Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014

Ir abajo 
AutorMensaje
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   25th Noviembre 2014, 01:44

- La pasada madrugada se divisó una criatura desconocida en las orillas del río Huang He. Este animal, de apariencia humanoide, fue avistado por las cámaras de seguridad de un rascacielos cercano. Gracias a las grabaciones, podemos suponer que es un ser venido de otro mundo, y que es altamente peligroso para la seguridad de la población. Se cree que tiene hábitos nocturnos, por lo que el gobierno ha instaurado el toque de queda a las 21:00 en las zonas señaladas del mapa. Informaremos más adelante de las novedades.

La noticia se extendía, cada vez a mayor velocidad.

Se decía que aquel monstruo podía ingerir casi cualquier cosa, que era venenoso, que escalaba las paredes en vertical, que venía de otro planeta... Bobadas. Era evidente que era midgardiano.

Eso sí, seguramente fuera el midgardiano más raro de todo aquel extraño planeta.

Bueno, el más raro junto con Slyferius, pero el albino era un caso aparte. Un caso muy aparte del resto de la humanidad.

Pero la cuestión es que allí estaba. Había llegado a China hacía unas horas, en busca de aquella "criatura", o lo que quiera que fuera. Ante ella, se extendía un bosque de ribera, aparentemente tranquilo.

Muy tranquilo, de hecho. Los últimos rayos de sol se filtraban por las copas de los árboles, iluminando el suelo de hierba alta, que se movía...

Espera... ¿Se movía? Dalae se acercó con cautela a las plantas, apartándolas. Metió la mano y... Sacó una ardilla.

Enarcando una ceja, cogió al pequeño animal para examinarlo mejor, y luego lo dejó en el suelo, pensando en lo extraña que era la naturaleza en Midgard.

Pero... ¿Tan extraña como para crear la terrible criatura que andaba buscando?

_________________
There is always hope, even in Hell:
 


Última edición por Dalae Darkle el 18th Enero 2015, 01:27, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Superpredador
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/11/2014

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   25th Noviembre 2014, 02:50

Tenia hambre. Eso era todo lo que me importaba, todo en lo que pensaba y todo lo que buscaba saciar. Usualmente siempre ando con hambre, pero en esa ocasión era diferente; hacia casi un día que no comía nada. En un principio, cuando comencé mi estadía en el bosque me dedique a comer cualquier animal que encontrase por allí; desgraciadamente la zona del bosque donde me encontraba se despejo rápido, los animales aprendieron a escapar de mi. Lo siguiente que tuve que hacer fue comenzar a robar a casa de humanos o comer de los desperdicios que tiraban a la basura. Desgraciadamente los humanos, al igual que me habían quitado todo en la vida, me quitaron esa fuente de alimento también, alertando a la población de mi presencia después de que fui visto rondando cerca de una gran casa hace unos días; en mi defensa si el perro de la familia se hubiese mantenido callado no me lo hubiera tenido que comer, aunque al final acabo siendo muy sabroso. Mis siguientes intentos de entrar a la ciudad culminaron igual: las autoridades locales corrían hacia mi y yo me escapaba de ellos al bosque, donde nadie me seguía. En una ocasión un grupo de cazadores se adentraron a mi hogar para matarme, entonces yo los mate a ellos y me los comí ¿Por que querían asesinarme, por que era diferente? Ellos me hicieron y ahora me quería matar.

Ese es el tipo de cosas en las que pienso diariamente; de mas esta decir que no soy el mas inteligente del mundo, pero no podía comprender aquello. Desgraciadamente, ese día en particular debido a mi ya mencionada hambre, producto del agotamiento de mis fuentes de alimento los crujidos de mi estomago me impedían distraerme con cualquier cosa. Necesitaba comida y la necesitaba en ese mismo momento. Por eso mismo fue que, apenas capte el olor de una ardilla, salí corriendo tras ella tan rápido como me fue posible. No pensé, como es lo usual, solo corrí tras de mi alimento. Sin embargo, conforme iba avanzando capte otro olor peculiar, de un animal que no pertenecía a la jungla. Humano; usualmente no me gusta comerlos, no tienen mucha grasa y apenas encuentro carne en sus cuerpos. Sin embargo, hambre es hambre y si no me encontraba una ardilla en el camino tendría que bastarme.

Sin preocuparme por pasar desapercibido, salte de entre los arbustos tan bruscamente como fue posible, cayendo a espaldas de la humana; era una mujer. La observe con disgusto, cosa que se hizo evidente en mi cara: era demasiado delgada, necesitaría tres como ella para formar una comida, lo cual es muy malo por que tenia hambre. Afortunadamente pude divisar una ardilla a la altura de sus pies tratando de escapar. Sin darle la oportunidad, di un salto y me tire sobre ella, atrapándola con mis manos y ejerciendo presión suficiente como para romper todos los huesos de su cuerpo; de ese modo seria mas blandita y fácil de masticar. Acto seguido y sin molestarme en apartarme de la mujer, mas por que quería comer ya que por otra cosa, le tire un mordisco a la ardilla, arrancando la mitad de su cuerpo y masticándolo lentamente. Quería gozar del sabor de la carne cruda, las viseras y la sangre. Recién entonces recordé que estaba frente a una humana. Me gire lentamente, con trozos de carne colgando de mis colmillos y sangre mezclada con baba cayendo de mi boca y le dije tan claro como pude que se fuera.- Yo hambre...tu irte de yo casa.- Una parte de mi quería que se fuera y me dejara comer en paz; la otra quería que no se fuera y comérmela a ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   25th Noviembre 2014, 23:13

Dalae observaba, entre curiosa y asqueada a la criatura. Se comportaba como una fiera salvaje, sin embargo, había hablado. Era extraño.

Pero Dalae tenía una cosa muy clara: Debía andarse con cuidado, o quizá acabaría como la ardilla. Así que optó por ser más bien diplomática, para evitar una posible pelea física. Ante aquel desconocido, la asgardiana decidió no arriesgarse. No tenía ni idea de como funcionaban sus ideas, así que iba completamente a ciegas en la conversación.

- ¿Por qué quieres que me vaya?- Sería mejor empezar con cuestiones sencillas, para no asustarlo.

Además, no hablaba muy bien. Seguro que si empezaba a preguntarle por su origen
o cosas así de complejas, se alarmaría o se bloquearía.

Y no convenía a los planes que la asgardiana tenía para él. Lo necesitaba tranquilo, feliz y a ser posible, saciado. Si es que podía dejar de tener hambre en algún momento, claro.

Por la experiencia que tenía, sabía que la mayoría de criaturas irracionales confiaban en las personas cuando les daban comida. Pero... ¿Qué comía aquel ser?

Carne, evidentemente, pensó al ver los restos de la ardilla. Pero... ¿Cómo podía conseguir carne ahora? Mientras pensaba eso, una paloma pasó volando por encima suyo. E inmediatamente cayó al suelo, con las alas cubiertas de escarcha.

Con un movimiento suave y calculado, Dalae volvió a meter en su funda el báculo de Raden, que brillaba tenuemente.

Y esbozando su sonrisa más amigable, cogió la paloma por el cuello, quitándole el hielo.

- ¿Quieres? Es para tí.- Dijo, tendiéndosela. Mientras tanto, rezaba mentalmente para que la criatura encontrase más apetecible el pájaro que su mano.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Superpredador
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/11/2014

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   26th Noviembre 2014, 18:12

La criatura, mas animal que humana, se quedo observando a la delgada mujer con recelo e intento esbozar el mas amenazante gesto que pudo, complementado con algunos rugidos. No entendía la presencia de la humana en su hogar; usualmente todos los humanos que iban a verlo lo hacían con armas de fuego o antorchas y palos puntiagudos. Sin embargo esa humana en particular solo llevaba un bastón, no muy afilado y hasta el momento no había intentado clavárselo en el pecho. Superpredador pudo reconocer la inseguridad en la hembra. Aun así su comportamiento era extraño. El "animal" avanzo lentamente hacia ella, rodeándola poco a poco mientras observaba con detenimiento cada detalle de su figura; buscaba un arma oculta o algo de lo que preocuparse pues esa era su costumbre. Sin embargo, cuando la hembra hablo, el predador retrocedió rápidamente. Estaba tan tenso que cualquier gesto brusco de su posible presa le hubiese parecido motivo suficiente para saltar sobre ella e incrustar sus colmillos en su cuello.

Pero su actitud cambio repentinamente cuando escucho la pregunta en cuestión ¿Por que quieres que me vaya?...¿Acaso una humana estaba hablando con él? Eso jamas había pasado; bueno de hecho si pero usualmente son insultos o gritos, por lo que una amable pregunta acompañada de una sonrisa le tomo por sorpresa, tanto que se quedo atónito y casi petrificado en su lugar. No sabia como reaccionar a eso, no estaba preparado para que alguien le preguntase algo. Su limitada mente apenas pudo comprender la complejidad de la pregunta que se le estaba haciendo, así que siguió sus instintos.- Humanos no tener estar aquí. Yo odiar humanos, humanos malos con yo.- La respuesta mas larga que daba en mucho tiempo y aun así la humana seguía ahí parada. ¿Por que? No tenia ni idea, pero su presencia comenzaba a molestarlo. Si no se iba pronto las cosas se pondrían peligrosas para ella.

Pero una vez mas, el accionar de la humana lo detuvo en el acto. Una paloma que pasaba volando por sobre ella rápidamente cayo al suelo con las alas congeladas. La humana lo había hecho con su bastón raro. Esto inmediatamente alerto a Superpredador, los movimientos de la humana lo habían sorprendido. Ella podía congelar cosas, era peligrosa. De seguro quería hacerle daño. Para prevenir, la criatura retrocedió de un salto y se preparo para lanzar un grito tal que haría que la humana se fuera de la selva antes de que intentase cazarlo. Justo cuando se disponía a hacerlo, el actuar de la humana lo desconcertó aun mas; su cerebro reblandecido no podía manejar tantos cambios de rutina sorpresivos en tan poco tiempo y casi sufre una embolia. Le estaban ofreciendo comida. Se acerco lentamente hacia la humana mostrando los dientes, como hacen las fieras para mostrarse amenazantes. Cuando estaba tan cerca de la humana que podía escuchar su respiración extendió el brazo y de un manotazo limpio le arranco el ave de las manos y se la metió completa a la boca, después de lo cual procedió a masticarla. Para muchos ese acto seria repulsivo y asqueante, mas que nada por el hecho de que estaba comiendo una rata emplumada, la cual era un saco de enfermedades. Pero para el predador, eso no importaba pues su estomago lo protegía de todas las toxinas que tuviese el anima y cualquier carne era un manjar.

Desgraciadamente no pudo disfrutar mucho de su delicia puesto que aun estaba en presencia de una humana y no lo había olvidado.- Tu dar yo comida ¿Por que?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   27th Noviembre 2014, 13:37

Que por qué le daba comida. Era una pregunta muy sencilla para cualquier humano, pero dicha por aquel ser tenía un significado más profundo. Hambre. Miedo. Dudas. Odio. Una combinación horrible en el cerebro de cualquiera, desde luego. Y especialmente mala en la mente de aquel arma viviente.

La asgardiana se había arriesgado mucho al cazar ese pájaro para la criatura, pero le había salido con la suya. Lo cual era casi un milagro, teniendo en cuenta la situación.

Dalae empezó a juntar piezas rápidamente, mientras veía la actitud amenazante de su interlocutor. No le fue difícil confirmar lo que sabía: Aquella... Cosa era más humana de lo que parecía, estaba asustado y acorralado, y necesitaba ayuda. Maravilloso.

- Por que tienes hambre.

Una respuesta sencilla para una pregunta sencilla. Probablemente pudiera entenderse con el humanoide si iba por ese camino: Demostrándole que no era peligrosa para él. Haciéndose su amiga. Solo así lograría llevárselo a Alemania antes de que alguien consiguiera darle caza. Y una vez allí... Quizás pudieran "humanizarlo" un poco.

Además, al menos en Asgard, los animales pensaban más cuando no estaban muertos de hambre. Esbozando una sonrisa amable, se apartó un poco para dejarle espacio y que así pudiera comer tranquilamente. Observó con calma los colmillos, finos y afilados como agujas. Llenos de veneno, seguramente, y motados sobre unas mandíbulas capaces de engullir animales enteros. Si a eso le añadimos el apetito feroz y la fuerza brutal, quedaba un peligro público en potencia. Un peligro público solo y asustado.

- Yo soy Dalae. ¿Cómo te llamas?

Había pasado un buen rato desde su respuesta anterior, así que esperaba que aquella nueva frase no fuera demasiado para él. Quizás, y solo quizás, si era tratado como un ser humano cualquiera reaccionara y recuperara el comportamiento de la persona que puede que fuera.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Superpredador
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/11/2014

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   2nd Diciembre 2014, 04:28

La humana y la bestia se encontraban en una de las mas densas y peligrosas selvas de Asia; hogar de cientos de especies diferentes de animales de las cuales la gran mayoría es conocida como "peligrosa". Había montones de criaturas que hacían a los humanos replantearse el entrar a dicha jungla y recientemente se había añadido una mas a la lista; una mas peligrosa que ninguna otra conocida en el mundo; una cuya reputación era tal que incluso había atraído a varios cazadores quienes, arriesgando sus vidas se habían adentrado en la espesa selva para no volver a salir. Sin embargo eso no había evitado que la hembra humana se lo pensara dos veces antes de entrar. De haberlo querido, el monstruo la hubiese despedazado de mil formas diferentes, la hubiese electrocutado, envenenado, aplastado, triturado y devorado y un largo etc. Pero después del gesto desinteresado de la mujer, ya fuese por curiosidad o por que le genero una confucion tal que le impidió pensar bien, decidió dejar a la mujer con vida. Si la matara, su vida no cambiaría mucho, o al menos eso pensaba él: ya muchos otros se habian muerto al internarse en su hogar. Pero aun así decidió mantenerla con vida, ella interesante, ella era especial, ella era bonita y por sobre todas las cosas ella era diferente a los demás. Él podía sentirlo y por eso eligió mantenerla con vida. Ademas, también se estaba muriendo de hambre, pues la ardilla y la paloma no habían sido mas que el equivalente de un paquete de chocolates para un humano; necesitaba mas alimento y supuse que la mujer podría conseguirle mas por miedo a ser devorada. Por mas que él ya hubiese decidido no matar a la mujer a menos que esta se comportara hostil, ella no tenia por que saber eso y mas aun cuando podía darle alimentos. Moralmente hablando podía no ser lo mas apropiado, pero el era una fiera, casi ajena a esos conceptos y en tiempos de hambruna tenia que hacer lo que había sido programado en su ADN, lo que las fieras mejor hacen cuando necesitan alimentos: sobrevivir de una forma u otra.

La criatura permaneció arrodillada, con la espalda encorvaba y levemente parado en sus dos patas traseras mientras devoraba lo que quedaba de la desafortunada paloma; plumas y una de sus patas quedaron atrapadas entre los dientes del predador, aunque este no tardo mucho tiempo en pasar la lengua por sus fauces para limpiar cualquier rastro de su almuerzo que se hubiese perdido y engullirlas. La forma en la cual comía era un espectáculo tan fascinante y extraño como perturbador y asqueante; y eso que aun no lo habían visto comer carne cruda de a mordidas extraída directamente del cadáver de una cebra. Era una maravilla de la ciencia moderna y una abominación de la naturaleza al mismo tiempo; al igual que gran cantidad de las cosas que producía la ciencia moderna. Debido a su aspecto aberrante y deforme toda forma de vida con capacidad de ver normalmente lo evadía al verlo; sin embargo esa humana en particular, quien le había ofrecido alimento y se había comportado tan amable con 'el...ella no era como los demás...él no tuvo miedo de que ella le hiciera daño y eso fue nuevo ya que no era el tipo de animal que confía fácilmente en los desconocidos. Si la mujer supiera lo afortunada que era por no haber sido devorada y lo excepcional de su caso seguramente no se lo podría creer. Tal vez ella no había hecho mucho en realidad mas que tirarle un hueso a un perro tonto, pero para la mente de Superpredador, aquello era un acto de extrema amabilidad y bondad dignos de una diosa antigua de la benevolencia, pues nunca nadie le había dado ni siquiera la hora sin gritar espantado, ni hablemos de alimentarlo en un momento de necesidad.

La respuesta de su espectadora fue algo extremadamente simple "Por que tienes hambre". De hecho, fue tan simple que el pobre destinatario de dicha frase se quedo otra vez sin saber como responder ¿Se suponía que esa era una razón valida? El hecho de que hubiese tenido hambre ya muchas veces en el pasado jamas había implicado directamente que alguien le tuviese que dar de comer, sino mas bien lo contrario ¿Era algo común para los humanos darle de comer a los animales cuando estos tienen hambre? -Humanos nunca dar comida a yo cuando yo hambre...tu ser primero- Parte de su programa de entrenamiento como super soldado en China fue el de aprender a sobrevivir sin alimentos fácilmente alcanzables, por lo cual en varias ocasiones dejo de ser alimentado durante días para luego ser tirado en la jungla sin comida ni agua para ver si lograba sobrevivir a base de lo que se encontrara en la jungla. La primera vez tuvo suerte y se topo a un grupo de exploradores para la cena; pero a partir de la segunda, después de muchos reportes de incidentes terribles que el gobierno debió censurar se decidieron por buscar zonas menos frecuentadas y entonces el sujeto de pruebas tuvo que aprender a sobrevivir comiendo lo que tuviese al alcance. Por eso era tan raro para él que un humano lo alimentara por voluntad propia y sin ser necesariamente su cena.

Entonces la humana dijo su nombre "Dalae". A Superpredador le gusto: era simple y fácil de pronunciar, mas haya de sus problemas de memoria y habla no tendría problemas en recordar aquel nombre y si al final no debía comerse a la humana tal vez le fuese útil si la volvía a ver. El animal, deseoso de hacer lo mismo que la humana y actuando con una naturalidad que hacia demasiado no demostraba ante otro humano, extendió la mano señalando a la mujer- Tu...Da-Lae...- Entonces retrajo el brazo y se señalo a él mismo- Gente decir yo...Superpredador- Aquel, su propio nombre, era la palabra mas larga que conocía y de las pocas que podía pronunciar correctamente, pues fue la primera palabra que escucho de los científicos que le crearon. Jamas entendió el por que de llamarlo así, pero fue como siempre lo llamaron así que acabo adoptándolo como su nombre. Aquella fue la primera pregunta de la mujer que supo contestar correctamente con total seguridad y sin mucha reflexión, hasta para él había sido demasiado simple. Sin embargo la mujer ya había hecho muchas preguntas ya a la pobre bestia aun le quedaba una duda fundamental que no podía sacarse de la cabeza por mas ignorante que fuese.- Tu pregunta, yo responder....yo pregunto, tu responder-. Dijo, "aclarando" lo mejor que pudo las cosas para la mujer. -¿Que hacer tu aquí?- Aun seguía sin entender que es lo que había atraído a la humana a su casa si su intención no era cazarlo, pues no creyó que su intención fuese alimentarlo; de ser así hubiese traído mas comida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   6th Diciembre 2014, 00:01

Dalae comprobó con una mezcla de alivio y alegría que aquella criatura era mucho más humana de lo que parecía. Se notaba que sus razonamientos eran muy simples, así como su capacidad para hablar. Pero que pudiese hacer aquellas cosas ya era más de lo que la asgardiana esperaba de él.

A través de sus respuestas pudo confirmar lo que ya suponía: Esa criatura que se hacía llamar Superdepredador había tenido contacto con humanos en el pasado, hasta el punto de que le habían puesto nombre. Superdepredador. Era la clase de nombre que se le pondría a un proyecto científico. A uno con fines destructivos, posiblemente. Fuera lo que fuera, parecía que había salido mal. Si no fuera así, Superpredador estaría encerrado en algún laboratorio o haciendo lo que fuera para lo que había sido creado.

Sumida en estos pensamientos, Dalae se apartó un poco para dejarle acabarse la paloma. Era repulsivo verle devorar su comida, pero la hechicera lo hizo de todos modos: Había visto cosas mucho peores. Tomó nota de que utilizaba las manos, aunque sus movimientos eran más torpes que los de un ser humano común. Todo ello le hacía contrastar vivamente con los ademanes majestuosos de la joven, que decidió seguir con él la estrategia más sencilla y efectiva: Calmarlo y saciarlo, para llevarlo entonces a Alemania. Si aún quedaban trazas de humanidad en él, acabaría cediendo a la necesidad de relacionarse con alguien.

Superpredador le pidió conversar entonces, y la ojiazul supo que ya había avanzado un paso más. Quería saber lo más obvio, por supuesto: Qué hacía una chica como ella en un lugar como este. La verdad es que una selva en China no era el sitio donde uno esperaría encontrarse a una chica de unos 18 años, sola.

- He venido para ayudarte. Quiero llevarte a un sitio seguro.

De todas formas, si quería persuadirlo para que colaborase, lo mejor sería ofrecerle algo que quisiera: Compañía y protección.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Superpredador
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/11/2014

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   16th Diciembre 2014, 15:11

"He venido a ayudarte" fue lo que la mujer dijo "Quiero llevarte a un lugar seguro" Que mala elección de palabras. La criatura ya había sufrido mucho por confiar en los humanos, muchos ya le habían prometido seguridad y cuidado a cambio de hacer algo o de ir a un lugar, ya muchos cazadores habían venido con la excusa de no querer lastimarlo solo para que saliera de su escondite y así poder dispararle. Desde luego jamas dejaron ninguna herida física importante pero después de todo lo que sufrió gracias a los humanos se hizo muy desconfiado de ellos.  Por eso las ultimas palabras de la humana se sintieron prácticamente como una traición hacia él, como una abierta confesión de que en realidad no venia solo para darle alimento y tratarlo bien; aunque esto ultimo el predador ya lo haba pensado. Pero a diferencia del principio del encuentro, cuando el animal no supo como responder a las preguntas hechas por la humana debido a la complejidad y esfuerzo mental que estas supusieron para él, en este caso si sabia como reaccionar ante dicha declaración: de forma violenta. Es típico de la conducta animal que ha sido maltratado por humanos el comportarse de forma agresiva cuando se le acercan estos  y Superpredador no es la excepción; mas aun después de darse cuenta de que la mujer solo quería llevárselo a otro lugar horrible donde harían pruebas con él y lo lastimarían como siempre. Él no quería eso, quería quedarse en la selva o en donde pudiese estar solo; solo para no ser herido de nuevo.

Superpredador retrocedió abruptamente, alejándose de la mujer -Yo no querer ir- dijo silenciosamente, casi como si fuera un murmullo, para luego pasar a gritarle- !Tu no lastimar yo¡ !Tu no herir yo¡- grito, entre otras cosas menos amables. Se sintió acorralado, en peligro y asustado, por eso se porto hostil y amenazante, como una rana roja que se hincha para parecer mas grande y así asustar a una serpiente que intenta comérselo; tales instintos animales no le eran desconocidos al "hombre". Él quería asustar a la mujer, apartarla de su hogar. Con eso en mente levanto la cabeza lo mas que pudo, mostró el pecho como un gorila, trago aire y se dispuso para lanzar el mas poderoso "ruido" que pudo, aprovechándose de su gran mandíbula para abrir la boca de forma tal que uno pensaría que le puede colocar una sandia entera ahí y mostrando sus grandes colmillos como signo de advertencia de lo que pasaría si se acerca. Él debía mostrarse intimidante para prevenir a la mujer de acercarse. No entendía a la humana y esa falta de comprensión lo llevó a creer que ella era mala; el mal de los ignorantes. Desgraciadamente para ambos la mujer no pareció mostrar ningún interés en alejarse, lo cual desespero a la bestia; solo quería que lo dejaran solo de nuevo, no tenia ganas de comerse a la mujer si podía evitarlo. Hasta donde él sabia, es mejor estar solo que rodeado de humanos que te quieren clavar cosas raras para sacarte sangre.

-Tu querer yo en jaula- Oh, la jaula, ya bastantes traumas le habían causado las cadenas y grilletes. Antes de que los científicos chinos descubriesen que al pobre no le gustaban los espacios demasiado pequeños lo encerraban en una jaula a falta de presupuesto para algo mejor. Después de la tercera que rompió descubrieron que realmente no era buena idea mantenerlo ahí, en especial después de que dos desgraciados que intentaron sedarlo para que se tranquilizara acabaron en el hospital con traumatismo cerebral. Lo siguiente entonces fue un gran grillete de acero masiso conectado a una cadena que a su vez estaba atornillada a la pared; los primeros dos elementos funcionaron puesto que eran demasiado resistentes como para que Superpredador, quien en ese entonces se encontraba recién en fase de pruebas y por lo tanto aun no poseía su prodigiosa fuerza, los rompiera. Lamentablemente la pared no tenia tanta resistencia por lo cual el experimento se libero una vez mas. Si bien aquella experiencias fueron cortas bastaron para hacer consciente al ser de lo mucho que en realidad odiaba estar restringido por alguien sin poder hacer nada al respecto. -Yo no querer jaula. Yo no querer humanos herir yo, pinchar yo, odiar yo.- En esos momentos su voz sonaba mas a tristeza que a enojo. La soledad no le gustaba tanto realmente, pero ya había intentado hacer contacto con otros humanos varias veces y siempre terminaba igual: gente huyendo despavorida gritando como locos o cazadores dispararandole y gritando cosas que nunca llego a entender pero supuso eran ofensivas. -Yo no querer jaula- Se sentía como un perro joven al que su amo lleva al medio del desierto, le lanza un hueso afuera del auto para que lo vaya a buscar con la promesa de jugar y luego cierra la puerta para irse lo mas rápido posible y dejarlo ahí abandonado.

Finalizo con un ataque de ira, producto de todo lo ocurrido y del dolor no físico e indescriptible que estaba sintiendo. Se acerco hacia el árbol mas cercano que vio y, dejando ir un grito de frustración cerro ambos puños con fuerza y le lanzo un golpe al tronco con todas su fuerzas; tanto así que casi se cae por la perdida de equilibrio. De mas esta decir que el árbol se partió en dos y el tronco cayo al suelo para luego rodar hacia los pies de la humana. Las astillas en su piel no le molestaban, era lo suficientemente gruesa como para que prácticamente no sintiese dolor ni molestia algunos.

off: acá esta el post, disculpa lo orfo

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   23rd Diciembre 2014, 00:13

Desolación. Simple y llanamente desolación. Era abrumadora la cantidad de sentimientos contradictorios que emanaban de la criatura. Por lo que había conseguido entender, sus creadores no lo habían tratado demasiado bien. La asgardiana estaba a punto de hacer algo, cuando de pronto ocurrió.

Unos hombres surgieron de la espesura: Parecían chinos, e iban armados hasta los dientes. Cazadores. Justo lo que necesitaba, pensó con ironía Dalae.

- 风光荣歌曲调多谢您!

El que iba más adelantado gritó eso. Ni idea, pero seguro que no era nada bonito. De todos modos, fueron unas heroicas últimas palabras, por que una aguja de hielo lo empaló un segundo después. Si le demostraba a Superpredador que no era como ellos, todo sería más fácil. Además, podría saciar su hambre con los cadáveres.

Los tres midgardianos restantes retrocedieron como conejos asustados. Esperaban encontrar a una fiera salvaje y con escasa inteligencia. Y la habían encontrado, pero acompañada de algo que nunca entenderían. Ante ellos había algo que quizá interpretaron como una aparición, como un espejismo. Pero Dalae y la muerte que traía consigo no podían ser más reales. Cuando se recuperaron de la sorpresa, dispararon. Qué previsibles.

Pero las balas chocaron con un ruido agudo contra una pared de hielo de unos diez centímetros de espesor. Ante el desconcierto de los humanos, la chica aprovechó para derribarlos haciendo caer sobre ellos el pesado muro, dejándolos atrapados.

- Patético...

Susurró Dalae mientras los remataba con su puñal. ¿Los humanos eran siempre tan débiles? Fuera como fuera, le habían venido bien. Deshizo la estructura, apoyándose en un árbol con el cansancio pintado en su cara. Podría seguir luchando, pero no en las mismas condiciones. Pese a todo, esperó que la sangre derramada y la carne atrajeran lo suficiente al depredador como para que no se fijara en ella.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Superpredador
DC Universe
DC Universe
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/11/2014

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   26th Diciembre 2014, 23:59

Cazadores; el predador los olio, pero estaba demasiado ocupado haciendo un berrinche y golpeando cosas como un gorila, protegiéndose a él y a su territorio como para hacerle caso a su olfato y opto por ignorarlos, suponiendo que no los encontrarían. Tal vez no lo hubiesen visto de no haber roto un árbol a los golpes. Los pobres humanos habían elegido enfrentarse al predador en un mal momento, cuando su temperamento había tomado lo mejor de él. La amalgama de la naturaleza no solo compartía muchas habilidades animales, sino que también muchas conductas: defendía su territorio con despliegues de fuerza y advertencias como las serpientes de cascabel y los gorilas, se ocultaba en la maleza para acechar a su presa como los felinos e incluso en ocasiones disfrutaba seguir las luces brillantes como los insectos. Asimismo, al igual que las mas peligrosas fieras, es mucho mas peligroso cuando se siente arrinconado o en peligro y en esos momentos lo estaba. Todo el tiempo que había estado con Dalae, desde el primer momento en que sintió como invadía su hogar hasta que se vio "traicionado" al descubrir las "verdaderas intenciones" de la humana que tan amablemente lo había tratado. Toda la ira que sentía estaba acumulándose en su cuerpo como un vaso de agua a punto de rebalsar; entonces llegaron los cazadores, unos "sacos de boxeo" mas que perfectos para descargar toda esa ira contenida. Desgraciadamente para el animal no tuvo mucho que hacer una vez que la humana comenzó a atacarlos.

El primero fue fácilmente abatido por un trozo de hielo; los demás no tuvieron tanta suerte y fueron aplastados por un gran muro de hielo, el cual fue retirado por la mujer luego de que esta los asesinara con su puñal, el cual hasta el momento Superpredador no había que tenia. Pero eso, lejos de hacerla mas peligrosa a los ojos del animal y por ende una mayor amenaza, hizo que el monstruo se diera cuenta de cuales eran las verdaderas intenciones de la mujer. Ella tenia un arma de filo y poderes de hielo, si hubiese querido podría haber intentado apuñalarlo; desde luego aquello no habría surtido efecto por su piel gruesa y su factor de curación acelerada pero la mujer no lo sabia. Otra cosa que podría haber intentado la mujer hubiese sido simplemente congelarlo; desde luego tendría que haber usado mucho hielo para mantenerlo en ese estado pero de haber querido, podría haber inmovilizado a Superpredador en menos de medio minuto y la pobre bestia no hubiese podido hacer nada. Sin embargo ahí estaba la mujer, de pie frente a cuatro cadáveres y hasta el momento no había intentado agredirlo de ninguna forma, solo le había proporcionado alimento y era la primera persona en el mundo que le mostraba al omnivoro algo de amabilidad; la primera persona que lo trataba como a un ser humano, por así decirlo. Y con todo eso él la había amenazado e intentado matarla en mas de una ocasión...el animal se sintió invadido por aquella extraña sensación que los humanos llaman "culpa", por algún motivo sintió que no debería haber hecho lo que hizo.

Por otra parte no desperdicio mucho tiempo pensando en eso al recordar que se estaba muriendo de hambre y había cuatro cadáveres frente a él desangrándose, aun en perfecto estado. Sin perder ni un segundo mas se abalanzo como un felino sobre sus ya muertas presas; de un solo salto recorrió toda la distancia que había entre él y los cuerpos, cayendo sobre uno de ellos. De un tirón arranco todas las ropas que cubrían la parte superior del cuerpo del chino y acto seguido utilizo sus fuerza descomunal para clavar sus uñas en el estomago de este, atravesando piel y carne con sus dedos y abriendo su estomago sin demora, exponiendo a la vista de la mujer todos sus órganos intentos. Si bien a muchos aquello les hubiese parecido mas que repulsivo y grotesco, para el predador era como tener todo un bufet para el solo. Órgano por órgano comenzó a extraer su alimento: primero fue el estomago, por que es lo que tenia mas cerca, luego siguió el panceras, la vesícula biliar, el hígado y al final los intestinos; estos últimos fueron devorados como fideos. Luego paso al pecho: arrancando las costillas con sus manos pudo extraer los pulmones y el diafragma sin dificultad alguna y por ultimo dejo el corazón; cuando este órgano entro a su boca litros de sangre comenzaron na chorrear por sus labios a modo de catarata, manchando su piel, su cara y el suelo debajo de sus pies. Se tomo su tiempo de disfrutar cada mordisco, de gozar cada trozo de carne y tejido extraída con lentitud por sus mandíbulas y el embriagador sabor de los litros de liquido vital carmesí que entraba por su garganta. Después de un tiempo paso a la cara; pocos lo saben pero la piel y la carne de la cara son lo mejor del cuerpo, mientras que los músculos de las extremidades están por lo general duros debido al esfuerzo físico loa cara se mantiene siempre blanda y tierna; siempre y cuando no se inserten botox en las mejillas, eso tiene un sabor asqueroso. Los ojos, por otra parte, son como un par de gomitas sin azúcar. Finalmente termino por aplastar el cráneo del hombre con una de sus manos y extraer lo que quedaba de su cerebro, devorándolo como un zombie salido de una película de terror apta para mayores de 18 años. A pesar de que había abundancia de comida decidió no desperdiciar alimento y comenzó a mordisquear los músculos de las extremidades aunque no fuesen su parte favorita; no era su costumbre desperdiciar alimentos. Así es como lo que una vez fue un cuerpo termino siendo nada mas que un esqueleto despedazado y con pocos pedazos de carne adheridos al hueso. El hecho de que l cuerpo estuviese frió no lo afecto en nada.

Repitió un procedimiento similar con el cadáver de al lado, esta vez un poco mas apurado para llenar su estomago. Una vez terminado con ese paso a los otros dos; con el ultimo tuvo que tomarse el tiempo de extraer el trozo de hielo y lamer la sangre que había quedado pegada. Mientras la primera vez se tomo su tiempo de gozar su festín de carne cruda, en los otros decidió simplemente dedicarse a llenar su estomago; lamentablemente los seres humanos no son conocidos por tener mucha carne o grasa en sus cuerpos y esos asiáticos en particular eran casi puro hueso. Mas haya de sus órganos internos y sangre no hubo mucha carne extra que buscar. Después de que acabo su "almuerzo" se dirigió hacia Dalae; su cabeza estaba baja pues no sentía ganas de ver la reacción de la mujer ante la carnicería de la que había sido testigo. -Yo..gracias- Dijo con cierta vergüenza en su voz antes de volver a mirarla a los ojos.-Yo...ir con tu... ¿Donde ir?- A pesar de todo Superpredador aun tenia dudas respecto a donde se dirigiría y si querían que abandonase las selvas de china que habían sido su hogar desde que escapo de sus amos humanos necesitaba al menos una descripción de lugar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dalae Darkle
Lygiherr
Lygiherr
avatar

Mensajes : 904
Fecha de inscripción : 01/10/2014
Localización : Entre Midgard y Nflheim.

Ficha de Personaje
Alias: Dalae.
Nombre real: Dalae Darkle.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   7th Enero 2015, 00:34

Dalae tuvo que apoyarse en un árbol, presa de las náuseas. ¿Cómo podía haber sido humana esa cosa? Es decir... Dalae había visto cadáveres como la que más. La guerra es la guerra, después de todo. Pero aquello era diferente. Hizo un esfuerzo por no vomitar, y al final lo consiguió a duras penas. Ella había matado, y mucho, pero solo eso. Jamás se le habría ocurrido mutilar de ese modo los cadáveres.

Cuando la criatura terminó de comer, mejor dicho cuando terminó de devorar los cadáveres, Dalae decidió que era buen momento para hablar. Espera... ¿Le había dado las gracias? ¿Cómo...?

- De nada. ¿Quieres descansar un rato? Así luego podremos ir a mi casa.

Parecía dispuesto a acompañarla sin oponer resistencia, lo cual siempre era de agradecer. Al cabo de un rato, Dalae ya había preparado el vuelo de vuelta a Alemania. Escondió a Superpredador en las bodegas del avión durante el viaje, evitando las preguntas incómodas. Sólo tuvo que hacerse pasar por contrabandista para sobornar a los policías de la aduana.

Unas cuantas horas de viaje después, aterrizaron en su destino. Unos cuantos billetes más, y el cajón en el que viajaba Superpredador no fue revisado por nadie. "Midgardianos," pensó la hechicera "su avaricia les pierde." La verdad es que la debilidad humana ante lo material no dejaba de asombrar a Dalae. Pero era una ventaja, y las ventajas se aprovechaban.

Cuando el camión que había traído el cajón de Superdepredador se alejó, la asgardiana se plantó frente a él. Con un rápido movimiento de la mano, hizo saltar la tapa, permitiendo a su invitado salir al exterior.

Ante él, se abría el extenso bosque de coníferas que rodeaba el castillo, lleno de caza y pesca. Un territorio alejado de los humanos que tanto daño le habían hecho. A salvo de ellos. Hasta que lo necesitaran para alguna misión, claro. Pero antes, tendría que conocer al resto del equipo, ver el castillo... Había mucho por hacer.

- Bienvenido a casa, Superpredador.

La chica sonrió, con una dulzura infinita. Pero, bajo esa máscara de paz y amistad, se escondía el mismo corazón de hielo de siempre. El corazón que no concedía importancia alguna a la vida del extraño ser, y que simplemente estaba atándole los hilos para convertirlo en una marioneta más.

_________________
There is always hope, even in Hell:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cuando los mortales quisieron ser dioses. [Superdepredador]13/12/2014
» Cuando estas enojado con alguien que haces??
» Información: BANDOS Y DIOSES
» Solo cuando un demonio como ella y un ángel como el se unen la luna puede saber a sangre y sudor. [Privado Myrna H. & Atsuko G.] +18
» ¿Que hacer cuando tocas fondo...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Asia-
Cambiar a: