aspecto era idéntico al de los muertos que les acosaban.

--------------------------------------------

[Instrucciones para el evento: los personajes integradores del grupo irán posteando por orden de mención. Esto es:

-Vic Sage.
-Jean-Luc Dufayel
-Jonathan Smith

En un principio Omega no intervendrá, pero conforme avance el tema podrá hacerlo intercalándose en cualquier momento en el turno de los presentes, para ir añadiendo elementos dramáticos al escenario. Podéis comenzar a narrar unos minutos antes del estallido de la plaga del miedo, pero progresivamente debéis ser testigos de todo lo descrito aquí.

Dicho lo cual... ¡Que empiece la pesadilla!]


Última edición por Omega el 8th Noviembre 2014, 20:44, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
046VicSage
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 17/08/2014

Ficha de Personaje
Alias: The Question
Nombre real: Charles Victor Szasz
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   6th Noviembre 2014, 21:07

Estaba tras el fenómeno Omega. Las consecuencias son evidentes, pero aun escasean las respuestas. Todo lo que se hablara del tema podía beneficiar la investigación, aun con más relevancia si venia de Capitán Átomo: miembro de la liga y propiedad de las fuerzas armadas norteamericanas. The Question se encontraba en la sala de controles de la Watch-Hover, donde se controlaba la trayectoria del gran zeppelín propiedad de los Watchmen. Era un espacio enorme con controles tácticos de manejo y armas, en frente una pantalla gigante que permitía ver el panorama fuera en Gotham. Vic se acercó a uno de los tableros secundarios transcribiendo un código que mostro la transmisión de Capitán Átomo en el inmenso monitor. De repente interrumpio un mensaje de Scarecrow. The Question observaba con disgusto y el reflejo del monitor iluminaba su rostro liso. El sistema operativo de la Watch-Hover comenzó a abrir pestañas al rededor de la transmisión, mostrando los incidentes causados por la niebla amarillenta. Era perturbador, debían hacer algo, pero bajar de la nave y razonar con los afectados no era una opción en ese momento. Había que llegar al fondo del asunto.

El grupo aun era reciente, algo reducido en tamaño, pero se desenvolvía bien; no obstante había un camarote vacio en la nave. Rorschach, el cabecilla del grupo, llevaba ya algunos días ausente y a Sage esto le había dejado mal sabor en la boca, además de un sentimiento advenedizo. De todas formas, se debía afrontar la situación y preservar el ideal por el que trabajaban juntos. -Debemos evitar el contacto con los afectados por el momento, al parecer esta es una versión mejorada de gas del miedo.- Le comento a sus compañeros. El discurso de Crane había acabado y al volver el monitor a la normalidad, Gotham se veía diferente, parecía que el gas la oxidaba. Debían encontrar un lugar para bajar a combatir la situación de alguna forma, pero ¿donde? ¿como combatirían esta amenaza? Vic dejaba el manejo de la nave a sus compañeros, el podía asistir en otras cosas, pero no era un piloto experto. La Watch-Hover mantenía una trayectoria lenta sobre algunos barrios afectados, y su estatus era anónimo al momento, ya que la nave estaba en modo de camuflaje/invisibilidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jean-Luc Dufayel
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 33

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   13th Noviembre 2014, 21:57

Hoy es una noche como otra cualquiera para gran parte de los norteamericanos, pero no para Jean-Luc. Con el Día de Todos los Santos tan cercano, al peliazul le abordaban toda una serie de recuerdos de años anteriores, sobre todo de aquellos en los que no controlaba su don, lo que provocaba que la aparición y las visiones de personas que ya no están en el mundo de los vivos aumentara de forma exponencial en este día tan señalado del año. Con el tiempo se acostumbró a vivir entre vivos y muertos, entre su presente y el pasado, al menos hasta que comenzó a aprender a controlar sus visiones.

Lejos quedaban ya estos años, aunque él sabía que dichos recuerdos le perseguirían, quizá, para toda la vida. Desde su ingreso en los Nuevos Vigilantes, y salvo algún que otro evento que destacar, las patrullas nocturnas sobrevolando Gotham en el Watch-Hover eran parte de la rutina de su nueva vida. Este reciente "trabajo" le había devuelto el sentido que su vida había perdido después de perder fortuitamente su vinculación con la CIA.

Con su semblante serio e inexpresivo habitual, se encontraba de pie, frente a los monitores de su base de operaciones, con los brazos cruzados y observando cada una de las imágenes que observaba en ellos, como si quisiera retener cada uno de los detalles de las primeras consecuencias de la nueva actuación de Scarecrow sobre la ciudad de Gotham. Parecería que nada de lo que veía en esos monitores le afectara lo más mínimo, o al menos no lo exteriorizaba. Con los tres miembros de la nueva Watchmen observando los monitores, y el Watch-Hover en piloto automático, la tensión se palpaba en el ambiente. Los tres sabían que debían de hacer algo, pero con el líder del grupo ausente, fue The Question el primero en tomar las riendas del problema.

-Debemos evitar el contacto con los afectados por el momento, al parecer esta es una versión mejorada de gas del miedo. -A pesar de no conocer demasiado bien la amenaza a la que se enfrentaban, sus compañeros habían puesto al día a Jean-Luc sobre los clásicos villanos de la ciudad, y recordaba lo básico que debía saber sobre Scarecrow y sus métodos de acción. El peliazul ni siquiera se giró ni despegó la mirada de los monitores para responder a su compañero de equipo. -Estoy de acuerdo contigo. No obstante, ustedes conocen mejor que yo a lo que nos enfrentamos. ¿No existe forma alguna de protegerse de dicho gas? Porque de no ser así, no se me ocurre ninguna forma de intervenir sin quedar igual de afectados que los gothamitas bajo nuestros pies. -De alguna forma, esperaba que Smith tuviera algún plan de los suyos bajo la manga, ya que al vidente no le apetecía para nada tener que volver a enfrentarse a sus miedos del pasado.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   16th Noviembre 2014, 17:33

Las cosas habían seguido su curso desde la desaparición de Rorschach y los demás Watchmen fuimos capaces de continuar adelante con el equipo, aun con su desaparición. No fue para nada fácil considerando que él había sido el miembro fundador del equipo, a quien se le ocurrió juntarnos a todos para combatir el crimen de la única forma correcta; el hecho de que no estuviese y su paradero fuese desconocido despertó ciertas inquietudes entre los miembros, incluyéndome. En esos momentos solo podía recordar brevemente las palabras que el idealista intercambio conmigo la noche que nos conocimos y logro que me metiera a su equipo. Al final resulto que su sueño se hizo realidad aunque no lo vio cumplido por mucho tiempo: los Watchmen ya eran un equipo oficial, contábamos con Question, quien junto con Rors era uno de los mejores detectives del mundo y a Jean-Luc, cuyas habilidades peculiares nos podían venir de mucha ayuda; asimismo contábamos con nuestra propia base móvil: la Watch-Hover, un zeppelin de alta tecnología equipado con mecanismos de camuflaje, un sistema de monitoreo que nos permitía ver desde lejos la actividad de la ciudad en la que nos encontrábamos y un extenso arsenal de defensa que yo mismo había equipado tanto dentro como fuera de la nave; la heladera podía contener la explosión de una bomba y había escopetas ocultas en el baño, para dar un ejemplo.

Desgraciadamente alguien tuvo que alejarme del tren del pensamiento. Ese alguien resulto no ser otro que Scarecrow, uno de los villanos clásicos de Gothica; lo había investigado. Un hombre de ninguna cualidad física realmente excepcional, sin poderes pero con una gran inteligencia; desarrollo un gas alucinógeno que utiliza como principal forma de ataque y que es capaz de dañar gravemente a sus oponentes hasta el punto de matarlos. Según testimonios recopilados de varias de sus victimas, este gas los hacia sentir sus peores temores, convierte en monstruos a todos aquellos a quienes diriges tu mirada. A juzgar por el mensaje del hombre, la cosa se iba a poner seria; ene efecto, al poco tiempo después la Watch-Hover comenzó a mostrar imágenes y vídeos de las zonas donde el gas se había propagado mayormente; eran un verdadero caos. El tipo de problemas de los cuales los Watchmen debían encargarse, no por la falta de cooperación de los clásicos equipos de héroes, pues estaba seguro de que la Batfamilly y la liga no tardarían mucho en tratar de controlar a los ciudadanos; el murciélago no dejaría que el espantapájaros tomase el control de su ciudad. Sin embargo, también era consciente de lo que pasaría al villano si Batman lo encontraba primero: iría a prisión o a Arkham para salir al poco tiempo después y yo no podía dejar que eso ocurriese. Al mismo tiempo también teníamos que asegurarnos de detener el flujo de gas y asegurarnos de que no volviese a salir.

Ya en la sala de reuniones, Question, Jean y yo discutíamos que hacer al respecto. Aparentemente esa era una versión modificada del gas del miedo por lo cual había que ser mas precavidos. Tal y como dijo Question, el ir por ahí golpeando infectados no era una buena opción, y Jean- Luc parecía no tener una buena idea de que hacer. Yo por otra parte tenia un par de opciones.-Si se trata de simple gas, el cual debes aspirar para que surja efecto, podríamos estar a salvo utilizando mascaras de gas con un buen suministro de filtro. Sin embargo, tratándose de una versión mejorada del gas, desconozco si hay otros factores que pueden repercutir en el contagio, por lo cual utilizar trajes anti radiación seria lo mas aconsejable.- Hice una pausa y luego continué.- Como sea, necesitamos un punto de partida para avanzar en la ciudad. En el cementerio se han registrado "ataques de muertos vivientes"; dudo que sea veracidad pero es el punto con menos cantidad de gente al que tenemos acceso, por lo cual es la mejor opción de aterrizaje.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   16th Noviembre 2014, 21:21

La Watch-Hover estaba equipada con eficaces dispositivos de escucha y observación, y gracias a eso los nuevos Watchmen pudieron recabar información interesante mientras peinaban la zona al tiempo que debatían el nuevo curso de acción.

El cementerio era un hervidero de gente corriendo de un lado para otro, espantados y torturados por los efectos del gas del miedo. Por otra parte los escáneres de la nave no parecían ser capaces de corroborar si los muertos que campaban a sus anchas eran o no reales. Éstos captaban "algo", pero tan sólo el movimiento trazado por los seres manifestados por el nuevo gas del miedo.

No obstante, con un poco de observación extra, los Watchmen pudieron llegar a distinguir pequeños grupos localizados de dos a tres individuos, dispuestos en todos los flancos del cementerio. Éstos no parecían correr ni huir de nada, al contrario, parecían observar detenidamente el curso de los acontecimientos, sin dar muestras de estar afectados por el gas.

Una observación más detallada permitiría distinguir a individuos vestidos con gabardinas y con las caras cubiertas por máscaras de cuero o tela de saco, imitando la efigie de un espantapájaros. Llevaban consigo sifones con los que rociaban aquel abominable gas alucinógeno y parecían gritar extasiados, como emocionados por formar parte de aquel acto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
046VicSage
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 17/08/2014

Ficha de Personaje
Alias: The Question
Nombre real: Charles Victor Szasz
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   23rd Noviembre 2014, 03:35

El detective reflexiono un momento en las opciones que presentaba su compañero Smith. La Watch-Hover se movilizo rápidamente hacia el cementerio donde los vigilantes se toparon con una desagradable sorpresa. A medida que se acercaban, el sistema operativo comenzó a mostrar los individuos que propagaban miedo en forma gaseosa, semejantes a espantapájaros. Además, parecía que los rumores eran ciertos, en efecto había muertos vivientes en la escena. Los civiles se veían afectados por el gas, y pasaban de cuerdos a excepcionales pirados corriendo de un lado a otro. El detective tomo iniciativa. Hiendo por su cuenta se movilizó por el pasillo de la nave y de un armario tomo una mascara de gas; el traje anti-radiación no iba con el, así que correría el riesgo. En su camino se hiso con un paracaídas, era lo que necesitaba. Tenía preferencia a bajar por cuerda, pero el suelo estaba un poco lejos y no quería estar tanto tiempo suspendido. Llego al lugar de salto que era un gran espacio habilitado para almacenar  vehículos de terreno, actualmente había algunas cajas. Se coloco la mascara de gas al momento que la compuerta se abría, reviso que su paracaídas estuviera ajustado, por ultimo saco su pin de los Watchmen. Observaba la insignia en su mano, en esto se había convertido; continuando un legado de héroes que no conocía y un ideal que apoyaba parcialmente. La compuerta termino por abrirse y The Question guardo la insignia en su gabardina, la misma insignia que probablemente sus compañeros llevaban con orgullo, pero el… tenia sus dudas.

[…]The Question abrió el paracaídas, planeando una corta distancia hasta un extremo del cementerio. Ahí se deshizo del paracaídas y se preparo para atacar silenciosamente. Sabia que sus compañeros eran de mas alto perfil, por eso aprovecharía para observar el panorama. A los ojos corrientes aquello parecería un descabellado acto terrorista, pero para el detective aquello era como una ceremonia. Tenía los rociadores por anfitriones, los afectados por huéspedes y como oponentes estaban los zombies; todo parecía tener un orden, un flujo. ¿Un culto? No llegaron reportes similares a esto ocurriendo en otros lugares de la ciudad. The Question analizaba con suspicacia, había escuchado de una organización o secta nueva estableciéndose en Gotham, suficiente para llamarle la atención, pero no pudo investigar con anticipación. ¿Seria esta la dichosa secta? Las preguntas comenzaban a surgir y nuestro detective se estaba retrasando, sin tardar un segundo mas acciono el botón en su hebilla liberando el tónico del profesor Rodor, y se removió el respirador por un segundo para poder inhalarlo, ahora caminaba entre dos mundos. Esperaba obtener algunas respuestas ahora que podía ver el ‘chi’, pero claro que debía actuar con respecto a la situación primero. Se movilizó hasta dos de los individuos rociadores de gas, pasando entre pirados, pero con mucha cautela porque de verlo le atacarían pensando que era algún monstruo. El primero lo derribo de dos puñetazos, el otro trato de dormirlo con una estrangulación, pero tomaba mucho tiempo asi que lo lanzo de cara contra una lapida. -Dos menos.- De seguro sus compañeros ya estaban en acción, esperaba que ellos hicieran la verdadera limpieza; por el momento el detective estaba atrapado entre pirados y zombies.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jean-Luc Dufayel
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 33

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   2nd Diciembre 2014, 18:42

Off-rol: Omega, ¿sería posible que Jean-Luc averiguase la localización de donde se fabrica o donde se procesa el gas del miedo si este tocase uno de los frascos o recipientes de los rociadores de los súbditos de Scarecrow? Y, ¿podría averiguar si los "muertos vivientes" son reales o no intentando entrar en la mente de uno de ellos?

On-rol:

A pesar de que la respuesta de Smith sobre los métodos de protección ante el gas del miedo no fue del todo contundente, Vic parecía convencido, y fue el primero en dejar la sala de operaciones, probablemente en busca de los trajes de radiación y las máscaras de gas. Al parecer el cementerio era el lugar hacia el que se dirigían, el mejor sitio por donde empezar, aunque Smith había comentado de la presencia de "muertos vivientes" en el lugar. Desconocían si dicho dato era exacto o no, pero quién mejor que los New Watchmen para resolver alguna de las múltiples incógnitas que habían aparecido tras el mensaje de Scarecrow.

Un par de minutos después de que Vic desapareciera de escena, Jean-Luc por fin se movilizó de donde se encontraba para seguir sus pasos, mientras la Watch-Hover ya volaba rumbo al cementerio. Tras recorrer varios de los pasillos del dirigible, Jean llegó a una sala llena de puertas metalizadas con pequeñas etiquetas cada una. Se detuvo ante una en concreto, la abrió y sacó un traje anti-radiación colgado de una percha, y comenzó a ponérselo detenidamente, asegurándose de que no quedaba ningún recoveco por donde pudiera filtrarse la radiación, en caso de que la hubiera. Luego se dirigió hacia donde estaban las máscaras de gas y se la colocó de la misma forma. Finalmente, y mientras se dirigía al saltador de la Watch-Hover, accionó un botón que se encontraba detrás de su oreja izquierda. -Vic, Smith. Habla Jean. Ante todo, sed cautos, por favor. En nuestra situación de minoría numérica no nos convendría que ninguno de nosotros cayera. Nuestra prioridad son los sujetos con gabardina y máscaras. Dejad alguno vivo para interrogarlo.

Finalmente Jean-Luc llegó hasta donde se encontraba la compuerta abierta del zeppelín, que en estos momentos se encontraba flotando fijamente sobre el cementerio. Faltaba un paracaídas, lo cual significaba que Vic o Smith probablemente ya hubieran saltado. Sostuvo una de las mochilas paracaídas y empezó a ponérselo, abrochándose todos los amarres. "Bueno... vamos allá" pensó tras suspirar levemente. Con cuidado se acercó hasta el límite de la compuerta, sin perder el equilibrio, miró el cementerio desde la distancia, y acto seguido se propulsó hacia el vacío.

Una vez llegado a la altura recomendada, accionó su paracaídas y este se abrió, dejándolo caer muy despacio sobre una zona arbolada, en uno de los límites del cementerio. Lo primero que hizo tras pisar tierra firme fue desprenderse del paracaídas y esconderlo para no llamar la atención; lo segundo, echar un vistazo rápido a la zona donde se encontraba. Sus dos compañeros seguramente se las arreglarían mejor en el combate contra los súbditos de Scarecrow: cada uno tenía sus trucos. Jean-Luc prefirió mantenerse tras los arboles, sentado detrás de uno cuyo tronco era más grueso. Desde allí podía escuchar con claridad los gritos de varias personas que corrían y huían aterrorizadas, pero también escuchaba algún que otro grito de éxtasis, de emoción desmesurada. Debía de tratarse de los súbditos, que no se encontraban muy lejos. El peliazul se relajó, cerró sus ojos y aspiró hondamente. Tras esto, su consciencia dejó el plano corporal y comenzó a vagar por el cementerio a sus anchas, como otro fantasma más. Debía de averiguar si los denominados "muertos vivientes" eran o no reales, para comprender mejor las actuaciones del enemigo principal, así como para ayudar a las personas afectadas por el gas. Después, ya tendría tiempo de noquear a sus súbditos, si Smith o Vic no lo lograban antes.

_________________


Última edición por Jean-Luc Dufayel el 1st Marzo 2015, 19:33, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   14th Diciembre 2014, 01:31

El detective sin rostro fue el primero de los tres en salir de la Watch Hover. Decidió arriesgarse al exponerse de tal moda a posibles efectos del gas del miedo, pero como dice el refrán, la fortuna favorece a los audaces y Question había sido muy audaz; demostró que el gas solo afectaba a aquellos que lo aspiraban, por lo que la mascara de gas fue mas que suficiente para mantenerlo seguro. Jean, por otra parte opto por irse a lo seguro y llevarse un traje de protección completo, no es como si me fuese a quejar pero en mi caso particular era mas preferible una simple mascara de gas ya que el traje podía afectar mi movilidad.  Justo cuando me disponía a salir un sonido hizo eco en mi cabeza, alertándome por un momento hasta que recordé que eran los transmisores que teníamos colocados en el oído; no habíamos tenido muchas oportunidades para probar esas malditas cosas. Mas haya del obvio consejo de que todos evitásemos morir, hizo hincapié en nuestra prioridad y en que dejásemos algo vivo para interrogar. Apostaría mi vida a que esa ultima parte del comunicado la hizo pensando específicamente en mi; al fin y al cabo era yo quien tenia la fama de asesino en masa, mi propio nombre clave es Mass Murderer. Sin embargo en esa ocasión especial no tenia planes para asesinar a nadie: necesitábamos personas vivas para interrogarlos como bien había dicho Jean y tenia varias ideas sobre como hacerlo que me interesaba poner en practica. Por otra parte, no podía ir meramente armado con mis manos por lo cual lleve un par de pistolas M1911 con silenciador colocadas en fundas adheridas a mi chaleco de Kevlar.

Asimismo mi objetivo secundario en esa misión, mas haya de detener al causante de todo ese desquicio, era obtener una muestra, por mas pequeña que fuera, del gas de miedo de Scarecrow. No me imagino un criminal capaz de resistirse a decirme todo lo que sabe después de haber sido rociado en la cara con un poco de gas del miedo, así como una pandilla de diez personas evitar dispararse entre ellos después de haber sido atacada con una bomba cargada de dicho gas. Alejandro Magno es tenido hasta nuestros días como uno de los mejores generales de la historia y hasta el momento el único invicto; su ejercito fue una maquina de guerra invencible que constantemente se modificaba y configuraba conforme el macedonio avanzaba sobre tierras enemigas, adaptándose a su entorno y utilizando las armas de sus enemigos contra ellos, como los arqueros montados que utilizo después de enfrentarse a las tribus nómadas de Oriente o los elefantes de guerra después de ver la efectividad que tenían en el campo de batalla en los ejércitos persas. Eso quería hacer yo, utilizar las mejores armas de los super criminales del mundo contra ellos. Quiero decir, imagínense a miembros de la mafia siendo congelados por las armas de "Frío" o la efectividad que podría tener en la moral enemiga al ver a un Jean en plena batalla después de inyectarse un poco de la formula de Bane. En efecto seria algo muy interesante.

Me coloque una de las mascaras de gas y me dirigí a la entrada. Utilice una cuerda para bajar de la Watch Hover, al fin y al cabo los paracaídas en la nave no abundaban y lo ultimo que quería hacer una vez terminada la batalla es tener que guardar otro paracaídas mas, que ya bastante me costaría guardar los que usaron Question y Jean ¿Para que mierda tenemos una cuerda? Una vez en el suelo corrí rápidamente hacia los primeros dos lacayos que observe, quienes esparcían cual dementes el gas por todos lados. Tenia miedo a dispararles, pues no sabia si el gas tenia algún componente que lo hacia inflamable; las pistolas solo eran por seguridad. Tenia mi Tazer en una mano y mi bastón eléctrico en otra. Los hombres estaban demasiado entretenidos disfrutando del terror que generaban en las personas como para notar que alguien no afectado por el gas se dirigía hacia ellos. Extendí mi brazo izquierdo apuntando hacia la espalda de uno de ellos, acto seguido dos cables salieron disparados hacia él, electrocutandolo al instante. El otro reacciono casi de inmediato, observando al hombre caído, de modo que le fue casi imposible evitar que colocara la punta de mi bastón eléctrico en su cuello y le hiciese lo mismo que a su compañero. Ya iban otros menos; lo que en realidad me preocupaban eran los supuestos muertos vivientes. Los sensores de movimiento de la Wathc Hover habían confirmado que no eran simples alucinaciones de la gente rociada por el gas, pero aun no había visto ninguno y eso me preocupaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   13th Febrero 2015, 16:51

FDI: Perdonad, no se porqué pensaba que le tocaba a Jean-Luc. Para cualquier cosa mandadme un MP a Dick ;p
Jean-Luc, si consigues tocar un frasco seguramente descubras cosas, lo de meterte en la mente de los muertos no te lo recomiendo, es posible que después no puedas salir.


--------------------
Los Nuevos Vigilantes consiguieron bajar de la Watch-Hover sin ninguna dificultad y esconderse en el cementerio para no llamar la atención.

Jonathan perdió de vista a Vic Sage, que se adelantó al resto del grupo para conseguir pistas, mientras esquivaba a los hombres con las máscaras de gas. Consiguió noquear a dos de ellos con sus armas y pronto ganó terreno aunque aún no sabía hacia dónde dirigirse ni dónde se encontraba su compañero Jean-Luc. Lo que si sabía es que aquel espectáculo era de locos.

No muy lejos de su posición se encontraban varios civiles y otro grupo más de sectarios que estaban esparciendo el gas del miedo por aquella zona. Jonathan pudo ver el horror en sus ojos: algunos de los civiles corrían despavoridos de un lado para otro, sin saber a dónde dirigirse y chillando de puro terror. Se llevaban las manos a la cabeza mientras caminaban casi en tropiezos, desesperados y perdidos. Otros incluso se arrancaban la cara del dolor y la angustia que sentían, dejando su carne al rojo vivo mientras seguían con su tortura interior. Jonathan había visto muchas cosas horribles a lo largo de su vida, y a pesar de todo eso, no pudo evitar sentir náuseas por aquellas personas que se arrancaban la piel a tiras.

Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando el grupo de sectarios avanzaban entre risas y gozos hacía el Mausoleo del cementerio de Gotham. Era un edificio pequeño y gris, con una arquitectura que recordaba al estilo griego, pero envejecido y desgastado, como si nadie hubiera pisado aquel edificio en siglos. El Mausoleo parecía pasar desapercibido en aquella selva de locos, un lugar perfecto para la reunión de los hombres de las máscaras de gas.

Pero para llegar allí, Jonathan tendría que pasar por al lado de unos cinco civiles que se habían convertido en zombies y que vagabundeaban a su alrededor. El mercenario se percató de que uno de ellos era diferente a los demás. Delante de una tumba que había en frente del Mausoleo, un hombre trajeado le daba la espalda. El civil estaba completamente quieto, inmóvil. Ni siquiera su cabello laceo y negro se movía con el viento. No emitía ningún sonido, y ni tampoco estaba chillando de terror como la gente de su alrededor. Solo estaba ahí erguido, delante de una tumba.

Cuando Jonathan desvió la mirada un momento para pensar su estrategia y volvió a mirar en dirección a la tumba, el hombre de negro ya no estaba. Había desaparecido...

------

Por otro lado, Jean-Luc consiguió un buen sitio dónde sentarse y abandonar su cuerpo. El hombre caminó por sus anchas por el cementerio que ahora presentaba un aspecto muy diferente a cómo lo veía con sus ojos mortales. Jean-Luc había expandido todos sus sentidos y empezó a recaudar información interesante de su entorno. Quizás en esa forma descubriría de qué iba el juego.

El cementerio se había vuelto de un tono pálido y fantasmal, como su aspecto actual tras dejar el plano material. Una fuerza sobrenatural le empujaba en todas direcciones y en ninguna, como un perturbado viento que no sabe a dónde dirigirse. Las voces de su alrededor sonaban como un profundo eco, y podía percibir un sinfín de susurro débiles y sin sentido. Sólo algunos de ellos destacaban por encima de los demás cuando Jean-Luc pasaba lentamente por delante de los civiles aterrorizados. En general, el ambiente era silencioso pero a la vez perturbador...

- Me dejaste morir. - susurró una niña con un bonito vestido blanco. La chica estaba encima de una tumba y miraba con ojos vacíos a un hombre que había arrodillado delante de ella. Jean-Luc se fijó de que aquella niña no era real, estaba compuesta de un flujo verde musgo que salía a borbotones por la cabeza del hombre. Ese mismo flujo estaba presente en todos los zombies del cementerio, rodeando su cuerpo y sus rostros. En aquel plano los no-muertos habían desaparecido para dejar paso a personas perdidas y confusas que paseaban por el cementerio sin ton ni son. Aquella gente había quedado atrapada en sus propios miedos, proyectándolos a la realidad pero sin ser reales del todo. Eran unos miedos tan perfectos y creados con una fidelidad asombrosa, que hasta eran capaces de tocar y herir a los del plano material. Aquello no era el estilo del espantapájaros, los Nuevos Vigilantes habían estudiado al hombre de paja y sabían que no podía materializar los miedos de los demás y traerlos al plano material. Había algo más en aquella fórmula, y tenían que desentrañar la verdad...

Los etéreos pies de Jean-Luc le llevaron a la puerta del Mausoleo, dónde pudo escuchar una conversación muy interesante. Varios de los sectarios con las máscaras de gas estaban rodeando a uno que destacaba sobre ellos, con una túnica más elaborada y el saco de paja que tenía en la cabeza era más detallado y perturbador. Podía deducir perfectamente de que se trataba del líder de aquellos lunáticos.

- Mirad lo que he encontrado por aquí... - dijo uno de ellos mientras arrojaba el cuerpo de Vic Sage al suelo y el resto de sectarios hacían un círculo a su alrededor.

Jean-Luc pudo ver como su compañero Vic Sage seguía con vida, pero ya no llevaba la máscara consigo. Parecía completamente ido, llevándose las manos a la cara mientras susurraba horrorizado cosas sin sentido.

- ¿Qué hacemos con él, jefe? - preguntó un esbirro.

- Que bajo a llegado a caer el viejo Question... ¡Lo sacrificaremos a nuestro dios del miedo! - dijo alzando la voz a carcajadas y agitando una especie de cetro que llevaba en su mano izquierda. - ¡Que toda Gotham caiga en manos del rey de la locura y el terror! ¡Esta noche la ciudad se mostrará tal y como es!

Antes de que los sectarios arrastraran a Vic Sage hasta el piso de abajo del Mausoleo, Jean-Luc pudo escuchar con claridad el último susurro de su compañero:

- Mi cara... ¿dónde está mi cara...? Me la han robado...

_________________


Última edición por Omega el 30th Marzo 2015, 14:13, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Jean-Luc Dufayel
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 33

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   1st Marzo 2015, 20:24

En ese momento el peliazul no sabía muy bien cómo actuar. La visión de The Question totalmente ido de sí le impresionó. No sabía muy bien cómo había caído en manos de aquellos esbirros, se suponía que, hasta donde sabían, no iba a ser una misión demasiado complicada. Quizá ahí radicaba el problema, en haber subestimado a aquella panda de descerebrados.

Por lo menos ya sabía varias cosas. La primera, que las criaturas fantasmales y no-muertas esparcidas por el cementerio no eran del todo reales, aunque podría decirse que "existían" en un plano material. Dichas criaturas eran fruto de las mentes de los afectados por esta versión de gas del miedo mejorado. Y dos, que precisamente por eso, y por la manera de proceder del cabecilla de los esbirros, toda esta locura no apuntaba a Scarecrow como responsable. Debía de informar a Smith cuanto antes. Vic se encontraba en serio peligro.

Por un momento pensó en regresar a su cuerpo y avisar a su compañero vía intercomunicador, pero el camino de regreso era largo y no podía perder tiempo. De manera que optó por una forma más directa. De inmediato salió del Mausoleo y despegó sus pies del suelo material, ascendiendo varios metros de altura igual que lo haría un fantasma. Desde aquella posición comenzó a divisar los alrededores. De entre el paisaje blanquecino, estático y mudo destacaban las figuras de los seres humanos esparcidos en él. Y entre ellos se encontraba, no muy lejos del Mausoleo, Smith, inteligentemente agazapado entre unos arbustos. Tras localizarlo, el peliazul descendió todo lo deprisa que pudo en dirección a su compañero o, más concretamente, a su cabeza.

Al estar a su altura, Jean-Luc se introdujo en el cuerpo de Smith y pudo ver entonces lo que él veía, lo que escuchaba, lo que sentía, lo que pensaba.

-Smith, soy yo: Jean-Luc. Tranquilo, estoy en tu cabeza. Tan solo escucha y luego actúa, no tenemos mucho tiempo. En frente tuya, a unos cuantos metros, hay un Mausoleo, ¿lo ves? Bien, en su interior se encuentran media docena de sectarios, y entre ellos, un cabecilla. Tienen retenido a The Question. De alguna manera ha sido afectado por el gas y lo tienen fuera de combate. Piensan matarlo. -Se detuvo durante un instante, apenas dos segundos, para que su compañero pudiera digerir toda la información antes de continuar.

-Ah, y por cierto: los no-muertos no son reales. Son producto de la mente de quienes se ven afectados por el gas. Pero son tangibles, por lo que pueden llegar a herir hasta incluso matar a sus víctimas. El hecho de que este nuevo gas pueda "materializar" los miedos más internos de cada uno me hace pensar de que nos equivocamos de objetivo: Scarecrow puede que no esté detrás de todo. Desconozco si los "miedos", una vez materializados, pueden atacar a todo el que encuentren en su camino o solo a quienes los han invocado, por lo que te aconsejaría que tuvieras cuidado en ese aspecto. Yo seguiré en tu cabeza en todo momento, sirviéndote como un par más de ojos. Si la situación lo requiere, actuaré. -Mantenerse en la cabeza de Smith siempre sería mejor que regresar a su cuerpo físico y atravesar parte del cementerio esquivando a civiles y sectáreos para llegar hasta el Mausoleo y asistir "físicamente" a su compañero. Además de tardar más del tiempo del que disponían para rescatar a Sage, seguramente en el cuerpo a cuerpo Jean-Luc supondría más un estorbo que una ayuda para Smith.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   29th Marzo 2015, 01:32

Estaba considerando mi plan de acción cuando algo me llamo la atención: el no muy familiar pero tampoco desconocido sonido de las risas. Considerando que medio cementerio estaba zombificado y la otra mitad gritando de pánico, no había muchas opciones de quienes podían ser. Tal y como lo sospeche, fueron un grupo de esbirros de Scarecrow, quienes, satisfechos con su trabajo, parecían estarse retirando hacia el Mausoleo; y vaya que había sido un trabajo largo y meticuloso. Se aseguraron de cubrir todo el maldito lugar de gas, seguramente mas de una vez. Pude ver el miedo en los ojos de los pocos civiles que todavía tenían las energías para intentar escapar del Infierno que les rodeaba; se habían asegurado de que no quedase nadie en todo el lugar que no estuviese experimentando algo similar. Algunos se cagaban encima, otros se arrodillaban en posición fetal y lloraban en el suelo; esos eran los que ya estaban rotos; incluso llegue a ver a un par de personas tan enloquecidas por el horror que literalmente se arrancaban la piel de la cara a arañazos producto del desquicio. Eso era la desesperación máxima, la total ausencia de esperanza. He visto cosas espantosas a lo largo de mi carrera militar y hecho muchas aun peores, cosas que traumatizarían de por vida a mas de uno, que nadie cuerdo ni inocente merece ver; pero eso era diferente. Pocas veces vi a alguien comportándose así, usualmente por que, al menos cuando yo decidía, eliminaba rápido a los cautivos antes de que tuvieran oportunidad de llegar a ese nivel de desesperación. Esas son el tipo de "masacres brutales" que están mas haya de la imaginación de cualquier dictador o caudillo del tercer mundo que he conocido hasta el momento, por que van mas haya del dolor físico: el verdadero daño ocurre en el cerebro y eso es permanente, una agonía mucho mayor y duradera que cualquier amputación de miembros. Hasta ese momento solo había visto a dos personas llegar a tanto; cuando se cae en ese abismo de demencia auto destructiva ya no hay vuelta atrás: ya no importaba lo que pasara ese día, aquellos sujetos tendrían pocas posibilidades de recuperarse de aquel golpe psicológico en lo que les quedara de sus vidas, para algunos seria el equivalente a volver a nacer pero con esquizofrenia.

Sentí de inmediato la urgencia de matarlos, casi como un impulso. Desgraciadamente para mi y afortunadamente para ellos no podía hacerlo. Lo que si pude comprobar fue que estaban armados. Algunos llevaban tanques de gas con rociadores y otros tenían armas de fuego, aunque eran una minoría. Lo que pude apreciar fue que el gas del miedo no era inflamable, ya que si ellos usaban armas de fuego por lógica yo podría usar mis M1911 también. Sin embargo, aun había otro problema del que debía encargarme. Delante de mi, justo entre mi escondite y el Mausoleo, había un pequeño grupo de zombies sin rumbo fijo que me impedían llegar. Entonces lo vi: era un civil, un hombre de traje negro que simplemente estaba ahí parado frente a una tumba. Parecía un fantasma, o mejor dicho una estatua. Parecía no tener idea de que estaba pasando, como si estuviera en su propio mundo, lejos de todo ese sufrimiento; incluso los propios zombies parecían ignorarlo. Las cosas se estaban poniendo demasiado extrañas para mi gusto, así que decidí llamarlo. Le lance un par de piedritas a la nuca e incluso trate de susurrarle algo lo mas bajito posible para que me escuchara. Pero el hombre no me escucho y finalmente me rinde, ya después le preguntaría que mierdas hacia ahí.
Los zombies no parecían muy amenazantes a decir verdad y no quería gastar balas en ellos, no tenia muchas. Opte por sacar mi cuchillo militar y avanzar a cortes y puñaladas; seria muy fácil. Apenas levante la cabeza para volver a analizar el camino que debía recorrer, me encontré con algo bastante espeluznante, o mejor dicho la ausencia de algo: el civil del traje negro. No se como, pero simplemente se había esfumado en el aire, como un...¿Espíritu? A decir verdad ya ni estaba seguro de que era verdad y que era sacado de una mala película de miedo antigua. No le preste mucha atención a eso y me enfoque en mi trabajo.

Estaba listo para avanzar y barrer al primer zombie cuando alguien me interrumpió. Reconocí la voz de Jean en mi cabeza, pero no venia de mi oído. El transmisor estaba en mi oído izquierdo mientras que podía escuchar la voz de Jean con total claridad tanto con el derecho como con el izquierdo; incluso tenia un tono de eco y profundidad que no había escuchado antes cuando nos dio "consejos" previos a la batalla. Estaba invadiendo mi mente, mi espacio mas privado en todo el mundo...hay tantas cosas malas con eso que ni se por donde comenzar. Aun así decidí dejarlo terminar de hablar y luego quejarme. Al parecer había mas sectarios de los que había podido ver, pero aun así tenia balas suficientes para todos de modo que eso no fue un gran cambio en el plan. Sin embargo, lo que si me sorprendió fue lo me contó de Question. Al parecer el conspiranoico había sido capturado por el enemigo. No podía imaginarme como. Question era astuto, precavido y, a pesar de que no era precisamente su fuerte, sabia luchar muy bien ¿Como habían podido capturarlo esos payasos? Lo mas lógico que se me ocurrió fue la teoría de Jean de que de alguna forma el gas lo había afectado. Posiblemente había perdido su mascara de gas, de otro modo yo mismo ya hubiese caído bajo los efectos de la droga. Luego de unos segundos me dispuse a contestarle pero al parecer aun no había terminado con los datos útiles. Al parecer los zombies en realidad no eran verdaderos muertos vivientes, sino civiles que de alguna forma parecían cadáveres a los ojos de los afectados por el gas, pero aun así se movían como cadáveres andantes y parecían incapacitados para pensar ¿Como mierdas era eso posible? Ni idea, a decir verdad todo aquello me causaba un gran dolor de cabeza con solo pensarlo. Todo lo que sabia ya por sentado y confirmado por el propio Jean era que Scarecrow no estaba detrás de eso; no podía, no era su especialidad, aquello estaba muy por encima del nivel que demostró tener en batallas anteriores con el murciélago, al menos en batallas registradas. Eso solo me dejo con una duda grave ¿Si no era Scarecrow, quien podía estar detrás de todo aquello? Es decir, yo vi con mis propios al hombre en cuestión dándole un mensaje a Gothica ¿Habría sido un impostor? ¿Acaso el espantapájaros adquirió un nuevo truco? ¿O es que acaso el gran maestro del miedo era solo un objetivo menor para ocultar la presencia de alguien mucho mas peligroso? Ninguna de las posibilidades que mi mente formulo en ese momento fueron muy alentadoras.

Desde luego cuando me entere que aun eran civiles inocentes guarde mi cuchillo y opte por probar una alternativa menos letal. Si eran tangibles eso implicaba que podían herirme a mi, pero yo también a ellos y si aun eran civiles comunes podía inmovilizarlos sin usar fuerza bruta. A pesar de la prisa aproveche el tiempo que me llevo guardar mi cuchillo y sacar mi bastón eléctrico para decirle un par de cosas a mi inesperado huésped. -Sabes, de lo poco que conozco de la sociedad, puedo decir que la mayoría de las peleas entre compañeros surgen por que uno tomo cosas que no le pertenecen o tiene malos hábitos...contigo el problema es que invadas mi mente sin permiso.- Lo único peor que el sentir que alguien invade tu mente es saber que esa misma persona la esta invadiendo y aun así permanezca allí. -Asegúrate de no espiar mis recuerdos, créeme, hay cosas ahí que te darían pesadillas de por vida.- Lo ultimo que quería era dejar marcas mentales de por vida en la cabeza de mi compañero. Una vez hecha la advertencia avance casualmente hacia los "civiles"; ellos eran lentos y yo tenia reflejos sobrehumanos, nunca tuvieron oportunidad. Me limite a avanzar desde mi anterior escondite hasta el Mausoleo sin darles mucha importancia y cada vez que alguno se me paraba enfrente o se me acercaba demasiado, les daba un leve toque con el bastón y ellos caían al suelo paralizados. También inspeccione levemente la zona con la mirada mientras avanzaba pero no pude encontrar a ese misterioso hombre que antes había desaparecido.

-¿Has visto eso?- le comente mientras me preparaba para entrar al local-La próxima vez que entres en mi mente sin mi permiso, espero que sea una situación de vida o muerte. Caso contrario usare este mismo bastón para esterilizarte.- El tono en mi voz y la expresión de mi cara sirvieron para dejar en claro que hablaba en serio; Jean me conocía lo suficiente como para deducir que decía la verdad. Simplemente no me gusta que las personas invadan mi privacidad.

Me asome levemente por la entrada del Mausoleo y mire de reojo a los sicarios. En efecto eran seis, armados con rifles automáticos, pistolas y desde luego sifones cargados con gas; dos de ellos apuntaban con sus rifles a la cabeza de Question. -Esta bien, escucha, este es el plan.- comente con Jean, volviendo a una posición de total cobertura contra la pared mientras desenfundaba mis pistolas.- Sera un ataque relámpago; aprovechamos el elemento sorpresa, entramos rápido y todos mueren. Simple.- En realidad hubiese preferido disparar con los silenciadores puestos desde la protección de la pared en vez de exponerme de ese modo pero no podía; el hecho de que tuviesen capturado a un compañero lo cambiaba todo. Tenia que atacar rápido y con fuerza para alejarlos de Vic, que se concentraran su fuego en mi en lugar de en su cabeza. Si me tomaba mi tiempo para dispararles desde mi escondite, lo mas posible es que ejecutaran al detective.-Tu seras mi par extra de ojos. Si vez que alguien apunta su arma siquiera hacia mi, o se me acerca por la espalda, me gritas.- Retire los silenciadores de mis armas y los guarde; el ruido aterra a los enemigos y mas aun si es sorpresivo. Sin demorarme salí de mi escondite y corrí en dirección de los esbirros. Para cuando notaron mi presencia era demasiado tarde: ya había elegido mis objetivos, apuntado y disparado. Tres balas con la izquierda, dos con la derecha; cayeron los dos hombres que amenazaban a Question. Dos menos, quedaban cuatro y yo tenia dos pistolas, matemáticamente hablando estaba bien. Desgraciadamente tenia que dejar alguno vivo para el interrogatorio, tal vez algún disparo en el hombro o la entrepierna bastaría por el momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   30th Marzo 2015, 16:30

Al principio, la estrategia de Jean-Luc parecía funcionar, aunque Jontahan no estaba muy contento de tener a su compañero dentro de su cabeza. Era cierto que si Jean-Luc volvía a por su cuerpo y pasaba de nuevo por todo el mar de zombies no hubieran llegado a tiempo a salvar la vida de Vic Sage.

En cuanto Jonathan se infiltró en el mausoleo de Gotham, la ráfaga de tiroteos empezó. Los dos sectarios que apuntaban a la cabeza de Vic cayeron desplomados al suelo, y el resto de encapuchados se alertaron ante las repentinas muertes de sus compañeros. Empezó la masacre.

Jean-Luc pudo ver a través de los ojos de Jonathan como era la situación. Los otros cuatro mercenarios se habían escondido detrás de los pilares de mármol y se preparaban para disparar de vuelta. Jean-Luc sentía la adrenalina y el placer del reto del mercenario, que continuaba disparando a sus agresores, terminando con la vida de dos más. Ahora solo le quedaba uno y el líder. Tendrían que dejar a alguien vivo si querían más respuestas...

Uno de los sectarios corrió aterrado hacia el umbral, con intención de huir del tiroteo sabiendo que tenía las de perder. Cuando cayó desplomado al suelo por el disparo, Jonathan Smith pudo ver a través de la puerta el cementerio en la oscura noche. Muy a lo lejos, el hombre del traje negro con el cabello laceo estaba de pie a menos de doscientos metros de su posición. Esta vez no le daba la espalda. El hombre trajeado no tenía cara.

Jean-Luc empezó a inquietarse, ambos escucharon un golpe sordo y de las catacumbas del mausoleo empezaron a salir más sectarios con máscaras y armas de fuego. Ahora habían diez por lo menos, y le estaban rodeando. Jean-Luc empezó a notar que Jonathan estaba cada vez más nervioso y disparaba con furia pero a la vez con precisión a los sectarios que pretendían acabar con sus vidas. Si Jonathan era herido de muerte, Jean-Luc sentiría los mismos efectos del dolor y era probable que muriera si seguía dentro de su cuerpo.  

Jonathan se dio un respiro entre oleada y oleada de enemigos, y volvió a mirar en dirección a la entrada del mausoleo. El hombre sin cara estaba quieto, pero ahora se encontraba a cien metros más cerca del edificio. ¿Había calculado mal su posición? Jean-Luc podía ver perfectamente al hombre del traje a través de los ojos de Jonathan, y tuvo el presentimiento de que algo no iba bien. La situación empezaba a ser bastante surrealista.

Los sectarios no dejaban de salir de las catacumbas. Jonathan mataba a diez de ellos y otros diez le sustituían casi al instante. El hombre sin cara avanzaba en tan solo un parpadeo, y la munición empezaba a ser escasa...

Entonces Jean-Luc se dio cuenta. Jonathan había dejado de mirar a los sectarios para volver a dirigir su mirada al umbral del Mausoleo. El hombre sin cara estaba justo al borde de las escaleras, antes de entrar al edificio. Jonathan parpadeó un instante y el hombre sin cara avanzó hasta entrar en el Mausoleo. Jonathan comprendió que no podía permitirse parpadear, y sacó lo último que le quedaba de munición para coser a tiros al hombre del traje negro.

Jean-Luc sintió el miedo de Jonathan. Por más que el mercenario disparara, el hombre sin cara seguía sin moverse, sin ser herido, sin poder morir. Un hombre al que jamás podrá matar. Su cara sin rostro empezaba a deformarse lentamente y de repente aparecieron una nariz, una boca y unos ojos. Una cara y después otra, y otra... todas desconocidas para Jean-Luc pero familiares para Jonathan. El hombre del traje era el rostro de todas las personas que había matado a lo largo de su vida y que ahora volvían para torturarle.

Jonathan Smith había sucumbido al gas del miedo.

Jean-Luc salió de su cuerpo a tiempo para ver la realidad. Su compañero estaba disparando en dirección a la puerta, pero allí no había nadie. El fantasma miró a su alrededor y se encontró los seis cuerpos de los sectarios de Crane, muertos en el suelo y su líder junto a Jonathan, arrancándole la máscara de un tirón.

- Otro necio igualito a Question... ¿creías que esta porquería de máscara te protegería de nuestro dios?

Vic Sage estaba inconsciente en el suelo y Jonathan en mitad de su propia pesadilla. ¿Qué podría hacer ahora Jean-Luc para salvar a sus amigos?

Como un rayo de esperanza, algo de color rojo cruzó el Mausoleo a la velocidad de la luz y de repente un hombre de traje rojo se agachó al lado de Jonathan Smith. De su guante sacó una jeringuilla y en menos de un segundo ya le estaba inyectando el suero en vena.

- Tranquilo amigo, pronto empezarás a sentirte mejor. Aún es experimental, pero es mejor que nada... 

FDI: He dado por supuesto que Jean-Luc sale de Jonathan para avanzar un poco más el tema. Dejo a Jean-Luc encargarse del líder sectario antes de que aparezca Flash y así Jonathan podrá contestar con normalidad al siguiente tema, aunque algo mareado por los efectos del gas del miedo. ¡Si necesitáis que cambie cualquier cosa enviadme un MP a la cuenta de Dick! Quedan dos turnos para finalizar el tema y poder meteros ya en el post final de Fearland. Siento tener que acelerar así las cosas, pero no podemos atrasar más el evento. Me hubiera gustado rolearos un poco más, ¡lo siento! >o<

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Jean-Luc Dufayel
New Watchmen
New Watchmen
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 33

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   25th Abril 2015, 13:22

Spoiler:
 

Jean-Luc atendió a las palabras amenazantes de su compañero de equipo quitándoles la importancia que no tenían. Durante todo momento se mantuvo en silencio, pensando en si Jonathan realmente creía que él era de ese tipo de mentalistas, poco serios, que andaban por ahí hurgando en las mentes ajenas en busca de secretitos íntimos o personales. Mientras tanto observaba la situación y vigilaba que su compañero no diera ningún paso en falso y que pudiera ponerles en peligro a ambos.

-Por favor, Smith, me ofenden tus palabras. El hecho de que me encuentre en tu cabeza no significa automáticamente que vaya a fisgonear en tus recuerdos, pensamientos o sentimientos. Creo que poseo un mínimo de sentido del compañerismo y de seriedad profesional. Y creo que tú lo sabes... -Pudo responder cuando su compañero parecía que había cesado en sus críticas. Fue entonces cuando Smith procedió a echar un vistazo dentro del Mausoleo, volviendo después a su posición.

-Esta bien, escucha, este es el plan: Sera un ataque relámpago; aprovechamos el elemento sorpresa, entramos rápido y todos mueren. Simple. Tu seras mi par extra de ojos. Si vez que alguien apunta su arma siquiera hacia mi, o se me acerca por la espalda, me gritas. -Indicó el pistolero. Acto seguido comenzó la masacre. Smith se deslizó rápido pero sigiloso al interior de la estructura, apuntando y disparando con una rapidez y precisión pasmosas. Cayeron dos, y otro más, en un lapso de tiempo de menos de minuto y medio. Tras el último en caer, un esbirro que intentaba huir por la puerta de entrada, Jean-Luc contempló una extraña e inquietante figura a lo lejos, de pie, inmóvil y aparentemente con la mirada fija donde ellos se encontraban. A continuación aparecieron más esbirros, dos por cada uno abatido.

Para sorpresa del peliazul, Smith se encontraba cada vez más nervioso, quizá ante la llegada de un mayor número de enemigos, y la posibilidad de que aparecieran aún más, o quizá por otro motivo... No obstante, dicha emoción parecía imbuir al pistolero en un estado de frenesí, mediante el cual consiguió tumbar a otros diez enemigos casi sin esfuerzo. Pero para frustración de ambos, otros cuantos ocupaban su lugar. Entre ráfaga y ráfaga de tiros, Smith dedicaba un vistazo a la entrada de la catacumba, y Jean-Luc podía observar, sorprendido y confuso como él, que la misteriosa figura de traje negro cada vez se encontraba más cerca de ellos, siempre con la misma postura, siempre inmóvil., pero cada vez más cerca. Hasta que casi sin que se dieran cuenta se encontraba a escasos metros del mercenario. Éste, sin dudarlo dos veces y preso de la confusión y el miedo, acribilló a balazos a la extraña silueta.

Pero por más balas que incrustaba en el cuerpo inmóvil del hombre del traje negro no sucedía nada. Parecían no afectarle. Poco a poco su hasta entonces sin-rostro comenzó a tomar forma, hasta generar una cara que resultaba familiar a Smith. Pero el misterio no acababa allí. Tras formarse la primera cara, el rostro comenzó a deformarse repetidamente, mostrando una y otra y otra identidad. Todas distintas. Decenas de rostros. Cientos de ellos. Quizá miles. Smith quedó paralizado. Parecía haber sucumbido por el terror de aquella imagen, y con ello, Jean-Luc se vio obligado a salir de él.

Al hacerlo, se topó de frente con la realidad. En aquel lugar no había hombre de traje negro, Smith disparaba en dirección a la entrada. Tampoco había decenas de esbirros, tan solo los seis primeros que el mismo peliazul había localizado, más el líder, que se encontraba ahora junto a Jonathan, sosteniendo su máscara anti-gas. "Maldita sea..." pensó. De pronto, y antes de que el mentalista tuviera tiempo de reaccionar, una estela rojiza entró como un rayo al Mausoleo, deteniéndose al lado del cuerpo del mercenario. Se trataba de un joven infundado en un traje rojo, y estaba inyectando algo en el cuerpo de Jonathan. ¿Se trataría de un "amigo"? ¿De otro enemigo? Las palabras del desconocido parecieron resolver la duda del peliazul.

-Tranquilo amigo, pronto empezarás a sentirte mejor. Aún es experimental, pero es mejor que nada... -Observando la situación igual de sorprendido que Jean-Luc, el líder de los esbirros se dispuso a noquear al recién llegado, pero fue interrumpido cuando el vigilante fantasma, tras tomar una decisión poco meditada, invadió la mente de aquel.

-الظلام العضو توقف ومحاولة لحجب الضوء الخافت الذي يملأ هذه الغرفة ... -Se escuchó de repente en la mente del líder. Las palabras venían a significar, en árabe, lo siguiente: Usuario de las tinieblas, cesa en tu intento de oscurecer la escasa luz que inunda esta sala... Solo que la voz de Jean-Luc parecía escucharse esta vez con un tono ciertamente gutural, como venida del más allá. Tras estas se sucedieron más y más palabras en lengua árabe, luego en francés, después en español, y vuelta al árabe. Siempre con una voz que parecía sacada de ultratumba.

La intención del peliazul era la de intentar provocar en el líder de los esbirros la misma sensación de terror que el gas que ellos mismos empleaban causaba a todo aquel que lo respiraba, solo que sin visiones, o al menos bloquearlo lo suficiente como para que el desconocido hombre de traje rojo pudiera dejarlo fuera de combate.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   4th Mayo 2015, 23:38

Tuve una buena entrada, por así decirlo. Los dos hombres que se encontraban amenazando a Question fueron abatidos antes de que tuviesen tiempo de reaccionar. Sus compañeros por otra parte aprovecharon la oportunidad y corrieron a cubrirse detrás de las columnas del edificio. Comenzó el tiroteo; las balas volaron de un lado a otro hasta que solo quedo uno de los matones de Scarecrow, quien viéndose superado en numero y habilidad intento escapar. Desgraciadamente para él no se lo permití; lo derribe con un par de disparos y avance hacia él a paso calmado, total ya había terminado la peor parte de la noche. Pero entonces algo extraño capto mi atención, una silueta a la lejanía que apenas conseguí distinguir por la distancia que nos separaba: era el hombre de traje que había visto frente a una tumba hacia no mas de diez minutos ¿Que mierda hacia ahí? ¿Como había llegado tan lejos? ¿Quien era que los zombies parecían ni notarlo? Su sola presencia me generaba muchas interrogantes. Para colmo se encontraba ahí parado, quieto como una estatua, sin realizar el mas mínimo movimiento y estaba seguro que me observaba directamente, o al menos al mausoleo, como si fuese algún tipo de espectáculo. Quería ir hasta haya y obligarlo a responderme todas mis preguntas, pero cuando me dispuse a avanzar las balas resonaron una vez mas en la habitación y debí voltearme rápido para evitar la muerte.

En efecto fue un arma automática la que provoco el sonido. Las balas volaron por sobre mi hombro, a escasos metros de mi cara. Había fallado por poco debido a mi distracción tan estúpida; no le daría una segunda oportunidad. Me agache lo mas rápido que pude y en un segundo ya tenia su cabeza en la mira. Antes de darle tiempo de disparar una segunda vez descargue una bala sobre su cráneo. El tipo cayo al suelo muerto, pero no era el único que había llegado. Podía escuchar con claridad al menos ocho pares de pies a una distancia cercana, tal vez mas. No estaba preparado para enfrentarme a un numero tan grande de individuos y eso me molesto mucho. Yo siempre me preparo para toda situación posible, soy el que tiene los planes de contingencia, siempre pienso antes de actuar, me paso horas planeado la estrategia apropiada para cada operación y las cosas siempre resultan en éxito. En este caso, no sabia como, pero se las habían arreglado para sacar mas matones de los que tenia previsto. En pocos segundos ya había mas de diez hombres en la habitación y yo no dejaba de preguntarme de donde venían tantos. De mas esta decir que los disparos no se hicieron esperar de ninguna de ambas partes. La diferencia crucial fue que yo mi cerebro no estaba al máximo en ese momento y la situación solo contribuyo a empeorar mi estado mental. Yo mismo pude notarlo por la forma en la que actué cuando llegaron los refuerzos, pero lo ignore, simplemente seguí la corriente.

Me perturbaba la presencia del hombre misterioso, quien juraría que, aunque no podía afirmarlo con total certeza dada mi incapacidad para verle la cara, me estaba mirando. No podía dedicarle mucha atención a esas trivialidad en un momento como ese pero aun así lo estaba haciendo. Por otra parte los criminales que asesinaba parecían no tener fin: eran como un maremoto imparable de cuerpos, caían dos y salían otros tres. Muchas dudas en mi cabeza, mucha jaqueca, no podía pensar bien, no podía concentrarme. No sabia a que dedicarle mi atención por mas que para cualquier otro las prioridades hubiesen sido mas que claras, algo dentro de mi no me dejaba enfocarme en una sola cosa; como si la mera presencia de ese hombre fuese un barco encallado que se negaba a unirse en mi mar de pensamientos. Me desespere. Me desespere así que hice lo que tenia que hacer, simplemente me deje llevar. De pronto la pelea perdió su aspecto mecánico y todo se volvió algo mucho mas fluido para mi. Deje de preocuparme por apuntar con cuidado y solo me dedique a mover los pies; mis brazos podían encontrar el angulo perfecto para colocar una bala en el cuerpo de mis oponentes de forma casi automática. Era casi como un baile mortal para mi: solo un juego de pies, de cuello y de brazos con armas en las manos y todos caían muertos a mis pies. Pero lo peor fue la sensación que produjo en mi; no sabría describirlo pues nunca había sentido nada igual. Sentí un cosquilleo en mi espina, mis brazos de repente parecieron perder peso y mis pies se sintieron como si danzara en el aire. Estaba nervioso, si, pero no principalmente por el hecho de que me encontrase rodeado de enemigos con munición limitada; a esas alturas ya ni siquiera el hombre misteriosos era la principal de mis preocupaciones. No, estaba nervioso por lo que produjo en mi el matar a esos hombres, el liberarme de toda esa tensión mental con un simple "baile" por así decirlo. Estaba nervioso por que solo se me ocurría una palabra en el que alcanzara para expresar lo que sentí cuando comencé a quitar vidas, una que jamas habría imaginado asociar al asesinato, al menos no por mi parte: lo que sentí fue "placer".

Fue recién ahí cuando volví en mi, y me di cuenta de que había asesinado a mas de 10 personas casi sin notarlo. Estaba preocupado. La muerte jamas había sido algo placentero para mi, solo mi deber, nunca una forma de satisfacción ni recompensa. Los matones no me dieron mucho tiempo para reflexionar sobre lo que había pasado conmigo puesto que en pocos minutos ya había otros diez ocupando el lugar de los primeros; literalmente no dejaban de llegar nunca y yo solo pude limitarme a exterminar a cuantos pude. Y los pocos segundos libres de los que disponía para recargar, los usaba para mirar en dirección a las afueras del mausoleo, a la oscura figura humana que allí se encontraba. Ya desde la segunda vez que lo vi me dio la impresión que se estaba acercando, un tercer vistazo me confirmo que, en efecto, reducía distancia con nosotros. Lo bueno es que de ese modo tarde o temprano lo tendría de frente para decirle un par de cosas; lo malo es que los desgraciados fenómenos no paraban de llegar y la munición casi se me terminaba. La pelea se hizo rutinaria, ellos llegaban, yo los liquidaba, me volteaba para corroborar la posición actual del hombre y luego llegaban mas, aunque era consciente de que no podría mantenerme así para siempre no tenia otra salida.

Todo se fue al carajo antes de que pudiera pensar en una solución a mi problema. Justo cuando el numero de los sicarios parecía finalmente haber mermado, me voltee para corroborar la posición del hombre una vez mas, solo para encontrármelo de frente, a menos de un metro de mi. El desgraciado carecía de rostro, tal vez ese fuese su rasgo mas llamativo. No podía arriesgarme; si ese hombre estaba ahí de seguro algo tendría que ver con el espantapájaros, si al fin y al cabo era la única persona que no había sido afectada por el gas ademas de los esbirros del super villano. Le dispare, directo en el pecho. La bala le atravesó, pero no paso nada. Me quede ahí, incrédulo, al comprobar que la bala no le había hecho nada; ni siquiera los chalecos antibalas tienes esa resistencia. Mi siguiente opción fue entonces su cabeza, pero también fallo. Concentre todo mi poder de fuego en ese hombre, dejando ignorados a los demás. Estoy seguro de que en otra situación hubiese considerado aquello el accionar de un loco o un estúpido, pero mi mente estaba cansada y solo quería terminar con esa batalla.
La figura no moría, sencillamente se quedaba de pie como si nada hubiese pasado mientras yo me desesperaba mas y mas. Ya no estaba enojado...sino nervioso. Quería terminar eso ya, pero no me lo permitían.

Y justo entonces, cuando se me acabaron las balas, su cabeza muto. La piel pareció hacerse un licuado y de ese revoltijo surgió una nariz, luego una boca, un par de ojos y un par de orejas; le surgió una cara, y la reconocí en el acto. -Tu- comente en un tono mas atónito que acusatorio, pues ese era el ultimo rostro que esperaba volver a ver en toda mi vida. Lo reconocía bien, pues había sido parte importante de mi vida. Él fue la primera persona que mate, a los siete años. Mis superiores creyeron que una educación "espartana", por así decirlo, me vendría bien, de modo que ya desde la mas tierna edad me habían adiestrado para asesinar; pero ese hombre fue el primero en morir a mis manos, un preso de guerra dado por muerto que nadie extrañaría. Lo ataron a una silla, me dieron un arma y lo mate. Antes de que pudiese preguntarle que hacia ahí, su rostro cambio de nuevo, esta vez al de una mujer; la primera persona que mate en combate, durante mi estancia con las brigada infantil del general Garza en Sierra Leona. Los siguientes rostros que aparecieron fueron los de todos aquellos que murieron hasta que deje el escuadrón por mayoría de edad; entonces pasaron a ser los de aquellos que mate en mi primera misión, el caudillo Solomon Barca y su familia. A partir de entonces comenzaron a pasar con una velocidad cada vez mayor, pero permaneciendo el suficiente tiempo como para que las distinguiera a todas. Todos los rostros tenían algo en común: habían sido victimas mías. Soldados, mafiosos, criminales corrientes, traficantes, políticos, corruptos, gente inocente, incluso personas que ni recordaba haber asesinado (pero que seguro había matado indirectamente) se aparecieron frente, como fantasmas del pasado que parecían vueltos de la tumba para atormentarme por mis pecados. Eran miles de ellos, y la verdad es que lo estaban logrando.

La verdad es que su sola presencia me recordó una época mía que había dejado atrás hace mucho tiempo. Jamas olvide el tipo de monstruo que soy, pero el que me mostraran de esa forma tan directa los rostros de todos los que asesine...simplemente fue mucho. Fue como una bofetada en la cara. La verdad es que nunca sentí mucho arrepentimiento por lo que hice en el ejercito, hasta la fecha jamas me había tomado el tiempo de respirar y pensar en todos los cadáveres que había dejado detrás a lo largo de mi vida, en toda la sangre que manchaba mis manos ¿Por que nunca había pensado en eso? La verdad es que no lo sabia...mi cabeza me dolía cada vez que trataba de tocar esos recuerdos ¿Por que no podía? ¿POR QUE? Siempre tuve una excelente memoria, como todo buen soldado era capaz de recordar cada una de mis operaciones desde el principio hasta el final con toda la basura de por medio y como todo ser humano normal era capaz de recordar la primera vez que asesine a alguien; la memoria siempre fue algo muy importante en mi linea de trabajo ¿Pero entonces por que no podía recordar con suficiente nitidez esas muertes? Recordaba el haber matado a casi toda esa gente, pero cuando trataba de recrear esos escenarios en mi cabeza, simplemente había corto circuito. Lo único que venia a mi mente eran imágenes borrosas, casi como sombras de los rostros que se mostraban ante mi ¿Que me pasaba? Casi sentí que comenzara a salirme humo de las orejas.

Solo caí de espaldas al suelo en posición fetal, forzando en exceso mi cerebro a recordar algo que no podía mientras me tiraba de los pelos con tanta fuerza que amenazaba con arrancarme el cuero cabelludo, batallando entre la agonía física que sentía por mero esfuerzo de pensar y el dolor emocional que estaba sintiendo. Fue como si hubiese encerrado todo el dolor que sentí en mi vida en una bobeda y, en un día, en un segundo, ese "hombre" la hubiese abierto, vaciando sobre mi su contenido. Es posible que todo el tormento haya durado mucho menos de lo que me pareció a mi, pero eso no le quita merito. Solo me quede viendo rostros de personas muertas que no dejaban de pasar. Eran demasiados ¿A tantos había asesinado? ¿Mil? ¿Dos mil? ¿Tres mil? ¿Tal vez mas? ¿Cuantos de ellos inocentes y cuantos culpables? Quería responder esas y otras preguntas, pero al mismo tiempo me asustaba el que su respuesta me dejara peor de lo que estaba. Me asustaba la idea de haber liquidado a tantas personas que nada malo habían hecho, así como la idea de que, en realidad, había asesinado a mas personas buenas que malas a lo largo de mi vida. Que había hecho, por Dios, que había hecho...Merezco morir.
Pero nunca grite que se detuviera; jamas pedí por que cesara el castigo, tal vez por que, muy en el fondo de mi ser, sabia que me lo merecía, que por mucho dolor que sintiera no era nada con el sufrimiento que había causado a todos aquellos que habían tenido la mala suerte de toparse conmigo y que esa era la mejor retribución que podía darles. Estaba preparado para suicidarme, conta que el dolor se fuera.

Y entonces, cuando estaba listo para rendirme ante la inenarrable tortura visual que estaba sufriendo, tomar mi cuchillo y rebanar mi garganta, algo paso. Un destello rojo fue todo lo que vi, moviéndose de un lugar a otro; de repente se puso entre mi torturador y yo. No pude reaccionar, no tenia las energías para hacerlo. Me inyecto algo; no supe que era pero de pronto el hombre desapareció, como si solo hubiese sido una ilusión, nada mas. En un segundo estaba ahí y al otro no. No podía creerlo....en realidad no podía creerlo ¿Todo había sido una ilusión? !¿Todo había sido producto de ese maldito gas?¡ No sabia que pensar, no sabia que sentir. Los rostros de los condenados, la silueta, incluso los hombres que había matado en el mausoleo y de seguro los propios zombies...todo era producto de una alusinacion inducida por las drogas, y lo que me habían dado me había curado. Mire entonces a mi salvador, sin saber que pensar. Reconocí su uniforme de inmediato: era Flash, el velocista; el color rojo y el rayo en su pecho lo delataron. Era uno de los buenos, al menos eso significaba que estaba a salvo.

Y apenas recordé que había llegado acompañado escanee la habitación en busca de mi compañero, rogando por que no le hubiese pasado nada. Solo eramos tres en esa habitación: Flash, yo, y....el líder de los sicarios. Al verlo, toda la conmoción y la duda que nublaban mi juicio desaparecieron; mi gesto cambio de duda a odio en un segundo, pues recordé quien era el causante de todo. Me pare de un salto, pisando con firmeza el suelo, y mire al hombre directo a los ojos, antes de desatar mi furia.- Jean, si estas dentro de su mente, abandónala ahora.- El enojo en mi voz era algo latente y fácilmente distinguible; ya sabia exactamente que sentir: ira. Enfatice en esa ultima palabra para dar a entender la importancia de que dejara a su huésped con en ese instante, pues estaba a punto de dejarlo en mal estado y no quería que mi compañero sufriera los daños. Luego ataque. Todo paso en un parpadeo. Antes de que cualquiera pudiese reaccionar, ya me encontraba a nada del malhechor. Mi puño izquierdo fue a impactar directo en su estomago, con una furia que no sentía desde que vi como un militar desquiciado hirió a una "chica" pelirroja en Arizona, sino es que mayor. La fuerza fue tal que lo hice escupir sangre; mancho mi manga. Sin darle tiempo a recuperarse, lance un derechaso directo a su cara. Pude sentir como su tabique cedió ante mi puño, así como al menos tres de sus dientes delanteros; desde luego mis nudillos se mancharon aun con mas sangre. Fueron furia, odio y años de entrenamiento como peleador descargados solamente en esos dos golpes; no creo que haya sido toda mi fuerza pero si fue suficiente para devastarlo.

Cayo al suelo, chorreando sangre de la boca pero aun ligeramente consciente. Pero no le daría ni un respiro, literalmente. Pise con fuerza su cuello, de todo que le impidiera respirar, pero sin aplastar su garganta; no todavía. Cualquiera que me viera a los ojos podría contemplar una mirada asesina que amenazaba con helar la sangre del pobre cautivo.- Voy a retirar el pie.- Dije con lentitud, haciendo un esfuerzo por suprimir mis emociones; ya las había liberado demasiado, debía enfriar mi mente para completar la misión con éxito y no matar al bastardo a golpes. -Y tu me dirás donde esta el espantapájaros; de lo contrario pasaras una noche muy larga.- Parte de mi quería que se negara, para poder rociarlo con el gas del miedo hasta que su cerebro acabara hecho puré.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   5th Junio 2015, 13:23

Wally West había reconocido al hombre que se retorcía de dolor en el suelo del mausoleo. Era Smith el mercenario, uno de los pocos hombres mortales que había podido derrotar a Wonder Woman en un combate, o eso había oído.

El pelirrojo pensó que había llegado tarde, pero con un rápido gesto le inyectó la cura provisional que aún tenía que terminar de desarrollar, y Jonathan parpadeó varias veces hasta encontrarse con la verdadera realidad.

Flash se llevó los dedos a la oreja izquierda y activó el comunicador para hablar con alguien al otro lado.

- Aquí Flash, he llegado al Mausoleo. Al parecer la Secta de Crane ha sido reducida a la nada, creo que ha sido obra de un hombre que se encuentra aquí. Hay otro tipo estirado aquí con vida, creo que es Question. ¿Qué hago ahora?

El muchacho sintió un pequeño escalofrío detrás de él y su sexto sentido le dijo que se apartara. Por suerte, algo detuvo al líder de los sectarios que empezó a temblar de miedo de la cabeza a los pies y a balbucear cosas sin sentido.

-¿Qué es esa voz? ¿Quién eres? ¿Crane? ¡Sal de mi cabeza! - dijo llevándose las manos a la melena grasienta y empezando a estirar sus cabellos, sintiendo el punzante dolor que lo acercaba a la realidad.

- Anda, pues el líder todavía sigue aquí... menuda suerte - susurró sorprendido el velocista, a tiempo para ver como Jonathan Smith se levantaba enfurecido y le asestaba varios golpes letales hasta arrojarlo al suelo.

- ¡Espera, espera! ¡No lo mates!

- Y tu me dirás donde esta el espantapájaros; de lo contrario pasaras una noche muy larga.

El mercenario hundió ligeramente su pie en el suelo del líder sectario mientras éste luchaba por quitárselo de encima. Las manos del hombre eran enclenques, y agarraron el pie de Smith en vano, sin poder quitárselo de encima.

- Hablaré... - las palabras consiguieron salir de su tráquea aplastada - pero no me mates... te diré dónde está nuestro dios...

Wally West se mantuvo al margen, escuchando atentamente la confesión del sectario. Pero dispuesto a apartar a Smith por si decidía acabar con la vida de aquel hombre en ese instante.

- Nuestro señor ha hecho suya la isla de Arkham... desde allí controla todo lo que sucede en Gotham. Como hizo dios con la tierra...- con el poco aire que le llegaba a los pulmones, el sectario consiguió realizar una pequeña carcajada de victoria.

- ¿Oyes eso, nena? Doble confirmación, Crane se encuentra en el Asilo de Arkham.


FDI: Para el último turno, Jean-Luc puede aparecer con su cuerpo si quiere.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Jonathan Smith
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 12/07/2014
Localización : Como si te lo fuera a decir...

Ficha de Personaje
Alias: Mass Murderer
Nombre real: Jonathan Smith
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   14th Julio 2015, 16:50

-Arkham...-susurre para mí mismo, mientras asimilaba las palabras del sujeto que se encontraba bajo mi suela.- En realidad es bastante lógico si lo piensas.- le comente a mi compañero, esta vez mucho más calmado, aunque aun sin recuperar mi completo estado de neutralidad emocional. La peor parte ya había pasado, pero me hubiese sentido mucho mejor de haber podido golpear a ese desgraciado hasta romperle el cráneo. Debí suponer que el Espantapájaros se escondería en ese lugar: una fortaleza fácilmente defendible y con espacio para albergar a miles de hombres del ejército personal del terrorista, además de ese toque innecesariamente dramático que tanto caracterizaba a los villanos de esa ciudad. Ahora teníamos la ubicación exacta de ese desgraciado. Sin embargo, por el mero hecho de estar ahí escuchando, Flash también la tenía; no tardo mucho tiempo en pasarle la dirección una aliada desconocida. Perfecto, ahora teníamos competencia. Teníamos que llegar antes que los héroes para poder encargarnos de Scarecrow a mi modo, caso contrario estaba más que seguro que alguno de esos santurrones haría lo posible por asegurarse de que Crean se mantuviese encerrado en ese loquero, en vez de bajo tierra donde pertenecía. Eso sería un problema, pues la cosa es que deseaba con toda mi alma asesinar a ese bastardo; si no nos apurábamos existía una posibilidad de que terminásemos peleando contra el mismo Batman, a quien no tenia urgencia por ver precisamente, aunque mentiría si dijera que no me interesaba el ver su reacción cuando tuviese enfrente al hombre que desquicio a toda su ciudad. Quizás las cosas al final acabarían tornándose interesante.

Por otra parte, fue bastante curioso el hecho de que el sicario llamase "Dios" a Scarecrow. Eso no es lo que haría un matón cualquiera, ellos simplemente le llamarían jefe, líder a lo mucho o se referirían a él por su nombre; sin embargo por lo que ese....sectario estaba diciendo, bien podíamos intuir que se trataba de algo más. Lo más probable es que fuese alguna clase de culto de locos que admiraban la obra de ese desgraciado y lo consideraban una especie de Dios del miedo. Aun así, tenía las sospechas de que algo aun más peligroso estaba ocurriendo en realidad, pero no tenía ni idea de que era. Era un simple presentimiento basado en mi experiencia en este nuevo universo, casi todo lo que pasa es siempre lo menos probable.

Entonces recordé que aun había un asunto urgente del que tenía que encargarme: el hombre que estaba riendo con mi suela en su cuello. Lentamente retire mi pie y comencé a caminar hacia uno de los equipos de dispersión de gas, equipándolo en mi espalda. Yo ya estaba inmunizado y estaba seguro de que Flash también; Jean por otra parte ni siquiera estaba físicamente presente por lo cual suponía que eso no le acarrearía problemas. Mire ligeramente a Flash mientras avanzaba.-No temas- le dije- No lo voy a matar.- entonces baje un poco la voz, casi como hablando conmigo mismo.-Eso sería demasiado piadoso para lo que ha hecho.- Acto seguido procedí a rociarlo con el propio gas del miedo que el había esparcido. Simplemente acerque el pico lo más posible a su boca y le rocié de pies a cabeza. Los gritos de terror no se hicieron esperar mientras el hombre comenzaba a entrar en su propio infierno personal.-Gracias por la ayuda.- Fue lo último que le comente antes de volver hacia Jean Luck, aunque sin darle demasiada importancia.- Vámonos, tenemos trabajo que hacer.- Y con eso me dispuse a dejar el Mausoleo, aun con una muestra del gas en mis manos y no habiendo ningún cabo suelto que me detenga; esperaba que el velocista no se convirtiera en uno, no estaba para otra pelea.

off: disculpen la demora y lo corto del post, crei que el anterior habia sido el ultimo turno. Por cierto, una duda; si Flash tiene que intentar interponerse entre Smith y Jean, es posible que Jean lo noquee mentalmente? No digo que tenga que pasar, solo pregunto si el intentara entrometerse y como se solucionaria eso.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   6th Enero 2016, 11:25

Jean-Luc y Jonathan Smith se fueron en busca de Crane al Arkham Asylum y Wally West recuperó una parte de la fórmula del espantapájaros para crear un antídoto.

FIN DEL TEMA

El evento sigue en: http://omega.eclipseforo.com/t1666-evento-fearland-la-balada-del-miedo-batman-diana-jean-luc-jonathan-smith?highlight=fearland

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)   

Volver arriba Ir abajo
 
[Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)
» Mini-Evento: La Batalla por Atlantis- El lado Marvel (Tony Stark, Clint Barton, Jonathan Smith)
» [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)
» [Evento: Fearland] Exit light, enter night... (Aureole Deveron, Dalae Darkle, John Constantine) [4 de noviembre de 2018]
» [Evento: Fearland] Primal Fear (Conner Kent, Fionna O'Sullivan, Rebecca Logan)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: