Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Fear of the Dark

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Fear of the Dark   11th Diciembre 2014, 00:35

Fecha:
 

Eclipse llegó puntualmente a la cita que le había conseguido el Profesor en la consulta de Elissa Stavridis. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Sabía algo de las rutinas de los psicólogos y sabía que respetar los horarios era importante para evitar cruzarse con otros pacientes y respetar así su privacidad.

- Dragoslav Katich -dijo a la chica de la recepción al llegar-. Tengo cita a las 17:15.

Sesiones de 45 minutos, eso solía ser lo habitual. Los 15 minutos restantes eran los que se destinaban a la rutina de discreción anteriormente mencionada.

- Sí, señor Katich -respondió la chica con una agradable sonrisa-. Pase, por favor, la doctora está esperándole.

La sala estaba decorada con sencillez, al estilo tradicional. Un par de butacas y una mesa en el centro. A Eclipse no se le escapó que había también un diván. ¿Sería una de aquellas pruebas en las que el psicólogo observaba la elección intuitiva del paciente?

Eclipse no tenía grandes conocimientos; en su obsesión por obtener venganza contra los asesinos de su familia, había abandonado los estudios en cuanto le fue posible para ingresar en el ejército. Pero la psicología fue siempre su gran pasión. Le había ayudado a profundizar en las raíces del miedo y aprender a utilizarlos para aterrorizar a los criminales a través de sus ilusiones y del manejo de la oscuridad y las sombras.

Sin embargo, para poder ejercer la psicología, es imprescindible una cierta dosis de objetividad. Por eso estaba prohibido tratar a amigos o familiares, y ni qué decir acerca de uno mismo... Además, no era ningún profesional. Tan sólo alguien que había leído acerca del tema.

La doctora estaba sentada tras la mesa del centro. Había varias carpetas sobre la mesa. Imaginaba que el Profesor le habría hecho llegar los informes de cuando había sido ingresado de niño, ya que era el procedimiento habitual.

- Buenas tardes -dijo, alargándole la mano a la doctora a modo de saludo formal-. Dragoslav Katich. Un placer. ¿Va a preguntarme si prefiero la butaca o el diván? -añadió con un amago de sonrisa.

Estaba nervioso, no obstante. No había tenido buena experiencia con psiquiatras en el pasado, y la única razón por la que había accedido a ir a ver a Elissa era porque ella era psicóloga. Y sobretodo después de los recientes acontecimientos en Nueva York. Había sido la primera vez que sus miedos le habian bloqueado hasta el punto de interferir en la sagrada labor de salvar vidas. Sencillamente no podía permitir que volviera a repetirse.

_________________
Eros y Psique:
 


Última edición por Eclipse el 21st Marzo 2015, 00:02, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   15th Enero 2015, 19:24


Lissa suspiró. Aquel historial era de los más largos y complejos que había ojeado en toda su carrera profesional... por no decir en toda su vida.

Dragoslav Katich no era un caso fácil. No importaba lo profesional que Lissa pudiera (o supiera) mostrarse una vez él cruzara la puerta. Lo cierto era que la historia de aquel hombre la había afectado profundamente. Aún sin saber qué aspecto tenía, aún sin haber rozado su mente con su poder (cosa que tampoco pensaba hacer: ella ya no hacía aquellas cosas); aún teniendo delante un "aséptico" informe psiquiátrico, escrito con la mayor de las objetividades; aún sin haber cruzado la primera palabra con él... En fin, a pesar de todo ello, la psicóloga se sentía totalmente superada (al menos, emocionalmente) por aquel caso.

Antes de aceptar la petición de Charles Xavier, Lissa había dedicado una hora a poner en orden sus propios sentimientos. Pese a la conmoción que ella misma sentía, sólo podía llegar a imaginar (con suerte) una quinta parte del sufrimiento de Dragoslav Katich, y no podía menos que preguntarse cómo iba a enfrentarse ella a un caso así. El motivo de consulta engañaba: "Escotofobia". El miedo a la oscuridad era una fobia simple. Y, sin embargo, la fobia de aquel mutante en concreto era de todo menos "simple". Sí, probablemente sólo fuera la forma final que adoptaba todo aquel bagaje de guerra y sufrimiento que su historia resumía de forma tan sucinta.

Tal vez Lissa tuviera algo de masoquista, o tal vez estaba haciendo gala de aquel extraño sentido de la responsabilidad suyo hacia los desheredados. La cuestión es que decidió que aceptaría el caso y, a continuación, se documentó con el mayor de los detalles acerca del conflicto que había forjado el carácter de su cliente. Y sí, aquella noche tuvo unas pesadillas de lo más interesante.

Pasó una semana y, finalmente, llegó el día de la cita. Con cierta ansiedad anticipatoria, la psicóloga dejó salir a su último cliente y se sentó detrás de su escritorio, esperando, con su reloj de cadena en la mano.

Las 17:00. Lissa respiró hondo y recolocó las hojas del historial médico con cierta obsesividad, hasta que estuvieron perfectamente alineadas.

Las 17:05. La psicóloga empezó a juguetear, distraídamente, con la trenza que le caía sobre el hombro.

Las 17:10. Se levantó de la silla, cogió un libro de la estantería, lo miró con expresión indescifrable, y volvió a dejarlo en su lugar.

Las 17:15. Regresó a la mesa, a tiempo para oír a su secretaria hablando con un hombre. Lissa volvió a respirar hondo, invocó con cierta urgencia a su profesionalidad, y dirigió su mirada hacia la puerta.

Dragoslav Katich entró en la consulta. Resultó ser un hombre apuesto, de rasgos marcados y cabellos oscuros. La psicóloga esbozó una sonrisa de bienvenida, un gesto que era casi automático para ella. Pero antes de que tuviera tiempo para hablar, él le tendió la mano, presentándose.

- Buenas tardes - dijo - Dragoslav Katich. Un placer. ¿Va a preguntarme si prefiero la butaca o el diván?

La nota de humor, inesperada para ella, hizo que Lissa sustituyera su sonrisa profesional por una sonrisa propia, que no dejaba de tener cierto deje de culpabilidad, como el de una niña pillada en una travesura.

Bueno, estaba claro que el señor Katich tenía sentido del humor, además de bastante perspicacia. A juzgar por lo que había dicho, tenía alguna idea de psicología. Oh, bueno, tampoco iba a sentirse mucho más nerviosa que hacía unos segundos, de todos modos. De hecho, siendo sincera, el comentario había roto el hielo, haciendo que le resultara mucho más fácil tomar la palabra.

- Elissa Stavridis. El placer es mío. - dijo, estrechando la mano que él le ofrecía - De hecho, ésa iba a ser mi segunda frase, pero no me importa cambiar el orden... - se permitió bromear, con suavidad. - De modo que, volviendo a la pregunta... ¿prefiere el diván, o la butaca?

Con cierta curiosidad, esperó primero a que él escogiera, y después lo siguió, tomando asiento también, frente a él.

- Puede llamarme Lissa, si lo prefiere. - prosiguió - Como sabe, he hablado con el Profesor Xavier, y conozco algunos de los detalles... - hizo un vago ademán hacia el escritorio, donde descansaban los informes médicos - ... pero preferiría que fuera usted quien me dijera en qué puedo ayudarle.

Entrelazó las manos sobre su regazo, aguardando la respuesta de su paciente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   16th Enero 2015, 14:43

Drago sonrió. La chica parecía agradable y cercana, lo cual suponía una cualidad positiva en un psicólogo, ya que ayudaba a crear el clima necesario para que uno se abriera. Sin embargo, parecía ligeramente nerviosa. ¿Por qué? ¿Por su causa? A ella no deseaba asustarla, resultaba evidente que no albergaba oscuridad en su interior.

- Espero que no le moleste, pero tengo algunos conocimientos en psicología. Nada importante, en realidad nunca ha ido más allá de un simple hobby, pero hay algunas cosas que sí sé. Por ejemplo, que Freud introdujo la idea del diván en las consultas para ayudar a que el paciente se relaje, ya que en ocasiones durante la terapia pueden llegar a surgir temas que están mal vistos socialmente, como determinados tipos de filias. Al recostarse en el diván, el paciente lo único que ve es el techo, nunca al psicólogo.

Al tiempo que lo mencionaba pasó suavemente sus largos dedos por el respaldo del asiento, destacando el hecho de que se encontraba situado en un ángulo desde el cual le sería imposible al paciente ver el rostro del terapeuta.

- Esto ayuda a que pueda relajarse y desconectar de una potencial situación de juicio ya que no puede ver los gestos que realiza el psicólogo. También ayuda a olvidar que hay alguien escuchándole, haciendo que sea más fácil dejarse ir... y recordar...

Durante un instante pareció pensativo, como ausente, pero rápidamente regresó a la realidad mirando de nuevo a la psicóloga.

- Sin embargo en mi caso es muy peligroso dejar que mi mente fluya con libertad. Hay cosas muy oscuras en mi interior, cosas que no deseo recordar, y temo que si bajara la guardia eso sería exactamente lo que sucedería... Tengo... pesadillas... Cada noche, doctora -frunció el ceño al recordarlas-. A veces son con lo que me ocurrió cuando era niño, otras con el... "incidente" que provocó el despertar de mis poderes mutantes. Otras veces no recuerdo lo que sueño, pero siempre despierto angustiado y empapado de sudor. Es lo que pasa cuando doy rienda suelta a mi inconsciente. Así que permítame empezar revelándole una parte de mi personalidad: no me gusta dejarme ir. Escogeré la butaca.

Si Elissa era buena observando podría notar que, efectivamente, el mutante parecía encontrarse siempre en un estado de tensión continua, como si algo le impidiera relajarse.

Por su parte, a Drago le resultó curioso que la doctora escogiera sentarse directamente frente a él, sin el obstáculo de la mesa entre los dos. Cada uno de sus gestos (incluido el hecho de ofrecerle la versión reducida de su nombre) parecía deliberadamente calculado y meditado para conseguir que el paciente se sintiera cómodo acortando las distancias y contribuyendo a generar un clima cálido entre los dos. Drago no había estado nunca antes en una consulta psicológica, pero suponía que todo obedecía al fin anteriormente mencionado.

- ¿En qué puede ayudarme? Bien... como le dije antes, sé un poco de psicología. Muy poco en realidad, sólo algunos aspectos teóricos. Sé que todos tenemos nuestras pequeñas neurosis, como obsesiones, celos o determinadas fobias, pero que por norma general no se consideran un problema hasta que empiezan a afectar el desenvolvimiento normal de un individuo en sociedad afectando por tanto a su vida. Alguien que sufre una pequeña fobia a las alturas no tiene por qué tener ningún problema serio, pero si ésto le impide subirse a un avión, afectando a su trabajo y suponiendo un obstáculo en su vida en general... En fin, entonces sí que tiene un problema.

Estaba dando muchos rodeos, demasiados. Resultaba evidente que le costaba un gran esfuerzo hablar de lo que le había llevado hasta allí. Casi esperaba que Elissa le interrumpiera, pero la psicóloga no lo hizo, pues sabía que al paciente debía permitírsele siempre llevar el peso de la conversación, con tan sólo alguna que otra frase intercalada para conducirle al punto en el que quisiera profundizar el psicólogo.

Drago hizo una pausa, pero Elissa no la interrumpió, pues sabía que los silencios podían a menudo dar más información que las palabras. Parecía que el mutante no estaba acostumbrado a tratar de sus problemas con nadie, y que efectivamente le estaba costando un gran esfuerzo poner en orden sus pensamientos.

- Yo... durante todos estos años nunca consideré que pudiera tener un problema, porque controlo la luz, es mi poder mutante, y nunca, nunca... me quedo solo en la oscuridad. Pero la otra noche... cuando se produjo el apagón... Mi luz no era suficiente y yo... sentía que el terror me asfixiaba, impidiéndome respirar. No me es fácil hablar de ésto, doctora... Me resulta muy difícil... admitir mis vulnerabilidades. Admitir un punto débil ante alguien me hace sentir... indefenso, desprotegido. Asustado.

Como cuando era niño en Srebrenica y no había podido evitar lo que le hicieron a sus padres, o cuando los Escorpiones lo habían atado en aquella silla, y no había sido incapaz de impedir lo que le hicieron. Una imagen fugaz de un cuchillo ensangrentado atravesó su mente. Fue sólo un segundo hasta que la devolvió de nuevo al rincón oscuro de sus recuerdos que nunca visitaba, pero le hizo estremecerse casi imperceptiblemente en su asiento. Se removió, incómodo.

- El problema fue que... por mi debilidad... estuvieron a punto de pagarlo personas inocentes. Y no puedo permitirme eso, doctora. No puedo permitir que otros paguen por mi incompetencia, porque no soy lo suficientemente fuerte como para mantener a raya mis temores. Pertenezco a la Patrulla X. El Profesor confió en mí, me dio un hogar, una familia y una responsabilidad. No puedo permitir que ésto vuelva a suceder. Por eso he accedido a venir. Necesito acabar con mi fobia a la oscuridad. ¿Puede ayudarme? -concluyó, mirándola con esperanza.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   21st Enero 2015, 23:05

- Espero que no le moleste, pero tengo algunos conocimientos en psicología. Nada importante, en realidad nunca ha ido más allá de un simple hobby, pero hay algunas cosas que sí sé. Por ejemplo, que Freud introdujo la idea del diván en las consultas para ayudar a que el paciente se relaje, ya que en ocasiones durante la terapia pueden llegar a surgir temas que están mal vistos socialmente, como determinados tipos de filias. Al recostarse en el diván, el paciente lo único que ve es el techo, nunca al psicólogo. Esto ayuda a que pueda relajarse y desconectar de una potencial situación de juicio ya que no puede ver los gestos que realiza el psicólogo. También ayuda a olvidar que hay alguien escuchándole, haciendo que sea más fácil dejarse ir... y recordar...

Lissa escuchó en silencio a su paciente, mientras su mente iba anotando pequeños y sutiles detalles. El tono y el ritmo con los que hablaba, la tensión que había en sus movimientos, su evidente incomodidad al mencionar la palabra "recordar". Todo encajaba con sutileza en la imagen que ella había construido leyendo su informe; un niño asustado, arrollado por la guerra. Un adulto aún más asustado, con todas aquellas vivencias agolpadas en su interior.

- Sin embargo en mi caso es muy peligroso dejar que mi mente fluya con libertad. Hay cosas muy oscuras en mi interior, cosas que no deseo recordar, y temo que si bajara la guardia eso sería exactamente lo que sucedería... Tengo... pesadillas... Cada noche, doctora

Sí, podía imaginarlo. La reexperimentación era una característica de su trastorno. Una guerra que, décadas después, seguía librándose en su mente. ¿Cómo lo hacía? ¿Cómo lograba dominarse de aquel modo...?

A duras penas, reflexionó Lissa. A duras penas lograba dominarse. La tensión se había incrementado al mencionar las pesadillas, pero Dragoslav siguió hablando.

-A veces son con lo que me ocurrió cuando era niño, otras con el... "incidente" que provocó el despertar de mis poderes mutantes. Otras veces no recuerdo lo que sueño, pero siempre despierto angustiado y empapado de sudor. Es lo que pasa cuando doy rienda suelta a mi inconsciente. Así que permítame empezar revelándole una parte de mi personalidad: no me gusta dejarme ir. Escogeré la butaca.

Dicho y hecho. Tomó asiento y, tras mirarla, siguió hablando, respondiendo esta vez a su segunda pregunta.

- ¿En qué puede ayudarme? Bien... como le dije antes, sé un poco de psicología. Muy poco en realidad, sólo algunos aspectos teóricos. Sé que todos tenemos nuestras pequeñas neurosis, como obsesiones, celos o determinadas fobias, pero que por norma general no se consideran un problema hasta que empiezan a afectar el desenvolvimiento normal de un individuo en sociedad afectando por tanto a su vida. Alguien que sufre una pequeña fobia a las alturas no tiene por qué tener ningún problema serio, pero si ésto le impide subirse a un avión, afectando a su trabajo y suponiendo un obstáculo en su vida en general... En fin, entonces sí que tiene un problema.

Lissa asintió con suavidad, mostrando su conformidad, pero sin interrumpirlo en ningún momento. Ya le estaba resultando bastante difícil.

- Yo... durante todos estos años nunca consideré que pudiera tener un problema, porque controlo la luz, es mi poder mutante, y nunca, nunca... me quedo solo en la oscuridad. Pero la otra noche... cuando se produjo el apagón... Mi luz no era suficiente y yo... sentía que el terror me asfixiaba, impidiéndome respirar. No me es fácil hablar de ésto, doctora... Me resulta muy difícil... admitir mis vulnerabilidades. Admitir un punto débil ante alguien me hace sentir... indefenso, desprotegido. Asustado.

El apagón... Lissa lo recordaba bien. Nueva York se había visto sumida en la oscuridad en cuestión de minutos, una oscuridad que nada tenía de natural. La psicóloga recordó a Elysia, conjurando lámparas de papel a partir de las hojas de su cuaderno. Ella misma había podido palparlo. Miedo a la oscuridad. Era algo tan primario, tan antiguo, tan arraigado en el niño que todos hemos sido... ¿Cómo iba a sentirse un mutante que, además, tenía poderes basados en la luz, al ver que no eran efectivos?

Indefenso. Desprotegido. Asustado.

- El problema fue que... por mi debilidad... estuvieron a punto de pagarlo personas inocentes. Y no puedo permitirme eso, doctora. No puedo permitir que otros paguen por mi incompetencia, porque no soy lo suficientemente fuerte como para mantener a raya mis temores. Pertenezco a la Patrulla X. El Profesor confió en mí, me dio un hogar, una familia y una responsabilidad. No puedo permitir que ésto vuelva a suceder. Por eso he accedido a venir. Necesito acabar con mi fobia a la oscuridad. ¿Puede ayudarme?

Otro silencio, más breve que los anteriores, se estableció entre ambos. Lissa lo rompió con suavidad; estaba lo suficientemente cerca de Dragoslav como para que él pudiera oírla sin que tuviera, apenas, que levantar la voz.

- Puedo ayudarlo. O, más bien, podemos trabajar juntos en esto. - la psicóloga lo miró a los ojos. Estaba afectado por aquel "síndrome del héroe" que había visto tantas veces, y que tanto le dificultaba trabajar. Tal vez tendría que atajarlo desde el principio. - Señor Katich... no es la primera vez que alguien sentado en esa butaca me dice que viene porque no puede fallar a los demás. Y me gustaría decirle algo. - su voz descendió un poco - No se trata de "fallar a los demás". No se trata de que "no poder subir a un avión le impida trabajar"... porque el trabajo, "los demás", se quedan fuera de esta consulta. El primer afectado por ese miedo es usted. Es quien está sufriendo... Ellos no son mis pacientes.

Lissa se inclinó ligeramente en su asiento. Él había dicho que no le gustaba dejarse llevar. No le gustaba sentirse débil. Eso la obligaba a ella a intervenir un poco más, a hacer que la entrevista fluyera con más naturalidad.

- Ya sabe que prácticamente todos tememos a la oscuridad cuando somos niños. Ni siquiera se considera patológico a ciertas edades. Hace muchos milenios, alguien descubrió que era mejor permanecer escondido cuando el sol se ocultaba, y así sobrevivió. Los biólogos le dirán que lo llevamos en los genes. Los psicólogos... no, algunos psicólogos, le dirán que lo llevamos en el inconsciente. Bueno, ambas cosas me sirven. - continuó, encogiéndose ligeramente de hombros, sin alzar el tono - Ése es un tipo de miedo a la oscuridad. El temor a lo desconocido, al depredador, a no ver venir el peligro antes de que el peligro te encuentre a ti. Pero no es el único... - Lissa dejó un instante de silencio - ... su miedo, señor Katich, su temor a la oscuridad... ¿diría que es a algo que pueda suceder? ¿O se parece más a las pesadillas... y tiene que ver con algo que ya sucedió?


Última edición por Elissa Stavridis el 23rd Enero 2015, 18:57, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   22nd Enero 2015, 01:44

Eclipse meditó sus palabras unos instantes antes de responder.

- Entiendo a dónde quiere llegar -dijo con voz suave-. Sé que una fobia es, por definición, un miedo irracional, y que la clave para superarla es hacerle ver al paciente las escasas probabilidades de que llegue a hacerse realidad.

Guardó silencio una vez más, pero ésta vez no esperaba que ella le interrumpiera. Sólo trataba de reunir las fuerzas para desvelar su mayor secreto ante una completa desconocida.

- Verá... Lissa -dijo, haciendo un esfuerzo por aceptar la mano simbólica que ella le había brindado al principio-. Usted no lo entiende... en mi caso es una realidad.

Se pasó una mano por el cabello, incómodo.

- Supongo que empezó cuando me arrojaron a la fosa comunal y me enterraron vivo junto al cadáver de mi madre durante la guerra, porque... cuando estoy a oscuras lo que siento... es algo parecido a la angustia que sentí entonces. Como si me asfixiara... Casi puedo sentir la tierra húmeda impidiéndome respirar, el olor de... mi madre muerta... La sangre... -se echó hacia atrás, cambiando de postura-. Pero después, varios años más tarde, fui capturado por un grupo de paramilitares serbios. Cometí un error. Me confié. Y a causa de mi error fui torturado... y cegado.

Le resultaba muy difícil hablar de eso, y no podía permanecer sentado en su asiento como si tal cosa después de admitir su mayor debilidad: que, efectivamente, estaba ciego, y había sido a causa de su propia incompetencia. Incapaz de sostener su mirada se puso en pie y se colocó detrás de su sillón, creando distancia y evitando mirarla directamente.

- Podría mostrarle la realidad de mi rostro... sin las ilusiones que utilizo para encubrirlo, pero no lo haré por respeto a usted, doctora. La suya es un alma de luz, puedo sentirlo. No deseo abrumarla... ni aterrorizarla.

Nadie debía verlo jamás. Ya había sido bastante malo que Green Arrow lo descubriera en un momento en que el dolor le había impedido mantener el control sobre la ilusión. No soportaba que la gente sintiese lástima de él o le compadeciese.

- Mi poder mutante me permite percibir y manipular la luz, de modo que puedo ver... pero sólo cuando estoy en forma mutante, y para mantenerla debo permanecer en un estado de tensión constante. Esa es otra de las razones por las que no me es posible relajarme. Cuando lo hago, la oscuridad me atrapa. Siento que me asfixio y mi cuerpo pasa automáticamente a forma mutante. Cada mañana me despierto ciego y aterrorizado hasta que recuerdo lo que soy y paso a forma mutante. Si me relajo demasiado escuchando alguna pieza de Bach o de Satie, descubro con horror que me he quedado ciego. ¿Puede imaginarse la sensación? Ni siquiera puedo disfrutar plenamente de la música, que es mi mayor pasión. Diablos, ni siquiera puedo relajarme en la ducha o salir a tomar unas cervezas con los amigos sin temor a que el alcohol me impida mantener mi forma. ¿Lo ve, doctora? No se trata de algo que pueda dejar en el pasado. Yo vivo en la pesadilla, y sé que en cualquier momento puede pasar. Existen maneras de anular mi poder mutante, como determinadas drogas, o magia, como la que vivimos en Nueva York el pasado Halloween. Si estoy demasiado débil no puedo mantener mi forma mutante, un dolor muy intenso me haría perder el control sobre mis ilusiones. Y si quisiera... si quisiera...

Se detuvo, momentáneamente sorprendido por la imagen que había invadido de repente su mente. La imagen de una misteriosa mujer enmascarada. No es que hubiera visto mucho de ella (aunque el cuerpo que se adivinaba debajo de la armadura era espectacular), pero sus palabras le habían confortado en un momento de necesidad, y sus manos, dulces y gentiles, habían mitigado el dolor de sus heridas. Y sus ojos... Dios mío, ¿a qué había venido aquella imagen? Las palabras se habían ido enlazando unas con otras con fluidez, como un dique roto que deja pasar el agua. Había hablado tan rápido que su inconsciente había tomado el control durante unos breves instantes. "Si quisiera iniciar una relación con una mujer", había estado a punto de decir. Se sonrojó violentamente, y fue una suerte que la ilusión que le recubría le impidiera exteriorizarlo. Si no decía nada más quizás la doctora no se daría cuenta de aquél lapsus.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   1st Febrero 2015, 20:52


- Entiendo a dónde quiere llegar. Sé que una fobia es, por definición, un miedo irracional, y que la clave para superarla es hacerle ver al paciente las escasas probabilidades de que llegue a hacerse realidad. Verá... Lissa. Usted no lo entiende... en mi caso es una realidad.

Lissa aguardó. Dragoslav estaba haciendo un terrible esfuerzo por hablar, y la psicóloga se sentía agradecida por aquella confianza. No lo interrumpió mientras él ponía en palabras la angustia encerrada en sus recuerdos; tampoco hubiera podido hacerlo, de haber querido, por culpa del nudo que se le estaba formando en la garganta. ¿Cómo podía alguien sobrevivir algo así sin heridas en el alma, mucho más profundas que cualquier dolencia física? No era la primera vez que la psicóloga se lo preguntaba, ni sería la última.

Y, entonces, con un dolor indecible en la voz, Dragoslav confesó que lo habían cegado.

La revelación fue completamente inesperada para Elissa. Mientras se rehacía de ella, él se levantó, poniendo la butaca entre ambos, como si la misma psicóloga se hubiera convertido en uno de aquellos torturadores.

- Podría mostrarle la realidad de mi rostro... sin las ilusiones que utilizo para encubrirlo, pero no lo haré por respeto a usted, doctora. La suya es un alma de luz, puedo sentirlo. No deseo abrumarla... ni aterrorizarla.

Ilusiones para encubrirlo. ¿El aspecto de aquel hombre era una ilusión permanente? ¿Llevaba continuamente una máscara puesta...? Con horror creciente (que mantuvo bajo control en todo momento, para que no trasluciera en su expresión), Lissa escuchó, paso por paso, lo que suponía vivir en el cuerpo de Eclipse. Él se detuvo hacia el final de su enumeración, asustado por lo que fuera que iba a decir. Demasiado asustado para ponerlo en palabras.

- ¿"Si quisiera"...? - reflejó la psicóloga, con suavidad, ofreciéndole a Dragoslav la oportunidad de terminar la frase. Podía imaginarse qué seguía: algo en la misma línea de lo anterior, algo a lo que no podía entregarse sin miedo a mostrarse tal y como era.

No se movió de su sitio, no quería que él se sintiera como un animal acorralado.

- Dragoslav... - pidió, rompiendo la barrera de la formalidad - Por favor. No voy a pedirte que me muestres tu rostro aún, si no quieres. Pero, más adelante, tal vez deberíamos hablar de tu... miedo a la luz. - sus palabras no podían reflejar mejor la contradicción que veía en él.

¿Cómo podría haber soportado tantos años sin pedir ayuda? ¿Cómo había podido vivir con ese lastre a sus espaldas? ¿Serviría de algo sacar a relucir todos aquellos traumas ahora...? Dada la reacción de Eclipse, era posible que fuera peor el remedio que la enfermedad. Antes de llevar la terapia más adelante, Lissa tendría que poner las cartas sobre la mesa.

- Sé que ha sido duro contarme todo esto. - dijo, con suavidad. Por todos los dioses, tenía que ayudar a ese hombre. - Y voy a serte sincera. No va a ser fácil. Hay demasiado dolor, y ha estado allí demasiado tiempo. No... no va a ser nada fácil, y puede que no logremos que funcione. Sabiendo esto... ¿aún quieres intentarlo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   4th Febrero 2015, 01:59

- ¿"Si quisiera"...? -repitió la psicóloga, incitándole a continuar.

Drago dudó unos segundos, indeciso.

- No, es... es una tontería -dijo al fin-. Ni siquiera sé por qué lo he pensado. Hay... una chica. La conocí la noche del apagón, pero no he vuelto a saber nada de ella y lo más probable es que nunca lo haga. Es sólo que de repente me vino su imagen a la cabeza, una estupidez.

Se mordió ligeramente el labio inferior, pensativo, antes de volver a mirar a la psicóloga.

- No he estado con nadie desde que se manifestaron mis poderes -confesó-. Al principio me creía la encarnación de un ángel, y supongo que usted mejor que nadie sabrá de la capacidad que tenemos para autosugestionarnos. Los ángeles no tienen esa clase de necesidades, así que yo tampoco las tenía.

Lentamente volvió a rodear el sillón hasta sentarse de nuevo.

- Cuando descubrí que en realidad era un mutante me obsesioné con mi poder. Verá, doctora... Es... difícil de explicar. Controlo la luz... y genero ilusiones. Durante los últimos 15 años la manifestación de mi poder se ha visto influida por mi mundo simbólico y mi temor a la oscuridad. Creo que... por el modo en que despertó mi poder, como un medio de defensa, se manifestó de manera inconsciente transformándome en aquello que yo más temía: oscuridad. Durante años estuve convencido de que mi poder era la oscuridad, no la luz. Cuando Xavier me encontró... estaba tan obsesionado con los pecados que había cometido, con la oscuridad que había en mi corazón, que pensé... temí que esa oscuridad pudiera descontrolarse, que pudiera absorber sin pretenderlo la luz de los que me rodeaban. Oía voces en mi cabeza, las voces de las sombras que me hablaban, instándome a alejarme de todo el mundo para no hacerles daño, porque... todas las personas que me han importado en mi vida están muertas... Así que he pasado los últimos ocho años totalmente recluido, aislado de todo el mundo. Pero paradójicamente, el apagón que privó de luz a toda una ciudad me hizo descubrir la que ardía en mi interior. Mi fobia a la oscuridad me obligó a aferrarme a esa llama y hacerla brillar con fuerza. Así fue como descubrí la verdad:

Extendió una mano, y una pequeña esfera de luz flotó sobre ella, iluminando su rostro.

- Soy luz, no oscuridad -miró a la doctora-. Ya no tengo miedo de hacerle daño a los que me rodean. Y las sombras... las sombras no han vuelto a hablarme desde el apagón. Pero no importa, porque aunque quisiera acercarme a alguien... la misma razón que me impide ser yo mismo cuando estoy con los demás me lo impediría con ella.

La doctora retomó la conversación y él la miró intrigado.

- ¿Miedo a la luz? -repitió sorprendido-. ¿Por qué piensa que le tengo miedo a la luz?

Entonces ella lanzó su advertencia y él dejó escapar una media sonrisa.

- Doctora... Lissa... Después de lo que me ha costado llegar hasta aquí, después de todo lo que le he revelado... cosas que nunca antes había admitido, ni siquiera ante mí mismo... ¿de verdad cree que me echaría para atrás justo ahora? Si he llegado hasta aquí, pienso llegar hasta el final.

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   15th Febrero 2015, 22:12

- No, es... es una tontería -dijo al fin-. Ni siquiera sé por qué lo he pensado. Hay... una chica. La conocí la noche del apagón, pero no he vuelto a saber nada de ella y lo más probable es que nunca lo haga. Es sólo que de repente me vino su imagen a la cabeza, una estupidez.

"Una tontería". "Una estupidez". Saltaba a la vista que era algo más que eso, pero Lissa no comentó nada. En lugar de eso, dejó que Dragoslav prosiguiera, mientras seguía escuchándolo.

- No he estado con nadie desde que se manifestaron mis poderes - musitó -. Al principio me creía la encarnación de un ángel, y supongo que usted mejor que nadie sabrá de la capacidad que tenemos para autosugestionarnos. Los ángeles no tienen esa clase de necesidades, así que yo tampoco las tenía.

Regresó al sillón, volviendo a tomar asiento frente a ella, lo cual la llenó de alivio. No fue la única señal de confianza que Eclipse le ofreció; con la voz tensa, le narró la relación con su poder, llena de altibajos, su miedo, su soledad. Esta vez, Lissa estaba más preparada para la opresión que sintió en el pecho. Tal vez él rechazara la compasión, pero era una emoción tan humana, tan incontrolable... la psicóloga estaba condenada por su propia empatía, pero evitaría demostrárselo en exceso al hombre que tenía delante; no quería incomodarlo.

- Pero paradójicamente, el apagón que privó de luz a toda una ciudad me hizo descubrir la que ardía en mi interior. Mi fobia a la oscuridad me obligó a aferrarme a esa llama y hacerla brillar con fuerza. Así fue como descubrí la verdad:

Tendió la mano. Una luz brillaba con suavidad en ella.

- Soy luz, no oscuridad. Ya no tengo miedo de hacerle daño a los que me rodean. Y las sombras... las sombras no han vuelto a hablarme desde el apagón. Pero no importa, porque aunque quisiera acercarme a alguien... la misma razón que me impide ser yo mismo cuando estoy con los demás me lo impediría con ella.

Las siguientes palabras de Lissa abordaron aquel tema, al tiempo que respondían la pregunta de Dragoslav.

- Alguien que tiene miedo a que le vean el rostro no puede hacer otra cosa que temer la luz - explicó, bajando la voz, mientras su mirada se encontraba con la de él.

No eran sus ojos de verdad. Tenía miedo a mostrarse tal y como era. Aquel temor era, tal y como lo veía Lissa, mucho más fuerte que su miedo a la oscuridad. A ella le había parecido apropiado llamarlo "miedo a la luz": miedo a que alguien apartara las sombras que disfrazaban su rostro, como si de una cortina se tratara; temor a qué pensarían, qué sentirían, cómo reaccionarían al ver su verdadero aspecto.

- Doctora... Lissa... Después de lo que me ha costado llegar hasta aquí, después de todo lo que le he revelado... cosas que nunca antes había admitido, ni siquiera ante mí mismo... ¿de verdad cree que me echaría para atrás justo ahora? Si he llegado hasta aquí, pienso llegar hasta el final.

Lissa sonrió, no sin cierta tristeza.

- Entonces, llegaremos hasta el final. - dijo, despacio - Hay muchas formas de hacerlo... Pero, antes o después...

Tomó aire... ¿cómo decirlo, sin provocar ansiedad en él?

- ... te pediré que te muestres como eres... delante de mí. Sé que te estoy pidiendo algo muy difícil. Y sé que tu primera reacción, seguramente, será negarte. - continuó - Tienes derecho a pedirme que no lo hagamos así, si realmente no te ves capaz. Pero creo que, tarde o temprano, deberás exponerte a ese miedo.

Hubo una breve pausa.

- Sé que... en la Mansión tenéis un lugar llamado la Sala del Peligro. Si no lo he entendido mal, es una especie de... ambiente controlado, donde os exponéis a amenazas potencialmente reales, para prepararos antes de enfrentaros directamente a ellas. - Lissa se interrumpió un instante, antes de seguir - Ésta será tu Sala del Peligro, Dragoslav. - hizo un gesto que abarcaba la consulta donde se encontraban - De una forma o de otra, aquí tendrás que enfrentarte a tu miedo. Y no bastará con una única sesión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   16th Febrero 2015, 01:34

Eclipse reflexionó durante unos instantes acerca de la revelación de la doctora.

- Hmmm... Yo no lo vería así... -dijo, algo inseguro-. No es por mí, porque me importe mi aspecto, es que no quiero asustar a los puros de corazón. Durante los últimos quince años me he dedicado a utilizar la oscuridad para ahondar en el terror que se oculta en el corazón de los malvados. Son ellos los que merecen sufrir el temor y el arrepentimiento, no los inocentes... Sé que no es agradable mi aspecto, doctora, y no deseo asustar a quien no lo merece.

Seguía sin entender el razonamiento de Elissa, razón por la cual no se dio cuenta de que en realidad no estaba haciendo sino reforzar la impresión de la psicóloga.

Cuando ella le dijo que antes o después debería mostrar su verdadero rostro, tampoco entendió la razón, pero él no era nadie para cuestionarla. Al fin y al cabo, ella era la profesional y la que sabía lo que era necesario hacer.

Hace tan sólo un mes, posiblemente se habría negado, cuando estaba convencido de ser oscuridad y temía absorber sin pretenderlo la luz de otros, pero era por eso que hace un mes no habría estado allí. Ahora sabía que era luz, sabía que los que se encontraban con él no corrían ningún riesgo, y el hecho de mantener oculto su rostro obedecía más a su deseo de no querer asustar a un inocente que a alguna creencia supersticiosa e irracional, por lo que no tenía verdaderas razones para negarse si la doctora insistía en ello.

Uno de los principales principios en los que se fundamentaba la psicología era que, para que una persona pudiera sanar, debía cumplir dos condiciones: la primera, ser consciente de que tenía un problema, y la segunda, tener el deseo de solucionarlo. Él se había dado cuenta de que tenía un problema durante los sucesos de Fearland, y el hecho de que se encontrara allí expresaba su deseo de solucionarlo, así que, llegados a ese punto, estaba dispuesto a poner lo máximo posible de su parte para conseguirlo.

- No tengo problema en hacerlo... siempre que usted sea consciente de lo que va a ver y no le importe... De todos modos, no sé por cuánto tiempo seré capaz de permanecer así, porque para mostrarle mi verdadero aspecto tendré que pasar a mi forma humana... y en esa forma estoy ciego. Como le dije, normalmente no soy capaz de mantenerlo durante mucho tiempo antes de pasar involuntaria y automáticamente a mi forma mutante por puro reflejo a causa de mi fobia. Pero claro, entiendo que será necesario hacerlo para poder vencerla, es precisamente lo que he venido a tratar de conseguir, y haré lo posible... por mantenerlo -aseguró.

Escuchó la analogía que la doctora le planteaba con respecto a la Sala del Peligro y asintió, mostrándole las palmas abiertas en señal de aceptación.

- Estoy dispuesto. Sé que las terapias psicológicas abarcan habitualmente más de una sesión, y no me importa lo que tarde. Después de todo, he esperado quince años antes de dar éste paso, creo que podré esperar unos cuantos meses más...

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   18th Marzo 2015, 21:13

- No tengo problema en hacerlo... siempre que usted sea consciente de lo que va a ver y no le importe... De todos modos, no sé por cuánto tiempo seré capaz de permanecer así, porque para mostrarle mi verdadero aspecto tendré que pasar a mi forma humana... y en esa forma estoy ciego. Como le dije, normalmente no soy capaz de mantenerlo durante mucho tiempo antes de pasar involuntaria y automáticamente a mi forma mutante por puro reflejo a causa de mi fobia. Pero claro, entiendo que será necesario hacerlo para poder vencerla, es precisamente lo que he venido a tratar de conseguir, y haré lo posible... por mantenerlo - dijo él.

Lissa sabía que le estaba pidiendo mucho, aunque él pareciera dispuesto a hacer aquello y más para poder superar su miedo. Tal vez Eclipse no lo viera del mismo modo que ella, pero le estaba demostrando mucha confianza. Y la psicóloga no podía defraudar aquella confianza.

- Estoy dispuesto. Sé que las terapias psicológicas abarcan habitualmente más de una sesión, y no me importa lo que tarde. Después de todo, he esperado quince años antes de dar éste paso, creo que podré esperar unos cuantos meses más...

Una suave sonrisa se dibujó en el rostro de la griega. Su mano derecha se cerró sobre su reloj de cadena, y su mirada regresó a Dragoslav.

- ¿Por qué no empezamos por lo más sencillo? - le preguntó, mientras se levantaba de su asiento, caminando hacia la ventana. Bajó la persiana y corrió las cortinas y, a continuación, se dirigió al interruptor de la luz - Exposición controlada y... progresiva - continuó, con suavidad, dejando que su mano descansara sobre el botón, pero sin pulsarlo aún - Voy a apagar la luz del despacho. Durante... - miró el reloj, pensativa - ... treinta segundos... Después será un minuto. Y después, cinco minutos. Y así sucesivamente.

Lissa no sabía exactamente en qué punto se manifestaría la fobia de Dragoslav, pero empezar de un modo suave le parecía lo más apropiado. Tenía la sensación de que iba a necesitar bastante más que exposiciones sucesivas para mitigar aquel miedo, pero antes necesitaba aprender más de él.

- Primero mira la sala. Familiarízate con ella. Recordar en todo momento dónde estás te ayudará. - le aconsejó, antes de recalcar: - Podemos parar en cualquier momento, sólo tienes que decirlo. Y me gustaría pedirte que me explicaras lo que sientes... Sé que puede ser difícil ponerlo en palabras, pero necesito saber qué provoca la oscuridad... qué despierta en ti. Ayúdame a entenderte, Dragoslav.

La psicóloga lo miró directamente a los ojos.

- ¿Estás preparado? Cuando lo estés, apagaré la luz.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   19th Marzo 2015, 12:17

Eclipse observó sus preparativos con la misma inquietud que experimentaba cada noche cuando llegaba el momento de dormir. Bajar las persianas, correr las cortinas... patrones que activaban en él sentimientos asociados de ansiedad. Aún así no dijo nada, simplemente la observó, pero la tensión era palpable en él.

- Está bien. Adelante -dijo cuando ella terminó de dar su explicación.

Elissa apagó la luz y las sombras lo envolvieron. Los primeros 30 segundos los supo sobrellevar bien, manteniendo el control sobre su propia respiración, pero cuando llegó el primer minuto, la espera se le hizo eterna y estuvo a punto de tener una crisis de ansiedad como la que había tenido la noche de Halloween. De nuevo notaba que le faltaba el aire; la oscuridad, densa como si se tratara de petróleo líquido le abrazaba, le engullía, devorándole, impidiéndole respirar...

Calma, cálmate, se obligó a pensar, pero tuvo que hacer terribles esfuerzos para no emplear sus poderes y devolver la luz a la habitación. Lo consiguió, no obstante, pero todos los demás intentos fueron una pesadilla, y cada vez iba a peor. Las sombras de la habitación parecían moverse y cobrar vida, envolviéndole con brazos de hielo, acariciándole, susurrándole cosas que no deseaba escuchar, presentándole imágenes que no deseaba ver, sensaciones de un pasado terrible que permanecían enterradas en el fondo de su inconsciente, deseando encontrar una brecha en sus defensas para salir y atormentarlo de nuevo... la tierra húmeda penetrando por sus fosas nasales y por su boca, ahogándole, el olor de la sangre y la muerte del cadáver que yacía sobre él... los ojos sin vida de su madre mirándole fijamente en la oscuridad...

- ¡Basta! -casi gritó, y al momento todas las luces de la habitación se encendieron de golpe, a pesar de que el interruptor permanecía apagado... Elissa no lo sabía, pero la corriente seguía interrumpida. Aquella luz sólo era fruto de los poderes del mutante, y sólo continuaría mientras él permaneciera en la habitación, aunque seguramente aquello era lo último en lo que ella pensaría ahora... Eclipse estaba pálido, con una clara expresión de terror. Temblaba...

- Yo... no sé definirlo... -dijo mientras hacía un esfuerzo por calmarse-. La oscuridad... siento que me habla, que me reclama... Parece viva, y me ahoga... Y recuerdo... recuerdo el momento en el que... lo que sentí cuando... cuando me enterraron vivo junto al cadáver de mi madre. Me siento... me siento otra vez como cuando era niño, durante la guerra... Indefenso, vulnerable... No puedo... no puedo hacer nada para defenderme, para defender a mi madre... -se interrumpió cuando un par de lágrimas comenzaron a deslizarse por sus mejillas.

Era la primera vez que lloraba desde... no podía recordarlo. Era difícil imaginar la angustia que habría tenido que experimentar, obligado a temprana edad a presenciar cómo violaban y mataban a su madre, sin poder hacer nada para impedirlo. Sólo eso ya habría bastado para ocasionar un trauma al hombre más curtido, pero no acabaron ahí las atrocidades a las que se había visto sometido. Había cosas que tenía reprimidas, cosas por las que ningún niño debería pasar...

_________________
Eros y Psique:
 


Última edición por Eclipse el 19th Marzo 2015, 12:46, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
avatar

Mensajes : 1970
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 20
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   19th Marzo 2015, 12:17

El miembro 'Eclipse' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 10' : 8, 1, 3, 3, 4, 4, 1, 3, 9, 4

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   20th Marzo 2015, 20:04

- ¡Basta! - exclamó él, en medio de la oscuridad. Y, entonces, la luz regresó.

Lissa no tuvo tiempo de preguntarse cómo lo había hecho. Su paciente tenía el rostro desencajado, pálido como una hoja de papel, y temblaba de miedo. Apartándose de la pared, Lissa corrió a su lado.

- Yo... no sé definirlo... - dijo mientras hacía un esfuerzo por calmarse - La oscuridad... siento que me habla, que me reclama... Parece viva, y me ahoga... Y recuerdo... recuerdo el momento en el que... lo que sentí cuando... cuando me enterraron vivo junto al cadáver de mi madre. Me siento... me siento otra vez como cuando era niño, durante la guerra... Indefenso, vulnerable... No puedo... no puedo hacer nada para defenderme, para defender a mi madre...

Las lágrimas de Dragoslav empezaron a resbalar por su rostro.

- No era necesario que aguantaras tanto... - susurró ella, apoyando con suavidad una mano en su espalda y guiándolo hacia la butaca para que tomara asiento.

Había podido verlo con sus propios ojos. La mente de aquel hombre estaba completamente aterrorizada. Lissa se sentó a su lado, poniendo una mano sobre la de él, sintiendo cómo temblaba bajo su contacto.

- Respira hondo... - musitó - La luz ha vuelto.

Su paciente tenía el aire ausente de alguien a quien se le han despertado demasiados recuerdos.

- Dragoslav - lo llamó, tratando de traerlo de regreso al presente. Si era necesario, lo repetiría varias veces hasta conseguirlo. - Siento haberte hecho pasar por esto. - dijo la psicóloga, con suavidad.

Y lo sentía de verdad. Pero ahora sabía que su paciente tenía cierta tolerancia a los intervalos cortos de oscuridad. Podía trabajar con aquello. Aguardó en silencio a que la ansiedad remitiera, soltando con naturalidad la mano de Eclipse. Seguramente, él no agradecería demasiado el hecho de que ella mostrara preocupación.

- Creo que ha sido suficiente para una primera sesión. - dijo, despacio, cuando él pareció haber superado la crisis - Sé que estás más que dispuesto a enfrentarte a ello, pero... lo hemos forzado demasiado, para ser la primera vez. - Lissa buscó los ojos de Dragoslav. Él le había hablado de lo que sentía al encontrarse en la oscuridad, y ella pudo intuirlo un instante detrás de su rostro, como una sombra pasando detrás de un cristal - Podemos seguir mañana, si quieres. Probaremos con algo distinto.

Aún era pronto para enfrentarse a la oscuridad completa. La psicóloga había decidido que, antes de regresar a ella, pasarían por la penumbra, por las distintas intensidades de luz.

- Dime... ¿te gusta el cine? - le preguntó, casi como si se le acabara de ocurrir.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   21st Marzo 2015, 00:08

OOC:
 

Poco a poco su respiración se fue normalizando y fue recuperando el control de sí mismo. No le agradaba que la doctora hubiese tenido que presenciar aquello, pero a fin de cuentas ya sabía a lo que iba cuando había accedido a ir a su consulta. Quizá llevaba demasiado tiempo ocultando sus debilidades ante los demás, aparentando una fortaleza y una seguridad que estaba lejos de sentir, construyendo muros a su alrededor para que nadie adivinase lo que se escondía en su interior... No podía olvidar el consejo que le había dado Lobo tiempo atrás:

Soy un animal con instinto de supervivencia. Mi territorio es mi territorio, y quien entra en él tiene que pagar las consecuencias... Por eso, cuando dejamos una pequeña brecha y dejamos entrar a alguien, porque queremos o por un descuido lo vemos como debilidad. ¿Pues sabes? A veces la debilidad nos puede salvar. Puede que quieras enseñar al mundo que eres un monstruo sin corazón, pero llega el momento en que quieres que alguien no te vea así. En ese momento sabes cuánto te va a costar, y lo mucho que te va a ayudar. Solo te digo eso.

Le había prometido que pensaría en sus palabras, y así lo había hecho. Le había funcionado con Sasha, y había comprendido que no tenía por qué ser siempre fuerte. De vez en cuando podía permitirse momentos de debilidad. Con Sasha, Sam, Plana y las personas que le importaban.

Agradeció los esfuerzos de Elissa por serenarlo, pero no se molestó en limpiar el reguero ya seco de sus lágrimas. Le devolvió la mirada cuando le hizo la pregunta:

- ¿El cine? No especialmente... La verdad es que vivo siempre tan focalizado en mi trabajo que apenas salgo a distraerme... Pero me gusta la música. Soy algo así como un profesor de conservatorio.

Creía entender por dónde iba la doctora, y aunque una sala de conciertos no era una sala de cine, dependiendo del tipo de música solían rebajar bastante la iluminación para contribuir a crear el efecto deseado. O quizás se le ocurriera alguna otra cosa... ¿A lo mejor una película de temática musical, como "El Piano"?

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elissa Stavridis
Shadowpact
Shadowpact
avatar

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 01/05/2014
Edad : 27
Localización : EEUU

Ficha de Personaje
Alias: Psique
Nombre real: Elissa Stravridis
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   25th Marzo 2015, 21:03

OOC:
 

- ¿El cine? No especialmente... La verdad es que vivo siempre tan focalizado en mi trabajo que apenas salgo a distraerme... Pero me gusta la música. Soy algo así como un profesor de conservatorio.

Lissa esbozó una sonrisa.

- Me has hablado de una chica, ¿verdad...? - bromeó, en tono suave - Supongo que, aparte de superar tu fobia, también tendrás que aprender a "distraerte" en algún momento. - la terapeuta miró a Dragoslav, algo más seria - Voy a llevarte al cine en la próxima sesión. Si te gusta la música... creo que sé de la película perfecta. Ya tiene unos años, pero conozco un sitio donde las reponen en pantalla grande. Se llama "El Piano", y espero que no la hayas visto...

Quería que el argumento de la película fuera lo bastante desconocido para él; de esta forma, su atención estaría centrada en ella, y no en las sombras de la sala. Elissa tenía la esperanza de que la idea funcionara. Si en algún momento se quedaban en la oscuridad completa, sólo serían unos segundos, y aquel margen de tiempo había demostrado ser tolerable para Eclipse hacía un rato.

Tal vez la terapia que había empezado Lissa era poco convencional, pero estaba decidida a sacar a aquel hombre del perpetuo miedo en que vivía. Era, a la vez, un reto personal y un reto profesional.

- ¿Sabes? Me gustaría oírte tocar algún día - añadió la psicóloga. ¿Nos vemos mañana, a las siete, delante del Film Forum...?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Eclipse
X-Men
X-Men
avatar

Mensajes : 1237
Fecha de inscripción : 09/07/2014
Edad : 35
Localización : Academia de Jóvenes Mutantes

Ficha de Personaje
Alias: Eclipse
Nombre real: Dragoslav Katich
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Fear of the Dark   27th Marzo 2015, 02:01

La doctora había tocado un tema clave, uno que preocupaba seriamente al mutante, aunque ni siquiera era consciente de ello. Porque realmente no tenía esperanzas (¿o sí las tenía?) de que la muchacha acudiera a buscarle como le había pedido (¿lo haría?). La última vez que había hablado con ella le había dado la impresión de que rehuía su contacto (¿lo había hecho?). Una parte de sí mismo quería creer que había causado en ella la misma impresión que ella había causado en él, pues así lo había demostrado, pero la otra parte, la que había construido para protegerse del daño, deseaba hacerle ver que no era así para evitarle el dolor. De esa manera, si no esperaba nada, no sufriría ningún desengaño si ella no acudía, que sería lo más lógico (¿lo era?). Y si lo hacía...

No, no podía pensar en eso. Ya estaba su subconsciente traicionándole otra vez. No debes esperar nada, Drago. ¿Aún no te has acostumbrado? Sólo traes dolor y sufrimiento a aquellos que te rodean, susurraron las sombras.

Pero si lo hacía, si ella realmente acudía... Si le había impresionado de la misma manera que ella le había impresionado a él... si suscitaba en ella los mismos deseos... no podría complacerla... No, no podría, porque su miedo a la oscuridad le impulsaba a permanecer continuamente en forma mutante, y para mantener su forma mutante debía de estar en un estado de continua tensión permanente... No podía... relajarse... Lo cual significaba que jamás podría llegar a nada realmente serio con ella. ¿Lo aceptaría con esas condiciones? ¿Sería capaz de aceptar a alguien que nunca podría complacerla de la manera que se espera entre un hombre y una mujer?

Demasiados miedos, demasiadas preocupaciones...

¿Estás seguro de que no ha sido ésa la verdadera razón por la que te has decidido venir a ver a la doctora? -susurraron las voces de su cabeza que hablaban con la voz de su inconsciente-. Toda tu vida has tenido éste problema y nunca hasta ahora te habías decidido a tratar de solucionarlo.

No, qué tontería, a estas alturas posiblemente ya se habrá olvidado de mí.

Dirigió a Elissa una mirada de profunda tristeza.

- Sí, me... gustaría aprender. Me gustaría poder relajarme de vez en cuando sin éste temor constante en el que vivo.

La propuesta de la doctora era ciertamente inusual... Tenía entendido que el código deontológico del psicólogo le impedía establecer relaciones de amistad, o de cualquier otro tipo, con sus pacientes, y una cita fuera de la consulta podía llegar a ser malinterpretada, pero confiaba en su buen criterio y, después de todo, su caso no era fácil, por lo que quizás requería de medidas un poco menos ortodoxas.

- "El Piano" -repitió para sí. Sonaba bien-. No la he visto. ¿Sabe, doctora? También es el instrumento que yo toco -y se permitió sonreír.

Se encontraba ya junto a la puerta recogiendo sus cosas para salir cuando Elissa lanzó su última frase. Oírle tocar... Nunca nadie lo había hecho, pero tanto el Profesor como Lobo le habían insistido mucho para que permitiera el acceso a los demás a esa parte de su vida. Quizá era hora de un cambio... ¿Por qué no? Después de todo había acudido allí sabiendo que para que la terapia tuviera éxito iba a tener que abrirse a Elissa como no se había abierto nunca antes para ningún otro... Y ya que estaba dispuesto a permitirle acceder a esas zonas que hasta entonces habían permanecido selladas, ya que le había permitido ver sus lágrimas... ¿por qué no permitirle ver también esa faceta de sí mismo? Era un momento tan bueno como cualquier otro para empezar a abrirse, y seguramente sería más sencillo hacerlo ante ella, que sabía ya tanto de su verdadero yo, que ante los que sólo veían el Dragoslav Katich que había construido de cara al exterior.

- Claro -dijo con una nueva sonrisa, tras el breve instante de duda que acompañó aquella reflexión-. Hasta mañana a las siete, doctora... y gracias por todo -dijo antes de salir por la puerta de la oficina.

Y entonces sucedió algo extraño... En el momento en el que el mutante salió del despacho, todas las luces de la sala se apagaron de golpe, dejando a la psicológa sumida en la más absoluta oscuridad... Un tanto perpleja fue hacia el interruptor de encendido y comprobó que estaba exactamente en la misma posición de apagado en que ella lo había dejado cuando había iniciado el experimento de exposición controlada con su paciente. Así pues, la luz que había alumbrado la habitación no provenía de las bombillas ni de la red eléctrica, sino del poder del propio mutante... Un ser de aparente oscuridad encerrando un interior de pura luz. ¿Sería Eclipse consciente de la paradoja?


Nota:
 

_________________
Eros y Psique:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fear of the Dark   

Volver arriba Ir abajo
 
Fear of the Dark
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fear Itself, la Nueva Saga de Marvel
» PREVIEW: Fear Itself
» Los Dark Avengers se dan de tortas con los X-Men
» Kiryu - Dark signer (completa)
» ficha titanica de Dark Raven

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York :: Consulta de Elissa Stavridis-
Cambiar a: