Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   14th Noviembre 2014, 20:18


Era una fría noche del 31 de Octubre, las temperaturas habían bajado mucho los tres últimos días pero eso no parecía importarles a los habitantes de Nueva York, al fin y a cuentas el invierno se acercaba lentamente. Era un día para disfrutar con la familia y los amigos puesto que iba a suceder un evento muy especial aquella noche. Una fiesta dónde los fantasmas, los vampiros, los hombres lobo y las brujas se reunían para bailar, reír y gastar bromas.

Los Neoyorquinos celebraban Halloween por todo lo alto: música a todo volumen por las calles, botellas de alcohol por los rincones, dulces en las bolsas y muchos, muchos sustos. A las diez de la noche se podían escuchar perfectamente las risas traviesas de los niños, picando de puerta en puerta a los vecinos para representar la famosa tradición del "truco o trato". Los parques estaban llenos de actividades y los pequeños podían quedarse jugando hasta tarde, ya que sus padres aprovechaban también la noche para divertirse.

Los adultos también disfrutaban de aquel día festivo. Al pasar las once de la noche la inocencia de los niños abandonó las calles para irse a dormir, y éstos fueron reemplazados por adolescentes dispuestos a entregarse a la noche más terrorífica del año. Había disfraces muy variados, unos daban más miedo que otros, y había algunos que no tenían nada que ver con los cuentos de terror y eran bastante improvisados. Muchos aprovecharon la festividad y la excusa de disfrazarse para mostrar sus encantos escondidos y esperar encontrar algo más a demás una noche de miedo.

Pero el miedo era lo único que iban a encontrar.

Se escucharon a la lejanía las primeras campanadas del Time Square que indicaban las doce de la noche, y entonces el verdadero terror se desató.

Tras la última campanada, las luces de Nueva York se apagaron como un bajón repentino de corriente. Los gritos de alegría y las risas se fundieron en el silencio tras ver que Nueva York quedaba sumida en una profunda oscuridad. La electricidad había dejado de funcionar y con ella también las televisiones, los teléfonos móviles y los otros aparatos que funcionaban con energía eléctrica o baterías. La ciudad quedó incomunicada entre sí y con el exterior, los jóvenes llamaban a sus casas preguntándose continuamente si sus familias estaban bien, pero solo escucharon interferencias al otro lado. La gente empezó a movilizarse, pero no entraron en pánico hasta que no escucharon los aullidos.

Eclipse y Lobo Feroz solo sabían una cosa. Aquella oscuridad era antinatural, una oscuridad tan profunda capaz de engullir cualquier luz que estaba dentro de ella. ¿Cualquiera? Quizás no toda, pues la magia de Eclipse funcionaba a la perfección aunque solo podía iluminar un pequeño radio de dos metros a su alrededor. Lobo Feroz en cambio quedó cegado por la oscuridad y sin poder decirle a Blanca que iba a llegar tarde para cenar.  

A lo lejos ambos escucharon cerca de dónde se encontraban varios aullidos y gruñidos que iban encadenados a gritos histéricos de personas inocentes.

--------------------------------------------------
Orden de posteo:
- Eclipse
- Lobo Feroz

- Cassandra Cain

Omega intervendrá dependiendo de vuestras acciones, de momento podéis rolear tranquilamente como os ponéis en la situación y cuando crea apropiado os iré añadiendo más acontecimientos y pistas. De momento, ninguno de los presentes ha visto el vídeo de Crane por los medios de comunicación ya que se la noticia ha sido exclusiva de Gotham.

Para cualquier duda poneros en contacto con Dick Grayson.

Dicho esto... ¡Que empiece la pesadilla!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   17th Noviembre 2014, 01:34


Hacía un frío de narices. El templado clima otoñal neoyorkino se había alargado más de la cuenta, por lo que el súbito descenso de las temperaturas les había pillado de improviso.

Por suerte, Eclipse tenía tan poca ropa que no tenía necesidad de cambiar el armario por temporadas. Una de las ventajas de tener la capacidad de generar ilusiones continuas sobre uno mismo era que podía fácilmente cambiar su vestuario sin necesidad de disponer de un extenso guardarropa, por lo que su armario se limitaba a lo más básico: unos cuantos pantalones, camisetas y ropa de abrigo.

Había quedado con Lobo para la reunión periódica entre los X-Men y Villa Fábula con motivo de su alianza, y como iba a ser por la noche se había preocupado de ponerse una camiseta térmica negra de manga larga y cuello alto. Aún así, una súbita corriente de aire helado le hizo arrebujarse en su gabardina y maldecir entre dientes. Si la cosa seguía así, iban a tener que continuar la reunión en algún maldito bar. Total, seguramente la gente iba a tener cosas mucho mejores que hacer que prestarle atención a dos tipos con aspecto aburrido.

Halloween... Hizo una mueca cuando la atronadora música que salía de un automóvil en torno al cual se congregaban numerosos jóvenes enarbolando litronas de cerveza amenazó con reventarle los tímpanos, y presenció con obvio disgusto el ambiente festivo general que se respiraba en el aire.

No era capaz de comprender por qué los humanos trivializaban un asunto tan serio. ¿Les parecía divertido disfrazarse de monstruo? Pues bien, él era un monstruo, y no veía nada de divertido en ello. Habría dado cualquier cosa por tener una vida normal, como la que ellos parecían despreciar. Si no fuera un mutante, quizás ahora estaría casado con Nadine.

- Nah... a quién pretendes engañar -le recordaron las sombras-. Si no fueras un mutante ahora mismo estarías muerto.

Y era cierto; Para bien o para mal, le debía la vida a sus poderes. Volvió a recordar el viejo almacén de Colombia en donde había sido torturado y un escalofrío involuntario le estremeció. Se envolvió más en su gabardina para que su acompañante pensara que había sido a causa del frío y suspiró. A lo lejos comenzaron a sonar las campanadas de Times Square, marcando la medianoche. Y entonces, al acabar la cuenta  final, llegó la oscuridad.

La oscuridad PLENA. No había luz en los altos rascacielos, ni en las farolas, ni siquiera en los malditos automóviles. Los dos aliados se detuvieron en seco, cegados por la total ausencia de luz, y Eclipse se concentró; Su poder mutante le permitía detectar cualquier fuente de luz en un radio cercano y absorberla para proyectar su poder, pero, por primera vez desde que había abrazado las tinieblas tras su conversión en mutante fue absolutamente incapaz de percibir ninguna fuente de energía lumínica que pudiera absorber.

Volvía a estar solo, en la más completa oscuridad, como cuando no era más que un niño enterrado vivo junto al cadáver de su madre. Como cuando el líder de los Escorpiones le había arrancado los ojos.

Permite que te libere…

Luz brillante, calor ardiente, dolor y sangre. ¡No! ¡No! ¡No!

El terror y la angustia que había experimentado entonces, recuerdos de vivencias traumáticas que nunca había llegado a superar del todo, le golpearon con la misma intensidad de entonces. Fue como si pudiera volver a percibir el olor del cadáver en descomposición de su madre, la tierra fresca recién removida, la sangre...

Empezó a sentir vértigo, y náuseas.

Cálmate -se exhortó a sí mismo-. Cálmate, ¡cálmate!

¿Qué le había dicho siempre el profesor? Que su poder era la luz, no las tinieblas. ¿Cuáles fueron sus palabras exactas?

Le he oído tocar y no he visto oscuridad. El prodigio que es capaz de obrar no puede ser sino el resultado de un alma llena de luz.

Luz, eso es... Luz. Xavier tenía razón, tenía que tenerla... Siete meses atrás, cuando la Colisión había desatado sus demonios internos y las sombras le habían acosado en la mansión, había recurrido a su luz interior para ahuyentarlas, y lo había conseguido.

Pugnando por tranquilizarse, cerró los párpados sobre sus cuencas vacías y se refugió en su interior, buscando esa chispa que el Profesor había estado siempre tan seguro de encontrar. Y en algún lugar, muy en el fondo, la percibió; una débil lucecita brillando con timidez. Eclipse se focalizó en esa luz. Era la primera vez que lo hacía de manera voluntaria, ya que el estallido que tuvo lugar en la mansión había obedecido más a un impulso inconsciente que a un deseo intencionado. Normalmente alimentaba su poder de las fuentes de energía que encontraba a su alrededor, eclipsándolas; nunca había tenido que realizar el esfuerzo contrario, alimentando la energía naciente en su interior, creando en lugar de robar.

Sin embargo, resultó mucho más sencillo de lo que había imaginado. Al parecer, sus limitaciones obedecían más a un bloqueo psicológico que a una incapacidad real, pues en cuanto tiró de la pequeña luz, ésta creció como si hubiese girado hasta el máximo el indicador de intensidad de un soplete, inundando su cuerpo entero hasta irradiar de él y cubrir un área de dos metros. Cuando abrió los ojos, éstos no eran sino dos pozos de resplandeciente luz; su cuerpo entero brillaba.

Eclipse no cabía en sí de gozo. ¡Era capaz de crear luz! No podía extenderla mucho sin una fuente de alimentación, pero no importaba. Lo que importaba era que el Profesor había tenido razón desde un principio: Era una criatura de luz, no de oscuridad.

- Soy luz -musitó, emocionado-. No soy un monstruo. Soy luz...

Y esta vez no hubo sombras que le replicaran; la luz las había aniquilado por completo, y era más que posible que nunca volvieran a molestarle, ya que no habían sido más que un producto de sus temores más profundos, temores que acababan de ser erradicados con aquél descubrimiento.

Sin embargo, Eclipse no podría disfrutar mucho de aquella revelación, pues, entonces, empezaron los aullidos, seguidos por unos gritos de terror tan escalofriantes que helaban la sangre en las venas.

- Dios mío -musitó-. Ha sonado por allí, ¡vamos! -exclamó antes de empezar a correr, sin pararse a comprobar si su compañero le seguía.

Si había algo sagrado para Eclipse, eran las vidas de los inocentes. Si alguien estaba en peligro acudiría en su auxilio sin importar las consecuencias.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   17th Noviembre 2014, 16:28

- Recuérdame por qué hago ésto.
- Porque es tu deber como Sheriff.
- Mi deber como Sheriff es velar por la seguridad de los habitantes de Villa Fábula y asegurarme que no se dan de ostias entre ellos.
- Por eso tienes que ir. Eres nuestro enlace con la mansión X, aunque te pese. Tener un cargo importante sobre las espaldas es lo que tiene.
- Qué te voy a contar, ¿no?
- Exacto. - Blanca sonríe, con esos labios y esos ojos que me dan ganas de besarla. Por eso, agacho la cabeza y la beso bajo el techo de nuestra mansión. La mansión Feroz. Tal vez tendríamos que haber hecho la alianza entre las dos mansiones, así tendríamos un chiste recurrente cada vez que tuviésemos una reunión. - Ahora ve, y pon tu mejor cara.
- Mis mejores caras las reservo para ti y para nuestros hijos.
- Hablando de los monstruitos, hoy preguntaban cuándo les iba a traer Papá Noel sus regalos.
- Recuérdame mandarle una carta al gordo de rojo para que se acuerde de no entrar por la chimenea: la última vez casi le pillan.
- Tienen el olfato de su padre.
- Y la facilidad de su madre para que no me enfade con ellos. Volveré luego. No me esperes levantada.

Era un decir. Con mis idas y venidas por Nueva York ya no sabía cuándo estaba "de servicio" y cuándo descansaba. A veces se mezclaban y podía estar en mi sofá leyéndome más papeleo innecesario o perdido en cualquier esquina, tomándome un café mientras se me helaba la nariz. Ésta noche era una de esas noches.
Había quedado con Eclipse, que vaya nombrecito había escogido para representarse a si mismo para mantenernos al día con la alianza entre la mansión y villa Fábula. De momento y pasados estos meses, las relaciones han prosperado mejor de lo que pensaba. El profesor Xavier y el rey Cole se han encontrado varias veces para discutir la situación tanto de los mutantes como de las fábulas. Según sus impresiones, el profesor Xavier se había convertido en toda una eminencia para el propio alcalde del Bosque, argumentando que no se había encontrado jamás con una mente tan "maravillosa y alimentada con las ideas de varias vidas". En mi opinión creo que exagera un poco, pero todavía no le he conocido, así que me reservo mi opinión para más adelante.
Drago y yo se podría decir que habíamos llegado a un punto en que nos considerábamos compañeros, amigos o algo por el estilo. Jamás hemos salido a tomar una cerveza juntos como en teoría hacen los amigos, pero tampoco nos preocupa: cada uno va a lo que va, y con eso nos basta. El día que me venga a llorar en el hombro me mudo de ciudad.

Las calles estaban llenas de niños y no tan niños disfrazados de monstruos. A mí me daba igual, pero a Drago parecía que le molestara por cómo le latía el corazón y el olor que desprendía. Al menos no tiene que ver a un Bestia quitándose el glamur y salir corriendo a la calle porque "es la única noche en que se siente completamente libre". No creo que a Bella le guste oír eso.

De repente, se hace la oscuridad. No uno de esos apagones típicos en la historia de Nueva York. Ésto es gordo, porque ni siquiera mis ojos pueden ver dentro de esa oscuridad. Me quedo quieto, sin mover un solo músculo, al acecho de esperar lo inesperado. Me pongo tenso y la respiración se me para, aguardando. Drago parece más afectado. Es más, se le está yendo la pinza. En cuanto se ha hecho todo negro se ha puesto a hablar solo, agachado y retorciéndose. ¿Qué coño le pasa? Sé que no está hecho una rosa de jardín, pero tampoco esperaba que cayera porque se hayan ido las luces.
Y de repente ¡PAM! Se convierte en un faro con patas. ¿Pero qué cojones...? Me lo quedo mirando por unos instantes para asegurarme que no se haya vuelto completamente loco, pero entonces me doy cuenta.

- Felicidades. Mañana te llevo a ver a Campanilla.

Unos aullidos llaman nuestra atención, seguidos de unos gritos. Drago corre como si le hubieran metido un cohete por el culo. Yo corro tras él, pero para detenerle con una mano en el hombro.

- ¡No seas capullo! Para, esos aullidos no son normales. - No los entiendo, y para que yo no entienda un aullido... Algo va mal. - Vamos, pero con cuidado. - Quiero saber qué coño está pasando, y me guió por el olfato y por el oído, ya que me he quedado literalmente a ciegas. [/b]

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   19th Noviembre 2014, 09:43

El viento agitaba mi capa violentamente mientras le imprimia aun mayor velocidad a la Batcycle, tratando de calmarme, recolectarme, y rememorar todo con la mayor claridad posible: Una misión simple, un capo de bajo rango que capturar, todo iba bien, y de repente, una niebla, una especie de gas, y todos a mi alrededor mutando, gritando, llorando lagrimas de sangre mientras se deformaban de maneras que jamás crei yo posibles. Llamé a mi motocicleta y me trajo hasta aqui, al último lugar del que recibi alguna transmisión de Bruce. Ahora, todo era silencio, no sabia de nadie, y la sola idea de perder de alcance a la familia me aterraba. Aun no habia podido ver a la Barbara y al Richard de esta dimensión, aun tenia que saber que habia sucedido con Steph. Demasiadas deudas en mi alma y ahora esta tragedia.

En cuanto ingresé en la ciudad de Nueva York, una oscuridad comenzó a acercarse hacia mi. Encendí las luces altas de la motocicleta y las del casco de mi Batsuit, pretendiendo que fueran mas que suficientes para abatir a la noche, pero apenas la atravesé, note que apenas podia ver algo delante de mi. Esta no era una noche normal, no podia ver a mas de un metro de distancia, aun con toda la luz que portaba, asique tuve que detenerme en una acera y bajar para buscar un punto de ventaja desde el cual evaluar la situación. Programé a la Batcycle para buscar el edificio de Wayne Enterprises y quedarse alli, disparé un gancho desde mi brazal a una azotea, y estaba en ella en cuestión de un minuto.

¿Pero que...?

Aullidos en la distancia, penetrando la noche en la cual nada podia yo ver, demasiado concentrada en ello para notar a tiempo que una mano se posaba con suavidad en mi hombro.

No temas, nada te hará la oscuridad...

Inspiré hondo y me concentré. La mano era pálida como la luz de la Luna que no podia verse en el cielo renegrido. Giré y lance un golpe directamente a su cuello, pero no pude impactar nada, solamente bruma, una bruma que se alejó de mi hasta materializarse justo al borde del rango de visión que me permitian mis luces. como si les rehuyera.

Aprovecha esta oportunidad, no te resistas, acepta que te ayude...

Su cuerpo era delgado, sus facciones afiligranadas enmarcadas en cabellos de plata, su gabardina con jirones de terciopelo e hilos dorados me daban una pauta sobre a que me estaba enfrentando. Pero aquello era imposible.

Tu no eres real...

Soy mucho mas real de lo que te imaginas, bella Flor de la Noche, y si me lo permites, te lo mostraré...

Apagué las luces de mi casco y activé la visión nocturna. Esta me permitio alcanzarlo mejor con la vista, o al menos, ver mas claramente la silueta de su cuerpo y el resto de la azotea.

Vete...

Me temo que no podré complacerte, verás...Estoy algo hambriento...

No lo dejé terminar su alocución. Me lancé hacia él veloz pero silenciosamente, la oscuridad impidiendome oir lo que su cuerpo me decia. Un zarpaso de mis garras, la bruma desgarrada, un golpe a mis espaldas, cai de rodillas, trate de barrerlo en una patada, también fracasé, mientras él impactaba su rodilla en mi casco y me obligaba a trastabillar hacia atrás para poder ponerme de pie.

Muestrate...

Apareció y lanzó un golpe directo a mi pecho, el cual detuve con las palmas de mis manos, repeliendolo lo suficiente para poder atacarlo, más bloqueó mis puños con facilidad,  mis patadas. Sin importar cuanto lo intentara, él siempre se adelantaba, dotado de una velocidad sobrehumana, y se ocupaba de devolverme algún veloz golpe.

Agh...

Retrocedí, no duraria mucho mas a este ritmo. Tenia que pnsar algo, no podia tocarlo, no podia impactarlo.

Entregate a mi y se una con la oscuridad que te rodea, soy mas rapido, mas fuerte, mas inteligente...

En su voz sedosa habia un dejo indudable de confianza, pero algo de lo que me dijo me hizo entender. Me acerqué a él y tomé su rostro entre mis manos, sin luchar más, sin agredirlo. El sonrió y pude ver dos colmillos desplegandose suavemente, me pegué a él y lo abracé con la fuerza de quien se aferra a la vida. El también me abrazó y acercó su rostro, susurrandome.

No dolerá...Y me acompañarás en la eternidad...

Esperé pacientemente a que su rostro estuviese acomodado cerca de mi cuello. Se estaba tomando su tiempo, sin saber que un par de colmillos eran fútiles contra el blindaje de mi traje. Acerqué yo mi rostro a su oido, y estreché cuanto pude mi abrazo por su cuello.

Mas inteligente, si, pero menos astuto...

¡¿Que...?!

Activar Luces, Traje Completo, Intensidad Máxima...

Rápidamente, cada juntura de mi traje se iluminó en un intenso tono blanco, hasta alcanzar una claridad cegadora. El vampiro se retorció, gritó y gimió de dolor, tratando de zafarse, todo hasta que se dió cuenta, demasiado tarde, de que podia desvanecerse fuera de mi abrazo. Reapareció a tan solo medio metro, en el suelo, arrastrandose por su vida. Me acerqué a él.

Por favor...no...

Ni siquiera le dediqué unas últimas palabras. Solamente me agaché hacia él y hundí mi mano en su pecho, penetrandolo limpiamente gracias a mis garras, arrancando su corazón sin piedad, dejando que, como todo el resto de su ser, se volviera cenizas, las cuales dejé ir al viento. Hacia mucho que no habia estado vivo, y yo solamente respeto a quienes están verdaderamente con vida. Las luces se apagaron automaticamente.

Repentinamente, una señal llegó al traje, y una transmisión inundó mi casco, respire aliviada. Al parecer, Bruce estaba bien, y me estaba tratando de explicar la situación. Lamenté que solo fuese un canal de ida, pero asentí para mi misma y dejé que el mapa se desplegara en mi visor.

Llevame a los objetivos...

El mapa desapareció y una flecha en la esquina superior derecha de mi visor se reveló para indicarme la ruta. Una tras otra, las azoteas fueron quedando atrás, hasta que pude disparar mi gancho y desplazarme hasta una ubicada justo por sobre ellos. Todo lo que podia ver eran dos siluetas, y por sus movimientos estaban confundidos. Hubiera descendido, pero al parecer, uno de ellos tenia una poderosa aura a su alrededor, una especie de fuego. Tuve que desactivar la visión nocturna para comprender que se trataba de luz pura saliendo de su cuerpo.

No era del todo seguro bajar. No se que intenciones tengan, pues podrán tener la misma frecuencia, pero no puedo asegurar que sean potenciales aliados. De momento, los seguiré desde este punto ventajoso y observaré, necesito tener las cosas claras antes de actuar, demasiado es ya el caos que me rodea.

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   19th Noviembre 2014, 11:15

No bien se hubo alejado unos metros cuando notó la mano de Lobo sobre su hombro, deteniéndole con rudeza.

- ¡No seas capullo! Para, esos aullidos no son normales. Vamos, pero con cuidado.

Y acto seguido vio cómo se ponía a olfatear el aire. Vale, el tipo tenía razón. Normalmente habría optado por una aproximación más discreta (al fin y al cabo no era inmortal, ni mucho menos invulnerable), pero en su afán por auxiliar a posibles inocentes en apuros se había olvidado por completo de las habilidades de su compañero y había optado por salir corriendo en su estado actual para que él pudiera seguirlo, sin reparar en que Lobo no necesitaba los ojos para percibirlo.

Pero acababa de recordárselo, y de una manera bastante gráfica, así que asintió con seriedad y la luz que emanaba de su cuerpo fue disminuyendo gradualmente su intensidad. Cuando la oscuridad los abrazó de nuevo, se fundió con las sombras volviéndose invisible. No sabían lo que se iban a encontrar más adelante, y cualquier precaución era poca.

Confiando en que su amigo entendería lo que se proponía, se alejó de él para iniciar la aproximación desde ángulos distintos. Hacía muchos años desde la última vez que se había sentido ciego, y no podía evitar la sensación de angustia que iba creciendo en su pecho y le robaba el aliento, pero trató de serenarse pensando que no era real, que podía hacer que las sombras se marcharan en cualquier momento, con tan sólo concentrarse en su luz.

Por fortuna, llevaba los suficientes años viviendo en la ciudad como para conocerse al dedillo la zona por la que se movían, por lo que no necesitaba de ojos para ver. El oído le advirtió en el último segundo de un coche descontrolado que se dirigía hacia él a toda velocidad. Eclipse se apartó de un salto en el instante en que el vehículo se estrellaba contra una farola apagada, partiéndola por la mitad e incrustando la rueda en mitad de la acera.

Sin perder un segundo, fue hacia el automóvil y trató de abrir la puerta para sacar al conductor, pero la manecilla había quedado destrozada con el impacto. Eclipse la tocó y se concentró en lo que en otro tiempo habría llamado sus "demonios internos". El mutante era capaz de generar poderosos rayos de energía láser con la luz que absorbía, sólo que la manifestación de sus poderes se veía influenciada por su mundo simbólico, y ello hacía que, de una manera absolutamente inconsciente, revistiera sus rayos con ilusiones de demonios y criaturas de pesadilla que devoraban todo a su paso. Pero ahora las sombras se habían ido, sólo quedaba la luz, así que su mano empezó poco a poco a calentarse hasta alcanzar una temperatura capaz de fundir la cerradura y abrir la puerta. Dentro había un hombre de mediana edad desplomado sobre el airbag, Drago le tomó el pulso colocando dos dedos sobre su cuello y, tras comprobar que seguía vivo, trató de sacarlo del vehículo. Al notar que tiraban de él, el hombre empezó a debatirse en un estado de semiinconsciencia.

- ¡El lobo, el lobo! -gimió. De pronto se despertó por completo y asió al mutante por la tela de la gabardina, que no podía ver, pero sí palpar, dirigiendo al vacío una mirada enloquecida, de puro terror-. ¡Tenía los ojos rojos y echaba fuego por la boca!

Antes de que Eclipse pudiera tratar de tranquilizarlo para obtener una declaración más precisa, se escuchó un sordo golpe proveniente del techo del vehículo, que se abolló como si un gran peso se hubiera abatido sobre él. Entonces escuchó el rugido, un sonido bajo y grave que le heló la sangre en las venas.

Drago soltó al hombre en el mismo instante en el que el peso muerto del supuesto lobo se abatía sobre él. El aire se escapó de sus pulmones a causa del impacto al tiempo que una profunda vaharada a azufre y muerte azotaba su rostro. Reaccionó por instinto al sentir las poderosas quijadas cerca de su garganta y un dolor abrasador en el pecho, estallando en luz. Sus rayos eran letales por lo general, pero al no tener luz exterior de la que nutrirse y contar únicamente con su propia reserva interior, lo único que pudo hacer fue proyectar al animal a varios metros de distancia, alejándolo de su cuerpo.

- ¡Arg! -exclamó, al notar la sangre caliente corriendo por su torso. Palpó a ciegas la herida; no parecía grave, sólo un arañazo provocado por las garras de la criatura, cuatro desgarros perpendiculares en la carne. Se puso en pie con dificultad. En el aire flotaba el olor a carne y pelo chamuscado, pero su adversario no debía haber salido particularmente dañado puesto que ya se disponía a cargar de nuevo contra él. Eclipse escuchó el rugido y saltó para parapetarse tras el vehículo, tratando de conseguir el tiempo para preparar una nueva carga de luz, pues toda su reserva interior acababa de irse con el último disparo, y sin energía externa de la que alimentarse tenía que desarrollarla una vez más desde cero.

¿Cómo le iría a su compañero? Habían escuchado varios rugidos, por lo que era seguro que aquel ser no estaría solo, pero en aquellos momentos no podía hacer más que preocuparse por sí mismo...

_________________


Última edición por Eclipse el 1st Diciembre 2014, 21:23, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   20th Noviembre 2014, 20:01

Drago me hace caso. Menos mal: me estaba imaginando teniendo que reducirle para que no nos metiera en un follón peor del que estamos. Lo suelto cuando noto que se ha calmado (en parte), y eso me da cancha ancha para poder investigar dentro de ésta "oscuridad", si es que se le puede decir así. No noto ningún efecto alterno a parte de no ver un pimiento. Pensaría que me he quedado ciego, pero las luces de Drago me demuestran que no es así, que es global. Menuda putada... Pocas cosas conozco que puedan oscurecer una ciudad entera en tan poco tiempo, y ninguna de ellas está fuera del piso 13. Ésto tiene pinta de alguna otra cosa salida de un universo alterno. La pregunta es, ¿qué y por qué?

Excepto la vista, todos los demás sentidos los tengo a pleno rendimiento. El oído me indica de donde vienen esos aullidos. El gusto me sabe a rayos. Ésto no es natural. Se me pone la piel en tensión. Algo malo está a punto de pasar. El olfato...
Huelo y me viene un olor diferente. Levanto la cabeza, hacia arriba, de donde procede el olor, pero no puedo verlo. Es humano, de todas todas, y mujer. Una mujer sobre el tejado. He visto demasiadas veces a Ceni en acción como para no ponerme algo nervioso sabiendo que tenemos unos ojos que tal vez nos estén mirando. Pero lo postulo y sigo de cerca a Drago, el cual se ha puesto en marcha para hacerse el héroe.
La goma sobre el asfalto, chirriante me pone en alerta y giro la cabeza. Doy un salto sin tener que hacerlo pues el coche se estampa contra una farola. Tengo la suerte de los tontos. Hay alguien dentro por el sonido de sus latidos acelerados. Está sangrando. Está asustado. ¿Asustado de qué? Y mientras me lo pregunto, se lo dice a Drago: lobos. Gruño para mis adentros, porque es imposible que sean lobos. Los habría escuchado venir. Esos aullidos no son de lobos.

Y, aún así, uno salta sobre el capó. El tipo decía que eran enormes, pero yo los veo como simples cachorros. Sonrío cuando el del capó decide saltar sobre Drago. Me impulso para ayudarle, pero algo impacta contra mi cuerpo y me hace rodar calle abajo.

- Uugh... - Me levanto poco a poco. El golpe me ha mareado. El sucedáneo de lobo me gruñe. - No seas impaciente. Voy a ponerte en tu sitio, lobezno.

Noto como el glamour va desapareciendo de mi cuerpo. Debo tener el aspecto imponente con el que sueñan los niños cuando les cuentan historias sobre mí. Los ojos amarillos, con más pelo por mi cuerpo y garras. La ropa me va algo ajustada pero es lo que tiene tensar todos los músculos de mi cuerpo.
El lobo me gruñe. Le contesto con otro gruñido. Escucho como Drago está teniendo dificultades con el suyo, pero ahora mismo no puedo ayudarle. Éste pequeño se cree que voy a ser su presa, y lo lleva crudo. Las patas traseras lo impulsan y sale corriendo hacia mí. Salta con las fauces abiertas y el lomo erizado. Antes de que toque el suelo lo agarro por las quijadas y la mandíbula superior. Se retuerce e intenta hacer fuerza con el cuello, pero le supero. Valiendome de los gruñidos del otro, lo hago girar hasta lanzarlo por encima del coche. El impacto de carne contra carne, pelo contra pelo y los gruñidos de queja me advierten que he dado en el blanco. Drago ya tiene más movilidad.
Bajo mis pies, el suelo tiembla en silencio. No creo que Drago lo note; no tiene la misma afinidad que mis sentidos. Algo viene hacia nosotros. Algo grande o numeroso. Llevo la oreja al suelo y puedo sentir muchas patas viniendo en grupo hacia nosotros. Ésto es un problema, porque yo puedo ocuparme pero no sé si Drago podría. Mucha luz y muchos trucos pero a la hora de enfrentarte cara a cara con un lobo (aunque sigo teniendo mis dudas sobre la naturaleza de éstos lobos) no tienes tiempo a pensar qué harás o cómo lo harás.

- Joder... lo que me obligan a hacer - Desabrocho la corbata y la camisa. Me quito los pantalones, el abrigo... todo. Lo necesitaré después. El poco glamour que quedaba en mi cuerpo desaparece por completo, y noto la sensación de libertad que recorre mi cuerpo cada vez que vuelvo a mi verdadero cuerpo. Siento el frío y duro suelo bajo mis patas. El aliento nublado, la amalgama de mil olores... Las fauces preparadas para dar buenas dentelladas. Y el instinto. Joder, el instinto depredador. El instinto de quien es considerado un dios lobo entre los suyos. - El lobo feroz está aquí...


Planto bien fuerte mis patas traseras y emito el mayor aullido que haya escuchado Nueva York en toda su vida. La oscuridad me permite ocultarme a los ojos de los mundanos, si es que aun hay alguno por aquí. Siento como la manada de lobos hambrientos y rabiosos se para ante mis narices. Ellos son muchos, pero yo soy mucho más grande, mucho más fuerte y mil veces más letal. Me gruñen, intentando imponerse a mí. Yo no muestro mis dientes, porque no lo necesito. Me adelanto dos pasos y ellos retroceden tres. Los miro con mis ojos de lobo alfa y hasta el último de ellos agacha la cola.

- Largaos de aquí, lobeznos. Éste es mi territorio. No me provoquéis. - Ahora si, muestro mis enormes dientes y un estallido de fuerza y rabia conjunta. Aúllan de miedo y se giran. Tocan retirada, pero a saber cuánto tiempo seguirán corriendo. Por si acaso, seguiré siendo yo mismo. - Drago, recoge mis ropas y guárdalas, ¿quieres? No creo que a Blanca le haga ninguna gracia que su marido se pasee en bolas por la ciudad. - La mujer sigue ahí. No creo que tardemos mucho en saber algo de ella.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   24th Noviembre 2014, 22:14

La situación rapidamente se precipita, tras seguirlos no mas de unos metros. Si bien no oigo claramente que, un vehiculo se adentra en la calle, su ocupante gritando algo, y a una velocidad de vertigo, impacta una farola, partiendola por la mitad. Hacia ya un breve tiempo que la luz de uno de los dos hombres se habia apagado, y habia tenido que recurrir  a mi visión térmica. El hombre de Luz se acercó al vehiculo y, al parecer, estaba tratando de atender al ocupante, cuando algo lo atacó, alcanzando su torso planeamente, pero, en un estallido de luz, pudo repelerlo, parapetandose detrás del automovil, mientras el otro hombre luchaba con otra criatura, acabando por arrojarla contra la primera con una fuerza descomunal. Al parecer, estaba lidiando con personas que poseian grandes poderes, y si eso no me lo habia confirmado, el hecho de que aquel hombre adopatara la misma forma que la bestia que lo habia atacado terminó de convencerme.

Me arrojé desde la terraza, tratando de planear hacia abajo con mi capa. Las dos bestias se habian subido denuevo al techo del automovil aprovechando la lejania del Hombre-Bestia, seguramente con el afán de atacar al que habia emitido la luz anteriormente, tenia que salvarlo, algo en su forma de actuar me decia que no estaba ante una amenaza. Replegué mi capa para caer sobre el primero de los que indtifiqué como lobos con fuerza, dejandolo completamente inconsciente, mientras me giraba rapidamente para poder dedicarle una fuerte patada al lobo que trató de abalanzarse sobre mi, bajando del techo del automovil de un salto para poder encontrarme con el ocupante del vehiculo y con aquél hombre que habia visto convertirse en un ser de luz.

¡No! ¡Apartate!

Lo oi gritar cuando traté de abrir la puerta del vehiculo. Yo podia verlos por la detección térmica, pero ellos no a mi. La oscuridad era absoluta, insondable, y si no se estaba apropiadamente equipado, no habia manera de penetrarla con el sentido de la vista.

Encender luces de traje esenciales, cincuenta por ciento de intensidad...

Musité y la linea de mi casco que rodeaba a mi visor, las lineas que unian las placas de mis hombreras, y varias de las junturas de mi traje comenzaron a iluminarse con una luz blanca, suave, no tan intensa como la que habia tenido que emplear antes, revelandome ante aquel hombre, el cual, ahora que podia ver su xpresión, parecia un poco mas tranquilo.

¿Ya se fueron los lobos?

Se irán, pero debes esconderte en la parte trasera de tu vehiculo y esperar a que la oscuridad se vaya; Ellos no te harán mas daño...

No hablaba tensa, o rapidamente, lo hacia con mucha calma, y el hombre asintió, pasandose al asiento trasero del vehiculo y agazapandose lo mjor posible alli. Nada mas lo encontraria de esa forma, pues creerian que era un simple automovil que habia colisionado. Giré mi vista hacia el otro hombre y me arrodille a su lado, teniendo que contener mi sorpresa cuando la visión térmica me reveló que ninguna señal de calor provenia de las cuencas de sus ojos. Era ciego.

La computadora del Batsuit no tenia vinculo con ninguna otra, por lo cual en mi visor se mostraba la identidad de aquel hombre como una incognita. Abri lentamente su camisa y tomé un spray del compartimento de mi pierna izquierda, pasandolo por sobre sus heridas para enfriarlas, desinfectarlas y obligarlas a cicatrizar, guardandolo para ayudarlo a ponerse de pie con cuidado. Habia algo en él que me llamaba poderosamente la atención, como si la luz y la sombra no viviesen solamente fuera de él, sino tambien dentro. Un hombre en conflicto, un alma perturbada, despues de un tiempo conviviendo con gente que ha tenido una vida dificil, una puede darse cuenta de ello. Pasé a la visión normal y me vali de las luces de mi traje para poder verlo mejor.

Estas a salvo...Tu luchas con la Luz, y yo desde las Sombras...

Comencé a decirle, hasta que un imponente clamor salvaje me obligó a mirar en dirección de donde se habia ido aquel hombre convertido en Lobo. Habia sentido el suelo temblar un poco bajo mis pies, aullidos distantes, que ahora, junto con el temblor, se disipaban, como si la fiereza del otro aullido fuese un bálsamo contra los peligros que suponian esas criaturas. Poco a poco, comenzó a brotar de entre las sombras, y ambos pudimos cruzar miradas. Sus ropas estaban tiradas por alli, y él se encargo de dejarle claro al Hombre de Luz que debia llevarlas. ¿"Drago", habia dicho que se llamaba? El nombre tenia un timbre fuerte, pero agradable.

Me acerqué a las ropas del lobo y las levanté del suelo, poniendolas con cuidado en las manos de Drago, mientras me acercaba al techo del vehiculo y acercaba la pata de uno de aquellos animales que acababa de derrotar, hacindole un corte muy pequeño con una de las garras de mis guanteletes.

Busca presencia de sangre, analizala...

Varios pequeños recuadros, vectores de busqueda biométrica, se mostraron sobre distintos sectores de la pata, y del corte que habia hecho. Tenia una teoria acerca de todas estas apariciones, y la confirmé: El visor mostraba que no se habia hallado ninguna clase de sangre, ni en el cuerpo del lobo, ni en el corte que habia hecho yo. Me separé del cuerpo y miré a ambos presentes.

Soy Batwoman, he rastreado la señal de ambos hasta este lugar; son las unicas dos personas ubicables en Nueva York actualmente...

Admito que no esperé encontrarme con dos personas tan particulares. Uno, aparentemente, era una suerte de metamorfo, y Drago era capaz de canalizar la Luz. Harian buenos aliados en la misión que nos esperaba, si es que aceptaban.

Esta oscuridad no es natural, y al parecer, las criaturas que nos atacan no son reales, sino ilusiones vividas...

Nunca imaginé que veria algo como una ilusión vivida en mi vida. Incapaz de vivir, de morir, pero capaz de lastimar a quienes si lo hacen, lo irreal atacando con fauces mortiferas a lo real, un concepto, otrora, imposible, y ahora, una terrible realidad que se cernia sobre nosotros como las sombras mismas.

Estoy buscando la forma de poner fin a esto, pero no tengo mas pistas que las señales de ustedes, ¿Que saben de esta oscuridad?

Pregunté, mirandolos a ambos alternativamente. Si no sabian nada, estaria sin pista alguna denuevo, y no tenia un canal de comunicación hacia Bruce para pedirle información,lo que es mas, no tenia forma de saber si podia contactarme denuevo. Ahora, estaba por mi cuenta, salvo que pudiese cooperar con estos dos hombres, cuyos  cuerpos no puedo oir por la oscuridad que impera, ¿Por que estaban aqui? ¿Que saben de lo que esta acontnciendo?

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz



Última edición por Cassandra Cain el 25th Noviembre 2014, 01:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   30th Noviembre 2014, 21:20

FDI: Perdonad, tendría que haber detenido el tema en el turno anterior, pero como bien sabéis he estado ausente estas semanas así que os pido perdón. Aprovecho también para recalcar que expliqué que escuchasteis aullidos, pero en ningún momento dije de qué eran.

La oscuridad era completa, profunda y tenebrosa para todos. Pero no lo era para Drago, la única persona que hasta el momento había demostrado que la fuente de su poder, su luz interior, era la única que funcionaba en aquella ciudad sumergida de oscuridad. Ni la electricidad, ni cualquier otra energía podían utilizarse dentro de Nueva York.

Lobo tenía el resto de sus sentidos para moverse y aunque le costaba manejarse a ciegas, era capaz de intuir las sombras si estaba cerca del radio de luz de Eclipse.

Por otro lado, Batwoman entró en Nueva York sin pensar en qué lo que sucedía en su interior no era algo tan fácil de arreglar. Su vehículo dejó de funcionar de repente, y todas las luces de su traje y de sus artilugios desaparecieron, quedando inutilizadas por esa magia oscura. Lo único que le quedaba eran sus cachivaches mecánicos. A pesar de la ironía que presentaba la ceguera de Eclipse, Cassandra se encontraba más ciega que él.

Entonces, los tres pudieron ver claramente una llamarada de dos metros que surgió a su izquierda, al lado opuesto de la calle dónde se encontraban. La mujer corría y gritaba con suma agonía, envuelta en unas llamas infernales. Cuando la mujer se acercaba peligrosamente a dónde se encontraban nuestro héroes, ésta se desvaneció en cenizas y lanzó su último grito en vida.

Lobo fue el único que se percató de que no estaba solo. Ahora que se había transformado en lobo, podía ver algo mejor en la oscuridad, y gracias a la llamarada había distinguido a la criatura que la había lanzado. De sus enormes dientes afilados, una enorme bola de fuego volvió a salir de la boca de aquel perro de metro y medio, pero esta vez en dirección a nuestros protagonistas. En aquel momento, todos distinguieron el pelaje corto y profundamente negro de aquel perro gigante que abrió de repente los ojos, mostrando un brillo de un rojo intenso.

Las criaturas sabían camuflarse perfectamente en la oscuridad, indistinguibles hasta el momento en el que lanzaban las llamas. Lobo sintió que empezaban a rodearles gracias a que aquellos "perros" apestaban para él. El olor a azufre y cenizas era muy característico, y también el idioma que usaban entre ellos.

Por lo menos habían cinco perros enormes rodeandolees, preparados para atacar. El primero se lanzó a la cabeza de Cassandra, preparando sus enormes dientes afilados para decapitarla. Otros dos se dispusieron a atacar a Eclipse, uno fue directo a arrancarle uno de los brazos, al parecer la luz del ciego les molestaba a la vista. El otro no se arriesgó a acercarse y lanzó una llamarada en dirección a la espalda de Drago. Los otros dos atacaron a Lobo a la vez pensando en él como líder de la manada. Uno de ellos saltó en su dirección con las garras en alto para atizarle y el otro se acercó a morderle el cuello mientras preparaba una llama ardiente en su boca.

A lo lejos, en uno de los tejados de los muchos edificios que les rodeaban, se escuchó una voz suave de mujer:

- Orak Urh Oreh...

---------------------------------------
Nota: Los perros del infierno no los podéis matar con violencia física, solo dañarlos levemente u apartarlos. Tenéis que buscar otra manera de enfrentaros a ellos.

Para que no vuelva a pasar el desorden anterior volveré a dar los turnos:
- Eclipse
- Lobo Feroz
- Cassandra
- Omega



_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   2nd Diciembre 2014, 14:04

FDI:
 


Drago trataba desesperadamente de reunir la energía suficiente para lanzar un nuevo ataque cuando notó como el techo del vehículo se abollaba de nuevo ante el súbito peso de su adversario. ¡Maldición! Aquellos lobos o lo que fuera que fuesen eran condenadamente rápidos. No iba a darle tiempo, no podría...

De repente, un nuevo sonido se unió a la confusión producida por los gritos de horror del humano y los gruñidos de la criatura; un impacto sordo, como de carne contra carne, junto con el ruido producido por dos cuerpos precipitándose contra el suelo. ¿Pero... qué...? No podía ver nada; la luz que estaba empezando a formarse entre sus manos aún no era lo suficientemente intensa como para alumbrar la parte superior del vehículo, y temía llamar la atención de los lobos si lo hacía.

Sin embargo, un repentino crujido sobre la chapa, más pronunciado que las dos veces anteriores, le convenció de que las criaturas habían decidido volver al ataque (y digo yo, ¿tenía que ser siempre por encima del vehículo? Con lo sencillo que sería rodearlo...), y esta vez por partida doble. Contempló con desesperación la luz que crecía entre sus manos; cada vez era más fuerte, pero si la primera vez no había conseguido más que chamuscarle un poco el pelo dudaba mucho que en esta ocasión fuera a conseguir mucho más. Sin una intervención divina, estaba perdido...

Alá, ayúdame, pensó para sus adentros. Aunque había pasado la mayor parte de su vida adulta entre Francia y Estados Unidos, nunca había abandonado la religión de sus padres. Y pareció que alguien escuchó su plegaria, pues cuando pensaba que estaba perdido, la muerte se hizo de rogar. En su lugar pudo escuchar un repentino alboroto, como de pelea, acompañado del sonido de cuerpos cayendo contra el suelo. ¿Qué narices estaba ocurriendo?

- ¡No! ¡Apartate!

El aterrorizado grito del hombre le llegó desde el interior del vehículo. ¿Pero es que aún seguía ahí? ¡Maldita sea, le había comprado algo de tiempo! Cualquiera había podido pensar que el tipo habría tenido la sensatez de salir corriendo, pero ahora estaba en peligro y él tenía que hacer algo.

Estaba a punto de repetir el procedimiento anteriormente utilizado para fundir la cerradura del asiento del copiloto cuando una nueva voz, femenina en esta ocasión, le distrajo:

- Encender luces de traje esenciales, cincuenta por ciento de intensidad...

¿Qué demonios...?

- ¡Eh! ¿Quién eres tú? -exclamó, con la espalda apoyada en el lateral del destrozado vehículo para continuar usándolo de cobertura.

No le preocupaba hacer ruido; Según tenía entendido, los perros y los lobos se guiaban más por el olfato que por el sonido, y no dudaba ni por un instante que lo tenían más que situado.

- ¿Ya se fueron los lobos?

- Se irán, pero debes esconderte en la parte trasera de tu vehiculo y esperar a que la oscuridad se vaya; Ellos no te harán mas daño...

Genial, meterse en una ratonera... Aunque, ¿qué otra opción tenían? Si había más de esos seres seguramente serían más rápidos y podrían alcanzarle en una carrera. Por irónico que pudiera parecer, estaba más seguro allí, donde podían protegerlo. Bueno, por lo menos parecía que la misteriosa mujer estaba de su lado, lo cual ya era algo. Los refuerzos no venían mal en aquellas circunstancias.

Cuando dio la vuelta al vehículo para encontrarse con él pudo constatar, por las líneas iluminadas de su traje que definían sus contornos, que se trataba efectivamente de una muchacha, y no demasiado fornida. Por su parte, el rostro de Drago aparecía bañado por el resplandor de la palpitante energía que sostenía entre sus manos. La joven se acercó y, para su sorpresa, se arrodilló junto a él.

- ¿Quién eres? ¿Qué...? ¿qué estás haciendo? -exclamó alarmado al ver que levantaba la camiseta térmica que llevaba, despegando con cuidado los bordes que se habían quedado pegados a la piel a causa de la sangre.

Era lo último que se habría esperado en mitad de una batalla; el gesto le pilló tan de sorpresa que no reaccionó a tiempo para impedirlo. No estaba acostumbrado a que lo tocaran. Para empezar, ninguna mujer lo había hecho desde hacía al menos quince años, pero es que para el mutante el contacto físico iba inevitablemente asociado al dolor que había experimentado a manos de sus torturadores cuando estuvo en Colombia. Su cuerpo se puso tenso y a punto estuvo de usar la luz para deslumbrarla, pero entonces vio el spray que sostenía en la mano izquierda y comprendió lo que se proponía. Los arañazos eran superficiales, pero una herida abierta podía infectarse, y siempre sería mejor detener la hemorragia, así que la dejó hacer. Al menos no vería las terribles cicatrices que recorrían su torso, ya que cuando había creado la ilusión sobre sí mismo no se había molestado en reproducirlas.

El spray tenía un efecto refrescante y balsámico que alivió de inmediato el dolor, y las heridas dejaron de sangrar. La muchacha lo devolvió al lugar de donde lo había sacado y le ofreció su mano para ayudarlo a levantarse. Observó inicialmente con recelo aquella mano terminada en afiladas garras, pero acababa de salvarle la vida, así que la aceptó. Tenía una fuerza considerable teniendo en cuenta su tamaño.

- Estas a salvo...Tu luchas con la Luz, y yo desde las sombras...

La miró, confuso. ¿Él con la luz y ella desde las sombras? ¿Eso es lo que había parecido? Se suponía que él era el Ángel de las Sombras, pero aquella noche acababa de ser testigo de una peculiar paradoja: Su alma oscura podía generar luz mientras que ella, provista de un alma luminosa, utilizaba las sombras como arma...

El pandemónium formado por la algarabía de los lobos junto con el escalofriante aullido que resonó por toda la ciudad se ocupó de romper aquél instante de conexión que se había formado entre los dos. Drago dirigió su luz hacia la fuente del sonido y estuvo a punto de descargar hacia su compañero el rayo que había estado alimentando y conteniendo todo ese tiempo. Allí, parado ante él, se erguía imponente un lobo de tamaño gigantesco que debía de medir no menos de dos metros y medio de altura, y eso con las cuatro patas sobre el suelo. El mutante no quería ni pensar cómo sería si se erguía. Comprendió que se trataba de su aliado cuando vio que se encontraba de espaldas a ellos dirigiendo su mirada amenazadora hacia el lugar del que provenían los gruñidos, aunque no eran capaces de distinguir nada, ni tan siquiera con la luz del mutante, pero estaba claro que, fuera lo que fuesen, su compañero podía olerlos.

- Largaos de aquí, lobeznos. Éste es mi territorio. No me provoquéis -dijo con un gruñido amenazador, avanzando unos pasos, haciendo retroceder inicialmente a sus oponentes, quizá por la sorpresa de ver que su enemigo acababa de transformarse en un lobo gigante. Lo más probable era que estuvieran reevaluándolos antes de pasar de nuevo al ataque-. Drago, recoge mis ropas y guárdalas, ¿quieres? No creo que a Blanca le haga ninguna gracia que su marido se pasee en bolas por la ciudad.

El aludido estaba todavía demasiado estupefacto (no todos los días se encuentra uno ante un jodido lobo de tres metros de alto que encima te habla), así que fue la chica la que finalmente se adelantó y recogió las prendas del suelo, depositándolas con suavidad en las manos del mutante. Él la miró a los ojos, intrigado por su amabilidad y fascinado ante lo mucho que se parecía a él. Entonces se apartó y se dirigió hacia una de las criaturas que yacían en el suelo, aparentemente aturdidas, haciéndole un pequeño corte en la pata con una de las garras de su guante.

- Busca presencia de sangre, analizala... -después se separó y los miró a los dos-. Soy Batwoman, he rastreado la señal de ambos hasta este lugar; son las unicas dos personas ubicables en Nueva York actualmente...

¿Batwoman? ¿Acaso era la compañera del tipo al que habían ido a buscar Green Arrow y él meses atrás? ¿Señal? ¡Claro! ¡El comunicador que le había proporcionado el arquero! Solía llevarlo siempre encima por si surgía la ocasión de llamarlo, junto con el que le servía para entrar en contacto con la Patrulla.

- Esta oscuridad no es natural, y al parecer, las criaturas que nos atacan no son reales, sino ilusiones vividas...

¿Ilusiones vívidas? Aquello tenía que ser una broma... No podía ser que estuvieran empleando contra él las propias armas que había utilizado para aterrorizar criminales durante años... Con la pequeña salvedad de que estas ilusiones podían matarte de verdad.

- Estoy buscando la forma de poner fin a esto, pero no tengo mas pistas que las señales de ustedes, ¿Que saben de esta oscuridad?

- Sólo que no es natural... -empezó él-. Mis poderes me permiten absorber y canalizar la luz, pero no detecto nada en kilómetros a la redonda. Dependo únicamente de la que yo pueda generar por mis propios medios... Por cierto, mi nombre en clave es Eclipse, y mi compañero es...

Se detuvo al percibir una fuente de luz procedente de su izquierda y se volvió justo a tiempo para presenciar la llamarada de más de dos metros que surgió en el lado opuesto de la calle en donde se encontraban. Había una mujer que corría envuelta en llamas en su dirección, gritando con agonía. Por desgracia, el poder del mutante no le permitía controlar el calor, tan sólo la luz, por lo que no pudo hacer nada más que contemplar impotente cómo el cuerpo de aquella inocente se deshacía en cenizas ante ellos.

Una profunda rabia comenzó a extenderse por todo su cuerpo. Sus puños se crisparon y en las cavidades de sus ojos se encendió una fría luz dorada a la vez que dos puntos rojos aparecían flotando en la nada frente a ellos. Sólo cuando abrió las fauces para arrojar sobre ellos una bola de fuego pudieron distinguir el pelaje corto y negro de lo que parecía ser un sabueso infernal.  



- ¡Cuidado! -gritó Eclipse, saltando hacia un lado al tiempo que apartaba a la mujer, que se encontraba próxima a él, de la trayectoria del ígneo proyectil.

Miró hacia atrás tratando de localizar al animal, pero no pudo encontrar rastro alguno de él; había vuelto a desaparecer. Y lo que era mucho peor... Las dos bestias a las que Cassandra había abatido ya no estaban en donde debieran. O sea, que debía de haber como mínimo tres de aquellos monstruos acechándoles, y eso sin contar los que podían estar atacando a Lobo, y para colmo eran invisibles.

No podía lanzar sus rayos contra un objetivo al que no podía ver, y sus restantes sentidos no estaban tan desarrollados como los de un ciego porque se había acostumbrado a depender de sus poderes para reemplazar la visión. No pudo por tanto escuchar a la mujer que se encontraba en la lejanía, sobre uno de los tejados. No podía hacer nada... Pero aquellas eran criaturas de la oscuridad, y el uso de las llamas solía asociarse al infierno. Sus rayos requerían de una fuente externa de alimentación o de un tiempo mínimo para generarlos, pero había algo que no le costaba ningún esfuerzo... brillar.

- Tápate los ojos -le susurró a Cassandra. De todos modos tampoco iban a servirle de mucho, puesto que aquellas criaturas eran invisibles y se amparaban en la oscuridad.



Drago se puso en pie y dejó caer la ilusión de normalidad que le recubría, permitiendo a su forma mutante brillar con toda su gloria. Su cuerpo entero latía envuelto en energía viva y pulsante; los haces de luz lo envolvían como cometas atrapados en la órbita de un planeta, y de su espalda brotaron sutiles ramificaciones que semejaban las alas de un ángel.



Y, mientras se alzaba, comenzó a recitar las suras del Corán con una fé ardiente, la misma fé que le había hecho pensar que era un ángel la noche fatídica en la que se había revelado su poder.

Los ángeles, que según el Corán eran criaturas hechas de pura luz y que tenían como misión ayudar a los puros de corazón, acompañarles en el camino al Paraíso, transmitir la palabra de Dios y actuar como acusadores, jueces y ejecutores de los malvados.

- Subhánaka Alláhuma wa bihamdika wa tabárakas-muka wa ta'ála Yadduka wa lá iláha gairuka (“Glorificado seas, Oh Allah, tuya es la alabanza, bendito sea Tu Nombre y nadie tiene el derecho de ser adorado salvo Tu").

La familia de Drago había pertenecido a los bosnios musulmanes que habían sido masacrados por los serbios por motivos de religión. La fe de Drago se había visto reforzada tras lo ocurrido (especialmente durante los años en los que había creído ser un ángel vengador enviado por Dios), así que, aunque el árabe no era su idioma natal, había decidido estudiar el Corán en su lengua original, el idioma que Mahoma había utilizado para escribirlo.

- ¡A’udhu billáhi minash Shaitán ar rayim! -gritó. Literalmente: “Me refugio en Allah de Shaitán (Satanás) el maldito”.

Aquella era la Sura que utilizaban los creyentes musulmanes en los exorcismos para expulsar a las criaturas infernales o demoníacas, y Drago esperaba que como mínimo las mantuviera alejadas del círculo que proyectaba su luz.

- Bismillahi, Ar Rahmán, Ar Rahím, Al Hamdulillahi, Rabbil ‘Alamín, Ar Rahmán, Ar Rahím, Máliki Iaumi Ad Dín, I-yáka na’budu Wa I-yáka nasta’in. Ihdinás Sirátal Mustaquim. Sirátal ladhina an’amta ‘alaihim, Gairil Magdubi ‘alaihim Wa la Ad-dálin. ¡Amín!.  

(En el nombre de Allah, Clemente, Misericordioso. Alabado sea Allah, Señor del universo, Clemente, Misericordioso, Soberano en el Día del Juicio. Sólo a Ti adoramos y de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el sendero recto. El sendero de quienes agraciaste, no el de los execrados ni el de los extraviados. ¡Amén!)

Conforme iba recitando los versículos de la Sura, la delicada caligrafía árabe se iba dibujando con luz en el aire en torno a él. Los complejos símbolos sagrados resplandecían cuando los pronunciaba para ir desvaneciéndose después, sólo para ser reemplazados por los siguientes.

Aquello era lo más parecido a un sacerdote cristiano enarbolando una cruz ante un demonio, pues la cruz representaba a Cristo, mientras que para un musulmán, el Corán era la Palabra de Dios. Los árabes no tenían símbolos sagrados, no al nivel que la cruz representaba para los cristianos. Ellos usaban el texto sagrado, el Corán:

- Bismillahi, Ar Rahmán, Ar Rahím. Qúl Hua Allahu Ahad. Allahus Samad. Lam Ialid Wa lam Iulad. Wa lam Iakun lahu Kufuan Ahad.

(En el Nombre de Allah, Clemente, Misericordioso. Él es Allah, la única divinidad. Allah es el Absoluto. No engendró, ni fue engendrado. No hay nada ni nadie que se asemeje a Él.).

No podía utilizar sus rayos mientras moldeaba la luz para generar ilusiones, así que comenzó a producir el efecto de que su cuerpo crecía y crecía cada vez más, al tiempo que dibujaba sutiles ondulaciones en su contorno, haciendo que su figura resultara difusa y fuera más complicado acertarle. Si los lobos se guiaban por el olfato sabrían la dirección en la que se encontraba, pero quizás pudiera engañar a sus sentidos con aquella ilusión de tamaño y definición lo suficiente como para que les costara saber a dónde tenían que dirigir exactamente sus proyectiles ígneos, y con suerte quizá los lanzaran a donde se suponía que estaba su cabeza, atravesando el aire vacío que había por encima de él.

- AAala noorin yahdee Allahu linoorihi man yashao wayadribu. Aw kathulumatin fee bahrin lujjiyyin yaghshahu mawjun min fawqihi mawjun min fawqihi sahabun thulumatun baAAduha fawqa baAAdin itha akhraja yadahu lam yakad yaraha waman lam yajAAali Allahu lahu nooran fama lahu min noorin (Allah es la Luz de los cielos y de la tierra. ¡Luz sobre Luz! Allah dirige a Su Luz a quien Él quiere. Como tinieblas en un mar profundo, cubierto de olas, unas sobre otras, con nubes por encima, tinieblas sobre tinieblas. Si se saca la mano, apenas se la distingue. No dispone de luz ninguna aquél a quien Allah se la niega.)

Era un espectáculo muy hermoso, sublime, imbuido del respeto y el temor que irradiaba lo sagrado. La cuestión era si su fe conseguiría mantener alejadas a aquellas bestias del infierno, y si sus ilusiones servirían para algo...

Nota:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   3rd Diciembre 2014, 23:35

La chica del tejado hace su aparición, y resulta ser algo más que una simple voyer. No puedo verla, pero si olerla. Huelo a carne, metal y otros componentes que me recuerdan al cableado de una casa. La noto calmada. Demasiado calmada para estar en el mismo problema que nosotros. Me da que pensar, pero se ha ganado puntos al ayudar a Drago mientras yo me encargaba del resto de la manada... y resulta que no eran reales, que eran visiones vividas. Ay que joderse, ahora resulta que nos las vamos a ver con fantasmas en nuestra cabeza. Con razón no era capaz de entender sus aullidos.

- Smith. John Smith - contesto tajante con la presentación de Drago. No quiero que la recién llegada, por ser parte de algún desfile de superhéores sepa quién soy y de donde venga. Se puede llamar Batwoman o Catwoman. Como si se llama Wolfwoman, me da igual: nadie tiene que saber que estamos aquí.

Pero veo que no he sido yo el que ha cortado a Drago de reventar nuestro secreto: una mujer en llamas se acerca a nosotros, gritando y desvaneciéndose en cenizas. No sé si lo que estoy oliendo es azufre, cenizas o yo qué sé. Tal vez no sean real, o tal vez si, pero una cosa tengo clara, y es que si mis sentidos me dicen que ésto es real, lo es. Nos pueden hacer daño y sentirlo de verdad. La adrenalina por nuestro cuerpo, disparada, es de verdad. Si morimos... moriremos de verdad, así que, aunque sean unas ilusiones es mejor tomarlas en serio.
Me percato entonces que el olor a azufre no procedía de la mujer, sino de un perro bastante grande pero que no llega a mi altura, el cual nos manda una bocanada de fuego. Drago se aparta, lleva a un lado a la tal Batwoman. Soy demasiado grande para el fuego y resoplo con fuerza cuando veo las llamas acercarse peligrosamente a mi cara. Las llamas se desvanecen por la presión que emito, convirtiéndose en volutas flamígeras.

Pero lo peor está por llegar. Estamos rodeados y no por pocos precisamente.

Cuento hasta cinco de esos perros del infierno. Cinco que no dejan de dar vueltas, preparándose para atacarnos. Tengo los músculos en tensión, las fauces preparadas y el pelo de punta, erizado, con la cabeza gacha preparado para atacar al mínimo movimiento.
Drago le dice a la chica que se tape los ojos. No sé a qué viene eso hasta que es demasiado tarde: como si acabaran de meterme las largas en plena carretera, Drago me ciega de repente con toda esa luz procedente de su cuerpo. No distingo a ver su silueta y tengo que apartar la cabeza para dejar de ver bolitas negras a mi alrededor. Recita una especie de salmo, sutra o lo que coño quiera ser eso. No entiendo el idioma, pero parece antiguo. Parece árabe. ¿Desde cuándo Drago es una especie de ángel?
Los perros deciden atacar. Uno viene hacia mí con las garras preparadas y el otro buscando mi cuello. Me lanzo a por el del cuello, oliendo el azufre concentrado en su boca, el humo y el fuego que iba a sacar. Voy directo a por su cabeza para cerrarle las fauces y arrancársela de un bocado, mientras uso todo mi cuerpo, girándolo para mermar el golpe del otro perro y darle con las patas de atrás para así tumbarle. En cuanto terminara con uno, iría a por el otro, con el mismo procedimiento: cabeza fuera y se acabó la rabia.

¿Y esa voz? ¿Otra vez un idioma que no entiendo? Suena lejos y a la vez cerca.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   5th Diciembre 2014, 10:11

No pude ver el proyectil de llamas hasta que giré la mirada, siendo desplazada de su trayectoria por Drago. Creia que habiamos podido derrotar a las criaturas, pero no era asi. Una voz infernal parecia hablarles, la de una mujer, y las bestias respondian a ella, como si fuesen manifestaciones mismas del infierno. No, no eran ilusiones vividas, eran algo peor, mucho peor, algo que no podriamos derrotar con la simple violencia, con golpes, cortes o mordidas. Drago me pidio que me tapase los ojos, pero no podia hacerlo por el casco, y cuando giré la mirada, lo que vi me dejo completamente impactada: Luz, la mas pura que habia visto jamás, mientras mi visor se oscurecia progresivamente para tratar de adaptarse a las emisiones de luz, hasta que su cuerpo se volvio una enorme aura luminiscente, apenas visible para mi, pues tan solo podia ver la luz blanca, y las palabras que comenzaban a formarse frente a él.

Un ángel...

Musité, completamente desbordada de impresión, mientras caia sobre mis rodillas, notando como los canes infernales retrocedian, deteniendo su ataque ante aquella impresionante manifestación, una tan grande, que hasta parecia tragarse el sonido mismo. Habia visto demasiada muerte, demasiadas sombras me acompañaban en el viaje que habia hecho hasta esta dimensión para proteger a los que mas queria, y ante ese diafano espectáculo, no pude menos que sentir como parte de esa luz tocaba mi alma. No lo hacia, y lo sabia, pero queria sentirlo, queria sentir que su capacidad de resplandecer se me podia contagiar, y no pude evitar aprovechar ese momento único, ese santuario en el que aquel hombre se habia convertido, para respirar hondamente y ponerme de pie con absoluta seguridad, girandome para ver a los canes frente a mi. Algunos atacaban a aquel que se habia presentado como John Smith, nombre tan falso como el hecho de que pudiese matar a los canes. Uno cayó despedazado al suelo, pero enseguida comenzó a regenerarse, mientras los demás se acercaban cada vez mas.

No puede ser...

¿Demonios? ¿Magia? Era mucho mas de lo que mi mente podia concebir, y sin embargo, todo se mostraba, tetrico, ante mi, amenazando de acabar con mi existencia si no hacia algo. No pareciamos poder derrotarlos, pero, por alguna razón, los perros no se acercaban a Drago ni sus inmediaciones, mientras que a John, que estaba un poco mas alejado, lo atacaron sin dudarlo. ¿Que los mantenia a raya? ¿La Luz? ¿Las oraciones? ¿El tamaño de su forma? No podia ser, pues esas criaturas no tenian ninguna clase de temor a cosas mundanas, no si eran verdaderos demonios...

...Fe...

La creencia de que se los podia ahuyentar, de que orar nos protegeria de ellos, eso era lo que los mantenia lejos de Drago y su luz. ¿Como pude no haberlo entendido antes? Acerqué mi mano lentamente a mi muslo derecho, aun tenia dudas, pero al menos me estaba claro algo: Iba a necesitar un arma.

Ken...

Musité, del japonés para "Espada", y la palabra clave que habia elegido para el recurso final de mi traje. Rápidamente, un mango metálico corto surgió de entre las piezas, y tomandolo, separé todo un látigo de pequeñas placas de un acero puro y negro como el resto de mi traje, disfrazado astutamente entre el kevlar. Al presionar un botón disimulado en el mango, el apendice central se endureció y rectificó, y todas las placas microesculpidas encastraron, formando una espada, mas especificamente, una Shirasaya, un mango unido a la hoja de una katana, una tan increiblemente afilada, que solamente la tenia como último recurso, si ningún método menos violento resultase. Al detectar la oscuridad reinante, una luz comenzó a trepar por el canto de la hoja, blanquecina pero fina y sutíl, la suficiente para que pudiese saber en todo momento donde estaba mi hoja. Tenia la herramienta, pero, ¿Como canalizar mi fe? ¿Siquiera tengo Fe?

Nunca habia podido leer nada relativo a la Fe, ni se me habia profesado alguna. Habia sufrido demasiado, vagado demasiado, pasado por demasiadas pruebas en esta vida, y aun asi, mi corazón se habia endurecido. No sabia en que creer, o si debia creer en algo, y sin embargo, alli estaba: Esa convicción de que todo saldria bien, de que era capaz de lograr lo que me proponia, esa confianza en quienes me ayudaban y acompañaban cada noche, inclusive en esta, con la luz de Drago y la voluntad de John de no darse por vencido. No era Fe en el sentido tradicional, no, era fe en su sentido mas primitivo: Una creencia ferviente, totalmente convicta, una que jamas palideceria, ni aún en medio de la oscuridad, y junto con ello, recordé las unicas palabras que habia oido en todo el tiempo que habia entrenado con mi padre, exclamadas en la lejania, por alguien que ni siquiera sabia que todo un santuario de asesinos estaba cerca.

Oṁ klīṁ kṛṣṇāya govindāya gopijāna vallabhāya svāhā...

Comencé a recitar, mientras llevaba mi mano izquierda a recorrer a una milimetrica distancia la hoja de la espada, llendo y viniendo, mientras continuaba recitando aquel mantra. Lo busqué cuando aprendí a leer, a hablar, y pude encontrar su significado. "Om" era el inicio de todo mantra, "Klim", la Semilla de Atracción, para hacer descender la energia celestial al mundo terreno. "Krisnaya Govindaya Gopijana", palabras del mantra que infundian ese poder en mi cuerpo, haciendolo fluir, y permitiendome canalizar la energia sagrada que recibia. "Vallabaya Swaha" para poder irradiar esa energia pristina que me habian infundido las anteriores palabras. No era un hechizo, sino un mantra, una frase a recitarse para infundirse de los atributos contenidos en sus palabras a un nivel espiritual, y en este caso, era el conducto a través del cual depositaba mi "Fe" en la hoja de la espada. Sonaba imposible, inclusive ridiculo, pero me enfoqué en mi Fe, en creer, completamente, que mi convicción en mi misma y en quienes me rodeaban podria quedar impregnada en la hoja metálica. Terminé de recitar y empuñe la Shirasaya sin dudarlo un instante, clavandole mi mirada roja a los canes del infierno, hacia los cuales me lancé sin dudarlo, sin gritar, sin hacer otro sonido que el de mis pasos sobre el pavimento ruinoso.

Uno a uno se lanzaron hacia mi, poniendo frente a mi la prueba fatal: Si realmente todo lo que habia hecho habia tenido algún efecto, podria herirlos, pero de no ser asi, moriria inmediatamente, pues no podria acabar con ellos. El primero de los canes dio un salto, tratando de morderme con sus fauces flamigeras; doblé un poco mis piernas, llevé ambas manos al mango, y di un unico corte, aplicandole todas mis fuerzas. Por un momento, me costó mantener mi absoluta concentración: La hoja traspaso al can de lado a lado limpiamente, sin sangre, tan solo cenizas de lo que alguna vez fue la bestia, y que ahora, en segundos, ya no existia.

Giré hacia mi derecha para esquivar al segundo can, y luego me dediqué a bajar en un corte vertical sobre la cabeza del tercero, el cual cayo abatido de inmediato, no cortado por el metal, sino por esa Fe Verdadera, primigenea, que sentia, y que habia logrado transmitirle a mi acero, con el cual pude saltar hacia el cuarto can, impulsarme desde su cabeza, y cortar limpiamente la parte superior de la cabeza del quinto can que me atacaba, cayendo al suelo para girarme y erguirme al mismo tiempo en un fluido y limpio ataque directamente al segundo can, cortando su torso horizontalmente. Solo quedabamos el último can y yo. Era el más voluminoso y fiero de todos, enfoque mi mirada plenamente en él. No lloraban, no agonizaban, sencillamente se deshacian en cenizas igneas, cascaras vacias llenas con espiritus malignos esperando acabar con nosotros.

Adelante...te estoy esperando...

Musité, empuñando firmemente mi Shirasaya con ambas manos, sin quitarle la mirada de encima. En un instante, ambos corrimos, él uno hacia el otro, sin duda alguna. Lancé un corte limpio, pero lo esquivó y pude sentir su hocico igneo golpearme, sin haber atinado a morderme, pero si logrando arrojarme varios centimetros hacia atrás por los aires, rodando en el suelo largamente, oyendo el sonido metálico de mi espada deslizandose a una distancia sustancial de mi.

Agh...No...no asi...

Dolia intensamente. La computadora me notifico que el traje no tenia daño estructural, pero que habia sufrido un traumatismo menor en mi abdomen. Ignore el resto de la información, ya sabia bien lo que eso representaria para mi, y me arrastre como pude hasta mi hoja, pero centimetros antes de tocarla, noté una luminosidad cada vez mas fuerte, acrecentandose con velocidad. Todo ocurrio en un instante: Tomé mi espada, giré, me levanté de un salto, y cuide de no erguir mi columna para esquivar lo mas que pude del proyectil de fuego que habia escupido la criatura, tomando impulso para arrojar la Shirasaya con furia hacia el animal, trazando esta una trayectoria recta, adentrandose limpitamente en él. Yo cai de rodillas, con mis manos en el suelo, y él lanzó un horrendo rugido antes de estallar en llamas. Una parte de mi visión estaba en negro, pues el proyectil habia roto parte de mi visor. Recorri la ruptura con mi dedo indice, tratando de dilucidar cuanto se habia perdido: Suficiente como para que se viera uno de mis ojos y una parte de mi frente, junto con una parte de mis cabellos azabaches.

Me puse de pie y caminé con una calma absoluta hasta la espada, la cual tomé, presionando una vez mas el botón y acercandola, una vez desarmada denuevo, a mi muslo derecho. Como si de magnetismo se tratase, las plaquetas se fueron acomodando a mi traje, hasta que quedo el mismo mango saliendo de mi muslo, el cual rápidamente se oculto.

Perdón, Maestro...

Susurré para mi misma. No podia decir su nombre tan cerca de desconocidos, pero Bruce jamás habia condonado el uso de las armas, y aun si era necesario, sentia que debia penar de alguna forma esa acción, si al menos pidiendole perdon al vacio. Me acerqué denuevo a ambos, sin poder digirirle siquiera una mirada a Drago, ahora que mi ojo estaba expuesto. Enfoque ese iris del rojo de la sangre en John.

Vendrán mas, esto fue solamente el principio...

Habia destruido sus manifestaciones, pero podian recuperar sus energias y manifestarse denuevo, y no habria monto de fe capaz de detenerlos. Necesitabamos acabar de raiz con el problema.

La mujer que esta hablando en esa lengua demoniaca, debemos acabar con ella si queremos cortar este problema de raiz...¿Puedes ubicarla en medio de esta oscuridad, John?

Dije, totalmente convencida, sin poder evitar llevar sutilmente una mano a mi abdomen, el cual aun dolia bastante por el golpe del hocico de aquella bestia. Me tranquilizaba que solamente pudieran ver una minima parte de mi rostro, pero me preocupaba el tener un punto oscuro en mi rango visual, y el repuesto mas cercano estaba en la BatCycle, por lo cual no tendria acceso a él hasta que hubiesemos acabado aqui. De todas formas, tenia Fe en que lo lograriamos, y algo en la luz que aun manaba de Drago me traia aun mayor esperanza. En cierta forma, era verdaderamente un ángel.

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   10th Diciembre 2014, 01:16

FDI: No hacía falta que editarais nada de vuestros post anteriores porqué fue un fallo mío, pero gracias igualmente. Espero que os divirtáis con el tema, estoy viendo que este último turno a dado roles de muy buena calidad!! Estoy muy contenta!! Very Happy

Los canes del infierno quedaron paralizados ante la luz que desprendía Eclipse. Usando como nunca el poder de su luz interior, Drago desprendía tal magnificencia que a ojos de los espectadores parecía un verdadero ángel de la luz. 

Las criaturas que les rodeaban empezaron a echarse hacia atrás, temerosas de aquel poder tan brillante. El más atrevido de los perros se lanzó directamente hacia Drago sin pensar siquiera en las consecuencias, estaba demasiado enfurecido como para pensar con claridad. Aquella noche quería sentir la sangre en su boca. Pero para cuando las fauces del can del infierno alcanzaron uno de los brazos de Drago, la criatura se desvaneció en azufre y cenizas, provocando el terror masivo al resto de sus compañeros.

Pero no todo podía haber salido a pedir de boca. A pesar de eso, Drago sufrió una quemadura superficial de segundo grado en su brazo izquierdo. Después de desbordar todo su poder lumínico, Eclipse se sintió fatigado y su luz desapareció de golpe, dejando encerrados en la oscuridad a sus dos compañeros. El muchacho conocía sus límites y necesitaba descansar un buen rato hasta poder utilizar de nuevo sus poder de la luz.

Por otro lado, Lobo Feroz estuvo bastante entretenido con sus dos oponentes. Era un combate difícil, a pesar de que las criaturas no eran ni más grandes ni más fuertes que él. Pero eran inmortales, nacidas de la misma oscuridad y del corazón del fuego. Consiguió detener la llamarada a tiempo mientras arrancaba la cabeza del primer perro, pero para cuando iba a por la segunda cabeza del turco, se dio cuenta de que aquellas criaturas estaban hechas de cenizas. No eran ilusiones, eran monstruos vivos y reales y su dolor era lo suficiente real como para saber que podrían estar muertos si daban un paso en falso. La cabeza de los perros buscaban juntarse de nuevo con su cuerpo, mientras ambas partes desprendían cenizas que revotaban en el suelo. 

Lo mismo sucedió con los perros que había derrotado Cassandra, al parecer sus plegarias fueron escuchadas a medias. Dos de los cinco canes se levantaron como si nada hubiera sucedido. Ambos gruñeron y enseñaros sus afilados dientes a sus enemigos, deseando arrancarles la vida. Era el momento perfecto para atacar, habían quedado completamente a oscuras ante sus brillantes ojos rojos y sin la protección de Eclipse... pero en vez de lanzarse a por ellos, los perros alzaron sus cabezas y sus orejas se alargaron, escuchando un leve canto en su idioma natal que únicamente el Lobo Feroz pudo escuchar. Era la voz de aquella misteriosa mujer, un cántico infernal que sonaba a una frecuencia muy superior a los 20.000Hz, muy por encima de la capacidad del oído humano.

Si pudieran ver lo que sucedía a su alrededor, se habrían dado cuenta de que los canes del infierno habían desaparecido de la misma manera con la que habían entrado en acción. Solo tuvieron que esperar un rato en silencio para darse cuenta de que volvían a estar solos y fuera de peligro.

Aquella mujer parecía ser la persona que controlaba a los perros del infierno, y con mucha suerte también sería la causante de aquella oscuridad antinatural. ¿Cómo se las apañarían nuestros héroes para seguir su rastro?

FDI: Eclipse y Cassandra han tenido su momento de gloria, ahora le toca al Lobo Feroz encontrar la manera de localizar a la mujer misteriosa ;p

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   10th Diciembre 2014, 19:10



Paz. Sublime gloria. Drago no recordaba un sólo momento en toda su existencia en el que se hubiese sentido tan vacío de temor, tan seguro de sí mismo, tan... pleno. La fe colmaba su espíritu manteniendo a raya a las criaturas infernales; su luz amparaba a sus aliados, que se enfrentaban contra sus enemigos con el arrojo de los guerreros sagrados de los textos antiguos. El poderoso aliento de Lobo reduciendo el fuego a simples volutas inofensivas, sus terribles fauces aprisionando aquellas malévolas formas y destrozándolas hasta tornarlas en ceniza, y la afilada espada de Batwoman realizando su baile mortal con una indecible pericia. Era tan hermoso... el bien contra el mal, la luz contra la oscuridad... Tan simple como lo había sido todo al principio, cuando sólo había blancos y negros, cuando no existía toda la gama de grises que Xavier le había hecho descubrir.

Pero... algo iba mal... Había un hueco. Tenía el coche a su espalda, Lobo combatía a su derecha y Batwoman debería haber estado frente a él, pero había desaparecido. Escuchó el sonido sordo que hizo su cuerpo al caer más allá de su círculo de luz, y aunque estaba concentrado en recitar la sura y continuar tejiendo las ilusiones, el sonido metálico que hizo la espada al golpear contra el suelo le heló la sangre en las venas y rompió por un instante su concentración.

Antes de que pudiera hacer nada, uno de los perros infernales aprovechó su momento de distracción para atravesar el hueco que acababa de abrirse en la defensa y arrojarse sobre él con la intención de arrancarle el brazo, pero en cuanto sus fauces probaron su carne, la luz que irradiaba de su cuerpo penetró en la criatura, haciéndola brillar desde dentro con un intenso fulgor rojizo antes de hacerla desaparecer con una explosión de azufre.

Un dolor ardiente se extendió por su brazo y de repente se sintió cansado, muy cansado. Nunca antes le había pasado, pero nunca antes había utilizado su poder de aquél modo, y tampoco había estado nunca en una atmósfera totalmente privada de luz en donde no existía ninguna fuente de energía que pudiera absorber para recuperarse. Acababa de gastar en aquél estallido todas sus reservas, y pudo sentir cómo los últimos vestigios se le escapaban de entre los dedos, dejándole completamente vacío. Su agotamiento era tal que ni siquiera pudo conservar la forma mutante, por lo que también perdió su disfraz. Su luz se apagó por completo y sólo quedó el humano.

Sintió que le flaqueaban las piernas, pero no supo si era a consecuencia del cansancio o por el súbito temor que le atenazó las entrañas. Eclipse se había ido; ahora era Dragoslav Katich, ciego, inútil y vulnerable.

- No... -musitó para sí, y tuvo que apoyarse en el vehículo para no caer al suelo al ver realizadas sus peores pesadillas, el terror con el que se levantaba cada mañana...

Detrás de él pudo escuchar los gruñidos de los perros que de algún modo habían vuelto a la vida, pero ya no podía hacer nada, no podía... De nuevo era el niño de 14 años al que habían enterrado vivo. Inútil, impotente, incapaz de luchar contra la tierra que le aprisionaba... El terror le tenía totalmente inmovilizado; la angustia que le provocaba su fobia le hacía difícil respirar. Se estaba asfixiando... la arena entraba en sus pulmones... se ahogaba en la oscuridad...

De un momento a otro las bestias se arrojarían sobre él y lo descuartizarían... Pero los segundos pasaron y nada ocurrió.

Entonces, la voz de Batwoman (gracias a Dios estaba viva) rompió el silencio:

- Vendrán mas, esto fue solamente el principio... La mujer que esta hablando en esa lengua demoniaca, debemos acabar con ella si queremos cortar este problema de raiz...¿Puedes ubicarla en medio de esta oscuridad, John?

¿Una mujer? Por más que lo intentaba no podía escuchar ningún sonido con la excepción de los frenéticos latidos de su agitado corazón.

- Id sin mí -musitó, orientando la cabeza en la dirección de donde procedía la voz. Sus dedos agarrotados se aferraban al marco de la ventanilla del automóvil como garfios-. Yo no... no puedo ver. He perdido mi poder. Por el momento, hasta que me recupere... John puede guiarse por el olfato. Batwoman, tú puedes ir con él. Yo... os seguiré en cuanto me haya recuperado lo suficiente como para iluminar el camino. No sé moverme ni pelear a ciegas, tan sólo os retrasaría...

Intentó no pensar lo que sería quedarse a solas en la oscuridad, con todos sus demonios... No era momento para ser egoísta. Tenía que controlarse; olvidar su fobia, y centrarse en lo que era importante. Sus compañeros tendrían que acudir junto al origen de aquél mal y destruirlo para que las cosas volvieran a la normalidad.

Al menos aquella oscuridad antinatural tenía algo positivo, y era que ni Batwoman ni Lobo podrían ver las espantosas cuencas vacías que tenía por ojos, y seguramente pensarían que se estaba refiriendo únicamente a la falta de luz cuando decía que no podía ver. En toda la mansión, sólo el Profesor, Tormenta y Bobby sabían que estaba ciego, y había sido únicamente porque le habían visto inconsciente. A pesar de todo era un hombre orgulloso, y detestaba admitir su vulnerabilidad.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   10th Diciembre 2014, 23:04

Joder, ésto es más difícil de lo que pensaba. Malditas sean las ilusiones. ¡No, espera! ¡Si resulta que no son ilusiones! ¡JODER! ¡Joder con todo! Las puertas del infierno se han abierto de par en par y me toca a mí devolverles uno a uno a su lugar de origen. No soy creyente, ni me mueve la fe. No creo en cielos ni en infiernos. Sé lo que sé y veo lo que veo. Con eso me basta para sobrevivir, para cazar, para vivir. No necesito creer en metáforas y en vanos pensamientos de lugares recónditos donde irá mi alma para descansar por toda la eternidad, o sufrir las consecuencias de mis actos. Lo que hay es lo que hay, y después no se sabe. Por ende, mejor vivir el ahora que pensar en el después.
¿Por qué me estoy preguntando esto? Lo único que necesito pensar es en cómo destrozar estos perros que no dejan de reaparecer.
Juro por todo lo jurable que le había arrancado la cabeza y destrozado bajo mis fauces hasta hacerlas añicos, y se vuelve a levantar con otra cabeza. El segundo perro ha conseguido darme pero no es más que un rasguño. El golpe que le di con mi cuerpo fue suficiente para lanzarlo y dar buena cuenta de él.
Para nada. No sirve de nada. Por más que los destroce vuelven. ¿Es una pesadilla? Porque si lo es se mete en cabeza por encima del sueño en que me crecen orejas de conejo y me visten como una niña de cinco años. Si existe un Dios y Jesús fue su hijo, se deben estar partiendo el culo ahora mismo viendo como éste viejo lobo se revuelca una y otra vez con éstos chuchos de pacotilla.

Me pitan los oídos, y levanto la cabeza para escuchar mejor. Es una voz de mujer, la misma que antes, pero a una frecuencia mucho más alta. Los demás perros también la escuchan. ¿Qué está diciendo? No entiendo una mierda, pero por lo visto, es una especie de llamada general: todos los perros se largan, y apostaría una mano a que soy el único que se da cuenta de ello.
Al girar la cabeza me doy de bruces con las palabras de esa Batwoman. Destila sudor por una brecha de su casco me figuro, y puedo captar su olor mucho mejor, sin el "perfume" del metal.

- Nunca olvido un olor - le contesto, tajante. Me sirve como recordatorio también.

Si, es verdad. Puedo sentir su olor, su presencia. Un camino vaporoso de un color desagradable se distingue de todos los demás. Los perros llevan ese mismo olor, impregnado en los más hondo de sus cuerpos. Puedo olerlos a kilómetros de distancia, al igual que la mujer. Sé donde se encuentra, dónde se esconde y cuánto tardaremos en llegar. Sé que no está sola y que, como demuestran esos perros, no será fácil de abatirla como dice la chica. Si salimos de ésta de una pieza, será un milagro.
Levanto la cabeza de nuevo, pero ésta vez al escuchar a Drago. Está herido. Huelo a sangre. No pinta muy bien. Además, su pulsación está acelerada. Su respiración está inquieta. En breves podría desplomarse.

- Subid a mi espalda. - Me agacho de las patas con la panza besando el suelo para que se puedan montar. No dejo un no por respuesta, y Drago bien tiene que saberlo. - Chica-murciélago, agarra a Drago y que no se caiga. Si tienes algo en ese traje tuyo que lo ayude, mejor que mejor. No pienso dejar a nadie en mitad de la nada y perderlo de vista. - Sentimiento de manada, se podría decir. En cuanto subieran los dos, me lanzaría hacia delante, corriendo por medio de la ciudad y siguiendo el rastro a esa bruja. Si era la mitad de poderosa que las que tenemos en el piso 13, estamos jodidos. Y seguramente tenga que escalar algún edificio que otro. Espero que se puedan agarrar a mi pelaje porque la caída podría ser de las de no levantarse.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   11th Diciembre 2014, 08:13

Los gruñidos regresaron, la fiereza volvia a inundar en la forma de ojos resplandecientes la oscuridad, y tal y como habia imaginado, los canes infernales se habian vuelto a manifestar, pero, conforme corria el tiempo, noté como su disposición a atacarnos, impresa en los sonidos que emitian desde las sombras, disminuia hasta cesar, y fue alli cuando escuche los escombros removerse un poco, como si se estuviesen retirando, pero ¿Por que? No habia ninguna razón para no seguirnos combatiendo hasta simplemente ganarnos por cansancio, y fue alli cuando me eprcaté de algo: Estabamos denuevo a oscuras, no estaba la luz tranquilizadora de Drago cubriendonos. me giré de inmediato y busqué a aquel hombre, que estaba aferrado a la camioneta donde habia hecho esconder a aquella persona, y aun si solo podia ver una mancha anaranjada por el hecho de que era visión nocturna, habia algo en su postura que me preocupó, eso hasta que oi sus palabras, y algo inenarrable sucedió dentro de mi: La sola idea de dejar a alguien atras era inconcebible para mi, pero el dejarlo a él era simplemente imposible, algo me lo negaba con firmeza, una voz, un sentimiento, como una angustia en el pecho. ¿Eso que oia en su voz era...temor?

Me acerqué lentamente a él, cambiando a la visión térmica para poder conocer su estado aproximado. Vi su brazo, noté que lo habian herido. Necesitariamos un medio para transportarlo, y a diferencia de John, yo no creia que una cabalgata en su lomo fuese prudente con Drago en este estado. En un instante, pasé la palma de mi mano izquierda por sobre mi brazal derecho para desplegar el teclado holografico, e ingresé el código de rastreo de la Batcycle, rogando al destino que no estuviese incapacitada de regresar. El teclado dio un sutil pitido y pude pasar denuevo mi palma para ocultarlo, el comando estaba confirmado. Llevé mi mano al compartimiento de mi pierna izquierda y tomé el spray una vez más, empleando las garras de mi mano libre para abrir un poco más aquella parte de su traje y poder rociarlo adecuadamente. No podia saber si sangraba, pero esto ayudaria.

Jamás te abandonariamos aqui, John ya lo ha dejado claro, pero debes tener cuidado, Angel de Luz, porque no traigo mas que este spray...

Comenté, no con la frialdad y distancia que utilizaba con los desconocidos, sino con la amabilidad que empleaba con los que consideraba de confianza. Llevé mi mano lentamente a su hombro y traté de sentir sus contracciones, de escuchar a su cuerpo hablarme en medio de la oscuridad. Era cierto: Estaba asustado, algo lo perturbaba, quizás, la ausencia de su luz atraia a sus sombras, ¿Que habia en el alma de Drago?. Guardé el spray en el compartimiento y quité mi mano de su hombro, para no hacerlo sentir invadido, pero si acerqué un poco mas mi rostro al suyo, para que pudiese escucharme sin tener que alzar demasiado la voz.

Tranquilo, tu eres el que lleva la Luz, y no deberias temerle a sombra alguna, te protegeremos hasta que renueves tus energias y puedas hacerla brillar denuevo...

Comenté, esperando que mi mote previo a su persona no le importunase, y oí el sonido inconfundiblemente amortiguado del motor acercandose a nosotros. me di la vuelta y, con una suerte de zumbido de pistones, la Batcycle se detuvo, luces encendidas al máximo, frente a mi. Pensé en cambiar mi visor, pero no podria con toda esta oscuridad rodeandonos, tendria que hacerlo con el visor roto que tenia.

Drago viajará conmigo, no puedo sostenerlo viajando sobre tu lomo, John...

Ignoré por completo su última frase acerca de nunca olvidar mi olor. ¿Por que era tan desconfiado y agresivo? Me recordaba a los ultimos tiempos del Bruce de mi dimensión, sus mas oscuros y lamentables, y sin embargo, tendria esa misma chispa que tenia él? Quizás, detrás de su faceta mas agresiva, habia un aliado en potencia. Guié a Drago hasta la Batcycle y lo ayudé a subirse, subiendome yo por delante suyoy poniendo un pie en el suelo para apoyar la motocicleta, acelerandola solamente un poco. Aun con las luces a máxima potencia, la oscuridad se disipaba no mas que unos pocos centrimetros, los justos como para poder ver el suelo con relativa claridad.

En cuanto te muevas, te seguiremos de cerca, saldrás claramente en mi visión térmica, pero no tendré noción de los alrededores, asique trata de no moverte demasiado rápido...

Puse la mirada al frente y esperé a que esa mota de calor que era John en mi visor comenzara a moverse, dispuesta a seguirlo de cerca y tratando de ignorar el ardor que aun sentia en el abdomen. Seguramente tendria que tomar desvios por no poder obligar a Drago a realizar maniobras demasiado demandantes fisicamente, pero no me importaba, no podia permitir que sufriera ningún otro daño. Era un hombre valiente, pero era cierto que, de momento, no podiamos ponerlo en situaciones peligrosas. Dos luchas: con su dolor y cansancio, y con las sombras que le traen temor, todo en medio de esta terrible situación. De los tres, Drago es el que está cargando más con todo esto. Admiro su fortaleza.

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   18th Diciembre 2014, 14:36

FDI: Las acciones de Drago han sido pactadas con el usuario y Cass me ha pedido usar su moto durante esta acción.

Cassandra Cain consiguió hacer funcionar su moto de nuevo y ayudó a Eclipse a subirse a ella, para poder transportarle en mejores condiciones. Nadie quedaría solo en esa ciudad maldita, sabían que si perdían completamente la poca luz que tenían estarían muertos. Mientras, Lobo Feroz buscaba captar el rastro de aquella misteriosa mujer. Estaba claro que los perros del infierno la obedecían a ella, y que seguramente fuera la causante de sumergir en total oscuridad la ciudad de Nueva York.

A Lobo le costó bastante encontrar su rastro de nuevo, la mujer parecía haber desaparecido sin más. Pasaron unos diez minutos dando vueltas hasta que dio con aquel característico olor a cenizas y azufre. La mujer se encontraba cerca del otro extremo de la ciudad, algo extremadamente difícil de conseguir en tan poco tiempo, a menos de que fuera velocista o se teletransportara. 

Siguieron el rastro de la mujer pasando por el interior de la ciudad, que parecía estar en peores condiciones que el resto. Las llamas se tragaron muchos de los edificios y calles, y la luz que desprendía el fuego quedaba absorbida por el negro de su alrededor, sin dejar que se expandiera. Había varios civiles muertos en las aceras y restos de cadáveres calcinados por el suelo. A pesar de que el viento no se movía ni un poco, las cenizas caían lentamente por el aire. La ciudad se había teñido de rojo y negro...

La oscuridad era aún más fuerte a medida que se acercaban a su objetivo y el radio de luz que desprendía el vehículo de Cassandra se iba cerrando poco a poco. La muchacha sintió cómo la Batcycle se le iba de las manos, la linterna parpadeaba cada vez más rápido, cómo si perdiera la energía y estuviera a punto de pararse en cualquier momento. Cuando Drago consiguió recuperarse un poco, sintió una tenue luz cerca de él que le reconfortaba...

De forma inesperada, las luces de la moto se apagaron de golpe y Batwoman y Eclipse cayeron al borde de la acera. El vehículo salió disparado a estrellarse contra una farola cercana. El Batcycle no sufrió daños graves pero ya no podía volver a funcionar, aunque había sido un milagro conseguir un foco de luz en un breve periodo de tiempo. En cambio, Cassandra y Lobo volvieron a tener a su linterna particular. El cuerpo de Drago volvía a brillar con la luz que había robado de la Batcycle de Cassandra, y gracias a ello se empezaba a sentir mucho mejor. Si la luz mágica era la única capaz de hacer retroceder a los perros del infierno tendría que recuperar energías pronto y reservar sus fuerzas para el enfrentamiento de la mujer.

No necesitaron andar mucho más para encontrarse con lo que andaban buscando. En lo alto de un edificio, se encontraba de nuevo aquella misteriosa mujer, dirigiendo a sus fieles perros contra los civiles. Nuestros tres protagonistas se encontraban en una pequeña plaza llena de perros del infierno y civiles huyendo de sus casas para salvar su vida. Entre ellos también había gente con poderes que estaban tratando de defender sus casas y a sus vecinos como podían.

- Veo que habéis venido a por más... ¿no habéis tenido suficiente matando a tres de mis cachorros? - susurró la hechicera.

La mujer se asomó desde el tejado, revelando su brillante piel violácea y sus ojos escarlata que destellaban en lo profundo de la noche. Su pelo era largo y negro y llevaba un vestido largo del mismo color, ceñido al cuerpo y bastante vaporoso. La hermosa mujer alzó sus brazos y sonrió a sus enemigos.

- Yo soy Nox, señora de la noche y la oscuridad, una de los siete señores del miedo... y esta noche convertiré esta ciudad en mi nuevo dominio...

Nox:
 

FDI: Eclipse, la luz que has absorbido es lo suficiente potente como para crear la ilusión que necesitas, aunque si prefieres mostrarles tu aspecto mutante a tus compañeros también puedes. Dejo ese decisión interpretativa en tus manos ;p

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   21st Diciembre 2014, 02:27

- Subid a mi espalda -dijo Lobo en respuesta a su petición- Chica-murciélago, agarra a Drago y que no se caiga. Si tienes algo en ese traje tuyo que lo ayude, mejor que mejor. No pienso dejar a nadie en mitad de la nada y perderlo de vista.

- No me has entendido -replicó él sin moverse del coche. No podía permitir que descubrieran su debilidad, que se dieran cuenta de que estaba ciego. Y si se subía a lomos de su compañero, más tarde o más temprano acabarían por darse cuenta. No soportaba que le compadecieran, que le tuvieran lástima, o, peor aún, que decidieran que no servía para nada. El pensamiento le horrorizaba-. No puedo seros útil en este estado. No sé moverme ni combatir a oscuras, sólo sería una carga. Lo único que necesito son unos minutos para recuperarme y que regrese mi poder. En cuanto tenga mi luz de vuelta os seguiré, no...

Se interrumpió al escuchar un suave pitido electrónico muy cerca de él. ¿Qué estaba pasando? Un sinfín de pensamientos aterradores cruzaron por su mente a la velocidad del rayo: ¿Nuevos enemigos? ¿Les estaban atacando? ¿Se habrían marchado ya sus compañeros? ¿Se había quedado solo? Su cuerpo se tensó, preparado para apartarse si percibía alguna amenaza, y su corazón se aceleró al notar cómo algo le rozaba el brazo con el tacto acerado de una garra... pero el contacto resultó mucho más agradable de lo que había esperado. El dolor que esperaba no se produjo, y en su lugar volvió a sentir el reconfortante frescor de la sustancia que la extraña muchacha había rociado antes sobre las heridas de su pecho.

- Jamás te abandonariamos aqui, John ya lo ha dejado claro, pero debes tener cuidado, Angel de Luz, porque no traigo mas que este spray...

Un inmenso alivio se apoderó de él. Quizá no había sido tan buena idea pedir que lo dejaran solo, después de todo. Pero si les seguía y encontraban a la persona que estaba detrás de aquello... ¿entonces qué? ¿Qué podía hacer estando ciego? No sería más que un estorbo... Y, mezclado con todos sus miedos y preocupaciones comenzó a abrirse paso un pensamiento, como un barco que poco a poco emerge de entre la niebla: Me ha llamado Ángel de Luz... En 15 años jamás había pensado en sí mismo en esos términos. El mero concepto le llenó de dicha; ¿quizás era posible la redención?

Entonces sintió su mano en el hombro y se quedó sin respiración. Cuando volvió a hablar, su voz sonó muy cerca de él...

- Tranquilo, tu eres el que lleva la Luz, y no deberias temerle a sombra alguna, te protegeremos hasta que renueves tus energias y puedas hacerla brillar denuevo...

No, tú eres el ángel, pensó sin poder evitarlo. ¿Por qué te preocupas tanto por alguien como yo? No lo merezco. Nunca nadie había sido tan amable con él antes fuera de la Patrulla, con la excepción de Nadine. Y aunque sabía que no era el mejor momento, sintió como algo nacía en su interior. Algo hermoso y cálido. Quizás demasiado como para poder permitírselo en la clase de vida que llevaba. ¿Tenía Lobo razón? ¿Debía permitir que alguien llegara hasta ese punto o no sería más que una inmensa equivocación?

El inconfundible sonido del motor de una moto acercándose interrumpió el confuso caudal de sus pensamientos. Lo siguiente que captó fue la poderosa fuente de luz que emanaba de ella. De una manera totalmente inconsciente y ajena a su control, como la planta que absorbe los nutrientes de la tierra, comenzó a alimentarse de ella, pero en cuanto se dio cuenta trató de controlarse para no dejarla inoperativa.

- Drago viajará conmigo, no puedo sostenerlo viajando sobre tu lomo, John...

Luz, sí... la fuente de la luz. Drago se dejó guiar hacia la Batcycle y, cuando Batwoman se sentó frente a él, rodeó con un brazo su cintura, pero lo retiró al escuchar que ella se quejaba levemente. Debía de ser en donde la había golpeado aquel monstruo, así que optó por sujetarse como pudo al sillín. Para poder ver tendría antes que pasar a forma mutante, y la luz que había absorbido aún no era suficiente para ello, por lo que seguía estando ciego.

Después de lo que pareció una eternidad moviéndose en la oscuridad entre el olor a fuego y las cenizas, Drago consiguió la luz que necesitaba para cambiar de forma, pero justo en ese instante, la moto de Batwoman colapsó y tanto él como ella cayeron rodando por el borde de la acera mientras la Batcycle corría a estrellarse contra una farola cercana.

- Lo siento por eso -dijo el mutante, ofreciéndole su brazo a la mujer para ayudarla a levantarse-. Temo que haya podido ser el causante, pero no era mi intención.

En realidad no había tenido intención de inutilizarla, pero nunca antes se había visto tan absolutamente privado de luz y no había podido controlar el proceso natural de su organismo para recuperarse.

Cuando Cassandra se volvió, pudo ver que el brazo del hombre brillaba y, al alzar la mirada hacia él, pudo constatar con asombro que su aspecto había cambiado, pero su tacto no quemaba; era luz simple y pura, sin más temperatura que la normal en un cuerpo humano.

- Gracias por todo -continuó, cuando ella volvió a estar a su altura-. Por esto y... por lo de antes...

Su voz había recuperado la fuerza y la seguridad en sí mismo. Parecía incluso más decidido que al principio de la noche.

- Correré con todos los costes de la reparación. Cuando esto termine, búscame en la escuela del Profesor Charles Xavier para jóvenes talentos.

Por su parte, Drago no podía estar más maravillado. No había arrojado ninguna ilusión sobre sí mismo, y sin embargo su aspecto era el mismo que le había mostrado el espejo mágico meses atrás en Villa Fábula. Xavier... Lobo... todos habían tenido razón, y él había sido el único que se había estado engañando a sí mismo durante años... ¿Cómo había podido estar tan ciego a la verdad?

Y no sólo eso... Ahora podía verla. Una parte de su visor se había roto y dejaba al descubierto uno de sus ojos. Los ojos son una ventana abierta hacia el alma... Aquellos tenían un extraño color rojo, pero Drago no se dejó engañar por las apariencias. Había tenido ocasión de vislumbrar una parte de su corazón y sabía que su alma era noble. Aquellos ojos mostraban, además, una férrea determinación, fuerza de voluntad y carácter. Le encantó lo que vio.

- Y a ti te debo una disculpa -dijo, volviéndose hacia Lobo-. Al final tenías razón en lo de que el espejo nunca se equivocaba. Si salimos de esta con vida, tengo que llevarte de una vez al restaurante que te prometi. Vamos, continuemos la marcha. Nuestro objetivo no debe estar ya muy lejos.

Y en efecto, no tuvieron que andar mucho más para encontrar a la mujer, en lo alto de un edificio, comandando a su perros del infierno que atacaban a los indefensos civiles. La escena era espantosa, y de inmediato sus ojos comenzaron a destellar con rabia. Pero no podía hacer nada; había demasiados perros y aún no se encontraba lo suficientemente fuerte como para repetir lo que había hecho antes. Sólo había una solución:

- El mal debe ser erradicado desde su origen -dictaminó-. Sólo así haremos que esto termine. John, ¿puedes subirnos a los dos hasta donde ella se encuentra?

Ante la respuesta afirmativa de su compañero, se volvió hacia Batwoman:

- Pero alguien debe quedarse aquí protegiendo a los inocentes. Después de ver de lo que eres capaz con la espada, creo que eres la más indicada para hacerlo. ¿Podrás arreglártelas sola? ¿Estarás bien? -no pudo evitar que cierta preocupación se dejara entrever en su última pregunta-. Tengo un comunicador de la Liga de la Justicia. Me lo dio Green Arrow. Vinculémoslos para que podamos estar en contacto ante cualquier cosa.

Una vez resuelto aquello, se subió al lomo del gigantesco lobo aferrándose con fuerza a su pelaje para no caer y se concentró en la luz de su interior, comenzando a acumular energía y condensándola en la forma de un rayo láser que arrojaría sobre la demoníaca mujer en cuanto la tuviera a tiro.

PD: En cuanto la tenga a tiro descargo un rayo de energía láser sobre ella. En este sentido Drago funciona como un proyector de energía estilo Cíclope, Tormenta, Planaria, etc. Es su segundo poder. La luz que arroja de esta manera sí que hace daño.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   24th Diciembre 2014, 17:15

La chica de la armadura se lleva a Drago en una moto que ha salido de la nada. Tengo que reconocer que tiene sorprendentes recursos. ¿Una moto que llega sola? Ésto no se ve todos los días, como una jauría de perros en llamas que se dedican a diezmar la población de Nueva York. Pero tiene razón, y si Drago en su estado llega a subirse sobre mi espalda no puedo asegurar que pueda mantener su estado al trote. Podría ser incluso perjudicial para él. Mejor que vaya en una moto antes que sobre mis espaldas.
Levanto la cabeza y comienzo a husmear. Por alguna razón me parece haber perdido el rastro de la mujer. El azufre es suficientemente contundente como para no perderle la pista, pero por alguna razón ya no está. Me muevo en círculo, subiendo y bajando la cabeza. Necesito encontrar su rastro si queremos terminar con ésto cuanto antes.

- No hay manera... Rápido, seguidme. No me perdáis de vista y no os olvidéis mi ropa.

Cuando los escucho subir a la moto doy el disparo de salida. Corro como el rayo asegurándome que la moto pueda seguirme el ritmo. No sé su potencia, pero por lo general cuatro largas patas como las mías con sus fuertes músculos suelen superar una moto de media. Aun así, me aseguro de ir a un ritmo que me puedan seguir, mientras busco de nuevo el rastro.
Es bastante extraño, ya que ha desaparecido, sin más. Me guío por mi instinto y por el sonido de gritos y el crepitar del fuego que tengo ante mí. Si quieres encontrar una bestia, sigue el rastro de muertos y destrucción. No hay nada más claro que eso. Seguimos corriendo hasta que escucho a mis espaldas un motor apagarse, y un objeto metálico se estampa. Freno en seco y giro la cabeza para comprobar que están bien y no les ha pasado nada, pero entonces levanto la cabeza y abro con fuerza las fosas nasales.
Ahí está de nuevo: el rastro de la mujer. Parece que por casualidad hemos vuelto a cogerle el hilo. Olfateo con fuerza hasta tenerlo claro, lo que me aparta de la conversación entre la chica y Drago. Solo escucho su disculpa hacia mí. Al girar la cabeza no veo a Drago, sino esa figura que nos mostró el espejo. No me sorprende: el espejo siempre muestra las cosas tal y como son.

- Me parece bien. Ya tendremos tiempo después de abrazarnos todos. Por aquí; tengo su rastro.

Ya no hace falta correr. Encabezo la marcha con el hocico levantado. No está en el suelo sino en uno de los edificios. Me abstengo de fijarme en los cadáveres y los edificios quemados. No es nada bonito de ver pero son efectos colaterales de soltar unas bestias sin control como esos sarnosos.
Y como no, al final del camino hay premio: una mujer que se llama Nox y se autodenomina como una de los señores del miedo o algo así. No me suenan de nada, pero si ella es la causante de todo eso estoy seguro que las del piso 13 querrán abrirla y explorarla hasta la saciedad. No todos los días te encuentras con algo así. Alrededor hay otros tipejos de esos con trajes raros y poderes aun más raros. No estamos solos, y eso es un alivio: mejor que haya varios frentes y que no estemos en el punto de mira principal.
La chica se queda abajo, protegiendo a los inocentes. Me parece bien.

- Intenta no caerte. Va a ser un viaje movidito. - Me agacho para que pueda subirse sobre mi espalda y en cuanto noto que está bien agarrado me impulso contra el edificio, me apoyo con las patas delanteras y me impulso de nuevo con las traseras. Vamos directos al edificio contiguo donde hago lo mismo. Al tercer impulso se me acaba el edificio y me falta tan solo un último salto para llegar. Hincho con fuerza mis pulmones y suelto un fuerte soplido. Suficiente para impulsarme y llegar hasta el tejado donde está la chica. Tocamos suelo y Drago se suelta. Acto seguido cambio a mi forma de hombre-lobo, con mis dos metros con trece de altura. Necesito movilidad para enfrentarme a un único objetivo en un espacio tan pequeño para mi verdadera forma. Me lanzo a por la mujer, garras y fauces dispuestas, asegurándome de cubrir su retirada si decide esquivar el rayo de Drago.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   26th Diciembre 2014, 08:09

En mi vida, las cosas solian suceder de forma veloz, turbulenta, repentina, y estaba acostumbrada a tener que reaccionar rapidamente a ellas, pero habia algo en todo esto que me parecia demasiado apresurado. La ciudad semi destruida en tan solo unas horas, la oscuridad abrazadora, los canes infernales, todo parecia haberse precipitado radicalmente en cuestión de un abrir y cerrar de ojos. Drago y John parecian muy acostumbrados a esta clase de situaciones, como si nada inusual hubiera en esto, pero, para mi, era completamente diferente. Bruce trabajaba dentro del reino de lo terrenal, lo cercano a lo mundano, y asi nos habia entrenado y enseñado a operar. Cosas como la magia era inconcebibles para nosotros, y aun cuando la teniamos en frente, soliamos dudar de su naturaleza mistica, pero en cuestión de unas horas, habia visto canes inmortales del infierno, habia visto a Drago convertirse en un hermoso angel de Luz, y hasta habia orado sobre la hoja de mi espada para convertirla en un arma apta para combatir la maldad. ¿Era asi como funcionaba el mundo de heroes como Diana y Clark regularmente? ¿Que cosas habrian visto Drago y John que yo no creia posibles?

Asenti cuando él me ofrecio vincular mi comunicador, y dejé que unos segundos paasaran para poder vincularlos, sin alcanzar a dirigirle una palabra, siquiera a tocarlo, antes de que ambos hubiesen comenzado un abrupto ascenso hacia la parte alta del edificio desde el cual aquella mujer nos habia hablado. ¿"Nox", habia dicho? El nombre me sonaba familiar, pero no podia ubicarlo del todo, asi como no podia ubicar a los perros infernales, los cuales parecian haber desaparecido. Comncé a caminar hacia el edificio con una calma que diferia enormemente de la batalla que estaba comenzando en la azotea. Nox, oscuridad, los canes, aparecian y desaparecian...

Debi haberlo entendido antes...

Le dije a él, llevando mi indice y anular al botón del comunicador a un lado de mi casco. ¿Como habia sido capaz de saltarme todos esos detalles? En un instante él era luz, y todo parecia estar asegurado, y apenas se habia ido, era como si toda la realidad hubiese vuelto a por mi. Recordaba esa sensación, y la recordaba de un hombre también, por esas épocas, un adolescente como yo, pero no puedo distraerme.

..."Nox" es el nombre de la Diosa de la Noche griega, y en cuanto ha iniciado el combate, sus bestias han desaparecido...

Continué caminando hacia el edificio, mirando hacia arriba y rogando que estuviesen bien. No sabia si Drago realmente podria con Nox, de ser ella quien creia que era, pero tenia que confiar en él, y en que regresaria. Habia leido demasiado sobre mitologia como para no sentir que tenia que advertirles.

...No creo que que vayan a permanecer asi, pero tenia que tomar este instante para avisarte que si fuese una Diosa en verdad, sus capacidades van mucho mas alla de lo que podrán combatir si no se organizan...Confio en que ustedes idearán un plan...

Continué caminando, y senti gruñidos en medio de la oscuridad, los escombros removidos por patas que, seguramente, estaban recalentandolos por la temperatura corporal de decenas de criaturas escupidas por el averno mismo a esta Tierra. Aun asi, sonreí una ultima vez, mirando a la azotea, sin cortar aun la comunicación.

No quiero que me regales una palabra de agradecimiento, Angel de Luz...Si verdaderamente deseas agradecerme algo, vuelve, sencillamente vence y regresa...

La creencia de que podia lograrlo cada vez se arraigaba mas en mi corazón. Habia algo en él, una suavidad y una calidez, escondidas tras la apariencia de un ser sombrio, que me fascinaban, cual si hubiese descubierto oro entre el simple lodo de rio. Por fuera, sombras, y por dentro, la mas esclarecedora de las luces, forzandome a vivir limpia de preocupación, y repleta de una confianza que simplemente se contagiaba de él. John era muy afortunado de tenerlo por su compañero en esta viscicitud que atravesarian.

...Ella quizás sea una Diosa, pero su elemento es la noche, la oscuridad, y tu eres un alma de luz...Te esperaré al final de este mundo de sombras, Drago...

Corté la comunicación y mi visor me informó en un pitido que, en mi campo visual, habian sujetos pasivos, cambiando inmediatamente a visión nocturna para permitirme ver sus siluetas contra las puertas del edificio contiguo. Giré la mirada y noté a como decenas de canes comenzaban a acercarse adonde estaban ellos. Sali disparada hacia su posición, sin reparo alguno en lo que sucedia en la azotea, alcanzandolos justo antes de que esas criaturas cerraran su cerco alrededor de nuestra ubicación.

Encender luces de traje, media intensidad...

Todas las junturas de mi traje se iluminaron candidamente mientras llegaba con aquellas personas. Dos hombres con palos y tres mujeres que trataban de abrir la cerradura de las puertas de cristal del edificio freneticamente. Me acerqué a uno de los hombres, el cual me miró con genuino temor, apuntando su palo hacia mi.

Vine a ayudarlos, soy Batwoman...

Algo en mi tono sereno hizo que el hombre se calmase y bajara su arma improvisada, tendiendome una mano que estreché algo presurosa. Teniamos solo decena y poco mas de minutos hasta que los canes estuvieran a distancia de atacar.

Nuestras esposas y mi hija están tratando de abrir la cerradura, pero dicen que tomará algo de tiempo...

¿Cuanto?

Minutos, pero...estos palos, estar asi parados, es todo para dejarlas tranquilas...En cuanto nos alcancen...

Puse una mano en su hombro, y lo miré con confianza, una que pudo notar en mi ojo visible, iluminado por las luces del casco.

Ayudenlas a abrir las puertas, fuercenlas si es necesario, yo los mantendré a raya...

El hombre asintió y llamó al otro para ir a trabajar en las puertas. Me giré para darle la cara a la jauria completa de canes, que me miraban con una fijeza que hubiera perturbado a muchos, salvo a mi, que les devolvi una mirada igual de fija, desalmada y fria. Lentamente, acerqué mi mano a mi muslo derecho, lista para desenvainar en cuanto se lanzaran. El objetivo no era derrotarlos, sino hacer el suficiente tiempo como para poder guarecernos dentro del edificio. Un aullido demoniaco rompió el silencio, y comenzaron a lanzarse hacia mi. Uno se adelantó a todo, corriendo con una vlocidad pasmosa, tal que no tendria manera de detenerlo.

¡Ken!

En una floritura violenta, hice que el apéndice metálico se separara de mi traje, dando un subito latigazo en dirección del can, que ya habia saltado hacia mi con sus fauces abiertas, para poder atarlo del cuello, flexionar mis piernas, y aprovechar su propio impulso para girar sobre mi misma y causar que, al soltar su cuello, la criatura fuera a parar directamente al segundo perro que me estaba atacando, tras lo cual presione el botón de la empuñadura y forme mi espada, justo a tiempo para cortarle la cabeza a un tercer animal. Retrocedi un poco para parapetarme y esquivar a un can, pudiendo alcanzar a partirlo al medio de un corte vertical limpio antes de encarar a otro y atravesar su mandibula con la hoja, empujandolo con mi pie derecho para que la afilada pieza de metal trabajara su camino seccionando su cabeza y volviendo a liberarse.

Los minutos parecieron años, mas y mas canes cayendo, y otros tantos volviendo a reconstituirse y levantarse. No eran dificiles de abatir, pero imposibles de aniquilar, e incansables, a diferencia de mi, que comenzaba a sentir mis musculos cansados, cada corte costandome un poco más que el anterior, mientras, poco a poco, me veia obligada a retorceder hacia la puerta. No dejaban de venir, no dejaban de atacarme, no perdian un apice de fiereza, al contrario, era como si su llama maligna se aliemntase de la que trataba de seguir ardiendo dentro mio.

¡Todo listo! ¡Corre!

No lo pensé siquiera, tan solo me giré y corrí con todas las fuerzas que me quedaban hacia las puertas, las cuales los civiles estaban sosteniendo, listos para cerrarlas cuando las atravesara. En cuanto senti el frescor del sombrio interior del edificio, y las puertas cerrandose, quise respirar tranquila.

¡Agh!

¡Quitatelo de encima o no aguantaremos!

Sus fauces de lava estaban aferradas a mi guantelete izquierdo, su cabeza atrapada entre dos puertas que no podrian cerrarse  en esas condiciones. Di un jalón, pero no cederia. No queria hacerlo, no podia arriesgarme a quedar desprotegida, pero era esto o la muerte segura.

¡Soltar garra izquierda!

Tan solo un sonido de aire liberandose y mi guantelete completo se desprendió, dejando a mi antebrazo qudar dentro del edificio, y al can caer por su propia inercia sobre su espalda, mientras las puertas se cerraban y una de las mujeres ponia el candado. Los canes retrocedieron, y sus hocicos comenzaron a brillar cada vez mas. Era obvio que esas puertas no los detendrian.

¡Corran! ¡No se detengan!

Todos comenzaron a correr hacia la escalera de emergencia, y yo traté de seguirlos, pero las puertas de cristal estallaron espantosamente, haciendome trastabillar y caer al suelo. Me levanté y corri justo a tiempo para meterme y que cerraran la puertas con traba de seguridad detrás de mi. Subimos por la escalera varios pisos, hasta que por fin pudimos ponernos a resguardo en la confiteria del piso diez, cerca de la azotea. No pude evitar que mis piernas flaquearan y acabara sentada contra la pared. Los civiles comenzaron a buscar con sus linternas y pudieron encontrar linternas de emergencia a bateria, las cuales comenzaron a encender por todo el piso, trabando la puerta de la escalera con mesas y sillas. Estaba increiblemente agitada, y casi agotada.

¿Batwoman?

El hombre se me habia vuelto a acercar. Le dirigi una mirada lo mas calida que pude. Necesitaban calmarse luego de estar al borde de la muerte. Habia dejado mi espada a mi lado.

¿Si?

Muchas Gracias...No habriamos sobrevivido sin tu ayuda...

No tienen nada que agradecer, es mi deber ayudarlos, y solo me alegro de que esten todos a salvo...

En cuanto aquel hombre regreso con los suyos, activé el comunicador denuevo.

Los contuve cuanto pude, pero tuve que poner a salvo a unos civiles...Estamos en el edificio contiguo, décimo piso, puertas trabadas, aunque no se cuanto tarden en quemarlas...

Eran capaces de exhalar fuego, pero las puertas eran ignifugas, y si bien conseguirian derretirlas o quemarlas, les tomaria demasiado tiempo. Teniamos no menos de media hora hasta que estuviesen aqui arriba. No pienso rendirme, y no voy a morir en este lugar de absoluta oscuridad

Tranquilo, concentrate, estaré bien...

Le dije a Drago, a través del comunicador, antes de cerrar el canal denuevo y recostar mi cabeza contra la pared, aprovechando que las luces de mi traje se habian apagado automaticamente al detectar la fuente de luz estable cercana para tratar de calmarme y observar si mi antebrazo izquierdo, ahora completamente descubierto, tenia alguna quemadura. Ahora, solo me queda esperar, y rogar por que Drago y John puedan con Nox.

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   27th Diciembre 2014, 13:56

La diosa de la Oscuridad, Nox, parecía divertirse y llenarse de regocijo mientras escuchaba los aullidos de sus canes infernales y los gritos de agonía de sus víctimas.

- Sí... dádme más miedo... - dijo la mujer con voz excitada. Drago pudo ver como la mujer iba llenándose de poder con el caos de su alrededor. El miedo de sus víctimas se materializaba en un humo violeta que danzaba en el aire y se alojaba en el pecho de la diosa. 

Entonces, la mujer de ojos violetas centró su mirada en la criatura de luz, sin prestar casi atención en Lobo, que se fue posicionando detrás de ella dispuesto a atacar en el mejor momento.

- ¿Quién eres tu? - dijo la mujer con expresión de asco al ver la luz que desprendía Drago. 

Eclipse la pilló desprevenida y el rayo de luz dio de lleno en Nox, que se retorció de dolor ante aquella luz mágica. El cuerpo de la diosa empezó brillar y pareció volverse cada vez más real y palpable cuanto más luz recibía. Lobo Feroz aprovechó ese momento de debilidad para lanzarse sobre ella, pero cuando creyó que sus fauces y sus garras habían llegado a rozar la carne, Nox se desvaneció en humo y se camufló en la oscuridad. 

Drago y Lobo perdieron la pista durante unos segundos de la posición de la diosa, hasta que ambos héroes notaron unos tentáculos de oscuridad aferrarse a sus piernas y su cintura, impidiéndoles escapar. La diosa surgió de entre la oscuridad, con una figura casi etérea y quedó enfrente de ellos. Los Tentáculos oscuros que les agarraban terminaban en el vestido largo y eterno de la diosa.

- ¿Cómo osáis enfrentaros a mí, débiles criaturas mundanas? - rugió con odio. 

Lobo sintió cómo los tentáculos se acercaban cada vez más a su cuello, empezando a estrangularle lentamente. Drago sintió lo mismo, pero se dio cuenta de que los tentáculos que le atrapaban se deshacían lentamente por culpa de su luz. Con un buen golpe, podría deshacerse de ellos y ayudar a escapar a su amigo Lobo. 

Habían podido comprobar una cosa. Si querían hacerle daño a la diosa, tendrían que conseguir que se materializara, impidiendo que usara su forma gaseosa para escapar o mezclarse con la oscuridad...


Por otro lado, Cassandra se dedicó a ayudar a los civiles que luchaban por sus vidas en las calles de Nueva York. Los canes del infierno no tardaron en empezar el ataque, pero por suerte tuvieron el tiempo suficiente para entrar en uno de los edificios y resguardarse durante un buen rato. Durante el rescate, conoció a un hombre con poderes que podía crear pequeñas luces danzantes que había desperdigado por el lugar, permitiendo que el resto de civiles y la misma Cassandra tuvieran visibilidad en aquella profunda oscuridad mágica. 

Nuestros tres héroes comprendieron por fin una cosa. Ninguna luz artificial creada por el hombre funcionaba dentro de Nueva York. Cuanto más cerca estaban de Nox menos funcionaban las cosas. Las luces de los edificios estaban apagadas a pesar de que ninguna de ellas estaba rota o en mal estado, los generadores, la electricidad, la tecnología... todo era inútil en el interior de aquella cúpula negra. La única luz capaz de hacer frente a los canes y a la misma Nox era una fuente de luz mágica. 

Cassandra se sorprendió al ver que muchos de los humanos que la rodeaban tenían pequeños poderes que habían surgido tras la colisión de los mundos. Uno de sus compañeros levantó un muro de piedra cerca de la puerta del edificio, impidiendo que los canes la abrieran fácilmente. Otro de ellos tenía el cuerpo recubierto de un metal plateado. Parecía muy cansado y tenía bastantes rasguños, al parecer había hecho de escudo humano de algunos de sus compañeros. Después se fijó en que otras personas llevaban antorchas y linternas que si funcionaban en aquella oscuridad. La hija del murciélago sintió curiosidad por ellas al ver que estaban todas echas de papel. Uno de los refugiados le explicó que las había hecho una maga con un mechón verde. 

Nuestros héroes no estaban solos en esta batalla, todos los habitantes de Nueva York luchaban aquella noche para sobrevivir y defender su amada ciudad. 

FDI: Lo he recalcado otra vez por si acaso, es importante que en vuestros post no os inventéis más focos de luces. En este tema solo funcionan las luces mágicas/creadas por magos o mutantes con poderes.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   30th Diciembre 2014, 01:21


La escalada fue tan abrupta como había vaticinado, pero lejos de amedrentarse se aferró con fuerza, tanto con las piernas como con las manos para no caer. La adrenalina que le recorrió al iniciar el "viaje" le llenó de energía y de un renovado vigor, pero nada podría haberle preparado para lo que Batwoman le descubrió a través del intercomunicador.

¿Qué? ¿Una diosa? pensó, sintiendo, esta vez sí, el escalofriante acicate del temor. No obstante, las siguientes palabras de ella le infundieron un calor que no tardó en derretir todo el hielo, otorgándole coraje y restableciendo su valor: No quiero que me regales una palabra de agradecimiento, Angel de Luz...Si verdaderamente deseas agradecerme algo, vuelve, sencillamente vence y regresa...

¿Cómo podía experimentar algo así por alguien a quien acababa de conocer? Pero su encuentro, aunque breve, había sido intenso, y le había transmitido una calidez como hacía años que no sentía. De repente su vida cobraba mayor sentido, y eso le daba más fuerza. ¿Había sido eso a lo que se había referido Lobo cuando estaban en la terraza de Villa Fábula? Creía que empezaba a entenderlo.

Habían llegado a la parte superior del edificio y allí estaba ella, en la azotea, contemplando con regocijo el caos y el terror desatados en las calles de la ciudad. De alguna manera parecía estar alimentándose con el terror de sus víctimas, materializado en una especie de humo violeta que ascendía flotando para terminar alojándose en el pecho de la diosa. Como si hubiera presentido su presencia se volvió hacia ellos, pero pareció ignorar por completo a Lobo, centrándose en la luz que emanaba de él. Bien, así serviría de distracción para darle a su compañero la posibilidad de atacarla desde atrás.

- ¿Quién eres tú? -dijo con expresión de disgusto.
- ¡Yo soy la Luz -respondió, con un peligroso fulgor en sus ojos- y he venido a devolverte a donde perteneces, monstruoso engendro de la oscuridad!

Un poderoso rayo de energía resplandeciente emanó de él, impactando de lleno en el cuerpo de la Diosa e impulsándola hacia donde su compañero la aguardaba. La emisión de luz pura amplificada penetró la oscuridad de su ser, disolviéndola y haciéndola más real y palpable. Sin embargo, en el momento en el que Lobo se disponía a cerrar sus fauces sobre ella, la mujer se desvaneció en humo, mezclándose con la oscuridad.

Aquello les desconcertó durante unos segundos, los justos para que unos tentáculos similares a los que él era capaz de conjurar (salvo porque éstos eran muy sólidos) comenzaran a trepar por sus piernas, enroscándose en torno a su cintura y reptando por su pecho lentamente hasta el cuello. La diosa apareció entonces, flotando frente a ellos, y los tentáculos que les apresaban parecían surgir directamente de su cuerpo, como los haces de luz que rodeaban el suyo propio.

- ¿Cómo osáis enfrentaros a mí, débiles criaturas mundanas? -rugió la mujer.

Los tentáculos estaban comenzando a estrangularles... pero no podía ser. Aquella aberración representaba todo cuanto Drago odiaba. Había dedicado su vida entera a erradicar la oscuridad simbólica que anidaba en los corazones de los impíos, pero aquella mujer era la encarnación viviente de la Oscuridad. Él vivía para luchar contra aquello, no se dejaría vencer por aquel miserable y ruin demonio. La luz de su cuerpo brillaba cada vez con más fuerza, y pudo notar que los tentáculos que apresaban su garganta se debilitaban cada vez más. Las últimas palabras de Batwoman resonaron en su interior:

Ella quizás sea una Diosa, pero su elemento es la noche, la oscuridad, y tu eres un alma de luz...Te esperaré al final de este mundo de sombras, Drago...

Sí... aquella no era su hora, y tenía muy claro lo que tenía que hacer para derrotar a aquél ser...

Los tentáculos que me rodean se debilitan, pensó sujetando los apéndices que apretaban su cuello. Tengo que aprovechar la oportunidad... y por el Creador que... lo... ¡haré!

De un último tirón desgarró los tentáculos que le asfixiaban y proyectó un rayo de energía hacia los que le rodeaban la cintura y las piernas, liberándose por completo. Rápidamente descargó un nuevo rayo hacia los extremos que surgían del vestido de la Diosa y aún apresaban a su compañero. No podía dirigirlos hacia su cuerpo so pena de dañarlo gravemente, pero podía cortar la raíz y confiar en que Lobo pudiera deshacerse de los apéndices muertos por su cuenta.

Nox rugió de rabia y comenzó a arrojar más y más tentáculos sobre él, pero su agilidad como mutante era superior a la media humana, por lo que se limitó a esquivarlos al tiempo que descargaba un rayo tras otro sobre la deidad. Saltó para esquivar los tentáculos que trataban de apresarle las piernas y dio una voltereta para evitar los que se abalanzaban sobre su cabeza, pero no pudo evitar que uno de aquellos látigos de oscuridad restallara en su espalda, dejándole sin aliento. Fue tan sólo un segundo, pero bastó para que nuevos tentáculos le sujetaran por los tobillos, haciéndole caer al tiempo que una expresión de salvaje júbilo aparecía en el rostro de Nox. Eclipse alzó la mirada y, a través del cabello que se pegaba a su rostro por el sudor, pudo ver que Lobo ya casi se había liberado de sus ataduras. Tenía que distraer a Nox para que no se diera cuenta...

- No cantes victoria tan rápido, demonio, ¡aún no estoy vencido! -exclamó antes de arrojar una nueva descarga sobre la diosa.

Nox se retorció de dolor, gritando de ira y furia. Nuevos tentáculos surgieron de la oscuridad a los pies de Drago. Uno de ellos salió proyectado directamente hacia su cuello al tiempo que otros se enroscaban en torno a su torso y sus brazos, apartándolos de la diosa para impedirle lanzar más rayos. Los tentáculos lo alzaron en el aire y lo proyectaron hacia atrás, estrellándolo violentamente contra la pared en la que se abría la puerta que conectaba con las escaleras de bajada. Eclipse se quedó sin respiración. Una infinidad de puntos de dolor se extendió por todo su cuerpo al tiempo que la oscuridad comenzaba a cegar su visión. Y, en medio de toda aquella situación, escuchó de nuevo la cálida voz de Batwoman...

- Los contuve cuanto pude, pero tuve que poner a salvo a unos civiles...Estamos en el edificio contiguo, décimo piso, puertas trabadas, aunque no se cuanto tarden en quemarlas...

Habría querido contestar, pero tenía los brazos inmovilizados y no podía acceder al comunicador. La visión de la mujer atrapada en un edificio asediado por bestias del infierno le llenó de angustia.

- Tranquilo, concentrate, estaré bien...

Tensó los músculos, tratando de liberar los brazos. La luz que despedía su cuerpo (y que continuaría brillando a menos que quedara inconsciente) acabaría por minar su resistencia como había hecho antes, y entonces sería capaz de vencerlos haciendo uso de la fuerza, pero por el momento aún estaban demasiado enteros, y él iba a necesitar un momento para recuperarse del tremendo impacto. Le dolía todo el cuerpo y sospechaba que debía de haberse roto algún hueso. Lo bueno era que había conseguido enfurecer lo suficiente a Nox con sus continuos aguijonazos de luz como para hacer que se olvidara momentáneamente de su compañero, y en aquél momento su cuerpo era lo suficientemente físico como para que Lobo pudiera actuar; había recibido numerosas descargas láser, brillaba y parecía completamente tangible y palpable... Quizá si Lobo le hacía perder la concentración lo suficiente podría liberarse antes de que los tentáculos lo estrangularan.

Sólo le quedaba confiar en su compañero.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lobo Feroz
Villa Fábula
Villa Fábula
avatar

Mensajes : 1029
Fecha de inscripción : 24/05/2014

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   31st Diciembre 2014, 16:19

Creía que podría atraparla en cuanto la tuviera a mano, pero no ha sido así. La tengo entre mis fauces y mis garras, pero a la vez no la tengo. Desaparece, como si intentara agarrar la luna en la superficie de un lago. Me recuerda a una bruma negra que desaparece entre las sombras. Ésto no pinta bien: la luz de Drago parece afectarle, pero no lo hace mi cuerpo. Yo solo puedo usarme de carnada para que el angelito pueda darle una buena dosis de luz celestial.
Noto como algo me trepa por las patas y me levanta del suelo. No puedo aferrarme a nada y se me corta la respiración. Hago esfuerzo con todos los músculos de mi cuerpo para que esos tentáculos negros no me rompan los huesos y me ahoguen. Lo consigo a medias, por lo que más o menos, estoy bien. Nox lo nota, y aprieta aun más. Puedo aguantar lo suficiente para no morir al instante, pero no sé cuánto podré aguantar más.

Estoy a punto de convertirme de nuevo en mi forma de lobo cuando Drago se deshace de sus tentáculos y los míos, proyectando más rayos de su cuerpo. Nox se encara con él y parece que se ha olvidado de mí, pero sus tentáculos no. Pasan a ser una masa viscosa y no por eso más fácil de manejar. No soy capaz de quitármelos de encima del todo para ayudar a Drago cuando lo veo en problemas. Necesita apoyo cuanto antes.

A mi derecha, un foco de luz pasa volando cerca de donde estamos nosotros. Un foco verde y parpadeante. Me parece sentir el aroma de una persona, y por eso ruedo como puedo hacia el borde del tejado y asomo la cabeza.

- ¡Eh tú, luciérnaga! ¡Ven! ¡Aquí arriba! - Por un momento me da la impresión de que pasa de mí, pero luego aparece ante mí: una mujer de cabellos verdes y ojos negros, brillando con lo que parecen fuegos fatuos a su alrededor. Por su expresión y el latir de su corazón, no se fía de mí. - Oye, necesito una mano. ¿Puedes darme un poco de tu luz?

Es un riesgo que estoy dispuesto a soportar. Mi cuerpo tal y como está ahora no es capaz de hacerle nada a Nox, y por lo que estoy escuchando tampoco le van bien a Drago. La chica se lo piensa un poco antes de lanzarme una llama verde que impacta sobre mi cuerpo.
¡UGH! Dios, estoy ardiendo por dentro. Noto como todo mi cuerpo arde por dentro. No me estoy quemando, pero el calor es casi insoportable. La luz sale a través de mi cuerpo y el resto de los tentáculos se desvanecen. No creo que la luz dure mucho porque, momentos después de entrar en mi cuerpo siento como el calor va disminuyendo poco a poco.
Tengo que darme prisa.
Con las cuatro patas sobre el suelo, me acerco rápido pero sigiloso hacia Nox. Mi intención es clara: agarrarla con mis brazos y garras e hincarle el diente hasta que note el sabor de su carne en mi paladar. Voy a destrozarla hasta que la luz desaparezca de mi cuerpo.

_________________
AVISO:
 


¿Sabes por qué tengo unos ojos tan grandes? Para verte mejor. Así que cuidado con lo que haces.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
106CassandraoCain
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 18/10/2014
Edad : 34
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batwoman
Nombre real: Cassandra Cain
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   2nd Enero 2015, 08:35

Giré la vista hacia los grandes ventanales de aquel edificio, sorprendida cuando, por fin, pude comenzar a ver la silueta d mi brazo, aún embebida en oscuridad, pero remotamente visible. Minutos habian transcurrido desde que le habia transmitido a Drago, y por el hecho de que no habia recibido respuesta alguna, imaginé que debia de estar combatiendo a Nox, y todo apuntaba a que estaba logrando derrotarla. Llevé mi mano desnuda a mi pecho, cerrada en un puño, como si quisiera llevarle fuerza a mi corazón: Estaba exhausta, y algo en el hecho de no oir su voz de regreso me preocupaba aún más que mi propio bienestar, pero por otro lado, estaban venciendo, ¿Pero en que circunstancias? ¿Volveria a verlo, o esto era John acabando un trabajo para el que él habia dejado su vida? No, no puedo pensar en eso, no puedo siquiera por un instante caer en esa idea, duele, demasiado, mas que mis heridas fisicas. Por un lado, acabamos de conocernos, y por el otro, algo me jala, cual si tuviese hilos atados a mi alma, hacia él, hacia su bienestar, similar a como deseo el bienestar de toda mi familia, pero a su vez diferente. ¿Que me estaba pasando?

¿Estas bien?

Una de las mujeres se me acercó, y traté de no hacer movimientos bruzcos. Al parecer, ellos estaban comenzando a adaptarse al hecho de que la oscuridad habia cedido lo suficiente como para al menos saber donde estabamos ubicados todos. Asentí brevemente y le dije que lo estaba, pero ella, de todos modos, se sentó a mi lado.

No te habia podido agradecer todo esto...Si no fuera por ti...

Habrian sobrevivido, son valientes...

Le dije, con calidez. Su voz se notaba tensa; toda esta situación se estaba cobrando su cuota en los nervios de ste grupo de civiles, y yo no estaba en condiciones de seguir combatiendo mucho más tiempo. Estaba en las manos de ellos, sin tiempo, sin fuerzas.

Sabes que no, pero gracias por querer hacerme sentir mejor...¿Batwoman, dijiste que te llamabas?

Si...

Y dime, ¿Como conociste a Batman? Si es que hay uno, claro...

Lo hay...Un hombre admirable, inteligente, culto, astuto y en el fondo puro, al cual conocí  luego de ayudar a una allegada suya a proteger la ciudad que ambos trataban de mantener en orden...

Suena a que fue una situación dificil...

La ciudad era un desastre, todo en ruinas, y sin embargo, las cosas acabaron saliendo bien al final, y fue alli cuando entre en su vida, y él en la mia...

Bonita historia...¿Ustedes estan...? No quiero parecer insidiosa, pero al oir esto...¿Están casados ya o solamente en pareja?

Tuve que contenerme de tener un arranque de risa, mezclada con la fuerte confusión de oir esa clase de cosas de boca de alguien a quien acababa de contarle parte de mi historia. Recordaba a Helena Bertinelli, Huntress, teniendo esa misma confusión, y no pude evitar echar a reir en un tono elevado, jocoso y sincero, durante unos segundos, hasta que pude retomar el control de mi misma.

Perdón...Es solo que no somos pareja, él y yo, simplemente es mi amigo y mentor...

¡Y yo pensando que...! Disculpame tú a mi, deberia haber pensado también en eso, ¿Cuantos años hace que lo conoces?

Más de una década...

No conocia a este Bruce hacia tanto tiempo, y sin embargo, habia conocido a uno durante mas de diez años. La paradoja aun me hacia sufrir por dentro: Todo el Multiverso estaba colapsando en un cataclismo de proporciones nunca antes vistas, y sin embargo, un simple accidente con gas me lo habia arrebatado todo, a él incluido. Habia aprendido a querer a este Bruce tanto como al anterior, y a Carrie casi como si fuese mi hija, pero no dejaba de rememorar los tiempos en que todos estaban felices, vivos, compartiendo la Batcave, allá en una dimensión que nunca volveria a ver, y de dedicarles algún solitario suspiro.

¿Y por que no esta aqui contigo? ¿Ya no trabajan juntos?

Esta en las afueras de la Ciudad, y me pidió que me reuniera con dos personas que también parecian estar tratando de controlar la situación...

¿O sea que no estas sola?

No, mis compañeros están combatiendo con la causante de esta oscuridad en este mismo momento...

¿Están ganando? La oscuridad esta cediendo, muy lentamente, pero lo hace...

No puedo saberlo con certeza, pero uno es un combatiente formidable...Y el otro...un Angel...

Ambas nos quedamos unos instantes en silencio, entendiendonos sin palabras. Mis pensamientos se desviaron una vez más hacia él, tratando de alcanzarlo ahora que yo misma no podia. No podia protegerlo desde aqui, no podia hacer nada mas que confiar plenamente en él.

Querida, ¿Por que estas asustada? Son dos contra una...

No estoy asustada...

Mentí. Me aterraba no solo la idea de que fueran derrotados y que Nueva York permaneciera sumida en la oscuridad, sino también de que Drago en particular no estuviese para ver denuevo la luz del dia. Supongo que no pude mentirle realmente, pues su mano buscó la mia, la que no poseia ya garras, y la tomó con suavidad. Acepté pone mi mano en la suya, en el fondo, me hacia bien, alejaba un poco el temor de mi.

Es el "Angel", ¿Verdad?

¿A que te refieres?

Sabes a que, querida...

No lo se...Tengo un deber...

No lo habia pensado un solo instante. Drago no vivia en Wayne Manor ni era de mi familia,  y yo habia jurado que no descansaria jamás en asegurarme de que todos en la familia de Bruce estuviesen sanos y salvos. Estaba tan acostumbrada a estar viva,a  tomar decisiones, a sentir, que habia olvidado por completo que no era completamente libre en Omega. Estaba aqui con un deber, y Drago podia llegar a entorpecerlo, me distraia, y empleaba, en preocuparme por su bienestar, tiempo que podria utilizar para proteger a mis allegados. ¿Debia? ¿Podia siquiera? Siempre habiamos criticado a Bruce por ello, pero ahora lo podia ver desde su perspectiva: Cuando haz dado tu palabra y te haz entregado a un deber que va más alla de ti mismo, es muy dificil permitirse ser humano, permitirse hacer lo que todos. Permitirse sentir.

Escuchame bien: Tu primer deber es contigo misma, y con ser feliz,¿Si?

No es tan...

...Sencillo? Yo era capataz de una grán fábrica de Colchones, y te parecerá ridiculo, pero realmente ganaba muy bien, y estaban por ascenderme a Gerenta regional: tres fábricas, el doble sino triple de paga, y una vida mas alla de lo que ninguna mujer en mi familia habria podido imaginar hará unas cuantas decadas...

¿Que ocurrió?

Michael ocurrió: Lo conocí en una reunion de ejecutivos de la firma que llevaba la cadena de fábricas, cuando invitaron a futuros ejecutivos, y en cuanto conversamos, supe que no iba a poder separarme de él por siempre...

No tienes la clase de deber que yo...

...Tenia a Steve, y dos hijos, una vida hecha cariño, y Steve era el hijo del gerente al que iba a suceder...

¿Tu...?

Si, sin dudas: Me divorcié, renuncié, y Michael tuvo que hacer lo mismo, y nos mudamos aqui, a Nueva York, donde llevamos nuestro propio emprendimiento de amoblamiento del hogar...No ganamos tanto, pero es el mejor padre que podria haberle dado a mis hijos, y nunca habia sentido tanto amor al llegar a mi casa como lo hago ahora...Y si, no gano ni la mitad de lo que iba a ganar como gerente...

Mi rostro se contrajo en una expresión de tristeza. Su historia era dificil, y sin embargo, se habia arriesgado por amor, y habia pagado un precio.

¿Cual es tu deber?

Proteger a Batman y su familia con mi vida...

Si es la mitad de bueno para esto que tú, no necesita protección, y aun asi, no necesitas dejar de hacer esto para poder estar con alguien, tu eres una heroina, yo solamente una civil...

Es que no se...

Tonterias, hazme un favor, hazte un favor: Deja de pensar en si será lo que sientes o lo que debes, y trata de que ambos tengan su lugar en tu vida...

Lamenté no poder abrir mi visor para secar mis lágrimas, realmente me habia conmovido. No estaba completamente segura, aun lo sentia prematuro, como un salto inesperado al vacio, pero sus palabras me daban confianza.

Gracias...

De nad...

Repentinamente, la puerta de emergencia se sacudió violentamente, provocando un ruido virulento que nos hizo a todos ponernos de pie. Las luces de mi traje se encendieron automaticamente cuando me levanté violentamente para ayudar a aquella mujer a hacerlo también y poder tomar mi espada.

¡Siganme! ¡No se detengan!

Eclamé, alcanzando la puerta de la otra escalera de emergencia y abriendola rápidamente, haciendo pasar a todos y cerrando detrás de mi. Subimos lo más rapidamente posible durante minutos hasta alcanzar una última puerta, la cual abri para que todo mi grupo se refugiara en la azotea del edificio, mientras trababa la puerta con la traba de seguridad y me alejaba, acercandome a ellos. Estaban nerviosos, una de las parejas literalmente temblaba casi fuera de control, y ambos hombres trataban de elevar sus palos hacia la puerta, no queriendo demostrar cuan aterrados estaban. Me acerqué y tome sus hombros con suavidad.

Yo los protegeré, arrinconense contra la esquina mas alejada, y por favor, no teman...

¿Y como pretendes que no...?

Pero hicimos silencio cuando un rayo de luz iluminó la noche, razgandola, y pudimos ver lo que ocurria en la azotea del edificio contiguo: Estaban luchando, ambos, y podia distinguir a Drago. Estaba vivo, no podia rendirme yo ahora.

Si no pueden creer en mi, que solo soy una persona, crean en él, que es un Angel...

Ambos asintieron, y yo me giré, acercandome a la puerta y tomando con firmeza mi espada. Tenia un antebrazo descubierto, un ojo expuesto, y mi traje estaba en malas condiciones. Si entraban y atacaban, no duraria mucho. No quiero distraerte, ni quiero que creas que no puedo hacer las cosas por mi misma, pero Drago, si no la derrotas, probablemente muera. En este momento, mi vida y la de estas personas, incluso la de John, están en tus manos, todos dependemos de ti.

_________________



Conoceme / Aspecto / Entrevista / Mi Angel de Luz

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Omega

avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   13th Febrero 2015, 18:38

La diosa Nox no pudo evitar soltar una terrible carcajada cuando Drago se proclamó como la verdadera Luz.

Los tentáculos que surgían del cuerpo de Nox se cerraban en el cuello de sus presas casi hasta el extremo, y por un momento todos los habitantes de Nueva York sintieron que aquella oscuridad que les rodeaba sería eterna e infinita, que jamás volverían a recuperar a su amada ciudad.

Pero Eclipse logró deshacerse de los tentáculos gracias a la luz de la esperanza que brotaba en su interior. Los tentáculos negros que le apretaban habían desaparecido como cenizas, y Nox aullaba de dolor cuando la luz rozaba su pálida piel y la sombra de sus largos cabellos.

- ¿Dónde crees que vas, insecto de Luz? - los ojos de la diosa dejaron de ser violetas para tornarse en un rojo intenso, lleno de rabia y odio. Lanzó de nuevos tentáculos hacia el cuerpo brillante de Eclipse, con la esperanza de extinguir su luz, pero sus extremidades flojearon y no llegó a alcanzarle en la primera tanda.

El deseo de atrapar a su particular luciérnaga distrajo lo suficiente a Nox como para que no se diera cuenta de que Lobo empezaba a deshacerse de las negras ataduras que le envolvían.  La diosa no perdió ni un segundo y siguió lanzándole una y otra vez sus tentáculos, camuflándose con la oscuridad del ambiente y apareciendo detrás del muchacho para sorprenderle por la espalda.

En una de esas ocasiones, Nox arrojó a Eclipse contra la pared del edificio y desató una nueva carcajada al ver a su enemigo derrotado y casi sin fuerzas. El débil cuerpo de Drago se deslizaba lentamente por sus viscosos tentáculos.

- Así que tu eres la Luz...¿no? Pobre diablo... yo te enseñaré lo que es la verdadera Oscuridad...- la mujer se inclinó hacia él, con intención de llenar el cuerpo de Eclipse de completa oscuridad hasta volverlo loco...

Por suerte para él, Lobo ya estaba preparado para contraatacar. El esfuerzo de Eclipse no había sido en vano, había llenado con suficiente Luz el cuerpo de Nox hasta volverla casi corpórea. Para cuando las fauces de lobo llegaron a su cuello ya había completado su transformación.

El señor Feroz no sintió la sangre en sus labios ni se derramó ningún líquido sobre su boca. La carne de Nox era dura pero por fin desgarrable. La mujer chillaba horrorizada mientras sus miembros se deshacían lentamente con la ferocidad del lobo. Sus brazos saltaron por los aires junto con su cabeza, y el vestido quedó hecho harapos bajo los colmillos de la fábula. Los restos de Nox colisionaron con el suelo convirtiéndose en polvo que volvió a la oscuridad que envolvía Nueva York.

Entonces, se hizo el silencio. Eclipse pudo erguirse de nuevo tras recuperar un poco las fuerzas. Lobo sacudió la cabeza para deshacerse del resto de cenizas de Nox que habían quedado en su pelaje y en su boca. ¿ Si la mujer había desaparecido...Porqué Nueva York seguía sometida a la oscuridad?

- Yo pertenezco a este lugar, estúpidos mortales... - contestó una voz vanidosa que provenía de la cúpula de oscuridad. - El mundo era completa oscuridad antes de que vosotros existierais, las sombras se encuentran en todos los rincones del universo, acechando, engullendo, devorando... y aunque la luz intente propagarse y eliminar a la oscuridad, ésta jamás alcanzara su objetivo. Pues cuando hay luz, hay sombra...y cuanto más brille esa luz... la sombra que proyecta será más grande...


Nueva York empezó a temblar y la cúpula de oscuridad se resquebrajó lentamente en millones y millones de cristales negros. Todos esos fragmentos danzaron por el cielo hasta formar una figura gigante en el edificio dónde se encontraban Eclipse y Lobo.

Por primera vez en toda la noche, nuestros héroes y los habitantes de la ciudad pudieron ver con claridad los edificios de su alrededor, las estrellas del cielo y la Luna menguante a punto de abandonar el firmamento.

Las luces de los edificios volvieron a iluminar los pasillos y las habitaciones. Las farolas de las calles brillaron con intensidad a la vez que los coches que estaban aparcados en la acera empezaban a pitar. Con esto, los canes del infierno y las otras criaturas de la oscuridad que aterraban Nueva York empezaron a convertirse en piedra y después a deshacerse en cenizas.  El traje de Cassandra, el comunicador y su vehículo volvió a estar operativo al cien por cien, y junto con el resto de civiles empezaron a deshacerse de los pocos vestigios de las criaturas de la oscuridad, destruyendo las miles de estatuas que habían quedado inmortalizadas dentro del edificio.

- Mirad lo que habéis conseguido, idiotas...- dijo la diosa enfurecida. Ahora medía más de veinte metros y su vestido era largo y fino. Éste contenía la oscuridad con la que había llenado Nueva York.

- Ahora ya nada de esto tiene sentido... - dijo la mujer con aires de derrota sin perder todavía la dignidad. - Me marcharé sin causar más miedo pero antes vais a hacerme un pequeño favor...


La mujer empezó a encoger de nuevo y cuando recuperó su estatura normal y su compostura se acercó a Drago, contorneando las caderas de una forma hipnótica.

- Hay un mortal en Gotham que está jugando con algo que no se debe de tocar, y una entidad está rasgando los límites frágiles del poder del miedo, condenando así a nuestro mundo con una maldición lenta y dolorosa... Los señores del miedo estamos enfurecidos, y no nos conviene que haya otros que anden en nuestro terreno... así que debe de pagar por ello. Si yo no puedo tener mi propia parcela de oscuridad... él tendrá que desaparecer también... - La mujer se llevó las manos a su falda y de su infinito interior sacó un vial con un líquido de color violeta que burbujeaba. largó su delicada mano y le entregó el frágil frasco de cristal a Eclipse.

-Si vais a enfrentaros a ese hombre, usad esto. Ésta pócima anulará cualquier influencia sobrenatural que esté intoxicando a la población de Gotham...

Y tal y como soltó el vial en las manos del ángel de luz, Nox desapareció con el primer rayo del amanecer.

Los habitantes de Nueva York salieron a la calle y empezaron a lanzar vítores y gritos de alegría al cielo, dando gracias a los dioses de seguir vivos en el día de hoy.

- ¿Batwoman? ¿Puedes oírme? - dijo entonces una voz desde el comunicador de Cassandra, interrumpiendo el ambiente de alegría y festejos. Batwoman podría jurar que aquella voz le resultaba extrañamente familiar... 

FDI: Siento haber contestado tan tarde, pero como ibais muy adelantados preferí atrasar un poco vuestro tema. En dos turnos más se acaba este tema y os enviaré un MP con las siguientes opciones que tenéis para vuestros personajes. 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://omega.eclipseforo.com/
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1176
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   18th Febrero 2015, 00:30


Todo parecía perdido... Le faltaba el aire, le dolía todo el cuerpo y aquella mujer parecía determinada a extinguir el último hálito de vida que aún quedaba en él...

- Yo te enseñaré lo que es la verdadera Oscuridad...

Pero entonces, al fin, en el momento oportuno el esfuerzo combinado de los dos héroes dio sus frutos; Las fauces de Lobo se cerraron en la garganta de la Diosa hecha carne, y Eclipse contempló horrorizado cómo su cuerpo se deshacía de manera cruenta entre sus garras haciendo que los brazos y la cabeza saltaran por los aires y el resto de la mujer se disolviera en polvo sobre el suelo.

Durante un momento se quedó petrificado, sin ser consciente del dolor que atenazaba sus costillas. Algo no iba bien... ¿por qué la ciudad continuaba sumida en tinieblas?

- Yo pertenezco a este lugar, estúpidos mortales... -dijo la voz de la Diosa desde la cúpula de oscuridad-. El mundo era completa oscuridad antes de que vosotros existierais, las sombras se encuentran en todos los rincones del universo, acechando, engullendo, devorando... y aunque la luz intente propagarse y eliminar a la oscuridad, ésta jamás alcanzara su objetivo. Pues cuando hay luz, hay sombra...y cuanto más brille esa luz... la sombra que proyecta será más grande...

Entonces la ciudad empezó a... ¿temblar? Se encogió por instinto cuando la cúpula pareció resquebrajarse en millones de cristales, pero por algún mágico fenómeno, los afilados fragmentos no se abatieron sobre ellos, sino que convergieron en una figura gigante que se formó sobre su edificio.

Y cuando la oscuridad dejó de asfixiarla, la luz regresó en toda su magnitud: las estrellas, la luna, las farolas, los faros de los coches... Todo volvió a funcionar, pero Eclipse sólo fue consciente de ello por el sonido repentino de los claxons en funcionamiento, puesto que toda su atención estaba centrada en la figura que tenía ahora ante sí...

- Mirad lo que habéis conseguido, idiotas... -rugió la Diosa. Su tamaño era inmenso, y en su vestido se agitaban las nubes de oscuridad viva que segundos antes habían aterrorizado la ciudad-. Ahora ya nada de esto tiene sentido... Me marcharé sin causar más miedo pero antes vais a hacerme un pequeño favor...

¿Un favor? Drago contempló incrédulo cómo la mujer que escasos minutos antes había intentado matarle reducía su tamaño hasta quedar a su altura y se acercaba de nuevo hacia él. Rápidamente preparó una carga de luz en sus manos, dispuesto a utilizarla si trataba de tocarle.

- Hay un mortal en Gotham que está jugando con algo que no se debe de tocar, y una entidad está rasgando los límites frágiles del poder del miedo, condenando así a nuestro mundo con una maldición lenta y dolorosa... Los señores del miedo estamos enfurecidos, y no nos conviene que haya otros que anden en nuestro terreno... así que debe de pagar por ello. Si yo no puedo tener mi propia parcela de oscuridad... él tendrá que desaparecer también... -La mujer se llevó las manos a su falda y de entre sus pliegues sacó un vial con un líquido de color violeta burbujeante. Extendió la mano hacia el mutante y le tendió el frasco de cristal-. Si vais a enfrentaros a ese hombre, usad esto. Ésta pócima anulará cualquier influencia sobrenatural que esté intoxicando a la población de Gotham...

Dubitativo, aceptó el frasco. Entonces, sucedieron dos cosas: la primera fue que amaneció por fin, y la segunda fue que la Diosa desapareció como si nunca hubiera estado allí...

Sólo entonces fue consciente del dolor que sentía y se dobló sobre sí mismo sujetándose las costillas. Se llevó la mano libre al comunicador que en su día le había entregado Green Arrow y pulsó la frecuencia que le pondría en contacto con la aliada del murciélago.

- ¿Batwoman? -llamó-. Hemos vencido, hemos derrotado a la Diosa... -y al decir esto intercambió una mirada y una sonrisa con su compañero lobo-. Contesta, por favor: ¿cómo están las cosas ahí abajo?

Hacía varios minutos (largos y angustiosos) que no sabía nada de ella y necesitaba cerciorarse de que estaba todo bien.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)   

Volver arriba Ir abajo
 
[Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» [Evento: Fearland] Más oscuro que la noche (Eclipse, Lobo Feroz, Cassandra Cain y Batman)
» Una Noche sin Sombras [Omega][Cassandra Cain/Eclipse]
» [Mini-Evento] Bienvenidos a Disneyland!!! (Grupo Nº1)[Coloso,Blair,Dianne,Eclipse,Lobo Feroz]
» [Evento: Fearland] La Noche de los Muertos (Vic Sage, Jean-Luc Dufayel, Jonathan Smith)
» [Evento: Fearland] Exit light, enter night... (Aureole Deveron, Dalae Darkle, John Constantine) [4 de noviembre de 2018]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: