Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    7th Diciembre 2014, 17:32

Ahí…La línea de luz.

La línea de luz que le otorgaba la providencia de una nueva incursión al mundo, donde observaba cada vez las nuevas variedades que el Púlsar había construido para ella. Aguardó pacientemente, pero las cicatrices se dibujaban lentamente, produciéndole una extraña sensación nueva. La expectación. En cuanto se desprendió el primer fragmento del cristal, se percató del motivo al que se debía.

Aquel medio era totalmente distinto de cualquier cosa hasta ese instante. La piedra desprendida resbaló y se depositó en el fondo de aquella negrura, levantando suaves partículas en el suelo, y espantando así a algunas pequeñas criaturas que residían en el fondo procurando continuar con el ritmo de sus vidas. Rozó una con los dedos y comprendió, de manera instantánea, que no les estaba permitido dejar de nadar. Contempló desde el interior de esa materia fluida, que elevaba su melena por encima de su ser, dibujando extrañas volutas rojizas plagadas de flores. Sobre aquella superficie temblorosa se reflejaban las luces, y por encima de ellas, miles de diminutas piedras blancas se perdían en la negrura de una inmensidad sin fin…

------------------------------------

En Ginebra, el parque solitario que había junto al rio había sido invadido por la quietud, tras la incesante actividad de la mañana y la tarde. Salvo por algún corredor tardío, la presencia de algún solitario mendigo, o algún que otro paseante aislado, toda la zona se veía envuelta en un descanso que agradecer. En el interior de las aguas negras se veían reflejadas las estrellas que ni la nube de contaminación podía esconder. El agua se deslizaba en su avance sin fin, con un susurrante gorgoteo que invitaba a la tranquilidad...

En algún sitio, el agua cambió su curso, como forzada por una corriente inferior secreta, escondida de los ojos de los demás. Unas burbujas brotaron del interior, al tiempo que bajo su superficie se dibujaban mareas de hilos rojos, rozando la superficie del agua.

------------------------------------

El tiempo pasó, mientras caminaba envuelta en aquella materia que arrancaba matices de color a lo que la rodeaba. Polynash experimentó la creciente necesidad de olfatear a todos y cada uno de los seres que se encontraba. Las criaturas que allí vivían no la vieron como una amenaza, y algunas se atrevieron a nadar a su alrededor, como habrían hecho de no estar allí. Siguió contemplando la temblorosa cúpula que la cubría, y se preguntó si podría coger alguna de aquellas piedras blancas, para estudiarla y comprenderla. Su cuerpo se vió impulsado hacia arriba, y el olfateador, al percatarse, se sujetó con sus pequeñas paras a su tobillo, y subió por su cuerpo hasta aposentarse en torno a su cuello, mientras continuaba subiendo, y subiendo hasta el manto negro…

Hasta romperlo…

------------------------------------

La cabeza emergió del agua, salpicando alrededor. Pero no se escuchó respiración ahogada, o síntoma de que a la propietaria de la misma le faltara el resuello en modo alguno. Un gruñido gutural se escapó de la boca de la criatura. La mujer permaneció observando las estrellas, dándose cuenta del modo en que sus ojos la habían embaucado. Aún así, elevó una mano, tratando de alcanzar aquellos brillantes blancos suspendidos sobre su cabeza, donde una aureola de estrellas orbitaba y salpicaba con suaves gotas a su alrededor…

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    8th Diciembre 2014, 21:09

Aquel martes había sido especialmente largo. Esa semana tenía que quedarme en Ginebra para trabajar en el CERN, de manera que abandoné la base de los Abyss durante un periodo de ocho días. Llegué a casa relativamente pronto y cené algo. Tras zapear un poco y ver que no había nada en la tele me levanté, me puse una chaqueta marrón bastante abrigada, las zapatillas y decidí darme un paseo por el Parc Mon Repos, uno de los sitios más bonitos de Ginebra. En primavera se ponía precioso con todas las flores y árboles llenos hasta arriba de enormes y coloridas hojas, y los abuelos suelen sentarse en los bancos a charlar, dar de comer a las palomas o pasear con sus nietos. Sin embargo, por las noches solía estar bastante vacío y silencioso, excepto en verano, momento donde parecía que toda la ciudad se hubiese puesto de acuerdo para estar allí paseando, tocando la guitarra o practicando algún deporte. Yo lo recordaba con mucho cariño ya que durante mi adolescencia muchas veces íbamos allí a jugar o a pasar el rato. A Sasha le había encantado los días que había estado aquí. Fue el domingo cuando viajó de nuevo a la Gran Manzana, y he de reconocer que pensé que la despedida sería menos dolorosa de lo que terminó siendo. Desgraciadamente, no sabía a ciencia cierta cuándo volvería a verla, y una mano invisible apretaba mi corazón cada vez que pensaba en ello. Lo mejor sería llamarla en un ratillo mientras paseaba. Eso me levantaría el ánimo y me alegraría. Aún tenía algo de tiempo antes de que cerrase la tienda, así que podía pasear un poco.

Esa noche no había apenas nubes en el cielo. Un precioso firmamento se dibujaba sobre mí, y pude distinguir algunas de las constelaciones más conocidas, como Casiopea, Orión y la Osa Mayor. Una pequeña brisilla con aroma a río me llegó a las fosas nasales y sonreí para mí. Era impresionante lo meticulosos que éramos a veces los suizos. Hace muchos años, vaciaron por completo el lago y limpiaron su fondo para que los turistas pudiesen disfrutar de un agua prácticamente cristalina, algo totalmente impensable para cualquier persona. Pero éramos así. Nos gustaba la perfección a unos límites casi enfermizos. O como el hecho de que bajo el agua estuviesen las cámaras de los grandes bancos, para inundarlas en caso de robo. Eso último no me agradaba especialmente, y menos sabiendo que podría darse el caso en el que yo tuviese que salvar un banco y pusiesen el sistema de seguridad en marcha. Que me cayesen miles de toneladas de agua encima no me apetecía ni lo más mínimo. Un escalofrío recorrió mi espalda y decidí no pensar más en ello.

Me crucé con algunas parejitas que disfrutaban del silencio de la noche para besarse íntimamente, y saludé con algunos asentimientos de cabeza. Me dirigía a la parte del Parc de La Perle du Lac, posiblemente la zona más bonita del enorme parque. Tenía los pequeños muelles de madera justo al lado, llenos hasta arriba de los primeros atrevidos que no podían esperar hasta el verano para lanzarse a navegar impulsados por el caluroso viento. Unas farolas lo iluminaban, reflejadas en el agua, distorsionando sus formas ante las ondas producidas por algún pez que había pillado a una mosca despistada. Aunque, a decir verdad, aquellas ondas eran demasiado grandes para ser de un pez. Entonces, entre las sombras y apenas visible, vi lo que parecía una pequeña cabeza asomándose. Miré a mi alrededor y no vi a nadie, así que me acerqué hasta el borde del parque y grité.

- ¡Eh! ¡Oiga! ¿Se encuentra bien? ¿Qué hace nadando a estas horas? ¡Se va a resfriar!- Bajé hasta un muelle que tenía justo delante y me dirigí hasta el borde. La cabeza asomaba a unos veinte metros. Con la oscuridad no podía ver bien. A decir verdad, tal vez me había precipitado un poco. Podía ser un guardia o un policía buscando algo. Pero no llevaba ninguna linterna ni foco, así que descarté esa opción. No podía meterme en el agua para ayudar a quien fuese, de manera que intenté hacerle señales con los brazos para que pudiese verme. También tenía que andarme con cuidado. Si le tendía la mano para ayudar a quien fuese y tiraba de mí podía caer al lago, lo que significaría muy posiblemente mi muerte. Volví a llamar a aquella persona intentando captar su atención. A saber quién era el chalado que se estaba dando un baño a esas horas.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    9th Diciembre 2014, 19:46

"De ninguna forma las alcanzo"...concluyo, volviendo a hundir el aquella densa superficie espejada la fina extremidad que había proyectado hacia el cielo, siendo consciente de su propia limitación. Había cosas que aún no le estaba permitido alcanzar, pero había muchas otras a las que podía prestar atención, y que se encontraban a su alcance. Resultó que aquella percepción se adentró en su mente con la fuerza con que por primera vez fuese expulsada al mundo...

Como si Púlsar hubiera compartido con ella una importante verdad inalterable...

La pequeña criatura dirigió su rostro hacia algo que se movía hacia ella, y que proyectaba esas vibraciones que en su mente había bautizado con el nombre de "palabras". Supo que se trataba de ellas al percibir el creciente interés que tenía el ser que se acercaba. Algo más lejos, aún en la proximidad, otros seres distraídos de pensamientos lejanos y difusos continuaban aquello que habían hecho antes de que emergiera de la roca...

El pequeño animal que se ceñía sobre sus hombros arrugó el hocico, levantó la cabeza, cerró los ojos y aspiró el aroma que desprendía la criatura lejana. Sin hacer el menor esfuerzo, la mujer atravesó la corriente, dejándose llevar por una fluidez que hacía que la del agua del río pareciese del todo antinatural. La aureola de estrellas que cubría su cabeza oscilaba con arcos acompasados, de una forma hipnótica y rítmica, como adaptada al pulso del curso del río. Se acercó, y se acercó... hasta llegar al lugar donde las farolas recortaban con claridad su luz contra el agua. Una mano se introdujo en el amplio marco incandescente que desprendía la farola, y se retiró con la misma rapidez, dejando tan solo la imagen fugaz de unos finos dedos. Volvió a hacerlo, permitiendo esta vez a la luz reflejarse con claridad sobre la piel perfectamente blanca de su brazo, y después, se adentró en la superficie luminiscente, permitiendo que el joven que dirigía las palabras hacia ella la contemplara por primera vez...

Del agua tan solo sobresalían sus hombros, donde el desconocido animal de pelaje blanco reposaba, aún olfateando en dirección al ser. Su melena rojiza se extendía como miles de agujas carmesíes que formaban un extenso abanico arrastrado por la corriente natural del río. Sobre ellas flotaban, como insólitos nenúfares, decenas de enormes margaritas blancas. Sus ojos rojizos, como gemas veteadas en gamas desde el carmín al añil contemplaron la figura que tenía frente a sí...

Un hombre...

Le tendía el brazo...

Ella contempló el suyo, asomando su mano sobre la superficie del agua, y tras unos instantes devolvió el gesto, pero no la estrechó. Tuvo que ser él quien se atreviera a cogerla para sacarla del agua, y al hacerlo, descubriría que el peso de la dama era mucho menor de lo que hubiera llegado a imaginar, incluso una vez hubiera contemplado las diminutas proporciones que constituían su cuerpo. En cuanto sus manos se tocaron, sintió una intensa sensación de melancolía, propia de quien echa de menos a alguien...

Una preciosa mujer de pelo como la ceniza y el fuego, y risa muy agradable... Olió el aroma a bizcocho, galletas y chocolate... Fuego... Rayos azules... La nieve...

Sus pies alcanzaron el suelo, y el agua que la cubría resbaló sobre ella como si fuese incapaz de mantenerse humedeciendo su piel. Su pelo esclarecía a medida que la madera del muelle absorbía la humedad que se desprendía de su cuerpo, dejándolo de nuevo seco en la duración de un parpadeo. Su melena lisa sobre su cuerpo desnudo, y tan sólo un par de telas cubriendo sus muñecas, sus rodillas, y una línea bajo las axilas. La criatura dejó de olfatear durante un instante para observarle, con reticencia. La dama le observó largamente, en silencio, hasta que por fin, las vibraciones le impelieron a preguntar...

- ¿Que es... echar de menos?...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    10th Diciembre 2014, 11:01

Me agaché para intentar ver mejor a la persona que nadaba. Parecía que me había oído, pues se dirigía lentamente hacia el muelle donde yo estaba. Cuando alcanzó la luz, pude ver que se trataba de una chica muy joven, seguramente una adolescente. Y llevaba sobre el hombro lo que parecía un pequeño perrito o algo por el estilo. Unas flores blancas flotaban a su alrededor. Parecía que las llevaba en el pelo. Y una diadema con estrellas le rodeaba la cabeza. Habría jurado que se habían movido, pero era absurdo. Allí en la noche no veía perfectamente, así que seguramente habría sido una alucinación o un movimiento del agua. Le sonreí y estiré la mano hacia ella.

- Tranquila, no pasa nada. Ven, te ayudaré a salir.- Ella estiró su mano y la agarré de la muñeca, cuidándome de estar alerta por si intentaba tirar de mí. Para mi sorpresa, la chica no pesaba nada. La saqué y la ayudé a ponerse de pie a mi lado. Estaba totalmente desnuda exceptuando unas pequeñas vendas en muñecas y por las axilas. Los ojos me traicionaron y la recorrí con la mirada a toda velocidad, ruborizándome un poco. Me sentí un poco mal por ello, pero claro, era la primera chica que veía desnuda tan cerca de mí. Me quité la chaqueta intentado con todas mis fuerzas sólo mirarle a los ojos y se la tendí.- Toma anda, que te vas a enfriar.

Y entonces toqué su brazo, y noté que estaba seco. Pero totalmente seco. Como un lagarto al sol. ¿Qué demonios? Su pelo también estaba seco, y pude notar el aroma a flores silvestres que provenía de él. Así mismo, fui consciente de que la diadema parecía flotar en su cabeza, y vi que el pequeño animal que la acompañaba no parecía ser un perro. De hecho, era algo así como una especie de cerdo hormiguero pero más estilizado. El morro que tenía era extraño, y no paraba de olfatearlo todo.

- ¿Qué es... echar de menos?...

- ¿Perdón?- La voz de la chica era angelical y dulce. A decir verdad, noté una extraña sensación en mí, como la necesidad de querer cuidar a esa pobre muchacha de cualquier peligro o mal de este mundo. Desprendía una pureza como jamás había sentido nunca. Sentí inocencia, curiosidad... Lo siento, no puedo describirlo con palabras... Aquella sensación era... No lo sé, pero me hacía sentir bien y a la vez mal, como si acabase de encontrar algo tan bello y tan puro que inevitablemente podría ser corrompido por cualquier cosa que entrase en contacto con ella. Sus ojos eran de un rojo oscuro, tan profundos y bonitos que parecían dos rubíes perfectos. Y fui consciente de la pregunta que me acababa de hacer.- ¿Que qué es echar de menos? Bueno, echar de menos es cuando extrañas algo que quieres, como a una persona, un lugar, una sensación... Por unas razones u otras no puedes estar ahí, no puedes vivir esa experiencia de nuevo o hasta un tiempo... Y lo echas de menos. Te gustaría tenerlo otra vez. Pero, ¿por qué me preguntas eso?

Echar de menos. Echaba tantas cosas de menos. Sasha posiblemente sería lo que más, aunque echaba de menos a mis padres también, a pesar de haberles conocido muy poco. Echaba de menos a Leroy y no dejaba de sentir que su muerte había sido culpa mía; echaba de menos el verano y el calorcito, y pasear por la noche sin que hiciese frío; echaba de menos tener unos buenos amigos con los que salir y tomarme unas cervezas, como solía hacer en la universidad... Ahora todos ellos estaban dispersos por el mundo, y mi única familia eran los Abyss, gente a la que quería, pero a veces me costaba hacerlo, al menos a Tanith. Era demasiado exigente y demasiado severa con los errores o mis opiniones. Pero no quería pensar en esas cosas, pues un sentimiento de tristeza me invadía el corazón. Volví a centrarme en la chica. Era más bajita que yo, y eso era bastante complicado. Con mi metro setenta de estatura, la mayoría de la gente me sacaba una cabeza o cosas así. ¡Hasta Sasha era un poco más alta que yo! Sonreí para mí ligeramente. Pero la chica esta parecía tan menudita... Una parte de mí quería abrazarla y protegerla, y otra sentía una especie de fuerza que me advertía que no debía tocarla, o debía cuidar muchísimo las palabras que usase.

- Vale... Lo de que te hubieses secado casi al instante ya me tenía escamado, pero entre la corona esa, las flores y tu... Tu animalito, está claro que no eres una humana. ¿Qué eres? ¿Una mutante? ¿Una ninfa acuática o algo así? Jajaja perdona, llevo un día horrible. No quería ser grosero. Por cierto, me llamo Planaria.- Y le tendí la mano para estrechársela. El pequeño animalito olfateó en mi dirección curioso. La verdad es que nunca había visto un ser así. Era bonito, y blanco como la nieve. Tenía dos grandes ojos saltones que se movían recorriendo los alrededores.- ¿Y tú? ¿Tú cómo te llamas?


_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    10th Diciembre 2014, 14:50

El hombre la alzó sin esfuerzo y la deposito con cuidado sobre las tablas del muelle. El charco que se formó cuando su cuerpo repelió el agua se filtro a través de las vetas porosas del material que con el tiempo se condensarían en su interior y volverían al cauce a traces de las vigas que sustentaban aquel paseo de madera...

El hombre, al contemplar su cuerpo, se vio atenazado por una fugaz sensación de pudor. A pesar de que su desnufez no provocaba deseo, si no mas bien una extraña profusión de sentimientos encontrados pues si bien la decencia  era un concepto enteramente inventado por el ser humano, por el que podían haberla increpado, su nudismo respondía mas bien al hecho inerente de la primaria condición del ser vivo, cuando aun es plenamente inconsciente de los numerosos valores condenatorios destinados a limitar su libertad, y dar forma a sus juicios...

Como el cuerpo del animal, cuya naturaleza lo presenta cubierto de pelaje, pluma o escamas...

Como la desnudez que acompaña al recién nacido...

A pesar de todo, el hombre extrajo algo de si mismo y se lo tendió. Ella la cogió, comprendiendo sus palabras, aunque no el motivo que le llevaba a otorgarle esa especie de presente. Así que lo sujeto con ambas manos frente a su cuerpo, puesto que no tenia la certeza de que debía hacer con él...

Presto máxima atención a sus palabras, mientras su mente las desenredaba para ella y experimentaba a su vez una súbita fascinación y comprensión aletargada. Dos conceptos claramente enfrentados pero que en el interior de su ser hallaron el modo de coexistir para construir el entendimiento completo y puro del sentimiento que habían compartido al tocarse. Ahora ya no lo hacían...

Pero incluso así...

Percibía los retazos fugaces de añoranza y tristeza que le recorrían...

- Porque lo siento ahora... - respondió como si tal cosa la asombrara, con una certeza que no podía otorgar mas convicción a las propias palabras.

En algún sitio un gato callejero salio de debajo de un banco dispuesto a perderse tras unos matorrales. Polynash se asomo bajo la lisa cascada granate olfateando intensamente mientras buscaba incansable el origen de ese olor. Descendió por la espalda de la joven y anduvo por el muelle buscando su rastro. La joven no desvío la mirada del ser que la hablaba, esmerandose en encontrar respuesta a sus numerosas preguntas. A pesar de lo cual sintió el ronroneo mudo de su pecho sabiendo que eso solo podía significar una cosa. Nada vibraba con suficiente intensidad y cuando proyecto su voz, conocía las palabras porque anteriormente ya habían salido de sus labios...

- No se quien soy yo...- por inverosímil que pudiera parecer, esa voz duotonal no dejaba lugar al engaño - Planaria...- repitió, haciendo que sonase como lo haría un milagro - Esa es tu vibración. Te pertenece... Yo... No se la mía...- concluyo, con una expresión que casi parecía pedirle perdón...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."


Última edición por OmegaDust el 11th Diciembre 2014, 11:16, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    11th Diciembre 2014, 10:10

- ¿Mi vibración? Osea, que las vibraciones, como tú las llamas, es lo que nosotros entendemos por nombre, ¿cierto? Vale, vale... ¿Y dices que no sabes la tuya?- Miré de arriba a abajo a la chica y decidí ponerle la chaqueta antes de continuar. Se la pasé sobre los hombros y le pedí que metiese los brazos por las mangas, para luego cerrarla. El tacto de su piel era curioso. No era como tocar piel, sino algo parecido a terciopelo o plumas. De hecho, por increíble que parezca, sentí una especie de pequeña corriente al tocarla. Yo era muy sensible a los impulsos eléctricos, incluso los más pequeños. Pero el que generó la chica era totalmente distinto. Pensé unos instantes acerca de lo de la vibración. ¿Sería de otro planeta? ¿De una raza totalmente desconocida hasta la fecha? Cualquier cosa era bastante factible, a decir verdad.- ¿Qué te parece... Anna? Es como se llamaba mi madre. Sé que lo más probable es que no sea tu nombre, pero al menos podré llamarte de alguna manera, al menos hasta que recuerdes tu verdadero nombre.

El pequeño animalito bajó del hombro de la pelirroja y se puso a andar por el muelle. No dejaba de olfatear todo a su alrededor. La verdad es que era bastante simpático, aunque no sabía si podría tocarlo. Quizá fuese una criatura muy delicada o especial.

- Oye, ¿tu amiguito tiene nombre o tampoco lo recuerdas? ¿Puedo tocarlo?- Si me decía que sí, me gustaría acariciar su lomo y notar su tacto. Al igual que los animales como los perros y los gatos, la manera de darse a conocer por así decirlo es acercándoles el dorso de la mano al morro para que puedan olerlo. Siempre el dorso. Si enseñas la palma pueden interpretarlo como una agresión, especialmente si han sido maltratados antes. Luego pensé en hacerle algunas preguntas a la chica, como de dónde era o si conocía nuestro mundo, pero ahí no disponía de los aparatos necesarios. Recordé el mapa que tenía en casa. No estaba lejos. Tal vez...- Oye, mi casa está a apenas dos manzanas de aquí. Si quieres podemos ir allí y que comas algo o te enseñe algunas cosas, como un mapa. Apuesto a que tampoco sabes dónde estamos. Lo único es, si vamos a ir te agradecería que no te quitases la chaqueta. La gente no está muy acostumbrada a ver desnudos por la calle, y si encima me ven a mí contigo me puedo meter en un lío bastante gordo... Además, en mi casa tengo ropa que tal vez te quede mejor que esto.- La chaqueta le quedaba enorme, llegándole hasta la mitad de los muslos. Estaba muy delgada, pero no parecía débil. Igualmente, estaba seguro de que no resistiría unos bombones lindt. ¿Había alguien que pudiese no caer en la tentación?

El ofrecimiento para ir a mi casa era sincero. La chica esta había despertado mi curiosidad y tenía ganas de saber qué o quién era. Lo único que deseaba es que no se pensase nada raro. En mi casa además había dos cuartos, de manera que ella podría tener toda la intimidad que necesitase. Aunque bueno, ya la había visto desnuda, así que... Y a la mañana siguiente tal vez podríamos ir a comisaría o algo por el estilo, o si me decía a dónde tenía que ir tal vez pudiese acercarla en un momento. Pero todo eso ya dependía de ella.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    11th Diciembre 2014, 18:27

Sabía que deberia sacarle de su error, pero había tanto que decir acerca de sus equivocaciones que por un momento su tórax entero vibro con palabras de mil formas y sonidos , que deseaban salir a la vez, matizando cada detalle que le permitiera entender un poco mejor en qué había errado. Pero no fue capaz de ordenar todo aquello de una manera concisa, así que el fallo paso desapercibido ante el cambio de dirección que adopto posteriormente su conversación...

- Esas vibraciones tampoco son mías...- dijo como si le apenara, aunque en cierto modo antes incluso de que las dijera tuvo la certeza de que no lo serian.- Esta bien si las uso?...- pregunto, deja la incógnita flotando en el aire...

Aunque era muy posible que la pregunta no fuera dirigida a ella. Quiso preguntar acerca de una palabra, pero después de una sensación ya no tuvo necesidad. Un sentimiento familiar y cercano la aturdió durante un instante, haciéndole comprender todo lo que necesitaba por el momento. Aunque ni tenia la menor duda de que intentaría descubrir todo lo relacionado con esa vibración en concreto... Era como un ronroneo, un murmullo...

Madre...

El cogió aquella cosa que le había cedido al principio y le indico como ponérsela. Ella se dejo hacer, intrigada por la sitúacion. Su rostro no fue distinto al que habría puesto cualquier mujer si en lugar de ponerle una chaqueta le estuviera quitando la ropa... Aquella cosa era inerte, tenia peso y la envolvía siguiéndola a donde fuera. Era una sensación apabullante que la aislaba de lo que la rodeaba... Pero el perdía el pudor cuando la llevaba...

El ser señalo al olfateador, que después de investigar durante un rato los retazos de aroma que le brindaba el aire , volvió a acurrucarse a sus pies. Ella sabia sus vibraciones, pero no sabia el motivo. No podía recordar el modo en que las había conocido, sencillamente siempre había sido así. Se pregunto si él conocería las suyas, pero instantáneamente descarto esa posibilidad. Si él las sabía, ella las sabría...

- El es Polynach... - fue tranquilizador pronuncias un nombre que le fuera familiar, incluso aunque no fuera capaz de decir el suyo.

El animal levantó las orejas y se acerco al ser. Olfateo a su alrededor con la urgencia de un cánido entrenado que sigue un rastro, oliendo cuanto le quedaba al alcance, atreviendose incluso a apoyar sus pequeñas extremidades, como manitas diminutas,
sobre su pierna, para poder olfatear algo que llevaba en los bolsillos del pantalón. Olisqueo una mano, pero si intento tocarlo, entonces encontraría una estela blanca perdiendose de nuevo bajo la capa rojiza que envolvía la figura de la mujer. El comenzó a hablar de nuevo y ella tuvo que esforzarse para comprender todo lo que le decia, porque a pesar de que era capaz de identificar todas las vibraciones, no era facil para ella comprender su significado. Había mucho por descubrir, y el se ofrecía a ayudarla, eso si que lo sabia...

Solo por asegurarse tendió una mano en su dirección y acaricio con dos dedos una de sus muñecas, que estaba próxima a ella... Puede que resultase un gesto insignificante pero para ella fue de lo mas revelador... Y en una improbable "casualidad", dirigió su mirada hacia la direccion en la que estaba el lugar del dueño de la vibración "Planaria"...

- Llevare la chaqueta... - convino ella con sus dos voces. Luego observo aquella cosa sobre su piel, cambiando por completo la perspectiva que hasta entonces había tenido de si misma - Porque no vais desnudos?...- pregunto contemplando con aquellos ojos enjoyados al chico, mientras las estrellas de su aureola destellaban bajo la luz de la farola, moviéndose acompasadamente...

Aquella pregunta tenia una extraña determinación... Casi como si neceditase saber eso para llegar a entender algo muchisimo mas elevado... Algo que a simple vista parecía imposible tratándose de una pregunta que a muchos parecería absurda.

Pero era importante para OmegaDust, y así lo hizo sonar... Como una respuesta fundamental...

Como si semejante hecho superfluo, como lo era el llevar ropa, necesitase de una explicación convincente para que tuviera algún valor...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    13th Diciembre 2014, 12:51

- Bueno, tal vez en tu planeta o allí de donde vengas tienes otro nombre, ese que no recuerdas. Pero por lo que dices nadie te ha puesto un nombre aún aquí. Y yo te he bautizado, por así decirlo, con Anna. Bautizar es ponerle nombre a alguien, asignarle una vibración. Allí de donde vienes de bautizarían de una manera, y yo lo hago hoy aquí, para que así tengas una vibración en este mundo.- Y le sonreí. Me daba cierta pena que no recordase su nombre. Desde luego esta muchacha no era de nuestro mundo. Saltaba a la vista. Si era un alien o una especie de ser sobrenatural ya no lo sabía. Pero había algo en ella que me tenía totalmente descolocado. Esos profundos ojos, esa paz que emanaba de ella como un aroma primaveral... No sé, había algo en ella que me empujaba a protegerla o a aprender de ella todo lo que pudiese. Y, extrañamente, a pesar de su desnudez no me sentía físicamente atraído hacia ella. Simplemente quería ayudarla.

Noté algo apoyarse en mi pierna y bajé la vista, viendo al pequeño animalito olisquearme, especialmente en la zona del bolsillo. Sonreí.

- ¡Hola! ¿Qué tal?... Polynach, ¿eh? ¿Qué buscas? ¿Es esto?- Y saqué mi teléfono móvil, mostrándoselo para que lo olfatease también. Nunca había visto un animal así antes. No pesaba mucho, al menos a juzgar por la poca presión que hizo sobre mis piernas al apoyarse. Extendí lentamente la mano para acariciarlo, pero con la velocidad del rayo regresó a los pies de la muchacha. Nunca había tenido un animalito conmigo, ni perros ni gatos ni nada de nada. No sabía cómo era el calor de un animal a tu lado, aunque debía ser realmente reconfortante y agradable. Ayudé a la chica a ponerse la chaqueta y, después de ofrecerle lo de mi casa, me sujetó de la muñeca suavemente. Fue un gesto simple pero agradable y tierno. Me sentí reconfortado en cierto modo, como cuando una niña pequeña agarra tu mano para que la guíes o le ayudes a llegar a un sitio. Fue entonces, a mitad de esos pensamientos, cuando me preguntó por qué no íbamos desnudos. Era una pregunta justa a decir verdad. Ella iba totalmente desnuda exceptuando un par de vendas y merecía saber por qué nosotros no.- Bueno a ver, sobre lo de ir desnudos... Hay varias razones por las cuales no vamos. Una de las principales es el pudor. El pudor es el recato a la hora de vestir y demás. Verás, el cuerpo humano tiene unas partes que son algo más íntimas debido a la razón de su significado. Estoy hablando del aparato reproductor.- ¿Qué demonios estaba haciendo contándole eso a la chica esta? Me estaba muriendo de la vergüenza y ella me miraba como si lo que le estuviese contando fuese lo más normal del mundo. Vale, sí, era lo más normal. Pero siempre me habían dado algo de corte todos esos temas del sexo y demás. Me sonrojé ligeramente al hablarle de ello y esperé que la noche impidiese que lo notase.- Y como el sexo y demás es algo muy personal se cubre por así decirlo... También hay otras razones, como la regulación de la temperatura, ya que el frío puede matarnos, y la ropa sirve de aislante térmico, protegiéndonos de las bajas temperaturas... ¿Tú no tienes frío?

Le contaba todo esto mientras íbamos andando hacia mi pequeño piso. Una parte de mí me decía que no encontraría nada a pesar de mostrarle un mapa o algo. Inconscientemente me sentí como Elliot en la película de E.T, cuando el muchacho empieza a mostrarle al pequeño ser mapas y un plano con los planetas para saber de dónde ha salido. Sin embargo, yo ya sabía que existían seres de otros lugares. Zenn era un claro ejemplo de ello. ¿Y si esta chica no fuese un alien? ¿Y si fuese algo distinto? Algo más... espiritual. Nah no creo. Pero esa paz y esa extraña sensación cálida que desprendía... Preferí no pensar en ello más al menos por el momento y seguir hablando con ella.

La noche se cernía sobre nosotros con su oscuro manto morado. Las farolas iluminaban pequeños círculos en la acera, y algún coche extraviado cruzaba las calles de la ciudad suiza. El frío comenzó a apoderarse de mí, aunque podía aguantarlo. La chaqueta que llevaba la chica era lo que me había cubierto de él, y aunque no estábamos a una temperatura muy baja se notaba la brisilla. Al cabo de unos quince minutos llegamos a un pequeño portal con una puerta negra con cristal. Saqué unas pequeñas llaves del bolsillo y con un "clack" la puerta se abrió. Dentro ya del edificio la calefacción central provocó un pequeño escalofrío que me recorrió el cuerpo, haciéndome agitarme levemente con una sonrisa. Me giré y sonreí a la chica mientras llamaba al ascensor.

- Esto es un ascensor. Es una especie de caja que sirve para subir pisos o cosas así. Muy útil para edificios muy altos, aunque para el cuarto piso al que subimos no hace tanta falta, pero bueno. Así ves como es, por si acaso nunca has estado en uno.- No sabía si la muchacha era atlética o no. A juzgar por su apariencia, habría jurado que más que andar estaba la pobre para ir arrastrándose. Era muy muy delgada. De todas formas, si nunca había subido en un ascensor podía ser divertido ver cómo se sentía en uno. Llegamos al cuarto piso y abrí una puerta de color marrón oscuro.- Y este es mi hogar. ¡Bienvenida! Ponte cómoda. Mi casa es tu casa.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    13th Diciembre 2014, 14:26

Su explicación la reconfortó, aunque tenia la certeza de que no podría conseguir adueñarse de esas vibraciones. A pesar de todo, Púlsar no se mostraba en desacuerdo con que las utilizara por el momento. Ahora podía responder a una palabra, aunque tendría que acostumbrarse a relacionarla consigo misma...

Cuando comenzaron a caminar, Polynach se posicionó a su lado y no se separo de ellos mas que cuando encontraba algún animal escurridizo, un perro callejero o un gato. Entonces apretaba la carrera con su laega cola ondulando detras, dando suaves sacudidas excitadas hasta que les daba alcance con su inquisidor morro, olfateando sin parar.Los animales le observaban con curiosidad, y cuando les olfateaba hasta los perros mas agresivos se dejaban hacer, como si comprendieran que aquello era algo necesario...

Aunque no supieran para que...

El recorrido fue para ella fugaz, pues encontraba demasiado que observar a su alrededor, aunque la extraña luz distante que se proyectaba como charcos entre espacios de semipenumbra no hacían fácil la tarea de interesarse por cuanto la rodeaba... Sentía un tumulto de sensaciones y pensamientos provenientes de las numerosas tonalidades que Púlsar interpretaba, como una melodía para ella...

Como escuchar la musica de una orquesta, separando cada instrumento, y de ellos, cada nota...

Durante un rato la dama nívea permaneció mirando al suelo, percatándose de un hecho que era cada vez mas innegable, con cada exploración del mundo al que era liberada cada vez que la Narina se quebraba para ella... No tenia sombra... Aquel charco de oscuridad que él proyectaba sobre el suelo, cada vez que pasaban por una de esas cascadas de luz no aparecía en la parte inferior de sus pies y no pudo evitar preguntarse porqué...

Aunque su duda quedo flotando en el fondo de su mente, irresoluble...

Explico el hecho de la ropa, y comprendió el pudor pues instantes antes lo había experimentado... Pero no el frío. Se vio obligada a responder al llegar a ese punto, pues el le había preguntado...

- Es... Curioso. - intento buscar la manera de explicarlo correctamente - No se... Qué es el frío... Pero se que no tengo...- dijo al tiempo que ladeaba la cabeza, confundida por esa contradictoria sensación...

Continuaron andando hasta llegar a una puerta, el la abrió y ambos entraron. Simultáneamente ambos sufrieron un escalofrío, y ella le miro con aquellos ojos rojos como la sangre, de nuevo contrariada. Acababa de descubrirlo...

Por algún motivo su sonrisa resulto tranquilizadora y su expresión se torno relajada, reflejando dulzura en su inmaculado rostro. Le explico el funcionamiento del ascensor, una caja forrada de madera por todas partes donde un panel metálico mostraba varios botones y al introducirse, tuvo una ligera sensación de familiaridad... Como cuando estaba envuelta en su cristal rojo. Dio un Respingo cuando el hombre marco un boton para ponerse en marcha. Observo ese panel oprimio el mismo boton que el, varias veces, analizando como se hundia suavente en la supeeficie de metal. Luego entrelazó las manos delante de su cuerpo , mientras su mirada recorría nerviosamente el aparato, tratando de comprenderlo. Cuando el aparato se detuvo, espero que se agrietara, como solía hacerlo su cristal, pero en lugar de eso un par de portezuelas se abrieron por la mitad, dejandolos salir. Se mostró fascinada...

Entonces el hombre abrió otra puerta.mostrándole el interior. Ella volvió a rozar su muñeca y recibió un sin numero de emociones, relacionadas con ese lugar...

- Esta es... Tu casa. - su voz sonó tenue, como si resbalara ente sus dientes - es también mi casa?...- observo al hombre, insegura. Él lo había dicho, pero no estaba nada segura de que aquello fuese cierto...

Para ella no tenia ese significado, al menos...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    14th Diciembre 2014, 11:47

Ambos entraron y encendí unas luces para iluminar el pasillo y el salón. No era un piso muy grande, pero era más que de sobra para vivir. Un pasillo con un pequeño cuarto a la derecha nada más entrar, el de invitados. Al final del pasillo un baño que no usaba, ya que estaba preparado para que fuese el de algún huésped. El pequeño pasillo giraba a la derecha, abriéndose a un gran salón-comedor. Una larga mesa negra con tres sillas a cada lado sobre una alfombra con varios dibujos estampados; la cocina en la parte izquierda del salón con una puerta blanca donde guardaba toda mi comida. Únicamente guardaba conservas y alimentos no perecederos, y el resto los compraba cuando tenía que ir al piso. Eso sí, jamás faltaba chocolate. Al final del salón, en la siguiente pared a la de la cocina una pequeña ventana que daba a la calle por la que habíamos entrado. Un par de grandes estanterías, una con la vajilla y otra con libros y toda clase de aparatos electrónicos que usaba, como prismáticos, brújulas, alguna tablet, un pequeño ordenador portátil... Cosas del día a día básicamente. Al principio del salón había un mueble que llegaba hasta la cintura, con varios cajones con la mayoría de mis aparatos eléctricos de fabricación casera para mis investigaciones y demás, las llaves de mi moto y la casa, las cuales dejé en un pequeño llavero, algunas fotos y más libros. Junto a él, estaba mi querida guitarra que tanta compañía me había hecho noches y noches. En ese lado del salón estaba también una televisión con varios sofás para sentarse y verla, y junto a ella, un armario con sábanas y toallas, una ventana que daba a un patio interior y mi cuarto, con su propio cuarto de baño. Una casa bastante acogedora y a la cual tenía especial cariño.

- ¿Qué? ¡No, no! Es una forma de hablar.- ¿En serio esta tía se tomaba todas las palabras y frases literalmente? Pues vamos bien...- Una expresión. Significa que eres bienvenida aquí y que puedes comportarte como si estuvieses en tu casa. Puedes sentarte en el sofá, ir al baño, pedir algo de comer... Básicamente lo que harías en tu casa, pero esta casa es mía.- Suspiré y le sonreí negando con la cabeza. En el fondo no podía culparla. A saber cómo era su casa si esque tenía alguna. Me metí en mi cuarto y abrí mis cajones. Saqué unos calzoncillos de cuadros, unos pantalones cortos, una camiseta y una sudadera. Con eso valdría. Le ayudé a quitarse la chaqueta y a vestirse con la nueva ropa que le había sacado. Ahora, ya vestida, la verdad es que ella era guapa. Tenía un pelo precioso y unos ojos también muy bonitos. El pequeño Polynach olfateaba toda la casa curioso, recorriendo cada uno de los rincones de esta.- Por cierto, ¿tienes hambre? Tengo algunas cosas de comer.

Me dirigí a la cocina y abrí la nevera. Había un poco de pasta que había sobrado de la cena, con tomate y queso. La saqué y la calenté un poco, y luego volví al salón, dirigiéndome a la estantería. Saqué un enorme atlas y lo puse sobre la mesa. Busqué a la chica con la mirada y le hice una seña con la mano.

- Ven, siéntate aquí conmigo. Vamos a averiguar cosas.- Le dije con una sonrisa y guiñándole un ojo. Abrí el atlas y encontré un mapa mundi a doble cara. Se lo pasé para que lo viese y señalé.- Esto, es el mundo. Donde estamos nosotros. La tierra. Como puedes ver, hay mucha agua. Todo esto azul es agua. Es el mar. El mar Atlántico para ser más precisos. La tierra se divide en varios continentes: Asia, África, América, Oceanía y Europa, que es donde estamos nosotros. Bueno, y la Antártida. Pero allí no vive mucha gente, la verdad.- Pasé las páginas hasta encontrar un mapa físico de Europa, y volví a enseñárselo.- Mira, esto es Europa. Esto es Portugal, esta es España, Francia, Inglaterra e Irlanda, esta que parece un zapato es Italia, Alemania, y esta pequeñita de aquí es Suiza. Aquí estamos nosotros, en esta pequeña ciudad, ¿lo ves? Ginebra. Aquí es donde estamos.- Iba señalándole cada uno de los sitios de los que iba hablando. Ella observaba el atlas con curiosidad. Supuse que intentaba localizar algo o que estaba intentando recordar cosas, aunque no estaba seguro del todo. El olfateo de su animalito acompañaba la estancia con unos sonidos leves.- Ginebra. Aquí fue donde nací yo, y donde he vivido toda mi vida... ¿Y tú? ¿Reconoces algo de todo esto? Por cierto, antes en el ascensor parecía que te sonaba ese aparato... ¿Habías estado en uno antes?- La forma en que había pulsado los botones, el cómo miraba hacia todos lados como esperando que algo pasase... Desde luego, alguna relación o secreto guardaba con él.

El sonido del microondas captó mi atención y fui a la cocina a buscar la comida. Traje también un vaso de agua y un poco de chocolate. Tal vez no se comiese la pasta, pero el chocolate era algo que nadie podía resistir. Y, desde luego, mucho menos yo. Así que, si ella no lo quería, pues más para mí. Le coloqué el plato delante y le ofrecí un tenedor.

- Esto es comida, son unos espaguetis. Se comen. La comida sirve para vivir, la necesitamos para poder crecer, tener energía y vivir. Esto es agua, como ya sabrás. Se bebe, aunque eso supongo que lo habrás entendido... Y esto, es el mayor placer que ha inventado jamás el hombre. El chocolate. Es lo más rico del mundo. Toma, come algo hija, que estás en los huesos.- Y esperé a ver qué hacía. No estaba seguro de si comería algo o no, pero pronto lo adivinaría. Tal vez el animalito quisiese comer algo. Esperaría a que ella diese el primer bocado o que hiciese algo para decidir qué hacía con la comida.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    14th Diciembre 2014, 18:01

La explicación que le ofrecio le resulto de lo mas esclarecedora y le permitió conocer el significado real que albergaban esas palabras. Sólo le ofrecía la posibilidad de actuar con naturalidad, de hacerlo de la misma forma en que lo hubiera hecho de estar en su elemento. Aquello era algo que podía hacer, que comprendía. Aunque en realidad ninguna de las acciones  que había descrito se asimilaban a lo que ella hacia cuando estaba allí...

Se dedicó a seguir al ser a través de las entrañas de esa estructura, observando los muebles, la decoración, las fotografías, la manera en que la luz jugaba con las múltiples superficies que conformaban aquel extraño espacio regular, tan diferente al suyo propio... Acariciaba las superficies con las yemas de los dedos, como lo haría un ciego tratando de buscar esos pequeños puntos del braille que, bien ordenados, le harian comprender aquello que estaba vetado para su visión ennegrecida...

Entonces entraron en su habitación y el empezó a sacar esas piezas de ropa. Sus manos se dirigieron hacia la cremayera y tiraron de ella abriendo de nuevo la imagen de su piel blanca... Cuyas partes pudendas estaban cubiertas por vendas. Ahora, aquella ubicadas bajo las axilas estaban sitiadas sobre su pecho, rodeándolos con extrema delicadeza. Sus caderas estaban también envueltas, y la tela cubría su sexo de manera que ya no era visible. Ella contemplo aquella nueva disposición, ladeando la cabeza, sorprendida. Sus manos habían estado siempre metidas en las mangas, de manera que no era ella quien las había colocado. Ambos se mostraron igual de anonadados por el cambio. Ahora solo llevaba las vendas en torno a la rodilla, las de las muñecas habian desaparecido. Una vez le hubo puesto la camiseta y el pantalón camino hasta el pasillo en lo que el se giraba para recoder la sudadera. Cuando se quiso dar cuenta, ella ya no estaba...

Al llegar al salón, encontró a la joven sentada sobre el suelo abrazando sus rodillas y observando al Polynach olfatear con ahinco un trozo de tela sobre el suelo. Cuando el chico volvió y saco unos libros, le indicó que se sentara sobre el sofá, acompañandolo. Ella le contempló un instante y luego se subió sobre el sofá, abrazando sus rodillas, colocándose igual que momentos antes habia estado en el suelo. Observo todo aquello que le enseñaba, tratando de recordar todas esas vibraciones que definían lugares enteros, superificies inmensas de color azul y otras muchas cosas...

Sintió en su vientre miles de vibraciones que trataban de emerger en tono de pregunta. Quería saber que eran todos  los colores, todas las diminutas líneas que rompían las pequeñas superficies de colores y esas lineas resquebrajadas que atravesaban muchos de esos sitios.

- Es muy pequeño...- murmuro, acariciando la superficie de todo el mundo con los dedos. - Ginebra...- repitió. - No... Pero se parece al lugar de donde vengo...- el ascensor... aunque cualquier otro no hubiera dicho lo mismo...

Se quedo mirando aquellas imágenes, pasando pagina, tras pagina...

El chico volvió y deposito delante de ella un plato humeante. El Polynach se subió a la mesa de un salto y olfateo la comida, estornudo y bajo correteando. Ella cogió el tenedor y lo observo detenidamente, acariciándolo como si fuese a quebrarse. Lo paseo entre sus dedos de largas uñas transparentes, como si se tratara de un tesoro perdido que había caído en sus manos de casualidad...

Luego volvió a mirar el plato. Con el tenedor en ambas manos. Ante la insistencia del hombre, y mientras la aureola ondeaba sobre su cabeza a un ritmo rápido que denotaba su excitación, sus ojos se fijaron en los de èl, arrancando destellos violaceos que brillaban sobre el fondo de aquel rubí redondeado de sus iris.

- Yo... Nunca he comido... - miro el tenedor, convencida de que aquello tendría algo que ver con lo que le estaba pidiendo - Qué he de hacer?...- le tendió el tenedor, prestando su completa atención al hombre..

Se había mostrado amable con ella... Puede que se lo enseñara...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    16th Diciembre 2014, 10:33

- No si ya, no hace falta que lo jures hija...- Suspiré y le cogí el tenedor de las manos, mostrándoselo entre las mías para que pudiese verlo bien. Sus violaceos ojos me miraron con curiosidad. No sé muy bien por qué, pero aunque su expresión apenas mostrase emociones, de alguna manera sabía lo que estaba sintiendo. Eso me escamaba y me gustaba al mismo tiempo. Desde que había encontrado a esa chica había estado pensando cosas, tenido mis teorías, pero todas se derrumbaban por una cosa u otra. No terminaba de entender qué era ella, o de dónde había venido, y sus constantes "No lo recuerdo, no lo sé, esa no soy yo..." no me estaban ayudando en absoluto. El animalito no pareció entusiasmarse mucho por la comida a juzgar por el pequeño estornudo que hizo al olisquear la comida.- Verás, antiguamente la comida se comía con las manos. Tú cogías lo que fuese y te lo llevabas a la boca. Lo masticabas y luego lo tragabas. Con la evolución aprendimos a usar lo que se llaman cubiertos, como este. Esto es un tenedor. Sirve para pinchar la comida y poder llevársela a la boca. Así, mira.- Enrollé unos pocos espaguetis y me los introduje. Los mastiqué un poco y me cubrí la boca.- Entonces los masticas, así como estoy haciendo yo, para triturar lo que sea y luego poder tragarlo. Es necesario masticar estos alimentos ya que sino no cabrán por la garganta, ¿entiendes? Venga, ahora prueba tú. A ver si te gustan.

Me aparté un poco del plato y esperé a ver lo que ella hacía. Pensé en lo que me había dicho acerca de donde venía. ¿Así que allí de donde venía se parecía a un ascensor? Eso me descuadró completamente. ¿Sería algún tipo de experimento? ¿Una creación? Si el ascensor le recordaba al lugar de donde venía tal vez había estado metida en una enorme urna o algo por el estilo. Pero también dijo que nuestro mundo era pequeño... No estaba seguro de si se refería a que nuestro mundo era pequeño o que era pequeño el libro en el que lo estábamos viendo. Como fuese la segunda mal íbamos. Yo no tenía mucha paciencia y esta mujer estaba empezando a llevarme un poco al límite con sus preguntas y su forma de interpretar todo literalmente. Pero tampoco podía culparla. Ella estaba en un mundo desconocido, pues no recordaba nada, y apenas sabía lo que esta haciendo. Sólo esperaba que pudiese encontrar todo lo que necesitase y algunas respuestas a sus preguntas. Y, por qué no, a alguna mía también.

Me levanté, dejándola con los espaguetis, y me dirigí de nuevo a la estantería donde guardaba todos los libros. Pasé la yema de los dedos por los lomos hasta que encontré el que buscaba. "Atlas astrológico". Hora de sacar la artillería pesada. Me senté a su lado y abrí el largo libro, mostrándole fotos de las estrellas y las galaxias.

- Bueno Anna, vamos a ver qué te parece esto. Tal vez te suene algo. Mira, esto es el espacio. El universo. Esto, en concreto, es una galaxia. La Vía Láctea. Aquí es donde vivimos, en un pequeño planeta dentro de esta gigantesca agrupación de estrellas, planetas, soles y asteroides. Están en constante movimiento y hay tantos como podamos imaginar. Puede que más.- ¿Si estaba divagando? Quién sabe, puede que sí, puede que no. El caso era que estaba deseoso de saber cosas sobre esa pequeña chica. No podría explicar con palabras lo que ella era o lo que hacía sentir a los que estaban a su alrededor. Pasé varias páginas y busqué una donde aparecía el sistema solar, con todos los planetas y el círculo de asteroides que separaba Marte y Júpiter. Abrí las páginas y se las mostré.- Esto es el sistema solar. Es donde vivimos. Mira, este pequeño planeta azul es la Tierra. Aquí, donde estamos nosotros. Y esa bolita que hay ahí blanca es la Luna.- Y le cogí suavemente por el mentón, girando su cabeza para que mirase por la ventana que teníamos detrás de nosotros. Allí, en el cielo, una enorme bola blanca iluminaba las calles de un tono azulado.- La Luna... Es un satélite. Hay planetas que tienen más, como Júpiter o Saturno, este de los anillos. Y este es el Sol. Es esa bola amarilla que ilumina el día. Seguro que lo has visto antes. Sé que tal vez no recuerdes ni de donde vienes, y de hacerlo a saber si eres de este sistema o de otro, pero... ¿Hay alguna de estas cosas que te resulte familiar? ¿Reconoces alguno de estos sitios, alguno de estos planetas... algo?

Mis ojos color miel miraban los suyos intentando por todos los medios descubrir qué se escondía en aquel alma. ¿Quién era ella? ¿Qué era? ¿De dónde venía? Una extraña sensación de impotencia por no ser capaz de ayudarla me invadía el pecho. Necesitaba ayudarla, y no sabía por qué. Aquello me estaba matando... Pero tenía que encontrar alguna manera de hacerlo.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    18th Diciembre 2014, 21:31

El joven se mostró dispuesto a ilustrarla respecto al pequeño tesoro plateado. Observó cómo lo sujetaba y también cómo lo movía mediante suaves giros de dedos y muñeca, introduciéndolo en el interior de esa sinuosa superficie que fue enrollándose en torno a él como si sintiera una inevitable atracción...

Construyo a su alrededor una especie de pequeño nido, mientras lo contemplaba con la boca entreabierta, incapaz de hacer el menor sonido por temor a perderse algún matiz de vital importancia. De alguna manera supo que esa forma sencilla derivaba en realidad de un amplio conocimiento, como si hubiera alcanzado el máximo de lo que podía y necesitaba llegar a ser. Era ideal en su objetivo, cumplía con el cometido para el que había sido realizado y formar parte de ello, aunque sólo fuera como espectadora, le produjo tal satisfacción que con un sutil gesto sus comisuras se curvaron en un amago de sonrisa que, realmente, no llegó a darse...

Resultaba fascinante poder observar una cosa que estaba tan cerca de la perfección…

Siguió todo su trayecto, sus labios rosados dibujando una bella Oh, causada por la fascinación, enarcados sus iris enjoyados en sorpresa por la fina línea ascendente de sus cejas. Contempló cómo masticaba y luego, acabó, tendiéndole de nuevo el tenedor…

Lo cogió de nuevo como si temiera que fuera a romperse o estropearse, tratándolo con la extrema delicadeza propia de quien porta el objeto más precioso del mundo. Imitó su gesto, lo introdujo en el plato que contenía el enredado alimento. Un par de espaguetis quedaron tristemente prendidos del tenedor, quizá por lástima, más que porque denotara verdadera destreza. Luego giró el cubierto tratando de acercarlo hacia sus labios. Lo hizo lentamente y con cuidado. El tenedor cargado de comida chocó contra su comisura, con una torpeza más propia de un infante, depositando ahí un beso de tomate. Corrigió su dirección y consiguió introducirlo dentro de la boca. Aquel sencillo gesto que los adultos obviaban hasta convertirlo en un simple movimiento mecánico era el resultado de años de desarrollo en la etapa de la niñez. El culmen de la costumbre… que Ella no poseía.

Masticó, despacio. Aquella sensación fue chocante y extraña. La lengua desató sentimientos encontrados hacia esa materia que era tan ajena a ella, que parecía cambiar de forma, mientras despertaba un sentido que, salvo por leves intromisiones y recuerdos con sabor a hierro, había permanecido suspendida…

Él trajo más libros, abriéndolos sobre la mesa. Masticaba, mientras le enseñaba nuevas imágenes que recorría nerviosamente con el visible anhelo de aprender. Formaciones de colores, texturas y formas se extendieron ante ella, una tras otra, tras otra, tras otra…

Orbes enormes suspendidos sobre inmensos fondos de colores azulados, violetas, y negros, salpicados de pizcas blancas a su alrededor, que parecían atraerlos como el sencillo cubierto hacía con el alimento. Las arrastraba hacia dentro de un foso brillante, como el que alguna vez había visto. Siguió sus explicaciones al detalle, empapándose de cada una de las palabras que le dirigía, prestándole su entera atención.

Con un suave gesto viró su barbilla hacia la ventana, donde contempló aquel enorme cristal blanco rodeado de pequeñas virutas, como esquirlas que se hubiera dejado al romperse salpicadas por doquier sobre la cúpula negra. Observó el libro…

Todo encajó en su mente, con una facilidad asombrosa…

Percibió las vibraciones en el interior de su propio tórax, muchas de ellas pugnando por salir a un tiempo en tono de pregunta. Trató de reordenar sus ideas, para que encontraran un sentido una vez viajaran por el aire hasta él. Abrió la boca, y el alimento que aún había en su interior estuvo a punto de deslizarse hacia afuera. Ella cerró la boca con urgencia y luego le dirigió una mirada suplicante…

Había hecho todo como él le había enseñado, pero en algún punto él había conseguido hacer desaparecer eso de su boca… y Ella no.

Sus ojos persiguieron nerviosamente la superficie de la mesa. Sus manos de largas uñas transparentes sujetaron el tenedor, volviendo a evocar el movimiento aprendido, cargándolo de nuevo con el alimento, pero en lugar de dirigirlo a sus labios, se lo ofreció a él. Esperó a que llevase a cabo todo el proceso de masticado, apoyando las yemas de sus dedos sobre su garganta, de una forma tan liviana que apenas se asemejaba al de una brisa de aire.

Los dos tragaron simultáneamente…

Una expresión de incredulidad, mezclada con cierto alivio atezó el rostro de la dama nívea. Se llevó dos de sus finos dedos a los labios y chasqueó la lengua varias veces, mientras sus orbes granates volvían a clavarse en los azulados de su instructor, disfrutando del sabor y del instante de compenetración derivado de ese pequeño gesto que para él no era más que un reflejo de lo más habitual…

- Ha sido… hermoso…- afirmó tras encontrar la palabra adecuada- ¿Puedo masticar más?…- añadió tendiéndolo el tenedor, en señal de permiso.

Una vez se lo hubo dado, volvió a repetirlo, salvo que esta vez, no necesitó ningún tipo de ayuda para tragar. Cualquiera podría darse cuenta de que aprendía rápido…

- Una vez vi el sol…- su voz de dos tonos vibro en el interior del piso, haciendo la más grave quizá más evidente que cuando se escuchaba en el exterior - Intento cogerlo… pero no puedo.- se miró la manos, comprendiendo las limitaciones que poseía su ser- ¿Para qué sirven?...- sus ojos contemplaron a través de la ventana el cielo, del que había aprendido tanto…

Con la certeza del vasto universo que aún le quedaba por descubrir…

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    20th Diciembre 2014, 15:15

Después de masticar un rato, la chica se quedó mirándome como pidiéndome ayuda. ¿Qué le pasaba? ¿No le gustaba? No, no parecía que fuese eso. Un momento... Sabría tragar, ¿verdad? Quiero decir, ella había masticado y demás y no había tenido problema. ¿En serio era incapaz de tragar? Madre mía, dame paciencia porque vamos... Y entonces me ofreció un bocado a mí. Extrañado, me lo metí en la boca, mastiqué y tragué, y en ese momento, ella hizo lo mismo. Su cara cambió por completo, como quien acaba de descubrir algo único e increíble por primera vez. Le gustó, a juzgar por sus palabras, y luego me pidió permiso para seguir masticando.

- Claro mujer, todo esto es para ti. Cómetelo anda, te vendrá bien.- Volvió a comer, sin necesidad de que la ayudase de nuevo a tragar, lo cual me alivió. Vale que la pobre no sabía ni donde estaba ni quién era, pero tanta historia me empezaba a cansar.- ¿Coger el Sol? ¡No se puede coger el Sol Anna! Es una bola de gas en llamas, no es algo sólido que puedas sujetar en las manos jajaja. Sería como intentar coger aire, o una llama de fuego. Además, probablemente te quemarías si intentases cogerlo.- Aunque tenía mis dudas. ¿Y si fuese capaz de coger el Sol? Mientras habíamos estado allí y ella comía, me había percatado de algunas cosas. Para empezar, ella no respiraba. No lo hacía, o al menos no parecía. Su pecho no se movía ni un ápice como lo haría el de cualquier persona normal. Por esa razón, ella podría estar perfectamente en el espacio sin necesidad de una bombona de oxígeno. Si podría estar sin un traje ya era algo que no podía saber. Además, no iba a meterla en una escafandra al vacío para ver si su cuerpo podía soportarlo. Qué horror. Sólo de pensarlo un escalofrío me recorrió la espalda.

Otra cosa de la que me di cuenta es de que no tenía sombra. Sí, sí, no tenía sombra. Cada vez que yo había pasado una página del libro, las hojas se habían oscurecido ligeramente debido a mi brazo o mi mano, pues teníamos las luces justo encima de nuestras cabezas. Pero cuando ella se inclinaba sobre el libro, o señalaba algo, no estaba allí su sombra. ¿Un fantasma tal vez? Era demasiado físico para serlo. ¿Y si fuese alguna de las artimañas de Zenn? Algún tipo de alucinógeno o algo por el estilo habría cabido perfectamente. Podría usarla para sonsacarme información o averiguar algo que de otra manera le sería imposible. Empecé a sospechar ligeramente, puesto que tenía la sensación de querer cuidarla y protegerla de cualquier peligro. Una droga que aumentase mis sentimientos hacia una chica indefensa, algo ante lo que yo no habría podido pasar de largo. Por el momento me mantendría alerta, e intentaría descubrir si era uno de sus trucos o no.

- ¿Para qué sirven? Bueno, las estrellas son enormes bolas de helio en llamas que dan calor y luz. En nuestro caso, gracias al sol existe la vida en nuestro planeta. El sol proporciona energía, no sólo para los humanos, sino para las plantas, las cuales pueden crecer y generar el oxígeno que nosotros respiramos. Las otras estrellas supongo que harán algo parecido, aunque en teoría sólo nosotros estábamos vivos. Con el paso del tiempo se ha demostrado que hay más planetas y sistemas con vida, y en la mayoría de ellos hay una estrella o más que iluminan su tierra y proporcionan la vida de la misma. Podría decirse que las estrellas son las que hacen que haya vida en los planetas o las lunas.- Era una explicación algo generalizada, pero a mi parecer lo suficientemente correcta como para que Anna la entendiese. Mientras terminaba la pasta saqué unos pequeños bombones rojos con unas letras doradas grabadas en el envoltorio.- Bueno mi querida Anna, es hora de que pruebes uno de los mayores, si no el mayor, manjares del mundo. ¡El chocolate! Mira, se desenvuelve así con cuidado, y luego te lo comes tal cual. Todo entero a la boca. Esto en concreto es un bombón. A ver qué te parece.- Y le acerqué un par para que los cogiese. Empezaba a entender un poquito más a esa chica, y mi corazón deseaba de verdad que no fuese un experimento de nuestro enemigo, porque le estaba cogiendo mucho cariño.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    27th Diciembre 2014, 13:07

A medida que repetía el proceso poco a poco, una vez tras otra, consiguió llevarlo a cabo con más soltura y también con más precisión. A pesar de lo cual, a medida que iban quedando menos de esos alargados alimentos cogerlos se iba haciendo más y más difícil. Su cara iba quedando salpicada de tomate, pero de la misma manera que tragar no le había salido como un impulso natural, tampoco se relamía, por lo cual, la mancha permanecía allí. Recordaba a la de un infante despreocupado, que o bien no se limpia porque aún no le han enseñado que ir por ahí manchado es indecoroso, o bien porque lo sabe y aun así, no le da importancia. Dejó de comer, pero no soltó el tenedor, para prestar máxima atención a las correcciones que el hombre le estaba dando acerca de su comportamiento anterior…

Abrió los ojos fijándolos en Él, como dos enormes rubíes engarzados en los iris de una extraña estatua de mármol que le observaba, en una postura claramente hierática. Como si el menor gesto que pudiera hacer fuese a distraerla de las importantes cosas que le contaba…

- Fuego…- murmuró entre dientes, haciendo que por un momento sus ojos se cubrieran de una veladura de ausencia, tratando de recordar - El fuego…¿quema?- claramente la pregunta no estaba dirigida a él, mientras ladeaba la cabeza...

La aureola dio una vuelta rápida, y luego volvió al ritmo que hasta entonces había mantenido…

Algo acudía a su llamada, a la pronunciación de esa palabra, pero no sabía con certeza qué.. A pesar de no tener sensación de temperatura la recorrió un escalofrío. En ese instante, cada una de las flores pendidas en su pelo se estremecieron, como si hubiesen sufrido de un impulso… un calambre… Aunque no pudo detenerse mucho en pensarlo. Él volvió a vibrar, y Ella a escuchar, de manera que pudiera recopilar toda esa valiosa información que le estaba brindando y que suponía todo un regalo para su ser…

Abrió la boca mientras enarcaba de nuevo las cejas, mientras comprendía fascinada la importancia del sol y de las estrellas. Eran bolas de fuego que quemaban y… aun así… eran capaces de dar la vida…

La dualidad la golpeó, desarmándola por completo…

Necesitó algo más que un momento para comprender que él seguía hablando, y apenas le dio tiempo a seguir la explicación posterior. Chocolate. Depositó una pequeña bolita en la palma de su mano. Ella la contempló, y luego a Él, procurando captar su uso. La desenvolvió y se la metió en la boca. Aquello era también alimento. Asintió con la cabeza y trató de abrirlo, para lo cual necesitó un buen rato, porque examinó el papel con la misma insistencia con que había auscultado el tenedor. Cuando tuvo la pequeña bolita reposando en la palma de su mano, la introdujo en su boca aún salpicada de tomate como él la había enseñado. Empezó a masticar…

Cerró los ojos…

Y por primera vez desde que la viera, su pecho se hinchó con una interminable respiración. Cualquiera que hubiera visto el cuerpo de la chica convendría en que no era posible contener tanto aire en unos pulmones de ese tamaño. Abrió los ojos, cuyo tono ahora parecía más conciliador, quizá fuera por la luz, pero el rojo había cambiado su intensidad y ahora parecían de un rosa pálido que recordaba a flores de cerezo…

Y se dejó caer sobre las piernas de él, con un ronroneo que vibró en cada rincón de la casa, más propio de un gato satisfecho que de un humano… Quizá también fuese por la luz, pero su comisura parecía esforzarse por elevarse un poco en un espejismo de sonrisa…

Aunque no se podía estar seguro de semejante fenómeno…

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    28th Diciembre 2014, 00:21

Cuando me miró antes de coger el chocolate vi que tenía la cara totalmente manchada de tomate de los espaguetis. Sonreí al ver la cómica imagen, como un niño pequeño que acaba de ponerse morado de pasta. Miré a mi alrededor y vi que no teníamos servilletas, lo cual había sido un fallo por mi parte. Bueno, en cuanto se comiese el bombón iría a por unas para limpiar a la pequeña chica. Ella miró el chocolate sin entender muy bien que hacer, y le mostré que debía desenvolverlo y luego comérselo. Ella hizo lo propio, aunque observó con detenimiento el envoltorio rojo del "Lindt". Cuando ya por fin lo consiguió desenvolver, yo ya iba por el tercero. Aquellos bombones estaban de morirse de buenos. Podría haberme comido una caja entera, y seguramente lo hiciese si la muchacha no se los comiese algo más rápido.

"Venga mujer, que es para hoy. Sólo es desenvolver un papel, no resolver una integral", pensé. Pero ella se tomaba su tiempo. Tal vez por analizar el papel, tal vez porque aún estaba aprendiendo la mecánica más sencilla del mundo posiblemente. Fuera como fuese, necesitaba que se lo metiese ya en la boca para ver su reacción. Y, siendo sinceros, fue muy muy distinta a lo que me esperaba. Lo masticó, y muchas cosas sucedieron al mismo tiempo. Su pecho se infló muchísimo, más de lo que se podría haber inflado el mío, o esa era la impresión que me dio; sus ojos se abrieron de par en par y sus pupilas variaron ligeramente el color a un rosa más claro. Y, por último, se recostó sobre mis piernas, con un ronroneo de paz y agradecimiento como nunca había visto antes.

La imagen era totalmente cómica. Yo me quedé helado, con uno de los carrillos lleno de chocolate, y la otra mitad del bombón aún entre mi dedo pulgar e índice de mi mano derecha. La izquierda se había levantado ligeramente al tumbarse ella sobre mí. Mis pupilas se movían entre ella, su cuerpo y el resto de la casa, sin saber muy bien qué estaba pasando. Y, poco a poco, volví a masticar lentamente, metiéndome el otro trozo en la boca, chupándome las yemas de los dedos manchadas del chocolate que se había derretido por el calor generado durante los segundos de pasmo total. Aquella pequeña criatura era uno de los seres más enternecedores que había visto nunca. Aquel gesto, aparentemente tan simple y tonto, me había dejado sin habla y pillado totalmente por sorpresa. Acaricié sus cabellos, tan suaves y lisos como la propia seda, en un gesto inocente y de paz. Ahora, más que nunca, tenía que averiguar quién o qué era ella.

- Bueno, parece que he acertado con el chocolate... ¿Te ha gustado? Tengo más si quieres. Aunque, siendo honestos, deberíamos hacer algo con esa carilla.- Me chupé el pulgar y se lo pasé con cuidado por las mejillas, limpiándole el tomate que quedaba por su rostro. Habría preferido una servilleta, pero no quería levantarme ni molestarla. Su rostro sólo generaba paz, y aquello era algo que nunca había visto antes en ningún ser vivo.- Te habías manchado de tomate con los espaguetis... ¿Quieres más chocolate? Tengo de otros tipos si quieres, como con frutos secos, caramelo, licor, frutas... Aunque el mejor es de con leche. Le da un sabor más dulzón.

Ahora que la tenía tan cerca, apoyada sobre mí, pude observar tanto la diadema como las flores de su pelo con detenimiento. Estas desprendían un aroma que nunca había olido antes. Era muy agradable y relajante. Toqué una con sumo cuidado, notando el reconocible tacto aterciopelado de los pétalos de una flor. Luego mis ojos se posaron en la diadema que se movía ligeramente. Era dorada, con unas estrellas clavadas en ella. Sin embargo, esta no estaba apoyada en su cabeza. Simplemente levitaba a su alrededor. Parecía estar hecha de algún tipo de metal, pero no era capaz de reconocer si se trataba de oro u otra cosa. Habría necesitado sumergirlo en agua al más puro estilo arquimidesco, y luego salir calle abajo a los gritos de "eureka, eureka!". ¿Estaría fría? ¿Caliente? Luego pensé que estaba tocando sus cabellos y demás sin permiso, y tal vez fuesen una parte muy personal que no pudiese ser acariciada así como así.

- Oye Anna, ¿puedo preguntarte algo? Estas flores y esta diadema... ¿Qué son? Quiero decir, las flores están vivas, ¿verdad? Huelen y parecen ser flores reales. Pero no es un olor industrial ni prefabricado, no. Es algo natural. Se nota que es real. Y la diadema, ¡qué significa? ¿Es algún tipo de amuleto o de decoración? Porque es la primera vez que veo una que...- Un flashazo recorrió mi cabeza al instante. ¿Cómo había sido tan tonto? ¿Cómo no me había dado cuenta antes? ¿Dónde había visto yo antes una especie de círculo que flotaba alrededor de la cabeza de un ser? Dorado, con estrellas, ella no tenía sombra, generaba paz y una extraña sensación de calidez o instinto de protección y de pureza a mi alrededor... La miré a los ojos con la boca entreabierta.- Es... ¿Una aureola?

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    29th Diciembre 2014, 21:57

Permaneció tan absolutamente quieta en esa posición, que cualquiera que la hubiera observado la habría dado por muerta, salvo por aquel ronroneo que el interior de su cuerpo parecía emitir, y cuyos tonos aparentemente aumentaban o disminuían de intensidad a medida que el total de las vibraciones que lo conformaban ganaban fuerza unas sobre otras, entrelazándose, como entretejiendo el patrón de una compleja tela, o describiendo las numerosas oleadas de una melodía en la piezas de música más complejas que a lo largo de la historia se han transcrito al papel...

Permitió que el joven le acariciara el pelo y las flores, y fue capaz de sentir cada centímetro del contacto que ejercía, gracias a la energía que desprendía ese ser. Él era a quien le era posible percibir con más intensidad, a pesar de lo cual el púlsar le remitía claramente los bamboleos incesantes de las fibras de otras criaturas cercanas, otras que tenían su propia melodía y ritmo, y que transmitían contradictorias sensaciones en sus diferentes energías, algunas tan intensas que casi se podían coger, y otras tan sutiles que había que envolver todo en negrura, para ver su sutil resplandor... a pesar de sus diferencias, igualmente bellas por ser únicas...

Pero entonces, dirigió unas vibraciones hacia ella, que le hicieron abrir mucho los ojos, y permanecer estática un instante más, antes de levantarse rápidamente, provocando así un aluvión de mareas rojas, causadas por el movimiento que hizo su pelo al levantarse ella con tanta presteza, y mirarlo con una expresión hasta entonces desapercibida en su rostro. Sus ojos denotaban una emoción que hasta ese momento había causado la fascinación, pero que ahora se tornaba en algo distinto, como la ilusión propia de un infante al que un adulto hace una pregunta que él, sorprendentemente, se ve capacitado para responder...

Sintiéndose realizado ante aquellos que, a sus dulces ojos, saben más...

- Planaria... ¿Quieres saber? - su tono expresó la incredulidad que suponía para ella ese hecho. Se sentó de rodillas sobre el sofá con un notable rebote, a pesar de lo cual la estructura ni siquiera se resintió un ápice. Daba la impresión de que ella podría haber saltado con todas sus fuerzas sobre el sofá, y este no habría respondido ni ahuecando los cojines que soportaran su cuerpo.

Cogió un mechón de su propio cabello buscando con cuidado entre las hebras rojas aquella en la que hubiese prendida una de esas inmensas flores, de una pureza blanca que sólo podía rivalizar con el matiz de su propia piel, y luego con mucho cuidado la sujetó entre los dedos, formando un pequeño cuenco donde la forma natural de la flor pudiera aposentarse sin forzar sus pétalos, ni resentirse en modo alguno. Después de que los ojos de la mujer nívea se perdieran largamente en la superficie, como si quisiera observar cada detalle, cada matiz y formación del pequeño ser vegetal que sostenía, se la cedió a él, ofreciéndosela con ambos manos. Durante todo ese proceso, la flor continuó prendida de su cabello, sin hacer siquiera amago de desprenderse...

- Es Mathâer...- el nombre vibró con tal potencia que parecía haber marcado un instante de la historia, de una importancia tan vital, que era imposible vivir de la misma manera, una vez descubierto. - La madre de todas...- al añadir aquello, su expresión se tornó confusa, casi como si no hubiese sido su boca la que hubiese pronunciado esas palabras. La aureola de movió con rapidez al decir aquella frase y de nuevo, volvió a su ritmo natural, extremadamente calmado. Ella contempló el suave arco que a veces se introducía en su visión. -... la aureola estelar...- esta vez, su expresión se volvió ausente al decirlo, sus ojos destellearon con un intenso brillo violáceo, antes de retomar el cándido rosado que había adquirido tras comer el chocolate. Contempló, de nuevo consciente, el rostro del joven - ¿Que... Qué es una aureola?...- de nuevo, no parecía del todo dueña de sus actos...

Quizá no lo fuera...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    30th Diciembre 2014, 00:23

Tras mi pregunta, la pequeña Anna dio un respingo y se sentó de rodillas a mi lado. Parecía emocionada, nerviosa, como si acabase de preguntarle algo a lo que llevaba queriendo contestar desde hacía mucho tiempo. Era liviana, muy muy liviana. El salto que dio en el sofá apenas se notó, y me preguntó si quería saber.

- Eh... Sí, claro... Pero, ¿el qué?- No me contestó con palabras, sino que cogió una de las pequeñas flores de su roja melena haciendo un pequeño cuenco con las manos. Su pelo era extremadamente suave y parecía tener vida propia. Cogió una de las flores con ambas manos, ofreciéndomela. La acaricié con delicadeza, rozando los pétalos con la yema de los dedos. Sus pequeñas manos sostenían la planta con cuidado.- Mathâer... La madre de todas... ¿Te refieres a la madre de todas las flores, verdad?- Intenté pronunciar el nombre lo más parecido a lo que ella había hecho posible. Su rostro cambió su aparente emoción y alegría por una especie de nueva confusión. La aureola giró rápidamente y luego volvió a su posición casi estática, moviéndose muy lentamente alrededor de la cabeza. Ella volvió a mirarme a los ojos y preguntó qué era una aureola. Cómo no. Entorné los ojos y resoplé.- Espera un momento anda.

Me levanté del sofá y me dirigí a mi cuarto. Abrí el cajón de mi mesilla y cogí una pequeña estampita de la virgen que guardaba. Tenía en un brazo al niño Jesús y en el otro colgaban dos pequeños cuadraditos blancos con rebordes como recortados. Besé la imagen y volví al salón donde Anna me esperaba con la mirada curiosa. Me senté de nuevo a su lado y le ofrecí la imagen.

- Esta es la Virgen del Carmen. Y este niño que está en sus brazos, es Jesús. Es el hijo del dios en el que yo creo. Y como puedes ver, tienen una especie de pequeña diadema dorada sobre la cabeza, muy parecida a la tuya. Eso, es una aureola. Como puedes ver es lisa, pero también las hay con pequeñas estrellas como las tuyas. De hecho, espera...- Cogí mi ordenador portátil y abrí la página de "Google". Busqué un par de imágenes y encontré la que buscaba.- Mira, aquí la tienes. Con estrellas como la tuya. Las aureolas son una especie de diademas que se usan para representar la santidad de una persona, por eso en la imagen esta la Virgen y el niño la tienen. Si lo tuyo es una aureola... Eso significa que... Bueno, que eres un ser espiritual y santo.

¿Una santa ante mí? Cualquier persona que me hubiese visto y me conociese un poco habría notado el pequeño vibrar de mis ojos, el temblequeo de mi labio, la sonrisa que se dibujó en mi cara, los pelos de mi cuerpo erizándose por segundos, el repentino acelerón de mi pulso... ¿Era de verdad? No estaba seguro, pero tantas cosas apuntaban a que así fuese. Iba desnuda y no sentía deseos sexuales hacia ella; generaba una paz y un bienestar alrededor de ella como nunca había visto, sintiendo casi como si mi alma se purificase; aparentemente era delicada y frágil, pero al mismo tiempo parecía tener algún tipo de poder que la protegiese del mal... No podía creérmelo, ¡un ser divino! La posibilidad de que así fuese me dejaba en una nube.

- Anna... Dices que no recuerdas de dónde vienes, ¿verdad? Pero puede que recuerdes algún símbolo o algo. Espera.- Volví corriendo a mi cuarto y cogí un papelito con algunas cosas escritas y un crucifijo. Cuando me senté en el sofá se lo pasé para que lo pudiese sostener entre sus manos.- Esto es una cruz. Es el símbolo de los cristianos. Jesús, el niño que te he enseñado en la imagen de antes, creció y murió por nosotros para el perdón de nuestros pecados. Un pecado es una mala acción por así decirlo, como mentir, matar, insultar a alguien, robar... Y gracias a que Jesús, el hijo de Dios, murió en la cruz podemos redimirnos e ir al cielo... ¿Te suena de algo?- Y mientras observaba la pequeña cruz de madera comencé a leer el pequeño papelito que había traído.- "Padre nuestro, que estás en los cielos..."

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    30th Diciembre 2014, 12:28

Aquello que dijo sobre las flores la dejó estupefacta... ¿A qué se refería, con la madre de todas?...

Pero no tuvo tiempo de preguntar, pues antes de poder hacerlo el joven desapareció, dirigiéndose hacia otra habitación. Ella permaneció estática en el sofá, aún de rodillas, mientras el pequeño Polynach ponía especial interés en llegar a una esquina donde había encontrado una pequeña araña de patas muy largas que le causaba una creciente curiosidad, que quería satisfacer, como siempre, olfateando...

Una vez de nuevo en la habitación, se sentó junto a ella mostrándole un pequeño cuadrado de tela con una imagen, en la que se mostraba una especie de mujer, aunque su expresión era hierática y extraña, mucho menos palpitante que las que ella había visto en personas vivas. Portaba en las manos una criatura diminuta y pequeña que hasta entonces jamás había visto. Era como una especie de ser en miniatura, pero con una expresión casi adulta que le causó una fuerte conmoción.

¿Existían realmente esos seres diminutos?...

Sintió que tenía la imperiosa necesidad de saber aún más del mundo, y que si verdaderamente esas criaturas existían, quería verlas y conocerlas. Quería compartir con ellas su modo de ver el mundo que las hacía parecer pequeñas, y por ello, necesitadas de un ser mayor que las cuidara...

Apenas pudo seguir la explicación, pues había demasiados conceptos que se escapaban de su comprensión, aunque hizo todo cuanto estuvo en su mano para intentar comprenderlo. Igualmente, aquella pequeña superficie que se partió por la mitad, en la que se reflejaron repentinamente cientos de aquellas imágenes estáticas la fascinó por completo, provocando que incluso intentase tocar con extremo cuidado la superficie, temerosa de poder asustar a las pequeñas criaturas que allí se mostraban. Pero no parecía afectarles su presencia...

Como si ellos pudieran verlas, pero ellas no...

- ¿Qué es Dios?...- preguntó, volviendo a sentirse curiosa y también ignorante. Aunque no como el resto de la gente, que habría encontrado incomodidad en ese hecho. Para ella, serlo, no suponía una ofensa. Sólo significaba que aún tenía cosas por aprender. - ¿Qué... significa santo?- ladeó la cabeza, y dejó que la melena pendiera libremente de ella, vertiéndose por el suelo.

Entonces volvió a salir de la habitación. Aquello le dejó tiempo para que pensara en todo aquello que hasta entonces había aprendido. El sol, las estrellas, el líquido invisible, la comida, el chocolate, el mundo sobre el papel, el tenedor... eran tantas maravillas que se sintió sobrecogida.

Cuando regresó y le tendió las cosas, las recogió con las manos, con la misma delicadeza que había usado para sujetar la flor pendida de su propia melena.

Entonces sintió una fuerte presión en el pecho, a medida que el joven hablaba. Un niño... así es como se llamaba la pequeña criatura que el ser con aureola sostenía en brazos. Las finas manos de la mujer temblaron suavemente, y su expresión de perfecta paz se deformó en una de absoluto terror. Él estaba insinuando que...

- Como...- murmuró entre dientes mientras miraba la cruz temblorosa en su mano. - Hicisteis mal... y él... ¿murió para salvaros?...- dijo, con la pupila contraída en un punto tan pequeño que habría cabido en la punta de un alfiler. - ¿Porqué?...- la aureola empezó a acelerar su ritmo, a medida que ella se mostraba más alterada...

No estaba poniéndose violenta, ni nerviosa... Su turbación llegaba hasta tal nivel que se denotaba en su cuerpo, que empezó a temblar, haciendo que el papel se cayera al suelo. Contempló la cruz en su mano, y la dejó escapar como si su mero contacto le ardiera a la piel...

Sintió que la presión se hacía mas fuerte, a medida que una idea se abría en el interior de su mente, obligándola por fuerza a aceptar lo que se avecinaba...

- No...- fue una súplica- ...No...No...- era lo único que podía repetir, mientras se mecía con un sutil bamboleo, de adelante hacia atrás.

Se echó las manos a la cabeza, contenidas en un puño a cada lado de sus sienes, sintiendo que aquel descubrimiento iba a acabar con el raciocinio que le ayudaba a contemplar las cosas, apretó los dientes y cerró los ojos, tratando de evitar esa imagen que cobraba forma, cada vez más y más nítida en el interior de sus párpados. Aún no podía verla, pero estaba convencida de que no quería hacerlo...

Y la niebla seguía disipándose en torno a ella...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    30th Diciembre 2014, 17:33

Ella comenzó a hacerme preguntas acerca de qué era Dios o ser santo. La verdad, no era tan fácil como parecía responder a esa pregunta. No me extrañó en absoluto que no supiese que era algo. Después de todo, era la tónica que había tenido desde que había encontrado a la muchacha. Se pasó la mano por el pelo mientras suspiraba.

- A ver, qué es Dios. Pues Dios es un ser supremo que en teoría creó todo: el universo, las estrellas, al vida... Todo lo creó él. Y también nos creó a nosotros. Muchas culturas y religiones creen en la existencia de un Dios supremo que nos cuida y vela por nosotros. Suele ser un ser que no se ve y que vive en un lugar conocido como el paraíso, allí donde van las almas de quienes han sido buenos. El lugar donde se encuentra ese sitio es totalmente desconocido, ya que son temas de fe. La fe es la capacidad que tenemos de creer en algo en concreto, generalmente de carácter sobrenatural. Y un santo es una persona cuya bondad es enorme, que han obrado algún tipo de milagro y que sirven de ejemplo por su vida de sacrificio.- Era, por así decirlo, una manera bastante acertada o simple de explicar qué era ser un santo y qué era Dios. Su pelo calló sobre el sofá y el suelo, como una cascada roja llena de flores y brillos. La verdad, me preguntaba realmente si sus cabellos no tendrían vida propia, o si se movían de manera independiente a lo que ella hacía. Desde luego, era lo que parecía al ver cómo se comportaba este.

La cruz cayó de sus manos y se tensó enormemente. Su cuerpo comenzó a temblar, y la aureola giraba rápidamente, casi con violencia. La estampita también cayó al suelo. Negó casi en un susurro, mientras se balanceaba hacia delante y hacia atrás. Apretó sus pequeños puños contra sus sienes y cerró los ojos y los dientes mientras los apretaba. ¿Qué demonios estaba pasando? ¿Por qué de repente actuaba así? ¿Había dicho algo malo? No sabía qué hacer. Quería calmarla, abrazarla, intentar que se tranquilizase... Pero, ¿cómo?

- ¿Anna? Anna, ¿te encuentras bien? ¿Qué te ocurre? ¿Qué te pasa?- Estiré la mano para abrazarla pero no lo hice. No sabía si debía hacerlo. ¿Y si se ponía peor? Hasta ese momento había pensado que podía ser una criatura apacible y tranquila, pero con lo que estaba pasando comencé a dudar. ¿Y si me golpeaba con algún tipo de fuerza? ¿O estaba en un estado de tensión máxima? Balbuceé y mis ojos recorrían el cuerpo de la chica, que seguía baboleándose. No podía dejarla así. Tenía que hacer algo, así que me lancé a la piscina. Estiré las manos hacia ella y cogí su pequeña cara con las palmas de las manos. Su piel estaba caliente, casi ardiendo. Levanté su rostro hasta mirarla a los ojos, devolviéndome la mirada con aquellas rojas pupilas. Eran verdaderamente bonitos.- Anna... Tranquila. No pasa nada, todo está bien. Murió por amor... Porque nos ama por encima de todas las cosas. Fue el amor la razón por la cual fuimos perdonados. ¿Sabes lo que es el amor? Es cuando quieres a alguien por encima de ti mismo, sin importarte nada más. Quieres a otra persona con tu corazón y tu alma, y deseas que esa persona sea feliz, tenga cosas buenas... El amor es el sentimiento más puro del universo entero, y es lo que nos mueve Anna... O lo que debería movernos. Tranquila, por favor, yo...- Y sin saber muy bien si era lo correcto, cerré los ojos y besé con delicadeza su frente mientras aún la sostenía por las mejillas. No sabía si entendería eso, si la tranquilizaría o si le ayudaría. El amor, tal vez aquello fuese la respuesta que ella necesitaba...

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    2nd Enero 2015, 20:07

Hubiera deseado preguntar mucho más de lo que fue capaz...

Cómo una criatura tan inmensa como para crear todo aquel inabarcable mundo coexistía con sus creaciones, a las que había dado la vida, sin que ninguna de ellas pudiese contemplarla. Se sintió desdichada por la existencia de esa criatura a la que nadie podía localizar, para agradecerle lo que había hecho. A la que había que acceder simplemente mediante el mero convencimiento de que estaba allí, aunque no hubiera prueba alguna que lo corroborara, mas allá del deseo de hacerlo...

Quería saber qué era el alma, qué era la fe, qué era el milagro, y el motivo por el que había que sacrificarse para conseguirlo...

Pero en ese momento era incapaz de redirigir sus pensamientos a ninguna de aquellas cosas que tanta necesidad de saber le causaban, porque se encontraba bloqueada en el incandescente ideal, cada vez más potente, incrustado en el fondo más esencial de su existencia, por el cual tomaba conciencia de lo que era...

El universo se comprimió en una oleada de un microsegundo, en un movimiento imperceptible para todos...

Salvo para ella...

Su rostro fue arrastrado, sin poder hacer nada por evitarlo, para dirigirse a algún lugar que ahora mismo no era importante.

El sabor a hierro le inundó la lengua, arrasando la melodía restante que el paso del chocolate había extendido en el interior de su boca. Aquella bocanada le produjo una tos descontrolada, que desperdigó pequeñas gotas de sangre por todas partes, mientras toda una veladura le cubría los labios, tiñendo su barbilla, su garganta y su pecho blanquecino con hilos de sangre.

Aquello era más intenso, y mucho mas grande de lo que hubiera podido soportar experimentar...

Entonces algo se coló en su visión, como dos pequeños faros acerados, del color de la miel. Aunque ella no supiera lo que era eso... Sus ojos rubí se aferraron a esos dos faros, con una muda súplica, la idea empezó a distorsionarse en la niebla de su subconsciente a medida que ella observaba desesperadamente su presencia, y absorbía sus palabras como las plantas lo hacían con la luz del sol, impulsadas por la necesidad de sobrevivir un día mas...

Y entonces hizo un contacto con sus labios, sobre su frente...

La aureola que giraba enérgicamente sobre su cabeza detuvo su irrefrenable movimiento poco a poco, mientras la melena, erizada de la misma manera que lo habían estado las orejas del pequeño Polynach, que había permanecido expectante a la escena, volvía a reposar inerte, vertiéndose desde su cabeza. Sus ojos, abiertos como dos grandes volcanes cristalinos dieron la bienvenida de nuevo a sus pupilas, como dos profundos lagos negros que se abrieran entre la ardiente superficie cristalina de sus iris. Su boca entreabierta mostraba el carmesí propio de la sangre fresca, algunas gotas aún se dejaban caer desde sus labios, perdiéndose en los diversos rincones de su torso, por el que se desprendían...

Y tuvo la certeza de que era incapaz de llorar, porque hubiera deseado hacerlo... pero no pudo...

Tras un extenso silencio, su voz, tan débil como el último latido del corazón de un anciano...

- Tendre yo...¿que morir por amor?...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    5th Enero 2015, 17:50

Después de besarla, la abracé con suavidad. La aureola comenzó a detenerse poco a poco, reduciendo enormemente su velocidad. Todo pareció calmarse poco a poco, como un paisaje asolado por la tormenta la cual va alejándose. Aún quedaba todo mojado, pero ya no era como cuando caían los rayos y la lluvia golpeaba con fuerza el suelo y a uno mismo. Acaricié su pelo con los dedos, con la mayor ternura que fui capaz de usar. No quería que se sintiese asustada, ni que el dolor le invadiese el alma. Nos separamos un poco y miré aquellos ojos rojos como dos rubíes. Pero entonces vi su boca. Estaba manchada de sangre. Sangre que provenía del interior de la misma. El pulso se me aceleró y mi respiración se volvió algo agitada.

- Dios mío Anna, ¡estás sangrando! Por dios, ¡tengo que llevarte a urgencias!- Me dispuse a levantarme a toda velocidad para ponerme la chaqueta y calzarme las zapatillas. ¿Qué demonios le había pasado? No se había golpeado ni caído ni había comido nada... ¡La comida! ¿Sería eso? ¿Tal vez por eso no había comido nunca, porque comer la mataba? Si era por eso nunca me lo perdonaría. No podía permitir que ella sufriese por mi culpa. Su pregunta me inquietó y produjo que mi ceño se frunciese.- ¿Morir por amor? Ahora deberías preocuparte más por no morir desangrada. ¡Vamos, tengo que llevarte al hospital! Venga Anna, estás enferma. Levanta.

Tiré de sus pequeñas manos con fuerza pero con cuidado. Realmente parecía que, si tirabas fuertemente de ella le arrancarías el brazo. Ella se levantó, mirándome con curiosidad, y todavía con la mirada aparentemente perdida aún, aunque menos que hacía unos minutos. Entré en el baño a toda velocidad y me enjuagué la cara. Vi entonces que mi camiseta estaba manchada de sangre y me la quité, tirándola a la cesta de la ropa sucia. Abrí el armario y comencé a buscar otra a toda prisa. Estaba nervioso, mucho más de lo que me habría gustado admitir. Lo que más me preocupaba era pensar que no pudiese ayudarla, o que le hubiese causado yo con la comida aquel estado. Con los nervios me puse la camiseta alrevés, y maldije en voz alta. El tiempo corría, y yo no tenía los conocimientos suficientes como para saber si lo que le pasaba era muy grave o poco grave. Lo único que veía era a una pequeña muchacha ante mí, sangrando por la boca, y que no parecía ser nada que hubiese visto antes. Fuera como fuese, no podía dejarla allí. Me coloqué correctamente esta vez la camiseta y salí como una bala de mi cuarto, mientras volvía a ponerme la chaqueta otra vez. Miré a mi alrededor buscando a Anna mientras cogía las llaves de la moto.

- ¿Anna? ¡Anna! ¡Vamos, tenemos que irnos ya! Tu vida corre peligro. Estás sangrando por la boca y eso no puede ser bueno de ninguna manera. ¡Venga! Iremos en mi moto. Será más rápido. Toma, coge esto, lo necesitarás.- Y le di un casco. Era enorme comparado con ella. Tendría que apretárselo para que le quedase justo en la cabeza. Miré el reloj nervioso. Las doce y media de la noche. Un sudor frío comenzó a bañar mi frente. Por favor, no te mueras...

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    15th Enero 2015, 12:57

A medida que volvía a tranquilizarse, y aquella imagen difusa quedaba relegada a los profundo de su subconsciente, de donde no debía salir, al menos por el momento, su conciencia volvió a ella, permitiendo que su rostro recuperara la pacífica expresión que antes de aquel revelador instante había mostrado. Se suavizaron sus movimientos, sus facciones, hasta que al final quedó totalmente detenida, de nuevo conocedora de dónde estaba, aunque insegura de qué había significado aquella reacción, y aquel momento, para lo que ella era...

Las tornas cambiaron en el momento en que Planaria se percató de que sangraba. Su reacción fue rápida, y atropellada. La hizo levantarse, explicándola que estaba enferma. Aquella palabra le sonó tan extraña aplicada a sí misma que tuvo la certeza inequívoca de que no era correcto. Pero no tuvo tiempo de contradecirle, pues se dirigió a todo correr a una de las habitaciones de la casa. Se quitó la camiseta y se aclaró, bajo la atenta mirada de la dama nívea, y con las prisas no sólo se puso la nueva prenda de ropa al revés, si no que además, no se percató en absoluto del fehaciente hecho de que la joven de cabello carmesí no se reflejaba en el espejo...

Cogió entre las manos, con la misma delicadeza que había demostrado en cada uno de sus gestos, el casco de moto que le tendía. Era la primera vez que veía uno, y no tenía idea de para qué servía o qué debía hacer con él, pero entonces fue capaz de hacer su voz sonar, entre todo el revuelo que el joven, agobiado por el nerviosismo y el miedo, estaba causando.

- Planaria, tranquilo.- aquella frase de tres tonos, al que se unió uno más, grave pero pacificador como el de un sabio anciano, resultó una melodía sedante que le indujo unos instantes de total claridad. - No estoy enferma... no...- las palabras adecuadas se mezclaron con otras, hasta emerger correctamente de su garganta - Yo... no puedo estarlo. - añadió, sujetando el casco entre las manos, contemplándole pacíficamente - Sólo es sangre...- dirigió una de sus manos hacia la comisura, limpiando los restos de surcos color carmesí que aún quedaban allí. Por algún motivo su sangre no parecía coagular, quedaba igual de tierna y líquida que cuando había emergido a borbotones de entre sus labios.

La dama le contempló un instante más, luego miró el casco y finalmente la puerta de la calle. Aunque quizá no estuviera seguro de cómo, la criatura a la que él llamaba Anna le había dejado claro algo. Afirmaba no estar enferma, pero con ese último gesto le había dejado a él la decisión de optar por ir finalmente al hospital...

Con ese gesto, le ofrecía su confianza...

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Planaria Glámez
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 695
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Edad : 27
Localización : En alguna pastelería comiendo chocolate, seguro

Ficha de Personaje
Alias: Positrón
Nombre real: Planaria Glámez
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    16th Enero 2015, 11:05

- No, no, vamos a ver Anna, no es sólo sangre. La sangre está dentro del cuerpo, y sale al exterior cuando te haces una herida o algo así, pero es como cuando te haces un corte. Si sangras por la boca es que, o te has mordido la lengua o te has hecho una hemorragia interna o algo así... Y tú no te has mordido la lengua, ¿verdad?- ¿Estaría exagerando? En el fondo ella tenía razón, sólo era sangre. Pero lo que realmente me hizo pararme fueron sus palabras. "Yo no puedo estar enferma". ¿Sería como yo? ¿Tendría un factor de curación parecido al mío? Gracias al mío yo era inmune a venenos y toxinas, y además no podía caer enfermo. No lo había estado desde el accidente, ni siquiera un catarro tonto. Pero, ¿cómo podía adivinarlo? Obviamente no iba a cortar...- Dame un segundo.

Dejé el casco de la moto en el armario de nuevo y me dirigí al cuarto. Dónde estaba... Abrí el armario y comencé a rebuscar. Sabía que andaba por algún sitio, la había visto hacía muy... ¡Ahí estaba! Perfecto. Saqué una caja de galletas y la abrí. Dentro había hilo de coser, dedales y agujas. Cogí una aguja y me dirigí a la chica, que aún me esperaba con la mirada medio perdida y atenta.

- Puede que esto te duela un poco. Es tan solo que quiero comprobar una cosa... Porque tú no sabrías contestarme a si tienes un factor de curación, ¿verdad? Quiero decir, ¿eres capaz de sanar tus heridas sin problema? Espera.- No me gustaba la idea de hacerle daño, aunque fuese clavarle una pequeña aguja. Me dirigí a la cocina y cogí un afilado cuchillo. Volví donde estaba ella y me quité la chaqueta, dejando mi brazo derecho visible. Lo estiré hacia ella. Una pequeña cicatriz de unos diez centímetros estaba allí dibujada. Apoyé la hoja sobre la carne, y corté. Apreté los dientes y siseé por el dolor. Un chorretón de sangre salió, y en seguida mi brazo quedó tintado por ella. A los pocos segundos, la herida se cerró y desapareció, como si nunca hubiese estado allí. Limpié un poco la sangre para que la chica pudiese verlo mejor.- Este es mi otro poder. Soy capaz de regenerar heridas en mi cuerpo, por graves que estas sean. Bueno a ver, hay límites. Si me cortas la cabeza dudo que pueda regenerar eso, a menos que abras la herida del cuello y del torso y juntes ambas partes, pero sin mi cerebro mi cuerpo no puede moverse. Tú... ¿Tú puedes hacer eso también? ¿Curarte así me refiero?- Quería saberlo, necesitaba saberlo. Porque si era así me dejaba mucho más tranquilo sabiendo que estaría bien.

_________________
"¡Hora de ponerse las pilas, familia!"

Plana Bueno: dodgerblue

Plana Malo: darkorchid

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
OmegaDust
Independientes
Independientes
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 03/10/2014

Ficha de Personaje
Alias: Mártir
Nombre real: OmegaDust
Universo:

MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    25th Enero 2015, 00:01

La explicación de él fue un tanto errática, pero seguramente estaba causado por la creciente preocupación que sentía por ella. Su melena se vertió sobre el suelo cuando se inclinó siguiéndole con la mirada, mientras él desaparecía durante unos instantes en su habitación, hacía extraños ruidos y luego volvía. Portaba en la mano una pequeña varilla que no tuvo tiempo de analizar, pero que le intrigaba profundamente.

- Nunca he tenido heridas...- musitó, aunque por algún motivo una inmensa sensación de que aquello no era del todo correcto asaltó sus sentidos.

Pero antes de que pudiera siquiera preguntar para qué servía el diminuto utensilio, se perdió en otro habitáculo de aquella extraña y compleja estructura, y apareció con otra extraña varilla, mucho mas plana, que reflejó una luz intensa que le hizo tener un instante de lucidez...

Un recuerdo de algo que nunca había visto, ni vivido...

No tuvo tiempo de pedirle que no hiciera lo que fuera que iba a hacer con ello, por que lo posó sobre su brazo, y al sentir aquella hoja fría y acerada, con el filo posado en su carne, la sacudió un escalofrío que hizo que toda su piel se pusiese totalmente de gallina. Lo que para él duro unos segundos para ella fue interminable...

Notó cada yoctometro de superficie abriéndose paso en su carne, hundiéndose, cercenando superficies que debían estar unidas, seccionando vasos sanguíneos diminutos, separándolos de la natural posición que debían ocupar en el todo de la estructura que gracias a ellos se sustentaba, y permanecía con vida...

Un grito desgarrador se escapó de sus labios al tiempo que se sujetaba el brazo y retrocedía, tropezándose y cayendo al suelo en el proceso, convirtiéndose en una madeja de pelo rojo salpicando la superficie blanca de su cuerpo. Apretó los dientes mientras su frente se perlaba de fino sudor, y por algún inexplicable retazo de memoria refleja, se agarró el brazo en el punto exacto donde había sentido aquella sensación de agonía inacabable, fresca como la primera vez...

El dolor...

A medida que la herida de él sangraba, ella notaba la sensación ardiente de herida abierta, allí donde él se había cortado, como un mimetismo, se reproducía en la superficie de su brazo, a pesar de que tras echarle valentía, levantó su propia mano comprobando que la superficie estaba intacta, tan perfectamente blanca como siempre lo había estado... salvo que ahora, todo su cuerpo temblaba, asaltada de nuevo por aquella intensa sensación que la había embargado ya en demasiadas ocasiones, y que jamás quería volver a repetir...

Pero que insistentemente se empeñaba en volver...

A medida que la herida de Planaria se cerraba, su dolor se atenuó, poco a poco. Su respiración, tan poco presente en quien era, se normalizó hasta desaparecer de nuevo. Apoyó su cabeza contra la pared, mientras unos últimos jadeos silbantes se escapaban de entre sus dientes...

"Por favor... no..."

_________________
"Ashes to Ashes... Dust to Dust..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]    

Volver arriba Ir abajo
 
From lost to the river...(Planaria Glámez)[17 de Abril]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Continuando con la exploración [Planaria Glámez, abierto] 23/abril/2018
» Taller de Gifs De Lost Canvas
» Pokemon Lost Silver
» Presupuesto River Plate 11/12
» [5º] Velez vs River

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Europa-
Cambiar a: